Sunteți pe pagina 1din 132

JL*

RI: VISTA DI. Ml'SK A


Añu V - n:1 49 - Noviembre 1990 - 450 plus.

dosier:

entrevista:

r
aniversario
GAYARRE
MÁRTIR,

una personalidad arrolladura


YAMAHA O HI-FI
EL PERFECTO EQUILIBRIO ENTRE
MUSICAY TECNOLOGÍA.
LOS componentes ele alta fidelidad
YAMAHA, llevan dentro la esencia
fundamental de la música porque
comparten el mismo origen, v están
hechos con los mismos medios e igual
dedicación que los renombrados
instrumentos musicales de concierto
que prestigian la marca YAMAHA en los
meares auditonums del mundo
Este conocimiento musical se plasma
en el diseño de nuestros componentes
de sonido En YAMAHA sabemos lo que
debemos obtener al reproducir la
música porque nosotros mismos la
creamos
v para recuperarla en toda su
dimensión nos valemos de la
tecnología que hemos estudiado y
desarrollado hasta el punto de dotar a
nuestros componentes de sonido ele
las soluciones electrónicas mas
JP
avanzadas, innovadoras v exclusivas
del momento, pero eso ya es otra
historia

Para lograr que nuestros reproductores


compact Disc extraigan toda la dinámica y
pureza del sonido original creamos ef sistema Hl-
BIT de 18 bits La tecnología digital elevada a su
máxima expresión
Nuestros amplificadores incorporan el sistema
de amplificación por Conversión Hiperbólica que
les permite trabajar permanentemente en
condiciones ideales de mínima distorsión con
cualquier nivel de señal
El problema de la transferencia de serial entre
amplificador y caja acústica lo hemos resuelto
con el sistema AST que no solo consigue
respuesta plana y adaptación electroacustica
perfecta entre amplificador y altavoz sino que
hace realidad el viejo sueno de tener el mejor
sonido con un volumen mínimo de caja acústica
Los complejos circuitos digitales de nuestros
procesadores de sonido llevan a su casa el
realismo mágico propio de la música con Ja
verosimilitud de fa interpretación en directo, sea
cual sea el ambiente acústico 3 reproducir
Est.is y otras muchas son las soluciones
técnicas exclusivas desarrolladas por YAMAHA y
aplicadas en nuestros componentes Hl Fl por y
para la música
Edna
SCHERZO EDITORIAL. S.A
O Marques de Mondejar, II 4."
2BO28 Madrid
Tetef. (91) 246 7fe 22
Fa< (91) 2bb 18 6*
PreFrctefre
Gerardo Queipo de Llano Año V n.° 49 - NOVIEMBRE 1990 - 450 ptas.
£Vecfor
Antonio Moral
Adjunto
SUMARIO
Javier Alfaya
.Redactor /e/e OPINIÓN 4
Enrique Martines Miurz TRIBUNA LIBRE:
Conse/o de Redacción - Mi educación musical. Antonio Martínez Menchén , 8
Javier Alfaya, Roberto Andrade Malde. Domingo del
Campo Castel, Santiago Martin Bermudez. Antonio ACTUALIDAD . . . . . 9
Moral. |os* Luis Ffcrez de Arttaga. Arturo Reverter, (ose — Los grandes teatros de ópera . . 25
Luis Talle? .
ENTREVISTA: Riccardo Muti, una personalidad arrolladura 39
-• Un italiano impasible, Arturo Reverter . . . 40
Redacción en Barcelona Francesc X Mata Redscoón
en Válenc¿- Blas Cortés. Actualidad Javier Alfaya y En- — Un mago del foso, Francisco José Villalba . . . .. . . 42
r q u e Martínez Miura. Discos' trinque PÉrez Adrián. — El napolitano que conquistó Saízburgo. José Luis Pérez de Arteaga 44
-A/fj Fidelidad AWredo OrozCO jíaíí fWw Traíwrj Mu
5'ca contemporánea Mane! Rodeiro Educación musí — Discografia seleccionada 50
cal: Víctor Pliego Dann. |esús Castañar A C T U A L I D A D DISCOGRAFtCA 51
Colaboran en este numero. REFERENCIAS:
|avier Atfaya, Roger Alier. Roberto Andrade Malde Al — ¿Música acuática o Música para el real paseo acuático?. Fbdro Elias 54
(redo Brorons Muñoz. Ricardo de Cala. Sansón Carras
co Luis Fernando Carvajal Blaquez lesus Castañar DISCOS 56
Miguel Ángel Cora, Osear Creus Orlóla. Mino Dent- ESTUDIOS DISCOGRAFICOS:
ci. Federico Eguitor, Pedro Elias, Fernando Fraga, fean
Galio*. Tomás Garrida FiorentFno Graod UtnHas, Mdrt — Está prohibido ser viejo, Pedro Elias . 70
Heilbron, A. L. HoJmes. Felipe Lcpez. Santiago Marlm — Toscani, mito y realidad. Roberto Andrade Malde 72
Bermude?. joaqum Martín de Saga r mi naga. Amonio
Martínez Menchén, Ennque Martfne? Miura. Francesc — Versiones en vivo. Alfredo Orozco Buezo 73
Xavier Mala, ttfotfgang Amadeus Mozart. AlFredo — Los mejores años de Maria Callas. Roberto Andrade Malde. . . . 74
Orozco Buezo Rafael Ortega Ba^agoiti. |ose Luis Ffc
re? de Arteaga. Vfcior Pliego d * A^dré^ FranciKO Rí — Las esquivas fuentes de la modernidad, Pedro Elias 75
mos. Arturo Reverler. Manel Rodeno. SanTiago — El nacionalismo espiritual de Shostakovich. Pedro Elias 76
Sdlavem. fefírey C Smith. Frantisío Taverna-Bech,
í-bbe Triberg, Ahbert ViJardeH. Francisco | o w Vfllalb¿ — Britten minoritario, Santiago Martín Bermudez 78
Taladra. - Karajan en vivo, Ricardo de Cala 80
Coordina ei Dos/er de este numero.
LIBROS.. 81
Santrago Salavem LA GUIA - 82
D'seño de poetada. DOSIER: César Franck. 1890-1990 ', 83
Arquetipo - César Franck en su centenario, Federico Eguillor. . . . 84
foto de poríada La obra de Franck. Felipe López. 90
hMI Classicí Leíli and Masolti - El maestro de Santa Clotilde. A. L. Holmes 94
Maqueta A r a n l a Oumtanrila La Sinfonía en re menor, jean Gallois ,.,,...., 96
Administración
ANIVERSARIO:
CrMobal Anduiar (Conlatxl'ddd), Cretina Millel (dis- El suizo intranquilo. Una conmemoración del centenario de Frank Mar-
tribución y suscripciones) Soma Tusle (rctretaria} tin, Enrique Martínez Miura . . . . 1 0 0
Pubteidad ENCUENTROS:
Doble Espacio
General Yague. 10 • ?6O2O Madrid
Cario Bergonzi. un tratado de canto, Joaquín Martín de Sagarm'maga 102
Teléis Í9H 5SS 67 67 597 II 83 DANZA:
Fax (91) 5S6 13 07 IV Certamen Coreográfico de Madrid, jesús Castañar , 108
Imprtme MARTE B.A |AZZ:
Telef W) 471 B4 00 Episodios. Ebbe Traberg . 112
Fotocomposioon Lumtmar. S A VOCES DE AYER Y HOY:
Albasan^ 48-SO • 28037-Madnd
Tdeí (9J} 204 30 01 • Fax i9l) 204 9^ 4S
Gayarre. la voz del silencio. Fernando Fraga 115
Gayarre y la Gioconda, José Fernández DArlas 120
Deposito legal M -U822 I W
¡SSN 0213 4802 E D U C A C I Ó N MUSICAL
Los estudios musicales se alargan. Víctor Pliego de Andrés ..... 122
SCHf R 2 O ei una publicación de carácter pJural y r>o
per léñete m esíá adscrita a ningún orjjanrsrno publico ALTA FIDELIDAD:
ni privado La dirección respeta La libertatj de f * p r e - En el Pais del Gran Bazar, Eduardo Casanueva Pedra¡a 124
non de sus colaboradores Los le*to^ íirmjdo^ son de
I* eatkisiva responsab'liddd de los íirmjntes rio sien Welcome. Mr. Manley. Francisco Gutiérrez Ruiz 126
do por u n t o opinión o'itial de la revista EFEMÉRIDES. Luis Fernando Carvajal Blazquez 130

SCHERZO 3
OPINIÓN

Música en TVE
egún informa la prensa diaria, la Comisión de para qué sirve. Tal vez únicamente para recaudar
Control de RTVE, formada por representantes de impuestos.
los pnncipales partidos políticos y reunida a Lo inquietante es la filosofía -como ahora se dice con un
petición del Partido Popular, ha dado por buena abusivo empleo de una palabra que se debería reservar
lo programación del llamado Ente para la únicamente para cosas senas- que trasparece en las
temporada de otoño. Al parecer no se ha alzado una manifestaciones de los directivos de RTVE. La apandan
sola voz para criticar o para pedir explicaciones por la de canales privados de televisión en España ha
desaparición de varios programas culturales. Aunque en trastornado lo cabeza de nuestros gobernantes. El
realidad el silencio de las fuerzas políticas ante hechos hecho de que TVE hayo dejado de funcionar en régimen
semejantes no es de extrañar. Con raras excepciones de monopolio y le surja la competencia por todos los
nuestros políticos se caractenzan por su indiferencia, e lados, les está llevando a intentar una alocada carrera
incluso desprecio, hacia la cultura, acaso por con unos medios de comunicación que no tienen oüv fin
considerarla poco rentable electoralmente en un país que sacar la mayor cantidad de dinero posible a los
que posee el triste privilegio de una de las tasas más anunciantes, y si es posible, a los telespectadores, sin
elevadas de analfabeüsmo funcional de Occidente. Para más guia que el beneficio inmediato. En una situación
nuestros políticos la cultura cumple un servicio, a lo semejante, en vez de planteorse una reestructuración en
sumo, decorativo. Se utiliza, por ejemplo, para salir serio de RTVE para que cumplo mejor su misión de ser-
en una foto con el divo musical de tumo, ya sea una vicio público, se tira por el camino de enmedio; mós
estrella de rock o un cantante de fama internacional. Lo concursos, mós culebrones, más oficialismo informativo.
demás, no importa. ¿Qué se puede esperar cuando uno de los hombres más
influyentes del actual grupo dirigente de RTVE ha puesto
Sin embargo, digan lo que digan los miembros de la como ejemplo "de lo que hay que hacer" un programa
Comisión de Control de la RTVE, el panorama no es como Corpo graso, uno de 'os más degradantes de la
bueno. Hay datos a la vista. TVE ha dejado de emitir el televisión italiana?.
programa La Opera, ha suspendido la producción de la
serie Retratos, uno de los proyectos televisivos más A nuestros políticos, a nuestros sindicalistas, habría que
atractivos y ambiciosos de los últimos años, ha reducido pedirles también que en vez de vivir perpetuamente
considerablemente el presupuesto ya de por si modesto atrapados en la trama de sus intereses e/ectorofes o
de Radio 2 de RNE. Eso, en lo que a la música gremiales inmediatos defendieran de vez en cuando la
concierne. Podríamos hablar de otros programas, de cultura como expresión de lo que de mós noble y
otros espacios masacrados, pero ese no es hoy nuestro creativo hay en un país. Mientras no se genera/ice la
asunto, aunque lo hagamos constar como síntoma La idea de que el abandono de lo cultura nos hace mós
palabra mágica, rentabilidad, lo justifica todo. La pobres y más vulnerables, la voz de quienes creemos
cultura, desde luego, no es rentable en el sentido que su buen funcionamiento es esencial para la vida de
que lo es cualquier estúpido concurso. Pero 51 una sociedad democrática, domará en el desierto. Lo
hablamos en serio tampoco lo es la sanidad pública o la único que nos queda es protestar, echar de menos pro-
enseñanza. Lo que ocurre es que si el Estado gramas como La Opera, pensar en lo hermoso que
deserta de su función de tratar de elevar la hubiera sido un programa como Retratos... y seguir
calidad de vida de la sociedad habría que preguntarse escribiendo a ver si alguien se entera.

4 SCHERZO
OPINIÓN

EL DISPARATE MUSICAL

¡Ahí
i es nada, la pomada!
a tenemos aquí el otoño avanza- que puede parecer, con razón, un

Y dito y calentito, señores. Está el


patio que arde. Luisito el pobre
va que no para: acaba de porir un
exceso, por no ponerme en posturas
más rotundas, ya que hay quien lo
considera una tomadura de cabellera).
nuevo disco (?) nada menos que con Ello no es óbice para que considere
La Panoja (toma nísperos) y parece desafortunados algunos argumentos
que se va a meter en la construcción empleados por quienes defienden las
de un nuevo macroauditorio para la tesis de ilustre Académico; el primero
UNA BROMA MUSICAL capital del Reino, de razón de ser poco es el de no gusto o casi nadie -sólo a
clara y consecuencias que se adivinan snobs- luego es mala. Tal razonamiento
ivir, aunque sea en mis circunstan-

V cias, para ver. No puedo afirmar


que mi época de mortal fuera
me|or que la actual, pero, constato con
más bien turbias, Por si ello fuera
poco, su novia ha comprendido que el
personal estaba harto de ver al feo ese
es de parecido tinte al que gustan de
emplear, a falta de otro mejor, los
defensores de Luí sito (el gran paladín
pena, que el paso de los siglos, de las del Sadam durante todo el verano, y de la libertad artística. Fíjense ustedes
civilizaciones, los grandes inventos, yo ha decidido contribuir al solaz del per- qué cosas), sólo que de signo contra-
mismo, no hemos conseguido cambiar la sonal luciendo las domingas en cierta rio: Luisito gusta, luego es bueno. Está
humanidad. Seguimos tan bestias y pn- revista especializada en estos meneste- visto que aquí no nos enteramos de
mitívos como siempre. La gente se mata res. Ya se sabe que vivimos una época que éxito comercial no equivale a cali-
o se prepara para la guerra por un quí- de ubres exuberantes, y la señora en dad ni con la Guardia Civil, como tam-
tame allá esas corcheas: la envidia, la
razón de la fuerza y la prepotencia,
cuestión no es parca en poderosos poco entendemos que, en Arte, la
siguen dominando. argumentos al respecto. perspectiva de años (habitualmente
Hete aquí que, no obstante haber cuantos más, mejor, aunque sin caer
Nadie se para a pensar un momento,
nadie es capaz de relajarse, de utilizar lo cedido ya los calores estivales, las calo- en lo del aquel amigo de mi padre que
que tenemos encima de los hombros, y rías de la polémica sobre la música salía de la sala de conciertos cuando
as! nos va La verdad es que no sé para contemporánea, abierta durante el tocaban algo de algún autor vivo, e
qué diablos me paro a meditar sobre verano en un diario madrileño, han incluso se lo pensaba dos veces si lle-
estas cosas, ahora que estoy realmente resurgido con singular brio A las duras vaba poco tiempo criando malvas)
muerto y a este mundo sólo pertenece descalificaciones de un conocido Aca- suele proporcionar alguna que otra
lo que se llama mi obra. Además tampo- démico (de la Lengua, aclaremos) y a sorpresa. ¿O hay que recordar el largo
co esta docta revista me paga los cuatro la contundente -inatacable desde el olvido que sufrió Bach y la incompren-
táleros que me paga por hacer de Kant sión y acusaciones sufridas por tantos
Esta columna es un divertimento y no un
punto de vista teórico, añadiríamos-
coñazo. Pero os confieso, amigos, que respuesta del prestigioso Cristóbal otros autores?
todo lo que me rodea obligatoriamente, Halffter (autor, también este verano El otro argumento es el de que esta
a veces me depnme. No tanto como el de un jugoso articulo sobre el abarata- música representa el coos sonoro del
Festival de Otoño, de esta villa y corte, miento de la palabra cultura), ha segui- entorno. No deja de tener gracia el
pero casi. Eso si que deprime: sencilla- do un debate escrito, con participación asunto, porque ¡qué otra cosa sino
mente nada o casi nada interesante que de vanas personalidades, que ha teni- caos sonoro es buena parte de la músi-
llevarse al coleto. El poder corrompe y lo do de todo: imparcialidad, apoyos, ca que hoy arrastra a millones de jóve-
que nació con interés, se consume como severas reprimendas y cautelas. No nes, estos sí que literalmente de ios
el alpiste de mi pajarraco, dejando un
voy a entrar aquí en profundidades nervios por asistir, espachurrados, a los
hedor inconfesable. Ni la iniciativa públi-
ca, ni la privada están para muchos trotes. excesivas, pero si cabe apuntar que gritos, inclementes en decibelios, del
¿Tendremos que esperar al cuarto Festi- determinadas incorrecciones en el ídolo de tumo?.
val Mozart para poder saborear algún planteamiento de Nieva le han puesto Llamamos, sin embargo, culturo a
plato de buen gusto? Ni mi natural egoís- a Halffter las cosas como a Femando este coos sonoro y haremos bien en
mo me lo permite. Algo, en alguna parte, Vil, pese a poder existir, siquiera evitar el desacuerdo con tal opinión;
tiene que haber que nos interese, pero recóndita alguna parte de razón en la antes bien, comulgaremos con esa
¿dónde?. idea de aquél. Hay. en efecto, una corriente porque más vale rueda de
Os aconsejo que hagáis algo para salir buena dosis de cuasi provocación en molino que ser despellejados.
de este marasmo. Siempre queda el parte de la música de nuestros días, en Es, en fin, lastimoso que pudiendo
recurso de mi música y la de algunos la que, por pretender llevar la libertad analizar con ngor hechos que pueden
otros. Buscad buenas versiones y deja- creativa hasta limites exagerados, encerrar algo de verdad, se manejen
ros llevar por lo que algún pedante puede llegarse con facilidad casi al argumentos tan falaces. Inefable país,
llamó mi ambivalencia. Veréis lo que es esperpento, por ejemplo con obras en en el que se acusa al dodecafonismo
bueno. Lo que ahora tenéis al alcance las que no suena una sola nota de técnica fácil y se permiten, alaban y
de la mano, me temo que no lo es. Me (recuerdo una, creo que de (ohn Cage, propagan los desatinos más infumables
voy a sacar a Pimperl a dar un paseo
en la que sucedía literalmente esto; se de... quien ustedes saben,
por El Retiro, me da el olfato que está
necesitando un árbol. me antoja que llevar la significación
musical del silencio a tales extremos Rafael Ortega
WAM.
SCHERZO 5
OPINIÓN

BACHILLERÍAS ÁNGULOS

Decohaerentia Los pies del tiesto


un sin llegar a los extremos anti- os Proras londinenses se han tiene su equivalente en el de los labo-

A nómicos Hyde-Jeckill, Ormuz-


Arrimán. Quijano-Panza o Gon-
zález-Guerra, todos llevamos en nues-
L cerrado este año con un conside-
rable escándalo, que ha sido reco-
gido con amplitud por la prensa britá-
ristas. A nadie se le ocurre pensar que
si Neil Kmnock fuera primer ministro
no iba a mandar a la Navy a la RAF a
t r o interior la semilla de la nica. El escándalo lo produjo la negati- enmendar entuertos al Cercano Orien-
contradicción (los de signo Piscis o va de Mark Eider, director musical de la te. Resulta por lo menos curioso que
Géminis más todavía). Quizá lo espe- English National Opera, a incluir en la una de las escasas voces que se han
cíficamente humano sea la dualidad y célebre Ultima Noche de los Proms alzado en el Reino Unido pidiendo un
por eso los personajes monolíticos, de una pieza que se viene tocando en ese poco de calma y de reflexión haya sido
una pieza, nos resulten tan inhumanos. día desde tiempo casi inmemorial: el la de un antiguo primer ministro con-
Quizá la fascinación que nos produce himno patriótico Land of Hope and servador, Edward Heath. que -¡oh
la obra de arte provenga de la supera- Glory , que como se sabe es una de las casualidad!- es un melómano empeder-
ción de esa dualidad en una unidad de marchas de Pompa y circunstancia de nido y discreto músico. Heath aboga
orden superior. Uno de mis maestros Elgar adaptada para canto coral. Land por la vía diplomática y no militar para
describía la forma sonata como una of Hope and Glory, al igual que el céle- resolver el conflicto. La perspectiva de
astuta manera de plantear una tensión bre Ru/e Bñtannia de Ame. forma parte la muerte de millares o quizá de cente-
entre dos polos, resuelta en un inte- de lo que pudiéramos llamar el corpus nares de miles de personas le asusta lo
gración final. de obras patrióticas inglesas. Es un suficiente para hacer un llamamiento a
Vemos continuamente contrastes y himno de considerable belleza, pero la razón y agotar todas las vías imagina-
contradicciones a nuestro alrededor y animado de los propósitos más o bles para evitar la guerra. Tal vez haya
en nosotros mismos. Es normal, pues- menos imperialistas que se encuentran tenido en cuenta unas palabras tre-
to que somos humanos, pero cabría en casi todos lo himnos que se cantan mendas que escribió un político tam-
esperar mayor coherencia entre los en eí mundo. Eider adujo que dado a bién conservador, Bismarck, el padre
sujetos dedicados al arte y ello, con- su elevado t o n o nacionalista no le de la unidad alemana: "Quien haya
tradictoriamente, no es así. Dentro de parecía lo más adecuado interpretarlo visto la expresión de los ojos de un
la brevedad impertinente que caracte- en un momento de cnspación, con soldado agonizante en un campo de
riza a esta columna, sacaré a la pales- ribetes de histeria, como el que se está batalla se lo pensara mucho antes de
tra dos casos de pnmer orden. viviendo en el país con motivo de la desencadenar una guerra." Eider ha
crisis del Golfo. Alguien que lea de vez actuado según el imperativo categónco
El presidente de la Asociación de
en cuando la prensa inglesa sabrá que de Inmanuel Kant que fue un pensador
Intérpretes es el personaje que en sus
esa críspación es evidente y alcanza genial y además un gran amante de la
mecánicas ejecuciones musicales más
casi todos los medios de comunicación paz. Al actuar como un ser ético y no
concienzudamente trabaja en contra
y, al parecer, a una gran parte del pue- simplemente como un profesional que
de los intérpretes y la interpretación.
blo británico. La BBC respondió fulmi- se limita a cumplir los deberes de! ofi-
Me resulta difícil creer que haya Sido
nantemente al díscolo Eider, que fue cio ha dado una lección a quienes
elegido por procedimientos democrá-
relevado de su compromiso y sustitui- piensan que cada cual debe cumplir su
ticos corno portavoz de este colecti-
do por Andrew Davis. cometido y olvidarse de las cuestiones
vo, pero parece ser que así ha sido.
Una cuestión como ésta plantea generales, que mire usted por donde,
La otra incoherencia ocurre en el
otras muchas y una de ellas es el grado nos afectan a todos. Ha sacado los pies
Ministerio de Cultura, donde el que
de responsabilidad de las artes en lo del tiesto, como dina algún castizo y ha
lleva los asuntos musicales es un direc-
que a la política se refiere. Eider es un puesto en entredicho a quienes creen
tor de teatro que en su actuación al
pacifista, por lo menos ha actuado en la inocencia del arte.
frente de la Compañía Nacional de
Teatro Clásico jamás ha intentado como tal. El clima belicista que se ha Tal vez lo que nos ha recordado
ensamblar las obras que montaba con creado en su país con motivo de la Mark Eider con su actitud es que en
las músicas que para ellas fueron escri- intervención multinacional en el Golfo tiempos de crisis profunda -y el mundo
tas, sin daree cuenta de que Lope sin Arábigo fe debió de impresionar lo vive una crisis así desde hace meses-
Juan BJas o Calderón sin Juan Hidalgo bastante como para considerar que el no ha/ lugar para la indiferencia por-
están tan mutilados como esas pelícu- canto colectivo de unas estrofas con que cada acto, por insignificante que
las que diariamente asesinan por TV claro contenido nacionalista lo único sea, puede traer consigo los gérmenes
cambiándoles el sound-track original. que iba a conseguir era un innecesario de la catástrofe.
Claro que para incoherencias, la del enardecimiento emocional. En Gran
AbC cuando se le ocurre pedir la opi- Bretaña el belicismo de la Thatcher Javier Alfaya
nión sobre la música actual a un ex-
portavoz del gobierno que en su CARTAS La presente es para informaros de
etapa de Director de RNE estuvo a que en pleno siglo XX y en un país
punto de cargarse Radio-2. Como si a
Tejero le piden la opinión sobre la
Club Di Stefano como el nuestro, un grupo de |óvenes
bohemios y con demencia casi senil
Sr. director, le rogamos que publique
democracia. (tenemos entre 23 y 40 años) nos
el comunicado siguiente:
hemos embarcado en un proyecto de
Sansón Carrasca auténtica locura romántica que en las
A todos los amantes de la ópera:

6 SCHÉRZO
OPINIÓN

intelectual), sino de atizar la mecha que


AL MARGEN el bachiller menciona para que cunda y
se propague el fuego de esta polémica

Historia y Geografía por lo menos hasta el año 2.000. Creo


que los compositores nunca podremos
agradecer lo suficiente al académico
o creo que Sadam Hussein trata res y administrados como un adorno Nieva su iniciativa, ya que ha consegui-
Y de ganar tiempo. Si le llegase la
hora de licenciar al millón de
hombres que desde hace diez años
superfluo.
Pero a mí me preocupa sobre todo
la repercusión de toda esta barbarie
do con su articulo de marras lo que
nosotros no hemos podido con nues-
tras obras: que por fin se vuelva a
tiene bajo las armas el número de sobre nuestros niños. Háganse cargo: hablar, aunque sea mal; y así podamos
parados aumentaría espectacularmente Arantzita y Toñín, sin ir más lejos, llamar a esta década que comienza la
y los problemas económicos tendrían intentando aprenderse los golfos espa- década de tos compositores, como hubo
aún más difícil solución. Así las cosas, ñoles (Cádiz, León, Vizcaya,...) en el la de los pintores, escritores, cineastas,
digo yo que se habrá lanzado a esta colegio, Y en casa, papá no tiene más dramaturgos, etc,
descabellada aventura, cuyo final segu- conversación, oyendo hablar de golfos Pero sumergiéndonos un poco más
ramente precipitará el suyo, para retra- (fulano, mengano, zutano....) todo el en la olla musical nos encontramos con
sar el licénciamiento de sus tropas. día. Ahora, además y por si no fuera otro pensamiento del bachiller al final,
En España la invasión de Kuwait nos bastante, el dichoso Golfo Pérsico. ni teorías, ni escuelas, ni análisis, ni expli-
ha pillado en remojo. Nuestro estoico Cabe temer que sus tiernas entende- caciones, todo se resume en que a los
pueblo, resignado a padecerse a si deras sean presa de la confusión, sabe ignorantes no les gusta y les aburre la
mismo durante siglos, apenas se ha Dios si para siempre, y lleguen a creer música actual. ¡Toda? A mí casi toda.
inmutado ante los acontecimiento de que la Geografía y la Historia -al menos Estadísticamente en la misma propor-
la antigua Mesopotamia, preocupado ésta de andar por casa que publican los ción que la de cualquier otro siglo. La
como está, además, por la carestía cre- dianos y comentan los mayores- son diferencia está en que el tiempo me ha
ciente de los presupuestos generales una misma cosa. A ver, Sres., si el fra- hecho la criba del pasado, y la de mi
menguantes -por cierto, ya verán uste- caso escolar va a incrementarse a tiempo la tengo que hacer yo: la mayo-
des como eso recortes que ya se causa de empacho de golfería. ría de las veces soportando una canti-
anuncian terminan por darle un tajo dad de música insoportable para encon-
profundo a la música, vista -ni siquiera trar al final una o dos obras, uno o dos
oída- por la mayoría de administrado- Miguel Ángel Cono compositores, los demás somos la paja
¿necesaria?. Exactamente igual que en
frías, hermosas y semiolvidadas tierras Por último, pediros que escribáis cualquier época. Es muy superficial
de Teruel hemos gestado tras años de solamente los que tengáis interés por ejemplarizar con el pasado como si
reflexión y audiciones comparativas. nuestra locura, y penséis que la ópera nueve Siglos de música hubiesen dura-
Nuestra locura es haber formado un no se acaba en las grandes voces que do lo que el enunciado de sus composi-
club de fans de GIUSEPPE DI STEFA- dominan el panorama operístico actual. tores más granados.
NO, tenor lineo de voz cristalina y eje- Muchas gracias por tu atención y un Y con las otras artes ocurre lo
cución sorprendentemente grandiosa, al montón de Arios interpretadas por D. mismo. En los últimos cinco años me he
cual, y sin ánimo de agraviar a nadie en Giuseppe. tenido que fumar una docena de nove-
la comparación (algunos somos músicos
y sabemos lo que cuesta tocar una sola Separar la paja las infumables de la última ornada para
encontrar una ¿Estamos de acuerdo Sr.
nota bien), consideramos el más grande Ni de playeras ni de playas, sino de Faroni? El cine está arrebatado y nadie
de entre los grandes de este siglo. distinguir el heno de la paja o la como- se ha enterado. De los pintores sólo
No vamos a hacer de abogados de didad y la vagancia, (que ya lo decía interesa su cotización en bolsa. Y del
alguien que está tan reconocido corno Schoenberg). teatro: creo que a los dramaturgos los
D. Giuseppe, simplemente tenemos el Amable director paren a millares.
proyecto (maravilloso proyecto) de que Como Vd. ya sabrá, nuestro gran Algunos piden ayuda a la diosa inspi-
dentro de algún tiempo nos honre con príncipe de las músicas "Tam Mingus" se ración y les surge un vulgar plagio de
su visita a una masía que estamos acon- inmoló y nos dejó para siempre el mes Zemlinsky, Steauss, o Brahms; a otros
dicionando (con piano y todo) en el pasado. Entre los papeles que había en Les spoces de somme/í, Licht o Répons.
campo, para que nos hable, nos dé su mesa estaba la carta dirigida a Vd., Quizás el problema, ilustre bachiller,
algunas clases (a los músicos o cantan- que yo humildemente le envío pensan- académico Nieva, no está en componer
tes), en definitiva, para que esté con do cumplir su voluntad. la música para ignorantes, sino en la
nosotros y podamos disfrutar de la pre- Un amigo. ignorancia de éstas y otras pocas obras
sencia de todo un semidiós de la ópera Comprensivo director similares, de distinguir e! heno de la
y el bel canto, de la música en definitiva. Aprovechando que el ilustre bachiller paja,
Los interesados en intercambiar gra- Sansón Carrasco retoma en su revista la Tom Mingus
baciones, libros etc, así como para car- polémica iniciada por el académico
tearse pueden escribimos a la dirección Nieva este verano (me cogió en la FE DE ERRATAS =
abajo indicada. playa inmerso en la literatura existencia- En el Editorial del pasado número de
"CLUB DI STEFANO" lista de Marcial L Estefanía), Le escribo octubre de SCHERZO se mencionaba
Plaza Trucharte, 8-3 esta carta con el ánimo, no de polemi- un presupuesto de 300 millones de
44450 La Puebla de Valverde zar con tan ilustre bachiller (dios rne pesetas para el Festival de Cananas de
(Teruel) libre, que otrora las migajas que caían 1991. La cifra exacta es de 324 millo-
a la atención de Gonzalo Casaus de su mesa fueron parte de mi alimento nes.

SCHERZO 7
OPINIÓN

TRIBUNA UBRE

Mí educación musical
xageraría si afirmara que, musicalmente, me educó el nacional-

E catolicismo. Cierto que yo, como tantos y tantos niños en aque-


llos años, no me libré de escuchar y hasta entonar Montañas
nevadas y Amante jesús mío; pero antes de tomar contacto con estas
expresiones melódicas del espíritu de la época me había familiarizado,
a través del canto, con la música.
Digo a través del canto, porque la canción me llegó antes que la
interpretación instrumental. Como una buena parte de las mujeres de
su entorno, mi madre gustaba de cantar a grito pelado mientras
remendaba, fregaba y barría. Por entonces las mujeres humildes tenían
siempre a flor de labios una canción, no sé si para espantar el hambre,
el miedo y la tristeza, o, simplemente, para sentirse vivas. Cantaba mi
madre, y mis vecinas, y las criadas de mis tías. Estas, en cambio, no
cantaban nunca. No, las señoritas no cantaban; acaso porque tampoco
fregaban, remendaban ni barrían. Las señoritas de entonces solían
tener un piano; pero, ¡avi, ese piano estaba casi siempre cubierto de
polvo en el ángulo oscuro del salón...
Ni mi madre ni mis vecinas eran precisamente la Melba o la Ponse-
lle; por no ser, no eran tan siquiera la Imperio o la Piquer, de cuyo
repertorio y el de otras tonadilleras de menos fuste se nutrían. Mi
madre se nutría además de los tangos de Gardel, que eran mis predi-
lectos- Y el predilecto entre los predilectos, Noche de Reyes, donde se
daban cita la magia de los Reyes Magos con un tétrico sentimentalis-
mo de folletín, mezcla irresistible para un niño acoquinado y desnutri-
do cual yo era,...
Tras esta educación materna entré en contacto con la música instru-
mental representada por la dulzaina y el tamboril. Yo tenía un vecino
dulzainero que se pasaba las horas muertas ensayando francisco Alegre
y otros pasodobles similares, que luego interpretaría en las fiestas
parroquiales donde chicos y grandes los bailaban en la plazoleta de la
iglesia. Aquel vecino mío dulzainero era por entonces el más célebre
de Segovia. Nadie hablaba de Agapito Manizuela, pues Agapito Mara-
zueia estaba en la cárcel por aquellos años y de quien está en la cárcel
no se habla.
¿Y la música clásica? Esa únicamente estaba al alcance de quienes
tenían radio, lo que no era mi caso, y, en provincias, tan sólo ios días
de Semana Santa, ya que el Mintsteno de Información en una de sus
salomónicas decisiones había decretado que si las canciones de Jorge
Negrete rompían el recogimiento propio de aquellos días no ocurría
lo mismo con el Bolero de Ravel.
Así que tuve que esperar llegar a Madrid a casa de mis tíos que sí
tenían radio para escuchar al fin una pieza de música clasica. Yo inicia-
ba entonces mis estudios universitarios. Si al terminarlos era ya capaz,
como el protagonista de la primera de mis unco Variaciones, de emo-
cionarme y conmoverme con el Dove sonó debo atribuirlo, como tan-
tas otras cosas de mi generación, más que a un voluntarismo autodi-
dacta a un auténtico milagro.

Antonio Martínez Menchén

SSCHERZO
ACTUALIDAD

Adiós
a
Leonard
Bernstein
ace unos días llegó a esta revista,

H c o m o a los demás medios de


comunicación, una noticia sobre la
enfermedad de Leonard Berstein que, se
decía, le iba a alejar de la dirección de
orquesta durante una larga temporada.
Sin embargo, no parecía que la situación
fuera muy alarmante. Se aseguraba que
Bernstein pensaba seguir componiendo y
enseñando. Por desgracia, las cosas han
evolucionado de otra manera: no había
pasado ni una semana cuando llega la
otra noticia que anunciaba la muerte del
gran músico norteamericano, Strauss, de la obertura de Manfred de con su pasado izquierdista, entonando
En cierto modo Leonard Bemstein es Schumann y del preludio de Die Meister- un fervoroso mea culpo, nos lleva a ese
una figura emblemática de su país en un singer fue calificada de sensacional. aspecto menos recordado hoy de Bems-
tiempo histórico muy concreto. Niño A partir de entonces su carrera alcan- tein que es el de su militancia pacifista y
prodigio -a los trece años ya había com- zó una dimensión internacional, propicia- sus problemas con el célebre Comité de
puesto un c o n c i e r t o para piano y da también por el genio publicitario de Actividades Anti norteamericanas en la
orquesta-, los inicios de su carrera están su país. No significa ningún desdoro de época en que lo presidía Joseph
marcados por los nombres de unos su personalidad musical decir que Bems- McCarthy. Bernstein se crio en el
cuantos músicos europeos a los que las tein se benefició del papel hegemónico ambiente liberal y progresista de la Nor-
grandes comentes migratorias de las pri- de EE.UU en el mundo y de su imbatible teamérica del New Deal, a cuyo espíntu
meras décadas de nuestro siglo hablan aparato propagandístico. El lado síiow- fue fiel a lo largo de los años. Es conoci-
llevado a su país: el húngaro Fntz Reinen man de Bemstein y su genuina pasión da su oposición a la intervención nortea-
el ruso Kussevrtsky, el austríaco Bruno por la divulgación de la música para utili- mericana en Vietnam y su actividad
Walter, el yugoeslavo de ascendencia zarla como el precioso medio de comu- como defensor de los derechos huma-
polaca Arthur Rodzinski, el griego Dimrtri nicación entre los seres humanos, le con- nos en el mundo entero.
Mitropoulos. Todos tuvieron algo que virtieron en una figura popular un poco Si se quiere, esos aspectos son anec-
ver en la formación del joven Bemstein y en todas partes, hasta cierto punto en la dóticos pero sin ellos no acabaría de
a través de ellos este hijo de judíos y línea inaugurada años antes por un Leo- entenderse la vida de Leonard Bemstein.
rusos emigrados recibió el mensaje de la pold Stokowski. Compositor de éxito y Siempre es arriesgado especular sobre
mejor tradición musical europea. Fue de indudable talento, su comedia musical qué quedará al cabo de los años de una
precisamente una indisposición de Bruno West S/de Story o b t u v o una difusión personalidad c o m o la suya. Pero no
Walter -el cual le transmitió su amor a mundial merced a su versión cinemato- parece disparatado suponer que se le
Gustav Mahler- la que le hizo saltar a la gráfica, tal vez el canto del cisne de un recordará como uno de los verdadera-
fama, una fama que no haría más que género en el que Hollywood había con- mente grandes de la dirección de
crecer a lo largo de los años. Bemstein seguido algunos de sus productos más orquesta en nuestro siglo, como un
tenía entonces veinticinco años y sobre acabados. Una de los músicas que com- compositor notable y como un ciudada-
sus espaldas caía la responsabilidad de puso para el cine, la banda sonora del no cuya actividad artística no le hizo olvi-
sustituir a un maestro umversalmente film-denuncia On the wateifrant de Elia dar sus deberes como tal. Lo cual no es
respetado, Salió airoso de la prueba. Su Kazan, donde este director cinematográ- poco.
interpretación del Don Quijote de Richard fico hacía su persona ajuste de cuentas JA
SCHERZO 9
ACTUALIDAD

Dos temporadas para orquesta


Canarias se está convirtiendo en uno de los centros mas inte-
resantes de la música española en los últimos años, lo cual
hemos señalado más de una vez desde las páginas de esta revis-
ta. Ahora nos llegan los programas para 1990-9 I de las dos
principales orquestas del archipiélago: la de Tenerife, y la Filar-
mónica de Gran Canana. Ambas programaciones tienen una
cualidad infrecuente en estos pagos, que es la imaginación. De
los veintiún conciertos que anuncia la de Tenerife, once están a
cargo de su titular. Víctor Pablo Pérez, que inauguró la tempo-
rada con el E-xsuIrare. Jubílate de Mozart, y la Cuaita Sinfonía de
Mahler, contando como solista con Edrth Mathis. En los demás
programas obras de Britten, Garrido, Larraun, Ernesto Halffter,
Holst, Canteloube, Sarda, Shostakovich, Coria, Alís. Poulenc,
Darías. Destaquemos una Novena de Bruckner a cargo de Víc-
tor Pablo Pérez. En cuanto a la Filarmónica de Gran Canaria,
subrayemos en los programas los nombres de Pablo, Bernaola,
Cristóbal Halffter, Nielsen, Broch, Faltón Sanabna. la Cuarta de
Bruckner -con Chmura-, Milhaud. Shostakovich. Tal y cómo
están las cosas en nuestro país o mucho nos equivocamos o la
verdadera renovación de la interpretación de la música sinfónica
puede venir de estos conjuntos provincianos -usamos la pala-
bra sin ninguna connotación peyorativa sino al contrario-, algu-
nos de ellos creados ex novo y hasta e* nihilo, con lo cual se
ahorran muchos de los problemas que afectan a las orquestas
nacionales.
Víctor Pobló Pérez

Música del siglo XX Vacas


Modélica en muchos
aspectos la programación
de ese notable conjunto
flacas
que es ta Orquesta de
Cambra Teatre Lliure, a la
que vimos la pasada tem- Vacas flacas en la ex-RDA. La direc-
porada en Madrid un exce- ción de las radios estatales ha decidido
lente Retoblo de Maese la no renovación de los contratos de
Pedro de Falla, lamentable- sus orquestas y coros a partir del mes
mente desertado de un de octubre. La noticia cayó como una
público que parece poco bomba sobre la IX Conferencia de
dado a movilizarse si no es Orquestas Sinfónicas, celebrada en
para escuchar la Qwnta de Frankfurt. Los delegados emitieron un
Beethoven. Nos encontra- comunicado exigiendo «... que las auto-
mos con conciertos como ridades responsables busquen solucio-
el dedicado a la Música nes alternativas con el propósito de
Iberoamericana actual, con impedir esa castastrófica disminución de
obras de Silvestre Revuel- la vida musical en Europa». La RDA
tas, Ginastera, Juan Orre- poseía ochenta orquestas sobre una
go- Salas, Villalobos y población de diecisiete millones de
Lorenz; otro dedicado A habitantes, que se prevé serán disueltas
l'entorn de la revolución en su mayor parte. La cosa es como
rusa, con obras de Moso- para echarse a temblar, Si eso ocurre
lov, Prokofiev, Stravinski y en Alemania, un país floreciente y con
Zivotov; un tercero que una formidable cultura musical, ¿qué
conmemora Eís anys 50 i pasara en otros lugares cuando llegue la
/'escoto de Dormstad-Beno, hora de reducir gastos presupuéstanos?
Boulez, Stockhausen, Fallo por Ignacio Zuloaga ¿Qué será de ese maravilloso coro que
Henze. Y otros de carácter monográfi- es el de la Radio de Leipzig? <O de la
co dedicados a compositores como de Falla, Hindemith y Joaquim Homs. orquesta de esa mismo radio, a la que
Luis de Pablo y Georges Benjamín. El el patriarca de la música catalana. se deben unas cuantas grabaciones
último concierto se dedicará a obras Pocas veces nos es dado encontrar notables?.
una coherencia y un rigor semejantes,

ÍOSCHERZO
ACTUALIDAD

Órganos para el
Auditorio Nacional
Tras dos años y medio de trabajo se de las dos salas. Una excelente noticia.
ha iniciado la fase final de la instalación De este modo queda completa la infra-
del gran órgano de la Sala Sinfónica del estructura del Auditorio. Si ambos órga-
Auditorio Nacional de Música y el de la nos son muy bellos, el de la Sala Sinfóni-
Sala de Cámara, obra respectivamente ca es de imponente traza y completa la
de los organeros Gerhard Grenzing y idea, que desdichadamente no ha podi-
Gabriel Blancafort Los dos instrumentos do ver realizada, que de ella tenia su
se encuentran en este momento en su arquitecto, José García de Paredes.
fase final técnica y en el principio de la Según su constructor «El gran órgano del
armonización, que consiste en un ajuste Auditorio Nacional asume la tradición
y definición sonora de los tubos, adap- del clasicismo centroeuropeo, con incor-
tándolos asi a las condiciones acústicas poraciones -sobre todo en el cuerpo
expresivo de la época
romántica y. siguiendo la evo-
lución histórica, los juegos y Josep Cotam
recursos actuales de vanguar-
dia. También se recoge la rica
tradición organera ibérica, tra-
tando de lograr la síntesis de
Debussy
todos los estilos menciona-
dos». Unos cuantos detalles
técnicos del órgano grande:
en la March
dos toneladas de peso de la Como de costumbre, excelentes las
estructura de acero, diecio- veladas musicales de la Fundación March,
cho toneladas de peso total, En el mes de octubre hemos tenido oca-
una altura de doce metros. A sión de asistir a un ciclo sobre la Obra
lo que hay que añadir una Completa para piano de Debussy a cargo
longitud de cinco metros y de dos artistas de la categoría de Almude-
medio en el tubo más grande, na Cano y Josep Colom, El ciclo tuvo un
cuatrocientas cincuenta y seis tono muy elevado, con momentos espe-
válvulas o ventillos. cuatro cialmente destacables como el del concier-
teclados (más un pedal), to inaugural en que Colom dio una memo-
setenta y un registros (dos de rable lección de mterprefacción debusssana
ellos partidos), once acopla- interpretando el II Libro de Preludios, las
mientos y dos trémolos y un Estompas, el Valse Romantique y Lo plus
total de cinco mil setecientos que íente.
tubos. Los presupuestos de Excelente también Almudena Cano y
los instrumentos han sido de notable Carmen Deleito, que junto con
83.600.000 pesetas para el Josep Colom tuvo a su cargo la obra para
Gran Órgano y 16.000.000 piano a cuatro manos. En una palabra,
para el de la Sala de Cámara. todo un acontecimiento artístico, no de los
A h o r a , d e n t r o de pocos de relumbrón y foto de artista con ministro
meses, los melómanos madri- o presidente de gobierno sino de los de
leños podrán disfrutar de un verdad. La Fundación March. que goza de
enriquecimiento de la vida una excelente dirección musical (y un
musical de la ciudad. excepcional servicio de información), ha
Montaje del Órgano en la Sala Sin¡oi«ca oei Auditorio Nocional dado una vez más en la diana.

Momentos musicales de L'Hermitage


Rene Martin -director del festival de Se trata de asistir a los ensayos, de parti- Leonskaya, Jean-Claude Pennetier, David
La Roque d'Antheron y director artístico cipar en los encuentros y en las conver- Geringas, Pierre y Pascal Moragues, más
de la Grange de Meslay- tuvo la idea, saciones que los acompañan. Situado en el Cuarteto Lmdsay, han tocado música
que se llevó a la práctica por vez pnmera un lugar paradisíaco, L'Hermitage es uno de Brahms y Schumann. Y a lo largo de
en 1986, de convertir L'Hermitage, en La de los mejores hoteles de Francia y dis- los meses pasados, han actuado artistas
Baule, en un centro musical de primer pone de un salón de buenas condiciones como Uuís Claret, Bruno Canino, Nikita
orden, atrayendo a él artistas de relieve acústicas, dotado de quinientas plazas. Magaloff, Maria Joao Pires, Agustín
para hacer música de cámara. Se trata de Durante tres días del mes de octubre Dumay, Krystian Zacharias, etc. Realmen-
algo más que asistir a unos conciertos. -12, 13 y 14- Boris Belkm, Elisabeth te una exquisitez.

SCHERZO
ACTUALIDAD

París sigue siendo París


Ciento cincuenta conciertos sinfónicos
no sigue siendo mala oferta musical ¿ver-
dad? Pues esa es la de París en esta tem-
ber Orchestra. otro Brahms con la
Orquesta de la Gewandhaus con Masur
al frente. Luego, cogido de aquí y de allá
Música
porada 1990-91. La organización de la
amplia y vanada temporada corre a
cargo de los teatros Chatelet y de los
nos encontramos con conciertos como
los de un programa Mozart con la Sinfó-
nica de Viena y Hamoncourt Rattle con
de Cámara
Campos Elíseos, de Radio France, de la la Orquesta de la Ciudad de Birming-
Orquesta de París y de la Opera de la ham, Mamner con la Academy-of-Saint- Muy bien pensados y montados los
Bastille. Para empezar tres ciclos de gran Martin-in-the-Fields. Gardiner y los ciclos de música de cámara
interés: La música francesa de Beríioz a English Baroque Soloists, Ozawa con la patrocinados por la Caja Postal y
Debussy (quince conciertos con obras de Nacional de Francia, Solti con la Orques- que se celebran en su sala de concierto
BeHioz. Saint-Saéns. Bizet, Chausson, ta de Cámara de Europa, Hartink con la del madrileño Paseo de Recoletos. 7.
Franck, D'lndy, Ravel y Debussy), con Staatskapelle Dresden. Dohnányi con la Esta es su Vil edición y estará
intérpretes como Pretre, Gardmer, Inbal, de Cleveland, Ciulmi con la de la Scala. dedicado íntegramente a compositores
Arrnm Jordán (los dos primeros con la Muti con la Filarmónica de Viena. etc. La españoles: Tomás Bretón, Ernesto
Philharmoma. el tercero con la Orquesta Nacional de Francia está dirigida por Halffter, Cabezón, Conrado del Campo,
de la Suisse Romande), un ciclo Beetho- Gary Bertini, Pinnock. Graf, Leinsdorf, Pedrell, Gaspar Sanz, Gurídi y Osear
ven con Jeffrey Tate y la English Cham- Conlon, Tchakarov. Klee, Leitner, Dutoit, Espía. Cada ciclo está formado
Sanderling, Pretre, por cuatro conciertos, salvo en el caso
Tate, etc. La Filarmó- de Sanz, Cabezón y del Campo, que
nica de Radio Francia, serán tres. Después de estos ciclos
en buena forma habrá otros dos, uno dedicado a
actualmente, actuará Pianistas españoles y otro a Mozart
dirigida por el polaco Entre los artistas participantes
Marek janowski, la de se cuentan los nombres de Joaquín
París -cuyo titular es Parra, Almudena Cano, el Grupo Sema,
Bychkov- tendrá el Cuarteto Gabrielli, el Cuarteto
como invitados a Ibénco, el Quinteto Bocchenni, José
Beño, Confon, Solti y Rada, Antonio Baciero, Eulalia Solé,
Krivine. Günther Her- Carmen Bustamante, Miguel
big dirigirá un con- Zanetti, Corostola, Agustín León
cierto a la Sinfónica Ara, Soriano,. Pinzolas, etc. El primera
de Toronto dentro de los ciclos, Tomás Bretón y
del ciclo de la su entorno, celebrado en octubne
Orquesta de París. A ha sido objeto de una introducción de
destacar la presencia, Andrés Ruiz Tarazona, critico y
con la Filarmónica de musicólogo, colaborador de SCHER-
Radio Francia, del ZO, incluyó obras para canto piano
gran violinista checo -con la soprano Maravillas Lozano, el
Josef Suk que inter- tenor Julián Molina y las pianistas
pretará el Concierto Aida Monasteno y Elisa Ibáñez-,
para viola y orquesta sus Cuatro piezas españolas para vioíín,
de Bohuslav Martmu. violoncello y piano -interpretados por
En resumen, una Ángel Jesús García, John Paul
temporada nutrida y Fnedhoff y Agustín Serrano-, y su
vanada, que nos ha- Cuarteto en re, que junto con el Allegro
ce pensar una vez de Rimsky-Korsakov y el Cuarteto en
más cuánto camino mi menor de Elgar, interpretó el
queda por recorrer magnífico Cuarteto Gabrielli, que lidera
en España. John Georgiadis.
Nikolaus Hamoncourt

Henze en los Apolo de Oro


El gran composrtor Hans Wemer Henze se encontraba en miados por su montaje de Don Giovanm para La Scala, Abba-
Bilbao durante los días en que tuvo lugar el IV Congreso do, mejor director; Kupfer, mejor director de escena y Plácido
Internacional de Teatro Lírico con objeto de recibir, de Domingo, mejor artista lineo, el último de los cuales grabó
manos de la Asociación de Teatros Líncos, el Premio Apolo de unas palabras de agradecimiento.
Oro al mejor creador operístico contemporáneo. Cuál no La gala de entrega de premios se completó con un concier-
sería la sorpresa de muchos asistentes al Coliseo Amaga to lírico a cargo de jóvenes promesas de canto, nacidas todas
cuando Henze en persona recogió eí galardón de mano del ellas en el País Vasco, y en la que ¡ntervenieron, por orden de
alcalde de Bilbao, Sr. Gorordo, haciéndose acreedor de un apanción. la soprano Ainhoa Arteta, la mezzosoprano Itxaro
emocionante aplauso. El resto de los galardonados, que se Mentxaca, el barítono Femando Belaza, el tenor Santiago
excusaron por su no asistencia, fueron Muti y Strehler, pre- Incera. el barítono Santos Aríño y la soprano Begoña López.

12 SCHERZO
ACTUALIDAD

PARÍS

Fausto se condena Una Manon


olvidada
París. Salle favart. 73/9190. Manon Lescou! de
Auber. Manon, Elisabeth Vidal: Des Gneux, Atsun
Gabriel, Herigny. Michel Phihppe; Lescaut. Andre
Cognet. C o n » del Teatnj Francés de la Música. S'n-
Fonieta de Picardía Director. Patnck Foumillier.

Se está intentando en Francia resca-


tar del olvido al compositor Auber
(1782-1871). En esta linea se inscribe
la primera reposición desde 1882 de
su Manon iescout (seis representacio-
nes en la Opera Cómica). En compara-
ción con las recreaciones de Puccini y
Massenet, esta otra Manon puede per-
manecer en el limbo operístico sin
daño para nadie. El libro de Scribe des-
troza materialmente la famosa obra de
Prevost y la música de Auber se halla
demasiado próxima al vandevitle.
La puesta en escena de David Free-
man combina el realismo dieciochesco
con elementos su realistas no siempre
justificados, En mi criterio, muy desa-
certado el momento en que Manon
canta sobre una mesa acompañando
La Cnndenocidn de Fausio en ef Jeoi.ni Chctelel FOTO-M.-N. ROñERT sus coloraturas con una guitarra. Y
también el acto de la Louisiana, de un
París. Teatro del Chatelet 29/9/90. Lo amdenaaón de Fausto de BeHioz. Margarita- Wlatraud Meter; Fausto: Michel exotismo convencional.
Myeri; Mellstófeles1 Monte Pederson; Brander1 Rene Schirrer. Coros del Teatro del Chatelet; Philharmonía
. Director John Elrcrt Gsrdiner Bien la Orquesta de Picardía y exce-
lente, Fournillier, tratando de sacar
Inauguración de una temporada pródi- de Fausto, mediante una afortunada adelante una música que se desliza
ga en acontecimientos musicales de alta caracterización. peligrosamente hacia la ramplonería
categoría en el Chátelet con cinco repre- El Coro del Teatro del Chatelet tuvo (preludios de primer y segundo actos)
sentaciones de la hermosa Leyenda dra- intervenciones excelentes (el famoso y que, salvo algunas excepciones (arias
de la carta y de la carcajada, dúo de
mática de Berlioz. Amén fugado, por ejemplo) y algunas
Manon con Herigny) carece de inte-
Planteamiento muy brillante en lo Ins- otras menos precisas (coro de paisanos, rés.
trumental y en lo escénico; con más coro de soldados y estudiantes). No es
desigualdades en lo vocal. necesano recordar el papel protogónico Elisabeth Vida! destacó por encima
de todos ios cantantes por su excelen-
Es difícil imaginar una orquesta más que Berlioz concede al elemento coral.
cia vocal y su capacidad para resolver
adecuada para traducir todas las sutilezas El tenor Myers tiene un timbre muy las inacabables coloraturas de su parte.
instrumentales y los violentos contrastes desigual: abierto y nasal, en centro y gra- El tenor Gabnel pareció un poco per-
dinámicos de esta obra romántica y total, ves; arriba, recurre con cierta frecuencia dido escénicamente (y no sólo en las
buena muestra de la extremosidad ber- y dudoso resultado al falsete (dúo con estepas de la Louisiana), c o m o el
lioziana. La Philharmonia fue el instru- Margarita, tercer acto). Al público no le notable barítono Cognet, que no con-
mento colectivo flexible y perfecto, gustó y manifestó clara y ruidosamente sigue dar el personaje. Ambos son
capaz de la levedad de los pianissimo y su criterio. El problema es que se ha ele- muy jóvenes, Phihppe, con su voz tem-
de los impresionantes fortissimo, sin dis- gido una voz inadecuada, demasiado líri- blorosa y sus repetidos recursos al fal-
sete, no puede con el papel.
torsión alguna. Al frente. Gardmer, un ca, para una personaje que exige en
músico de sólida formación barroca y muchos momentos un timbre de tenor JAAt
clásica, requerido con frecuencia por los heroico y ha de pasar un foso tan poten-
franceses para dmgir su repertorio. El te como el de esta obra. nar las tesituras altas conquistaron el
público destacó de modo inequívoco la El otro co-protagonista. Pederson, se favor del público. Es una lástima que
alta calidad de la base musical. halla dotado de un bello y poderoso tenga el extendido defecto de apianar
El monta|e escénico de Yanms Kokkos metal de voz -a veces de emisión algo cerrando la boca (ana del cuarto acto),
resultó neo, imaginativo y muy móvil. bruscas y otras poco audible- y de cierta porque cuando expande la voz canta
Algunas escenas, en verdad extraordina- desenvoltura escénica. Aún no es un bellamente (balada del rey de Tule, dúo
nas (baile de los elfos, escena de los fue- gran Mefistófeles. pero, dada su juventud, con Fausto).
gos fatuos, árbol del pacto); otras, de puede llegar a serio. Fue aplaudido con En fin, el discreto barítono Schirrer
resolución más dudosa (ascensión de bastante intensidad; pero las ovaciones y hizo un Brartder poco audible y poco
Margarita al cielo sobre un columpio). exclamaciones de entusiasmo se dingie- móvil,
Detalle inteligente: poner de relieve la ran a la mezzo-soprano Meier, cuya cali-
identificación de Berlioz con el personaje dad timbnca y su capacidad para domi- Julio Andradt Malde

SCHER¿O
ACTUALIDAD

PESARO

La vitalidad de un pequeño festival


dimensiones, dificultad orquestal y otro de los excelentes tenores rossima-
No es el de Pesara un festival que vocal, con un complicadísimo libreto de nos de nuestros días. En Ricciardo,
busque el éxito fácil, ni al aficionado de Francesco Beño di Salsa de moros y cris- Wilham Matteuzzi estuvo menos brillan-
repertorio, ni al sediento de voces his- tianos, Ricáardo e Zoraide es un tanto te que el año pasado en La Gazza
tóricas o a la poge, ni siquiera a los fons peculiar dentro del repertorio rossinia- Ladra, pera salvó con dignidad, aunque
de directores musicales estrella. Tampo- no. El espectáculo, como teatro, fue con bastantes irregularidades en el
co es una sancta sanctorum de intelec- bello salvo pequeños caprichos, tantas agudo, su titánico rol capaz de hacer
tuales haciendo de trauniaturgos sobre veces vistos, de Roriconi (como las ine- temblar a los tenores más capacitados
los restos de una música olvidada a la fables apariciones surgiendo del suelo, que en el mundo hayan sido. En Zorai-
que hay que resucitar por eso de que tan caras al director). Un panorama de, la prodigiosa (une Anderson estuvo
está de modo. En Pesara todo es vitali- desértico adornado escuetamente, en inenarrable en lo vocal. Hoy por hoy es
dad, alegría por devolvemos la maravilla ocasiones por palmeras, murallas... todo la segura heredera de Joan Sutheriand.
que es casi siempre el mundo sonoro sencillísimo, pero que mezclado con un ¡Qué vocalista! ¡Qué facilidad en las
de Rossmi, sus obras desconocidas, sus vestuario inspirado en el de las tribus coloraturas. los agudos, los filados!...
obras deformadas por el tiempo y los del centra de África y una luminotecnia Pero para su enorme desgracia la
caprichos en su primera belleza. sencillísima convíertieron el escenario Anderson es una cantante aburrida
del Teatro Rossini en una obra de arte hasta la saciedad, Sus malabarismos
Este año el ROF nos ofreció dos ópe- viviente. Pero Ronconi no es director vocales, su impecable técnica, no trans-
ras. Una, reposición; la otra, novedad de actores-cantantes y, a excepción del miten nada. Una maquinaria perfecta-
absoluta en nuestro siglo. La primera tenor Bruce Ford, de estupenda presen- mente capacitada para emitir sonidos
fue La Scala di Seto (escnta para el Tea- cia escénica y expresiva mirada, el resto maravillosos, pero fríos y sin alma. ¡Qué
tro San Moisé de Venecia y allí estrena- del reparto se limitó a moverse por la pena!. Muy bien la mezzo Gloria Scalchi
da en mayo de 1812) con dirección de escena cantando sus endemoniadas como Zomira, la esposa repudiada de
escena de Maurizio Scaparro, esceno- particellas sin prestar atención a su cre- Agaronte, una especie de antecesora de
grafía de Emanuele Luzzati y vestuario dibilidad dramática. Además, la apraxi- la Amneris verdiana. También musical el
de Santuzza Cali, que han creado un
espectáculo delicioso a base de vidrie-
ras coloreadas sobre puertas corredizas.
Pero opino que el sobno Scaparro es
un hombre demasiado serio y, tratando
de evitar los excesos burlescos a los
que han sido sometidas tantas óperas
de Rossini, cae en el defecto opuesto.
Con todo, una dirección concienzuda,
aunque carente de chispa. El elenco
vocal era casi todo de gente joven. En
Giulia, la soprano Nucia Focile no estu-
vo cómoda; su voz de hermoso timbre
y su más que correcta escuela no son
idóneas para Rossini, pero salvó su
parte con más que dignidad. El veterano
Oslavio di Credico fue un Dormont
correcto. El resto del reparto no tuvo
interés excepto Paolo Gavanelli en Ger-
mano, que con una voz bien timbrada y
una enorme vis cómica se llevó el gato
al agua de la representación. La
Orquesta Sinfónica de la RAÍ de Turln,
a las órdenes de Antonello Allemandi
sonó bien, pero sin ese toque de mági-
ca exuberancia que requiere el Maestro mación de Ronconi al texto con claras Ircano, el padre de Zoraide, de Giovan-
de Pesara. referencias a la ocupación blanca del ni Furlanetto en su corta intervención.
continente negro, al exterminio de las Excelente el Coro Filarmónico de Praga.
El desafio de este año era la resurre- razas autóctonas por los depredadores La Orquesta del Comunale de Bolonia
aún de Ricaardo e Zofoide, una novedad europeos no creo que venga a cuenta es una buena agrupación de foso, pero
absoluta en este siglo, un nuevo reto con un relato más o menos heroico de careció, en manos de Chailly, de esa
que Pesara ha afrontado con idéntico pnncipios del siglo XIX. levedad aristocrática que requiere la
nesgo que en /' wcggio a Reims, Mao- El reparto sufnó un descalabro, apa- partitura. Sonó bien, pera demasiado.
metto /', Bianco e Falhero y Ermione, cua- rente, cuando se anunció que el tenor El maestro Chailly estuvo especial-
tro perfectas desconocidas que hoy Chris Mernt había tenido que suspen- mente desafortunado. Su dirección
pasean por el mundo su palmito, en der su actuación como Agaronte, el tre- careció del estilo que requiere una
absoluto ajadas por el paso del tiempo. mebundo rey negro de la ópera, e iba a música como la de Ricaardo e Zoraide.
Riccardo e Zoraide es una ópera estre- ser sustituido por Bruce Ford, que fue Todo fue premioso, grandilocuente, en
nada en Ñapóles el 3 de diciembre de una estupenda sorpresa. Poseedor de fin, abumdo... y aburrir al respetable con
1818. tras el éxito de Masé en Egitto y una voz pequeña, el cantante la maneja Rossini es pecado de lesa música.
antes de ese estupendo tour cíe forcé con total acierto en todos sus registros
que es Ermione. Obra enorme en y ya es, si de muestra vale un botón, Francisco José Villatba

