Sunteți pe pagina 1din 25

VISTO;

N° 112 - 2011-PCNM

P.D N°015-2010-CNM

San Isidro, 14 de febrero de 2011.

El Proceso Disciplinario N° 015-2010-CNM seguido a los doctores Roger Edmundo Reyes García y Luis Enrique Ames Ángeles, por sus actuaciones como Juez Suplente por Alternancia del Juzgado Mixto de Casma y Quinto Juzgado Civil de Chimbote de la Corte Superior de Justicia del Santa, respectivamente, y el pedido de destitución formulado por el señor Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la República; y,

CONSIDERANDO:

Primero.- Que, por Resolución N° 124-2010-PCNM el Consejo Nacional de la Magistratura abrió proceso disciplinario a los doctores Roger Edmundo Reyes García y Luis Enrique Ames Ángeles, por sus actuaciones como Juez Suplente por Alternancia del Juzgado Mixto de Casma y Quinto Juzgado Civil de Chimbote de la Corte Superior de Justicia del Santa, respectivamente;

Segundo.- Que, se imputa al doctor Roger Edmundo Reyes García las siguientes irregularidades en la tramitación del expediente N°063-2007:

A) Haber admitido y concedido al solicitante Javier Alfredo Giraldo Giraldo medida cautelar antes que éste iniciara un proceso de amparo que alegó interpondría contra la Dirección General de Extracción y Procesamiento Pesquero del Ministerio de la Producción, pese a que las medidas cautelares fuera del proceso de amparo no se encuentran permitidas por el Código Procesal Constitucional vulnerando la prohibición contenida en el artículo 15 del Código Procesal Constitucional, así como el artículo 184 inciso 1°de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

B) Haber concedido la medida cautelar conociendo del artículo 15 del Código Procesal Constitucional e invocando en forma sesgada dicho artículo señalando que en los casos no previstos se aplicaran las normas del Código Procesal Civil, omitiendo considerar que dicha aplicación supletoria tiene excepciones expresamente establecidas en el artículo 15 del Código

Procesal Constitucional, poniendo de manifiesto con esta conducta la intención de favorecer a la parte solicitante.

C) Intención de favorecer a la parte solicitante, puesto que de las tres demandas entregadas al magistrado Reyes García, expedientes números 058, 060 y 064-2007, y devueltas a la secretaría con la calificación hecha a manuscrito para su posterior transcripción por el auxiliar jurisdiccional, la solicitud cautelar N° 063-2007 también le fue entre gada, siendo dicho expediente el único que devolvió con la resolución judicial debidamente firmada y lista para su notificación, aunado a ello la celeridad que tuvo en la calificación de la misma, puesto que el expediente se le entregó el 15 de marzo de 2007, y concedió medida cautelar al día siguiente, no obstante encontrarse dentro del plazo para ser resuelta por el titular del despacho al vencimiento de su licencia.

Tercero.- Que, se imputa al doctor Luis Enrique Ames Ángeles, los siguientes cargos:

A) Haber admitido la demanda de amparo interpuesta por la empresa Pesca Perú Pisco Norte SAC contra el Ministerio de la Producción, expediente N° 1682-2007, no obstante que la vía idónea, era la contenciosa administrativa, no fundamentando debidamente el por qué se consideraba que dicha pretensión pese a contar con una vía procedimental específica para su tratamiento, debía ser tramitada en la vía extraordinaria del proceso de amparo, lo que transgrede el deber de motivación consagrado en el artículo 139 inciso 5° de la Constitución Pol ítica del Perú concordante con el artículo 12 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, infringiendo asimismo el requisito de residualidad consagrado en el artículo 5° inciso 2 del Código Procesal Constitucional.

B) Haber invocado en la citada resolución admisoria la satisfacción de los requisitos de procedibilidad y procedencia previstos en el Código Procesal Civil, pese a existir requisitos de forma y fondo exigidos por norma específica, en el ámbito procesal constitucional, artículos 5° y 42° del Código Procesal Constitucional, a lo que se aúna el hecho de no haber fundamentado los motivos que justificaban la asunción de su competencia por el territorio, pese a que la actora tenía su domicilio principal en Lima y las resoluciones que consideraba perjudicaban su derecho también fueron emitidas en la misma ciudad de Lima, inobservando el artículo 51 del Código Procesal Constitucional.

C) Manifiesto ánimo de favorecer a la empresa demandante en el expediente N° 1682-2007, puesto que el 24 de mayo de 2007, cua ndo se hizo cargo del despacho del 5° Juzgado Civil de Chimbote indag ó directamente sobre la existencia y estado del citado expediente solicitando se le entregue el mismo para proceder a su calificación y al día siguiente, 25 de mayo de 2007, llevó al citado juzgado la resolución admisoria del expediente principal, resolución del cuaderno de medida cautelar, exhortos y un oficio dirigido a la Dirección Nacional de Extracción y Procesamiento Pesquero del Ministerio de la Producción grabado en un dispositivo de memoria USB, el cual entregó a la auxiliar jurisdiccional a fin de que imprima dichos documentos.

Haber infringido el deber de indelegabilidad de la función jurisdiccional consagrado en el artículo 1° del Código Procesal Ci vil, puesto que la resolución cautelar fue elaborada fuera del despacho del 5° y 3° Juzgado Civil de Chimbote y, por persona distinta del doctor Ames Ángeles, con la finalidad de favorecer a la parte demandante.

D) Trato desigual en cuanto al cumplimiento del mandato contenido en las resoluciones que admiten a trámite la demanda principal de amparo y medida cautelar, puesto que se remitió el exhorto al Juzgado Civil de Lima para la notificación del Ministerio de la Producción del auto admisorio del expediente principal el 8 de junio de 2007, no obstante encontrarse fechado el 25 de mayo de 2007; sin embargo, los oficios para la ejecución de la medida cautelar, pese a ser numerosos (10) fueron elaborados y entregados a la parte demandante para su diligenciamiento el mismo día en que se concedió la medida, 25 de mayo de 2007.

Cuarto.- Que, asimismo, con dichas conductas los magistrados investigados pusieron de manifiesto la intención de favorecer a la parte solicitante de la medida cautelar (expediente N° 063-2007) y demandan te (expediente N° 1682- 2007), vulnerando los principios de independencia e imparcialidad consagrados en el artículo 139 inciso 2 de la Constitución Política del Perú concordante con el artículo 16 de la Ley Orgánica del Poder Judicial;

Quinto.- Que, en su escrito de descargo el doctor Roger Edmundo Reyes García señaló que había sido designado como Juez Suplente del Juzgado Penal Transitorio de Casma, desde el 3 de enero de 2007 al 31 de diciembre de 2008, encontrándose circunstancialmente despachando el Juzgado Mixto de Casma, por licencia de la Jueza Suplente, habiendo tenido que calificar dentro de un total de 6 procesos o demandas que ingresaron en esos días, una solicitud de medida cautelar fuera de proceso, la que declaró procedente,

puesto que consideró que no existía impedimento o prohibición legal expresa; agregando que, la parte in fine del artículo 15 del Código Procesal Constitucional constituye una cláusula remisiva hacia el ordenamiento ordinario, no limitativo de derechos constitucionales preponderantes;

