Sunteți pe pagina 1din 29

“UNIVERSIDAD AUTONOMA SAN FRANCISCO “

CARRERA PROFESIONAL DE
INGENIERIA INDUSTRIAL

ASIGNATURA: REALIDAD NACIONAL


TEMA : ANÁLISIS DE LA REALIDAD
NACIONAL
NOMBRE : YAIR D. WALPA ARCATA
SEMESTRE : II
CICLO ACADEMICO: 2013 – II

AREQUIPA- PERU
2014
1.-INTRODUCCION 3

1.1.-REALIDAD NACIONAL 4

2.- OBJETIVOS. 5

GENERAL. 5
ESPECÍFICOS. 5

3.- MARCO TEORICO 6

3.1.-CONSTITUCIONALISMO 6
3.2.- LA CONSTITUCION POLITICA DEL PERU. 9

4.-NECESIDADES BÁSICAS DEL SER HUMANO Y SU SATISFACCIÓN A TRAVÉS DE LA CULTURA


12

4.1.- NECESIDADES HUMANAS BÁSICAS. 12

5.-LA PERSONA HUMANA Y LOS VALORES 15

5.1.- LA DIGNIDAD HUMANA, UN VALOR FUNDAMENTAL. 16


5.2.-PRINCIPIOS DERIVADOS DE LA DIGNIDAD HUMANA 17

6.-LA CONCIENCIA NACIONAL EN UN PAIS PLURICULTURAL Y MULTILINGUE VISIÓN DEL PERÚ


PLURICULTURAL Y MULTILINGÜE 19

6.1.-FORMACIÓN HUMANA Y PERTENENCIA CULTURAL. 19


6.2.- DIVERSIDAD DE CULTURAS Y RESPETO RECÍPROCO 20
6.3.- DIÁLOGO ENTRE LAS CULTURAS. 21
6.4.- RESPETO DE LAS CULTURAS Y "FISONOMÍA CULTURAL" DEL TERRITORIO. 21

7.-PLANES Y PROGRAMAS. 22

8.-CONCLUSIÓN. 28

9.-BIBLIOGRAFIA Y WEB-GRAFIA 29
1.-INTRODUCCION

Resumen

Para lograr un cambio en esta sociedad es necesario cambiar cuantiosos aspectos,


puesto que vivimos en una sociedad injusta donde las políticas no habían ayudado a
formalizar una nación estable y equilibrada con algunas astillas partidarias que
generaron pocas maderas políticas y pensamientos que van desde el socialismo,
pasan por el comunismo y llegan hasta ahora dominante neo liberalismo.

Hoy en día se desea construir un estado sólido y moderno que sea capaz de satisfacer
las necesidades de un liderazgo que genere el cambio que el Perú necesita y para
cambiar todo esto primero debe "cambiar uno mismo" y pensar que es difícil cambiar
una sociedad podrida, eliminar la corrupción, la envidia y otros aspectos, pero sin
embargo aquellos que entienden que los cambios importantes se pueden realizar con
pocas personas las cuales podrán discutir acerca de las ideas planteadas, analizaran
las teorías y las confrontaran con los hechos llevándoles a un nivel superior de
reflexión por ende realizo este trabajo y analizar con conceptos claves de nuestra
realidad. Social.
1.1.-REALIDAD NACIONAL

El Perú, es un país con un régimen democrático,- desde el año 2,000 -, y una


larga historia; enmarcado en una cultura de paz, mega diverso, multiétnico,
pluricultural y multilingüista. Se asienta en un territorio de 1.25 millones de
Km2. Tenemos una población de 30,219.264 millones de habitantes, divididos
en tres zonas geográficos: costa (zona árida), sierra (valles interandinos y alta
montaña) y selva (amazonía). La mayoría de la población se asienta en la
zona urbana (74%) y la población rural representa el 26%. de la población.
Lima, capital de la Republica, concentra a casi 9.5 millones de habitantes.

Con un crecimiento económico sostenido en los últimos 7 años de una tasa que
se ha elevado del 4% al 6% anual, pero con una redistribución inequitativa de
la riqueza, que limita el desarrollo económico, propiciando patrones de injusticia
social. Los principales problemas en del Perú de hoy se pueden sintetizar en la
situación de pobreza en que se encuentra el 28 % de la población del campo y
en la ciudad; el cambio climático: la desertificación y pérdida de la biodiversidad
biológica y cultural; y con una gran dependencia alimentaria y dependencia de
los mandatos del mercado; y teniendo un Estado absolutamente centralista, no
solo en términos económicos sino también políticos. Ello solo se puede
explicar por un régimen económico y social excluyente, que privilegia la
extracción y explotación indiscriminada de los recursos naturales, la inversión
de las grandes transnacionales y extranjera; además de una política agraria
que discrimina al pequeño agricultor y a las comunidades campesinas, cuyo
principio básico es el libre mercado como el único asignador de los
recursos. Pero este sistema y políticas, encuentran resistencia en el sector
rural, gracias a una agricultura de subsistencia, a una no dependencia del
mercado y a una cada vez mayor articulación de los diferentes sectores
agrarios en defensa de sus intereses.

A pesar del proceso de regionalización puesta en marcha, en el cual se han


establecido gobiernos regionales, el Perú sigue siendo un país
profundamente centralista, teniendo a Lima, como concentradora del poder
político y económico, de las principales empresas, órganos de gobiernos,
universidades, etc. Y ello se acentúa porque el proceso de regionalización,
encuentra a los pueblos y comunidades campesinas, con organizaciones
debilitadas y a las instituciones regionales y municipales con escasas
capacidades organizativas y técnicas para enfrentar los retos del nuevo
contexto político, social y económico que vivimos. Y al mismo tiempo la
descentralización tiene debilidades en los procesos realmente
democratizadores, los mecanismos de participación regional y local no están
garantizando ni la participación de las comunidades campesinas ni su
incidencia en la toma de decisiones; ni mucho menos existe una autentica
delegación de responsabilidades y decisiones desde el Estado central hacia los
espacios de poder regional y local.

Otro aspecto son las consecuencias de un mundo crecientemente globalizado,


que aplica políticas neoliberales a todo nivel, privilegiando la incidencia del
capital externo y privado. Y que en el Perú,- a partir de la década de los 90´s -,
no sólo se vende y concesiona la propiedad del Estado al sector privado,
principalmente de capitales extranjeros, sino que además la propiedad privada
nacional es adquirida por el capital privado extranjero. Esto genera crecientes
diferencias y polaridades territoriales y sociales, con especial incidencia en el
campo (1 ). Dado que el modelo supone que es el mercado el mejor asignador
de los recursos.

2.- OBJETIVOS.
General.

Aportar la Comprensión de Nuestra sociedad en cuanto a la Cultura y


transmitiéndola de Generación en Generación a Través de la Educación.

Específicos.

 Analizar los problemas que aqueja a la vida nacional


 Valorar el significado "Líder " frente a cualquier situación
 Obtener una actitud favorable al compromiso y la participación
responsable y libre, promovida por la reflexión.
3.- MARCO TEORICO

3.1.-CONSTITUCIONALISMO

3.1.1.-HISTORIA DEL CONSTITUCIONALISMO

En la Edad Media comienza el desarrollo y expansión de las


constituciones. En esta época se extienden las cartas, especialmente
locales, que regulan la existencia de los burgos, marcando los derechos
y garantías correspondientes al pueblo. El constitucionalismo moderno
parte de la época de las revoluciones liberales del siglo XVIII
(Revolución de Córcega, Revolución francesa, emancipaciones
americanas, etc.) como respuesta al Antiguo Régimen y su sistema
absolutista o autoritario. El siglo XIX supuso un desarrollo constante de
esta idea de constitución, de división de poderes y de establecimiento
del derecho moderno como hoy lo conocemos. Así, con el liberalismo,
las constituciones se concretan y desarrollan mucho más que en ningún
otro momento histórico. Las primeras constituciones modernas
(empezando con la estadounidense de 17 de septiembre de 1787)
estableciendo los límites de los poderes gubernamentales, y de
protección de los derechos y libertades fundamentales con las primeras
enmiendas de 15 de diciembre de 1791 conocidas como Declaración de
Derechos (Bill of Rights).

