Sunteți pe pagina 1din 194

El club de los inocentes

Taylor Smith
Serie 2° Maria Bolt

ARGUMENTO:
Mariah Bolt, analista de la CIA, había vivido siempre bajo la sombra de su padre, el
famoso novelista Ben Bolt. Tras la muerte de éste, Mariah se convirtió en depositaria de
su legado, sin saber que había heredado una bomba de relojería.
Pero, antes de descubrir la verdad, Mariah se vería traicionada por un antiguo amigo.
Otro sería asesinado, y la amante de su padre acabaría perdiendo la vida. La joven
empezaba a comprender que ella era el instrumento de un juego en el que se sacrificaba
a personas inocentes para conseguir el premio final.

‐ 1 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Prólogo  

Nadaba para salvar la vida, herida y extenuada. Los pulmones le ardían. 
Sus delgados miembros le dolían por el frío y el esfuerzo. Un grito silencioso se 
formó en su garganta, motivado por el miedo, el dolor y la indignación: «¡No lo 
conseguiré!» 
De  joven,  se  dijo  Renata,  quizá  hubiera  tenido  una  oportunidad.  Por 
entonces era fuerte y estaba en buena forma, aunque también algo consentida... 
al  ser  como  era  hija  única  de  uno  de  los  hombres  más  ricos  del  mundo.  Pero 
tenía ya sesenta y un años, por amor de Dios. No poseía el vigor de antaño. Su 
cerebro  emitió  una  pronta  respuesta:  «¡Sigue  nadando  o  morirás,  estúpida!» 
Miró  nerviosamente  por  encima  del  hombro  mientras,  detrás  de  ella,  en  la 
oscuridad, se oían unas voces profundas que intercambiaban órdenes furiosas. 
¿Habrían  divisado  su  diminuta  figura  en  el  agua  iluminada  por  las  estrellas? 
¿La estaban siguiendo? Parecían hallarse muy cerca. 
No, se dijo Renata, tratando de tranquilizarse. Era simplemente un efecto 
acústico del claro aire nocturno. Se encontraban muy lejos, aunque el barrido de 
la luz de la linterna le indicó que aún no habían dejado de buscarla. 
¿Sólo a ella? 
Notó  una  punzada  de  vergüenza  al  pensar  en  la  joven  a  la  que  había 
dejado  en  la  cubierta.  ¿Qué  clase  de  mujer  dejaba  a  una  niña  a  merced  de  un 
peligro mortal, para salvar su propio pescuezo? ¿Sería cierto lo que su marido 
había dicho una vez de ella?, se preguntó Renata. ¿Había algo de antinatural en 
una mujer carente de empatía? 
El ritmo de sus brazadas disminuyó. Con cautela, sin alzar la cabeza, miró 
hacia el barco, tratando de distinguir las siluetas que había en cubierta, pero su 
vista  tampoco  era  ya  como  antes.  Si  la  chica  seguía  a  bordo,  Renata  no 
alcanzaba a divisarla. 
Quizá Lindsay también había logrado escapar, aprovechando la confusión 
provocada por su propia fuga. La chica parecía delicada, pero se decía que era 
una  excelente  nadadora.  De  modo  que,  si  había  escapado,  tenía  tantas 
posibilidades como la propia Renata de alcanzar la orilla. Quizá más. Después 
de todo, tenía la juventud de su parte. 
Renata  notó  otro  escalofrío  de  culpa.  ¿Y  si  Lindsay  no  había  conseguido 
escapar  de  los  matones  del  barco?  Era  indudable  la  suerte  que  aguardaba  a 
aquella joven encantadora. 
Razón  de  más  para  seguir  nadando,  se  dijo  Renata,  dirigiéndose  hacia  la 
orilla y braceando con renovados bríos. 
Sus secuestradores habían cometido un error de cálculo. A lo largo de toda 
la costa, desde Dana Point hasta Long Beach, el cielo aparecía iluminado por los 
fuegos artificiales de la celebración del Cuatro de Julio. En el agua permanecían 
ancladas docenas de pequeñas embarcaciones, contemplando el espectáculo. 

‐ 2 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Aquellos brutos habían contado con que el ruido y la confusión cubriría su 
huida, pero no habían previsto que sus víctimas saltarían del barco, ¿verdad? Y 
la  pirotecnia,  lejos  de  delatarla,  parecía  camuflarla  entre  las  sombras  y  los 
estallidos  de  luz  que  iluminaban  la  superficie  del  agua,  permitiéndole  escapar 
limpiamente. 
Aunque  no  del  todo.  Al  principio,  con  el  estruendo  de  los  fuegos 
artificiales, Renata no fue  consciente de que le habían disparado. A  ciegas,  sin 
duda, pero una de las balas había alcanzado su objetivo. 
Renata hizo una mueca al notar un repentino dolor en el hombro, pero se 
obligó  a  pasarlo  por  alto.  Si  lograba  alcanzar  uno  de  los  pequeños  botes 
anclados frente a la orilla, sería libre. Luego avisaría a las autoridades. 
Siguió nadando, decidida a alejarse lo máximo posible del barco antes de 
que  terminaran  los  fuegos  artificiales.  Sin  embargo,  sus  brazadas  iban 
perdiendo  fuerza.  No  era solo  por  la  fatiga  y la  pérdida  de  sangre.  Su  vestido 
empapado  se  había  convertido  en  un  lastre.  Tendría  que  quitárselo.  Agitando 
las  piernas  para  mantenerse  a  flote,  Renata  se  despojó  de  la  prenda  con  una 
mueca de dolor, y a continuación se quitó las medias y el sujetador, cuyo tirante 
le oprimía la herida del hombro. 
Después  continuó  nadando,  impulsada  por  su  legendaria  e  indomable 
fuerza  de  voluntad.  No  obstante,  la  herida  y  el  cansancio  acabaron  por 
disminuir su avance a los pocos segundos. Embargada por un inevitable pánico, 
Renata  empezó  a  llorar.  Le  parecía  llevar  horas  nadando  hacia  el  barco  más 
cercano, y aún no había ninguno a la vista. 
Respiró hondo, con los dientes apretados, pero sus débiles brazadas ya no 
la  impulsaban  hacia  la  orilla.  Renata  se  detuvo  para  recobrar  el  aliento  y 
descansar sus doloridos brazos. 
«Solo un momento. Estoy tan cansada...» 
Permaneció  flotando  boca  arriba,  con  los  brazos  extendidos,  cual  un 
diminuto crucifijo desnudo sobre la superficie del agua. Cerró los ojos, tratando 
de no pensar en la sangre que había perdido, y se dejó mecer por el oleaje. Notó 
que  la  invadía  una  sensación  de  profunda  somnolencia,  pero  se  obligó  a 
mantener los ojos abiertos. 
En lo alto, el cielo se extendía como una inmensa bóveda moteada de luz. 
Perezosamente, Renata señaló con un dedo las distintas constelaciones. Sonrió y 
cerró  los  ojos  para  poder  concentrarse,  hipnotizada  por  la  música  de  las 
estrellas. 
Estaba tan cansada... Necesitaba descansar. Y luego, cuando recuperase las 
fuerzas, debía hacer algo. Pero, ¿qué era? 
Siguió  flotando  boca  arriba,  parpadeando  conforme  buscaba  la  respuesta 
entre  las  estrellas.  Eran  tan  hermosas.  Alzó  una  temblorosa  mano  hacia  ellas. 
Parecían tan cercanas que casi podía tocarlas...  

‐ 3 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

 
Capítulo 1 

Renata Hunter Carr no estaba ni remotamente muerta cuando Mariah Bolt 
la  vio  por  primera  vez.  Su  condición,  naturalmente,  no  tardaría  en  cambiar,  y 
Mariah  sería  la  agente  de  dicho  cambio.  Para  quienes  creían  en  el  destino,  la 
rueda se había puesto en marcha tres días antes del desventurado chapuzón de 
Renata. 
Tres días antes y a casi cinco mil kilómetros de distancia. 
Jack  Geist,  subdirector  de  operaciones,  actuó  como  si  no  hubiera  nada 
inusual  en  llamar  a  Mariah  a  su  despacho,  situado  en  la  séptima  planta  del 
cuartel general de la CIA en Langley, Virginia. 
Su secretaria hizo girar el pomo de la enorme puerta de madera y, con la 
otra mano, indicó a Mariah que esperara. 
—Aquí está la señorita Bolt, señor. 
El agente alzó la cabeza con lentitud. Parecía distraído e irritado. Hizo un 
gesto brusco de asentimiento y la secretaria se retiró, cerrando la puerta una vez 
que hubo entrado Mariah. 
La conducta de Geist pareció experimentar una transformación. Se levantó 
y  rodeó  la  enorme  mesa,  con  la  mano  extendida  y  los  labios  estirados  en  una 
ancha sonrisa. 
—¡Mariah Bolt! Creo que aún no había tenido el placer. Soy Jack Geist. 
Conforme le estrechaba la mano, Mariah vio que sus pálidos ojos verdes la 
miraban  con  fijeza,  lo  cual  le  produjo  cierta  incomodidad.  Su  piel  tenía  una 
textura correosa. Cuando por fin le soltó la mano, y señaló hacia el sofá situado 
en un extremo de la habitación, Mariah captó un rancio olor a tabaco, levemente 
enmascarado  por  un  aroma  mentolado.  Buscó  con  la  mirada  los  ceniceros  que 
sabía  que  debían  estar  ahí,  a  pesar  de  la  prohibición  de  fumar  en  el  edificio, 
segura  de  que  el  agente  habría  desactivado  los  detectores  de  humo  del 
despacho. 
—Gracias por haber venido —añadió Geist, siguiéndola. 
—No hay de qué —respondió Mariah. Al fin y al cabo, se había limitado a 
cumplir  órdenes.  Pasó  junto  al  sofá  y  tomó  asiento  en  uno  de  los  sillones 
colocados  en  ángulo  recto  frente  a  una  mesita  baja  de  caoba—.  Mi  secretaria 
dijo que era urgente. 
No  todos  los  días  una  analista,  aun  tan  especializada  como  Mariah,  era 
convocada por el departamento de operaciones secretas. 
Geist  acomodó  su  larguirucha  figura  en  el  extremo  del  sofá  cercano.  Su 
cabello  era  de  color  pajizo,  de  esa  tonalidad  que  se  iba  volviendo 

‐ 4 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

imperceptiblemente  blanca  con  la  edad.  Con  la  corbata  aflojada,  la  camisa 
plagada de arrugas y las mangas enrolladas hasta el codo, parecía que hubiese 
pasado  la  noche  en  aquel  sofá,  trabajando  en  alguna  crisis  internacional. 
¿Tenían vida familiar los hombres como él?, se preguntó Mariah. 
—Los Últimos Días de la Dinastía Romanov —dijo Geist yendo directamente 
al grano—. ¿Ha oído hablar de ella? 
—Sí, naturalmente —asintió Mariah—. Se trata de la mayor y más valiosa 
colección de objetos de la realeza rusa jamás reunida, desde que el zar Nicolás II 
y su familia fueron asesinados por los bolcheviques en 1917. Coorganizada por 
el Museo del Hermitage de San Petersburgo y el Arlen Hunter de Los Ángeles. 
Será exhibida durante dos años en Estados Unidos, a partir del verano. 
—A partir de mañana, concretamente. La presentación tendrá lugar en el 
Museo Arlen Hunter. 
Mariah  resistió  la  tentación  de  contestar:  «¿Y  qué?»,  temiendo  ya  los 
derroteros de la conversación. ¿Acaso conocía Geist sus planes para el verano? 
Y otra preocupación: ¿Estaba al tanto de su conexión con la familia Hunter? Por 
espectacular  que  pudiera  ser  la  exposición  de  los  Romanov,  el  Museo  Arlen 
Hunter era el último lugar de la Tierra que Mariah pisaría voluntariamente. 
—Hemos  sabido,  esta  misma  mañana,  que  el  encargado  de  presidir  la 
inauguración  será  nada  menos  que  Valery  Zakharov  —dijo  Geist—.  Llegará 
dentro de veinticuatro horas. 
Mariah se quedó atónita. 
—¿El  Ministro  de  Asuntos  Exteriores  en  persona?  Sé  que  la  exposición 
reportará  ingresos  considerables  al  gobierno  de  Rusia,  pero  me  parece 
exagerado, ¿no? 
Geist se encogió de hombros. 
—Yo  también  lo  creo  así.  Pero,  de  todas  formas,  Zakharov  debía  viajar  a 
Los  Ángeles  esta  misma  semana  para  asistir  a  la  Conferencia  de  Estados  del 
Pacífico. Habrá una gran recepción a bordo del Queen Mary la noche del día 4. 
—Una fecha muy oportuna. Desde allí podrán ver los fuegos artificiales a 
todo lo largo de la costa. 
—De  todos  modos,  hemos  detectado  a  varias  figuras  conocidas  de  la 
inteligencia rusa en la lista de nombres que los rusos han enviado para solicitar 
visados diplomáticos. 
—Es lógico, ¿no? Zakharov fue miembro de la KGB. Era de esperar que su 
séquito incluyera a algunos espías. 
—Sin  duda.  Por  eso  quiero  enviar  a  alguien,  para  tener  vigilada  la 
situación. 
—¿No es cosa del FBI? 
El subdirector hizo una mueca. 
—Tiene  gracia,  eso  mismo  dijo  nuestro  estimado  director.  Entre  usted  y 
yo,  Mariah,  ese  hombre  está  tan  obsesionado  con  los  comités  de  supervisión, 
que no es capaz de ir al aseo sin notificarlo antes al Capitolio. 

‐ 5 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Mariah no dijo nada. Le parecía feo que criticase a su superior delante de 
alguien  a  quien  no  conocía  y  que  ni  siquiera  trabajaba  para  él.  Dado  que  el 
director había puesto a Geist en aquel cargo tan elevado, aquellas críticas eran 
también  una  muestra  de  deslealtad.  ¿Qué  pretendía,  pues?  ¿Integrarla  en  su 
círculo de personas de confianza? 
Geist  sólo  llevaba  unos  meses  en  el  cargo  de  subdirector,  pero  era 
indudable que se trataba de un hombre ambicioso y despiadado. 
—No  tenemos  competencia  para  operar  en  suelo  nacional  —dijo  Mariah 
señalando lo obvio. 
—¿Quién ha hablado de «operar»? Estoy hablando de simple observación. 
De  velar  por  los  intereses  de  la  Agencia.  Al  FBI  le  preocupan  el  crimen 
organizado  y  los  topos  rusos.  Y  es  lógico,  pero  nosotros  tenemos  un  pez  más 
gordo  que  freír.  Zakharov  está  presionando  mucho  para  acceder  a  la 
presidencia.  Probablemente  será  el  próximo  hombre  que  controle  el  arsenal 
armamentístico  ruso.  No  es  que  actualmente  eso  represente  una  amenaza 
directa, pero los rusos tienen un gran potencial a la hora de crear dificultades. 
Usted  lo  sabe  mejor  que  nadie,  Mariah.  Sus  envíos  de  armas  a  clientes 
indeseables bastan para ponerle a uno el pelo de punta. 
Mariah se sintió tentada de señalar que los rusos tendrían que cuadriplicar 
sus actividades para aproximarse al nivel de la venta de armas de Norteamérica 
al  extranjero.  Pero  lo  dejó  pasar.  Además,  tenía  curiosidad  por  saber  dónde 
desembocaría la conversación. 
—Zakharov  es  un  matón.  Pero  cuando  mande  en  Rusia  se  convertirá  en 
nuestro  matón.  Me  gustaría  introducir  a  alguien  de  confianza  en  su  círculo 
íntimo. Para eso asistirá usted a la inauguración de la exposición Romanov. 
Precisamente lo que Mariah había temido oír. 
—Escuche, señor... 
—Llámeme Jack. 
—Esto  no  tiene  ningún  sentido.  Si  desea  poner  en  marcha  una  operación 
de espionaje, debería enviar a alguien con experiencia en ese campo. 
—Tengo  entendido  que  ya  había  hecho  usted  algunos  trabajos  para 
nosotros. 
—Ninguno  de  esa  magnitud  —contestó  Mariah—.  Ni  siquiera  sabría 
identificar a un objetivo susceptible de serlo. 
—¡Ah, bueno! Eso no supondrá ningún problema. El objetivo es alguien a 
quien usted conoce. Yuri Belenko, ayudante ejecutivo de Zakharov. 
—¿Belenko? ¿De veras? Sí, he coincidido con él —admitió ella. 
—Dos  veces  durante  el  año  pasado,  si  mi  información  es  correcta.  En  la 
sesión de la Asamblea General de la ONU y, posteriormente, en la Conferencia 
de Seguridad europea celebrada en París. 
Ella asintió. 
—Fui trasladada temporalmente al Departamento de Estado para trabajar 
con la delegación de desarme, pero... 

‐ 6 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Geist  se  inclinó  hacia  delante,  con  los  codos  apoyados  en  las  rodillas,  y 
volvió a fijar en Mariah su intensa mirada. 
—Hábleme de Belenko, Mariah. ¿Cómo es? 
—Es  un  hombre...  agradable  —aventuró  ella,  haciendo  una  mueca  para 
sus adentros—. Inteligente y culto. Cuarenta y tres años. Divorciado, al parecer. 
Habla un  inglés  excelente,  del  que  se  impartía  en  los  cursos de  entrenamiento 
de la KGB... donde, por lo visto, se inició su carrera. 
—¿Algún rasgo de carácter peculiar? 
—No  estoy  segura  de  conocer  alguno...  A  menos  que  cuente  el  hecho  de 
que le apasionan los proverbios y el argot americano. 
—Los proverbios, ¿eh? ¿No le apasiona nada más? 
Mariah arrugó la frente. 
—No entiendo qué... ¡Ah! Sí. Es algo mujeriego, supongo. 
—¿Supone? 
—Como le he dicho, puede ser encantador, y tiende a utilizar sus encantos 
con las mujeres. 
—Especialmente con usted. 
—¿Cómo dice? 
—Me  siento  inclinado  a  creer  que  nuestro  hombre,  Yuri,  está  algo 
encaprichado de usted. 
—¿Qué está sugiriendo? 
—No  estoy  sugiriendo  nada.  Solo  quiero  oír  lo  que  tenga  usted  que 
informar. 
—No hay nada que informar —respondió Mariah, irritada—. Oiga, no sé 
qué le habrán contado sus informadores, pero entre Belenko y yo no hay nada. 
Esa idea es ridícula. Perdí a mi marido hace año y medio, y estoy muy ocupada 
trabajando y criando a mi hija adolescente. No tengo tiempo ni ganas de hacer 
vida social con tipos como Yuri Belenko. 
Geist  se  puso  en  pie,  se  acercó  a  su  mesa  y  extrajo  un  archivo  de  una 
carpeta. Luego se lo pasó a Mariah. 
A  ella  le  dio  un  vuelco  el  corazón.  Era  una  fotocopia  de  un  artículo  del 
Washington  Post.  La  fotografía  que  acompañaba  el  texto  no  estaba  bien 
reproducida, pero Mariah identificó a las dos figuras que aparecían en ella. 
—Para ser alguien que afirma no cultivar la vida social, llama bastante la 
atención  —dijo  Geist.  Recuperó  el  artículo  y  lo  examinó—.  La  entrega  de 
premios del Club Nacional de Prensa. ¡Vaya, vaya! Y ahí está usted, claramente 
reconocible,  del  brazo  de  uno  de  nuestros  presentadores  de  televisión  más 
famosos. 
—Paul  Chaney  es  un  viejo  amigo  de  mi  marido.  Y  mío  —reconoció 
Mariah, comprendiendo que sería estúpido fingir lo contrario—. Esa noche iban 
a concederle un premio. Necesitaba una acompañante y yo le hice el favor. 
—Este  artículo  no  habla  de  Chaney,  ¿verdad?  Sino  de  usted.  Y  de  su 
padre. Se han publicado algunos más desde entonces. 

‐ 7 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Por  desgracia  —Mariah  exhaló  un  fuerte  suspiro—.  Mire,  todo  eso  fue 
un  accidente.  Algún  periodista  averiguó  que  yo  era  hija  de  Ben  Bolt  y  dio 
pábulo al rumor de que se había encontrado una novela suya inédita —meneó 
la cabeza seriamente—. No debí asistir a esa cena. 
Por enésima vez, maldijo a Paul por haber filtrado información acerca de 
su  padre  y  sus  documentos.  Y,  por  enésima  vez,  se  preguntó  si  aquel  desliz 
había sido accidental, como él había afirmado. 
—Su fallecido padre está considerado como uno de los grandes escritores 
de  la  literatura  norteamericana  —Geist  frunció  los  labios  y  se  encogió  de 
hombros—. No es de extrañar que la noticia armara tanto revuelo. 
—Supongo,  pero  yo  no  deseaba  ni  pretendía  verme  en  el  centro  de  una 
controversia. 
—Pero, ¿existe esa novela? 
Mariah se encogió de hombros. 
—Existe un borrador manuscrito y algunos diarios que aparecieron en un 
viejo armario. El agente de mi padre está intentado ordenar la obra y ver hasta 
qué  punto  está completa.  La  semana  que  viene  me  reuniré  con  él  para  decidir 
qué haremos con ella, si es que se puede hacer algo. En cualquier caso —añadió 
Mariah—,  eso  no  tiene  nada  que  ver  con  la  cuestión.  Hablábamos  de  Yuri 
Belenko  y  no  quiero  entretenerle  más  de  lo  necesario.  Estoy  segura  de  que  se 
encuentra  usted  muy  ocupado.  ¿Por qué  piensa  que  Belenko  es  susceptible  de 
colaborar con nosotros? 
—Bueno, al menos sí parece susceptible de «colaborar» con usted, Mariah. 
—¿Por qué dice eso? 
—Mi  gente  lo  ha  estado  vigilando,  y  hemos  interceptado  un  par  de 
conversaciones en las que la mencionaba a usted. ¿Sabía, además, que mientras 
estaba  en  París,  en  marzo,  la  siguió  hasta  su  hotel  una  noche?  Creemos  que 
pensaba hacerle una visita de cortesía, pero supongo que su hija estaba allí con 
usted... 
—La conferencia solo duraba un día, y ella estaba de vacaciones, así que... 
—Mariah sintió un escalofrío—. ¿Belenko me había seguido? ¿Y vio a mi hija? 
Era la antigua pesadilla de siempre, que volvía para atormentarla... Que su 
hija se viera en peligro por culpa de su trabajo. 
Geist se inclinó hacia delante. 
—Mis  observadores  dijeron  que  Belenko  se  mostró  muy  decepcionado. 
Supongo  que  pensó  que  no  conseguiría  nada  aquella  noche.  Pero  decidimos 
seguir vigilándolo, y por fin obtuvimos resultados. Anteayer mismo. 
—¿Resultados? 
—Estuvo cenando con su hermano en Moscú. El tipo es crítico literario del 
diario  Izvestia,  ¿lo  sabía?  Belenko  le  dijo  que  había  conocido  a  la  hija  de  Ben 
Bolt. Imagino que las novelas de su padre también son muy conocidas allí. 
Mariah asintió. 
—¿Su gente espió la conversación? 

‐ 8 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Sí. Belenko comentó que volvería a EE.UU. esta semana, y que esperaba 
verla  a  usted  de  nuevo.  Quizá  solo  quería  impresionar  a  su  hermano  mayor, 
pero, por el modo en que habló, no parecía que fuese la literatura lo que más le 
interesaba. ¿Comprende? 
Mariah se reclinó en el sillón, momentáneamente sorprendida por aquella 
información. Luego meneó la cabeza. 
—Creo que está usted malinterpretando la situación. 
—¿Nunca  notó  que  Belenko  se  sentía  atraído  por  usted?  Es  usted  una 
mujer muy bella, Mariah. 
Ella pasó por alto el halago. 
—Ya he vivido esto antes. No soy yo el objeto de atracción, sino mi padre. 
—Pensaba que había fallecido. 
—Sí.  Murió  hace  muchos  años  —Mariah  suspiró—.  Resulta  difícil  de 
explicar.  Alguna  gente  suele  actuar  así  al  saber  que  Ben  Bolt  era  mi  padre. 
Gente  que  desea  acercarse  a  sus  héroes,  aunque  sea  indirectamente.  Visto  el 
modo en que los rusos encumbran a los poetas y los escritores, podría ser ese el 
caso de Belenko. 
—De  cualquier  manera  —dijo  Geist—,  el  anzuelo  existe.  Sigo  creyendo 
que sería recomendable que volviera usted a encontrarse con Belenko. Es más, 
creo que debería conocerlo mejor. 
Mariah retrocedió ligeramente, notando que las mejillas se le inflamaban. 
—¿Insinúa  que  quiere  que  lo  seduzca?  Porque,  si  es  así,  me  niego 
terminantemente.  Mi  trabajo  consiste  en  interpretar  la  información  de  los 
satélites  y  en  escribir  informes  deprimentes  sobre  la  venta  de  armas  en  el 
extranjero. No me contrataron para hacer de espía. 
Geist hizo un gesto para tranquilizarla. 
—No era mi intención ofenderla, Mariah. Ni le pediré que haga nada que 
la  incomode.  Solo  deseo  que  vuelva  a  entablar  contacto  con  Belenko,  para  ver 
cuáles son sus intereses a largo plazo —Geist sonrió. 
—Sigue sin gustarme. 
—Lo hará bien. Será solo un día o así. 
—¿Un día o así? Creí que quería que cubriera la inauguración Romanov. 
—Zakharov,  el  Ministro  de  Asuntos  Exteriores,  permanecerá  en  Los 
Ángeles unos cuantos días, pero no estamos seguros de que Belenko se quede 
tanto  tiempo.  En  cualquier  caso,  será  un  par  de  días  como  máximo.  Se  lo 
prometo. Sé que está a punto de tomarse unas vacaciones. 
—¿Qué  me  dice  del  Departamento  de  Estado?  Al  secretario  Kidd  no  le 
gusta que haya agentes secretos en sus delegaciones. 
—Lo  sé,  pero  de  eso  se  trata.  Usted  no  es  un  agente  secreto.  Ya  hemos 
discutido el asunto con la oficina de Kidd.  Dado que  usted ha colaborado con 
ellos anteriormente, no pondrá ninguna pega. 
—Supongo  que  mi  superior está  de  acuerdo  —inquirió  Mariah,  sabiendo 
que  el  director  del  departamento  de  analistas,  bienintencionado  pero  ineficaz, 

‐ 9 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

no era rival para un agente decidido como Jack Geist. 
—Naturalmente  —Geist  se  recostó  en  el  sofá  y  entrelazó  los  dedos  sobre 
su  liso  abdomen—.  Solo  le  pido  que  nos  ayude  a  aprovechar  la  oportunidad, 
Mariah.  Si  Belenko  accede  a  colaborar,  mis  agentes  de  Moscú  tratarán  con  él. 
Confío plenamente en que será usted capaz de cumplir la misión. 
Era  un  flaco  consuelo.  Mariah,  sin  embargo,  sabía  sacar  partido  de  cada 
pequeña victoria. El año y medio transcurrido desde la muerte de David era un 
borrón  en  su  recuerdo,  una  desdibujada  sucesión  de  días  marcados  por  todos 
los  estadios  del  dolor,  salvo  el  de  la  resignación.  Dado  que  los  designios  del 
destino  eran  irrevocables,  Mariah  no  pudo  sino  permitirse  una  leve  sensación 
de  triunfo  al  lograr  levantarse  cada  mañana...  Un  acto  de  pura  fuerza  de 
voluntad  reforzado  por  cierta  amnesia  voluntaria,  necesaria  para  olvidar  las 
pérdidas ensartadas, cual espinas, en el rosario de su vida. 
 
 
Estaba  decidida  a  seguir  adelante  por  Lindsay.  De  serle  posible,  Mariah 
habría  protegido  a  su  amada  hija  de  cualquier  golpe  cruel  de  la  vida.  No 
obstante,  Lindsay  se  había  visto  privada  del  apoyo  de  un  padre  en  el  peor 
momento  posible,  cuando  bordeaba  ya  la  adolescencia,  esa  edad  difícil  en  la 
que los jóvenes empezaban a sospechar que el refugio seguro de la infancia no 
era  más  que  un  espejismo  alimentado  por  los  adultos.  Mariah  deseaba  que  su 
hija siguiera creyendo en la posibilidad de ser feliz, en la constancia del amor y 
en la idea de que la gente era, en su mayoría, buena. 
A  sus  quince  años,  sin  embargo,  Lindsay  parecía  igualmente  decidida  a 
rechazar la intromisión de su madre en cualquier aspecto de su vida, ya fuera 
importante  o  trivial.  Había  días  en  los  que  nada  de  lo  que  Mariah  se  pusiera, 
dijera o sugiriera obtenía la aprobación de su hija. 
—¿El  azul  tampoco?  —preguntó  al  tiempo  que  sacaba  otra  percha  del 
armario. Se hallaban en el dormitorio de la casa que Mariah había comprado en 
McLean, Virginia, cuando resultó evidente que David jamás se recuperaría del 
accidente de automóvil. 
Lindsay recogió una revista de la mesita de noche y empezó a hojearla, sus 
hermosos ojos negros evitando a su madre y el vestido. 
—Da igual —dijo hoscamente. 
Mariah  reparó  en  que  tenía  las  uñas  pintadas  de  azul  y  negro.  Con 
aquellas  uñas,  y  tres  aretes  en  una  de  las  orejas,  su  preciosa  hija  parecía 
decidida a transformarse en una criatura concebida por Edgard Allan Poe. ¿Por 
qué? 
Se  giró  hacia  el  espejo,  apretando  los  dientes.  Aquella  noche  no 
discutirían. No, no discutirían. 
Por la ventana entreabierta penetraba el dulce aroma de las magnolias del 
jardín. Pero Mariah percibía la carga estática de una tormenta formándose. Miró 
a  su  hija  a  través  del  espejo.  Sería  un  largo  verano,  y  las  tormentas  no  se 

‐ 10 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

producirían solo en el exterior. 
Mariah  retiró  la  mirada  de  Lindsay  y  se  concentró  en  la  tarea  que  tenía 
entre manos. Se le estaba haciendo tarde. Maldita si iba a permanecer la mitad 
de la noche intentado elegir la ropa adecuada para realizar una misión.  Debió 
haberse negado, y no solo por la misión en sí, pensó nerviosamente. También la 
incomodaba  el  sitio  de  contacto.  Arlen  Hunter  había  muerto  dos  años  atrás. 
¿Seguiría su familia vinculada al museo que llevaba su nombre? 
La  familia  Hunter.  No  era  la  familia  lo  que  la  preocupaba,  se  dijo  con 
tristeza, sino Renata. ¿Estaría allí? Y si estaba, ¿qué? ¿Por qué debía importarle? 
Renata ya no podía hacerle daño ni tenía ningún poder sobre ella, salvo el que 
Mariah quisiera darle. 
Estudió  una  vez  más  el  vestido  que  tenía  en  la  mano.  Era  sin  mangas  y 
abotonado  por  delante,  con  el  cuello  alto.  La  reluciente  seda  azul  cobalto 
contrastaba con el rubio suave de su cabello e iluminaba sus ojos. Parecía muy 
adecuado,  pero  convivir con  una  adolescente bastaba  para  minar  la  seguridad 
de cualquiera. 
—¿Qué pega le ves? —inquirió. 
Lindsay se encogió de hombros despreciativamente. Llevaba una camiseta 
negra y vaqueros deshilachados. Unos centímetros más alta que Mariah, tenía la 
tez clara y unas piernas imposiblemente largas. 
—Demasiado  elegante,  ¿no  crees?  —respondió  sin  alzar  la  vista—.  Creí 
que se trataba de un asunto de trabajo. ¿Por qué no te pones uno de tus trajes de 
chaqueta? 
—Es  una  inauguración.  No  querrás  que  parezca  un  guarda  jurado  del 
museo, ¿verdad? 
Lindsay volvió a encogerse de hombros. 
—Pues ponte lo que quieras —soltó la revista y se tumbó boca abajo en la 
cama,  su  espesa  melena  cobriza  derramándose  sobre  la  suave  longitud  de  su 
espalda. 
Renunciando  a  la  esperanza  de  obtener  su  aprobación,  Mariah  dejó  el 
vestido  de  seda  sobre  la  cama,  junto  a  Lindsay.  En  el  suelo  había  una  maleta, 
con todo lo necesario para las inminentes vacaciones. También la bolsa de viaje 
de Lindsay estaba ya lista y colocada junto a la puerta de su dormitorio, en el 
extremo opuesto del pasillo. 
—Sigo  sin  entender  por  qué  no  puedo  acompañarte  —gruñó  la  joven—. 
Me hubiera gustado ver el tesoro real de Rusia, ¿sabes? 
—Te llevaré en otra ocasión. La exposición vendrá también a Washington. 
La veremos en el Smithsoniano. 
—Sí,  claro.  El  año  que  viene.  Podrías  haberme  llevado  a  la  gran 
inauguración. 
—No se trata de una velada social, sino de trabajo. 
—No te estorbaría, como no te estorbé en París. 
—Eso era distinto. 

‐ 11 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Si  me  arreglo  bien  no  desentonaré.  Parezco  lo  bastante  mayor.  Puedo 
aparentar veinticuatro años si me lo propongo. 
—Solo  me  haría  falta  eso  —contestó  Mariah  al  tiempo  que  buscaba  su 
bolsa de maquillaje en la cómoda—. No quiero tener que preocuparme de que 
algún tipo se propase con mi hija mientras alterno con los cerebros rusos. 
Lindsay hizo un puchero burlón. 
—¡Oh, pobre mamá! Doble Siete nunca tuvo que hacer de niñera mientras 
espiaba al Doctor No, ¿verdad? 
Mariah puso los ojos en blanco. 
—Bueno, ¿crees que el vestido está bien? 
Lindsay se puso boca arriba. 
—Sí. Lo que no está bien es que no me dejes ir. 
—En  serio,  Lins,  no  sé  por  qué  le  das  tanta  importancia.  ¡Si  solo  serán 
cuarenta y ocho horas! 
—Porque  aquí  me  aburriré  como  una  ostra,  ¿de  acuerdo?  —gritó 
Lindsay—.  Y  porque  mañana  noche  darán  una  fiesta  y  yo  no  podré  asistir  —
rodó  sobre  la  cama  y  puso  los  pies  en  el  suelo—.  ¡No  hay  derecho!  —salió 
corriendo hacia su habitación, cerró la puerta con estruendo y puso el estéreo. A 
todo volumen. 
Mariah  se  masajeó  las  sienes,  tratando  de  aliviar  la  opresión  que 
amenazaba  con  hundirle  el  cráneo.  Respiró  hondo  y  se  esforzó  por 
tranquilizarse.  Tendría  que  pedir  a  su  hija  que  bajara  la  música,  pero  no 
discutirían. Esa noche, no. 
Tras cerrar la cremallera de la bolsa de maquillaje, la depositó encima de 
la  maleta  abierta  y  salió  al  pasillo.  Llamó  suavemente  a  la  puerta  de  Lindsay, 
pero no hubo respuesta. Llamó con más fuerza. 
—¿Qué quieres? —graznó Lindsay desde el otro lado. 
Mariah  abrió  la  boca  para  preguntar  si  podía  pasar,  pero,  ¿y  si  le 
respondía que no? Más le valía entrar sin invitación. Lindsay estaba estirada en 
la  cama  deshecha,  boca  abajo,  con  los  brazos  colgando  mientras  rebuscaba  en 
un montón de carátulas de CD apiladas en el suelo. 
—Debes bajar la música —dijo Mariah—. Las ventanas están abiertas y es 
muy tarde. 
—Bueno —respondió Lindsay sin moverse. 
Mariah  se  acercó  al  estéreo  y  bajó  el  volumen.  La  decoración  del  cuarto 
pasaba  por  un  proceso  de  constante  transformación.  Los  objetos  se  iban 
acumulando  conforme  los  intereses  de  Lindsay  evolucionaban.  Junto  a  los 
posters  de  bandas  de  rock  and  roll  y  de  animales  había  colgados  otros  nuevos, 
principalmente de fenómenos astrológicos, además de varias sobrecubiertas de 
libros.  Las  imágenes  de  la  Vía  Láctea  y  la  Nebulosa  del  Caballo  se  mezclaban 
con  otras  de  escritores  tan  diversos  como  Jane  Austen,  George  Orwell  y  Ken 
Kesey. Mariah reparó en que una de las paredes estaba dedicada en exclusiva a 
Ben Bolt, el abuelo al que Lindsay nunca había conocido. 

‐ 12 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Tal  vez  no  era  casualidad  que  hubiese  descubierto  a  su  abuelo  poco 
después de la muerte de su padre, hasta el punto de leer todos los libros suyos 
que caían en sus manos. 
—¿No  puedo  quedarme  en  casa  de  Chap  mientras  estés  trabajando?  —
preguntó Lindsay malhumorada. 
Chap Korman era el agente literario que se había encargado de la obra de 
Ben  desde  el  inicio  de  su  carrera.  Su  residencia  en  Newport Beach, California, 
estaba a solo un par de manzanas de la casa donde Lindsay y Mariah pasarían 
las tres semanas de vacaciones. 
—No hay tiempo de acordarlo con Chap ni de cambiar el billete. Para serte 
sincera, Lins, había pensado en Carol —Carol Odell era hija del antiguo mentor 
y  jefe  de  Mariah  en  la  CIA,  Frank  Tucker.  Ambas  familias  habían  estado 
siempre muy unidas—. Carol y Frank estarán encantados de tenerte en su casa 
un par de días. Igual que Alex. Ese pequeño te adora, Lindsay, y últimamente 
no lo has visto mucho. 
—No es culpa mía. He tenido exámenes y demás. 
—Lo sé. Cuando me encomendaron esta misión, pensé inmediatamente en 
Carol.  Y  te  llamé  para  decírtelo  —añadió  Mariah—,  pero  la  línea  estuvo 
ocupada toda la tarde. 
—Es que estuve hablando con Br... con mis amigos sobre la fiesta que da 
Stephanie mañana. No es justo que no pueda ir. 
—Ya habrá otras fiestas, Lins. 
—¡Pero no será lo mismo! Mucha gente se habrá ido. 
—¿Gente como Brent? 
Lindsay asintió con pesadumbre. 
—Se marcha a Connecticut. Sus padres se han divorciado, y tiene que irse 
a vivir con su padre. No volveré a verlo hasta que empiece otra vez el curso. 
Mariah  dio  gracias  a  Dios  en  silencio.  A  sus  dieciocho  años,  Brent  era 
demasiado  mayor  y  experimentado  para  su  hija.  No  obstante,  esbozó  una 
expresión  adecuadamente  compadecida  e  hizo  un  esfuerzo  por  mostrarse  de 
acuerdo con Lindsay. 
—Sé que es un asco —por fortuna, pensó Mariah, septiembre aún quedaba 
muy lejos. 
Lindsay exhaló un suspiro estremecedor, y Mariah se sentó a su lado para 
acariciar su hermoso cabello cobrizo. 
—Carol  dice  que  Charlotte,  la  pequeña,  ya  sonríe  —explicó.  Lindsay 
esbozó  una  leve  sonrisa  al  oírlo.  Mariah  rodeó  sus  delgados  hombros  con  el 
brazo  y  se  inclinó  para  besarle  la  frente—.  Sé  lo  frustrada  que  estás,  Lins.  Yo 
también  lo  estoy.  Ya  empiezo  a  hartarme  de  tanto  trabajo.  La  verdad  es  que 
necesitamos  esas  vacaciones,  ¿eh?  Ten  paciencia.  Cuando  acabe  esta  misión, 
tendremos tres semanas para tostarnos al sol. 
—Bueno, está bien —convino Lindsay, renuente pero algo más accesible. 
Mariah  la  abrazó  de  nuevo,  demasiado  abstraída  como  para  prestar 

‐ 13 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

atención  a  las  dudas  que  se  agitaban  en  el  fondo  de  su  mente.  Dudas  que 
debieran  haberle  dicho  que  era  demasiada  casualidad  que  aquella  misión 
tuviera  lugar  en  el  territorio  de  un  antiguo  enemigo.  De  haber  estado  menos 
distraída, menos cansada y vencida, habría actuado con sensatez y rechazado la 
petición de Geist. Pero no había sido así. Y no tardaría en sentir cómo una mano 
invisible desgarraba el tapiz, ya raído, de su vida.  

‐ 14 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

 
Capítulo 2 

Frank Tucker se despertó en la oscuridad, llorando. Se quedó petrificado, 
en mitad de un sollozo, y contuvo el aliento, aguzando el oído. Pero sólo oyó el 
sonido  de  una  llovizna  de  verano  que  repiqueteaba  en  el  tejado,  como  un 
solidario eco de su propio dolor. 
Desorientado, intentó recordar dónde se hallaba, y lo primero que acudió 
a su mente fue la habitación 714 del Hotel Intourist, en Moscú. Con dispositivos 
de vigilancia en cada pared. 
Horrorizado por la posibilidad de que pudieran oírlo llorar, se preguntó si 
lo habrían drogado para inducirle a aquella sensación de desolación absoluta. El 
peso  muerto  de  la  desesperación  parecía  tirar  de  él,  oprimiéndole  el  pecho. 
Inhaló  profundamente,  tratando  de  combatirlo,  y  un  suave  aroma  de  enebro 
húmedo le hizo cosquillas en las fosas nasales. No era el típico olor a gasolina, 
moho y coles hervidas que predominaba en la urbe rusa. Aquel era el olor de su 
propio jardín, que se filtraba por la ventana abierta. 
Entonces  recordó  que  había  volado  de  vuelta  aquella  misma  mañana.  El 
avión  camuflado  había  despegado  de  Moscú  antes  del  amanecer,  con  Tucker 
como  único  pasajero  y  un  cajón  de  madera  como  único  cargamento. 
Recuperando ocho horas en el viaje hacia el oeste, el avión había aterrizado en 
la Base Andrews de las Fuerzas Aéreas a primera hora de la mañana. 
El chofer encargado de recibirlo cargó la maleta de Tucker en el maletero 
de un sedán oscuro, mientras observaba cómo el propio Tucker cargaba el cajón 
de madera. Apenas intercambiaron una sola palabra mientras hacían el trayecto 
desde  Maryland  hasta  Langley,  Virginia,  seguidos  de  cerca  por  otro  vehículo. 
Finalmente, el convoy enfiló la carretera que atravesaba los bosques de Langley 
y penetró en el complejo de la CIA por un pasadizo subterráneo. 
Una  vez  allí,  Tucker  había  llevado  el  cajón  a  su  despacho  del  subsótano. 
Tras abrirlo con una palanca, hojeó rápidamente los archivos del interior, antes 
de depositarlos en la caja fuerte. A continuación, una  vez que hubo notificado 
su  regreso,  se  dirigió  a  su casa  a  recuperar  parte  del sueño  que  había  perdido 
durante los dos días de ausencia. 
Ahora,  se  hallaba  en  su  enorme  cama,  completamente  vestido,  con  la 
salvedad  de  los  zapatos  que  se  había  quitado  antes  de  derrumbarse  sobre  la 
colcha. 
¿Hacía cuánto? 
Las  gruesas  cortinas  estaban  corridas  e  impedían  que  entrara  la  luz  del 
día. Tucker echó una ojeada al reloj digital de la mesita de noche: las 11.33 a.m. 

‐ 15 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Había  dormido  menos  de  dos  horas,  antes  de  despertarse  con  el  ruido  de  su 
propio llanto. 
El somier se hundió  cuando se sentó en el  borde de la cama y plantó  los 
pies en el suelo enmoquetado. Exhaló un largo y trémulo suspiro al tiempo que 
se enjugaba las lágrimas de las mejillas con sus grandes manos. No recordaba la 
pesadilla  que  lo  había  dejado  en  semejante  estado.  Solo  sabía  que  le  había 
producido una profunda sensación de pérdida, de añoranza. 
Se  levantó  y  caminó  hasta  la ventana para  descorrer  las  cortinas.  El  cielo 
encapotado  proyectaba  una  tenue  luz  sobre el césped  que  se  extendía  hasta  el 
arroyuelo situado en la parte baja de la finca. La hierba, marchita y amarillenta 
cuando él se marchó, cuarenta y ocho horas antes, ya había adquirido un tono 
verde exuberante. En los límites del jardín, florecían hortensias azules, hibiscos 
rojos  y  lirios  blancos,  ofreciendo  un  patriótico  despliegue  acorde  con  la 
festividad del Cuatro de Julio. Las largas frondas del gran sauce situado junto al 
arroyuelo se mecían bajo la llovizna de verano, en una danza lenta y sosegada. 
No  se  oían  bocinas  de  automóviles,  ni  voces  estridentes,  ni  estruendosas 
taladradoras. Después del ruido y el bullicio de Moscú, aquel silencio resultaba 
ensordecedor. 
Tucker  se  pasó  una  mano  por  la  cabeza,  palpando  pelo  incipiente  en  su 
cráneo,  normalmente  rapado al  cero. No podía seguir durmiendo. Sus sueños, 
evidentemente,  no  eran  fiables. Tras  ducharse y  afeitarse,  volvería  al  trabajo  y 
repasaría aquellos viejos archivos de la KGB. 
Pero,  ¿con  qué  objeto?  Nada  ni  nadie  dependía  de  él.  Ahora  que  había 
conseguido sacar aquellos archivos de Moscú, cualquier otro podía encargarse 
de diseccionarlos. Tucker ya había acariciado la idea de la jubilación, pero, en el 
último  momento,  se  había  asustado  del  abismo  de  los  años  vacíos  que  se 
extendían  ante  él.  Tenía  una  salud  de  hierro  y,  teóricamente,  aún  le  quedaba 
mucha vida por delante. Lo que hiciera con esa vida solo le incumbía a él. 
Su  mujer  llevaba  muerta  dieciséis  largos  años.  Había  perdido  a  su  hijo 
menor,  Stephen,  hacía  tan  solo  año  y  medio.  La  poca  familia  que  le  quedaba 
necesitaba  poco  de  él.  Su  hija,  Carol,  y  el  marido  de  esta,  Michael,  eran  una 
pareja feliz y trabajadora, y buenos padres para sus dos hijos. 
Hasta  hacía  poco,  había  habido  en  la  vida  de  Tucker  una  mujer,  pero  la 
relación  acabó  desmoronándose  como  todo  lo  demás.  La  relación 
extracurricular con su secretaria había comenzado cierta noche de hacía varios 
años, cuando Patty entró en su oficina y exigió que la llevara a cenar, después 
de haberla tenido el día entero como una esclava. Luego ella lo había invitado a 
su  apartamento.  Siempre  guardaron  una  gran  discreción  y,  cuando  el  hijo  de 
Tucker  murió,  Patty  se  trasladó  a  su  casa  para  ayudarlo  a  sobrellevar  el  duro 
trance. 
Al final, comprensiblemente, ella se había cansado de ocupar un segundo 
lugar  en  sus  prioridades  y  en  su  corazón.  Una  noche  del  invierno  anterior,  le 
anunció,  resignada  pero  sin  rencor,  que  dejaba  la  Agencia  y  se  trasladaba  a 

‐ 16 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Florida. 
—No  es  que  haya  dejado  de  quererte  —había  dicho  Patty  con  tristeza 
mientras acababa de hacer la maleta—. Siempre te querré, mira si soy tonta. 
Tucker  la  observaba  desde  la  puerta,  con  los  brazos  colgando 
estúpidamente sobre los costados. 
—Entonces, ¿por qué te vas? 
Ella dobló un jersey con un par de movimientos rápidos y cerró la maleta. 
Su  peluquero  le había  teñido  el  cabello  con  mechas  plateadas  para  ocultar  sus 
incipientes canas, y brillaban conforme se movía. 
—No  me  voy  porque  esté  enfadada,  Frank.  De  veras.  Solo  que  me  he 
cansado de dar sin recibir nada a cambio. 
Él asintió. 
—Nunca te he apoyado. Y has hecho tanto por mí...  
—Lo hice gustosamente. 
—No me explico por qué. 
Patty se acercó a él y, con una triste sonrisa, le acarició el brazo.  
—Yo sí. 
A la piadosa luz de la lámpara, Frank no vio su rostro ya ajado, sino a la 
atractiva  muchacha  que  había  sido  antaño,  llena  de  sueños  y  esperanzas  que 
habría alcanzado de ser la vida más justa. También su cuerpo había perdido la 
firmeza  de  la  juventud,  pero  había  adquirido,  en  su  lugar,  la  calidez  y  la 
desinhibida generosidad de las mujeres de mediana edad. 
—No he cuidado de ti. 
—No se trata de eso. Has cuidado mucho de mí. Te acuerdas siempre de la 
fecha de mi cumpleaños. Me preparas caldo de pollo cuando estoy enferma. No 
podrías hacer por mí mucho más de lo que has hecho, Frank. Salvo aquello que 
más deseo. No puedes enamorarte de mí. 
Él hizo ademán de responder, pero ella le posó un dedo en los labios. 
—No,  no  pasa  nada.  Supe  a  qué  atenerme  contigo  desde  el  principio. 
Supongo  que  tuve  la  esperanza  de  que  todo  cambiara  —Patty  meneó  la 
cabeza—. Pero tú no tienes la culpa. 
Tucker sabía, en su fuero interno, que estaba en lo cierto. Patty necesitaba 
mucho más de lo que él podía darle, aunque saberlo no facilitaba las cosas. 
Ella  lo  besó  entonces,  y  él  la  estrechó  entre  sus  brazos.  Casi  sin  darse 
cuenta, estaban apartando la maleta de encima de la cama. Y pudo muy bien ser 
la mejor sesión de amor que habían tenido  jamás, pero no cambió el hecho  de 
que, después, Patty había salido por la puerta y se había alejado en su Toyota. 
Respirando  con  pesadez,  de  nuevo  en  el  presente,  Tucker  se  quedó 
mirando  la  enorme  cama  de  roble.  Sus  gemelos  habían  sido  concebidos  allí. 
Joanne  los  había  criado  en  la  mecedora  próxima  a  la  cama.  Años  más  tarde, 
Tucker se había sentado en esa misma mecedora, observando cómo a ella se le 
escapaba la vida. 
Se  giró  bruscamente  y  se  dirigió  hacia  el  cuarto  de  baño,  decidido  a 

‐ 17 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

sacudirse la pereza que lo envolvía como un manto pegajoso. 
«Aséate, por el amor de Dios. Llama a Carol y dile que estás en casa». 
Pero cuando marcó el número de su hija, poco después, no fueron ni Carol 
ni Michael quienes contestaron. Fue Lindsay. 
—¡Hola, tío Frank! ¿Estás en casa? 
—Acabo de llegar hace un rato —sorprendido al oír la voz de Lindsay, él 
guardó  un  incómodo  silencio.  Fue  ella  quien  finalmente  lo  rompió.  A  sus 
quince años, se dijo Tucker con tristeza, tenía más tacto que él. 
—Carol está arriba, dando de comer al bebé. Le he leído un cuento a Alex 
y está durmiendo la siesta. ¿Qué tal tu viaje? 
Tucker  vaciló.  Ella  ignoraba  dónde  había  estado,  desde  luego.  Pocas 
personas  lo  sabían,  en  realidad.  Un  reducido  grupo  de  la  Agencia  había 
estudiado  el  críptico  mensaje  que  motivó  su  viaje  a  Moscú.  Ni  siquiera  el 
director  había  sido  informado,  a  fin  de  que  si  lo  detenían  en  Rusia,  pudiera 
afirmar  que  era  un  agente  corrupto  operando  por  su  cuenta,  al  margen  de  la 
cadena de mando. Tucker simplemente le había dicho a Carol que estaría fuera 
unos días, para que no se preocupara si no tenía noticias suyas. 
—Bien  —contestó—.  Algo  aburrido.  ¿Va  a  salir  Carol?  ¿Cuidas  de  los 
pequeños esta tarde? 
—No,  voy a  quedarme  aquí  un  par  de  días.  Mi  madre  salió esta mañana 
para Los Ángeles. 
El  pulso  de  Tucker  se  aceleró  levemente.  Había  reclutado  a  su  madre 
personalmente.  Mariah  trabajó  con  él  durante  años  en  la  antigua  unidad  de 
analistas  de  asuntos  soviéticos.  Pero  la  colaboración  entre  ambos  había 
terminado  cuando  la  carrera  de  Tucker  se  autodestruyó.  Desde  entonces, 
Mariah  había  ascendido  a  puestos más  importantes,  mientras él  se  quedaba  al 
margen, fuera del campo de acción. 
—Pensaba que os ibais de vacaciones juntas —le dijo a Lindsay. 
—Yo me iré el jueves por la mañana. Ella tiene que cubrir la inauguración 
de  una  exposición  de  arte  en  Los  Ángeles.  Asistirá  el  Ministro  de  Asuntos 
Exteriores de Rusia. 
—Ah, sí, el tesoro de los Romanov —dijo Tucker con una despreocupación 
que no obedecía a la realidad. ¿Por qué le habrían asignado a Mariah la misión 
de  cubrir  la  visita  de  Zakharov?  Le  llegó  otro  pensamiento  inquietante.  ¿Era 
casualidad que le hubieran encomendado aquella misión justo cuando él había 
recibido una misteriosa llamada desde Moscú? 
—Escucha —le dijo a Lindsay—, dile a Carol que he vuelto, ¿de acuerdo? 
Hablaré con ella más tarde. 
—Muy bien. ¿Te veremos pronto? 
—Naturalmente que sí —respondió Tucker con firmeza. 
Colgó el auricular y fue a buscar las llaves del coche. De repente, ya no le 
parecía suficiente dejar que otros examinaran lo que había considerado rancios 
archivos.  Había sospechado, a raíz de los  crípticos comentarios  de su  contacto 

‐ 18 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

ruso,  que  contenían  algunos  trapos  sucios  relacionados  con  el  ministro 
Zakharov. Ahora, Tucker se preguntó si habría algo más. 
Debía descubrirlo antes de que otras personas vieran los archivos.  

‐ 19 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

 
Capítulo 3 

Conforme  el  avión  aterrizaba  en  el  Aeropuerto  Internacional  de  Los 
Ángeles, Mariah se dijo que su único objetivo allí era realizar el trabajo que le 
habían  encomendado,  y  realizarlo  deprisa.  Establecer  contacto  con  Yuri 
Belenko,  descubrir  cuáles  eran  sus  intereses  y,  finalmente,  informar  a  su 
contacto.  Si  Belenko  se  mostraba  susceptible  de  colaborar,  la  Agencia  le 
asignaría un intermediario. O no. Allá ellos. Mariah, por su parte, quedaría libre 
para recoger su coche alquilado y las llaves de la casa de la playa, reunirse con 
Lindsay e iniciar aquellas vacaciones tan deseadas. Fin de la historia. 
Eso se decía a sí misma. La verdad, sin embargo, era algo más complicada. 
El tiempo, solía decirse, curaba las heridas, pero eso no era del todo cierto. Por 
fuera,  la  recuperación  podía  parecer  completa,  pero  determinados  traumas 
dejaban una debilidad residual que acechaba cual una falla subterránea, pronta 
a entrar en erupción cuando menos se esperaba. Tal susceptibilidad existía en el 
interior  de  Mariah,  inadvertida  incluso  por  ella  misma...  Un  lugar  profundo  y 
tenebroso  donde  el  resentimiento  hervía  y  burbujeaba  como  un  magma 
sulfuroso.  De  momento,  no  había  estallado.  Pero  era  propio  de  tales  fallas 
manifestarse sin previo aviso, y los resultados solían ser devastadores... incluso 
para los testigos inocentes. 
Mariah se registró en el Beverly Wilshire Hotel a mediodía, de modo que 
disponía de una hora libre antes de tener que dirigirse al Museo Arlen Hunter. 
La exposición Romanov se abría a las seis. 
Mientras  esperaba,  decidió  llamar  a  Chap  Korman.  Dio  una  propina  al 
botones encargado de llevar su equipaje a su suite y, seguidamente, se acomodó 
en un mullido sillón de orejas y marcó de memoria el número de Chap. 
—¡Mariah! No os esperaba hasta dentro de un par de días. 
Ella  sonrió  al  oír  su  voz,  aunque  sonaba  más  y  más  débil  cada  vez  que 
hablaban, pensó tristemente, anticipando el día en que su último y mejor nexo 
con  el  pasado  se  extinguiría  sin  remedio.  Era  varios  años  mayor  que  Ben,  su 
padre, conque contaría unos setenta y algo. Había abandonado, hacía ya mucho 
tiempo, el ajetreo de Nueva York para aliviar sus articulaciones artríticas en el 
clima cálido del sur de California; pero seguía representando a una nutrida lista 
de antiguos clientes, e incluso patrocinaba a algún nuevo valor con talento. 
—Acabo  de  llegar.  Me  he  hospedado  en  el  Beverly  Wilshire  —explicó 
Mariah—. Tuve que venir antes porque me han encomendado una misión. 
—¡Ajá!  Una  misión  secreta  —dijo  él  encantado—.  No  puedes  decirme  de 
qué se trata, ¿verdad? ¿O correría peligro de muerte? 