Sexto.- Que, el procesado Reyes García también alega que la disciplina constitucional en el Perú es de reciente sistematización, inclusive en materia de protección a los derechos constitucionales y fundamentales, aun existen notorias discrepancias en torno a la aplicación, alcances y significado de las normas del texto constitucional, como constantemente ocurre inclusive con las sentencias del propio Tribunal Constitucional; agregando que, recién en el mes de noviembre de 2007, meses después de emitida la resolución sobre medida cautelar, la Sala Plena de la Corte Suprema aprobó diversas pautas a ser atendidas en materia de procesos de amparo y sus acciones conexas, con la finalidad de hacer predecibles las resoluciones en esta materia y sistematizar criterios interpretativos;

Sétimo.- Que, asimismo, el magistrado procesado alega que el doctor Carlos Mesía, integrante del Tribunal Constitucional, sostiene que el Juez es libre al conceder o no medidas cautelares, sin que ello suponga arbitrariedad;

Octavo.- Que, además el procesado alega que la medida disciplinaria de destitución propuesta por el Poder Judicial constituye una medida incompatible con los principios de razonabilidad y proporcionalidad, puesto que el supuesto de infracción deriva de una interpretación y aplicación de normas jurídicas de índole constitucional;

Noveno.- Que, de igual modo, el doctor Reyes García alega que la resolución que concede la medida cautelar no se hizo efectiva, ni se materializó; que jamás dictó o suscribió oficio alguno al Ministerio de la Producción, no manifestando interés personal de que la misma se haga efectiva, y que por el contrario dicha medida fue anulada por la Jueza Sara Valdiviezo a un pedido de consulta del Ministerio de la Producción, por lo que si la nave “Aron” nunca zarpó hacia el mar, no ha existido afectación, daño o lesión;

Décimo.- Que, por otro lado, el procesado Reyes García afirma que entre los días 12 al 16 de marzo de 2007, recibió 6 demandas incluyendo la que es materia de investigación y todas fueron calificadas por su persona, por lo que es errado afirmar como lo hace la OCMA que recibió 4 demandas y que resolvió con inusitado interés el último día de despacho la medida cautelar;

Décimo Primero.- Que, finalmente, el magistrado alega que la solicitud de destitución tampoco es concordante con lo previsto por el artículo 211 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, puesto que no ha sido sancionado con suspensión anteriormente;

Décimo Segundo.- Que, en cuanto a los cargos imputados contra el doctor Roger Edmundo Reyes García, los mismos serán analizados de manera conjunta por guardar relación entre sí;

Décimo Tercero.- Que, de las pruebas que obran en el expediente se aprecia que por escrito de 14 de marzo de 2007, don Javier Alfredo Giraldo Giraldo solicitó medida cautelar genérica fuera de proceso contra la Dirección Nacional de Extracción y Procesamiento Pesquero del Ministerio de la Producción a fin que se le ordene extender el permiso de pesca para la extracción de anchoveta, sardina, jurel y caballa para CHI-CHD para la embarcación pesquera “Aron” con número de matrícula PL-17353-CM de 67.53 m3 de capacidad de bodega del recurrente;

Décimo Cuarto.- Que, asimismo, en dicha solicitud cautelar se indicaba que el proceso principal que se concretaría con posterioridad era uno de amparo contra la citada entidad por la presunta vulneración de sus derechos constitucionales a la libertad de trabajo, igualdad, petición, propiedad, legalidad y debido proceso;

Décimo Quinto.- Que, por Resolución de 16 de marzo de 2007, el doctor Roger Reyes García concedió la medida cautelar genérica fuera de proceso y dispuso que la Dirección Nacional de Extracción y Procesamiento Pesquero del Ministerio de la Producción extienda el permiso de pesca para la extracción de anchoveta, sardina, jurel y caballa para CHI-CHD a favor de la embarcación pesquera denominada “Aron” con número de matrícula PL-17353-CM de 67.53 m 3 de capacidad de bodega del recurrente, bajo los siguientes fundamentos:

1° De la revisión del escrito presentado por don Ja vier Alfredo Giraldo Giraldo se tiene que se trata de una medida cautelar fuera de proceso y que la acción principal a concretar es una de amparo.

2° De conformidad con el artículo 15 del Código Pro cesal Constitucional es factible conceder medidas cautelares, para lo cual deben cumplirse los requisitos de apariencia del derecho, peligro en la demora y que el pedido sea adecuado para garantizar la eficacia de la pretensión y que en los casos no previstos se aplicaran las normas del Código Procesal Civil, lo que

significa que el Juzgado puede conceder las medidas cautelares estipuladas en el ordenamiento procesal civil.

3° Se ha acreditado verosimilitud del derecho invoc ado y la apariencia del derecho invocado, siendo así factible amparar lo solicitado, medida que resulta transitoria y directamente ligada a la acción principal, y en tanto dure aquella, como es la acción de amparo a la que esta obligado el demandante a presentar en tiempo oportuno.

Décimo Sexto.- Que, el último párrafo del artículo 15 del Código Procesal Constitucional señala expresamente que “En todo lo no previsto expresamente en el presente Código, será de aplicación supletoria lo dispuesto en el Título IV de la Sección Quinta del Código Procesal Civil, con excepción de los artículos 618, 621, 630, 636 y 642 al 672 ”;

Décimo Sétimo.- Que, de lo dispuesto por el citado artículo se advierte que no resultan aplicables entre otros, el artículo 636 del Código Procesal Civil- referido a las medidas cautelares fuera del proceso-, quedando claro que el Código Procesal Constitucional ha prohibido expresamente la concesión de medidas cautelares antes de la iniciación del proceso de amparo;

Décimo Octavo.- Que, en el presente caso, el doctor Reyes García ha vulnerado el texto expreso de la ley, puesto que concedió una medida cautelar fuera del proceso, no obstante que el último párrafo del artículo 15 del Código Procesal Constitucional establecía como una excepción a la aplicación supletoria del Código Procesal Civil, la inaplicación de su artículo 636, por lo que con su conducta ha desatendido la prohibición contenida en el artículo 15 del Código Procesal Constitucional, infringiendo el deber previsto en el artículo 184 inciso 1°de la Ley Orgánica del Poder Judicial ;

Décimo Noveno.- Que, asimismo, es menester señalar que el doctor Reyes García al conceder la medida cautelar señaló “ …PRIMERO: Que, la persona de JAVIER ALFREDO GIRALDO GIRALDO, solicita MEDIDA CAUTELAR GENÉRICA fuera de proceso… SEGUNDO: Que, de la revisión del presente escrito, se tiene que, se trata de una medida cautelar fuera de proceso y que la acción principal a concretar es una de amparo…TERCERO: Que, de conformidad con el artículo quince del Código Procesal Constitucional, se tiene que es factible concederse medidas cautelares y para lo cual se debe cumplir los requisitos como son: a) Apariencia del derecho, b) Peligro en la demora y c) Que el pedido sea adecuado para garantizar la eficacia de la pretensión y que en los casos no previstos se aplicaran normas del Código Procesal Civil, lo que

significa que el Juzgado puede conceder las medidas cautelares estipuladas en

el ordenamiento Procesal Civil…” ;

Vigésimo.- Que, de lo expuesto se desprende que el doctor Reyes García para fundamentar la viabilidad de la concesión de este tipo de medida cautelar se limitó a invocar en forma sesgada el artículo 15 del Código Procesal Constitucional, señalando que en los casos no previstos se aplicaran las normas del Código Procesal Civil, omitiendo señalar que dicha aplicación supletoria tiene excepciones expresamente establecidas en el citado artículo 15 del acotado Código Procesal Constitucional, como en el artículo 636 del Código Procesal Civil, lo que le permitió concluir que podía conceder las medidas cautelares establecidas en el ordenamiento procesal civil, poniendo de manifiesto su deliberada intención de favorecer a la parte solicitante;