/45CHERZO
ACTUALIDAD

ESTADOS UNIDOS

Opera en Santa Fe
a Opera de Santa Fe Marilyn H o m e hizo su
L en Nuevo México
suele presentar una
ópera de Richard Strauss y
presentación en Santa Fe
en una edición en italiano
del Orfeo y Euridice de
también algún estreno Gluck. Su director, Lawren-
americano o mundial ce Foster. mezcló la partitu-
(Yermo de Villa Lobos en ra de Beriioz de 1859 para
1971) y los otros tres títu- Paulme Viardot y la edición
los son una ópera barroca de Ricordi de 1889. La
y dos clásicos. estructura del primer acto
Cosí fon tune es popular se basa en el estreno de
en Santa Fe. Este año fue París de 1774 y el segundo
montada con los atractivos en las cuatro versiones con
decorados de época de visos de autoridad. Home
Andrew Jackness. Estuvo cantó Chamo il ben cosí con
cantada por cuatro jóvenes fuerza emocional y acabó el
americanos y dos vetera- primer acto con Addio miei
nos, con dirección de sospin, la versión Viardot
Johna Fiore, estando más completa, con su ornamen-
conseguido el segundo tación extremadamente
acto que el primero en el difícil. Aunque algunas de
aspecto dramático, Don las notas se extraviasen, es
Alfonso (Claude Corbeil) y difícil pensar en alguien más
Despma (Judith Chírstin) capaz de cantar el ana con
fueron caricaturas y, del tanta pencia. Estuvo justa y
resto del reparto, sólo des- efectiva en Che puro del y
tacamos a Mark Thomsen más animada en Che foro.
por el humanismo que Benita Valente fue una Euri-
aportó con su Ferrando. dice adorable y límpida, evi-
¡udith fue estrenada en dentemente angustiada por
1985 en la Komisch Oper tener que dejar su felicidad
de Berlín Este. El libreto de en los campos elíseos,
Matthus se basa en la trage- Tracy Dahl, como Amor,
dia de Friedrich Hebbel y fue lo más flojo de la pro-
textos del Antiguo Testa- ducción, con su voz tem-
mento. La judith de Hebbel blona. Bajo la impresionan-
es una mujer frustrada por te coreografía de Kimi
un matrimonio no consu- ^^^_^_ Okada. los bailarines de la
mado. Su deseo de matar a fOTOHAVNES Oberlm Dance Company
Holofemes se mezcla con de San Francisco estuvieron
Víctor Broun como Hotofemes en
su deseo por él. Condenada finalmente completamente bien. La primera de las
por su pueblo, se suicida. Una histona danzas presentaba el inconveniente de
Victor Braun estuvo soberbio, con- no ofrecer pastores y pastoras. La
sangrienta con una producción fuerte y venciendo con las maravillosas inflexio-
sangrienta de David Alden. Paredes Danza de las Fuñas estuvo atlética, la
nes y la fuerza de las torturas de Holo- de los Espíritus benditos, clásica, y la
ensagrentadas. mesa de torturas, judrth femes, no sólo su maldad. Si los pape-
agonizando. El ejército babilónico vesti- Chacona, moderna. La dirección escé-
les individuales estuvieron bien nica de Lamont Johnson se ocupó de
do con uniformes de la I Guerra Mun- servidos, muchos de los coros fueron
dial... La música es atonal. pero accesi- contrastar la austeridad visual de
incomprensibles. Horne. Hizo que Orfeo llegase a los
ble, con ocasionales reminiscencias de Miriam Gaucí tuvo un canto natural
Strauss y más aún de Berg. Hay unos Campos Elíseos en una barca y luego
en la Mimí de Lo Boftéme y fraseó de cuatro espíritus se encargaron de sepa-
pocos momentos de melodismo pero forma y clara y encantadora, en tanto
no persisten, y mucha percusión. Step- rarlo de su amada. Las sombras, en
el Marcello de Gaetan LaPerrier tuvo especial las de muñecos javaneses suje-
hanie Sundme y Víctor Braun dieron calor. En cambio. Richard Drews como
dos interpretaciones poderosas de dos tos por el coro, fueron efectivas contra
Rodolfo, careció de lirismo. El montaje, el fondo plano. Foster dirigió con clan-
almas atormentadas. Sundine es alta y en tonalidades marrones, fue agradable
delgada y aunque la voz no es grande dad y sensibilidad.
y Crosby dingia con control.
está bien proyectada y es penetrante.
Su canto fue consistente en la tesitura Un Anodne auf Naxos. cantada en
aguda. Como actnz estuvo dramática y inglés y alemán, tuvo sus puntos más
convincente. interesantes en las interpretaciones de
Alessandra Marc (Ariadne) y Ben
Heppner (Baco). Jeffrey C. Smitb

SCHERZO 1.5
ACTUALIDAD

ALICANTE

Una de cal y otra de arena


D el pasado 21 al 30 de septiembre se
celebró en Alicante la VI edición del
Festival Internacional de Música Con-
temporánea. Como cada año el evento
nal de España actuó con una entrega inu-
sual en las orquestas españolas cuando de
un programa de música contemporánea se
trata, aunque no reúna aún el nivel exigible
so debido sobre todo a la desmesurada
duración de la mayoria de las obras del
programa, aunque hay que destacar el
buen nivel interpretativo, sobre todo en
centró su atención en las más vanadas a la que se supone la primera gran orques- lo que a flauta se refiere. El conjunto bri-
manifestaciones de la música española, así ta española. José Luis Temes se mostró tánico Aquarius, con Nicholas Cleobury al
como en la presentación en nuestra país correcto en su interpretación, si bien hay frente, subió el listón de una forma sensa-
de destacado; autores e intérpretes inter- que tener en cuenta la lucha que tuvo que cional, ofreciendo dos conciertos centra-
nacionales. La Orquesta Nacional de Espa- mantener contra el viento reinante en el dos en la música inglesa, pero en los que
ña bajo la dirección de José Luis Temes espacio descubierto en el que tuvo lugar también tuvieron cabida el estreno de
abrió el Festival sumándose al homenaje el concierto. El mismo director al frente de Necesidad y Azar de Alben Uanas, obra
que desde diversas instituciones viene la misma orquesta repitieron homenaje, ganadora de la última edición del Premio
ofreciéndose a Cnstóbal Halffter y a Luis pero en esta ocasión a los Músicos Alican- Ciudad de Alcoy y que pasó por ser uno
de Pablo en su sesenta aniversario. La idea tinos en el V Centenario de la Ciudad. El de los mejores estrenos del Festival.
del concierto era ofrecer una de las prime- concierto del domingo 23 ofreció uno de Como desafortunado contraste en medio
ras obras orquestales de cada autor junto los puntos más interesantes en el Concierto de los conciertos del grupo Aquanus tuvo
a otras de m u / reciente creación. Así para guitarra de Joan Gumjoan, una obra lugar la actuación del conjunto Cosmos
sonaron Tombeau (1963) por Luis de admirable en cuanto a su realización, mag- que evidenció delante del público general
níficamente solventada en la una ausencia de calidad suficiente para
interpretación de Ignacio participar en un certamen que quiere lle-
Rodes. Joan Guinjoan trabajó var la aureola de internacional.
con minuciosidad la escritura,
Lo mismo se podría decir del pianista
extrayendo del instrumento un
uruguayo Humberto Quagliata, un intér-
atractivo abanico de sonorida-
prete de unas deficiencias técnicas alar-
des. Al compositor de Rui-
mantes, que sin embargo pasa ante la cri-
doms se le achaca de vez en
tica como un virtuoso del piano contem-
cuando cierta simpleza formal,
poráneo. En la interpretación de obras tan
pero resulta evidente que su
difíciles como A la memoria de Joaquín
enorme musicalidad, forjada
Turina de Luis de Pablo o la Cadencia de
en la interpretación del piano,
Cristóbal Halffter hizo agua en t o d o
la dirección orquestal y la pro-
momento.
pia composición, le proporcio-
nan unos resultados inalcanza- Una de las más grandes sorpresas del
bles para otras músicas de una Festival la constituyó la actuación de
supuesta mayor complejidad Quartet de bec "frullato" que mostró con
teórica. La Orquesta Ciudad enorme ngor las inmensas posibilidades
de Barcelona, al igual que su del cuarteto de flautas de pico en la músi-
director Edmon Colomer, cau- ca contemporánea.
saron una grata impresión, El fin de semana deparó alguna de las
destacando sobre t o d o la sesiones más interesantes por el atractivo
soberbia sección de metales concierto del Laboratorio de Informática y
del conjunto y las buenas Elctrómca Musical del CDMC. así como
maneras y seguridad de su por el estreno de las dos obras más inte-
batuta. resantes del Festival: Comente cautiva de
David del Puerto y De sol a sol de Jacobo
Dentro del apartado que Durán-Longa. Comente cautivo presenta
todos los años dedica el Festi- un discurso impecable exhibiendo, ade-
val a los espectáculos multi- más la inusual virtud de poseer un talante
media le tocó el turno a la moderno en una escena musical caracteri-
ópera radiofónica Es ¡amos en zada fundamentalmente por los neos y las
el aire de Juan Pagan. Escnta a continuas revisiones del pasado. Dentro
pon Gutnjoan estrenó su conoerto poro guitarra y orquesto. partir de un libreto de Leo- de esta última linea, la obra de Jacobo
Pablo, una obra de rareza extraordinaria poldo Alas, Estamos en e/ aire no viene a Durán-Longa desarrolla un lenguaje inteli-
dentro del contexto de la música española aportar nada sustancialmente nuevo a gente, fundamentado sobre todo en la
de aquellos años y Microformas (1960), este tipo de espectáculos, a no ser ciertos invención continua. La Orquesta Sinfónica
página de concepción más clásica en lo timbres de dudoso gusto. Se supone que del Rhm-Mulhouse, bajo la sobna batuta
que a estructura y tratamiento orquestal el empleo de la tecnología ha de ser para de Luca Pfaff, realizó una sensacional
se refieren, pero de una impecable factura. buscar cosas distintas de las que nos pue- interpretación de ambas obras, comple-
El concierto se completó con Preludio ó den ofrecer los medios convencionales y tando los programas con clásicos del siglo
Némesis de Cristóbal Halffter, adscrita al no para repetir lo de siempre pero de XX. Mención especial merece el flautista
más puro último estilo del autor y con una forma enrarecida. Pierre-lves Artaud quien demostró
Une Colear... de Luis de Pablo, una especie ampliamente su condición de intérprete
Tras el segundo concierto de la
de concierto para saxofón que tuvo en el de primera linea en la magnífica Erosión
Orquesta Ciudad de Barcelona le tocó el
solista Daniel Kientzy a un excelente trans- de Y. Taira.
tumo al dúo de flauta y piano formado
misor de la preocupación melódica del por Elisa Ibáñez y Juana Guillem, respecti-
compositor bilbaíno. La Orquesta Nacio- vamente. Presentaron un concierto tedio- Manel Rodeiro
16 SCHERZO
ACTUALIDAD

ANDORRA/CATALUÑA
Massenet
Grandes nombres en Andorra poco habitual
Sabadell. Teatre de La Fa/andula 3 y 5 de Octubre
Este año ha iniciado su andadura el que el recital se anunció para el mismo de 1990 Massenet, Don Quijote. Valéne Marertin,
Jean Ptiilippe Courtis, Jean Mane Frémeau, Orques-
Festival Internacional de Música y Danza local que el de Kraus, Teresa Berganza tra Sinfónica bel Vallé;. Cor Amms de l'Apera de
de Andorra la Vella que va a configurar la exigió finalmente una sala de menor capa- Sabadell. Dtor.: Fredenc Chaslin
oferta musical del Principado de Andorra, cidad, pero con una acústica más acepta-
para contentar a la afición amante de la ble, para su presentación en Andorra. El Dentro del ciclo Opera a Catalunya, se
ópera y de la música en general que este recital comenzó por la segunda parte del ha ofrecido en Sabadell, y postenor-
país tiene. Aun asi, se precisa un apoyo programa, con canciones de Alessandro mente se repetirá en otras localidades,
mayor de la administración andorrana Scarlatti, en las que Teresa Berganza no una obra tan poco habitual como es el
para que estas iniciativas se realicen en las estuvo muy convincente: se notaba un Don Quichotte de Jules Massenet que si
mejores condiciones posibles: hacen falta evidente esfuerzo en el agudo y una frial- no es de las más conseguidas del autor
un teatro y una oferta operística más dad que poco tenía que ver con lo que francés, si tiene suficientes méritos para
consistente, problemas que parece que después oiríamos. El cambio se produjo representarse cuando pueden conjun-
se solucionarán en el f u t u r o . De con las canciones de Ferran Sors, un com- tarse un grupo de cantantes-actores y
momento los defectos los compensa la positor por el que la mezzo-soprano una producción coherente: éste es el
indiscutible calidad de algunos de los madrileña demuestra una predilección; las caso del espectáculo ofrecido en la
intérpretes del festival de este año: el pia- cantó de una forma absolutamente mem capital vallesana con una producción de
nista Paul Badura-Skoda, Teresa Berganza orable, con una increíble elegancia en la Adami/Opera Eclate, del Festival de
y Alfredo Kraus. edicción que también mantuvo en La Saint-Ceré, que si no era vistosa y des-
regata Veneziana de Rossmi. lumbrante, sí que enmarcaba adecuada-
La primera de las actuaciones que des-
mente, en la mayoría de las escenas, las
pertó un interés generalizado fue el reci- La segunda parte del recital siguió en la aventuras del caballero de la triste figu-
tal del tenor canario Alfredo Kraus. que misma línea: las canciones de García Leoz ra, con una gran mesa en primer plano,
ya se presentó en Andorra, donde reside, y Joaquín Nin fueron otra muestra de la cambiada al final, que, aprovechando un
el año pasado. En este recital dio el perfecta dicción de Teresa Berganza. En hábil juego de luces, permitía desarro-
mismo programa de su última actuación las de Falla, su voz sonó de una forma llar la acción de los cantantes y el movi-
en Barcelona que empezaba con obras totalmente segura en el agudo y rotunda miento del coro, dando vida a la esce-
de Massenet Duparc y Bizet La voz del en el registro central. Aquí acababa, en na, dirigida con gran acierto por Ariel
tenor estaba aún algo fría, sobre todo en teon'a, la fiesta, pero Teresa Berganza a García Val des.
el registro grave y como el público des- impulsos de las ovaciones añadió seis
conocía estas canciones y las nefastas bises, empezando con el aria Di tantí pat- Los cantantes actores, que no actores-
condiciones acústicas de la sala dificulta- piv del Tancreé de Rossini. cantantes, se mantuvieron a un buen
ban la audición, el inicio fue un poco des- nivel de corrección y pro fes i o na I i dad;
El tercer nombre de especial relieve en Valerie Marestin, con una voz amplia y
lucido.
el Festival de Andorra era el de Paul proyectada, aunque no muy bella, supo
Con Tosti, un autor cada día más Badura-Skoda, cuya presentación en desarrollar el inconstante personaje de
popular gracias a que ahora muchos Andorra tuvo lugar con un programa Dulcinea a su lado Jean Philippe Cour-
tenores vuelven a interpretar sus cancio- basado en obras de Mozart, Schubert, tis compuso un Don Quichotte, al prin-
nes, Kraus consiguió conectar mucho Haydn y Beethoven. Badura-5koda. que cipio dubitativo, pero a medida que se
mejor con el público, sobre todo con se ha destacado por sus grabaciones con iba calentando la voz, fue mejorando,
Segreto y L'alba separa dolía luce /'cimbro, piano forte, tocó con un piano conven- resaltando la declaración amorosa,
en las que dio una lección de dicción cional. Empezó con la Fantasía para piano dicha con intención, con una voz poco
clara y brillante. Mejor fue aún la segunda en Do KV 475 de Mozart una obra casi brillante, aunque suficiente y una ver-
parte, en la que rozó la perfección más prerromántica y que Badura-Skoda inter- sión del role algo intimista; con una voz
absoluta como siempre con las obras de pretó de una forma técnicamente muy que sin ser excesiva era de mejor cali-
Falla, Mompou, Nemesio Otaño, Obra- purista pero poco adecuada para el ins- dad. Jean -Mane Frémeau supo crear
dors y Tunna, un total dominio de la voz. trumento con el que en ese momento un Sancho a la vez burlón y humano,
especialmente del agudo; en las de Turi- tocaba. Luego tocó la Sonóte? en Si bemol sin excederse. Completaban el reparto
na, el tenor canario supo extraer de D. 960 de Schubert, que resultó más los cuatro amantes de Dulcinea muy
forma conmovedora toda la belleza de convincente pese a la versión poco orto- conjuntados.
las partituras. Para los bises, Kraus eligió doxa que dio de ella. En la segunda parte
En cuanto a los cuerpos habituales, des-
tres obras poco comprometidas pero el pianista alcanzó un arto nivel estilístico
tacar la gran actuación del Cor deis
suficientes para un público dispuesto a con las Vanaáones sobre el üed de' Empe-
Amics de l'ópera de Sabadell. en lo que
abandonar pronto la sala: el ana II lamen- rador de Haydn, obra que, dijo, tocaba
considero la mejor de sus actuaciones;
to di Federica de L'Arlesiana de Ciléa. la aquella noche con 'un sentimiento espe-
junto a ellos el maestro Frédéric Chas-
canción Stomeífc?t/ice de Respighi, y la jota cial", aludiendo a la reunificación alemana.
lin, al frente de la Orquesta Sinfónica
del Trust de 'os Teñónos. Kraus demostró El programa del concierto acabó con la
del Valles, en una versión que tuvo
que, además de estar en plena forma, Sonata N." 32 en do, op. 111, de Beetho-
fuerza e intensidad, a la que encontra-
sigue siendo uno de los tenores más des- ven, de la que Badura-Skoda dio una ver-
mos a faltar en algunos momentos un
tacados de nuestro tiempo. sión más romántica y acertada. Badura-
mayor refinamiento.
Skoda tocó además el Adagio para armó-
Creemos que estas representaciones
Acompañó a Kraus el pianista Edelmiro nica de cristal de Mozart, que fue sin duda
son un ejemplo de calidad media para
Amaltes que, tal como acostumbra, no lo me|or de la noche y el Impromptu N.°
llevar la ópera a muchos lugares de
pudo evitar varios errores de digitaliza- 6 de Schubert, resuelto de igual forma
nuestra geografía.
ción. que la Sonata en si bemol
Otro recital estelar fue el de Teresa Albert Vilardelt
Berganza, el 5 de octubre. A pesar de More Heilbron
SCHERZO 17
ACTUALIDAD

Espectacularidad
sonora Monumental friso sonoro
Torroella de Morugd (Girana), 5 de octubre
Réquiem a la memono de Salvador Espnu de Xavier Gemika (oratorio) de Gorka Sierra. Orquesta Sinfónica y Sociedad Coral de Bilbao. María )osé Sánchez,
Benguerel Orquesta Sinfónica y Coro del Gran Tea- Inmaculada Martínez. Itxaro Mentzaka. Javier de Soiaun y Luis Alvarez. Dirección Odón Alonso.
tro del Uceo. Solistas: Enriqueta Taires, Sop., Nelmel
Martínez. Mezzo. Eduard Giménez, Ten , Carlos del periódico La Vanguardia para organi-
Cnausson y Lluls Llach, bar. Dirección: Romano Gan-
dolfi. zar una segunda audición en Barcelona.
A pesar de no llenarse totalmente el
Encontrar una vía cor) ¡a que su músi- Palau de la Música, !a audición de Gemi-
ca llegue al público, ha sido y es una de ka no dejó de ser un acontecimiento
las preocupaciones básicas de Bengue- notable, ya que supuso por una parte
rel. De este modo, en sus treinta años admirar a unos magníficos solistas voca-
de labor, el compositor ha buscado el les como las sopranos María José Sán-
camino de la comprensibilidad de sus chez -voz realmente importante para el
repertono contemporáneo- e Inmacu-
partituras en los textos de los poetas,
lada Martínez, así como la mezzo, Itxaro
entre otros, Llull, Salinas, López-Picó, Mentxaka, el tenor Javier de Soiaun y el
etc., luego, como consecuencia, la lógica barítono Luis Alvarez. 5m embargo,
de su pensamiento le ha llevado al culti- también impresionaron por la belleza
vo de la gran forma lírica -la ópera y el de su empaste vocal y la segundad de
oratorio- o incluso hacia poema coreo- su canto las corales integradas en la
gráfico, como si con ello, el músico qui- Sociedad Coral de Bilbao, así como la
siera plasmar la realidad física, corpórea, correcta labor de la Sinfónica bilbaína.
del sonido de sus partituras. Viendo esta Todos ellos colaboraron decisivamente
trayectoria de Benguerel, puede afirmar- para que la música de Gorka Sierra
se que su Réquiem es una prueba más tuviera una buena acogida.
de la coherencia de su ¡deario estético, Ciertamente, en Gemika se manifiesta
o incluso de una actitud muy suya, un temperamento creativo de conside-
corno es la de editar que su labor fuera rable magnitud que ha asimilado a
o se convirtiera en un acto puramente fondo el proceso estético que va desde
gratuito. Así, consciente de la significativa los románticos hasta la más solvente
tradición en la que, como género musi- tradición contemporánea. Los recursos
cal, está inmerso el Réquiem y teniendo compositivos son utilizados, pues, con
muy en cuenta unas aportaciones tan verdadero conocimiento, para conferir a
importantes como las realizadas por la música el preciso toque de grandilo-
Verdi, Bntten o Penderiki, Benguerel cuencia y contrastarle con un sincero
sentimiento poético, con lo cual se logra
personaliza su obra con el verso de Odón Alonso captar la atención del auditor a lo largo
Espnu, el poeta catalán que más ha de toda la obra. Otra virtud de la obra
meditado en el tema de la muerte, para Como escuchó Bilbao a primeros del es su contenido dramático, el cual, más
posibilitar un mayor impacto ante el presente año, ahora, a pnncipio de esta que centrarse en la tragedia que vivió la
auditor. temporada, los barceloneses han cono- población de Gernika, se presenta
Un impacto, que, desde la vertiente cido y aplaudido Gemika una ambiciosa como un alegato contra la violencia por
pragmática, potencia con la presencia y página sinfón ico-coral del compositor lo que significa de degradación de la dig-
la voz de Lluis Llach, el cantautor que vizcaíno Gorka Sierra. Ciertamente, nidad humana. En verdad, momentos
por sí solo llena estadios. Ciertamente como se afirmaba en el programa de como el inicio de la obra, el pasaje que
no cabe la indiferencia ante el Réquiem mano, el esfuerzo de los intérpretes describe El rumor del viento se llenó de
para estrenar esta extensa partitura no espanto o el Locrymoso a modo de fuga,
de Benguerel, tan espectacular en efu-
podía limitarse a una sola audición y impresionan por la grandeza y validez
siones y contrastes sonoros, como hie- para ello se recabó la colaboración de la
rático en su tónica expresionista o inclu- de su música.
Diputación Foral de Bizkaia, el Banco
so abigarrado en procesos compositivos. Bilbao-Vizcaya y la ONCE, así como la
Sin embargo, en su música, el trasfondo
humano de la misa de difuntos, así
como la metafísica espnuiana, resultan y defender esta última obra de Bengue- intervenciones de Carlos Chausson. el
difíciles de descubrir, ya que en ella pre- rel, Asi, puede decirse que Romano matiz admirablemente calibrado de
domina más la exteriorización sentimen- Gandolfp tuvo en la orquesta y e( coro Eduard Giménez, así como la musicali-
tal y el sentido, hasta cierto punto plásti- del Liceo a los colaboradores puntuales dad de la mezzo Nehbel Martínez.
co, del ritual litúrgico. De alguna manera, y precisos para conferir eípectaculandad En definitiva, el Réquiem supone un
la partitura cumple con la máxima efica- a la música. Asimismo la intervención de nuevo hito en la carrera de Benguerel y
cia con todos los requisitos necesanos Llach, tan alejada a sus estilos habituales, así lo entendieron tanto el público de
para pasmar al auditor y mostrar a la vez destacó por un notable apasionamiento. Torroella, como el de Barcelona al escu-
la solidez de un oficio musical. En cuanto al cuarteto de solistas vocales, char una versión inmejorable y verdade-
No obstante, seria injusto silenciar la sobresalieron la calidad excepcional de ramente clanficadora de la obra.
incansable y entusiasta labor de todo el Enriqueta Tarrés, con un lirismo fácil y
cuadro de intérpretes para indentificanse siempre tenso, la nobleza y fuerza de las F.T.B.
7#SCHERZO
ACTUALIDAD

Un Don Giovanni germánico


Barcelona. Gran teatro del Liceo. Mozart, Don Grovanm. Intérpretes: Thomas Alien (Don Giovanm): Eva capacidad de fraseo; Sawallisch parecía
lohansson (Doma Anna), Mariana NICOIMCU (Donna Elvira): Alejandro Ramírez (Don Ottavio); Heimi/t Berger- respetarle más que a los demás aunque
Tuna (Leporello); Georgina von Benza (Zedma); Oinstian Bosch (Masetto): Maníred Schenk (El Comendador).
Orquesta Y Coro de la Bayensche Staatsoper de Munich Dir. del coro: Udo MehrpoN. Dir. c*e la orquesta: Wolf- le empujara con un tempo un poco
gang Sawallisch Producción: Bayensche Staatsoper de Munich. Escenografía y vestuario. Júrgen Rose. Dirección rápido en ambas arias (pues cantó las
escénica: Günther Rennert, realizada por Ronald H. Adler.
dos, como es /a habitual). Aparte de
sus despistes, el Masetto de Christian
uando se espera mucho de un a comer a Donna Elvira, hacia el final de
C espectáculo, si éste no logra col-
mar las expectativas se produce un
cierto desencanto, aun reconociendo la
la obra, se limita a echarle un mendrugo
de pan al suelo). Como cantante posee
una indudable personalidad y la voz, sin
Boesch cantó bien y se movió creíble-
mente, y el Comendador de Manfred
Schenk resultó vocalmente soberbio y
teatral mente eficaz.
calidad general del mismo. Algo as! fue ser muy bella, es suficiente y tiene buen La dirección escénica, muy eficaz, se
lo que ocurrió con el Don Govanni con color, aunque lo pierde un poco por preocupó de hacer comprensible todo
el que se presentó en el Liceo la Baye- fatiga hacia el fnal de la obra. Su atter el argumento y resolvió con mucha efi-
rischer Staatsoper, con sus efectivos al ego. el Leporello de Helmut Berger- cacia la escena de la fiesta en casa de
completo, incluyendo orquesta y coro y Tuna, aunque tiene una voz de timbre Don Juan; las tres orquestas estaban en
buen reparto, encabezado por el insig- más que notable, canta de un modo el escenario, con lo que su interacción
ne director de orquesta Wolfgang muy germánico, con algunos desniveles se apreciaba perfectamente.
Sawallisch. de emisión y ade-
Apresurémonos a constatar que pre- más masticando los
cisamente fue su presencia al frente de recitativos con muy
la orquesta (y al clave en los recitativos) poca gracia, algo en
el elemento más positivo del conjunto y lo que incurrieron
que la orquesta, bajo su batuta, nos dio casi todos los per-
un Mozart de enorme calidad, rico en sonajes del reparto.
matices y de una transparencia instru- Justo es reconocer
mental fabulosa en la que refulgían las que, sin embargo,
bellas combinaciones tímbricas que son cantó el aria del
la base y estructura de toda la obra. catálogo con mu-
¿Por qué, entonces, esa leve decep- cha perfección.
ción ante el Don Govonnt que nos ofre- Eva Johansson
ció el Liceo? Pues porque era un buena tiene un timbre
representación pero no la maravillosa dramático que pa-
función que cabia esperar en vista de la rece bastante efec-
magnífica versión orquestal que escu- tivo para e! pa-
chamos. Mucho nos tememos que pel de Donna
Wolfgang Sawallisch ha primado en Anna, aunque le
exceso la parte orquestal de la ópera. falta elegancia; su
Enfrascado en extraer de la orquesta Non di mir, resultó
los más refinados efectos, tapaba a los mediano, pues sol-
cantantes casi constantemente y descui- ventó sus dificulta-
daba sus entradas hasta el punto que se des sin esforzarse
perdieron con frecuencia, a veces ligera- mucho en ello.
mente, como Thomas Alien, Mariana Mariana Nicolesco,
Nicolesco o Helmut Berger-Tuna, y cuyas Traviatas en
otras veces reiteradamente, como el Liceo siempre
Christian Boesch en el papel de Maset- llamaron la aten-
to. En general la ópera parecía poco ción por su Cempo
ensayada y algo deslavazada, aunque anárquico y ca-
por supuesto, se desarrolló siempre en prichoso, insistió
un buen nivel medio. Como además la en ese defecto, _, ,„ ,, ,
, Tilomas Aden y Heímut Befger-runo en el Don Govanni efe/ uceo
producción, con un vestuario de poco
interés y unos decorados en su mayoría mostrando una
El caior reinante y la longitud de la
bastante feos, resultaba poco brillante, cierta desigualdad en el timbre, aunque
obra no favorecieron tampoco el éxito
el efecto general fue sólo mediano y es cantó sus anas con corrección. Muy
de público que se podía haber alcanza-
lógico que decepcionara un poco a agradable resultó Georgina von Benza
do; no es éste país para celebrar sesio-
quienes esperaban una representación en el papel de Zerlina, cantado con
nes de altura en locales cerrados antes
poco menos que celestial. sencillez y elegancia, pero faltándole
del fin del verano. Con todo, hubo bra-
quizá algo de esa malicia tan latina del
La dirección de escena convenció a vos para todos los intérpretes al térmi-
personaje.
Thomas Alien para que su Don Giovan- no de la ópera, y sobre todo un tributo
Alejandro Ramírez fue acaso, como
ni resultara no sólo poco simpático, sonoro a la sutil y exquisita labor del
Don Ottavio, eí que tuvo un nivel más
sino incluso con excesivos ribetes de director de orquesta.
homogéneno. con una dicción clara, voz
brutalidad (hasta el punto que al invitar Roger Alier
agradable y razonablemente potente y

SCHERZO 19
ACTUALIDAD

MADRID

Novedades en Ibermúsica En espera


Importante es la palabra que mejor con la Coricertgebouw, que dará la
de Comissiona
puede definir el ciclo de la temporada Quinta -hace unos años el mismo direc- Teatro Monumental. I I de octubre. RTVE Antoni
1990-91 de Orquestas del Mundo, que tor y orquesta hicieron la Tercera en el Ros-Marbá (director). Ennc Sena (barítono}, jeannine
organiza Ibermúsica. En primer lugar Teatro Real- y de Hans Vonk, que con Altmeyer (soprano).
por la calidad artística de lo que se ofre- la Orquesta de la Residencia de la Haya Programa difícil, por la disparidad de
ce y en segundo lugar por el hecho de dará la infrecuente Sexto Sinfonía. Nove- propuestas, éste de inauguración de la
presentarse en dos series -A y B- de dosa la presencia de Muti con una gran temporada 90-91. En él, Antoni Ros-
doce conciertos, lo que lo hace más orquesta, la Filarmónica de Viena, aun-
Marbá se vio comprometido en la tarea
asequible. que el programa no pase de ser un
tanto convencional -Sinfonía No.36 de de conferir unidad a un programa inte-
Hay que destacar la calidad de las grado por obras de Wagner, con Falla y
batutas invitadas: Cario Mana Giulini, Mazarí y Noveno de Schubert. Muti
hacía muchos años que no venia a Espa- Claudio Prieto c o m o circunstaciales
que viene dos veces, en noviembre (5)
con la orquesta de la Scala, y en marzo ña. Lo hizo en los años setenta y setenta compañeros de viaje. El Prólogo de Atlán-
(19), con la Philharmonia, Bemard Hai- y dos con la ONE. Giulini, por su parte, íido de Manuel de Falla desgajado del
tink, Gerinady Rozhdestvensky -dos intepretará a Beethoven- sinfonías Sexto resto de esta composición admite este
y Séptima- con la Orquesta aislamiento por ser uno de los fragmen-
de ia Scala, y a Brahms -Ter- tos en que la autoría de Falla es incues-
cera y Primera- con la Philhar- tionable. N o lo fue tanto la bondad de
monia. Mehta dirigirá una
su interpretación, atronadora en exceso.
Quinto de Mahler, una obra
que ya hizo en Madrid en El ambiente se caldeó con la Sinfonía
otras ocasiones. Ashkenazy, N.a I de Claudio Prieto. Según su autor
con la Royal Philharmonic, la obra enfrenta a una amplia formación
hará una obra inédita en orquestal y a otra vocal, como si de dos
estos pagos, la Segundo Sinfo- opuestas orquestas se tratara, aunque sin
nía del británico W a l t o n . olvidar en ningún momento las peculiari-
Resulta curioso que Ashke- dades de la segunda. Como es frecuente
nazy programe la Quinto de
en Prieto, el estilo directo, las sonorida-
Prokofiev. que repetirá -bien
que en otra serie- Temirka- des amalgamadas y fuertemente contras-
nov con la Filarmónica de tadas, el ingenio desplegado en el coilage
Leningrado. Marriner confir- y algún sobrecogedor estallido alternan
ma la amplrtud de su reper- con secuencias en que se amontona la
torio actual en sus conciertos más ruidos a quincallería. El coro, ade-
-Brahms, Beethoven (el Con- más, sufrió las mil y una tribulaciones
: PHIUPS cierto para piano No. I con derivadas de la dificultad de la afinación.
Bemard Haitink ese gran pianista que es el En la segunda parte, con el idilio de
rumano Radu Lupu), Berlioz, Stravinski.
actuaciones con la Filarmónica Soviética, Sigfrido, retomó el Ros-Marbá de siem-
Chailly, por su parte, dará en uno de sus
los días 9 y I 6 de febrero-, Riccardo conciertos las G'nco piezas para orquesto pre. Transformando la orquesta en un
Muti y Menta. Pero también h a / que de Schoenberg, Entre los grandes sinfo- conjunto dúctil y sin agarrotamientos,
anotar otros nombres como los de Yuri nistas de nuestro siglo sólo uno estará fraseó con la acostumbrada sensibilidad,
Temirkanov. Neville Marriner. Riccardo presente: Shostakovkh, cuya retórica muy especialmente en los instantes pre-
Chaillv, Günther Herbig o Hans Vonk. pero impresionante Sinfonía No. 7 "Lenin- cedentes al climax. Además de desentra-
Mención aparte merece el gran Gustav grado" dirigirá Rozhdestvensky. mientras ñar la filigrana de la obra, de abandonar-
Leonhardt. que con el Collegio Stru- que la Décima correrá a cargo de la para se a su blando fluir. Ros supo crear emo-
mentale italiano hará el I de marzo un nosotros desconocida Sinfónica de ción al más alto sentido de la palabra. Al
programa de música barroca-Telemann, Novosibirsk con Arnold Katz. Menos final, pese a los buenos auspicios del
Rameau. W.F. Bach y Zelenka. En el interés presentan los programas de la
mismo campo de la música barroca, director, se impuso una cierta desilusión
Festival Strings Lúceme -director Thue-
pero desde una vertiente menos orto- ring Braem- y los de la Orquesta de al escuchar a la soprano cantar la tnmola-
doxa, la magnífica Academy-of-Sain- Cámara de Lituania -director Saulius ción de Briirinhilde perteneciente a £/
Martin-in-the-Fields (que actuará nada Sondeckís-, aunque con esta formación Ocaso de tos Dioses. Jeannine Altmeyer
menos que cuatro veces en el ciclo, dos en su primer concierto, actuará la siem- perdió ya hace algún tiempo su adecua-
de ellas con su fundador, Marriner) con pre excelente Cristina Bruno, en el Con- do emplazamiento wagneriano. La que,
lona Brown al frente, intepretará obras cierto en Re menor para piano B W W según múltiples testimonios, fuera una
de J.S. Bach. Haendel y Corelli, y tam- /052deBach. más que aceptable Sieglinde en La
bién de Haydn y de Villalobos (la
Walkyna erró al cambiar sus galas por las
Rachtona brasileira No.9)
En resumen, una temporada de con- de Brünnhilde según el ya casi ancestral
Uno de los programas más atractivos ciertos con unas cuantas cosas excep- error. Muy esforzada, sólo se podía escu-
es el que dirige Haitink a la maravillosa cionales y un tono medio alto, que char su no muy firme registro agudo
Staatskapelle Dresden y que se compo- mejora notablemente lo que tbermúsica emitido en forte, no pudiendo achacarse
ne de la Sinfonía No. 3 de Schubert y la nos ofreció el pasado año. al nunca amenazador volumen de la
No. 7 de Bruckner. Bruckner -y es un orquesta que quedara sepultado casi
signo de los tiempos- estaré también
todo lo demás.
presente en los conciertos de Chailly JA J.M.S.
20 5CHERZO
oirá visión de la música
ASTREE

CD E 8682
PAUL BAIH'RA-SKODA

En el umbral delaño-íM

la integral de las sonatas


para piano-forte. :
El admirable Schantz de
í Paul Badura-Skodjji.
:•;•' La versión más
de los pianistas
íB La apasionada m t e r p r ^ i o ^ g g í v
S de uno de los m^oresyil^|||i|íSK
CD EBM5
.. j&... moz^tianos denuestro ticfflj¡p^v|f§
•-••,v-''''V-V;'u'\ s AViV.\\. ''•-.*y*-i, í .'- ; 'v.'- ; . • : . ••/•••v^-v-"'V. i - 1 ''-.V' i 'V'.-v;V'ViV'\V' ; •.*' '••'•••."•••'••.

;
:
S<Gf-Éertrart)-TZ, Ó8Ó23 BÁRGELONA.'TeK 418 8080. F a x Z i i m 15...'yV
ACTUALIDAD

1A0
El despertar
de la sonámbula Defraudó la premiere
momento, es decir todo
Bilbao. Teatro Coliseo Albia.l7-IX-90.Bellini, Lo
el pasaje de su muerte,
SonnombuJti- Luciana Serra Rockwell Blake Cario embelesó al público por
Colombara. Glona Fabuel. Itxaro Mentxaka. Orquesta su buen hacer escénico
Sinfónica de Euskadi. Director David Robertson. por encima del canoro.
Parece increíble lo ocu-
La afección de garganta, que se nos mdo con un tenor, Jaime
dio a conocer por megafonla antes de Aragall, con tantos años
comenzar la función, apenas Importunó de escenano y que cada
el hermoso y puro canto de la soprano vez más elige sus papeles
genovesa. Cuando la voz está tan con lupa. No es que can-
correctamente impostada y tan bien tara mal o cantara bien, es
que no cantó, porque no
modulada como la tiene Luciana Serra, le salió la voz o se olvida-
ni la incordiante tos tiene nada que ba de la letra.
hacer. Fue el dominio de la técnica
vocal sobre el mal, esta vez como afec- Sin embargo, a Sandra
ción en su instrumento. Solamente al Pacetti le sobró la voz y
esto que pudiera ser con-
dar alguna nota grave y respirar a conti- siderado como algo
nuación, la soprano se volvía de espal- bueno, en su caso, no lo
das para toser una vez terminada su fue tanto, ya que su línea
intervención. Serra, fue una Amina de de canto se volvía estri-
bello y elegante legato, de diáfano soni- dente. Pero comparada
do y fácil emisión de voz, cantando de con sus compañeros de
tal manera que cualquiera al escucharla reparto, Pacetti fue una
pensaba que eso del bel canto es cosa soprano segura y de más
de todos. nivel. El que cantó como
se debe y sabe fue el bajo
Su panenaire, Rockwell Blake, confir- Scandiuzzi. El joven bajo
mó que es un auténtico orfebre del italiano enseñó todo lo
canto. De Blake se puede discutir que le hace falta a un gran
mucho, pues son discutibles tanto el cantante. Desde su prime-
color de su timbre, como su peculiar ra intervención II (.acerato
modo de emisión, en la búsqueda cons- Spirito, pasando por los
tante del mejor modo de sacar la voz o dúos con Simón, hasta el
incluso de la tan exuberante utilización final de la ópera, su actua-
de su /a famoso fiata. Pero lo que nadie ción fue encomiable,
Scandiuzzi cantó con una
se atreve a poner en duda es que el voz carnosa, mórbida, con
norteamericano es un virtuoso, un can- Renato Bruson un dulce fraseo. Una voz
tante elegante, con un delicado fraseo, igual, de nobleza sin límites y además es
& l l » o . Teatro Coliseo A l b a 4-IX-90. Ven*, Simón
su intencionalidad y ese maravilloso Socconegro Renato Bruson, ]. Aragall. S. Pacetti. P. Pas- un artista de gran presencia. Le siguió
spranotto del que hace gala al decir can- cual, R. Scanduzzi. Orquesta Sinfónica de Bilbao. en méntos Pablo Pascual, un barítono
tando. Director Amonello Allemandi capaz de sacar todas las posibilidades a
Cario Colombara hizo un Rodolfo de cualquier papel, y aún más, porque se
Sobre el papel, Renato Bruson supo- crece en la escena, además de poseer
ménto, mostrando una voz bella, mór- nía una garantía suficiente de éxito en el
bida e igual. Un joven bajo y no baríto- una espléndida voz.
Simón Boccanegro que inauguraba la
no, como se acostumbra a contratar temporada. Un cantante que además es
para este papel, con grandes posibilida- inteligente y un gran actor. Sin embargo, Floja e irregular la interpretación de la
des. no sólo estuvo reservón y pensando en obra ofrecida por la Orquesta Sinfónica
las dos escenas centrales de una her- de Bilbao, con un director, Antonello
Gloria Fabuel correspondió con su Allemandi, a quien ya aplaudimos con
canto a la importancia que tiene Lisa en mosa ópera que Verdi escnbió para la
cuerda baritonal. sino que tampoco le Rossini, pero poco apropiado en esta
la obra. Aunque justa en las agilidades ópera de Verdi.
de su segunda ana, encamó con decoro respondió la voz, concretamente en el
dúo con su hija Un paradiso il teñera Se
un personaje no exento de dificultades. vio a un Bruson cansado, con una voz
La mezzo Mentxaka debería corregir sin carnosidad y sin graves. Llegado el N.D.
el vicio de cantar con la cabeza agacha-
da. Estuvo correcta en sus intervencio-
nes, pues además es una artista musical. celo y demostró su gusto y buen hacer son cuajó una buena actuación frente a
El coro de la ABAO tuvo una esplén- en la excelente escena final del pnmer la Sinfónica de Euskadi, mimando la
dida actuación, participando en la obra acto Senza strepito inoltnamo. escena y con claros gestos para el foso.
como un personaje más. Fue un coro Aunque a veces algo nervioso en los
con empaste en el racconto Ah Fosco tempi, el joven director David Robert- N.D.

22SCHERZO
ACTUALIDAD

Las noches del Amaga VALENCIA


Brillante
clausura
Valencia. Palau de la Musita. 21 de septiembre de
1990. Albénir Rimwes de la Cafeto, op 7/. n 6, de
Regüeldos de viaje (orq. Rafael Fermr); Pnmer concierto
pora piano y orquesto, Concierto fantástico, op 78, Evo-
caaón, £1 Corpus en Sevilla, Tnano, El Puerto, B Mbotcin.
de lo Surte Ibena (orq.. Enrique Fernández Arbós).
Enrique Pérez de Guzrnán (piano) y la Orquesta de
Valencia. Director Manuel Galdirf Concierto de clau-
sura [je la exposición Albéniz y su tiempo

La espléndida exposición que del 6 al


21 de septiembre acercó la figura de
Isaac Albéniz al público valenciano había
sido inaugurada con una interesante con-
ferencia de su comisario general, Enrique
Franco, y tuvo el día dieciocho uno de
sus momentos culminantes en la integral
de la Suite Iberia a cargo del pianista
Ricardo Requejo. El concierto de cierre
Entre los días 7 y I I de septiembre La segunda parte albergó a una obra mantuvo el mismo alto nivel de calidad
se ha celebrado en la Biblioteca de Tea- de Luis de Pablo, Tarde de Poetos, que del resto.
tro de Amaga de Bilbao el IV Congreso fue estrenada en 1986 y en la que los Lo más interesante o priorí tal vez
Internacional de Teatro Lírico que, bajo conocedores profundos del catálogo de fuera el infrecuente Concierto fantástico.
el título Lo ópera, espejo y testigo de este autor reconocen una de las mejo- El entusiasmo de sus intérpretes no con-
nuestro tiempo, ha contado con la asis- res composiciones. La idea motriz, siguió sin embargo disimular la escasez
tencia de varias personalidades entre expresada por los autores, es la siguien- de méritos de la pieza. Trátase de una
los ponentes, tales como el compositor te: "Góngora reivindicado por la gene- obra juvenil, amaneradamente deudora
Marcel Landowski, los gerentes teatrales ración del 27". Por el escenario desfilan de los estilemas de las grandes figuras del
Francesco Ernani o Jacques Karpo. la Lorca. Buñuel, Dalí, el aliento de Alei- pianismo romántico europeo (Chopin,
musicóloga Brigitte Massin o la repre- xandre y el propio Luis de Góngora. Liszt. Schumann...) y todavía ayuna de la
sentación española integrada por los Para darles vida, De Pablo ha creado originalidad y unidad de pensamiento
críticos Juan Ángel Vela y Rafael Banús. una rica partitura, con fabuloso sentido que el Albéniz maduro hallaría en su
del detalle orquestal -el director musi- característico nacionalismo imaginado.
Diariamente, el Teatro Amaga ofrecía
Quede no obstante constancia de la
también a los asistentes una serie de cal, Mark Foster, está aquí mucho más
excelente interpretación ofrecida con un
espectáculos musicales. En el primero en su elemento que en las obras de solista que volvió a dar en esta ocasión
intervino el tenor argentino Luis Urna, Arriaga-, y que, sin embargo, no logra una muestra más de su fraseo claro y
pero lo hizo bajo mínimos, en condicio- escapar del todo a algunas de las cons- eminente musicalidad romántica, inserta
nes vocales que distaron mucho de ser tantes y contradiciones de la creación su actuación en el seno de una equilibra-
óptimas. lírica contemporánea. En pnmer lugar, la da concertación.
Mucho más interesante, musicalmen- parte orquestal es infinitamente más
interesante que la ejecución vocal, algo Los extremos del programa permitie-
te hablando, fue la velada del día ron comparar dos enfoques diferentes
siguiente, que aunaba en una misma tan común que no conozco un solo
del trabajo de orquestación. Al clásico
sesión dos estrenos mundiales de Juan ejemplo en la creación teatral de medio pintoresquismo rutilante y más bien
Cnsóstomo Amaga y una obra reciente siglo largo a esta parte -ni siquiera la hueco de Arbós, opone la transcripción
de Luis de Pablo. Ermima, la pnmera de Lulu de Berg-, en que la parte vocal de Ferrer una atención al perfume, al
las tres, es obra de brevísimas dimensio- iguale siquiera en interés al contexto íntimo clima emocional que transpira la
nes y de vocalidad agradable aunque un orquestal. Existe también una cierta partitura original. Nada tiene, pues, de
tanto convencional. Sería vano, de contradicción entre el pregón constante entraño que la Orquesta de Valencia,
todas formas, pedir demasiada onginah- sobre la importancia del texto y la casi aún aquejada de la indefensión de la
dad a un compositor que, aunque bien completa ininteligibilidad en la práctica cuerda frente a los metales en los tutu,
encaminado, falleció a los veinte años, de cuanto dicen los cantantes. Al mar- estuviera algo irregular en la Su/re iberio
Agar e Ismael es un proyecto bastante gen de esto, la narración propuesta por (con la justa excepción de Tnana) y
más interesante, por cuanto se trata de Gustavo Támbaselo es rítmica, fluida, lograra en cambio de los Rumores unos
la última obra de Arriaga. del punto final con aceptable continuidad y mas de un magníficos resultados, renovados en su
de su evolución. Dos fueron los prota- momento francamente divertido. Como repetición como regalo al final.
gonistas del doble estreno, Luis Itum, buen ecléctico que es, toma cualquier El público, que ocupaba aproximada-
responsable de la austera escenografía material que sirva a sus propósitos, y mente la mitad del aforo de la sala aco-
(al margen del prepotente detalle de así, en sus coreógrafos son perceptibles gió con aplausos aun mas calurosos que
Erminia, en la que aparecen dos caballos desde los postulados del teatro brech- el resto el insólito hecho de la concesión
sobre el escenario), y la soprano Teresa tiano hasta la huella del escenógrafo de un bis por esta formación.
Verdera, protagonista principal de americano Rob Wílson.
ambos montajes. J.M.S. Alfredo Brotóos Muñoz

SCHERZO
SYLVAN ANDOCEANIC DEUGHTSor POSILIJ-O
AHMS Takács String Quartet
RING QUARTETS O P .

La9 delicias selváticas y Brahm»: Brahma:


oceánicas de PosWpo (1620) Cuartetos Op. 51 númB. 1 y 2 OOras para coro y wouesta
Música &n honor de Felipe lll Cuarteto Takács Jara van Mes
New London Consort CD 425 526-2 C.yO. Sinfónica de San Francisco
Philip Pickett Herbar! Blomstedl
CD 425 610-2 CD 430 281-2

NIELSEN
5 Y M P H O N I E S 2 4 3
SAN FRANCISCO SYMPHONY
HERBERT BLOMSTEDT

Granados. Obradora, Llszt, « t e : Mozart: NWwn:


Canciones Conciertos para 2 y 3 pianos Sinfonías núms. 2 y 3
Kín Te Kanawa Concierto para piano niim 20 O. Sinfónica de San Francisca
Rogar Vignoles Sir Georg Sottl Herbsrt Blarnsiedt
CD/MC 425 8Z0-2M Daniel Barenbofm CD 430 2B0-2
András Schiff
English Cnamber Orchestra
GD/MC 430 232-2/4

J.S. Bach: Cllea: Oftantwch. Scartatli, Autjer, etc.;


Conciertos para teclado Adriana Lecouvreur Gala de baitet
And ras SchiN Sutrterland, BergoriJi, Nucei, Ciurca English Concert Orcheslra
O de Camarade Europa C. y O. Opara Nacional Galesa Hicnard Bonynge
2 CD 425 676 2 Richard Bonynge 2CD421 818-2
CD 425 815-2
PolyGram
ACTUALIDAD

Los grandes teatros de ópera


os centros líricos mundiales presentan sus

L programaciones inmediatas bajo el signo


de un bicentenario fundamental: el del
fallecimiento en 1791 del genio de los genios,
Wolfgang Amadeus Mozart Cualquier titulo de
la prolija producción teatral del genio salzburgués puede
representarle con categoría en los centros líricos
internacionales, pero indudablemente se acude
preferentemente a la tnlogía dapontiana o a su última
obra, el s/ngspiel divino.
Chaikovski aparece tímidamente en algunas
manifestaciones, al cumplirse el 150 aniversario de
su nacimiento en Votkinst. Cavalleria rusticana podria ser
más recordada en su centenario, cuando dio paso al
fugaz Verismo. £1 principe Igor también estuvo de
cumpleaños en el 90. Mozart y su guarismo en 1791 parece
anular otras celebraciones menores. La
celebración bicentenanal de Rossmi que vendrá en el 92 ya
comienza a insinuarse el año antes, en este curso lírico, por
motivos de acumulación y elección de buenos
repartos.

A continuación van a comentarse aspectos y datos


de lo que serán los ciclos operísticos en varios de los
más importantes teatros mundiales, en el curso 1990-1991,
que, en algunos casos ya estará, según fechas, en
marcha. Por lo que respecta a los dos teatros españoles,
la temporada del Liceo ya fue comentada en SCHERZO
en el número de septiembre, y la temporada del Teatro de
la Zarzuela será comentada en nuestro próximo
número.
El presente informe ha sido elaborado por Femando
Fraga.

HOLANDA/AMSTERDAM

Inteligencia programadora
Es verdaderamente alentador descu- continuo del propio Wilson. En el extre- -dirección musical de Graeme Jenkins y
brir un teatro de ópera cuyos directores mo temporal opuesto, la Nederlandse escénica de Achim Freyer- y Benvenuto
creen seriamente que su función es bas- nos ofrece dos obras de Boulez. Répons Cellim de Beriioz, con dirección musical
tante más que reunir una serie de nom- y Dialogue de l'ombre doubk, que son lo de Peter Hirsch y montaje de T i m
bres de cantantes famosos para colocar- más cercano al teatro musical del com- Albery, Las celebraciones mozartianas
los en el cartelone exterior, Y esto se positor francés, ya que incluyen dispositi- cuentan con dos títulos: £1 rapto en ei
comprueba plenamente en la programa- vos de espacial i zación. La orquesta fue el Serrallo (Haenchen), e Jdomeneo, en la
ción que nos propone la Nederlandse Ensemble Intercontemporam (las sesio- que Frans Brüggen se pone al frente de
Opera de Amsterdam. donde, como no nes tuvieron lugar a fines de septiembre) una orquesta tradicional. Parsifal (Haen-
en muchos sitios más de todo el mundo. con dirección del autor. Si que es una chen, montaje de Grüber), ya escuchado,
se enfoca la ópera como lo que es, tea- auténtica ópera la obra en un acto de Un Balb in moschera (Halasz, Alden) y el
t r o musical. Lo más significativo de la Morton Feldman, estrenada en Roma en toque chispeante de Die Fledermaus
temporada del coliseo holandés es su 1977, Neither (dirección musical: Oliver (Haenchen, Schaff) completan la progra-
forma de abordar el repertono, contem- Knussen; personaje único: Ren Grist, mación. Dos notas finales deben añadir-
plándolo en su totalidad, desde el primer soprano), que se ofrece junto a Die Glüc- se a la valoración del trabajo de la
seiscientos hasta nuestros días. Una kliche Hand de Schoenberg (el personaje Nederiandse: la calidad de las orquestas
nueva versión de II momo di Úfese m de un hombre: Henk Smit). Un clásico de que intervienen (normalmente la Filar-
Paira de Monteverdi, debida a Glen W i l - nuestro siglo, aunque no sube mucho a mónica de Holanda, pero también la
son, nos recuerda que el género de la los escenarios, es El castillo de &arbaazul Residencia de La Haya) y la responsabili-
ópera va camino de cumplir cuatro siglos de Bartók, que en Amsterdam tendrá dad mayontaria concedida en los repar-
de existencia. En el foso una orquesta de dirección musical de Hartmut Haenchen tos a los cantantes holandeses, esto últi-
instrumentos de época, cantantes cono- y a Smit y Cesinski como protagonistas. mo algo que debería ser imitado por
cedores del estilo (Rolfe Johnson, Chan- Otros puntos de interés son indudable- esos países que en teoría quieren exten-
ce) y dirección musical y realización del mente Iphigénie en Taunds de Gluck der las manifestaciones operísticas.

SCHERZO 25
ACTUALIDAD

ALEMANIAMFRÍIN

Por partida doble


a ciudad tiene ya las murallas derri- Todo un récord. Otras voces que apa- escénica, Mozart y su Rapto vendrá din-
L badas, cual moderna jericó de
trompeteo libertario. Los servicios
ahora se multiplican por dos y cualquier
recerán por el Berlín ex-oriental de
renombre más o menos internacional
son: la Tomowa-Smtow (Tosca. Anad-
gido el próximo febrero por Peter Sch-
neider y cantado por Orgonasowa, Bra-
deley (Blonde). Matti Salminen (esplén-
ciudadano puede permitirse, combinan- na, Elisabeth de Tannhauser), Celestina dido Osmín que todos conocemos) y
do fechas por supuesto, asistir a dos Casapietra (veteranísima, con una gran jozef Kundlak (de los festivales de
temporadas líricas: la rica y la menos carrera alemana), Peter Schreier (ahora SCHERZO). Atlantov, Varady (la exqui-
boyante. El futuro común de los dos en su originaria profesión, la de cantan- sita cantante rumana) y Wixell, ya algo
teatros (el antiguo en la zona onental) te, haciendo una curiosidad: el Almaviva trajinado, con Smopoli se anuncian en el
aún no se sabe cuál será, si funcionarán rossiniano), Eva Mana Bundschuh, Ekke- Oídlo verdiano. La demenza di Tito en la
a la par o en competencia. hard Wlaschiha, Reiner Goldberg (Tie- espléndida puesta de Martinoty será
De momento, la Deutsche Staatso- fland, Fideho, jenufa), Hanna Lisowska y apreciada en junio con un joven reparto
per, antes del Este, presenta un progra- pocos más. presidido por Peter Seiffert al que le
ma amplio y cuidado, donde prima más falta algo de elegancia para el papel titu-
Claro está: el programa de la Deuts- lar. Luego D/e Fledermaus, divertida
la solidez y profesional! dad de los equi- che Oper de Berlín (la del Oeste) es
pos que la presencia de elementos visión de Otto Schenk, Tristón e /so/do
mucho mejor. La empresa que lideran (Kollo, Jones, Salminen), Jurandot (Dimi-
solistas destacados. A estas alturas y se Gbtz Friedrich, Jin Kout y Giuseppe
habrá iniciado su itinerario presente con trova, Lambertí, Johansson, con Sortesz
Sinopoh premia con unas ofertas sus- y Fíedrich), el archiconocido y eficaz
un Trovatore, donde Vicenzo Bello y tanciosas. El 30 de septiembre se inició
Alexander Piavko apechugarán con el Macbetk (algo caprichosa como casi
la marcha: Salomé con Cathenna Malfi- siempre la puesta de Ronconi) con
comprometido papel de tenor, al lado tano en el rol titula/" que asume por pri-
de elementos que luego se repiten en Zampieri y Bruson, Der Freischütz (Prick
mera vez después de sus numerosas y Schaaff y equilibrado equipo vocal) y,
los demás títulos del ciclo: Ute Trekel- Lulús. Simón Estes da mucho cuerpo
Buckhardt (en Madrid nos cantó el en versión de concierto. / Puntan! con
vocal a Jochanaan. y Horst Hiestermann Alberti, que no acaba de remontar
Compositor de Anodne aufNaxos), que (lo hizo en Madrid con Behrens) y Leo-
comparte Azucena con Rosemarie vuelo, Gregory Kunde, joven tenor
nie Rysanek veteranía y justeza a Hero- americano a punto de arrancar, Piero
Lang, Pauletta de Vaughn (soprano des y Herodias, la pareja grotesca. Diri-
spinto que se encarga de los papeles Cappuccilli y Víctor von Halem. Dinge
gen Smopoli y Weiggl con los decora- Spiros Argiris y llegará a primeros de
pesados del repertorio italiano), Leono- dos alucinantes de Svoboda, Jiri Kout
ra al alimón con la rusa Ludmilla Mago- abnl de 1991 a la Deutsche Oper Ber-
(con Friedrich en escena) concerta lín. Una ciudad con temporada operísti-
medowa, y dos barítonos para Luna, Mothts der Moler de Hindemith con
Hans-Joachm Ketelson o Thomas Wit- ca multiplicada por dos, gracias a los
Hmnmen. Eva Johansson y la gran Karan últimos acontecimientos políticos.
tmg, todo terreno, cuya presencia es Armstrong, de impactante presencia
constante en el teatro. En la parte musi-
cal y teatral, conocidos veteranos de la
compañía: Wolfgang Rennert, Michael
Hennicke.

Esta obra verdiana del periodo central


supone uno de los cuatro títulos en que
la etapa linca iniciada constituyen el blo-
que de producciones nuevas. Los res-
tantes: Pélleas et Méíisande (para marzo
del 9 I) con Michael Gielen y Ruth Berg-
haus (la regista del Fierrabras de Abba-
do para Viena), Madame &utterf!y (abril)
con Fabio Luisi y Eike Gramss y Fatstaff
(julio 91, fin del periplo), con la direc-
ción orquestal de Siegfried Kurz.
Las novedades se combinarán con un
repertorio de base que, en la presente
edición, suman casi los cuarenta títulos.
Vamos a destacar algunas óperas o
repartos, Alana será dirigida por Peter
Schreier, ya decididamente volcado en
tareas directonales y cuenta con la
soprano Magdalena Hajossova, de fácil
coloratura. Ruggiero será cantado por
un Heldentenor, Peter (urgen Schmidt
(normalmente lo hace una mezzo),
Theo Adam. el decano de los bajos-
baritonos, está en todo momento en la
escena: canta en diez óperas, haciendo
de un bajo profundo, como Gremm en
Eugen Onegin, o un barítono evidente
como el Holandés del Buque fantasma. Uno vez derribadas las murallas, aperís acámenle Berf'n se multiplico por dos.

26 SCHERZO
ACTUALIDAD

MUNICH
La calidez del sur
En Munich los cantantes se repiten, tem- wagnenano, Parsifal,
porada que va y viene. Al lado de las Morís der Maler, La
voces de la nómina del divo, aparecen con mujer silenciosa y Car-
una regularidad puntual ciertos nombres, dillac. (Por motivos
sostenidos por el afecto, el respeto y la de espacio sólo trata-
fidelidad de los amables muniqueses. Pera mos del Navonalthea-
es una devoción ganada a pulso; el público ter, dejando de lado
es tan exigente como luego entregado; el Ciivif/iés-TheoIer).
lan generoso como antes inquisitivo y Pero al lado del cita-
perspicaz. Quizás con ello consigan que do y prodigado hay
sus eventos líricos gocen de una categoria nombres de mucho
siempre pareja sin altibajos, nunca a nive- prestigio: Renzetti,
les modestos. Bender, Soltesz. Plas-
son, Albrecht. Entre
La programación para la próxima efe- las voces presentes
mérides despierta en el aficionado el en el curso bávara
inmediato interés. Los directivos de la hay mucho, bueno y
Bayerische Staatsoper parecen poseer el atrayente: Varady
secreto de contentar a todo el variopinto (Senta), Baltsa y
abanico de aficionados. Valentmi-Terrani (Isa-
Vamos a pasear nuestra mirada absorta bella de Rossini), Bur- Sowallrsch, director musical de la opero de Aflurarf.
por la nutrida propuesta y comentar, den- chuladze (Boris), Margaret Price (la
tro de lo notable, lo que más parece Lecouvreur), la Jones (Elena straussiana), £/ coso Makropulos, I quattro rusteghi, La
sobresalir. Wolfgang Sawallisch, que es su Aprile Millo (Amelia del Bailo), Behrens doncella de Orfeons de Chaikovski. Y más y
director musical, se asegura desde el foso (Mane de Wozzeck.) y un importantísimo más. Una gozada, que extiende su campo
varios títulos, lo cual siempre es garantía etcétera que haria la lista tediosa. Entre las de acción durante diez meses, de septiem-
de claridad, precisión y trabajo: El buque obras, véanse las novedades: Ennco de bre a junio, aunque la etapa álgida es a
fantasma, El amor de las tres naranjos, el Manfred Trojahn, Ubu re* de Penderecki, partir de diciembre. ¿Quién no desearía
ciclo ya conocido (y vitoreado) del Ring acercarse al teatro de la Maximilianstrasse?