‐ 20 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Ella puso los ojos en blanco. 
—Lees demasiadas novelas de espías, Chap. 
—Esto  es  emocionante.  Tú  eres  la  única  espía  que  conozco.  ¿Ha  ido 
Lindsay contigo? 
—No, se ha quedado con unos amigos. Vendrá el jueves. 
—¿Existe alguna posibilidad de que aceptes mi oferta? Sabes que aquí hay 
mucho sitio. 
Chap se había retirado a una preciosa casa, rodeada de buganvillas, nada 
menos  que  en  Newport  Beach.  Mariah  llevaba  unos  veinte  años  sin  visitar 
aquella localidad, de manera que nunca había visto realmente la casa de Chap, 
salvo  en  fotografías.  Pero  su  esposa,  de  cincuenta  años,  había  fallecido  el  año 
anterior, y Mariah sabía que se sentía solo. Notó una punzada de culpa por no 
aceptar su invitación. 
—Te agradezco mucho el ofrecimiento. Pero la casa que hemos alquilado 
está a la vuelta de la esquina. Seremos vecinos, prácticamente. Además, necesito 
pasar algún tiempo a solas con Lindsay. 
—Ya  lo  sospechaba  —admitió  Chap—.  De  lo  contrario,  me  habría 
enfadado mucho contigo. ¿Cómo anda mi preciosidad de cabello cobrizo? 
—¡Ay, Dios! Ha cumplido los quince. ¿Necesito decir más? 
—No, supongo que no —Chap sólo había criado hijos, no hijas, pero tenía 
una buena imaginación—. ¿Y cómo está la madre? 
—Voy  tirando.  ¿No  es  eso  lo  que  suele  decirse?  —Mariah  dudó  antes  de 
hacer una confidencia—. ¿Recuerdas la misión de la que te he hablado? Es en el 
Museo Arlen Hunter. He de hacer de niñera de la delegación rusa. 
Chap emitió un fuerte silbido. 
—Caramba.  He  visto  anuncios  de  la  exposición,  y  me  acordé  de  ti  al 
instante. ¿Y bien? ¿Asistirá Renata? 
—No estoy segura. Aunque imagino que es lo más probable, ¿no crees? 
—Sí, probablemente. ¿Cómo te sientes? 
Buena pregunta. 
—Me  resulta  difícil  decirlo  —respondió  Mariah  con  franqueza—.  Me 
presionaron  mucho  para  que  aceptara  este  encargo.  En  el  fondo,  ante  la 
posibilidad  casi  segura  de  toparme  con  Renata,  pensé  en  rechazarlo.  Pero, 
¿sabes qué? Por lo que fuera, acepté. Reconozco que, por una parte, me asquea 
la  posibilidad  de  verla  después  de  tantos  años.  Pero,  por  otra,  estoy  deseando 
echarle un vistazo a esa vieja bruja. 
—Para hacer frente a tus demonios, ¿eh? 
—Quizá. O tal vez soy un poco masoquista. 
Chap guardó silencio durante unos segundos. 
—¿Recibiste el paquete que te envié? —inquirió por fin. 
—¿Un paquete? 
—Te lo mandé ayer por mensajero. Quería que lo vieras lo antes posible. 
Debe de haber llegado hoy. 

‐ 21 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Cuando yo ya había salido, seguramente. ¿De qué se trata? 
—El  manuscrito  de  tu  padre.  ¿Sabes?  —comentó  el  anciano 
pensativamente—.  Es  una  lástima  que  la  prensa  se  enterara  tan  pronto  de  su 
existencia. 
—Lo sé. Y lo lamento mucho. Se le escapó a Paul Chaney, en una cena. Él 
era la única persona que lo sabía, aparte de nosotros y Lindsay. La sala estaba 
llena de periodistas, así que la noticia corrió como la pólvora. 
—Ese  Chaney...  No  lo  conozco  personalmente,  pero  parece  un  tipo  muy 
inteligente.  Al  menos,  por  televisión.  Y  yo  creía  que  estabais  muy  unidos.  Es 
extraño que cometiera semejante indiscreción, ¿no te parece? 
Mariah retorció el cordón del teléfono con los dedos de la mano libre. 
—Tiene  gracia  que  lo  menciones.  A  veces,  creo  que  lo  hizo  a  propósito. 
Debía de imaginar el revuelo que se armaría con la noticia, y que yo me vería 
obligada a confirmar la existencia del manuscrito y los diarios. 
—¿Por qué crees que lo haría? 
—Creo que lo hizo para ayudarme, aunque te parezca extraño. Paul opina 
que debería «esforzarme más en reconciliarme con la memoria de mi padre. Y 
hasta  cierto  punto,  Chap,  lo  he  hecho,  principalmente  para  satisfacer  la 
curiosidad  de Lindsay. No en vano fuimos  a visitar la tumba de  Ben en París. 
Nunca lo había hecho con anterioridad. Pero Paul cree que debo ir más allá... y 
promocionar alguna obra suya, por ejemplo. He intentado explicarle que no me 
siento preparada para pasar de ciertos límites, pero no parece entenderlo. 
—A mí también me ha afectado el frenesí de los medios —dijo Chap. 
—Sí, vi que citaban tu nombre en más de una ocasión. Pero, al parecer, te 
las arreglas bastante bien para mantenerlos a raya. 
—Creí conveniente no decir nada hasta que tú y yo tuviéramos ocasión de 
hablar. Pero recibí una carta de un profesor de la Universidad de Los Ángeles. 
Se  llama  Louis  Urquhart.  Está  trabajando  en  una  biografía  de  tu  padre,  que 
teóricamente  verá  la  luz  el  año  que  viene,  con  ocasión  del  sexagésimo 
cumpleaños de Ben. Por cierto, ¿te he dicho lo que tiene pensado el editor para 
sumarse a la celebración? 
—¿Reeditar sus obras completas? 
—Exacto.  El  tal  Urquhart  no  es  el  único  interesado  en  la  obra  de  Ben 
últimamente. Parece que vuelve a estar de moda para una nueva generación de 
lectores. 
—Lo sé —dijo Mariah—. Lindsay estudió Trueno frío en su clase de lengua 
inglesa. ¿Y qué te dijo ese tal Urquhart? 
—Es un poco complicado para explicarlo por teléfono, pero, por lo visto, 
está  vertiendo  acusaciones  muy  serias.  Por  eso  he  creído  conveniente  que  leas 
su carta. 
—Empiezo a sentirme algo intranquila, Chap. 
—¿De veras no has repasado personalmente los papeles de Ben, Mariah? 
—No.  Hojeé  un  par  de  capítulos  del  manuscrito  para  comprobar  si  era 

‐ 22 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

algo inédito, o el borrador de alguna obra ya publicada. Como ya te dije, si abrí 
la  caja  fue  porque  el  almacén  de  alquiler  donde  tenía  guardados  los  objetos 
antiguos,  después  de  vender  la  casa,  se  inundó  con  las  lluvias  de  esta 
primavera. 
—Te  agradezco  la  confianza  que  mostraste  en  mí  al  enviármelos,  Mariah 
—dijo Chap serenamente. 
Mariah notó que se le saltaban las lágrimas, y se odió por ello. 
—Sé  que  harás  con  ellos  lo  correcto.  Cualquier  decisión  que  tomes  me 
parecerá bien. 
—Gracias, cielo. Pero me temo que no es tan sencillo. Puede que tengamos 
un gran problema entre manos. 
—¿Y eso? 
—Mira,  quizá  sea  aconsejable  que  nos  reunamos  con  Louis  Urquhart, 
aprovechando tu estancia aquí. 
—Oh,  Chap,  no.  Se  supone  que  Lindsay  y  yo  disfrutaremos  de  unas 
vacaciones.  No  quiero  desperdiciar  el  tiempo  relacionándome  con  el  público 
lector de Ben. 
—Sé cómo te sientes, pero no podemos pasarlo por alto. 
Mariah nunca había oído un tono tan grave en su voz. 
—Ahora sí que estoy preocupada. ¿Qué puede tener tanta importancia...? 
—Urquhart cree que el manuscrito de la novela le fue robado a una tercera 
persona, Mariah. Y que Ben fue asesinado. 
Mariah guardó un atónito silencio. 
—No digo que me lo crea —se apresuró a añadir Chap—. Reconozco que 
hay  unas  cuantas  revelaciones  sorprendentes  en  el  diario  de  Ben,  y  que  la 
novela  no  se  parece  en  nada  al  resto  de  su  obra.  Pero  de  ahí  a  lo  que  afirma 
Urquhart media un abismo. Ahora bien, pudo jugar sucio haciendo públicas sus 
afirmaciones, pero no lo hizo. Creo que es justo que le escuchemos. Y, a partir 
de ahí, ya decidiremos qué acciones emprender. 
—¡Todo  esto  es  una  locura,  Chap!  ¿Asesinado?  Pero  si  sabemos  cómo 
murió. Al menos, yo siempre lo he creído así. ¿No le dijeron a mi madre que las 
autoridades francesas le habían practicado la autopsia al encontrar su cadáver, 
y que había muerto de hepatitis? 
—Sí, eso le dijeron. 
—¿Y cómo es posible pasar de la hepatitis al asesinato? 
—No  estoy  seguro.  Evidentemente,  es  una  de  las  preguntas  que 
tendremos  que  plantearle  a  Urquhart.  ¿Qué  pruebas  tiene  para  apoyar  sus 
afirmaciones? 
Mariah se quedó mirando el papel amarillo de la pared. 
—No  sé.  Todo  esto  me  huele  a  maniobra  publicitaria.  Como  si  el  tal 
Urquhart fuese detrás de un bestseller. 
—Si  se  tratara  de  otra  persona,  yo  también  lo  creería  así.  Pero  Louis 
Urquhart  es  uno  de  los  académicos  literarios  más  respetados  del  país.  Su 

‐ 23 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

biografía de Jack Kerouac ganó el Pulitzer. Dudo que haya elaborado esa teoría 
del  asesinato  sin  hechos  que  la  respalden.  Recuerda,  además,  que  acudió 
primero a mí, y no a la prensa. 
Mariah exhaló un fuerte suspiro y consultó su reloj. 
—Está bien. Si lo crees necesario, hablaré con él. Ahora tengo que irme al 
museo.  ¿Te  parece  bien  que  te  llame  cuando  haya  concluido  mi  trabajo?  Con 
suerte,  a  lo  mejor  tengo  el  día  libre  mañana.  Quizá  podamos  dejarlo 
solucionado antes de que llegue Lindsay. 
—Me parece bien. Le diré a Urquhart que estamos dispuestos a reunirnos 
con él. Ah, Mariah... 
—¿Mmm? 
—Con  respecto  a  Renata...  Bueno,  sé  que  tu  madre,  tu  hermana  y  tú 
sufristeis  un  golpe  muy  duro  cuando  Ben  se  marchó  a  París  con  ella.  Pero 
Renata no le duró mucho, ¿verdad? Se cansó de ella enseguida. Sin embargo, se 
dice que Renata nunca consiguió olvidarlo. 
—Vaya, pues qué lástima. 
—Yo tampoco me compadezco de ella. Tu madre siempre pensó que Ben 
volvería  con  vosotros,  pero  murió  antes  de  poder  hacerlo.  No  obstante, 
ocurriera lo que ocurriese, hay algo indudable: Renata perdió. Recuerda eso si 
la ves, cariño. 
—No —repuso Mariah con voz cansada—. Perdimos nosotros. 

‐ 24 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

 
Capítulo 4 

Frank Tucker se hallaba sentado en su despacho sin ventanas, con los pies 
apoyados  en  la  mesa,  leyendo  unos  archivos  mohosos  y  amarilleados  por  el 
tiempo.  Llevaba  en  ello  tres  horas  y  los  ojos  le  escocían.  Su  nariz  se  había 
bloqueado en protesta contra la agresión de las esporas del moho, y la cabeza le 
dolía por la falta de sueño y el esfuerzo de leer los rancios documentos rusos. 
Soltó el archivo que tenía en la mano. Al estirarse, la gastada silla giratoria 
chirrió  en  protesta  hacia  el  súbito  movimiento  de  su  voluminoso  cuerpo.  Con 
las manos entrelazadas en la nuca, Tucker clavó la mirada en los azulejos grises 
del  techo,  preguntándose  de  nuevo  por  qué  habría  sido  elegido  para  recibir 
aquella  relación,  meticulosamente  seleccionada,  de  crímenes  y  fechorías  de  la 
KGB. 
De  todas  las  agencias  secretas  del  mundo,  ninguna  escondía  tantos 
misterios como la KGB, entre los muros amarillentos de su viejo cuartel general 
de Moscú. Precisamente tras las pesadas puertas de acero de la plaza Lubyanka 
se  había  originado,  a  últimos  de  junio,  el  mensaje  que  motivó  el  viaje 
clandestino de Tucker a la capital rusa. 
La  noche  en  que  le  fue  entregado  el  mensaje,  Tucker  había  detenido  su 
Ford  Explorer  en  un  cruce,  a  unos  tres  kilómetros  de  la  Agencia.  Mientras 
esperaba  que  el  semáforo  se  pusiera  en  verde,  un  sedán  de  color  oscuro 
apareció de repente y se detuvo a su lado. El conductor se apeó y llamó con los 
nudillos a la ventanilla del lado del pasajero de Tucker. 
Instantáneamente  alerta,  Tucker  lo  midió  con  un  solo  vistazo...  Era  un 
individuo  rubio  de  estatura  mediana,  fornido  y  joven...  De  treinta  años,  como 
mucho. 
Tucker pulsó un botón para bajar el cristal de la ventanilla. Mientras, con 
la  otra  mano,  buscó  entre  los  asientos  y  encontró  su  sorpresa  de  nueve 
milímetros. 
Si el desconocido era un policía o un agente federal, Tucker le mostraría su 
permiso  de  armas.  Si  se  trataba de  un  atentado,  el  tipo  sabría  que  no  pensaba 
rendirse sin luchar. 
Los ojos azules asomados a la ventanilla se ensancharon. 
—No pretendo hacerle ningún daño, señor Tucker —explicó el individuo 
atropelladamente. Tenía un marcado acento eslavo. 
—Conoces mi nombre —dijo Tucker—. Yo debería conocer el tuyo. 
—Eso no importa. 
—Es cuestión de opiniones. 

‐ 25 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Soy sólo un mensajero. 
—¿Qué puedo hacer por ti? 
—Le traigo un mensaje. Por favor —el individuo mostró el sobre marrón 
que sostenía en su temblorosa mano. 
—¿Un mensaje de quién? 
—No  puedo  decírselo.  Acéptelo,  por  favor  —el  individuo  empezó  a 
introducir  el  sobre  por  la  ventanilla,  pero  Tucker  alzó  la  pistola  y  apuntó  al 
joven entre los ojos. 
—Quieto ahí —ordenó—. No lo quiero. 
Obviamente, no era la respuesta esperada. 
—Pero... ¡es para usted! —balbuceó el mensajero. 
—¿Tengo pinta de haber nacido ayer? 
—No. 
—Entonces, créeme si te digo que reconozco un chantaje cuando lo veo —
Tucker  miró  en  torno.  La  carretera  estaba  a  oscuras  y  silenciosa  como  una 
tumba. Todo aquello apestaba. Si aceptaba el sobre, seguramente no tardaría en 
recibir la visita de sus amigos, amenazando con denunciarlo como agente doble. 
Se  le  ocurrió  otra  posibilidad  inquietante.  ¿Sería  cosa  de  la  propia  CIA  o  del 
FBI? ¿Pretenderían tenderle una trampa, por algún motivo? 
—No hay ninguna cámara. Lo juro —farfulló el individuo frenéticamente. 
—Aun así, no lo quiero. 
—Es  muy  importante.  Tengo  instrucciones  de  entregárselo  a  usted 
personalmente. 
—¿Sabes dónde trabajo? 
—Supongo que es usted empleado de la CIA, en Langley, Virginia —dijo 
el mensajero marcando con precisión cada sílaba—. ¿Me equivoco? 
—Pues entrégamelo allí. 
—¿Está loco? ¡No puedo entrar en ese lugar! 
Tucker evaluó la situación, y luego señaló el cruce con la barbilla. 
—Más  adelante  hay  un  centro  comercial.  Sígueme  y  podrás  dármelo 
cuando  estemos  dentro  —delante  de  testigos,  se  dijo,  y  de  las  cámaras  de 
seguridad. 
El mensajero meneó la cabeza. 
—Si lo hago, puedo darme por muerto. 
—No voy a hacerte nada. 
El individuo se puso rígido, como si tal amenaza supusiera una afrenta. 
—No es usted quien me preocupa, señor Tucker, sino mi propia gente. 
Tucker frunció el ceño. 
—¿Tu  propia  gente?  Ah,  ya  entiendo.  Quieres  desertar,  ¿no?  ¿O 
simplemente estás en venta? 
—¡Yo soy un patriota! —exclamó el mensajero indignado—. Por eso estoy 
haciendo esto. Pero quizá mis colegas se hayan equivocado. Quizá usted no es 
la  persona  que  ellos  creían.  En  cuyo  caso,  señor  Tucker,  le  doy  las  buenas 

‐ 26 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

noches. 
—Quieto  ahí  —Tucker  lo  estudió  un  momento,  así  como  el  fino  sobre. 
Luego se sacó del bolsillo una  navaja, limpió el  mango con su pañuelo y se la 
entregó. 
—Usa  la  hoja  para  abrirlo.  Pero  hazlo  con  mucho  cuidado.  Después 
tendrás que volver a cerrarlo. 
—Yo no debo abrirlo. 
—¿Por qué? ¿Contiene algo peligroso? 
—No, pero... 
El joven titubeó unos instantes, y luego suspiró con pesadez. Tras abrir la 
navaja, insertó la hoja bajo la solapa y fue separándola cautelosamente, dejando 
la cola suficiente para que pudiera adherirse una segunda vez. 
—Ahora  separa  los  bordes  y  muéstrame  lo  que  hay  dentro  —ordenó 
Tucker. 
El  sobre  contenía  una  única  hoja  de  papel,  llena  de  letra  aparentemente 
manuscrita. 
Tucker asintió con la cabeza. 
—Muy bien. Vuelve a cerrarlo. 
El individuo lamió la solapa y cerró el sobre. 
—¿Lo aceptará ahora? 
—Antes devuélveme la navaja.  
El  mensajero  se  la  pasó  a  través  de  la  ventanilla.  Tucker  la  tomó  con  el 
pañuelo. A continuación, cuando el ruso hizo ademán de entregarle el sobre, le 
agarró con fuerza la muñeca. 
—¿Pero qué hace? —protestó el individuo. 
Tucker le perforó levemente la yema del pulgar con la punta de la navaja. 
Un  simple  pinchazo,  suficiente  para  extraer  sangre.  Luego,  tirando  del 
brazo,  presionó  el  sanguinolento  pulgar  sobre  la  solapa,  imprimiendo  una 
suerte de sello encima de los bordes recién cerrados. Después, lo soltó.  
El ruso se metió el pulgar en la boca.  
—¿Por qué diablos ha hecho eso? —gritó furioso. 
Tucker  cerró  la  navaja  con  cuidado  y,  tras  envolverla  en  el  pañuelo,  la 
soltó en la guantera. Sólo entonces tomó el sobre. 
—Lo  siento  —dijo—.  Un  seguro  personal.  Ahora  tengo  tus  huellas 
dactilares en la navaja y tu ADN en el sobre. 
—Si mi gente descubre que... 
—Tu  gente  nunca  lo  sabrá,  siempre  y  cuando  no  intentes  jugarme  una 
mala  pasada.  Te  doy  mi  palabra.  Bueno,  ¿qué  más?  ¿Volveremos  a  entrar  en 
contacto? 
—No, yo ya he hecho mi parte. El próximo paso es cosa suya. 
—¿Qué quieres decir? 
—Lea la carta. Y sabrá lo que debe hacer. Buenas noches, señor Tucker. 
Dicho  esto,  el  ruso  se  dio  media  vuelta  y,  sin  dejar  de  chuparse  el  dedo 

‐ 27 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

herido,  se  subió  en  su  coche  y  enfiló  a  toda  velocidad  el  cruce,  saltándose  el 
semáforo. Tucker anotó la matrícula antes de que el vehículo se perdiera en la 
noche. 
Luego clavó los ojos en el sobre marrón. Le dio la vuelta, para no manchar 
de sangre la tapicería, y lo soltó en el asiento del pasajero. 
Cuando el semáforo del cruce se hubo puesto de nuevo en verde, Tucker 
marcó un número en su teléfono celular e hizo un giro en IT para dirigirse de 
vuelta a Langley. 
Las  huellas  de  la  navaja  le  permitieron  identificar  al  mensajero  en  el 
registro  de  visados.  Se  llamaba  Gennady  Yefimov  y  acababa  de  llegar  a  la 
embajada  rusa,  en  Washington,  para  ocupar  el  puesto  de  secretario...  Un 
novato,  aunque  sospechoso  de  formar  parte  de  la  inteligencia  de  la  embajada. 
Su reunión con Tucker así lo confirmaba. 
La fuente del mensaje constituía otro enigma. La nota estaba redactada en 
ruso,  pero  en  la  firma  figuraban  dos  palabras  en  inglés:  «El  Navegante», 
nombre  clave  de  un  espía  maestro  ruso  conocido  por  su  habilidad  para 
«navegar»  en  las  traicioneras  aguas  políticas  de  Moscú.  Aun  después  de  la 
caída del comunismo, el Navegante había seguido medrando, mientras muchos 
de sus colegas habían visto truncada su carrera. 
Tucker  nunca  había  visto  la  cara  del  Navegante,  salvo  en  una  borrosa 
fotografía  tomada  con  una  cámara  de  vigilancia,  ni  había  oído  su  voz.  Pero  sí 
conocía su  verdadero  nombre.  Georgi  Deriabin,  alias  el  Navegante,  había  sido 
desde siempre el objetivo más codiciado por todas las agencias de inteligencia 
occidentales. 
Como  jefe  de  la  KGB,  había  sido  responsable  de  las  actividades  de  la 
inteligencia de Moscú en el extranjero, tanto antes como después de la caída de 
la Unión Soviética. 
Sin  embargo,  Deriabin  ya  contaba  con  más  de  setenta  años,  y  habían 
empezado a cundir los rumores acerca de su mala salud. Se decía, incluso, que 
podía haber sido detenido o ejecutado. Pero si el Navegante era en realidad la 
fuente  del  mensaje  entregado  a  Tucker  por  el  nervioso  mensajero,  había  sido, 
evidentemente, un error darlo por desaparecido tan pronto. 
Según  la  nota,  Deriabin  deseaba  reunirse  con  Tucker  en  Moscú.  El 
encuentro, afirmaba, compensaría todas las molestias. Y así, después de que un 
pequeño comité aprobara el plan y decidiera que había poco que perder, Tucker 
había volado a Moscú. Y había conseguido regresar sano y salvo, con un cajón 
lleno  de  archivos  cuyo  contenido  aún  había  que  determinar.  Al  igual  que  el 
motivo  por  el  cual  el  Navegante  había  decidido  entregárselos  a  él,  en  primer 
lugar. 

‐ 28 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

 
Capítulo 5 

Mariah tenía la llave de la habitación del hotel en una mano y el pomo de 
la puerta en la otra, lista para marcharse. 
Se había puesto un traje de chaqueta negro, a todas luces inadecuado para 
una  inauguración,  porque  pensaba  acercarse  rápidamente  al  Museo  Arlen 
Hunter para medir el terreno y conocer a los demás integrantes del contingente 
de  seguridad.  Luego  volvería  al  hotel,  se  pondría  el  vestido  de  seda  de  estilo 
chino y regresaría a tiempo para la inauguración, que tendría lugar a las seis de 
la tarde. 
Sin  embargo,  titubeó  en  la  puerta,  acordándose  de  su  conversación  con 
Chap Korman. La extraña afirmación de que su padre había sido asesinado era, 
evidentemente, absurda. Pero, ¿y la acusación de que el manuscrito de Ben era 
robado? 
¿Robado a quién? ¿Y por qué iba Ben a robar la obra de otra persona? En 
los  nueve  años  anteriores  a  su  muerte,  su  padre  había  escrito  cinco  novelas, 
docenas  de  cuentos  cortos  e  innumerables  poemas,  dejando  aparte  sus  diarios 
personales. No era probable que hubiese sufrido un bloqueo creativo en ningún 
momento de su carrera. 
Así  pues,  ¿por  qué  el  profesor  Urquhart  afirmaba  que  el  manuscrito  que 
ella había encontrado en el almacén de alquiler, y que su padre había titulado El 
hombre del centro, era robado? 
Era ridículo, se dijo Mariah. No disponía de tiempo para aquellas bobadas. 
Tenía  problemas  más  acuciantes  en  los  que  pensar.  Una  hija  adolescente  al 
borde de la rebeldía. El incómodo papel que la habían obligado a desempeñar, 
como seductora encargada de atraer a un potencial agente doble. La perspectiva 
de encontrarse con la antigua amante de su padre. 
Pese  a  todo,  las  afirmaciones  de  Urquhart  la  volverían  loca  mientras  no 
conociera la base que las sustentaba. Girando sobre sus talones, entró de nuevo 
en la habitación y, tras dejar el bolso y las llaves en la cama, buscó en los cajones 
hasta  encontrar  una  guía  de  teléfonos  de  Los  Ángeles.  Luego,  después  de 
efectuar  una  rápida  llamada  a  Courier  Express,  sacó  su  libreta  personal  de 
direcciones y marcó otro número. Tras unos cuantos intentos baldíos, se sintió 
aliviada al oír la voz áspera de Tucker al otro lado de la línea.  
—Tucker. 
—¡Frank! ¡Estás ahí! Creí que tendría que enviar un pelotón de búsqueda 
para localizarte. 
—¿Mariah? ¿Dónde estás? Lindsay dijo que te habías ido a Los Ángeles. 

‐ 29 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Sí,  estoy  allí...  Es  decir,  aquí.  En  Los  Ángeles.  ¿Has  hablado  con 
Lindsay? 
—Hace un rato. Llamé a Carol para decirle que había vuelto. 
—¿Vuelto? ¿De dónde? 
—He estado fuera un par de días. 
Una  respuesta  esquiva,  sin  duda  alguna.  Hablar  con  Tucker  era,  a  veces, 
como sacarse una muela. 
—Me han dicho que has vuelto a cambiar de oficina. ¿Qué sucede? 
—Necesitaban  mi  despacho  para  un  interno,  de  modo  que  me  han  dado 
otro en el sótano. 
—¿En el sótano? ¡Dios bendito! ¿Por qué lo has permitido? Con tu hoja de 
servicios... 
—No me quejo. Por mí está bien. 
Mariah se dejó caer en una silla y apoyó los codos en la mesita de cristal 
situada junto a la cama. 
—Frank —dijo con voz cansada—, ya va siendo hora. 
—¿De qué? 
—De que salgas de ese agujero en el que te has estado ocultando. 
Él no respondió nada durante unos segundos, y Mariah tuvo la sensación 
de haber cruzado una línea invisible. 
Estaban  indudablemente  unidos  mediante  lazos  que  iban  más  allá  de  la 
profesión e incluso de la amistad. 
Habían  pasado  juntos  épocas  buenas  y  momentos  de  tristeza.  Mariah 
había  conocido  a  su  esposa;  Frank  había  conocido  a  su  marido.  En  otros 
tiempos,  podía  hablar  con  él  prácticamente  de  cualquier  asunto.  Ahora,  sin 
embargo, los separaba aquella línea invisible... 
Frank respondió por fin, pero cambiando de tema. 
—¿Qué  es  eso  de  que  vas  a  cubrir  la  visita  de  Zakharov?  ¿Cómo  te  has 
dejado arrastrar a una situación semejante? 
—Ah,  no,  ni  hablar  —protestó  ella—.  Yo  pregunté  primero.  ¿Dónde  has 
estado? 
—Es largo de contar. 
—Ya  veo.  ¿Me  estás  ocultando  algo?  No  habrás  ido  a  Florida  por 
casualidad,  ¿verdad?  —bromeó  Mariah,  tratando  de  vencer  aquella  actitud 
defensiva en la que últimamente se había refugiado. 
—No —respondió Tucker secamente. 
Vaya.  Había  tocado  un  punto  sensible,  se  dijo  Mariah.  Y  no  era  de 
extrañar. Patty Bonelli había estado al lado de Frank durante mucho tiempo, y 
sin ella parecía completamente perdido. 
—Lo siento —dijo—. No pretendía, ser indiscreta. 
El silencio  saturó la  línea, pero,  cuando Frank  volvió  a  hablar,  Mariah  se 
sintió aliviada al oír su tono amistoso de siempre. 
—No pasa nada. Fue un viaje de negocios. Lo de Patty... no ha podido ser, 

‐ 30 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

simplemente. 
—¿Has hablado con ella últimamente? 
—Sí, hace un par de semanas. Llamó para saludarme. 
—¿Cómo le va? 
—Parece muy contenta. Le han regalado un cocker spaniel. 
Pobre Frank, se dijo Mariah, reemplazado por un perro. 
—Bueno,  cuéntame  —siguió  diciendo  él—,  ¿qué  haces  ahí?  Creí  que 
Lindsay y tú estabais de vacaciones. 
—A partir de pasado mañana. 
—Ya. ¿Y quieres explicarme por qué te seleccionaron para cubrir la visita 
de Zakharov? 
—Eso también es largo de contar, tú ya me entiendes. 
—Está bien, no puedes decírmelo por teléfono —concedió Frank—. Dime, 
al menos, de quién fue la idea. 
—Miran...  Bueno,  ¿recuerdas  al  antiguo  colega  de  Wanetta?  —Wanetta 
Walker había trabajado como secretaria en la sección de Frank, quien la rescató 
de las garras de un tal Jack Geist, de Operaciones, que se dedicaba a amargarle 
la vida. 
—¿Él  te  envió?  Hijo  de  puta  —musitó  Frank—.  Tú  no  trabajas  para  él, 
Mariah. Debiste haberte negado. 
—Lo  intenté,  pero  no  me  dejó  opción.  Además,  no  hay  de  qué 
preocuparse. Se trata de una misión de veinticuatro horas. A propósito, Frank, 
necesito  que  me  hagas  un  favor.  Tiene  relación  con  un  asunto  totalmente 
distinto. 
—¿De qué se trata? 
—Verás,  la  agencia  de  mensajería  Courier  Express  intentó  entregar  un 
paquete  en  mi  casa  esta  misma  mañana,  pero  yo  ya  había  salido  para  el 
aeropuerto. Al parecer, no lo dejaron porque tenía que firmar yo personalmente 
el  acuse  de  recibo.  Acabo  de  llamarlos  y  me  han  dicho  que  puedo  autorizar  a 
una tercera persona para que firme por mí. Tienen una oficina al final de la calle 
de mi hotel, así que me pasaré para dejar solventado el papeleo. Había pensado 
darles tu nombre, si no te importa. 
—Faltaría más —respondió Frank—. ¿Qué paquete es ese? 
—Es de Chap Korman, el antiguo agente de mi padre. 
—Korman  —repitió  él,  y  Mariah  tuvo  la  impresión  de  que  estaba 
anotando el nombre—. ¿Quieres que guarde el paquete hasta tu regreso, o te lo 
envío? 
—Iba a pedirte que me lo mandaras con  Lindsay, pero, pensándolo bien, 
prefiero que lo abras en cuanto te llegue. Quiero saber qué diablos contiene. 
—¿Por qué? ¿Qué sucede? 
Ella exhaló un fuerte, suspiro. 
—Chap  Korman  me  ha  enviado  la  copia  de  una  carta  que  recibió  de  un 
profesor  de  la  Universidad  de  Los  Ángeles.  El  tipo  está  trabajando  en  una 

‐ 31 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

biografía  de  mi  padre  y,  por  lo  visto,  defiende  la  teoría  de  que  el  manuscrito 
que  yo  encontré...  —hizo  una  pausa—.  Quizá  no  estés  al  tanto  de  la  noticia. 
Resulta  que,  hace  un  par  de  meses,  encontré  una  novela  inédita  de  mi  padre, 
además de algunos documentos personales.  
—Sí, lo leí en el periódico. 
—Bien, pues dicho profesor sostiene que mi padre robó el manuscrito. Y, 
lo que es más extraño aún, sugiere que Ben murió asesinado. 
—Muy  bien,  haré  un  par  de  comprobaciones  —se  limitó  a  responder 
Frank. 
—Sólo quiero saber de dónde ha salido antes de reunirme personalmente 
con él. Siento causarte tantas molestias. 
—No te preocupes. Me alegro de que hayas llamado. 
La línea volvió a quedarse en silencio, pero esta vez se trató de un cómodo 
silencio entre espíritus afines. 
—Gracias —dijo por fin Mariah—. Sabía que podía contar contigo. 
La respuesta de Frank fue casi inaudible. 
—A tu disposición. 
 
 
Chap  Korman  poseía  un  corazón  de  oro  de  veinticuatro  quilates  y  una 
mente robusta, aun a sus setenta y siete años. Sus rodillas, en cambio, parecían 
de  tiza,  visto  el  modo  en  que  chirriaban  cuando  se  ponía  en  pie.  Con  una 
mueca,  se  apoyó  en  el  muro  bajo  de  ladrillo  visto  del  jardín  y  esperó  a  que 
pasara el dolor. 
Desde  la  llamada  de  Mariah,  había  estado  muy  ocupado  plantando  una 
hilera  de  coloridas  impatiens  a  lo  largo  del  muro.  Unas  gruesas  rodilleras  de 
velero, colocadas encima de sus pantalones caqui, contribuían a aliviar el dolor 
que le causaba trabajar arrodillado, pero incorporarse era harina de otro costal. 
No había modo de eludir el efecto de la gravedad, y sus viejas articulaciones ya 
no sostenían el peso de su cuerpo con la efectividad de antaño. 
Cuando, por fin, pudo moverse de nuevo, se sacudió la tierra de las manos 
y contempló su obra con admiración. El dolor había merecido la pena. El jardín 
de  Emma  volvía  a  tener  un  buen  aspecto.  Antes  nunca  había  comprendido  lo 
mucho que costaba mantenerlo. 
Diecisiete años antes, cuando se mudaron allí procedentes de Nueva York, 
lo  que  verdaderamente  les  había  atraído  de  la  finca  era  su  ubicación,  con  una 
pristina  vista  al  Pacífico.  Chap  y  Emma  habían  remodelado  el  interior  de  la 
casa,  acondicionando  dos  de  los  cuatro  dormitorios  para  convertirlos  en  un 
espacioso despacho‐biblioteca. 
Em,  por  su  parte,  había  transformado  el  jardín  en  un  exuberante  oasis. 
Había sido uno de sus mayores placeres, un trabajo ininterrumpido en la recta 
final  de  su  vida.  Chap,  que  solía  trabajar  hasta  la  madrugada,  se  despertaba 
siempre  a  media  mañana  con  el  suave  zumbido  del  cortacésped  debajo  de  la 

‐ 32 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

ventana, y sabía que Em llevaba trabajando desde el amanecer. Al final, había 
sido  el  marchito  jardín,  y  no  los  médicos,  lo  que  le  había  hecho  comprender 
cuan enferma estaba en realidad. 
Al principio, tras la muerte de su esposa, Chap dejó el jardín a su suerte. 
Cuando los hierbajos amenazaron con asfixiar las amadas rosas de su esposa, y 
la  lombagina  creció  hasta  el  punto  de  desbordar  la  verja  delantera,  Chap 
contrató  a  un  jardinero  para  que  cuidara  y  aseará  el  jardín.  Sin  embargo,  el 
mismo día en que llegó a casa y encontró las rosas de Emma cortadas, despidió 
al  jardinero,  sacó  las  herramientas  del  garaje  y  se  ocupó  de  la  tarea 
personalmente.  Cada  vez  lo  disfrutaba  más,  a  pesar  de  sus  articulaciones 
artríticas. Incluso se había sorprendido a sí mismo silbando un tema de Sinatra 
mientras trabajaba, tal y como solía hacer Em. 
—¡Hola, Chap! Tienes buen aspecto —dijo una voz detrás de él. 
Chap  se  giró  y  vio  a  su  vecino,  que  salía  de  su  jardín  arrastrado  por  un 
orondo  basset.  El  perro,  llamado  Kermit,  olisqueaba  el  césped  con  su  inmenso 
hocico, en pos de una posible presa. 
Chap sonrió al tiempo que hacía un gesto de saludo. 
—¡Qué hay, Doug! Veo que Kermit te lleva a dar tu paseo diario. 
Doug Porter hizo una mueca. 
—Y no es broma —hizo un alto para enjugarse el hilillo de sudor que ya se 
le  formaba  en  la  calva  cabeza—.  Oye,  Chap,  celebro  encontrarte  ahí.  Iba  a 
preguntarte si puedes recortar los rosales que han traspasado la verja. 
Chap echó un vistazo a los rosales en cuestión. Efectivamente, empezaban 
a invadir el jardín de su vecino. 
—Lo siento. No me había dado cuenta —dijo echando mano a las tijeras de 
podar que llevaba en el bolsillo trasero—. Los recortaré ahora mismo. 
—Lamento causarte la molestia... 
—Tranquilo, no es molestia ninguna. 
—¿Han  llegado  ya  tus  amigas?  —inquirió  Doug  casi  sin  resuello, 
dejándose arrastrar por el impetuoso Kermit. 
—Mariah  sí.  Está  en  Los  Ángeles.  Su  hija  llegará  pronto.  Deberían  estar 
aquí mañana mismo. 
—Bueno,  ¿qué  opinas?  ¿Querrán  venir  con  nosotros  a  ver  los  fuegos 
artificiales desde el barco? 
Porter se había mudado a la casa de al lado hacía unos dos meses, y era la 
tercera o cuarta vez que lo invitaba a visitar su balandra, anclada en el puerto. 
De  momento,  Chap  siempre  había  encontrado  una  excusa  para  declinar  la 
invitación. Aunque se sentía culpable por ello. Tenía la ligera sospecha de que 
su  vecino  soltero  era  gay  y,  si  bien  era  una  persona  de  mentalidad  liberal,  le 
producía  cierta  incomodidad  la  idea  de  encontrarse  a  solas  en  un  barco  con 
aquel  tipo.  Pero,  ¿en  qué  pensaba?  ¿Acaso  un  anciano  artrítico,  con  exceso  de 
peso, corría peligro de ser acosado sexualmente? 
Porter  parecía  un  buen  tipo,  un  arquitecto  sociable  que  frecuentaba  toda 

‐ 33 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

clase de compañías interesantes, por lo que él había podido ver. Probablemente 
la velada en el barco sería deliciosa, y Lindsay disfrutaría mucho contemplando 
los fuegos desde aquel lugar privilegiado. 
—Aún  no  he  tenido  ocasión  de  comentárselo  —contestó—.  Hablé  con 
Mariah hace un rato, pero olvidé mencionarlo. Lamento tenerte a la expectativa. 
—No  te  preocupes.  Confieso  que  me  encantaría  conocerlas.  Soy  un  gran 
fan de Ben Bolt. 
Chap hizo una pausa, momentáneamente sorprendido por aquella noticia. 
La obra de Ben Bolt era objeto de culto en el seno de la comunidad gay, a pesar 
de su conocida reputación de mujeriego. 
—Debo decirte que Mariah no lo es —comentó Chap—. Fan, quiero decir. 
Tenía sólo siete años cuando Ben abandonó a la familia. No guarda un recuerdo 
muy grato de su padre. 
El perro se había girado hacia la verja y arañaba el suelo en su ansia por 
salir. 
—¡Kermit!  ¡Siéntate,  maldita  sea!  —ordenó  Porter—.  Es  un  perro 
incorregible.  Te  agradezco  la  advertencia,  Chap.  Me  hubiera  pasado  la  tarde 
entera hablando de mi ídolo, como un adolescente, si no llegas a avisarme. Aun 
así, me encantaría teneros a los tres a bordo. 
—Creo  que lo pasarían muy  bien —reconoció  Chap—.  Lo  consultaré con 
ellas y te diré algo, ¿de acuerdo? 
—Por  supuesto  —Porter  se  dio  finalmente  por  vencido  y  cedió  ante  el 
impulso  de  Kermit—.  ¡Hasta  luego!  —gritó  por  encima  del  hombro  al  tiempo 
que emprendía un ligero trote. 
Chap  le  dijo  adiós  con  la  mano,  sonriendo,  y  luego  se  dispuso  a  recortar 
los  rosales  que  comenzaban  a  invadir  el  jardín  de  Porter.  Gruñó  conforme 
estiraba  sus  cortos  brazos  hacia  la  parte  superior  de  la  verja.  Si  tuviera  una 
pizca  de  cerebro,  la  rodearía  para  facilitar  la  tarea,  pero  estaba  cansado  y 
deseaba terminar cuanto antes. 
—¡Ay! ¡Maldición! —gritó, a punto de perder el equilibrio y agarrándose, 
con  la  mano  desnuda,  a  un  ramal  lleno  de  espinas.  Comprendió  por  qué  Em 
siempre usaba guantes. Siempre había pensado que era para conservar intacta 
su manicura. 
Finalmente,  después  de  podar  las  últimas  ramas,  recogió  el  resto  de  las 
herramientas  y  depositó  los  desechos  en  un  cubo.  Su  cuerpo  era  una  masa  de 
articulaciones y músculos doloridos. Le sentaría bien una siesta, pensó mientras 
se dirigía hacia la casa. Luego tuvo otra idea... una bebida suave, un agradable 
remojón en el Jacuzzi, para aliviar sus cansados huesos, y por último una siesta. 
Colocó el cubo de desechos en el oscuro callejón situado entre su casa y la 
de Porter, y a continuación entró en el garaje por la puerta lateral. Una brillante 
luz  le  asaltó  los ojos,  reflejándose  en el  sendero de cemento  y  la  alta  pared  de 
estuco blanco de la casa de su vecino. 
«Idiota. Te dejaste abierta la puerta del garaje». 

‐ 34 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Maldijo su despiste. Luego salió y miró a ambos lados del sendero. Ni un 
alma a la vista. Satisfecho, volvió a entrar y rodeó su viejo Jaguar plateado. Tras 
quitarse las rodilleras, limpió las herramientas y seguidamente entró en la casa, 
no sin antes accionar el mecanismo que cerraba la puerta del garaje. 
Próximo punto del programa: dos o tres dedos de whisky. 
Llevó  una  copa  y  la  botella  a  la  planta  superior.  Después  de  activar  el 
Jacuzzi, tomó tres sorbos de whisky, se quitó la ropa y se dio una ducha rápida 
para limpiarse la tierra del jardín. 
Mientras se colocaba una toalla en la cintura, oyó un ruido. ¿El pestillo de 
una puerta?  
Chap  salió  al  dormitorio  con  cautela.  Nada.  Se  dirigió  al  vestíbulo.  Su 
despacho  estaba  atestado  de  papeles,  como  siempre,  y  en  él  se  hallaba  el 
manuscrito, aguardando a ser leído. Chap abrió la puerta del armario y dentro, 
en  la  repisa  inferior,  vio  la  caja  de  cartón  con  los  papeles  de  Ben  Bolt  que 
Mariah le había enviado. 
Otro ruido lo interrumpió. Chap volvió al vestíbulo y, desde la barandilla, 
inspeccionó el piso de abajo. El señor Rochester, el viejo gato negro que Em había 
adoptado, estaba tumbado al sol en la mecedora favorita de Emma. 
—Deja de hacer ruido, ¿quieres? —gruñó Chap. 
Rochester alzó la mirada, parpadeó con desdén y luego empezó a lamerse 
la pata trasera. 
—Gato tonto —musitó Chap mientras regresaba al dormitorio. 
Parecía que las articulaciones se le estaban hinchando. Debería tomar una 
pastilla,  pero  estaba  demasiado  cansado  para  ir  a  buscarlas  al  armarito  del 
cuarto de baño. 
Se quitó la toalla y se introdujo desnudo en la hirviente bañera, situada en 
una suerte de terraza construida encima del jardín. A renglón seguido, alargó la 
mano hacia la copa y tomó un largo trago de whisky. Una sensación de confort 
lo invadió al instante. Chap cerró los ojos mientras con una mano se acariciaba 
perezosamente  el  vello  del  pecho.  La  calidez  del  whisky  y  del  Jacuzzi  lo 
adormecieron,  mitigando  sus  dolores.  Solo  le  faltaba  Em  para  que  todo  fuera 
perfecto. 
De pronto, sintió una vibración distintiva en la parte inferior de su cuerpo, 
como la pisada de un pie cercano. Sus ojos se abrieron al radiante cielo azul, y 
miró  en  torno.  Los  geranios  rojos  de  Em  se  mecían  movidos  por  la  brisa. 
Exceptuando el trino de los pájaros y el apagado murmullo del tráfico lejano, la 
soleada tarde estaba sumida en un bendito silencio. 
¿Había cerrado todas las puertas antes de subir? Se esforzó por desandar 
mentalmente sus pasos. Sí, la del garaje la había cerrado con toda seguridad, y 
aquel día no había llegado a abrir la puerta principal de la casa. 
Tomó  otro  sorbo  de  whisky  y  se  acomodó  de  nuevo  en  la  burbujeante 
agua.  Ya  echaría  otro  vistazo  más  tarde.  Total,  era  neoyorquino.  Y  un  antiguo 
boxeador  amateur  con  un  récord  de  17  victorias  y  0  derrotas.  Nunca  había 

‐ 35 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

sentido miedo, y no iba a empezar ahora. 
Las burbujeantes corrientes del Jacuzzi lo adormecieron. Era como estar en 
un barco, se dijo, flotando a la deriva. El barco de Porter. Mariah. Y Lindsay... 
¡quince  años  ya!  Era  increíble  que  Ben  abandonara  a  su  bella  esposa,  Andrea, 
por una devoradora de hombres como Renata. Así era la naturaleza humana, se 
dijo Chap. 
Alargó la mano hacia whisky, sin calcular bien la distancia. Las yemas de 
sus dedos rozaron la copa, la cual se volcó en el suelo de la terraza. 
Chap notó que su trasero se hundía un poco más sobre el suave fondo de 
la bañera. Estaba tan cansado... Recostó la cabeza, en el mullido respaldo. Luego 
miró  hacia  el  dormitorio.  Entornó  los  ojos  y  frunció  el  ceño.  ¿Había  alguien 
junto a la puerta? 
—Eh, usted —llamó. O eso creía. 
¿Había dicho algo, en realidad? 
La  figura  de  la  puerta  no  se  movió.  Semioculto  en  las  sombras,  con  una 
torva sonrisa en el rostro, sus dientes resplandecían como los de un anuncio de 
dentífrico.  
«Bueno,  que  se  quede  ahí»,  pensó  Chap  malhumoradamente.  Ya  que  el 
tipo no hacía ningún esfuerzo por ser sociable, tampoco él se molestaría. 
Se reclinó y cerró los ojos. Estaba tan cómodo... 
Se  deslizó  hacia  abajo  un  poco  más.  Abrió  los  ojos.  El  tipo  de  la  puerta 
seguía observándolo. ¿Por qué?, quiso preguntarle, pero se sentía algo mareado. 
Como  si  le  faltara  el  aire.  Inhaló  profundamente  y  siguió  deslizándose  hacia 
abajo. El agua le cubría ya los hombros. 
«Estaré ahí arriba en un momento, Emma». 
Tenía tanto sueño. Emitió un hondo suspiro. Conforme resbalaba hacia el 
fondo de la bañera, su cabeza se golpeó con el duro borde de plástico. Por fin, 
Chap Korman se hundió bajo las agitadas burbujas. 

‐ 36 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

 
Capítulo 6 

El silencio comenzaba a afectar a los nervios de Tucker, hasta el punto de 
que le parecía captar la respiración del propio edificio. 
Naturalmente,  sabía  que  el  profundo  zumbido  que  se  filtraba  por  las 
paredes  de  su  despacho  era  la  reverberación  de  los  enormes  aparatos  de  aire 
acondicionado.  Su  función  principal  era  enfriar  el  vasto  conjunto  de 
ordenadores,  receptores  y  dispositivos  de  transmisión...  Un  delicado  equipo 
que funcionaba día y noche, procesando la información entrante y las órdenes 
salientes. 
Aun  así,  una  vez  consciente  de  aquel  palpitante  ritmo,  Tucker  no  podía 
evitar la sensación de haber sido tragado vivo por una enorme bestia de presa. 
Consultó su reloj, preguntándose si tendría tiempo de recoger la carta de 
Mariah  de  la  agencia  de  Courier  Express  en  Falls  Church.  El  establecimiento 
estaba  abierto  hasta  las  diez  de  la  noche.  Tenía  tiempo  de  sobra.  Lo  que  le 
faltaba  era  paciencia.  La  secretaria  de  Geist  le  había  telefoneado  cuatro  horas 
antes,  comunicándole  que  debía  permanecer  a  la  espera  para  presentar  el 
informe sobre su viaje a Moscú. Ahora, no veía la hora de marcharse. 
Quizá hubiera sido precipitado decirle a Mariah que el tal Urquhart podía 
no estar tan lejos de la verdad como ella pensaba. 
Un  archivo  descansaba  encima  de  la  mesa,  algo  apartado  de  los  demás. 
Tucker lo había encontrado poco después de hablar con Mariah. Finalmente, las 
piezas  empezaban  a  encajar.  El  sobre  que  a  última  hora  de  la  noche  le  había 
entregado el mensajero. Su críptica conversación con el Navegante en Moscú. Y 
el  motivo  por  el  cual  él,  en  particular,  había  sido  elegido  para  recibir  aquel 
valioso cargamento. 
Tucker se había reunido con Georgi Deriabin a última hora de la noche, en 
una  modesta  dacha  situada  en  las  afueras  de  Moscú.  Aunque  reconocer  al 
infame Navegante había requerido un auténtico ejercicio de imaginación por su 
parte. 
Deriabin  era  alto  y  estaba  excesivamente  delgado,  con  la  ajada  tez  del 
color de la mostaza. Su fino cabello blanco había quedado reducido a un tenue 
rastro de pelusa, con lo cual su puntiagudo cráneo parecía tan liso como el del 
propio  Tucker.  Al  examinarlo  de  cerca,  Tucker  pudo  ver  los  estragos  de  la 
quimioterapia.  Cuando  el  anciano  alargó  el  brazo  para  estrecharle  la  mano, 
Tucker tuvo miedo de quebrar sus delgados huesos. 
—Celebro que haya venido, señor Tucker. 
—No podía declinar una invitación tan enigmática. 