Vigésimo Primero.- Que, asimismo, de la revisión del Libro de Registros de Ingreso de Demandas se aprecia que en el periodo que el magistrado procesado se hizo cargo del Juzgado Mixto de Casma, 12 al 16 de marzo de 2007, recibió 6 demandas, incluyendo la solicitud de medida cautelar;

Vigésimo Segundo.- Que, de fojas 370 a 371 obra la declaración prestada ante la OCMA por el Secretario Judicial Civil del Juzgado Mixto de Casma Sixto Fernando Figueroa Idelfonso, quien respecto a la pregunta sobre quién fue el Juez que se avocó al conocimiento de la medida cautelar señaló que “Si estuvo

a cargo del trámite de ese proceso, ingresó el 15 de marzo del año en curso, encontrándose en aquella fecha como encargado de este Juzgado el doctor Roger Reyes García; Juez Penal por licencia de la doctora Sara Valdiviezo, quien se encontraba de licencia del 12 al 16 de marzo de este año”;

Vigésimo Tercero.- Que, asimismo, el citado Secretario Judicial respecto al trámite dado a la referida medida cautelar señaló que “ La medida cautelar ingresa por la mesa de partes recepcionado la encargada de la secretaria señorita Gina Alva Jara, quien previo ingreso al libro de registro de demandas procede a entregar al Magistrado para su calificación respectiva, quien una vez realizada la calificación pasa a la secretaría; quiero aclarar que respecto a la medida cautelar materia de investigación dicho expediente fue recepcionado por el doctor Roger Reyes, quien emitió la respectiva resolución y posteriormente me hizo entrega para su notificación” ;

Vigésimo Cuarto.- Que, asimismo, ante la pregunta sobre si el trámite de las demandas recibidas por el Juzgado Mixto de Casma fue similar al de la medida cautelar, señaló que “ Durante el periodo de la licencia de la señora Juez… fue reemplazado por el doctor Roger Reyes …debiendo señalar que las

calificaciones de dichas demandas fueron hechas con anotaciones a manuscritos mas no me entregó la resolución con su firma como sucedió con la medida cautelar” ;

Vigésimo Quinto.- Que, en ese sentido se aprecia que el doctor Reyes García calificaba a manuscrito las demandas y las devolvía a secretaria para su posterior transcripción por el auxiliar jurisdiccional Sixto Figueroa Idelfonso; sin embargo, en el caso de la solicitud cautelar de don Javier Giraldo Giraldo, el juez procesado devolvió el expediente con la resolución judicial debidamente firmada y lista para su notificación, evidenciándose una clara diferencia de trato que corrobora el ánimo de favorecer a don Javier Alfredo Giraldo Giraldo, concediéndole la medida cautelar fuera de proceso;

Vigésimo Sexto.- Que, asimismo, corrobora el ánimo de favorecimiento del citado magistrado, la extraña celeridad con la que concedió dicha medida cautelar, puesto que la misma fue entregada al doctor Roger Reyes García para su calificación respectiva el día 15 de marzo de 2007, y emitió resolución el día siguiente, esto es, el 16 de marzo de 2007, no obstante ser Juez Penal, encontrarse la solicitud cautelar dentro del plazo para ser resuelta por la titular del despacho al vencimiento de su licencia y la trascendencia de la concesión de medida cautelar -permiso de pesca-;

Vigésimo Sétimo.- Que, finalmente es del caso señalar, que del Acta de Verificación efectuada por la OCMA el 27 de junio de 2007, respecto de la computadora donde se elaboró la resolución de medida cautelar, se aprecia que el archivo donde aparece la resolución fue creado el viernes 16 de marzo de 2007 a horas 16:15:11, sufriendo una modificación el mismo día a horas 16:15:11, evidenciando que la resolución no fue redactada en el despacho, sino copiado en su equipo de computo, puesto que tal como señala el registro informático, el archivo se creó y modificó en la misma fecha y hora, siendo imposible la redacción de la resolución en tiempo cero, hecho que aunado a los anteriores crea convicción que el procesado concedió la medida cautelar para favorecer al señor Giraldo Giraldo vulnerando el deber de imparcialidad que tiene todo magistrado;

Vigésimo Octavo.- Que, por consiguiente, se puede apreciar que el conjunto de hechos ocurridos en la tramitación de la solicitud de medida cautelar fuera de proceso, se han ido produciendo de manera sistemática y secuencial, en beneficio del solicitante, hasta obtener la concesión de la medida cautelar, por

lo que ha quedado acreditada la responsabilidad del procesado Reyes García debiéndosele imponer la sanción de destitución;

Vigésimo Noveno.- Que, respecto a lo alegado por el procesado que el Juez es libre de conceder o no medida cautelar, cabe señalar que el Juez sólo esta sometido al ordenamiento jurídico, encontrando en éste su límite y frontera, traspasado el cual surge la responsabilidad que puede ser civil, penal o administrativa disciplinaria, por lo que en el presente caso al haberse desvinculado del ordenamiento jurídico su resolución ha rebasado el ámbito jurisdiccional para configurar una grave inconducta funcional, puesto que concedió una medida cautelar fuera de proceso, sin tener en cuenta el artículo 15 del Código Procesal Constitucional, vulneración que genera desconcierto e inseguridad en la ciudadanía respecto del magistrado procesado;

Trigésimo.- Que, en cuanto al hecho alegado por el procesado que la solicitud de destitución no es concordante con el artículo 211 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, puesto que no ha sido sancionado con suspensión anteriormente, es preciso señalar que el Tribunal Constitucional en el expediente 3456-2003-AA/TC ha señalado que el Consejo Nacional de la Magistratura a través del artículo 31 de su Ley Orgánica-Ley N° 26397, se encuentra facultado para aplicar la sanción de destitución sin necesidad que el funcionario a ser sancionado haya sido suspendido previamente, de lo que se colige que la OCMA-Poder Judicial puede solicitar la destitución de un magistrado no obstante que no haya sido objeto de una suspensión previa;

Trigésimo Primero.- Que, finalmente en cuanto a lo manifestado por el magistrado procesado que la resolución que concede medida cautelar nunca se hizo efectiva, no causando daño, cabe señalar que dicho hecho no desvirtúa el cargo imputado, puesto que no existe razón ni argumento alguno para conceder una medida cautelar fuera de proceso no obstante la prohibición expresa señalada en el último párrafo del artículo 15 del Código Procesal Constitucional;

Trigésimo Segundo.- Que, en lo correspondiente al proceso disciplinario seguido al doctor Ames Angeles, respecto al primer cargo imputado, señala que en la provincia del Santa el Ministerio de la Producción a través de sus inspectores coaccionaban a las empresas del sector pesquero para que puedan operar, y en el caso de no aceptar los requerimientos se tomaban medidas extremas como el cierre de fábricas o la disminución de su capacidad operativa atentando contra los derechos de los trabajadores y empresarios

dedicados a la pesca que es el principal rubro sobre el que descansa la economía de la provincia del Santa, por lo que al ser víctima la empresa demandante de un informe de estos inspectores y reducirle la capacidad operativa para elaborar harina de pescado en casi un 50% es que consideró que era justo admitir la demanda de amparo interpuesta por la empresa Pesca Perú Pisco Norte S.A.C contra el Ministerio de la Producción – Expediente N°