HAMBURGO
Poco pero Originalidad e inquietud
La ciudad más inquieta, en cuestiones Weikl. que comparte con Brendel (muy
conveniente operísticas, de Alemania y posiblemente
del mundo llamado occidental, inició
conocido en Madrid, a su pesar), se des-
cribió como muy comunicativo, a pesar
Jean-Claude Riber. director de escena este año su andanza línea con una obra de alguna dureza de emisión y linea.
a cargo de la Opera de la aún capital straussiana, Elektra, dirigida por su Kurt Molí dio grandeza vocal a Gre-
administrativa alemana, siempre se ha gerente musical Gerd Albrecht con la mm. finalmente, se alabó la escrupulosa
preocupado de aunar calidad con presu- visceral, electrizante, lectura de August dirección de Gerd Albrecht La parte
puesto (bueno pero no el mayor), hábi- Everding, la misma que para Paris conci- escénica como {y correrá este próximo
tos con inquietudes. bió el regista en 1976. Gwyneth Jones febrero) a cargo de Adolf Dresen, inteli-
fue recibida con un entusiasmo opulen- gente y cuidadosa de climas y contras-
Se puede comprobar ante el progra- to, que compartió con la Randova y tes.
ma de la temporada actual, donde el Linda Plech. Las producciones nuevas del Hambur-
propio Riber se arroga la dificultad de
Entre las reposiciones propuestas go operístico de la presente edición son
montar La Damnation de Faust de Ber-
habría que destacar dos. El buque fan- vanas, como de costumbre. Los Sodas
lioz. que dirigirá Serge Baudo La parte de Fígaro aglutina bajo la batuta de Inbal
tasma reproduce la genial visión escéni-
moderna está presente con el Sotyncon, ca de Wieland Wagner. Es increíble que a un grupo de voces ya familiares en
ópera de cámara de Bruno Madema (ya a pesar de los años transcurridos esta repartos y teatros relacionados con la
escuchada, pues se dio a partir del 20 de visión impactante, t e n e b r o s a p o r obra mozartiana: Kwon, Gallo, Titus.
septiembre). La más estricta tradición momentos, luminosa al final, siga siendo Margiono. Del Werther previsto de
lírica viene con el Rigoletto que, si su un espectáculo todo coherencia y signi- enero a marzo destaca la Charlotte de
salud resquebrajada lo permite, cantará ficado profundo. La versión actual se Kathleen Kuhlmann. que con estos rafes
Enedina Lloris. Los dos pilares de la tem- beneficia de un nuevo reparto, con res- más románticos amplía su repertorio
porada son de óperas strausianas: Ama- pecto al de 1987, cuando fue repuesta, hasta ahora muy rossiniano. La puesta
ne auf Naxos (Marton. Ivan, Mentzer) Y y que es sensiblemente mejor íiehrens, escénica de Harry Kupfer será, sin duda,
Die frau orine Scnatten (Tomowa-Sin- Grundheber. con Stefan Soltesz en el bastante original. La obra de Stockhau-
tow, Nimsgem, Frey. Schwarz y Vinzing). foso. El otro titulo destacable del amplio sen Morttag aus Lichz (recientemente
La Valentini-Terrani hará conocer su abanico de reposiciones es de Eugen recogida en CD) será vista durante el
Dalila de Saint-Saéns, junto al Sansón de Onegin. Aquí el reparto apenas ha vana- mes de mayo, con supervisión del com-
Michael Sylvester, y. esta vez, sólo en do desde septiembre de 1988: Karita positor. Brevemente apuntada la edición
versión de concierto. Una sensata, a faita Mattila fue considerada de gran penetra- de Hamburgo 90-91 es, no obstante la
de espectacular, programación. ción para el rol, llena de majices, gene- calidad, algo inferior a precedentes
rosa y bella en el canto. El Onegm de andaduras

SCHERZO 27
ACTUALIDAD

AUSTRIAA/IENA

La ciudad de la ópera
s para que los pelos se le pongan llevados al disco) será responsable de la de Luc Bondy (excelente dirección de

E a un aficionado a la ópera de
punta sólo con dar un vistazo a lo
que es una temporada de ópera en
parte musical; de la escénica, lo será Pat
Halmen poniendo al día una versión
(genial, sin duda) del prematuramente
actores consigue siempre, aunque esta
puesta fue tachada de confusa, falta de
unidad) / Raimondi, Studer, Bochwitz,
Viena. Esta que viene. / sólo en la Sta- desaparecido Jean-Pierre Ponnelle, Syj- Kiberg, Gallo, McLaughlm y Chausson
atsoper que comienza puntual el I de vain Cambreling, el francés attaché a en el reparto. El resto de los Mozarts
septiembre / finaliza el 30 de junio. Bruselas, dirigirá, a partir de marzo pró- en cartel responden a producciones ya
arroja estas cantidades de delirio; ximo, La Qemenza di Tito, con regio de conocidas de la escena vienesa, lo cual
sesenta y una óperas distribuidas en Qaus H. Drese / un reparto que reúne nos exime de un comentario que se
algo más de trescientas representacio- a Robería Alexander, en ia penosa par- precisa rápido para el resto, ante la falta
nes, a lo que ha/ que sumar varias fun- titura de Vitellia, junto al húngaro de espacio.
ciones de ballet y algún que otro reci- Denes Gul/as (Tito), Ann Murray, tan Dos óperas de Strauss despiertan un
tal. querida del publico vienes, el Sexto / interés añadido: La mujer sin sombra
El I de septiembre, pues, con el Don Gabriele Sima en Annio. estando aún con Paul Frey (lo pálido del grupo)
Cario imaginado por Pier Luigí Pizzí y por especificar quien cantará el corto Mechthild Gessendorf y janis Martin,
que en su última ejecución cantaron pero substancioso rol de Servilia. Los Kaisenn y la mujer de Barak respectiva-
Freni, Baltsa, Lima. Raimondi, Bruson y bodas de Fígaro aglutinará junto a Abba- mente, dos afectas a la música del
Kotscherga, dirigidos por el direc- muniqués, Bemd Weikl conocido
t o r musical del t e a t r o Claudio y sólido Barak / Reinhild Runkel
Abbado se iniciará el periodo 90- en el arduo y siniestro personaje
91. Se finalizará aquel día de junio de la Amme. Horst Stein asegura
arriba indicado con Verdi otra vez. en el podio, al menos, veteranía
con su OteNo en puesta de Zeffirelli que ya es un grado. Salomé
y que protagonizaron en su cuenta con la inteligente direc-
momento Cossutta, Chiara y Cap- ción de Janowski y las voces de
puccilli, con la batuta joven de Eva Marton, / a decididamente
Adam Fischer. Entre las dos obras lanzada al terreno straussiano,
verdianas, diez meses de intensa como Salomé, A l f r e d , Muff,
actividad lírica, c u / o contenido Jochanaan, Helga Dernesch,
intentaremos resumir en este espa- Herodías definitiva, malgré su
cio escrito. Conviene, ante la mag- deterioro instrumental, / Ken-
nitud del programa, centramos en neth Riegel, sinuoso Herades.
los estrenos, sin olvidar las reposi- Gluck y su primera ópera
ciones que, según las circunstancias, es (neto mente francesa Ipbigénie
se impongan en el relato. en Aulide subirá a la escena viene-
Obvia e inevitablemente el com- sa el último día de enero de
positor eje de la edición es Wolf- 1991 con Guingal y Drese (batu-
gang Amadeus Mozart. El salzbur- ta / escena) con un reparto equi-
gués, entre producciones nuevas y „ _ _, „ , , „ , librado, pero sin lujos. Baltsa y
• • « . A_ * Don Giorannr en la producción de Luc Bondy estrenada la pasada
reposiciones, está presente con , ,, J , ' ^ Domingo, de quien conocemos
, , , , _i • i temporada rpor ftbbooo
ocho óperasp {y,
(/ ha/ / que
q decirlo, sobradamente sus prestaciones
con un ballet). El rapto en el serrallo do las voces de Cheryl Studer (la sopra- (Liceo no ha mucho) harán Sonsón /
(octubre, la primera función), con direc- no de los noventa, ubicua en represen- Dalila, con Prétre / Friedrich. Esta es la
ción de Lothar Zagrosek, es de todas taciones / discos recientes en un reper- producción (aquí en diciembre del año
las obras la que reúne el reparto menos t o r i o variopinto) en la Condesa, en curso) que la Bastilla ofrecerá en
brillante con L/nne Dawson, correcta Raimondi en el Conde, ¡a MacLaughlin, mayo de 1991.
cantante en Konstanze, y Kurt Streit, de /a inevitable en penplos vieneses, en Para terminar, ópera moderna en
similar respeto en Belmonte. Mayor Susanna, Lucio Gallo como Fígaro y Viena, algo habitual / lógico dada la
esperanza despierta el Lucio Silla, que Gabriela Sima en Cherubino. Nikolaus dilatada oferta, donde ha/ cabida para
iniciará su tanda de representaciones el Hamoncourt, con la escena de Johan- todo. Kehraus um st Stephan (algo asi
20 de enero y que suma entre los intér- nes Schaaf, firma Idomeneo, con Sch- como £n tomo a San Esteban), escrita
pretes las voces de Thomas Moser, en reier (ya un tanto maduro para estas en los años 30 / que ahora se estrena,
el rol titular, cantante sobradamente lides) turnándose con Moser, en el per- en homena|e a su compositor, Ernst
conocido como intérprete mozartiano; sonaje titular del padre atormentado Krenek, que ha cumplido este año los
Edita Gruberova apechugará con el difi- por una promesa impulsiva, / nombres noventa, va con el siglo. Y El sonido
cilísimo papel Giuma / Ann Murray con conocidos entre los cantantes de la últi- lejano (Der Femé klang) de Schreker, un
el no menos exigente Cecilio; Diana ma hornada: Delores Ziegler (Idamante compositor que parece remontar el
Montague y Eva Lind serán respectiva- en Mezzo). Patricia Schumann (lita) / ostracismo. Cerrando las premieres del
mente Cmna y Celia. El nórdico Amold Robería Alexander (Elettra). El Don año (algunas se dieron en el Festival de
Oestman (el de Drottningholm, del que Giovanni, para mayo de 1991. con Viena 1990) aparecen unos Maestros
es director desde 1980 con resultados Abbado otra vez / la dirección teatral cantores con Davis y Schenk.

2&SCHERZO
VrvakH
«L OMENTO DELC ARMOINIA
E DELE INVENZKHNE-OÜ 8
Conceni7-12
iMusia -w
Federico Agutini /*

Tchalkovaky, Verdl: Doniíetti, Verdt, Gounod, «te.: Vhraldl:


Arias be ópera Dúos de ópera II amento dell'armonia e
Dimítri Hvorovstovsky Eva Lind. Francisco Arana dell'invsnzione Op. B. 7-12
O. Filarmónica be Rotterdam O de la Opera de Zurich Federico Agostini
Valery Gergiev Rali Weikert I UUSICI
CD 426 740-2 CD 426 270-2 CD 422 386-3

AUSITALIEM
f\ DONJIIAN 1 ^
BERUNERIH1IÍURH0NIKER
RICCARDO
MUTI

R. Slrausa: Rager: Moiflrt:


Aus Italien Variaciones sobre un tema de Mozart Arias de ópera
Don Juan Hlndemith: Peter Schraier
O Filarmónica de Berlín Metamorfosis da lemas de Waber O. Estatal de Dresde
Riccardo Muti O. Sinlónica de Radio Baviera CD 426 274-2
CD 422 399-2 Sir Colín Davis
CD 422 347-2

-MOZARL NttBSOMSn-
CONCERTCS FOR 2 &3 PIANOS
KATIA&MARIEU.E LABfOUE
BERUNER PHILHARMONIKER PICTURESJUAN
SEMYON BVCHKDV
EXHIBITIOH

Mourt;
La flauta mágica
Te Kanawa. Studei. Araiza.
Mourt: Mus*orQ«ky: Ramey, Bar, Linó. Van Dam
Conciertos para 2 y 3 pianos Cuadros de una eiposición Academy al St. Martin in the FiekJs
Kaiia S Manelle Ubóque Tchalkovsky: Sir Neville Mamner
O F. Berlín Francesca da Rirnini 2 CD/3 LP/3 UC 426 276-2/1/4
Semyon Bycrikov O Filarmónica de Londres
CD 426 241-2 Valéry Gíngiev PolyGram
CD 426 437-2
ACTUALIDAD

BÉLGICA/BRUSELAS

Países Bajos, niveles altos


a Monnaie de Bruselas comparte la ópera de Hans Zender (texto y músi- la manera de definir dramáticamente a

L con otros teatros actuales los ente-


nos de hacer convivir en sus pro-
gramaciones operísticas el repertorio
ca) Stephen Climax, que contará con
diez (!) representaciones hasta finales
de noviembre. Es una primicia impor-
los personajes.
Bruselas, como Zurich, se arriesga
este curso a dar de un tirón El anillo del
común con la oportuna curiosidad por tante que con dirección del siempre nibelunga. Cambreling siempre dirige en
lo moderno, la repetición de óperas presente Cambreling (por algo es su octubre y noviembre esta nueva pro-
populares con la atención de difundir director permanente desde 1981) junta- ducción de Herbert Wemicke con un
las menos favorecidas por tos gustos rá en el apartado vocal a cantantes cua- reparto un tanto, sobre el papel, com-
del público. La aventura lírica 90-91, les Ronald Hamilton, Urban Matmberg, plicado, pero con elementos seguros:
que se inició el 9 de septiembre se Philip Kang. la experimentada Use Gra- Shade, Janis Martin. Budai, Braun, Coch-
cerrará el 3 I de diciembre del año que matzki y Ellen Shade, un nombre muy ran, Pollet, Meven.
viene, con dos producciones de fla- repetido en repartos continentales (no Una Favorita concertada tendrá por
mante realización. La de apertura, confundir con la
Simón Bocconegra de Verdi, conjuga las acabada Nancy
direcciones de Sylvain Cambreling y Shade). En copro-
Gilbert de Fio, al servicio de un buen ducción con tres
reparto vocal: José van Dam. la glona coliseos america-
nacional que es profeta en su tierra, nos, en marzo y
canta el papel titular, compartiéndolo abril, se estrenará
en pocas funciones con el ¡oven baríto- en premiére mun-
no Wilham Stone, quien curiosamente dial la ópera de
en las dos funciones en que no hace John Adams. texto
dicho papel, canta Paolo. Stone, des- de Alice Good-
pués de una corta pero provechosa man, The death of
carrera americana, está imponiendo su Klinghoffer, con
nombre, fulgurantemente, en Europa, Sanford Sylvan y
Atención, pues. Nacy Gustafson, Alber- Sheila Nadler
to Cupido (o Bernard Lombardo, encabezando
como en Ginebra) y David Pittsinger reparto. Ken Naga-
son respectivamente Amelia. Adorno y no, el respetado
Fiesco. Es una coproducción con el director de inquie-
Liceo de Barcelona. El título de clausura to repertono, esta-
será el mozartiano de la ocasión, Las rá en el foso y en
bodas de Fígaro, donde Luc Bondy y. de fa escena Peter
nuevo. Cambrelng, dirigirán a un repar- Sellar, siempre
to importante: Duesing, Martinpelto, controvertido.
Szmytka, Bastin, van Dam y el eterno pero nunca indife-
Ugo Benelli, quien hará, seguramente, rente. Mefistofele
un excelente Basilio. De los equipos de reúne a Tchakarov.
Bruselas llama la atención siempre el en versión concer-
cuidado con el que compaginan nom- tante, con José van
bres autóctonos (siempre combinando Dam de nuevo el
su categoría con el cometido vocal) Faust poco pro me-
con aquellos otros de relieve interna- tedor de Wieslaw
cional, es decir, que se valora lo propio Ochmann y a la
y se atiende a lo extraño en un perfec- mezzosoprano
to equilibrio. Otro motivo de asombro Margaret Jane se arriesga o dar de votirón El anillo del Nibelungo de Wogner
es la capacidad de la empresa operísti- Wray, unido a lo cual el hecho de darse intérpretes al barítono ruso recién llega-
ca para involucrar a grandes firmas del la obra no representada le permite do al medio, Hvorostovsky, con Baltsa y
capitalismo nacional, que aseguran con cómodamente asumir los dos papeles el desconocido tenor Donald Kaasch y
sus bienvenidos sufragios las categorías pnncipales femeninos, Margarita y Elena. Harry Peeters, entonces recién llegado
de los eventos. Realmente, sumando La ópera de moda de Leos Janacek de Ginebra. El rutinano Masini estará al
resultados, Bruselas responde, estudian- Jenufa contará con Anja Silja, muy afecta frente de ¡a orquesta del teatro.
do su temporada de la Moneda, a lo al teatro donde incluso ha dirigido En el centro de la temporada, abril a
que desde el sur se entendió siempre obras en la parte escénica, que será la junio, se verán Lo flauta mozartiana y
por seriedad, orden y nivel en lo que Sacristana, en su segunda carrera de L'mcoronazione monteverdiana. En la pri-
respecta a una organización musicotea- mezzo, frente a la protagonista Linda mera sobresalen los nombres de Joanna
tral. Plech. muy conocida en España por su Koslowska en Pamina y Alexander
Dentro del territorio contemporáneo, actuación liceísta. La dirección escénica Malta en Sarastro: y en la segunda, la
en estos días, el teatro de la calle Leo- de Dresen, con motivo de su estreno Poppea de Cathenna Malfitano y la
pold, ya habrá conocido el estreno de en 1987, fue calificada de admirable por Ottavia de Trudeliese Schmidt.

30 SCHERZO
ACTUALIDAD

FRANCIA/PARIS

Cuatro teatros, cuatro programas


uego de su apertura embarullada y tante-actriz de nivel (más lo segundo Cuberii, Dupuy y Blake. con Pappano en

L sus vacilantes inicios, el Teatro de la


Bastilla presenta una temporada 90-
91 algo más consistente, sistemática y, en
que lo primero), esposa de Friedrich,
quien, como es debido, firma la realiza-
ción escénica.
el foso. Versión sólo de concierto. Lo
mismo que los siguientes títulos que rela-
tamos a continuación: Beocnce et Bene-
algunos aspectos, sugestiva. Pocos espec- En la Bastilla hay también recitales dia (McNaír, Otter, Leech; dirección de
táculos hay que fueran directamente (Molí, Ludwig, Ricciarelli y Burchuladze) y Gardiner), Sonson et Dalila (Waltraud
concebidos para este escenario especta- un concurso de canto, cuyo jurado está Meier y Gary Lakes, con Conlon), Wert-
cular; en su lugar, se mezcaln los hereda- presidido por la eximia Regme Crespin. ber (Dupuy, Winbergh, Plasson). L'Afri-
dos del Palais Gamier con las produccio- Pasemos ahora a la oferta de los caine (Sylvester, Fleming, Santi) y Mitrida-
nes adquiridas en otros teatros. Una Champs-Elysées. Se dan cinco óperas. te (Tate, Dawson, Kenny, Graham, Vadu-
producción casi propia es la inaugural: el Giasone de Cavalli (finales de octubre) va). Entre las óperas que van a contar
verdiano Ote/to (13 de noviembre) con reúne un equipo de voces especialistas, con representación escénica están: Lo
Domingo, Kallen Esperian y Bruson, con bajo la dirección del contratenor Rene Damnation de Faust. con la esperada
dirección teatral de Petika lonesco y Jacobs, al fren-
musical del coreano Myung W h u n te del conjun-
Chung (incluido en la administración del to I Febí
teatro, interviene en tres óperas mas). La A r m o n i c i . El
conmemoración mozartiana pertinente Fatstoff de
vendrá por medio de Los Bodas de Fíga- Vendí, que diri-
ro, la producción de Strehler de 1973 gen respectiva-
para el Gamier (aunque su nombre no mente en lo
aparece en la programación actual), que escénico y lo
tiene un reparto notablemente mfenor al musical, Peter
que presenta el Teatro Champs-Elysées, Stein y Richard
sobre el que volveremos. La ópera de Armstrong. es
Calvino y Beno, Un re m escoto, estrena- una coproduc-
da hace pocos años, se escuchara en el ción del teatro
teatro en febrero, en producción adqui- francés con la
rida al Covent Ganden y con el Próspero Welsh Natio-
de Donald Mclntyre, bajo dirección de nal O p e r a y
Steven Harrap. De la Scala de Milán les cuenta con
llega a los parisinos Lo Dome de pique, Donald Max-
con puesta de Konchalovslci, único nom- well como
bre atractivo en un cose, presidido por el personaje titu-
Hermann de Vladtmir Popov, que no lar, un baríto-
presenta especial interés. Daniel Oren, el no impresio-
director judío que sale al foso con su nante p o r el
gorrito referencial, concertará una pro- físico y por su Teauo de La Bosülto FOTO: MOATR
ducción comprada a la Opera de Flandes juego de actor, lleno de matices y acier-
de la pucciniana Manon Lescout, que tos. mise en scéne de Yannis Kokkos y la
tiene como protagonista femenina a la a dirección de Gardiner. También despier-
veces desbordada Diana Soviero, aun- Otros nombres del equipo son los de tan interés Los cuentos de Hoffmann que
que luego resulte convincente. El Des Nuccia Focile, Suzanne Murphy. Claire ha concebido el argentino Alfredo Anas,
Grieux de Vasile Moldoveanu no predice Powell y Laurence Dale. La ópera de de moda hoy en Francia, con Eliahu Inbal
nada interesante. Myung-Whun Chung Lenmgrado, Teatro Maly, ofrecerá dos y un buen reparto donde se destacan,
en Samson et Dalila contará con una títulos del repertorio autóctono: Boris de nuevo la Vaduva, y Barry MacCauley
pareja discordante. Hanna Schwarz y Godunov y El gallo de oro con repartos (el Don José para Hall en Glyndebour-
Wladimir Atlantov, y la puesta a menudo anónimos (según el programa, donde ne), aquí el protagonista: Añone et Batbe
meritoria de Gótz Friedrich y que pro- sólo aparecen citados los elementos Bieue de Dukas con Inbal y Ruth Berg-
viene de la Staatsoper de Viena. Una estrictamente teatrales). En sesión haus (fierabrás para Viena con Abbado)
producción pensada integramente para concertística. el teatro de la Avenida y Nadine Demze encabezando reparto;
la Bastilla es la de la paula mágica con- Montaigne ofrece su número fuerte de la por último. El rapto en el serrallo con
memorativa, con la responsabilidad tea- actual legislatura lírica; Los Bodas de Fíga- Gardiner y Lluis Pasqual, contando como
tral total de Robert Wiison, que hará de ro en competencia (que gana) con la Konstance con Ljumilla Onganosova.
las su/as. La parte vocal está servida por Bastilla. Finalmente: La Opera-Comique, del
Cynthia Haymon (Pamina), Gosta W i n - número 5 de la Rué Favart, una peregn-
bergh y David Rendall (turnándose en En audición única se escucharán a
estos cantantes, reparto goloso de nivel nación del discófilo en París por estar
Tamino), Eva Godlewska (Reina de la enfrente de Popogeno, intenta exhumar a
Noche) y Carsten Stabel! (Sarastro). En internacional; Margaret Pnce, Olaf Baer.
la Scarabelli, Furianetto (id. en Bastilla) y Auber, un clásico del género, con su
el foso, un conocedor de la obra: Jordán. Manon Lescout con Elisabeth Vidal (pre-
El 18 de julio se pone fin a la tempora- la von Otter.
miére ya realidad desde el 23 de sep-
da de la Bastilla con Kobo Kabanova, por Ahora nos toca revisar lo que el Cha- tiembre). Luego subirá a su escena otro
suerte una ópera en alza, con la Marfa telet ofrece al aficionado de París, Suma clásico de su repertorio Les pecheurs de
sin nval de la Rysanek y con Karan Arms- la propuesta diez títulos, de los que llama per/es.
trang como personaje Mular, una can- inmediatamente la atención la Semiromi-
de rossiniana, ya en avanzadilla de cele- Muchos títulos para París, Y encima se
bración y con t e r c e t o i m p o r t a n t e : quejan.

SCHERZO 31
ACTUALIDAD

EE.UUJNUEVA YORK

Un año de aniversarios

Pavorow; Üaale. Róiriey, Home y Te Kanawa algunos de ios artistas que posarán por ef MeL

uando esta nota se lea ya el Met lo grandioso y nunca reñido con lo diálogo posible, alargando la serato a
C habrá iniciado su actual tempora-
da operística con Lo fiohéme en la
ya requete conocí da edición zeffirelliana
experimental. Sus puestas son siempre
fieles, tradicionales, detallistas. Luego
adobadas con derroches de espectacu-
límites de paciencia jobrana. la función
inaugural contará con Kathleen Battle
en Pamina, Francisco Araiza como
y con Mirella Freni y Plácido Domingo laridad y colorido, a veces un algo Tamino, Luciana Serra (que debuta así
en la pareja principal. La música de Puc- recargadas. Sólo un teatro como el Met, en el Met) como la Rema de la Noche,
cini servirá también de clausura ocho con presupuestos millonarios, puede lle- Wolfgang Brendel (Papageno) y Kurt
meses después: Tosca donde figura asi- var sus delinos a la práctica (o vicever- Molí, Sarastro. Buen equipo, sin duda.
mismo Domingo, en esta ocasión diri- sa). Esta reposición mozartiana contará La dirección de escena levanta expecta-
giendo la orquesta. En medio, veintidós con la batuta de James Levine y en el ción; el director de cine (metido en
títulos, de los cuales cinco son nuevas reparto vocal destacan tres nombres: esto quizá después de Fitzcarraldo)
producciones. Mozart viene conmemo- Cheryl Studer, la soprano de los noven- Wemer Herzog, asistido por los deco-
rado en su bicentenario con Don Gio- ta, Thomas Hampson y Hans Peter rados de Maunzio Baló y el vestuario de
vanm, La flauta mágica. Las Bodas de Blochwitz, que hace su presentación en Franz Blumauer.
Fígaro y La demencia de Tito Como la el teatro.
cosa va de celebraciones el d(a 24 de A finales de febrero se conocerá la
marzo de 1991 se dará una función Los cinco estrenos del curso 90-91 producción de Káta Kavanová de Jana-
especial de gala en la que se festejarán son: Un bailo m maschera, cuya premiére cek, que ha imaginado para la escena
las bodas de plata con el teatro de tres ya se habrá producido a la hora de la Jonathan Miller, de quien se espera
cantantes muy queridos por los neo- publicación de esta nota, es decir, el 25 mucho, después de su R/go/etto mafio-
yorkmos: Mirella Freni, que últimamen- de octubre; Semiramide, La flauta mági- so que algunos sectores de la sociedad
te no para, Nicolai Ghiaurov, ya camino ca, Katia Kabanova y Patzifal. americana protestaron en el estreno.
de una retirada prudente, y Alfredo El Bailo contará con Apnle Millo, pre- La pareja femenina para la genial ópera
Kraus, todavía pletónco, sin muestras sumiblemente una buena Amelia, al de Janacek es superconocida en esta
de fatiga. lado de nombres muy vinculados con obra. Los neoyorkinos incluso pudie-
esta gran ópera verdiana: Pavarotti. ron conocerla por su versión concer-
Entre las reposiciones propuestas Obratzsova y Juan Pons. Levine y Fag- tística en el Carnegie Hall (con Eve
merecería recordarse el Faust. realiza- gioni dirigen. Queler dirigiendo) hace dos años:
ción escénica de Harold Prince, el Gabriela Benackova (que ya parece
John Copley, el director de escena haberse privado de sus segundo apelli-
famoso director de Broadway, que divi- inglés, que suele conseguir mucha natu-
dió al público (favorable) y crítica. Pnn- do, Cap) y ese monstruo del teatro
ralidad en su dirección de cantantes musical que es Leonie Rysanek. Tam-
ce evocó la guerra de los Treinta Años (algo, a veces, que es un auténtico
a través de una estética expresionista, bién cantarán con ellas otras voces
mérito) se encarga de contarnos en especializadas en esta música: Wieslav
distorsionada, fría dentro de algunos escena una ópera rossiniana (ya prelu-
toques de color, un mundo donde la Ochmann. Aage Haugland. Todos diri-
diando el bicentenano), Sem/rom/de, un gidos por el nombre más afecto hoy a
soledad de los protagonistas se hace título inmerecidamente ausente del Met
angustiosa. El reparto del pasado año la música teatral de este checo ilustre:
desde hace casi cien años. Bajo la Charles Mackerras.
(Barbara Daniels, Neill Shicoff y James Dirección musical de James Conlon el
Moms) sólo conserva ahora el del bajo reparto incluye a Lella Cuberli, Manlyn
wagneriano, que cantará al lado de James Levine (que interviene en 8 de
Horne (Arsece inimitable), Christ los 22 títulos) dirige el nuevo Parsifal,
Diana Soviero y Neill Rosenshem. En la Merritt y Samuel Ramey. Curiosamente,
dirección orquestal, Dutoit será sustitui- con nombres que disparan la especula-
soprano y tenor, debutan con esta ción: la Norman en su primera Kundry;
do por Thomas Fulton. ópera en el primer teatro de su país, Domingo en el rol titular. Acompañan
después de una provechosa (sobre Mazura. Wlaschiha, Lloyd, asegurando.
Convendría además hablar de otro todo la Cuberli) carrera europea. Es
estreno de la anterior edición, que va a al menos, experiencia y confianza. Otto
uno de los títulos más justificadamente Schenk será imaginativo, como de cos-
reponerse con algunas variaciones en esperados por la afición.
las partes vocales: el Don Giovanni de tumbre, al dirigir cantantes en decora-
Zeffirelli. El cineasta florentino ha calado Lo Flauta mágica la dirige también dos, siempre naturalistas, de cuidadísima
hondo en el público de ópera amenca- Levine; no se sabe si en la tediosa ver- realización, como son los de Günther
no. Conoce el gusto, la predilección por sión que hizo en Salzburgo, con todo el Schneider-Siemssen,

32 SCHERZO
LEONARD BERNSTEIN EDITION
BEETHOVEN • BERNSTEIN • BRAHMS • BARBER
COPLAND • DVORAK • ELCAR • GERSHWIN • HAYDN
MAHLER • MENDELSSOHN • MOZART • STRAVINSKY
SCHUMANN • SCHUBERT - SIBELIUS 'TCHALKOVSKY

LEONARD
BERNSTEIN
EDITION
¿ I ',

i:, ci)>
ACTUALIDAD

¡NOATERRA/LONDRFS

Las tribulaciones de un teatro


l Covent ganden está de ahorros; va

E de reducción de presupuestos. Esta


política ha sido, al parecer, la que
ha imperado durante estos últimos
años, con lo cual sus seasons han perdi-
do aquella categoría y exuberancia de
los años sesenta, sobre todo. Ahora
destaca un título, una producción, uno
o más cantantes, pero un tanto sumer-
gidos en un clima general de modestia,
rutina y hasta descuido.
De momento, la temporada no con-
tará con la apertura prevista. Faggioni,
que aparte de ser caro se pelea con
todos los General árectors, no presenta- Con Sigfndo (ambo) y El Ocaso
/os Dioses, Bemard Haiúnk com-
rá su famosa e itinerante versión del pletará su Anillo londinense.
Don Quichatte massenettiano. (Recorde-
mos que el Uceo dio esta puesta hace mann, que se puede cono-
años con el mismo reparto que debería cer a través de un difundido
ir a Londres: Raimondi, Bacquier y video. El reparto es distinto
Senn). En su defecto, inmediatamente la del originario; Kraus, Vadu-
dirección se ha hecho con los mandos y va, Sumí Jo, Morris, Howells.
ha pensado que abra la temporada una El resto de las reposiciones
reposición del Turandot del cincuente- del Covent Garden 90-91
nario (de 1937, año de celebraciones son: dará a conocer, en puesta de John Cox,
reales, con Eva Turner y Martinelli). El barbero de Sevilla y La Genérentela, Capncóo de Strauss, un nuevo papel en
aprovechando, flemáticamente, la cir- de Rossini vistos por Michael Hampe: el teatro para Kiri te Kanawa, después
cunstancia para homenajear a la citada La flauta mágica, de Everdmg, el triun- de la Maríscala y Arabella. Gluck vuelve
Tumer. muerta en julio de este año a fante Sor/s Godunov de Tarkovsky y, a al Covent Garden después de 18 años,
los 98 años de edad. Asi la princesa pesar de lo otro, La fandulla del west de pero lo hace por partida doble: Iphigénie
china será otra vez la galesa Jones (en Faggioni (que pudimos ver en Madrid en Jaunde y Orfeo ed Euridice, ambas
otras funciones la búlgara, de Bulgaria hace años). dirigidas por Haenchen.
no de vulgar, Dimitrova) con tres Calaf El teatro tendrá un estreno: Gowain Att.ua tiene un reparto infenor al de la
en frente: Vladimir Popov. Lando Barto- de Hamson Birtwistle (el compositor Scala: Zampieri, O'Neill, Bruson y Rai-
lini y Nicola Martinucci. de Punch and Mary, recientemente en mondi con el rutinano Downes. El Mur-
Pero otra zancadilla ha de remontar disco), basada en un poema del siglo ciélago de la desbandada de Sutherland
el teatro: Un segundo plato fuerte al XIV que transcurre en la mítica corte se cantará en inglés y con dirección de
que habrá de renunciar. El adiós a su del Rey Arturo. En la presente andadu- Bonynge. Aún se desconoce la sustituta
escena de Joan Sutherland, que iba a ra, el teatro concluirá su ciclo de la de aquélla, pero sí el reparto restante.
realizarse en diciembre, con Rosalmde tetralogía wagnenana al programar los Pero Londres tiene la ENO (English
de Die ffedermous se ha cancelado defi- dos últimos títulos. Con las direcciones National Opera) y esta empresa local,
nitivamente. La causa: no encontrarse la de Friedrich, en la escena y Haitink, en en su bellísimo Coliseo, da una réplica
australiana, respetuosa con su público, o el foso (y paralelamente en los estudios al Covent Garden a veces mejorando
punto para cantar dicho papel. EMI), suma en su cost estos nombres: resultados, aunque las obras, siempre
Entre las reposiciones destaca este Gwyneth Jones, Brunnhilde, James en inglés, puedan sonar irrespetuosas
año la de Somson et Dalila, una cuidada Morris, Wotan en Wanderer, y Rene para un latino. Este penplo la ENO
realización, con mucho clima sensual, de Kollo en Siegfried. ofrece ocho títulos combinando tradi-
Elijah Moshinsky, que en su estreno En noviembre se dará un Fidelio, dirigi- ción y modernidad. Son: Tosco, la con-
protagonizaron la Verrett y Vickers y do por el berlinés Chnstoph von Doh- trovertida pero fascinante versión escé-
que ahora protagonizarán Agnes Baltsa nányi con Gabriela Benackova y Jan nica de Jonathan Miller, Lo flauta Mági-
y José Carreras (que ya hizo Samson Blmkhof, encabezando equipo. En abnl ca, para la celebración bicentenana, una
este verano en Peralada). Perenne sigue Nuna Espert. que va a por todas, dirigirá coproducción con la Nederlandse
también la producción de 1964 de Zefi- una nueva Carmen con su habitual ves- Opera, Wozzeck, Greek. de Turnage
relli de Tosco, que retoma a la escena tuansta la Squ are i apiño y Gerardo Vera (estrenada en Munich en 1988), Dofctor
londinense cada pocos años. Esta vez (en lugar de Fngeno) en los decorados. Faust de Busoni, Fenntmore y Gerda de
servirá para que Domingo festeje su Mehta (y Sian Edwards) dirigen a un Delius que comparte cartel con el Qan-
veinte cumpleaños con el teatro al lado reparto que incluye a Mana Ewing (que n¡ Schicchi pucemiano y Cosí fon tutte de
de dos Toscas auténticas y extrañas: la triunfó en Carmen en Glyndebourne), John Cox, asimismo con motivos de
Behrens y Ewmg. Luis Lima y la ya mentada Leontina celebración mozartiana. Variopinta y
Otra reposición conveniente será la Vaduva, una soprano rumana a la que curiosa oferta, como nos tiene acos-
de Schlesmger de Los cuentos de Hoff- hay que prestar atención. En enero se tumbrados la política musical del teatro.

34 SCHERZO
Tenemos los mejores equipos en megafonía
para vestir su espacio con sonido a la medida.
Porque estudiamos a fondo la necesidod de sonido acorde con cada
tipo de ambiente, solucionamos y nos ocupamos de instalar lo megafo-
nía de salas de conferencias, pubso discotecas, fábricas, grandes olma-
cenes, polideportivos o estadios olímpicos, aeropuertos o estaciones de
ferrocarril y de cualquier otra instalación a la que quiera dotor del mejor
sonido del momento.

•nmiminii

llomoda gratuita. Tel. 9 0 0 - 1 5 67 89


(M detegoáones en Espato)
ACTUALIDAD

ITAUA/MILAN

El imperio Muti
uy raro es que la meca de la ópera
M comience su temporada con un
título mozartiano. El amor (y dedi-
cación perenne) de Muti por el compo-
sitor salzburgués y su bicentenano en
puertas son, sin duda, el motivo de la
novedad. Una nueva producción de /do-
meneo abrirá la stagione 90-91, puntual-
mente (desde 1951) el 7 de diciembne,
día del patrono local San Ambrosio,
Con Idomeneo son cinco las produccio-
nes que el teatro presenta en el curso
como novedad: La fanaulla del West,
Lodoiska, Manon Lescaut y Attila son las
otras. Las reposiciones de Le Comte Ory,
Adnana Lecouvreur, Lo frote i'nnamorato
y La Traviata completan los 9 títulos líri-
cos de la temporada (luego hay, como
siempre, conciertos, ballet y recitales).
Muti se encarga de la dirección (com-
partida en Cherubini, Pergolesi y
Mozart) de cinco títulos; de los restan-
tes se ocupan un veterano y habitual de
años como es Gavazzeni (Cilea), al lado Fachada del Teotm de la Scaía por Angeto Ingonni
de Ozawa (Puccmi) y Maazel (el Puccini
de Fanüutla), reapariciones esperadas, que el primero remonte ese bache que Lima dará un buen físico y. de momen-
junto con la presencia de Bruno Cam- parece estar pasando en un papel del to, incertidumbre vocal al Caballero des
panella, un hombre que va camino de que ha hecho uno de sus caballos de Gneux. Quilico (hip) y Antonucí harán,
hacerse imprescindible cuando se habla batalla. Tres barítonos harán el shenff: por tumos, el fastidioso Lescaut. En la
de cierto repertorio (Rossini, Donizetti). un francés, Laffont, un español, Pons y batuta, Ozawa, más original aunque
un italiano. Sah/adori. El extenso equipo plúmbeo, y Gatto, rutinario pero eficaz,
/domeneo se presenta con la dirección de secundarios que precisa la ópera se turnarán.
escénica de Roberto de Simone, acom- estará cubierto, se supone que bien,
pañado de sus rituales Carosi (decora- Lodoiska de Cherubmi, con el imprevi-
por la nómina profesional del teatro. sible Ronconi en la escena, puede ser
dos) y la Nicoletti (vestuario) y su Maazel puede dar nuevos ángulos a
Mozart, presumiblemente, será aporce- un número fuerte en la temporada (¿se
esta obra tan sutilmente orquestada. llevará al disco, como antes Te" o I Ves-
lanado, de mirada muy settecerrto, con
cuidada y aguda dirección de actores. Manon Lescaut contará con dos pro- pri?). Muti siempre es garantía y hace
En la parte vocal aparecen nombres tagonistas atractivas, Freni y Soviero. milagros con la partitura más anodina y
asociados a los respectivos papeles: el reparto tiene nombres seguros:
Winbergh (al alimón con Daño Raffani- VENECIA Deviá, Corbelli. Moser,
ti), Patricia Schumann, Di Cesare. Lo Pero lo mejor de la oferta milanesa
más interesante del equipo son dos
voces de mujer Delores Ziegler, aquí Un programa entre las novedades del año será segu-
ramente la obra que cierre el periplo:
Idamante en voz femenina, de carnosa
presencia vocal y atractivo juego dramá-
tico y la especialista Carol Vaness, Elet-
apetitoso Attila. Con casi al completo el equipo
que Muti reunió para la grabación EMI,
cuenta además con un segundo reparto
tra imponente /a en precedentes El teatro de La Fenice predispone, en interesante: FuHanetto. Fisichella, Roark-
representaciones europeas (Glynde- su belleza y confortabilidad, al especta- Trummer,
bourne, París). dor hacia sus espectáculos. Pero no
sólo es la magia del recinto la causa de Las reposiciones: La Traviaw de la
La producción de La Fanciulla del la acogida: la inteligencia y cuidado en reconciliación, f el el público de la Scala
West es de Jonathan Miller, famoso por obras e intérpretes hacen de su escena al recuerdo de 1955: Callas-Visconti-
su Rigoletto de la ENO, que en video una de las más interesantes de Italia, Giulini. Le Comte Ory, que viene de
dio la vuelta al mundo. Si juzgamos que Pesaro y Venecia, fastuosa puesta de
Este año, de noviembre a julio, siete Pizzi. Adriano Lecouvreur, montaje de
¡ntentó repetir la fórmula con su recien- títulos se verán, de ellos tres produc-
te fosco podemos quizá profetizar que Bolonia por Puggelli, convencional e
ciones inéditas: Lulu (con Ann Panagu- inteligente, un triunfo seguro para Freni
esta esperada visión del Far West se lias), Eugenio Onegin (con la revelación y Cossotto.
parezca a la actual América de culebro- rusa, el joven barítono Dimitri Huvo-
nes como Dmasty o Dallas. Las tres rostovsky) y Simón Bocconegra con un La exhumación de la ópera cómica de
Mmnie van a estar repartidas entre las reparto difícil de reunir en su equilibrio Pergolesi Lo frate i'nnamurato que obtu-
experimentadas y desiguales Zampieri y y categoría: Bruson, Aragall, Scandiuzzi, vo buena acogida en el anterior año es
Casolla, junto a una promesa que está Gallo y la protegida de Muti, la intere- una prueba más de la inquietud combi-
subiendo con fuerza: la americana Jane santísima y ascendente soprano geno- nada con la tradición de la actual direc-
Johnson. Domingo, o el torpón Giaco- vesa (muy en el papel, pues) Daniella ción del más famoso teatro del mundo,
mmi o el anodino Lamberti, pondrán Dessi. donde Muti, para su suerte, impone
voz a jonhson-Ramerrez; esperemos excelencias.

J6SCHERZO
ACTUALIDAD

SUIZA/GINEñRA
ZURICH

Un teatro en ascenso La alternativa suiza


Zurich ofrece un programa impor-
tante para sus Spíe/zeit 90/91. Bastan-
a se conocen los problemas ecó- te para destacar, pero principalmente

Y micos que acarrea la ópera, el


más caro de todos los espectá-
culos. Que los suizos se quejen de
la presencia al completo, sin cuenta-
gotas, una o dos por año, de la Tetra-
logía wagneriana versión musical de
ello, con la renta per capita, los capi- Ralf Weinkert con Claus Helmut
tales extranjeras acumulados, y otras Drese (escena), U! de Rico (decora-
circunstancias conocidas, da para pen- dos) y Waltraud Engelberg (vestua-
sar en cómo saldrán adelante otras rio). Una producción flamante con
temporadas de economías más deci- reparto de alcurnia: Alfred Muff
didamente modestas (y no se señala a (Wottan), Jerusalem, Doese, Lind-
nadie con el dedo). Pues bien, las holm y Jones (Brünnhilde), Runkel,
autoridades se quejan de que las Gjevang, Salminen, von Kannen.
fuentes oficiales suizas se han cerrado Luego doce títulos más con la consa-
un poco y que ello supone un bida atención a la celebración mozar-
aumento (o soporte, se entiende) en tiana: La Flauta mágica La demenza di
el precio que debe pagar el público. Tilo. El rapto en el serrallo.
En realidad ha ocurrido que el Gran
Teatro de Ginebra ha mejorado tan
ostensiblemente el nivel de su so/son Bruno Bartoletti, no habituado dema-
que, con lo que cobran los divos o siado a este repertorio, dirigirá Peter
aspirantes a ello, los debes de su con- Gnmes de Britten. en febrero y marzo.
tabilidad han subido como la espuma. Tony Palmer, cineasta responsable del
Ha coincidido con el criterio de los Wagner fotografiado por Storaro para
responsables de los espectáculos: televisión y otro reportaje esta vez
ofrecer calidad y diversidad, en un sobre Callas, asumirá la parte escénica
doble camino: escuchar los títulos El reparto, de lujo: Jan Bhnkhof, Víctor
operísticos más populares al lado de Braun, Sarah Walker, Ashley Putnam,
aquellos otros que merece la pena Robert Tear.
redescubrir. Otro Strauss, ahora el autobiográfico
El Gran Teatro ginebnno hace ape- de Intermezzo, llegará a los ginebrinos
nas unos pocos años nadie se moles- en marzo y abril, en siete funciones.
taba en consultar sus programas, dado Ulnke Steinsky (aplaudida Reina de la
que sus repartos parroquiales no des- Noche) va a ser Anna e Inga Nielsen en
pertaban el más mínimo interés. la malhumorada Chnstine (o Pauline
Ahora se impone la consulta. Y si no, von Ahna, mujer de Strauss), siendo
ahí está la próxima edición. Stroh el barítono Dietmar Grimm. Jef-
Ocho títulos solamente, pero bien y la seguridad (aquí menos frey Tate, cada vez más apegado a la
pensados y con repartos que prometen comprometida) de Peeters. Bruno música del autor de Solóme, dirige la
categoría. Se inició la saison el II de Campanella estará (este mes de Suisse Romande, con versión escénica
septiembre con el Simón Boccannegro noviembre) en el atril. La deliciosa Vie de Kurt Wildhem.
de Verdi, con el protagonismo del barí- panstenne de Offenbach estará dirigida, El bicentenario mozartíano corre a
tono actual más prometedor: Alexan- en lo teatral, por Jeróme Savary. un cargo del Don Govanni dirigido por
dru Agache, al que se le ha reprochado, argentino afincado con mucho éxito en Armin Jordán y Mathias Langhoff. Un
sin embargo, y precisamente en este Francia, y en lo musical por un especia- conocido cost asume la parte vocal de
papel basarse demasiado en la calidad lista como Marc Soustrot El reparto, la genial ópera; a saber Thomas Hamp-
de la voz en vez de la profundidad del donde está presente un veteranísimo y son (Giovanni), Manlyn Mims (Anna),
personaje. Con Agache, estarán la Mat- eficaz comprimario como Ricardo Cas- John Aler (Ottavio), Nancy Gustafson
tila (musical e intima), Chausson (/a sinelli, suma los nombres habituales en (Elvira), Deíla Jones (una mezzo para
conocido su Paolo) y Harry Peeters, un el género de Trempont, Foumier Asse Zerlina) y Wíllard Whitte (el turco
elemento estable de la casa que quizás y el largo etcétera que demanda la ope- madrileño para Leporello).
se vea sobrepasado por un papel tan reta. Finalmente (¡y en qué mejor lugar!), se
complejo como el de Fiesco. Dirige Dophne de Strauss agrupa un reparto cerrará temporada, junio y julio, con Gui-
Richard Armstrong con la escena de hoy difícilmente superable. Lucia Popp, lloume Te//, un Rossini anunciado también
Humbert Camerlo. / Capuleti e i Mon- Jaduviga Rappe, Hans Tchammer, Claes como celebración de bicentenario.
tecchi presenta, posiblemente, mayores H. Ahns|O y Paul Frey serán respectiva- Reparto impagable: José van Dam. Chris
esperanzas al sumar, junto a Gasdía mente Daphne. Gaea. Peneíos, Leukki- Merritt y la Matilde, ya excelente según
(Giulietta siempre fina y agradable) y pos y Apollo. Se dará en versión de anteriores interpretaciones de Jane
Tro/anos (un poco fuera de lugar, pero concierto, durante cinco días del mes Eaglen, Gabriele Ferro asegura en la
veterana con sabiduría, en Romeo) al de enero próximo, y con dirección de batuta tranquilidad y, en el escenario, la
Tebaldo de voz lírica de Frank Lopardo Chnstian Thielemann. originalidad de Reto Nickler.

SCHERZO 37
JOVEN ORQUESTA NACIONAL DE ESPAÑA

A wnor detaiMtobndow»

^CONCURSO DE COMPOSICDN
eultunlet qu* tmdrtn lugar
• EEt pA i HA fi w
t lo SS »»
HJowi OrauttU NMlonH
dt EiptA* convoa MI ttrctr
Concurw d* CgmpoiJdón
con un dobw oaravo:
A)E*t»nd»r«limbrlod< HOOAUOADES C n kiia d> ) • amncAviH. ffdlp*r>fl*t<Mir«H il. •ttWKaUftLmnodlfcUeall'inM.
pirtlclpiclon t lodos k>j palta* d i l i Facha IJmtTB de CBierutJOntf*flfcrai
Comunidid Ibwówwrlctna. "Pnmio SlnfOnlco-Coral . 2 8 de F e t m n x t e 1991
B) Desdoblar al Concursa «n Ve) PrerntoOpcn de G i m a n " 2 8 d í F í b u r o d e 1992
convociiariM tuceiivu,
conespondlsnki • loi * t o i Cadi irodahcaa « ' Oorcjno sstirt COaU sn U 5iQusnrK prwnm
1990,1991 y 1992. -|>™niki SlndJrtm-Co™ 1 JWO.0O0 pB. (1 - Pnntat • SOOMO p d ( * c t * * í
TniWDpnliCIniiii" IJM¿nDpB.(Fimto UrÉ9)

Li obra qut an o d t n a M c U n d t a d jrtner pram» s«4 iduafla. Ocna «*dón dBpendsrt


un su nataad d t la «ganbaUón del Concum
Las obras primadas gn las dslinHs modalidades serin esteradas p« la Joven Oquesta
Nacional ds España denifooe su progíam ación habUuaJ. asimismo d
gradadas y retansmaidas poi Radio Nacional Be EspaflsfKN E )

J
GRANDES INTERPRETES

Riccardo Muti, -
Una personalidad arrolladura

• De los directores más notables de su generación, ftc cardo Muti es, posiblemente,
el menos conocido en España, Ahora este napolitano nacido en 1941. ganador del
- Premio Guido Cantelli en 1967, viene a Madrid con una de las orquestas que
dmge con mayor frecuencia, la Filarmónica de Viena. Sin embargo. Muti dirigió la
O N E en dos ocasiones, en ios años 1972 y 1974, ha visitado Barcelona al frente de
la Orquesta Phi I harmonía londinense y conserva de nuestro país un recuerdo
extraordinariamente grato. Muti es un director que casi desde los principios
de su carrera ha trabajado can las mejores agrupaciones sinfónicas del
mundo. En 1973 sustituyó a Klemperer al frente de la Orquesta N e w PhilharmonJa
y desde entonces su ascensión al cielo de los astros musicales ha sido
imparable: asiduo de Salzburgo -donde ha sustituido a Karajan-, titular de la
Philh armonía, del teatro Alia 5cala de Milán, de la Orquesta de Filadetfia,
nadie discute el talento musical de Muti que algunos consideran, por las
características de su estilo interpretativo, como el más dotado de los
herederos de Toscamm. SCHERZO ha preparado un mmi dosier con motivo de su
visita, en el que se incluyen trabajos de Francisco José Villalba y Arturo Revenen
además de una entrevista realizada, durante el Festival de Salzburgo del año pasado.
por José Luis Pérez de Artega dentro de su serie Reímtos. que nos ha sido
gentilmente cedida por la dirección de T.V.E. La entrevista se publicará en
dos paites, una en la que Muti nos cuenta los inicios de su carrera y otra, que será
publicada en nuestro próximo número, en la que sobre todo habla de
su experiencia con la Orquesta de Frfadelfia. En ese próximo número nuestros
lectores tendrán ocasión de leer otra entrevista, esta vez con Wolfgang Sawalhsch.
que sustituirá a Muti al frente de la Orquesta de Filadelfia. con lo cual dispondrán
de una visión contrastada del trabajo con ese gran con¡unto noiteamencano.

SCHFR/O
GRANDES INTERPRETES

El italiano impasible
o primero que llama la atención de una impecable técnica gestual, ya de por Berlín, Viena son los principales centros

L un director como Riccardo Muti es


la facilidad, la sensación de que hace
música naturalmente, como quien habla
SÍ fácil y adecuada: gesto imperioso,
autoritario, amplio, perfectamente corre-
lacionado con el mensaje musical. En
de su actividad. Madrid -siempre, desde
hace bastante, proviciano en éste y otros
aspectos de la cultura- fue anfitrión del
o realiza cualquier otra humana y habi- Milán otros dos excelentes maestros ambicioso napolitano en dos ocasiones
tual función, Su misma actitud ante la contribuirán a completar la formación -cuando la fama, con todas sus conse-
orquesta, tensa, integrada en el devenir del aplicado y aprovechado alumno: cuencias, todavía le dejaba visitar capita-
sonoro, expectante, siempre en disposi- Bruno Bettinelli. que le introduce en los les musicales de segundo orden-, y
ción de articular todos sus movimientos secretos de la composición, y Antonio ambas al lado de la Orquesta Nacional.
con el fluir de la música, unida asi al Votto, pupilo de Toscanini, que, en la La primera en diciembre de 1970: Ober-
gesto de manera lógica, inseparable. misma línea de éste, armoniza su estilo tura de Semiramide de Rossmi, Concierto
ofrece esa visión no exenta de conforta- directorial y le ayuda a establecer las n. ° 2 para piano de Rachmaninov (con
bilidad y determinante de seguridad en la pautas de la ideal (e inalcanzable) objeti- Rafael Orozco) y Aus italien de Strauss.
ejecución, claridad en la exposición y fir- vidad, así como a potenciar aún más su La segunda en abril de 1972: Stabat
meza en el discurso. La mirada vigilante, innata habilidad para sintonizar con la Mater y Magníficat de Vivaldi (con Sheila
el aire felino, la perfecta armonía de materia musical a efectos de traducirla Armstrong y Julia Hamari) y Cuatro pie-
movimientos, el equilibrio de la figura en sonidos con justeza, precisión y brillo. zas sacras de Verdi.
contribuyen a reforzar esa impresión. En Ñapóles tuvo su primera experien-
Porque Muti, en efecto, parece haber cia pública en el podio, al sustituir ines-
nacido con la batuta en la mano y con peradamente a un compañero enfermo La neutralidad como bandera
las ideas muy claras de cómo utilizarla. al frente de la Orquesta de Jóvenes del
"Se nace director de orquesta. Ningún Conservatorio. Hecho que recordó La contemplación de aquel treintañe-
estudio ni esfuerzo puede hacer a un durante las pruebas que. en 1967, hubo ro, la observación posterior de varias de
gran director". He aqu¡ una frase suya de realizar para llevarse el pnmer premio sus actuaciones y la escucha de buena
recogida por R. Allegri en la Gozzetta ó del afamado Concurso Guido Cantelli, parte de una ya importante -y camino de
Parma de enero de 1980. El estudio o, nunca antes discernido en favor de un hacerse copiosa- discografía nos dan las
por mejor decir, la entrega en cuerpo y director italiano. Rápido y afanoso, ambi- pistas que nos conducen a un intento de
alma a la música y, concretamente a la cioso y ansioso del éxito, Muti se lanza, definición del estilo y maneras del direc-
manera de traducir el pentagrama con sólo 26 años, en pos de la gloria- Y tor transalpino, al que Michelangelo Zur-
mediante la orquesta, fue siempre para ésta le sonríe enseguida: empieza su letti describe como "un director neoclá-
él más que una devoción una obligación: veloz ascensión dando en Florencia, en sico contra natura", Y con bastante
"Me sumerjo en el estudio hasta olvidar- el Mayo Musical, un sonado concierto al razón si consideramos los planteamien-
me de comer y de dormir". Su asunción lado de Sviatoslav Richter, lo que le eleva tos intelectuales del maestro, amigo
de cualquier forma musical y su espontá- a la titularidad del Festival (hasta 1982) y siempre -continuando la estela toscani-
nea ¡ncard i nación en el sonido abonan le hace aparecer, desde finales de los niana- de aproximarse a las partituras en
esta otra aparentemente exagerada y sesenta, en los principales teatros de Ita- busca fiel de la precisa recreación de lo
rotunda aseveración: "No tengo necesi- lia Salzburgo le descubre en 1971. Le lla- estrictamente anotado; del servicio a la
dad de entender la música, sólo recibir- mará luego prácticamente todos los exacta y pulida combinación de sonidos
la". veranos. Sustituye a Klemperer con la representados por los signos; del respeto
Philharmoma en 1973 en una episódica a lo contenido en el pentagrama, sin
actuación y se unirá al conjunto londi- aventurarse por sendas imaginarias o
Un predestinado nense como principal maestro en 1977 aproximativas. Método plausible, enco-
(también hasta 1982). miable incluso, aunque de difícil puesta
En verdad, la trayectoria del director Se lo empiezan a nfar a pnncipios de en práctica de una forma total, taxativa y
napolitano no contradice, sino que los setenta los más importantes teatros y axiomática.
corrobora aquellas manifestaciones. orquestas del orbe. Visita los Estados Porque lo subjetivo no puede excluir-
Desde muy niño, apoyado por su padre, Unidos e inicia su contacto con la se. Esta voluntad otorga, en cualquier
un médico melómano, practica el piano Orquesta de Filadelfia, que le nombra caso, a las interpretaciones de Muti una
y cursa la disciplina en el Conservatorio sustituto de Ormandy en 1980. Su cola- funcionalidad, una orgamcidad y una flui-
de San Pfetro, en Maiella; aunque, des- boración permanente con La Scala fructi- dez impresionantes a las que ha de unir-
pués, sin abandonar el pentagrama, inicia fica en su designación como titular, se el equilibrio general de las voces, el
en la universidad de Ñapóles Filosofía. reemplazando a Abbado, en 1986. Hoy refinamiento en la aplicación de los colo-
Pero la música es ya su alimento y su Muti, nadie lo discute, es un primerísima res y la excelente dosificación dinámica y
vida y a ella dedica casi todo el tiempo. sene, un hombre que sigue trabajando agógica. Pero no pueden negarse los
Recibe clases en el Conservatorio de como en los comienzos de su carrera; peligros que tales planteamientos y resul-
su ciudad de Vicenzo Vítale, un antiguo que va sobre seguro y que exige siem- tados a veces concitan: las limitaciones
alumno de Cortot, que le insufla un des- pre los mejores mimbres alrededor. No que en ocasiones surgen de esta falta de
medido amor por el cuidado del detalle, es hombre simpático, pero sabe conven- esencial compromiso, de una buscada
por el pulimento del sonido, por la exac- cer de lo que quiere pronto y claramen- ausencia de ambigüedad y de un aprio-
titud y por el equilibrio de las dinámicas te: con firmeza, autoridad y conocimien- rístico rechazo de lo convulso, lo mistéri-
y de los ritmos. Breves contactos con el to. co o lo sentimental, que proporcionan
ilustre Franco Ferrara le proporcionan Milán, Filadelfia, Londres, Salzburgo, magníficas, brillantes, incluso rutilantes
40 SCHERZO
RICCARDO MUTI

Famoso se ha hecho ya otro título ver-


diano llevado también al disco: R/go/etto,
realización en la que resplandece el
gusto por lo filológico, por lo auténtico,
con eliminación de notas añadidas, de
adornos y de coronas adquiridas a lo
largo del tiempo y que revela un trabajo
sesudo, un estudio sereno y un control
absoluto de todos los elementos en
acción. Puntónos es otra buena muestra
de esta política que pone en evidencia la
elegancia del fraseo y la excelente medi-
ción de la melodía belliniana por parte
del director de Ñapóles.
En lo sinfónico está presente, como
es lógico, todo este bagaje, esta cultura
musical, este primor y acabado en las
estructuras. El gesto amplio -brazos
abiertos por completo, que juegan
desde la horizontal hacia arriba en
movimientos elásticos, precisos, conmi-
nativos-, la sutil mano izquierda, el móvil
torso, los pies bien afincados, la cabeza
alta, la mirada penetrante obtienen
resultados de primera magnitud y levan-
tan edificios siempre aéreos y, sin
embargo, firmes y sólidos. No corre por
ellos con frecuencia, es cierto, el sabor
de lo trágico, de lo humano trascenden-
te, de lo poético, de lo apasionado -
pese a la extema vibración que puede
llegar a animarlos-. Hay. parece percibir-
se al menos, tras ese gesto felino y avi-
zor, un talante distanciado, no caluroso
(lo que no excluye lo cordial); como si,
una vez lograda la perfección de la
forma, el espíritu de la esfinge se apo-
derara del director. No es Muti dema-
siado amigo de la música de vanguardia,
como sí lo es su colega y compatriota
Abbado, aunque ello no supone que no
se haya acercado con fortuna a deter-
minados autores: Dallapiccola, Petrassi,
Ligeti y, por supuesto, a los menos
avanzados Shostakovich y Britten. Pero
FOTO- E M
su dedicación es menor y menos inten-
recreaciones; perfectamente organizadas • de hoy e incluso contando con fortepia- sa que la de aquél, director más agudo,
en todos los aspectos externos, elegan- no para los recitativos); controladísima variado, nervioso y cálido, más próximo
tes, refinadas, de precisos pero no dema- aproximación al Don Giovanm, bello, a un Cantelli. Ninguno, claro, se empa-
siado vivos perfiles. El equilibrio de todos claro y grandioso (sin ningún desmadre), reja con Giulini, de modos hiperromán-
los factores en juego está normalmente algo escaso de emoción. En la recupera- ticos y humamstas, que enlaza en cierta
conseguido y servido en las mejores ción de la verdad constructiva y estructu- medida con la tradición germánica y
condiciones para la audición cómoda y ral de muchos títulos, el director italiano que difiere bastante por su lado de otra
confortable. No es raro, teniendo en ha hecho diana, dentro de este universo gran batuta italiana: la de Víctor de
cuenta todo lo dicho, que el menciona- más bien olímpico, numerosas veces: Sabata. de técnica perfecta y musicali-
do comentarista italiano haga referencia Gug/ieímo Tell. Aída, I Masnadieh, Emam, dad profunda, del que Abbado se
al neoclasicismo de Muti como rasgo Vísperas sicilianos. Nabucco (cinco obras muestra más heredero que Muti.
fundamental de su estilo; neoclasicismo verdianas que ha situado en su justo Un maestro, pues, limitado Riccardo
que ha de tomarse como un cumplido sitio, librándolas de baratos excesos). El Muti, pero un músico muy capaz, bri-
en los tiempos de standanzación vulgar peculiar sentido dramático de este maes- llante, equilibrado, controlador de todo,
que corremos. Es é! el que basa con for- tro -tan diverso al más esencial y apre- conspicuo arquitecto, traba|ador orde-
tuna los mejores logros del director miante de Abbado o al mas profundo y nado y consecuente. Y sólo tiene 49
napolitano, excelente repujador de ópe- amplio de Giulmi- brilla cegadoramente años...
ras de Mozart espléndidas realizaciones también en Baile de máscaras y Traviato
de nodos y Cosí, en busca de la añorada (un tanto epidérmica en %u concepción
pureza histónca (hecha con elementos general, lo mismo que el Réquiem). Arturo Reverter

SCHERZO 41
GRANDES INTERPRETES

Un mago del foso


mí no me gustaba la ópera del teatro es una corriente eléctrica ensayar, no desean servir a la música,