‐ 37 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

La  marchita  figura  se  limitó  a  sonreír  y  lo  condujo  al  interior  de  la  casa. 
Buena  parte  de  la  planta  baja  parecía  consistir  en  una  pequeña  sala  de  estar. 
Había  una  mesa  preparada  para  dos  y,  junto  a  ella,  una  botella  de  vodka 
colocada en una cubitera. 
Desde  su  llegada,  aquella  misma  mañana,  Tucker  se  había  pasado  el  día 
entero en su habitación del Hotel Intourist, aguardando instrucciones. El olor a 
cebolla, salsa  y  otros ricos  manjares  constituía  un  doloroso  recordatorio de  las 
horas que llevaba sin probar bocado. 
—Tendrá la amabilidad de cenar conmigo, ¿verdad?—dijo Deriabin. 
Tucker  se  planteó  rechazar  la  invitación  durante  una  milésima  de 
segundo, y luego asintió. 
Tan pronto como se hubieron sentado, una corpulenta mujer, que debía de 
ser  el  ama  de  llaves,  empezó  a  servirles  la  comida,  en  generosas  bandejas  de 
arenques, pan negro, chucrú y embutido, panqueque ruso y piroshki. 
Tucker miró en torno. La casa era confortable pero modesta, con paredes 
de  estuco  blanco,  vigas  de  madera  y  sencillo  mobiliario  de  estilo  rústico.  ¿Un 
refugio de la KGB, quizá?, se preguntó. ¿O un síntoma de la mermada fortuna 
del Navegante? 
El anciano sirvió un vaso de vodka para cada uno. El brindis, que no sería 
el único de aquella noche, fue más bien escueto, aunque irónico. 
—Por que conserve usted su buena salud, señor Tucker. 
Tucker pensó  en  desearle  lo  mismo,  pero,  en el  caso de su  acompañante, 
aquel deseo parecía ya tardío y fuera de lugar. Alzó el vaso y asintió. 
Finalmente  pasaron  a  la  comida,  pero  Deriabin  comió  poco,  según  pudo 
advertir Tucker, y en un determinado momento soltó el tenedor y encendió un 
cigarrillo. 
—Tenga la bondad de excusarme. La comida es excelente, se lo aseguro. Y 
perfectamente  inocua  —añadió,  leyendo  los  pensamientos  de  Tucker—.  Por 
desgracia,  ya  no  tengo  el  apetito  de  antaño.  Cáncer  de  hígado,  según  los 
médicos. Calculo que me quedan unas semanas de vida. Tres meses, a lo sumo. 
Pero  hay  que  vivir  el  momento,  ¿verdad?  —volvió  a  llenar  los  vasos,  alzó  el 
suyo brevemente y luego lo apuró de un solo trago. 
Conforme  transcurrían  las  horas  siguientes,  Tucker  observó  cómo  la 
botella  se  iba  vaciando.  Deriabin  parecía  coherente,  a  despecho  de  su 
enfermedad y del alcohol que había ingerido. 
Una  vez  retirados  los  platos,  permanecieron  sentados  a  solas  y  sin 
interrupciones.  Un  televisor  sonó  durante  un  rato  en  la  habitación  contigua, 
donde  el  ama  de  llaves  y  el  chofer  veían,  al  parecer,  una  versión  doblada  de 
Parque  Jurásico.  Muy  apropiado,  se  dijo  Tucker,  escuchando  mientras  el 
dinosaurio que tenía delante rememoraba los buenos viejos tiempos, cuando el 
forcejeo entre los soviéticos y los norteamericanos había dominado el panorama 
internacional. 
La  botella  estaba  prácticamente  vacía  cuando  Deriabin  emitió  lo  que,  al 

‐ 38 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

principio, parecía simplemente la queja de un borracho. 
—¡Mujeres! —gruñó—. ¿Por qué es tan difícil encontrar un buen cerebro y 
un trasero bonito en el mismo cuerpo, eh? Dígamelo. 
En  realidad  no  esperaba  ninguna  respuesta.  Tucker  dejó  que  siguiera 
despotricando. 
—Siempre que he conocido a una mujer con un mínimo de cerebro, tenía 
cara  de  patata  y  las  piernas  como  tocones  de  árbol.  ¿Y  las  de  aspecto 
presentable? La capacidad mental de una col de Bruselas. Aunque... —Deriabin 
enarcó la ceja—, al menos eso se puede comer ¿eh? 
Soltó una risita, que pronto degeneró en una tos ahogada. Su amarillenta 
tez  se  tornó  más  oscura  conforme  tosía  y  se  sacaba  un  pañuelo  de  la  manga. 
Llevaba puesto un grueso jersey, a pesar del calor del verano. Tucker retiró la 
mirada mientras escupía en el pañuelo cubierto de flema reseca. 
Cuando por fin se hubo repuesto, Deriabin lo miró con ojos entornados a 
través de una nube de azulado humo. 
—En cualquier caso, ese ha sido mi problema. Pero usted —dijo agitando 
un  dedo  manchado  de  nicotina—,  usted  ha  tenido  mucha  suerte,  ¿eh,  viejo 
zorro? ¿Cómo lo ha logrado? 
—¿Cómo he logrado qué? 
—Mantener a esa mujer a su lado durante tantos años. ¿Cómo se llamaba?  
Tucker arrugó la frente. ¿Patty? ¿Por qué diablos...? 
—Ya sabe —insistió Deriabin—, la rubia. Pequeña, muy atractiva, a juzgar 
por  las  fotografías  que  he  visto.  E  inteligente,  según  tengo  entendido  —
chasqueó  los  dedos  con  impaciencia,  intentando  recordar  el  nombre—.  La 
hermosa viuda. 
A  Tucker  se  le  heló  la  sangre  en  las  venas,  Mariah.  Se  obligó  a  seguir 
mirando con calma al anciano. 
—No  sé  a  cuál  puede  referirse.  Tengo  a  unas  cuantas  muy  atractivas 
pululando a mi alrededor —añadió a modo de broma al tiempo que inclinaba el 
vaso. 
Los decepcionados ojos del Navegante se entrecerraron. Luego se llevó su 
propio  vaso  a  los  labios  para  apurarlo.  Cómo  podía  un  hombre  con  el  hígado 
enfermo beber tanto vodka desafiaba toda lógica. 
—Eso  demuestra  que  tengo  razón  —farfulló—.  Usted  disfruta  de  la 
compañía  de  tantas  mujeres  bellas,  que  ni  siquiera  las  recuerda.  Mientras  que 
las que me envía a mí mi gente tienen todo el aspecto de haberse amamantado 
con zumo de limón y no con leche materna. 
A las dos de la madrugada, el chofer llamó a la puerta para avisarles que 
había llegado la hora de partir hacia la pista de aterrizaje, situada en las afueras 
de  Moscú,  donde  el  avión  camuflado  de  la  Agencia  había  tomado  tierra  para 
recoger a Tucker, cuya marcha estaba prevista para antes del amanecer. 
Deriabin  se  unió  al  viaje.  En  cuanto  se  detuvieron,  el  chofer  se  apeó 
rápidamente,  pero  el  Navegante  siguió  ocupando  su  lugar  tras  las  ventanillas 

‐ 39 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

opacas del vehículo. Tucker notó cómo la parte trasera del coche se elevaba al 
sacar  el  chofer  algo  del  maletero.  Por  la  ventanilla  vio  que  ese  «algo»  era  un 
cajón de madera. 
—Le hago entrega de unos cuantos archivos para que los custodie, amigo 
mío —dijo el Navegante. 
El chofer abrió la portezuela del lado de Tucker y retiró la tapa del cajón 
para que inspeccionara su interior. 
—¿Qué contienen? —inquirió Tucker.  
—No  contienen  ninguna  bomba,  si  es  lo  que  está  pensando.  Al  menos, 
ninguna  bomba  en  el  sentido  literal  del  término  —añadió  Deriabin  al  tiempo 
que  prendía  un  fósforo  y  ahuecaba  las  manos  para  encender  otro  cigarrillo. 
Luego  se  enderezó,  inhalando  profundamente  el  humo,  como  si  la  brisa  que 
penetraba  por  la  ventanilla  fuese  demasiado  pura  para  su  maltrecho 
organismo—.  Descubrirá  que  constituyen  una  lectura  muy  interesante  —hizo 
un gesta con la barbilla al chofer, que cerró la caja y la llevó al avión. 
—¿Por qué nos entrega esos documentos? —preguntó Tucker. 
—A «ustedes» no, señor Tucker. Se los entrego a usted. 
—Muy bien. A mí. ¿Por qué?  
—Porque usted tiene tiempo de dedicarles la atención que merecen.  
—Pero sabrá que pueden quitármelos fácilmente de las manos en  cuanto 
regrese. 
—Eso  sería  un  gran  error  y  una  verdadera  lástima.  Acepte  mi  palabra 
sobre ello amigo mío, aunque tienda a dudar de casi todo, crea que nadie tendrá 
más intereses que usted en esos archivos. Ninguna otra persona garantizará que 
su  contenido  se  utilice  adecuadamente  —Deriabin  extendió  su  esquelética 
mano. De nuevo, Tucker temió aplastar sus frágiles huesos, pero el apretón del 
anciano fue firme—. Para mí esto será el adiós. Pero recuerde una cosa, amigo 
mío... Nadie desea tan apasionadamente como un ruso. Guárdese de aquel que 
desea demasiado. 
Durante el viaje de vuelta, Tucker se había sentido demasiado exhausto y 
embriagado como para reflexionar sobre aquellas enigmáticas palabras. Sólo al 
día  siguiente,  mientras  repasaba  los  archivos,  recordó  el  comentario  del 
Navegante. ¿Quién sería ese alguien que deseaba demasiado?, se preguntó. 
El  Ministro  de  Asuntos  Exteriores,  Zakharov,  suponía  ahora.  Parecía 
evidente,  por  el  contenido  de  los  archivos,  que  Deriabin  estaba  decidido  a 
frustrar  sus  ambiciones  sirviéndose  de  cualquier  medio  necesario...  incluida  la 
traición. La subida de Zakharov al poder había sido casi tan implacable como la 
del  propio  Deriabin,  pero  Tucker  no  tenía  ninguna  prueba  de  que  ambos 
hombres hubiesen sido rivales anteriormente. ¿Qué había cambiado? 
Se  acordó  entonces  del  comentario,  en  apariencia  intrascendente,  que  el 
anciano había hecho sobre las mujeres. Su insistente alusión a Mariah no había 
sido casual, y Tucker lo sabía. Con dicha alusión había querido demostrar que 
conocía sus puntos más vulnerables. Que, a pesar de su aspecto debilitado, no 

‐ 40 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

tendría  reparos  en  aprovecharse  de  esos  puntos  vulnerables  para  sus  propios 
fines.  Y  que  confiaba  en  que  Tucker  utilizaría  la  información  contenida  en  los 
archivos. 
Bueno,  quizá,  se  dijo  Tucker  sombríamente.  Pero  no  necesariamente  del 
modo  en  que  Deriabin  esperaba.  Porque  el  eje  central  de  los  planes  del 
Navegante,  ahora  lo  sabía,  lo  constituía  la  muerte  en  París  de  cierto  escritor 
americano, ocurrida treinta años antes. Y, si de Tucker dependiera, ese episodio 
podía seguir envuelto para siempre en la red de mentiras que lo rodeaba. 
Pero no dependía de él. 
Después  de  la  llamada  de  Mariah,  Tucker  comprendió  que  la  decisión 
podía  habérsele  escapado  ya  de  las  manos.  La  fama  que  eludió  a  Ben  Bolt  en 
vida  había  aumentado  exponencialmente  en  los  años  transcurridos  desde  su 
fallecimiento,  garantizando  que  alguien  diera,  antes  o  después,  con  la  verdad. 
De no ser el tal Urquhart, hubiera sido cualquier otro. 
Tucker  reunió  los  mohosos  archivos  y  se  levantó.  Si  sus  superiores  no  lo 
llamaban  para  reclamarle  el  informe,  podían  irse  al  infierno.  Iría  a  recoger  la 
carta de Mariah. 
O tal vez no. 
Se  oyeron  unos  golpecitos  en  la  puerta,  y  el  subdirector  de  operaciones 
entró en el despacho sin esperar una respuesta. 
—Hola, Frank —saludó con jovialidad. 
Tucker hizo un gesto de asentimiento. 
—Jack. 
—No te levantes por mí —Geist tomó asiento en el extremo opuesto de la 
mesa,  echando  una  despreciativa  ojeada  al  despacho  mientras  extendía  las 
piernas ante sí—. Veo que has vuelto sano y salvo de tu viaje. Te habría llamado 
antes, pero ha sido un día de mucho ajetreo. 
—Eso supuse. 
—¿Te has enterado del asunto de los kurdos? 
Tucker asintió y volvió a sentarse. Los periódicos habían informado acerca 
del  súbito  empeoramiento  de  la  crisis  turca,  con  los  rebeldes  kurdos 
organizándose para un enfrentamiento inminente con las fuerzas del gobierno. 
—Supongo que los rusos han enviado tropas a través de Armenia —dijo. 
El subdirector hizo una mueca. 
—Esos hijos de puta no pueden resistir la tentación de inmiscuirse. 
—Dirán  que  desean  proteger  el  extremo  sur  del  país,  en  caso  de  que  la 
situación traspase las fronteras. 
—Eso  han  dicho  exactamente,  sí.  La  situación  se  está  convirtiendo  en  un 
maldito  circo.  Rusia,  Irán,  Iraq,  Grecia,  Chipre...  todos  están  nerviosos  —Geist 
entrelazó  los  dedos  sobre  su  liso  vientre  y  echó  hacia  atrás  la  silla—.  Bueno, 
cuéntame,  ¿qué  hay  del  asunto  del  Navegante?  ¿Descubriste  algo  útil  allí?  —
clavó  en  Tucker  aquella  mirada  penetrante  que  solía  provocar,  en  operativos 
más jóvenes y menos experimentados, auténticos ataques de tartamudez. 

‐ 41 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Geist  era  un  mandamás  ambicioso  hambriento  de  gloria.  No  era  de 
extrañar  que  se  hubiera  presentado  solo,  personalmente,  para  escuchar  su 
informe. 
—Hay  unas  mil  quinientas  páginas  que  parecen  auténticas  —explicó 
Tucker con cautela—. Originales, no fotocopias. Puedo hacer el primer examen 
yo mismo. Más tarde necesitaré a un par de informáticos, con conocimientos del 
idioma ruso, para introducir los archivos en el sistema y crear una base de datos 
segura. 
Geist arqueó una ceja. 
—¿Eso es todo? 
—Sí.  Aunque  me  da  la  sensación  de  que  no  tenemos  mucho  tiempo.  Por 
algún  motivo,  el  Navegante  seleccionó  esos  archivos,  de  entre  los  millones 
existentes en Moscú, para entregárnoslos. Cuanto antes sepamos qué contienen, 
antes sabremos el porqué. 
Haciendo  equilibrio  sobre  las  patas  traseras  de  la  silla,  Geist  recogió  con 
dos  dedos  una  carpeta  amarilla  que  Tucker  había  apartado  de  los  demás 
documentos. El subdirector apenas sabía leer una sola palabra en ruso, lo cual 
era una suerte, se dijo Tucker, pues el nombre estampado en la carpeta, aunque 
en caracteres fonéticos y cirílicos, era el de «Benjamin Bolt». 
—¿Tienes  alguna  razón  para  pensar  que  aquí  hay  algo  importante?  —
inquirió Geist, pasando desdeñosamente las páginas. 
Tucker  resistió  el  impulso  de  arrancarle  la  carpeta  de  las  manos,  aunque 
era improbable que Geist reconociera lo que estaba mirando. 
—He  hecho  un  repaso  preliminar  —dijo—.  Es  una  relación  variada  de 
antiguas operaciones de la KGB. En ella figuran los nombres de algunos agentes 
externos y de ciertos disidentes internos que «desaparecieron» en el gulag. 
—Parece historia antigua. La KGB está muerta. 
—No. Ni siquiera está moribunda. Los regímenes vienen y van en Rusia, 
pero  los  servicios  de  seguridad  son  eternos.  El  Navegante  lo  sabe  mejor  que 
nadie. Por eso sobrevivió tanto tiempo. 
—Sin  duda.  Pero  creo  que  en  la  actualidad  tenemos  la  situación  bien 
controlada, Frank. Se han producido muchos cambios desde que estuviste en el 
antiguo  departamento  de  asuntos  soviéticos.  Diablos,  si  hasta  tenemos  en 
marcha programas bilaterales en cooperación con nuestros amigos rusos. 
Al  observar  la  presunción  de  Geist,  Tucker  recordó  la  imagen  del 
Navegante mientras proponía uno de sus brindis. 
—Por  la  amistad  entre  las  naciones  —había  dicho—.  Naturalmente  —
añadió—,  no  existen  agencias  de  inteligencia  amistosas,  ¿verdad,  amigo  mío? 
Después de todo, ¿dónde estaríamos sin nuestros enemigos? 
Geist cerró la carpeta. 
—¿Dices que se trata de antiguas operaciones? 
—En  su  mayoría,  sí.  Aunque  eso  no  significa  que  algunos  de  los 
protagonistas no sigan en activo. 

‐ 42 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—¿Insinúas que nos ha pasado información sobre «fuentes activas»? ¿Por 
qué diablos iba a hacer algo así? —la voz del subdirector destilaba incredulidad 
mientras  dejaba  a  un  lado  la  carpeta—.  Ya  me  resulta  difícil  creer  que  no  sea 
una  maniobra  de  desinformación  para  hacernos  perder  el  tiempo.  ¿Qué  te 
juegas  a  que  el  tal  Navegante  quiere  despistarnos  mientras  su  gente  está 
atareada con algún nuevo plan? 
—No te lo discuto. 
—¿Me das la razón? —inquirió Geist sorprendido. 
—Sólo digo que es posible, aunque improbable. 
—¿Por qué improbable? 
—Por la fuente. 
—La  fuente.  O  sea,  el  maldito  Georgi  Deriabin.  ¿No  es  así?  ¿Llegaste  a 
reunirte con él? ¿No está muerto, como se pensaba? 
—Estuve con él, cara a cara, durante cinco horas. 
—Ese  tipo  tiene  agallas,  hay  que  reconocerlo  —comentó  Geist  meneando 
la  cabeza—.  Después  de  cuarenta  años  trabajando  en  nuestra  contra,  ¿he  de 
creer que ahora quiere brindarnos su amabilidad? ¡Por favor! 
—Sólo puedo decirte lo que yo he percibido. 
—¿Y  qué  has  percibido?  ¿Acaso  quiere  desertar?  ¿O  desea  instalarse  en 
una  mansión  en  Miami  Beach,  ahora  que  los  gloriosos  días  de  la  Guerra  Fría 
han pasado? 
—No. 
—Entonces, ¿qué? 
Tucker arrugó la frente, deseando que la respuesta fuese fácil. 
—Para  mí  que  quiere  dejar  un  legado.  No  sé  cuál,  exactamente.  Pero  sí 
puedo decirte que... se está muriendo. 
—¿Te lo ha dicho él? 
—Sí, aunque no hubiera hecho falta. Su piel tiene el color de esa carpeta.  
Los  ojos  del  subdirector  se  desviaron  hacia  la  carpeta  amarilla  que  había 
encima de la mesa. 
—Me tomas el pelo. 
—Cáncer de hígado, según parece. Le han dado tres meses de vida, como 
mucho. 
Geist agitó la mano derecha en un gesto de impaciencia. 
—¿Y...? 
—Creo que pretende saldar una antigua cuenta antes de morir. 
—¿Y quiere que nosotros le ayudemos? 
—Supongo. 
—Bueno, ¿y qué obtendremos nosotros a cambio? 
Tucker  vaciló.  Aquella  era  la  parte  más  espinosa.  Estaba  seguro  de  que 
parte del plan del Navegante consistía en frustrar las ambiciones presidenciales 
del ministro Zakharov. Pero, ¿quién salía ganando con ello? ¿Rusia? ¿América? 
¿La paz y la estabilidad internacional? ¿Algún protegido desconocido a quien el 

‐ 43 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

anciano moribundo estaba preparando para que lo relevase en el poder? 
Tucker lo ignoraba. Sólo sabía quién saldría perdiendo si aquel asunto no 
se llevaba con el máximo cuidado. Pero, ¿cómo podía decirle al subdirector de 
la CIA que estaba dispuesto a quemar aquellos archivos, antes que permitir que 
saliera perjudicada la mujer cuyo apellido había constituido la clave para lograr 
su cooperación, como había intuido el maldito Navegante? 
—Dame algo más de tiempo, Jack. Te pasaré un informe completo. 
—¿De cuánto tiempo estamos hablando? 
—Veinticuatro horas. 
—Concedido —respondió Geist levantándose. 
Tucker observó cómo se dirigía hacia la puerta. 
—Una  cosa  más  —dijo  sin  poder  evitarlo—.  ¿Por  qué  se  seleccionó  a 
Mariah Bolt para cubrir la visita de Zakharov? 
Geist se detuvo junto a la puerta y frunció el ceño. 
—Alguien  tenía  que  ocuparse  del  trabajo,  y  Mariah  era  la  persona  más 
adecuada —abrió la puerta bruscamente y añadió—: Necesitaré ese informe lo 
antes posible. Te pondrás a ello enseguida, ¿verdad, grandullón? —haciendo un 
guiño,  desapareció  antes  de  que  Tucker  tuviera  ocasión  de  responderle  con  el 
desprecio que la ocasión requería. 
 
 
¿Qué  había  que  hacer  para  atraer  a  un  hombre,  hasta  el  punto  de 
conseguir  que  traicionara  a  su  país?,  se  preguntó  Mariah.  ¿Batir  las  pestañas? 
¿Enseñar un poco de muslo? ¿Prometerle una cita amorosa? 
Por  Dios  bendito.  Aquel  no  era  su  campo  de  trabajo.  Como  femme  fatale, 
tenía tanto peligro como una bibliotecaria. Una vez más se maldijo por no haber 
rechazado la propuesta de Geist. 
Se paseó por uno de los patios superiores del Museo Arlen Hunter, en la 
que era su segunda visita de la tarde. En la primera apenas había tenido tiempo 
de  mostrar  su  acreditación  y  echar  un  vistazo  al  «terreno»,  antes  de  regresar 
nuevamente al hotel para cambiarse. 
Ahora, después de la prisa que se había dado, los invitados se retrasaban. 
La típica Ley de Murphy. Eran ya más de las seis, y el sol proyectaba un mágico 
resplandor  luminiscente  sobre  la  multitud  que  aguardaba  la  llegada  del 
secretario de estado, Kidd, y su colega ruso. La cálida brisa mecía suavemente 
las  palmeras  y  los  hibiscos  rojos,  en  una  atmósfera  saturada  del  aroma  de 
perfumes  caros  y  de  los  puros  con  que  se  regalaban  un  par  de  invitados 
mientras esperaban para ver los tesoros de la Rusia imperial. 
Al  repasar  la  lista  de  personajes  ilustres  que  asistirían  a  la  inauguración, 
Mariah  notó  que  el  corazón  le  daba  un  vuelco.  El  nombre  de  Renata  Hunter 
Carr figuraba en uno de los primeros lugares, tal como había temido. 
En  fin,  no  importaba.  Aquella  mujer  pertenecía  al  pasado,  y  ella  misma 
distaba mucho de ser la niñita temerosa cuyo padre se había fugado con la hija 

‐ 44 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

de un rico. 
Mariah  alzó  la  mirada,  sintiéndose  pequeña  bajo  las  enormes  letras  del 
nombre  de  Arlen  Hunter,  labrado  en  las  paredes  de  mármol  gris  del 
monumento  que  Hunter  se  había  erigido  a  sí  mismo  en  el  Bulevar  de  Santa 
Mónica. 
Varias  figuras  conocidas  se  congregaban  en  el  patio.  El  alcalde  de  Los 
Ángeles  había  llegado  ya,  así  como  los  senadores  de  California  y 
personalidades del mundo de la política. La lista de invitados también incluía a 
los representantes de gobiernos extranjeros con consulado en Los Ángeles, y a 
empresarios  que  acudían  diligentemente  en  busca  de  contactos  que 
favorecieran a sus negocios. 
Mariah  suspiró.  Tampoco  faltaban  los  burócratas.  Un  número 
considerable  de  ellos,  pertenecientes  al  Departamento  de  Estado,  el  FBI  y  el 
Servicio Secreto, amén de una representante, como mínimo, de la CIA. Aunque, 
por  lo  que  ella  sabía,  Geist  podía  muy  bien  haber  enviado  a  otros  agentes. 
Todos intentaban, con mayor o menor fortuna, pasar inadvertidos en el entorno 
de  la  fiesta.  Los  agentes  del  Servicio  Secreto  lo  tenían  casi  imposible,  por  sus 
expresiones severas, sus trajes oscuros prácticamente idénticos y su tendencia a 
susurrar, al estilo de Dick Tracy, contra las mangas de sus camisas. 
Se oyó tras ella un batir de alas conforme dos palomas se posaban junto al 
muro bajo del patio. Una tercera paloma se situó a cierta distancia de la pareja, 
emitiendo un arrullo lastimero mientras efectuaba su solitaria vigilancia. 
—¿Dónde está tu compañero, amiguita? —murmuró Mariah. 
Los  ojos,  negros  como  perlas,  de  la  paloma  se  volvieron  hacia  ella. 
Recordó  que  las  palomas  eran  monógamas  y  se  emparejaban  de  por  vida, 
reacias  a  aceptar  a  un  nuevo  compañero  tras  la  muerte  de  la  pareja.  El 
compañero  de  aquella  seguramente  habría  caído  víctima  de  alguna  catástrofe 
urbana,  condenándola  a  ella  a  seguir  a  otras  parejas  del  grupo,  estándole 
permitido observar, pero no integrarse en su confortable círculo. 
Mariah  notaba  la  sensación  de  su  propia  pérdida  como  una  arritmia 
cardiaca, un insistente y doloroso recordatorio de la ausencia de David y de los 
espacios que su muerte había dejado vacíos. Se sentía como atrapada en lo alto 
de  una  noria  rota,  meciéndose  y  esperando,  contemplando  el  mundo  desde 
lejos.  Por  una  parte,  ansiaba  que  la  noria  volviera  a  girar  de  nuevo.  Por  otra, 
vivía temiendo la inminente e inevitable bajada. 
El  arrullo  melancólico  de  las  palomas  constituía  un  contrapunto  del 
zumbido  del  tráfico  que  transitaba  por  el  Bulevar  de  Santa  Mónica.  Mariah 
consultó  su  reloj.  Las  siete  menos  diez.  Las  nueve  menos  diez  en  Virginia. 
Lindsay  aún  permanecería  un  rato  levantada.  Solía  acostarse  muy  tarde, 
costumbre  que  se  acentuaría  ahora  que  estaba  de  vacaciones.  Si  regresaba  al 
hotel dentro del siguiente par de horas, calculó Mariah, aún podría llamarla sin 
molestar a nadie en casa de Carol. 
Entonces  se  acordó  de  Frank.  Antes  de  aquella  tarde,  se  había  pasado 

‐ 45 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

semanas  sin  oír  el  sonido  de  su  voz.  La  perspectiva  de  oírla  nuevamente  hizo 
aflorar una sonrisa a sus labios. 
Mariah se inclinó sobre la baranda del balcón para comprobar si los peces 
gordos  estaban  ya  a  la  vista.  La  solitaria  paloma  siguió  su  mirada  hacia  la 
incesante afluencia de automóviles que se detenían a las puertas del museo para 
dejar  a  sus  poderosos  ocupantes.  Una  pequeña  multitud  se  había  reunido  a 
ambos lados de la entrada. En Los Ángeles, por lo visto, tan solo se necesitaba 
colocar un par de barreras y extender una alfombra roja para atraer al público. 
De repente, las palomas se dispersaron con un ruidoso aleteo cuando una 
fuerte mano oprimió el hombro de Mariah. 
Ella  se  giró  para  encontrarse  con  un  par  de  ojos  azules  que  la  miraban 
sonrientes. 
—¡Paul! ¿Qué estás haciendo aquí? 
—Sabía que te sorprendería —respondió él—. Estás preciosa. 
—Gracias. Y sí, estoy sorprendida, pero también confusa. ¿Cómo...? 
—Recibí la invitación hace unas cuantas semanas. No pensaba asistir hasta 
que ayer me dijiste que vendrías. Decidí darte las llaves en persona. 
Mariah  solamente  lo  había  llamado  para  decirle  que  llegaría  a  un  poco 
antes  a  Los  Ángeles  porque  la  casa  donde  Lindsay  y  ella  iban  a  pasar  las 
vacaciones pertenecía a un amigo de Paul. Él mismo había estado haciendo las 
gestiones necesarias para entregarle las llaves aquella misma semana. 
Su aparición siempre le provocaba emociones contrapuestas, pero esta vez 
Mariah sólo sentía consternación. 
—No has debido venir —dijo muy en seria. 
—Lo sé, pero me apetecía. Pensé que esta noche lo tendrías un poco difícil, 
estando  presente  Renata  Hunter  Carr.  He  venido  a  ofrecerte  apoyo  moral  —
Paul miró en torno—. ¿Se ha retrasado el avión de Zakharov? 
Mariah asintió. 
Él se recostó en el muro bajo del balcón, con las largas piernas cruzadas a 
la altura de los tobillos. Su traje gris marengo, de Armani, se ceñía a su atlético 
cuerpo  con  una  elegancia  que  la  mayoría  de  los  mortales  sólo  podía  envidiar. 
Era rubio, aunque tenía algunas canas incipientes en las sienes. Su rostro, de un 
atractivo  clásico,  estaba  levemente  curtido,  lo  que  le  añadía  cierta  pátina  de 
madurez. 
—¿Todavía no la has visto? —inquirió. 
—No. Imagino que llegará junto a Kidd y Zakharov.  
—¿Y cómo te sientes? 
—Bien  —mintió  Mariah—.  Has  sido  muy  amable  al  venir,  Paul,  pero  en 
realidad  no  hay para  tanto.  He  visto  su  foto en  los  periódico  cientos  de  veces. 
No voy a sufrir un colapso nervioso porque estemos en la misma habitación. 
—¿Y si tuvieras que hablar con ella? 
—No veo por qué. No me conoce, y es evidente que no voy a ir hasta ella 
para presentarme. 

‐ 46 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Chaney la observó un momento, y luego se giró hacia la multitud. 
—Ahí está Nolan —dijo. 
—¿Nolan? 
—Nolan Carr, su hijo. Ese clon joven de Robert Redford que está junto al 
alcalde Riordan y los senadores. 
Mariah se fijó en el joven, atractivo y seguro de sí mismo, que charlaba con 
los tres políticos. 
—Se rumorea que la madre tiene ambiciones políticas para su hijo único. 
Mariah estudió al aspirante a político. 
—Apenas parece tener edad para haber salido de la universidad. 
—Va  camino  de  los  treinta,  me  parece.  En  cuanto  a  los  estudios,  asistió 
durante un tiempo a Princetown, la universidad de su fallecido padre. Aunque 
no creo que llegara a graduarse en ningún centro. Como digo, lo de la política 
parece idea de su madre. 
—Su padre era Jacob Carr, el antiguo fiscal general del estado, ¿no? 
—Ajá.  Llegado  el  momento,  seguro  que  a  Nolan  no  le  faltan  los  apoyos 
necesarios. 
Mariah miró a Paul con curiosidad. 
—¿Cómo es que sabes todo eso? 
—Entrevisté  a  Arlen  Hunter  poco  antes  de  su  muerte  —explicó  él—. 
Conocí tanto a Renata como a Nolan, aunque por entonces no era más que un 
niño.  Y  bastante  revoltoso,  debo  decir.  Desde  entonces  he  coincidido  con  la 
madre un par de veces. 
—Nunca me lo habías dicho —comentó Mariah frunciendo el ceño. 
Paul hizo una mueca. 
—Bueno,  sabía  que  era  un  asunto  delicado.  Y,  francamente,  nunca 
consideré necesario mencionarlo. 
El  director  del  Museo  Arlen  Hunter  se  acercó  a  Nolan  Carr  y  le  susurró 
algo  al  oído.  Carr  sonrió  y  asintió  sin  inmutarse.  A  continuación,  tras 
estrecharles la mano al alcalde y a los senadores, se dirigió hacia los ascensores. 
Por  el  camino,  se  detuvo  a  estrechar  otras  cuantas  manos,  desempeñando  el 
papel de diligente anfitrión. Claramente, aquel chico tenía futuro. 
—¿Cómo  se  gana  la  vida,  exactamente?  —preguntó  Mariah  a  Paul—. 
Aunque imagino que la comida no le falta. 
—Es  difícil  decirlo  con  exactitud.  Forma  parte  de  la  junta  directiva  de 
varias empresas Hunter. Practica el esquí y la vela. Lo habitual. 
Un  cambio  súbito  en  el  murmullo  que  se  oía  en  la  calle  hizo  que  los 
invitados  se  acercaran  rápidamente  a  la  baranda  del  gran  balcón.  El  rugido 
inconfundible de potentes motocicletas anunciaba la llegada del desfile oficial a 
las puertas del museo. 
Chaney se asomó por encima de la baranda y luego se enderezó. Cuando 
la tomó del brazo, Mariah notó cómo le rozaba con la yema de los dedos la zona 
sensible del interior del codo. 

‐ 47 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Vamos allá —dijo Paul—. ¿Lista? 
Ella miró en torno. 
—Paul, no sé cómo decírtelo —murmuró—, pero... estoy trabajando. 
Él le soltó el brazo de inmediato. 
—Huy,  lo  siento  —sabía  a  qué  se  dedicaba.  Había  sido  amigo  de  David 
primero, pero cuando decidió investigar el sospechoso accidente de automóvil 
en  el  que  había  perecido  David,  los  caminos  profesionales  de  ambos,  Paul  y 
Mariah,  se  cruzaron—.  No  te  estorbaré  —aseguró—.  Pero  aunque  tengas 
ocupada  la  noche,  siempre  queda  un  hueco  entre  el  ocaso  y  el  amanecer  —
sacudió un puro imaginario al tiempo que hacía oscilar la ceja malévolamente, 
como Groucho Marx. 
Mariah sonrió a despecho de sí misma. 
—¿Dónde te hospedas? 
La expresión de Paul cambió. De repente parecía un niño al que hubieran 
sorprendido robando galletas. 
—¿Contigo? —sugirió. 
—Oh, no sé qué decirte. No tengo ni idea de a qué hora acabaré, y... 
—Tengo que confesarte una cosa. Mi maleta ya está en tu habitación. 
—¿Qué? ¿Cómo has podido entrar en mi habitación? 
—Conozco  al  director  del  Beverly  Wilshire.  Me  he  hospedado  allí 
centenares de veces. Sé que te pareceré presuntuoso, pero tenemos muy pocas 
oportunidades de estar juntos. No quise dejar pasar esta. Le dije al director que 
necesitamos una discreción absoluta. Créeme, no es la petición más extraña que 
le han hecho. Será absolutamente discreto, te lo juro. 
Mariah  estudió  su  semblante,  preguntándose  cuántas  veces  habría 
recurrido  Paul  a  aquella  «discreción»  en  el  pasado.  Preguntándose,  asimismo, 
qué diría Jack Geist si se enterara de que iban a compartir habitación. 
Las  puertas  de  los  ascensores  se  abrieron,  y  varios  agentes  del  Servicio 
Secreto salieron, en primer lugar, para ocupar sus posiciones. Les siguieron sus 
corpulentos homónimos rusos. 
—Está bien —accedió Mariah—. Nos veremos luego. Pero ahora... 
—Me marcho. Te dejaré para que espíes a gusto, Janey Bond. 
Cuando  Chaney  se  hubo  alejado,  Mariah  se  giró  hacia  los  ascensores  y 
reconoció la cabeza plateada del Secretario de Estado. Junto a él había un tipo 
bajo y fornido con un traje caro. Apenas le llegaba a Shelby Kidd por el hombro. 
Los  gemelos  de  Zakharov  relucían  conforme  alzaba  las  manos  para  alisarse  el 
espeso  cabello  cano.  Tenía  un  aspecto  casi  querúbico,  se  dijo  Mariah,  pero 
Zakharov había sido coronel de la KGB, famoso por su implacabilidad, antes de 
su  transición  a  político.  Mariah  dudaba  que  aquel  viejo  leopardo  hubiese 
cambiado sus manchas tan tardíamente. 
Mientras  los  dos  políticos  avanzaban,  acompañados  de  los  intérpretes, 
Mariah  divisó  a  Yuri  Belenko,  la  mano  derecha  de  Zakharov  y  el  motivo 
principal  de  que  ella  estuviera  allí.  Belenko  se  detuvo  junto  a  la  puerta  del 

‐ 48 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

ascensor y ofreció el brazo a su última ocupante, oculta hasta entonces. 
Casi contra su voluntad, Mariah estiró el cuello para ver mejor, pero solo 
captó fugazmente la imagen de una melena rubia y el brillo de unos pendientes, 
antes de que la figura menuda de una mujer se perdiera entre los voluminosos 
cuerpos del contingente de seguridad. 
De repente, un recuerdo horrible asaltó a Mariah: su madre llorando en el 
sofá, con un brazo colocado protectoramente en torno a la curva de su vientre. 
—¿Mamá? ¿Dónde está papá? 
—Se ha ido. 
—¿Adónde? ¿Cuándo volverá a casa? 
—No lo sé, cielo. No lo sé. 
Maldición, se dijo Mariah tragando saliva. Rodeó el muro y avanzó hacia 
el flanco de la entrada, donde prácticamente nada le obstruía la visión. 
Y ahí estaba. 
Renata Hunter Carr parecía muy atareada presentando a los dos ministros 
a  su  hijo  y  al  director  del  museo.  Obviamente,  le  encantaba  ser  el  centro  de 
atención...  y disfrutaba con su éxito. Tanto el Smithsoniano  como el Museo de 
Arte Metropolitano habían aspirado a acoger la exposición inaugural del tesoro 
de  la  Rusia  imperial,  pero  Renata,  gracias  a  sus  contactos,  había  logrado  que 
finalmente resultara elegido el centro fundado por su padre. 
Arlen  Hunter,  el  magnate  del  petróleo,  había  amasado  la  primera  de 
muchas fortunas a principios de los años veinte, comerciando con la hambrienta 
Rusia  de  la  época  posterior  a  la  revolución.  Desde  entonces,  Arlen  Hunter  se 
había  autonombrado  embajador  cultural  norteamericano  de  todos  los  líderes 
soviéticos,  desde  Lenin  a  Gorvachov.  Prueba  del  aprecio  continuado  de  los 
rusos hacia el fallecido magnate era el hecho de que Moscú hubiera adjudicado, 
sin  dudarlo,  la  inauguración  de  la  exposición  Romanov  al  museo  que  aún 
llevaba su nombre. 
Mariah  trató  de  fijar  su  atención  en  Zakharov  y  Belenko,  que  aún  no  la 
había visto, pero sus ojos no dejaban de desviarse hacia aquella otra presencia 
inquietante.  Había  esperado  ver  a  una  arpía  marchita  y  encorvada,  a  la  mujer 
descrita por Chap Korman... una mujer destrozada por la pena, que, a pesar de 
los años, aún lloraba al hombre que le había robado a otra. Pero Mariah no vio 
nada parecido. 
Renata  se  veía  animada  y  radiante,  dotada  de  una  elegancia  que 
impresionaba  por  su  propia  naturalidad.  Llevaba  el  cabello,  rubio  claro, 
impecablemente cortado a la altura del mentón. Un traje negro, engañosamente 
sencillo, se ceñía a su esbelta figura como si fuera de armiño. Sus únicas joyas 
eran unos discretos pendientes de diamantes y perlas, y un collar a juego. 
Mariah  sabía  que  las  separaba  toda  una  generación,  pero  Renata  casi 
podía pasar por una jovencita, con su complexión ligera y sus claros ojos azules. 
Sólo las leves arrugas del cuello la delataban. 
«Esa mujer fue la amante de mi padre. Nos abandonó por ella». 

‐ 49 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Mientras el director del museo se acercaba al micrófono, Mariah se sintió 
lejana,  como  si  flotara.  Apenas  fue  vagamente  consciente  de  las  palabras 
pronunciadas  por  el  Secretario  de  Estado  y  por  el  ministro  Zakharov  en  sus 
respectivos turnos. Sus voces parecían remotas, como si formaran parte de una 
escena vista por un telescopio invertido. 
Finalmente,  cuando  alguien  le  hubo  entregado  unas  relucientes  tijeras, 
Renata  se  acercó  a  la  cinta  e  hizo  una  pausa,  girándose  hacia  el  grupo  de 
periodistas situados junto a Mariah. 
Fue en ese momento cuando las dos mujeres se miraron a los ojos. 
Las  pupilas  de  Renata  se  dilataron  casi  imperceptiblemente,  y  una 
diminuta arruga se le dibujó en la comisura de la boca. Su reacción, que apenas 
duró una fracción de segundo, fue tan fugaz que Mariah dudó que alguien más 
la hubiera detectado. El momento pasó, y la mirada segura de la anciana volvió 
a desviarse hacia la multitud. 
Mariah  estaba  atónita. De  algún  modo,  contra todo  pronóstico,  Renata  la 
había  reconocido.  Dado  que  Mariah  sólo  tenía  siete  años  cuando  ambas  se 
encontraron, y muy brevemente, su memoria debía de ser extraordinaria. 
O  tal  vez,  se  dijo  Mariah,  era  debido  a  la  culpa  que  pesaba  sobre  su 
conciencia. 
 
 
Veinticuatro horas. Un día, calculó Tucker. O dos, si había suerte. 
Geist estaría demasiado distraído con el asunto de los turcos y los kurdos 
como  para  notar  que  el  informe  sobre  los  archivos  del  Navegante  no  había 
aparecido en su mesa, como se le había prometido. 
Sin  embargo,  tarde  o  temprano  volvería  a  acordarse  de  los  archivos  del 
sótano. Y Tucker sabía que, a partir de ese momento, empezarían a buscarlo. 
Se hallaba incómodamente de pie junto a una puerta de doble hoja, en la 
tercera  planta  del  edificio  principal  de  la  Agencia,  esperando  a  que  el  único 
ocupante de la inmensa habitación que había al otro lado reparase en él. 
La puerta estaba dividida horizontalmente en dos mitades, que se abrían y 
se  cerraban  independientemente  la  una  de  la  otra.  Wanetta  Walker  estaba 
trabajando a solas en la unidad de procesamiento de documentos. Cuando por 
fin  alzó  la  mirada,  se  sobresaltó,  y  en  su  amplio  rostro  se  dibujó  una  ancha 
sonrisa. 
—¡Vaya, vaya, vaya! ¡Si es el desaparecido señor Tucker! 
—Hola, Wanetta. ¿Qué haces trabajando a estas horas? 
Ella se levantó y se acercó anadeando a la puerta. 
—Intento adelantar un poco de faena. No me importaría tomarme libre el 
puente del Cuatro de Julio, pero de momento lo veo difícil. 
Era  una  mujer  corpulenta,  de  una  edad  posiblemente  cercana  a  la  suya, 
aunque  Tucker  siempre  había  sido  demasiado  caballeroso  como  para 
preguntárselo.  Wanetta,  sin  embargo,  tenía  un  aspecto  más  juvenil  que  él. 

‐ 50 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Aquel  día  llevaba  el  cabello  recogido  en  diminutas  trencitas,  rematadas  en 
cuentas  negras  y  ámbar  que  tintineaban  suavemente  cuando  movía  la  cabeza. 
Su  piel,  de  un  tono  caoba  oscuro,  resaltaba  sobre  los  motivos  africanos  del 
blusón naranja que llevaba encima de los pantalones negros. 
—¿Dónde has estado metido? —preguntó. 
—Bueno, me han dado un rinconcito en el sótano.  
—Tu lugar no está allí —repuso ella indignada—. ¿Cuándo piensas volver 
a la vida activa, y dejar de flagelarte como un monje demente? 
Él se encogió de hombros. 
—No está tan mal, ¿sabes? Nada de reuniones con el comité. Ni fechas de 
entrega.  Ni  peticiones  estúpidas  de  ayudantes  ejecutivos  que  salieron  de  la 
guardería anteayer. 
—Sí,  claro.  ¿Y  dónde  estarías  si  no  fueras  capaz  de  merendarte  a  uno  de 
esos ayudantes ejecutivos al día? 
—Donde  estoy,  supongo.  Escucha,  Wanetta  —dijo  Tucker,  alzando  la 
carpeta  de  documentos  meticulosamente  seleccionados—,  me  preguntaba  si 
podrías meter esto en un disquete para mí. 
Ella volvió a ponerse las gafas y miró con recelo el montón de folios. 
—¿Todo? 
—Puedes hacerlo, ¿verdad? 
—Y  lo  quieres  para  ahora  mismo,  claro  —Wanetta  arqueó  una  ceja  y  se 
quedó mirándolo con escepticismo. 
—Si no te importa... Tengo bastante prisa. 
—Como  todo  el  mundo  —ella  sacudió  la  cabeza,  y  las  cuentas  de  sus 
trenzas tintinearon levemente. 
—Me gusta el peinado, Wanetta. Es muy bonito. 
—Déjate  de  piropos,  Frank  Tucker  —le  reprendió  Wanetta  con  su  voz 
profunda y melodiosa—. Dame eso. ¿Qué es, por cierto? 
Tucker le entregó el archivo. Wanetta lo abrió y arrugó la nariz al percibir 
el  olor  a  moho  de  los  amarillentos  papeles.  Luego  frunció  el  ceño  al  ver  los 
caracteres cirílicos. 
—¿De qué año son? Ni siquiera están en inglés. 
—Son  parte  de  un  antiguo  archivo  ruso  —explicó  él—.  En  teoría,  debo 
elaborar  una  propuesta  pormenorizada  de  los  recursos  que  necesitaré  para 
analizar el conjunto. Una forma burocrática de decirme que me vaya al diablo. 
Wanetta lo miró con severidad. 
—¡Frank  Tucker!  Quieres  que  te  dé  preferencia  sobre  lo  demás,  y  ni 
siquiera tienes un número de autorización que entregarme, ¿verdad? 
—No, señora, no lo tengo. 
—¿Por qué no acudes a la persona que te ha encargado el proyecto y se lo 
solicitas? 
—Porque esa persona es Jack Geist. 
Podía muy bien haber dicho que era Jack el Destripador, por el modo en 

‐ 51 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

que se desvaneció la expresión desenfadada de Wanetta. Hizo girar el pomo de 
la puerta y entró en la habitación. 
—Pasa, cielo —dijo en tono grave. Su amplio blusón se ahuecó conforme 
se daba media vuelta, con el archivo en la mano, y se dirigía hacia un banco de 
aparatos situado en la pared del fondo. 
Tucker  la  siguió  dubitativo,  sintiéndose  culpable.  Podían  despedir  a 
Wanetta  si  se  descubría  que  le  había  prestado  ayuda.  No  le  importaba 
arriesgarse él mismo, pero ella era una vieja amiga. 
No  obstante,  pensó  Tucker,  era  improbable  que  aquella  pequeña 
intervención de Wanetta saliera a la luz. Podía alegar haber copiado el archivo 
en disquete personalmente. Solo Patty, que conocía el nivel de su pericia con los 
ordenadores,  detectaría  la  mentira,  pero  ella  no  estaba  presente.  Y,  aunque  lo 
estuviera, jamás traicionaría a Wanetta. 
Si  Wanetta  podía  realizar  el  trabajo  ahora,  sin  la  presencia  de  algún 
miembro del personal que pudiera verla, quedaría libre de toda sospecha. 
Tucker esbozó una leve sonrisa al pensar en dicho personal. 
Había pasado más de un cuarto de siglo en la CIA y, durante ese tiempo, 
había visto un cambio revolucionario en el funcionamiento de la Agencia. En la 
actualidad,  cada  agente  trabajaba  con  una  terminal  de  ordenador  conectada  a 
todas las secciones de Langley y a las estaciones de la CIA por todo el mundo. 
Antes,  en  los  viejos  tiempos,  los  únicos  ordenadores  de  Langley  habían 
sido  pesadas  máquinas,  del  tamaño  de  una  habitación,  dedicadas 
fundamentalmente a labores de criptología. 
Wanetta  se  había  situado  junto  al  escáner,  e  introducía  en  él  los 
documentos que Tucker había seleccionado cuidadosamente de entre todos los 
contenidos en el cajón del Navegante. 
—He  recibido  una  postal  de  Patty  —dijo  por  encima  del  zumbido  del 
aparato. Luego alzó la mirada e hizo una mueca—. ¡Huy! Lo siento. ¿Me estaba 
permitido decirlo? 
—Claro, no pasa nada —respondió Tucker—. Hablé con ella hace un par 
de semanas. ¿Te ha dicho que tiene un perro? 
—No me digas. Qué bien. ¿Así que habéis...? 
—Fue una despedida amistosa —le aseguró Tucker. 
—Me  alegro  —Wanetta  le  sonrió,  y  a  continuación  volvió  a  concentrarse 
en  los  documentos.  Cuando  hubo  terminado,  pasó  a  un  ordenador,  introdujo 
un  disquete  nuevo  y,  tras  acoplar  el  escáner,  empezó  a  descargar  los 
documentos que acababa de almacenar digitalmente. 
Tucker la observó mientras trabajaba, impresionado, como siempre, por su 
asombrosa eficiencia. Solo había durado un año en su sección, antes de que las 
ruedas del personal hubiesen vuelto a girar. 
Y  allí  estaba  Wanetta  ahora,  dirigiendo  una  de  las  unidades  tecnológicas 
más  importantes.  Se  había  casado  por  segunda  vez  hacía  unos  cuantos  años y 
ya era abuela, igual que Tucker. 

‐ 52 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—¿Y Mariah? —preguntó ella de repente por encima del hombro. 
Tucker alzó la mirada rápidamente. ¡Maldición! No se le escapaba nada. 
—¿Qué pasa con Mariah? 
—¿Sigue viéndose con el señor Secador de Pelo? 
Él reprimió una sonrisa. 
—No tiene gracia, Wanetta. 
Tras descargar el último documento, ella extrajo el disquete e hizo girar su 
silla para entregárselo. 
—Ahí tienes. 
Tucker observó la pantalla del ordenador. 
—La información no se quedará en el sistema, ¿verdad? 
—No.  La  he  borrado.  La  única  copia  es  la  tuya  —Wanetta  se  levantó  y 
volvió a guardar los documentos del Navegante en la carpeta—. Y aquí tienes 
los originales. Debo asumir, supongo, que nunca has estado aquí, ¿verdad?  
—No, señora, nunca he estado aquí. 
—Muy bien. Pero, a partir de ahora, sé más sociable, ¿de acuerdo? 
—No lo dudes. Te debo una.  
—Hace bastante tiempo que no pruebo tu pollo al ajillo. 
Tucker sonrió. Tenía fama, aunque un poco exagerada, de buen cocinero. 
—Eso está hecho. Os llamare. Y gracias de nuevo. 
—No  hay  de  qué.  Pero  no  te  olvides  de  llamar.  Ah,  ¿Frank?  —dijo 
Wanetta al tiempo que le abría la puerta—. No la des aún por perdida. Es una 
mujer muy lista. El señor Secador de Pelo no durará, ya lo verás. 
Tucker zarandeó un dedo delante de ella. 
—Eres una mujer perversa, Wanetta. 
Ella esbozó una sonrisa burlona. 
—Pero en el buen sentido. ¡Ahora, lárgate! 
Tucker  regresó  a  su  despacho  el  tiempo  suficiente  para  utilizar  la 
trituradora  de  papel.  Folio  a  folio,  los  documentos  del  Navegante  fueron 
convirtiéndose en confeti. 
Luego  se  sentó  en  la  silla,  se  colocó  el  disquete  de  Wanetta  en  la 
pantorrilla  derecha  y  lo  sujetó  con  dos  gruesas  tiras  de  adhesivo.  Finalmente, 
tras recoger su abrigo y el maletín, cerró con llave la puerta del despacho y se 
encaminó hacia el ascensor. 
En  la  puerta  de  salida  del  edificio,  el  guardia  de  seguridad  echó  una 
ojeada  al  contenido  de  su  maletín.  Luego  le  hizo  un  gesto  para  indicarle  que 
podía salir. 

‐ 53 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

 
Capítulo 7 

El  frío  destello  de  les  ojos  de  Renata  había  aturdido  a  Mariah,  dejándola 
momentáneamente  inmóvil  y  desencadenando  en  su  mente  una  riada  de 
imágenes. 
Una niñita, de siete años de edad, sola en la oscuridad. Petrificada. Algo la 
había  sacado  de  un  inquieto  sueño.  Pero  la  casa  volvía  a  estar  en  silencio.  Un 
silencio  escalofriante.  Entonces,  volvió  a  oírlo.  Un  sonido  penetrante,  horrible. 
Su  madre  lloraba  en  la  habitación  contigua.  La  niñita  se  acercó  las  rodillas  al 
pecho, adoptando  una posición fetal. Deseaba poder desaparecer del modo en 
que él había desaparecido. 
La multitud del museo se agitaba a su alrededor como una brisa viviente. 
Cuando Mariah alzó la vista, Renata y los ministros se habían adentrado ya en 
la galería. 
Se desprendió del recuerdo como si se tratara de un putrefacto sudario. 
«No  se  marchó  por  tu  culpa»,  recordó  la  adulta  a  la  niña.  «Los 
sorprendiste juntos, y eso fue lo que precipitó el arrebato de Ben antes de que se 
fuera para siempre. Pero no fue culpa tuya». 
Sí. Pero, ¿por qué nunca había llegado a convencerse de ello?, se preguntó 
Mariah sombríamente. 
El  interior  del  museo,  con  sus  galerías  sin  ventanas  y  sus  paredes  de 
mármol gris, semejaba una iglesia. Los tesoros, contenidos en urnas de cristal e 
iluminados  por  focos  estratégicamente  colocados  en  el  techo,  constituían  una 
gama variopinta de preciosos objetos: reliquias religiosas de incalculable valor; 
el  uniforme  de  coronación  del  Zar,  adornado  con galones  de  oro y  relucientes 
medallas  militares;  diademas  con  incrustaciones  de  piedras  preciosas, 
gargantillas y vestidos utilizados por la Zarina y sus cuatro bellas hijas. 
Y  luego  estaban  los  efectos  personales:  el  coche  donde  había  sido 
transportado el joven hijo hemofílico de la familia; sus soldaditos de plomo; los 
cuidadosos  bordados  de  sus  hermanas;  y  centenares  de  fotografías,  cartas  y 
páginas de los diarios de los infortunados Nicolás y Alejandra. 
Mariah observó cómo dos bellezas muy delgadas suspiraban con las cartas 
de amor de la regia pareja, escritas en inglés para eludir los ojos indiscretos de 
palacio.  Una  anciana  derramó  una  obligada  lágrima  al  contemplar  las 
fotografías de los niños asesinados. 
Mariah inició la búsqueda de Yuri Belenko, decidida a establecer contacto 
con él cuanto antes, pero la densidad de la multitud y su baja estatura jugaban 
en  su  contra.  A  menos  que  se  subiera  en  uno  de  los  bancos  de  mármol,  no 

‐ 54 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

conseguiría divisar nada por encima de la marea de hombros y cabezas que la 
rodeaban.  Fue  de  estancia  en  estancia,  buscando  a  su  objetivo.  Y  temiendo 
toparse con Renata. 
Entonces, tuvo un arrebato de inspiración. Había un atrio, en el centro del 
edificio,  donde  tendría  lugar  la  recepción  posterior  a  la  ceremonia  de 
inauguración. Si conseguía deslizarse por entre el gentío, podría situarse en una 
posición estratégica que le permitiera localizar a Belenko... y, al mismo tiempo, 
evitar a aquella otra persona. 
Una  vez  en  el  atrio,  distinguió  fugazmente  la  cabeza  plateada  de  Shelby 
Kidd, que se hallaba inclinado sobre una urna de armas ceremoniales. A su lado 
estaba el ministro Zakharov, enfrascado en una suerte de briosa explicación. El 
intérprete intentaba frenéticamente seguir el anárquico discurso del ruso. 
Mariah  no  había  esperado  un  ataque  por  la  retaguardia.  Al  oír  una  voz 
tras ella, casi se le salió el corazón del sobresalto. 
—¿No le gusta la exposición? 
Mariah se giró y retrocedió al instante. Renata Hunter Carr estaba junto a 
ella, con las cejas enarcadas inquisitivamente. 
De  cerca,  constató  Mariah,  parecía  más  vieja.  Su  piel,  de  una  tirantez 
antinatural,  se  veía  translúcida  y  surcada  por  las  venas  azuladas  de  la  edad. 
También sus ojos habían adquirido una densidad opaca con los años. La eterna 
juventud,  al  parecer,  era  más  inasequible  de  lo  que  la  industria  de  los 
cosméticos deseaba hacer creer. 
—¿Disculpe? —dijo Mariah. 
—Le preguntaba si la exposición no ha sido de su agrado. 
—Me ha parecido impresionante. 
—No  ha  pasado  mucho  tiempo  en  las  galerías  —dijo  Renata  con  cierto 
tono  de  reproche.  Pero  antes  de  que  Mariah  pudiera  responder,  añadió—:  Es 
usted Mariah, ¿verdad? 
Ella asintió lentamente. 
—Lo sabía. Me excusé con Shelby y el ministro Zakharov y fui en busca de 
Paul Chaney, solo para asegurarme. Pero sabía que no me equivocaba. 
—Ah,  sí.  Paul  —comentó  Mariah  con  el  ceño  fruncido—.  No  me  había 
dado cuenta de que se conocían. 
—Hemos coincidido unas cuantas veces. Es un hombre adorable, ¿verdad? 
Mariah  pasó  por  alto  su  sonrisa  de  complicidad.  Se  apoyó  en  una  de  las 
columnas  y  dejó  que  el  silencio  jugara  en  su  favor,  negándose  a  mostrar  una 
actitud defensiva. 
—Pensaba  que  estaría  usted  un  poco  más  interesada  en  los  Romanov  —
siguió diciendo Renata. 
—Son fascinantes, sí. Eché una rápida ojeada a los objetos de la exposición 
cuando llegué con el contingente de seguridad. 
—¿De  seguridad?  ¿Acaso  cree  que  tengo  la  costumbre  de  tenderles 
trampas a mis invitados? 

‐ 55 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Alguna  gente  consideraría  al  secretario  Kidd  o  al  ministro  Zakharov 


objetivos tentadores. 
—Eso es cierto. Pero, ¿qué tiene que ver con usted? 
Mariah se encogió de hombros. 
—Gajes  del  oficio.  Todos  los  integrantes  de  la  delegación  del  Secretario 
debemos tener presente la cuestión de la seguridad. 
—¿Forma parte del personal de Shelby? Pero creí que... —Renata arrugó la 
frente y miró hacia las galenas—. En fin, no importa. Está usted aquí. Eso es lo 
principal. 
Un camarero les acercó una bandeja. 
—¿Champaña, señora Carr? 
—No,  prefiero  esperar.  Pero  usted  sírvase,  Mariah  —indicó  Renata 
señalando las copas. 
Mariah meneó la cabeza. Al ver que el camarero se alejaba, sintió el deseo 
casi irreprimible de irse tras él. 
—Disculpe —dijo—, pero la verdad es que debo... 
La otra mujer le agarró el brazo con dedos que parecían garras. Mariah se 
quedó mirando su mano, hasta que la soltó. 
—¿Qué puedo hacer por usted, señora Carr? 
—Se trata más bien, Mariah, de lo que puedo hacer yo por usted. 
—¿A qué se refiere? 
—Hace  tiempo  que  deseaba  hablar  con  usted.  Le  he  estado  siguiendo  la 
pista, ¿sabe? 
—¿La pista? Perdone, pero no entiendo... 
—De  modo  que  sé  —añadió  Renata  con  calma,  esbozando  otra  de  sus 
sonrisas  cómplices—  que  no  trabaja  usted  en  el  Departamento  de  Estado, 
querida —hizo un guiño y se llevó el dedo índice a los labios. 
Mariah  no  dijo  nada.  No  podía  confirmar  ni  negar  nada.  Tal  era  el  lema 
extraoficial de la Agencia. 
En  cualquier  caso,  la  anciana  no  parecía  necesitar  confirmación  alguna. 
Una línea se dibujó en su frente antinaturalmente lisa. 
—También  me  han  dicho  que  su  marido,  David,  falleció  no  hace  mucho. 
Lamento su pérdida, querida. No debe de resultarle fácil, siendo un hombre tan 
joven y teniendo que criar sola a Lindsay... 
El  pésame  parecía  recitado  de  memoria.  Y  había  algo  obsceno,  se  dijo 
Mariah, en el hecho de oír los nombres de David y Lindsay en boca de aquella 
mujer.  Por  no  mencionar  cierto  componente  de  irrealidad.  ¿Renata  dándole  el 
pésame?  ¿No  debería  pedirle  disculpas,  más  bien,  por  haber  destrozado  su 
infancia? 
—Pero deseaba conocerla —prosiguió Renata—. Podríamos haber elegido 
un momento más idóneo, desde luego, pero cuanto antes sea, mucho mejor. 
—Francamente, señora Carr, no creo que tengamos nada de que hablar. 
—Oh, al contrario, Mariah. Al fin y al cabo, tenemos algo en común. 