1682-2007;

Trigésimo Tercero.- Que, respecto al segundo cargo imputado, el procesado Ames Angeles señala que invocó en la resolución admisoria la satisfacción de los requisitos de procedibilidad y procedencia previstos en el Código Procesal Civil, por cuanto consideró aplicable supletoriamente esta norma adjetiva al proceso de amparo, y respecto a la competencia, si bien es cierto la empresa tiene su domicilio principal en Lima, también es cierto que es un hecho público y notorio que la Empresa Pesca Perú Pisco Norte S.A.C, procesa la harina de pescado en su fábrica ubicada en Caishco-Provincia del Santa;

Trigésimo Cuarto.- Que, respecto a la tercera imputación, el procesado afirma que no es cierto que haya puesto de manifiesto el ánimo de favorecer a la empresa demandante en el Expediente N°1682-2007, c uando al hacerse cargo del Quinto Juzgado Civil de Chimbote indagó sobre la existencia del estado del citado expediente, por cuanto su preocupación surgió a mérito de una llamada telefónica de la propia ODICMA de la Corte Superior de Justicia del Santa, a mérito de la queja verbal del abogado de la empresa demandante en el sentido del retardo y demora en la administración de justicia;

Trigésimo Quinto.- Que, asimismo, el magistrado alega que las resoluciones y oficios fueron grabados en un disckett de ¾ para posteriormente ser grabados en un USB de su propiedad, por cuanto que para calificar la demanda y la medida cautelar tuvo que trasladar el expediente a su despacho, USB que hizo entrega a la testigo actuario, no existiendo nada irregular en estos hechos, siendo que las versiones que da la testigo actuario respecto a que estuvo pendiente de la entrega de la documentación a la parte interesada obedecen a la presión sicológica a la que fue sometida la misma;

Trigésimo Sexto.- Que, respecto a la cuarta imputación, el procesado Ames Angeles afirma que no ha existido ningún trato desigual al cumplimiento del mandato contenido en las resoluciones que admiten a trámite la demanda principal de amparo y medida cautelar, puesto que la única vía para notificar la demanda al Ministerio de la Producción era a través del exhorto correspondiente al Juzgado Civil de Lima de igual clase, por cuanto ésta tiene su domicilio en la ciudad de Lima; y en cuanto a los oficios, para la ejecución

de la medida cautelar es una práctica común que los juzgados entreguen los oficios a la parte que ha solicitado una medida cautelar que debe ser ejecutada en forma inmediata, caso contrario atentaría contra la naturaleza jurídica, teniendo en cuenta que esta medida es provisoria y variable, por lo que este hecho no puede ser considerado como un trato desigual;

Trigésimo Sétimo.- Que, finalmente, el doctor Ames Angeles, solicita se le absuelva de los cargos imputados en su contra, y en el supuesto negado de encontrársele responsabilidad se le imponga una medida disciplinaria de carácter inferior a la solicitada por el Presidente del Poder Judicial;

Trigésimo Octavo.- Que, de las pruebas que obran en el expediente se aprecia que por escrito de 17 de mayo de 2007, la Empresa Pesca Perú Pisco Norte S.A.C, representada por don Javier Fernando Cáceres Loayza interpone demanda constitucional de amparo contra el Ministerio de la Producción, por violación del derecho a la libre iniciativa a efecto que se declare la insubsistencia de las siguientes resoluciones administrativas:

- Resolución Directoral N° 050-2001-PE/DNPP, de fec ha 23 de febrero de 2001, por la cual se asignó una capacidad de procesamiento de 31 t/h a la planta de harina de pescado instalada en el establecimiento industrial ubicado en la caleta de Coishco, del distrito y provincia del Santa, departamento de Ancash.

- Resolución Directoral N° 086-2002-DNEPP, de fecha 19 de marzo de 2002, por la cual se aprobó el cambio de titular de la licencia otorgada a favor del Consorcio Pesquero Los Delfines S.A.C, para que realice la actividad de procesamiento de recursos hidrobiológicos para la producción de harina de pescado, asignándole la capacidad de 31 t/h para operar su planta de harina de residuos y especies desechada.

- Resolución Directoral N° 047-202-PRODUCE/DNEPP, d e fecha 1° de septiembre de 2002, que resolvió el recurso de reconsideración de Consorcio Pesquero Los Delfines S.A.C contra la Resolución Directoral

N°086-2002-DNEPP.

- Resolución Viceministerial N° 001-2003-PRODUCE/DV M/PE, que declaró infundado el recurso de apelación planteado por Consorcio Pesquero Los Delfines S.A.C contra la Resolución Directoral N° 047-

2002-PRODUCE/DNEPP.

Trigésimo Noveno.- Que, por escrito de 21 de mayo de 2007, Pesca Perú Pisco Norte S.A.C modifica la demanda, señalando que la misma esta orientada a que se declare el cese de la vulneración a sus derechos a la libre

iniciativa, la libre competencia, la libertad de empresa, libre contratación y a la inversión y se reponga las cosas al estado anterior en que se cometió la vulneración a sus derechos constitucionales;

Cuadragésimo.- Que, por Resolución N° Uno, de 25 de mayo de 200 7, el doctor Ames Angeles admite a trámite la demanda de amparo interpuesta por Pesca Perú Pisco Norte S.A.C contra el Ministerio de la Producción, bajo los siguientes argumentos:

- Contiene los requisitos de admisibilidad y procedencia previstos en los artículos 130, 424 y 425 del Código Procesal Civil, aplicable supletoriamente al caso.

- Conforme lo establece el artículo 1° del Código Procesal Constitucional, las acciones de garantía tienen por objeto reponer las cosas al estado anterior a la violación o amenaza de violación de un derecho constitucional.

- Este Juzgado resulta competente para conocer la presente acción de conformidad con el artículo 44 de la norma antes citada.

Cuadragésimo Primero.- Que, el objeto de la demanda de amparo presentada por la Empresa Pesca Perú Pisco Norte S.A.C es que se declare la insubsistencia de actos expedidos por la administración pública por considerar que dichos actos resultaban violatorios a sus derechos constitucionales a la libre iniciativa, a la libre competencia, libertad de empresa, libre contratación y a la inversión;

Cuadragésimo Segundo.- Que, el artículo 5 inciso 2 del Código Procesal Constitucional señala que “ No proceden los procesos constitucionales cuando (…) 2.- Existan vías procedimentales específicas, igualmente satisfactorias, para la protección del derecho constitucional amenazado o vulnerado, salvo cuando se trate del proceso de hábeas corpus”;

Cuadragésimo Tercero.- Que, el Tribunal Constitucional en la sentencia recaída en el expediente N° 206-2005-PA-TC señala q ue “ …Solo en los casos en que tales vías ordinarias no sean idóneas, satisfactorias o eficaces para la cautela del derecho, o por la necesidad de protección urgente, o en situaciones especiales que han de ser analizadas, caso por caso, por los jueces, será posible acudir a la vía extraordinaria del amparo …”;