El siguiente hito fundamental fue la Segunda Guerra Mundial, luego de


la cual el proceso iniciado levemente en la Revolución francesa tuvo un
gran desarrollo y aceptación. Este proceso fue el reconocimiento de los
Derechos Humanos que, desde entonces y de manera creciente, tiene
una mayor aceptación como parte esencial de toda constitución. La
norma fundamental no solo es, entonces, una norma que controla y
estructura el poder y sus manifestaciones en una sociedad sino que
además es la norma que reconoce los derechos que el Estado advierte
en todas las personas. La Constitución no otorga los derechos, como
tampoco lo hacen las múltiples declaraciones que internacionalmente se
han pronunciado sobre el tema, los derechos humanos son precedentes
a cualquier estado y superiores a cualquier expresión de poder que este
tenga. Hasta el día de hoy el proceso demostró un desarrollo gracias al
cual el modelo inicial del sujeto poderoso y violento pasó al pueblo
soberano y superior en sus derechos a cualquier expresión del Estado.
Hoy el sujeto poderoso no es una persona sino que es una entelequia
creada por el pueblo y ocupada por él según las normas que este
mismo estableció a través de una Constitución. El punto más novedoso
de este desarrollo se da con la certeza de que la mera declaración de
derechos no hace a estos invulnerables a cualquier violación o intento
de violación por parte tanto del Estado como de otras personas. En ese
sentido el desarrollo del Constitucionalismo moderno se dedica al
estudio de procedimientos que aseguren una adecuada protección a los
derechos reconocidos. Algunos de estos procedimientos tienen un gran
desarrollo histórico y teórico (como el Habeas corpus que data el siglo
XIII) y otros son aun novedosos y tienen poco desarrollo (como el
Hábeas data y la Acción de Cumplimiento).

Historia de la constitución política del Perú

La historia del en el está vinculada con el nacimiento de la República,


en, luego de que decretara la independencia del Perú. En esas
circunstancias surgió la necesidad de elaborar y aprobar, al igual que se
había dado ya en otras naciones, una constitución que estableciera la
forma de organización de Estado que se iba a dar al Perú. Es en este
episodio donde se llevó a cabo el primer debate del recién convocado
Congreso Constituyente. La posición de San Martín y de algunos
precursores como Hipólito Unanue era establecer en el país una
monarquía constitucional. Por otro lado, también la facción republicana
tenía muchos adeptos, siendo ésta posición la que finalmente se impuso
en el Congreso. Desde entonces, el Perú ha sido regido por varios
textos constitucionales de distintas orientaciones, cada una de ellas
graficó la tendencia política predominante en ese preciso momento
histórico.

Estatuto de Bayona

Nunca rigió en el Perú virreinal, por lo que la primera Constitución


aplicada en el Perú fue la Constitución de Cádiz promulgada el año
1812.

Constitución de Cádiz

Constitución jurada en todas las intendencias del virreinato y aplicada


parcialmente por el virrey Abascal durante los años 1812 - 1814 y en el
periodo de los virreyes Pezuela y La Serna durante los años 1820 -
1824. La importancia de las Cortes de Cádiz y de la Constitución de
1812 radica en que sirvieron de cauce para la difusión de la libertad de
pensamiento y el ejercicio de las prácticas electorales. En efecto,
gracias a la libertad de imprenta surgieron diversas publicaciones
políticas difusoras de las nuevas corrientes de pensamiento herederas
de la ilustración. Del mismo modo, mediante las prácticas electorales
para la elección de alcaldes y regidores, diputados provinciales y
representantes a las Cortes, los "peruanos" empezaron a ejercer los
derechos de ciudadanía y considerarse "iguales" a los peninsulares.
Durante el periodo de 1812 - 1814 hubo tres procesos electorales para
elegir a los miembros de los ayuntamientos constitucionales de las
principales ciudades del Perú (sin contar la infinidad de elecciones en
los ayuntamientos de los demás pueblos y ciudades). Hubo dos
procesos electorales para elegir a los diputados del Perú ante las Cortes
españolas (22 propietarios y 10 suplentes) y para elegir a los miembros
de las Diputaciones Provinciales (Diputaciones Provinciales de Lima y
del Cusco). Las instituciones de la Constitución de Cádiz que tuvieron
vigencia en el Perú fueron la escuela de muchos de los políticos que
forjarían nuestra vida republicana. En ello radica su importancia. Por
tanto, no debe caerse en el error de considerar a esta Constitución
como la fuente de inspiración de la Constitución de 1823, como
aparentemente lo daría a entender una comparación superficial del
articulado de ambas constituciones. Esa semejanza tuvo otra razón y es
la que manifestó José Faustino Sánchez Carrión (encargado de la
redacción del articulado del Proyecto de Constitución y del Discurso
Preliminar o Exposición de Motivos) a José Larrea y Loredo en una de
sus cartas.
3.2.- LA CONSTITUCION POLITICA DEL PERU.

La Constitución o carta magna (del latín cum, con, y statuere, establecer) es


la norma fundamental, escrita o no, de un Estado soberano, establecida o
aceptada para regirlo. La constitución fija los límites y define las relaciones
entre los poderes del Estado (poderes que, en los países occidentales
modernos, se definen como poder legislativo, ejecutivo y judicial) y de éstos
con sus ciudadanos, estableciendo así las bases para su gobierno y para la
organización de las instituciones en que tales poderes se asientan. También
garantiza al pueblo derechos y libertades.

Clasificación

La Constitución, como todo acto jurídico, puede definirse tanto desde el punto
de vista formal como desde el punto de vista material. Desde el punto de vista
material, la Constitución es el conjunto de reglas fundamentales que se aplican
al ejercicio del poder estatal. Desde el punto de vista formal, Constitución se
define a partir de los órganos y procedimientos que intervienen en su adopción,
de ahí genera una de sus características principales: su supremacía sobre
cualquier otra norma del ordenamiento jurídico.

El término Constitución, en sentido jurídico, hace referencia al conjunto de


normas jurídicas, escritas y no escritas, que determinan el ordenamiento
jurídico de un estado, especialmente, la organización de los poderes públicos y
sus competencias, los fundamentos de la vida económica y social, los deberes
y derechos de los ciudadanos.

Según su formulación jurídica


Esta es una clasificación clásica, en virtud de la cual se conoce a las
constituciones como escritas y no escritas.

 Constitución escrita

Es el texto legal en el que se plasman los principios fundamentales


sobre los que descansa la organización del estado, los límites y las
facultades del Estado, así como deberes y derechos de los individuos.
Es el texto específico que contiene la totalidad o casi la totalidad de las
normas básicas, y que debe ser respetado por cualquier otra norma de
rango inferior.

Ventajas de la Constitución escrita

Respecto a esta clasificación, considera Esmein que es preferible una


Constitución escrita a otra no escrita o consuetudinaria, debido a que
una Constitución escrita permite una mayor certidumbre jurídica y
concede ventajas de técnica jurídica, ya que se conoce con mayor
precisión qué normas son constitucionales y cuáles no lo son, otorga
ventajas, debido a que es sencillo ubicar la jerarquía y la unidad del
sistema en ese tipo de régimen y automáticamente se coloca en la
cúspide de ese régimen jurídico el documento madre y, a partir de éste,
emanarán las demás instituciones.

A partir del pensamiento de Esmein se concluyen tres ventajas de las


constituciones escritas:

La superioridad de la ley escrita sobre la costumbre, lo cual se había


reconocido a finales del siglo XVIII, ya que desde entonces existía la
necesidad de llevar a un rango superior las reglas constitucionales.

También desde el siglo XVIII es importante el reconocimiento del


pacto social que implica una Constitución dictada por la
soberanía nacional, lo cual es interesante desde la óptica de la
legitimación de los principios jurídicos que emanan de la
soberanía nacional.