‐ 56 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—¿A qué se refiere? 
—A su padre. Ambas lo amábamos —Renata frunció los labios, como si de 
pronto hubiera captado algún olor desagradable—. Pero eso de desempolvar el 
pasado,  y  sacar  a  la  luz  sus  documentos  privados  y  el  borrador  manuscrito... 
será mejor que no lo haga. 
Mariah  notó  un  escalofrío  conforme  se  separaba  de  la  columna.  Aquella 
situación estaba dando un giro realmente extraño. 
—Supone  usted demasiado —contestó—.  En primer  lugar, no recuerdo  a 
mi padre con mucho cariño. En segundo lugar, aunque así fuera, usted sería la 
última persona con quien desearía compartir recuerdos agradables de él. 
—Aun así, compartimos su cariño. 
—¡No  lo  compartimos!  Usted  nos  lo  robó.  Nos  lo  arrebató,  a  mí  y  a  mi 
madre. Yo tenía siete años. Ella era su esposa, y encima estaba embarazada. ¿Lo 
sabía usted? ¿Acaso le importó? 
—Sucedió hace mucho, y... 
—Para usted es historia antigua, sin duda. Pero le aseguro que yo aún lo 
tengo dolorosamente fresco en la memoria. Nunca volvimos a verlo. En su corta 
vida, mi hermana jamás llegó a conocer a su padre. Dígame, señora Carr, ¿qué 
clase de «cariño» es ese? 
—Comprendo que debieron de sentirse muy dolidas en aquel entonces.  
—Muy perspicaz por su parte. 
La anciana por fin tuvo la decencia de ruborizarse. 
—Y en cuanto a los documentos —prosiguió Mariah—, no son asunto de 
su incumbencia. Haré con ellos lo que considere oportuno —decidió que ya era 
suficiente y miró en torno, buscando la salida más cercana. 
Sin embargo, en ese momento, Nolan Carr se acercó a ellas. 
—Disculpen  que  las  interrumpa,  señoras.  Madre,  venía  a  buscarte.  El 
ministro Zakharov se preguntaba dónde te habías metido. 
Algo  centelleó  en  sus  claros  ojos  azules.  ¿Impaciencia?  Renata  Hunter 
Carr, imaginó Mariah, no estaba acostumbrada a que la «buscaran». 
—Dile que iré enseguida —respondió Renata. 
—Shelby  desea  oír  más  acerca  del  proyecto  de  Nova  Krimsky.  No 
debemos desatender a nuestros invitados de honor, ¿no te parece? —dijo Nolan 
razonablemente. Luego se giró hacia Mariah y extendió la mano—. Creo que no 
nos conocemos. Soy Nolan Carr. 
—Te presento a Mariah Tardiff —se apresuró a decir Renata—. Mariah, mi 
hijo, Nolan Carr —sus ojos se clavaron en los de Mariah. 
¿Se  trataba  de  una  advertencia?  ¿De  una  súplica?,  se  preguntó  Mariah, 
extrañada de que Renata la hubiera presentado con su apellido de casada. ¿Qué 
significaría  el  apellido  Bolt  para  Nolan?  ¿Conocía  la  aventura  que  su  madre 
había  tenido  con  Ben?  No  era  ningún  secreto,  puesto  que  se  mencionaba  en 
prácticamente todas las biografías de Ben Bolt escritas hasta la fecha. Renata no 
había  sido  la  única  aventura  extramatrimonial  de  Ben,  pero  había  tenido  el 

‐ 57 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

honor de ser la última y la más fatídica. 
Su último viaje a Europa con la impetuosa hija de Arlen Hunter era bien 
conocido por sus biógrafos, así como el hecho de que ella lo abandonó allí. De 
modo  que,  cuando  cayó  enfermo,  quedó  sentenciado  a  morir  solo  y  sin  un 
centavo  en  un  país  extranjero.  Al  final  de  su  vida,  aparentemente,  Ben  había 
encontrado por fin la horma femenina de su zapato. 
Pero,  ¿y  Nolan?  ¿Acaso  el  pasado  de  su  madre  lo  avergonzaba?  No 
parecía ni remotamente avergonzado en aquel momento, se dijo Mariah. Había 
tomado su mano entre las suyas y la miraba con una cálida sonrisa. 
—¿Mariah?  Es  un  nombre  verdaderamente  precioso.  Me  alegro  de 
conocerla. 
—Lo mismo digo, Nolan —¿qué más podía decir? Él no tenía la culpa de 
que su madre fuera una mujer tan horrible. Su padre, Jacob Carr, había sido un 
hombre  decente  y  muy  respetado,  como  fiscal  general  de  California,  antes  de 
que un infarto truncara su carrera. 
—Lamento mucho tener que llevarme a mi madre—se disculpó Nolan—, 
pero ya sabe cómo son estas cosas. El deber llama. 
Mariah asintió. 
—Por mí no se entretengan. De todos modos, ya habíamos terminado. No 
querrá hacer esperar al Ministro, ¿verdad? —añadió mirando a Renata. 
—No, supongo que no. Ya seguiremos charlando en otra ocasión —para— 
completo asombro de Mariah, Renata se inclinó hacia ella y le posó un beso en 
la  mejilla.  Luego  le  susurró  suavemente  en  el  oído—:  ¡Está  cometiendo  una 
estupidez!  —después  de  lo  cual,  se  retiró,  esbozando  una  sonrisa  capaz  de 
conquistar a los mismísimos dioses—. Ha sido un placer volver a verla, querida. 
Conforme  se  dirigía  de  vuelta  hacia  la  galería,  del  brazo  de  su  hijo,  sus 
tacones  de  aguja  resonaron  como  disparos  de  pistola  en  el  suelo  de  mármol 
gris. 
Mariah divisó a Paul, que se hallaba cerca de una escultura bicéfala, junto 
al  alcalde  Riordan  y  otras  personas  a  las  que  ella  no  reconocía.  Obviamente, 
Paul  la  había  visto  hablar  con  Renata,  porque  su  ceño  fruncido  le  telegrafiaba 
una  pregunta.  Mariah  intentó  devolverle  una  sonrisa  tranquilizadora,  pero  un 
brazo  se  interpuso  en  su  campo  de  visión,  rescatando  hábilmente  un  par  de 
copas de una bandeja. 
Yuri Belenko le ofreció una. 
—¡Mi querida Mariah! ¡Por fin nos vemos a solas! —le tomó la mano libre 
y se la acercó a los labios. 
—¡Yuri! Te estaba buscando. 
—Ah,  pensamos  de  forma  muy  parecida,  ¿verdad?  Te  vi  antes  en  la 
terraza, y llevo buscándote desde entonces. 
—¿Dónde te habías metido? 
—Ya conoces el dicho... Si uno sobrevive, puede dar el día por bueno. 
Mariah sonrió. 

‐ 58 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—En fin, me alegra que estés teniendo un «buen día». 
Él  hizo  entrechocar  su  copa  con  la  de  ella  y  esbozó  una  sonrisa 
provocativa. 
—Acaba de mejorar sobremanera. 
—Yo  también  celebro  verte  —dijo  Mariah.  Asimismo,  celebraba  poder 
tomar el trago que tanta falta le hacía. ¿Quién no se dejaba cautivar por un tipo 
de modales tan galantes? 
Belenko clavó en ella sus ojos castaños, sin dejar de sonreír. Divorciado, y 
con cuarenta y tres años, su presencia física era imponente, por su gran estatura 
y  la  anchura  de  su  pecho.  Sus  labios  eran  carnosos  y  sensuales.  Tenía  la 
costumbre  de  acariciarse  el  cabello,  moreno  y  espeso,  con  una  mano  mientras 
hablaba. 
—El mundo es un pañuelo —dijo—. Esperaba verte aquí, pero no sabía si 
tus amos del Departamento de Estado te permitirían disfrutar de la fiesta. 
—Oh, me escapé de la jaula al oír que vendrías con el Ministro —bromeó 
ella. 
—¿Qué te ha parecido la exposición? 
—Muy en la línea de Hollywood. Glamour, romance, misterio... Todos los 
ingredientes de una película de éxito, ¿no crees? 
—Un  fragmento  de  nuestra  historia.  En  parte  glorioso,  en  parte 
lamentable. ¿Acaso la historia de tu país no tiene episodios vergonzosos? 
—¿La  historia  de  quienes  quemábamos  a  las  brujas  y  practicábamos  la 
esclavitud?  ¿De  quienes  asesinamos  a  unos  cuantos  de  nuestros  líderes  y 
seguimos disparándonos mutuamente día a día? —Mariah meneó la cabeza—. 
No era mi intención ofenderte, Yuri. 
—Tú  jamás  podrías  ofenderme,  querida  Mariah.  Y  tienes  razón  con 
respecto a la exposición. Resulta un poco macabro, en cierto sentido. La historia 
como  entretenimiento.  Es  inevitable,  supongo.  Sin  duda,  los  conflictos  de 
nuestra generación serán el divertimento de la siguiente. 
—Por  hoy  ya  estoy  harta  de  conflictos,  Yuri.  ¿Qué  tal  si  privamos  a  la 
siguiente generación de su «divertimento» y vivimos de forma gris y aburrida? 
—¡A  beber,  a  comer  y  a  disfrutar,  que  son  dos  días!  —exclamó  Belenko 
haciendo entrechocar las copas de nuevo—. Me parece estupendo. 
—A  propósito,  ¿y  si  le  echamos  un  vistazo  a  ese  buffet?  —sugirió 
Mariah—. Huele increíblemente bien y me está entrando hambre. 
Belenko miró hacia la mesa. 
—La cola es larguísima. Creo que mi Ministro está retrasando las cosas. 
Zakharov se hallaba junto a la mesa, llenando un plato sostenido por uno 
de  los  guardaespaldas,  pero  se  había  detenido  antes  de  acabar.  Por  lo  visto, 
estaba ofreciendo otra de sus prolijas explicaciones a Shelby Kidd. El Secretario, 
alto  y  delgado,  de  aspecto  patricio,  asentía  con  interés,  mientras  Renata  y  su 
hijo, Nolan, escuchaban atentamente. 
—El ministro Zakharov parece muy animado. 

‐ 59 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Oh, sí, está en buena forma —convino Belenko—. Acaba de llegarnos de 
Moscú la noticia de que el primer ministro Tolkachev ha dimitido. 
Mariah se giró hacia él, sorprendida. 
—¿Tolkachev ha dimitido? ¿Y se ha anunciado ya oficialmente? 
—Se anunciará en breve. 
—Vaya. No parece que vayas a aburrirte, después de todo. 
Constantin  Tolkachev  era  el  tercer  líder  del  gobierno  que  caía,  en  los 
anteriores  dieciocho  meses,  víctima  del  caos  económico  y  político  que  reinaba 
en Rusia. Su marcha allanaba el camino a una nueva tentativa de Zakharov y la 
poderosa  coalición  de  ex  comunistas  que  encabezaba.  El  achacoso  Presidente 
ruso,  antiguo  rival  de  Zakharov,  se  estaba  quedando  sin  medios  para  evitar 
nombrarlo  Primer  Ministro,  lo  que  lo  acercaría  a  la  meta  que  realmente 
codiciaba... la presidencia misma. 
Lo  cual  explicaba  la  tardía  llegada  de  Zakharov  a  la  exposición,  se  dijo 
Mariah. Sin duda, el viejo oso había estado hablando con sus colegas de Moscú, 
a fin de consolidar su posición. 
Estudió una vez más al normalmente taciturno Ministro. 
—¿Crees  que  abreviará  la  visita?  Para  mí  que  desearía  estar  en  casa, 
organizando sus recursos. 
—Es  difícil  saber  si  querrá  regresar  antes  a  Moscú.  Tenemos  un 
importante acuerdo económico que negociar en la Conferencia del Pacífico. 
—Supongo  que  una  reunión  de  alto  nivel  le  beneficiará  en  estos 
momentos, sobre todo si cierra ese acuerdo con éxito. 
—Bueno —dijo Belenko, observando a su jefe—, el ministro Zakharov está 
decidido a ser visto como la solución a los problemas de nuestro país. 
«¿A ser visto como la solución?» Una extraña elección de palabras, se dijo 
Mariah,  sobre  todo  en  un  hombre  que  se  enorgullecía  de  sus  habilidades  de 
orador. ¿Acaso Belenko dudaba que el Ministro fuera realmente dicha solución? 
¿Le sería leal a la hora de la verdad?  
Se fijó nuevamente en el grupo. El joven Nolan había tomado la palabra. 
Bien hecho, se dijo Mariah. Si era lo suficientemente enérgico como para hacer 
que Zakharov se callara y escuchara, para variar, tenía por delante un brillante 
futuro. 
—¿Yuri? No sabía que el nieto de Arlen Hunter participara en el proyecto 
de Nova Krimsky. 
Los colegas de Mariah habían dado en llamar a Nova Krimsky «las Vegas 
de Crimea». Aquella zona de descanso, próxima a Yalta, iba a ser reconvertida 
en  un  inmenso  centro  de  casinos  y  espectáculos  que,  en  opinión  de  muchos, 
rivalizaría con la propia Montecarlo. 
Belenko agitó una mano. 
 —En  realidad,  fue  el  propio  Arlen  Hunter  quien  lo  propuso,  hace  años. 
Un proyecto muy ambicioso, pero adelantado en exceso a su época. Demasiada 
decadencia capitalista para el antiguo régimen, ¿comprendes? 

‐ 60 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Y  ahora  que  por  fin  va  a  despegar,  ¿la  hija  y  el  nieto  de  Arlen  están 
involucrados? 
—Entre  otros.  Un  proyecto  de  ese  calibre  atraerá  a  muchos  socios 
internacionales. De todos modos —Belenko la tomó del brazo y empezó a tirar 
de  ella—,  ya  está  bien  de  negocios  y  de  política,  querida  Mariah.  A  comer,  a 
beber y a disfrutar... ¿No es esa la nueva regla de oro? 
—Exacto —convino ella. 
—Bien. Y, puesto que no parece que vaya a quedar comida para nosotros, 
¿qué tal si te invito a cenar? 
—¿Eh? ¿En otro lugar, quieres decir? 
—¿Puedes separarte del secretario Kidd unas cuantas horas? 
—Supongo  que  sí  —respondió  Mariah—.  Pero,  ¿no  te  necesitará  a  ti  el 
Ministro? 
—No  por  mucho  tiempo.  Aún  se  rige  por  el  horario  de  Moscú.  Le  gusta 
retirarse temprano cuando viaja. Bueno, ¿qué contestas? ¿Te atreves a cenar en 
compañía  de  un  ruso  grande  y  malvado?  —los  ojos  castaños  de  Belenko 
brillaron desafiantes. O quizá se tratara de un intento de seducción. Mariah no 
lo sabía a ciencia cierta. 
Entonces,  se  acordó  de  Paul.  Paseó  la  mirada  por  la  habitación, 
buscándolo  y  recordando,  de  pronto,  que  tenía  la  maleta  en  su  habitación  del 
Beverly Wilshire. ¡Dios santo, qué complicada era la vida! 
¿Debía  buscar  la  forma  de  hablar  con  él,  antes  de  salir?  Decidió  que  no. 
Paul  la  había  seguido  hasta  Los  Ángeles  por  decisión  propia.  Sabía  que  tenía 
una misión allí. No tenía por qué saber que dicha misión consistía en establecer 
contacto con Yuri Belenko. 
Además, se dijo, sólo se trataría de una cena. 
—Está bien, Yuri —respondió al fin—. Acepto. 
 
 
Era  la  una  de  la  madrugada  cuando  Mariah  dio  la  noche  por  terminada. 
Las cuatro de la madrugada en Virginia, se dijo exhausta. 
Yuri  Belenko  la  había  dejado  en  el  hotel  poco  antes  de  la  medianoche. 
Cuando  vio  que  su  coche  se  hubo  perdido  de  vista,  Mariah  sacó  de  nuevo  y 
llamó  a  un  taxi.  Si  al  portero  le  extrañaban  sus  continuas  entradas  y  salidas, 
sabía  disimularlo  muy  bien.  Paul  Chaney  tenía  razón.  El  personal  del  Beverly 
Wilshire era discreto. 
Paul.  Probablemente  estaría  en  la  habitación,  esperándola.  Aquel 
pensamiento  estuvo  acompañado  de  una  intensa  mezcla  de  irritación, 
impaciencia  y  culpa.  No  obstante,  por  mucho  que  Mariah  lo  lamentara,  Paul 
tendría que esperar. 
Pidió al taxista que la llevara al edificio de la CIA, situado en el Wilshire 
Boulevard. El agente de guardia pareció un poco perplejo al ver que una mujer, 
con un traje de seda azul, le mostraba la placa de identificación de la CIA; pero 

‐ 61 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Mariah  estaba  decidida  a  entregar  su  informe  cuanto  antes,  o  perdería  los 
nervios. 
Belenko  y  ella  se  habían  escabullido  del  Museo  Arlen  Hunter  tan  pronto 
como  se  hubieron  marchado  sus  respectivos  ministros.  El  ministro  ruso,  tal 
como había pronosticado Belenko, no veía la hora de retirarse a dormir. 
Habían  ido  a  cenar  a  una  marisquería  del  centro.  Al  no  haber  hecho 
reservas,  tuvieron  que  esperar  en  la  barra,  cerca  de  una  hora,  hasta  que  una 
mesa se quedó libre. 
No  obstante,  se  dijo  Mariah,  aquella  misión  había  resultado  ser  una 
gozada.  Yuri  Belenko  tenía  un  excelente  sentido  del  humor,  y  la  había  hecho 
reír como pocas veces se había reído en su vida. 
Entre  las  bromas  constantes  y  los  flirteos  de  Belenko,  Mariah  había 
intentado tantear su lado serio, más que nada con el fin de tener algo de lo que 
informar. En cuanto al ruso, si tenía algún plan propio, no lo había evidenciado. 
Incluso  su  intento  de  seducción,  después  de  la  cena,  había  sido  moderado  y 
desenfadado, como si supiera que tenía pocas posibilidades. Cuando Mariah se 
resistió, él encajó la derrota con buen humor. 
Y ella ya había elaborado mentalmente su informe, para bien o para mal. 
Informe  que  pasó  al  contacto  señalado,  una  vez  que  entró  en  el  edificio  de  la 
CIA: 
«El sujeto es a la vez sofisticado y pragmático. Tiene una clara conciencia 
de los puntos fuertes y débiles del ministro Zakharov. Reconoce la vinculación 
del  ministro  con  la  facción  comunista  que  pretende  recuperar  el  control  del 
gobierno ruso a niveles nacionales y locales. Expresa dudas acerca de que esas 
viejas  soluciones  puedan  funcionar  mejor  ahora  que  en  el  pasado.  También 
expresa una gran consternación por la xenofobia, especialmente antiamericana 
y antisemítica, de los socios nacionalistas del Ministro..., y del propio Ministro, 
según  confiesa  el  sujeto.  Al  mismo  tiempo,  el  sujeto  considera  necesaria  una 
fuerte  autoridad  centralizada  para  contrarrestar  el  poder  y  la  creciente 
influencia de las mafias rusas. Afirma que las reformas económicas exigidas por 
Washington, como condición para una posible ayuda económica, serán difíciles 
de  llevar  a  cabo  en  la  actual  situación  de  caos  político  interno  que  atraviesa 
Rusia». 
En  definitiva,  añadía  Mariah,  Yuri  Belenko era  un  patriota,  pero  también 
pragmático y ambicioso... Un hombre que gustaba de ocupar un puesto cercano 
al  poder  y  lograba  conciliar  sus  ideales  con  sus  intereses  personales.  Mariah 
conocía a más de un americano dotado de esos mismos talentos. 
El informe estaría en la mesa de Geist a primera hora de la mañana. Por lo 
que a ella respectaba, su trabajo allí había terminado. 
Cuando  volvió  a  apearse  del  taxi,  debajo  de  la  brillante  marquesina  del 
hotel Beverly Wilshire, el portero salió rápidamente para abrirle la portezuela. 
El mismo portero. 
—Buenas noches otra vez, señora —la saludó sonriendo. 

‐ 62 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Hola —respondió ella. Mientras se alisaba la falda del vestido, trató de 
no pensar en las conclusiones que aquel hombre había sacado sobre sus idas y 
venidas nocturnas. 
El  portero  se  apresuró  a  abrirle  las  enormes  puertas  de  cristal,  pero,  al 
llegar al umbral, Mariah se detuvo. 
—¿No va a entrar? —inquirió el hombre. 
—Sí —respondió ella distraídamente—. Es sólo que... 
Notando un hormigueo en la espina dorsal, Mariah se giró hacia la calle. 
En  la  esquina  cercana,  había  estacionado  un  sedán  de  color  oscuro.  Tenía  las 
ventanillas ahumadas, pero, al amarillento resplandor de las farolas de la calle, 
podía distinguirse la silueta de un hombre sentado tras el volante. 
La estaba vigilando, sin duda. Pero, ¿quién lo había enviado? La matrícula 
quedaba oculta en la oscuridad, pero el automóvil no parecía lo bastante oscuro 
como  para  ser  de  la  CIA.  Aunque,  ¿quién  decía  que  los  espías,  de  uno  u  otro 
bando, no utilizaban coches camuflados? 
Mariah sonrió débilmente al portero y entró en el vestíbulo, recordando el 
informe  de  Geist  acerca  de  cómo  Belenko  la  había  seguido  hasta  su  hotel  en 
París, la primavera anterior. ¿La habría visto Yuri, o alguno de sus agentes, salir 
nuevamente del hotel? En ese caso, sabría que había ido al edificio de la CIA, y 
no le costaría trabajo deducir para qué. 
Por otra parte, pensó mientras se dirigía hacia los ascensores, el ocupante 
del vehículo podía ser un agente enviado por Geist. Mariah no recordaba haber 
visto a nadie sospechoso en la marisquería, aunque  el local estaba atestado de 
gente.  Cualquiera  podía  haber  estado  observándolos.  Si  habían  logrado  espiar 
la cena de Yuri con su hermano en Moscú, ¿no les habría resultado mucho más 
fácil hacer lo mismo en Los Ángeles? 
Mientras  buscaba  la  llave  en  el  bolso,  pegó  el  oído  a  la  puerta  de  la 
habitación para comprobar si se oía algún ruido dentro. Encontró la llave, pero 
titubeó. De repente, se sentía como Greta Garbo. Deseaba estar sola. 
La  vida,  no  obstante,  parecía  empeñada  en  negarle  esa  soledad.  Ahí 
estaban el conocido Paul Chaney, Geist y sus turbios operativos, Belenko y los 
suyos;  el  interés  de  los  medios  por  los  recién  descubiertos  documentos  de  su 
padre. 
Y también estaba Renata Hunter Carr, pensó sombríamente. Renata había 
dicho  que  le  había  estado  siguiendo  la  pista.  ¿Cómo?  ¿Con  un  detective 
privado? ¿Cómo, si no, podía saber de David y de Lindsay? Más aún, ¿a qué se 
debía su interés? ¿Qué era lo que pretendía? 
Mariah introdujo la llave en la cerradura, decidida a combatir la ansiedad 
que  se  estaba  apoderando  de  ella.  Al  entrar  en  la  suite,  vio  una  lamparilla 
encendida  en  el  vestíbulo  pero  la  luz  del  dormitorio  estaba  apagada.  Sólo  se 
apreciaba  un  leve  resplandor  procedente  del  cuarto  de  baño.  A  través  de  la 
puerta entreabierta, Mariah vio su bolsa de maquillaje colocada en el borde del 
lavabo junto a una maquinilla de afeitar. 

‐ 63 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Cerró  los  ojos  brevemente  y,  girándose  hacia  el  armario,  abrió  la  puerta 
con el mayor sigilo posible. Tras colocar el bolse en la repisa superior, se quitó 
los tacones, sintiendo en los pies la bienvenida suavidad de la gruesa moqueta. 
Conforme se retiraba para cerrar el armario, unos brazos la rodearon por 
detrás. La voz de Paul susurró en su oído, produciéndole un estremecimiento. 
—Creí que no llegarías nunca. 
—Idiota  —protestó  ella—.  Me  has  dado  un  susto  de  muerte.  ¿Qué  haces 
merodeando en la oscuridad? 
—Lo  siento  —Paul  le  besó  el  cuello—.  ¡Dios,  qué  bien  hueles!  Me  dieron 
ganas de devorarte en el museo. 
—Gracias  a  Dios  por  el  servicio  de  seguridad  —bromeó  Mariah.  En 
realidad, sólo deseaba tomar un buen baño caliente e irse a dormir. Pero cuando 
los  labios  de  Paul  rozaron  el  punto  sensible  situado  detrás  de  su  oreja,  su 
cuerpo empezó a traicionarla. 
Suspiró y se apretó contra él. 
—¿Qué tal fue el resto de la fiesta? 
—Bien —murmuró Paul. Empezó a desabrocharle los botones del vestido 
y  descendió  con  la  boca  hasta  la  suave  concavidad  entre  su  cuello  y  su 
hombro— . No pensaba en la fiesta. 
—¿En qué pensabas? 
Tras abrirle el vestido, Paul le abarcó con los senos con ambas manos. 
—En  una  forma  diplomática  de  advertirle  a  ese  pez  gordo  ruso  que  no 
tocara a mi chica. ¿Hay algo que debas contarme? 
—¿Cómo  qué?  —inquirió  Mariah,  percibiendo  el  tono  posesivo  de  sus 
palabras.  Deseó  emitir  una  protesta,  pero  lo  dejó  pasar.  ¿Qué  sentido  tenía 
discutir por un comentario tonto, hecho sin pensar? 
—¿Adónde fuisteis? 
Ella frunció el ceño y se giró hacia él. 
—Fuimos  a  cenar,  Paul.  Lo  siento,  pero  ya  te  dije  que  esta  noche  tendría 
trabajo. 
—¿Escabullirte a solas con ese tipo empalagoso es trabajo? 
—Sí, un trabajo sucio, pero alguien tenía que hacerlo —respondió Mariah 
con desenfado—. Yuri es un buen tipo. Seguro que te caería bien. Vamos, no te 
enfades. Sólo ha sido un trabajo. 
Paul suspiró. 
—No  me  enfado.  La  verdad  es  que  hablé  con  él  unos  minutos,  antes  de 
que  desaparecierais.  Ya  verás  cuando  vuelva  a  verlo  —añadió.  Su  irritación 
había  desaparecido  tan  súbitamente  como  había  llegado—.  Quizá  tenga  que 
retarlo a un duelo. 
—En tu lugar yo no lo haría. Perderías, probablemente. 
—¿Sí? ¿Qué insinúas? ¿Que el tal Belenko es un matón de la KGB, como su 
jefe? 
—Ahora  es  el  FSB.  Y  digamos  que  delante  de  Belenko  no  conviene  decir 

‐ 64 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

nada que no desees que acabe en los archivos de la Plaza Dzerzhinsky. 
—Comprendo.  Así  que  fuisteis  a  cenar.  Un  par  de  antiguos  espías 
intercambiando secretos, ¿no es eso? Y yo, mientras, muriéndome de inquietud. 
—¿Muriéndote de inquietud? ¿Tú? ¿Por qué será que me cuesta creerlo? 
—¿Porque eres desconfiada por naturaleza? —repuso Paul. 
La  sombra  de  una  sonrisa  perfiló  su  boca  perfecta.  Las  cortinas  estaban 
descorridas. En el exterior, Rodeo Drive y las colinas de Santa Mónica brillaban 
como un trozo de firmamento que hubiese caído a la Tierra por accidente. A su 
pálida luz, los ojos azules de Paul parecían luminiscentes. 
—No  —contestó  Mariah—.  Porque  te  conozco.  ¿Cenaste  algo  mientras  te 
morías patéticamente de inquietud? 
—No, solo lo que comí en la fiesta. Estoy hambriento, ahora que lo dices. 
Mariah sonrió burlona. 
—Oh, pobrecito —le rodeó la cintura con los brazos—. ¿Quieres que llame 
al servicio de habitaciones y pida algo? 
Las manos de él volvieron a introducirse en su vestido, rozando levemente 
la  piel  desnuda  mientras  le  retiraban  la  prenda  de  los  hombros.  La  seda  cayó 
sobre la moqueta sin hacer ningún ruido. 
—Más  tarde  —dijo  Paul  al  tiempo  que  la  llevaba  al  dormitorio  y  la 
tumbaba en la cama—. Mucho más tarde. 
 
 
Mariah  yacía  de  lado,  contemplando  los  atractivos  rasgos  de  Paul 
mientras este dormía. Su perfil aparecía iluminado por el resplandor difuso del 
amanecer.  Las  farolas  aún  estaban  encendidas,  pero  la  neblina  matinal 
procedente  del  océano  confería  al  paisaje  un  aspecto  vaporoso  y  etéreo.  Sobre 
semejante  fondo,  no  resultaba  descabellado  comparar  a  Paul  con  una  deidad 
menor en reposo, con su ancha frente y su perfecta nariz sajona. Su boca firme 
y, al mismo tiempo, sensual. Su fuerte mentón, ligeramente partido. 
Era hermoso, se dijo Mariah con melancolía. Pero, ¿cómo iba a poner fin a 
aquello? 
Las sábanas arrugadas se ceñían a sus cuerpos ahora que su pasión había 
sido satisfecha. Paul la había abrazado cuando hubieron terminado de hacer el 
amor,  para  tranquilizarla,  supuso  Mariah,  y  darle  a  entender  que  para  él  era 
algo más que un polvo rápido. Durante meses, la incertidumbre de Mariah y su 
dolor  por  la  muerte  de  David  habían  mantenido  a  Paul  a  distancia.  Una 
distancia  emocional,  aunque  no  siempre  física.  Sin  embargo,  él  había  seguido 
insistiendo. Eso debía de significar algo. 
Mariah  cerró  los  ojos  y  trató  de  volver  a  dormirse,  pero  sus  inquietos 
pensamientos se lo impidieron. Miró otra vez a Paul. Si se apretaba contra él, no 
tardaría en despertarse y acabarían haciendo el amor de nuevo. Luego sí podría 
dormir un poco más. 
Pero  Mariah  no  consiguió  moverse.  Se  sentía  completamente  sola.  Y 

‐ 65 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

aquello  que  le  había  parecido  bueno,  o  tolerable,  por  la  noche  se  le  antojaba 
ahora inadmisible. 
¿Qué hacía allí, jugando a Mata Hari, pasando de cenar con un hombre a 
acostarse  con  otro,  en  lugar  de  estar  donde  debía...,  en  casa,  con  la  hija  que 
David y ella habían criado juntos? 
Notó una gélida punzada de miedo al pensar en Lindsay. Nada de lo que 
hiciera  en  la  vida  importaría  lo  más  mínimo  si  fallaba  en  lo  concerniente  a  su 
hija.  
«Y  estoy  fallando»,  pensó.  Su  hija  se  mostraba  cada  vez  más  airada,  más 
distante y apartada de su madre. 
Mariah observó a Paul. Era un hombre encantador, pero no parecía prestar 
atención a las cosas que a ella la preocupaban. Y aunque se sintiera preparada 
para  llevar  la  relación  un  paso  más  allá,  como  deseaba  él,  Lindsay  nunca  lo 
aceptaría. 
Aquella  aversión  de  su  hija  hacia  Paul...  ¿cuándo  había  empezado?,  se 
preguntó.  Quizá  el  mismo  día  en  que  había  aparecido  un  artículo  en  el 
Washington Post, con una fotografía de Paul y de ella en la entrega de premios 
de la prensa. Al día siguiente, cuando se disponía a tirar los periódicos, Mariah 
encontró  la  foto  pintarrajeada...  Lindsay  le  había  dibujado  a  Paul  una  barba, 
cuernos  y  orejas  puntiagudas.  Para  ella,  suponía  Mariah,  Paul  nunca  podría 
ocupar el lugar del hombre al que habían amado y perdido. 
Por otra parte, ¿qué ganaba Paul con aquella relación? Podía conquistar a 
cualquier  mujer  en  la  que  clavara  sus  ojos  azules.  ¿Por  qué  se  molestaba? 
¿Acaso no veía que aquello no tenía futuro? Por lo que a Mariah respectaba, si 
tenía  que  elegir  entre  Paul  y  su  hija,  la  cosa  estaba  muy  clara.  ¿Por  qué, 
entonces, se empeñaban en demorar lo inevitable? 
Demasiado  inquieta  para  seguir  acostada,  Mariah  salió  de  la  cama  y  se 
dirigió  al  cuarto  de  baño.  Decidió  telefonear  a  la  piscina  del  hotel  para 
comprobar  si  estaba  ya  abierta.  Cuando  todo  lo  demás  fallaba,  unos  cuantos 
largos  en  el  agua  siempre  contribuían  a  aclarar  su  mente  y  a  expulsar  los 
duendes de la ansiedad. 
Para  cuando  terminase,  quizá  Paul  ya  se  hubiera  despertado  y  podrían 
pedir el desayuno. Se sentía hambrienta, y eso que, a diferencia de Paul, ella sí 
había cenado. Quizá pudieran también hablar. 
Mariah vio que la chaqueta de Paul cubría el teléfono del cuarto de baño. 
Descolgó  el  auricular  y  pulsó  la  tecla  del  contestador  automático.  Una  voz 
electrónica  le  anunció  que  tenía  un  mensaje,  recibido  a  las  seis  y  veinte  de  la 
tarde anterior. Luego oyó la voz profunda de Frank Tucker. 
—Mariah, tengo lo que querías. Debemos hablar. 
El bueno y conciso de Frank, se dijo Mariah. Era muy propio de él dejar un 
mensaje  que  no  revelase  absolutamente  nada.  A  veces  podía  llegar  a  ser 
irritante. Dios, cuánto lo echaba de menos. 
Se volvió hacia el espejo. Vio el reflejo de una mujer de ojos somnolientos, 

‐ 66 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

cabello revuelto y labios hinchados. 
«Bueno,  Mariah,  mírate»,  pensó  sombríamente.  «¿Qué  eres?  ¿Mata  Hari? 
¿Una  madre  incompetente?  ¿Una  mujer  con  suerte?  ¿O  una  víctima  del 
destino?» 

‐ 67 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

 
Capítulo 8 

El  detective  de  homicidios  Jim  Scheiber  recibió  la  llamada  poco  después 
de las siete de la mañana. Estaba en casa, en la cama, con su nueva y flamante 
esposa. 
Gruñó contra la almohada. 
—¡Maldición, ahora no! 
No era justo. El cuerpo de Liz era suave como el terciopelo, rico y cálido. 
Lo  último  que  deseaba  era  una  interrupción.  Se  sintió  tentado  de  arrancar  el 
cordón del teléfono de la pared. 
Demasiado  tarde.  Liz  ya  se  había  deslizado  de  debajo  de  su  cuerpo  y 
echaba  mano  al  infernal  aparato.  Descolgó  el  auricular  mientras  con  la  otra 
mano  recogía  el  camisón  del  suelo  y  se  lo  colaba  por  la  cabeza  con  facilidad, 
haciendo malabarismos con el teléfono. Un ejercicio gimnástico sorprendente a 
una hora tan temprana, se dijo él admirado. 
El motivo de sus prisas no tardó en anunciar su presencia en la habitación 
contigua. Scheiber oyó un golpe sordo, seguido de ligeras pisadas que recorrían 
el  pasillo  a  toda  velocidad.  Para  entonces,  Liz  ya  había  conseguido  ponerse  el 
camisón.  Cuando  la  puerta  del  dormitorio  se  abrió,  se  hallaba  apoyada  en  la 
cabecera de la cama, con el auricular encajado entre la cabeza y el hombro. 
—¿Diga?  —contestó,  tan  despejada  como  si  ya  llevara  horas  en  planta. 
Scheiber  se  quedó  mirándola,  maravillado.  ¿Cómo  conseguían  las  madres 
anticiparse así a las reacciones de sus hijos? 
Se  cubrió  con  la  sábana  conforme  el  hijo  de  Liz, de seis  años  de  edad, se 
subía  en  la  cama  de  un  salto.  Al  aterrizar  el  pequeño,  el  somier  rebotó  con 
fuerza y Scheiber se golpeó en el cráneo con la cabecera de la cama.  
—¡Ay! ¡Joder! 
Liz le lanzó una mirada de reproche y señaló con el dedo a Lucas, a modo 
de advertencia. 
Scheiber dirigió al pequeño una sonrisa grave la mejor que pudo esbozar 
dadas las circunstancias. 
—Hola, socio —murmuró al tiempo que se palpaba el dolorido cráneo—. 
¿Te ha despertado el teléfono? 
—Sí. ¿Qué hay para desayunar? 
—¿Qué  tal  unos  cereales?  —propuso  Scheiber—.  Seguro  que  sabes 
prepararlos tú solo, ¿a que sí? Creo que quedan algunos de chocolate. ¿Por qué 
no  vas  a  comprobarlo?  Y,  mientras  desayunas,  podrías  ver  los  dibujos 
animados. 

‐ 68 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

El niño meneó la cabeza con vehemencia. 
—No. Quiero gofres. ¡Gofres! ¡Gofres! 
Scheiber  hizo  una  mueca  al  sentir  el  impacto  de  un  pequeño  pie  en  la 
espinilla.  El  niño  y  él  habían  hecho  auténticos  avances  en  los  últimos  meses, 
pero era inevitable que, tras la luna de miel, que habían pasado sin la presencia 
del pequeño, este quisiera desquitarse. 
—Ya  basta,  Lucas  —le  regañó  su  madre—.  Adivina  quién  es  —añadió  al 
tiempo que le pasaba el teléfono a Scheiber. 
Él emitió un gruñido. 
La voz que se oyó al otro lado de la línea parecía irritantemente animada. 
—¡Buenos días, Romeo! 
—Será mejor que tengas buenos motivos para llamar, Eckert. 
—Eh, no querrás que creamos que podemos salir adelante sin ti, ¿verdad? 
El día de ayer fue muy tranquilo... Considéralo como un regalo de bodas de la 
buena gente de Newport. Pero ya es hora de que vuelvas al tajo, socio. 
—Sí,  claro  —respondió  Scheiber,  frotándose  la  mandíbula  con  gesto 
cansado—. Bueno, ¿qué sucede? 
—Ha aparecido un anciano muerto en una bañera Jacuzzi. Probablemente 
lleva  allí  hecho  un  ovillo  desde  ayer.  El  forense  va  a  pasarlas  canutas  para 
sacarlo  y  hacerle  la  autopsia.  Como  no  se  anden  con  cuidado  y  se  les  escape, 
rodará por la calle como un neumático viejo. 
—Muy gracioso,  Dave. ¿Cuál es la dirección? —inquirió al tiempo que le 
hacía a Liz un gesto de disculpa. 
—Vamos, Lucas —susurró ella—. Te prepararé el desayuno. 
El niño saltó de la cama. 
—¡Gofres!  ¡Gofres!  —salió  corriendo  por  el  pasillo,  armando  el  mismo 
estruendo que una estampida de elefantes. 
—¡Caray! ¿Qué ha sido eso? —preguntó Eckert.  
—¿Ese ruido? Es algo nuevo —dijo Scheiber—. Tecnología revolucionaria. 
Se llama control de natalidad sónico. 
Liz le dio una palmada en el brazo, sonriendo. Scheiber alargó la mano y 
la  agarró  por  la  cintura,  atrayéndola  hacia  sí  para  acariciarle  el  cuello  con  la 
nariz. Su piel olía a hierba y almizcle, y su cabello castaño aún olía a humo de la 
barbacoa que habían hecho la noche anterior. 
—Sí,  pues  puedes  quedártelo  para  ti  —respondió  Eckert—.  Creo  que  yo 
seguiré utilizando los métodos tradicionales. En fin, la casa del fiambre está en 
Edgewater, cerca de Medina. Verás allí los coches de policía. 
—Muy bien. Estaré ahí dentro de una media hora —dijo Scheiber mientras 
Liz se zafaba de su abrazo. 
Se  recostó  en  la  cabecera  de  la  cama,  admirando  la  vista  mientras  ella  se 
tapaba con el camisón el mejor par de piernas de Orange Quinnty. Ex bailarina 
profesional, había desperdiciado tres años de su vida llevando la casa del padre 
de Lucas,  un pez gordo de Hollywood que había prometido hacer de ella una 

‐ 69 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

mujer  honrada,  hasta  que  se  casó  con  otra.  Para  mantenerse  y  mantener  a  su 
hijo después de aquello, Liz se había dedicado a dar clases de jazz y ballet. Una 
de sus alumnas había sido, precisamente, la hija que Scheiber tenía de su primer 
matrimonio. 
—Ese tipo no va a irse a ninguna parte —dijo Eckert—. Tómate tu tiempo. 
—Vaya,  gracias,  Dave.  Y  ahora  me  lo  dices.  Bueno,  te  veré  dentro  de  un 
rato —Scheiber colgó el teléfono. 
—Prepararé café mientras te duchas —sugirió Liz, sentada en el borde de 
la cama—. ¿Quieres también unos gofres? ¿O huevos? 
—¿Qué tal una ducha para dos, mejor? 
Ella  sonrió  y  le  acarició  el  bigote.  Luego  le  pasó  la  mano  por  la  rasposa 
mandíbula. 
—Pareces un bandolero. Será mejor que te afeites si vas a asomar esa cara 
en público. Pero no olvides la idea de la ducha. ¿Esta noche, quizá? 
—¿Esta  noche?  —dijo  él—.  Vamos,  me  estoy  muriendo  —era  un  ruego 
patético, y lo sabía. Pero, maldita fuera, el día había empezado tan bien... 
—Pobrecito  —canturreó  Liz.  Luego  miró  el  teléfono—.  ¿Dave  te  ha 
llamado por algún asesinato? 
—No tiene pinta de ser un asesinato. Un viejo se ha ahogado en su bañera, 
simplemente. Créeme, cariño, puedo retrasarme unos minutos. 
—Unos minutos, ¿eh? ¿Qué estás sugiriendo? No llevamos ni dos semanas 
casados, ¿y ya propones eso de «aquí te pillo y aquí te mato»? 
—Oh, desde luego que no. Sólo sugería... 
Ella  sonrió  burlona  y  lo  besó,  revolviéndole  el  cabello.  Scheiber  volvió  a 
alisárselo, esperando que Liz no notase cuánto le escaseaba por encima. Aún le 
sorprendía  que  hubiera  aceptado  casarse  con  un  tipo  ya  maduro  como  él. 
Aunque  había  llevado  su  tiempo,  eso  sí.  Se  habían  conocido  casualmente 
después  de  su  divorcio  y  de  que  su  hija  se  hubiera  ido  a  Portland,  Oregón,  a 
vivir con la ex de Scheiber y con su nuevo marido. 
—Me  encantaría  meterme  en  la  ducha  y  enjabonarme  contigo  —aseguró 
Liz—, pero tengo que darle de comer a ese hijo mío, o no nos dejará en paz. ¿Me 
perdonas? 
—Sí,  supongo  que  sí  —respondió  él  haciéndose  el  mártir—.  Siento  lo  de 
esa llamada, Liz. Intuía que el puente del Cuatro de Julio iba a ser problemático, 
aunque no imaginaba que los problemas fuesen a empezar tan pronto. 
El televisor empezó a oírse a todo volumen en la planta baja. 
Liz hizo una mueca, pero permaneció en el cuarto. 
—No tienes por qué disculparte. 
—No será como antes, Liz. Te lo prometo. 
—Me he casado con un policía —dijo ella. 
—Con  un  policía  que  ha  aprendido  la  lección.  Dejé  el  departamento  de 
homicidios de Los Ángeles por ese motivo. Aquí las cosas serán más tranquilas, 
Liz. 

‐ 70 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Lo sé, amor mío.  Y sé que lo hiciste por mí... y por Lucas—una arruga 
surcó la frente de ella mientras le acariciaba el brazo—. Pero, ¿seguro que no lo 
echarás de menos? Ese trabajo era tu vida, y... 
—Te amo a ti más que a mi trabajo. En serio. 
Liz asintió. 
—Está  bien.  Pero  yo  tampoco  soy  Allison.  Me  metí  en  esto  con  los  ojos 
muy  abiertos.  Así  que  haz  lo  que  debas  hacer  y  deja  de  preocuparte,  ¿de 
acuerdo? 
Él hizo un gesto de asentimiento. 
—De acuerdo. Te quiero. 
Ella lo besó con dulzura. 
—Yo  también  a  ti.  Mucho.  Bueno,  más  vale  que  vaya  a  bajar  el  volumen 
del televisor antes de que los vecinos nos denuncien —se coló las zapatillas y se 
dirigió hacia la puerta. 
—Había  pensado  en  acercarme  a  la  ferretería  y  comprar  una  cerradura 
para  la  puerta  del  dormitorio  —dijo  Scheiber—.  ¿Crees  que  Lucas  se  sentirá 
muy ofendido si lo hago? 
—No, creo que es una buena idea. 
—Preferible  a  que  entre  sin  avisar  en  el  cuarto  y  sorprenda  al  malvado 
padrastro devorando a su encantadora mamá, ¿eh? 
—Tú  no  eres  un  padrastro  malvado.  Lucas  está  loco  por  ti.  Y  a  mí...  me 
vuelve loca que me devoren. Por cierto, ¿te he dicho que Lucas irá esta tarde a 
jugar a casa de Aaron, su nuevo amiguito? 
—Vaya, eso sí que es un gran incentivo para volver temprano. 
Ella le sonrió mientras salía por la puerta, y Scheiber se levantó y se dirigió 
hacia la ducha, silbando. De repente, el día volvía a adivinarse prometedor. 
 
 
Cuando Scheiber enfiló con el  coche el  callejón situado tras la casa cuyas 
señas  le  había  facilitado  Eckert,  se  encontró  con  que  la  casa  había  sido 
acordonada. 
Aparcó  detrás  de  una  caótica  hilera  de  coches  de  policía  y  tuvo  que 
entornar los ojos, a pesar de las gafas oscuras que llevaba. El sol estaba ya muy 
alto en el cielo. 
El aroma del agua salada y el perezoso calor le hicieron añorar su luna de 
miel  en  la  baja  California.  Al  llegar  al  perímetro  marcado  con  cinta  amarilla, 
inclinó  la  cabeza  para  saludar  al  agente  de  guardia.  El  policía  le  devolvió  el 
saludo,  pero  cuando  Scheiber  se  agachó  para  pasar,  le  cerró  el  paso  con  su 
fornido brazo. 
—Disculpe, pero no puede entrar ahí. 
Scheiber suspiró. No era de extrañar. Iba vestido de paisano. 
—Scheiber —dijo al tiempo que mostraba su placa. 
—Huy,  lo  siento  mucho,  detective  —el  joven  policía  alzó  la  cinta  para 

‐ 71 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

franquearle la entrada. 
—Tranquilo  —Scheiber  echó  un  vistazo  a  la  placa  que  el  joven  llevaba 
prendida en la camisa de manga corta—. ¿Cathcart? 
—Ken Cathcart, sí. 
—Es un placer conocerlo. ¿Fue usted el primero en llegar? 
—No, fue el sargento Livermore. Está arriba. 
—¿Quién dio parte? 
—Creo que fue un vecino. Livermore podrá decírselo con seguridad. 
—Muy bien. ¿Por dónde se accede a la casa? 
—La  puerta  lateral  del  garaje  está  abierta.  La  bañera  Jacuzzi  está  situada 
en la terraza, junto al dormitorio principal. 
—Entendido  —Scheiber  se  quitó  las  gafas  de  sol  al  entrar  en  el  oscuro 
garaje, deteniéndose brevemente para admirar el Jaguar gris plateado aparcado 
dentro. Era un modelo antiguo, anterior a la compra de la compañía por parte 
de la Ford. Notoriamente inseguro, pero hermoso como un pura sangre árabe. 
Los nuevos modelos eran más sólidos y estables, pero menos atractivos. 
La puerta que conducía al interior de la casa estaba entreabierta. Scheiber 
pasó  por  una  cocina  pequeña  pero  bien  amueblada,  con  accesorios  de  acero 
inoxidable y encimeras de granito pulimentado. 
La casa parecía tener unos treinta años de antigüedad, de modo que había 
sido  remozada, decidió,  y  sin reparar  en  gastos.  En  uno  de  los  taburetes  de  la 
cocina había apilado un montón de periódicos. Entre ellos el New York Times. El 
tipo no era oriundo de la zona. Aunque poca gente de los alrededores lo era. 
Un  policía  apareció  de  pronto,  procedente  de  la  habitación  contigua. 
Scheiber conocía al tipo. Alan Livermore. Pelirrojo, con la cara cuajada de pecas, 
era demasiado joven para los galones de sargento que lucía en la manga de la 
camisa negra. Presuntuoso. Determinado a ejercer de detective, seguía resentido 
por el hecho de que un forastero hubiese ocupado el único y codiciado puesto 
de investigador de homicidios del departamento. 
Un  orondo  gato  negro  seguía  al  sargento,  pero  al  ver  a  Scheiber  titubeó, 
paseando la mirada entre ambos hombres. Finalmente corrió hacia Scheiber en 
busca de consuelo, ronroneando y frotándose contra sus pantorrillas. 
—Hola, minino. ¿Qué hay? —Scheiber se acuclilló para rascarle detrás de 
las orejas, pero el gato retrocedió, poniéndose fuera de su alcance. Fuera lo que 
fuese lo que buscaba, no era afecto. 
—Tiene hambre —explicó Livermore—. Se queja a cualquiera que le haga 
caso. Fue eso lo que alertó al vecino. 
—¿El que dio parte? 
—Ajá. Vive en la casa de al lado. Salió a pasear al perro a eso de las seis y 
oyó maullar al gato. Cuando regresó, el gato seguía maullando. Le pareció raro, 
así que se acercó a la puerta del jardín para echar un vistazo. Al parecer el gato 
estaba dentro, como loco. 
Scheiber había extraído una libreta de su bolsillo. 

‐ 72 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—¿Y entró? 
—Sí. Dice que vio a Korman ayer, trabajando en el jardín, y que no tenía 
buen aspecto. Así que se preocupó al ver que tenía desatendido al gato. 
—Korman. ¿Es el fallecido? 
Livermore sacó su propia libreta y la consultó. 
—Albert  Jacob  Korman.  Setenta  y  siete  años,  según  el  carné  de  conducir 
que encontré en su cartera. 
—¿Y el vecino? —inquirió Scheiber. 
—Porter. Douglas Porter —Livermore alzó el brazo y dobló la mano por la 
muñeca—.  Marica  hasta  la  médula.  Dice  que  estaba  «terrible,  terriblemente 
preocupado por el pobre viejo». 
Scheiber pasó por alto el tono paródico del sargento. 
—¿Cómo entró Porter? 
—Dice que tocó en la puerta del jardín y que llamó al timbre. Al ver que 
nadie contestaba, rodeó la casa y encontró abierta la puerta del garaje. 
El  gato  había  empezado  a  maullar  con  fuerza  y  a  insinuarse  entre  las 
pantorrillas de ambos. 
—Veamos  qué  le  podemos  dar  de  comer  a  nuestro  amiguito  —dijo 
Scheiber. Sacó unos guantes de látex del bolsillo de su cazadora y efectuó una 
rápida  inspección  de  la  cocina,  seguido  de  cerca  por  el  felino.  Un  armario 
situado junto al frigorífico contenía varias latas de comida para gatos. Scheiber 
le  pasó  una  a  Livermore  e  hizo  un  gesto  hacia  el  plato  vacío  que  descansaba 
sobre una estera, al lado de un cuenco de agua—. Si es tan amable. 
Livermore hizo una mueca al tomar la lata. Vació su contenido en el plato, 
y el animal se lanzó en picado sobre él. 
—¡Jesús! Ni que llevara meses sin comer. 
—Se  ve  que  no  ha  convivido  usted  con  ningún  gato  —dijo  Scheiber, 
acordándose de los gatos gemelos de su hija, y de su escasa memoria en lo que a 
la  comida  respectaba—.  Nuestro  amiguito  puede  llevar  sin  comer  dos  horas  o 
dos días. 
Livermore plantó el pie en el pedal del cubo de la basura. 
—Será  mejor  que  deje  la  lata  en  la  encimera,  de  momento  —le  advirtió 
Scheiber—. Puede que tengamos que registrar el cubo. 
—¿Registrar  la  basura?  ¿Para  qué?  El  tipo  sufrió  un  infarto.  No  hay 
señales de violencia. 
—No debemos descartar ninguna posibilidad. Voy a echar un vistazo en la 
planta de arriba. ¿Dónde está el vecino? 
—Lo  envié  a  su  casa.  Le  dije  que  ya  iría  alguien  a  hablar  con  él.  Pero 
prefiero no ser yo, si no le importa. Ese tipo se acerca demasiado para mi gusto, 
¿sabe? 
Sus  reparos  eran  exagerados.  Scheiber  estaba  seguro  de  que  los  libros  de 
psicología de Allison tendrían algo que decir sobre las tendencias latentes bajo 
esa homofobía tan virulenta. 

‐ 73 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—También  habrá  que  preguntar  si  alguien  ha  visto  algo  poco  habitual 
durante el último par de días. 
La  lata  de  comida  para  gatos  tintineó  sobre  la  encimera  de  granito 
conforme el joven sargento salía disparado hacia el garaje. 
—Me ocuparé de eso —dijo, obviamente ansioso de ocuparse de una tarea 
más adecuada a sus habilidades. 
Scheiber  se  dirigió hacia  la parte  frontal  de  la  casa.  El  diseño interior  era 
sencillo y moderno. Paredes de color almendra, techos con vigas descubiertas, y 
suelos  de  madera  pulida  decorados  con  alfombras  persas  de  aspecto  caro  y 
buen mobiliario. 
Scheiber se acercó a las puertaventanas. El patio exterior de ladrillo estaba 
lleno  de  flores,  colocadas  en  tiestos  y  macetas.  Más  allá  de  la  verja  blanca,  los 
barcos  anclados  en  el  puerto  de  Newport  se  dejaban  mecer  por  la  ondulante 
marea. 
—¡Eh, colega! ¿Por qué tardas tanto hombre? 
Scheiber se giró hacia la escalera de caracol situada en el centro de la casa. 
La escalera ascendía hasta un desván, y Dave Eckert le sonreía burlón desde la 
larga balaustrada superior. 
—Vi llegar tu coche hace más de diez minutos. ¿Qué has estado haciendo? 
—Eckert iba vestido con un polo negro y pantalones caqui. Llevaba una cámara 
fotográfica en la mano. 
Scheiber  empezó  a  subir  las  sinuosas  escaleras,  acusando  sus  cuarenta  y 
cuatro años en cada peldaño. 
—He  intentado  averiguar  lo  máximo  posible  acerca  de  la  casa  y  de  la 
víctima. Y le he dado de comer al gato. El tipo vivía solo, ¿no? 
—Sí. Por lo visto, estaba viudo. 
Scheiber hizo una pausa al llegar al final de las escaleras. 
—¿Te  has  quedado  sin  aliento,  viejo  amigo?  —inquirió  Eckert  con  un 
rictus burlón—. La luna de miel te ha agotado, ¿eh? 
Scheiber hizo una mueca. 
—Ya te daré yo a ti «viejo amigo». Y haz el favor de ponerte derecha esa 
condenada gorra. Pareces un gángster de pacotilla. 
Eckert llevaba la gorra negra del departamento hacia atrás, como siempre. 
Pocas veces se la quitaba. Miembro civil del cuerpo, Eckert había sido fotógrafo 
profesional  antes  que  investigador.  Se  sentía  algo  inseguro,  sospechaba 
Scheiber,  por  el  hecho  de  no  formar  parte  de  la  hermandad  de  la  academia. 
Aunque, ¿quién sabía? Quizá la gorra le servía, simplemente, para disimular la 
incipiente calvicie que le hacía aparentar más de treinta años. 
Eckert sonrió con cinismo. 
—Muérete de envidia, vejestorio. Vamos. El cadáver está ahí. 
Scheiber  lo  siguió  por  el  pasillo,  deteniéndose  brevemente  ante  la  puerta 
de lo que parecía ser un despacho. Las paredes estaban alineadas de repisas de 
libros,  y  en  el  centro  de  la  habitación  había  una  mesa  cubierta  de  papeles  y 

‐ 74 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

documentos. 
—Dice  Livermore  que  el  tipo  tenía  setenta  y  siete  años  —comentó—.  ¿A 
esa edad no se ha retirado ya la mayoría de la gente? 
—Yo pienso hacerlo, desde luego. 
—¿Qué hacía Korman aquí? 
—Me parece que el vecino dijo que era una especie de agente. 
—Agente.  ¿Como  los  de  Hollywood?  —se  preguntó  Scheiber  al  tiempo 
que entraba en el despacho—. ¿Serán esos papeles guiones cinematográficos? —
con  los  dedos  enfundados  en  látex  dio  la  vuelta  al  primer  folio  de  uno  de  los 
montones—. Cada cosa a su tiempo —leyó—. Una novela de P.K. Lester. 
—¿Agente literario? —aventuró Eckert. 
—Sí, seguramente —Scheiber dejó el folio tal y como lo había encontrado. 
La  única  pared  de  la  estancia  que  no  se  hallaba  cubierta  de  estanterías 
contenía  fotografías  enmarcadas,  de  varios  tamaños,  y  en  casi  todas  ellas 
aparecía  el  mismo  individuo.  Debía  de  ser  Korman,  decidió  Scheiber,  con 
algunos  de  sus  clientes  más  famosos.  No  es  que  reconociera  a  ninguno.  Al 
contrario  que  los  actores  de  cine,  los  escritores  parecían  ser  una  gente  casi 
anónima y sin rostro. 
Se volvió hacia Eckert. 
—Muy bien, sigue adelante. 
Cruzaron  el  pasillo,  en  dirección  al  dormitorio  principal.  La  habitación 
estaba  exquisitamente  decorada  en  tonos  crema,  azules  y  Amarillos,  pero,  al 
igual que la planta de abajo, se hallaba algo desordenada y cubierta de polvo. 
En una de las mesillas de noche, al lado de una jarra de cristal y un vaso, 
Scheiber divisó un frasco de plástico marrón. 
—En  la  etiqueta  pone  «Dalmane»  —comentó  Eckert  siguiendo  su 
mirada—, ¿Tienes idea de qué es? 
—Son pastillas para dormir, creo. 
—¡Caray, caray! —Eckert se situó delante de la mesilla y tomó un par de 
fotos  del  frasco—.  Quizá  nuestro  hombre  no  sufriera  un  infarto,  después  de 
todo. También había estado bebiendo. 
Scheiber reparó en la botella de Glenlivet medio vacía que descansaba en 
la otra mesilla. Observó más de cerca las pastillas. 
—Es  una  buena  teoría,  pero,  en  este  caso,  lo  dudo.  El  frasco  parece  muy 
lleno.  Los  suicidas  que  mezclan  somníferos  y  alcohol  no  suelen  dejar  nada  al 
azar.  Engullen  todas  las  pastillas  —se  dio  media  vuelta  y  caminó  hacia  la 
terraza, seguido de cerca por Eckert. Entornando los ojos contra el brillante sol, 
Scheiber  asintió  para  saludar  a  los  agentes  que  montaban  guardia  junto  a  la 
bañera Jacuzzi y se sacó las gafas ahumadas del bolsillo. 
—Los  chorros  del  Jacuzzi  aún  estaban  activados  al  llegar  yo  —explicó 
Eckert—. Les tomé un par de fotos y luego los cerramos para poder ver bien el 
cuerpo. 
Scheiber  se  asomó  por  el  borde  de  la  bañera.  El  anciano  yacía  de  lado, 

‐ 75 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

hecho  un  ovillo,  tal  como  Eckert  había  descrito  por  teléfono.  Tenía  el  brazo 
inferior doblado y los ojos cerrados, como si simplemente se hubiera quedado 
dormido sobre el fondo de plástico gris. 
—¿Y  dices  que  los  chorros  estaban  activados?  —inquirió  a  Eckert—. ¿No 
tienen termostatos estos cacharros? 
—Sí, precisamente ese botón que hay detrás. No sé, quizá esté averiado. 
Scheiber  arrugó  la  frente.  Había  una  copa  de  cristal  volcada  junto  a  la 
bañera. 
—¿Has tomado una foto de esto? —al ver que Eckert asentía, alzó la copa 
y  la  olisqueó—.  Sí,  huele  a  Glenlivet  —introdujo  la  copa  en  una  bolsita  de 
plástico,  procurando  incluir  las  escasas  gotas  que  habían  quedado  de  su 
contenido, y la selló. 
A continuación, Scheiber dio un par de vueltas por la terraza y se acercó 
nuevamente a la bañera, buscando alguna señal de violencia. 
Sin embargo, no parecía que se tratase de un robo, pues, a simple vista, no 
faltaba nada de la casa. El tipo había decidido tomar una copa, poner en remojo 
sus viejos huesos y dormir la siesta en el fondo de la bañera. 
—Quiero  echarle  un  vistazo  más  detenido  al  cuerpo  —dijo  Scheiber  por 
fin—. Avisemos al forense para poder sacarlo de ahí. 
—¿Piensas que... ? —empezó a preguntar Eckert. 
—Pienso  que  hace  un  día  demasiado  bonito  como  para  pasar  aquí  más 
tiempo  del  necesario  —respondió  Scheiber—.  Y  creo  que  me  estoy  perdiendo 
algo.  