A Norma. Ni la regia entrega de


Milanov, ni el genio insuperable
de Callas, ni los prodigios vocales de
de alto voltaje a la que es imposible
resistirse. Y del Muti de la Wiener Sta-
atsoper, del Covent Garden, de Salz-
solamente les interesa el éxito perso-
nal aun a costa del conjunto del
espectáculo. Y en esto, Muti es infle-
Sutherland, ni la melancolía evanes- burgo, de la Scala, es del que hablaré, xible. A Muti le importa ei composi-
cente de Caballé me habían podido del que me ha hecho saborear noches tor, la obra que se representa, si los
convencer de que la suprema creación inolvidables. divos no se ciñen a estos requisitos, ni
de Bellini era una obra maestra. Quien Artista rodeado de falsos mitos los quiere ni los necesita, Esta es la
lo consiguió no fue una soprano sino como el de tiránico, cuando es bien razón de que busque a los cantantes
un director de orquesta, Riccardo sabido que su orquesta y coro en la jóvenes para sus interpretaciones,
Muti, en la Wiener Staatsoper a finales Scala le adoran a extremos de des- quizá estén inmaduros, pero cuántos
de los años setenta. Con él, la partitu- convocar la huelga que el año antepa- de ellos con su ayuda se transforman
ra adquirió en mis oídos, en mi sensi- sado tenían prevista para la noches de en estupendas realidades. Este año
bilidad una magnitud que nunca había San Ambrosio; también se le acusa de muchos se han desgarrado las vesti-
sabido o querido reconocer Aquello erigirse en máxima estrella de los duras por la elección del reparto de /
no era un festival de gorgoritos, era espectáculos sin prestar atención a los Vespri Skiliam en la Scala: efectivamen-
música extraordinaria, bella, profunda, cantantes a los que usa, según las te, ni Merritt ni Studer estuvieron a la
sutil. Muti me iluminó la partitura, me malas lenguas, como meros instru- altura de las circunstancias pero hasta
la enseñó, me la hizo vivir con el mejor escribano... Studer es
comunicatividad contagiosa, arre- una maravillosa soprano y Merritt
batadora. Comenzaba mi atrac- un discutible tenor con facultades
ción no decaída por el director portentosas que no tuvieron su
napolitano. Entonces sus tempi noche, pero los superdivos tam-
eran quizá demasiado vivaces, bién tienen baches. Muti no sólo
agitados, después, con los años, no perjudica a los cantantes (si se
aquella fuerza de la naturaleza se entiende por esto eliminar los
ha mantenido, quizá, de forma agudos no escritos en las partitu-
menos extrovertida pero enri- ras, claro que les perjudica) sino
queciéndose en intensidad, en que les hace rendir al máximo, y
precisión para el matiz. He tenido quien lo dude que escuche a
la suerte de escucharle mucho en Caballé en Aída, a Dimitrova en
directo y poquísimo en disco Nabucco, a Bruson en Ernani y a
(cada vez confio menos en la tantos otros. Pero, repito, no
música enlatada, aunque proceda quiero hablar de lo que eí maes-
de Muti) y, en directo, con Abba- tro ha hecho en disco.
do, constituye para mí el paradig-
ma de la dirección de ópera en Tras aquella endeble, en lo
nuestros días. vocal, Norma de Viena pero
esplendorosa en lo orquestal han
Es la de Muti una personalidad venido muchas maravillas. Su Rigo-
irrepetible que auna virtudes de letto también en Viena con un
los grandes del pasado con un Brunson en estado de gracia, más
sentido totalmente actual del artista, más profundo que nunca y
fenómeno operístico. Sé que una Gruberova resplandeciente,
algunos dicen que ha contraído el frágil, patética. Su Ernani de la
virus de la Scah. a muchos sus Scala con Freni, Domingo, Bruson
últimas grabaciones discográficas y Ghiaurov. Una velada de escán-
les parecen fallidas (entre ellos dalo por el concepto que su direc-
Richard Osbome que, en su críti- Margaret Morshall en el Cosi fon June de Salzburgo, de 1990 tor de escena, Lucca Ronconi.
ca a ía edición discográfica del mentos para su lucimiento. En fin, imprimió al espectáculo y en la que
maestro de Gughetmo Tell de Rossmi, Muti es quizá hoy el único director tampoco se lucieron mucho los can-
ha dicho que es la cosa más delezna- estrella que ensaya al piano con cada tantes, solamente Domingo brilló un
ble que ha escuchado). Sin embargo, a cantante sus respectivas particellas. poco en el papel protagonista y, cómo
otros nos parece que casi todo lo que También se le critica su elección de no, Bruson, excepcional Carlos V. Sin
interpreta estos años en la Scala y en las voces. ¡Por qué con él no hacen embargo, Muti triunfó sin paliativos.
el festival de Salzburgo alcanza el nivel buenas migas (os grandes oficiales del Nunca olvidaré cómo fue su interpre-
de acontecimiento musical. Muti en arte canoro? Muy sencillo, porque tación del coro Si ridestí ti León di Cas-
disco será lo que sea, pero en el foso esos denominados grandes no quieren tiglia. Otro año vino su apoteósico

42 SCHERZO
RiCCARDOMUTI

Stiider, Zancanoro y Memr en I Vespn Sicifionr. óperacon la que Muti abnó la temporada en I 989 raros, EM
Nabbuco con Dimitrova y Bruson y su genio haciendo que los concer- nuevo el triunfo. La magna partitura,
corno supremos artistas, irrepetibles tantes sonasen con una musicalidad y tantas veces maltratada, conservó su
por su grandeza la una y sutileza el redondez únicos salvaron la noche. bella armonía clásica pero se despojó
otro y con el Va pensiero más impre- En el reino de Mozart, Salzburgo, de su tantas veces criticada frialdad. Si
sionante que nunca he escuchado. En Muti es hoy el rey. Tras su primera como espectáculo fue menos redondo
el segundo año como responsable de intervención como director de ópera que el Cosí, como música alcanzó nive-
la Scala, abría la temporada con el en la ciudad del Salzach en 1971 con les similares de excelencia.
músico de sus amores: Mozart, y de Don Pasquate, volvió a ocupar el foso En la noche de San Ambrosio de
Mozart con Don Giovanni. Su Don Gio- para dirigir el Cosí, ópera que en Salz- 1990, la Scala ofrecerá otro Mozart:
vanni fue hermoso, el maestro hizo burgo era casi una exclusiva de Karl Idomeneo. Sus proyectos para esa
cosas bellísimas con la partitura impo- Bóhm, que la dirigió allí durante die- fecha en los años sucesivos incluyen
sible, pero en conjunto adoleció de ciocho años, y en la que se había Parsífal en 1991 y Don Cario en 1992.
falta de unidad estilística. No obstante, estrellada, por eso de las comparacio-
este verano cuando la dirigió en el Pero lo más interesante lo hace el
nes, el único director que le sustituyó maestro no en la mágica noche de la
Festival de Salzburgo ya había madura- , durante dos años, Seiji Ozawa en los
do su concepción de la ópera. (Ver inauguración de la temporada escoííge-
años 69/70. Muti no tuvo miedo, se ra, sino durante la temporada. Mucho
crítica en SCHERZO n D 48. pág. 41). alzó el telón, elevó su batuta y tuvi- Mozart, Bodas, Don Giovanni, Cosí, Tiro,
mos el mejor Mozart de los últimos alguna composición de bel canto. /
Tras Don Giovanni, en 1988, inaugu-
tiempos del Festival de verano de Capuleti e Montecchi de Bellmi en
ró la temporada de la Scala con otro
Salzburgo. Un espectáculo perfecto 1987; recreaciones de conocidas ópe-
monumento de la lírica universal: el
con el que Muti. el director de escena ras del dieciocho, como el Orfeo de
Gughelmo Tell de Rossini. Fue un acon-
Michael Hampe y el escenógrafo Gluck en 1989. menos conocidas
tecimiento. Qué milagro me pareció la
Mauro Pagano dieron en la diana. Un como la A/ceste del mismo autor en
partitura del Cisne de Pesaro. con qué
Mozart sutil, sensual, mediterráneo, 1987 e ignoradas como Lo fratei'nna-
naturalidad transcurrió su larga anda-
brillante, melancólico, jocoso, una morato de Pergolesi este año, y, cómo
dura, sin desfallecimientos, exquisita-
maravilla. Hasta los más reacios tuvie- no la recuperación de La Jraviata vein-
mente controlada hasta el último
ron que rendirse a la evidencia. El fan- tidós años después.
matiz.
tasma de Bohm había levantado el
En 1989 Muti inaugura la temporada veto que tenía sobre su ópera favorita. Éste es el milagro de un director de
de su teatro con un Verdi: ' Vespri Sid- Cuatro años escuché su Cosí y siem- personalidad arrolladura, de un músico
hani. El casi fiasco de las voces no sal- pre me sonó diferente. Después le deslumbrante que despierta pasiones
picó al maestro al que el público ofrecieron La Cenerentola de Rossim, extremas, de un verdadero mago de la
obsequió con una clamorosa ovación no le interesó y en sustitución le die- ópera, de la música.
al concluir el espectáculo. Sin embar- ron la posibilidad de dirigir otro
go, este año Muti no sonreía. Su fan- Mozart, La Clemenza di Tito y de
tástica visión de los ballets de la ópera Francisco José Villalba

SCHERZO 43
ENTREVISTA

Riccardo Muti: El napolitano


que conquistó Salzburgo
CHERZO.- ¿Nos podria hablar de sus primeros S.- Sin la intervención de su madre, quizá hoy sería el Dr. Muti,

S
recuerdas musicales, de las primeras músicas que o el abogado Muti...
esuchó? M.- En efecto, podria ser el letrado Muti, o un ingeniero...
MUTI.- La primera música que esuché -pero Bueno, no, ingeniero no, las matemáticas no me gustaban.
de la que no recuerdo prácticamente nada- fije Probablemente sería un hombre de letras o de leyes. Pero
La Traviata, y esto ocum'a en Barí. Yo tenía dos afortunadamente no fue así.
años de edad, asi que comprenderá usted bien S.-¿Cómo sigue la historia?
por qué no guardo recuerdos de la ocasión. Me M.- Pues sigue con algunos conciertos que di como joven y
dijeron que ésta fue la primera ópera que yo promisorio violinista en Ñapóles y localidades de ¡a zona.
escuché. Mis padres temían que yo empezara a Después empecé a estudiar piano, porque quería tener una
llorar, o modestar, durante la representación, pero, al parecer, cultura mayor que pudiese completar mi aprendizaje del vio-
escuché la ópera en silencio, aunque sin atención. En cambio, lín. Y de este modo me enamoré del piano aún más que del
aunque no tenga seguridad de que ésta fuera la primera vez violín, porque en el piano me sentía autónomo, podía inter-
en que la música me interesara, sí que recuerdo muy bien pretar todo lo que quería de una forma completa, mientras
haber oído, con enorme atención, la Quinta Sinfonía de Beet- que como violinista necesitaba siempre un acompañante. En
hoven, por la radio. Quedé fascinado por la energía del pri- breve tiempo estuve preparado para presentarme a los exá-
mer movimiento de esta Sinfonía. Naturalmente, en aquella menes del Conservatorio de Bari, en el que figuraba como
época conocía muy pocas cosas de Beethoven, ni tampoco director Niño Rota. Usted sabrá que Rota goza de una cierta
sabía que el día de mañana yo sería músico. Así que le podría fama como autor de música sinfónica, pero es mucho más
decir que en mí influyeron La Traviata en estado inconsciente, conocido por haber escrito la-música de la mayoría de las
y la Quinta Sinfonía de Beethoven en estado consciente. películas de Fellini: yo creo que todo el mundo conoce el gran
S.- ¿Cuándo comentó a su familia que quena emprender estu- tema de La Strada, o recuerda Amarcord, o incluso El Gatopar-
dios musicales? do de Visconti. En aquella época, Rota pasaba poco tiempo en
M.- Es una historia muy larga, trataré de contársela en tér- Bari, ya que estaba muy ocupado componiendo en Roma la
minos sencillos. Yo nunca pensé abiertamente en ejercer música de una de las películas de Fellini. Pero tuve la suerte
como músico. Mire, vengo de una familia numerosa, somos de que estuviera en Bari el día que yo me examinaba. Yo me
cinco hermanos. Mi padre es médico, amante de la música, presentaba como alumno privado. Rota me escuchó tocar y
como lo fueron mi abuelo y mi bisabuelo. Por lo tanto la enseguida me dijo que tenía cualidades musicales especiales y
música siempre ha formado parte de la cultura familiar, y mis quiso que yo entrara como alumno oficial en el Conservatono
padres deseaban que todos sus hijos estudiasen música. A la de Bari. A partir de entonces, me acompañó a escuchar con-
edad de siete años, como regalo de Navidad, me dieron un ciertos, me explicó todo lo imaginable sobre las orquestas, me
violín. N o me gustó nada ese regalo, yo esperaba algo más llevó a las óperas... En fin, durante el año que permanecí en
adecuado a un niño de mi edad. Desde entonces odié el vio- Bari fue como un padre para mí. Cuando mi familia se trasla-
lín, ese violín, y, como se podrá imaginar, odié también la dó a Ñapóles, Rota me dijo: "Aunque eres uno de nuestros
música, que no me interesaba para nada, yo prefería jugar al mejores alumnos, el hecho de ir a Ñapóles cuenta con mi
fútbol o hacer otras cosas. O sea, que mis comienzos fueron apoyo, ya que aquel Conservatorio es más importante que
un desastre. N o lograba leer música, ni avanzaba en el violín, éste, y allí tendrás ocasión de conocer mejores profesores y
porque no me interesaba en absoluto. Así continuó la cosa compararte con alumnos más interesantes". Así que me fui a
durante unos meses, hasta que el profesor de música llamó a Ñapóles y proseguí los estudios de piano con Víncenzo Vitale,
mi padre y le dijo: "Doctor, está usted tirando el dinero inúlti- que habia sido alumno de Cortot y de Rossomandi. Debo
mente: el chico no tiene capacidad para la música". decir que la escuela napolitana viene directamente de la
S.- Un hombre bien dotado para lo proféüco, ¿no? escuela de Thalberg, que, como usted sabe, era el directo
M.- (Entre isas) ¡Sí, pero en un cierto sentido tenía razón! antagonista de üszt. El propio Thalberg llegó a vivir en Nápo-
Bien, mi padre decidió hacerle caso y optó por que yo dejara les durante una época, tenía una fantástica villa en el Posilipo,
los estudios de música. Pero mi madre, que no era una perso- sobre el mar. Y de él deriva la escuela de Cesi, Rossomandi, y
na musical y que tampoco tenía intención de que sus hijos luego mi maestro Vítale, que, efectivamente, también había
fueran músicos, si que fue profética. porque le dijo a mi estudiado en París, con Cortot. Bien, avancé en el piano con
padre: "Vamos a intentarlo durante otro mes, sólo uno más". Vítale, y parece que tenía muy buenas cualidades en la mate-
N o sé por qué ella dijo un mes de más. quizá ni ella misma lo ria, así que pense en continuar la carrera pianística mientras
sabía. Pero esa frase cambió toda mi vida, porque, durante seguía con mis estudios clásicos en el Liceo, Nunca abandoné
ese mes, y por razones que desconozco, de repente me ena- mis estudios de humanidades. Un día de 1960, el director del
moré del violín, y todo lo que no había conseguido aprender Conservatorio me llamó a su despacho, porque hacía falta
en seis meses lo dominé en una semana, y sólo un año des- que alguien dirigiera el concierto de la Orquesta de Jóvenes
pués estaba en condiciones de interpretar Vivaldi en público. Alumnos del Conservatorio; por lo general, el director de ese
(Con el tono de quien comprende que acabo de narrar un cuen- concierto provenía de la clase de dirección orquestal, pero en
to de hadas) ¡Cómo sucedió todo esto? N o lo sé realmente, ese año en la clase había un sacerdote, un monje, que no
porque pasé de ser una persona que odiaba la música y el estaba interesado en el tema, y también una mujer, pero en
violín a tener sentimientos totalmente opuestos. aquellos años era raro que una mujer dirigiese. Entonces el

44 SCHERZO
RICCARDO MUTI

FOTO:EMI/C

director del Conservatorio pensó en invitar a un alumno de a dingir al mismo tiempo que hacía observaciones a los instru-
piano, y, como ya me había oído tocar, me dijo que, desde su mentistas. A los cinco minutos, el profesor de dirección llamó
punto de vista, mi forma de tocar apuntaba más hacia la al director del Conservatorio para decirte: "Ha nacido un
dirección de orquesta que hacia el piano. El veía en mi mane- nuevo director de orquesta".
ra de tocar un concepto más sinfónico que instrumental. Así S.- Este hombre sí fue profético...
que me llamó a su despacho y, de buenas a primeras, me dijo: M.- Seguramente. En aquel mismo momento,sentí que ese
"¿Has pensado alguna vez en dirigir?" Yo le dije que, natural- era mi camino. Así que pasé del violín al piano, y de éste a la
mente, no. Y él repuso; "Pues esta tarde tenes la orquesta a dirección de orquesta. Empecé de inmediato a estudiar com-
tu disposición; a mediodía te verás con el profesor de direc- posición, ya que un buen director de orquesta debe conocer
ción, que te dará algunas instrucciones, y quiero que hagas un a la perfección el arte de componer, y me trasladé al Conser-
ensayo con la orquesta". Asi que fue algo totalmente inespe- vatorio de Milán, donde completé la carrera de composición,
rado. Recuerdo que mientras salía de su despacho me volvió que dura diez años, en cinco años, es decir, en la mitad del
a llamar y me dijo: "Acuérdate de esto: si esta experiencia tiempo ordinario.
falla, no tiene importancia. Massenet era un músico magnifico, S.- ¿Quiénes fueron en Milán, sus moestros de composición y
pero delante de la orquesta era incapaz de hacer un gesto". dirección?
En el fondo, trataba de darme ánimos. Pero el hecho fue que M.- Bruno Betinelli fue mi profesor de composición, y estu-
yo, por la tarde, estaba solo delante de la orquesta. Sólo tuve dié la dirección con Antonio Votto. Betinelli fue maestro de
tiempo de aprender a marcar en tres y en cuatro... O sea, composición de muchos músicos relevantes, / Votto fue
nada. Ojeé aquellas partituras, que era dos Conciertos de Bach, maestro de dirección, entre otros, de Guido Cantelli. Tam-
para dos y cuatro claves con orquesta... Aparentemente senci- bién fue asistente de Toscanini en La Scala, en los años 20, y
llo, desde el punto de vista técnico, pero nada fáciles desde el allí trabajó durante muchos años. Votto se interesó enseguida
punto de vista estrictamente musical. Y, al mismo tiempo, por mí, / de él aprendí secretos sencillos, pero fundamentales,
sencillos desde la perspectiva del gesto. Yo empecé enseguida de la dirección de orquesta. Después... la historia es ya bastan-

SCHERZO 45
ENTREVISTA

te conocida... En el año 66 gané el Concurso "Guido Cantelli",


me gradué en composición, y me fui a Florencia, porque sabia
que la Orquesta del Maggio Musicale Fiorentmo estaba bus-
cando un director estable. Tras un ensayo con la orquesta, los
músicos me pidieron que aceptara el puesto de director, y de
ahí arrancó t o d o lo demás.
$.- Creo que usted, en su pnmer concierto con el Maggio
Musicale, conoció a Sviatoslúv Ricbter, y de ahí surgió una gran
amistad musical.
M - Sí, es cierto, y fue muy interesante ese encuentro con
Richter. Verá, cuando le dijeron que si aceptaba tocar con un
joven director desconocido. Richter contestó: "Para mi lo
importante no es tocar con un director famoso o con un des-
conocido, lo importante es que sea buen músico". De todas
maneras, cosa comprensible, quiso tener un contacto previo,
así que nos encontramos una tarde, en noviembre... de 1967...,
en una sala, preciosa por cierto, de la Academia Chigiana de
Siena, una sala con dos pianos. Ritcher interpretaba en uno la
parte solista y yo hacía en otro la parte de la orquesta. Interpre-
tamos el Concierto en Do menor, el K. 491, de Mozart, y el Con-
cierto para piano y orquesta de Britten. jque es dificilísimo! Por
entonces yo tenia poco trabajo, así que me pude estudiar
durante semanas las partitura Bueno, empecé a tocar junto a
él, y a los diez minutos se detuvo y me dijo: "Si diriges de la
manera que tocas el piano, eres un buen director". Y este con-
tacto fue, creo yo. uno de los puntos de partida de mí carrera.
5.- ¿Recuerda todo el programa de ese concierto?
M.- Sí, perfectamente. La primera parte fue todo de
Mozart La Sinfonía en Do mayor, K. 338, la Número 34, y el
Concierto en Do menor, ya citado, con Richter. En la segunda
parte, Fíichter interpretó el Concierto de Bntten, y yo terminé
la sesión con los Cuatro interludios de "Peter Grirnes", del
mismo Britten, así que fue un programa bastante completo,
un programa largo. Pero quiero subrayar la importancia del
encuentro con Sviatoslav Richter, ya que muchos directores
encuentran difícil trabajar con él. y para mí, en cambio, es una
experiencia extraordinaria, puesto que lo normal es preparar
antes, con él, muchos pasajes de las obras, y hay un gran tra-
bajo que se realiza en conjunto. Eso sí, luego hay que estar
preparados para esa manera suya, extraordinaria, de interpre-
hOlO.tMt/iElLI&MASQTTI
tar, que se basa mucho en la improvisación, y que deja, en el
momento de la actuación, espacio para la fantasía y la libertad. usted el Réquiem de Mozart en la Catedral de Salzburgo, duran-
S.- Se rio hablado muchas teces de una curiosa relación espiri- te las honras fúnebres por el mismo fcorajan. Tengo entendido
tual entre usted y Toscanmi. ¿Tuvo ocasión de verle actuar? que fue el propio Herbert von Karapn quien le pidió, tras aban-
r i . - Directamente, no. De Toscanini he visto películas y donar la Filarmónica de ñeriin a finales de abnl, que se hiciera
vídeos, pero sólo de dos o tres años para acá. De hecho, en usted cargo del Réquiem verdiano del Festival de Salzburgo.
aquellos años de formación, yo crecí, en un cierto sentido, en ¿Puede hablarme un poco de esto, y, en general, de su relación
un mundo musical carente de muchos conocimientos, sabien- con Karapn?
do poquísimo de los grandes maestros; para que se haga una M.- Sí... Karajan...Siempre se preocupó mucho de los jóvenes
idea, le puedo decir que el primer director que me impresio- artistas, a los que seguía... sin dar la sensación de seguirlos.
nó cuando vivía en Ñapóles, e iba al Teatro San Carlos, for- Bueno, mi pnmera invitación al Festival de Salzburgo se produ-
mando parte del público, fue... pues un gran maestro que no jo en el año 71, cuando vine a dirigir Don Pasquale: me invitó
sé si es muy conocido en su país, Karel Ancerl, que dirigió Karajan personalmente. El lo sabía t o d o sobre los nuevos
durante muchos años a la Filarmónica Checa en Praga... directores, sobre los nuevos cantantes, estaba informadísimo
$.- Sí un músico magnifico, que después de la invosión del 68 sobre todo lo que sucedía en el mundo. Cuando yo recibí esta
se marchó a Estados Unidos y trabajó, durante sus últimos años, invitación para acudir a Salzburgo, no daba crédito, porque
en Canadá. todavía no había hecho una carrera internacional. Bien, tras
M,- Pues en el año 58 recuerdo haber oído a esta orquesta, este paso por Salzburgo, Karajan me invitó al año siguiente a
que luego fue a Ñapóles e interpretó de una forma increíble dirigir la Filarmónica de Berlín, Desde entonces, siempre fui
Lo consagración de la primavera, una impresión extraordinaria, invitado, anualmente, ya fuera a Salzburgo o a Berlín. Así siguie-
y ese fue uno de los eventos musicales que más me conmo- ron las cosas, hasta que en el año 1979, estando de gira por
vieron. los Estados Unidos con la Orquesta Philharmonia de Londres,
S.- Maestro, eí posado año usted dirigió, durante el Festival de yo había llegado a un pequeño lugar de Carolina del Norte, lla-
Salzburgo, una Messa de Réquiem de Veré que, en principio, mado Rolley. Un día, en Rolley, suena el teléfono a las siete de
iba a haber interpretado Karajan. concierto que usted dedicó a la la mañana. (Todo /o que sigue es escenificado por Riccardo Muv
memoria de este ortista. y unos días antes, el 23 de julio, dirigió con gestos apropiados y diversos tonos de voz) Yo me incorporé

46 SCHEKZO
RíCCARDOMUTI

en la cama, y pensé: "¿Quién pude ser eL.mmmh... que me nunca he ido a buscarle: yo sé que, en un cierto momento, él
llama a estas horas?" Cogí el teléfono, molesto, casi rabioso, y se sintió dolido por esto, lo malinterpretó -o se lo malinter-
dije: "¡¡SI!, ¡¡quién és!?" Y una voz inconfundible, al otro lado del pretaron-, y llegó a pensar que yo no cultivaba su trato por
Atlántico, me dijo: "Karajan". Y todavía, durante unos segun- otros motivos, pero también sé que en los últimos años
dos, mantuve un tono de iracundia, pensé que se trataba de entendió las razones de mi comportamiento, y mi profundo
una broma. Porque, ¿cómo iba a saber Karajan que yo estaba respeto hacia él, y puedo decir sin exagerar que en esos últi-
en el Hotel Hilton de Rolle/, un pueblecito de Carolina del mos años estuvimos muy cerca uno del otro. Tanto es así que
Norte? Por cierto, ese pueblo, Rolley, existe, ¡se lo aseguro! en mayo del 89 me llamó, estando yo en Filadelfia -¡esta vez
Pero no, no era una broma. Entre otras cosas, esto significa no estaba en Rolley!-, y me dijo: "Como quizás sepas, no voy
que si uno quiere encontrar a una persona, ¡la encuentra! Y a dirigir la Alessa de réquiem de Verdi a la Filarmónica de Ber-
me dijo de sopetón que le gustada que yo dirigiera la nueva lín en Salzburgo, y deseada que la dirigieras tú". Para mí fue
producción del Cosí fon tutte de Mozart en Salzburgo. "¿Le un gran honor, aunque me dolían las razones p o r las que
interesa?", me preguntó. Yo me quedé un poco perplejo, por- Karajan no iba a dirigir ese Réquiem: era la ruptura de una
que conocía bien la antigua producción dirigida por Kart Bohm unión, de una relación entre él y su orquesta, que había sido
y sabía el gran éxito que había sido en los la gloria de la música europea durante más de
últimos años. También me dejó preocupado treinta años. Pero el hecho de que me hubie-
el pensar que el último director italiano que
habla interpretado una ópera de Mozart en
Salzburgo había sido Toscanini, en los años
Un se invitado a dmgir ese concierto me demues-
tra, una vez más, que Karajan, aun después de
la ruptura con la Filarmónica de Berlín, seguía
30, con la flauta mágica. Así que era un gran buen amando a su orquesta, al mismo tiempo que
invitación, pero, al mismo tiempo, una invita- amaba el Festival de Salzburgo y amaba a las
ción peligrosa, porque poner a un italiano a director de personas en las que había creído. Y. por favor,
dirigir Mozart en Salzburgo es como mandar-
lo a la boca del lobo. Le pedi entonces un
orquesta no digo esto porque yo me crea el más gran-
de intérprete del Réquiem de Verdi, no soy
tiempo para pensarlo, y él me comentó que
no se lo comentara a nadie, ya que era una
debe conocer tan arrogante, sino porque Karajan, en el
momento en que decide no dirigir esta obra,
¡dea suya, personal. Bien, lo pensé, le volví a a la llama para el concierto al director musical de
llamar y acepté el encargo. Naturalmente, La Scala, que tiene una gran tradición verdia-
para alegría de amigos / enemigos, hubo perfección na, y a un director que tiene un cierto nom-
unanimidad en que iba directamente a la bre en el repertorio verdiano. ¡Vamos, que no
tumba con esta ópera. "Si Muti acepta ir a el llama al director de la orquesta de Rolley en
Salzburgo", se dijo, "seguro que le cortan la
cabeza". Y alguien hubo, t a m b i é n , q u e
arte Carolina del Norte! Y esto demuestra que
quería, hasta el último momento, que, si él no
comentó -pues la maldad mundana no tiene
limites- que Karajan me había dado esta obra
de dirigía, la sustitución fuera de cierto nivel,
tanto para el Festival como para la que había
precisamente para cortarme la cabeza, y esto componer sido su orquesta. Y es curioso que yo termi-
es completamente falso, porque ese Cosi fue nara dirigiendo este concierto, sí. pero dedi-
el gran éxito de ese año en Salzburgo, y creo cándolo a la memona de Karajan...
sinceramente que Karajan se sintió extraordinanamente feliz, S.- Maestro, creo que el pnmsr concierto que dirigió fuero de
porque la idea había sido suya. Tal fue el éxito que esta pro- Italia fue en España, hace casi veinte años, y desde entonces no
ducción se ha repuesto periódicamente, e incluso he de volver ha vuelto a Madrid. Si no recuerdo mal en uno de estos concier-
a hacerla en el 91. en el Año Mozart, junto con el Don Qovan- tos ai frente de la ONE usted digirió /as Quattro pezzi sacre de
ní, que, paradójicamente, he heredado de Karajan. que estrenó Verdi, que mós tarde grabó con Jo Orquesta Filarmónica de Berffrt
esa otra producción. y eí Coro de EstocoJmo...
(Tros unos segundos de pausa) Después de todo esto, nos M.- Sí, tiene usted razón. Tengo un gran recuerdo de
hemos vuelto a encontrar, pero no muchas veces, a lo sumo Madrid y siempre me encontré muy a gusto en esa ciudad.
tres o cuatro veces más, y esos encuentros siempre fueron Me acuerdo que el primer concierto que di en el Teatro Real
breves, pero serenos y simpáticos. Recuerdo haber hablado lo empecé con la obertura de Semíramis de Rossini. D e
con él de Bach, de Bruckner, o de la manera de hacer los repente, cuando me dirigí hacia los violines vi sobre mí a una
recitativos en las óperas de Mozart Recuerdo muy bien que señora sentada en un palco e inmediatamente pensé: " Y o
la penúltima vez que le vi fue en Berlín, en el Hotel Kempinski. conozco a esa persona, la he visto alguna vez". Efectivamente,
La situación era muy curiosa: él acababa de grabar, esa tarde, después me di cuenta que se trataba de la Princesa Sofía, la
la Segundo Sinfonía de Brahms, y a la mañana siguiente yo actual Rema de España. Luego, al finalizar el concierto, fui a
empezaba los ensayos de mi concierto con la Filarmónica de saludarla con Rafael Orozco, que tocó como solista en el con-
Berlín, ¡precisamente con la Segundo de Brahms! Esa misma cierto. Yo le pedí una foto y tuvo la gentileza de dedicármela.
mañana coincidí con él, en el Hall del hotel, y nada más verme Todavía la conservo en mi estudio. Fue muy amable. Después
me dijo: "Bien, ¿cómo va el trabajo? ¿Le he preparado bien la regresé otra vez y dirigí un programa coral en el que figuraban
orquesta?" (Entre risos) Realmente, él tenía un sentido del las Quattro pezz/ sacre, que usted ha apuntado anteriormen-
humor muy particular. De todas maneras, le diré que yo siem- te... Siempre me sentí muy bien en España. Como napolitano
pre he procurado evitar el molestarte. Mire, yo no soy Kara- y meridional que soy, creo que tenemos muchas cosas en
jan, pero en mi misma posición, como director de orquesta, común: la manera de vivir, de expresamos... Tenemos en el
yo sé lo que es estar asediado por peticiones de personas fondo el mismo sol. Por eso volveré con sumo gusto a Madrid
diversas, de amigos, de gente que t e viene a pedir un favor... en mi próxima gira con la Filarmónica de Viena y, más tarde
Uno acaba aislándose, incluso como protección, y también en 1992, con la Orquesta de Filadelfia.
porque se necesita tener la mente preparada para el estudio.
Por eso siempre he tratado de permanecer algo alejado de él, José Luis Pérez de Arteaga

SCHERZO47
TEMt-u.......
1 NOVtEMBHE CICLO A CONCIERTO 4

Bruno Leonardo Gelber. piano


L Van Beedioven Sonata num 17 en Re Menor
Opus 31. N* 2 "La Tormenta"
Sonata num. 21 en Do MayoF. Opus 53
"WalOslein"
R Scliumann Carnaval. Opus 9

6 NOVIEMBRE CICLO B CONCIERTO 5

London Brass Vlrtuoaf


G. F Haendel Obertura para los Reales Fuegos
Artificiales
H Purcell Tune and Ai'para (rómpelas
W Byrd Marcha para el Conde de Oxford.
A. Gabriel i "Sonata pian e lorte".
Clarke El trompeta voluntario
T. Susato Danzas del Renacimiento
E B Brillen Fanlarna pata San Edmonsbury.
B Henze "Sonata per Olio Otloni"
W Waiton Seis piezas para metales
T L.J Bourgeois. Suile "William and Mary'

S NOVIEMBRE CICLO C CONCIERTO 6

SEMA (Conjunlo vocal e insirumental)


Cantigas de Altonso X el Sanio (concieno con
montaje visual)

13 NOVIEMBRE CICLO A CONCIERTO 7

Trio Mendelssohn
X Monlsaiuatge Trio 1989 para violin, violonchelo
y piano
R Scriumann. Trio núm i para wolin, violonchelo y
piano en Re Menor. Opus 63
0. Smeíana Trio para violin. violonchelo y piano en
Sol Menor. Opus 15

15 NOVIEMBRE CICLOS CONCIERTOS

Amando Preda
Sotislas Amancio Prada. voz y guitarra. Víctor
Martin, vioim Carlos Cardinal, violin Mariana
Cores, violonchelo
Trovadores místicos y románticos (Canciones y
poemas üe Juan del Enzina. Lope úe Vega. Santa
Teresa San Juan de la Cruz y Rosalía Oe Castrol

20 NOVIEMBRE CICLOC CONCIERTOS

Anna Sofía Von Ottor, mezzosoprano.


FíaII Gothoni. piano
Obms de Edvarfl Gneg. Sigurd Von Kocti. Jean
Sinelius. Hugo Wolf, Johannes Brahms

22 NOVIEMBRE CICLOB CONCIERTO!"

Wl
Cuarteto Albín B*rg
B Bartoh Cuanelo para cuerda núm 2. Opus 17
W A Mozan Cuaneto para cuerda en Re Mayor, K
575
B Bartok Cuarteto para cuerda nüm A.

27 NOVIEMBRE CICLOA CONCIERTO 11

Dúo Ayo-Jiménez (violin y piano)


W A Mozart Sonata en Fa Mayor K 376 Sonata
en Mi menor K 304 Sonata en La Mayor. K 305

K
Sonata en Do Mayor. K 303 Sánala en Mi bemol
Mayor K 3S0
i
Ce" ei palruernio Oe

MMSTBtIO DE CULTURA
ORQUESTA Y
CORO NACIONALES

31 OCT 2 4 NOV. CtCLOI CONCIERTO!

Orquesta y Coro Nacionales de España


Di redor Anioni Ros Marba
Solistas1 Sabine Hass, soprano Oskar
Hillebrandl barítono Norbert Orín, lenor Anita
Hermann, contrallo Manuel Cid. tenor. Matthias
Hollé, bajo.
R Wagnei El Buque fantasma ( versión de
con cíe rio )
E.cantierfoaei "íiercmgs 3' <» OdubJe cor-espoioe ai atmno
üe- sabaao

9.10.11 NOV. CICLO III CONCIERTO 2

Director: LulsAgukre
Solista Qyorgy Pauk. violin
R Alis Ana y Dariid. Opgs 161 ( estreno
absoluto)
S Prokofiev Concierto para violm y orquesta
num 1 en Re mayor. Opus 19
D Shostakovich Sintonía num 5, en Re
menor. Opus 47.

14 MOV. M, ESPAÑOLA C. Hl CONCIER. 1

Director Antón García Abril


Solistas Monserral Caballé, soprano. Lluia
Claret violonchelo
Coro de Radio Televisión Española
L. Bocctienm - A. García Abril Introducción y
Fandango
A. García Abril. Cántico de "La Piel a" (texto
Antonio Galal (Primera vez por la O.N E.)
Salmo de Alegría para el siglo XXI (texto Rarael
Albertí). (Estreno absoluto).
Ceiibidachiana

16*17/18 NOV. CICLO» CONCIERTO 3

Director: Mark Emier


Solista Rosa Torres-Pardo, piano
S Prokoliev "El amor de las ttes naran|as".
(Suite sinfónica). Opus 33
Concierto para piano y orqjeEta num 3 en Do
mayor Opus 36
Romeo y Julieta (suites 1 y 3) Opus 64

23/24.25 NOV. CICLO I CONCIERTO 4

Director: Waiter Waller


Solista Emile Nsoumoff piano
W A Moiart Sinfonía num 9 en Do Mayor. K.
?3
Concierto para piano y orquesta núm. 23 en La
Mayor. K 408
N Rimsky Korsakov. Sheiezade. Opus 35

30 NOV. 1 2 DIC CICLO II CONCIERTO 5

Director Waller Weller


P. Tcnaikovski "Romeo y Julieta". Obertura
E Llacer "Regoli" Famasia Rilmica íestrena
absoluto)
J Brahms. Sinfonía num 1 en Do Mayor
Opus 68

Cori & patrocina ae

A
DISCOGRAFÍA

Discogf afía seleccionada


BEETHOVEN: Las 9 Sinfonías Filarmónica Viena (Maurice André)
Orquesta de Filadelfia 7479788 (3 CD) Orquesta Philharmonia
7494872 (6 CD) MOZART: Réquiem. Ave verum corpus 7473 I 12
BELLINI: I Puritaní (Pace, Meier, Lopardo, Morris) ¡ESPAÑA!
(Caballé-Kr-aus) Filarmónica Berlin CHABRIER:España/RAVEL: Rapsodia
Orquesta Philharmonia 7496402 española
7696632 (3 CD) MUSSORGSKY: Una noche en el FALLA El sombrero de tres picos (Sui-
BERLIOZ: Sinfonía Fantástica Monte Pelado. tes I y 2)
Orquesta Filadelfia El Pájaro de fuego (Suíte 1919) Orquesta Filadelfia
7472782 Orquesta Filadelfia 7635722
BRUCKNER: Sinfonía 4 "Romántica" 7470992 RAVEL: Bolero
Filarmónica Bertin ORFF: Carmina Burana CHAIKOVSKI: Obertura 1812
7473522 (Auger-Summers) LISZT: Los Preludios
BRUCKNER: Sinfonía 6 Orquestra Philharmonia Orquesta Filadelfia
Filarmónica Berlín 7471002 7470222
74940S2 PROKOFIEV: Romeo y Julieta (Surtes I SCHUBERT: Sinfonías 3 y 5
DVORAK: Con cierto para violín V 2) Filarmónica Viena
Romanza para violín Orquesta Filadelfia 7498502
(Kyung-Wha Chung) 7470042 SCHUBERT: Sinfonías 4 "Trágica" y 6
Orquestra Filadelfia R A C H M A N I N O V : Concierto para Filarmónica Viena
7498582 piano n.° 3 7497242
FRANCK; Sinfonía en re menor (Andrei Gavrilov) SCHUBERT: Sinfonía 9 "La Grande"
El cazador maldito Orquesta Filadelfia Filarmónica Viena
Orquesta Filadelfia 7490492 7476972
7478492 VERDI: Emani SCRIABIN: Sinfonía I
GLUCK: Orfeo y Euridice (Freni-Domingo-Bruson) (Tockzyska-Myers)
(Ba Itsa- M arsh a! I - G ru be ro va) Orquesta Scala Milán Orquesta Filadelfia
Orquesta Philharmonia 7470838 (3 CD) 7473492
7636372 (2 CDf)-Proxima Publicación SCRIABIN: Sinfonía 2
VERDI: La forza del destino CHAIKOVSKI: Hamlet
HAENDEL: Música acuática
(Fren i-Domingo) Orquesta Filadelfia 7498592
Filarmónica de Berlín Orquesta Scala Milán
7471452 SCRIABIN: Sinfonía 3 "Poema divino"
7474858 (3 CD) CHAIKOVSKY: Romeo y Julieta
LEONCAVALLO: Payasos
VERDI; Macbeth Orquesta Filadelfia
MASCAGNI: Cavalleria rusticana
(M i I n e s- Cossotto-Carreras- Ra¡ mo n di) 7491152
(Cabal lé-Carreras)
Orquesta New Philharmonia SCRIABIN: Poema del éxtasis
Orquesta Philharmonia
7030302 (2 CD)- Próxima publicación /4/954S (3 CD) CHAIKOVSKY: Sinfonía 6 "Patética"
MAHLER; Sinfonía I VERDI: Nabucco Orquesta Filadelfia
(Obraztsova-Scotto-G hi a uro v)
Orquesta Filadelfia 7491152
Orquesta Philharmonia
7470322 SCRIABIN: Poema del éxtasis
7474888 (2 CD)
MENDELSSOHN: Sinfonías 3, CHAIKOVSKI: Sinfonía 6 "Patética"
VERDI: Rigoletto
"Escocesa" y Orquesta Filadelfia
(Zancanaro-Dessi-La Scala) 7540612- Próxima publicación
4 "Italiana"
Orquesta Scala Milán
Orquesta New Philharmonia SIBELIUS: Concierto para violín
7496052 (2 CD)
7696602 SCHUMANN: Concierto para violín
VERDI: La Traviata
MOZART: Sinfonía 41. "Júpiter". (Gidon Kremer)
(Scotto-Kraus-Bruson)
Divertimento K. 136 Orquesta Philharmonia
Orquesta Philharmonia
Filarmónica de Berlín. 7471102
7475388 (2 CD)
7474652 VERDI: Aída
7630882 (Selección)
MOZART: Concierto para piano n.° 22 (Cabal lé-D o m i ngo- Ca s sotto)
VERDI: Las vísperas sicilianas
BEETHOVEN: Concierto para piano n.° 3 Orquesta New Philharmonia
(M errit- Studer-Zancanaro)
(Sviatoslav Richter) 7472718 (3 CD)
Orquesta Scala Milán
Orquesta Philharmonia VERDI: Atila
7540432 (3 CD)- Próxima publicación
7690132 (Ramey-Studer-Schicoff)
VERI: Réquiem
MOZART: Conciertos para violín n," 2 Orquesta Scala Milán
(Pavarotti- Stu d er- Ram ey)
yn."4 7499522
Orquesta Scala Milán
(Anne-Sophíe Mutter) VERDI: Un bailo m maschera
7493902 (2 CD)
Orquesta PMharmonia (Arroyo-Domingo-Cappuccilli)
VERDI: 4 Pieza? sacras
74701 12 (Arieen Auger) Orquesta New Philharmonia
MOZART: Cosí fan tutte 7695762 (2 CD)
Filarmónica Berlín
(Baltsa-Marshall-Battle-Araiza-Moms) 7470662
Filarmónica Viena N O T A Todas las grabaciones de la presente relación

7695802 (3 CD) CONCIERTO PARA TROMPETA di&cográfica están disponibles eri C D en España en d
sello EMI Además, Muti ha grabado para PHILIPS Los
MOZART: Las bodas de Fígaro {BACH, TELEMANN. TORELLI, Sin/bm'iTS de Brafrms y la ópera Gughdmo Tell de RÜSSI-
(Battle-Murray-Price-Allen) HAYDN) ni COTÍ Zancanaro, MerTrt y Studer,

50 SCHERZO
DISCOS

CON NOMñRE PROPIO la orquesta The Age of Enlightenment


(esta última con instrumentos originales).
- julius Katchen, el malogrado pianista - Harmonía Mundi distribuirá en
norteamericano, salta a la actualidad con breve 30 compactos en los que se han
la publicación de su imponente legado exhumado los documentos sonoros más
pianístico brahmsiano en un álbum Decca i m p o r t a n t e s de los archivos de la
de 6 compactos a precio reducido, nter- Orquesta de la Suisse Romande. Para
este otoño se esperan ya algunas joyas:
pretaclones de referencia, muchas de
Sinfonías 31, 34 y 39 de Mozart por Sir
ellas msuperadas hasta la fecha.
Thomas Beecham; La consagración de la
- Daniel Barenboim acaba de finalizar primavera por Markevich; Lo Atlántida y
su primera grabación de una ópera los Homenajes de Falla por Ansermet
mozartiana con la Filarmónica de Berlín (con una joven soprano española llama-
para la f rma francesa Erato. U ópera en da Montserrat Caballé); el Condeno de
cuestión ha sido Cosí fan tune, con el violín de Alban Berg p o r Menuhin /
siguiente reparto vocal: Cuberii, Bartoli, Ansermet numerosas obras del compo-
Rodgers, Streit, Furlanetto y Tomllson. sitor suizo Frank Martin dirigidas también
En enero y septiembre de 1991 apare- por Emest Ansermet (/ con la colabora-
cerán Las bodas de Fígaro y Don Govanni ción solista de nombres c o m o Pierre
en Erato, siempre con Barenboim al Foumier, Fischer-Dieskau, etc.).
frente de la Filarmónica berlinesa.
- También Harmonía Mundi distribui-
rá a precio reducido su serie dedicada a
la ópera rusa. Los nuevos títulos que se
añaden a la colección son: La nariz de
Shostakovich (Rozhdestvensky); La
jefpey Tote
Kovantchina de Mussorgski (Khaikin); Sne-
gourDtchko de Rimsky-Korsakov (Fedos-
Elgan con la Filarmónica de Beriín la seiev); Russlan y LudmiHa de Glinka
música incidental para el Peer Gynt, de (Simonov) y, finalmente, Los bodas en el
Grieg finalmente, con la Filarmónica de monasterio de Prokofiev (Abdullaiev).
Rotterdam, de la que Tate es su principal Una atractiva colección en discos com-
director musical, la Novena de Bruckner pactos, a la que se añadirán próxima-
/ El sueño de una noche de verano de mente óperas de Rimski-Korsakov, Dar-
Mendelssohn. gomizsky y Borodin.
- Herbert von Karajan continúa en la
brecha (a pesar del contrasentido).
Ahora es en Sony Classics donde el falle-
cido director austriaco es la estrella con
sus Laser-Disc o, lo que es lo mismo, su
legado para video doméstico. Sus cuatro
primeros lanzamientos son: dos Concier-
tos de San Silvestre en Berlín (1984 y
1988), Concierto de Todos los Santos,
también en Berlín (1984) y Concierto de
Año Nuevo en Viena (1987).
- Sir G e o r g Solti también ha sido EUROPEAN COMMUNITY
fichado por Sony Classics para varios BAROQUE ORCHESTRA
conciertos en Láser Disc con la Orques-
ta Sinfónica de Chicago. El primer Vídeo Director: Roy Goodman
Disco de Sir Georg que acaba de salir al CURSOS DE ORQUESTRA: PARÍS
mercado es un concierto celebrado en del 30 Marzo - 3 de Abril de 1991
Tokio en 1986, con la Sinfonía Haffher de
del 3 al 7 de Abril de 1991
Mozart y la Quinta de Mahler.
- Nikolaus Harnoncourt continúa su ¿Quién puede matricularse?
Daniel darenbotm grabación de todas las óperas mozartia- Todos los jóvenes de la Comunidad
nas para Teldec. La última registrada ha Europea que tocan instrumentos
- WoHgang Sawallisch, el nuevo titular sido la juvenil Ludo Si/lo, con el Concen- barrocos y que desean ser
de la Orquesta de F¡ I adelfa, acaba de tus Musicus y el siguiente reparto vocal; seleccionados para la ECBO de! '91.
publicar en su casa discográfica, la EMI, Schreier, Gruberova, Bartoli, Upshaw y
los dos pnmeros volúmenes de lo que Kenny. Cada curso es una oportunidad
será su nuevo ciclo Brahms con la Filar- - Simón Ratde ha renovado su contra- única para colaborar con
mónica de Londres. Las sinfonías han to en EMI Classics hasta 1996. Sus próxi-
sido la Segunda y la Cuarta, acopladas Roy Goodman, Jaap ter Linden,
mos registros, de lo más variopinto, inclu- Lucy van Dael, Mónita Huggelt,
respectivamente con la obertura Trágico y yen La zomta astuta de Janácek, Sinfonías
las Variaaones Haydn. Jan Schlapp, Ku Ebbínge,
de Haydn, La creación, también de MarcVallon.JohnToll
- Jeffrey Tate acaba de firmar un Haydn, Dafnis y Ooe de Ravel, Sinfonías
de Mozart y obras diversas acompañan-
y Lars Ulrik Mortensen.
nuevo contrato con EMI Classics que le
ligará a la empresa británica hasta 1994. do a Kyung-Wha Chung / Julián Bream. Informaciones: ECBO, 6a Cumnor HUL
Con la English Chamber Orchestra gra- Otros proyectos en este nuevo contrato Oxford OX2 9HA, UniledKingdom.
bará Sinfonías de Haydn y Mozart; con la harán que escuchemos a Rattte al frente (0865) 86405* Internacional +44 865 864056
London Symphony música orquestal de de la Orquesta Filarmónica de Berlín y de

SCHERZO 51
DISCOS

ACTUALIDAD DISCOGRAFiCA

Todo
Wagner
Con el titulo italiano Tutto Wagner,
Hunt Productions acaba de comerciali-
zar un mastodóntico álbum con todas
las óperas de madurez del músico ale-
mán tomadas en representaciones
públicas dentro del Festival de Bayreuth.
Algunas de ellas ya han sido comenta-
das en nuestras páginas de critica disco-
gráfica (Ángel Mayo calificó como ver-
sión de absoluta referencia a la Tetralo-
gía de 1958 dirigida por Hans
Knappertsbusch); los comentarios del
resto aparecerán en próximos números
de SCHERZO. El protagonista indiscuti-
ble es precisamente Hans Knapperts-
busch, que dirige siete de las diez ópe-
ras que contiene el álbum (Tetralogía,
Holandés, Maestros y Parsifa!). Las otras
tres son traducidas por tres sobresalien-
tes batutas ya desaparecidas: Jochum
(Tristón), Keüberth (Tannhauser) y Cluy-
tens (Lohengrin). Las voces, el impresio-
nante equipo del Nuevo Bayreuth, son
de cuento de hadas. Finalmente, el soni-
do reprocesado ha ganado en presencia
y calidad. El á!bum lo distribuye en
España D¡vendí a precio medio.

Kurt Alosur

Nuevas grabaciones
de Kurí Masur
«Soy un músico, no un político», dice York, sucediendo a Zubin Menta. Este
Kurt Masur, «expreso mis ideas a través nombramiento del profesor Masur fue
de la música». Además de mantener el anunciado durante su aparición en el
importante puesto de director musical Festival de Pascua de Salzburgo de este
de la Orquesta de la Gewandhaus de año, donde interpretó con su Orquesta
Leipzig, Kurt Masur ganó un enorme de la Gewandhaus el Fidelio de Beetho-
respeto en esta ciudad cuando, durante ven y La Pasión según Son Moteo de
las revueltas de octubre de 1989 y Bach. En la recepción dada por Philips
antes de que se retirasen las barreras Classics en honor del director, tuvo
entre las dos Alemanias, abrió las puer- lugar la presentación de sus grabaciones
tas de la Gewandhaus, ofreciéndola de las Sinfonías Primera y Quinta de
como un foro para un debate abierto. Beethoven, primer eslabón de lo que
Más tarde dijo: «En cierto modo estaba será un nuevo ciclo de Sinfonías del
sólo poniendo en práctica los principios músico de Bonn utilizando una nueva
que trato de establecer cuando dirijo; lo edición critica de las partituras publicada
que Beethoven deseaba en la sinfonía por Petera de Leipzig. Los futuros pro-
coral era exactamente lo que estaba yectos de Masur con Philips Classics
sucediendo en toda Europa». incluyen la Misa Glagolíüca de Janácek, el
A partir de la temporada 1992-93, Don Quijote y el Till Eutenspiegel de
Kurt Masur ocupará el puesto de Direc- Strauss, y las oberturas de Mendelssohn
tor musical de la Filarmónica de Nueva y Weber.

52 SCHERZO
DISCOS

Edición Elisakth Schwarzkopf


El 9 del próximo mes de diciembre Eli-
sabeth Schwarzkopf celebrará SÜ 75 ani-
versario. Con motivo de esta ocasión,
EMI Oassics edrtará en cinco compactos
la Edición Elisabeth Schwarzkopf, consis-
tente en las intervenciones más destaca-
das de la gran soprano alemana en los
campos del üed, ópera, opereta y orato-
rio. Las grabaciones comprenden regis-
tros hechos entre 1946 y 1973, la mayo-
ría de ellos producidos por su marido, el
legendario productor de la EMI Water
Legge. Los cinco compactos de esta edi-
ción se podrán adquirir por separado o
en álbum (el álbum contendrá un libreto
de 40 páginas con numerosas fotografías
elegidas de la colección privada de la
Schwarzkopf asi como de los archivos de
EMI). Muchas de estas grabaciones son
ya conocidas por la mayoría de los aficio-
nados, pero algunas no hablan sido
comercializadas con anterioridad (por
ejemplo: la Cantata de Bach Mein Herze
schwimmt ¡n B/ut fragmentos de la Alisa
en Si menor de Bach con Kathleen
Ferrien Kinderíieder, 21 canciones com-
puestas y acompañadas por Watter Gie-
seking; los Cuatro últimos Lieder de
Richard Strauss, acompañada por la Phil- Eli¡abeth Schworzkopf
harmonia Orchestra y Herbert von Kara- por Schwarzkopf, Fischer-Dieskau y esta colección se podía haber comple-
jan en un concierto público dado en Gerald Moore. tado con otras grabaciones de induda-
Londres en 1956... Como complemento Con la edición de estos seis discos ble atractivo existentes en los archivos
a esta Edición se publicará también el compactos EMI Classics rinde homenaje de la EMI. Confiemos que en sucesivos
registro del Canáonem Italiano de Hugo a una de las grandes cantantes de nues- lanzamientos se complete como es
Wolf, grabado entre 1965, 1966 y 1967 tro siglo, si bien (en nuestra opinión) debido.

Más grabaciones históricas


Pearí, un sello inglés que ha comenza-
do a distribuir en España Harmonía
Mundi Ibérica, anuncia la publicación de
numerosos registros históricos en
modalidad de discos compactos ya que,
al parecer, las grabaciones de los gran-
des maestros tienen muchas aceptación
a pesar de carecer de las consabidas
DDD; en particular los amantes de la
ópera están (estamos) de enhorabuena
con esta colección, por la cantidad (y
calidad) de nombres ilustres: Caruso,
Chaliapin, Gigli, Ponselle, Schipa, Frida
Leider, Martinelli, Elisabeth Schumann,
Richard Tauber, Helge Roswaenge,
Lotte Lehmann y un largo etcétera.
Además, existen también registros de
Fritz Busch, Bruno Walter, Nathan Mils-
tein, Casáis... Todos estos discos serán
comentados en nuestra sección habitual
de crítica discográfica.

SCHERZO 53
DISCOS

REFERENCIAS

¿Música acuática o
Música para el Real Paseo Acuático?
estructura, interviene a dos niveles1 el

E ste matiz, evocado en el título. convendría fijamos, un poco, en lo que


bien podría ser el factor determi- fue el paseo real de Jorge Pnmero, el orden de los números y también en el
nante para la (o las) interpreta- 17 de julio. La fiesta encima del Táme- carácter mismo de la música, en sus
ción de referencia. sis fue relatada por el embajador de episodios contrastados: I) música-fan-
Prusia: Jorge Primero, con sus invita- fama para el pnmer viaje (la Surte en
dos, bajó el río, en barca, seguida de Fa): 2) música para la cena: aquí Haen-
Música acuática Otra barca en la cual estuvieron apiña- del parece bastante preciso: se tendría
dos los músicos para el jolgorio del que tocar la Suite en Sol (mayor y
Compuesta alrededor de 1717, la pueblo de Londres, paseo acuático menor). En efecto tanto la orquesta-
Water Music fue publicada unos quince desde Whitehall hasta Chelsea. Aquí, ción (instrumentos de madera y no
años más tarde (por Walsh, de Lon- en un palacio el rey cenó con su favo- metales) como los movimientos
dres) pero muy truncada, como se rito preferida, la futura condesa de Dar- (correspondiendo a los bailes y diverti-
puede constatar a partir de los escritos lington. Después de la cena (e impúdi- mentos de salón o de jardín, casi una
de algunos espectadores; esta edición cos entremeses), se efectuó, por la músico nocturna: zarabanda, rigodón...)
Walsh comporta unos doce números misma vía acuática, el regreso hasta el convienen a la cena seguida de café y
(en vez de los veinte), y omite en par- palacio de Saint James. tabaco,.. 3); la Suite en re recoge la ins-
ticular el Grave-Allegro de la obertura, trumentación de la Suite en Fa, pero
El guión, reconstruido, propone una con menos espectaculandad. conviene
así como el tíñale (Coro) y el famoso estructura en la cual encajan perfecta-
minueto para el como francés, obras pues para el viaje de regreso, que tuvo
mente todos los números conocidos lugar a altas horas.
que fueron publicada, aparte. En de la Woíer Music. y es una pena que
ausencia del manuscrito autógrafo, la ninguna interpretación lo siga, ya que Ya que ninguna interpretación sigue
edición Fitzwilliam, realizada por el este guión, escenario imaginario, o el guión, he aquí una proposición.
secretario del compositor es una de
las fuentas más fidedignas. Este imbro-
gho parece haber autorizado a varios
intérpretes a realizar sus propias músi- 2SE
cos acuáticos: Pierre Boulez, quien ha
hecho público su desprecio hacia las
Qeorg Frtedrich Háruiel '•
interpretaciones auténticas (revista
inharmoniques) construye (?) una
WASSERMUSIK
incoherente (y burocrática) surte, aca-
bando por el preludio (jverídico!) y la
FEXJERWERKSMUSIK
Hornp/pe (New York Philharmonic. Schola Canlorum Basttiensis
CBS.) August Wenzinger
John Eliot Gardiner, también cons-
truye su música acuática, pero de
manera diferente y cuánto más exal-
tante: propone todos los números
conocidos (Boulez, la mitad), incluyen-
do algunas piezas escritas en el
momento de la creación de la obra
Los solistas del English Baroque, en
gran forma, ofrecen una versión de
concierto (brillante, virtuosa, virtuosísi-
ma), alejada de toda estridencia que
solemos asociar con la música al aire
libre (Erato).

Música para el Real Paseo Acuático

Si pensamos que este título es más


acertado, y que la Water Music es una
música al aire ¡bre. y que las interpreta-
ciones han de refle|ar aquel ambiente.

54 SCHERZO
P DISCOS

Podríamos escuchar la Surte en Fa por Una versión


los intérpretes más extravertidos: Con- olvidada
centus Musicus Wien. dirigido por
Nikolaus Hamoncourt (el n.° 3, Alle- ..y reeditada en
gro, es único en esta interpretación, colección econó-
evocando todas las pompas y gloria mica (Resonance
del imperio). La Suite en Sol correspon- DG): en 1962
de al carácter- íntimo de la versión de August Wenzmger
Trevor Pinnock con The English Con- con Se hola Canto-
cert (Archiv), mientras Hamoncourt lo rum Basihensis
concibe como un di vertí mentó públi- grabó una atrevida
co. Volver al Concentus Musicus para y casi completa
ta Suite en Re. (Teldec). Water Music (falta
el Coro final), apun-
No figuran las tonalidades en los dis- tando (sin los apa-
cos, indico, pues, la programación: sionantes excesos)
Hamoncourt cortes I a 9 incluido. Pin- en la linea de Har-
nock: cortes 12 (Menuet), 13 (Rigau- noncourt. El disco
don), 16 (Menuet), 17 (Andante) y 18 es completado por
(Country Dances I y 2). Hamoncourt.:
10 (Allegro). I I
(Hornpipe), 14
{Lentement), 15
(Air) y 20
(Coro), En este
orden, la instru-
mentación no
HANDEL la de Boulez) ordenados no sólo para
respeta del todo WATER MUSIC su propio lucimiento / gloria, sino por
el carácter de las WASSERMUSIK el esplendor mismo de Haendel: la
piezas, pero la MUSIC FOR THE ROYAL FIREWORKS orquesta sinfónica es tratada en toda
programación
MUSIQUE POUR LES FEUX D ARTÍFICE ROVAUX su suntuosidad, con un arte y ciencia
FEHERWERKKMUSIK
puede ser la más RCA VÍCTOR SVMPHONY ORC'HESTKA
excepcionales (control de los planos
coherente mien- LEOPOLD STOKOWSKI sonoros; juego de valores o colores,
tras esperemos percusión-bloques instrumentales;
a la versión de voces intermedias haciendo crujir, tal
referencia. como en un navio, el edificio musical...)
¿La Water MUSJC tratada como un
poema musical para la película Peíer
La orquesta- Pan? La propuesta es sugerente, pero
ción seguida por otros tesoros están escondidos en ella:
ambos directo- una maravillosa historia de la música
res son afines de las islas británicas estableciendo
con sus respecti- conexiones (lenguaje musical, color o
vos criterios timbre general, clima) desde Haendel
interpretativos: (y Purcell) hasta Elgar, Bax y Britten.
Pinnock se atie- (RCA Víctor Symphony. CD RCA.
ne a la descrip- supereconómico. con los Fuegos artifi-
ción de los testigos y no emplea tim- unos ongmales fuegos unifícales, inter- co/es)
bales. Hamoncourt los emplea (las pretado por un conjunto de Vientos
descripciones de los testigos pueden (sin cuerda). Teniendo en cuenta la Pedro Elias
no ser exhaustivas), realzando el fecha de grabación (para la historia de
ambiente festivo: el Concentus Musi- la interpretación), esta versión aguanta
cus Wien (mucho menos fornido que más la escucha que la Waier Music
The English Concert con Pinnock) está propuesta por Karl Munchinger (con
admirablemente bien grabado, con vai- Stuttgart, Decca económico), cuya
vén sonoro en los juegos a dúo con presencia cansmática (en concierto)
perspectiva aumentando el carácter de echamos en falta.
música al aire libre.
M
En caso de aceptar el montaje (Har- £l t>KJo Piolín"
noncourt-Pmnock). me permito reco- Espanto del purista, delicia del poeta
mendar la versión Pinnock antes que
la 2.* versión Hogwood (The Aca- Intérprete de excepción (sus Ravel, ESPECIALIDAD EN INSTRUMENTOS
demy of Ancient Music. L'Oiseau- Debussy. Sartók...). Leopold Stokowski DE ARCO MÉTODOS-ACCESORIOS
Lyre, versión integra), no porque sea ha sido (¿sigue siendo?) muy mal trata- CUERDAS-ESTUCHES, etc.
mejor, sino por su transparencia y do por la cntico europea cegada por la FOTOCOPIASCOMPACT D1SC CLASICO
relativa intimidad. Hogwood, a! con- personalidad escandalosa del divo, del
trario, propone una refinadísima dandy... Stokowski provoca y perturba: Espíritu santo, 41
Water Atus/c. pensada para un solem- ocho números de la Water Music (la
selección no es menos coherente que 28004 MADRID Tete), 522 47 56
ne concierto.