Cuadragésimo Cuarto.- Que, al respecto, el doctor Francisco José Eguiguren Praeli en “El amparo como proceso “residual” en el Código Procesal Constitucional Peruano” señala que “…La residualidad o excepcionalidad del Amparo… propone evitar su utilización en casos en los que, estando incluso comprometido el ejercicio de un derecho fundamental, no se justifica acudir a este proceso constitucional debido a la existencia de otras vías procesales o procedimentales igualmente satisfactorias para el caso; ante la ausencia de peligro de un daño irreparable, la necesidad de un complejo debate probatorio, o la posibilidad de obtener igual restitución del derecho afectado…”;

Cuadragésimo Quinto.- Que, asimismo, debe tenerse en cuenta que el artículo 148 de la Constitución Política del Perú señala que “ Las resoluciones administrativas que causan estado son susceptibles de impugnación mediante la acción contencioso administrativa” norma concordante con el artículo 3 de la Ley que regula el Proceso Contencioso Administrativo que prevé “… Las actuaciones de la administración pública sólo pueden ser impugnadas en el proceso contencioso administrativo, salvo los casos en los que se pueda recurrir a los procesos constitucionales” ;

Cuadragésimo Sexto.- Que, en ese sentido, para la solución de la pretensión formulada por la empresa demandante, expediente N° 1682-2007, el ordenamiento jurídico establece como vía idónea u ordinaria, la contencioso- administrativa, por lo que el procesado Ames Angeles, se encontraba en la obligación de analizar y fundamentar debidamente, el porque consideraba que la citada pretensión, pese a contar con una vía procedimental específica para su tratamiento, debía ser tramitada en la vía extraordinaria del proceso de amparo, aspecto que no cumplió, transgrediendo el principio constitucional y deber de motivación consagrado en el artículo 139 inciso 5° de la Constitución Política del Perú, así como, el requisito de residualidad, consagrado en el artículo 5°inciso 2 del Código Procesal Constituci onal;

Cuadragésimo Sétimo.- Que, respecto al segundo cargo imputado, el magistrado procesado, admite a trámite la demanda de amparo por considerar que ésta contiene los requisitos de procedencia previstos en la norma que regula los procesos civiles, invocando en el primer considerando del auto admisorio lo siguiente”… la acción de amparo interpuesta… contiene los requisitos de admisibilidad y procedencia previstos en los artículos ciento treinta, cuatrocientos veinticuatro y cuatrocientos veinticinco del Código Procesal Civil, aplicable supletoriamente al caso…”, esto es, toma en cuenta

los requisitos exigidos por el Código Procesal Civil, pese a existir requisitos de forma y fondo exigidos por la norma específica en el ámbito procesal constitucional, artículos 5 y 42 del Código Procesal Constitucional, para dicha calificación, lo cual pone de manifiesto el interés del procesado de favorecer a

la parte demandante con la admisión de la demanda, burlando los requisitos de

procedencia del proceso constitucional que son mas rigurosos que los establecidos para la justicia ordinaria, por su carácter de tutela urgente, extraordinaria, residual y sumaria, infringiendo el deber de independencia e imparcialidad consagrado en el artículo 139 inciso 2 de la Constitución Política del Perú concordante con el artículo 16 de la Ley Orgánica del Poder Judicial;

Cuadragésimo Octavo.- Que, asimismo, en cuanto a la inobservancia de la competencia por el territorio, cabe señalar que el artículo 51 del Código Procesal Constitucional establece que “ …Es competente para conocer del proceso de amparo, del proceso de hábeas data y del proceso de cumplimiento el Juez Civil o Mixto del lugar donde se afectó el derecho, o donde tiene su domicilio principal el afectado, a elección del demandante…no se admitirá la prórroga de la competencia territorial…” ;

Cuadragésimo Noveno.- Que, la empresa demandante, Pesca Perú Pisco Norte S.A.C, en todos los documentos que presenta como el Comprobante de Información Registrada ante la SUNAT señala como su domicilio fiscal en Parque Maldonado N° 145, Urbanización La Arequipeña , Distrito de Pueblo Libre, Provincia y Departamento de Lima, teniendo como referencia altura de la cuadra 3 y 4 de la Avenida Del Río, la misma que registra en la Escritura Pública de fecha 8 de junio de 1998, Testimonio de fecha 1° de diciembre de 2006, e introito de su demanda; asimismo, cabe señalar que ante el Registro de Personas Jurídicas – Rubro: Aumento de Capital y Modificación de Estatuto, se encuentra consignado que el domicilio principal de la Empresa Pesca Perú Pisco Norte S.A.C es la ciudad de Lima; sin embargo, para los efectos de la competencia presenta un Testimonio de Compraventa de bienes muebles e inmuebles que conforman una unidad productiva que celebran Consorcio Pesquero Los Delfines S.A.C (En liquidación) y Pesca Perú Pisco Norte S.A.C,

de fecha 1° de diciembre de 2006, entre los cuales se encuentra el terreno sito

a la altura del kilómetro 441 de la carretera Panamericana Norte, Distrito de Coishco, Provincia del Santa;

Quincuagésimo.- Que, asimismo, las resoluciones cuya insubsistencia solicita en su demanda de amparo fueron expedidas en la ciudad de Lima, por lo que la presunta afectación de sus derechos constitucionales se ha dado en la ciudad de Lima;

Quincuagésimo Primero.- Que, en ese sentido el órgano jurisdiccional llamado por ley para conocer el proceso de amparo, seguido por la empresa demandante Pesca Perú Pisco Norte S.A.C contra el Ministerio de la Producción, en atención al artículo 51 del Código Procesal Constitucional, era el de la ciudad de Lima; sin embargo, si el citado magistrado consideraba que el Juzgado a su cargo resultaba competente para conocer el citado proceso de amparo, por encontrarse la planta de harina de pescado instalada en el establecimiento industrial de la Caleta de Coishco, Santa, Ancash y, por ende, sería el lugar donde se afectó el derecho, lugar distinto de donde se expidió la resolución de afectación; tal como lo ha expuesto el procesado en su descargo, dicho argumento debió ser expuesto por él mismo, fundamentando las razones que así lo justificaban, cuando expidió el auto admisorio del proceso de amparo, lo que no aparece de dicha resolución;

Quincuagésimo Segundo.- Que, en ese sentido, el magistrado procesado Ames Angeles, al emitir la resolución N° 01, de 25 de mayo de 2007, y admitir la demanda de amparo, inobserva el artículo 51 del Código Procesal Constitucional, puesto que no fundamenta los motivos que justificaban la asunción de su competencia, pese a que la empresa demandante tenía su domicilio principal en Lima y las resoluciones que consideraba agraviaban su derecho también fueron emitidas en la ciudad de Lima, lo que corrobora el interés del procesado en favorecer a la empresa demandante;

Quincuagésimo Tercero.- Que, en cuanto al tercer cargo imputado, de las pruebas que obran en el expediente se aprecia que los servidores judiciales Sisy Villavicencio Acuña, en su calidad de Asistente de Juez y Testigo Actuario del 2 al 31 de mayo de 2007, por licencia de la servidora Margarita Jacinto Teque y, Verónica Elizabeth Huerta Otoya, en su calidad de Auxiliar Judicial, en las declaraciones prestadas ante OCMA, el 26 de junio de 2007, han manifestado las circunstancias en las que el procesado Ames Angeles, calificó la demanda de amparo y concedió la medida cautelar materia del presente proceso disciplinario;