‐ 76 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

 
Capítulo 9 

Acostarse  con  el  hombre  poco  indicado  no  era  tan  difícil,  se  dijo  Mariah. 
La  neblina  de  la  noche  solía  enmascarar  la  duda,  y  el  deseo  acababa 
imponiéndose  a  la  voluntad.  Pero  despertarse  junto  al  hombre  poco  indicado 
era otra cuestión. El frío resplandor de la mañana era poco piadoso. 
Estudió a Paul por encima del borde de la taza. Estaba reclinado de lado, 
con  el  codo  hundido  en  el  somier.  Cuando  el  camarero  del  servicio  de 
habitaciones  llamó  a  la  puerta,  Paul  se  cubrió  hasta  la  cintura  con  la  sábana. 
Esbelto y musculoso, no tenía ni un gramo de grasa en el cuerpo. El camarero lo 
había mirado de soslayo varias veces mientras soltaba la bandeja del desayuno. 
Mariah estaba segura de que había reconocido a Paul, aunque éste no parecía en 
absoluto consciente. 
Ahora, ella estaba tumbada frente a él, con la bandeja del desayuno entre 
ambos. Una pareja de romanos en una orgía. 
—¿Qué planes tienes para hoy? —preguntó Paul. 
—Tengo que ir a la CIA a recoger mi correo —explicó Mariah vagamente, 
esperando no recibir más instrucciones del subdirector—. Además, quiero hacer 
unas cuantas llamadas. ¿Y tú? 
—Estaré  en  la  emisora,  trabajando.  Tu  amigo  Belenko  dijo  que  quizá 
tuvieran  un  hueco  esta  tarde.  Si  al  final  Zakharov  accede  a  concedernos  la 
entrevista, tendremos que tenerlo todo preparado. 
—Estoy  impresionada.  Trabajas  muy  rápido.  Si  lo  consigues  ahora,  justo 
cuando puede que nombren a Zakharov primer ministro, será un gran éxito. 
—Un golpe de suerte, simplemente. Belenko quiso saber si la entrevista se 
emitiría  enseguida.  Por  lo  visto,  quiere  que  se  vea  también  en  su  país,  vía 
satélite. 
—Te está utilizando, ¿lo sabías? 
—¡Oh, no, Mariah! ¿Tú crees? —Paul se llevó una mano al pecho y la otra 
a la frente—. ¡Me siento tan sucio! 
—Pedazo de bastardo —dijo ella irónicamente. 
Él sonrió y se recostó en la almohada, entrelazando las manos encima de 
su musculoso estómago. 
—No  será  todo  cariño  y  amor  créeme.  Zakharov  tiene  fama  de  haber 
llevado  a  cabo  algunas  maniobras  sucias  para  llegar  a  la  cumbre.  No  pienso 
ayudar  a  un  gorila  como  ese  a  afianzar  su  posición  en  el  poder.  Para  cuando 
acabe con él, su gente querrá desactivar la señal del satélite. 
—Parece que vas a tener el día muy ocupado. 

‐ 77 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Ajá.  Pero  aún  tengo  la  intención  de  recoger  las  llaves  de  la  casa  de  la 
playa. ¿Qué te parece si quedamos para cenar? 
—Esperemos a ver qué tal se da el día. 
En la frente de Paul se dibujó una arruga. Era un entrevistador experto, y 
sabía interpretar una negativa cuando la oía. 
—Recibiste un mensaje de Frank Tucker. 
—¿Lo escuchaste? 
Él se encogió de hombros. 
—La luz del contestador estaba parpadeando cuando llegué, anoche. Creí 
que podía ser mi productor. Cuando me di cuenta de que el mensaje era para ti, 
lo  conservé  —Paul  empezó  a  reunir  las  migajas  que  quedaban  en  su  plato 
vacío—. ¿Qué quiere? 
Mariah titubeó, detestando sacar a colación el asunto de Chap Korman y 
las acusaciones del profesor de la Universidad de Los Ángeles. 
—Era un asunto de trabajo. 
—Creí que estaba fuera del mapa. 
—¿Quién? ¿Frank? ¿Cómo que «fuera del mapa»? 
—Creía que ya no trabajabais juntos. 
—Y así es. Pero eso no significa que nuestros caminos no se crucen de vez 
en cuando. Ayer estuvo investigando para mí. 
—Comprendo —respondió Paul—. Bueno, ¿y cómo está el bueno de Frank 
últimamente? 
—Mejorando,  aunque  sigue  preocupándome.  Encajó  muy  mal  la  muerte 
de  su  hijo,  y  no  tiene  a  nadie  con  quien  compartir  su  dolor.  Excepto  a  Carol, 
claro está, pero bastante trabajo tiene ella con sus hijos pequeños. 
—¿Lo has visto muy a menudo? 
—¿En el trabajo, quieres decir? 
Paul se encogió de hombros. 
—O en vuestro tiempo libre. 
—Pues la verdad es que no muy a menudo. 
—¿No muy a menudo? ¿O sea, que sí lo has visto? 
—¿Qué significa esa pregunta? 
—Bueno,  es  que  yo  últimamente  tampoco  te  veo  con  demasiada 
frecuencia, y... —Paul retiró la mirada un momento—. Mira, sé que no es culpa 
de ninguno de los dos que nos veamos tan poco. Mi horario es una locura, y tú 
estás muy liada, con tu trabajo y con Lindsay. 
—Exacto. ¿Qué tiene que ver eso con Frank? 
—Su pareja lo ha dejado, ¿verdad? Ahora está solo, ¿no? 
—¿Y qué? 
—¡Vamos,  Mariah!  Es  evidente,  ¿no?  He  visto  cómo  te  mira  Tucker 
cuando cree que nadie lo está viendo. Y a veces no puedo evitar preguntarme si 
tú le devuelves esas miradas. 
—¿Cómo puedes decir algo semejante, Paul?  

‐ 78 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—¿Por qué estás tan a la defensiva? 
—¡No estoy a la defensiva! 
—Sí, lo estás. Te has puesto de mal humor en cuanto mencioné su nombre.  
—Porque es mi mejor y más antiguo amigo. Y tú lo sabes. Lo has sabido 
desde siempre. 
—Sí,  supongo  que  sí  —respondió  él  con  calma.  Luego  emitió  un  fuerte 
suspiro—.  Oye,  lo  siento.  No  dudo  de  ti.  Pero  en  lo  que  respecta  a  Frank... 
Bueno,  era  distinto  cuando  estaba  con  Patty.  Supongo  que  ella  lo  dejó  porque 
acabó  dándose  cuenta  de  la  verdad,  ¿no  crees?  Y  si  Frank  ha  empezado  a 
acercarse a ti otra vez, Mariah, es por una única razón. 
—¡Eso es ridículo! Yo he acudido a él, no al contrario. Ya te he dicho que 
está haciendo cierta investigación para mí. Necesitaba ayuda, y él era la persona 
más indicada para ofrecérmela. 
Paul hizo tamborilear sus largos dedos en el somier. 
—Lo siento —respondió por fin. 
—¿Por qué te comportas así? 
—No sé. Por inseguridad, quizá. 
—¡Ja!  —Mariah  dudaba  que  hubiera  sentido  un  solo  segundo  de 
inseguridad en toda su vida. Los rabillos de sus claros ojos azules se arrugaron 
y una leve sonrisa, ¿de disculpa?, se dibujó en su rostro. 
Tenía  que  hacer  algo,  se  dijo  ella.  ¿Inclinarse  y  besarlo?  ¿Disipar  sus 
preocupaciones?  ¿Decirle  que  eran  infundadas?  ¿Qué  nadie  podría  ocupar  su 
lugar? 
En vez de eso, se apretó el cinturón de la bata. 
—De todos modos, ya me ocuparé de lo de Frank más tarde. Lo primero 
que quiero hacer esta mañana es telefonear a Lindsay —se bajó de la cama y se 
dispuso a recoger la bandeja. 
—Llamó ayer —dijo Paul. 
—¿Qué? ¿Que Lindsay llamó? ¿Cuándo? 
—Anoche, a eso de las nueve. 
—¿Por qué no me lo dijiste? 
—Acabo  de  acordarme  ahora.  De  todas  formas,  llegaste  muy  tarde  y  no 
hubieras podido devolverle la llamada. 
Mariah soltó la bandeja en la mesa. 
—Su mensaje ya no está grabado. ¿Qué dijo? 
—No dejó ningún mensaje. La llamada se produjo en cuanto yo entré en la 
habitación. Hablé con ella. 
Mariah  se  quedó  mirándolo,  con  una  gélida  sensación  de  miedo  en  la 
espina dorsal. ¡Infiernos! Lindsay sabía que él estaba allí. 
—¿Cómo  reaccionó  al  oírte?  —inquirió.  Se  trataba  de  una  pregunta 
estúpida.  Podía  imaginar  perfectamente  cómo  habría  reaccionado  Lindsay, 
después de la negativa de su madre a que la acompañara en aquel viaje. 
—Pareció un poco sorprendida —contestó Paul. 

‐ 79 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

El eufemismo del año. Mariah se derrumbó en una silla. 
—No me digas. ¡Maldición! 
—Supongo que debimos avisarle de mi presencia aquí.  
—Sí,  tal  vez,  pero  hubiera  sido  un  poco  difícil,  puesto  que  ni  yo  misma 
sabía nada. ¡Joder, Paul! Se habrá puesto hecha una furia. Quiso venir conmigo 
y no la dejé. Ahora pensará que era porque deseaba estar a solas contigo. 
—Vamos,  Mariah,  no  sé  por  qué  te  pones  así.  A  estas  alturas, 
seguramente, habrá supuesto que somos algo más que simples amigos. ¿O no? 
¿Habéis hablado alguna vez de mí? ¿De lo nuestro? 
—Paul, ni yo misma estoy segura de lo nuestro. Ya te dije que necesitaba 
tomármelo con calma. 
—¿Con más calma, todavía? Sólo te veo un par de veces al mes, pero, ¿me 
he quejado alguna vez? 
—No  puedes  culparme  sólo  a  mí  de  eso.  Tú  mismo  has  dicho  que  tienes 
un horario aún más apretado que el mío. 
—Lo sé —reconoció Paul—. Pero, incluso cuando estamos juntos, nunca sé 
con seguridad si no desearías estar en otro sitio. Como anoche, cuando aparecí 
en el museo. La expresión que vi en tu cara no era de simple sorpresa, Mariah. 
Estabas molesta. No me querías allí. 
Ella infló las mejillas y exhaló el aire con fuerza. 
—Eso  no  es  exactamente  cierto.  Te  agradezco  que  acudieras  a  darme 
apoyo  moral,  pues  sabías  que  seguramente  me  encontraría  con  Renata.  Pero 
estaba distraída. Nerviosa. Preocupada por mi misión. 
—¿Tu misión con Yuri Belenko? ¿El tipo con el que saliste del museo? 
—Salimos por separado —Mariah lo miró y frunció el ceño. 
—Sí, pero vi desde el balcón cómo te subías con él en un coche. 
—Un punto para el detective privado. Pero, ¿no me dirás que estás celoso, 
verdad? 
—No, lo pasaré por alto. Sé que era sólo un trabajo. 
—Vaya, gracias. Como iba diciendo, anoche, en el museo... Bueno, estaba 
preocupada y nerviosa. Y al verte llegar me sorprendí mucho —Mariah frunció 
el  ceño—.  Pero  el  hecho  de  que  Lindsay  te  encontrara  aquí,  Paul,  supone  un 
gran problema. 
—Para ser sincero, no pareció muy contenta al oírme —explicó Paul—. Y 
no  es  la  primera  vez  que  lo  noto.  No  lo  comprendo.  Creí  que  éramos  buenos 
amigos, pero últimamente no me ve con buenos ojos. ¿Qué he hecho mal? 
Mariah suspiró y se sentó junto a él en la cama. 
Cuando Paul alargó los brazos, ella titubeó, pero luego se dejó abrazar con 
desgana. 
—No  tiene  nada  contra  ti  —dijo—.  Simplemente  intenta  proteger  el 
recuerdo  de  David.  Seguro  que  le  guardaría  rencor  a  cualquiera  que  intentase 
ocupar el lugar de su padre. 
Paul le acarició el cabello, pero ella intentó no dejarse seducir. Necesitaba 

‐ 80 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

pensar con claridad,  decidir  cómo iba a tratar con aquella nueva complicación 


antes de llamar a Lindsay. 
—Quizá estas vacaciones os ayuden a las dos —dijo él. 
—Eso  espero.  Tanto  Lindsay  como  yo  te  agradecemos  mucho  que  nos 
hayas buscado la casa, Paul. De veras. 
—A decir verdad, pensaba escaparme con vosotras a la playa un día o dos. 
Mariah hizo una mueca y se retiró de él. 
—¿Insinúas que quieres venir con nosotras? 
—Sólo si no os importa. Y sería por un día o dos, ya digo. No tiene por qué 
ser toda la semana. 
—Ay,  Paul...  no  sé.  Lindsay  lo  ha  pasado  muy  mal  estos  últimos  meses. 
Necesito pasar algo de tiempo con ella. 
—A solas, quieres decir.  
—Sí. Lo siento mucho. Y si piensas que no deberíamos utilizar la casa de 
tu amigo, nos... 
Él negó firmemente con la cabeza. 
—Claro  que  podéis  utilizarla.  Y  lo  comprendo,  de  veras.  No  le  des  más 
vueltas.  Aunque,  ¿podemos  cenar  juntos  esta  noche?  Suponiendo,  claro  está, 
que  yo  acabe  con  Zakharov  a  tiempo  y  tú  no  tengas  más  fulanos  rusos  que 
cortejar. 
—Podemos  hablar  de  ello  esta  tarde  —dijo  Mariah—.  Llama  cuando 
tengas  un  momento  libre.  Para  entonces,  ya  sabré  si  mi  trabajo  aquí  ha 
terminado. En caso contrario, te dejaré un mensaje. 
—Me conformaré con eso... de momento —Paul se estiró perezosamente, y 
su  mano  cayó  de  forma  casual  sobre  el muslo  de  ella.  Empezó  a  acariciarlo—. 
¿Tenemos tiempo para otro...? 
—No, Paul, es tarde —protestó ella—. Tienes que irte, y yo también. 
Los ojos azules de él centellearon. 
—Iba a decir para otro «café». 
—Desde luego, cómo no. 
—Sí.  Venga,  por  favor.  Sólo  uno  —Paul  alargó  el  brazo  hacia  su  taza, 
colocada en la mesita de noche. 
Dándose por vencida, Mariah se bajó de la cama para ir por la cafetera. 
—Vi  que  Renata  y  tú  tuvisteis  ocasión  de  hablar  anoche  —comentó  él—. 
Al  principio  pensé  en  acercarme,  pero  vi  que  estabas  bien.  Incluso  te  dio  un 
beso cuando os despedisteis. 
Mariah hizo una mueca conforme llenaba la taza. 
—No fue un beso rebosante de cariño. 
—¿De qué hablasteis? 
¿Cómo describir aquel extraño encuentro?, se preguntó Mariah. 
—De nada, apenas. Y por poco tiempo. Luego se acercó su hijo, Nolan, y le 
dijo que estaba desatendiendo a los invitados antes de llevársela del brazo. No 
le falta talento para ser tan joven. Según me dijo Yuri Belenko, participa como 

‐ 81 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

socio en un proyecto para hacer de Crimea el Montecarlo de Rusia. 
—¿De  veras?  Había  oído  hablar  del  proyecto  de  Nova  Krimsky,  pero  no 
sabía que Nolan estuviera implicado. 
—Yuri dice que la idea partió del mismísimo Arlen Hunter. 
Paul asintió con la cabeza. 
—Parece  una  idea  muy  propia  del  viejo  Arlen.  Y  los  rusos  siempre  han 
colaborado  con  los  Hunter,  así  que  no  tiene  nada  de  extraño  que  Nolan 
participe en el proyecto, ahora que por fin se pondrá en marcha. Bueno, ¿de qué 
hablaste con Renata? 
Mariah se humedeció la yema del dedo con la lengua y atrapó una migaja 
de croissant que quedaba en su plato. 
—Creo que me ha seguido los pasos con un detective privado.  
Paul pareció sorprendido. 
—¿Y por qué iba a hacer semejante cosa? 
—No  tengo  ni  idea.  Nolan  apareció  antes  de  que  yo  pudiera  pedirle  una 
explicación. Aunque una cosa está muy clara. Le disgusta la posibilidad de que 
los documentos de Ben se hagan públicos. 
—Hay quien piensa  que la obra inédita de un escritor debe morir con él. 
Que publicarla después de su muerte constituye una falta de respeto. 
—Pero  tú  no  lo  crees  así,  ¿verdad?  ¿No  me  sugeriste  que  le  enviara  el 
manuscrito y los documentos a Chap Korman? 
—Por  lo  poco  que  me  mostraste,  pensé  que  tu  padre  hubiera  estado 
orgulloso de esa obra. 
—Sospecho  que  lo  que  puede  preocupar  a  Renata  son  los  diarios 
personales de mi padre —dijo Mariah al tiempo que soltaba la taza de café. 
—Para ser justos, Mariah, todo eso sucedió hace mucho tiempo. Y los dos 
eran muy jóvenes en aquel entonces. 
—Tenían casi treinta años. O sea, que eran lo bastante mayores como para 
darse  cuenta  del  daño  que  su  comportamiento  egoísta  podía  hacerle  a  otras 
personas —dijo ella con terquedad. 
—¿No sientes ni un poco de curiosidad? 
—¿Por qué? 
—¿Por  lo  que  Renata  pueda  decirte  sobre  tu  padre?  ¿Qué  ocurrió  aquel 
último año? ¿Cómo murió? 
—Ya sé cómo murió. De hepatitis, solo y sin nadie que lo cuidase. Vivía en 
una mugrienta habitación en la última planta de un viejo edificio en Gentilly, en 
las afueras de París. Vi el sitio. 
—¿La casa? 
—Ajá, cuando Lindsay y yo estuvimos en París, el pasado marzo. Hicimos 
el  «recorrido  en  memoria  de  Ben  Bolt».  Ella  quería  seguir  sus  pasos,  ver  los 
lugares que había frecuentado. Ben nunca había significado tanto para Lindsay, 
pero este año, entre que ha estudiado su obra en clase y... 
—Y que ha perdido a su padre —concluyó Paul por ella. 

‐ 82 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Mariah asintió. 
—De  todos  modos,  volviendo  al  asunto  de  Renata,  no  creo  que  pueda 
contarme nada que yo no sepa acerca de los últimos días de mi padre. Ben era, 
al parecer, el típico intelectual idiota. Brillante como escritor, pero un completo 
estúpido en lo referido a las relaciones personales. Por el modo en que murió, 
yo  diría  que  no  supo  cuidar  ni  de  sí  mismo  ni  de  las  personas  cercanas  a  él. 
Seguro que Renata tendría razones justificadas para dejarlo en París. 
—Un comentario sospechosamente comprensivo para Renata. 
Mariah meneó la cabeza. 
—No, no llego tan lejos. Después de fugarse juntos, Renata y Ben vivieron 
en  un  apartamento  situado  cerca  de  los  Campos  Elíseos,  propiedad  del  padre 
de  ella.  Un  bonito  arreglo,  hasta  que  Renata  descubrió  que  Ben  la  engañaba, 
como era su marca de fábrica —tomó la taza y sorbió el café frío, haciendo una 
mueca—. De modo que lo abandonó, y él enfermó y murió. Fin de la historia. 
La versión de su madre era algo diferente, recordó Mariah. En ella, Ben era 
un mártir. 
«No  éramos  lo  bastante  buenas  para  él,  cariño.  Nos  necesitaba,  pero 
fallamos». 
«Pues yo no, mamá. Yo no le fallé». 
Mariah  sintió  una  punzada  de  ira,  como  siempre  que  se  acordaba  de  las 
excusas que su madre utilizaba para disculpar la conducta lamentable de Ben. 
Paul  se  había  recostado  en  la  almohada,  extendiendo  sus  largas  piernas 
por toda la superficie de la cama. 
—¿Visitasteis Lindsay y tú su tumba? 
—Sí. Quería tomar fotografías para su clase de inglés. 
Mariah recordó el día en que había encontrado a su madre llorando en el 
sofá,  tras  enterarse  de  que  Ben  había  muerto.  De  alguna  manera,  entre  las 
lágrimas, la pobre mujer había conseguido esbozar una sonrisa. 
«Van  a  levantar  un  monumento  en  honor  a  tu  padre,  cariño.  En  París, 
Francia.  ¡Imagínate!  De  mármol,  en  un  lugar  bonito,  quizá  un  parque.  A  él  le 
gustaría, ¿verdad? Algún día, las tres iremos a verlo». 
Había tardado treinta años, pero Mariah por fin lo había visto. Aunque no 
así su madre ni su hermana, Katie, que se había ahogado accidentalmente a los 
doce años. 
—Yo  también  visité  la  tumba  una  vez  —dijo  Paul—,  hace  años,  cuando 
estuve en París. ¿Qué pensó Lindsay? 
—Estaba  entusiasmada,  naturalmente.  Es  como  tener  a  una  estrella  del 
rock  en  la  familia.  De  hecho,  contamos  tantos  tributos  de  admiradores  en  su 
tumba como en la de Jim Morrison. 
—¿No crees que merecería la pena que hablaras con Renata aprovechando 
que  estás  aquí,  Mariah?  Puede  que  sea  una  arpía  marimandona,  pero 
probablemente  todo  esto  le  resulte  tan  incómodo  como  a  ti.  Quizá  el  destino 
haya  querido  que  te  asignaran  una  misión  en  el  museo  de  su  padre,  para  que 

‐ 83 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

podáis conoceros mejor y superar el pasado. 
Ella le dirigió una mirada llena de escepticismo. 
—¿El  destino?  Tiene  gracia,  no  pareces  un  tipo  supersticioso  —estiró  las 
piernas  y  se  bajó  de  la  cama—.  No,  yo  no  lo  creo  así,  amigo.  Mi  padre  es  mi 
padre, y estoy tratando de reconciliarme con su recuerdo. Por Lindsay, más que 
nada. Pero Renata es harina de otro costal. No puedo perdonar lo que nos hizo 
a  mi  madre,  a  mi  hermana  y  a mí.  El  simple  hecho  de hablarle  me  pareció  un 
acto  de  deslealtad  hacia  ellas,  como  si  traicionara  su  memoria.  Hasta  la  noche 
de ayer, esa mujer era solo un recuerdo lejano. Lejano y podrido. Y debió haber 
seguido siéndolo. 
 
 
El  don  de  juzgar  a  las  personas,  incluso  a  alguien  a  quien  nunca  había 
conocido.  En  dicho  don  residía  el  verdadero  genio  del  Navegante,  decidió 
Tucker.  De  todos  los  candidatos  posibles  en  la  alianza  occidental,  Deriabin  lo 
había  escogido  a  él  para  entregarle  el  dudoso  regalo  de  aquellos  archivos 
secretos.  Era  lógico.  Un  hombre  que  tuviese  poco  que  perder  y  mucho  que 
proteger sería capaz de todo a la hora de la verdad. 
Tucker dobló la esquina de la calle de su hija, en Alexandria, a unos tres 
kilómetros  de  la  suya.  Había  dedicado  la  mañana  a  pagar  facturas,  anular  la 
entrega  a  domicilio  de  los  periódicos  y  solicitar  la  retención  del  correo. 
Asimismo, había reservado un billete de avión y un coche de alquiler mediante 
una tarjeta de crédito a nombre de Grant M. Lewis, alias que no utilizaba desde 
sus tiempos en el departamento de operaciones. 
A  mediodía,  el  sol  había  desaparecido  tras  un  negro  manto de  nubes.  La 
temperatura  había  iniciado  un  rápido  descenso  y  el  viento  azotaba  con  fuerza 
suficiente como para zarandear el Explorer mientras Tucker pasaba junto a los 
aparcamientos de un pequeño centro comercial. El vello de su brazo, apoyado 
en la ventanilla, se erizó con la electricidad estática que anunciaba la tormenta 
inminente. 
El Navegante había supuesto correctamente que Tucker reaccionaría ante 
la  información  que  se  le  había  entregado.  Pero  eso  no  significaba  que  tuviera 
que  ceñirse  al  guión  escrito  por  el  anciano.  Al  destruir  la  mayor  parte  de  los 
archivos de Deriabin y robar el resto, ya había empezado a reescribirlo. 
Naturalmente, también había cometido un par de infracciones graves en el 
proceso. Y aún no había terminado. 
Para  cuando  llegó  al  fondo  del  sendero  de  entrada  de  Carol,  la  lluvia  ya 
había empezado a arreciar. La casa era un chalet pequeño, de los construidos en 
los tiempos de posguerra, con un garaje adosado. Tucker vio la camioneta roja 
de Carol aparcada dentro. 
—Maldición —musitó. 
Había  telefoneado  un  rato  antes,  y  le  había  respondido  el  contestador 
automático.  Perfecto,  se  dijo.  Si  Carol  y  Lindsay  habían  salido  con  los  críos, 

‐ 84 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

podría  utilizar  su  llave  para  entrar  en  la  casa,  recoger  lo  que  necesitaba  y 
marcharse sin dar explicaciones. Ni implicar a otras personas. 
Conforme paraba el motor del Explorer, captó de soslayo un movimiento 
en  el  jardín.  Carol,  vestida  con  una  camisa  larga  y  unos  pantalones  cortos, 
trataba de recoger a toda prisa la colada del tendedero. Lindsay también estaba 
fuera, cubriéndose la cabeza mientras intentaba ayudarla. 
Tucker se apeó del coche y corrió hacia ellas. 
—¡Hola! —lo saludó Carol en voz alta, para hacerse oír sobre el estruendo 
de la lluvia y el aire—. ¡Llegas en buen momento! 
—¿Cómo  se  te  ocurre  tender  ropa  cuando  está  a  punto  de  estallar  una 
tormenta? —vociferó Tucker. 
—No oí la previsión del tiempo. Da igual. Todo está seco. Agarra la cesta, 
papá, y métela en la casa antes de que se moje. Yo recogeré las últimas toallas. 
Colocándose la cesta de la ropa debajo del brazo, Tucker se dirigió hacia el 
porche. La lluvia descargaba torrencialmente, pero, una vez en las escaleras, se 
detuvo  un  momento  y  alzó  la  cabeza  hacia  el  cielo.  Se  acordó  de  otro  día,  de 
otra  tormenta.  Sucedió  hacía  mucho  tiempo,  antes  de  que  hubieran  nacido  los 
mellizos. 
Su  esposa  y  él  estaban  en  la  casa  de  campo  de  los  padres  de  ella,  en 
Susquehanna,  tomando  el  sol.  De  repente, el  suelo de  madera vibró debajo  de 
ellos con el hondo retumbar de un trueno. Al cabo de pocos minutos, el cielo se 
oscureció y empezó a llover. 
En  lugar  de  correr  a  guarecerse,  Joanne  y  él  alzaron  sus  rostros  hacia  el 
cielo y bebieron de la lluvia. Las diminutas gotas se aferraban como prismas a 
las  largas  pestañas  de  ella.  Era  muy  joven,  y  tenía  una  salud  que  pronto  se 
desvanecería,  aunque  cuando  los  niños  nacieron  la  leucemia  aún  no  había 
aparecido.  ¿Estaría  operando  la  enfermedad  ya  por  entonces,  se  preguntó 
Tucker? 
Joanne había separado los labios para paladear las gotas de lluvia, y él no 
pudo resistir la tentación de besarla. Había sido una imprudencia permanecer a 
la  intemperie  en  una  tormenta  semejante.  Pero  también  había  sido  muy 
excitante  poder  quitarse  los  bañadores  y  hacer  el  amor  en  la  sedosa  agua 
mientras  la  tormenta  rugía  y  tronaba  alrededor  de  ambos  como  una  ópera 
wagneriana. 
Poco  antes  de  morir  Joanne,  Tucker  estaba  sentado  junto  a  su  cama  de 
hospital una tarde, observando cómo su escuálido cuerpo luchaba por respirar. 
Llevaba  ya días  semiconsciente,  pero  cuando,  de  repente,  un trueno  hizo 
temblar las paredes, una súbita sonrisa se dibujó en sus labios resecos. Abrió los 
ojos  brevemente,  y  su  mano  llena  de  tubos  se  alargó  para  tocar  la  suya, 
compartiendo el momento por última vez. 
El recuerdo se cernió sobre la mente de Tucker, intenso y dulce, mientras 
abría  la  pantalla  mosquitera  y  entraba  en  la  cocina  de  su  hija.  Lindsay  estaba 
acuclillada  en  el  suelo,  ordenando  los  juguetes  del  nieto  de  Tucker.  Había 

‐ 85 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

dejado  las  sandalias  junto  a  la  puerta,  pero  tenía  algunas  hebras  húmedas  de 
hierba  pegadas  en  las  plantas  de  los  pies.  Al  fijarse  en  sus  manos  y  sus 
muñecas, Tucker se quedó atónito. 
¿Tatuajes?  Un  resoplido  de  alivio  escapó  de  sus  labios.  No,  no  eran 
tatuajes, sino dibujos hechos con tinta deleble de varios colores. Pero, ¿para qué 
diablos? 
Ella giró la cabeza al oír sus pisadas en el suelo de linóleo y le dirigió una 
tímida  sonrisa.  Sus  ojos,  de  ordinario  hermosos,  grandes  y  oscuros,  parecían 
ahora  desvaídos  y  ligeramente  hundidos.  Llevaba  un  maquillaje  que  no 
necesitaba,  y  que  la  lluvia  había  deshecho.  Sólo  hacía  un  par  de  meses  que  la 
había  visto  por  última  vez,  se  dijo  Tucker,  en  la  fiesta  de  cumpleaños  de  su 
nieto. ¿Qué le había ocurrido a aquella hermosa joven? 
«Calma,  amigo,  no  te  precipites»,  se  dijo.  Los  jóvenes  maduraban  a 
trompicones. Aquel aspecto «desajustado» no era más que una fase que estaba 
atravesando.  Ya  pasaría.  Se  acordó  de  Steven  a  su  edad,  lleno  de  ira,  de 
hormonas descontroladas y rebeldía sin sentido. ¿Por qué no se había esforzado 
más  en  comprender  aquello  por  lo  que  estaba  pasando  el  muchacho?  Steven 
había perdido a su madre, por el amor de Dios. Pero, ¿se había mostrado Frank 
Tucker comprensivo con él? Oh, no. «¡Saca pecho, chico! ¡Deja de gimotear! ¡Sé 
un hombre!» 
Imbécil estúpido. Ahora su hijo ya no estaba, y era demasiado tarde para 
decirle  cuánto  lo  sentía.  Aunque  la  muerte  de  Stephen  había  sido  catalogada 
oficialmente como un suicidio, Tucker se iría a la tumba sabiendo que su propia 
insensibilidad  hacia  aquel  muchacho  confundido  y  trastornado  había  sido  el 
detonante final. 
—Menuda tormenta, ¿eh? —comentó Lindsay. 
—Muy fuerte, sí —convino él. Un diminuto hilillo de agua le corrió por la 
frente,  goteando  sobre  el  hombro  del  polo  negra  que  llevaba  puesto.  Soltó  la 
cesta en el suelo y utilizó una de las toallas para secarse—. ¿Cómo estás? 
Ella se encogió de hombros y prosiguió ordenando los juguetes.  
—Bien.  Había  salido  a  dar  un  paseo  en  bicicleta  cuando  empezó  a 
nublarse. Apenas conseguí regresar antes de que comenzara a llover. 
Tucker retiró sus ojos de ella, concentrándose en los zapatos húmedos que 
había  dejado  en  el  felpudo.  A  veces  le  resultaba  muy  difícil  mirarla. 
Inevitablemente,  acababa  acordándose  de  su  madre  y  concibiendo 
pensamientos indebidos. Anhelando cosas que jamás serían posibles. 
—¿Adónde  ha  ido  Carol?  —preguntó  echando  un  vistazo  al  jardín. 
Entonces  atisbo  a  su  hija  a  través  de  la  ventana  del  garaje,  moviéndose  en  el 
interior.  Tucker  cerró  la  pantalla  mosquitera  y  se  volvió  hacia  Lindsay—. 
¿Dónde están los pequeños? 
—Creo  que  aún  duermen  la  siesta.  Alex  se  despertó  hoy  muy  temprano. 
Está algo acatarrado. 
—¿Se encuentra bien? 

‐ 86 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Carol dice que es solo un resfriado de verano. Aunque la medicina le da 
sueño. Hoy le dimos de almorzar temprano, pero el pobre se quedó dormido en 
su sillita alta. 
Tucker notó de nuevo aquel dolor en el pecho. Lindsay tenía una sonrisa 
fantástica.  Físicamente  no  se  parecía  demasiado  a  su  madre.  Era  bastante  más 
alta,  para  empezar.  Luego  estaban  el  fuego  de  su  cabello  rojizo,  aquellos  ojos 
oscuros y la terca determinación que parecía acompañarlos. 
En el accidente de automóvil en el que había muerto David, Lindsay había 
sufrido daño en una pierna. Según Mariah, aún cojeaba un poco cuando estaba 
cansada, pero nadaba en el equipo de natación del instituto y jugaba al hockey... 
una pasión tardía heredada de David, que había sido jugador amateur. Era una 
chica dura de pelar. 
Los  escalones  del  porche  crujieron,  y  Tucker  abrió  la  puerta.  Carol  entró 
presurosa con las últimas toallas recogidas del tendedero. 
—¡Uf, gracias! —dijo agradecida. 
—¿Por qué has tardado tanto? Estás medio empapada. 
—El  triciclo  de  Alex  estaba  en  el  césped.  Fui  al  garaje  a  guardarlo  y  me 
encontré las pelotas de tenis desparramadas por el suelo. 
—¡Huy!  Culpa  mía,  lo  siento  —dijo  Lindsay—.  Esta  mañana  estuve 
jugando con él. 
Carol asintió con una sonrisa. 
—Tranquila. De todos modos, decidí pararme a recogerlas. Michael podría 
pisar  una  en  la  oscuridad  al  volver  del  trabajo  —su  marido  era  policía  de 
carretera  y  hacía  turnos  de  doce  horas.  Carol  se  giró  hacia  su  padre—.  ¿Qué 
haces aquí a estas horas? ¿Cómo es que no estás trabajando? 
—Tenía cosas que hacer en casa. Me preguntaba si aún tienes el ordenador 
portátil de tu hermano. 
—¿El portátil? Sí, claro. ¿Lo necesitas? 
—Me gustaría que me lo prestaras unos días. 
—Está en el estudio, me parece. No lo hemos utilizado mucho. Quédatelo 
el tiempo que quieras. ¿Le pasa algo a tu PC? 
—No,  nada.  Pero  me  voy  de  viaje,  y  he  pensado  que  podría  utilizar  el 
portátil para quitarme de encima algún papeleo —Tucker notó una punzada de 
culpa mientras soltaba aquella mentira. 
—Supongo que no debo preguntarte a dónde vas, como de costumbre. 
Él se encogió de hombros.  
—Ya sabes cómo son estas cosas. 
—Iré  a  buscarlo  —dijo  Carol  meneando  la  cabeza—.  ¿Quieres  un  café? 
Está recién hecho. 
Él titubeó, cambiándose de mano el cesto de la ropa. 
—Bueno, tomaré una taza. ¿Dónde pongo la colada? 
—Trae, me la llevaré. Necesito ponerme ropa seca. 
—Mientras, yo iré por el ordenador —dijo Lindsay—. Está en la repisa del 

‐ 87 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

estudio, junto al sofá. Lo vi anoche. 
—Yo  lo  traeré  cuando  vuelva  —dijo  Carol—.  Vosotros  seguid  charlando, 
chicos. 
Cuando  se  hubo  marchado,  Lindsay  se  giró  hacia  Frank  y  lo  sorprendió 
mirándole  los  brazos.  Se  metió  las  manos  en  los  bolsillos  de  los  pantalones 
cortos. Él permaneció junto a la puerta, paseándose incómodo. 
—Bueno  —dijo  por  fin—,  he  oído  que  tu  madre  está  en  Los  Ángeles, 
asistiendo a la apertura de la exposición Romanov. 
—Sí. Al menos, esa es la historia oficial. 
Tucker percibió el sarcasmo de su tono, tan propio de una adolescente. 
—¿No te lo crees? 
—Es  toda  una  casualidad  que  Paul  Chaney  esté  también  allí,  ¿no  te 
parece? 
Tucker notó una opresión en el estómago, pero mantuvo un tono neutral. 
—Esa  exposición  es  muy  importante.  El  Ministro  de  Asuntos  Exteriores 
ruso  asistió a la  inauguración.  Se  trata  del tipo de acontecimiento  que  Chaney 
cubriría normalmente. A mí no me sorprende que estuviera allí. 
—Tal vez. Pero yo sé qué es lo que está cubriendo en realidad. 
—Escucha, Lindsay... 
—Se creen que soy estúpida, ¿sabes? Me dejó ir con ella a París, pero esta 
vez  dijo  que  no,  que  estaría  muy  ocupada.  Sí,  claro.  Muy  ocupada 
entreteniendo a Paul Chaney en la habitación de hotel. 
La reacción de Tucker fue inmediata. 
—Esa no es forma de hablar de tu madre —dijo con severidad. 
—¡Pero es cierto! Anoche la llamé por teléfono al hotel, ¿y adivinas quién 
contestó? 
—No importa. Es tu madre, y no creo que tengas derecho a hablar así de 
ella. 
Tras unos segundos de silencio, Lindsay se disculpó entre dientes. 
—Lo siento. Pero es que me sacan de quicio, ¿sabes? 
—Creí que Paul te caía bien —comentó Tucker. 
—¡Ja! 
—Seguro que a tus amigos les parece genial que lo conozcas. 
—Oh, y tan genial —respondió Lindsay con desdén—. Incluso hubo gente 
que  nunca  había  hablado  conmigo  y  que  empezó  a  mostrarse  de  lo  más 
simpática cuando se publicó esa foto en la que aparecían juntos. 
Carol  entró  en  la  cocina,  vestida  con  ropa  seca  y  el  cabello  cepillado.  Se 
acercó  al  armario  para  sacar  unas  tazas,  de  puntillas,  como  si  no  quisiera 
interrumpir la conversación. 
—Paul  ayudó  mucho  a  tu  madre  tras  la  muerte  de  tu  padre  —recordó 
Tucker a Lindsay. 
—Bueno, sí. Era amigo de papá. Eso no significa que tenga que salir con su 
mujer.  ¿Y  sabes  qué?  Creo  que  no  estaría  saliendo  con  ella  si  no  fuera  hija  de 

‐ 88 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Ben Bolt. 
La  chica  era  inteligente,  de  eso  no  había  duda.  Tucker  siempre  había 
albergado esa sospecha con respecto a Chaney, aunque no pensaba decírselo a 
Lindsay. No tenía derecho a entrometerse en la vida privada de Mariah. 
—¿Qué os parece si sirvo el café? —propuso Carol. 
Lindsay se sacó las manos de los bolsillos. 
—Deja que te ayude con las tazas —con el movimiento brusco, la capucha 
del  jersey,  que  hasta  entonces  había  llevado  puesta,  se  deslizó  hacia  atrás, 
dejando su cabeza al descubierto. 
—¡Lindsay, tu pelo! —exclamó Carol petrificada. 
Su lustrosa mata de cabello rojizo ya no existía. 
—Te lo has cortado —dijo Tucker asombrado, señalando lo obvio. 
Lindsay se acarició el cuero cabelludo. 
—Llevaba tiempo pensando en cortármelo. Y hace un rato pasé junto a la 
peluquería y no había nadie dentro, así que me dije: «¿Qué diablos?». 
—Ay, Dios —gimió Carol. 
—¿De veras estoy tan horrible? —preguntó Lindsay. 
—No, no —se apresuró a contestar Carol—. De verdad que no. De hecho, 
te sienta bien. Es que ha sido toda una sorpresa. 
—¿Tío Frank? ¿A ti qué te parece? 
—Está... bonito. Pero, ¿por qué lo has hecho? 
—Porque  me  daba  calor  y  me  estorbaba  cuando  iba  a  nadar,  y...  —las 
lágrimas  empezaron  a  afluir  a  sus  ojos—.  Dios  santo,  no  he  debido  hacerlo, 
¿verdad? Estoy horrible. Me siento tan estúpida... 
Carol apartó la cafetera y soltó las tazas. 
—No  tienes  por  qué  sentirse  estúpida  —dijo  abrazándola—.  A  mí  me 
encanta, Lins. De veras. Estamos acostumbrados a verte con el pelo largo desde 
que  eras  pequeña,  así  que  es  lógico  que  nos  haya  chocado  al  principio.  Pero 
estás muy guapa. Muy sofisticada. 
Lindsay se retiró un poco para mirarla a los ojos. 
—¿De verdad? ¿Tú crees? 
—Desde  luego  —Carol  sonrió  y  le  enjugó  las  lágrimas.  Luego  le  pasó  la 
mano por el corto cabello—. ¡Qué suave! Ahora te resultará más fácil cuidártelo. 
Y lo bueno del pelo es que siempre acaba creciendo otra vez. 
Lindsay asintió. 
—Eso es verdad. Y mis amigos no lo verán hasta que regrese de California. 
Para entonces ya me habré acostumbrado. 
—Exactamente —dijo Carol animándola. 
Lindsay recogió las tazas y las colocó en la mesa. 
—No  creo  que  a  mi  madre  le  importe  —aseguró—.  Al  menos,  no 
demasiado. Como dice Carol, es solo cabello. Acaba creciendo otra vez. 
—Habla por ti —dijo Tucker pasándose una mano por la cabeza. Lindsay 
dejó escapar una risita. 

‐ 89 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—¿Por qué no te lo dejas crecer nunca? —inquirió. 
Carol, que en ese momento pasaba junto a su padre, con la cafetera, le dio 
una palmadita con la mano libre. 
—Calvo como el pompis de un bebé. 
Tucker se encogió de hombros. 
—No lo sé. Costumbre, quizá. 
—¿Siempre te lo has afeitado? 
Él asintió. 
—Desde que estuve en la marina. 
Lindsay cerró un ojo y se quedó mirándolo. 
—Estoy tratando de imaginarte con pelo —en ese preciso instante empezó 
a  sonar  el  teléfono  y  Lindsay,  siguiendo  una  indicación  de  Carol,  fue  a 
contestar—. ¿Diga? Hola, mamá. 
Tucker la miró a los ojos y le hizo una seña. 
—El tío Frank quiere hablar contigo —dijo Lindsay a su madre. Luego se 
dejó caer en la silla—. ¿Yo? No mucho. Salvo que... bueno, me he cortado el pelo 
—miró a Carol y puso los ojos en blanco—. Hace un rato, sí. Fui a dar un paseo 
en bici y hacía mucho calor... Sí, bastante corto. A Carol le gusta. En fin, ¿te lo 
estás pasando bien ahí? —inquirió, cambiando de tema bruscamente. Su boca se 
tensó,  formando  una  delgada  línea—.  Sí,  me  sorprendió  mucho.  Podías 
haberme  avisado,  ¿sabes?  Me  sentí  como  una  idiota...  Bueno,  da  igual.  No  me 
importa, ¿de acuerdo? 
A juzgar por las lágrimas que empezaban a formarse en sus ojos, Tucker 
sospechó que sí le importaba, y mucho. Miró a Carol, que acababa de levantarse 
en ese momento. 
—Se  me  olvidó  el  ordenador  —dijo  ella  en  tono  bajo,  señalando  hacia  la 
puerta del estudio. 
—Me  da  lo  mismo  —siguió  diciendo Lindsay—.  Mira,  mamá,  haz  lo  que 
quieras.  Tengo  que  dejarte.  Te  paso  con  tío  Frank  —después  de  entregarle  el 
auricular a Tucker, se levantó y se acercó a la ventana. 
Tucker la observó un instante, y luego respiró hondo. 
—Hola, Mariah. 
—Supongo que esto significa que ya no opto al premio de Madre del Año, 
¿eh? 
—No me preguntes. 
—¿Sabes por qué está enfadada? 
Tucker se planteó la posibilidad de mentirle. Pero, ¿de qué serviría? 
—Sí, nos lo ha dicho. 
Mariah emitió un profundo suspiro. 
—Yo no sabía que Paul iba a asistir a la exposición —aseguró. 
Eso  no  explicaba  qué  hacía  Chaney  en  su  habitación,  naturalmente, 
aunque tales detalles apenas importaban. 
—Ya —fue lo único que Tucker acertó a decir. 

‐ 90 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Lins dice que se ha cortado el pelo. ¿Qué tal está? 
—Le sienta bien —respondió él, aliviado con el cambio de tema—, una vez 
que se recupera uno de la sorpresa. 
—¿De la sorpresa? ¿Es que se lo ha cortado mucho?  
—Buena pregunta. Lindsay, ¿cómo se llamaba esa cantante irlandesa que 
rompió una fotografía del Papa en la televisión? 
Lindsay se giró hacia él con las cejas enarcadas. 
—Sinead OʹConnor. 
—Esa. Como Sinead OʹConnor —dijo Tucker al auricular. 
—¡Me tomas el pelo! —exclamó Mariah—. ¡No habrá sido capaz!  
—Sí, bueno. Tuvo que hacerlo, ¿sabes? 
—¿Por qué? 
—Para que se le viera bien el tatuaje. 
—¿El tatuaje? 
—Sí, el que lleva en el cuello. 
Lindsay  meneó  la  cabeza  y  sonrió  burlona.  Carol,  que  acababa  de  entrar 
en  la  cocina  con  el  ordenador  portátil,  había  oído  lo  suficiente  como  para 
acercarse a su padre y darle una palmada en el brazo. 
—Ya basta —le regañó con una expresión risueña en los ojos. 
Él sonrió y volvió a concentrarse en el teléfono. 
—Fui a recoger la carta, como me pediste. 
—Sí,  oí  tu  mensaje.  Gracias.  Eres  un  sabiondo,  pero  te  lo  perdono.  ¿Qué 
dice la carta? 
—Eh... no es un buen momento para hablar de ello. 
Mariah guardó silencio unos segundos. 
—¿Sabes qué? —dijo por fin—. No me importa que Lins y Carol lo oigan. 
Estoy harta de secretos de familia. 
—No. Por teléfono, no. 
—¿No puedes darme al menos una pista? ¿De veras afirma Urquhart que 
mi padre murió asesinado? 
—Ajá —confirmó Tucker. 
—¿Y? ¿Tú lo crees? ¿No piensas que pueda tratarse de una maniobra para 
sacar provecho de la fama de Ben? 
Tucker  miró  de  soslayo  a  Carol  y  a  Lindsay,  quienes  estaban  pendientes 
de la conversación. Exhaló un fuerte suspiro. 
—Es posible —respondió—. Pero he conseguido una información de otra 
fuente que indica que puede estar en lo cierto. 
—¿De qué otra fuente? 
—¿Te acuerdas del Navegante? 
—Sí, claro. 
—¿Y de mi viaje? 
Se produjo un silencio de sorpresa al otro lado de la línea. 
—¡Me tomas el pelo! —resolló por fin Mariah—. ¿Ahí es donde estuviste? 

‐ 91 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Sí. Por petición suya. No puedo explicártelo por teléfono, pero... 
Ella lo interrumpió con voz urgente. 
—Frank, el Navegante ha muerto. 
Tucker se enderezó en la silla. 
—¿Qué? 
—Ahora  mismo  estoy  en  el  centro  de  comunicaciones  del  edificio  de  la 
CIA.  La  noticia  llegó  esta  mañana  procedente  de  Moscú.  ¿No  te  enviaron  una 
copia? 
Él se pasó una mano por la cabeza. 
—Hoy  no  he  ido  a  trabajar.  De  todos  modos,  es  posible  que  no  me  la 
hayan enviado. ¿Cuándo sucedió? 
—Dicen que lo encontraron muerto en su dacha ayer. Estaba enfermo, pero 
su muerte, ha sido muy repentina, hasta el punto de provocar sospechas. En los 
periódicos  de  allí  se  comenta  que  la  policía  quiere  interrogar  a  un  extranjero 
que lo visitó, supuestamente, hace un par de días. ¡Dios santo, Frank! ¿Cuándo 
te viste con él? 
—Anteayer.  
La línea telefónica se quedó en silencio. 
—¿Frank? —dijo Mariah por fin. 
—¿Sí? 
—¿Dices que el Navegante te dio información sobre mi padre? 
—Más  o  menos.  Mira,  te  mostraré  lo  que  tengo  cuanto  antes.  Pero, 
entretanto, debes actuar con suma cautela. ¿Has quedado en algo concreto con 
el agente literario? 
—Íbamos a tratar de reunirnos con Urquhart antes de que llegase Lindsay. 
Pero  ahora  creo  que  cometí  un  grave  error  al  no  traerla  conmigo  desde  el 
principio. Intentaré cambiar su billete de avión para que pueda salir esta noche 
mismo. 
—Muy  bien,  hazlo.  Pero,  de  momento,  aparca  los  demás  asuntos.  Tengo 
algunas cosas que comprobar. Volveré a llamarte en cuanto pueda. 
Cuando colgó el auricular, un momento después, Carol y Lindsay estaban 
reclinadas en sus respectivas sillas, con los brazos cruzados en idénticas poses 
de expectación. 
—¿Qué? —preguntó Tucker. 
—No  creerás  en  serio  que  vas  a  irte  de  aquí  sin  decirnos  lo  que  pasa, 
¿verdad? —dijo Carol. 
—¿Corre peligro mi madre? —quiso saber Lindsay. 
—¿Por qué dices eso? 
—Porque  pareces  preocupado  —respondió  la  joven—.  No  me  digas  que 
no. No soy una niña ni soy estúpida. ¿Qué sucede? 
—A tu madre no le pasará nada, te lo prometo. De hecho, está intentando 
cambiar  tu  billete  para  que  salgas  esta  noche  en  lugar  de  mañana.  Te  echa 
mucho  de  menos  —Tucker  retiró  la  silla  de  la  mesa—.  Tengo  que  irme  —

‐ 92 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

recogió el ordenador portátil y luego frunció el ceño, dubitativo. 
—¿Qué? —inquirió Carol. 
Él activó el móvil. 
—Nada. Solo quiero comprobar si tengo algún mensaje. 
No le sorprendió oír un irritado mensaje de Jack Geist en el buzón de voz. 
—¡Frankie!  Soy  Jack.  ¿Dónde  te  has  metido?  Acabamos  de  recibir  un 
mensaje  inquietante  acerca  de  nuestro  amigo  enfermo.  En  cuanto  a  los 
archivos...  Bueno,  hemos  abierto  tu  archivador,  pero  no  hemos  podido 
encontrarlos. Y, cosa curiosa... la papelera de tu triturador de papel está llena a 
rebosar. Siento curiosidad, por decirlo de forma suave. Quiero que acudas a mi 
despacho en cuanto oigas este mensaje, grandullón. ¿Entendido? 
Perfectamente, se dijo Tucker con una mueca mientras colgaba. 
—¿Papá? —lo apremió Carol. 
Él se inclinó sobre ella y le dio un beso en la frente. 
—Gracias  por  el  café,  pequeña.  Tengo  que  irme  —luego  se  dio  media 
vuelta y se internó en la lluvia antes de que Carol o Lindsay pudieran protestar. 