SCHERZO 5 5
DISCOS

BACH: Su/les BWV 1066-1069. The Ams-


terdam Baroque Orchestra. Director Ton
Koopman. DEUTSCHE HARMONÍA
MUNDI 2 CD RD77864 D D D . 40145" y
¡Magia!
38'I4". Grabación: Utrecht, 11-111/1988. Pro-
ducción: Tini Mathot. Ingeniero: Adriaan BEETHOVEN: Sonfonía n.'S en Do
Verstijnen. Distribuido por RCA. menor Op 67. Obertura Egmont Op 84. Lo
vktona de Wellington o la batalla de Vitoria
Una grabación mas que añadir a Versión arreglada para quinteto de
las ya nutndas de las Sutes para cobres (trompetas, trombón, trompa,
orquesto de Bach con instrumen- tuba). Canadian Brass (miembros de la
tos originales. En una visión muy rápida de Boston Symphony y de la New York Phil-
la discografla. el panorama estarla así: la ver- harmonic. Georg Tintner (Dir.) CD PHI-
sión del Collegium Aureum, interesante, LIPS 426 487 2 DDD New York 1990
pero en gran parte fallida, la ahora clasica de por H. Kooistra, J. Newton, R. Campbell.
Hamoncourt y la revolucionaria de Música Productor: J. Mallison. 54'53".
Antigua de Colonia. Como suele ser habi-
tual en el músico holandés, Koopman se En estos tiempos de integrismo estilísti-
acerca con planteamientos muy originales a co, hace falta mucha cara (en Nueva York
las obras. Extrae una sonoridad muy hermo- se diria ¡udspa) y cierta dosis de insolencia
sa de la orquesta, de gran elegancia, pero oboe), as( como la polifonía y la masa
para presentar una Quima de Beethoven sonora. El Canadian Brass. apodado "her-
sin ese punto ácido del Concentus Musicus. interpretada por un quinteto de viento
Las lecturas, en general con tempi rápidos, manos Marx eólicos", nos suspenden entre
(con instrumentos llamados modernos),,, admiración y carcajadas, entre la farsa
poseen una vrtalidad extraordinaria. Acen- sin embargo funciona: la transcripción-arre-
tos, fraseos y articulaciones, siempre en la enorme y el mas fino humor. ¡Es tan difícil
glo es genial, resuelve los problemas físicos y poco frecuente reírse en música'
línea de estilo inequívocamente koopman la- (la respiración), los problemas ttmbricos
na. acaban de perfilar una imagen muy viva (hacer sonar una trompeta como un
y nítida de las partituras. Dos discos, en
definitiva, que merecen ser conocidos, aun-
que, por cierto, dada la capacidad actual de
los compactos, los 79 minutos de música se
podían haber acoplado perfectamente en violinista tan unido al compositor como su res, en obras tantas veces llevadas al disco
un solo CD compatriota Székely, una orquesta más o con fortuna
menos tan buena entonces como ahora, y
un director legendario, que sólo unos meses s.M.a
E..M.M. más tarde se encontrará en un bando bélico
por completo opuesto al de Bartók (lo cual
fue una manera lastimosa de ensuciar una
vida artísticamente excelsa). Este precioso BEETHOVEN: Sinfonía N.°9 en Re menor.
B A R T Ó K : Concierto para viotín y orquesto Karita Mattila, soprano. Anne Sofie Von
n.° 2. Zoltin Székely, violín. Real Orquesta documento aparecí* en la Edición ñartók
publicada por Hungaroton en la década de Otter, contralto. Francisco Araiza, tenor.
del Concertgebouw de Amsterdam, dirigi- Samuel Ramey. bajo. Academia y Coros de
da por Willem Mengelberg. Grabado el día los setenta.
ST Martin in The Fields. Director del coro
del estreno de la obra: Amsterdam, 23 de El segundo, en cambio, se compone del Laszlo Heltay. Director: Sir Neville Marri-
mano de 1939. PHILIPS Legendary Cías- acoplamiento de ambas obras (el Concierto ner. DDD. Duración: 67'24". Grabación:
sics 426 104-2 ADD. Duración: 34'42". de juventud no reapareció hasta después de Londres 1989. Ingeniero: S. Taal. Produc-
fallecer Stefi en 1956) con un sonido des- t o r M. Bremner. Editor: J.M. Geysen. 426
B A R T Ó K : Concierto para violín y orquesta lumbrante, una solista magnífica y de exce- 252-2 PHILIPS.
n.° I. Concierto para violín y orquesta n.° 2 lente porvenir, y un maestro bartókiano
Kyung Wha Chung, violín. Chicago Symp- como nadie (recordemos su Barba Azul o
su Concertó paro orquesta como cimas muy En esta versión uno tiene la
honv y London Philharmonic (respectiva- grata sensación de que Beetho-
mente), dirigidas por S¡r Georg Solti. Pro- diferentes en su dedicación a quien, des-
pués de todo, es también compatriota ven no es el medio sino el fin.
ductores: Paul Myers (l.°) y Chrisiopher
Raeburn (2.°), Ingenieros: James Lock (l.°) suyo) al frente de dos orquestas de sueño. Marriner se ha distinguido siempre por
y Kenneth Wilkinson (2.°). Chicago, octu- ¿Que no se trata de referencias absolutas? trabajar con criterios propios, con respeto y
bre de 1983 (I."). Londres, febrero de 1976 No, desde luego. Es una opción magnífica, fidelidad a la tradición interpretativa de los
(.2°) DECCA Ovation 425 015-2 DDD y sobre todo por la modernidad del registro. compositores que aborda.
ADD, resp. Duraciones: 20'13" y 38'46* Acoplados ambos conciertos, podríamos En este caso Beethoven pierde amanera-
acaso preferir a Nell Gotkovsky con Ger- miento, densidad orquestal innecesaria y
hardt (RCA), al menos en cuanto a la solis- queda en el justo equilibrio sonoro, en un
Pocas veces será tan sencilla ia ta, pero no creemos que deban ustedes trabajo admirable de dosificación dinámica.
reseña de los discos. Los bartó- matarse buscándolo si tienen este otro a El fraseo, y la manera de construir están,
kianos tienen sin duda buen mano. Gertler ha grabado también ambos, en Marriner. exentos de tópicos retóncos. y
conocimiento de ellos. Advirtamos a quie- pero por separado: en 1967 con Ancerl se impregnan de una frescura original y per"-
nes no lo sean (aún) demasiado, que en (Supraphon. Discophon en España, al pare- sonalísima. Se nos ofrece una imagen nftida.
vida de Bartók sólo había un Concierto cer ya en CD) grabó el segundo, y antes, en meditada y profunda de entender la geniali-
suyo para violtn y orquesta. El primero se lo 1962, había registrado con Ferencsik el pri- dad beethoveniana sacando el máximo par-
había dedicado en su juventud a una mujer mero. La otra gran opción moderna, cómo tido de la orquestación (con la dificultad
que tuvo importancia en su vida, Stefi no. tiene como solista a Perlman, en este que conlleva este compositor) y cuidando la
Geyer. la dedicatana de su amor y de una caso dingido por Prevm (EMI). Algo menos densidad de los diferentes planos sonoros.
serie de cartas entre las que destaca una. moderna, pero de muy buen sonido, la de
donde el joven (pero ya no niño) Bartók se Szeryng con Haitink. En estos dos últimos La labor de las voces es absolutamente
define personal e ideológicamente con gran casos nos refenmos sólo al Segundo, al de excepcional, tanto de solistas como de
valentía y precisión. Parte del material de toda la ,vida. Y, lo que son las cosas, no coros. Se consigue conformar un verdadero
aquella primera incursión concertística para recomendarla (mas que a curiosos empe- instrumento vivo, sin huecos ni desequili-
vioKn le servio para los Dos retratos. En con- dernidos o bartókianos feroces) la antigua brios, al servicio de la música.
secuencia, nos encontramos ante dos obras grabación de Menuhin con Furtwangler (EMI En resumen, una excelente versión de
muy diferentes, una de plena juventud y Références, en CD). Quede, pues, la opción gran personalidad, que reúne a todo un
otra de plena madurez de la coreana Kyung Wha Chung con Solti conjunto de primeras figuras. Muy aconseja-
como una buenísima lectura de ambas ble.
El primero de estos discos, a pesar de su obras... aunque haya algunas (pocas) mejo-
precario sonido y su breve duración, se
reseña sólo en el día del estreno, con un o.co.
56 SCHERZO
DISCOS

que aqui se pueden escuchar. Termino resu-


miendo una célebre anécdota. Hace años,
Berlioz indispensable Fischer-Dieskau dice a Klemperer «¿Podría
venir a mi concierto de hoy? Dirijo...»
«[Cuanto lo siento!» -responde Klemperer-.
BERLIOZ: Romeo e(Ju/¡ette (Sinfonía «No quiero perderme a Sotti cantando Win-
dramática Opus 17). Les Nurts déte (Seis terreise». ¡Qué hubiera reservado el cáustico
melodías Opus 7). Arme Sofie von Otter director al Ashkenazy actual?
(en ambas obras, meno). Philip Langridge
(tenor), James Morris (bajo). Coro de RAM.
cámara de la RÍAS, Coro Ernst-Senff.
Filarmónica de BeHin. James Levine. Gra-
bación: DDD, Iglesia Jestis-Christus de
Berlín 1986 por W. Mitlehener; coprodu- BRUCKNER: Sinfonía n° 9 en re menor.
cido por S. Paul, W. Mayer, Fundación Sinfónica de la Radio de Alemania del
EvS. 2CDs DG 665-2. 2hO3mn. Norte. Gunter Wand. C D RCA Victor
RD60365. Grabación: 1988 DDD por G.
G o i t e , K-O Bremer. Coproducción:
«Cuando estuve trabajando Deutsche Harmonía Mundi y la Norddeuts-
en el estado de Chu. dice cher Rundfunk de Hamburg. 63'05".
Confundo, vi a unos cerdrtos
mamando a su madre muerta. De pronto
se sobresaltaron y se marcharon. Notaron «Las viejas costumbres son
que su madre ya no osemejóbose a ellos. duras de roer», dice Nonington,
Lo que amaban de su madre no era su y Satie escribió: «¿La experien-
53); el dinamismo ascensional de los violi- cia?, ¡un anquilosamiento!»
cuerpo, sino lo que proporcionaba vida a nes y maderas en registro alto (compases
este cuerpo». Algunas obras, procesiones Un critico francés, furibundo karajanista,
171-1; 279-82...)-. Esta saturación se cristali- criticó los tempi escogidos por Wand en
fantasmagóricas, provocan situaciones simi- za en nuevos fenómenos: materia instru-
lares: los intérpretes buscan, encuentran, la esta grabación, tomando como referencia la
mental aérea en los cambios de ritmo batuta de Karajan. Resulta gracioso (y un
parte más rica de ellos mismos reflejada o (compás 335); las cuerdas producen soni-
escondida en aquellas partituras. poco chocante) citar a Karajan como pará-
dos armónicos en regiones hasta entonces metro bruckneriano. sin informar que el
No nos extrañaremos, pues, que Eliahu (hubiera dicho Berlioz) inasequibles. Estas director utilizó ediciones vilmente truncadas.
Inbal (RSOF, CD Denon) encuentre en saturaciones insólitas desarrolladas por Los tempi de Wand, en particular el prime-
Romeo et juhette, un pre-eco del lenguaje Levine, se reflejan tal vez en (o, al revés son ro, sorprenden por su lentitud; sin embargo
mahlenano: la salmodia con su monotonía provocadas por) las pintadas y graffitis están perfectamente adecuados a la acústica
aparente para los primeros transportes y (palabras de amor, moderno homenaje) muy reverberante (y excelente) de la cate-
juramentos de amor (prólogo); la redun- que recubren por completo la casa de Giu- dral de Lubeck, lugar de la grabación. La
dancia, fluidez de las notas, cualidad acuo- letta en Verana, haciéndole parecerse (la resonancia acentúa el aura de miste no del
sa, anunciando el Adagietto de la Quinto casa) al metro de Nueva York.. primer tiempo, amplifica los tutti masivos;
de Mahlen la repetición en fugato (oboe Wand juega con aquellos factores, en abso-
en el tema de Tristeza de Romeo, oboe No quiero decir, por supuesto, que la
versión de Levine sea la mejor (y tal vez su luta afinidad con la escritura y el espíritu
en la Primera de Mahler): las rmagenes- brucknerianos. sin que se pierdan lo más
codendos (cellos, tenor en Bientot de Orquesta de Chicago hubiera sido más fiel
a esta interpretación), ni que James Morns mínimo la claridad polifónica y el equilibrio
Romeo la pofeur y los juegos de niños en la viento-cuerdas. Existen vanas versiones
Sexta), la procesión fúnebre de Julia y las (Le Pére Laurence) haga olvidar a David
Ward (con Monteux, CDs MCA West- excepcionales (!) de la Noveno de Bnjckner
marchas fúnebres mahlerianas. Furtwangler-Viena. Kubelik-Baviera, Jochum-
minster); tampoco se puede prescindir de
Mientras Inbal enfoca su interpretación la versión de Davis (Philips) con su maravi- Berlín, Haití nk-Amsterdam. Inbal-Frankfurt...
en la exaltación de la procesión Beriioaana. lloso trfo vocal (Kem, Tear, Shirley-Quirk).., pero Wand, en esta grabación más aún que
James Levine efectúa una metáfora de la Esta nueva interpretación (Von Otter y en sus antenores, evoca a un Bruckner den-
procesión temática hacia la saturación insó- Langndge, excepcionales de color vocal, e tro de la tradición de lo que llamamos cultu-
lita; pianissimo de maderas y cellos en el moJto paríate le parte), con unas Noches de ra germánica, una especie de apreciación
Scherzo cíe Mab (Compases 34 y ss.): rápi- estío insuperables, es también indispensable. neutra (por no decir objetiva) de la partitura:
dos desfallecimientos de los violines hacia la estabilidad continua, perfecta, del tempo,
los contrabajos (compases 135-37: 151- en particular, confiere a la obra una magni-
P.E tud sin precedente.

Se advierte, en el libreto, que la presente


grabación fue realizada a partir de dos o tres
BRAHMS: Condeno para piano y orquesto no del todo idiomática, algo heterodoxa de tomas de sonido, durante conciertos que
número 2 en si bemoí mayor, opus 38. Vladi- ternpi, pero vigorosa, contrastada y brillante tuvieron lugar en esta catedral entre el 24 y
mlr Ashkenazy, piano. Orquesta New Phil- en su conclusión. Y aún tiene mayor interés 26 de junio de 1988. Algunos colegas míos
harmonia. Director Oteo Klemperer, Gra- saber qué pensaba Klemperer del opus 83 han criticado este proceder, pero escuchan-
bado en vivo el 28.1.1969 en el Royal Festi- brarimsiano, que no llegó a grabar en estu- do con la más grande atención, no he podi-
val Hall, Londres. Variaciones Haydn, apus dio. Pese a las limitaciones de sonido -hay do (ni ellos tampoco) darme cuenta de los
56 o. Orquesta Concertgebouw. O t t o unas apreciables distorsiones en el Allegro empalmes.
Klemperer, director. Grabado en Amster- inicial- este CD reviste enorme importancia Hay que hacer, sin embargo, dos críticas a
dam el 07.2.I9S7. I CD HUNT 709 ADD. porque el Klemperer de aquel 28 de enero este disco magistral. La primera: como de
Duración: 69'34". Importado por Diverdi. era el de los grandes días, a pesar de su costumbre, se interpretan los tres tiempos
ancianidad y de sus limitaciones físicas. Tanto de la Sinfonía sin los esbozos del cuarto
Ashkenazy como la orquesta tocan con tal tiempo, que duran unos buenos quince
Las Variaciones Haydn y Nobillssi-
cuidado, entrega y respeto para la batuta (y minutos. La segunda: para justificar esta vieja
mo «issione de Hindemrth fueron para la música), que los resultados son casi
las primeras obras grabadas por costumbre, el erudito musicólogo que firma
discutibles, pero impresionantes. Klemperer las notas del libreto tacha aquel audaz final
Klemperer con la Filarmonía de Walter impone su visión severa, intensa y moderada
Legge (octubre de 1954). tras una serie de de Tópicos,
de ternpi sobre todo en la primera mitad de
intentos frustrados con el Concierto poro la obra. En los movimientos 3 y 4 mejora el Existe una sola verdión de la Noveno con
trompa de Hindemrth que casi aniquilaron al encaje entre director y solista por más que estos esbozos del cuarto tiempo, interpreta-
solista Dermis Brain. EMI ha marginado aquel siga habiendo algún desajuste que otro, y la da por la Filarmónica de Oslo y Yoav Talmi
registro en todas las reediciones del Brahms versión aún gana calidad. Ashkenazy era por (Chandos). En este disco doble, se grabaron,
de Klemperer, pese a que no es ni más ni entonces sólo un extraordinario pianista ademas de los esbozos originales, el cuarto
menos interesante que el resto. Este CD, -juvenil, brillante, seguro- con los resultados tiempo completado por el compositor
oportunamente, da a conocer una versión William Carragan. Pero me temo que por

SCHERZO 51
DISCOS

culpa de la indiferencia de la crítica. Chandas der la duración del compacto, hoy por hoy, la legendaria inauguración de la temporada
está a punto de retirar esta versión del cati- tendente a mayor minutaje por disco. escallgera de 1960. Esta grabación, que hoy
lago. día puede conseguirse en cualquier tienda
F.F, especializada y que hace quince años perse-
RE guíamos los aficionados con mayor o
menor fortuna, puede considerarse histórica
DONIZETTI; Mona Stuarda. Joan Suther- por dos razones: Primera, hasta cierto punto
land, sop. (Stuarda); Huguette Tourangeau. se pueden pensar en Paolina con enel canto
CHERUBINI: II Gocatom. Módica Bacelli, del cisne de la Callas en partes be kantistas,
mez. (SerpiHa), Giorgo Gatti, bar (Bacoc- mez. (Elisabetta); Luciano Pavarotti, ten,
(Leicester); Roger Soyer, baj. (Talbot). género que ella misma renovó y subió a los
co). Accademia Strumentale Italiana. Direc- escenarios dándole una orientación nueva;
t o r : Giorgo Bernasconi. RODOLPHE Orquesta y coro del Teatro Comunal de
PRODUCTIONS COCEU OOS. I CD, Bolonia. Director: Richard Bonynge.
DDD. Duración: S0'46". Productor Rober- DECCA -425-410-2, A D D . Duraciones:
66'28" y S672". Productor: Michael Wool-
to Bartoli. Ingeniero: Piewo Mosetti Casa-
recto. Grabación: Parma, 1989. Distribuido coek. Ingenieros: Lock y Moorfooc Graba- Debut discográfko
por Harmonía Mundi. ción: Bolonia 1975. Precio económico.
DVORAK: Serenoto para Cuerdos.
Cherubini está conociendo un Del catálogo donizettiano, es SUtt Serenoto para Cuerdos JANACEK:
tímido pero fructífero renacer, éste el cometido, junto al de Surte pora Cuerdoí. Orquesta de Cámara
di se ografic amenté hablando. A Lucia, donde la cantante austra- de Granada: Mischa Rachlevsky (direc-
sus sinfonías y música de cámara (interesan- liana, omnipresente en la nomina Decca, ha tor). CLAVES-CD digital. Ingeniero:
tes descubrimientos) recientemente publi- salido mejor parada. Lucia por la incidencia Yolanta Skura. Grabación: Granada
cadas, se suma este intermedio que amplía del papel en el apartado coloraturistico; (1990).
afortunadamente el conocimiento de su Stuarda por la pasividad del personaje que
producción vocal, hasta ahora limitado prác- se resuelve normalmente por medio de Dentro de los diversos
ticamente a los Réquiem (gracias a Muti) y andantes lánguidos, de frases de largo alien- actos del Festival, la Orques-
Medea (gracias a Callas). El resto de la ofer- to, que desembocan imprevistamente en ta de Cámara de Granada
ta cherubiniana de ámbito teatral recogida momentos de virtuosidad. Esta es la causa presentó un compacto integrado por
en disco, comprende una media docena de de que aquí, y no en otras dedicaciones diversas Serenatas para Cuerda en distri-
óperas, registros en vivo o fuera del circuito donizettianas. la Sutherland pueda equiparar- bución muy similar a la que ofreció en el
oficial, a menudo en condiciones sonoras no se (cada una en su aire y estilo) a las demás concierto que tuvo lugar dentro de
recomendables, de las que se exceptúan Alt Stuardas contemporáneas; Sills, Caballé, dicho Festival. Se trata de un disco de
Baba (con un Kraus magnífico) y Lodoiska, Gencer, {Posteriormente Gruberova en el austera presentación grabado en el cen-
ambas del archivo de la RAÍ. Es por todo empleo tudoriano no dio la talla). Así es des- tro cuttural granadino Manuel de Falla en
este preámbulo que un título inédito como tacable el valor que pone en O nube che abnl de 1990 y distribuido por la firma
el que presenta una editora joven e inquie- lieve de su presentación escénica; lo mismo suiza Ooves, y cuyo repertorio no puede
ta, la Colección Europa de Parma. sea inme- que en la exactitud con que interpreta la ser más agradecido: Serenólos de Dvorak
diatamente recibido con incondicional patética escena final. Donde cojea, y en y Suk y Suite para Cuerdas de Janacek. En
aplauso. Figlia impura é Solería es bastante el traspiés, el concierto en vivo la Serenata de Dvo-
la Sutherland es con esa confrontación con rák se vio sustituida por el Divenimento
// Gxatore es una obra juvenil del músico Elisabetta en el bosque de Fotheringhay, de Bela Bartók. Además de agradecido el
florentino {tenia quince años cuando se pero, por suerte, la escena llega rápidamente repertorio grabado es muy hermoso.
estrenó) y diversa del contenido / empeños a la stretto final con su agudo para arreglarlo. Dvorak no requiere comentario alguno,
del Cherubini que mejor se conoce, el de su Tourangeau, hay que reconocérselo, saca mientras que Suk es algo más que un
etapa parisina, algo rígido, a menudo solem- adelante muy valiente la dificilísima entrada yemísimo suyo y nssulta difícilmente expli-
ne, pero con una originalidad que aún hoy Ah quando oll'ara, de tan ambiguo registro. cable cómo la obra aludida no posee una
asombra y convence, sin entusiasmar. II G\o- Su Elisabetta, aunque vulgar, tiene entidad. mayor difusión. Suk es un melodista de
coTore sigue fiel el modelo del Intermezzo ita- Pero su formación canora (más bien su falta pnmer orden y ello se constata tanto en
liano, cuyo paradigma ¡mbatible y notorio es de ella) hacen poco aceptable su prestación esta composición como en sus Cuarte-
Lo serva podrona de Pergolesi (allí la prota- en un roí de filiación belcantista. Soyer, y en tos para Cuerda. En e! caso de janacek,
gonista se llama Serpilla, casi copia literal de menor medida Monis {hoy famoso por sus pese a ser éste un compositor de muy
la Serpina de aquí), pero en su música es Wotan). resurtan algo descoloridos, aunque lenta maduración en el primer movi-
más fácil encontrar la influencia de Cimarosa. los papeles no teñen demasiada proyección. miento de esta Suite se advierten ya algu-
tanto en el diseño melódico como en la La joya auténtica de este registro, inmacula- nos de los trazos característicos de su
esentura orquestal. La obnta está dividida en do de voz, atractivo de entrega, en una de estilo superior.
tres partes, a través de las que los dos úni- sus interpretaciones más ajustadas y brillan-
cos protagonistas desarrollan, entre anas y tes, es el fenorissimo (aquí se lo merece sin
racanismos) Pavarotti. Todo con él está en Hay ciertas diferencias entre el disco y
dúos, un terna en el fondo con un matiz el sonido al natural de la agrupación que
sádico más proclive a la tragedia que a la su sitio: la voz. el canto, el personaje. Un
regalo. Bien Bonynge. en un tema en el que supervisa Rachlevsky. integrada por pro-
comedta. De ahí que la comicidad parezca a fesionales de once diferentes latitudes.
veces forzada. es experto.
Hay que decir que en directo salen
ganando: la concepción de las obres es,
Cherubini es menos rígido en la forma lógicamente más rica y diferenciada y
que sus dos modelos citados, pero también también más elástica. Aún reconociendo
menos espontaneo y flexible en el desplie- F.F. que se trata de una percepción en extre-
gue melódico. Ya se hace notar la conten- mo subjetiva cabe constatar una menor
ción y sobnedad (léase también gnsura) de soltura en el compacto que en la sala de
la pluma cherubiniana de la madurez. Los DONIZETTI: Poluto Franco Corelli. ten conciertos, quizá debida a la todavía
intérpretes, barítono y meso, se muestran (Políuco). Mana Callas, sop (Paolina), Etto- escasa familiaridad de la agrupación con
adecuados, sin problemas vocales en una re Bastianini, bar (Severo), NI ¡cola Zacearía, el medio grabado. Naturalmente hay
obra que no les pide otra cosa que un sóli- baj. (Callistene), Piero de Palma, ten (Near- cualidades que se han mantenido intactas
do y cómodo registro central de sus respec- co}. Orquesa y Coro del Teatro alia Scala en el trasplante a los estudios de graba-
tivas cuerdas (la única nota aguda compro- de Milán. Director: Antonio Votto. Graba- ción. Ejemplo concretísimo es el bello
metida del barítono, por ejemplo, es en el ción tomada del vivo el 7.12.1960. 3CD sonido del que hace gala el concertino
ana Vanne baccheuoncina). La dirección de HUNT Producción* 2 Hunt CD 520. Dura- de eslío o determinados momentos
Bemasconi es respetuosa con el estilo. ción: 99'22". Distribuido por Diverdi. como el inmaculado ataque que abre el
Se inicia la grabación con otra obertura de movimiento final de la Serenólo de Josef
Qierubini, asimismo juvenil / buffa, la de Lo Enésima edición lujosamente Suk
sposo o tre (el título completo es Lo sposo o presentada con un libreto que
tre, manto di nessune) que es conveniente incluye fotos de la representa- J.M.S.
con el clima de // Gocotore y permite exten- don, y realizada con un magnifico sonido, de

58 SCHERZO
DISCOS

cierto que ella ya no era la misma de Anna piano, resurta especialmente inane, aunque única rúbnca para la parte). La voz del sueco
Bofena, Lucio o Sonambulo, pero a pesar de correcto. Creo que es una versión más. se derrama espontánea, avasalladora No es
los pesares, nadie como ella ha sabido acaso inútil. elegante como Kraus o Vanzo, pero su
comprender y transmitir el enorme romanti- No diría lo mismo de la Sonora de Saint- Romeo parece acertamos al onginal literario
cismo que hay detras de las pirotecnias Saéns. de la que desconozco otra versión más que al concebido por Gounod. La brasi-
vocales de las operas de ta primera mitad del (tengo buenas referencias de la de Benedet- leña Sayao, mítica Mimi, Violetta o Manon,
ochocientos- Su Paolina es frágil, dulce y ena- to y Annie d'Arco, pero eso es todo). No se hace una Julietta lírica, menos ligera que
morada y, desde el punto de vista vocal, trata de una obra de la altura en mi opinión otras habitúes. Así su vals resulta menos
aunque el instrumento no fuera el de antes, inigualable de la de Franck, pero posee una adornado que el de algunos colegas (aunque
absolutamente maravillosa. Sólo Leyta Gen- belleza linca muy estimable y, a falta de otras en la frase inicial hace unos tnnos ejempla-
cer en una versión pirata del Liceo de 1975 comparaciones posibles, ésta puede resultar res). Es, entonces, en los dúos (actos IV y V
realiza un trabajo que pueda comparársele. una buena alternativa para quien precise especialmente, más pesados para la voz)
La segunda razón a la que antes aludía- poseer una versión sonora de esta obra. En donde el fraseo conmovedor, su musicalidad
mos, es el tenor. Es este caso, su majestad el cuanto a Tingarte, sea en esta versión came- legal y su sentido dramático de la situación
tenor. Rodolfo Celletti comentó en una oca- ristica o en su versión orquestal, creo, con hacen de su Juliette un modelo hasta hoy
sión que ésta era una de las mejores repre- todo respeto, que es la única obra de Ravel apenas sin competencia. (También, hay que
sentaciones de Corelli. Históricamente a en la que el maestro se mostró inferior a sí decirio, esta obra no es muy frecuentada).
Po/iuto se la considera una ópera para tenor mismo. Virtuosa a lo Paganini, a lo zíngaro, En impacto del tándem Bjoeriing-Sayao fue
y una de las piedras de toque para cualquier brillante, con abundantes cadencias, viene en el Met tan notable que cuando el teatro
tenor romántico. La voz de Corelli se mues- bien para demostrar que Shaham domina el se propuso exhumar la ópera de Gounod
tra homogénea, poderosa y vibrante hasta el instrumento, y para muy poco mas. En resu- eligió otra pareja, nada francesa, escandalosa-
do agudo. Por otra parte, el control de la men; no me parece uno de bs discos del mente italiana: Corelli y Freni que la canta-
emisión es impresionante, lo que permite al año, ni mucho menos. ron a fines de los sesenta.
artista unos reguladores asombrosos, habida
cuenta el enorme volumen de la voz.. La toma es de la radio; hay, pues, sonidos
S.M.B. propios del medio (no muchos por suerte).
Por si algo faltara, contamos con Bastianini, Las voces, empero, se escuchan con mucha
la voz de barítono por autonomasia, en un presencia y claras. Romeo etjuliette en aque-
día especialmente afortunado, cuando se lla versión teatral se dio con bastantes cor-
tiene ese timbre tan bello, para algunos é GOUNOD: Romeo et Jufette Jussi BjSr- tes; en el acto II y. sobre todo, en el IV, aquí
más bello, esa pastosidad en las dos octavas ling, ten. (Romeo); Bidú Sayao, sop. (juliet- bastante considerables, lo cual se lamenta,
y esa homogeneidad, ¿qué importa no ser el te); John Brownlee. bar. {Mercurio); Nicola porque afecta a la Sayao.
cantante más sutil del mundo? Moscona, baj. (Padre laurefit); Mimi Benzell,
mez. (Stephano). Orquesta y Coro del El Bonus de la casa Myto es en esta oca-
Los secundarios encabezados por Piero de Metropolitan. Neuva York. Director: Emil sión cuatro fragmentos interpretados por el
Palma son de lujo, y el coro y la orquesta Cooper. MYTO 2MCD 890M. ADD. Dura- tenor en 1938. con dirección de Nils Grevi-
conducidos con brío por Votto. un especia- ciones: 73' y 7I"44". Grabación: Nueva York, IIius, nombre tan asociado con Bjoerimg juve-
lista del género, suenan magníficamente. En en vivo, 1947. Distribuida por Diverdi. nil: Réquiem verdiano, el aria de Don José, la
suma, una grabación para escucharla en un de Faust (en sueco) y la de Rodolfo en
reclinatorio... y disfrutar. Bohéme.
Esta representación neoyorkina
ya era conseguible en LP pero
. HdeC en una amplia selección, que F.F.
comprendía las partes de soprano y tenor.
Una pareja célebre en ese teatro y sobre
todo en esta ópera gudoniana, que no posee IVÉS: Sonata para piano n° 2. «Concord,
FRANCK: Sonata para vioí/n y piano en la el impacto melódico de Foust, pero que Mass., Í840-/8Ó0». Per Salo, piano. Con
mayor. SAINT-SAENS: Sonata para violín y cuenta con momentos de bastante belleza, Jesper Jorgemen, viola, y Toke Lund Chris-
piano n.° I en re menor op. 75. RAVEL la- tanto en la escritura vocal como sinfónica (el tiansen. flauta. Productor e ingeniero: Jes-
gane, rapsodia de concierto poro violín y piano. intermedio del acto último, el sueño de Julie- per Jorgensen. Grabado en Focus Recor-
Gil Stiaham, violln; Gerhard Opprtz. piano. ta, es particularmente oportuno). La parte ding, Copenhague, B y 9 abril de 1990.
Grabado en la Max-joseph-Saal de Munich. del león de la ópera se la reparten la pareja KONTRAPUNKT 32<M6 DDD. Duración:
junio de 1989. Producido por Steven Paul. amorosa, con arias, frases de conjunto y cua- 52'34". Dístrbuido por Nahuel.
Ingeniero: Helmut Burk. DEUTSCHE tro dúos. El resto tienen su momento solista,
GRAMMPHON 429 729-2 DDD. Duracio- algunos, y sirven de relleno y sostén a aqué-
1 llos. Es raro encontrar un equipo de, llamé- Pasa el tiempo y constatamos
nes: 2ffO6". 2218" f 9 44". resf>ect¡vamente. una cosa lamentable: no hay una
mosles secundarios, como el reunido aquí:
voces dotadas, salubres, encargadas de auténtica resurrección de la obra
Reciente aún la versión para el cometidos por debajo de sus posibilidades, onginalísima, profunda y realmente extraor-
mismo sello del israelita Shlomo tal es el lu|O de una mezzo como Claramae dinaria de Charles Ivés. Los americanos, sus
Mintz, de una belleza tal que le Tumer que hace Gertrude, papel que con compatriotas, hacen lo que pueden, pero
permite codearse con las mejores versiones los cortes se queda en nada, O Nicola Mos- pueden poco porque su público es reacio y
del pasado, nos llega ahora otro israelita, el cona. Frere Uurent de imponentes recursos. sus programaciones son terriblemente con-
jovenclsimo Gil Shaham, con su Sonata de Stephano, la Benzell y Tybalt Thomas Hay- servadores. En Europa se hace poco tam-
César Franck. La discografla de esta obra es ward. dan relieve a sus partes mas allá de la bién. En nuestro país no sube una obra suya
amplia y afortunada. Efll ha editado en Refe- rutina, sobre todo la primera que rubrica su a una orquesta sinfónica ni siquiera por equi-
rences la versión de Heifetz y Rubinstem. dionson del acto III con un agudo vitoreaba. vocación. La década que ahora termina, tan
que recomendaríamos como opción antigua; John Brownlee. el barítono australiano, canta conservadora, tan guapa, tan elegante, con
la de Mintz con Bronfman, de espléndido la canción de la Rema Mab fiándose más de tan escaso sentido de la cunosidad, ha deja-
sonido y musicalidad, podría ponerse ¡unto a su instrumento que intentando variar de do donde estaban, pero ya sin expectativas,
otras también modernas como las de Perl- matices (uno siempre piensa aquí en Gerard a ciertos autores que creíamos hacia finales
man y Ashkenazy (donde Periman supera a Souzay), pero, como los demás, participa de de los setenta que verían por fin llegado su
su acompañante), Oistraj / Richter (en vivo), la visión que la batuta impone a la obra. tiempo: como Scriabin. como el mismo Ivés.
Grumiaux y SebiJk. Dumay y Collard. Grtlis y Cooper, un habitual y competente director Pero no. La prueba es lo poquito que se
Argerich... La lectura que ahora nos llega está afecto al Met durante años, Jee hacia afuera, graba una obra tan trascendente como la de
simplemente bien tocada. Shaham es un muy italiano, sin refinamientos ni sofisticacio- este registro. Es una vergüenza, porque la
buen violinista y puede convertirse en un nes, resaltando el valor de las voces. Los importancia de Ivés es reconocida, indiscuti-
maestro, pero le falta garra, comprensión del protagonistas: con un francés nada cuidado. ble, histónca. No se trata de vanguardia, de
amplio vuelo de esta Sonata, al menos com- Bjoriing es un regata auditivo. Unco y arrolla- malsonancia, ni de nada por el estilo. F>ero ya
prensión suficiente. Es una interpretación dor en el ana y los dúos, en las frases dramá- lo ven ustedes.
algo desvaida, sosa; no es que sea distante, ticas del acto III es un volcán de sonidos (el
es que no llega a ningún objetivo, acaso por- agudo final, gratuito pero deslumbrante, es la Todo hay que decirlo: la Sonata Concord se
que a ambos intérpretes les falte. Opprtz, al las trae. Es una obra densa virtuosa, comple-
ja, llena de referenctas. Ahí están las más de

SCHERZO 59
DISCOS

cien páginas escritas por Ivés como Ensayo dero I." serie), 16'11" (2." serie). I3'47" (En 1980 (donde, es curioso, aparecía acoplada
antes de uno sonata, para explicar, animar, la niebla), 8'46" (Tema). I I '49" (Sonata). entre uno y otro cuaderno del ciclo). Pero
abrumar y acaso dejar sin resuello a mas de ambos pianistas añaden al Sendera la dra-
un intérprete. Por eso fue preciso encontrar JANACEK: Obras para piano: £n un fron- mática Sonoto 1905, que en su día fue en
-tardíamente, como siempre en Ivés, que doso sendero (ambas series). Sonoro / 905. En tres movimientos, y que destruyó el propio
dejó que componer antes de 1920 y fue la niebla. Ivan Ktánsky, piano. Grabado en el Janacek. pudiendo reconstruirse sólo los
conocido y reconocido sólo más tarde, Museo de Arte Moderno de Louisiana, 24 dos primeros.
mucho mas tarde- intérpretes especialmen- de marzo de 1990. Ingeniero y productor Obra muy distinta a su obra pianística
te dispuestos al sacrificio, heroicos y con- Jesperjoogensen. KONTRAPUNKT 32042 habitual, tiene más que ver con el exaltado
vencióos, como John Kirpatrick, para meter- DDD. Duraciones: 42'01" (Sendero, inte- patriota eslavista, aunque ahora el elemen-
se con obras como ésta, estrenarlas, y ade- gro), I C32" (Sonata), I 2 ' 5 r (En la niebla). to francés se funda con la tradición román-
más grabarlas. La interpretación de Kprpa- Distribuido por Nahuel. tica centroeuropea. Benditos sean quienes,
trick ha marcado para siempre (al menos, desobedeciendo las intenciones inmediatas
ese siempre es hosto el momento) la lectura Los nacionalistas checos, espe- del compositor, salvaron estos dos hermo-
de estos cuatros personajes del Trascen- cialmente los que compusieron sos fragmentos del fuego. La delicadeza de
dentalismo de la costa este (por entonces, en el siglo XX, tuvieron al Firkusny se convierte en Klánsky en mcisivi-
no habla otra costa, esa es la verdad), ese menos dos modelos, dos países de referen- dad, apropiadísima para esta partitura, que
Emerson que es el modelo de pensamiento cia, dos ámbitos geoculturales en los que necesita un continuo contraste entre, por
de Ivés, ese Hawthome que escribió nove- tener fe: la madre Rusia y la hermana decirlo ortegu i an amenté, ensimismamiento
las tan conocidas como La letra escarlata y mayor Francia. No importa ahora que con y alteración. El espíritu de En la bruma
tan ignorada como El romance de Valleaíe- ei tiempo ambos países les defraudaran a parece más propicio a Firkusny, pero en
gre o Los siete Tejados, de Alcott padre y los checoslovacos profundlsímamente. nuestra opinión Klánsky le supera aún en
Alcott hija (Bronson y Louisa). y en fin, de Francia dejaba en la estacada a Checoslova- capacidad de matiz, contraste, expresividad
aquel Thoreau que nos invitaba a la desobe- quia tras lo de Munich (como había aban- e incluso musicalidad, s¡ bien la diferencia
diencia civil y creaba la solitaria narración de donado España a la agresión fascista inter- no es tan abrumadora como en la Sonata.
Walden (imitación relativa de Emerson; nacional). Rusia se tragaba Checoslovaquia
aparte de que Emerson era el propietario tras los repartos de YaKa y de madre pro- En resumen, para estos discos: preferen-
de ese Walden donde Thoreau se retiró tectora se convertía en ogro que se hacia cia clara por el de Klánsky sin despreciar la
lejos del mundanal ruido). Kirpatrick ha sido interesado cargo de los restos del imperio aportación de Firkusny, cuya relativa insufi-
un investigador, descubridor, intérprete y austriaco. Pero en ese momento tan ante- ciencia lo es no sólo ante este registro que
maestro. ¡Cómo seguirle? Pocos se han rior, un compositor como Janacek compo- el azar le depara como compañero en
atrevido: a sus dos registros, el más comple- nía obras inspiradas en la amada madre nuestro comentario, sino con respecto a
to el de CBS, han seguido los de Gilbert patria rusa y en el estilo francés que tanto otros colegas suyos.
Kalish (Nonesuch), Robert Szidon (DG), se oponía y diferenciaba de Alemania y En cuanto a la música pianística de Jana-
Ruth Duncan McDonald (Musical Heritage), Austna, los enemigos cercanos, las botas cek, en general, realizarla las siguientes
y ahora el del atrevido y en buena medida aplastadoras inmediatas. En un frondoso sen- recomendaciones: como pnmerisima
afortunado joven danés Per Salo. Una com- dero es de una delicadeza francesa que opción, la de Kvapil en 1969-1970 (dos LP
plicación suplementana sobre esta obra es poco tiene que ver con la recia ópera que de Panton que incluyen las cuatro obras
que Ivés la compuso a lo largo de un mon- compone por entonces, jenufa. Este ciclo mas Tres danzas moravos y Vzpominka (Evo-
tón de arlos, y tras retirarse de la música y de quince piezas, tan personal, tan íntimo, ación); a continuación el disco de Klánsky
dedicarse a sus negocios de seguros (es con tantas claves familiares, ha sido inter- que reseñamos aquí, con lo cual podríamos
autor de un manual aún muy útil en la pro- pretada en el disco por algunos grandes prescindir del otro suyo, excelente, para
fesión), le infligió diversas revisiones. Ante la maestros. Creo que ninguno lo ha dado Supraphon, con Sendera y Tenia (ignoro si
grabación de Per Salo creo que lo que jamas con la delicadeza, sutileza, profundi- está grabado lo demás); a continuación
debemos hacer es ponerle una vela al santo dad y sentimiento que Radolav Kvapil para Pálenicek (Supraphon. 1972, sin Tema, pero
patrón de los registros sonoros para que se Patón (Praga. 1969). Firkusny. discípulo de con el Concertino y el Copricao. ambos con
reedite en CD la versión de Kirpatrick. Janacek y gran amigo de Martinu, dio una instrumentos de vientos, dos LP); y después
Mientras tanto, nos consolaremos con la magnifica versión, pero no alcanzó ni Paul Crossley, en un qulntuple LP que
buena lectura de Per Solo, aunque nos mucho menos a su compatriota. Pálenicek incluye las cuatro obras, el Concertino, el
parece demasiada tela para una persona de se muestra a semejante nivel de Firkusny, Copricoo y toda la breve obra de cámara
veintiocho años. Como primera aproxima- como ese sí pero... que tan sólo en la subli- de Janacek (Decca, con otros responsa-
ción, está bien, Esperemos a que la madure me lectura de Kvapil dejar de ser pero. En bles), y desde luego este disco de Firkusny,
en dedos y en criterio. Pero lo cierto es que cuanto a I van Klansky, es preciso recordar que en el doble LP original incluía las cua-
hay momentos en que se encuentra más a que antes de este registro ya había realiza- tro más el Concertino y el Capriccio.
sus anchas que en otros: por ejemplo, un do otro, diez años antes, para Supraphon.
excelente Hawthome frente a un ligerito Ambas son dos versiones estimabilísimas.
Emerson. No pretendemos ser mezquinos Recomendaríamos, ahora que está a mano, S.M.B.
con un pianista cuyos excelentes principios este resgistro de 1990 reseñado arriba.
y falta de miedo (como demuestra meterse ¿Hay una maduración en esos diez añosí Es
en la Concord) nos traen una nueva versión difícil decirio. Más bien parece seguir fiel a
de obra tan preciada, singular y exquisita. Él su propia visión, con cierta aceleración de JOPLIN: Obras poro piona (1899-1904).
mismo ha investigado, al modo de Kirpa- algunos tempí que quita misterio y morbo- Dick Hyman, piano. Producido por Neil
trick, en la maraña de manuscritos y a partir sidad, y no precisamente para mal. Hace Warner. Ingeniero: Paul Goodman. Graba-
de las dos ediciones publicadas. El resultado más de un año reseñábamos aquí una ver- do en 1975. RCA Víctor GD 87993 ADD
es este dignísimo CD... que no nos hace sión de Kvapil. que era muy estimable, pero 57-42".
olvidar a Kirpatnck. que sólo incluía el pnmer cuaderno (diez
de las quince piezas). Es decir, en cuanto a Ya es un tópico decir (y pido
estas versiones que nos ocupan hoy, y disculpas por repetirlo) que el
teniendo en cuenta lo dicho, diriamos cosí rag es un antecedente del jazz,
si a Firkusny, y decididamente sí a Klánsky y que el rey del ragtime fue Scott Joplm,
S.M.B. en esta toma norteamericana en vivo. autor de numerosas piezas pianísticas para
la especialidad, que también compuso una
ópera de negros, Freemonisho. que no se
JANACÉK: Obras pora piano: En un fron- De la escasa producción pianística de estrenó hasta unos sesenta años después
doso sendero (ambas series), En la niebla. Janacek, el disco de Firkusny incluye Temo de su muerte, circunstancia que le amargó
Tema con «¡nociones (Variaciones Zdenka), con variaciones, la obra juvenil que Janacek los últimos años de su vida. Joplin fue un
Sonólo 1905. Rudolf Firkusn/, piano. Gra- le dedicó a su esposa Zdenka. con la que músico juglar, un wandering pianst que se
bado en Munich, mayo de 1971. Productor compartió una vida muy poco gratificante. inventó prácticamente él sólito esta música
Dr. Wüfried Daenieke y Dr, Rudolf Wer- Acaso por esa razón la excluye Klánsky de sincopada, el rag que, como él mismo reco-
ner. Ingenieros: Heinz Windhagen, Klaus su recital americano, aunque la verdad es mendaba nunca hay que tocar demasiado
Scheibe. DEUTSCHE GRAMMOPHON que habria cabido en el CD, y además la depnsa. Así surgieron obras como el super-
429 857-2 ADD. Duraciones: 27"53" (Sen- habla insertado en su lectura del Sendero de conocido Maple LeafRag. Su estilo se basa

60 SCHERZO
DISCOS

en lo popular, como casi todo lo que crea menesteres), y que, al mismo tiempo, MASSNET: Esdormonde. Joan Sutherland,
un discurso digno de ser tenido en cuenta, denotan tal influencia del mundo sonoro de sop, (Esclarmonde); Jaime Aragall, ten.
y llega a una especie de clasicismo propio. la Tercero Sinfonía que casi da en pensar (Roland); Hugette Tourangeau, mez. (Par-
Es. por lo tanto, una música de apariencia que se trata de material sobrante, como si sé is); Louis Quilico, bar. (Obispo de Blois);
ligera, no especialmente difícil de tocar, y la Sinfonía, aparte de constituir una síntesis Clifford Grant, baj. (Phorcas); Ryland
de una considerable riqueza interna. de plenitud fuera también vivero para saté- Davis, ten. (Eneas); Robert Uoyd, baj. (Clé-
Hemos escuchado algunos discos extraídos lites como son estos Chain, de los que el omer). Coro John Alldis. Orquesta Filar-
a partir de mlls y realizados por el mismo Primero da la sensación de ser el más mónica Nacional. Director: Richard Bonyn-
Joplm. La interpretación de Dick Hyman, de impregnado por aquélla, por el refinamien- ge. DECCA 4256SI-2, ADD. Duraciones:
gran frescura, alegría, respeto y ese doble to del material y la tremenda sencillez y 7T43". 43 I 2I" y 40'48'. Productor: Michael
sentido que esta música parece sugerir, se concisión de la orquestación. Woolcock. Ingenieros: Lock y Wade. Gra-
encuentra en esa tradición, en la que no bación: Londres. 1975. Precio económico.
Chain 2 es más compleja. A la manera de
innova (ni falta que hace), con lo cual las un diálogo entre violln y orquesta, en 4 sec-
dieciséis piezas incluidas en este registro ciones, el tono de la obra se inscribe en la
son plenamente recomendables. Surge este registro debido a dos
corriente de recuperación del romanticis- felices circunstancias: el interés
mo, no sólo presente en Lutoslawski, sino en los años setenta por la obra
SJV1.B. también en el último Ljgeti y en todo el desconocida de Massenet, por un lado (algo
Penderecki posterior a 1970. Al igual que el que ahora se está produciendo teatralmen-
autor de Anafc'osis en esta Chom 2 trata te: en su nación de origen). Y por otro, la
nuestro músico de recuperar la estética del búsqueda de Sutheriand de nuevos horizon-
poema sinfónico y potenciar el interés por tes interpretativos, rastreo que Decca siem-
LUTOSLAWSKL Sinfonía n°3'" Chom l<". ios contrastes sonoros débiles y la evitación pre secundó, acudiendo puntillosa a su plas-
Chain 2m. Chain 3">. '". <": Orquesta Sinfónica de fuertes disonancias, con el fin de buscar mación discografica. Esdannonde es la con-
Radio Nacional Polaca, Director: Antón/ una síntesis entre los propios hallazgos tribución de Massenet al género tan francés
wit. ol: Junge Deutcshe Philarmonie. Dir.; H. labrados durante estas últimas décadas y la de la Grand-Opero, aunque en este caso sua-
Holliger. ol: Orquesta Nacional Filarmónica. expresividad tardorromántica de Scriabin o vizada por el cuidado y sentido de lo intimo,
Director Kazimierz Kord. Grabación: (", "': cierto Szymanowski. El resultado es franca- de la pincelada psicológica, superficial pero
Katowice, 19S8. 0), "': «Otoño de Varsovla», mente seductor, bello, en especial en el vir- certera, que el compositor de Manon conse-
1988. Ingeniero: A..K. Rogalska. Mura. Pols- tuosismo de la 2.1 sección y en la poética guía a la hora de construir personajes. Mas-
kie Nagrania 044 ADD. Dur.: é9.00. del tercer movimiento, no lejos en intensi- senet la escribió en 1889 para lucimiento de
dad del Concierto de Berg. El registro no la soprano americana Sybil Sanderson, cuya
LUTOSLAWSKI: Postfuete"1. Porofes Tis- brilla precisamente por la perfección de profesora, la mítica Marchesi, había estirado
sés™. Uvre Pour Orquestre™. Cello Concertó1-'1. sonido, la Tercera Sinfonía se merecía un su instrumento hasta hacerlo deslizarse,
'", <*>: Orquesta Sinfónica Radio Nacional mejor balance, Excesiva presencia de los cómoda, homogéneamente, a lo largo de
Polaca. Dir.: Jan Krenz"'. W. LutoslawskT'. instrumentos, las grabaciones tomadas en tres octavas completas. Y en la partitura hay
n> (i>
. : Orquesta Nacional Filarmónica. Dir.: vivo de los Cfioin son más equilibradas. constancia de tal ostentación. Sutherland,
W . Lutoílwski 1 ". J. Krenz" 1 Grabación: por mediados de los setenta, aún alardeaba
Katowice, 1964'", I968"1, I976">. Varsovia, El segundo disco es una delicia. Con también de los medios vocales de excepción
1969"'. Ingeniero: K. Urbanska. Muía. Pols- suma inteligencia los autores de las presen- que esta partrtura demanda y la prueba se
kie Nagrania 042 ADD. Dur: 63,30. te edición han sabido conjuntar tres piezas encuentra en este registro, uno de los más
magníficas correspondientes al período logrados de su amplia discografría, amplia e
1965-1970 en el que la obra del polaco irregular. Sólo débil en el momento de las
De la sene de discos que la edi- vuelve la espalda a las atrevidas y volcánicas notas graves, su voz flamea, impresionante, a
tora polaca Muza lanza ahora al composiciones de los primeros 60 Qeux, medida que va alcanzado la octava aguda:
mercado sobre la obra orquestal Poemas de Mkhaux). En efecto, tanto Pora- los ataques son precisos, los agudos impac-
de Lutoslawski. a partir del material ya gra- íes Tissées (1965), el Lvre Pour Orchestre tantes. El personaje languidece por su fran-
bado por EMI en 1976. brillan con luz pro- (1968), como el Condeno para violoncdb cés confuso y por lo borroso de su pintura.
pia los dos que aquí reseñamos. El primero, (1969-70) pertenecen a un marcado inte- Pero vocalmente compensa y entusiasma.
como nuevo aporte al álbum EMI, con la rés de Lutoslawski por el impresionismo
inclusión de piezas recientes, la Tercera Sin- sonoro, una estética ciertamente debussys-
fonía (1983), los Chain I y 2 (1985) y el ta, de la que la Tercero Sinfonía será el La Tourangeau es una cantante de emi-
Chain 3 (1986), y el segundo, como mues- remate final. El camino hacia ella lo forjaran sión lamentable, que llega a desvirtuar un
tra excelente de una época de inflexión en páginas de la madurez y la exquisita belleza instrumento que tlmbricamente parece
la carrera del músico. de Paroles Tissáes, sobre textos del oscuro tener interés. Dramáticamente, sin embargo,
poeta francés J.F. Chabnjn, y el Livre. espe- destaca al personaje, en sí bastante anodino.
La presente grabación de la Tercera Sinfo- Aragall se impone, como siempre, por la
nía es la tercera en el plazo de 5 años, lo cie de libro musical en 4 partes o capítulos
Separados por cortos interludios de grupos belleza de voz, en un Roland poco trabando,
que habla muy a las claras de la extraordi- aprendido por encima, cuya difícil escritura
naria y justa, por otra parte, acogida a esta pequeños de instrumentos. El gusto por la
seducción, por la variedad de texturas y el no resuelve con total comodidad el tenor
música absolutamente emocionante, cúspi- Quilico es serio como cantante y desigual
de del pensamiento de Lutoslawski. El pro- refinamiento tímbnco. convierten a estas
obras en objetos fascinantes, perfectamente vocalmente: buen centro, agudo suficiente,
blema es que, tras las versiones de Salonen consigue presencia en su gran escena del
y del propio autor, poco podían aportar conservados tras más de 20 años. Quizás el
Concierto haya perdido parte de su sorpresa acto III. Las partes peores del reparto vienen
Antoni Wrt y la no muy sobrada de recur- servidas por los cantantes anglosajones:
sos orquesta de la radio polaca. Aunque la inicial, en razón de lo obvio del material
dramático que lo sustenta Y en cuanto ai voces en realidad dotadas, incluso ricas, pero
lectura no desvirtúa en esencia el lenguaje que están emitidas con tanta torpeza y con
del músico, si queda claro que la exuberan- Posrfudio, de 1960. funciona como una
excelente obertura del disco, en su gran uso tan de pre-escolar del idioma galo que
cia de los crescendos y los remansos llenos resultan mortificantes. Bonynge en este
de sensualidad de la 2.' sección de la obra, concisión de escritura (apenas 5 minutos) y
el vigor empleado en desarrollar a plenitud repertorio está como pez en agua- Quizás
perfectamente recogidos por la Orquesta algo aburrido (la soprano en su narcisismo
de los Angeles en la edición CBS, quedan 3 secciones donde se sucederán un inicio
estático, un crescendo transicional no colabora y es quien manda en casa), pero en
deslucidos, desprovistos de vigor, en la ver- conjunto oportuno, prolijo
sión polaca. Quien escuche por pnmera menos interesante y el climax final, abrupto
vez la Sinfonía en esta grabación percibirá y seco.
asperezas timbricas y una falta de seducción F.F.
que son precisamente de lo que anda En resumen, dos registros imprescindi-
sobrada esta hermosa partitura. bles, salvo con los reparos antes expuestos,
de algunas de las obras más significativas
Mucho más interés posee el ciclo de los creadas por un auténtico maestro de la MILHAUD: Le pauvre matelot ópera en
Gtoin. pequeñas piezas para orquesta, reve- composición contemporánea. tres actos (Duración; 30'10"). Tria para
ladoras del magisterio alcanzado en el trata- cuerdos. Catherine Dubosc (la esposa); Jearv
miento orquestal por Lutoslawski (posible- Francois Gardeíl (el amigo); Jacques Bs.no (el
mente sin apenas rival hoy día en estos F.R. suegro): Christian Papis (el marinero). Con-

SCHERZO 61
DISCOS

junto de solistas de la Opera de París. Dír:


J o na t han Darlington. Trio Albert Roussel
(Trío de cuerdas). CYBELLA CY 810. DDD. ¡Sorpréndame!
La vocación escénica de Darius
Milhaud, uno de los más repre- Chamber. por ejemplo): orquesta con ins-
sentativos músicos del Grupo de trumentos onginales, y directores varios
los Seis, tuvo muy temprana expresión con desde Bnjggen o Leonhardt hasta Macke-
tftulos como La brebis égarée. Le pauvre rras o Rattle.
motelot de 1927. se sitúa inmediatamente La sorpresa proviene, hoy. de un joven
antes de esas curiosas óperas-mi ñuto tan director, hombre de cultura que parece
característicamente suyas. Esta ópera se basa infinita: Franz Walser-Most propone un
en un brevísimo, condensado y excelente Mozart dentro de la tradición llamada vie-
libreto de jean Cocteau. que se inspiró en nesa, pero enriquecida por los últimos des-
una página de sucesos de la ópera. Nos cubrimientos interpretativos, integrando a
encontramos en la época en que el Clasicis- la sabiduría de un jochum la precisión rít-
mo y cierto populismo urbano (jazz, fox- mica provocadora de un Hamoncourt (en
trot java) se incluyen en la música, y desde particular en e! Allegro del KV 334). No es
luego en la ópera. Ambos elementos sirven que Walser-Móst sea más irresistible que
para huir del Romanticismo y del Debussys- Sandor Vegh (con Salzburg) en cuanto a
mo (y también de Ravel, aún superviviente). Ímpetu, o que la Stockholm Chamber sea
Le pauvre mate'ot es un buen ejemplo de más seductora que la English Chamber,
ello, con su minijava de introducción, su can- sino que no es imposible que ambos pro-
tabile perpetuo que a veces parece conver- pongan la versión más sorpresiva, con sus
tirse en una canción de Edith Piaf (cuya MOZART: Divemmena KV 334 y KV 136. cambios repentinos de referencias cultura-
carrera na había comenzado aún en 1927) y Morería KV 445. Stockholm Chamber les, desde el atrevido clima de desenfado
cuya acción parece anunciar las preciosas Orchestra. Franz Welser-Most. CD EMI 7 romántico (Adagio del XV 334), el humor
películas de Marcel Carné, como Hotel du S4O55 2. DDD 1969 por H. Hawel en Uní de un Bemstem en el Manuetto, hasta la
Nard o Quai des Bnimes. A la excelente idea (Brucknerhaus). Productor W. Winkler. fuña de un Norrington en el Presto (KV
de recuperar en disco esta ópera de treinta 65'50". 136). La Stockholm Chamber (excelente
minutos se une la ajustada y a ratos excelen- grabada) parece dispuesta a no admitir
te interpretación de una obra que se propo- MOZART: Sinfonías n.° 31 KV 297/3000 muchos rivales, al menos en este campo
ne, en su brevedad, ni emocionar ni hacer «París»; n.° 27 KV 199/lblb: n° 25 KV (instrumentos modernos).
reflexionar. Sólo cuentan una historia que 183/173b. English Chamber Orchestra.
resudará conmovedora en su trágicamente Jeffrey Tate. CD EMI CDC 7 49998 2. Al lado, el disco de la ECO con Tate, si
irónico final, con una línea vocal que nunca DDD Londres por M. Vigars en 1989. no es tan sorpresivo (ya que recoge -y
olvida el canto (que aprenden algunos pesa- Productor D. Graves. 70'47" desarrolla- las opciones de la Academy of
dísimos compositores que hay por ahí) y St. Martin con Mamner). es en todo punto
una orquesta discreta que propicia precisa- i Sorpréndame!, exigencia de excelente (una vez admitida la elección de
mente ese canto. El lado, una obra muy pos- Diaghllev para con cada uno la orquesta de cámara con instrumentos
terior, el Trío de cuerdos de 1945, furiosa- de sus colaboradores, exigen- modernos, y clasicismo del fraseo). El disco
mente tonal, melódica, de apariencia ligera y cia que el público musical está asumiendo incluye además el ^ndonte destinado a la
sin embargo sutiles sugerencias. Un contras- en este fin de siglo: las obras orquestales primera versión de la Parisina.
te tan poco habitual como atrevido y gratifi- son interpretadas hoy de cuatro maneras:
cante. Recordemos que las diez últimas Sinfoní-
gran orquesta tradicional (Viena, por ejem- as de Mozart están reedrtadas en la glorio-
plo); gran orquesta con director outénticQ sa versión de Josef Krips con el Concertge-
(Concertgebouw con Hamoncourt); bouw (Philips, supeneconómicos)
S.M.8. orquesta tradicional reducida (English

MONTEVERDI: Combattimento di Tancre- tenor y no un barítono, quien favorece o es. a pesar de la citada denominación, el
di e Oorínda, con akri Madrigali e Carao- crea la sensación del reertato. y no del acos- hecho de que estén pensadas para la escena,
nene i I e 2 voci. (Tempro la cetra, Queí tumbrado paríalo. Es Indiferente que tengan un destino escéni-
¡guardo. Intermite speranze. Bel pastor, Con La magnifica acústica de la Sala del Vasari co concreto. Lo esencial en ellas es la pene-
che soavita. £t é puf dunque vero). Ce tuna de Bologna, palpable en la grabación así tración psicológica en los recovecos más ínti-
Cade I o (soprano). Cario Gaifa, Vicenio como los excelentes coméntanos de Paolo mos del alma humana, hasta el extremo de
Manno (tenores). Enjemble Concertó. Fabbri completan este muy bienvenido que el intérprete debe, durante la ejecución,
R o b e r t o Gini (dir). C D TACTUS T C disco. representar las emociones y los sentimientos.
56031 101. Grabación (?) realizada en 87 en De ahí el nombre otorgado al género en
Bologna por T. Gal lia y P. Derry. Produc- P.E cuestión. Las obras que, dentro del catálogo
t o r R. Meo. 57". Distribuido por PDI. monteverdiano. pueden inscribirse en este
género son II combawmento di Toncreé e
Qonnda, II lamento di Ananna, Se i langwdi
Disco tan esperado: por fin un miei sguardi, II bailo deWe intrate, II lamento
MontevenJt realizado por intér- MONTEVERDI: Obras vocales. Solistas della ninfa y Se puf destino. Estas cuatro últi-
pretes italianos con una preocu- vocales e instrumentales. Ensembfe Con- mas son las contenidas en el presente volu-
pación estilística. Italia recupera su retraso, certó. Director: Roberto Gini. TACTUS men, que constituye el segundo de los dos
integrándose con el Ensemble Concertó al TC 56031102, DDD. Duración: 62'39". en que se encierra la totalidad de las páginas
movimiento musical auténtico. El proyecto, Grabación; Bolonia, noviembre de 1988. referidas.
en curso de realización, es ambicioso; grabar Distribuido por PDI.
el opus completo de Monteverdi, entre Desde el comienzo hasta el final de la audi-
otros compositores menos conocidos. Continuando la interesante labor ción se siente uno cautivado por la inmensa y
En el Combattimento la atención principal de divulgación de la música italia- serena belleza de una música que, ademas,
no parece centrarse en la inventiva rítmica. na, en especial de los siglos XVI viene acompañada por unos textos poéticos
de la orquesta como lo hiciera Hamoncourt y XVII, que está llevando a efecto el sello nada desdeñables. Solistas vocales e instru-
(Teldec) o la Música Antiqua Koln (Archiv) discográfico Tactus, se nos ofrece en esta mentales, en perfecta coordinación, realizan
sino e) arte del contabile: soprano y tenores ocasión la oportunidad de conocer cuatro un trabajo en el que cabe destacar la profun-
poseen una excelente técnica natural, apoya- páginas monteverdianas no demasiado fre- da expresividad de afectos y sentimientos,
da por supuesto en la palabra, perceptible cuentes. Se trata de obras pertenecientes al aspecto éste muy necesario para una correcta
en el piano continuo de Oorinda o en la denominado género representativa Lo que interpretación de este tipo de obras. Este
perfecta teatralidad deí norrotwe, esta vez un caractenza a este tipo de composiciones no punto se puede apreciar muy bien en las dos