En una Constitución escrita hay claridad y precisión en cuanto al


contenido y esto elimina confusiones, y en una Constitución no escrita,
la ambigüedad suele ser un riesgo.

 Constitución no escrita

Este tipo de clasificación es conocido también como Constitución


consuetudinaria, en el cual no existe un texto específico que contenga la
totalidad, o casi la totalidad de las normas básicas, sino que estas están
contenidas a lo largo de diversas leyes, cuerpos legales y usos
repetidos. Un ejemplo sería la Constitución no escrita de Inglaterra
cuyas fuentes de derecho las podemos encontrar en los grandes textos
históricos como la Carta Magna (1215), la Petición de Derechos (1628),
el Habeas Corpus (1679), el Bill of Rights (1689) y el Acta de
Establecimiento (1701).

Según su reformabilidad

Según su reformabilidad las constituciones se clasifican en rígidas y


flexibles. Las constituciones rígidas son aquellas que requieren de un
procedimiento especial y complejo para su reformabilidad; es decir, los
procedimientos para la creación, reforma o adición de las leyes
constitucionales es distinto y más complejo que los procedimientos de
las leyes ordinarias.

 Constituciones rígidas o pétreas

 Constituciones semi-rígidas

 Constituciones flexibles
En la práctica, las constituciones escritas son también constituciones
rígidas; es decir, cuando en un Estado encontramos que existe
Constitución escrita, descubrimos que ésta tiene un procedimiento más
complejo de reforma o adición que el procedimiento para la creación,
reforma o adición de una ley ordinaria.

Según su origen

Las constituciones se diferencian también en función de su origen


político; pueden ser creadas por contrato entre varias partes, por
imposición de un grupo a otro, por decisión soberana, etc.

 Constituciones otorgadas

Las constituciones otorgadas se dice que corresponden


tradicionalmente a un Estado monárquico, donde el propio soberano es
quien precisamente las otorga; es decir, son aquellas en las cuales el
monarca, en su carácter de titular de la soberanía, las otorga al pueblo.
En este caso, se parte de las siguientes premisas:

 Desde la perspectiva del monarca, es él quien la otorga, por ser


el depositario de la soberanía.

 Es una relación entre el titular de la soberanía –monarca— y el


pueblo, quien simplemente es receptor de lo que indique el
monarca.

 Se trata de una Constitución en la cual se reconocen los


derechos para sus súbditos.

Constituciones impuestas

Hay constituciones que son impuestas por el Parlamento al monarca,


refiriéndose al Parlamento en sentido amplio, con lo que se alude a la
representación de las fuerzas políticas de la sociedad de un Estado, de
los grupos reales de poder en un Estado que se configuran en un
órgano denominado Parlamento. En este tipo de Constitución, es la
representación de la sociedad la que le impone una serie de notas,
determinaciones o de cartas políticas al rey, y éste las tiene que
aceptar. Por lo tanto, existe en el caso de las constituciones impuestas,
una participación activa de la representación de la sociedad en las
decisiones políticas fundamentales.

Constituciones pactadas

En las constituciones pactadas la primera idea que se tiene es el


consenso. Nadie las otorga en forma unilateral, ni tampoco las impone
debido a que si son impuestas y no se pactan carecerían de un marco
de legitimidad. Estas constituciones son multilaterales, ya que todo lo
que se pacte implica la voluntad de dos o más agentes; por lo tanto, son
contractuales y se dice que parten de la teoría del pacto social. Así, se
puede pactar entre comarcas, entre provincias, entre fracciones
revolucionarias, etc.

Las constituciones pactadas o contractuales implican:

1. una mayor evolución política que en aquellas que son impuestas


u otorgadas

2. en las pactadas hay, una fuerte influencia de la teoría del pacto


social

3. en aquellas que son pactadas este pacto o consenso se puede


dar entre diversos agentes políticos todos aquellos grupos de
poder real que estén reconocidos por el Estado.

Así, aún tratándose de una monarquía, cuando se pacta los gobernados


dejan de ser súbditos.

Constituciones aprobadas por voluntad de la soberanía popular

Es cuando el origen del documento constitucional es directamente la


sociedad, la cual por lo general se manifiesta a través de una asamblea.
Por lo tanto, no es que la sociedad pacte con los detentadores del poder
público, sino que la propia Constitución surge de la fuerza social.

4.-NECESIDADES BÁSICAS DEL SER HUMANO Y SU


SATISFACCIÓN A TRAVÉS DE LA CULTURA

4.1.- NECESIDADES HUMANAS BÁSICAS.

Se ha creído tradicionalmente, que las necesidades humanas tienden a ser


infinitas; que están constantemente cambiando; que varían de una cultura a
otra, y que son diferentes en cada período histórico. Pero tales suposiciones
son incorrectas, puesto que son producto de un error conceptual, que consiste
en confundir las necesidades con los satis factores de esas necesidades. Las
necesidades humanas fundamentales son finitas, pocas y clasificables.
Además las necesidades humanas fundamentales son las mismas en todas las
culturas y en todos los períodos históricos. Lo que cambia, a través del tiempo
y de las culturas, son la manera o los medios utilizados para la satisfacción de
las necesidades. Las necesidades fundamentales son: subsistencia (salud,
alimentación, etc.), protección (sistemas de seguridad y prevención, vivienda,
etc.), afecto (familia, amistades, privacidad, etc.) entendimiento (educación,
comunicación, etc.), participación (derechos, responsabilidades, trabajo, etc.),
ocio (juegos, espectáculos) creación (habilidades, destrezas), identidad (grupos
de referencia, sexualidad, valores), libertad (igualdad de derechos). Concebir
las necesidades tan sólo como carencia implica restringir su espectro a lo
puramente fisiológico, que es precisamente el ámbito en que una necesidad
asume con mayor fuerza y claridad la sensación de "falta de algo". Sin
embargo, en la medida en que las necesidades comprometen, motivan y
movilizan a las personas, son también potencialidad y, más aún, pueden llegar
a ser recursos. La necesidad de participar es potencial de participación, tal
como la necesidad de afecto es potencial de afecto. Integrar la realización
armónica de las necesidades humanas en el proceso de desarrollo, significa la
oportunidad de que las personas puedan vivir ese desarrollo desde sus
comienzos; dando origen así a un desarrollo sano, autodependiente y
participativo, capaz de crear los fundamentos para un orden en el que se pueda
conciliar el crecimiento económico, la solidaridad social, el crecimiento de las
personas y la protección del ambiente. Las necesidades humanas básicas
referidas, deben constituirse en derechos inalienables del ser humano, ya que
su posesión y práctica hacen a la dignidad del individuo y las comunidades. La
satisfacción de estas necesidades implica un marco ambiental sano. La
degradación del ambiente, provocada por los procesos de contaminación
y "explotación" irracional de los recursos, atenta gravemente contra ellas.
Actualmente y a nivel mundial, los modelos de desarrollo económico y
tecnológico han provocado que millones de seres humanos no hayan tenido
posibilidad de acceder a la satisfacción de estas necesidades básicas.

 Pirámide de necesidades de Maslow.

Pirámides de Maslow o Pirámide de Maslow. Es una teoría psicológica


propuesta por Abraham Maslow en su trabajo de 1943 Una teoría sobre la
motivación humana, posteriormente ampliada. Maslow formuló una jerarquía de
las necesidades humanas y su teoría defiende que conforme se satisfacen las
necesidades básicas, los seres humanos desarrollamos necesidades y deseos
más elevados.