‐ 93 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

 
Capítulo 10 

Había que verlo para creerlo. 
No era la primera vez que Scheiber veía cómo sacaban un cadáver de un 
recipiente  lleno  de  agua  caliente,  de  modo  que  sabía  ya  qué  esperar.  Pero  no 
podía decirse lo mismo de Dave Eckert y la pareja de policías del departamento 
de Newport Beach que deambulaba por la terraza del señor Korman. 
Scheiber pudo haberles avisado, pero, ¿dónde hubiera estado entonces la 
parte divertida? 
Se  apartó  ligeramente  para  observar  sus  reacciones.  La  forense  hizo  una 
señal y sacaron el cadáver, hecho un ovillo y casi rígido, de la bañera. Luego lo 
colocaron en el suelo, de costado. Los presentes se quedaron estupefactos, como 
mínimo. 
—Hijo de puta —exclamó Eckert. Miró en torno y comprobó que no había 
sido el único sorprendido. Uno de los agentes, estaba pálido como un fantasma. 
—¿Se encuentra bien, Miller? —le preguntó Scheiber—. Quizá deba bajar y 
sentarse durante un par de minutos. 
—No, estoy bien —respondió Miller apurado—. Es sólo que no esperaba... 
¡Dios bendito! ¿Qué le está pasando? 
Todos  se  volvieron  hacia  el  cadáver,  que  estaba  experimentando  una 
transformación delante de sus propios ojos. Su anterior tono gris rosado había 
ido  dando  paso  a  un  blanco  cerúleo.  Al  cabo  de  pocos  minutos,  parecía  una 
estatua de alabastro esculpida por Rodin. 
—Según  me  lo  explicaron  —dijo  Scheiber—,  tiene  que  ver  con  el 
crecimiento de los microbios después de la muerte. ¿A qué temperatura estaba 
el agua, Dave? 
Eckert alzó un termómetro adherido a una de las paredes de la bañera. 
—A  cuarenta  grados  centígrados.  Ya  he  comprobado  el  calentador  —
añadió—.  Al  haberse  atascado  el  temporizador,  habrá  estado  cociéndose 
durante toda la noche. Supongo que los microbios se habrán multiplicado con 
mayor rapidez debido al calor del agua. 
—Exacto  —dijo  Scheiber  asintiendo.  Luego  se  giró  hacia  Miller,  cuya  tez 
empegaba a recuperar su color normal—. Pero el suministro de oxígeno queda 
restringido  mientras  el  cuerpo  se  halle  debajo  del  agua.  Eso  mantiene  a  las 
bacterias a raya y les impide hacer su trabajo. Esto es, descomponer los tejidos 
orgánicos.  Pero  en  cuanto  el  cadáver  es  expuesto  al  aire,  la  descomposición 
comienza instantáneamente, al doble de su ritmo normal. 
—Parece  una  secuencia  emitida  a  cámara  rápida  —observó  Eckert,  ya 

‐ 94 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

recuperado de la sorpresa inicial. 
—Seguro que Iris podrá ofrecer una explicación más técnica. 
Iris  Klassen  estaba  acuclillada  junto  al  cuerpo,  extrayendo  un  par  de 
guantes  de  látex  de  su  maletín.  Estampado  en  la  espalda  de  su  polo  blanco 
figuraba el rótulo FORENSE, en grandes letras de molde. 
—Se trata del efecto anaerobio enfrentado al efecto aerobio. Es decir, de la 
ausencia  y  la  presencia  de  oxígeno  —explicó  al  tiempo  que  se  ponía  los 
guantes—. En realidad, su explicación ha sido muy acertada. 
Scheiber se inclinó sobre su hombro mientras ella ponía manos a la obra, 
buscando señales de violencia o algo fuera de lo normal en el cadáver. 
Eckert, entretanto, tomaba fotografías. 
—¿Qué opinas, Iris? —inquirió—. ¿Crees que ha sido un infarto? 
—Dame unos cuantos minutos. Soy buena, pero no una súper heroína —la 
forense  tomó  la  temperatura  del  cuerpo  y  la  anotó  en  su  cuadernillo—.  De 
todos  modos,  si  ha  sido  un  infarto,  lo  sabremos  con  seguridad  después  de  la 
autopsia. 
—¿Qué temperatura tiene? —preguntó Scheiber. 
—Treinta  y  siete  grados  y  cuatro  décimas,  pero  es  por  el  calor  de  la 
bañera.  El  rigor  mortis  indica  que  este  tipo  lleva  muerto  varias  horas.  Ya  se 
habría enfriado de no haberse pasado la noche entera cociéndose en su propia 
salsa —la forense examinó el cuerpo centímetro a centímetro, por todas partes. 
Scheiber  y  los  demás  policías  ayudaron  a  darle  la  vuelta,  lo  cual  no  era  tarea 
fácil, dada la rigidez del cadáver—. Se dio un golpe en la sien —dijo Klassen—. 
No se magulló mucho, pero sin duda sucedió antes de la muerte —exploró con 
los  dedos  el  resto  del  cuero  cabelludo,  separando  el  escaso  pelo  cano  del 
hombre. No había más señales de traumatismos. 
—¿Se ahogó tras darse un golpe fuerte en la cabeza? —inquirió Eckert en 
voz alta. 
—No  sé  —respondió  Scheiber—.  Me  parece  muy  raro,  a  menos  que 
estuviera  totalmente  estirado  y  tumbado  boca  arriba  —estudió  los  bordes  de 
plástico  de  la  bañera  y  luego  el  cuerpo.  Señaló  la  pierna  derecha—.  Tiene 
cardenales en las espinillas, pero parecen más antiguos. Quizá se golpeó con el 
borde de la bañera al meterse en el agua. 
Klassen examinó las espinillas y asintió. 
—Esas magulladuras son más antiguas —se inclinó y olfateó el cadáver—. 
Detecto cierto olor a alcohol. ¿Hay alguna prueba de que estuviera bebiendo? 
—Tiene gracia que lo menciones —dijo Eckert—. Recogimos una copa que 
había  junto  a  la  bañera.  El  contenido  se  había  derramado,  pero  por  el  olor  yo 
diría  que  era  Glenlivet  puro.  Hemos  embolsado  una  muestra  para  el 
laboratorio. 
Ella enarcó una ceja. 
—Caramba, eres bueno. 
—No  resultó  difícil  deducirlo  —Eckert  se  encogió  de  hombros—,  sobre 

‐ 95 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

todo porque vi la botella en la mesa del dormitorio. 
Klassen sonrió y se apartó un poco. 
—¿Quieres tomar unas fotos de las magulladuras, por si acaso? 
—Gracias —contestó Eckert al tiempo que acercaba la cámara. 
Scheiber los observaba con curiosidad. ¿Se habían mostrado tan solícitos y 
charlatanes  el  uno  con  el  otro  en  otros  casos  recientes?,  se  preguntó.  ¿O  había 
sucedido  algo  mientras  él  estaba  de  luna  de  miel?  Bueno,  ¿y  por  qué  no? 
Klassen y Eckert estaban solteros, sanos y eran heterosexuales. 
Y  ahora  que  lo  pensaba,  se  dijo  Scheiber  con  sarcasmo,  Iris  se  había 
comportado inusualmente bien aquel día. 
La  forense  había  estado  casada  con  un  policía  novato  de  Santa  Ana,  que 
recibió un tiro en la cabeza a los seis meses de entrar en el servicio. Iris lo había 
atendido durante dos largos años, hasta que, finalmente, una embolia acabó con 
el pobre tipo. 
La  mujer  de  Dave  Eckert,  por  su  parte,  lo  había  dejado  por  el  cirujano 
ortopédico que lo atendió cuando se partió la pierna en un accidente de esquí. 
—Tiene las manos muy arañadas —dijo Klassen al tiempo que les daba la 
vuelta para estudiar las palmas—. Fíjate, Jim —Scheiber se arrodilló a su lado—
. Resulta difícil verlo, porque han estado toda la noche sumergidas bajo el agua, 
pero tiene muchos cortes y arañazos aquí. 
—El vecino dice que estuvo trabajando en el jardín ayer —señaló Eckert—. 
He visto algunos rosales. 
—¿Y  qué  hizo?  ¿Podarlos  con  las  manos?  —dijo  Scheiber  con 
escepticismo—. Iris, ¿no puede tratarse de cortes defensivos? ¿Como si hubiera 
intentado defenderse de alguien que le atacara con un cuchillo? 
Ella negó con la cabeza. 
—Lo dudo. Los cortes no parecen lo bastante profundos como para haber 
sido  hechos  con  la  hoja  de  un  cuchillo.  Algunos  son  simples  pinchazos.  Creo 
que Dave puede tener razón en lo de los rosales. 
—Sí —convino Scheiber al tiempo que echaba un vistazo más de cerca. 
—Tiene las uñas muy limpias, pero puede que se deba al largo remojón —
tras examinar el resto del cuerpo, Klassen hizo una señal a su ayudante, quien 
lo cubrió con una sábana. 
Las  rodillas  de  Scheiber  protestaron  audiblemente  conforme  se 
incorporaba. 
—Estoy deseando ver el resultado del análisis de toxinas del laboratorio. 
—¿Por qué? ¿Has visto algo que sugiera la posibilidad de un suicidio? —
inquirió Klassen, también poniéndose en pie.  
—No  estoy  seguro.  Hay  somníferos  en  la  mesita  de  noche.  Dalmane, 
rezaba en la etiqueta. 
La forense lo anotó en la libreta. 
—Y algo de Prozac en el botiquín del cuarto de baño —agregó Scheiber—. 
He  contado  las  píldoras  para  dormir,  y  solo  faltan  once  de  las  sesenta  que 

‐ 96 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

contenía el bote. Del Prozac falta la mitad, aunque la caja tiene casi un año de 
antigüedad. 
—¿No dijo alguien que su mujer murió el año pasado? 
—Sí, nos lo comentó el vecino —explicó Scheiber—. Tengo que verificarlo. 
Quizá el tipo estaba deprimido y por eso le recetaron el Prozac. Iré a la farmacia 
a indagar. 
—Muy bien. Eh, muchachos —dijo Klassen a los agentes— ¿nos ayudáis a 
cargarlo en la camilla? Tendremos que prescindir de la bolsa de plástico. 
Los  ayudantes  de  la  forense,  Scheiber,  Eckert  y  los  otros  dos  agentes 
rodearon el cadáver. 
—Cuando cuente hasta tres —indicó Klassen—. ¡Uno, dos, tres! 
Se  oyó  un  quejido  colectivo  conforme  alzaban  la  forma  inmóvil  hasta  la 
camilla.  Las  rodillas  dobladas  y  el  codo  sobresalían  por  uno  de  los  bordes. 
Klassen  abrió  una  bolsa  de  vinilo  negra  y  la  extendió  sobre  la  figura  para 
camuflarla. 
—No quiero que ningún niño  tenga pesadillas —dijo. Luego hizo un par 
de anotaciones más en su libreta—. ¿Habéis visto más medicinas en la casa? —
inquirió. 
—Sí, un bote vacío de tetraciclina y otro de Tagamet —contestó Scheiber—
. Eso es todo. Para ser un anciano, parecía tener una salud extraordinaria. 
Ella tomó nota. 
—¿Vive alguien más en la casa? 
—Parece que no. 
—¿Se sabe cuáles son sus parientes más cercanos? 
—Todavía  no.  Tendré  que  avisarte  en  cuanto  lo  averigüemos  —dijo 
Scheiber. 
—Habrá que precintar la casa —anunció Klassen—. ¿Te encargas tú, o lo 
hago yo? 
—No,  déjalo  —respondió  él—.  Lo  haré  yo.  Pienso  seguir  con  la 
investigación mientras no tengamos confirmación de la causa del fallecimiento. 
Klassen asintió con la cabeza. 
—De  acuerdo.  Te  llamaré  en  cuanto  se  concrete  la  fecha  de  la  autopsia. 
Seguramente no será hasta pasado mañana. El personal del depósito librará este 
puente. Bueno —agregó mirando a Eckert—, necesitaremos ayuda para bajarlo 
por la escalera de caracol. 
—Cuenta  con  ello  —respondió  él,  dejando  apresuradamente  las  cámaras 
fotográficas en un sillón cercano. 
Scheiber se acercó a la barandilla de la terraza. La multitud congregada en 
la  calle  había  aumentado,  aunque  permanecía  retirada  de  la  casa  gracias  a  la 
cinta amarilla. Se giró hacia Eckert. 
—Espera un momento, Dave. Trae tu Nikon. 
Eckert volvió a recoger la cámara y acercó a él. 
—¿Qué pasa? 

‐ 97 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Toma unas cuantas fotos de los alrededores, por favor.  
—¿Crees que hay un asesino merodeando por ahí? 
—No sería la primera vez, pero, ¿quieres que te diga la verdad? Me parece 
que el anciano pasó demasiado tiempo en la bañera y sufrió un infarto. Aun así, 
más vale asegurarse. 
Eckert  estaba  supervisando  el  callejón  con  la  lente  de  la  cámara.  De 
pronto, emitió un resoplido y se acercó la cámara al pecho.  
—¡Jesús! ¿Quieres echarle un vistazo a ese cabrón de Livermore? 
Klassen acababa de colocarse junto a ellos. 
—Ah, sí. El regalo caído del cielo para las mujeres. 
Livermore se pavoneaba junto a la cinta amarilla, muy serio, deteniéndose 
de vez en cuando para tomar alguna anotación. Inclinadas sobre la cinta había 
un  par  de  jovencitas  vestidas  con  pantalones  cortos  y  camisetas  muy  ceñidas. 
Una de ellas le dijo algo a Livermore, y la otra dejó escapar una risita. El agente 
echó  a  andar  hacia  ellas  lentamente,  ajustándose  las  gafas  de  sol  mientras  se 
acercaba. 
—Miradlo. Les va a examinar el escote —dijo Klassen. 
—El  fenómeno  del  hombre  con  uniforme  —comentó  Scheiber—.  Siempre 
da resultado. 
—Sí,  bueno,  tal  vez  —respondió  Klassen—.  Pero  a  mí,  personalmente, 
Livermore me deja fría. 
Eckert pareció aliviado. 
En  ese  momento,  un  teléfono  empezó  a  sonar  en  el  interior  de  la  casa. 
Scheiber y Eckert se miraron. 
—¿Contesto? —inquirió el segundo conforme entraban en el dormitorio. 
—Espera. A lo mejor hay algún contestador conectado —al sonar el tercer 
tono, Scheiber vio el contestador automático situado en la barra que separaba la 
cocina  de  la  sala  de  estar,  y  tomó  mentalmente  nota  de  examinarlo  antes  de 
marcharse. El aparato se activó, y una voz grabada, masculina, se elevó hasta el 
techo de vigas de roble. 
—Ha llamado a la agencia literaria Korman. Deje su mensaje. Me gustaría 
saber de usted. 
Fuerte, contundente, conciso. No había la menor indicación de que el que 
hablaba era un anciano, se dijo Scheiber. Neoyorquino, seguro. Solían ser gente 
muy dura. 
Después de la señal se oyó una voz femenina, cuyo acento resultaba difícil 
de identificar. Aunque no era de Nueva York. 
—Hola,  Chap.  Soy  Mariah.  Esperaba  poder  hablar  contigo  antes  de  que 
concertaras la reunión con el profesor Urquhart. Creo que deberíamos aplazarla 
hasta  haberlo  hablado  un  poco  más.  Cuanto  más  lo  pienso,  menos  consistente 
me parece la idea del plagio... independientemente de la teoría del asesinato. 
Eckert  y  Scheiber  intercambiaron  miradas  de  perplejidad.  ¿Asesinato?, 
inquirió Eckert, formando la palabra con los labios. 

‐ 98 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Tú conocías a mi padre. Aunque le faltara sentido moral, Ben Bolt nunca 
carecía de ideas a la hora de escribir, ¿verdad? ¿Por qué me da la sensación de 
que  el  tal  Urquhart  pretende  extorsionarnos?  —un  largo  suspiro  ocupó  la 
línea—.  Ahora  comprendo  que  debí  haber  leído  con  más  detenimiento  esos 
documentos inéditos, tanto el manuscrito como el diario, antes de entregártelos. 
Lo  siento,  Chap.  Sin  embargo,  antes  de  ver  a  Louis  Urquhart,  quisiera  leerlos. 
Supongo  que  así  es  como  pasaré  las  vacaciones,  me  guste  o  no.  Luego 
decidiremos  qué  hacer,  si  te  parece  bien.  Esperaba  estar  libre  hoy,  pero  los 
poderes  fácticos,  malditos  sean,  aún  no  están  dispuestos  a  dejarme  tranquila. 
Estaremos  ahí  mañana,  probablemente.  Si  necesitaras  hablar  conmigo  antes, 
déjame un mensaje en el Beverly Wilshire, ¿de acuerdo? 
Scheiber y Eckert permanecieron en silencio durante largos segundos. 
—Muy  bien  —dijo  Scheiber  por  fin—,  ahora  sí  que  estoy  oficialmente 
intrigado. Que nadie entre aquí sin mi permiso hasta que averigüemos de qué 
va todo esto. 
—¿Lo  ha  llamado  «Chap»?  —dijo  Eckert—.  ¿Crees  que  se  trata  de  un 
apodo? 
—Seguramente. 
Tras ellos se oyó el chirrido de unas ruedas. 
—¿Qué  sucede,  muchachos?  —Iris  Klassen  dirigía  la  camilla  hacia  el 
vestíbulo. Sus ayudantes se afanaban en remeter los bordes de la bolsa de vinilo 
para que la camilla pudiera pasar por la puerta del dormitorio. Se atascó un par 
de veces, al topar las rodillas de la víctima con el marco de la puerta. Resultaba 
muy  poco  digno  estar  muerto  en  presencia  de  desconocidos,  se  dijo  Scheiber, 
haciendo  una mueca  mientras  contemplaba aquella agresión contra los huesos 
del fallecido señor Korman. 
Klassen debía de pensar lo mismo. 
—¡Eh,  muchachos!  ¿Qué  os  parece  si  intentamos  que  llegue  entero  al 
depósito, eh? —se giró hacia Scheiber y Eckert—. ¿Quién era esa mujer? 
—Parece que se trata  de la hija  de Benjamín Bolt —contestó Eckert—. Ya 
sabes, el escritor. Korman era agente literario, así que Bolt debió de ser uno de 
sus clientes. 
Scheiber frunció el ceño. 
—Es muy famoso, ¿no? 
—Y  tan  famoso,  Jim  —dijo  Eckert—.  Está  más  o  menos  a  la  altura  del 
mismísimo Ernest Hemingway. 
—¿Y la mujer que ha llamado es su hija? —inquirió Klassen. 
Scheiber asintió. 
—Supuestamente debía reunirse con Korman. Debe de ser de otro estado. 
Se hospeda en el Beverly Wilshire. 
—Fíjate. 
Scheiber frunció los labios y dio golpecitos con el bolígrafo en la libreta. 
—De modo que si el señor Korman tenía en su poder documentos inéditos 

‐ 99 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

de Ben Bolt, estos debían de ser muy valiosos, ¿no? 
—Imagino que sí —respondió Eckert. 
—Mmm... 
—¿Qué? 
—Nada  —musitó  Scheiber—.  Vosotros  cargad  el  cadáver  en  el  furgón, 
chicos. Yo me quedaré para echar otro vistazo y hablar con el vecino. 
Mientras  los  demás  bajaban  trabajosamente  la  camilla  por  la  escalera  de 
caracol,  Scheiber  regresó  al  despacho  atestado  de  libros.  Tras  sentarse  en  el 
sillón  de  cuero  situado  detrás  de  la  enorme  mesa,  empezó  a  examinar  los 
montones de documentos y manuscritos diseminados por la superficie. Cuando 
hubo terminado, procedió a abrir los cajones e inspeccionar su contenido. 
Al  regresar  Dave  Eckert,  encontró  a  Scheiber  delante  de  un  armario, 
rebuscando entre las cajas y pasando las manos por las paredes. 
—¿Qué estás buscando?  
—Una caja fuerte. Parece que aquí había antes dos dormitorios pequeños, 
sólo  que  echaron  abajo  un  tabique  para  construir  un  despacho  más  espacioso. 
Pensé  que  Korman  habría  puesto  una  caja  fuerte  en  este  armario,  pero  no  la 
encuentro. No habrás visto alguna en otras partes de la casa, ¿verdad? 
—No, pero echaré otra ojeada. ¿Detrás de los cuadros, quizá? En el primer 
piso los hay del tamaño adecuado para ocultar una caja fuerte. 
—Sí, estoy de acuerdo. Echemos un vistazo. 
Recorrieron todas las habitaciones de la casa, hasta acabar nuevamente en 
el despacho. 
—No hay caja —dijo Eckert. 
—No, no hay caja. 
—¿Y qué significa eso? 
—Significa  que,  si  hemos  de  creer  a  la  mujer  que  llamó  por  teléfono,  el 
señor Korman tenía unos documentos muy valiosos guardados en algún lugar 
de la casa. Pero no están. He mirado y remirado, sin encontrarlos. 
—¿Hasta qué punto crees que son valiosos? —inquirió Eckert. 
—Digámoslo  de  este  modo...  Si  alguien  tuviera  una  novela  inédita  de 
Ernest Hemingway, o su diario personal, ¿cuánto valdría? 
—Caramba. Una fortuna. ¿Y eso tenía Korman, según esa mujer? 
—Sí.  Un  manuscrito  de  Ben  Bolt  y  un  diario  —contestó  Scheiber.  Luego 
estiró los brazos—. Pero no están aquí, ¿verdad? 
—Oh, oh —exclamó Eckert ominosamente—. Un móvil. 
Scheiber asintió. 
—Un móvil —justo en ese momento, algo que antes había pasado por alto 
atrajo  su  atención.  Se  dirigió  hacia  el  armario  abierto  y,  a  continuación,  se 
acuclilló  junto  a  la  repisa  del  fondo—.  Eh,  Dave,  toma  una  fotografía  de  esto, 
¿quieres? 
—¿De qué? ¿De una estantería vacía? 
—Vacía  —dijo  Scheiber  asintiendo—.  ¿No  te  parece  extraño?  Las  demás 

‐ 100 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

están abarrotadas. Y no siempre ha estado vacía. ¿Ves? En el polvo se aprecia el 
contorno de un objeto grande y rectangular. 
Eckert empezó a tomar fotos. 
—¿Más libros? ¿O manuscritos? 
—No. Demasiado grande. Yo diría que se trataba de una caja —Scheiber se 
sentó sobre sus talones mientras se oía el «clic» de la cámara. 
—Pero, ¿qué contenía esa caja? 
—¿Y dónde está ahora? —añadió Scheiber—. Lo que es más, ¿quién se la 
llevó, y cuándo? 
 
 
Nada  era  sencillo  en  la  vida,  se  dijo  Mariah  con  un  suspiro.  La  lacónica 
respuesta  del  subdirector  de  operaciones  a  su  informe  resplandecía  en  la 
pantalla del ordenador, frente a ella. 
«Las  perspectivas  son  prometedoras.  Debe  usted  asistir  al  banquete  de 
gala. Busque la oportunidad de proponer al sujeto la posibilidad de una mutua 
cooperación. Esperamos su informe». 
Jack Geist quería que vigilara a Shelby Kidd y a Valery Zakharov mientras 
almorzaban  y  que,  de  paso,  le  preguntara  a  Yuri  Belenko  si  no  le  importaba 
actuar como agente doble. 
—Genial —musitó—. Es sencillamente genial. 
Oyó  el  sonido  de  otros  teclados  de  ordenador  alrededor  de  la  pequeña 
cabina que ocupaba, en el centro de comunicaciones federal. Aquel sitio era una 
colmena de terminales de ordenador, cada una de ellas conectada con las partes 
más  secretas  de  la  red  federal,  donde  las  máquinas  se  hablaban  entre  sí  en 
códigos digitales encriptados. 
Mariah  miró  en  torno,  pero  las  pocas  caras  que  vio  le  resultaban 
desconocidas. 
Hizo  una  mueca  de  disgusto  al  releer  el  mensaje  del  subdirector.  Los 
demás  podían  estar  haciendo  sus  planes  para  el  puente  del  Cuatro  de  Julio, 
pero  era  evidente  que  Jack  Geist  prefería  otra  clase  de  placeres.  Según  el 
encabezado del mensaje electrónico, Geist lo había enviado desde Langley a las 
5.37  a.m.,  sólo  una  hora  después  de  que  ella  hubiera  remitido  su  informe. 
¿Acaso aquel hombre no tenía un hogar? ¿No dormía nunca? 
Lo último que deseaba Mariah era asistir a un banquete de gala, pero no le 
habían dejado opción. En fin. La misión le llevaría un par de días, en lugar de 
solo uno. Asistiría al banquete. Y luego quedaría libre. 
Mariah  llamó  a  la  agencia  de  alquiler  de  vehículos  para  indicar  que  se 
pasaría  aquella  misma  tarde  a  recoger  el  coche  que  tenía  reservado.  No 
obstante,  cambiar  el  billete  de  avión  de  Lindsay  fue  harina  de  otro  costal. 
Finalmente, lo mejor que pudo conseguir en víspera de día festivo fue un vuelo 
que  llegaba  a  Los  Ángeles  a  medianoche.  Solo  ganaban  unas  cuantas  horas, 
pero  era  preferible  a  que  Lindsay  permaneciera  un  día  más  en  Alexandria, 

‐ 101 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

mordiéndose las uñas. 
Cuando  llamó  a  casa  de  Carol  para  comunicárselo  a  Lindsay,  esta  no 
pareció muy entusiasmada. 
—No sé por qué te has molestado. 
—Porque  quiero  que  estemos  juntas  —dijo  Mariah—.  Y  cuanto  antes, 
mejor. 
—¿Y qué pasa con Paul? 
—Le  entregarán  las  llaves  de  la  casa  hoy  mismo.  Podríamos  ir  allí 
directamente, pero llegarás tan tarde que resulta más lógico que pases la noche 
en el hotel. 
—¿Paul se hospedará en la casa de la playa, con nosotras? 
—¿Paul? Claro que no —respondió Mariah tajantemente—. Pero recuerda 
que ha sido él quien se ha desvivido por buscarnos esa casa. Me parece injusto 
que lo trates como si fuera el enemigo público número uno. 
—Sí,  bueno.  Te  has  acostado  con  él,  mamá,  así  que  imagino  que  ya  ha 
conseguido el agradecimiento que buscaba. 
Mariah  palideció.  Contó  mentalmente  hasta  diez  antes  de  contestar.  Y 
cuando respondió, lo hizo en voz baja, uniforme, peligrosamente controlada. 
—Lindsay, nunca te he pegado. Pero tienes suerte de que ahora mismo no 
esté  ahí,  a  tu  lado.  Escúchame  con  atención.  Como  vuelvas  a  decirme  algo 
semejante,  o  a  utilizar  de  nuevo  ese  tono  conmigo,  las  consecuencias  serán 
graves. ¿Comprendes? 
La línea siguió en silencio. 
—¿Lo comprendes? 
La respuesta fue correcta, pero hostil. 
—Sí, señora. 
—Mira  —dijo  Mariah—,  sé  que  anoche  te  llevaste  una  sorpresa.  Y  lo 
lamento.  De  haber  sabido  que  Paul  vendría,  te  lo  habría  dicho.  Pero  su 
presencia me sorprendió tanto como a ti. Sin embargo, por esta vez disculparé 
tu conducta. 
—¡Él  era  amigo  de  papá!  ¡No  tiene  ningún  derecho  a  intentar  ocupar  su 
lugar! 
Mariah se reclinó en la silla giratoria y cerró los ojos, llevándose una mano 
a la frente. 
—Paul nunca podría ocupar su lugar, Lindsay. Ni él ni nadie. 
—Entonces, ¿por qué insiste? 
—Intenta ser un buen amigo. No sé si te acordarás, pero tú lo considerabas 
un  tipo  estupendo  al  principio,  cuando  yo  solo  deseaba  librarme  de  él.  Y 
ahora...  —Mariah  retorció  el  cable  del  teléfono—.  No  sé  cómo  la  situación  ha 
podido  escapárseme  de  las  manos,  Lins.  Lo  creas  o  no,  las  madres  no  somos 
omnisapientes  ni  infalibles,  a  pesar  de  que  se  diga  lo  contrario.  Te  mentiría  si 
dijera que sé qué voy a hacer con respecto a Paul... Pero de lo único que estoy 
segura  últimamente  es  de  que  tú  eres  la  persona  que  más  me  importa  en  este 

‐ 102 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

mundo. Así que, ¿aceptas una tregua mientras duren las vacaciones? 
Mariah  presintió  que  Lindsay  podía  estar  llorando,  o  al  borde  del  llanto, 
pero no se oyó nada al otro lado de la línea. 
—Te veré esta noche —dijo por fin Lindsay bruscamente, antes de colgar. 
El radiante resplandor del sol deslumbró a Mariah a la salida del centro de 
comunicaciones federal. Se detuvo un momento en la puerta para permitir que 
sus  ojos  se  acostumbraran  y  buscó  las  gafas  de  sol  en  el  bolso.  Corría  un  aire 
cálido y seco, típico del sur de California, según recordaba del tiempo que había 
pasado allí en su infancia. 
Tras ponerse las gafas de sol, se dispuso a cruzar la ancha explanada que 
había hasta los aparcamientos. Había avisado por teléfono a un taxi para que la 
llevase  al  restaurante  donde  Shelby  Kidd  presidía  el  banquete  en  honor  del 
Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia. 
Tras  recibir  las  señas  del  restaurante,  el  taxista  se  incorporó  al  tráfico.  Y 
fue entonces cuando Mariah vio de nuevo el sedán oscuro. El mismo que había 
estado ante la puerta del hotel la noche anterior. Circulaba muy pegado al taxi, 
tan próximo que ella no acertaba a ver la matrícula. Cuando el taxi giró hacia el 
Wilshire Boulevard, el sedán lo siguió de cerca. 

‐ 103 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

 
Capítulo 11 

—¿Señor Lewis? ¿Le apetece un poco de champaña antes del almuerzo? 
Frank Tucker retiró los ojos de las verdes laderas de los Apalaches, a más 
de  nueve  mil  metros  por  debajo  del  avión,  y  vio  a  la  azafata  rubia  que 
permanecía en pie junto a él, con una botella en la mano. 
Frank asintió. 
—¿Por  qué  no?  —más  le  valía  disfrutar  de  su  vida  ficticia,  como  el 
ejecutivo Grant M. Lewis, mientras durase. 
—¿Va  usted  a  Los  Ángeles  por  negocios  o  por  placer?  —inquirió  ella 
mientras el burbujeante líquido llenaba la copa. 
—Por negocios, sobre todo. 
La azafata le pasó la copa. 
—Negocios, ¿eh? Déjeme adivinar. Se me suele dar muy bien —le echó un 
vistazo  de  arriba  abajo,  con  la  frente  arrugada.  Tucker,  casi  intimidado  por 
aquel  intenso  escrutinio,  se  alegró  de  que  la  camisa  negra  que  llevaba  fuera 
nueva—. ¿Pertenece al negocio del espectáculo? —aventuró ella—. ¿Es agente, 
quizá? No, espere... No parece usted un hombre que se conforme con sentarse 
tras  una  mesa.  Tiene  que  ser  algo  más  activo  —se  dio  unos  golpecitos  con  el 
dedo en el mentón. De pronto, su rostro se iluminó—. ¡Ya sé! ¡Coordinador de 
efectos  especiales!  Explosiones,  persecuciones  en  coche,  cosas  así.  ¿Voy  muy 
desencaminada? 
Divertido, Frank se pensó la respuesta. 
—Bueno, en la actualidad me dedico más bien a la caza de talentos. 
—¡Ajá! Un cazador de talentos. En fin, tampoco me he equivocado mucho, 
¿verdad? 
Él  asintió,  permitiendo  que  la  azafata  siguiera  sacando  sus  propias 
conclusiones. 
—Ya le he dicho que suele dárseme bastante bien —dijo la azafata en tono 
alegre—.  Llevo  ya  seis  años  volando.  En  ese  tiempo  se  conoce  a  toda  clase  de 
gente. 
—Sí, es asombroso. 
—¿Verdad que sí? Y dígame —prosiguió ella, inclinándose amistosamente 
sobre él—, ¿colabora con alguno de los grandes estudios? 
Sólo  había  otro  par  más  de  pasajeros  en  la  sección  de  primera  clase,  y 
ninguno parecía necesitar los servicios de la azafata, de momento. Ni desear sus 
atenciones en exclusiva, se dijo Tucker divertido. 
—Digamos que soy un agente independiente —contestó. 

‐ 104 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Debe  de  ser  muy  agradable,  eso  de  tener  un  negocio  propio.  Mi  novio 
aspira  a  abrir  su  propia  empresa.  Es  informático,  y  ahora  mismo  trabaja  para 
Microsoft. Le gusta a usted trabajar por su cuenta, ¿eh? 
Tucker se encogió de hombros. 
—Bueno, no se me da bien recibir órdenes. 
Un  suave  zumbido  se  oyó  en  el  techo  del  avión,  y  la  azafata  hizo  una 
mueca al tiempo que exhalaba un suspiro. 
—El deber me llama —dijo—. ¿Desea algo más antes de que me vaya? 
—No,  gracias  —Tucker  señaló  con  la  barbilla  el  maletín  situado  en  el 
asiento  de  al  lado—.  Tengo  trabajo  que  hacer.  ¿Hay  algún  problema  en  que 
utilice el ordenador portátil? 
—No, ningún problema —la sonrisa cálida de la joven lo envolvió una vez 
más—.  Le  veré  dentro  de  un  rato,  señor  Lewis.  Vamos  a  servir  un  almuerzo 
ligero, pero, si necesita algo antes, sólo tiene que avisar, ¿de acuerdo? 
—Sí, gracias. 
La  mano  de  ella  se  posó  brevemente  en  su  hombro,  y  por  fin  la  azafata 
desapareció  por  el  pasillo  del  avión.  Tucker  cerró  los  ojos,  bañándose  en  la 
calidez  residual  de  su  contacto,  apenas  capaz  de  identificar  la  sensación  de 
deseo que se agitaba en su interior. No tenía tanto que ver con aquella chica en 
particular como con la simple necesidad de sexo. Se sentía más vivo de lo que se 
había sentido en muchos años. 
Tucker tomó un trago de champaña y, tras soltar la copa, alargó la mano 
hacia  el  maletín.  Al  abrirlo,  el  sobre  de  Courier  Express  de  Mariah  se  deslizó 
por la funda de plástico del ordenador portátil. Tucker titubeó y luego tomó el 
sobre. Al darle la vuelta, tres folios de papel de cebolla, llenos de apretada letra 
manuscrita, cayeron sobre su regazo. Una carta manuscrita era infrecuente en la 
actualidad, se dijo, y desdobló los folios para releerlos. 
En la esquina de la última hoja figuraba una posdata de Korman, el agente 
literario: 

Mariah: 
Esta carta me llegó en respuesta a las noticias publicadas por la prensa sobre 
los documentos de tu padre. Las afirmaciones que contiene me eran desconocidas 
hasta  este  momento,  pero  tendremos  que  decidir  qué  hacer  al  respecto  antes  de 
plantearnos la publicación de la novela. Lo hablaremos cuando llegues. 

La carta adjunta estaba escrita y firmada por Louis B. Urquhart, profesor 
de literatura norteamericana de la Universidad de California, en Los Ángeles. 

Estimado señor Korman: 
Lynn Barnard, directora de WorkmanBrown, la editorial que publica la obra 
de Benjamin Bolt, ha tenido la amabilidad de facilitarme su dirección. Quizá ella 

‐ 105 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

le haya comentado que actualmente estoy elaborando un estudio exhaustivo acerca 
de la vida y la obra de Bolt. Quizá sepa también que he ganado el Premio Pulitzer 
con mi biografía de Jack Kerouac. Lo señalo, simplemente, para recalcar la seriedad 
de mis credenciales. 
He sabido, por medio de la señora Barnard, que suele estar usted en contacto 
con la hija  y única heredera de Bolt, Mariah.  Me consta  que ella se ha negado a 
conceder  entrevistas  hasta  el  momento  presente,  pero  espero  que  acceda  usted  a 
servir  de  intermediario  entre  ambos.  Evidentemente,  deseo  entrevistarla  para 
preguntarle acerca de su fallecido padre. Pero, al mismo tiempo, estoy convencido 
de  que  a  Mariah  le  gustaría  conocer  cierta  información  que  he  descubierto 
recientemente,  relacionada  con  los  últimos  días  de  su  padre.  Pueden  tener  la 
seguridad  de  que  no  es  mi  intención  crear  un  escándalo.  Al  contrario,  es  mi 
admiración hacia Benjamin Bolt y su obra lo que me impide guardar silencio. 
Como  sabe,  el  inicio  de  la  década  de  los  sesenta,  cuando  Bolt  escribió  el 
grueso  de  la  obra  por  la  que  se  le  recuerda,  fue  un  período  de  intenso  activismo 
político en el país y de tensiones en el extranjero: el idealismo de la administración 
Kennedy, el movimiento por los Derechos Civiles, la Guerra Fría, la crisis de los 
misiles en Cuba y el comienzo de la participación norteamericana en Vietnam. Es 
indudable  que  estos  acontecimientos  influyeron  tanto  en  el  pensamiento  de  Bolt 
como en su obra. Ninguno de sus biógrafos, sin embargo, menciona un hecho de 
vital importancia acontecido poco antes de su muerte. 
Ni siquiera estoy seguro de que usted, como agente suyo, estuviera al tanto 
de  su  breve  relación  con  una  organización  denominada  Escritores  por  la  Paz. 
Dicha asociación internacional de poetas y autores fue considerada por muchos en 
su  época  como  una  organización  comunista  financiada  por  Moscú.  Aunque  esto 
no  se  ha  llegado  a  probar  nunca,  mi  investigación  sugiere  que  las  altas  esferas 
soviéticas sí tuvieron al EPP por un grupo abierto a la manipulación... Un «club 
de  inocentes»,  por  utilizar  un  término  de  la  propaganda  soviética:  intelectuales 
liberales a través de los cuales se podía hacer llegar al Oeste una visión positiva de 
la Unión Soviética. 
En  junio  de  1964  se  celebró  en  París  una  conferencia  del  EPP,  a  la  que 
asistieron unos sesenta escritores de diversos países. El presidente Kennedy había 
sido  asesinado  unos  meses  antes.  Con  el  país  deslizándose  hacia  el  desastre  de 
Vietnam,  y  el  movimiento  por  los  Derechos  Civiles  provocando  altercados 
violentos  en  el  sur,  la  conferencia  del  EPP  dio  muestras  de  convertirse  en  un 
acontecimiento de marcado carácter antiamericano. 
Esperando sacar provecho de semejante estado de ánimo, y como un gesto de 
su  supuesta  política  aperturista,  Moscú  permitió  que  un  conocido  escritor  ruso, 
Anatoly Orlov, asistiera a la conferencia. Héroe de la II Guerra Mundial y tratado 
oficialmente como una celebridad en la Unión Soviética, Orlov se había mantenido 
en un plano discreto desde el fin de la guerra. Corrían rumores de que sus últimos 
escritos  habían  ofendido  a  las  altas  esferas  comunistas.  Incluso  se  afirmaba  que 
vivía bajo arresto domiciliario. El hecho de que recibiera un visado de salida para 

‐ 106 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

asistir a la conferencia del EPP indica, probablemente, hasta qué punto Moscú se 
consideraba  capaz  de  controlar  el  programa.  Quizá  el  Kremlin  también  suponía 
que, a sus setenta y dos años, Orlov era ya demasiado viejo para causar problemas. 
En  la  actualidad  quedan  vivos  muy  pocos  de  los  conferenciantes,  pero  he 
conseguido  localizar  una  fuente  que  afirma  que  Anatoly  Orlov  y  Benjamin  Bolt 
no sólo llegaron a conocerse, sino que hicieron amistad. Incluso empezó a circular 
el  rumor  de  que  pensaban  colaborar  juntos.  Pero,  entonces,  Orlov  sufrió  un 
colapso y fue trasladado rápidamente a Moscú. Tres meses más tarde, su muerte se 
anunció en el diario Pravda. Hasta el día de hoy, sin embargo, no se ha publicado 
una sola obra de Orlov escrita después de 1945. 
Bolt,  mientras  tanto,  había  desaparecido  del  mapa.  Según  la  fuente  que 
entrevisté,  Bolt  comentó  a  algunos  amigos  suyos  que  estaba  trabajando  en  una 
nueva novela, pero fue parco en detalles, y poca gente volvió a verlo después de la 
conferencia del EPP. 
Benjamin Bolt murió en París, el 4 de septiembre de 1964... El mismo día en 
que  se  anunció  la  muerte  de  Orlov  en  Moscú.  No  creo  que  se  trate  de  una 
coincidencia. Creo que Bolt fue asesinado... igual que Orlov, estoy seguro de ello. 
Señor Korman, no es mi deseo angustiar innecesariamente a la hija del señor 
Bolt.  Por  ese  motivo  no  he  dicho  a  nadie,  ni  siquiera  a  su  editor,  lo  que  en  mi 
opinión es la verdad del caso que nos ocupa: que el manuscrito que ella descubrió 
entre los papeles que Bolt envió desde París, pocos días antes de su muerte, no fue 
obra  suya  en  absoluto,  sino  la  traducción  al  inglés  de  una  novela  escrita  por 
Anatoly  Orlov,  sacada  subrepticiamente  de  la  URSS  durante  la  conferencia  del 
EPP.  Mi  teoría  es  que  Orlov  se  la  confió  a  Bolt  para  su  posterior  entrega  a  un 
editor occidental. 
Es inevitable que la verdad salga a la luz, tarde o temprano, sobre todo con 
la caída del comunismo en Rusia y la apertura paulatina de los archivos secretos 
del antiguo régimen. Si permite usted que la novela se publique bajo el nombre de 
Bolt,  dicha  circunstancia  constituirá  una  inmerecida  mancha  en  la  excelente 
reputación literaria del autor. 
Creo que es imprescindible que nos reunamos cuanto antes para hablar del 
asunto.  Entretanto,  le  recomiendo  encarecidamente  que  posponga  la  publicación 
de la novela. 
Atentamente, 
Louis B. Urquhart. 

Tucker dobló la carta lentamente y volvió a guardarla en el sobre. 
Quizá  Chap  Korman  no  hubiera  tenido  noticia  de  la  implicación  de  Ben 
Bolt  con  Escritores  por  la  Paz,  pero  la  CIA  sí.  Como  la  mayoría  de  grupos 
sospechosos  de  simpatizar  con  los  comunistas,  durante  aquella  época,  el  EPP 
había  sido  investigado  secretamente  por  la  Agencia,  cuyos  espías  habían 
registrado  los  nombres  de  aquellos  «inocentes»  a  los  que  el  Kremlin  esperaba 
manipular.  La  conferencia  de  1964  constituía  un  hecho  menor  en  el  panorama 

‐ 107 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

general de la Guerra  Fría. Sin embargo, quince años más tarde, había vuelto a 
salir  a  la  superficie,  precisamente  al  ser  Mariah  reclutada  por  la  CIA.  Fue 
entonces  cuando  los  flirteos  de  su  padre  con  el  EPP  fueron  revelados  durante 
una investigación de rutina. 
Como  persona  encargada  de  apadrinarla  en  la  Agencia,  Frank  Tucker  se 
había  impuesto  la  tarea  de  investigar  el  asunto  con  mayor  detenimiento.  Al 
hacerlo,  había  llegado  a  la  misma  conclusión  que  Louis  Urquhart...  Ben  Bolt 
podía  muy  bien  haber  sido  asesinado  por  los  agentes  de  la  KGB  enviados  a 
recuperar el manuscrito que Orlov, según se rumoreaba, había logrado sacar de 
la URSS. Los soviéticos habían hecho un excelente trabajo a la hora de enterrar 
las  pruebas...  literalmente  hablando,  al  parecer,  dado  el  número  de  testigos 
fallecidos en los meses posteriores a la conferencia del EPP. 
Urquhart tenía razón. Pocos testigos de la reunión Orlov‐Bolt vivían. Y no 
hacía  falta  ser  un  genio  para  deducir  que  tantas  muertes  simultáneas  no 
obedecían a la simple casualidad. 
Tucker,  sin  embargo,  no  había  confiado  a  nadie  sus  sospechas.  Porque, 
mientras  investigaba  a  Mariah  Bolt  como  posible  fichaje  de  la  Agencia,  había 
llegado  a  sentir  por  ella  un  interés  que  rebasaba  lo  estrictamente  profesional. 
Cuanto más descubría acerca de Mariah y de su pasado, tanto más su bienestar 
iba  convirtiéndose  en  un  asunto  de  interés  personal  para  él.  Su  padre  había 
desaparecido cuando ella tenía siete años. Se había visto obligada a trabajar con 
denuedo para superar las desventajas que conllevaba el haber crecido sola y en 
la  pobreza,  sufriendo  una  tragedia  familiar  tras  otra...  Primero  perdió  a  su 
padre, luego a su hermana menor y, por fin, a su madre. Sin embargo, Mariah 
había perseverado, adquiriendo una sólida formación que podía ser de utilidad 
para la Agencia. 
En definitiva: Mariah deseaba el puesto, y Frank Tucker deseaba que ella 
trabajara con él. El único obstáculo eran los archivos de seguridad. 
Dada  la  relación  del  padre  de  Mariah  con  el  grupo  financiado  por  los 
soviéticos, su solicitud jamás hubiera llegado a buen puerto. Pero, ¿por qué los 
actos de Ben Bolt debían ensombrecer eternamente la vida de su hija?, se había 
dicho  Tucker.  Aquello  pertenecía  al  pasado,  y  él  se  iba  a  ocupar  de  que  así 
fuera. 
Los  archivos  del  Navegante  no  eran  la  única  propiedad  de  la  CIA  que 
Frank Tucker había destruido en el transcurso de su carrera. Lejos de permitir 
que  las  esperanzas  de  Mariah  se  vieran  truncadas,  Tucker  eliminó 
sistemáticamente  de  su  expediente  toda  constancia  de  la  breve  relación  de  su 
padre con Escritores por la Paz, antes de que alguna otra persona de la Agencia 
lo averiguara. 
Ahora, sin  embargo, el pasado volvía para  acosarlos.  Antes de  Urquhart, 
nadie  había  conseguido  juntar  las  piezas  del  rompecabezas.  Pero  la  verdad 
empezaba  a  filtrarse  finalmente,  y  los  resultados  podían  ser  devastadores.  A 
Tucker  le  importaba  poco  tener  que  cargar  con  las  consecuencias  de  algo  que 

‐ 108 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

había  hecho  muchos  años  antes.  Pero  Mariah,  y  también  Lindsay,  eran  otra 
cuestión. 
 
 
Los  rosales  del  soleado  jardín  del  señor  Korman  estaban  en  flor.  Junto  a 
ellos había colocadas  dos cómodas hamacas, similares  a las de la  terraza de  la 
planta  superior.  De  haber  sido  aquella  su  casa,  se  dijo  Scheiber,  se  habría 
tumbado en una de aquellas hamacas durante el resto del día. 
En vez de eso, se atusó el bigote y trató de reunir el entusiasmo suficiente 
para interrogar al vecino de al lado. 
En  el  cielo  chilló  una  gaviota,  atrayendo  su  atención.  El  ave  se  lanzó  en 
picado hacia el agua, rozando levemente la superficie, y seguidamente se posó 
en una boya pintada a rayas. La boya se agitó suavemente bajo el súbito peso. 
—¡Tío! Vaya una forma más piojosa de morir, ¿eh? 
—¿Acaso hay alguna buena? —inquirió Eckert. 
Scheiber miró de soslayo a su compañero, cuya mirada permanecía fija en 
un  yate  que  se  alejaba  mar  adentro.  En  la  cubierta,  dos  mujeres  en  biquini  se 
hallaban tumbadas en sendas hamacas, turnándose para darse bronceador en la 
espalda.  Una  de  ellas  se  había  desatado  los  tirantes  de  la  parte  superior  del 
biquini,  y  se  repartía  la  crema  blanca  por  los  senos  con  movimientos  lentos  y 
circulares. 
—Jesús  —exclamó  Eckert  meneando  la  cabeza—.  Lo  que  me  estoy 
perdiendo en esta vida. 
—Sé a qué te refieres. 
—Ja  —dijo  Eckert,  apartando  la  mirada  de  la  mujer  a  desgana—.  Tú  no 
puedes quejarte, después de haber pasado una semana en la playa con la guapa 
de Liz. 
—Sí, fue estupendo —reconoció Scheiber—. Aunque hubieran podido ser 
tres semanas, en vez de una, si el padre de Lucas no hubiera metido la pata en 
el último momento. 
—Por  lo  que  cuentas,  ese  tipo  parece  un  poco  cretino.  ¿No  dijo  que  se 
ocuparía del niño mientras vosotros estabais fuera? 
—Sí, pero creo que es su mujer la que manda en su casa. Ese viaje sorpresa 
a  Italia  no  ha  sido  más  que  la  última  argucia  de  la  lista.  Esa  mujer  es  una 
experta a la hora de inventar excusas para no ocuparse de Lucas cada dos fines 
de semana, como debería ser —Scheiber abrió la verja y salió. 
—¿Y  qué  tal  te  está  resultando  la  paternidad?  —preguntó  Eckert 
siguiéndolo. 
—Soy  padre  desde  hace  trece  años.  Ojala  pudiera  ver  a  Julie  más  a 
menudo. En cuanto al pequeño Lucas... —Scheiber se encogió de hombros con 
resignación—. En fin, la cosa llevará su tiempo. Por cierto, y al margen de mis 
problemas domésticos, ¿qué hay entre tú y la encantadora señora Klassen? ¿No 
te he dicho nunca que no se debe babear en el trabajo, Dave? 

‐ 109 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Muy gracioso. 
—¿Te estás sonrojando? 
—Vete  al  cuerno  —respondió  Eckert  al  tiempo  que  se  ponía  las  gafas  de 
sol. 
Scheiber  sonrió  burlón  mientras  entraban  en  el  jardín  del  vecino  de 
Korman. 
—Venga, amigo, sé sincero. Esa mujer no te ha quitado los ojos de encima 
en todo el día. Entre tus jadeos y su batir de pestañas, creí que tendría que daros 
a los dos una ducha fría.  
Eckert se detuvo en el borde del jardín. 
—Fuimos a oír un poco de jazz este fin de semana, eso es todo. 
—Un poco de jazz, ¿eh? 
—Sí. Resulta que a ella le gusta el jazz, en realidad. 
—¿En serio? ¿Y la llevaste a tu casa para enseñarle tu colección de discos? 
¿Le dejaste que tocara tu Bang & Olufsen? ¿Sí, Dave? 
—Eres un pervertido, ¿lo sabías? 
Scheiber esbozó una sonrisa socarrona. Había visitado  el apartamento de 
Eckert  en  Costa  Mesa  una  vez.  Su  equipo  estéreo  europeo  era  una  auténtica 
maravilla,  y  tenía  todos  los  discos,  cintas  y  CDʹs  colocados  en  estanterías  por 
orden alfabético. 
—Iris es buena gente —dijo. 
Mientras cruzaban el patio, una sombra se movió tras el vidrio opaco de la 
ventana situada junto a la puerta. Scheiber pulsó el botón del timbre, y dentro 
de  la  casa  se  oyó  un  «gong»  que  pareció  sacado  de  un  especial  de  «National 
Geographic» sobre los monasterios del Tibet. Al mismo tiempo, la sombra de la 
ventana  se  volvió  loca.  Se  oyeron  unos  ladridos,  hondos  y  frenéticos, 
acompañados  de  arañazos  de  garras  sobre  metal.  La  puerta,  pintada  del  color 
de la sangre reseca, parecía de acero macizo. 
Una voz amortiguada gritó detrás de la puerta: 
—¡Échate, Kermit! ¡Échate! ¡Retírate de la puerta! 
Al  ver  que  los  arañazos  continuaban,  Scheiber  hizo  una  mueca, 
imaginando el aspecto que tendría la pintura de la cara interior de la puerta. 
—¡Un momento! —canturreó el hombre—. Tengo que atar al perro. 
—Policía  de  Newport  Beach  —anunció  Scheiber—.  Esperaremos  —puso 
los  ojos  en  blanco,  y  luego  se  sacó  del  bolsillo  el  bloc  de  notas  para  buscar  el 
nombre  que  Livermore  le  había  dado—.  Porter  —le  dijo  a  Eckert—.  Douglas 
Porter. 
—¿Sabemos a qué se dedica el señor Porter? 
Scheiber  señaló  con  el  pulgar  el  jardín  espartano,  decorado  con 
extravagantes bloques de piedra. 
—¿Monje?  —sugirió—.  ¿Cantero?  No,  espera,  ya  lo  tengo.  Pedro 
Picapiedra.  Se  cambió  de  nombre  al  cancelarse  la  serie  y  luego  se  retiró  a 
Newport Beach para escapar de los fans. 