62 SCHERZO
DISCOS

composiciones para voz sola, Se i languidí miei en una versión sonora destacable. Después tores quizá ío sepan de sobra: si quiere usted
sguardi y Se pur destino. El conjunto instru- de eso, se ve que pretende superar a Chris- un CD con esta música en versión realmente
mental, por su parte, alcanza un elevado toff o Ghiuselev. puesto que no sólo dobla incontestable, acuda al dirigido por Munch
grado de perfección, como se puede com- Bons y Pimen. sino que ademas se queda para R.CA y si quiere una versión realmente
probar escuchando (I bailo déle ingrate, en el con el que fue su papel onginal en el ensayo moderna, distinta, reveladora, acuda a Boulez
que su intervención, junto con las voces, pres- polaco, el de Varlaam. Su resultado es satis- en CBS. Porque este disco está bien, si, pero a
ta a esta obra un bellísimo colorido. factorio, sin echar las campanas al vuelo. Una veces nos da la sensación de pedantería y fría
excelente voz de bajo, que no es tan flexible incomprensión del divorcio entre discurso y
F.G.U. como para dar los matices de personajes tan sentido.
dispares, donde la tragedia, la profecía y la
comedia contrastan entre sí al margen de la
mayor o menor identidad de tesituras. En S.M.B.
MUSSORGSKI: Boris Godunm, versión de resumen: este ñoris es un lujazo inútil que no
concierto basada en la de 1868-69. Aage sabemos a quién diablos puede interesarle.
Haugland (Boris, Pimen y Varlaam), Heinz RAVEL Dophnis et Chíoe (ballet comple-
Zednik (Shuijki), Stig Fogh Andersen to). Tangíewood Festival Chorus. Boston
(Grigori, el biso Dimitri), Annmarie Moller S.M.B. Symphony Orchestra: Bernard Hattink,
(Fedor). Susse Lillesoe (Xenia), Minna director. PHILIPS Digital Classics 426 260-2
Nyhus (Niñera), Erik Harbo (Miiall). DDD Grabado en Boston, mayo de 1989.
Orquesta y Coro de la Radio Danesa. Dimi- RAVEL La Valse. Rapsoda española. Albo-
tri Kitaenko, dir. Toma en vivo en concierto rada del gracioso. Le tombeou de Coupenn. Inmediatamente después de
de la Radio Danesa el 27 de febrero de Orquesta de Parta: Herbert yon Karajan. recibir en formato CD la legen-
1986. Producido por Ivar Munk. Ingeniero: Producción de Michel Gloct. Ingeniero: Paul daria versión del Dophn/s com-
Kund Drewsen. KONTRAPUNKT Vavasseur. EMI Studio CDM 7 63526 2. pleto grabada en 1959 por Monteux, lo cual
32036/37 2 CD D D D , Duración total: Grabado en París, en 1971 ADD. Duración nos dio pie a refenmos a las versiones exis-
125' 10". Distribuido por Manuel. total: 57-IO' (Valse: I4'O6". Alborada; 879"). tentes de este registro (ver SCHERZO n,°
45, p. 69), nos llega la segunda lectura plena-
Cualquiera que vea que se trata Cunoso detalle el de Karajan en mente digital de una obra cuya importancia
de un Bons en sólo dos C D 1971: irse a París, con la Orquesta no es necesario ponderar de nuevo. Adelan-
puede empezar a albergar muy casi recién creada por Landowsld temos que seguimos prefinendo la antigua
legitimas sospechas. Pero hay más cosas. El (y de la que en ese momento era algo asi lectura de Monteux para Decca (o la de
Boris admite muchas vanantes: podemos ate- como gran consejero áulico), para tocar la Munch para RCA, la de Boulez para CBS, la
nemos estrictamente a la versión original en música del más francés de los franceses (con de Dutoit para Decca. ésta digital) sin que
siete escenas, con dramaturgia y música sólo pendón de Debussy). El resultado, como no eso suponga una critica negativa de esta
mussorgskiana; podemos acudir a la versión podía ser menos, fue brillante y virtuoso. Esta recreación tan especial. Y es que junto a la
que añade el acto polaco; podemos seguir la Valse es danzante, en más bien un vals vienes, opción sugerente, teatral y a ratos mórbida y
versión Rismki o un compromiso entre pero con la seriedad de don Herbert Sabe- misteriosa de Monteux, cabe perfectamente
ambas: podemos incluir dos escenas que en mos que esta opción es una de las tentacio- la disección a menudo implacable de Boulez.
parte (en mi opinión sólo en parte) se exclu- nes de los directores que quieren huir del Pera puede resultar chocante, incluso insufi-
yen, a saber, la de San Basilio y la del bosque esperpento, de la mueca inquietante implícita ciente, la manera más sinfónica, menos con-
de Kromt; o bien elegir sólo una de ellas; en esta partitura; esta última es la opción de la trastada, menos incisiva y dramatizante de
podemos concluir la obra con Kromi o con en mi opinión versión de referencia, la de Píe- Hártenle Entre el habitual director objetivista
la muerte de Bons; podemos -como se me Boulez. La de Abbado para DG se situaría y la consumada batuta de foso, da la impre-
hace en este registro- confiar los tres pape- en las antípodas, con su bonitez, su amabilidad, sión de que ha vencido el primero. En con-
les de bajo a un solo cantante. Y podemos su bailoteo, su brillo y su preciosa ejecución. secuencia, nos encontramos ante un Dophnis
hacer más cosas. Pero lo que no podemos En la Rapsodia española aparecen algunos de cnstalino, cuya ausencia de garra es aparen-
hacer es presentar un Bons como el de este los elementos del estilo final de quien sin duda temente deliberada porque se opta por una
registro. Boris Godunov es la ópera del zar ha sido un genio de la dirección de orquesta, lectura donde no se tiene en cuenta bailan-
que llega al poder en el momento de la pero que no tuvo ni fuerzas ni sentido auto- nes. sino tempi orquestales, donde no se
anarquía de principios del siglo XVII en crítico suficiente como para no excenderse subraya, sugiere o potencia la acción, sino
Rusia, en la etapa postenor al reinado de (léase posoise) muy a menudo: y esos ele- donde se plantea una planificación sonora
Iván el terrible. Boris es uno de sus efímeros mentos se resumen en la palabra manierismo, fascinante si se admite la ausencia de conce-
zares, surgidos de los boyardos. El falso utilizada a menudo contra Karajan, y que noso- siones teatrales de lo que. después de todo,
Dimitri. remara, y tras su muerte habrá otros tros no vemos injusta en ciertas interpretacio- es un ballet En reumen: una versión no apta
Dimrtris. Boris es protagonista, pero prota- nes suyas. Y es que Karajan, que tantos maes- para lo teatral, porque lo que intenta es, sin
gonista que aparece poco en escena. El pue- tras ha sido, no ha sido el maestro de Ravel, duda, otra cosa, incidiendo más en lo sutil de
blo, el coro -algo muy propio de la ópera por muchos Boleros que haya dado por ahí Ravel (lo sutil como algo esencialmente rave-
rusa desde La vida por el zar- es el otra pro- como fin de fiesta o como preparación para liano) que en ío teotral o ío descriptivo (en
tagonista, insoslayable, irreductible, irrenun- abrir la boca. Sabemos, de todas formas, qué una palabra, el referente) que en la obra de
ciable. Pues bien, esta versión de concierto, diferente actitud tenia Karajan si habla al lado nuestro compositor es algo difícilmente sos-
pensada sin criterios dramatúrgicos ni con la un micrófono o no (o había. No era el trac layable.
pretensión de recuperar el auténtico original era otra cosa: el micrófono era maniensmo,
de Mussorgski, sino con la de glorificar un era el pensar en otro público, más vulgar, mas
bajo de poderosos pero no sublimes mim- necesitado de halago. El resultado era a veces S.M.B.
bres, manipula donde quiere y suprime una esta belleza fané y íight de la Rapsodia aquí
de las escenas donde el pueblo ruso y el zar presente, que después de dejarla caer durante
se encuentran, la de 5an Basilio (es decir, se tres movimientos rio tiene mas remedio que
suprime también la intervención tan significa- darle unos cuantos trallazos en la Feno final. RAVEL Bolero. Suite n.° 2 de Dophrrís el
tiva del Yuródivi. o Inocente). Lo cual, en mi Sin embargo, la relativamente afta compren- Chíoé. DEBUSSY: Lo mer. Philharmonia
opinión, es inadmisible. Y hace que este sión de !a Afoorodo del gracioso nos hace pre- Orchestra: Giuseppe Sinopoli, director.
registro pierda razón de ser Si me quteren guntamos por qué nunca se atrevió (lo de Grabado en Londres, agosto de 1988. Pro-
ofrecer una selección, puedo estar de acuer- atreverse es un decir) con Falla el genio salz- ducido por Günter Breest Ingeniero: Klaus
do. Pero amputar una escena esencial, no burgués. Cuando llegamos al mundo quintae- Hiemann. DEUTSCHE GRAMMOPHON
tiene sentido. Además, la dirección de Krta- senciado del Tombeou de Coupenn podemos 427 644-2 DDD Duraciones: I4'l l \ 17" y
enko es considerablemente 'ight Haugland comprenderlo va todo si es que teníamos 26' 15" respectivamente.
ya habla intervenido como Varlaam en un alguna duda: qué bien tocado, qué escaso
Boris. el de jerzy Semkov, que era un intento espíritu raveliano, cuanto más hay aquí de Para referimos a este repertorio
de unir dramaturgia y música mussorgskiana delicadeza que de sugerencia, cuanto más de (pues se trata de un disco de
con acto polaco, sin Rimski ni nada por el bordeada cursilería (bordeada, no traspasada, pleno repertorio) solemos utili-
estilo, y cuyo logro filológico no se traducía op) que de sutileza expresiva. En fin. los lec- zar el concepto de impresionismo, sin saber
muy bien lo que estamos diciendo. En mi
opinión, es incorrecto, pero hago uso de él

SCHERZO 63
KAR 201.2 KAR 200.3
BtzM: CARMEN Wagner: SIEGF8IED
R Bi«.nik. [1 l>unuo.. H. GinK.il B.Aliknhoft. A Yurruy.
*ii'ni'r Ski.iistifwr H.Kucn. HPfljn/.l
10.12. l'Xií r F«sispieli! l
KA*
• HA
-RA
JAN
KAR 201.) KAt 210.2
Moiart: DON G1OVANN1 Hussongskl): BORIS GOM1N0V
n»iÉnt4ia4
N Cliüviri". G JjmwiU. \ KraUi G.Evjns \ ühuuh.» \ Ci|U-*lw. \ l)i:ikift
T./yli-l iar.i. M Fani. H P-jiv.'rJi. V vnn Huitín \ l]«hn:iiKin .i. 111'Minu». S Juiinuf
HHUIH — « «
Wii-ner l
RÉQUIEM

«WMXHJI
KA*
-RA
JAN
KAB 203.2 KAR 211.3
•a*i¥iik

tJ1lHg|»LÉIW]l

KA*
Hxydiu D1E SCHOPFUNG - LA CREATKW
J . F Wuntlalirh. H ¥¡e\. K Btnp

M o u r t MESSA DELLINCORONAOONE
Verdli TE DEliM
li, T Profiru», «'.Krem. F.Crass
IHE t*W rB*>.
1A •
Bactu PASS1ONE SECONDO MATTEO
líweíni'd, K.Fwróf.

t Symnhnnikt.T ' I M W I
CONCE8TO PER MOLINO N.2
• KA
ÍO.1.1%7
Sinfónica di Ruma iMU Raí
iSiÍÉ
KAR 204.) KAR21L2
TANNHAÜSEH Bach: MESSA IN M MINORE
H BcitL-r, F Wichtei. Í.Stlia^i/Kopl K.RJmi.'T. ' i LL
G finxmensti|n. C Ludwijs
Wiener Swawipcc' a.l.1%3 Wiener Sinü\erein
TR1STANUND1SOLDE KA- Wientr svmphumker l í (J I f ü t
Vi>f<i>iel urwl Ln-'iioslixl CONCERT1BRANDEBURGHESI N.l E N.J
Wientt Philhairnoniiier 1'liilharmonilu.T at.^.l'xr
28.8.1%Í> JAW
KAR 2O5.Z KAR21J.3
StraiiMt DEK HOSENKAVALIER
1) Muñiros. L.Fflwnbetget. LIX'lb CJM. SJurinai-, H.CiiKkn
C Maiaspira, M.Mri O.Edelnunn, E.Kvin/
Wimer SiriRvcrein Wiener Vhillwimoniktr

A
Wiener Symphoniker
i.2.1951 KA*
• RA
2d".19(HI
ELEKTRA(bnnlKdd)
AV.im.iy. HHilleliíedil. I.Kinn
1? H W'n-ru;! i'hiliiumviniker IIK.1%4

KAR 206.1 KAR 214.2


Pucciiü: TOSCA Beethovcr. MISSA SOLEMNIS
!>VfM7lUCH
•OtCA
ü. F.WunOerluli. U.lietry
ün^fUMiVn*
LA HOUEME ( b n n i SCfW ) inimhLT < i6 2.19W>
G.Raimondv M Freni. R PaiH-ra. H.Giiden CORIOUNO Ol'VEimWEOP.62
-RA Wiener Sualsoprr SINFONÍA N.3 EROICA'
9.11.1963
2Í91W+)

KAR207.Í KAR 21Í.3


Strau»; D1E FRAU OHNE SCHATTEN StrauSK DIE FLEDERMAUS
JThomas. L (tvunek. C. Hofíinan. W.Beny F Wuthn.T. Hílüjen, R.'nreidi. tí.
C Uid»id. FWunJeriith. l.Popp E.Kuní. (J /ampien. * tkn>. Ci.Siola*
Wiener Sljatsopet WVencr Swaisowr i l 12 i'X*
H 6 1%4 Mmlctat di Jtduuui Stnuiss )r
Lnink Ryianek canta Richard Strausa liiluV Gistlen
Wiwwr Philliarmoniker I 19W

KAR2ML2 KAR 216.2

Bv3 Bmhoven: FIDELIO


f" l.udwi|! Fl til, C, Fnck. W.Bnry. RlTey
WagntT: DAS RHE1NGOLD
S.Biíirlirin.« *indí«swn, H.PIlanil
PKuen,! Malamuk, E Sttwjrzkopf
HMttk'k, liMoiíe
B^veruthe Mjalsoper Bayreuihei Fes&piele 1951
1 Í2 196}
SINFONÍA N.8
Büriinet Ptiilhannnnikei
ÍAN
KAR I V . J KARI25
DIEVAUtÚHE
R.Crvpin. li NilsMin. J.\i\iscy. J.Vfclte!»
MTjhela T.Adain.
Mtitopoliian Opera Qrtheflra / l.J.WW
DASRHBnSGOUDÍbnmlscdtí)
T.AJam. G.Mulzi;. > Milnev O.Gnihc
y
Mnmnolitan Opera Orchesiw / 22.2.19W

KAR 218-i KAtt Í26-2


Debussy: PEUEAS ET MEUSANBE
lv. SdmjrAapl. K tUefiinjer. M Rnux Ttiohhi. H.l'-j
M Voiti. Ci.Stiutii. CCuynutl L.AIva. 1L.M(I(1U.
Sinítiriica Ui Roma ilelb Rai Wiener 1'hilharmonilcCT 10.fi 1957
«iw. I « I : T - 19 1 TEDEUM
H.Doruih
Otthdirj Sinf(inii.a di Roma della Itii
20 í 1%7

KABM9.J KARÍZ7.J
Wignet: PARSVAL Stiauss: OER ROSENKAVAIIER
VIti), f. «athli't. H Himi-i. TFram:. p
C Ludwig. F..Hongijn \ RiH[H.-nbei](i*[. O Edelmann
VCitntr Philhaminnikct ' t.M 1%4
DEB ROSENKAVALIER ( (üaic Kixo I )
mu I I *
LÜcIhOsa. ^luniui
•w Wiener l-hilharmciniket Ib' 1 W

JA
K M 2Z0.J
Verdl: DON CABIO

m atuso oí
FUCMIlCAIlcmi

KAR 2Í1.2
Bteet! CARMEN

KARÍ21.2
Beclbovcn: F1DEUO

KAR 2 2 i . l l
Wagmrfi DEK RING DES NIBEUmtiEN
D Fischet-Diísltau. O Gnihe, O S l
M.Taivch, l.Vnkers, íi Janowní,
J.Veasey. EMoter, R.Crrspin
Bertinet Philhjtmiiniker
1968 /1967 / 19W /1970

KAR 224.4
Wagntt ME MHSrtBSINGOl
VONNÜENBERG
QFdclirann, tKunz. H.Hopf
f. G Ütolzc, 1 Mabniuk
p
THISTAJN UNDISOLDE C Ueb^doctt)
W WinOtlassen, U Nikson
Onrliesindel TValro alia Stab / S0.4.19W
DISCOS

por no meterme en honduras cada vez que es contemporánea (en rigor, inmediatamen- lírico, nunca exaltado, y con el clásico. Asi lo
me las veo con Debussy y con Ravel. Todo te posterior) a las de sus compañeras de han comprendido Pouiet y Lee. consumados
esto viene a cuento ponqué la obra que ini- registro hoy. Es decir, nos encontramos ante intérpretes de música contemporánea, de
cia este CD (no excesivamente generoso en dos obras cuya importancia no es menor clásicos de nuestro siglo. Es un recital virtuo-
tiempo) es un Solero que ya llamaría punti- ponqué se trata del SchiSnberg aún plena- so, divertido y realmente delicioso. Incluye
llista, tanto en las intervenciones solistas mente tonal. Noche transfigurada se sitúa de toda la música para violln y piano de Stra-
como en la discreción de la orquesta al lleno en la estética postromantica. mientras vinski, a falta de la Surte italiana, extraída ésta
comienzo (en las frases de cada instrumen- que la Sinfonía op 9 muestra un tipo de de otra obra escénica, Puldnella. Hay que
to) y los trallazos posteriores. Esto supone inquietud expresiva que desborda la simple tener en cuenta que Stravinski, con estas
que nos encontramos ante un intento de herencia wagneriana. A su lado, la Sinfonía obras, no se limita a transcribirse a si mismo;
otro tipo de lectura de obra tan fascinante, op. 35 puede parecer un paso atrás, un en realidad nos encontramos ante otros
aunque manida (lo cierto es que nunca nos regreso al ámbrto tradicional de la Noche. obras diferentes a las originales: si era capaz
cansamos de oiría). Pero no se trata de un de hacer eso con Pergolesi, ¿por qué no iba
puntillismo delicado, sino considerablemente Una de las características de estas piezas a hacerlo consigo mismo?
agresivo. No es que sea implacable, para es la extrema dificultad de su interpretación.
esto está (mucho mejor) la versión de Pierre Precisamente, eso ha |ugado siempre en En esta magistral sesión stravinskiana de
Boulez. Es lo contrario de las lecturas clásicas contra de una obra que a medida que pasa Poulet y Lee. hay que decirlo, están algunas
de Monteux o Munch. Es plausible que esta el tiempo nos parece más diáfana, la Sinfonía de las obras que faltan en la Edición Stravins-
versión se sitúe en solitario como una de cámara op. 9 (que. después de todo, jes ta de 33 LPs de CBS.
opción especial, contemporánea de tanta de 1906!): al ser mal tocada, parecía más
película ultraviolenta. entre las cuales, pese a malsonante de lo que en realidad es. Esos S.M.B.
todo, a veces surge alguna de valor. quince instrumentos tienen un diabólico
cometido y precisamente en eso salen libra-
En Daphnis (en rigor, un petk Daphnis) dos con un amplio diez los músicos de la
Orpheus. Si usted quiere oír estas tres obras STRAVINSKI: Divertimento. RAVEL Sonata
Sinopoli sigue por sus fueros. Acumula ten- para violín y piano. PROKOFIEV: Sonata en re
sión desde muy pronto y lo hace estallar sin como son, escuche este disco. No encontrará
una Noche transfigurado de la altura cósmica mayor op. 94a. Viktoria Mullova. violín.
hacerse de rogar demasiado en la culmina- Bruno Canino, piano. Grabado en Londres,
ción del l e w du ¡our, pero la vendad es que de Mitropoulos, Stokowski o Vaclav Neu-
mann (lecturas que me parecen admirables), abril de 1939. Producido por Ezio Servólo.
luego lo resuelve de manera muy motivada, Ingeniero: Bona Gale. PHILIPS Dígita! Ctas-
muy medida, sin que por eso deje de ser ni la intencionalidad precisamente anti[ro-
mántica de Boulez (todas ellas en versión sics 426 254-2 DDD. Duración: 6175'.
tensión. La Poncomime le obliga a determina-
dos pasajes necesariamente lentos y sutiles para gran orquesta, mientras que la que
(el amplio episodio del piccolo. una maravilla comentamos es de efectivos limitados), pero Se prodigan los recitales came-
¡qué solista!) que él consigue hacer sugeren- encontrara una sonoridad limpia, objetiva, risticos con música de clasicos
tes, agoreros. No importa: era una tregua virtuosa y respetuosa. La menor competen- del siglo XX, y en especial las
para llegar a la donse genérale, que desde el cia en los opp. 9 y sobre todo 38 les permi- obras para violln y piano. A las reseñas del
principio se muestra prometedora y que tirá disfrutar de un auténtico derroche de recital de Gidon Kremer y Elema Bashkirova,
consigue convertir este Daphnis más bien en bien hacer, de biensonancia (y no es broma); y la sesión stravinskiana de Gérard Poulet y
Los bacantes. De nuevo se aleja Sinopoli de el acento se ha puesto ahí, por encima de Noel Lee, añadimos ahora este precioso
los viejos maestros, lo cual, dado su tempe- eso indefinible que se llama expresividad. disco donde aparece alguna obra reseñada a
ramento, es una opción que no le podemos propósito de aquéllos (el Divert/mento de
discutir. Stravinski en el segundo). Mullova y Canino
se muestran con el Drvervmento menos clási-
Según esto, a nadie le extrañara que Sino- cos que Poulet y Lee, pero no por ello
poli se sienta menos a sus anchas en de í'ou- optan por la vía romántica. Da más bien la
be d l'aprés-midi y de veras se encuentre a sí impresión de que lo asociaran con la música
mismo en la culminación del allegro delyeux STRAVINSKI: Obras para violto o phno francesa contemporánea del Stravinski joven,
de vagues, ambas de £/ mar, un mar que (Donse russe. (rog. de L'Oiseou de feu, frag. de lo que a veces llamamos Impresionismo, con
Smopoli agita tal vez demasiado (aunque se Le Rassignol, Chanson russe. Tongo, Diveni- lo cual resulta una lectura sugerente. a veces
advierte que lo quisiera más inquieto), Y es mento. Pastarais, ñailade, Dúo Concertont). mórbida, que explota al lado lírico y que en
que Sinopoli humaniza un tanto ese mar que G é n r d Poulet. violín. Noel Lee, piano. episodios como las danzas suizos parecen
Óaude de Francia quiso precisamente des- Dirección artística y toma de sonido: jean diseccionar el baile mas que hacerlo virtual-
humanizado. Sinopoli parece querer contar, liare Lasiné. Grabado en septiembre de mente escénico (lo cual, en una versión de
cuando Debussy nunca pretendió contar 1988 ARION Les Joyaux de votre discot- cámara, es perfectamente legflimo y, si me
nada en esta obra. Nuevo reencuentro: el héque ARN 68062 DDD. Duración total: aprietan, hasta revelador). Excelente la linea
tumuítueuif del dialogue du vent et de 'a mer 70'49H. Distribuido por H. Mundi. violinista del pos de deux final, con sugeren-
¡Qué temperamento. Dios mío! No creo tes cadencias, en un magnífico cambio de
necesario acudir a los clásicos, que son los La faceta de Stravinski como tempi cuyo sentido global es el de ese liris-
mismos más o menos que en Ravel. Quede intérprete le llevó a componer mo contenido que mira hacia atrás, pero no
constancia de un registro a cuyo virtuosismo obras para él como pianista, muy atrás.
sonoro (calidad de la orquesta y calidad de pero también le condujo a arreglos para vio-
la grabación) hay que unir una visión muy lin y piano en virtud de su colaboración con Es lógico que la interpretación de la Sona-
personal, acaso muy de foso de unas paginas Samuel Dushkin, que le habia encargado el ta de Ravel sea de una intencionalidad y
que no parecen prestarse habrtualmente a Concertó poro vtolín, y con el que desde el sugerencia que parece inspirarse en el
ello. principio entabló una excelente relación. mundo sutil y evanescente de otras piezas
Entre 1932 y 1934 ambos realizaron vanas ravelianas, como Miroirs o Gúspord de ta nuit
giras ¡untos y para ello Stravinski compuso aunque éstas sean para piano y fueran com-
S.M.B. una obra el Dúo Concertante que cierra este puestas mucho antes. Esa es, al menos, mi
registro, y adaptó música de otras obras impresión. El sonido casi perpetuamente fila-
suyas, sobre todo escénicas {El pájaro de ¡o del violín nos recuerda que el virtuosismo
fuego, determinados pasajes Uncos: un aria y no se da sólo en las frases amplias y en las
SCHÓNBERG: Noche transfigurada, op 4 una marcha de El ruiseñor, una canción de
Sinfonía de cámara n° I. op. 9. Sinfonía de Mavro se convierte en la Canción rusa; varios cadencias espectaculares, y nos sugiere que
cámara n." 2, op. 38, Orpheus Chamber Viktona Mullova es una violinista como la
números de El beso deJ nodo se transforman copa de un pino.
Orchestra. Nueva York, abril de 1989- en el Dweramento y en la Balada). El Tango,
Producido por Steven Paul. Ingeniero- obra postenor a esas giras, fue adaptada Con la Sonata de Prokoftev no nos encon-
Andreas Neubronner. DEUTSCHE GRAM- para vio Un y piano por el mismo Dushkin y tramos ante una obra plenamente original,
MOPHON 429 233-2 DDD. Duraciones: así la escuchamos en este disco. La Postorale ya que se trata de una transcripción de la
28'37", 21'03" y I9'27" respectivamente. de esta grabación es una de las diversas Sonoto poro ¡lauto y piano op. 94 preparada
adaptaciones de aquella famosa canción sin para Oistraj. Pero seguimos estando ante el
Aunque la Sinfonía de cámara op. palabras de tan sugerente sentido. rey de la semicorchea, el maestro de las fra-
38 no fue concluida por Schon- Nos encontramos aquí con eí Stravinski ses de amplio aliento en que la repetición y
berg hasta 1939, su concepción el crescendo juegan un decisivo cometido.

66 SCHERZO
DISCOS

Mullo va se encuentra por fin con un soviéti- Alice picara y exquisita. Moffo, algo estriden- a ano, Asturiana, etc.. Miehaela Fukacova
co en este disco (Stranvirtski faltó de Rusia te de agudo hasta que calienta la voz. está (cello). Jacob Chrlitensen (guitarra), CD
desde muy pronto; Prokofiev. en cambio, encantadora. Alva empieza algo pálido pero KONTRAPUNKT 32044 DDD producción
regresó a la URSS a mediados de los trein- su lectura de la arietta es musicalísima. Pane- y grabación: J. Jorgensen 1990. 65'.
ta... y allí murió veinte arlos después, el rai, el perfecto Ford. La Quicky de Simiona-
mismo día que el camarada Stalm) y se to. y es preciso decirio aun con la admira- Kontrapunkt. casa danesa, nos
muestra dignísima heredera de la tradición ción que siempre despierta esta gran cantan- había acostumbrado a progra-
de Oistraj: fraseo de diabólicos episodios, te, es inferior a la de Barbieri, Esta posee mas más originales, como por
increíbles intervalos y. sobre todo, conoci- más rico el grave, su personalidad es más ejemplo la actuación extraordinaria del cellis-
miento del especial sentido lírico-distante de desbordada: dos requisitos que se precisan ta Blenda! Bengtsen (Rahjmaninov y Shosta-
una obra que, al ser camerística, permitía a para la deslumbrante escena del principio kovich) o Ars Nova (La Rué y Gombert),
Prokofiev ciertos discursos formalistas, sin del acto seguido. comentadas en SCHERZO: los dos nuevos-
censura. discos, con algunas obras repetidas, parecen
Se completa la entrega del Foteto/f con el
Te Deum que ofreció Karajan en el Palazzo tener como meta el lucimiento de los intér-
S.M.&. Pió en 1967, ante el Papa Paulo VI. El direc- pretes, y cumplen su objetivo, ya que todos
tor ya está, en esta etapa italiano, cuidando son virtuosos de primerísimo nivel. Michel
con prolijidad contrastes y atmósferas, en Debost es uno de los grandes maestros, y
una lectura introvertida, poco mediterránea. quienes estén interesados por el programa
VERD): Fakzaff. Tito Gobbi. bar. (FaJttaff). podrán apreciar la belleza sin par de su soni-
Rolando Panerai, bar. (Ford), Luigi Alva, ten. do. Lund Christiansen es menos conocido,
(Fenton), Elisabeth Schwarzkopf, sop. F.F. no por eso menos excelente, y tal vez otros
(Alke). Auna Moffo, sop. (Nannetta). Giu- CDs (Kontrapunkt) serían una mejor presen-
lletta Sírníonato, mei. (Quicky). Coro tación: sonólos de Leclair, con Mortensen
Opera Viena, Filarmónica de Viena, Direc- (clave) o música de cámara de Norhelm.
tor: Herbert von Karajan. Grabación: Salí- VIVALDI: Sonatas para instrumentos de Fukacova es una maravillosa cellista. alumna
burgo, 1957. Te Deum. Helen Donath. sop. cuerdo. Vol. I The Purcell Quartet 1990 de Blondal Sengtson que esperamos en otro
Coro RAÍ de Roma y Milán. Orquesta Sinfó- CHANDOS CHAN 0502, DDD. Tiempo programa.
nica de b RAÍ de Roma. Director: Herbert toral del CD: 58'03* Distribuido por Har-
von Karajan. HUNT Production» 2 CDKAR monía Mundi.
226. duraciones: 76*01" y 59'53". Grabación P.E
Roma, 1967. Distribuido por Diverdi. The Purcell Quartet, que ya
había grabado para el sello disco-
gráfico Chandes la integral de las
Fatstaff en una grabación en vivo Sonatas de Henry Purcell. ha grabado ahora CANTO GREGORIANO; Juego pascual
del Festival de Salzburgo de para el mismo sello discográfico las Sonatas de Praga. Procesión de Vísperas. Elegías para
agosto de 1957 con un equipo para instrumentos de cuerda de Antonio tos reyes y los principes. Miso de difuntos.
sonoro que reproduce casi íntegramente el Vívaldi, El primer volumen de este ciclo Bodas de Cana. Cantos a h Virgen. Deller
que EMI neunió unos meses antes en estudio consta de siete Sonoros que The Purcell Conjort. Director: Alfred Deller. 3 CD
y que logró la versión que repetidas veces se Quartet interpreta de una forma correcta HARMONÍA MUNDI HMA 190235. 37.
viene considerando por la crftica como la pero no siempre brillante y, en ocasiones, un 71*04", 72'39", 74'. Grabaciones; 1974,
más lograda de toda la oferta discografica. tanto mecánica, como en el caso de la Sona- I97S, 1977, 1979. Reedición en CD: 1990.
(Las únicas variaciones del cosf, correspon- ta para dos violines y continuo en Mi bemol Ingeniero: Fierre Studer.
den a Pistola, Meg y, más importante. mayor Op. I N.° 7. Por el contrano, el mejor
Quicky: Simionato en escena, por Barbieri momento de la grabación lo encontramos La interpretación del canto gre-
en estudio). En efecto, ni SoKi. ni Bemstein, en la excelente interpretación que Elisabeth goriano fue un coto cerrado
ni, posteriormente. Giulini han logrado, aun Waliflsch hace de la Sonata para violln y con- hasta hace unos arlos. La tradi-
con resultados laudatorios, una versión tan tinuo en La mayor (RV 29) en la que la violi- ción (recreada) de Solesmes se mantenía en
equilibrada, homogénea y brillante de la nista demuestra su extraordinaria capacidad Abadías y Monasterios y se alzaba como la
genial ópera verdiana. Toscanini nos legó para extraer todos los matices de los dos única verdad posible. Ésta vía tuvo, desde
una edición referencia! por batuta que atrae Andantes de esta pieza y su dominio virtuo- luego, de su parte la imbricación con la vida
demasiado la atención del oyente en disfa- ststico del instrumento en el Allegro y el religiosa de las comunidades que practicaban
vor de la parte vocal, cuidada pero desigual Presto Final, el canto como una actividad más de su vida
en con|unto. La edición Uve que ahora se nos espiritual. El coto camino es ya un hecho en
presenta se beneficia del clima teatral de la nuestros días; músicos profesionales que
toma: se escucha el movimiento escénico
del actor, las risas del público, el entusiasmo FXM. cantan gregoriano entendiéndolo como lo
que es, una zona del repertorio histónco. y
del intérprete m situ. Los inconvenientes acercándose a él con planteamientos estéti-
pueden venir por los ruidos parásitos pro- cos. El Deller Consort inició esta renovación,
pios del medio (la grabación, no obstante, es que tiene su expresión máxima en el
buenísima). como la presencia, a veces tajan-
te del apuntador, que se crece en algún
RECITALES Ensemble Organurri. que dirige Marcel
Peres. El gregoriano del Deller Consort es
momento al comprobar que Panerai se olvi- inatacable desde el punto de vista vocal, el
da de la letra. debate se centró y sigue centrando en el
ENTRE'ACTE: Obras para flauta y arpa.
BERLIOZ: Trío (de L'enfance de Chrtst). estilo. Los músicos ingleses comienzan por
Karajan es el responsable directo y omni- FAURE: Stáfienne Op 78y Impromptu. GAU- dar un color nuevo a esta música, con la
presente (dingía la escena además) y pocas BERT: Divertisoement &ec. DEBUSSY: En introducción del registro de contratenor
veces está tan inspirado. La orquesta recrea, bateau. RAVEL Habanero. IBERT: Entrarte (bellísimos los solos): luego, el grupo de
elocuente, atmósferas: mima al cantante, CHRISTIANSEN: Le cerf volam, Baílete. intérpretes es mucho menos numeroso que
completando matices: entra, precisa, sugi- Swanfake Fantasy. Michel De bes t y Toke los coros de monjes al uso. En lo que se
riendo intenciones, en un equilibrio perfecto Lund Christiansen (flautas y flauta refiere al fraseo, la mústea se mueve más flui-
entre foso y escena. El director, en suma, d'amore), Tina Rhaling (arpa). CD KON- da, menos estática que en la visión de la tra-
con la obra preparada para el registro ante- TRAPUNKT 32043. DDD. Producior y dición de SoJesmes. ¿Se interpretó asi el gre-
rior aprovecha d nuevo medio, que es el del grabación: J. Jorgensen 1990. S7"24". goriano en los focos religiosos de la Edad
teatro: asi, el dúo de los barítonos del acto II Media? Quizá no podamos responder nunca
es aquí de mayor eficacia dramática y es sólo con exactitud a esta pregunta, b que cuenta
un ejemplo entre vanos. Gobbi, espléndido CANTOS DE ESPAÑA: arreglos para en todo caso es la sinceridad del trabajo de
de voz (con sus limitaciones ya conocidas y violoncello y guitarra. GRANADOS: Oanza Deller. Nos captan la sensualidad de las
aceptadas) crea un Falstaff de difícil compe- española n. 5. ALBENIZ: Malagueña, Can- voces, la teatralidad en Le Jen de Praga, el
tencia (solo Taddei puede medirse con él): ción y Tango Op 165. FAURE: SÍo/ienne Op dramatismo apocalíptico de la Aliso de difun-
el monólogo L'onore no tiene desperdicio, y 78. Berceuse Op 16. Aprés un revé Op 7. tos, con su sobrecogedor Dies Irae. Es más
la batuta sabe subrayarlo. Schwarzkopf más RAVEL Hobonera F A U A Suite popular (El que suficiente como para que estos discos
alemana que en estudio es, no obstante, una paito. Asturiana etc.). NIN: Seguidilla, Mur-

SCHERZO 67
DISCOS

deban ser conocidos por todos los amantes francos, página que, lamentablemente, forma
del gregoriano. parte del Berlioz más trivial. Uno de los
Antiguas Delicias EAtAt
momentos más bellos del disco se encuentra
en Los Hébridas, que en la ejecución de los
London Classical Players brilla como una
autentica acuarela marina.
OBERTURAS DEL ROMANTICISMO
TEMPRANO. WEBER: Oberon. MENDELS- EA1JV1.
SOHN: las Hébridas. BERLJOZ: Los jueces
francos. SCHUBERT: Eí arpa mdgica. SCHU-
MANN: Genoveva. WAGNER: El holandés MODERN PORTRAITS. Los Virtuosos de
errante. The London Clástica! Players. Moscú, con Vladimir Spivakov. interpretan:
Director: Roger Norrington. EMI CDC 7 Hartmann: Concertó fúnebre. Stravinski: Con-
49889 2- DDD. 58'36". Grabación: Lon- certó en re Penderecki. Capncoo Schnittke.
dres, XI-1988. Productor: David R. Murray. Suiíe al modo antiguo. Prokofiev: Obertura
Ingeniero: Mike Ciernents. sobre temos hebreos. Grabado (excepto Sch-
nittke) en Munich, abril de 1989. Schnittke
Norrington no cesa de ha sido grabado en la Eglise du Liban de
sorprendemos, insistiendo en su Parfs en octubre de 1988. Dirección artísti-
empeño de cambiar nuestra ima- ca: J.J. Scelmach. RCA Víctor RED SEAL RD
gen sonora -color, densidad- del primer 60370. DDD. Duración total: 62'53".
romanticismo. Este disco miscelánea, sin duda
FIRENZE 1539. Centro de Música de atractivo programa, no es una aportación No puede decirse que este
Antigua de Ginebra, Estudio de Música tan significativa como la Fantástica, o la Gran- disco nos presente un reperto-
Renacentista de Palermo. Schola «Jacopo de de Schubert, si bien no deja de tener inte- rio habitual ni tampoco menor.
da Bologna». Director: Gabriel Garrido. rés. Uno de estos puntos es la interpretación Es música del siglo XX poco habitual, con
TACTUS TC 53012001. DDD. 46'56". de la versión original (1841) de la obertura tres autores desusados y dos clásicos (Stra-
Grabación: Bolonia. VI11/1988 y XI/I9S9. de El Holandés Errante. Aquí, además de la vinski y Prokofiev en este último caso), junto
Productor: Roberto Meo. Ingeniero: presencia de un oficleido (en Berlioz hay a sus dos más o menos conocidas obras,
Paul Dery. Distribuido por P.D.I. dos), de sonoridad tan particular, se respeta aparecen piezas tan sorprendentes como el
la ausencia de variación en el tempo, que vigoroso y dramático Conceno fúnebre de
DEUZIE DI POSILJPO BOSCARECCE fuego introdujo Wagner en la redacción de Hartmann o la Salte al modo antiguo, de uno
E MARITIME. New London Consort. 1860. Una lectura menos melosa de El orpo de los más rabiosamente contemporáneos
Director Philip Rckew. L'OYSEAU-LYRE mágica schubertiana es otro de los valores músicos vivos de hoy (vivo de momento, si
425 610-2. D D D . 60'34". Grabación: del disco, junto con la tímbrica en Los jueces las secuelas de una vida poco agradable en
Londres, 15-15, IV/1988- Productor
Chrij Hazell. Ingeniero: John Dunkerley.

Son cada vez más frecuentes


los discos de música antigua
que intentan recuperar la
3 Tenores 3
música interpretada con motivo de deter- acontecimiento, excluyéndose pues la ober-
minada ocasión histórica y luego olvidada o tura de I vespri sialiani y el movimiento Lo
conocida fragmentariamente. El disco italia- Befano de ¿.os fiestas ramones de Respighi,
no está dedicado a la música de la fiesta de fácilmente oportuna para el momento. Tam-
la boda de Cosimo de' Media y Leonora poco se incluye, lógicamente, el bis, en el
de Toledo (1539). mientras que el británi- que se repitá el potpurrf que barajó el com-
co atañe a la cultura española, pues se positor argentino Lalo Schifrin con base en
trata de la celebración habida en Ñapóles fragmentos popularisimos de música de
«por la recuperación de la salud de su varios idiomas y culturas. Saívo el 0 Solé mió.
Católica Majestad Felipe III de Austria, rey aquí presente quizá por perpetuar la broma
de las Espartas (1620)». En ambos casos, de los españoles, repitiendo el trémolo,
músicas entendidas como espectáculos, en improvisadamente se dice, inventado por el
las que la dimensión visual es muy conside- italiano. (La carátula del disco se olvida de
rable: bales, escenificaciones. Quizá lo más citar al flautista, telonero habitual en recitales
interesante, desde el punto de vista históri- de Pavarotti: un solista notable).
co, es el Intermedio de Francesco Corteccia
representado en Florencia y que puede ser Se sigue el orden de página tal como se
considerado como un antecedente de lo interpretaron en el acto, en un intento de
que serían las primeras óperas. hacer más fidedigna la toma. Fidelidad que
se extiende a la simpatía, camaradería y
Gran parte del valor de los discos es de entusiasmo de la totalidad del evento, que
orden musicólogo. La interpretación en el CARRERAS, DOMINGO Y PAVA- parece reflejarse en esta constancia sonora
disco Tactus no pasa de correcta. Nos ROTTI EN CONCIERTO. Arias, cancio- del mismo, por encima de otra valoración,
ofrece una forma de hacer la música anti- nes de Cilea, Meyerbeer, Puccini, Lehar, de Índole artística. En este terreno baste
gua ya superada por lo masiva y carente de Crescenzo, Cardílo, de Curtís, Lara, señalar que transcurrió la velada dentro de
de vitalidad. Es, desde luego, mucho mas Sorozabal, Giordano, Schifrin. Orquestas unos niveles cuidados, poco glonosos en
brillante el disco del New London Con- del Maggio Musicale Fiorentino y de la general, con algunos baches vocales, con
sor! La presencia en ei instrumental de Opera de Roma. Director: Zubin Menta. indudable garra en conjunto. Una sorpresa
una tira da brocáo y un tone es todo un DECCA 430433-2, D D D . Duración; final. El último corte del disco es el Nessun
aliciente. Esta rama se extinguió con la 68'I8". Productor Christopher Raebum. dorma de la pucciniana Turandot interpreta-
implantación de la familia del violin, de la Ingenieros: Lock, Pellowe, Siney. Graba- do por los tres tenores. Algo que no se
que puede considerarse una prolongación ción: Caracalla, Roma 1990. tuvo ocasión de ver en el momento de
colateral más que su precursora, como se emisión televisiva, quizá por reservas de la
ha afirmado en ocasiones. Aun con sus Con rapidez inusitada, algo más casa editora para hacer más vendible su
desiguales valores interpretativos, ios dos 0 de un mes después del aconte- producto. Algo que, posiblemente y por
registros son de indudable interés. cimiento, aparece ya en disco el méritos suficientes, conseguirá.
sonado recital tritenoril que cerró, esplendo-
rosamente, el úttimo mundial futbolístico. La
E.MM publicación recoge sólo la parte vocal del EF.

6SSCHERZO
DISCOS

un país ferozmente gobernado por mafiosos En el análisis que nos ocupa hay que decir mitad del XVII, cuyo mayor interés radica en
hasta hace poco no nos quita la esperanza), que el disco dedicado a Strauss es musical- el hecho de constrtuir algunos de los prime-
que demuestra con esta obra que quienes mente superior al dedicado a Wagner Por el ros ejemplos conocidos de literatura violinís-
creen que cierta música del pasado sólo per- contrario, el dedicado a Wagner tiene un tica independiente. Aunque el violín existía
tenece al pasado están bastante equivoca- sonido netamente superior. No hay duda de ya con bastante anterioridad, sus posibilida-
dos. El barroco, como demuestra esta Surte, que ello es debido a la diferencia de doce des como instrumento autónomo no empe-
es algo más vivo que determinadas composi- años que separa las grabaciones, No es que zaron a ser exploradas, en efecto, hasta esta
ciones sin arraigo ni en los pueblos, ni en los doce años sean mucho tiempo a estos efec- época. La relación de obras y de autores es
corazones. La audición de ambas obras justi- tos pero si lo eran si se coteja la década de amplia y vanada: Frescobaldi. Marini. Caste-
fica la adquisición del disco, que además los cuarenta con la de los cincuenta. Si pudié- llo. Rossi, Montalbano, Pesenti. Se incluye
contiene dos bellas interpretaciones del Con- ramos extendemos un poco en esta materia, también una página del español Bartolomé
certó en re de Stravinski y la Obertura hebreo se podrían formular comentarios bastantes de Selma y Salaverde, así como algunas
de Prokofiev. En cambio, en mi humilde opi- |ocosos, si se comparan en profundidad gra- composiciones de Palestrina adaptadas al
nión, la obra de Penderecki no justifica nada, baciones de la década de los sesenta con caso e incluidas en diversas colecciones por
ni compra, ni escucha, ni siquiera el haber otras de la de los ochenta (se podría hablar el citado Selma y por otros autores, como
sido compuesto. Con perdón. sin ambages de un escandaloso retroceso). son Francesco Rognoni y Orazio Bassani.
Pero volvamos a Toscanini. Su Till tiene una
configuración rítmica perfecta. Kara|an en su Estamos, sin duda, en presencia de una
S.M.B. versión para Decca llegó muy lejos en estos grabación interesante, en la que. junto a
aspectos pero no al nivel alcanzado por Tos- obras totalmente desconocidas, aparece una
canini. Claro, que no se puede cotejar el soni- extensa lista de autores poco conocidos
do de la NBC con el de la Filarmónica de también en su mayoría, hecha excepción,
TOSCANINI DIRIGE WAGNER: Cabal- por supuesto de Frescobaldi y Palestrina.
gara de las vtalkfrias, Lofiengrin.1 Preludio al Viena; el uno seco y corlante y de una preci-
sión asombrosa, el otro... el otro no puede Desde este punto de vista, cabria hablar de
Acto III. Idilio de S/gfndo, Ocaso de (os dioses; una excesiva atomización y pensar si no
Muerte de Sigfñdo y Marcha fúnebre. Tristón e describirse con el medio de la palabra. El aná- habría resultado, tal vez. de mayor interés
Isolda: Preludio al Acto I y Muerte de Isolda, lisis de ambas versiones viene a corroborar la concentrarse en las obras de uno o dos
Tannhóuser Preludio al Acto III. Orquesta Sin- durante tanto tiempo mantenida teoría de autores, a lo sumo. Esto, naturalmente, no
fónica NBC. Director: Arturo Toscanini. Hermán n Scherchen de que Té es piedra de
toque para directores. va en detrimento de la interpretación musi-
Fechas de grabación: 7-3-1953 y 29-1 I- cal, cuya limpieza se mantiene en todas las
1953. HUNTAADCD 539. páginas cotenidas en el disco. Por lo demás,
En Donjuán también alcanza el maestro la una perfecta coordinación instrumental y un
TOSCANINI DIRIGE RICHARD perfecaón, aunque tendríamos que referimos excelente sonido son aspectos positivos
STRAUSS: Ein Heldenleben. Don Juan. Los a una perfección coscaniniona que no es sino importantes que acompañan a esta graba-
alegres travesuras de Till Eulensplegel. una variante de la perfección en general. ción.
Orquesta Sinfónica de la NBC. Director: Considerando esta obra en concreto, no es
Arturo Toscanini. Fechas de grabación: I- como la perfección de Gemens Krauss, Qui-
2-41, I4-S-40 y 16-3-40 respectivamente. zas todas estas consideraciones conduzcan a F.G.U.
AAD H U N T CD 538. Distribuido por la tesis de que la labor del Director de
Diverdí. Orquesta Arturo Toscanini ha de ser enjuicia-
da bajo pnsmas singulares y muy objetivos o
muy subjetivos según convenga Según perge- TRANS-SIBERIAN EXPRESS. Músico msa
Parece ser que 1990 es el año ño esta notas me vienen a la memoria tres desde Moscú al Pacifico- I SALONISTI: Toh-
del resurgimiento discografico de hazañas de don Arturo: Séptimo de Beetho- mas Füri y Loreni Hasler (violines), Fe rene
Toscanmi. Bajo el nuevo soporte ven, Cuarto de Brahms y Novena de Schubert, Siedlak (cello). Bela Szedlák (contrabajo) y
CD todos los sellos que tuvieron algo que esta última en una grabación realizada en Werner Giger (piano). Productor: Paul
ver con el mítico maestro se disponen a 1936 en la Academia de Música de Filaderfia y Myers. Sonido: Simón Eador) y Mateew
revisar sus archivos y poner asi en circula- al frente de la orquesta de aquella ciudad. Hutchínson. Grabación; Blumenstein
ción toda una serie de interpretaciones que Church (Suiza), Mano de I9B9. DECCA
tuvieron y tienen una importancia superlativa Vida de héroe no constituye hazaña o quizá CD (DDD) 425 214-2. Duración: 6l'0S".
dentro de la historia de la dirección de la ésta no pueda constatarse dada la compleji-
orquesta, tanto si nos gusta como si no. dad orquestal de la obra y el sonido más bien Pues qué bien. Este quinteto nos
corto de la grabación. Además, aquí la com- propone un peculiar viaje musi-
Yo no tengo en mi fonoteca muchos docu- petenecia es numerosa y de muy alto nivel:
mentos del gran maestro italiano y este cal entre Moscú y Vladivostok a
Furhvangler, Kempe, Oemens Kraus y Zubin bordo de un imaginario Trans-Siberiano. Los
pequeño análisis de los discos referenciados Mehta en su mepr momento (Los Angeles).
me trae de nuevo a la mente la antigua y divi- 9.000 km, los 8 husos horarios, las 90 esta-
na sensación de admirar una cosa y al propio Del programa Wagner me parece opor- ciones y los 9 días, que abarca este
tiempo rechazarla Y lo que resurte aún mas tuno destacar la versión del (dito y el Prelu- recorrido se resuelven en este disco en 15
problemático es el no poder ofrecer razones dio de Tristón. El personalismo de Toscanini obras y poco más de una hora de duración. I
puntuales y suficientes de ese rechazo aunque se impone en estas obras con una fuerza Salonisti ofrece unas curiosas, y cuidadas,
pienso que quizas no sea ésta la palabra justa. tremenda. De esta suerte el cotejo con versiones de páginas del repertono ruso que
Si ahora, y merced al soporte CD, se otras versiones se hace muy difícil. De nos lleva desde Mussorgski y Khachatunan
produce un renacimiento o vuelta a Toscanini todas formas y guste o no guste hay que hasta Shostakovich y Stravinski. El resultado
creo que es una ocasión ideal para que exé- reconocer que se trata de grandes creacio- de este expenmento es. como poco, intere-
getas y especialistas en la matera procedan a nes aunque las preferencias de cada uno sante: una sorprendente versión de la Rap-
renovar el análisis de la obra de este Maestro. vayan por otro lado. sodia Eslava de Friedemann (curiosa la inclu-
lo que significó en su tiempo y lo que pueda sión de un polaco en este disco), el Tongo
signif car ahora, sus grandes cosas y sus mez- AO.B. que Stravinski compuso en 1940. una selec-
quinas cosas, su ¡dea de la Séptimo de Beet- ción de melodías de películas rusas, las
hoven y su idea de la Sinfonía n.° 39 de Noches de Moscú de Trad y, ente otras pie-
Mozart, por poner un ejemplo típico. zas, la polka de La edad de oro de Shostako-
VARIOS: Músico al lempa del Guido Reni. vich. Cierra esta selección la siempre trepi-
Los dos discos de Hunt que trato de Ensemble Aurora: Enrico Gatti, violln; dante Danza del sable. Magnifica interpreta-
comentar muy someramente no son por lo Roberto Gini, viola da gamba; Luciano ción y extraordinario sonido. Su escucha
que se anuncia sino una pequeña parte del Contini. laúd; Guido Morini, clavicémbalo y resulta grata incluso para los ortodoxos (aviso
espacio que esta firma piensa dedicar a Artu- órgano. TACTUS TC 56012001, D D D . a los maniáticos del ferrocarril: a pesar del
ro Toscanim. Se trata desde luego de una Duración: 62'30". Grabación: Bolonia, titulo y del evocador diseño de la cubierta,
decisión sabia y justa si tenemos en cuenta noviembre de 1987. Distribuido por PDI. este disco sólo contiene música sin referen-
que el mismo sello nos va a regalar con toda cia alguna de locomotoras, trenes, vías y/o
una serie de realizaciones de directores de En la presente grabación de Tac- estaciones).
enorme importancia injustamente preteridos tus aparece un amplio panorama
y casi olvidados durante las dos úrtirnas déca- musical, representado por obras
das. y autores de finales del siglo XVI y primera LF.CR.
SCHERZO 69
DISCOS

ESTUDIO DISCOGRAFICO
Está prohibido ser viejo
on algo de retraso (en relación con presentes (o importantes), siempre para quienes las matemáticas fueron un

C su publicación) nos llega la Edición


Bemstein de la DG. y lamentable-
mente coincidiendo con el anuncio de la
insertadas entre dos conceptos, entre el
deseo judio lejóim (¡a la vida!) y lo que
los griegos llamaban togos y los romanos
abstraerse ante el incendio de Siracusa,
el dolor físico, el deseo homosexual.
Bemstein, en medio del humo de su
retirada (del podio) del director Leo- roto, la razón.., ía razón, al menos como continuo fumar realiza el más largo final
nard Bemstein, afectado por una mala la entendía el cordobés Marcus Porcius de la Sexto Sinfonía, Patética, con una
enfermedad de los pulmones, se dedica- Latron, rozón indisociable de afección: "la precisión geométrica; en el si grave de
rá a la escritura (musical y literaria) y tal reflexión racional siendo tal vez io que los contrabajos, la frase musical pierde
vez en acabar unas grabaciones de estu- los hombres hicieron de más sentimen- toda extremidad, no tiene verbo ni tam-
dio previstas en sus contratos.(*) tal." ¿Demasiado sentimental al Mozart poco fin.
de Bemstein?, depende evidentemente
La prensa italiana, durante una semana ¿Lenta su Segundo de Sibelius? Con
de los gustos, pero existen pocas inter-
(8/16 de octubre) dedicó diariamente cincuenta minutos, es la interpretación
pretaciones (Josef Knps y tal vez otro...)
una doble página de homenaje director más larga de toda la discografía; duelo
tan razonablemente construidas: el princi-
tan amado en aquel país, tanto por el entre lirismo (tiempo primero) y evoca-
pio de la Sinfonía n.° 40 en sol menor, con
público como por los profesores de las ción de la muerte (segundo tiempo),
sus tiempos fuertes justamente articula-
orquestas que dirigió. Cario María Giulini Sibelius (vía Bemstein) parece proponer
dos para resolver rítmicamente (sin
reconoció su gran originalidad mientras otra definición de la gracia: conceder la
trompos a lo Bohm o a lo Von Karajan y
Michelangelo Zurietti alababa sus dotes - gracia podría significar "ser capaz de
un largo etc) en el momento de reapari-
otra vez- de sfiowman. Tras la escucha retener la muerte". La Segundo de Sibe-
ción el tema principal (compás 21)
(casi) ininterrumpida de la edición Bems- lius, como previsión de las guerras del
¿Espectacular y superficial su Chaikovski?.
tein, unas treinta horas de música, otras siglo veinte, borrando toda posibilidad de
Como Arquímedes, Pascal. Wittgenstein.
cualidades parecen, sin embargo, más oponer racionalidad con desorden asesi-

Leonarü BemSein
FOTO: D.C

70 SCHERZO
FOTOS- OG Y UNI7EI

no. Pocas obras como la Segundo de Bemstein (algunos lo lamentan y lo criti- mientas lentos, para la máxima atención
Sibelius (algunas sinfonías de Vaughan can) no contempla las nubes, sino que y escucha, para la ambigüedad entre
Williams, de Shostakovich. tal vez), pocas cuenta los pasos que le separan de su linea y armonía, asi como para la flexibili-
interpretaciones como la de Bernstein vida. dad intensiva de la melodía que revela la
(Stokowski, Mravinsky. tal vez) sugieren, Digerida la lección de Glenn Gould (el preocupación brahmsiana p o r acabar
con tanto énfasis, que razón y civilización polémico Primer Concierto de Brahms, con la preponderancia del orden vertical
puedan servir de máscaras a las fuerzas CD Melodram), Bemstein emplea (gene- sobre el movimiento horizontal. Por la
salvajes que las nutren y hacen crecer. ralmente) tempi muy lentos en los movi- escucha seguida de los Brahms, Schu-
¡£/ sentimiento de la naturaleza en mann, Schubert, la lección de Bemstein
Mahler (Sinfonías n.°s / y 5)), en Schu- aparece como un intento de conciliar la
mann (Sinfonía n° 3 Renana), en Men- EDICIÓN LEONARD BERNSTEIN amplitud de la perspectiva schubertiana
delssohn (Sinfonías Escocesa y n.° 4 Italia- con la obsesión schumanniana por el
BEETHOVENl: Sinfonías n° 3 Heroica n.° b
na)..? no hay que buscarlo en las inter- Pastoral, n ° 9 Oberturas Fidelio, Rey Esteban. contrapunto: dar a la desmesura román-
pretaciones de Bemstein, ;no existe! El Conotono (Filarmónica de Viena. Jones. Schwarz, tea una caución formal proveniente de la
Kollo. Molí) tradición clásica: un tempo al borde de la
Naturlaut (Primera de Mahler) del BERNSTBN. West Side Story (extractos). Sin-
romanticismo glorificado por los intér- desintegración (armónica y rítmica)
fbnla n.° I jeremías. Tres meditaciones de Mass suprime (a veces) la oposición tensión-
pretes germánicos o germanófilos (Giuli- (Misa), Surte de On the Woterfront (Kanawa.
ni, Tennstedt y tal vez Rattle...) es des- Carreras. Troyanos, Ollmann. Home. Filarmónica resolución, y nos sitúa, oblicuamente,
mentido a través de la segunda lectura, la de Israel, Ludv^ig, Foss. Rostropovich) entre la confidencia lírica y el dolor, pul-
lectura judia, /a que, como lo escribe BFAHMS: Sinfonía n° I, Obertura académica sación vana e inquieta Los movimientos
Concierto para piano n.a 2 Concierto para vioíírt, rápidos son extremos (en paralelo con
Paul Celan (Gesproch m Gebirg)"... el Doble concierto pora noflh y chelo (Filarmónica de
Judio y la Naturaleza son dos cosas bien Hamoncourf, y no solamente en cuanto
Viena. Zimmermann. Kremer, Maisky).
distintas, en todo tiempo, y hoy también, DVORAK: Spnfónfo n.° 9 "Del nuevo mundo*
a la exacerbación de la diferencia entre
y aquí también. El silencio no dura (Filarmónica de Israel). los tempis, sino por ejemplo en la misma
mucho, / a que cuando un judio se ELGAR. Vonooones Entono. Mareta del Mogul. edición utilizada en el Réquiem de
Pompos y Circunstancias n. I je 2 Sinfónica de la Mozart, la de Beyer y no la de Sussma-
encuentra con otro judio, se acaba pron- BBC.
t o el silencio, aunque fuese en el monte". yer): Bemstein privilegia la energía, exige
HAYDN: Smfbnla 92 "Oxford" y Í 4 "Sorpresa".
Bemstein puebla las Sinfonías de Mahler (Filarmónica <Je Viena) La Creación (orquesta de que todo sea articulado hasta la seque-
de ruidos, rumores animales, de discusio- Baviera. Popp. Blegen, Moser, Molí, Ollmann. dad en cuanto al cono (orquestas de
nes humanas, de luchas y abrazos, de MAHLER; Sinfonibs n.° I (Concertgebouw) / Nueva York, Los Angeles y BBC), para
5 (Filarmónica de Viena) agarrar el oído: preciso hasta la rudeza
fanfarrias, de polifonías insospechadas, de MENDELSSOHN: Sín/ónto n." 3 Escocesa y 4
sonidos escandalosos... Bernstein no en el vocabulario (Orquestas de Baviera y
ftoíiona (Firlarmónica de Israel)
evoca (solamente) las brumas escocesas, de Viena), para tocor el espíritu; brusco
MOZART: Sinfonías 35 Haffher. 38 Praga. 40,
en la Tercera de Mendelssohn sino tam- y 41 Júpiter. (Filarmónica de Viena). Réquiem en la construcción de !a frase para rete-
bién el recuerdo de Mary, la reina asesi- (McLaughlin, Ewing, Hadley. Hauptmann. Sinfóni- ner la atención e inquietar el ritmo del
ca de Baviera) corazón (Orquestas de Amsterdam e
nada; ni tampoco la campiña toscana SCHUBERT: Sinfonía n.° 8 ínocolJOda (Con-
sino las luchas compositivas, los esfuer- Israel),
certgebouwarkest Amsterdam)
zos de la gestación de la Sinfonía italiana. SCHUMAN: Sin/bnto n.* 3 Renana, n." I Pri-
Tampoco el Rhin romántico prewagne- mavera. Conaerm para piano (Justus Franz, Rlar-
mónica de Viera) No so/ siempre muy buen director ni
riano. para la n. 3 "Rheinische" de Schu- tan siquiera siempre un buen director,
STRAVINSKI. La consagración de lo Primavera
mann, sino el Rhin de Apollinaire, el Rhin Pa¡oro de Fuego (Filarmfinica de Israel) dice Bemstein en su presentación de la
que se esconde para sonreir, humor y CHAIKOVSKJ: Sinfenfa n.° 6 Patético [Rlarmo- Edición, la verdad es que soy un Músico...
lirismo, del enfado entre Ottomar Scho- nia de Nueva York)
lem y Abraham Loeweren, y las voces Obírtura I8t2. Copicao italiano, Horneo y
graves de los hombres, sus cantos sin Julieta (Filarmónica de Israel) Pedro üías
GERSHWIN: RopsodM en Azul. BARBER: Ada- NOTA
medida, que hacen gemir a un Leviatan gio para cuerdos. COPLAND:rtppaloccionSpnng.
en el fondo del Rhin, c o m o voz de 25 CDs 43 I 024-2/431 048-2 realizados en • Hemos mantenido esta mención a loi pro-
otoño, mientras en la sinagoga llena de concierto (salvo Elgar y Chaikovsia, n.° 6) entre yectos de Bemsten, aun cuando muy poco des-
1978 y 1989 D D D y A D D 26 horas. Precio pués se conoció la noticia de su muerte, por con-
sombreros, serán agitados los lulabim... siderar que da una visión más nPtida de la rapidez
medio. CDs disponibles por separado en algunas
tiendas. con que se desarrollaron lo hechos. (Nota de la
Redacción).