 Teoría jerárquica de las necesidades de Maslow

La jerarquía de necesidades de Maslow se describe a menudo como


una pirámide que consta de 5 niveles: los cuatro primeros niveles pueden ser
agrupados como necesidades de déficit (déficit needs); el nivel superior se le
denomina necesidad del ser (being needs). «La diferencia estriba en que
mientras las necesidades de déficit pueden ser satisfechas, las necesidades
del ser son una fuerza impelente continua». La idea básica de esta jerarquía es
que las necesidades más altas ocupan nuestra atención sólo una vez que se
han satisfecho necesidades inferiores en la pirámide. Las fuerzas de
crecimiento dan lugar a un movimiento hacia arriba en la jerarquía, mientras
que las fuerzas regresivas empujan las necesidades prepotentes hacia abajo
en la jerarquía. En términos de economía se usaba mucho este método de
jerarquización, hasta que se simplificó en una sola "felicidad". Según la
pirámide de Maslow dispondríamos de:

 Necesidades fisiológicas básicas

Son necesidades fisiológicas básicas para mantener la homeostasis (referido a


la salud del individuo), dentro de estas se incluyen:
 Necesidad de beber agua.

 Necesidad de alimentación.

 Necesidad de dormir.

 Necesidad de eliminar los desechos.

 Necesidades de seguridad

Surgen de la necesidad de que la persona se sienta segura y protegida. Dentro


de ellas se encuentran:

 Seguridad física.

 Seguridad de empleo.

 Seguridad de ingresos y recursos.

 De pertenencia y afecto

Están relacionadas con el desarrollo afectivo del individuo, son las necesidades
de asociación, participación y aceptación. En el grupo de trabajo, entre estas se
encuentran: la amistad, el afecto y el amor. Se satisfacen mediante las
funciones de servicios y prestaciones que incluyen actividades deportivas,
culturales y recreativas. El ser humano por naturaleza siente la necesidad de
relacionarse, de agruparse; en familia o con amigos o formalmente en las
organizaciones.

 Estima o reconocimiento

En ocasiones las empresas no toman muy en serio este punto, ya que sólo se
enfocan en la remuneración económica y se olvidan que las personas también
tienen sentimientos. Esto no sólo afecta benéficamente al individuo, sino a toda
su familia. Un ejemplo bien claro es cuando un padre de familia asiste a la firma
de boleta de su pequeño y al término de ésta la maestra se acerca al padre de
familia y felicita al niño por su gran desempeño; no sólo se siente bien el niño
sino toda su familia, por que se refleja el esfuerzo de cada uno de los miembros
y por ende el niño tendrá una motivación que lo invitará a seguir esforzándose.

 Autorrealización

Son las más elevadas, se hallan en la cima de la jerarquía, a través de su


satisfacción personal, encuentran un sentido a la vida mediante el desarrollo de
su potencial en una actividad. Se llega a esta cuando todos los niveles
anteriores han sido alcanzados y completados.

CHOREN, Susana, Necesidades humanas básicas

MASLOW, Abraham. Pirámide de Maslow


5.-LA PERSONA HUMANA Y LOS VALORES

Detrás de cada conducta que tenemos y de cada decisión que tomamos, encontramos
la convicción interior, propia de cada ser humano, de que algo importa o no importa,
vale o no vale. A esta realidad interior, previa a cada acto cotidiano, le llamamos
actitud, creencia, valor. El valor es la convicción razonada y firme de que algo es
bueno o malo.1 Entendemos los valores como guías o caminos que nos orientan en la
vida.

En relación a los valores encontramos las actitudes, las cuales son tendencias o
predisposiciones relativamente estables de las personas a actuar de cierta manera.
Son la forma en que cada persona concreta su conducta de acuerdo con unos valores
determinados. Así, son ejemplo de actitudes: cooperar con el grupo, ayudar a los
compañeros, respetar el medio ambiente, participar en las tareas escolares, etc.
Pueden manifestarse actitudes de tipo individual como también grupal4

Por otro lado encontramos las normas, que son patrones o reglas de comportamiento
que debemos seguir en determinadas situaciones, desde el momento que somos parte
de un grupo social. Las normas constituyen una forma pactada de concretar valores
compartidos por un colectivo. Un ejemplo son las normas de convivencia que se
establecen en la institución educativa y que aluden a valores que pueden manifestarse
mediante actitudes.

Los valores se expresan a través de las actitudes. Un valor como por ejemplo la
solidaridad, se revela en las actitudes de solidaridad, que incluyen entre sus
componentes: comportamientos, valoraciones e intenciones Características de
los valores

Adela Cortina señala las siguientes características de los valores:

 Los valores son cualidades que nos permiten acondicionar el mundo, hacerlo
habitable. Los valores como la libertad, la justicia, la belleza valen porque nos
permiten construir un mundo más humano en que podamos vivir plenamente
como personas. Un mundo injusto, insolidario, sin libertades, sin belleza, sin
eficacia, no reuniría las condiciones mínimas de habitabilidad.

 Los valores son cualidades reales a las que le damos cuerpo. Un valor no es
una cosa, tampoco es una persona, sino que está en la cosa (un hermoso
paisaje), en la personas (una persona solidaria), en una sociedad (una
sociedad respetuosa), en un sistema (un sistema económico justo), en las
acciones (una acción buena).

 Los valores son siempre positivos o negativos. Al percibir un valor, podemos


captar si éste es positivo o negativo, si nos atrae o nos repele. La justicia, la
igualdad de oportunidades, la salud son ejemplos de valores positivos,
mientras que la esigualdad, la injusticia, la enfermedad constituirían valores
negativos.

 Los valores poseen dinamismo. Dinamizan y humanizan nuestra acción, nos


sentimos motivados a alcanzar los valores positivos y a erradicar los valores
negativos. Como toda nuestra vida se encuentra impregnada de valores:
positivos o negativos, pocas cosas pueden ser neutrales.

5.1.- LA DIGNIDAD HUMANA, UN VALOR FUNDAMENTAL.

En la filosofía moderna y en la ética actual se propaga una subjetivización de


los valores y del bien.

Desde David Hume, existe una corriente de pensamiento que se expresa en la


idea de que no es posible derivar ningún tipo de deber a partir del ser de las
cosas. El paso siguiente nos lleva a concluir que por valores entendemos
nuestras impresiones, reacciones y juicios, con lo cual convertimos el deber en
un fruto de nuestra voluntad o de nuestras decisiones. En el positivismo jurídico
tipo Kelsen el derecho es el resultado de la voluntad de las autoridades del
estado, que son las que determinan aquello que es legalmente correcto - y
legítimo - y lo que no lo es. En ética, el positivismo y el empirismo afirman que
bueno y malo son decisiones meramente irracionales o puro objeto de
impresiones o reacciones, o sea, del campo emocional. Tanto en el positivismo
como en el empirismo existe aún, es verdad, la idea de valores, pero sólo como
una idea subjetiva o como objeto de consenso. El acuerdo por ejemplo de un
grupo o de un pueblo crea los valores. En realidad esto conduce a un
relativismo total. Así por ejemplo, el grupo podría acordar que los judíos no son
seres humanos o que no poseen dignidad, y que por tanto se los puede
asesinar sin miedo a castigo alguno. Para esta teoría no existe ningún
fundamento que se base en la naturaleza de las cosas y cualquier punto de
vista puede además variar de una a otra época. No existe ninguna barrera
segura de valores frente a la arbitrariedad del estado y el ejercicio de la
violencia. Sin embargo, el propio conocimiento y la apertura natural a los
demás nos permite reconocer en ellos y en nosotros el poder de la inteligencia
y la grandeza de la libertad. Con su inteligencia, el hombre es capaz de
trascenderse y de trascender el mundo en que vive y del que forma parte, es
capaz de contemplarse a sí mismo y de contemplar el mundo como objetos.
Por otro lado, el corazón humano posee deseos insaciables de amor y de
felicidad que le llevan a volcarse - con mayor o menor acierto- en personas y
empresas. Todo ello es algo innato que forma parte de su mismo ser y siempre
le acompaña, aunque a veces se halle escondido por la enfermedad o la
inconsciencia. En resumen: ala vez que forma parte del mundo, el hombre lo
trasciende y muestra una singular capacidad - por su inteligencia y por su
libertad - de dominarlo. Y se siente impulsado a la acción con esta finalidad.
Podemos aceptar por tanto que el valor del ser humano es de un orden
superior con respecto al de los demás seres del cosmos. Y a ese valor lo
denominamos "dignidad humana". La dignidad propia del hombre es un valor
singular que fácilmente puede reconocerse. Lo podemos descubrir en nosotros
o podemos verlo en los demás. Pero ni podemos otorgarlo ni está en nuestra
mano retirarselo a alguien. Es algo que nos viene dado. Es anterior a nuestra
voluntad y reclama de nosotros una actitud proporcionada, adecuada:
reconocerlo y aceptarlo como un valor supremo (actitud de respeto) o bien
ignorarlo o rechazarlo. Este valor singular que es la dignidad humana se nos
presenta como una llamada al respeto incondicionado y absoluto. Un respeto
que, como se ha dicho, debe extenderse a todos los que lo poseen: a todos los
seres humanos. Por eso mismo, aún en el caso de que toda la sociedad
decidiera por consenso dejar de respetar la dignidad humana, ésta seguiría
siendo una realidad presente en cada ciudadano. Aún cuando algunos fueran
relegados a un trato indigno, perseguidos, encerrados en campos de
concentración o eliminados, este desprecio no cambiaria en nada su valor
inconmensurable en tanto que seres humanos. Por su misma naturaleza, por la
misma fuerza de pertenecer a la especie humana, por su particular potencial
genético - que la enfermedad sólo es capaz de esconder pero que resurgirá de
nuevo si el individuo recibe la terapéutica oportuna -, todo ser humano es en sí
mismo digno y merecedor de respeto.