‐ 110 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Genial. Wilma siempre me ha puesto cachondo. 
—A mí me va más Betty, pero Livermore piensa que este Pedro Picapiedra 
se lo monta con Pablo. 
—¿De  veras?  Vaya,  qué  desilusión  —bromeó  Eckert—.  Esos  tipos  de 
Hollywood no son más que fachada. 
La  puerta  se  abrió  por  fin.  Porter  era  alto  y  tenía  la  cabeza  algo 
puntiaguda, con entradas. Solo parecía levemente acalorado tras su pelea con el 
perro, que seguía ladrando desde otra habitación. 
—¡Hola! Les pido disculpas. Kermit es simpático, pero muy efusivo. 
—No  se  preocupe  —respondió  Scheiber.  Tras presentarse  a  sí  mismo  y  a 
su  compañero,  añadió—:  Quisiéramos  hacerle  unas  preguntas  acerca  de  su 
vecino, el señor Korman. Tengo entendido que usted encontró el cuerpo... 
Porter  se  apoyó  en  la  jamba  de  la  puerta  y  adoptó  una  expresión 
pertinentemente  compungida.  Vestido  completamente  de  negro,  parecía  una 
plañidera profesional. 
—Sí,  en  efecto.  Y  puedo  asegurarle  que  fue  en  extremo  desagradable. 
Como  ya  le  dije  al  otro  agente,  yo  había  salido  a  pasear  a  Kermit,  mi  perro, 
cuando  noté  que  el  gato  de  Korman  maullaba  como  loco.  Es  un  gato  gordo  y 
viejo  que  casi  nunca  se  mueve  de  su  sillón,  así  que  su  comportamiento  me 
pareció raro. 
—La  casa  que  hay  detrás  de  la  del  señor  Korman  no  está  ocupada, 
¿verdad? 
—Oh,  no.  Pertenece  a  unos  iraníes  que  pasan  la  mayor  parte  del  año  en 
París. Al menos, eso me dijo Chap. 
—¿Cuánto tiempo lleva usted viviendo aquí? 
—Desde el uno de abril. 
—Pero llegó a conocer bastante bien al señor Korman, ¿verdad? 
—Pues  sí,  bastante  bien.  Los  dos  trabajábamos  en  casa,  para  empezar.  El 
pobre  Chap  era  agente  literario,  ¿sabe  usted?  —al  ver  que  Scheiber  asentía, 
Porter prosiguió—: Yo soy arquitecto. Solíamos vernos prácticamente a diario. 
Cuando uno trabaja en casa, ha de salir de vez en cuando, ¿sabe?, aunque solo 
sea para dar una vuelta por el barrio. Hay quien piensa que debe de ser genial 
no tener que ir a una oficina todos los días, y lo es, pero también aisla mucho. 
Scheiber asintió. 
—Sí,  supongo  que  tiene  sus  inconvenientes.  ¿Así  que  hablaba  usted 
regularmente con el señor Korman? 
—Sí,  casi  todos  los  días,  ya  le  digo.  Al  principio  me  pareció  un  viejo 
gruñón, pero en realidad tenía un carácter muy dulce. Creo que se sentía muy 
solo. Su mujer murió hace un año, y llevaban casados cincuenta. ¡Imagínese! 
—¿Tenían  hijos?  Aún  estamos  tratando  de  averiguar  si  tenía  algún 
pariente cercano. 
Porter asintió. 
—Tiene  dos  hijos,  que  viven  en  Nueva  York.  Uno  imparte  clases  en 

‐ 111 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Columbia,  y  el  otro  es  corredor  de  bolsa.  Ahora  mismo  no  recuerdo  sus 
nombres —dijo arrugando la frente—. Pero sé cómo pueden localizarlos. Chap 
tenía sus números anotados en un cuadernillo de direcciones junto al teléfono. 
Scheiber tomó nota. 
—Nos será de gran ayuda, gracias —agitó el bolígrafo y miró a Porter—. 
¿Tiene algún inconveniente en que pasemos, señor Porter? Nos gustaría hacerle 
unas cuantas preguntas más, y no se me da bien escribir de pie. 
—¡Oh,  lo  siento!  —exclamó  Porter  azorado—.  Sí,  claro  que pueden  pasar 
—se  retiró  de  la  puerta—.  La  casa  está  hecha  un  desastre,  me  temo.  Estoy  en 
mitad de un gran proyecto, y ayer mismo recibí un cargamento de muestras de 
material. Aún no he podido desempaquetarlo por completo. 
Lo siguieron por el largo pasillo hasta una enorme habitación de paredes 
grises,  decorada  con  mobiliario  ultramoderno.  A  pesar  de  las  modestas 
disculpas  de  Porter,  la  casa  se  le  antojó  a  Scheiber  pulcramente  ordenada, 
aunque  había  unos  cuantos  cajones  de  madera  apilados  contra  una  de  las 
paredes.  Al  entrar  en  la  sala  de  estar,  reparó  en  el  plano  arquitectónico  de  un 
edificio claveteado a la pared junto a una mesa de dibujo situada en un rincón. 
—Es  el  proyecto  en  el  que  estoy  trabajando  ahora  mismo.  Estuve 
estudiando el plano anoche, antes de irme a dormir. 
—¿Ha  diseñado  usted  ese  edificio?  —inquirió  Scheiber.  El  complejo,  de 
varias  plantas,  parecía  sacado  de  Las  Vegas.  En  el  dibujo  aparecían  incluidos 
jardines, fuentes e incluso un par de Roll Royces. 
—No. Por desgracia, yo soy sólo un subcontratista —explicó Porter—. Me 
encargo  de  algunas  estructuras  del  interior,  como  el  salón  de  baile  principal  o 
las suites más grandes del hotel. 
—¿Qué es? ¿Un casino de Las Vegas? 
Porter negó con la cabeza. 
—Un  complejo  de  casinos,  sí,  pero  no  está  en  Las  Vegas,  sino  en  el 
extranjero.  Formo  parte  de  un  gran  consorcio  internacional  que  lleva  a  cabo 
proyectos por todo el mundo. ¿Por qué no hacen el favor de sentarse? —añadió 
al  tiempo  que  despejaba  una  mesita  baja,  en  forma  de  ameba—.  ¿Les  apetece 
tomar algo? ¿Café? ¿Un té helado, quizá? 
—No,  gracias  —respondió  Scheiber.  Eckert  también  negó  con  la  cabeza 
mientras tomaban asiento—. No queremos entretenerle más de lo preciso, señor 
Porter.  ¿Puede  decirme  qué  sucedió  esta  mañana,  después  de  que  usted 
volviera a la casa del señor Korman? 
Porter  se  acomodó  en  un  taburete  situado  junto  a  la  mesa  de  dibujo  y 
agarró un lápiz. .  
—El gato maullaba, como ya le he dicho. Me extrañó que Chap no hiciera 
nada  al  respecto.  No  estaba  loco  por  ese  gato,  pero  tampoco  lo  desatendía.  El 
señor Rochester, que así se llama el animal, había pertenecido a Emma, la esposa 
de  Chap,  así  que  este  nunca  lo  hubiera  dejado  pasar  hambre  ni  nada  por  el 
estilo. Creí que Chap podía haber salido, pero eran sólo las seis y media, y mi 

‐ 112 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

vecino  no  era  muy  madrugador,  créame.  Dijo  que  hoy  saldría  a  hacer  unas 
compras, puesto que mañana recibiría visita, pero a esa hora hay pocas tiendas 
abiertas.  Así  pues,  por  un  proceso  de  eliminación  —añadió—,  la  única 
posibilidad que se me ocurrió fue que se encontrara mal. 
—¿Cuándo lo vio por última vez? 
—Ayer  por  la  tarde,  mientras  trabajaba  en  el  jardín.  Yo  había  salido  a 
pasear  a  Kermit  —Porter  puso  los  ojos  en  blanco—.  Pensarán ustedes  que  sólo 
me dedico a pasear al perro y a espiar a mis vecinos. 
—No, en absoluto —le aseguró Scheiber. 
—En fin. Esta mañana llamé al timbre y luego toqué en la puerta con los 
nudillos. Al no recibir respuesta, rodeé la casa y encontré abierta la puerta del 
garaje, así que entré. 
—¿Estaba entreabierta, o simplemente no tenía echada la llave? 
Porter frunció el ceño y se lo pensó un momento mientras garabateaba en 
un cuaderno de bosquejos con la mano izquierda. 
—Bueno, al principio probé el pomo y no se giró, así que pensé que debía 
de estar cerrada. Pero luego empujé y se abrió al momento. El coche estaba allí, 
así  que  Chap  debía  de  encontrarse  en  casa.  No  le  gustaba  mucho  caminar.  En 
un  par  de  ocasiones  lo  invité  a  pasear  conmigo  y  con  Kermit,  pero  respondió 
que era alérgico al ejercicio físico. Creo que tenía algo de artritis en las rodillas, 
la verdad sea dicha, pero, aun así... En fin, que no se debe descuidar el cuerpo 
—Porter se estremeció—. ¿Qué sentido tiene envejecer antes de tiempo? 
A sus setenta y siete años, se dijo Scheiber, Korman ya tenía bastante con 
seguir  trabajando,  como  era  el  caso.  Pero  nada  se  ganaba  discrepando  con  un 
testigo cooperativo. 
—¿Así que entró usted...? 
—Exacto.  Llamé  a  Chap  en  voz  alta,  pero  nadie  contestó.  El  pobre  no 
podía, claro. Subí y lo encontré allí arriba. 
—¿Ha dicho que esperaba una visita mañana? —preguntó Eckert. 
—Sí, una antigua amiga y su hija. La mujer es hija de Ben Bolt... el escritor, 
ya  saben.  Chap  había  sido  el  agente  de  Bolt.  Yo  los  había  invitado,  a  ellas  y  a 
Chap, a ver los fuegos artificiales desde mi barco mañana por la noche —Porter 
señaló con el mentón una foto en la que aparecía sin camisa, a bordo del barco. 
—¿Conoce  usted  a  la  hija  del  escritor...?  No  recuerdo  su  nombre...  —
preguntó Scheiber. 
—Mariah  Bolt  —respondió  Porter—.  No,  aún  no  la  conozco,  aunque  lo 
estoy  deseando.  Soy  un  gran  fan  de  Ben  Bolt.  He  leído  todas  sus  obras  y 
prácticamente  todo  lo  que  se  ha  escrito  sobre  él.  Era  un  hombre  muy 
interesante. Y me encantan sus libros, ¿a ustedes no? 
—No  he  leído  ninguno  —confesó  Scheiber—,  aunque  se  supone  que  es 
muy bueno. ¿Tenía pensado su hija hospedarse en casa del señor Korman? 
—No.  Chap  me  dijo  que  ella  y  su  hija  habían  alquilado  una  casa  en  la 
playa, no muy lejos. ¡Dios santo! Va a ser un auténtico palo para ella, ¿verdad? 

‐ 113 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—¿Le  habló  el  señor  Korman  de  alguna  nueva  obra  en  la  que  estuviera 
trabajando? 
—No, aunque sé que aceptaba nuevos clientes de vez en cuando. 
—No, no me refiero a nuevos clientes, sino a una nueva obra de Benjamín 
Bolt. 
—¿De  Bolt?  Pero  si  murió  hace  años  —Porter  atrapó  el  bolígrafo  con  los 
dientes  y  frunció  el  ceño—.  No,  no  me  dijo  nada  de  eso  —echó  un  vistazo  al 
reloj—. Lo siento, caballeros. Con su permiso, debo terminar mi trabajo cuanto 
antes. Además, tengo que hacer unas cuantas llamadas a Europa. 
—Claro, lo entendemos. Solo una cosa más —dijo Scheiber—. Aparte de la 
artritis, ¿le mencionó el señor Korman algún otro problema de salud? 
Porter entrelazó las manos, cariacontecido. 
—Tenía setenta y tantos años, detective. Y ayer lo vi algo desmejorado. Me 
pregunté  si  tendría  el  corazón  lo  bastante  sano  como  para  trabajar  con  tanto 
ahínco en el jardín. Entre nosotros, y eso que no soy médico, que conste... creo 
que el pobre tipo se esforzó demasiado. 
—Seguro  que  tiene  usted  razón  —dijo  Scheiber,  pasando  por  alto  el 
presentimiento,  y  los  dieciocho  años  de  experiencia,  que  le  sugerían  lo 
contrario. 

‐ 114 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

 
Capítulo 12 

Mariah  sabía  que  la  estaban  siguiendo.  Se  dio  cuenta,  por  primera  vez, 
aquella noche ante la entrada del hotel, y supuso que debía de estar relacionado 
con su misión de reclutar a Belenko. Aunque, después de haber descubierto que 
Renata había estado haciendo averiguaciones sobre ella, ya no sabía qué pensar. 
¿Acaso la seguían los agentes de Jack Geist, para cerciorarse de que estaba 
cumpliendo  las  órdenes?  ¿O  eran  los  rusos?  ¿Y  qué  facción?  ¿Los  partidarios 
leales a las ambiciones del ministro Zakharov, o sus adversarios? 
En  realidad,  Yuri  Belenko  tenía  aspecto  de  haber  puesto  ya  un  pie  en  la 
tumba  cuando  Mariah  se  reunió  con  él  en  Ziggurat,  el  restaurante  situado  en 
Grand Avenue. 
Lo encontró en la barra, junto a la sala privada reservada para el almuerzo 
de los ministros, con una botella de soda delante. 
—Yuri,  ¿te  encuentras  bien?  —le  preguntó  con  preocupación  sincera. 
Tenía  el  cabello  pegado  a  la  frente  por  el  sudor,  la  tez  pálida  y  los  labios 
descoloridos. 
Belenko se enderezó y se pasó las manos por la chaqueta del traje, en un 
abúlico intento de recomponerse. 
—¡Mariah, lo has conseguido! Me dijeron que vendrías —le tomó la mano 
y se la acercó a los labios, pero el gesto careció de su habitual encanto. 
—Tienes  muy  mal  aspecto  —dijo  ella—.  ¿Estás  enfermo?  —¿o  tendría 
resaca?, se preguntó. Ya estaba muy avanzado el día como para estar sufriendo 
los  efectos  de  una  resaca.  De  todos  modos,  Belenko  no  había  bebido  mucho 
durante  las  horas  que  pasó  con  ella  la  noche  anterior,  y  su  capacidad  para 
asimilar  el  alcohol  era  prodigiosa.  Durante  una  cena  en  París,  la  primavera 
anterior, Mariah lo había visto beberse dos botellas de vino y varios cócteles, sin 
acusar sus efectos, ni entonces ni al día siguiente. 
—Las  últimas  horas  han  sido  un  verdadero  infierno  —dijo  Belenko  en 
tono desgraciado. 
—¿Cuál  es  el  problema?  —inquirió  Mariah,  combatiendo  el  impulso  de 
alargar la mano y palparle la frente—. ¿Tienes la gripe? 
—No  —respondió  él  con  voz  cansada—.  Parece  que  no  tengo  estómago 
para... el mar. 
—¿Para el mar? —repitió ella—. Pero si estamos en tierra firme, Yuri. 
—Sí,  pero  mi  estómago  aún  no  se  ha  enterado.  Por  eso  no  me  atrevo  a 
acercarme a los ministros. 
Belenko  señaló  el  lado  opuesto  de  la  sala,  donde  Zakharov  y  Kidd 

‐ 115 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

tomaban una copa antes del almuerzo. 
—No  lo  comprendo  —dijo  Mariah,  perpleja—.  ¿Has  navegado  en  barco 
esta mañana? 
Belenko exhaló un suspiro de angustia. 
—Mi  ministro  insiste  en  permanecer  a  bordo  del  Aleksandr  Pushkin  a 
todas horas, salvo en las ocasiones oficiales. Dormimos allí, si es que a eso se le 
puede  llamar  «dormir».  Te  aseguro,  querida,  que  nunca  me  había  alegrado 
tanto de asistir a un tedioso almuerzo. Oh, disculpa —se apresuró a decir—. No 
pretendía  ofender.  Pero  coincidirás  conmigo  en  que  estas  ocasiones  suelen  ser 
de lo más aburridas. 
Mariah asintió. 
—Aburridísimas.  ¿Y  por  qué  se  empeña  en  permanecer  a  bordo  del 
Pushkin? —se trataba de un antiguo barco ruso de investigación oceanográfica, 
anclado  en  el  puerto  de  Los  Ángeles—.  Creí  que  vuestra  delegación  se 
hospedaba en la residencia del cónsul ruso. ¿Nadie le ha dicho que es un sitio 
precioso? 
—Oh,  si  él  ya  lo  sabe.  Yo  hubiera  preferido  hospedarme  allí,  y  no  creas 
que no he tratado de convencerlo. Por desgracia, mi Ministro es un producto de 
la  Guerra  Fría.  No  se  fía  de  nadie  —Belenko  puso  los  ojos  en  blanco—.  Teme 
que  introduzcan  a  una  mujer...  no,  mejor  a  un  hombre  desnudo  en  su 
dormitorio, y que este lo viole delante de las cámaras de los  chantajistas de la 
CIA. 
—Ay, Yuri —protestó Mariah en tono bromista—, ¿crees que mis paisanos 
serían capaces de hacer algo así? 
Él se inclinó hacia ella, con una chispa de humor en sus exhaustos ojos. 
—Francamente,  querida,  no  me  importaría  si  lo  hicieran.  Prefiero 
compartir  una  cómoda  y  espaciosa  cama  en  el  consulado  con  un  gigoló 
desnudo,  antes  que  dormir  en  un  jergón  metálico  con  quince  soldados  rusos 
roncando  a  mi  alrededor.  ¡Y,  para  colmo,  el  barco  no  dejaba  de  balancearse! 
¡Toda  la  noche  igual!  —gimió—.  Durante  los  pocos  minutos  que  logré 
dormirme,  soñé  que  los  ejércitos  mongoles  habían  invadido  de  nuevo  mi  país 
—cerró los ojos y suspiró. 
Mariah meneó la cabeza, sonriendo burlona. 
—De modo que el personal del consulado no es de fiar, ¿y los marineros 
del  Pushkin  sí?  —como  siempre,  Belenko  se  estaba  mostrando  indiscreto, 
aunque  con  moderación.  No  era  ningún  secreto  de  Estado  el  hecho  de  que 
Valery Zakharov padecía una paranoia rayana en lo sicótico. 
—Los  marineros  del  Pushkin  tienen  prohibido  abandonar  el  barco,  salvo 
de forma muy breve, en parejas, y siempre acompañados por un... colega muy 
atento  —explicó  Belenko.  Tomó  un  sorbo  de  gaseosa  y  le  hizo  una  señal  al 
camarero—. Pero basta ya de hablar de mis problemas. ¿Qué te apetece beber? 
—Lo  mismo  que  tú  —respondió  ella—.  ¿Es  soda?  —él  asintió,  y  el 
camarero le sirvió una copa con una rodaja de lima en el borde. El hielo tintineó 

‐ 116 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

conforme Mariah proponía un brindis—. Por que exista más confianza entre las 
naciones y puedas dormir mejor en tu próxima visita. 
—Brindo por eso. 
Mariah se colocó junto a él, de espaldas a la barra y con un pie encajado en 
el  apoyo  de  metal,  preguntándose  si  abordar  la  cuestión  de  lo  que  Jack  Geist 
había  denominado  «una  relación  mutuamente  beneficiosa».  No  era  la  ocasión 
ideal,  visto  el  estado  en  que  se  encontraba,  pero  los  demás  miembros  de  sus 
respectivas delegaciones se hallaban mariposeando alrededor de los ministros, 
y  Mariah  ignoraba  si  volvería  a  tener  oportunidad  de  hablar  a  solas  con 
Belenko. 
Antes  de  que  pudiera  lanzarse,  sin  embargo,  Shelby  Kidd  miró  en  su 
dirección. Al verla, le hizo una señal. 
—Mmm —musitó Mariah—. Parece que el deber me llama. ¿Me disculpas 
un momento, Yuri? 
—Claro, claro, adelante —respondió Belenko—. Pero no te olvides de mí, 
¿eh, Mariah? Te estaré esperando aquí, en mi lecho de muerte, mientras redacto 
mi testamento. 
—Pobrecillo —dijo ella al tiempo que soltaba la copa. 
Kidd le dirigió una afable sonrisa al ver que se aproximaba. 
—¡Mariah, me alegro de que haya podido venir! 
—Yo  también  me  alegro  —respondió  ella.  Como  si  hubiera  tenido 
alternativa. Pero, ¿por qué estaba Kidd tan contento? Era la primera vez que el 
Secretario de Estado se había dirigido a ella llamándola por su nombre de pila. 
La agarró del brazo y se giró hacia su colega moscovita. 
—Ministro Zakharov, me han dicho que es usted un gran conocedor de la 
obra  literaria  del  escritor  norteamericano  Benjamín  Bolt.  Da  la  casualidad  de 
que su hija es miembro de mi delegación. Permítame que le presente a Mariah 
Bolt, una de mis ayudantes más capaces. 
Mientras escuchaba la traducción facilitada por el intérprete, Zakharov la 
observó  con  recelo  y  le  ofreció  la  mano.  ¿Qué  se  creía?,  se  preguntó  Mariah. 
¿Qué  Kidd  se  la  estaba  ofreciendo  para  su  placer  personal?  Sin  embargo, 
cuando el intérprete acabó de traducir la parte concerniente a su parentesco con 
Bolt, los ojos del Ministro centellearon. 
—Es un placer, señorita Bolt —dijo asintiendo con solemnidad. 
—El  placer  es  mío  —Mariah  decidió  hablar  en  ruso  para  evitarse  las 
incomodidades  de  la  traducción  simultánea—.  No  sabía  qué  estuviera  usted 
interesado  en  los  escritores  americanos  del  siglo  XX  —sentía  la  lengua 
estropajosa,  y  se  ruborizó  ante  el  escrutinio,  repentinamente  curioso,  de  los 
presentes. El problema de haber trabajado en un despacho durante tantos años 
era  que,  si  bien  su  dominio  del  idioma  era  fluido,  había  tenido  muy  pocas 
oportunidades de practicar el ruso hablado. 
Por el rabillo del ojo vio que Shelby Kidd la observaba con nuevo interés. 
Por una vez en su vida, supo que no se debía a su parentesco con Ben Bolt. El 

‐ 117 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

nombre de su padre había surgido, de hecho, en su primer encuentro con Kidd, 
en  la  última  asamblea  general  de  la  ONU.  Pero,  por  la  forma  en  que  el 
Secretario  había  sacado  el  asunto  a  colación,  para  abordar  luego  otras 
cuestiones, Mariah sospechó que lo habían informado sobre su vínculo familiar 
con el autor, aunque él personalmente no fuera aficionado a la obra de Bolt. Lo 
cual no era extraño, si se tenía en cuenta su edad. 
La obra de Ben solía atraer a un público más joven y menos conservador. 
El  detalle,  por  otra  parte,  tampoco  había  molestado  en  absoluto  a  Mariah. 
Nunca  había  tenido  intenciones  de  presidir  ningún  club  de  fans  de  su  padre. 
Aun así, fueran cuales fuesen los gustos de Kidd en lo referente a literatura, el 
Secretario  no  desdeñaba  la  posibilidad  de  aprovechar  cualquier  ventaja  en 
nombre de la diplomacia. 
—La poesía de su padre es muy leída en mi país —dijo Zakharov. En un 
tono neutro y poco comprometedor, según advirtió Mariah. 
—Eso  me  han  dicho  —respondió  ella—.  Aunque,  desde  luego,  la  afición 
de los rusos por la poesía es sobradamente conocida. 
—Sí,  es  cierto  —convino  el  Ministro,  cuyo  labio  inferior  parecía 
descolgarse  mientras  asentía—.  Nuestra  huella  cultural  es  muy  honda.  Usted 
debe de saberlo bien, dado que se ha esforzado en aprender nuestro idioma. Se 
necesita  algo  más  que  el  relumbrón  de  Hollywood  o  el  rock  and  roll  para 
estremecernos.  Preferimos  la  rica  complejidad  de  los  clásicos...  Tolstoy, 
Turgenev  —Zakharov  entregó  su  copa  a  uno  de  sus  omnipresentes 
guardaespaldas, para poder cruzar los brazos sobre su ancho pecho—. Aunque, 
naturalmente, mi país tiene más de mil años de antigüedad. América aún tiene 
que  demostrar  si  es  capaz  de  producir  algo  de  valor  duradero.  ¿Y  usted, 
señorita Bolt? ¿También escribe? 
Mariah negó con la cabeza. 
—Oh, no. Me temo que carezco de talento. 
—Comprendo. ¿Y su padre? ¿Se encuentra bien? 
Mariah titubeó, sorprendida. 
—Pues... no, la verdad es que no —¿cómo, siendo un conocedor de la obra 
de  su  padre,  ignoraba  que  este  llevaba  treinta  años  muerto?—.  Falleció  hace 
algún tiempo —dijo con tanto tacto como le fue posible. 
Zakharov no parecía consciente de su metedura de pata.  
—Lo lamento. Siempre resulta difícil perder a un padre. 
—Yo era niña cuando murió. De hecho, guardo pocos recuerdos de él. 
—Comprendo  —el  Ministro  recuperó  su  copa—  .  ¡Vaya,  vaya! La  hija  de 
un  escritor  famoso  —la  estudió  durante  unos  segundos  más.  Luego, 
aparentemente sin más comentarios ingeniosos que hacer sobre el asunto volvió 
su atención hacia Shelby Kidd. 
Concluida  la  extraña  audiencia,  Mariah  se  zafó  discretamente  de  los  dos 
ministros,  aunque  no  llegó  muy  lejos,  pues  Belenko  apareció  de  nuevo  a  su 
lado. 

‐ 118 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—¿Quieres  que  te  llene  la  copa?  —le  preguntó.  Parecía  haberse 
recuperado  un  poco.  Sus  mejillas  habían  recobrado  el  color,  y  se  había 
abotonado bien la camisa y ajustado la corbata.  
—No,  gracias,  Yuri  —respondió  ella,  mirando  hacia  atrás—.  Me  parece 
que los ministros se disponen a almorzar. 
—Tú y yo somos vecinos de mesa. 
—¿De  veras?  ¿Y  eso?  Creí  que  me  tocaría  sentarme  en  uno  de  los 
extremos. 
—Tal  vez,  de  no  haber  descubierto  el  secretario  Kidd  el  interés  de  mi 
Ministro por la celebridad que hay entre nosotros. 
—De celebridad, nada —dijo Mariah—. Pero, por todos los santos, ¿quién 
le ha dicho que tu Ministro era fan de Ben Bolt? 
—Quizá  haya  sido  un  pajarito  —Belenko  sonrió  con  fingida  timidez—. 
¿Qué te ha dicho mi Ministro? 
—No mucho. Si tú dices que ha leído la obra de mi padre, Yuri, aceptaré 
tu palabra. Pero, francamente, me da la sensación de que no sabría distinguir a 
Ben Bolt de Charles Dickens. 
Belenko dejó escapar una risita. 
—Eres  muy  astuta,  Mariah  —se  inclinó  sobre  ella  y  su  voz  adquirió  un 
tono  confidencial—.  El  Ministro  es  un  poco  bárbaro,  la  verdad,  pero  le  gusta 
creer  que  puede  fingir  un  cierto  je  ne  sais  quoi  cultural.  Como  si  fuera  el 
comunista cosmopolita por antonomasia. 
Las cejas de Mariah se arquearon en un gesto involuntario. En otra época, 
Belenko hubiera dado con sus huesos en el gulag por ese comentario. 
—No pareces muy entusiasmado con tu Ministro —observó. 
Él se encogió de hombros. 
—Soy realista. 
—Eres muy sincero con respecto a ciertas cosas —Mariah miró en torno, y 
vio  que  estaban  solos  en  medio  de  la  multitud—.  ¿Sabes?  —dijo  en  tono 
quedo—, hay gente que se mostraría muy interesada en tus puntos de vista. 
—¿Y tú no? —inquirió Belenko con voz lastimera. 
—Aparte  de  mí,  quiero  decir  —respondió  ella,  pasando  por  alto  la 
provocación. 
La  sonrisa  no  abandonó  los  labios  de  Belenko,  pero  un  brillo  calculador 
iluminó  sus  ojos.  Mariah  notó  que  le  acariciaba  el  codo  mientras  echaba 
también un vistazo a su alrededor, para asegurarse de que nadie los oía. 
—Querida Mariah —murmuró—, ¿acaso estás intentando ficharme? 
—Tu actual situación te da una perspectiva única sobre ciertos asuntos de 
interés, Yuri. Creo que eres lo bastante inteligente como para sacar provecho de 
esa circunstancia. 
—¿Provecho? 
Ella se encogió de hombros. 
—Los que ayudan a una buena causa se ayudan a sí mismos. Lo que es de 

‐ 119 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

provecho para los demás puede serlo también para ti. 
—Y los demás... ¿qué me ofrecerían a cambio? 
—Eso  habría  que  negociarlo.  Pero  en  mi  país  opinamos  que  un  talento 
superior debe ser bien recompensado. ¿Estás de acuerdo? 
Un tintineo de metal contra cristal atrajo su atención hacia la mesa, donde 
Shelby Kidd daba golpecitos en una copa con un tenedor para anunciar que ya 
había llegado la hora de tomar asiento. 
—¿Estás interesado en hablarlo, entonces? —inquirió Mariah en voz baja. 
—¿Me concedes algo de tiempo para pensarlo? —repuso Belenko mirando 
a los demás comensales—. Ahora mismo nuestra presencia es requerida. 
—Muy  bien  —contestó  ella.  Mientras  se  dirigían  hacia  sus  asientos, 
situados  cerca  de  la  cabecera  de  la  mesa,  cambió  de  tema—.  Dime,  eso  de 
convencer al secretario Kidd de que tu Ministro era conocedor de la obra de mi 
padre, ¿fue una diablura tuya? 
—Sí,  lo  confieso.  Pero  dio  resultado,  ¿no?  Ahora  podremos  estar  juntos 
durante el almuerzo. 
—Eres un manipulador, Yuri Belenko. 
—¿Y el secretario Kidd? ¿Es fan de Ben Bolt? 
—No  lo  creo  —contestó  Mariah—.  Para  mí  que  prefiere  a  autores  más 
antiguos. 
Las  voces  de  los  presentes  aumentaron  de  volumen  conforme  los  dos 
ministros tomaban asiento. Mariah se sentó al lado de Belenko y directamente 
frente a un tipo que tenía aspecto de guardaespaldas. Lermontov, como rezaba 
su  placa  de  identificación,  era  fuerte  como  una  pared  de  ladrillos  y  tenía  el 
cabello  rubio,  a  lo  cepillo.  Los  botones  de  la  chaqueta  del  traje  se  tensaban 
peligrosamente sobre su abultado pecho.  De no haber temido perder la mano, 
Mariah hubiese alargado el brazo para desabrochárselos y aliviar así la tensión. 
—Formó  parte  del  equipo  olímpico  de  lucha  libre  del  84  —le  susurró 
Belenko en el oído mientras Lermontov miraba desaprobadoramente en torno—
. Invicto hasta la fecha. 
Mariah se giró hacia su omnipresente sonrisa. 
—¿Por qué será que no me sorprende? —murmuró. 
Mientras  les  servían  el  consomé,  Mariah  mantuvo  una  oreja 
diligentemente puesta en la conversación oficial que tenía lugar en el centro de 
la mesa. Sin embargo, notó que Belenko la observaba con fijeza. 
—¿Qué pasa? ¿Tengo espinacas entre los dientes? 
—No. Simplemente, me estaba preguntando... 
—¿Qué? 
—Bueno, espero que esa broma de la afición del Ministro por la obra de tu 
padre  no  te  haya  molestado.  Nunca  te  he  oído  hablar  personalmente  de  Ben 
Bolt. 
—No, no me ha molestado. Mi padre se marchó cuando yo era muy joven, 
eso es todo. Apenas me acuerdo de él. 

‐ 120 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—¿Y qué me dices de sus libros? ¿Te gustan? 
Ella  se  lo  pensó  un  momento.  Era  una  pregunta  interesante.  Nunca  se  la 
habían hecho con anterioridad. 
—Me resulta difícil leerlos con objetividad —respondió al fin—. Capto la 
fuerza de su estilo, pero no puedo evitar pensar en lo que estaba ocurriendo en 
su  vida  mientras  escribía.  Cuando  habla  de  una  mujer,  por  ejemplo,  me 
pregunto en qué mujer estaba pensando. 
—¿En tu madre, quizá? 
—Sí,  en  algunos  casos.  Pero  no  es  ningún  secreto  que  mi  padre  tuvo 
muchas amantes. Cuando leo la descripción de una mujer que obviamente no es 
mi madre, me pregunto quién sería. Y dado que mi madre siempre corregía sus 
manuscritos, también pienso en lo mucho que eso debía de lastimarla. 
—No es fácil vivir con un artista —convino Belenko—. Pero quizá estaba 
más unido a tu madre de lo que tú piensas. 
Mariah cortó un trozo de pan y observó cómo las migajas caían en el plato. 
—Pienso  que  mi  padre  creía  en  el  matrimonio  y  en  la  familia  —dijo—, 
pero de modo abstracto. No tuvo una verdadera familia de niño, así que nunca 
asumió la idea de que la familia es una especie de contrato social. Un pacto de 
futuro.  Uno  cede  una  pequeña  parte  de  su  libertad  a  cambio  del  bien  total, 
sobre  todo  de  los  hijos.  Ben,  sin  embargo,  no  estaba  preparado  para  sacrificar 
sus propias necesidades. 
—¿Quizá las exigencias de una vida familiar interferían en su arte? 
Mariah se mostró dubitativa. 
—Le  fue  posible  escribir  gracias  a  mi  madre.  Después  de  abandonarla, 
escribió muy poco. Sus excesos acabaron matándolo. 
—Destruyó  a  su  familia  por  su  arte  —dijo  Belenko—.  Triste,  pero 
interesante. En mi país, durante mucho tiempo, se dio la situación inversa. Los 
artistas  reprimían  su  creatividad  para  que  sus  familias  pudieran  sobrevivir  en 
aquel  clima  de  censura  —miró  ceñudo  su  plato.  Parecía  verdaderamente 
consternado,  y  era  la  primera  vez  que  Mariah  lo  veía  así.  Pero  entonces,  cual 
una  nube  pasajera, el momento  pasó. Belenko alzó los ojos y le dirigió una  de 
sus irresistibles sonrisas. Conforme se la devolvía, Mariah advirtió que eran los 
únicos que no prestaban atención a cada palabra de los ministros. 
Belenko levantó su copa. 
—Por unos tiempos mejores, Mariah. 
—Por unos tiempos mejores —repitió ella. 
Al oír el entrechocar de las copas, Lermontov, el guardaespaldas, torció el 
gesto ante aquella falta de atención. 
 
 
A  últimas  horas  de  la  tarde,  el  cuartel  general  de  la  policía  de  Newport 
Beach estaba prácticamente desierto. Scheiber, sin embargo, no se tomó la tarde 
libre,  como  había  planeado.  Liz  lo  había  llamado  para  comunicarle  que  Lucas 

‐ 121 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

no había podido ir a casa de su amiguito, porque el hermano pequeño de este 
había enfermado. 
Adiós a una tarde placentera, se dijo Scheiber frustrado. 
—De acuerdo —respondió, cobarde como era—. Me quedaré aquí un rato 
para  rellenar  el  papeleo  relacionado  con  el  tipo  que  encontramos  muerto  esta 
mañana. 
—¡Ja! Te da miedo venir —dijo Liz. En el fondo se oía el molesto chirrido 
de la pistola láser que la madrastra de Lucas tan amablemente le había regalado 
para su cumpleaños. 
—No, no es eso —aseguró él, sintiéndose culpable.  
—Tranquilo,  sólo  bromeaba  —ella  se  echó  a  reír—.  Aunque  me  das 
envidia,  créeme.  Yo  tampoco  querría  estar  aquí.  Pero  podremos  disfrutar  de 
una cena tranquila cuando Lucas se haya acostado. 
—Para  serte  sincero  —confesó  Scheiber—,  pensaba  subir  hasta  Los 
Ángeles, de todos modos. 
—Por mi parte no hay ningún problema. ¿Para qué? 
—Quiero  interrogar  a  una  mujer  acerca  del  anciano  que  encontramos 
muerto en  la bañera. Se hospeda en el hotel Beverly Wilshire, pero sólo estará 
allí un día más. Si no la localizo ahora, quizá no lo consiga nunca. 
—¿Ese hombre sufrió un infarto, como tú pensabas? 
—Probablemente,  pero  no  lo  sabremos  hasta  después  de  la  autopsia.  Sin 
embargo, me preocupa que se haya producido un robo en la casa. Si se produjo, 
y su muerte no se debió a causas naturales, la situación habrá dado un giro de 
ciento ochenta grados. 
—¿Y la mujer del Beverly Wilshire? 
—Es hija de Benjamin Bolt, el escritor. Y el fallecido era el agente literario 
de Bolt. Al parecer, poseía unos documentos muy valiosos, pero los he buscado 
y  no  están  en  ningún  lugar  de  la  casa.  Si  la  hija  del  escritor  puede  aclarar  el 
misterio,  Dave  y  yo  no  perderemos  el  tiempo  en  una  investigación  inútil.  A 
propósito de Dave —añadió Scheiber alzando la mirada—, aquí viene. 
—Salúdalo de mi parte —pidió Liz. 
—Saludos de parte de Liz. 
—¡Hola,  Liz!  —dijo  Eckert  en  voz  alta  al  tiempo  que  se  sentaba  junto  a 
Scheiber. 
El  palpitante  chirrido  de  un  láser  de  juguete  interrumpió  la  respuesta  de 
ella. 
—Ay,  Dios.  Tengo  que  dejarte,  Jim  —se  disculpó—.  Creo  que  está 
intentando freír la pecera. 
—¿Estarás bien? 
—Claro que sí. Te lo juro —aseguró Liz—. Si se pone demasiado revoltoso, 
lo llevaré a la piscina para que nade hasta caer rendido. 
Él sonrió. 
—Te llamaré más tarde. 

‐ 122 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Te quiero. 
—Yo  a  ti  también  —Scheiber  colgó  y  se  giró  hacia  Eckert,  que  parecía 
impaciente por hacerlo partícipe de alguna novedad—. ¿Qué sucede? 
—¿Recuerdas  que  Porter  dijo  que  le  encantaba  Ben  Bolt,  que  había  leído 
todos sus libros, pero que no había oído hablar de esos documentos inéditos?  
—Sí. 
—Bueno, pues he buscado en Internet el nombre de Ben Bolt, ¿y sabes qué 
he  descubierto?  Durante  estos  últimos  meses  se  han  publicado  un  sinfín  de 
artículos  acerca  de  los  diarios  y  la  novela  inédita  que  su  hija  encontró  en  una 
caja llena de trastos viejos, guardada en un almacén desde hacía años. La hija es 
esa tal Mariah que dejó un mensaje en el contestador de Korman. Resulta raro 
que Porter no supiera nada de eso, ¿no te parece? Sobre todo, siendo vecino del 
agente de Bolt... 
—No sé. Yo tampoco sabía nada, y leo el periódico a diario. 
—Ya, pero tú no eres fan de Ben Bolt.  
—Quizá Porter lea solo libros y ensayos de arquitectura. 
—Sí,  es  posible  —reconoció  Eckert—.  Pero  hay  más  cosas.  También 
introduje  el  nombre  de  Porter  en  el  buscador  de  Internet,  y  encontré 
información abundante y de interés. Resulta que fue uno de los subcontratistas 
de  la  primera  fase  de  construcción  del  nuevo  Museo  Getty,  de  Malibú,  hace 
unos  cuantos  años.  Pero  lo  echaron  del  proyecto  en  circunstancias  un  tanto 
turbias. 
—¿Turbias? ¿Te refieres a problemas legales? 
Eckert frunció los labios y se encogió de hombros. 
—No  está  muy  claro.  La  prensa  relacionó  a  Porter  y  a  otro  par  de 
individuos  con  un  posible  desvío  de  fondos  destinados  al  proyecto,  aunque 
parece  que  el  asunto  fue  silenciado  por  el  Grupo  Getty.  Al  mismo  tiempo,  el 
museo  estaba  teniendo  problemas  con  algunas  asociaciones  ecologistas, 
contrarias a que se excavaran las colinas de Malibú para que los Getty hicieran 
brillar su nombre en la ciudad. Probablemente no deseaban más problemas de 
los que ya tenían. 
Scheiber colocó los pies encima de la mesa y entrelazó las manos encima 
de su vientre. 
—Si  la  reputación  de  Porter  quedó  manchada  en  un  proyecto  de  tal 
envergadura, eso explicaría por qué ahora trabaja en el extranjero. Muy bien —
dijo  asintiendo—,  introduzcamos  su  nombre  en  el  ordenador,  a  ver  qué 
encontramos. Por cierto, ¿hay alguna posibilidad de que aproveches tus buenas 
relaciones con la forense para que se acelere la autopsia? 
Eckert se sonrojó, según pudo advertir Scheiber, pero no protestó. 
—En realidad, ya he hablado con Iris. 
—¡Ajá! ¿Habéis hecho planes para el fin de semana? 
—No es que sea asunto tuyo, pero, sí, pensamos ver los fuegos artificiales 
desde Dana Point. 

‐ 123 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Viejo zorro. ¿Le pasaste los nombres de los hijos de Korman? —a partir 
de la información de Porter, habían vuelto a la casa del fallecido y encontrado 
los nombres de Michael y Philip Korman en una libreta, junto al teléfono. 
—Sí  —respondió  Eckert—.  Dijo  que  te  lo  agradecía  mucho,  que  le 
habíamos facilitado en gran medida la tarea. 
—¿Te ha dicho algo acerca de la autopsia? 
—Quieren hacerla mañana por la mañana. 
—Adiós  a  mi  Cuatro  de  Julio  —gruñó  Scheiber—.  ¿A  qué  hora, 
exactamente? 
—Iris  ha  quedado  en  llamar  para  decírmelo,  pero  probablemente  será  a 
media mañana. 
Scheiber agarró un lápiz y se dio golpecitos con él en la rodilla. 
—En fin, veamos si Korman o Porter tienen antecedentes de alguna clase. 
Luego iré a Los Ángeles e intentaré localizar a esa tal Mariah Bolt. ¿Quién sabe? 
Quizá su testimonio pueda arrojar algo de luz sobre el asunto. 

‐ 124 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

 
Capítulo 13 

Desear  algo  excesivamente  era  el  modo  más  seguro  de  pagar  un  precio 
demasiado alto por ello, se dijo Mariah mientras se hallaba sentada en la cama 
del hotel, con las llaves de la casa de la playa en la mano. Las había encontrado 
encima  de  la  mesa  al  entrar  en  la  habitación,  junto  a  una  nota  en  la  que  Paul 
explicaba  que  estaría  en  los  estudios  de  televisión  toda  la  tarde,  preparándose 
para la entrevista con Zakharov. 
Mariah hizo tintinear las llaves, sintiéndose culpable. 
Solo había deseado pasar unos días tranquilos en compañía de su hija, que 
era  el  centro  de su  enmarañado  universo.  Lindsay  quería  pasar  las  vacaciones 
de verano en el sur de California, otra etapa en su intento de seguir las huellas 
de  su  abuelo,  al  que  había  descubierto  hacía  poco.  Paul,  evidentemente,  había 
buscado algo a cambio del favor de conseguirles la casa. Constituía una prueba 
de su decencia el hecho de que hubiera cumplido su parte del acuerdo incluso 
después  de  que  ella  se  negase  a  pagar  el  precio  que  él  pedía:  ser  incluido  en 
dichas vacaciones. 
En la nota, Paul había dejado también un número de teléfono. 
Mariah  se  recostó  en  la  cama  y  escuchó  los  tonos  de  la  llamada.  Cuando 
finalmente respondió, Paul parecía distraído y apurado. 
—No te entretendré mucho rato —aseguró ella—. Sólo quería decirte que 
he  vuelto  al  hotel  y  he  visto  las  llaves.  Te  lo  agradezco  mucho.  Lindsay  se 
entusiasmará. 
—No tienes por qué darme las gracias. Sólo espero que la casa te guste —
en la voz de Paul subyacía un tono que, para una conciencia culpable como la 
de  Mariah,  tenía  mucho  de  resentimiento.  Aunque  quizá  simplemente  estaba 
preocupado. Al fin y al cabo, tenía cosas más urgentes entre manos en aquellos 
momentos. 
—¿Seguro  que  no  estás  enfadado?  —inquirió  ella—.  Me  siento  algo 
incómoda al aprovecharme así de tus conocidos. 
—No  te  estás  aprovechando  de  nadie  —repuso  Paul—.  Pero  quiero  que 
comprendas una cosa. Cuando dije que me gustaría estar allí, con vosotras... —
lo  interrumpió  una  voz  amortiguada  que  se  oyó  en  segundo  plano,  y  Mariah 
esperó  mientras  él  se  excusaba  para  hablar  con  alguien  sobre  el  ángulo  de  la 
cámara.  Luego  volvió  a  ponerse—.  Lo  siento  —se  disculpó—.  Oye,  esto  está 
lleno de gente. Quizá no sea el momento más indicado para hablar. 
—Lo sé. Me gustaría que habláramos, Paul, pero ahora mismo tienes otras 
cosas en la cabeza. ¿Sigue adelante lo de la entrevista con Zakharov? 

‐ 125 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Estamos  esperando  a  que  llegue  —respondió  Paul—.  Su  gente  llamó 


para decir que sólo hablaría conmigo si grabábamos la entrevista en algún lugar 
cercano al puerto. No han querido decirme la razón, pero he averiguado que se 
hospeda en un barco ruso mientras dure su estancia en la ciudad. ¿Lo sabías? 
Mariah  respondió  en  tono  neutro.  Hacía  tiempo  que  había  renunciado  a 
conocer  cuáles  eran  las  fuentes  de  Paul.  Había  pocas  cosas  que  no  acabara 
descubriendo, antes o después. 
—En  fin  —prosiguió  él—,  pensábamos  filmar  la  entrevista  en  Burbank, 
pero  hemos  tenido  que  reservar  a  toda  prisa  una  suite  en  un  hotel  en  las 
inmediaciones  del  puerto.  Los  técnicos  han  tardado  horas  en  trasladar  todo  el 
equipo. ¿Qué tal ha ido el almuerzo con Kidd? 
—Tan  bien  como  cabía  esperar  —respondió  Mariah—.  Los  comunicados 
oficiales  dirán  que  han  tenido  un  intercambio  de  impresiones  «completo  y 
sincero». 
—¡Uf! ¿Tan malo ha sido? 
Ella  sonrió.  Paul  se  había  encargado  de  cubrir  asuntos  internacionales  el 
tiempo  suficiente  como  para  conocer  de  primera  mano  los  entresijos  de  la 
diplomacia. 
—Digamos que los intérpretes se han ganado bien el sueldo —dijo. 
—¿Y la ayuda financiera que buscaba Zakharov? ¿La obtuvo? 
—Sabes que no puedo revelar ese tipo de información de antemano, pero 
el asunto tendrá que debatirse en el Congreso, y Zakharov habrá de aceptar las 
condiciones  necesarias  antes  de  que  se  firme  algún  acuerdo.  Aunque 
convendría  que  le  preguntaras  si  sabe  algo  acerca  del  envío  de  fondos  a  los 
kurdos  y  la  oposición  fundamentalista  al  gobierno  turco;  y  si  está  dispuesto  a 
arriesgar  los  suministros  de  comida  y  combustible,  durante  el  próximo 
invierno, socavando los intentos de EE.UU. de mediar en la zona. 
—Armas o mantequilla, el eterno dilema —dijo Paul—. Puede que algunos 
se pregunten por qué debemos pensar siquiera en ofrecerles ayuda económica, 
cuando,  en  la  actual  coyuntura,  esa  ayuda  solo  servirá  para  favorecer  las 
ambiciones  de  un  tirano  que  nos  odia.  Pero  —añadió,  rebatiendo  sus  propios 
argumentos—,  imagino  que  aquí  se  aplica lo de «más  vale  malo  conocido  que 
bueno  por  conocer».  ¿Qué  hay  de  las  divisiones  rusas  concentradas  en  el  sur? 
¿Ha exigido Kidd su retirada? 
—Sería  un  lógico  quid  pro  quo,  ¿verdad?  Y  nadie  ha  acusado  nunca  a 
Shelby Kidd de falta de lógica.  
—Vaya,  gracias.  Eso  me  servirá  —dijo  Paul,  hablando  como  si  estuviera 
tomando nota—. ¿Ya se han acabado los encuentros? 
—Los  bilaterales,  sí.  Ambos  bandos  se  han  retirado  a  sus  esquinas 
respectivas.  Aunque  Zakharov  y  Shelby  han  de  estar  mañana  a  bordo  del 
Queen Mary para la apertura de la Conferencia del Pacífico. 
—¿Y tú dónde estarás? 
—Descansando los pies, para variar. Acabo de entregar mi último informe. 

‐ 126 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Por lo que a trabajo se refiere, soy libre —Mariah había regresado al edificio de 
la CIA después del almuerzo, para comunicarle a Geist que la oferta había sido 
hecha, y que Belenko no había reaccionado mal en absoluto. Aunque tampoco 
había  saltado  ante  la  oportunidad  de  convertirse  en  un  traidor  pagado.  Si 
Belenko volvía a ponerse en contacto con ella, se lo haría saber a Geist. De otro 
modo, la pelota estaba ahora en el campo del subdirector de operaciones. 
—¿Puedo invitarte a cenar? —sugirió a Paul. Se lo debía, además de una 
explicación sincera acerca de por qué lo había rechazado. 
—Esperaba que tuvieras la noche libre —dijo él—. De hecho, ya he pedido 
que nos hagan las reservas. Tengo reservada una mesa en Spago para las ocho. 
¿Te va bien? 
—Supongo que sí —Mariah hubiese preferido un sitio más tranquilo, pero 
la  hora  le  parecía  perfecta.  Tendría  tiempo  de  charlar  con  él  antes  de  irse  al 
aeropuerto a recoger a Lindsay—. Una  mesa en Spago, reservada en el último 
momento —añadió impresionada—. Imagino que esa es una de las ventajas de 
ser un presentador de televisión famoso. 
La  broma  cayó  en  saco  roto.  La  respuesta  de  Paul  fue,  a  todas  luces, 
cortante. 
—A ti tampoco te falta nombre, Mariah. ¿No crees que ya va siendo hora 
de que te reconcilies con la memoria de tu padre? 
Ella arrugó la frente. 
—Disculpa, ¿a qué ha venido eso? 
—Olvídalo.  Oye,  tengo  que  dejarte.  Hablaremos  durante  la  cena,  ¿de 
acuerdo? 
—Está  bien  —accedió  Mariah.  Seguidamente,  en  tono  conciliador, 
agregó—: Te agradezco mucho lo de la casa, Paul. 
Él exhaló un intenso suspiro. 
—Sólo estoy para ayudarte. Es lo que siempre he intentado hacer. 
—Lo sé. Bueno, nos veremos a las ocho. Entretanto, empléate a fondo con 
Zakharov, ¿eh? 
Mariah  colgó  el  auricular  y  volvió  a  colocar  el  teléfono  en  la  mesilla  de 
noche. Luego se reclinó en la almohada, tratando de decidir qué haría durante 
las horas que tenía libres. Aún debía recoger el coche, y... 
—¡Oh,  maldita  sea!  —exclamó  de  repente,  dándose  una  palmada  en  el 
muslo. 
Había olvidado decirle a Paul que había cambiado el vuelo de Lindsay, y 
que  llegaría  aquella  noche,  en  lugar  de  al  día  siguiente.  Sin  embargo,  pensó 
sombríamente,  quizá  debiera  comentárselo  en  el  transcurso  de  la  cena.  Eso  sí, 
de  ningún  modo  dejaría  a  Lindsay  sola  en  la  habitación  de  un  hotel  mientras 
Paul y ella pasaban otra noche juntos. Comunicarle a Paul la noticia sería como 
echarle sal en la herida. Lo mejor que podía hacer era llamar a recepción para 
alquilar  una  habitación  doble,  donde  podría  quedarse  con  Lindsay,  y  dejarle 
aquella  a  Paul.  Luego,  mientras  el  botones  trasladaba  el  equipaje,  calculó 

‐ 127 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Mariah, podría acercarse a recoger el coche alquilado. 
Salió de la cama y se dirigió hacia el baño, donde se dispuso a guardar sus 
pinturas y el cepillo de dientes en la bolsa de aseo. Luego consultó de nuevo el 
reloj.  Disponía  de  tres  horas  y  media  hasta  la  cena.  En  fin,  se  dijo,  cuando  las 
cosas se ponían feas, siempre quedaba el tradicional recurso de ir de compras. Y 
eso  fue  lo  que  hizo.  Después  de  recoger  el  coche  alquilado,  un  Mustang  rojo 
descapotable,  Mariah  condujo  hasta  el  Beverly  Center  y  pasó  hora  y  media 
recorriendo tiendas de lujo y probándose ropa. En Saks se compró un bañador 
nuevo, sandalias y un sombrero de paja. 
«Cómete tu corazón, presentador de televisión», pensó mientras se miraba 
en el espejo del probador, con un vestido de seda turquesa sin mangas. El color 
veraniego de la prenda realzaba el tono dorado que ya había adquirido su piel 
después  de  día  y  medio  bajo  el  sol  de  California.  Su  cabello  nunca  había 
parecido tan rubio. 
En el mostrador, una obsequiosa dependienta le ofreció un chal de seda a 
juego con el vestido. 
—Bien.  Perfecto  para  la  típica  mirada  de  desdén  por  encima  del  hombro 
—dijo  Mariah  al  tiempo  que  lo  ponía  junto  a  las  demás  compras.  La 
dependienta le dirigió una sonrisa de perplejidad. 
Regresó  al  hotel  con  media  hora  de  margen,  dejó  el  Mustang  aparcado 
frente a la puerta principal, subió a la carrera, se duchó y, finalmente, se vistió, 
recreándose en el maquillaje. 
—Que espere —musitó. 
El efecto debió de ser el esperado, pues tanto el portero del hotel como el 
encargado  de  vigilar  los  coches  se  tropezaron  en  sus  prisas  por  abrirle  la 
portezuela  del  Mustang,  y  le  miraron  las  piernas  conforme  se  sentaba  tras  el 
volante.  No  estaba  nada  mal  para  tratarse  de  la  madre  de  una  adolescente,  se 
dijo Mariah, sonriendo mientras contemplaba sus caras en el espejo retrovisor y 
se alejaba. 
 
 
Jim  Scheiber  mostró  su  placa  en  el  mostrador  de  recepción  del  hotel 
Beverly Wilshire. 
—Busco a una de sus huéspedes —explicó a la mujer que se había dirigido 
a él con una sonrisa—. Sé que se hospeda aquí, pero no sé a ciencia cierta con 
qué nombre se habrá registrado. 
Eran  las  ocho  y  media  pasadas.  Scheiber  había  querido  llegar  a  Los 
Ángeles  más  temprano,  pero,  al  pensar  en  el  tráfico  de  fin  semana,  decidió 
llegarse  a  su  casa  para  cenar  con  Liz  y  con  el  chico,  y  esperar  a  que  pasara  la 
hora  punta.  Craso  error.  Para  cuando  llegó  a  la  autopista  405,  el 
embotellamiento se extendía desde San Diego a Malibú, agravado por una serie 
de accidentes que preludiaba ya, el caos inminente del Cuatro de Julio. 
El  desvío  por  rutas  alternativas  había  desembocado  en  una  lenta  y 

‐ 128 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

frustrante  competición  con  varios  miles  de  sabihondos  que  habían  tenido  la 
misma  idea.  Toda  la  red  de  carreteras  del  sur  se  había  convertido  en  un 
inmenso mar rojo de luces de frenado. 
La mujer del mostrador de recepción estudió brevemente su placa y luego 
lo miró desconcertada. 
—Busca a una huésped, ¿y no sabe cómo se llama? 
—Conozco su apellido de soltera —explicó Scheiber—, pero no sé si es el 
que utiliza. 
—Bien,  detective,  ¿por  qué  no  me  da  el  nombre  que  conoce,  y  lo 
intentamos? —propuso la recepcionista al tiempo que colocaba los dedos sobre 
el teclado del ordenador—. ¿Cuál es? 
—Mariah Bolt. 
La mujer retiró las manos del teclado. 
—Ah, bueno, ese es fácil. Decididamente se hospeda aquí, sí. 
—¿Está usted segura? 
—Sí. La he visto salir hace una media hora. 
—Deben  de  tener  ustedes  muchos  huéspedes.  ¿Seguro  que  no  se 
confunde? 
—No. Digamos que tengo motivos para conocerla. 
—¿Y eso? 
—Decirlo  sería  una  indiscreción  por  mi  parte,  detective  —la  mujer  se 
encogió de hombros con aire misterioso. 
—Déjeme adivinar —dijo Scheiber—. Se hospeda aquí con alguien. 
—La vida privada de nuestros huéspedes no es de nuestra incumbencia. 
—Pero,  ¿está  aquí  con  alguien?  —inquirió  él.  La  mujer  asintió—.  Muy 
bien, escuche —añadió Scheiber con tono hastiado—. Eso me trae sin cuidado, 
pero es muy importante que hable con ella. 
—¿Se  trata  de  un  asunto  oficial,  dice?  ¿No  es  usted  un  cazador  de 
celebridades? 
Scheiber hizo una mueca. 
—Estoy trabajando en un caso. 
—Está bien. Entonces, supongo que puedo contarle lo que sé. Aunque no 
crea  que  esto  lo  hago  por  cualquiera.  Tenemos  una  reputación  que  mantener, 
¿sabe?  Al  otro  señor  que  vino  preguntando  por  ella  no  le  di  ninguna 
información. 
—Se lo agradezco de veras —aseguró Scheiber. 
—Se registró en el hotel ayer —empezó a decir la recepcionista—. Dijo que 
solo  pasaría  aquí  una  noche  o  dos,  a  lo  sumo,  pero  me  parece  que  piensa 
quedarse también esta noche. No ha pedido la cuenta todavía, a pesar de que su 
compañero se marchó con su equipaje esta misma mañana. 
—¿Él no se registró? 
—No. Llegó solo y se marchó solo. 
—Y, por simple curiosidad, ¿cómo sabe usted que paraba en la habitación 

‐ 129 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

de Mariah Bolt? 
—Es  una  persona  muy  famosa.  Lo  reconoció  el  camarero  que  les  llevó  el 
desayuno  esta  mañana  —el  rostro  de  la  mujer  se  contrajo  en  una  mueca  de 
culpa—.  Resulta  que  el  director  lo  dejó  colarse  en  la  habitación  de  la  señorita 
Bolt,  cuando  el  susodicho  caballero  dijo  que  deseaba  darle  una  sorpresa.  Yo 
jamás se lo hubiera permitido, que conste. 
—Deduzco,  pues,  que  el  caballero  en  cuestión  es  una  persona  muy 
influyente. 
Ella se encogió de hombros. 
—Sí,  si  se equipara  la  fama  con  la  influencia. Cuando  se corrió la  voz  de 
que  ese  señor  estaba en  el  hotel,  casi  todo  el  personal  sintió curiosidad por  su 
amiga. Así que todos la conocemos de vista. 
—¿Qué? —inquirió Scheiber al reparar en su sonrisa. 
—Nuestro  portero  está  convencido  de  que  esa  mujer  es  una  especie  de 
prostituta  de  lujo.  Parece  que  anoche salió  con  otro  hombre.  Y,  cuando  este  la 
dejó  en  el  hotel,  volvió  a  salir  durante  otro  par  de  horas  o  tres.  Arturo,  el 
portero, pensó que había acudido a una nueva cita. Pero eso fue antes de que yo 
le dijera que es hija de Benjamin Bolt. 
—Comprendo. Pero es una mujer muy activa, ¿verdad? 
—No  deja  de  entrar  y  salir  —la  recepcionista  se  encogió  de  hombros—. 
Quizá sea asidua a las fiestas. Aquí suelen abundar mucho... ya sabe, niños de 
papá ricos con más dinero que cerebro. 
—¿A usted le da esa impresión? 
—No  he  hablado  con  ella  mucho,  pero  no,  no  lo  parece.  Para  empezar, 
debe de tener unos treinta y tantos años. Un poco mayor para moverse en ese 
ambiente, ¿no le parece? 
—Mmm  —murmuró  Scheiber—.  ¿Así  que  ese  hombre  famoso  se  ha 
marchado, y la señorita Bolt no está en su habitación en este momento? 
—Ya le he dicho que la vi salir hace alrededor de media hora. 
—¿Pero no ha pedido la cuenta? 
—Iba vestida de punta en blanco y no llevaba ningún equipaje. Supongo 
que sus cosas siguen en la habitación. 
—¿Le importa que eche un vistazo? —preguntó Scheiber. 
—¿Para qué? 
—Para  convencerme  de  que  sigue  en  el  hotel  y  de  que  volverá,  tarde  o 
temprano. Si es así, le dejaré una nota para que se ponga en contacto conmigo. 
Como le he dicho, es de vital importancia que hable con ella sobre el caso en el 
que estoy trabajando. 
La recepcionista paseó la mirada por el vestíbulo. Luego asintió. 
—¿Le importa esperar un momento mientras pido una llave? 
Mientras el ascensor los llevaba hasta la quinta planta, Scheiber inquirió: 
—Dijo  usted  que  había  venido  otro  hombre  preguntando  por  ella.  ¿Se 
identificó? 