SCHERZO 71
DISCOS

abajo, dan una imagen muy incompleta de


ESTUDIO DISCOGRAFICO lo que debieron de ser aquellos conciertos
neoyorquinos, cuyo punto culminante -al
menos en lo que a reacción del público se

Toscanini: mito y realidad refiere- es un Finale de la Segunda Sinfonía


algo brusco pero arrebatador, impresio-
nante testimonio de una energía casi incon-
cebible en un hombre de 85 años. Sin

E
n opinión de muchds críticos, musicó- incluye, además Obertura Trágica y Variacio-
logos e incluso colegas, Arturo Tosca- nes Haydn. Aquel ciclo, tocado por la NBC duda, quien desee conocer el Brahms de
nim (1867-1957) fue el mejor direc- Toscanini con la NBC debe acudir a los
coincide en e¡ lugar (Camegie Hall) y casi
tor de orquesta en la primera mitad de registros oficiales de MBG-RCA, y no a
estos piratas.
nuestro siglo. Entre los últimos citados,
Boult Karajan, Sotti. Szell y Bruno Wafter Pese a la fama de artista objetivo que
hablaron maravillas de sus conciertos, reco- siempre tuvo Toscanini, su Brahms de los
nocieron h fortísima influencia de su perso- anos 1950 (que, no lo olvidemos, eran sus
nalidad y contribuyeron a la creación de 60 de edad) dista de ofrecer una concep-
una aureola mítica en t o m o a su figura, ción homogénea, constante, de cada una
fomentada y ampliada en Estados Unidos. de las Sinfonías tocadas. La realización arroja
Allí David Samoff, presidente de la RCA, diferencias no sólo en cuestiones de dura-
creó en 1947 ex profeso para Toscanini ción y tiempo, parcialmente apuntadas por
una orquesta, la N 0 C a la que el director Selvini. sino también de articulación y fra-
italiano permaneció ligado hasta su retirada seo. En general, los conciertos con la NBC
en 1954, a la edad de 86 años. Tres más son más expeditivos y dinámicos - y un
tarde falleció en Riverdale, New York punto bruscos- que los de la Orquesta
Además de sus indiscutibles dotes como filarmonía. Oaro que la diferencia entre la
director de orquesta, y de la amplísima calidad de uno y otro conjunto es muy
audiencia que alcanzaron sus conciertos clara en favor de este último: a pesar de su
con la NBC -el primero de ellos, el día de fama como orquesto de virtuosos, la NBC
Navidad de 1937, fue escuchado por 20 apenas sobrevivió a la retirada de Toscanini,
millones de personas- otros dos factores mientras que la glonosa historia de la Filar-
cimentaron la fama mundial de Toscanini; monía desde su fundación en 1946 es bien
su radical postura antifascista y la difusión conocida. Lo cierto es que los solos de
del disco microsurco a comienzos de los trompa de Dennis Brain, o los de flauta de
años 50. El primero potencia y exagera, Gareth Morris (Variación 12 en el Finale de
distorsionándolo, el valor atribuido al Tega- la Cuortd) no tienen comparación posible
do musical toscaniniano, especialmente en con los de sus colegas americanos, muy
Arturo Tosconira,
estados Unidos e Inglaterra, tanto cuando inferiores; como tampoco la densidad y
rebaja en esos países la estima de artistas en el tiempo con los registros oficiales transparencia de las cuerdas ni el empaste
nada vinculados con el régimen de Hitler, RCA que realizó Toscanini de esas Sinfoní- de los metales: los trompetas y trombones
como Furtwangler o Knappertsbusch o el as. Pero se trata de tomas de conciertos, de la NBC suenan muy a menudo estriden-
de los simpatizantes, c o m o Clemens no de estudio; más o menos coetáneas y tes, como en el citado movimiento de la
Krauss. Aunque las especulaciones son similares, pero no idénticas. El otro estuche Cuarta. Los conciertos de Londres debieron
vanas, seguramente la crítica norteamerica- recoge en tres CD los memorables con- resultar una experiencia muy grata para
na se expresarla de modo diferente del ciertos del director italiano en el Royal Fes- Toscanini, según atestiguan quienes estuvie-
habitual si Furtwangler hubiera aceptado en tival Hall de Londres, en 1952, al frente de ron en los relajados ensayos -mientras que,
1936 la dirección de la Filarmónica de la Orquesta Filarmónica de Wafter Legge. por el contrario, hay incluso grabaciones de
Nueva York- El folleto que acompaña el álbum explica las cóleras juprterinas del maestro en Nueva
Pero el mito Toscanini hoy nos dice muy con detalle, en artículos de Sir Adrián York- y se deduce de la escucha de estos
poco y hemos de recurrir a su discografía Boult, Manoug Parikian, Michele Selvini, compactos. En uno y otro caso se aprecia,
para srtuar nuestra apreciación en su justo Piero Treves y del Propio Legge, las cir- más allá de la siempre relativa calidad sono-
punto. Se impone una advertencia previa: cunstancias que los rodearon. ra, la labor de un músico honesto, riguroso,
aunque fue un director longevo y de dilata- empeñado en desentrañar con rigor casi clí-
dísima carrera (casi 70 años), los registros Digamos ya que, de los dos ciclos, el pri- nico el texto brahmsiano. Su labor depura-
fonográficos apenas documentan su época mero con la NBC (insisto: en vivo, diferente dora respecto de la falsa tradición románti-
joven. Aparte de unos discos realizados en del oficial para RCA) no es recomendable ca -proclive a adscribir un programa a cada
EE.UU. con la Orquesta de La Scala hacia por razones sonoras: la toma es bastante sinfonía y libérrima hasta la manipulación en
1921 y de unos cuantos llevados a cabo clara, pero la dinámica, muy comprimida y la lectura de las partituras- fue inestimable y
con la Orquesta Filarmónica de Nueva el espectro de frecuencias, limitado arriba y abrió el camino, a comienzos de nuestro
York entre 1927 y 1936. y con la BBC de siglo, a la escuela moderna de dirección,
Londres entre 1937 y 1954. No es cues- BRAHMS. Las Cuatro Sinfonlai Vonaáanes tanto en el campo sinfónico como en la
tión de entrar aquí en detalles aceta de Haydn, opus 56o. Obertura trágica, opus 8 ' . ópera. Pero especialmente en Brahms, más
estos registros oficiales para RCA, puesto Orquesta Filarmonía. Director. Arturo que en Beethoven, Toscanini acusó la falta
que JIPA va a comentar los recientemente Toscanini. Grabado en vivo en el Royal de familiaridad con la cultura centroeuro-
editados, parece que en condiciones muy Festival Hall de Londres. 29.9 y pea, y por esos otros directores también
buenas, por la multinacional BMG. Esta 1.10.1952. Estuche de 3 C D HUNT 524 objetivos -y en tal sentido, discípulos y deu-
empresa promete publicar todo el legado A D D . Duraciones: S4'2I". 72'56" y dores suyos- como Szell, Schuridit, Reiner,
oficial NBC/Toscanini, incluidas algunas fil- 54'OS". Presentación en inglés e italiano.
Distribuido por Diverdi.
Boult o Wand, supieron (Wand sabe aún)
maciones televisivas. El brillante arranque realizar con precisión no menor la letra
son las Sinfonías de Beethoven y Brahms, y BRAHMS: Las Cuatro Sinfonías. Orquesta brahmsiana y abarcar con amplitud de miras
grandes obras de Verdi. NBC. Director, Arturo Toscanini. Graba- muy superior su contenido. El viaje de
das en el Camegie Hall, Nueva York, en regreso a Brahms desde la Segunda Escuela
conciertos dados el 3.11.1951 (Primera), de Viena y Bartók, y desde Bruckner y Mah-
I0.2.I9SI (Segunda). 01.2.1952 (Tercera) y
2 2 . I 2 . I 9 S I (Cuono). Estuche de 2 C D
ler (autores todos ignorados por Toscanini).
Hoy ocupan nuestra atención dos estu- les sirvió a los citados para comprender, en
ches con páginas de Brahms editados por H U N T 706 A D D . Duraciones. 77"IQ" y
7TW. Sin libreto de presentación. Dis-
la firma italiana Hunt Uno de ellos contie- tribuido por Diverdi.
ne en 2 CD las Cuatro Sinfonías; el otro

72 SCHERZO
DISCOS

toda su significación y proyección al futuro, Toscanmi; mientras Furtwangler, Watter, contrastan con los aunados juegos de luces
la obra brahmsiana. Otro tanto puede pre- Giulini o Wand, cada uno en su estilo, sabe y sombras de la central.
dicarse de los herederos de la tradición captar y expresar esas sutileías. Por otra En suma: dos álbumes de interés desi-
romántica germana (Furtwangler, Bruno parte, asegurar que una de las grandes con- gual, aunque de indiscutible valor docu-
Walter, Sanderiing, Giulini), por lógica quistas de Toscanini fue el tiempo invaria- mental o histórico. Ninguno de ellos puede
mejor sintonizados con Branams que un ble para cada movimiento, resulta desmen- recomendarse como primera alternativa
latino. tido en la escucha de la segunda mitad de! para un ciclo Brahms: Walter, Szell, Giulini
El rigor rítmico toscaniniano, que da Finale de la Cuarto, especialmente la Coda, o Wand, entre los más accesibles actual-
memorables resultados -aunque uno no que ofrece unos absurdos rallentandi, con- mente, ofrecen mejor sonido y mayor cali-
los comparta del t o d o - en Sinfonías de trarios al «piú allegro» prescrito. Tampoco dad interpretativa. Pero, al precio medio al
Beethoven como las 1, 2, 4 y 7. y en bas- merecen demasiados comentarios los gol- que se ofrece, merece la pena revivir aque-
tantes movimientos de las de Brahms, pes de timbal añadidos en el Finale de la lla memorable ocasión en que el viejo
como los extremos de Primera, Segunda y Tercera (compás 172) con que gratuita- maestro regresó a su querida Londres para
Cuarta -con muchas reservas para la Passa- mente Toscanini reforzaba a la cuerda dar lo mejor de sí mismo con una orques-
caglia final- se revela insuficiente para la rít- grave. ta, la Filarmonía, en el cénit de su gloria.
mica más sutil y ambigua de los tiempos Respecto a los dos CD con la NBC mejor
Como ya se dijo, el álbum con la Filar- acudir a los registros oficiales RCA para
centrales de estas Sinfonías y para toda la monía recoge también unas excelentes
Tercera, cuya expresividad intensa pero una propuesta análoga.
-claras, cantadas, vibrantes- Variaciones
pudorosa e Intima, queda lejos del tempe- Haydn y una buena Obertura Trágico, tensa
ramento dinámico, demasiado directo, de y ceñida en sus secciones extremas, que Roberto Andrade Malde

ESTUDIO DISCOGRAFICO

Versiones en vivo
o abajo reseñado corresponde a la colec- za un análisis formidable de la obra. No dinámica extraordinaria. Todo esto unido a la

L ción Greot Interpretéis dentro del sello


Hunt recientemente importado en Espa-
ña. Se trata en general de documentos de una
puede decirse que sea la mejor Quinta de
Mahler pero si que está sin duda entre las
mejores. Claridad y tensión en cada uno de
formidable planificación de Boulez nos condu-
ce a un documento fonográfico de inmenso
valor musical y técnico.
gran calidad tanto desde el punto de vista de los cinco tiempos con un final arrebatador De las dos Octavas de Bruckner en cues-
las interpretaciones como del sonido. Bajo con ovación de gala que afortunadamente tión uno se quedaría con las dos. Una de ellas
este segundo aspecto, hay cosas realmente recoge el disco. Se trata sin duda de otro conesponde a un intenso y devoto cultivador
extraordinarias y que Superan ampliamente documento de gran importancia dentro del de la obra en cuyo estudio y perfecciona-
grabaciones de estudio realizadas hace tan sello Hunt La calidad del sonido es aqui de miento estuvo inmerso hasta sus últimos
sólo dos o tres años. Escúchense con objetivi- arto porte; no hay borrosidades. el color ins- momentos; resulta indudable que esta sinfo-
dad a este respecto las dos oberturas de trumenta! está logrado plenamente y hay una nía ha SKJO uno de los puntos fuertes dentro
Verdi y la de Pienzi de Wagier en el disco de del enorme repertorio del gran director salz-
Leo Blech o la Qjinta be Mahler en el disco burgués. El álbum recoge también el Cuarto
de Boulez. La grabación del disco de Boulez es SCHUBERT: Smforik N' 9 «La Gande» VERDI:
Oberturas efe I IIS víperas sicilianos y la fuerzo efe/ movimiento en la versión de 1944 con la
relativamente moderna (1970) pero la graba- desuno WAGNER Obertura <te Rtenz* Orquesta orquesta de la Opera del Estado de Berlín y
ción de Blech data de 1952; hay que ponderar Sinfónica RÍAS de Bedín. Director; Leo Blech, un Te Deum grabado en Peruggia en I9S2
este dato para mejor sopesar el trabajo de Fechas de grabación: 4-6-1950 (Sinfonía de con la Sinfónica de Viena. El sonido de la ver-
quienes realizaron la toma de sonido. Schubert). 13-4-1»? (Obertura de Verdi y sión de 1944 es tan flojo que apenas permite
Wagner). ADD HUNT CD 71S. Amfcai graba-
ciones fueron realizadas en I Titania Palast de calificar la interpretación y nada tiene que ver
Desde luego el disco de Blech es una ver- con la realización de 1967.
dadera joya y puede que sea el mas intere- Berlín. Duración total: 76'45".
sante del lote. Se nota que lije un gran direc- BRUCKNER: Sinjbnfc N° 8 en do menor Hall* Pese a la amplísima discografla de Barbrolli
tor de ópera; hace las oberturas de Verdi con Orchestra. Director Sr John Barttroili. Graba-
don reailiada en Manchéster el día 20 de julio apenas se conocía nada de Brudmer por lo
ese aire Alia rusaca que tanto recuerda el esti- de 1970. Duración: 73'OT. ADD HUNT CD que esta edición constituye un a modo de
b de Tullio Serafin. La versión de la Obertura 717. sorpresa. El gran maestro británico relata la
de R/enzi es de tal calidad, belleza y rigor que MAHLER: Sinfonía n° 5. BBC Symphony historia de un modo totalmente extrovertido.
Sólo por esta obra vale la pena adquinr el Orehenra. Director Pierre Boulez. Grabación Se trata de una versión de un gran atractivo.
disco. En la Sinfonía de Schubert no hay un r e í I ¡i ida en Londres en 1970. Duración: Fue uno de los último conciertos de Barbirolli,
Sólo momento errático o de tedio. Esta obra 64U3". ADD HUNTCD 718. al frente de su propia orquesta esta vez. La
mal dmgida puede constituir un suplicio, bien BEETHOVEN: Missa So/emnrs op 123. Martina calidad del sonido es excelente, mejor que en
recreada puede alcanzar la dimensión celestial Arroyo. Julia Hamari, Wemer HoDweg, Rober- el registro de Karajan.
de que habló Mendelssohn. En la versión de to El Hage. Coro Filarmónico de Praga.
Orquesta Sinfónica de la RAÍ de Roma. Direc- El lote se completa con una versión exul-
Blech domina un cierto aire vienes que poco t o r Cario María Giulini. Fecha de grabación: tante, magnifica, llena de fuerza de la Mlsso
después redondearla Josef Krips en su legen- 20-12-1969. Duración total: 7 8 ' « " . ADD Solemnis de Beethoven a cargo de Cario
daria versión de Amsterdam (Decca). Tam- HUNT CD 707.
Maria Giulini. Esta obra es un trabajo de refe-
poco falta el detalle heroico indicativo de que BRUCKNER: Sinfonb N.° S en do menor Rbr- rencia dentro del repertono del maestro ita-
Blech fue también un gran beethoveniano. La monica de Berlín. Director hierben von Kara-
jan Grabación realizada el 21-3-1967 durante liano que en la época de esta grabación se
introdución del primer movimiento y el
el Festival de Pascua en SahburgO- Movimiento encontraba en uno de los mejores momen-
segundo completo contienen a mi juicio lo final de ia Octavo Srnfchnío de Bnicknc". Graba- tos de su carrera.
mejor de esta versión que se sitúa entre las ción realizada en 1944 por la Orquesta de la
grandes (Furtwangler, Krips, Szell, Giulini) y Opera dd Estado de Berlín ba|o la dirección de A juzgar por lo ya escuchado, la firma Hunt
deja bien abierto el deseo de conocer más Herbertvon Karajan. se ofrece como muy prometedora Por otra
cosas del gran director alemán. Disco impres- BRUCKNER: Te Denrn para solista!, coro y parte, el precio de estos discos (1395) es
cindibilísimo. orquesta. Rrta Streich, Dagmar Hermann. Erns sumamente razonable considerando su extra-
Hafliger, Han* Braun. Maestro de coro: Ferdl- ordinano valor musical y una calidad técnica
Los coleccionistas de Quintas de Mahler nand Grossman. Orquesta Sinfónica de Vtena, mis que aceptable.
Director: Herbenvon Karajan. Grabación rea»
deben analizar muy cuidadosamente esta ver- linda en Pemggá el 29-2-1952. AAD 2 HUNT
sión debida a Fierre Boulez al frente de una CD 705 (Estuche de dos discos). Tiempo»
orquesta que le es muy propia la de la BBC lotalei: CDI: 5 r i 0 " . C D 1 7B'02".Diítríbu«ki
de Londres. El gran compositor-director reali- porDiverdl. Alfredo Orozco

SCHERZO 73
DISCOS

frescura vocal de Tucci, aunque uno y otra


ESTUDIO DISCOGRAFICO sufren la inclemente esentura de Cherubini,
más instrumental que vocal. Guichandut.

Los mejores años de María Callas que habia sido años atrás un notable barí-
tono (algunos aficionados españoles acaso
recuendan aún su Rigoletto). muestra una
voz de tenor mal asentada: el cambio de

L
a firma italiana Hunt viene publican- registro, auspiciado por su esposa Fidela
do en CD e llegado de interpreta- Campiña, no tuvo éxito; aun asi. por esa
ciones en teatro de Mana Caltas con época grabó un Otello para Cetra con Tad-
notable mejora de la calidad del sonido dei, Sonido aceptable, mejor que el de
respecto de antiguas ediciones en LP como cualquiera de los otros cuatro álbumes.
las de Cetra. En el pasado número de julio- La mayor diferencia entre las dos Travia-
agosto de SCHERZO, F.F. se referia a la to de Callas en la Scala, dirigidas por Gulmi
célebre Lucra de Berlín en 1955; ahora nos y Visconti y grabadas el 28 de mayo de
ocupan otros cuatro grandes personajes de 1955 y el 19 de enero de 1956. es la pre-
la galería de la Callas: Norma. Traviata, sencia, en la primera de ellas, de Giuseppe
Medea y Leonora de II trovatore. En el di Stefano, mientras que Gianni Raimondi
dosier publicado en el número 17 de es quien canta la segunda. Ninguno de los
SCHERZO se analizó con detalle la voz y dos es un gran Alfredo (como con Callas
el arte de la soprano gnega. la que nos lo fueron Valleti en México y Londres, o
releva ahora de repetido a propósito de Kraus en Lisboa). Más correcto vocalmente
estos 5 estuches; tratemos tan sólo de resulta Raimondi: más vivo y dinámico, Di
situar las grabaciones que contienen el Stefano. En cuanto a la calidad de sonido,
curso de su carrera. varia bastante a lo lango de una y otra fun-
Aunque las máximas creaciones verdia- ción, aunque en conjunto parece preferible
nas de la Callas Fueron Abigail. Lady Mac- la de 1956. Y en lo musical, es harto sabido
beth y Violetta, tanto Leonora en Trovatore que este Traviata, aun pnvada de su impor-
como Elena en I Vespn Sicilia™ son otros tantísimo aspecto visual (¡dónde estarían
dos papeles para soprano drammático d'
agilitó que iban como anillo al dedo a la
BÍLLINI: Non™ María Cillas, sop.; Giulietta
Callas, quien de ellos nos legó interpreta- Simionato, meno; Mano del Monaco, tenor:
ciones que, en su conjunto, no han sido Nicola Zacearía, bajo. Coro y orquesta del
superadas, aunque, en parte, Leontyne Teatro alia Scala. Milán Director, Anconino
Pnce. Leyla Gencer o Zinka Milanav hayan Vulto. Grabado el 07.12-1955. BELLINI: La
(selección) Care Compagne ...
rayado a altura similar. De la Leonora de per me sereno .. Sovra il len (Acto I)
Mana Callas poseemos testimonios fecha- Escena final (Acio 2. desde L'anello mío).
dos en 1950 (MÉXICO), 1951 (Ñapóles, con María Callas, soprano Coro y orquesta del
Laun-Volpi) y 1956 (grabación EMI de Teatro alia Scala, Milán. Director. Leonard
lejos del Karajan de 1956. Las escenas Bernstein. Grabado el 05,03.1955. Escuche de
estudio, dirigida por Karajan). Esta que 3 CD Hunt AAD 3 HUNT CD 517. Duracio-
ahora comentamos, fechada en 1953, incluidas procedentes del Trovador de nes 57J9-. 59 1 J8>57'5/"
ocupa una posición temporal intermedia y México, c o " Baum y Warren, permiten CHERUBINI: Medea María Callas y Gabrídla
ofrece a una Callas en óptimas condiciones comprobar la evolución estilística comenta- Tucci. sopranos; Fedora Barbien, meizo;
da más amba. Orlos Guichandut. tenor Mario Pein, bajo.
vocales, no inferiores a las de México; pero Coro y Orquesta del M»yo musical florenti-
su concepción del personaje está ya del La Medea de Florencia, pnmera cantada no. Director, V i u o n o Gui. Grabado el
todo pulida, exenta de algunos innecesarios por la Callas, es de gran interés por varias 7.S-1953 en el Teatro municipal de Florencia.
razones. En pnmer término admira la per- 2 HUNT CD 516. Duracion«s: * 7 ' l I" y
alardes, marginados en favor de soluciones «•II".
más justas estilísticamente. Leonora no es fección alcanzada por la soprano habiendo
la protagonista de la ópera pero si su per- aprendido su parte en tiempo muy corto VERDt (o Tiavtaw Mari* Callas, soprano;
aunque, eso s¡, bajo la guía atenta y cono- Giuseppe Di Stefano, tenor; Ettore Bastianini,
sonaje más activo y ello da pie al desplie- barítono. Coro y Orquesta del Teatro alia
gue de diversas facetas del neo arte de la cedora de Gui, que dirige y concierta exce- Scala. Director: Cario María Giulini. Grabado
Callas, sobre todo en los actos extremos. lentemente toda la representación, con un en Milán. 28.S.I95S 2 HUNT CD 501/ADD.
entusiasmo digno de mejor causa (Medea Duraciones 70'I 7'y í j ' í o "
Es memorable su gran escena de salida y VERDt Lo Tnwota ídem, excepto Gianni Rai-
acaso aún más un D'amor su//' olí rosee al de Cherubini. con los recitativos de Lach- mondi, tenor. Grabado en la Scala, Milán
que sigue un estupendo Miserere y un no ner, es una ópera bien escrita pero dramá- 19.01.1956. LO Tfonoro (selección): E ítrano!
menos sobresaliente dúo con el Conde, ticamente fallida; sólo el entusiasmo de al final del Acto I. Callas, Di StefanofGiuhm.
grandes artistas, como ocurre en este caso, Scala 28.0S.I955. Un bollo m moscheru íietec-
pero no olvidemos su frase "sei tu dal ciel ción) Ecco Tórrido campo ... Ma dallando
disceso" al final del segundo Acto. Su pre- puede sostenerla en pie, y aun asi el aburri- (Acto 2). María Callas, soprano Orquesta dei
sencia basta para justificar la recuperación miento acecha cuando Medea sale de Teatro alia Scala, Milán Director Gianadrea
de este registro de precarias condiciones escena). Vocalmente, ésta y la de La Scala Gavazzeni. 7.I2.I9S7 Estuche de 2 CD Myto
en diciembre de 1953, son las mejores 2 MCD 89003 ADO. Duraciorws: €T y 72'.
técnicas. Sus compañeros de reparto ofre-
cen escaso atractivo: Stignaní y Tagliabue. Medea de la Callas que. con postenoridad, VEROI. » Trovaron Mana Callas, sopr.: Ebe
aun afinó el personaje en registros de Stignani. mezzo. Gino Penno. ten.; Cario
en tomo a los 50 años, estaban ya lejos de Tagliabue. bar., Gtuseppe Modesti, Bajo.
su mejor momento, aunque quien tuvo, estudio y otros teatros, especialmente en Coro y Orquesta del Teatro alia Scala. Milán.
retuvo. Gino Penno no era mal tenor Dallas (1958). Aquí resulta admirable Director; Antonio V o t t o . Grabado el
cuando como en la Medea de 1953 en la cómo plasma el conflicto entre el aspecto 23.2.I9S3. II TVÜWKOÍE (selección): t. Tace» la
humano (madre y esposa) del personaje y notte placida... Di tale amor; 2. D'amor sull'
Scala con la propia Callas la tesitura no le ali rosee ... Miserere - Dúo con de luna.
provocaba pesadillas; Mannco, por el con- el sobrehumano de maga, descendiente de Mari» Callas; Kurt Baum. ten.; Leonard
trario, le queda muy ancho y no sólo en la Hecate, y princesa bárbara de Colchis. En Wírren, bar. Coro y Orquesta del Palacio de
célebre Pira, que canta un tono entero el reparto sobresale la excelente Nens de Bellas Artes. México Director Guido Píceo.
Fedora Barbien. también espléndida de Grabado en Ciudad de México. 2Q&.I9S0. 2
baja. Aceptable dirección de Votto, pero MCD Myto W2I3 ADD. Duraciones: 78 y
voz, el buen hacer dramático de Petn y la 75'.

74 SCHERZO
DISCOS

las cámaras de la RAÍ?), es una versión


clave de la obra, de conocimiento obligado.
No existe en disco una Vioietta tan com-
pleta como la de María Callas, por más que
las rivales se llamen Ponselle, Zeani. Suther-
Esquivas de la Modernidad
land, Scotto o Caballé. Como decía F.F. a
propósito de la Luao de Berlín, la audición ¿La modernidad?; lo que nace hoy y muere al día siguiente.
de la Tramita de Callas en La Scala exige oy, en i 990. estamos a punto de Centro/ África y Zanzíbar), de Baker (The
una atención máxima, casi fatigosa, a las mil
y una sutilezas que encierra esta perfecta
composición dramática, meditada y trabaja-
H considerar a las dictaduras estéti-
cas (y también a las pol(ticas)
:omo trágicas anécdotas: vanas generacio-
Albert Nyanzo), de Stanley (Como encon-
tré o Uvingstone): equivalentes sonoros
de aquellos libros (que conservan hoy.
da al máximo por una artista genial y per- íes de compositores vetados resurgen intacto, su poder de ensoñación), la S/n-
feccionista incansable. En lo musical el :on singular bnllo: Szymanowski, Janacek. fanía Antartica (n.° 7), recompuesta a
retrato de Violeta es idéntico en ambas rippett (Harry Parten tendrá que esperar partir de la banda sonora para una pelí-
funciones, y muy similar al que ia soprano j_n poquito más: su ópera Revelation >n ¡fie cula dedicada al Capitán Scott, la cantata
habla fijado ya en su registro de estudio de .ourthouse Pork, recientemente grabada Hado la Región desconocida (poema de
Cetra. Pero la presencia de un nuevo carece interesar solamente a un sector W a l t W h i t m a n ) , la Sea S/mp/iony
tenor, y la más matizada composición de vastante restringido),.. No quiero hacerme (inmenso poema de amor por el mar, la
Bastianini en 1956, producen diferencias K O de la hoy trivial lucha entre composi- aventura, también de Whitman) son
que seria laborioso y muy discutible deter- ;ores tonales y atonales (como si fueran más que meros productos exóticos diri-
minar en qué casos son a favor o en con- as únicas opciones posibles) sino señalar gidos hacia quienes vibramos con lejanos
tra. Una u otra nos traen a la Callas en un a preocupación frente a la creación cons- perfumes. Estas obras son lo suficiente-
ciente de un lenguaje musical; y en este mente ricas como para poder ofrecer o
punto óptimo dramático y vocal. La graba-
zampo Vaughan Williams aparece como provocar muy diferentes versiones
ción EMl de Lisboa con Kraus, en 1958, la jn inmenso compositor. Resulta, además, siguiendo las diferentes actitudes de los
recoge ya algo declinante, como la de Lon- divertido que es precisamente en Gran exploradores británicos: al igual que ]ohn
dres de ese mismo año, aunque ambas Bretaña (que no se preocupó demasiado Hanmg Speeke, quien atravesó África en
también sean admirables. La versión de r el debate notal-atonal) donde encon- pos de un botín (intelectual y material),
1955 no tiene complementos; la de 1956 ra/nos hoy. como ayer, a una pléyade de Richard Hickox (CD Virgin) atraviesa la
ofrece la gran escena de Vioietta en el pri- apasionantes y modernos creadores; Birst- Sea Symphony como un rapíador, con la
mer acto (1955) y la de Amelia (Acto 2) «istle, Elenjamin... mayor celeridad, con el deseo de volver
en el ñallo ¡n mascbera que Callas cantó a casa; Bemard Haitink y Bryden Thom-
dirigida por Gavaseni en la inauguración La Octava de Vaughan Williams, escri- son recuerdan a Sir Richard Burton, enj-
de la temporada milanesa de 1957-58. t a en 1955, a pesar (¡¿Ay?!) de su dito y enamorado de África y de Arabia,
vocabulario tonal, posibilita una infinidad encontrando su vida en la aventura: Hai-
Análogamente, de las muchas Normo de de caminos, tanto por su forma que des- tink reposa en los ¡ardides de Asia (déci-
la Callas, la aquí ofrecida es la más esquili- miente a su clasificación, como (y sobre mo canto de la Seo Symphony) mientras
brada vocal y dramáticamente. Pero ade- todo) por su genial primer tiempo en el Hickox huye de ellos. Los solistas res-
más el reparto es excelente. La Simionato, cual siete variciones están a la busca de pectivos (Lott y Summers para Haitink;
un tema, siete temas a la busca de su Harshall y Roberts para Hickox) siguen
está espléndida de voz y de línea, con sólo
autor. Bryden Thomson tiene un estilo (es de agradecer) las opciones de los
ciertas reservas para su agilidad (óigase a directores. Para quienes prefieran una
bastante opuesto a sus compatriotas
Marilyn Home). También está sobresalien- (Hickox, Handley hoy; Bourt ayer), no crítica más musical (?) señalaremos que,
te Del Monaco, cuyo acento declamatorio, privilegia los elementos mecánicos, pre- siendo ambas interpretaciones coheren-
vibrante y sincero, conviene al procónsul fiere seguir a estas variaciones en una tes, el coro dirigido por Hickox es un
romano; las reservas para su agilidad son, búsqueda, deriva ensoñada. En esta poco menos claro que el London Phil-
empero, mas serias que para la Simionato. extraordinaria interpretación (integral a harmonic Choír con Haitink, o sea que
Aceptables Zacearía y los secundarios y punto de concluir) Vaughan Williams se pierde a veces el texto.
buena dirección de Votto. más animado tiende, por encima de los graves debates
que Tullio Serafín, tanto en la grabación una (tímida) mano a otro poeta, que fue
EMl de estudio como en la de la RAÍ siempre marginado: Bruno Madema.
(Roma, junio de 1955). con del Monaco y Pedro Elias
Stgnani, que tiene buen sonido pero no es La Sexto, escrita entre 194-4 y 1947.
* tan intensa como la aquí comentada. En sinfonía aún más original que la Cuarta,
suma, para disfrutar a fondo de una crea- es tratada de manera violentísima por VAUGHAN WILUAMS: A 5ec Symfihjnf. F«ll-
Bryden Thomson, con tempi veloces crty Lott (Sopnno). jonathan Summer» (bar). Lon*
ción tan extraordinaria como fue la Norma don Philhimwnlc Cboir. The London Phllharmo-
de Callas -el papel central de su carrera, (mucho más que Bourt): la acentuación
nit. Bcrnird Hiltlnk. CD EMl CDC 7 « I I 3
rítmica revela la brutalidad del primer DOO 1989 por Mlke Sheady. Producido por John
que cantó 88 veces- se debe acudir a esta
movimiento, la riqueza polifónica, la fan- Fruw.
versión de 1955 en La Scala. Como com- tasía melódica asi como la coherencia
plemento del tercer CD, Hunt ofrece 24 VAUGHAN WILUAMS: Sinfon/a n." 6 en Mi
arquitectónica. Dramatismo y lirismo mena' Concreto pava tuba y orquesto. Pirrlck
minutos (las dos grandes escenas de inhabitualmente asociados en un toempe Harriid (tuba)- "TSe London Symphony Orcheitra.
Amina) de l a Sorjdmbu/o que la soprano, infernal ponen en relieve la inventiva Bryden Thomson. CD CHANDOS CHAN 8740
Bemstein y Visconti recrearon el 5 de DDD I9BB por ft. Comens. Producido por B.
orquestal del largo final (Epilogue) pianis- Couieni 47"23'.
marro de 1955 en La Scala. Representa- simo senzo crescendo: áspera desolación,
ción también legendaria que nos ofrece a VAUGHAN WILUAMS: Sin/bn/o Amónico (n.*
solamente equiparable con el clima del 7). Tawad the Untoiown Región. Citherlne Bon
ia maga Callas ahora con voz ágil y brillante, Segundo Qjoaeio de Bartótc (mprano). ftoderick EWra (órgano). The London
casi ligera y aniiftada, para caracterizar la En la época victoriana los libros de Symohony Chorui and OriheKn. Bryden Thom-
inocencia de Amina. Bemstein la secunda sxploración, escritos por los exptorado- ton. CD CHANDOS CHAN 8796 DDD 1989 por
•es, ejercían un extraordinario influjo en ft- C o u u u . producido por B. Couzera. 54B44*.
admirablemente en las cavatinas y la espo-
a mente del público británico: reempla- VAUGHAN WILLIAMS: Sinfonío n • a en He
lea en las cabalettas, sometiendo a dura menoi Da¡ Himnos (ítentide y Dommin Hegn Me)
prueba su agilidad. Eaban el drama y al entretenimiento fontosfa sübre &fWevps Pamia pro doble orquesta
;elevisivo. Pocas obras han cautivado la de cuerda The London Symohony Orcheitra. Bry-
maginación popular como los libros de den Thomion. CD CHANDOS CHAN 6828.
_ivingstone, de Burton (Lofce Regions of DDD Londrtj 1989 por Ralph Comen. Produc-
tor Briui Couzenj. 63'l I".
Roberto Andrade
SCHERZO 75
DISCOS

ESTUDIO DISCOGRAFICO

El nacionalismo espiritual de Shostakovich


I nsuperable versión de la Octava
por Mravinsky* escribe Roberto
Andrade en SCHERZO (dic 89):
¡de acuerdo!... en cuanto a la evocación del
horror, de la violencia apocalíptica, crudos
resulta abusivamente caro, la Denon hubie-
ra podido pensar en una Sinfonía rnas, la
Novena o la Primero, según el criterio del
director. Anceri escogió la Primera, forman-
do asi un díptico sinfónico, un juego de
un mundo musical amado, una soma no sin
autocomplacencia...? Hipótesis (no muy ale-
jada de la opinión que tenia Bartók) que
confirmará o no Inbal en sus próximas
entregas (discográfteas).
contrastes, versión sin medias tintas, en espejos entre dos lenguajes paralelos; un Ashkenazy escoge acoplar la Primera Sin-
blanco y negro, alejada u opuesta a la ver- marco para las Sinfonías más iconoclastas fonía con la Sexta, opción tan coherente
sión admirable y llena de colores de Haitink (Segundo y Cuorto). La Supraphon no lo como el díptico Primera-Quinta, pero con
(Concertgebouw, Decca). Parecía, pues, no entendió, reeditó la Primera con los Cuadros otro matiz (o mensaje), jarvi (Scottish
caber otra opción, sin embargo já^vi propo- de una exposición de Mussorgski. Estamos National, Chandos), con el mismo progra-
ne otras referencias, una Rusia tópicamente esperando la Quinta, versión de referencia, ma realizaba uno de sus más interesantes
junto con la de Mravinsky discos primera obra de un joven prodigio, y
(Leningrand CD Melodya) y amargo adiós de un lenguaje audaz; la Sexta
una decantada interpretación aparecía como una continuación o un final
de Stokowski (New York Sta- de la Quinta. Ashkenazy propone un pro-
dium Orchestra, CD Philips grama, una interpretación bajo el signo de
Legendary). Ashkenazy la apertura: la Primera abre un ciclo de cinco
(comentado en SCHERZO) sinfonías; la Sexto con una novedosa estruc-
proponía un inmenso gesto tura (primer tiempo cubriendo más de la
de esperanza sumergido por mitad de la obra) anuncia las inmensas
la angustia chaikovskiana. Jarvi meditaciones de la Octava, de la Décimo y
(comentado en SCHERZO) en menor medida de la Séptimo. La Sexto
acentuaba la ironía, Inbal con- suele sonar, en casi todas las demás inter-
sigue una severa mezcla de pretaciones, como un obra más densa,
espíritu mahleriano (precisa- espesa, que la Primera: Ashkenazy soprende
mente el de la Tercera, el con una Sexto de textura casi camerfstica,
Sueño de una mañana de vera- de transparencia asi; en realidad el examen
no) y de concentración bruck- de la partitura pone en relieve la exacta
neriana, culminando en la similitud de escritura ente ambas obras y
individualización espacial de avala, asombrosamente, esta opción. Quie-
las cuerdas divididas (Tercer nes aman los contrastes (y la Sexto Sinfonlo)
tiempo). Inbal comparte bási- no podrán ignorar la versión de Bemstein
camente las opciones de Hai- (Filarmónica de Viena. DG): amplitud de
tink (Decca), pero mientras el respiración excepcional (23 minutos para el
Concertgebouw explaya una Largo inicial contra 18 para Ashkenazy).
perfecta sonoridad bruckneriana, la R.S.O. ambigüedad expuesta en una dislocación
de Frankfurt (no se sabe si de necesidad armónica. "Odio la armonía", decía Ivan
eterna, que imaginamos a partir de Dos-
hacen virtud) consigue un dirna más inquie- Karamazoff; y es esta Rusia (imaginaria) la
toievski, Pushkin, NekrassofL toda sensibili-
tante, con sus metales salvajes y su ronca que Bemstein recrea, los personajes de
dad e impulsión:el absoluto fatalismo del
percusión. ¿Insinúa Inbal que la Quinto Sinfo- Oblomov, inactivos, flotando en sus actos;
pueblo ruso aceptando los más terribles
nía de Shostakovich Hiera una caricatura de ' N o hacemos otra cosa que filosofar, gemir
acontecimientos con indiferencia (pero sin
resignación); sufrimiento y felicidad no tie- de aburrimiento y beber", decía Chejov.
nen sentido, vivir es lo único que cuenta.
Escuchemos (Tpo I,°) el pasaje en el cual el Existen unas excelentes versiones de los
como ingles intenta escapar a las llamas del SHOSTAKOVICH: Sinfonía n." 5. Op 47
ftadlo-Sinfome-Orcheiter Frankfurt Éliahu conciertos para violln: una versión lapidaria,
infierno, o de la guerra: Mravinsky evoca las definitiva por Mullova y Previn (Philips,
Inbal. CD DENON CO-74175 Coproduc-
negras sombras de la primera parte de /von ción Hessischer Rundfunk. DDD 1986 en comentada en SCHERZO) del Primer Con-
Grosn/. la película de Eisenstein: Hartnk los frankfuri por Kawaguchi, Haunck. Kittler y cierto; una versión, de referencia también,
colores de la segunda parte; Jarvi utiliza toda Takahash., 47". por Oistraj (Mravinsky para el Pnmero y
la gama de gnses del Acorazado Potemkin. SHOSTAKOVICH: Sinfonías n.° I Op 10 y n." Kondrashin, para el Segundo. CD Melodya);
Los acontecimientos sonoros (como en el 6 Op 54. Royil PMIharmonlc Orcheitra,
Wladlmir Ashkenazy. CD DECCA 425 609 otra que podría ser de referencia con un
tema, repetido once veces por los cellos en mejor a com pan amiento, propuesta por
2. DDD Landres 1988 por Dunkerley. Pro-
el cuarto tiempo) son tratados en pasos ducido por Camal I. 63'3 3*. una violinista tan genial corno desconocida,
sutiles y continuos de luz a luz, de movi- SHOSTAKOVICH: Condeno para violln n* f Stoika Milanova (CD super económico Bal-
miento a movimiento, de forma a forma, Op 77. Concierto para piaría n ° 2 Op 10?. kanton). Entre las dos versiones a comentar
persiguiéndose en una infinita fuga. Mientras Raoyal Phllharmonic Orchestra. Waldimir
Ashkenaiy (dirección). Boris Belkín (vtQl(n). hoy podrían decidirse entre el toque seduc-
Mravinsky está atento a todas las solicrtacio- tor de Belkin y el toque más áspero y varia-
Cristina O r t i i (piano). CD DECCA 425 793
nes de la expresión, Jarvi es apático como 2. DDD I9B8 Y 1989 Londres por Durker- do de Mordkovitch (los acompañamientos
Oblomov. Esta versión nos hace entender \ty y Gayler. Producido por Comall y Myers. son afines con los solistas: redonda la R.P.O.
(mas que el criterio jdanovista) las reaccio- con Ashkenazy; más salvaje y atrevida la
nes stalinianas en contra del compositor, ya
tffíer.
SHOSTAKOVICH: Conciertos para vmSn n ' I Scottish National con Jarvi), o tal vez por el
que tal vez la música rusa, más q j e ninguna Op 99 y n.° 2 Op 129. Lydia Mordkovicch programa. Mordkovitch propone los dos
otra, expresa (según Elie Faure) espontáne- (violln). Scoccish National Orchestra Neeme conciertos: el Segundo Concierto, menos
amente lo que hay de secreto (o sea de Jírvl. CD CHANDOS CHAN 8820. DDD
Glasgow 1989 por Ralph Couzeni. Produci- célebre, es una obra muy personal.concisa,
más real) en el fondo del ser. Intima, dolorosa y violenta que conviene
do por Brian Couzeris. 69*22".
SHOSTAKOVICH: Srrfon'a n.° 8 Op 65. Scot- soberbiamente a la personalidad de la
Inbal empieza su integral Shostakovich tish Nacional Orchestra. Neeme jírvi. CD maravillosa violinista.
con una Quinta, a secas, sin complemento. CHANDOS CHAN B7S7. DDD Glaigow
Ya que no se trata de un concierto, y consi- por Ralph Couzens. Producido por Brian
Couleni. 63'3I".
derando ai i" un compacto de 47 minutos Pedro Etías

76 SCHERZO
A LOS AFICIONADOS AL COMPACT - DISC
LE ABONAMOS 4 2 5 ptas. POR CADA DISCO, LP.
• Real Musical le descontará 425 pesetas por cada disco LP. de música
clásica, (no importa su estado) que nos entregue, por la compra de ca-
da compacto de cualquier marca de la serie de precio normal (2890
ptas.)> y 275 pesetas si el disco compaco fuese de serie de precio medio
(1.895 ptas.)

• Esta promoción será válida sólo para la adquisición de discos compac-


tos y estará vigente Del 15 de noviembre al 15 de diciembre de 1990 en
nuestra tienda de tienda de Madrid Calle Carlos ID, n° 1.

CMUK K
DISCOS

ESTUDIO DISCOGRAFICO

Britten minoritario
C ontinúa la feliz reedición en
formato CD de las obras de
Britten grabadas por Decca a
lo largo de más de dos décadas. Le
celestial intervención del contra-
tenor Jonathan Steeie-
Los Cánticos de Britten son
obras compuestas en muy distin-
llega el tumo a unas piezas de cáma- tos momentos y circunstancias de
ra (los dos cuartetos formaban un la vida del compositor. Los anos
sob disco a lo que se añade la Sinfb- son 1947, 1952. 1954, 1971 y
nietto de su época de estudiante) y 1974. Lo cual es tanto como decir
varias obras corales de carácter reli- que en casi todo momento de
gioso y profano. Se trata, pues, de un sus etapas de madurez acudió
repertono bntteniano menos cono- Britten a un texto para ponerlo
cido que el de sus grandes óperas y en música en forma de cantide.
su principales obras orquestales. Los textos son de Francis Quarles
Britten compuso cuatro cuartetos (siglo XVII), de una de las Chester
de cuerda, uno extremadamente Miracte Plays (como Noé y otras
juvenil al que no dio número de obras suyas), de Edrth Srtwell, y de
opus y tres más, compuestos en T. S Eliot (los IV y V). My Be/oved
1931, 1941, 1945 y 1975. Estos dos is mine op. 40 es una especie de
úttimos aparecen incluidos en el pri- Lied con acompañamiento pianís-
mero de los C D reseñados. Junto tico, una serena meditación que a
con la Sinfometla, donde el joven Brit- veces experimenta una retenida
ten consigue una síntesis entre la exaltación. Abraham on Isaac op,
elección del op. 9 de Schoenbeng y 55 tiene estructura dramática, a
las enseñanzas del maestro Bndge partir de la voz de Dios, a cargo
este registro recorre tres momentos decisi- basada en partes de un poema de Chris- de los dos cantantes que a continuación
vos en la carrera de Britten; el Cuarteto op. topher Smart, escritor del siglo XVIII darán voz a amtxjs personajes, y acompa-
3b es inmediatamente posterior a Peter Grí- aquejado de graves trastornos mentales. ñamiento también reducido al piano. Es una
mes y el op. 94 viene a continuación de su El Britten religioso, pero en modo alguno pequeña ópera, con economía extremada
última ópera, Muerte en Veneáa, y precede militante, trasparece con la gracia y la fres- de recursos, con un precioso contraste
en unos meses a su propiofenecimiento.Es cura de sus composiciones más conocidas, entre la poderosa voz de tenor de Pears y
un disco sin desperdicio donde se advierte Este otm Britten es, en realidad, el mismo. la infantil intervención de John Hahessy. Los
una expresividad sumamente personal, deli- A destacar el cometido de los coros rese- bombardeos de 1940, ese momento del
cada, circunscrita a ío esencial, donde los ñados y, en Rejoice the Lamb, el soprano que ahora se cumplen cincuenta años, en el
modelos u homenajes (el habitual Purcell niño Michael Hartnett y la misteriosa y que Gran Bretaña, sola, se enfrentó a la
para el op. 36, Shostakovich en determina- barbarie nazi y consiguió salvar la civilización
dos momentos de los cinco movimientos BRITTEN: Cuartetos de cuento núms. 2, op occidental tras sus debilidades frente a Ale-
del op. 94) se subsumen en un discurso ori- 36 y 3 op 94. Smfometta op. '- Amideus mania desde 1934, inspiraron un poema
String Quartet. Miembro! del Octeto de
ginal, dramático, intenso, completamente Viena (op I). Productores: Andrew Rae- sobre la pasión de Edtth Srtwell y Britten lo
britten iano. Los intérpretes, basta leer sus bum {op. 36). James Walker (op. 94). Erlk convirtió en su Stiil falls the roin op. 55,
nombres, son simple y llanamente virtuosos Smith (op. I). Ingeniero* Gordon Parry y sobrio y sobrecogedor, desolado, definido
jadc L»w (op. I), Kenneth Wilkinion (op. 4).
y grandes artistas de la música de cámara. Grabadu en 19*3 (op. 36), 1965 (op. I) y por el arioso del tenor y e) leve punteo del
No olvidaremos recordar aquí un excelente 197B (op. 94). DECCA 425 71 S-2 A D D piano hasta el estallido de la trompa, cuan-
registro del Cuarteto Janácek para Suprap- Duraciones: 27-39- (op. 36). 25'32: (op. 94) do el teclado emprende una veloz can-era,
Xl«P(op.l).
hon del op. 36. con momentos en que la música se hace
En la amplia obra coral, con o sin acom- BRITTEN: Soint Nicolás, cantata He/orce the más sugerente de la catástrofe que descrip-
Lamb. cómanlo Peter Pears (Saint Nicolai).
pañamiento, de nuestro compositor, des- Core y Orquesta del Festival de Aldeburgh, tiva. B viaje de los reyes mogos op. 86 y la
tacan las dos cantatas del segundo regis- dirg. por Benjamín Birtten (Id). George Mal- muerte de San Ñaruso op. 89 son de muy
tro. San Nicolás (1948) constituye un rela- col m, órgano, y The Purcell Singerj, dirg. superior complejidad; el primero es para
por1 Benjamín Britten {Re|oke the Lamb).
t o de la legendaria vida de este santo, Producidos por James Walker. Grabaciones tenor, barítono y contratenor; el segundo
donde el tenor (un siempre magnifico de 1954 (Saint Nicolás y 1957 (Rejoice the para tenor el primens con acompañamien-
Pears) asume el papel del mismo y es Lamb) DECCA 425 714-2 ADD Duríckmej; to de piano y el segundo de arpa. El op. 86
4737^ y 15'59* respectivamente
secundado por un coro mixto, con un BRITTEN: The Conbdes (My BetoraJ ü mine, supone otro planteamiento dramatizante,
resudado que a menudo recuerda las can- AbrOkom and Jsooc SB/Í falk the min, Joumey of con un muy distinto relato del viaje de los
tatas de Bach (por ejemplo, el número 5, the Magí, The deolh of Soint NorassusJ A Binh- magos. El op. 89 se refiere a la frustración y
doy Honseí. Siveeler thon fiases Peter Pean,
Nicolás llega a Mira y es elegido obispo, Jotin Hahejjy, James Bowimn, Jorhn Shirlej'- el fracaso en una tardía etapa de la vida de
con una fuga coral -la consagración- efi- Qulrk, con Barry Tuckwel', trompa; Osian Britten, Completan estas cinco importantes
caz, sencilla y magistral). Es la fe simple de ElliS, arpa; 8en|amin Britten, piano. Produc- obras una especie de regalo de cumpleaños
tores: Andrew Raeburn (Cíntteos I. II y III),
carácter popular que siempre estuvo tan Ray Minshull (Cántico IV y Sweeter than del compositor a la reina madre de 1975 y
cerca del compositor de obras como B Roses); Michael Woolcock (Cántico V y A una breve adaptación de Purcell para con-
hijo pródigo o £/ diluvio de Noé. Él texto de Birthdav Hansel), en 1961, 1972 y 1976, res- tra-tenor y piano. Un disco que no es para
pectivamente. DECCA 425 716-2 A D D
la cantata es uno de los habituales colabo- Duraciones: 701)I". I5"S2', I | W . 10"31" y todo el mundo, lo comprendemos muy
radores que no rehuye lo naiT, Reyo/ce trie T\A" (Cánticos I a V); IS'16" (A Birthday bien. Y, sin embargo, felicestaspocos-
lomb (abundante en motivos populares, Hansel) y 3'31" (Sewwter líian Roles).
como la otra) es un canto de alabanza S.M.B.
7SSCHERZO
Noviembre 1990
LA OPERA
Un número monográfico coordinado
y presentado por Alfredo Aracil.
Umberto Eco entrevista a Luciano Berio.
Un texto inédito de Theodor W. Adorno.
Artículos de Nicholas John,
Luigi Pestalozza, José Luis García del Busto,
Luis Carandell, Arturo Reverter,
Miguel Verdú, Roberto Andrade Malde
y Fernando Fraga.
Un fragmento de libreto de Clara Janes.
Una escena del Orfeo de Monteverdi
en recortable de Jaime Aledo.
DISCOS

ESTUDIO DÍSCOGRAFICO

Karajan en vivo
Lint Productions, que en el resto de elenco no está excesivamente afortunado: disco. Es cierto que muchos grandes can-

H Europa está colocada en el seg-


mento de alto precio, nos ofrece
aquí su magnifica calidad técnica con un
sonido equilibrado y natural a precio
la Güden no está en sus mejores días y
acusa algunas tiranteces y oscilaciones,
Protti, con una voz oscura, amplia y reso-
nante, resurta un tanto exagerado en el
tantes han dado lo mejor de sí mismos
bajo su batuta, pero yo creo que esta
relación era recíproca y que Karajan se
crecía con repartos de altura: aquí, en el
medio; las tomas en vivo son una incógni- toreador pero está inmenso en el dúo plano vocal, nos encontramos con un
ta constante para el aficionado, que no con el tenor, la Resnik magnifica como buen nivel medio, excepción hecha del
sabe a prion si va a escuchar una sucesión cantante realiza una Carmen muy pasional tenor de voz excesivamente lírica, con
de ruidos o la ot>ra en cuestión, en este pero algo falta de picardía, y Usunow es fonación engolada y una dicción pésima,
caso la solución favorece a ese aficionado un mal D. (osé al que le falta lirismo, limi- pero Aido es una obra que han grabado
abrumado ante la enormidad de la oferta tándose a soltar voz a la que no favorece las mejores voces del siglo y además
discográfica. ademas sale ganando por la en absoluto una emisión totalmente en la demanda cinco voces con prestaciones
mayor cohesión y calor de la representa- garganta. elevadas. La oferta de Aída en disco es
ción teatral frente a las frias y trucadas La Aido de Karajan es brillante a la vez inmensa, pero si se quiere escuchar a
grabaciones de estudio. que íntima y enormemente vigorosa, aun- Karajan, nuestra recomendación es la
En estas cuatro obras nos encontramos que sea preferible la versión que el propio anteriormente mencionada de Decca. con
con Karajan como denominador común, Karajan grabara en 1960 para Decca, una Tebaldi, Bergonzi, Simionato y Mac Neill,
al pensar ahora en Karajan, quiza por la de las mejor dirigidas de las historia del La versión que nos ofrece de Fidelio es
lógica fafta de perspectiva, se nos aparece más clara y transparente que la de
la imagen de su decadencia física, en la VERDI: Aída. D. Martinis, (Aída). L Furtwángler, por ejemplo, pero enorme-
que casi había desaparecido la gran con- Fehenberger, (Ramades), fs|. Rankin, mente humana y patética, la orquesta es
centración de otros tiempos, y tendemos (Amneris). G. Malaespina, (Amonas- más nítida pero sin perder peso específi-
a pensar en él como en el hombre con ro), M. Petri (Ramphis). Wiener Sing- co, es casi un tanto mozartiana y enorme-
enormes intereses comerciales, que verein. Orquesta Sinfónica de Viena. mente atractiva. El reparto es espléndido
Director: Herbert Von Karajan. Gra-
manejaba desde su cómodo Olimpo una en su conjunto, con especial mención a
bación tomada del vivo en el Grocer
gran parte del lucrativo negocio en que se Walter Berry que realiza un magnifico
Musíkverein Saal de Vjena el 3.2.1951.
ha convertido la música, mal llamada clási- Femando; en el otro platillo de la balanza
2 CD H U N T PRODUCTIONS 2
ca, en la actualidad. A menudo olvidamos CDKR 205. Duración I53'52". está el Florestan de Fritz Uhl, lo más flojo,
al músico que con enorme personalidad, ampliamente superado por los de James
era capaz de afrontar mundos tan diferen- STPAUSS: B Murdéfogo. E. WSchter King o el inteligentísimo Wolfgang Wind-
(Eisenstein), H. Güden, (Rosalinde), E.
tes como la ópera y la sinfonía, sin impor- gassen.
Kuní (Franck), G. Stalze (Orlofsky),
tar que los autores fueses alemanes o ita- El Murciélago es sin duda lo mejor, a
G. Zampieri (Alfred), W . Berry. (Dr.
lianos, o hubiera más de doscientos años Karajan le gustaba esta magnífica opereta,
Falke), R. Steich (Adela). Orquesta y
de diferencia entre ellos, y aunque hubiera Coro de la Opera de Viena. Director disfrutaba dirigiéndola y se le nota. Desde
mayor afinidad con determinado reperto- H e r b e r t v o n Karajan. Grabación la famosa obertura, la más vivaz y alegre
rio, el nivel medio siempre fue de una tomada del vivo en Viena el que ie he oído, hasta la desbordante fiesta
enorme calidad. 31.12.1960. 3 CD H U N T PRODUC- de Orlofsky, pasando por la enorme deli-
Karajan fue un grandísimo director de T I O N S 3 C D K R 215. Duración cadeza y transparencia con que trata toda
ópera, y si no el primero, si uno de los 216'15". la riqueza melódica de la partitura, es
primerias en sentido absoluto que además impresionante, casi único, sólo Carlos Klei-
BIZET: Carmen. R. Resnik, (Car-
del repertorio alemán afrontó sin rubor el men), D. Usunow, (D. José), A. Protti, ber puede comparársele, además, como
italiano, en una época en la que en deter- (Escamillo). H. Güden, (Micaela), H. decía antes, se le nota un canño especia)
minados círculos, muthos de ellos germa- Rossel-Majdan, (Mercedes), L Maikl, por la obra y se advierte igualmente la
nos, se consideraba a Verdi y Donizetti, (Frasquita), L Welter. (Zúfliga), A. realidad de una grabación en vivo en el
por no hablar de Puccini, poco más que Poell. (Morales). Orquesta y Coro de ambiente festivo de un día de Nochevieja.
músicos de charanga. la Opera de Viena. Director: Herbert El reparto es también único y la lectura
Buena prueba de lo anterior nos la von Karajan. Grabación tomada del del mismo habla por sí solo, Wachter,
ofrece en estas cuatro obras bien distintas vivo en Viena el 10.12.1962. 2 C D Güden, Kunz, Berry, y Streich están
entre sí, en las que evidentemente el nivel H U N T PRODUCTIONS. 2 CDKR espléndidos y ellos también lo pasaron
no es el mismo, pero en todas ellas hay 201.Duración: \ST2T. bien aquella Nochevieja contagiando al
detalles de genialidad. Carmen es quizá la BEETHOVEN: Fidelio. H. Prey, (D. público, en esta ocasión encargaron el
más floja, y son preferibles las versiones Fernando), W. Berry, (Pizarro). F. Uhl, papel de Orlofsky no a una mezzo como
de Abbado o Carlos Kleiber, pero sin (Florestan). C Ludwig, (Leonora), H. es habitual, sino a Gemard Stolze en un
entrar en el terreno de las comparaciones, Steffek, (Marcelina), G. Frick, (Rocco), papel a su medida. Como guinda el invita-
que alguien dijo que eran tan odiosas G. Stolze, (Joaquín). Orquesta y Coro do de honor a la fiesta: Giuseppe di Stefa-
como inevitables, queremos destacar de la Opera Bávara. Director Herbert no que canta con su bellísima voz y enor-
aciertos como la negrura y truculencia de von Karajan. Grabación tomada del me calidez 0 soíe mío y B país de los son-
la escena de las cartas, o la entrada de las vivo en Munich el 1.12.1963. 2 C D risos. En suma, versión de absoluta refe-
cigarreras en escena, que va conduciendo H U N T PRODUCTIONS. 2 CDKR rencia
con un maravilloso sentido del rubato 208. Duración: 158'II".
hasta la explosión final. Por otra parte el Ricardo de Cala

80SCHEPZO
LIBROS

JUAN DAVID GARCÍA BACCA: Filosofía co, físico, músico, poeta..., que nos invita a titura como en grabación fonográfica, pro-
de la Música. Texto revisado por M A Pala- pensar la música de otra forma y fondo. moviendo catálogos de compositores y
cios. Editorial Anth ropos, haciendo llegar al concierto piezas olvidadas.
Barcelona. 1990. 830 páginas. T.G. Ante el Catálogo de Guridí, algún impaciente
se preguntará sin duda la razón de atender
"Que la filosofía es música, la máxima." ahora al compositor vasco, cuando otros
Con esta sentencia de Sócrates (Platón. Dia- HERBERT VON KARAJAN: Mi vida En autores, seguramente más importantes,
logo Fedón) abre García Bacca su Filosofa de conversación con Franí Endler. Traducción siguen todavía sin ser estudiados. No cono-
la música; sentencia que, según nos dice, tal de Abelardo Martínez de La pera. Obertura cemos el orden del plan de trabajo de la
ver justifique no sólo el título de esta obra de Antonio Fernández-Cid. Biografías Espa- Fundación, mas el campo inexplorado es tan
sino también su contenido. Contenido que sa. Espasa Calpe. Madrid, 1990. 199 pigi- enorme que por algún sitio habrá que
trata de la música en favor de la filosofía, empezar a labrarlo. Acaso se trate en el
que nos lleva desde la Antigüedad harta fondo de una cuestión de viabilidad, y en
Stockhausen y Xenakis, y que nos advierte Pocos intérpretes han vivido tan abruma- esto Víctor Riego ha demostrado hasta qué
que "los músicos gozaban de una inocencia dos por la obsesión de dejar a la posteridad punto era posible el catálogo de la obra
originalmente paradisiaca. (...) Se podía ser la mayor cantidad de información posible gundiana El trabajo del joven musicólogo ha
inocentemente músico; gran músico inofen- sobre su arte como Herbert von Karajan. La sido en verdad exhaustivo, hasta el punto de
sivamente. Sin responsabilidad religiosa, discografla inmensa, las grabaciones en pelí- que apenas cabe pensar en alguna informa-
moral, social, política. Esta obra pretende cula o video nos proporcionan el registro de ción deseable que esté ausente del texto:
hacer perder a músicos su inocencia filosófi- una can-era paso a paso. Faltaba la memona todo tipo de datos sobre la obra catalogada
ca, teológica, política y social." de su forma de pensar y es lo que nos da (fecha de composición, dispositivo instru-
La mayoría de los filósofos se han intere- esta autobiografía, que por ser la de un hom- mental, partes, fuentes conservadas), su
sado, de una manera o de otra, por la músi- bre excesivamente entregado a la dirección estreno y posible grabación en disco. El
ca, pero pocos han profundizado en ella lo de su imperio musical y económico se matenal gráfico, los cuadros, la bibliografía y
suficiente como para intentar una filosofía de encuentra recogida bajo la forma de entre- los índices aumentan la utilidad del libro.
la música: entre los últimos Adorno. Bloch, y vistas con Franz Endler La revisión final del Pero como todo catálogo, éste de Guridí es
ahora García Bacca. propio Karajan garantiza que hemos de una herramienta, excelente en este caso,
habérnoslas con la verdod oficial. Endler que el musicólogo bnnda al historiador y al
Personalmente, creo que es un aconteci- intérprete. Confiemos en esos frutos futuros.
miento cultural e intelectual de primer asume asi el papel de oficiante en el rito de
orden (la publicación de esta obra) ¡que un adoración al genio. Ni qué decir tiene que el
filósofo español! se meta con la música a tono es velada o abiertamente admirativo - E.M.M.
fondo y forma, cuando el intelectual de este como lo es mucho más el prólogo de Fer-
país huye de la música como si le quemara, nández-Cid -ante las fascinaciones, la pasión
"¡Música! no me la des, no la quiero", y que y, sobre todo, claro está, el arte directorial PIERO RATTAUNO: Historio del piano.
consiga una obra atrevida, novedosa e inte- de Karajan. Se repasa el recorrido profesio- Traducción de Juan Godo Costa. Labor.
resante donde las haya nal de salzburgués, se recoge su repertorio y Barcelona. 1988. 302 páginas.
se citan sus opiniones musicales. Algunas de
Poco a poco García Bacca, ese filósofo
éstas son en extremo polémicas, como
que tenemos olvidado en las Améncas, se Este libro, uno de los varios con muchísi-
cuando opta por las versiones no originales
iba aproximando a la música; Necesidad y mo interés que va sacando a la luz la Edito-
de las 5ínfonr'as de Bruckner o las interpreta-
Azor, Qué es Dios / Quién es Dios (donde rial Labor, es un hecho prácticamente único
ciones masivos de Mozart. Al menos. Karajan
nos propone esa poética teoría de la radiac- en la bibliografía musical en castellano. Exis-
fue coherente con su propia forma de hacer
tividad musical), y ahora llega a ella parafra- tían, por descontado, textos sobre las obras
las cosas, la evolución de la interpretación
seando a M. Machado; Después de filósofo pianísticas de determinados autores o la lite-
apenas llegó a afectarle, por ello es lógico
es mi postrer deseo/ llegar a ser músico,/ ratura para teclado en general. Pero lo que
que califique de modo en el libro la nueva
grande o pequeño. Pero dejemos hablar al aporta el trabajo ahora traducido del espe-
visión de Mozart por ejemplo. En cuanto a
autor: "en esta obra se pretende mostrar cialista italiano es una visión gfobai de la his-
la biografía, desde luego el punto más polé-
que el tipo de ente y el de lenguaje musical toria del instrumento, la música para él com-
mico es la afiliación del músico al partido
es capaz de refutar la óntica y la ontología: la puesta v los interpretes que se han destaca-
nazi, decisión que trata de justificar, sin
metafísica, y. portante, la filosofía, de la que do en su práctica. Avances de la mecánica,
mucha fuerza, como paso imprescindible
la metafísica es el núcleo mas pretencioso; y exigencias creativas, logros del virtuosismo
para obtener su cargo en Aquisgrán. Este y
aportar una óntica y ontología nuevas que aparecen así como puntos de apoyo mutuo
otros muchos pasajes de Mi vida servirán
harían muy bien la filosofía clásica, y aun la en la evolución del piano y su música. Ratta-
seguramente a la confrontación futura con
mas moderna, en aprender de ella; de la Imo se ocupa de aspectos descuidados en
las biografías hechas desde fuero. La traduc-
música, pasada y presente... otras ocasiones por la historiografía, en
ción, en no muy buen castellano, nos depara
Esta obra pretende mostrar teórica docu- expresiones deliciosas, tales como "el bello especial la enseñanza del instrumento, sus
mental y experi mentalmente a los filósofos lo son de Karajan". progresos y cambios. Una aportación muy
que (algo) de filosofía hay intrínseco ya en lo interesante del autor es su tratamiento del
musical, y. sobre todo, lo que está irrumpien- repertorio: sin olvidar, evidentemente, las
piezas clave que se han dedicado al piano.
do, surgiendo y patente ya en las obras (en E.MM Rattalino repasa páginas no tan conocidas y
ciertas obras y en ciertas partes de ellas) de
filosofía nueva, incitante y promisora. Música, el panorama de salón. Para la interpretación
en favor de la filosofía. Y complementaria- de nuestros días, el enfoque es un tanto
VÍCTOR PUEGO DE ANDRÉS: Catálogo conservador. Se reconoce que tocar a
mente: esta obra intenta hacer eso mismo de obras de Jesús Cundí (1886-19b I). Prolo-
respecto de los músicos: haceries caer en Mozart o Beethoven en un piano moderno
go de Pablo Bilbao Aristegui. Centro de es una suerte de transcripción, pero que ¡a
cuenta de lo que la filosofía (óntica y ontolo- Documentación de la Música Española
gía) les está brotando en obras musicales escasez de conciertos de fortepiano históri-
Contemporánea. Fundación Juan March. co no deja otra posibilidad práctica La afir-
suyas; que es la filosofía suya de la que mana, 284 paginas. Madrid, 1989.
brota surge nueva filosofía, como de la física mación data de 1982, siendo entonces por
(natural) de los presocrJticos llegó a manar, completo cuestionable. Ocho años después,
Aunque ya haya pasado un ario desde su ya no se corresponde con la realidad, pues
surgir, y brotar metafísica... Hacer notar al aparición, diversas razones nos mueven a no
músico que filosofa. Que el filósofo note que el fortepiano cobra cada día mayor auge. En
dejar sin comentario el presente Catálogo. cualquier caso, este punto discutible no
la música esta siendo componente intrínseco No es la menor, desde luego, la mención
de la filosofa: de una filosofía especial y de cuestiona el gran valor del libro de Rattalino.
obligada de la labor que está desarrollando
una música especial. Filósofo-y-músico." el Centro de Documentación de la Música
Esta Filosofo de la música, una obra, de un Española Contemporánea de la Fundación
erudito y sabio filósofo, teólogo, matemáti- Juan March, recopilando obras, tanto en par- E.M.M.