5.2.-PRINCIPIOS DERIVADOS DE LA DIGNIDAD HUMANA

La primera actitud que sugiere la consideración de la dignidad de todo ser


humano es la de respeto y rechazo de toda manipulación: frente a él no
podemos comportarnos como nos conducimos ante un objeto, como si se
tratara de una "cosa", como un medio para lograr nuestros fines personales.

Principio de Respeto
«En toda acción e intención, en todo fin y en todo medio, trata
siempre a cada uno - a ti mismo y a los demás- con el respeto que
le corresponde por su dignidad y valor como persona»

Todo ser humano tiene dignidad y valor inherentes, solo por su


condición básica de ser humano. El valor de los seres humanos difiere
del que poseen los objetos que usamos. Las cosas tienen un valor de
intercambio. Son reemplazables. Los seres humanos, en cambio, tienen
valor ilimitado puesto que, como sujetos dotados de identidad y capaces
de elegir, son únicos e irreemplazables. El respeto al que se refiere este
principio no es la misma cosa que se significa cuando uno dice
“Ciertamente yo respeto a esta persona”, o “Tienes que hacerte
merecedor de mi respeto”. Estas son formas especiales de respeto,
similares a la admiración. El principio de respeto supone un respeto
general que se debe a todas las personas. Dado que los seres humanos
son libres, en el sentido de que son capaces de efectuar elecciones,
deben ser tratados como fines, y no únicamente como meros medios.
En otras palabras: los hombres no deben ser utilizados y tratados como
objetos. Las cosas pueden manipularse y usarse, pero la capacidad de
elegir propia de un ser humano debe ser respetada. Un criterio fácil que
puede usarse para determinar si uno está tratando a alguien con
respeto consiste en considerar si la acción que va a realizar es
reversible. Es decir: ¿querrías que alguien te hiciera a ti la misma cosa
que tú vas a hacer a otro? Esta es la idea fundamental contenida en la
Regla de Oro: «trata a los otros tal como querrías que ellos te trataran a
ti». Pero no es ésta una idea exclusiva de los cristianos. Más de un siglo
antes del nacimiento de Cristo, un pagano pidió al Rabí Hillel que
explicara la ley de Moisés entera mientras se sostenía sobre un solo
pié. Hillel resumió todo el cuerpo de la ley judía levantando un pié y
diciendo: «No hagas a los demás lo que odiarías que ellos hicieran
contigo».

Otros principios

El respeto es un concepto rico en contenido. Contiene la esencia de lo


que se refiere a la vida moral. Sin embargo, la idea es tan amplia que en
ocasiones es difícil saber cómo puede aplicarse a un caso particular.
Por eso, resulta de ayuda derivar del principio de respeto otros
principios menos básicos. Vale la pena hacer notar que, en ética
aplicada, cuanto más concreto es el caso, más puntos muestra en los
que puede originarse controversia. En esta área, la mayor dificultad
reside en aplicar un principio abstracto a las particularidades de un caso
dado. En consecuencia, convendrá disponer de formulaciones más
específicas del principio general de respeto. Entre estos principios están
los de no malevolencia y de benevolencia, y el principio de doble efecto.

TIERNO, Bernabé, “El libro de los valores humanos”, España, 1992,


pag.11.

TINCOPA, Lila, “El Reto de Educar en Valores”, documento de


trabajo, Ministerio de

Educación, DINESST Lima,1994

CORTINA, Adela, “Un Mundo de Valores”, Generalitat Valenciana,


1996.

Ministerio de Educación, “Guía de educación en valores”, Perú,


2004
6.-LA CONCIENCIA NACIONAL EN UN PAIS PLURICULTURAL Y
MULTILINGUE VISIÓN DEL PERÚ PLURICULTURAL Y
MULTILINGÜE

Olga Gamboa de Ludeña Declaración de Panamá 1999- fuente UNESCO

El Perú es un crisol, un mosaico, una síntesis de culturas. En el Perú no hay pureza


cultural, en nuestro país concurren por lo menos cuatro sangres: la andina, la
hispánica, la africana y la sangre asiática: chinos y japoneses. Hay diversas
gradaciones de mestizaje, siendo las matrices culturales básicas: andina, blanca,
africana. El mestizaje se expresa en la comida, música, lenguaje, arte, arquitectura; se
ha evolucionado en la fusión étnica y cultural, pero las ciudades se han vuelto
caóticas. Hay relaciones de amor-odio; de aceptación- rechazo, mundo ajeno-
excluyente, ciudad de marginados y pobres con predominio de informalidad. Las
ciudades de hoy son una mezcla de tradición hispana-mestiza, del mundo andino y de
la modernidad, es la convivencia y la incorporación del criollo popular
entremezclándose creando una nueva cultura. En cuanto a las sociedades
plurireligiosas es necesario que las actitudes vividas se conformen a la sinceridad de
los compromisos adquiridos, de lo contrario la disparidad que surge descalifica el
diálogo interreligioso. Es necesario el fomento del diálogo intercultural para la
prevención de los conflictos. Los hombres y mujeres de buena voluntad de distintos
orígenes culturales, de diferentes creencias religiosas y diversas procedencias étnicas
y sociales a fin de lograr una cultura de paz. Considerando todas las vicisitudes de la
humanidad, uno se queda asombrado frente a las manifestaciones complejas y varias
de las culturas humanas. Cada una de ellas se diferencia de las otras por su
específico itinerario histórico y por los consiguientes rasgos característicos que la
hacen única, original y orgánica en su propia estructura. La cultura es expresión
cualificada del hombre y de sus vicisitudes históricas, tanto a nivel individual como
colectivo. En efecto, la inteligencia y la voluntad le mueven incesantemente a "cultivar
los bienes y los valores de la naturaleza", 1 plasmando en unas síntesis culturales
cada vez más altas y sistemáticas, los conocimientos fundamentales que se refieren a
todos los aspectos de la vida y, en particular, los que atañen a su convivencia social y
política, a la seguridad y al desarrollo económico, a la elaboración de los valores y
significados existenciales, sobre todos de naturaleza religiosa, que permiten a su
situación individual y comunitaria desarrollarse según modalidades auténticamente
humanas.

6.1.-FORMACIÓN HUMANA Y PERTENENCIA CULTURAL.