Quincuagésimo Cuarto.- Que, la servidora judicial Sisy Villavicencio Acuña en la declaración rendida ante la OCMA, el 26 de junio de 2007, señala que “ Si me desempeñé como testigo actuario, habiendo suscrito las resoluciones que admiten a trámite el proceso principal y el cautelar, asistiendo al doctor Luis Enrique Ames Angeles, quien por licencia del Juez Talledo Tang, se hizo cargo del Juzgado el 24 y 25 de mayo del año en curso; además intervine entregando los oficios de la medida cautelar al Abogado de la parte demandante, conforme a los cargos que obran en el expediente”;

Quincuagésimo Quinto.- Que, asimismo, señala que “ El día jueves 24 de mayo, se hizo presente a las ocho de la mañana aproximadamente…estuvo casi toda la mañana en el despacho; … al llegar…me preguntó por las demandas que estaban para calificar, que como estaba al día en su despacho iba a quedarse para avanzar con el despacho del doctor Talledo…”; agregando, “…Primero me preguntó por las demandas pendientes de calificar…posteriormente a las once de la mañana aproximadamente, me preguntó sobre dicho expediente, indicándome que tenía información que se

había presentado una demanda el 17 de mayo la cual no figuraba dentro de las demandas pendientes de calificar, que sólo estaba el escrito de modificación de

la demanda, razón por la cual en ese momento le indiqué a la técnico Verónica

Huerta que buscara dentro de sus escritos que habían ingresado estando dentro de ellos la demanda del 17 de mayo, y ella se lo entregó al doctor …”

Quincuagésimo Sexto.- Que, el interés mostrado por el procesado por conocer la demanda de amparo es corroborado por la auxiliar jurisdiccional Verónica Elizabeth Huerta Otoya, quien en la declaración prestada ante OCMA,

señaló que “…Sí, yo le preparé y lo ingresé al despacho el 24 de mayo estando

a cargo del juzgado el doctor Luis Enrique Ames, fue el quien me lo pidió

porque no lo habían ingresado a dicha fecha, en tanto que tenía otros escritos que había compaginado antes, él sale del despacho con el número del

expediente, y me dice que donde estaba la demanda del expediente 1682- 2007, porque no estaba ingresada en el libro de demandas, a lo que hice la búsqueda y le dije que yo lo tenía, el me dijo que se lo entregara…”;

Quincuagésimo Sétimo.- Que, asimismo, la servidora judicial Sisy Villavicencio Acuña, expresa que el día 25 de mayo de 2007, aproximadamente a las 9:00 de la mañana “…El doctor Ames…me trajo hechas las resoluciones, los exhortos y un modelo de oficio en su memoria USB… me indicó a la carpeta que debía ingresar que abra los archivos que habían en ella, que ingrese en el sistema al expediente que correspondía y que descargue las resoluciones que ya estaban hechas; en todo momento él permaneció a mi lado para que haga lo que me había indicado, y luego en el cuaderno cautelar habían copias que las partes habían ingresado, separó las copias y le dijo a la técnico que las certifique, luego en todo momento estaba el abogado de la demandante en la puerta, le indicó que en el día recoja los oficios, a lo que yo le pedí que regrese en la tarde y, el doctor me dijo que todavía era temprano y le podía entregar los oficios… estuvo presente hasta que me hizo firmar las resoluciones, hasta que no vio que yo firmara las resoluciones no se movió de mi lado…”;

Quincuagésimo Octavo.- Que, asimismo, ante la pregunta si es usual la entrega personal y directa de oficios a las partes, además de no verificar si se

encuentran autorizadas, señaló que “…No es usual, en la Corte existe un servicio de courrier y a través de ella se efectúan la remisión de oficios y exhortos; asimismo, siempre verifico que se trata de la persona autorizada; en este caso, debo señalar que me sentí presionada por el doctor Ames, quien en todo momento permaneció a mi lado,… me decía, señalándome con su dedo el lugar en la resolución donde debía poner mi sello y firma “firma allí”, y “le entregas el oficio al abogado”, señalando al abogado Deny Monteza Zumaeta, a quien textualmente le dijo “ella te va a entregar los oficios, si hay algún problema, me buscas”; por lo que inferí que el doctor Ames había verificado que dicho abogado estaba autorizado, no dándome tiempo siquiera para revisar la demanda ni el escrito cautelar para corroborar la autorización”;

Quincuagésimo Noveno.- Que, finalmente señaló que “…Le hice presente al doctor Ames que estábamos dentro del plazo y que el doctor Talledo había señalado que cuando se reincorpore de su licencia iba a calificar la demanda…”;

Sexagésimo.- Que, dicha declaración se encuentra corroborada con la declaración de la servidora judicial Verónica Huerta Otoya, quien manifestó que “… El día viernes 25 de mayo toda la resolución de la medida cautelar se trabajó en el escritorio de la secretaria Sisy Villavicencio…pude advertir que el Juez sale del despacho para ubicarse al lado de la doctora Sisy donde se elabora la resolución, lo que habrá sido desde las nueve de la mañana hasta la una de la tarde, después como los abogados se hicieron presentes, fueron quienes colaboraron con el fotocopiado de dicha resolución ya impresa…”; agregando que, “… El doctor Ames se dirigió a la secretaria y le dijo que en el día debía entregarse los oficios…”;

Sexagésimo Primero.- Que, además señaló que “…Me pareció asombroso la rapidez con que se resolvió la medida cautelar y la presión que se ejerció contra la doctora Sisy por parte del Juez Ames, quien en ningún momento se movió de su lado hasta que terminara de preparar los oficios y firme la resolución cautelar, siendo presionada asimismo por los abogados quienes estaban en las inmediaciones del juzgado, ingresando regularmente a preguntar s ya se había culminado los oficios…”;

Sexagésimo Segundo.- Que, en consecuencia, lo señalado en los considerandos precedentes corrobora el interés manifiesto del magistrado procesado, Luis Enrique Ames Angeles, quien actuando con el ánimo de favorecer a la empresa demandante del expediente N° 1682-2007, cuando se hizo cargo del despacho del Quinto Juzgado Civil de Chimbote, esto es, el 24 de mayo de 2007, encontrándose físicamente el citado expediente en el área

de Secretaría del órgano jurisdiccional primero solicitó se le informe respecto de las demandas pendientes de calificación y, posteriormente, al no encontrarlo en el grupo de expedientes que se encontraban en el despacho del Juez, indagó directamente sobre la existencia y estado del citado expediente, 1682- 2007, solicitando se le entregue el mismo para proceder a su calificación, siendo que al día siguiente, 25 de mayo de 2007, el procesado, se apersonó al Quinto Juzgado Civil de Chimbote llevando consigo la resolución admisoria del expediente principal, resolución del cuaderno de medida cautelar, exhortos y un oficio dirigido a la Dirección Nacional de Extracción y Procesamiento Pesquero del Ministerio de la producción grabado en un dispositivo de memoria USB, el cual entregó a la auxiliar jurisdiccional Sisy Patricia Villavicencio Acuña, a fin de que proceda a imprimir dichos documentos; por lo que, en cumplimiento de dicho mandato la citada auxiliar jurisdiccional procedió a grabar en la computadora de su uso, el archivo denominado “cautelar” que contenía las citadas resoluciones, lo cual se encuentra corroborado con el Acta de Verificación de fecha 26 de junio de 2007;

Sexagésimo Tercero.- Que, asimismo, el procesado es quien en todo momento se encargó de vigilar que la auxiliar jurisdiccional Sisy Patricia Villavicencio Acuña cumpliera con imprimir y descargar las referidas resoluciones el mismo día de su entrega, lo cual pone de manifiesto una vez más el interés del magistrado procesado por favorecer a la empresa demandante, vulnerando los principios de independencia e imparcialidad;