SCHERZO 81
LA GUIA

LONDRES 1.3,4 de noviembre: Víctor VALENCIA LOS ANGELES


OPERAS Pablo Pérez. Marco, ProkoTwv.
Covent Garden Dvorak Filarmónica de Lo* Angeles
10, 11: SKten Ehriing. Bradms. Palau d* It Múüca
IL 8ARBIERE DI SIVIGLIA Mozart, Sibdius. 15. 17, 18 d* noviembre: Kurt
(Rossim) Ferro. Hampe. van 17. IS: Matthias Bameft Beet- SancteHing. Mjnam Fned violíri.
der Wall Black, Bacquier, Balt- hoven, Slravinski, Brafuns. 3 de noviembre Orquesta de Mozart. Bruckner.
BARCELONA sa. Raimondi. 2. S, S, 10, 19, 23, 24, 15: Lieonard Balada. La Opera Nacional de Sofia 23. 24. 25- Kurt Sanderting.
22, 28, 30 de noviembre. Narciso Yepss. guitarra. Ludmil Dethev. Vladiguerov. Munay Perahia, piano. Brahms.
Gran teatro del Uceo Adams. Balada, Foss. Chaikcmki, Bruckner. Beethoven.
FIDELIO (Beethoven) Doh- 30. I y 2 de diciembre: Bry- 8: Sinfonía Varsovia. Yehjdi 19. 30, 2 de diciembre: Kurt
ROBERTO DEVEREUX nányi. Dressen. McLaughlm, den Thomson Elgar. Chopm, Menuhin. Rossini, Mozart,
(Donizetti) del Monaco. Gm- Benackovi. Pederson. l í . 14. Rachmaninov. Beelhouen. Sanderimg. Haydn, Mahler.
berova. Belaza. Soffel, Palatchi. 27 de noviembre. I de 9: Orquesta de Valencia.
1.4. i, 7.9, 10 de noviembre. tfictambr*. Tamas Veto. Kuhlau, NiHsen. MILÁN
Brahms.
UN BALLO IN MASCHERA MADRID 15: Orquesta de la Guidad de Teatro alia Scala
(Verdi) Gando*. GaS- Tomo- MUNICH Onford. Cen Masur. Purcell, 5. 19 de novtwnbn: Filarmó-
wa-Sintow, Crote2, Fabuel, Ibermúika Mozart. Elgar, Haydn. nica de Viena. Riccardo Muti.
Zancanaro 17, 19, 12. 15. 27 b)«rlsche Stunoptr IB; Sinfónica de Novosibirsk. Mozart. Schubert.
de noviembre. 4 de noviembre: Filarmónica Amold Katz. Beelhoven. Shos- 9. 10. 11: Gianadrea Gavazze-
PALESTRJNA («tañer] Sawa- de Viena. Riccardo Muti. takovich. n. Menddssohn.
llisch. Schereier. Weikl. Wm- Mozart. íchubert 26: Orquesta de la Scala. Cano
kler. Rootenng. I. I I , IS d * S: Orquesta de la Scala. Canto Maria Gulmi. Beethoven. MUNICH
AMSTERDAM novtembr*. Mana Giulira. BeBhoven. Shot-
takovtch. Rlumónica de Munich
Nederiajidse Opvri DE AEGYFTTSCHE HELENA 18. 19: Filarmónica de Israel.
(R. Strauss) Swallisck jones, Zübin Mehta. Mozaa MaNer. / AMSTERDAM i, S, 6. 8 de noviembre Ser-
IL RITORNO DI ULISSE IN Nieísen. Neumann. NOcker. 7. Haim. Bloch. Beethoven. giu Celibidache. Daniel Baren-
PATRIA (Monteverdi) Wilson. IS. 20, 23 de noviembre. Royil Concertgebouw 6orm. piano. Brahms, Beetho-
Audi. Lamiore, Rolfe Johnson. Oncheltra ven.
Araya. Chance. 10, 12, 15. 18, UN BALLO IN MASCHERA Orquena Nacional 18,20,21,22: Bonney, Peper,
10, 23, 26,19 de noviembre. (Verdi) Lpovsek. Aragall. Cap- 8.9, 15. 17, 18 de noviembre: íchreier. Windmüller. Síhann-
pucciili. 10. 14. 19, 13, 26 de 1, 4 de noviembre: Coro Yakov Kreiíberg. Penderecki, ger Bach. Aliso en si menor.
ravwtnbr*- Nacional. Amoni Ros marbá. 5travinski./ Weber, Dvorak,
Wagner, Hotondéi Emirtie. Stravinski. PARÍS
BERLÍN 9. 10, I I: Luis Aguirrf. Atis.
Prokofiev, Sho^takovich 23, 23, 24, 2& Gerd Albrpcht Orquesta de Pard
DeuochtOper 16, 17, IB: l-tartt Ermler. Rosa Stepdar, Lutoslawski. Petters-
ñus Torres, piano. Prokofiev- sonj Beethoven. 7. 8, 10 de noviembre: Georg
MATHIS DER MALER (Hinde- Teatro da l i Banllb 13. 14. 15: Walter Weller. 16. 29, 30: Gerd Albrecht. Sott. Baitok. Bruckner.
mrth) Kout Fiednch. Cochran, Campo, Runsky-Korsaknv. Beethoven, Bnjch, Ríger. 14, IS, Ife Carta María Gulni.
Hynnfnen. Rührl, von Halem. OTELLO (Verdi) Chung. Schubert
16,21.28 d * noviembre. loncsco. Domingo. Brusor. I I . 22; Loor Pesek. Elmbeth
Esperan. 13. 16. IS. 12. 24. OrqutMJ de RTVE Leonskaya, piano. Smetana.
STEPHEN CLIMAX (Zender) 16, 19 de noviembre. LISBOA Chaikovski. Dvorak
Cambreling. Mussbach. Hamil- t, 2 de noviembre: Sergiu 28,29: Ken Nagano. Lszt Ljge-
ton, Kang, Shade. Mendrofc í. Comissiona Justus Franz, ü. Stravinskj.
4. 7, 10, 13, 16. IE. 20 do VENECIA piaña Vaughan-Williamí, Beet- Fundación Gdbenkian
noviembre. hoven. Brahms. Retrwumiuones en
Teatro La Fenice 8, 9. Ser^iu Comissioni Nar- i de noviembre: 5mfúmca de Radio 2
cíos Yepes, gurtan-a. Sibelius, Viena. Georjes Pretre. Brahms, Í-XI: Concreno OSCRTVE.
LULU (Berg) David. Manr.i HalRler. CXwak Stravirrski. 20 h.
GINEBRA Panagulias, Howells. Cunel, 15, 14: Stamslaw Skrowac- 15: Orquesta Gulbenkian.. 4-Xfc Ocio de Cámara y Poli-
Leggate, Feller. I I . 14, 14, 18, zfw*v. Webem, Bmch Bnid<- Claudio Scimone. Poehieili, fonía 19,30 h.
Gran Tearro 20 de novMmbra. ner Ravel. Schubert, Rossini. 7-XI: Teatro del Uceo. Doni-
12, 23: Michel Plasson. Coro íett. RobOTo Devereui 21 h
I CAPULETTI E I MONTEC- RTVE Berilor 8-XI: Cido de Cámara y Poli-
CHI (Bdlini) Campánula. Car- V1ENA 19. 30: jos* Luis Temes. fonía. 19.30 h.
ser. Will. Gasdia. Tróvanos, Copland, Stravinski. Falcón, LONDRES 9-XI: Concierto OSCRTVE.
Loparob. 1. 5. 8, I I , 14. 17, Staitsoper Ivés 20 h,
20 de noviembre 10-XI: Los conciertos de
DIE ENTFUEHRUNG AUS The South Bank Camrt Radio 2- Camerata Banloche.
DEM SERAtt- (Mozart) Zagro- Cklo de Cámara y Polífona 12 h.
seK. Hefrman- Zhate, Dawson, I de noviembre: Filarmónica 12-Xt Temporada Euronadia
GLASGOW 5imytka. 5eiler. 3, 6, 8 de I de noviembre: Bruno Gel- de Viena. Riccardo Muti. Sinfónica DR Copenhague.
nonémbrt ber, piano. Mozart Schubert. Segerstam SjbeNus, Niemen,
Sconlsh Opera &: London Brass ViStuosi. J: Orquesta y Coros BBC. Qaa 2030 h.
DIE MEIStERSINGER VON Haendel, Purcell, ByrcL Gabne- Andrew Davis. Tippert, The 13-XI: CJCIO de Cámara y
THE VAN1SHING 8RIDE- NÜRNBERG (Wagner) Davis li, Clarlte. Susato. Dftten, Mosk o( Tone. Polifonía. 1930-h.
GROOM (Werr) Hacker. Schenk. van Dam. Salmfnen, Herae. *r. The Philrarmonia. Giuseppe IS-XI: ktem. I9J0 h,
Spink. Kerr. McCormaík Poul- Kollo, Popp. IB. 21. IS de 8: SEMA QjnDgos Smopcdi. Mo/art Mahler I«-XI: Concierto OSCRTVE.
ton 17.19 de noviembre. noviembr» 13: Trio Mendelssotin. Moni- 6,9: London Philarmonic. 20 h.
^vatge. Schumann, Sme^ana. SÍnon Rattle. Brahms, Smfbn*K. 17-XI: Los conciertos de
IS: Amancio Prieta. 10, I I : Isaac Stem. Yo Yo Ma. Radio 1 Marta Teresa CHenlo.
ZURJCH 20: Anne Sofie von Otter. Emanuel Ax. Schubert./ clave y fortepiano. 12 h.
19-XI: Teatro del Liceo. Verdi.
Wolf Brahms. 6o#o m rTwsdiertj. 21 h.
HAMBURGO Opemhaus í i Cuarteto Alban Benj Bar- 11: Roya Philarmonic Vfadimir J0-XL Celo de Cámara y
tok, Mozart. Ashkenazy. Daniel Barenbofm. Polifonía. 19.30 h.
Opera de Hvnburto LA CLEMENZA Dt TITO 17.19: Ayo^menei Mozart piano. Walton. Brahms. 22-Xh ídem. 1930 h.
(Mozart) Mamoncourt. Ptt- 16: Amsierdam Baroque 23-XL- Concierto OSCRTVE.
TANNHAUSER (Wagner) nam, Vermí Ilion. Kasarova. Orchestra. Ton Koopman. 20 h.
Albrecht Kupfer. MoH, Neu- ChaJker, Rendall 3, 7 de IB: The orchestra of the Age 24-XI: Los concierto* de
mann, Kruse. 4, 11 de noviem- noviembre. TENERIFE on Enlightenment. Charles Radio 2 Coro Sebastián
bre. Mackerras. Mendetssohn, Cni- Duron José Maria Barquín. I !
Orquena Sinlomca de sell, Schubert. h.
LE NOZZE DI FÍGARO Tenerife 24: The London Oassical Pla- lé-XJ: Temporada Eurwradio.
(Mo¡art) Inbal. Schaaf. Gallo, CONCIERTOS yerí Roger Nomngton. MeMn Orquesta Escocesa BBC lerzy
Marsiono, K«on, Trtus, Ljang. 14. IS. 16 d * noviembre: Vfc- Tan. fortepiano Beethoven. Maksimiuk. Debusy, Elgar.
18, 21 de noviembr*. lor Pablo Pérez. Guillermo Mozart. Macmillan.
HANSEL UND GRETEL González, piano. Larraun. 37; Les Arta Flonssants. 27-XI: Ciclo de Cámara y
(Humperdinck) Albrecht, BARCELONA ftavel, FVancU Franck. Falla, E. Wllliarri Chnstte. Rossi Orféo PoWbnla. 19,30 h.
Beauvais. Grundheber Kwon. HaMer. 30: Onquestí / coro Philhar- 29-W:J*m 19,30 h
Harwig. Kragen. 10.13. 26, 29 Orquesta Ciudad de Barcelo- 22: Sheldon Morgenstem. Ivés. moma Giuíeppe Sinopoh. 30-W: Concierto OSCRTVE.
de nowemfcr». na. Glazunov. Mahler, Oaovo 20 h

S2SCHEHZO
DOSIER

César Franck
1890 -1990

L
a conmemoración del centenario de la muerte de César Franck
(noviembre de 1890-nov¡embre de 1990) nos proporciona la
ocasión de revisitar, en una de sus figuras emblemáticas, ese
fascinante fresco de la historia de la música que constituye, en Francia, el
largo medio siglo postenor a la guerra franco-prusiana, en el que
todas las escuelas estéticas (y no sólo musicales), tuvieron su expresión
en la obra de un número sin par de nombres señeros. París
recuperaba así su puesto como uno de los tres polos de la
creación musical europea de vanguardia, ¡unto a Viena y el
tándem Moscú-San Petersburgo.
Cabeza de una fecundísima escuela que abarca vanas generaciones de
artistas, autor de obras capitales en el género camerístico e instrumental,
renovador de la literatura organística, sinfonista egregio, todos estos
aspectos de Franck nos son reflejados en el presente dosier
por Fedenco Eguillor, Felipe López, A. L Holmes y Jean Gallois,
respectivamente. SCHERZO desea contribuir así a la adecuada
conmemoración de la efeméndes / a despertar un renovado
interés por una obra, y un tiempo, que forman parte esencia!
del legado musical

SCHERZO 8j
DOSIER

César Franck en su centenario


* dios, maestro! Adiós y gracias, porque Poco brillante por su porte, asi como por su físico y aliño,
no ofrece en este sentido ningún especial atractivo. Sólo en

Í jk habéis obrado bien. En vos saludamos a


un trato directo se percibe el delicado encanto de su noble
espíritu, su conducta intachable, su bondad y comprensión.
De sencilla familia católica, creyente fervoroso, impulsado
/ • uno de los grandes artistas de este siglo, al por evangélico amor al bien, César está naturalmente bien
f^^ profesor incomparable cuyas maravillosas dotado para la música.
¿ ^ L eneñanzas han hecho florecer toda una Es inteligente pero carece de sentido práctico ni interés
generación de músicos seguros, creyentes y reflexivos... Y, por lo material.
asimismo, al hombre justo y recto, tan humano y desprendi- Humilde y dócil, ingenuo e infantil, es fácilmente manejado
do, que dio siempre consejo seguro y palabra buena. ¡Adiós, por un despótico padre que, interesado y mundano, decide
maestro!". su dedicación al piano como
Junto a la fosa que esperaba la húmeda tierra del cemen- futuro virtuoso. Esta exclusi-
terio de Montrouge habla una multitud formada por compo- va disciplina puede ser causa
sitores, músicos, estudiantes, de una deficiente formación
personalidades oficiales y cul- literaria y artística, como
turales, clérigos y feligreses de podra apreciarse en la poca
Santa Clotilde; algunos de los exigencia en la elección de
más queridos, Duparc, d'lndy, textos de sus obras cantadas.
estaban lejos; ciertos persona- Franck también carecerá de
jes oficiales no hablan conside- sentido dramático que le
rado necesario asistir. Era un permita acometer con éxito
día lluvioso y frío, 10 de dramas y obras teatrales.
noviembre de 1890, en París. Su juventud transcurre
Acababan de enterrar a César entre incesantes estudios, de
Franck, compositor. los que se ve recompensado
¿Quién era este hombre al por importantes premios, y
que la oración fúnebre de recitales de piano que le
Emmanuel Chabrier dedicaba organiza su padre, quien le
estos sencillos pero hermosos impide concursar en el Pre-
y entrañables elogios? ¿Qué mio de Roma. César ha cum-
motivo reunía tal duelo por un plido ya veinticuatro años; la
hombre que asi recibía un dependencia paterna se hace
homenaje que quizá no tuvo cada vez más dura e insopor-
en vida? table. Tiene que dar clases
Antes de contestar a estas con las que ayuda en la eco-
preguntas será necesaria una nomía casera. Y se prenda de
aclaración. Cien años han una joven, alumna suya. La
transcurrido desde la muerte oposición paterna, que veta
de Franck que ahora conme- esta relación, le decide:
moramos. Durante este tiem- César abandona el hogar
po con frecuencia se nos ha familiar. Por pnmera vez aspi-
dado un juicio distorsionado César Fronck en el cementerio de Monlpomasse
ra libertad. Dos años mas
de su obra. Y es que. en la
tos, único. Su retrato no puede ser completo ni tampoco tarde, en 1848, contrae matrimonio con Felicite Saillot-Des-
Historia de la Música, su caso
hacerse un juicio crítico ponderado sin incluir en el mismo mousseaux. la joven alumna de piano.
es singular y, en algunos aspee-
el franckismo y sus mantenedores, ese grupo de composito- Hasta entonces las composiciones de Franck han carecido
res que decidieron y maduraron su vocación musical con la de importancia e interés por sí mismas. Pero es ahora, en
enseñanza y ejemplo del maestro, y que fueron afectuosa- esos dos años, cuando compone Lo que se oye en la monto-
mente apelados la banda de Franck. Su rica floración dio ña, poema sinfónico muy valiente para él y la época, y con el
buenos y abundantes frutos a la música francesa de entresi- que se anticipa varios años al de Franz Liszt sobre el mismo
gios. Es por ello justo que sean tenidos en cuenta como texto de Víctor Hugo.
otro opus en la obra de César Franck Pero esta flor de un día no tendrá continuación. En su
nuevo hogar el buen César también carece del ambiente
que precisaría su tímida inspiración, tan atada a una persona-
El hombre lidad que madura con inusitada lentitud.
Además dispone de muy poco tiempo para sí. Su subsis-
tencia depende de sus ingresos como profesor en colegios y
A.I margen de su obra, los aspectos humanos de nuestro clases particulares. Trabajador incansable, va de una punta a
artista son en sí dignos de atención por el contraste entre otra de París, de clase en clase, y sólo se libera tarde, des-
sus infrecuentes virtudes y las acusadas carencias que en él pués de un largo y fatigoso día, en las vacaciones estivales. Es
se aunan. entonces, como Mahler. cuando puede dedicarse a la com-
84SCHEKZO
CESAR FRANCK

posición. Por otro lado, durante toda su vida se verá atado de la obra que sale de la pluma del maestro es Paul Dukas
por su ayuda en los oficios religiosos de sucesivas iglesias en cuando afirma: "El lenguaje de César Franck es rigurosamen-
las que toca el órgano. La última de ellas. Santa Clotilde, te individual, con un timbre y acento hasta ahora desconoci-
escucha sus interpretaciones en el estupendo órgano Cavai- dos, que le hacen ser reconocido entre los demás. Ningún
Ilé-Coll durante los treinta últimos años de su vida. músico dudará sobre la atribución de una frase todavía des-
Es en su teclado, como si de una orquesta se tratase, conocida del maestro. El cuño armónico, el contorno de su
donde Franck nuevamente se eleva hinchado de libertad, e melodía, lo distinguen tan claramente como una frase de
inicia, poco a poco, su crecimiento creador. Estamos en Wagner o de Chopín".
1858. Improvisa con facilidad y frecuencia y es allí donde, en

LA BANDA
Los alumnos de César
Franck se dividen en dos
grupos claramente dife-
renciados. En el primero
se encuentran los que
atienden sus clases en el
Con servato no. Hay, entre
estos organistas, futuros
compositores de los que
algunos serán notables y
sustituirán al maestro, a su
muerte, en las tareas que
deja vacías. Cabe citar
entre estos a Gabriel Pier-
né, Louis Vierne y, sobre
todo, a Charles Tourne-
mire, que publicará £/
Organista, cincuenta y
nueve piezas para armo-
nium, úlima obra incom-
pleta de Franck, con el
Francfc junto '-•ounod y otros contemporáneos
que le unen tantos puntos
1866, le escuchará Liszt sus últimas composiciones, abrazán- en común, y es autor de una monumental obra, El Órgano
dole al terminar, con lágrimas en los ojos, y saludándole MÍSTICO.
como a un segundo Bach. El otro grupo, el que ha sido llamado la banda de Francfe,
A lo largo de su actividad como profesor de música, está formado por alumnos que reciben su enseñanza en
Franck irá encontrando un reducido número de hombres colegios o clases particulares, antes de la obtención de la
jóvenes, musicalmente sensibles y ansiosos de un arte seno cátedra de órgano, actividad aquella que se reduce al míni-
y profundo. Tienen en común una procedencia burguesa o mo a partir de 1873.
acomodada; son cultos, con estudios avanzados o carreras Henn Duparc y Arthur Coquard, los primeros cronológi-
terminadas y, por ello, con vocación tardía por la música. camente, conocen al compositor en las clases de piano que
Pero, ante todo, hay que destacar su acusado idealismo que éste imparte en el colegio de Jesuítas de la calle Vaugirard,
se nutre en la enseñanza de este belga de raíces alemanas. hacia el año 1863, según N. van der Elst. La atracción que en
que les entiende y ayuda, comge y aconseja, lejos de imposi- ellos produce Franck les impulsa a un proselitismo contagio-
ciones y normas, y que les revela lo más profundo de la so que se hará extensivo a Alexis de Castillon y Vincent
música de Bach. Beethoven y Schubert. d'lndy en las proximidades de los años setenta. Más tarde
El contacto entre maestro y discípulos y todo cuanto también se unirán a ellos Charles Bordes. Fierre de Bréville y
aportan al mismo tiene un efecto sinérgico que crea un Guy Ropartz, más jóvenes que los anteriores. No hay que
ambiente propicio, con el calor preciso, para que este hom- olvidar, por último, a Guillaume Lekeu, jovencísimo valor,
bre maduro, cercano a los sesenta años, sufra una eclosión que, próximo ya el fin de Franck, tiene la dicha de recibir
creadora y empiece a dar al mundo una serie de inspiradas y una veintena de clases del maestro, admirado de la aptitud
bellísimas obras que, partiendo de un apasionado y sensual del alumno. La relación quizás no sea total pero incluye sin
Quinteto, correrá en torrente imparable hasta el vuelo triun- duda a los que más se distinguirán en su constancia por la
fal de libertad y alegría del Allegro non troppo de su Sinfonía causa franckista y por la importancia de la obra de que son
en re menor. Entre tanto, contagiada por este ejemplo, la autores.
Banda de Franck da también a la música francesa un conjun- Los rasgos en algún modo comunes a todos ellos, a que
to de composiciones que cuenta entre los más neos de su nos referíamos antenormente, permiten calificar su posición
historia. frente a la música como amateur. Sin embargo, gracias a ello,
Es Claude Debussy quien define bien la actitud de Franck pueden, sin otra preocupación ni traba, alcanzar la meta
frente a su música en coméntanos no carentes de una cierta estética de sus desinteresados ideales mediante el encuentro
acidez: "... le bastaba encontrar una bella armonía para ser con Franck. Y es así como, de modo espontáneo y sincero,
feliz durante todo un día" y "El arte de Franck sirve a la forman a su alrededor una cierta hermandad en la que
Música sin atreverse a pedirle la Glona". luchan con tesón por una música nueva. Franck es, sin pre-
Pero quien mejor hace justicia y defiende la personalidad tenderlo, el sumo oficiante de este cenáculo en el que, libres

SCHERZO # 5
DOSIER

de imposiciones e intereses, cada uno actúa según su propia cuando cumple veinticuatro años, deja tras de sí la impresión
inclinación. Y así puede comprenderse un comentario de de su extraordinaria precocidad y de rasgos de genialidad
una carta de Duparc a d'lndy en septiembre de 1873: "A que han hecho que se le compare con Mozart y Rimbaud.
Franck no le entusiasma la Walkyria... En esto rechazo por Sus casi cuarenta obras, catalogadas por P.G. Langevin. inclu-
completo su autoridad". yen el Adagio para cuerteto y orquesta, premonitor de otras
Franck estudia con interés y placer ías partituras de Wag- músicas, que en I 890 Lekeu encabeza con este verso de
ner en las que posiblemente no vea más que valores pura- Georges Vanor "Las flores pálidas del recuerdo..." ...¿A la
mente musicales, fuera del alcance e memoria de César Franck?
intención de su autor, valores que, sin
duda, de alguna manera asimila. Y es Los hitos de una vida
quizás su talante sereno y objetivo el (Cronología esquemática que incluye la
ejemplo que retiene a su banda sin lan- curiosa distribución de la actividad creadora El valor de una obra
zarse ciegamente en la hoguera de Bay- de Cesar Franck a lo largo de su vida. Se
citan sólo aquellas obras completas que se
reuth que les atrae con su mágico ful- consideran importantes o be interés circuns- t i proceso creador de César Franck se
gor. Y de este modo, wagnerianos fer- tancial). produce en un ambiente en el que sus
vientes todos ellos, no dejarán que su composiciones constituyen una rareza.
obra sea arrastrada por la música ger- 1822- 10 de diciembre: César Augustoe- Los estrépitos de la revolución de
mánica, sino que. fecundada por ella, Franck nace en Lieja. Bélgica, 1789 y del Pnmer Impeno provocan una
1835- Traslado a París: prosigue sus estu-
nacerá genumamente francesa y en la dios musicales. conmoción en la música francesa que
que, irremediablemente, se percibirá el 1837- Ingresa en el Conservatorio de pasa de los palacios aristocráticos a la
aroma de Franck. París. calle, se hace popular y triunfa en pom-
No es posible entrar en detalle y por del1841 - Trió en Fa sostenido menor (primero posas ceremonias e himnos de Gossec,
Op. 11
ello, con pena, es necesario soslayar la 1846- Ruth, égloga bíblica. Abandono del Lesueur y Méhul. Con la Restauración, la
obra de Castillon, Bréville y Ropartz. las hogar paterno. multitudinaria efervescencia da paso al
batallas franckistas de Coquard y el ara- Lo que se oye en la montaña, poema sinfó- consumo de un arte más blando y ama-
ñar de Bordes en el pasado, para dar nico. ble tanto en la escena como en los nue-
1848- 22 de febrero: Contrae matnmo-
unas largas pinceladas sobre los más nio, del que habrá dos hijos vivos. vos salones. Y París se hace meta
notables de este interesante grupo. 1858- Organista de Santa Clotilde. imprescindible en el arte europeo como
De Henri Duparc puede decirse que, 1861 - Seis Piezas para Órgano vía a la gloria y al triunfo.
en algún aspecto, su vida es contraposi- 1863- Encuentro con Duparc. La ópera es el género musical más
1870- Guerra Franco-pnjsiana.
ción de la de Franck. Impresiona saber 1873- Redención, poema sinfónico para cultivado y apreciado, en el que se cen-
que después de componer, a la edad de solista, coro y orquesta. tran los afanes de compositores e intér-
treinta y siete años, su última melodía, 1876- Las Eálidas. poema sinfónico. pretes. Es, primero, la ópera cómica con
La vida anterior, se sume en un silencio 1878- Fres Piezas para Órgano autores com Hérold. Adam y Boieldieu.
1879- Quinteto en Fa menor, para cuarteto
creador que durará hasta su muerte, y piano, Más tarde la ópera italiana de Spontini,
casi medio siglo después. Esa canción, tos Bienaventuranzas, oratorio para solis- Belfini, Donizetti y Rossini y las de los
junto con las tituladas La invitación al tas, coro y orq. franceses que siguen dicho estilo, en el
viaje y Phydilé, son la joya maravillosa de i 881 - Rebecca, escena bíblica para solis- que sobresalen Auber, Halévy, Thomas
su obra en la que además de otras estu- tas,1882- coro y orq.
Cátedra de órgano en el Conserva-
y el alemán Meyerbeer. Y, naturalmen-
pendas catorce canciones poco más tono de París. te, la opereta con su chispeante bullicio.
queda. Duparc compuso todo ello en £f cazador maldito, poema sinfónico. Todo ello en brillantes representacio-
vida de Franck. 1884- í_os D/inns, poema sinfónico para nes, entretenimiento y diversión, luci-
Vincent d'lndy es sin duda alguna la piano y orq, miento de divos y favoritos, donde la
Preludio, Coral y Fuga para piano.
cabeza ideológica de la Banda y uno de 1885- Huida, ópera. música tiene una importancia a la que
sus más activos difusores. Llega a alcan- Variaciones sinfónicas, para piano y orq. no corresponde un primer lugar. Es en
zar un papel importante en la sociedad 1885- Recibe la legión de Honor. este ambiente donde se producen los
musical de su tiempo, donde su Schola 1886- Preludio. Ano y Final, para piano. fracasos y desilusiones de artistas sona-
Sonata para violln y piano.
Cantorum compite duramente con el Es elegido Presidente de la S.N.M.
dores, como el ultra-romántico Héctor
Conservatorio. Su obra, amplia y varia- 1888- Psyché, poema sinfónico para Berhoz, que muere solo y amargado, o
da, ha sido condenada a un ostracismo orquesta y coro. el sajón Ricardo Wagner, cuyo
del que sólo una parte se ha recupera- 1889- Sinfonía en re menor. Tannhauser se hunde materialmente
do. Cuarteto de cuerda en Re mayor. pisoteado, como castigo de su rebeldía
1890- Tres Coretes para órgano.
Ernest Chausson. musicalmente 8 de noviembre: a los sesenta y siete años contra los convencionalismos imperan-
hablando, es el mejor dotado del con- César Franck muere en París. tes.
junto pero, inseguro y melancólico, se Pero también, al mismo tiempo, otra
sume en un mtimismo frágil y delicado. música que viene de los estados alemanes y Austria atravie-
Su ópera El Rey Arthus, felizmente recuperada en estos sa las fronteras francesas, y Mozart, Mendelssohn y hasta
años, transluce en su protagonista la personalidad de su Schumann llegan en los recitales que interpretan viajeros
autor, como si de su alter-ego se tratara. Después de la como Chopin, Liszt, o de la mano de músicos franceses
muerte de Franck la música de Chausson se individualiza como Habeneck y Samt-Saéns.
gradualmente y se aproxima mucho a la de Claude Debussy. Estamos en I 870. La fugaz Guerra Franco-prusiana con la
por lo que puede considerársele de algún modo precursor derrota de Sedan provocan la caída del Segundo Imperio. La
y enlace de la música impresionista. Intriga pensar a dónde capitulación ante la naciente Alemania despierta en el pue-
pudiera haber llegado de no haber perecido en un prematu- blo francés un extremado sentimiento nacionalista al que no
ro y brutal accidente. son ajenos los músicos, Franck entre ellos. ¡Ars Galilea!
Guillaume Lekeu es la esperanza rota, destrozada. Muerto Este es el lema de la nueva Sociedad Nacional de Música

86SCHERZO
CESAR FRANCK

De izq. o tjcha-.josepti Guy Ropam, Henn Duport, Charles Bordes. Vmcent D'lndy y fierre de Brévplle-Oisc'puJos de César fronde
que se crea para apoyar y difundir la obra de los composito- amigo y discípulo de Saint-Saens, tesorero.
res franceses vivos. La idea lanzada por Alexis de Castillon Esta nueva directiva es. naturalmente, la idónea para que
en la casa de Duparc, es puesta en práctica inmediatamente. el combativo d'lndy maneje, primero en la sombra y luego
Es 1871, el brillante Camille Samt-Saéns es nombrado su abiertamente, el timón de la S.N.M. Durante los años que
presidente. Junto a éi, entre otros, se agrupan Romain Bussi- siguen su acción elevará la figura y la obra de Franck, que en
ne, César Franck, Georges Bizet, Jules Massenet, Edouard 1890 desaparece, a las alturas de la santidad y el dogma res-
Lalo, Duparc y, como secretario, Castillon. pectivamente. Desde ahora será el Poter Seraftcus. mitad
La labor desarrollada por la S.N.M. en estos años es fun- angélico, mitad Francisco de Asís, único y directo continua-
damental para la música francesa de esa época. Se estrenan dor de Beethoven.
e interpretan multitud de partituras cuya tinta aún está fres- Naturalmente una reacción contraria no tarda en aparecer
ca, y se recuperan aquéllas que no tuvieron su oportunidad. y en su corriente se mezclan conceptos ajenos y gratuitos
Y nuevos músicos vienen a sumarse a sus filas llenos de pero que, de algún modo, pueden explicarse si se conside-
entusiasmo. Pero pronto aparecen tendencias y divergencias ran las vicisitudes internas de Francia, dividida por el caso
con los distintos gustos y estilos de los allí reunidos, tenden- Dreyfus, con un antisemitismo creciente, que salpica al
cias que van cristalizando en tensiones a las que no son aje- mismo d'lndy, y donde la etiqueta de derechista es fácilmen-
nos los miembros de la Banda, sin que Franck, siempre com- te aplicable a los miembros de la Banda.
placiente y alejado de humanos intereses, intervenga. Samt- Para mayor desgracia la desafortunada buena intención de
Saéns defiende un nacionalismo a ultranza frente a los d'lndy le lleva a escribir una biografía crítica del Padre Franck,
franckistas y otros, que intentan una apertura y la inclusión muy parcial e inexacta. Sirva de ejemplo que en ella el famo-
en sus programas de partituras extranjeras. Saint-Saéns es so Quinteto, obra maravillosa que abre la última etapa crea-
una figura antipódica de ía de Francte es culto, cosmopolita, dora de Franck. es mencionado sin comentario ni análisis
afamado pianista y prolífico en su creatividad. En 1886 se alguno, como queriendo ocultarlo. Bien sabido es que con
produce la ruptura: una votación vence la cerrazón naciona- ello se quiere soslayar la malintencionada e injusta murmura-
lista. Saint-Saens y Bussine dimiten. Franck es elegido nuevo ción sobre la influencia en su maduración de una senil atrac-
presidente. Chausson será el secretario y Gabriel Fauré, ción de su autor por Augusta Holmes, discípula suya. Y de

SCHERZO 87
DOSIER

hecho parece que así fue, pero quedando impoluta la obras posteriores de los franckistas e incluso por el mismo
honestidad de Franck. Debussy (Cuarteto y El mar).
Con todo lo que antecede puede comprenderse cómo, La paleta de colores que utiliza se enriquece armónica-
con el transcurso del tiempo, las opiniones sobre todo mente con agregaciones que en parte proceden de Wagner;
aquello relacionado con Franck han podido ser contradicto- esto le lleva a frecuentes y cautivadoras modulaciones de las
rias y engañosas, vinieran de donde vinieran, lo que ha llega- que es maestro indiscutible. Como dice T. Maass Marshall "...
do a constituir un cierto galimatías. la avanzada exploración de Franck en la yuxtaposición de
Antes de hacer una valoración de la música que nos acordes tiene repercusiones en la música de una generación
ocupa sería interesante terminar con la historia del franckis- postenor, notablemente en Debussy, para quien el concepto
mo. de colores armónicos en contraste es fundamental",
En 1909 la S.N.M. sufre una escisión con la fundación de la Con este rico bagaje. Franck, como destaca su biógrafo
Sociedad Musical Independiente de la que forman parte Jean Gallois, trabaja en géneros muy diversos que por lo
Ravel, Caplet, Vuillermoz, Roger-Ducasse y Charles Koechlm general no vuelve a repetir (quinteto, sonata, variaciones,
entre otros. Gabriel Fauré, entonces director del Con- sinfonía, cuarteto...). La influencia que con ellos ejerce es tan
servatorio y músico de exquisita sensibilidad, acepta su pre- grande que únicamente nos fijaremos en algún ejemplo: la
sinfonía, tan ausente en la música
francesa (sin olvidar las de Gou-
nod, Bizet, Lalo y Saint-Saens) se
enriquece con un nutrido número
de magníficos ejemplos tras el
modelo de su Sinfonía en re
menor. El Preludio, Coral y Fuga,
¿no es un precedente para la
soberbia Sonata y las Variaciones
de Paul Dukas? O la originalidad
del tratamiento instrumental de
las Variaciones Sinfónicas, que se
anticipan a las Noches de Falla, las
Fantasías de Fauré y Debussy, la
Buríesco de Strauss o Prometeo de
Scnabin, como nos recuerda
Alfred Cortot.
La mélodie no tiene en el maes-
tro su mejor servidor. De sus
veintitantas canciones sólo alguna
(Lo Procesión, Nocturno...) alcanzan
calidad semejante a otras compo-
siciones. Pero junto a él Duparc
compone todas sus canciones y
Chausson y Bréville parte de las
suyas. Con seguridad puede afir-
marse que sin él no hubiesen
nacido estas obras sin par,
Finalmente, la infuencia de su
obra y magisterio en la música
Eí conservatorio cíe Porfs, donde César Franck úaou CS de órgano. religiosa de órgano en particular
es decisiva. Alejándose de la
sidencia . influencia operística de la época en el arte sacro, emprende
Por su lado la corriente franckista durará largos años en la un rumbo de elevación y espiritualidad más acordes con la
Schola Cantorum que, con Bordes y Alexander Guilmant, esencia de ese género. Ello queda reflejado en grandes sec-
funda en 1894 d'lndy (muerto en 193 I), y en los conserva- ciones de Los Bienaventuranzas y, sobre todo, en los Tres
torios de Nancy y Strasburgo bajo la dirección e influencia Corales, postrera obra organística con la que Franck alcanza
de Guy Ropartz (muerto en 1955). De entre los músicos la más alta cota de su creación y origina la gran escuela del
que reciben sus enseñanzas, hay que destacar tres que se órgano sinfónico francés continuada por Widor, Vierne,
distinguen por sus composiciones: Alberic Magnard, Deodat Toumemire, Durufié. Dupré-, y Olivier Messiaen en nues-
de Séverac y Albert Roussel. tros días.
Sin perder de vista la opinión de Dukas antes mencionada Nuestro mundo actual camina tan aprisa que con frecuen-
sobre la personalidad de la música de Franck es importante cia deja pasar inadvertidas, en el margen del camino, hermo-
hacer un repaso de otros valores que en ella concurren. sas creaciones humanas. Una mirada hacia atrás ayuda por
La esencia de sus partituras es de carácter íntimo y espiri- ello a conocer mejor de dónde venimos y a centrar el futu-
tual; su concepción y metas estrictamente musicales. Da por ro. Quizás esto no sea estrictamente aplicable a Franck pero
ello una nueva importancia a la música de cámara, cuyo sí lo es al franckismo. Este centenario puede ser el momento
impulso tendrá efectos muy duraderos. Las estructuras que oportuno para una recuparación objetiva. Vale la pena: Es
utiliza se refuerzan con el uso del sistema cíclico, ya emplea- recobrar un poco un tiempo perdido,
do por Beethoven y Schumann, consiguiendo de este modo
una singular unidad interna. Será muy frecuentado en las Federico EguiBor

88 SCHERZO
TEATRO LÍRICO NACIONAL
TEMPORADA
/990-91
LA ZARZUELA
Sofaraintandant*: 1OM ANTONIO CAMPOS
O i f K t o i Musical Amelado MIGUEL ÁNGEL GÓMEZ MARTÍNEZ
MINISTERIO DE CULTURA

, 2 0 , 1 1 , J5, J t d* mayo H Af
L LE T OPERA JOf* RAMÓN HOMAR

BAI.1.KT CRISTINA HOYOS


Dal • ll 1« «a MpUambra 11. M, 17, ID d> « « , 1 da M H »
OTELLO O^HAHOA
tyrafit, y ¡ lyun^r
ISUAMI
¡excepto rí día 10/

SUEÑOS RAMENCOS ANNA BOLENA DiffíliiiM Huuruí


t A M U nUHHCK DC

BALLHT NACIONAL t tan e! Thtátre koya¡


Je la toamuiit ( i
HUOOMJM*
E CI T AL E S
PLAODO OOMWCO. [UHIILLA D
DI: HSPANA «ITIWIDUU, FUfatA Dt A1OHO

11 d i mayo
frxirpio los dios S y 15 J fUAOft «JAJIír 19, 1 1 , 1 3 , 3S, 1 7 da junta AUDITORIO NAOONJU.
Ííifincgra/Ij Calle l*ñntipc de Veraara, /íft

DONJIAN
JOS* mnonsá Am
anrudaio
PETER CROMES
•HIMIIM HPTUH
LUCIANO PAVAROm
Trnur
L J U J C U r t í U . JHUUETHÉI DUPUT, Fsirrni' en F.ip,itui Con UQHE MAO4HA, rirjprn
H A M i f i TTAMM, DfMMS V M D U . Pnxluiíiórt de la Welírf ^'diiúíidj Optra,
197S. ^jrr íonfrrmar fttha.
•BALLET DEI.TEATRO DIFFÍÍÍÓH Mutual AUDITORIO NACIONAL
19. J J F 2SP BAVIBHJUH
LÍRICO NACIONAL
Di miar Aríiuuú NACHO DUATO
Director át EiifHd
KWHCDTUT
Lsctnogiatía
ALFKE1XJ KRAUS
. AMADf US WOZAHT
Triar
D*l 11 •! 16 <•* dtoambre noamu
JO da naya
• U O U t L ITINNET
CALA DE LA ÓPERA
1ACQUI TitUUILL. HAffCT OUSTVfON.

Dal 31 al M da dldamhra
nm, UOIAU> m i a u . KIR111KANAWA
CAJtMHiAHHUUIA i i , 14, ir. H, H

MADRIGAL JULIO O firma tetha


JOmulW BODmCO-KiCMQ «UTO MOKT»HltAI O1ALLÍ. DUHA
PMTABIÜCHIUDZE
SYNAPtLU
IAMH5 nHMCIWAH0ILa-HAOK> DU1TO
GUSTA WWMRGH. IUHL UV.

14, 17, 30, 23, 36 d* mar»


BUHERFLY Bate

CroJumoo Ji la .Wmjh C^rru, Í987


OPUS PL\T
L V. KFTHOVIN-HAtHC DUATO
CONCIERTOS
ARENAL
« , * OtL MAJl •ÚHET-HACHO DUATO ALT NAXOS FUERA DE ABONO
AUDrroRio NACIONAL
•KHUD SflUUU
Producán» ifl l:f<Hi>al í?rr lint \iondl
Z A R Z U E L A ÍSpolcM). 1984
Oiitittfat Mutual
TOIO WMAHUt, UIHIM MVMS, CONCIERTO DE
n a n u í «AOUCiuzD. mbuto «mmuitA.
D*l 1 d* mMmbn ll 1 4* «dan*™
IniepK las iim S. 12. 22 r XI
MKUCL ÍHCG. C6MH

CUAJO QUOJtlSmi
SANTA CECILIA
LA DEL MANOJO FUHU«U0HO
S, 7. 10, 12. 14 da abril
Con HLUÍA OltAM, ¡flprwro

GARCÍA HAVAHO

DE ROSAS MHM TOMOM-SUnO*. «JU.IMUO W t


«mu WILTWC « u mir, w«.n« luir. SALA OLIMPIA
Píaxa it Lavapit*
11 dañare, 1 dajunki

É
f M U HMOlMAl
11,1S, 1», 11. Sí d« i b * .
LUZDE DWaWU MiÜ, DOIOM JIJO,
«HUHOÍ
Ukrtro
f. RMIIM M CUTÍ» T «
•HGUH.KM
RINALDO
C - P- MAáWDCL
OSCURA LLAMA MMIL nHHMKJl H HHtCOt
f Eie/na p Eitima Absoluta
Pn»diiííi'f¡H JfI 'iratif ár Rf$£w hmtlia, ¡985 Mutua
0UAIIDO PtHCZ MAUDA
ORQUESTA SINFÓNICA M MADRID
uyn ár IzHCM. üwfnífgrafid
CORO DEL TEATRO LÍRICO NACIONAL
£fj icprfíhífi^n /pn f! Centrv parí la Dijuao"
dr la MIÍJ.,,1 Cwf/mpo'ánta y ti Centra de TedH lai rapmantactem a lai 10 h a m .
•HACW» MJUTTKt ' CUUMIUn filKHB, TEHKA •CRÚAftZA. HARÍA MVO.
HUUHJtL L I H > i CUUH JÜ.VMO. TH0MA1 UNDU, PtO#*«T0 KALTVTI. TOm» W u i « i w q v H n puedr" w*™ r

MFOHMAOON: MMlvco, 4. 1M14 MADMO. Tal. 01) 4M t i I I .


DOSIER

La obra de Franck
stamos a punto de terminar el año 1990, y justo en este de Wagner.

E
mes, concretamente el día 8. se celebra el cien aniversa- Pero Franck además poseía una extraordinana habilidad en
rio de la muerte del compositor belga, nacionalizado el manejo del arte de la variación, con lo que se forjarla una
francés, César Auguste Franck.. Un músico fundamental técnica de composición lejos tanto del doctrinarismo academi-
para la historia de la música moderna de cuya produc- cista como de la frivolidad melódica, muy del gusto en el París
ción realmente se conoce muy poco, a excepción de algunas de la época.
de sus obras de madurez, que en definitiva no pasan de la En el aspecto armónico, Franck había caminado por su cuen-
media docena. ta llegando a un sistema armónico ciertamente evolucionado
Hablar de la obra de un compositor tan importante y al cuyo ejemplo más importante lo tenemos en su pnmer poema
mismo tiempo tan desconocido es difícil, pero lo es mucho sinfónico de 1846 Ce qu'n erttend sur ta montagne, auténtica
más cuando no podemos hacerlo apoyándonos en el análisis obra profética (I). Tras este nuevo experimento orquestal el
de sus partituras, o cuando ni siquiera podemos ilustrar nues- lenguaje franckiano se irá enriqueciendo con una serie de
tras afirmaciones con su música. elementos hasta asumir los postulados del cromatismo conti-
Durante tres meses del pasado verano, tuvimos la oportuni- nuo de Wagner, haciéndolos propios, con la aportación de su
dad, a través de Radio-2, de Radio Nacional de España, de peculiar elaboración. El mismo Vincent D'lndy admitiría una
presentar un ciclo de programas dedicado fundamentalmente clara influencia de los procedimientos armónicos de Richard
a su obra. Ahora vamos a intentar resumirles lo que considera- Wagner en la música de su maestro, haciendo señalar en ello
mos mas importante de la producción musical franckiana. el comienzo de una etapa diferente en su producción.
La trayectoria creadora de nuestro músico le llevó, al final de La música de Franck, su lenguaje, contiene una profunda pre-
su vida, al reconocimiento general; pero el éxito tardío que ocupación por el tejido armónico; gran parte de su fuerza radi-
muchos atribuyen a que sólo su última obra tiene calidad real- ca en el hecho mismo del tratamiento cromático y en sus
mente, es. cuando menos, una falta de conoci-
miento de ese recorrido artístico. i**-*
Si analizamos el contenido de su música, que es
lo que verdaderamente importa, nos damos
cuenta inmediatamente de que Franck ya poseía
en su juventud todos los ingredientes técnicos
necesarios para hacer algo nuevo que revolucio-
nase el concepto de la gran forma musical, y que,
por otra parte, pondrá a la música francesa en el
camino de un mundo sonoro propio que la inde-
pendizase definitivamente del italianismo de
comienzos de siglo, del wagnerismo que la influyó
durante la segunda mitad del mismo. Obras como
los poemas sinfónicos Les Eolides de 1876 o Psi-
que de 1888, asentaron el nacionalismo francés
manifestando claramente que la música de Franck
contenta ya el germen de algo que florecería
poco después, como fue el impresionismo musi-
cal.
En Franck confluyen dos aspectos técnicos fun-
damentales para el desarrollo de su concepto
musical: su manera de estructurar la forma emple-
ando sistemas cíclicos y su genial sentido de la
armonía, ambos claramente innovadores. En
su juventud, nuestro autor, fue el músico no ale-
mán que más directamente heredara los procedi-
mientos de construcción y desarrollo temático de
Beethoven. Estos procedimientos generarán en
Franck la creación de un estilo nuevo de estructu-
ra, de enorme robustez y unidad formal, de los
que carecía, en general, la música francesa.
A partir de su Trío en fa sostenido del Opus I,
escrito cuando Franck contaba 14 años de edad,
nuestro músico desarrolla con plena conciencia su
sistema cíclico donde, efectivamente, aparece un
procedimiento de composición enteramente
nuevo que será el sustrato mismo de la estructura
franckiana. Este principio cíclico, capaz de asegurar
la unidad temática de una obra por la repetición
de uno o varios motivos generadores, fue llevado
por Franck al terreno sinfónico, donde el desarro-
llo temático a partir de células generativas daría
como fruto un nuevo sistema organizativo de la
gran forma sonata. En este aspecto algunos han
querido ver una cierta relación con el Leit-motív ARCHIVO KUNSJ UND GE.SCHICHTL BERLW

90 SCHFRZO
CESAR FRANCK

por otra parte, que ensambla perfectamen-


te con el gusto musical de utilizar temas de
óperas famosas para construir obras de
concierto. Junto a las Variaciones bntiantes
apareció, en los manuscritos del Departa-
mento de Música de la Biblioteca Nacional
de Parts, la partitura de un magnifico Con-
cierto pora piano y orquesta en SÍ menor
(tonalidad que más adelante seria su prefe-
rida) titulado Concierto n.° 2, lo que presu-
pone la existencia de o t r o , todavía no
conocido.
De su literatura para piano solo de aque-
llos años son, entre otras obras menores,
sus dos Sonotos y la Fantasía sobre dos arias
polacas.

PHIICESS En el apartado de música de salón, apare-


cen los cuatro Tríos para violín. cello y
piano, ya con el número de catálogo, Opus
I y 2, compuestos entre I 839 y 1843, y el
Andantino quietoso para violín y piano.
Estas primeras obras de cámara coinciden
© con los últimos años de estudio en el Con-
servatorio de Paris.
Una vez fuera de la institución, Franck se
•••' ff'H-h'íi \ replantearía su trayectoria artística abando-
nando definitivamente la carrera de concer-
tista para dedicarse de lleno a la composi-
ción. Tal decisión tendría la desaprobación
de su padre Nicolás-José, que hasta enton-
ces actuaba como su representante y edi-
tor, por lo que Franck dejaría el hogar de su

A\CK progenitor dedicándose a las clases particu-


lares de música en distintos centros de
Paris y al oficio de organista acompañante
en Notre-Dame de Lorette. De esta forma, la
vida de Franck se sume en la oscundad de
un músico desconocido que trabaja ince-
santemente para poder mantenerse y tener
tiempo de realizar su auténtica vocación: la
composición.

Años oscuros

Durante casi 25 años en que nuestro músi-


co permanece apartado del mundo musical
parisino, tiene lugar su segunda etapa crea-
dora -que podríamos definir como un perí-
f-obbn odo de reflexión y enriquecimiento-, que
ciclos de modulaciones. Sus características más genuinas se comienza con la composición de la obra de la cual emanaría el
centran en el uso de acordes pareados, en los que el segundo resto de su producción; el poema sinfónico Ce tju'on entend
tiene la carga de tensión armónica que, mediante un sforzando sur la montagne de 1846 (3), Este poema sinfónico, auténtico
producido por una alteración, establece un ntmo yámbico muy expenmento orquestal donde la música exhibe una audacia y
propio del discurso franckiano. El momento álgido se alcanza al originalidad que se adelantaba a la de sus contemporáneos
emplear este recurso en el centro de la gran frase melódica, Liszt y Wagner, está basado en un poema de la colección Feui-
tomándose, de esta manera, en dos secciones de diferente Wes d'automme de Víctor Hugo.
color y contrastado ambiente sonoro, que transmiten esa La obra nunca fue interpretada en vida del autor y pasaría
Sereno ansiedad y rezuman de aroma y sensualidad especifica- desapercibida a sus primeros biógrafos, pero en ella, como
mente francesas. acabamos de decir, se encuentran todos los ingredientes del
smfonismo franckiano.
Al mismo tiempo, dado su nuevo oficio de músico de iglesia,
Primeras obras se dedicaría a lo propio: a la composición de música litúrgica.
La Gran Misa Solemne en Re de I 858 y la Misa a tres voces
Franck se revela como compositor precoz a la edad de 12 opus 12, en la mayor, con acompañamiento de arpa, cello,
años, De aquella época, la de sus primeras obras, en la que contrabajo y órgano, de 1860 (revisada y ampliada con el cele-
seguía la carrera de virtuoso del piano en conciertos por toda bérrimo Pañis Angélicos- tradicional motete francés desde la
Centroeuropa. datan sus recientemente recuperadas Variacio- época de Couperin- en 1872) son dos obras que todavía se
nes brillantes sur \a ronde favonte de Gustov til (2), para piano y srtúan dentro del estilo ciertamente melifluo y perecedero que
orquesta, obra un tanto de circunstancias, aunque soberbia imperaba en la música religiosa de Francia, y que sus alumnos

SCHERZO 91
DOSIER

Bondes y D'lndy califican, junto a otras obras menores, mote-


tes, salmos e himnos, como una música de calidad inferior.
Pero el maestro se superaría definitivamente con sus dos ofer- Registros fonográficos recomendados
torios Quare fremuerunt gentes y Domine non secundum de
1871, donde el estilo contrapuntístico realza el contenido OBRAS E INTERPRETES SELLO N.° REF.
sonoro.
Obras sinfónicas
Otra importante aportación seria el llevar a los teclados del
Cavaillé-Cot! su estilo sinfónico, abriendo así una nueva via que -Sinfonía en Re. Orq. Suisse
revolucionaria la literatura para órgano, con sus Seis p/ezos de Romande Dir. Armm Jordán ERATO ECO 75364
1862. Durante este período oscuro sólo se apartaría del
Les Eolides. El Cazador
mundo de la música religiosa para escribir sus dos primeras Maldito y Psique Orq.
óperas: la Stradelta de 1844, obra de la que nada se sabe, y la Sinfónica de Basilea. Dir,
desafortunada ópera cómica Le vaiet de ferme de 1853, siendo Armin Jordán ERATO ECDB8I67
éste un género por el que nunca sintió especial inclinación y al -Ce qu'an entend sur le
que siempre acudía forzado por la vocación teatral de su montagne. (Lo que se ove
mujer, Felicidad Demosseaux, hija de dos actores de la Come- en la montana). Onq. SCHWANN MUSCA
die Francaise que vela en el drama lineo una manera fácil de Smf. RTBF. Dir Bnan Pnstman. MUNDI CD M85
salir del anonimato y consecuentemente de la penuria econó- -Vanaciones sinfónicas. Orq. Smf.
mica. del Aire A, Rubinstem y A.
Wallenstein. RCA RD 85666
Pero Franck realmente se sentiría identificado con el género
del oratorio, poniendo las bases del nuevo estilo. A partir de la - Djmns. Aldo Ciccolini.
égloga bíblica Ruth, que con gran éxito se estrenó en la Sala Orq.de EMI LA VOZ DE
Leja. Dir. Paul Strauss. SU AMO 2CO6914009
Erard de París en 1845, pasando por su importante oratorio
inédito, recientemente descubierto, Las siete palabras de Cnsto (•) -Concierto para piano y Ore n.° 2 en Si menor y -Vanacioriffs brillantes sur
en la Cruz, de 1858 (4) y por las cantatas EJ tomento de ios la ronde favonte de SCHWANN MÚSICA MUNDI
israelitas y La torre de Babel, ambas de 1865, Franck continuaría Gustav III J.C Vanden E/den (p) Nouvel Orq. Sinfónica de la RTBF. dir Edgar
la ascensión hacia la cumbre del género que culminaría en Doral» Reí: 311 1 1 1 Gl
1879 con Íes Beatitudes. Sin ser su obra maestra, este grandio-
so oratorio en ocho partes y un prólogo, escrito en un interva- Oratorios
lo de diez años, es una de sus partituras más significativas y, sin
-Las Bienaventuranzas. Coro
duda, la mejor realización del siglo en su género. Sobre el Radio Franca. Orq Nouvel
tema de £/ Sermón de la Montaña y las ocho Bienaventuranzas Philarrnonique. Dir Arrnin Jordán. ERATO ECD8B2I7
(5), la poetisa madame Colomb escribiría la tan criticada pará-
-Las siete palabras de Cnsto
frasis del texto evangélico que se convirtió en uno de los las-
en la Cruz. Orq. y coro de
tres de la o b f i , causa por la que quizá Les Beatitudes rara vez SchwSbiSCh Grnüraj
se interpreta11 'itegras en concierto. Dir. Hubert Beck. AUDITE 63411
La producción de Franck en el campo del oratorio no se cie-
rra con Les Beatitudes, sino que continuaría, ya dentro de otra Música de Cámara
etapa creadora, con su escena bíblica Rebeco, con texto de
Paul Collin, cuyo estreno tuvo lugar en 1881. -Cuarteto de cuerdas en Re.
Frtzwilliam Stnng Quartett LOISEAU LYRE DSLO 46
Entre los años 1871 y 1875, la vida de Franck y su modo de
crear música cambiarán sustancial mente. Dos obras fundamen- -Trio en Fa sost. O p 1
tales marcan el hito que separa su época anónima y el comien- Trio de Munich CALIG-VER1AG 50864
zo de su etapa de madurez en la que creará, como conse- -Quinteto con piano en Fa. A
cuencia de todo lo anterior, sus obras maestras. También con- Rabmovisch p.L. Ganguen, vi. K.
fluyen dos hechos históricos: ta entrada de Franck c o m o Bemonn, vi. T. Zimmermann. va.
profesor en el Conservatorio de París -!o que le proporcionara C Maguen, vlc ECM 8270242
el contacto enriquecedor de sus alumnos- y la fundación de la -Sonata para violin y piano V.
Sociedad Nacional de Música, auténtica plataforma de la música Astikenazy! Perlrnan, DECCA 4141282
sena francesa tras la guerra franco-prusiana.
El poema sinfónico Redemption de 1871 (primera versión) Piano soto
reconstruido después de su estrepitoso fracaso en 1875, cierra
el período antes expuesto. Y el poema sinfónico Les Eohdes de -Preludio, Coral y Fuga. A.
1876, basado en un texto del poeta Laconte de Lisie, según Fiubinstein RCA B5673
D'lndy. inicia los quince años más fecundos de la creación -Preludio, Ana y Final. Aldo
franckiana; ciertamente en Les Eohdes el sinfonismo de Franck Ciccolim. EMI LA VOZ DE
está va maduro, y además, enriquecido por el cromatismo SU AMO 2CO6910755
heredado de Richard Wagne.r. A Les Eolides seguirá, dentro -Danse lente y Plamtes d'une
del campo del poema sinfónico, Le Cbasseur Maudit (1883), poupeé. Joerg Demus. ARS NOVA VST 6209
auténtica obra maestra de la orquestación en la que Franck
narra musicalmente en la partitura la leyenda del Conde del Obra para órgano
Rfwi, sobre un texto del escritor alemán Bürger.
-Doce grandes piezas, jeanne
Entre 1884 y 1885, dos obras en las que el piano se une a la Demessieux. org. de la Madeíeme
orquesta sinfónica ofreciendo modalidades diferentes en su TresLP. DECCA SDD204
tratamiento: en Q/mns, obra basada en un poema de la colec-
-Doce grandes piezas. Dos CD.
ción de los Orientales de Victor Hugo, el piano se integra en el Mane-ClaireAlam. Org.
todo sinfónico dejando de ser un mero instrumento concerta- Saint Francas Sales ERATO ECO
do, y por otro lado, en las Variaciones Sinfónicas, el piano se 88110
enge en protagonista pnncipal del discurso musical, partiendo
de la fórmula de Djinns. -Piezas postumas y diverjas. Lohmann. DECCA 93233/34

92SCHERZO
CESAR FRANCK

Intérpretes del Qumrelo de César Fronck (en eí centro) con ocasión de su primero audición en 1679.
Y por último, las dos obras cumbres del sintonismo de pecto de la literatura para teclado que sus contemporáneos
Franclc la suite sinfónica Psique y su gran Sinfonía en re menor. habían comenzado a producir antes que él: el famoso Preludio,
Psique, gran fresco para orquesta y coros, es la obra más Coral y Fuga, de 1887 y el menos comprendido Preludio, Ana y
extensa del género de su catálogo, escrita a partir de la versión Final, ambos estrenados en la Sociedad Nacional. Tras de ellos,
que le proporcionaron los libretistas Sicard y Fourcaud sobre la obra que posiblemente sea más popular entre los músicos,
el mito de Psiquis en la mitología clásica; aquí la música de por ser la sonata donde el diálogo entre los dos instrumentos
Franck: nos sorprende por el erotismo y sensualidad que la más irreconciliables alcanza cotas insuperables, Nos referimos a
impregna, plena de colorido y clandad en el tratamiento instru- la sublime Sonata para Violín y Piano en La de I 886, dedicada al
mental totalmente distinto al de Les beatitudes. Los seis cua- célebre violinista y amigo de Franck Eugene Ysaye como regalo
dros de que consta la bella historia de amor entre Eras y Psi- de bodas.
que siguen fielmente el relato mitológico. Por fin, su última producción, al margen de los Tres Corales
Antes de pasar a sus últimas obras, el resto de su produc- para órgano, la obra que presumiblemente sea su testamento
ción lírica: dos óperas compuestas casi seguidas, Como ya diji- sinfónico, si consideramos al Cuarteto de Cuerdas en Re mayor
mos, la música escénica no era su fuerte, pero los consejos de como una segundo sinfonía para cuatro instrumentos, auténtico
su hijo Jorge pusieron a Franck en contacto con los libretistas monumento de la música del final de siglo XIX y sucesor de
Carlos Grandmougin para Huida (1885) y Gilbert Agustm- los últimos cuartetos de Beethoven.
Thierry para la resurrección de la leyenda merovingia sobre la Solamente, y para terminar, hay que recordar aquellos pro-
que se desarrolla el tema de Ghiseile (1890). Por esta úlima. yectos que quedaron en su tintero: más de cuarenta pequeñas
Franck sintió muy poco interés quedando incompleta tras su piezas para órgano litúrgico o armonio que completaban la
muerte: sin embargo, Huida, la única ópera que de éí hoy colección de 100 piezas de L'Orgamste, y una Sonata para Vio-
tenemos completa, fue escrita con auténtico empeño a pesar loncelo, apenas esbozada.
del poco interés del libreto, basado en un drama del escritor
escandinavo Bjómstjeme Bjómson, donde la trama argumenta! Felipe López
se desarrolla en la Noruega del Siglo XI con una sucesión de (I) En 1922 la f t e r t e M u s a * de Par!; publicó un interesante trabajo dejulien Tier-
terribles crímenes de extrema violencia. Huido se estrenaría en sot titulado "Les oeuvres inédrtes de César Franck", donde nacía pública la partitura
Montecarlo en 1896 demostrándose que la obra era en sí más del que seria el pnmer poema sinfónico de la historia de la música. Ce qc/on eníentí sur
lo tnyílagne (Lo que se oye en la montaña) escrito tres arios antes que el homónimo
lírica que dramática: Franck, cunosamente. puso más dramatis- compuesto pof Franz Lszt (1849) y cuatro anos antes que el Tassc {1850) y Los prelu-
mo en su oratorio Les Beatitudes que en esta ópera. dios (1850) del mismo autor
(1) La opera Gustavo III de Daniel Francois Auber se había estrenado en ei año
Las últimas obras son. sin duda, las más conocidas y escucha- f 835 en Paris. Franck utiliza et tema principal de esta opera para construir sus Variacio-
nes
das. Nos refenmos al Quinteto con piano en Fa, escrito cuando (31 Cfr. a la n o t a n " I
Franck completaba la 8" Bienaventuranza y estrenado en la (4) £n 1975, el musicólogo Armm Landgraff pubíicó un trabajo titulado César Frantk
Sociedad Nacional de Música en 1880, obra con la que vuelve und seme hrdtenmusik, Tutzwg t975 donde darla a conocer la partitura del oratorio
Los siete