Si por esto es importante, por un lado, saber apreciar los valores de la propia
cultura, por otro es preciso tomar conciencia de que cada cultura, siendo un
producto típicamente humano e históricamente condicionado, también implica
necesariamente unos límites. Para que el sentido de pertenencia cultural no se
transforme en cerrazón, un antídoto eficaz es el conocimiento sereno, no
condicionado por prejuicios negativos, de las otras culturas. Por lo demás, en
un análisis atento y riguroso, frecuentemente las culturas muestran, por encima
de sus manifestaciones más externas, elementos comunes significativos. Esto
se puede ver también en la sucesión histórica de culturas y civilizaciones. Las
diferencias culturales han de ser comprendidas desde la perspectiva
fundamental de la unidad del género humano, dato histórico y ontológico
primario, a la luz del cual es posible entender el significado profundo de las
mismas diferencias. En realidad, sólo la visión de conjunto tanto de los
elementos de unidad como de las diferencias, hace posible la comprensión y la
interpretación de la verdad plena de toda cultura humana.

6.2.- DIVERSIDAD DE CULTURAS Y RESPETO RECÍPROCO

En el pasado las diferencias entre las culturas han sido a menudo fuente de
incomprensiones entre los pueblos y motivo de conflictos y guerras. Pero
todavía hoy, por desgracia, en diversas partes del mundo constatamos, con
creciente aprensión, la polémica consolidación de algunas identidades
culturales contra otras culturas. Este fenómeno puede, a largo plazo,
desembocar en tensiones y choques funestos, y por lo menos hace difícil la
condición de algunas minorías étnicas y culturales, que viven en un contexto de
mayorías culturalmente diversas, propensas a actitudes y comportamientos
hostiles y racistas. Ante esta situación, todo hombre de buena voluntad debe
interrogarse sobre las orientaciones éticas fundamentales que caracterizan la
experiencia cultural de una determinada comunidad. Las culturas se
caracterizan siempre por algunos elementos estables y duraderos y por otros
dinámicos y contingentes. En un primer momento, la consideración de una
cultura ofrece sobre todo los aspectos característicos que la diferencian de la
cultura del observador, asegurándole un carácter típico en el cual convergen
elementos de la más diversa naturaleza. En la mayor parte de los casos, las
culturas se desarrollan sobre territorios concretos, cuyos elementos
geográficos, históricos y étnicos se entrelazan de modo original e irrepetible.
Este "carácter típico" de cada cultura se refleja, de modo más o menos
relevante, en las personas que la tienen, en un dinamismo continuo de influjos
en cada uno de los sujetos humanos y de las aportaciones que éstos, según su
capacidad y su genio, dan a la propia cultura. En cualquier caso, ser hombre
significa necesariamente existir en una determinada cultura. Cada persona está
marcada por la cultura que respira a través de la familia y los grupos humanos
con los que entra en contacto, por medio de los procesos educativos y las
influencias ambientales más diversas y .de la misma relación fundamental que
tiene con el territorio en el que vive. En todo esto no hay ningún determinismo,
sino una constante dialéctica entre la fuerza de los condicionamientos y el
dinamismo de la libertad. La acogida de la propia cultura como elemento
configurador de la personalidad, especialmente en la primera fase del
crecimiento, es un dato de experiencia universal, cuya importancia no se debe
infravalorar. Sin este enraizamiento en un humus definido, la persona misma
correría el riesgo de verse expuesta, en edad aún temprana, a un exceso de
estímulos contrastantes que no ayudarían el desarrollo sereno y equilibrado.
Sobre la base de esta relación fundamental con los propios "orígenes " a nivel
familiar , pero también territorial, social y cultural es donde se desarrolla en las
personas el sentido de la "patria ", y la cultura tiende a asumir, unas veces más
y otras menos, una configuración "nacional" En efecto las culturas, igual que el
hombre que es su autor, están marcadas por el « misterio de iniquidad» que
actúa en la historia humana (cf. 2 Ts 2,7) y tienen también necesidad de
purificación y salvación. La autenticidad de cada cultura humana, el valor del
ethos que lleva consigo, o sea, la solidez de su orientación moral, se pueden
medir de alguna manera por su razón de ser en favor del hombre y en la
promoción de su dignidad a cualquier nivel y en cualquier contexto. Si tan
preocupante es la radicalización de las identidades culturales que se vuelven
impermeables a cualquier influjo externo beneficioso, no es menos arriesgada
la servil aceptación de las culturas, o de algunos de sus importantes aspectos,
como modelos culturales del mundo occidental sostenido por poderosas
campañas de los medios de comunicación social, que tienden a proponer
estilos de vida, proyectos sociales y económicos y, en definitiva, una visión
general de la realidad, que erosiona internamente organizaciones culturales
distintas y civilizaciones nobilísimas. Por su destacado carácter científico y
técnico, los modelos culturales de Occidente son fascinantes y atrayentes pero
muestran, por desgracia y siempre con mayor evidencia, un progresivo
empobrecimiento humanístico, espiritual.

6.3.- DIÁLOGO ENTRE LAS CULTURAS.

De manera análoga a lo que sucede en la persona, que se realiza a través de


la apertura acogedora al otro y la generosa donación de sí misma, las culturas,
elaboradas por los hombres y al servicio de los hombres, se modelan también
con los dinamismos típicos del diálogo y de la comunión, sobre la base de la
originaria y fundamental unidad de la familia humana. Desde este punto de
vista, el diálogo entre las culturas, surge como una exigencia intrínseca de la
naturaleza misma del hombre y de la cultura. Como expresiones históricas
diversas y geniales de la unidad originaria de la familia humana, las culturas
encuentran en el diálogo la salvaguardia de su carácter peculiar y de la
recíproca comprensión y comunión es más bien expresión de la convergencia
de una multiforme variedad, y por ello se convierte en signo de riqueza y
promesa de desarrollo. El diálogo lleva a reconocer la riqueza de la diversidad
y dispone los ánimos a la recíproca aceptación, en la perspectiva de una-
auténtica colaboración, que responde a la originaria vocación a la unidad de
toda la familia humana. Como tal: el diálogo es un instrumento eminente para
realizar la civilización del amor y de la paz como el ideal en el que había que
inspirar la vida cultural, social, política y económica de nuestro tiempo. Al inicio
del tercer milenio es urgente proponer de nuevo la vía del diálogo a un mundo
marcado por tantos conflictos y violencias, desalentado a veces e incapaz de
escrutar los horizontes de la esperanza y de la paz.

6.4.- RESPETO DE LAS CULTURAS Y "FISONOMÍA CULTURAL" DEL


TERRITORIO.
Más difícil es determinar hasta dónde llega el derecho de los emigrantes al
reconocimiento jurídico público de sus manifestaciones culturales específicas,
cuando éstas no se acomodan fácilmente a las costumbres de la mayoría de
los ciudadanos. La solución de este problema, en el marco de una sustancial
apertura, está vinculada a la valoración concreta del bien común en un
determinado momento histórico y en una situación territorial y social concreta.
Mucho depende de que arraigue en todos una cultura de la acogida que, sin
caer en la indiferencia sobre los valores, sepa conjugar las razones en favor de
la identidad y del diálogo. Por otro lado, se ha de valorar la importancia que
tiene la cultura característica de un territorio para el crecimiento equilibrado de
los que pertenecen a él por nacimiento, especialmente en sus fases evolutivas
más delicadas. Desde este punto de vista, puede considerarse plausible una
orientación que tienda a garantizar en un determinado territorio un cierto
«equilibrio cultural » , en correspondencia con la cultura predominante que lo
ha caracterizado; un equilibrio que, aunque siempre abierto a las minorías y al
respeto de sus derechos fundamentales, permita la permanencia y el desarrollo
de una determinada « fisonomía cultural », o sea, del patrimonio fundamental
de lengua, tradiciones y valores que generalmente se asocian a la experiencia
de la nación y al sentido de la « patria » . Es evidente que esta exigencia de «
equilibrio » , respecto a la «fisonomía cultural » de un territorio, no se puede
lograr satisfactoriamente sólo con instrumentos legislativos, puesto que éstos
carecerían de eficacia si no estuvieran fundados en el ethos de la población y,
sobre todo, estarían destinados a cambiar naturalmente, cuando una cultura
perdiera de hecho su capacidad de animar un pueblo y un territorio,
convirtiéndose en una simple herencia guardada en museos o monumentos
artísticos y literarios. En realidad, una cultura, en la medida en que es
realmente vital, no tiene motivos para temer ser dominada, de igual manera
que ninguna ley podrá mantenerla viva si ha muerto en el alma de un pueblo.
Por lo demás, en el plano del diálogo entre las culturas, no se puede impedir a
uno que proponga a otro los valores en que cree, con tal de que se haga de
manera respetuosa de la libertad y de la conciencia de las personas. « La
verdad no se impone sino por la fuerza de la misma verdad, que penetra, con
suavidad y firmeza a la vez, en las almas ».