Sexagésimo Cuarto.- Que, en lo correspondiente al hecho que la resolución cautelar fue elaborada fuera del despacho del 5° y 3° Juzgado Civil de Chimbote y, por persona distinta del doctor Ames Angeles, cabe señalar que, como ha quedado acreditado la servidora Sisy Villavicencio Acuña en la declaración prestada ante la OCMA el 26 de junio de 2007, señaló que “…El doctor Ames me trajo hechas las resoluciones, los exhortos y un modelo de oficio en su memoria USB el viernes 25 de mayo de este año, a eso de las nueve de la mañana, aproximadamente…” ;

Sexagésimo Quinto.- Que, dicha declaración es corroborada por el procesado, quien en la declaración prestada ante OCMA el 27 de junio de 2007, señala que “…Traje el expediente aquí a mi despacho para revisarlo,

habiéndolo trabajado en la computadora del despacho y de aquí yo llevé el diskette grabado para que se imprima en el juzgado, siendo la Secretaria quien

se encargó de notificar las resoluciones…” ; agregando que, “…El día 24 de

mayo en la tarde empiezo a trabajar ambas resoluciones en la computadora de

mi despacho y lo termino al día siguiente, a horas nueve de la mañana o diez

de la mañana, lo copio en un diskette y lo lleve al Quinto Juzgado para que la Secretaria lo imprima en ese Juzgado…”;

Sexagésimo Sexto.- Que, realizada la verificación en dicho equipo de cómputo se constató la existencia del archivo denominado “cautelar”, el cual contiene el texto que corresponde al auto de la medida cautelar dictada en el expediente N° 1682-2007, que es el mismo archivo que se encont raba grabado en la computadora de la auxiliar jurisdiccional Sisy Villavicencio Acuña; sin embargo, de la misma constatación también se advierten los siguientes hechos:

a) El citado archivo tiene registrada como fecha y hora de creación, el jueves 24 de mayo de 2007, a horas 9:08 p.m y, como última modificación, el mismo día a horas 9:57 p.m, advirtiéndose así que transcurrió un lapso de 49 minutos entre su creación y finalización.

En ese sentido, aparece una primera contradicción en el sentido que el magistrado sostiene haber empezado a elaborar las resoluciones el día

24 de mayo de 2007, por la tarde y haber terminado el día 25 de mayo

de 2007, sin embargo, en el registro informático revela que fue creado y modificado por última vez en horas de la noche del día 24 de mayo de 2007, de otro lado, teniendo en cuenta que la resolución cautelar contenida en el referido archivo tiene un total de 18 considerandos elaborados en 4 hojas, no resulta razonable que ésta haya sido elaborada en unos escasos 49 minutos, ello sin tener en cuenta los 9 oficios para su ejecución elaborados también en el citado archivo; lo que permite concluir que dicha resolución judicial no fue elaborada en el equipo de cómputo del Tercer Juzgado Civil de Chimbote como pretende sostener el doctor Ames Angeles.

b) El referido archivo tiene registrado como su autor a Raúl Amaya, esto es, persona distinta al procesado.

c) La solicitud cautelar del expediente N° 16 82-2007, recién le fue dado cuenta al magistrado Ames Angeles en horas de la mañana el día viernes 25 de mayo de 2007, por la auxiliar jurisdiccional Verónica Huerta Otoya, tal como refiere ésta última en su declaración prestada el

26 de junio de 2007, en tanto que el archivo que contiene la resolución

cautelar fue grabada un día antes – 24 de mayo de 2007 – en el equipo

de cómputo del Tercer Juzgado Civil de Chimbote a cargo del Juez Ames Angeles.

Por lo que, resulta inverosímil que el procesado haya calificado la solicitud cautelar presentada por la empresa demandante y haber elaborado la resolución que concedía la misma, cuando aún no se le había dado cuenta de la existencia de dicha medida cautelar.

Sexagésimo Sétimo.- Que, lo expuesto en el considerando precedente corrobora el hecho que la resolución cautelar del expediente N° 1682-2007, fue elaborada por persona distinta al magistrado procesado, quien únicamente se limitó a copiar el archivo en la computadora de su uso;

Sexagésimo Octavo.- Que, de otro lado debe tenerse presente que la presencia del abogado de la parte demandante en el local del Quinto Juzgado Civil de Chimbote, el día 25 de mayo de 2007, durante el tiempo que duró la impresión de la resolución cautelar y la elaboración de los oficios para su ejecución, pone de manifiesto que esta parte tenía pleno conocimiento que su solicitud cautelar sería resuelta favorablemente el citado día por el procesado, hecho que aunado a lo descrito precedentemente constituye una muestra de que la citada resolución cautelar fue elaborada y entregada en un dispositivo USB al citado magistrado, conducta funcional irregular con la que ha infringido el deber de indelegabilidad de la función jurisdiccional, otorgando legalidad a un documento elaborado por persona ajena al despacho judicial y de acuerdo a los intereses de la parte demandante, todo con la finalidad de favorecer a esta parte con la concesión de la medida cautelar;

Sexagésimo Noveno.- Que, en cuanto al cuarto cargo imputado, de las pruebas que obran en el expediente principal como en el cuaderno cautelar se aprecia un trato desigual dado a las partes intervinientes en las mismas, puesto que si bien las resoluciones que admiten a trámite la demanda de amparo y la medida cautelar derivada de la misma, fueron expedidas el mismo día 25 de mayo de 2007; sin embargo, el cumplimiento del mandato contenido en las referidas resoluciones, no se realizó de igual forma, toda vez que en el auto admisorio del expediente principal se ordenó librar exhorto al Juzgado Civil de Lima, para la notificación del Ministerio de la Producción con la demanda, exhorto que pese a encontrarse fechado el 25 de mayo de 2007, recién fue remitido a través del servicio de mensajería Internacional Milenium Cargo S.A.C el día 7 de junio de 2007, y en contraste a ello, los oficios para la ejecución de las medidas cautelares, pese a ser mucho más numerosos (10) fueron elaborados y entregados a la parte demandante para su diligenciamiento el mismo día en que se expidió la resolución que concedió dichas medidas, esto es, el 25 de mayo de 2007;

Septuagésimo.- Que, por consiguiente se puede apreciar que el conjunto de hechos ocurridos en la tramitación del expediente principal como en el cuaderno cautelar, se han ido produciendo de manera sistemática y secuencial en beneficio de la empresa solicitante, por lo que ha quedado acreditada la responsabilidad del procesado Ames Angeles, debiéndosele imponer la sanción de destitución;