7.-PLANES Y PROGRAMAS.

Elemento de Control que permite modelar la proyección de la entidad pública a


corto, mediano y largo plazo e impulsar y guiar sus actividades hacia las metas
y los resultados previstos. Materializan las estrategias de la organización
establecidas para dar cumplimiento a su misión, visión y objetivos
institucionales esperados en un período de tiempo determinado, asegurando
adicionalmente los recursos necesarios para el logro de los fines de la entidad.

Los Planes constituyen por lo tanto, un curso de acción, preparado de manera


anticipada con un propósito consciente, en el cual se establece la secuencia
ordenada de acciones a realizar para lograr los objetivos globales de la entidad,
teniendo en cuenta sus recursos y capacidades, estructurándose en Programas
y Proyectos, los que requieren a su vez de Políticas para ejecutarse
adecuadamente.

 Los Programas, ordenan las acciones necesarias para alcanzar los principales
objetivos del Plan e ilustran cómo, dentro de los límites establecidos por las
políticas, serán logrados los objetivos. A su vez los Programas se estructuran
en Proyectos.

 Los Proyectos, concretan las metas y objetivos de los Programas en un


conjunto de acciones específicas en el tiempo, que permiten el logro de los
resultados propuestos.

 Las Políticas, constituyen reglas o guías que expresan los límites para llevar a
cabo las acciones definidas en los Planes y Programas.

La Planeación en la entidad pública, debe ser el paso inicial obligado de su


gestión y constituye la base de su control estratégico, organizacional y
operativo. Su ejercicio permite identificar, ordenar y armonizar de manera
participativa y concertada las estrategias seleccionadas para alcanzar los
objetivos y las metas. Comprende la definición de la misión y su visión; la
fijación de los objetivos institucionales; la definición de las estrategias para
llevarlos a cabo; la indicación de los recursos y la asignación de las
responsabilidades para su cumplimiento. Todo ello se integra en un conjunto
coherente de planes, programas, proyectos y políticas que orientan las
acciones al cumplimiento de los fines del Estado.

El Proceso de Planeación Estratégica en el sector Público, se define en dos


niveles a saber: el Nivel Estratégico y el Nivel Operativo.

Nivel Estratégico, corresponde a la alta dirección de la entidad pública definir


dentro de los objetivos misionales, las grandes orientaciones estratégicas que
se concretan en una visión con un horizonte de tiempo, planes, y proyectos e
indicadores estratégicos de gestión. Es aquí en este nivel de la Planeación,
donde se concretan los Planes de gobierno de los mandatarios. También los
grandes objetivos gerenciales de las unidades estratégicas o empresas que
integran el Estado.

La definición de los Planes y Programas precisa de un Análisis Externo,


tendiente a identificar las principales oportunidades y amenazas, debilidades y
fortalezas provenientes del entorno, definiendo las estrategias necesarias para
aprovechar las unas y minimizar las otras. Para este Análisis se tiene en cuenta
la variación en las condiciones demográficas, culturales, políticas, sociales,
económicas, tecnológicas y por supuesto, el marco legal que rige la actuación
de las entidades del Estado:

-Oportunidades, constituyen aquellas tendencias económicas, políticas o de


regulación; tecnológicas, competitivas, de nuevos clientes, nuevos proveedores
y otros hechos, que pueden beneficiar en forma significativa a la entidad o a
una dependencia en particular.

-Amenazas, hechos o tendencias que pueden ser potencialmente dañinos a la


entidad o áreas organizacionales, dado que afectan su capacidad de gestión.

De igual manera, la definición de los Planes y Programas requiere de un


Análisis Interno, tendiente a identificar las fortalezas y debilidades que puedan
potenciar o disminuir la capacidad de la entidad para responder a su propósito
constitucional. Este análisis permite establecer las capacidades y recursos
disponibles o deseables, y las competencias específicas de los diferentes
grupos de trabajo en términos de conocimientos, habilidades y aptitudes:

-Debilidades, factores o actividades internas, negativas, que limitan o inhiben el


éxito de la entidad o de sus áreas, se pueden clasificar en Operativas-Técnicas
como la tecnología, en cuanto a software y hardware y los procesos propios del
área incluyendo tramites, demoras, responsabilidades, del Recurso Humano,
en cuanto a su calificación, motivación, compromiso, administrativas teniendo
en cuenta los procesos claves: Dirección, Planeación, Coordinación y Control.

- Fortalezas: son los factores o actividades internas que estamos desarrollando


con eficiencia. Vale la pena tener en cuenta los mismos factores que en las
debilidades.

La realización de éste análisis debe ser puntual y en un momento específico,


ya que la dinámica de los eventos en un ente público y en el entorno, hace que
puedan ser aplicables hoy pero quizás mañana no.

Una vez efectuado el Análisis Externo e Interno, y teniendo claro hacia donde
debe dirigirse la entidad pública puede iniciarse la construcción de un Plan
Estratégico estructurado y realizable, tomando como base los siguientes
elementos:

-Definir La Visión: conjunto de ideas o planteamientos, que proveen el marco


de referencia de lo que una entidad del Estado es y quiere ser en el futuro. La
Visión no se expresa en términos cuantitativos, debe ser amplia e inspiradora, y
aunque la define la alta dirección, debe ser conocida por todos e integrar al
Comité directivo a su alrededor. Requiere de un esfuerzo amplio de
comunicación y de liderazgo, a fin de lograr que todos los servidores públicos
estén alineados con los propósitos plasmados en la Visión.

-Determinar La Misión: Formulación de los propósitos de una organización que


la distingue de otra en cuanto al cubrimiento de sus operaciones, sus grupos de
interés y el talento humano que soporta el logro de estos propósitos.

-Establecer Los Objetivos: Resultados de largo plazo que una organización


espera lograr para cumplir con la misión y la visión de la entidad pública.

-Definir Las Metas: Puntos de referencia o aspiraciones específicas a lograr en


el corto plazo, para alcanzar los objetivos trazados. Son objetivos altamente
específicos con respecto de la magnitud y el tiempo.
-Diseñar Las Estrategias: Acciones que deben realizarse para mantener y
soportar el logro de los objetivos de la organización y de cada unidad de trabajo
y así, alcanzar los resultados esperados. Las estrategias se concretan al definir
los Planes y Programas estratégicos.

Nivel Operativo. La Planeación operativa traduce o convierte el


direccionamiento estratégico en Planes, Programas y Proyectos o planes, así
como en indicadores operativos que permitan monitorear sus resultados y
logros.

Detalla las acciones y los recursos de orden físico, financiero y humano


disponibles para desarrollar las actividades que contribuyen al logro de los
resultados en el corto plazo. Es una herramienta de gestión, establecida para
orientar los procesos, instrumentos y recursos disponibles por cada
dependencia o área organizacional hacia el logro de las metas, a través de la
ejecución de acciones y proyectos contenidos en el Plan Estratégico o de
Desarrollo.

La Planeación Operativa da lugar a los Planes Tácticos, Planes de Acción, y el


Presupuesto, garantizando este último la viabilidad financiera de los Planes
Estratégicos o de Desarrollo y de los Planes Operativos o de Acción. Su
elaboración comprende la previsión de ingresos, egresos, déficit y su
financiación, para establecer los recursos financieros disponibles y aquellos
que se requieren para el cumplimiento de la función de la entidad pública.

Los Planes y Programas permiten reunir en un solo instrumento lógico y


coherente, todos los elementos que soportan la Planeación Estratégica.
Adicionalmente, es de vital importancia que la entidad tenga claro que cualquier
labor debe estar enfocada hacia los grupos de interés, identificando sus
necesidades y expectativas y los resultados en bienes y servicios que cubren
estas expectativas, identificándolas claramente en los servicios o productos
que genera.

El logro de los resultados esperados de los Planes y Programas depende de la


coherencia entre éstos, la Planeación Operativa y la Presupuestación. Esto
significa que las prioridades establecidas deben contar con los recursos
financieros y físicos suficientes a la realización de los programas y la ejecución
de los proyectos. La entidad debe velar, entonces, por que los conceptos y
enunciados de los Planes y Programas se conviertan en una realidad tangible
para cada comunidad y los grupos de interés.

Es importante resaltar la articulación entre los planes de las entidades


territoriales de los diversos niveles, entre sí y con respecto al Plan Nacional de
Desarrollo, y de estos, con los planes estratégicos de las entidades
descentralizadas cuando esto sea pertinente.

a. Relación con los Elementos del Componente Direccionamiento Estratégico


Los PLANES Y PROGRAMAS se convierten, conjuntamente con las
competencias legales y el mandato constitucional en el fundamento
para la definición del MODELO DE OPERACIÓN, al aportar el conjunto
de objetivos requeridos para orientar las acciones del soporte
organizacional de la entidad pública hacia su cumplimiento.
Adicionalmente fundamenta la ESTRUCTURA ORGANIZACIONAL,
cuya función dentro del Subsistema es establecer los mecanismos de
coordinación requeridos para la realización de los propósitos
institucionales, en armonía con el MODELO DE OPERACIÓN POR
PROCESOS.

Favorecen el DIRECCIONAMIENTO ESTRATÉGICO, en tanto definen


los objetivos, las estrategias, las políticas, y los proyectos necesarios
para el cumplimiento de la función constitucional y legal de la entidad.
Además garantizan la adecuada asignación de los recursos para
hacerlos posibles.

b. Principios y Fundamentos

El diseño, ejecución y seguimiento de los PLANES Y PROGRAMAS,


facilita el cumplimiento de los principios de Imparcialidad, al garantizar
la objetividad de los planes y programas y su estructuración bajo la
primacía del interés general sobre el particular; de Economía, al
considerar desde el momento mismo de la planeación, la obtención de
los recursos necesarios para cumplir con los propósitos y establecer las
acciones requeridas para su obtención; de Eficiencia al definir un marco
de acción específico para cumplir con los propósitos constitucionales y
legales de la entidad.

Adicionalmente apoya el cumplimiento de los principios de Eficacia, al


establecer los parámetros de la gestión y facilitar la medición de su
impacto o valor agregado; de Publicidad, al divulgar los planes y
programas a los diversos públicos internos y externos, de tal manera
que sean conocidos por todos los interesados y se pueda garantizar su
ejecución y vigilancia; de Preservación del Medio Ambiente, al tener en
cuenta la valoración de los costos ambientales en los programas y
proyectos de inversión estimados como convenientes, sin afectar el
medio ambiente.

Se fundamenta a su vez en la Autorregulación, al reglar los propósitos


de la entidad pública, armonizándolos con la función constitucional y
legal. Favorece la Autogestión, al definir y dar las pautas para la
coordinación de las acciones pertinentes a la satisfacción de los
propósitos y objetivos institucionales. En este mismo sentido, el
conocimiento de los Planes y Programas por parte de todos los
servidores les permite tener una actitud vigilante hacia su realización,
dando paso al Autocontrol.
c. Objetivos
 Definir y programar las acciones necesarias para asegurar el
desempeño de la función asignada por Constitución, por ley u otra
norma a la entidad pública, para el cumplimiento de su misión y su
contribución a la finalidad social del Estado.

 Asegurar los recursos necesarios al funcionamiento de la entidad y a fin


de cumplir con las acciones programadas en el desarrollo de los
programas y proyectos de inversión.

d. Niveles de Responsabilidad
Si bien los PLANES Y PROGRAMAS son responsabilidad de todos los
niveles de la entidad, los cuales de manera coherente y armonizada
deben garantizar el cumplimiento de la función, la misión y la visión la
Planeación Estratégica es responsabilidad de la alta dirección, la cual
de manera coordinada y acordada con sus grupos de interés externos
y/o internos define las principales líneas de acción para satisfacer sus
necesidades, de acuerdo con las funciones y competencias.

e. Parámetros de Evaluación
 Definición en la normativa que autorregula el Sistema de Control Interno, de
los procedimientos instructivos e instrumentos que garantizan su diseño,
implementación, mantenimiento y evaluación.

 Existencia del Plan Estratégico o de Desarrollo, Planes de Acción,


Presupuestos o sus equivalentes, según las características propias de la
entidad.

 Coherencia entre la definición de la Misión y Visión institucionales, y las


competencias y funciones asignadas a la entidad por la Constitución y la
ley.

 Grado de concertación de los Planes y Programas con la comunidad o con


los grupos de interés directamente relacionados con ellos.

 Coherencia entre la definición de los objetivos estratégicos y las


necesidades de la comunidad o públicos atendidos por la entidad.

 Compromiso de la alta dirección con la ejecución de los planes y programas


requeridos para el cumplimiento de la función constitucional y legal de la
entidad.

 Divulgación de los planes y programas a los diferentes públicos internos y


externos.

 Conocimiento y compromiso de los servidores públicos con los planes y


programas relacionados con el desarrollo de su función.

 Coherencia interna entre los planes estratégicos, operativos y los


presupuestos de la entidad.
8.-CONCLUSIÓN.

 El tema de la realidad nacional exige una postura ideológica y un


compromiso social. El trabajo se centra el tema de la realidad nacional
en la cultura y los valores, para a partir de ahí hacer un análisis como
por ejemplo del cambio de mentalidad que debe haber en nuestra patria
para poder plasmar un cambio auténtico, al respecto hemos
considerado tocar el tema de la concepción del mundo a partir de las
aspiraciones y la perspectiva que un grupo convencido y con programa
ha señalado.
 Por otro lado se debe recoger la identidad a partir precisamente de la
diversidad, lo que es la unidad de la diversidad y de esa manera
plantear una identidad auténtica.
 Se termina con las prioridades que hay que atender como salud
educación pero solo con una seria reforma educativa e institución a
llevado a cabo por un auténtico liderazgo comprometido y de sacrificio y
pujanza.
 El trabajo es en esencia una descripción de lo que debe ser el estudio
de la realidad nacional en la modernidad, de diagnóstico objetivo pero
que a la vez señale una perspectiva.
9.-BIBLIOGRAFIA Y WEB-GRAFIA

Granados,A.(2004). La pobreza, el desarrollo, la globalización (y una


solución final). Lima,Perú: servicios gráficos El Huerto de Gethsemanhi
e.i.r.l Hualpa,T.(s.f). Repercusión de la globalización y las políticas
educativas en la educación peruana. Recuperado el 14 de julio 2007 .

Magíster Luis A. Meneses Romero - LMENESESarrobaelectroperu.com.pe

http://www.inei.gob.pe/media/cifras_de_pobreza/pobreza_exposicionjefe2013.p
df

http://proyectos.inei.gob.pe/web/poblacion/

http://es.scribd.com/doc/10093768/Ensayo-Realidad-Nacional

http://www.monografias.com/trabajos73/monografias-liderazgo-realidad-
nacional/monografias-liderazgo-realidad-nacional.shtml

http://www.docstoc.com/docs/122843875/REALIDAD-NACIONAL---DOC

http://www.ujcm.edu.pe/bv/links/cur_general/RealiRegiNacional-5.pdf