Septuagésimo Primero.- Que, de lo expuesto se ha acreditado que el doctor Roger Edmundo Reyes García ha incurrido en inconducta funcional puesto que concedió medida cautelar fuera de proceso a don Javier Alfredo Giraldo Giraldo, no obstante la prohibición expresa señalada en la última parte del artículo 15 del Código Procesal Constitucional, invocando además en forma sesgada dicho artículo señalando que en los casos no previstos se aplicarán las normas del Código Procesal Civil, omitiendo considerar que dicha aplicación supletoria tiene excepciones expresamente establecidas en el artículo 15 del Código Procesal Constitucional. Así como, el hecho que de las demandas y medidas cautelares ingresadas durante el periodo que estuvo el doctor Reyes García en dicho juzgado, el único expediente que devolvió con la resolución judicial debidamente firmada y lista para su notificación fue la medida cautelar, puesto que las otras demandas fueron devueltas a la secretaría con la calificación hecha a manuscrito para su posterior transcripción por el auxiliar jurisdiccional, aunado a ello la celeridad que tuvo en la calificación de la misma, puesto que el expediente se le entregó el 15 de marzo de 2007, y concedió medida cautelar al día siguiente, no obstante encontrarse dentro del plazo para ser resuelta por el titular del despacho al vencimiento de su licencia, actos que se consumaron con el fin de favorecer al solicitante de la medida cautelar, vulnerando los principios de independencia e imparcialidad, lo previsto en la última parte del artículo 15 del Código Procesal Constitucional, así como el artículo 184 inciso 1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, atentando de esta manera contra la imagen del Poder Judicial, menoscabando el decoro y la respetabilidad del cargo, bienes jurídicos que todo magistrado está llamado a proteger, por lo que es pasible de la sanción de destitución de conformidad con lo dispuesto en el artículo 31 numeral 2 de la Ley N° 26397, Ley Orgánica del Consejo Nacional de la Magistratura;

Septuagésimo Segundo.- Que, asimismo se ha acreditado que el doctor Luis Enrique Ames Ángeles, admitió la demanda de amparo interpuesta por la empresa Pesca Perú Pisco Norte SAC contra el Ministerio de la Producción, expediente N° 1682-2007, no obstante que la vía idó nea, era la contenciosa administrativa, no fundamentando debidamente el por qué se consideraba que dicha pretensión pese a contar con una vía procedimental específica para su

tratamiento, debía ser tramitada en la vía extraordinaria del proceso de amparo, lo que transgrede el deber de motivación consagrado en el artículo 139 inciso 5° de la Constitución Política del Perú concordante con el artículo 12 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, infringiendo asimismo el requisito de residualidad consagrado en el artículo 5°inciso 2 del Código Pr ocesal Constitucional;

Septuagésimo Tercero.- Que, asimismo, el doctor Ames Angeles invocó en la citada resolución admisoria la satisfacción de los requisitos de procedibilidad y procedencia previstos en el Código Procesal Civil, pese a existir requisitos de forma y fondo exigidos por norma específica, en el ámbito procesal constitucional, artículos 5° y 42 del Código Proces al Constitucional, a lo que se aúna el hecho de no fundamentar los motivos que justificaban la asunción de su competencia por el territorio, pese a que la actora tenía su domicilio principal en Lima y las resoluciones que consideraba perjudicaban su derecho también fueron emitidas en la misma ciudad de Lima, inobservando el artículo 51 del Código Procesal Constitucional;

Septuagésimo Cuarto.- Que, aunado a lo anterior el doctor Ames Angeles manifestó su ánimo de favorecer a la empresa demandante en el expediente N° 1682-2007, puesto que el 24 de mayo de 2007, cuando se hizo cargo del despacho del 5° Juzgado Civil de Chimbote indagó di rectamente sobre la existencia y estado del citado expediente solicitando se le entregue el mismo para proceder a su calificación y al día siguiente, 25 de mayo de 2007, llevó al citado juzgado la resolución admisoria del expediente principal, resolución del cuaderno de medida cautelar, exhortos y oficios dirigidos a la Dirección Nacional de Extracción y Procesamiento Pesquero del Ministerio de la Producción grabado en un dispositivo de memoria USB, el cual entregó a la auxiliar jurisdiccional a fin de que imprima dichos documentos; asimismo, infringió el deber de indelegabilidad de la función jurisdiccional consagrado en el artículo 1° del Código Procesal Civil, puesto qu e la resolución cautelar fue elaborada fuera del despacho del 5° y 3° Juzgado Ci vil de Chimbote y, por persona distinta del doctor Ames Ángeles, con la finalidad de favorecer a la parte demandante;

Septuagésimo Quinto.- Que, asimismo, vulneró la igualdad de trato ante la ley, en cuanto al cumplimiento del mandato contenido en las resoluciones que admiten a trámite la demanda principal de amparo y medida cautelar, puesto que remitió el exhorto al Juzgado Civil de Lima para la notificación del Ministerio de la Producción del auto admisorio del expediente principal el 8 de

junio de 2007, no obstante encontrarse fechado el 25 de mayo de 2007; sin embargo, los oficios para la ejecución de la medida cautelar, pese a ser numerosos (10) fueron elaborados y entregados a la parte demandante para su diligenciamiento el mismo día en que se concedió la medida, 25 de mayo de

2007;

Septuagésimo Sexto.- Que, dichos actos se consumaron con el fin de favorecer a la empresa demandante, vulnerando los principios de independencia e imparcialidad, el artículo 5 inciso 2 del Código Procesal Constitucional, así como el artículo 184 inciso 1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, atentando de esta manera contra la imagen del Poder Judicial, menoscabando el decoro y la respetabilidad del cargo, bienes jurídicos que todo magistrado está llamado a proteger, por lo que es pasible de la sanción de destitución de conformidad con lo dispuesto en el artículo 31 numeral 2 de la Ley N°26397, Ley Orgánica del Consejo Nacional de la Magistratura;

Septuagésimo Séptimo.- Que, el Código de Ética del Poder Judicial, aprobado en Sesiones de Sala Plena de fechas 9, 11 y 12 de marzo del 2004, establece en su artículo 3 que “El Juez debe actuar con honorabilidad y justicia, de acuerdo al Derecho, de modo que inspire confianza en el Poder Judicial”; sin embargo, en el presente caso los procesados no observaron el valor antes invocado y desmerecieron el cargo con sus conductas irregulares, las mismas que resultan compatibles con la sanción solicitada;

Por estos fundamentos, apreciando los hechos y las pruebas con criterio de conciencia, el Pleno del Consejo Nacional de la Magistratura, considera que hay motivos suficientes para aplicar en este caso la sanción de destitución, por lo que en uso de las facultades previstas por los artículos 154 inciso 3 de la Constitución Política, 31 numeral 2 y 34 de la Ley 26397, y 35 del Reglamento de Procesos Disciplinarios del Consejo y estando a lo acordado por unanimidad por el Pleno del Consejo Nacional de la Magistratura, en sesión del 20 de enero de 2011;

SE RESUELVE:

Artículo Primero.- Dar por concluido el proceso disciplinario y aceptar el pedido de destitución formulado por el señor Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la República, y en consecuencia, destituir a los doctores Roger Edmundo Reyes García y Luis Enrique Ames Ángeles, por sus actuaciones

como Juez Suplente por Alternancia del Juzgado Mixto de Casma y Quinto Juzgado Civil de Chimbote de la Corte Superior de Justicia del Santa, respectivamente.

Artículo Segundo.- Disponer la inscripción de la medida a que se contrae el artículo primero de la presente resolución en el registro personal de los magistrados destituidos, debiéndose asimismo cursar oficio al señor Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la República y a la señora Fiscal de la Nación, y publicarse la presente resolución, una vez que quede consentida o ejecutoriada.

Regístrese y comuníquese

EDMUNDO PELAEZ BARDALES

LUZ MARINA GUZMAN DIAZ

CARLOS MANSILLA GARDELLA

GASTON SOTO VALLENAS

LUIS MAEZONO YAMASHITA

VLADIMIR PAZ DE LA BARRA

GONZALO GARCIA NUÑEZ