‐ 130 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—No. Pero apostaría a que era un policía de alguna clase. 
—¿Cómo lo sabe? 
—Llevo veintidós años en este trabajo, detective. Una aprende a identificar 
a  ciertas  personas  con  un  simple  vistazo.  A  los  policías,  a  la  gente  casada  que 
engaña a sus parejas, a las prostitutas... Ya sabe a qué me refiero. En su trabajo 
debe de ser más o menos lo mismo. Por aquí —añadió la recepcionista cuando 
las puertas del ascensor se abrieron. 
—¿Cree que podía ser del FBI...? 
La mujer se detuvo delante de una puerta situada al final del pasillo, llamó 
un par de veces y luego introdujo la llave en la cerradura. 
—Del FBI no, estoy segura —dijo mientras abría la puerta—. Parecía más 
bien... 
Dejó la frase en suspenso y emitió un jadeo ahogado. Scheiber miró hacia 
el  interior  de  la  habitación  por  encima  del  hombro  de  ella,  con  el  brazo 
izquierdo preparado para quitarla de en medio si era preciso y la mano derecha 
puesta instintivamente sobre la pistolera. 
Pero Latham, que así se llamaba la recepcionista, se recuperó rápidamente 
del susto, y lo miró con una mueca de desagrado. 
—Yo diría que aquel individuo era idéntico a este que tenemos aquí. 
Al seguirla al interior de la suite, Scheiber vio a un hombre fornido, calvo, 
de mediana edad, situado frente a las puertas abiertas del armario. Iba vestido 
de  manera  informal,  sin  corbata,  con  una  chaqueta  deportiva  encima  de  un 
jersey negro. Aun así, parecía uno de esos hombres acostumbrados a oír la frase 
«sí, señor» a diario. 
Cuando  alzó  la  cabeza  para  mirarlos,  sus  ojos  reflejaron  una  intensidad 
que  la  mayoría  de  la  gente  hubiera  considerado  amedrentadora.  La 
recepcionista del hotel Beverly Wilshire, sin embargo, permaneció impertérrita. 
—¿Se  puede  saber  qué  hace  usted  aquí?  —preguntó  con  los  brazos  en 
jarras—. ¿Y cómo ha podido entrar? 
El  hombre  cerró  el  armario,  con  calma,  y  luego  se  giró  para  mirarlos  de 
frente.  No  parecía  preocupado,  ni  avergonzado  por  el  hecho  de  haber  sido 
sorprendido con las manos en la masa. 
Finalmente, se dignó contestar. 
—Estoy buscando a Mariah Bolt —su voz era profunda y grave. 
—¿Y  ha  pensado  que  la  encontraría  dentro  del  armario?  —inquirió 
Latham con cinismo. 
Scheiber  decidió  que  aquella  mujer  le  caía  bien.  Tenía  agallas.  Sin 
embargo,  la  rodeó  para  situarse  delante,  pensando  que  había  llegado  el 
momento de hacerse cargo de la situación. 
—¿Quién es usted? —preguntó. 
El intruso enarcó una de sus negras cejas. 
—¿Que quién soy? ¿Y usted? ¿Quién es? 
—Detective  James  Scheiber,  del  departamento  de  policía  de  Newport 

‐ 131 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Beach, sección de homicidios. 
—Homicidios,  ¿eh?  —el  corpulento  individuo  miró  en  tomo—.  Aquí  no 
hay ningún cadáver. ¿Y no está algo alejado de su jurisdicción? 
—Un poco —convino Scheiber—. ¿Y usted es...? 
El hombre titubeó... como si intentara decidir quién era aquel día. No era 
una buena señal. 
—Frank Tucker, de la Agencia Central de Inteligencia —respondió por fin. 
La recepcionista se volvió hacia Scheiber. 
—¿Lo ve usted? Justo lo que yo pensaba. 
—Es usted buena —reconoció Scheiber—. ¿Tiene algo que lo identifique? 
El  hombre  hizo  una  mueca  y  se  sacó  del  bolsillo  trasero  una  tarjeta  de 
identificación, con fotografía incluida. 
—¿La suya? —pidió a continuación. 
Scheiber  sacó  la  cartera  de  cuero  que  contenía  su  placa.  Observaron  sus 
credenciales  respectivas  mientras  la  recepcionista  los  miraba,  con  los  brazos 
cruzados sobre el pecho.  
—Ahora  que  todos  nos  hemos  presentado  formalmente  —dijo  en  tono 
sardónico—,  ¿les  importaría  explicarme  qué  diablos  está  pasando  aquí?  En 
cuanto  a  usted  —añadió  dirigiéndose  a  Tucker—,  aún  quiero  saber  cómo  ha 
conseguido entrar. Pueden detenerlo por esto, ¿sabe? 
—No  será  él  quien  lo  haga  —dijo  Tucker  señalando  a  Scheiber  con  el 
pulgar—. Está lejos de su terreno. 
—Y  supongo  que  no se  esperará  usted  mientras  aviso  a  la  policía de  Los 
Ángeles, ¿verdad? —inquirió ella. 
—No, ya he terminado aquí. 
—Ah, bien —respondió Latham sarcásticamente—. Celebro oírlo. ¿Qué tal 
si  se  larga,  en  ese  caso?  —se  volvió  hacia  Scheiber  una  vez  más—.  ¿Y  usted, 
detective? ¿Ha visto ya bastante? 
Scheiber  inspeccionó  rápidamente  la  habitación.  Además  de  los  vestidos 
que  había  visto  en  el  armario,  había  una  bolsa  de  aseo  en  el  cuarto  de  baño  y 
una  bolsa  de  Saks  encima  de  una  de  las  sillas.  Decidió  reprimir  el  impulso  de 
registrar  los  cajones.  Aunque  no  se  hallara  fuera  de  su  jurisdicción,  como  le 
había  recordado  el  tal  Tucker,  no  podía  registrar  la  habitación  sin  una  orden 
judicial. 
Scheiber  hizo  un  gesto  afirmativo,  y  la  recepcionista  extendió  un  brazo 
hacia la puerta. 
—Si  tienen  la  amabilidad,  caballeros  —luego,  mientras  esperaban  el 
ascensor, miró a uno y a otro—. ¿Puedo hacer algo más por ustedes? 
Los dos hombres se miraron. A Scheiber se le ocurrió que debía dejar un 
recado a Mariah Bolt, para que se pusiera en contacto con él en cuanto llegase al 
hotel.  Pero  no  quería  que  Tucker  se  le  escapase  sin  responder  antes  a  unas 
cuantas  preguntas.  Podía  dejar  el  recado  más  tarde.  Tucker  lo  observaba, 
obviamente haciendo  sus  propios  cálculos  mentales.  Por  fin,  ambos  se giraron 

‐ 132 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

hacia Latham y menearon la cabeza. 
—Bien.  Espero  que  a  nadie  se  le  ocurra  colarse  en  otra  de  nuestras 
habitaciones esta noche —añadió ella al tiempo que dirigía a Tucker una mirada 
cargada  de  intención.  Él  asintió  lacónicamente  mientras  se  abrían  las  puertas 
del ascensor—. La salida está por ahí, caballeros —con una mano en la cadera, 
señaló hacia la puerta principal, montando guardia hasta que hubieron salido. 
Una  vez  en  la calle,  debajo  de uno de  los  toldos  semicirculares  del  hotel, 
Tucker  se  detuvo  para  esperar  a  Scheiber,  y  luego  lo  siguió  hasta  la  avenida 
cercana.  La  tarde  era  cálida  y  el  aire  estaba  impregnado  de  un  aroma  de 
jazmines  en  flor.  De  vez  en  cuando  se  oía  el  estruendo  de  algún  que  otro 
petardo, señal de que el fin de semana festivo se iniciaba temprano. 
—Conque de la CIA, ¿eh? —dijo Scheiber con calma, apoyándose en una 
de las paredes de ladrillo visto del hotel. Un par de turistas alemanes, bastante 
mayores, estaban parados en la esquina, tratando de explicarle a un transeúnte 
cómo se utilizaba su cámara de vídeo. 
—Así es —respondió Tucker. Luego se puso de espaldas a la videocámara, 
según  advirtió  Scheiber,  adentrándose  en  la  sombra  mientras  la  pareja  posaba 
bajo  el  rótulo  de  Rodeo  Drive  y  sonreía  al  amable  desconocido  que  había 
accedido a ayudarles. Evidentemente, el instinto que lo impulsaba a camuflarse 
estaba profundamente arraigado. 
—¿Trabaja fuera de Langley? —le preguntó Scheiber.  
—Exacto. ¿Y usted? ¿Qué hace aquí, tan alejado de su jurisdicción? 
—No  tanto  como  usted,  pero  estoy  aquí  por  la  misma  razón.  Busco  a 
Mariah Bolt. 
—¿Para qué? 
—Quiero hablar con ella acerca de un posible homicidio. 
—¿Quién es la víctima? 
Scheiber arrugó la frente. 
—¿Qué  es  esto,  un  interrogatorio?  Mire,  Tucker,  dejemos  bien  clara  una 
cosa. Esto no entra en sus competencias. De momento, estoy dispuesto a pasar 
por  alto  el  delito  de  allanamiento  que  acaba  de  cometer.  Pero  estoy  de  un 
humor de perros, y la situación puede cambiar. 
—Muy bien. ¿Quién es la víctima? —repitió Tucker. 
Scheiber exhaló un suspiro. 
—Se llama Albert Jacob Korman, apodado «Chap». ¿Ha oído hablar de él? 
El semblante pétreo de Tucker mostró, al fin, un atisbo de reacción. 
—¿Korman ha muerto? —dijo—. ¿Cómo? 
—Lo encontraron esta mañana en el fondo de su Jacuzzi. 
—Asesinado —dijo Tucker. No era una pregunta, sino una afirmación. 
—Lo dice como si estuviera seguro de ello —observó Scheiber entornando 
los ojos. ¿Qué tenía que ver la puñetera CIA con aquel asunto? 
—¿No  lo  asesinaron?  —inquirió  Tucker.  Por  el  escepticismo  con  el  que 
formuló  la  pregunta,  había  poca  duda  de  que  pensaba  que  Korman  había 

‐ 133 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

muerto asesinado. 
—No  lo  sabremos  hasta  que  se  conozcan  los  resultados  de  la  autopsia. 
¿Qué sabe usted de él? 
Tucker se encogió de hombros. 
—No lo conocía personalmente. Sólo sé que era agente literario. 
—Exacto,  y  fue  agente  del  padre  de  Mariah  —al  ver  que  el  otro  hombre 
asentía,  Scheiber  preguntó—:  ¿Y  la  CIA?  ¿Por  qué  está  tan  interesada  en  este 
asunto, hasta el punto de que ha allanado usted la habitación de Mariah? 
—Yo  no  he  dicho  que  la  CIA  esté  interesada  en  ella.  Dije  que  «yo»  la 
estaba buscando. Es amiga mía —se apresuró a añadir Tucker—. Hablé con ella 
esta mañana. 
—¿Una amiga muy cercana? 
—Sí  —las  respuestas  cortas  de  Tucker  decían  mucho  más  que  las  largas, 
advirtió Scheiber. 
—Por lo que he oído, parece que esa mujer tiene muchos amigos. 
Tucker pareció ofendido. 
—¿Se  puede  saber  qué  significa  eso?  —y,  entonces,  algo  centelleó  en  su 
expresión,  pero  desapareció  antes  de  que  Scheiber  tuviera  ocasión  de 
interpretarlo—. Paul Chaney —dijo—. Está con ella. 
¡Ajá!, se dijo Scheiber. Conque aquel era el personaje famoso del que había 
hablado la recepcionista del hotel. 
—Tengo  entendido  que  abandonó  el  hotel  esta  mañana  —comentó—.  La 
señorita  Bolt,  mientras  tanto,  hizo  frecuentes  entradas  y  salidas  del  hotel 
anoche. ¿Sabe usted algo al respecto? 
—Dudo que sea importante. Mariah está trabajando.  
Esa era también la teoría del portero, recordó Scheiber irónicamente, pero 
no creía que Tucker se refiriera al mismo oficio. 
—¿A qué se dedica? —inquirió. Al ver que su interlocutor daba la callada 
por respuesta, emitió un gemido—. Dios, no me diga que también es una espía. 
—No puedo hablarle de eso. 
—Ya, claro. ¿Por qué no me sorprende en absoluto? En fin, enfoquémoslo 
de  otro  modo.  ¿Qué  puede  decirme  acerca  de  los  documentos  inéditos  de  su 
padre? Un diario y una novela, según parece. 
—¿Qué pasa con ellos? 
—¿Dónde están? Tengo entendido que los custodiaba Korman, pero no he 
podido encontrarlos en su casa. 
Tucker frunció el ceño. 
—¿No se los habrá devuelto a Mariah? 
—Ella no llegó a verlo antes de su muerte —explicó Scheiber, refiriéndole 
lo  que  sabía  a  raíz  del  mensaje  dejado  en  el  contestador  y  del  testimonio  del 
vecino—. Ni siquiera sabe que ha fallecido. Por ese motivo, entre otros, la estoy 
buscando.  En  el  mensaje,  Mariah  mencionó  a  un  tal  Urquhart.  Mi  compañero 
investigó  el  apellido  y  averiguó  la  existencia  de  un  crítico  literario,  muy 

‐ 134 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

importante, llamado Louis Urquhart. 
Tucker asintió. 
—Está trabajando en una biografía del padre de Mariah. 
—¿Es posible que Korman le pasara los documentos? ¿Para su estudio? 
—No  lo  creo.  Pero,  por  otra  parte  —añadió  Tucker—,  si  han 
desaparecido... 
—Esos  documentos  deben  de  ser  muy  valiosos.  ¿Lo  bastante  como  para 
haber provocado el asesinato de Korman? 
Tucker cambió de postura, inquieto. 
—Tengo cosas que hacer —respondió. Otra evasiva. 
—¿Qué  cosas?  —al  ver  qué  no  respondía,  Scheiber  aventuró  una 
conjetura—: Piensa hacerle una visita al tal Urquhart, ¿verdad? Pues tendré que 
acompañarle. 
Tucker  no  dijo  nada  al  principio.  Por  fin,  empezó  a  emitir  una  tímida 
protesta. 
—Escuche, Scheiber... 
—No, escuche usted. Aún no me ha explicado por qué piensa que ese tipo 
de  Newport  Beach  pudo  ser  asesinado.  Desde  mi  punto  de  vista,  eso  lo 
convierte en un testigo potencial. ¿Y qué hace usted aquí, a todo esto? ¿Se trata 
de una operación encubierta de la Agencia? Debe saber que puedo comunicar lo 
sucedido al departamento de policía de Los Ángeles —añadió al tiempo que se 
sacaba del bolsillo el teléfono móvil. 
Tucker  lo  observó  atentamente,  y  Scheiber  tuvo  la  sensación  de  que  lo 
estaba midiendo con la mirada. 
—Los  dos  somos  ya  demasiado  mayorcitos  para  discutir  tontamente  —
dijo  Tucker  por  fin—.  ¿Qué  le  parece  si  cooperamos?  ¿Eh?  No  estoy,  aquí  en 
ninguna misión oficial —confesó—. Lo cierto es que, deteniéndome, le haría un 
favor a la Agencia. Pero le garantizo, Scheiber, que si me detiene jamás llegará a 
saber  qué  le  ocurrió  en  realidad  a  Korman.  Ciertas  personas  se  asegurarán  de 
ello. Y lo peor es que no creo que la cosa se detenga ahí. 
—¿Y  busca  a  Mariah  Bolt  contraviniendo  las  órdenes  de  sus  superiores? 
¿También ella está «ausente sin permiso»? 
Tucker no contestó. 
Scheiber  alzó  el  teléfono  una  vez  más  y  colocó  el  dedo  sobre  una  de  las 
teclas. 
—La última oportunidad —dijo. 
—Se  trata  de  un  asunto  personal  —musitó  Tucker.  De  nuevo,  Scheiber 
imaginó todo un mundo de detalles en la lacónica respuesta. 
—Está bien, le propongo un trato —dijo—. Usted me cuenta lo que sabe. Si 
considero que merece la pena, y me convence de que no ha tenido nada que ver 
con  la  muerte  de  Korman,  iremos  a  visitar  al  profesor  Urquhart.  Luego 
regresaremos y esperaremos a que vuelva la señorita Bolt. Supongo que querrá 
saber  que  el  agente  de  su  padre  ha  muerto,  y  yo  deseo  hacerle  unas  cuantas 

‐ 135 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

preguntas —al no recibir una respuesta inmediata por parte de Tucker, señaló 
el  teléfono  móvil  con  el  mentón—.  La  alternativa  es  dar  con  su  trasero  en  la 
comisaría —consultó su reloj—. Son las nueve y tres minutos de la víspera del 
Cuatro  de  Julio.  Tendrá  que  pasarse  días  encerrado  en  una  celda  antes  de 
obtener la libertad bajo fianza. Bueno, ¿qué contesta? 
—Está  bien  —gruñó  Tucker—.  Lo  haremos  a  su  manera.  Iremos  a  ver  a 
Urquhart. 
Mirándolo bien, había sido uno de los peores acuerdos que había suscrito 
en  bastante  tiempo,  se  dijo  Tucker.  Sin  embargo,  Scheiber  no  le  había  dejado 
alternativa. 
El  policía  de  Newport  Beach  ya  le  había  ahorrado  bastante  trabajo  al 
averiguar  la  dirección  del  domicilio  particular  de  Urquhart.  No  obstante,  el 
campus  de  la  universidad  de  Los  Ángeles  estaba  más  cerca,  había  dicho 
Scheiber, de modo que decidieron probar suerte allí, en primer lugar. 
Por el camino, Tucker le dio un informe extremadamente abreviado de su 
relación con Mariah y de lo que sabía acerca de Korman y Urquhart. No tenía 
intención de hablarle, desde luego, de su encuentro con el Navegante en Moscú, 
ni  de  los  antiguos  archivos  que  apuntaban  a  otra  serie  de  asesinatos  que 
probablemente  habían  querido  silenciarse  con  la  muerte  de  Korman.  La 
pregunta  era,  ¿sabía  el  asesino  de  Korman  que  otras  personas  habían 
descubierto la verdad de la muerte de Benjamin Bolt? 
Cuando llegaron al campus universitario, en Westwood, Scheiber parecía 
más  confuso  que  nunca.  Mientras  aminoraba  la  velocidad,  un  policía 
uniformado  se  acercó  a  ellos,  con  la  mano  alzada  para  que  se  detuvieran. 
Scheiber paró el aire acondicionado y, al bajar la ventanilla, penetró en el coche 
una ráfaga de tórrido aire seco. 
—Eh, Stern, viejo canalla —dijo Scheiber—. ¿Cómo te va? 
El agente se agachó y se asomó por la ventanilla. 
—¿Detective  Scheiber?  ¿Es  usted?  ¡Hombre,  hola!  ¿Qué  le  trae  por  estos 
pagos? —inquirió al tiempo que alargaba la mano por la ventanilla abierta.  
—Echaba  de  menos  las  luces  de  la  gran  ciudad  —respondió  Scheiber 
mientras  se  estrechaban  la  mano—.  Frank  Tucker  —añadió,  señalando  con  el 
pulgar a su compañero de viaje. 
El  joven  policía  asintió  brevemente,  y  luego  centró  de  nuevo  su  atención 
en el detective. 
—He oído decir que se ha casado. 
—Sí, acabo de volver del viaje de novios. Fuimos a Rosarita. 
—Así es la vida. ¿Qué tal Newport Beach? 
—Hay  más  tranquilidad  que  aquí,  eso  seguro.  ¿Qué  sucede?  —añadió 
Scheiber, señalando las luces rojas giratorias. 
—Un profesor estiró la pata en su despacho. Como muchos de los policías 
del campus estaban de vacaciones, nos avisaron a nosotros. 
Scheiber  miró  en  torno,  y  Tucker  comprendió  que  ambos  tenían  la 

‐ 136 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

sensación de haber llegado demasiado tarde. 
—Ese  profesor  —dijo  Scheiber—,  ¿no  se  llamará  Urquhart,  por 
casualidad? 
—Pues sí. ¿Cómo lo sabía? —preguntó el policía sorprendido. 
Scheiber dejó escapar un suspiro. 
—Veníamos a hablar con él. ¿Lo han asesinado? 
—Es posible. Un testigo piensa que ocurrió algo extraño... 
Tucker  vio  cómo  Scheiber  cerraba  los  ojos  un  momento.  El  detective 
meneó la cabeza. 
—¿Cuándo sucedió? 
—Hace un par de horas —contestó el agente. 
—¿Quién lleva el caso? 
—Ripley y un  tipo  llamado McEvoy, del departamento de policía de Los 
Ángeles. 
—¿Me  dejas  pasar?  —pidió  Scheiber—.  Será  mejor  que  hable  con  ellos. 
Conocemos cierta información que podría resultarles útil. 
—Claro, faltaría más. Aparque delante de mi vehículo. 
—¿Dónde está el despacho del profesor? 
—En  el  edificio  Hertzberg,  plaza  Dickson.  Tercera  planta.  Verán  a  los 
muchachos al llegar. Ellos le indicarán. 
—Muy bien, gracias. Encantado de haberte visto. 
—Lo mismo digo, detective. 
Scheiber estacionó el coche. 
—Maldición, qué calor hace —se quejó al tiempo que se apeaba. 
Tucker asintió. 
—¿Te importa que deje mi chaqueta en el coche? —inquirió tuteándolo. 
—No, tranquilo —respondió Scheiber gesticulando distraídamente. 
Tucker  se  quitó  la  chaqueta  y  la  dejó  encima  del  asiento.  Tras  cerrar 
Scheiber el vehículo, se dirigieron hacia un sendero flanqueado de árboles que 
conducía  a  la  plaza  central  del  campus.  Las  farolas  de  vapor  de  sodio 
proyectaban un resplandor amarillo sobre el pavimento. 
—Supongo  que  esto  refuerza  tu  teoría  de  que  Korman  fue  asesinado  —
dijo Scheiber. 
—Yo no dije tal cosa —precisó Tucker mientras se acercaban a la enorme 
escalinata frontal de un edificio de piedra parecido a un castillo. 
Al  llegar  a  la  tercera  planta,  Scheiber  volvió  a  explicar  a  los  policías  que 
poseían  información  de  utilidad  para  los  detectives  encargados  del  caso.  Esta 
vez,  aunque  el  agente  que  montaba  guardia  en  el  exterior  del  escenario  del 
crimen se mostraba amistoso, miró a Tucker con recelo. 
—¿Quién es? —preguntó. 
—Se llama Frank Tucker.  
—¿Trabaja con usted? 
—No, es... un posible testigo —respondió Scheiber. 

‐ 137 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

El policía asintió lentamente. 
—Muy  bien,  esperen  un  momento.  Le  diré  al  detective  Ripley  que  están 
ustedes aquí. 
Transcurrieron varios minutos  hasta que  un detective vestido de paisano 
salió  de  una  oficina,  situada  al  final  del  pasillo,  y  se  aproximó  a  ellos.  Will 
Ripley saludó a Scheiber con efusividad, pero su sonrisa se desvaneció y asintió 
bruscamente a Tucker mientras Scheiber hacía las presentaciones. Luego Ripley 
se llevó aparte a su colega. Por fin, tras una breve discusión, los dos detectives 
regresaron. 
—De  la  CIA,  ¿eh?  —comentó  Ripley  observando  a  Tucker 
detenidamente—.  ¿Qué  es  lo  que  sabe?  ¿Conocía  personalmente  al  profesor 
Urquhart? 
—No, en absoluto. Ayer oí su nombre por primera vez —explicó Tucker, 
preguntándose si acompañar a Scheiber habría sido una buena idea, después de 
todo. 
—¿Cómo oyó usted hablar del profesor? —quiso saber Ripley. 
—Es largo de contar. 
—Comprendo. En fin, quizá pueda contármelo más tarde —Ripley se giró 
hacia Scheiber—. Entra y echa una ojeada. Usted también, Tucker —añadió por 
encima del hombro. 
Siguieron  a  Ripley  hasta  la  puerta  por  la  que  había  aparecido.  Allí  había 
otro detective joven, llamado McEvoy, que enseguida fue presentado a Tucker. 
Frente a la puerta, un hombre se hallaba sentado en una silla de cuero de 
respaldo  alto,  con  la  cabeza  recostada  en  la  gran  mesa  de  roble  que  había 
delante. Louis Urquhart, supuso Tucker. Tenía un brazo extendido, próximo a 
un libro abierto. Parecía que hubiera hecho un alto para dar una cabezadita en 
mitad  de  la  lectura.  Su  mano  derecha,  con  un  gran  sello  de  oro  en  uno  de  los 
dedos, estaba extendida, con la palma boca abajo. 
Tenía el brazo izquierdo doblado detrás de la cabeza. Parecía tranquilo y 
relajado, pero, a pesar de la ausencia de señales de violencia, Tucker sabía que 
aquel hombre no estaba durmiendo. 
—¿Tiene alguna herida? —inquirió. 
Ripley hizo un gesto negativo con la cabeza. 
—Nada,  aparte  de  un  diminuto  corte  en  la  mano  derecha.  Tampoco 
creemos  que  falte  ninguno  de  sus  objetos  personales.  El  reloj  de  pulsera  que 
lleva  es  un  Rolex.  Y  el  anillo  no  le  tocó  precisamente  en  una  tómbola.  Quien 
quiera que haya estado aquí, no vino a robar. 
—¿Falta  algún  archivo?  —preguntó  Scheiber  mirando  hacia  tres 
archivadores con cajones metálicos. 
Ripley enarcó una ceja. 
—No lo sé. ¿Por qué lo preguntas? 
El detective se encogió de hombros. 
—Convendría  que  hablaras  con  su  secretaria,  para  ver  si  tenía  algún 

‐ 138 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

ayudante  de  investigación.  Al  parecer  estaba  trabajando  en  una  biografía  de 
Benjamín  Bolt,  el  escritor.  ¿Te  suena?  —al  ver  que  Ripley  asentía  vagamente, 
añadió—: Si sabes de alguien familiarizado con su investigación, no estaría de 
más preguntarle si falta algún material, sobre todo relacionado con Bolt. 
McEvoy,  el  más  joven  de  los  dos  detectives  de  Los  Ángeles,  se  mostró 
escéptico. 
—Ni siquiera estamos seguros de que sea un homicidio, ¿y ya tiene usted 
un motivo? 
—No  —repuso  Scheiber—.  Ni  siquiera  he  dicho  que  se  trate  de  un 
asesinato. Sólo digo que merece la pena investigarlo —se volvió hacia Ripley—. 
Hablé con Stern al llegar. Me dijo que un testigo vio algo sospechoso... 
Ripley asintió. 
—Una  limpiadora.  Había  estado  hablando  con  el  profesor  mientras 
trabajaba. Dijo que parecía encontrarse bien. Luego, cuando la mujer pasó a la 
oficina contigua, oyó una especie de grito, pero no estaba segura con el ruido de 
la aspiradora. Por fin, al salir de la oficina, vio a un tipo que salía del despacho 
del profesor Urquhart y se dirigía hacia las escaleras a toda pastilla. 
—¿Y Urquhart? —preguntó Scheiber. 
—Por  desgracia  —explicó  Ripley—,  a  la  mujer  no  se  le  ocurrió  entrar  a 
verlo en aquel momento. 
—¡Ya ven! —exclamó el joven McEvoy poniendo los ojos en blanco. 
—Pensó  que  aquel  tipo  debía  de  ser  un  colega  de  Urquhart  —agregó 
Ripley—.  Sólo  después,  cuando  terminó  de  limpiar  la  última  oficina  y  se 
disponía  a  marcharse,  entró  aquí  a  echar  una  ojeada.  Encontró  a  Urquhart  tal 
como está ahora. Trató de despertarlo y se dio cuenta de que estaba muerto. El 
transportista dice que estaba histérica cuando llamó al 911. 
—¿Llegó a ver realmente al asesino? —preguntó Tucker. 
—¿Y el asesino no la vio a ella? —añadió Scheiber. 
—Parece  que  no.  Y  por  suerte,  o  de  lo  contrario  no  tendríamos 
probablemente ningún testigo —respondió Ripley. 
—Ese tipo trabajó muy deprisa —terció el joven McEvoy—. Sabemos que 
Urquhart estaba vivo poco después de las seis, cuando la limpiadora salió de la 
oficina,  y  muerto  a  las  seis  y  cuarenta  y  tres  minutos,  cuando  el  transportista 
recibió la llamada. 
Tucker  paseó  la  mirada  por  las  paredes  de  la  oficina,  cubiertas  de 
fotografías  y  diplomas  enmarcados.  Varios  estaban  torcidos,  como  si  un 
terremoto  hubiese  hecho  temblar  recientemente  el  edificio.  O  quizá,  se  dijo, 
alguien había estado mirando detrás de ellos, en busca de lugares ocultos. Era el 
único vestigio de desorden que se apreciaba en el lugar del crimen. Había sido 
un  golpe  muy  profesional  y  rápido,  como  dijo  McEvoy.  Muy  del  estilo  de  la 
KGB. 
Tucker se fijó en las fotografías. Había varias docenas, en su mayoría del 
fallecido, al parecer, en distintos lugares y con diferentes personas. Pero en una 

‐ 139 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

de las fotos aparecía un hombre solo... el padre de Mariah, constató Tucker con 
un  sobresalto.  Se  trataba  de  una  de  las  fotografías  más  famosas  de  Bolt, 
reproducida  con  asiduidad  en  la  contraportada  de  sus  libros.  Mariah  le  había 
contado en cierta ocasión que su madre había tomado aquella foto con una vieja 
cámara Instamatic, cerca de la cala de Newport donde Mariah había crecido. Su 
padre estaba de pie, en la arena de la playa, mientras las olas se estrellaban en la 
orilla.  Había  sido  un  hombre  rubio,  muy  atractivo.  En  la  foto,  llevaba  una 
sencilla camisa blanca de algodón, y tenía los pulgares encajados en las presillas 
de los vaqueros descoloridos. Sus pies descalzos se hundían en la arena. En su 
semblante, una expresión distraída, casi despistada. Un retrato del artista en su 
juventud,  se  dijo  Tucker.  Pero  también  del  padre,  cuyos  ojos  grises  había 
heredado la niñita a la que abandonó hacía tanto tiempo. 
Retiró  los  ojos  de  la  foto,  meneando  la  cabeza,  y,  después  de  echar  un 
último  vistazo  al  cadáver,  salió  al  vestíbulo,  solo  para  verse  sobresaltado  por 
unos  estridentes  chillidos.  Se  giró  rápidamente  y  vio  a  Ripley,  que  se 
encontraba dos puertas más allá, sujetando por el codo a una mujer hispana de 
mediana edad que gritaba: 
—¡Ese es el asesino! ¡Ese es el asesino! 
El  asesino  al  que  señalaba  histéricamente  era  el  propio  Tucker.  Antes  de 
que  este  pudiera  reaccionar,  se  encontró  de  cara  a  la  pared,  con  las  manos 
sujetas  en  la  espalda,  rodeado  de  media  docena  de  policías  uniformados  que 
parecían  haber  surgido  de  la  nada.  Unas  esposas  le  fueron  dolorosamente 
colocadas en las muñecas. 
—¡Scheiber! —vociferó Tucker—. ¿Qué diablos está pasando aquí? 
—Dice  que  tú  eres  el  hombre  al  que  vio  en  el  vestíbulo  —contestó 
Scheiber—.  Cuando  el  agente  de  las  escaleras  te  vio,  al  subir,  pensó  que 
encajabas perfectamente con la descripción ofrecida por la limpiadora. 
—¡Yo  no  he  matado  a  nadie!  Estaba  en  el  aeropuerto,  bajándome  de  un 
avión, cuando sucedió esto. 
—La mujer parece convencida de que usted es el asesino —insistió Ripley. 
—Esto es de locos. Consúltenlo con United Airlines. Ellos confirmarán que 
yo iba en ese avión. 
—¿Conservas la tarjeta de embarque? —le preguntó Scheiber. 
Tucker se lo pensó un momento. 
—No,  creo  que  la  tiré.  Pero  sí  tengo  el  resguardo  del  billete.  Está  en  mi 
coche alquilado, en el Beverly Wilshire. 
—Lo miraremos —dijo el detective Ripley. 
—No,  que  lo  mire  él  —replicó  Tucker  señalando  con  el  mentón  al 
detective de Newport Beach—. Scheiber, las llaves están en mi chaqueta, en tu 
coche.  El  coche  es  un  Taurus  azul  oscuro.  Puedes  sacar  el  resguardo  del 
compartimiento de la guantera... Pero no toques nada más. En cuanto a ustedes 
—añadió volviendo la cabeza hacia Ripley—, no tienen permiso para acercarse 
a  mis  pertenencias  personales.  ¿Ha  quedado  claro?  —estaba  pensando  en  el 

‐ 140 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

ordenador portátil, y  el disquete con la información del Navegante, guardados 
en el maletero del coche. 
—Perfectamente  claro  —respondió  Ripley—.  Pero,  entretanto,  tendrá 
usted que venir con nosotros —hizo un gesto de asentimiento hacia uno de los 
agentes  uniformados,  que  enseguida  registró  a  Tucker  por  si  llevaba  armas 
encima. 
—No  llevo  ninguna  —dijo  Tucker  con  voz  cansada—.  Acabo  de  bajarme 
de  un  avión,  por  el  amor  de  Dios  —lo  retiraron  de  la  pared  y  lo  obligaron  a 
darse  media  vuelta—.  Scheiber,  esto  es  absurdo.  No  puedes  dejar  que  me 
detengan. Sabes que yo no lo he hecho. 
—No, no lo sé. Sólo sé que te encontré en una habitación de hotel, donde 
te  habías  colado  dos  horas  después  de  que  asesinaran  al  profesor,  tuviste 
tiempo de sobra para llegar al hotel desde aquí. 
—¿Y por qué diablos iba a acompañarte hasta aquí si fuera yo el asesino? 
—Usted no sabía que la señora de la limpieza lo había visto —dijo el joven 
McEvoy. 
—¡Yo  no  soy  el  hombre  al  que  vio,  maldita  sea!  —Tucker  se  giró 
nuevamente  hacia  Scheiber—.  Si  lo  consultas  con  la  compañía  aérea...  —hizo 
una pausa. 
—¿Qué? —apremió Scheiber. 
Tucker cerró los ojos y meneó la cabeza, suspirando. Aquel no era el modo 
más  adecuado  de  ganarse  amigos  e  influir  en  los  demás,  pero  tenía  que 
confesar.  No  deseaba  pasarse  el  fin  de  semana  entero  en  la  cárcel.  Sabía  que 
Scheiber  insistiría  en  consultar  el  asunto  con  la  compañía  aérea,  pero  no 
encontraría ningún billete a nombre de Frank Tucker. 
—He  viajado  con  un  nombre  falso  —confesó  por  fin—.  Tengo  buenas 
razones para ello. Lo cierto es que utilicé otra identidad. 
—Muy conveniente —dijo McEvoy con mordacidad. 
Tucker pasó por alto el comentario. 
—Estoy  diciendo  la  verdad,  Scheiber.  Usé  el  nombre  de  Grant  Lewis.  El 
carné  de  identidad  falso  también  está  en  la  chaqueta  que  dejé  en  tu  coche  —
señaló hacia uno de los investigadores de la escena del crimen—. Que ese tipo 
me  tome  una  fotografía  instantánea.  Luego  muéstrenla  al  personal  del  vuelo 
Washington‐Los Ángeles de United Airlines. Viajé en primera clase, y hablé con 
una  de  las  azafatas.  No  sé  su  nombre,  pero  tendría  algo  más  de  treinta  años, 
rubia, atractiva... 
—Sí,  claro  —rezongó  McEvoy—,  será  facilísimo  dar  con  ella.  Hay  pocas 
mujeres de esas características. 
Tucker no le prestó atención. 
—La compañía United Airlines, Scheiber. ¿Querrás comprobarlo? 
Scheiber aún parecía dubitativo. 
—Si trabajabas de incógnito, ¿por qué te presentaste a mí con el nombre de 
Tucker? ¿Es ese tu verdadero nombre? 

‐ 141 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Sí,  lo  es.  Pensé  que  te  fiarías  más  de  Frank  Tucker,  de  la  CIA,  que  de 
Grant Lewis, un empresario anónimo. Obviamente, me equivoqué. 
—Bueno, estoy seguro de que los detectives Ripley y McEvoy averiguarán 
lo de la compañía aérea —dijo Scheiber. 
—Claro.  Mientras  yo  me  cuezo  en  una  celda  durante  todo  el  fin  de 
semana.  ¡Vamos,  Scheiber!  —vociferó  Tucker  enojado—.  ¿Qué  tienes  que 
perder, aparte del caso Korman? 
—¿Quién es Korman? —inquirió Ripley. 
—Se  trata  de  otro  caso  en  el  que  estoy  trabajando  —explicó  Scheiber 
irritado—.  Por  eso  vine  a  Los  Ángeles.  Tenía  que  hablar  con  una  mujer 
hospedada en el Beverly Wilshire, y allí me tropecé con este tipo —permaneció 
un  momento  callado,  alisándose  el  bigote—.  Maldita  sea,  adiós  a  mi  fin  de 
semana  libre  —gruñó.  Luego  señaló  hacia  el  investigador  que  tenía  la  cámara 
Polaroid  y le  preguntó  a  Ripley—:  ¿Te  importa,  Will?  Total,  en  el  caso  de  que 
este  tipo  diga  la  verdad,  y  los  dos  casos  estén  relacionados,  tendremos  que 
coordinar nuestros esfuerzos. 
—Mira,  compañero  —dijo  Ripley  al  tiempo  que  indicaba  al  investigador 
que  se  acercara  con  la  cámara—,  si  quieres  hacerme  el  trabajo,  por  mí  no  hay 
problema. Aunque, personalmente, opino que la cosa está clarísima. 
—Clarísima —coreó el joven McEvoy, asintiendo con entusiasmo. 
Tucker se sintió tentado de cerrarle el pico de un puñetazo. 

‐ 142 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

 
Capítulo 14 

Mariah llegó al Spago con veinte minutos de retraso. Tratando de aplacar 
los nervios que se habían apoderado de su estómago, se acercó a una camarera 
para decirle que había quedado allí con Paul Chaney. Al instante, el director del 
restaurante  se  materializó  a  su  lado  y  la  condujo  al  área  más  reservada  del 
establecimiento. 
—¡Naturalmente,  señorita  Bolt!  —le  dijo  afablemente—.  La  están 
esperando. 
¿Por qué hablaba en plural?¿Quién había con Paul? 
Mariah  se  ciñó  el  chal  de  seda  y  se  tocó  el  cabello  mientras  el  hombre  la 
dirigía  hacia  una  sala  decorada  con  figurillas  de  terracota  y  madera.  En  el 
extremo de la sala, sentado a una mesa situada en un rincón, estaba Paul. Frente 
a él había sentada una pareja, según advirtió Mariah, un hombre y una mujer. 
El director les anunció jubilosamente su presencia. 
—¡Aquí está, por fin! 
—Hola, Mariah —la saludó Paul besándole la mejilla—. Estás bellísima —
se  giró  hacia  el  director—.  Gracias,  Chuck,  yo  me  hago  cargo  desde  ahora  —
cuando  el  hombre  se  hubo  marchado,  Paul  se  giró  de  nuevo  hacia  ella—. 
Mariah... —empezó a decir nerviosamente. 
—No puedo creerlo —dijo ella—. ¿Cómo has podido hacerme esto? 
—Él  no  tiene  la  culpa,  Mariah  —dijo  Renata,  dirigiéndole  una  sonrisa 
presuntuosa y escalofriante—. Paul  mencionó que  habíais quedado para  cenar 
cuando  me  llamó  esta  tarde.  Y  me  temo  que  decidí  unirme  a  vosotros.  ¿Te 
acuerdas de Nolan, mi hijo? —preguntó tuteándola. 
Nolan ya estaba en pie, ofreciéndole la mano. Mariah asintió brevemente 
mientras  se  la  estrechaba.  Increíblemente  guapo,  era  evidente  que  trataba  de 
deslumbrarla con su sonrisa. Pero ella se sentía demasiado aturdida como para 
dejarse encandilar, al menos de momento. Su cerebro aún intentaba asimilar la 
noticia de que Paul había telefoneado a Renata aquella tarde. 
—Celebro  mucho  verla  de  nuevo  —dijo  Nolan  muy  animado—.  Quise 
volver a reunirme con usted en la exposición Romanov, pero había tanta gente... 
—se  encogió  de  hombros—.  Soy  un  gran  admirador  de  la  obra  de  su  padre. 
Debe de estar usted muy orgullosa de él. 
—Oh, infinitamente —contestó Mariah, deseando poder sentarse y pensar 
con tranquilidad. ¿Por qué diablos había llamado Paul a Renata Hunter Carr a 
sus espaldas? Si había alguna forma de traición, aquella era la más dolorosa. 
Renata, entretanto, siguió parloteando como si nada. 

‐ 143 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Conozco  a  Chuck  desde  siempre  —dijo  señalando  al  director  con  una 
mano repleta de anillos—. Y conseguí convencerlo para que me hiciera sitio —
Renata miró a su hijo y le dirigió una sonrisa indulgente—. Luego, casualmente, 
también se presentó Nolan. 
—Había  quedado  aquí  con  ciertas  personas  —explicó  el  joven—. 
Acababan  de  telefonear  comunicando  que  iban  a  retrasarse  cuando  vi  a  mi 
madre y a Paul. 
—Sí, a tu madre y a Paul —repitió Mariah—. Vaya una sorpresa.  
—Si te incomoda mi presencia, Mariah, no me quedaré mucho tiempo —
dijo  Renata—.  Diré  lo  que  he  de  decirte  y  luego  podréis  cenar  los  dos 
tranquilamente.  Cuando  hayas  reflexionado  acerca  de  lo  que  voy  a  decirte, 
podemos volver a reunirnos, si lo deseas, en Newport. ¿Recuerdas dónde estaba 
la  vieja  casa  de  verano  de  mi  padre?  Tu  padre  te  llevó  una  vez  cuando  eras 
pequeña. 
Mariah  evocó  la  súbita  imagen  mental  de  una  enorme  casa  situada  junto 
un acantilado, dominando el mar. 
—En el lado de Corona del Mar, con vistas al puerto  —añadió Renata—. 
Puedes  preguntar  a cualquiera,  seguro que  sabrán  orientarte.  ¿Le  has dado ya 
las llaves, Paul? 
—¿Las llaves? —Mariah notó la  presión de la mano de Paul en su brazo, 
pero se zafó de él—. ¿Qué llaves? 
—¿Por qué no te sientas y te lo explico? —sugirió Paul. 
—¿Qué llaves, maldita sea? 
—Paul  me  comentó  que  estabas  buscando  una  casa  en  la  playa  —dijo 
Renata, decidida a tomar las riendas de la situación—. Yo poseo varias, y un par 
de  ellas  se  hallan  desocupadas  actualmente.  Le  dije  a  Paul  que  Lindsay  y  tú 
podíais utilizar cualquiera de ellas durante el tiempo que quisierais. 
—No me lo puedo creer —Mariah le dio la espalda y se dirigió al hombre 
con quien había hecho el amor horas antes, como una pobre imbécil—. Sólo en 
el  último  momento  me  di  cuenta  de  que  te  habías  llevado  tus  cosas  de  la 
habitación —musitó. 
—Temí que reaccionaras así —murmuró Paul—. No estaba seguro de que 
quisieras seguir teniéndome allí. 
—En eso tienes razón. ¡Por el amor de Dios, Paul! ¿Acudiste a Renata para 
que me dejara la maldita casa? Yo no estaba tan desesperada. 
—No. El tema surgió casualmente cuando Renata y yo charlamos hace dos 
semanas... 
—¿Hace  dos  semanas?  —repitió  Mariah—.  No  sabía  que  fuerais  tan 
amiguitos. Y qué raro que nunca me lo hayas comentado. 
—Sólo trataba de ayudarte —aseguró Paul—. Renata se puso en contacto 
conmigo  hace  poco,  solicitando  consejo  acerca  de  cómo  tratar  contigo  sobre  el 
asunto  de  los  documentos  de  tu  padre.  Cuando  descubrí  el  motivo,  tuve  que 
ayudarla. Al fin y al cabo, por mi culpa se filtró la noticia del hallazgo de esos 

‐ 144 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

documentos.  Quizá  no  debí  haberme  entrometido,  es  cierto.  Pero  lo  hecho, 
hecho está. ¿Por qué no escuchas lo que desea decirte? Luego podrás insultarme 
cuanto quieras. 
—¿Y por qué diablos voy a hacerte caso? —tronó Mariah—. ¿Cómo creíste 
que  podrías  tramar  todo  esto  a  mis  espaldas,  y  que  yo  lo  aceptaría,  sin  más? 
Sabías muy bien lo que siento por ella. 
—Mariah, por favor —dijo Renata con el tono de una madre que intentara 
calmar a su hijo pequeño en un sitio público—. Ya te dije anoche que debemos 
hablar sin falta, 
Mariah se volvió para mirarla de frente. 
—Y yo respondí que no tenemos nada de que hablar, si mal no recuerdo. 
Renata miró en torno. Su hijo seguía de pie, con una incómoda expresión 
en el rostro. Renata se volvió y clavó sus ojos azules acero en Mariah. 
—Estás  llamando  ridículamente  la  atención,  querida.  Deberías  sentarte, 
aunque fuera— durante unos minutos.  
—¿Quieres  sentarte  a  mi  lado,  Mariah?  —sugirió  Nolan,  al  parecer 
pensando que sus encantos triunfarían donde Paul había fracasado. 
—No voy a sentarme en ningún sitio. 
—Por favor —pidió Renata en tono cansado—. Permíteme decirte por qué 
considero de tu interés... y del interés de tu hija, por cierto... 
—Deja a mi hija al margen. 
—Lo haría. Pero, por desgracia, también ella está implicada, te guste o no. 
Supongo que es consciente de ser nieta de Ben Bolt, de modo que esto también 
le afectará. Por su bien, ya que no por el tuyo propio, siéntate unos minutos y 
escucha lo que debo decirte. Luego, si así lo deseas, desapareceré y no volveré a 
molestarte nunca más, pase lo que pase. 
Mariah miró a su alrededor. Paul permanecía en pie, junto a ella, con un 
aspecto  sumamente  angustiado.  Detestaba  aquel  tipo  de  escenas  en  público. 
Muy bien, se dijo Mariah, que sufriera. 
Retiró una silla vacía y se sentó. 
—Cinco minutos —dijo ciñéndose el chal, con los nudillos blancos a causa 
de la fuerza con que tenía agarrado el pequeño bolso. Echó una ojeada a su reloj 
de pulsera—. Empieza la cuenta. 
Paul tomó asiento. 
—Lo que tiene que decirte es muy serio, Mariah —dijo. 
—Pues  que  empiece  ya,  porque  los  segundos  corren  —Mariah  se  reclinó 
en la silla y aguardó. 
No  obstante,  en  lugar  de  una  explicación,  las  primeras  palabras  emitidas 
por  Renata  constituyeron  un  comentario  que  Mariah  había  oído  a  menudo 
antes, aunque pocas veces acompañado de un suspiro tan melancólico. 
—Te pareces muchísimo a tu padre —dijo la anciana. 
—Eso tengo entendido —contestó Mariah—. Mi madre solía decírmelo. 
Renata se quedó momentáneamente inmóvil, y luego asintió. 

‐ 145 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Touché,  querida.  Imagino  que  a  ella  debía  de  resultarle  tan 


desconcertante como a mí. 
Mariah  miró  de  soslayo  a  Nolan,  apurada  por  él.  ¿Cómo  se  sentiría, 
viendo a su madre suspirar por el recuerdo de un hombre que no era su padre? 
Sin embargo, si se sentía molesto, no lo evidenció. 
—Y  más  aún,  supongo  yo  —Mariah  se  giró  hacia  Renata—.  Ella  era  su 
esposa,  al  fin  y  al  cabo.  Lo  amó  y  lo  apoyó  sin  reservas  durante  ocho  largos 
años. Le dio dos hijas y lo lloró tras su muerte, a pesar de sus infidelidades —
miró a la anciana a los ojos—. Por supuesto, sabrás que fuiste solamente una de 
muchas. 
—Sí, pero gracias por recordármelo. 
—Ha  sido  un  placer.  Y  duraste  con  él...  ¿cuánto?  ¿Unas  pocas  semanas, 
antes de abandonarlo? 
—Dos  meses  —precisó  Renata.  Tomó  la  copa  de  líquido  ambarino  que 
tenía delante y, en cuanto hubo apurado su contenido, un camarero apareció a 
su lado, como por arte de magia. 
—¿Otra copa, señora Carr? 
—Por favor —respondió ella. 
—¿Y usted, madame? —preguntó el hombre a Mariah—. ¿Desea un cóctel? 
—No, nada. Me quedaré poco rato.  
—Ah, muy bien. ¿Señor Chaney? 
Paul meneó gravemente la cabeza y despidió al camarero con un gesto. 
Mariah echó un vistazo al reloj. 
—Quedan tres minutos. 
—¡Oh, está bien! —exclamó bruscamente Renata—. Si así lo quieres, iré al 
grano. No puedes permitir que El hombre del centro se publique. No es obra de 
Ben. Se lo robó a otro escritor. 
—¿Te  refieres  al  manuscrito  inédito  que  encontré  entre  sus  documentos? 
¿El que, supuestamente, está plagiado de una obra ajena? 
Renata pareció sorprendida. 
—¿Lo sabes? 
—He  oído  que  circula  una  teoría  parecida,  pero  aún  no  he  visto  pruebas 
que  la  respalden. Sí  he  visto,  en  cambio,  el  manuscrito,  y  estoy  convencida  de 
que  fue  mecanografiado  con  la  vieja  máquina  de  escribir  de  mi  padre.  Esta 
tarde, por fin, he recordado un detalle que no dejaba de rondarme en la cabeza. 
Esa  máquina  tenía  la  peculiaridad  de  que  elevaba  ligeramente  la  letra  E  por 
encima  de  las  demás.  Cuando  yo  era  pequeña,  mi  padre  solía  decirme  que 
aquella era su máquina de la suerte, y las «Es» sus «Es Mágicas Voladoras». El 
manuscrito está lleno de tales «Es». 
Renata levantó su mano perfectamente cuidada. 
—Ben  la  mecanografió  de  nuevo.  Pero  la  novela  fue  obra  de  Anatoly 
Orlov. 
—¿El ruso? 

‐ 146 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Exacto.  Ben  lo  conoció  en  París.  Orlov  era  ya  muy  viejo.  Llevaba  años 
luchando contra la cúpula comunista, y sabía que aquella sería, probablemente, 
la última vez que se le permitiría salir de la Unión Soviética. Así que sacó una 
novela del país subrepticiamente y se la dio a Ben con la esperanza de que este 
le buscara un editor occidental. 
Mariah arrugó la frente. 
—No  lo  creo.  Lo  poco  que  he  leído  del  manuscrito  está  redactado  en  un 
inglés  americano  perfecto.  Ignoro  si  Orlov  hablaba  inglés,  pero,  aunque  lo 
hiciera, dudo que hubiera podido escribir con tanta fluidez en una lengua ajena 
a  la  suya.  Además,  he  leído  su  obra...  tanto  traducida  como  en  su  idioma 
original. El manuscrito no tiene nada que ver. Orlov escribía sobre los heroicos 
soldados  rusos  y  los  nobles  campesinos.  Por  eso  es  allí  un  héroe  nacional... 
Bueno, por eso y por los estremecedores discursos que pronunció para arengar 
a  su  pueblo  durante  el  sitio  nazi  de  la  II  Guerra  Mundial.  Por  lo  poco  que  he 
leído  del  libro,  El  hombre  del  centro  es  una  especie  de  alegoría  futurista.  No 
contiene nada que sea específicamente ruso. La acción se desarrolla en un país 
ficticio,  e  incluso  los  nombres de  los  personajes  constituyen  una amalgama  de 
distintas  lenguas  y  culturas  —Mariah  meneó  la  cabeza—.  He  pensado  mucho 
en la teoría del plagio desde que llegó a mis oídos, pero no le veo razón de ser. 
—No es una teoría, sino un hecho —insistió Renata—. Yo estaba presente 
cuando Orlov le entregó a Ben el manuscrito. 
—Por lo visto, se conocieron en una conferencia internacional de escritores 
—añadió  Paul.  Mariah  lo  miró,  irritada.  Obviamente,  Renata  y  él  ya  habían 
hablado largo y tendido del asunto. Paul se inclinó hacia ella—. Ben pudo haber 
pulido la traducción. Estoy seguro de que nunca pretendió que la novela pasara 
por obra suya. Se trata de un enorme malentendido. 
Mariah meneó la cabeza lentamente. 
—No, no me lo trago. Tú viste unos cuantos folios del manuscrito, pero no 
llegaste  a  ver  la  página  de  cubierta.  «El  hombre  del  centro,  una  novela  de 
Benjamín Bolt», eso decía. Mi padre envió el borrador a mi madre para que lo 
custodiara. Y ella lo guardó como si de un talismán se tratase. Creo que por eso 
siempre creyó que él acabaría volviendo a casa. 
El camarero regresó con el whisky de Renata. 
—Aquí  tiene,  señora  Carr.  Bien,  ¿desean  pedir  ya  la  cena,  o  aguardamos 
unos minutos más? 
—Aguardaremos —le dijo Paul—. Enseguida te aviso. 
—Muy  bien,  señor  Chaney  —el  camarero  retrocedió  hasta  perderse  de 
vista. 
Renata, mientras tanto, tenía la mirada fija en la copa. 
—Quería hacerlo.  
—¿Perdón? —dijo Mariah. 
La anciana tomó un trago de whisky y alzó los ojos. 
—Ben quería volver con Andrea... con vosotras. Os echaba de menos. Yo 

‐ 147 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

hice lo que pude, ¿sabes? Intenté ser algo más que otra amante para él. Quería 
ser  su  mecenas.  Su  musa.  Ayudarlo  a  madurar  como  autor.  Poseía  talento, 
Mariah,  un  talento  inmenso.  Pero  necesitaba  que  lo  estimularan,  viajar  y 
conocer  gente.  Aquella  fue  una  época  decisiva.  Se  estaban  produciendo 
acontecimientos importantes por doquier, mientras Ben hacía surf, iba a fiestas 
y  trataba  de  encontrar  ideas  nuevas  para  sus  novelas.  Su  confianza  empezó  a 
menguar. Pensó que su vida era frívola, y que ello se reflejaba en su obra. El día 
en  que  me  comunicó  que  quería  marcharse,  había  visto  en  el  telediario  una 
noticia sobre un monje budista que se suicidó, autoinmolándose, para protestar 
contra la guerra de Vietnam. Ante semejante tipo de compromiso, Ben se sintió 
pequeño  y  frívolo,  como  si  estuviera  malgastando  su  vida  en  mi  casita  de 
campo. 
—¿En tu casita de...? ¿En Newport? —inquirió Mariah. Al ver que Renata 
asentía, añadió—: ¿O sea, que la casa en la que vivíamos era tuya? 
—De mi padre. Cuando Ben necesitó un sitio donde vivir, se la dejé. Aún 
es de mi propiedad, de hecho —Renata abrió su bolso, extrajo unas llaves y las 
depositó encima de la mesa—. Si prefieres hospedarte en ella... 
Mariah retrocedió, negando con la cabeza. 
—Ah,  no.  No  quiero  ninguna  casa  tuya  —hizo  una  pausa  y  frunció  el 
ceño—. Mi madre vivió allí hasta el día de su muerte. Nunca me dijo que la casa 
era tuya, simplemente que seguía allí porque el alquiler era barato y contenía el 
recuerdo de mi padre. 
Renata empezó a juguetear nerviosamente con sus impresionantes anillos. 
—Ben hubiera deseado que le dejara la casa, y yo siempre le daba lo que él 
quería. Por eso, cuando sintió deseos de escapar, lo llevé a Europa —tomó otro 
sorbo de whisky—. Pero luego cambió de opinión. Decidió que necesitaba a su 
familia, después de todo. 
Mariah  estudió  las  manos  manchadas  de  la  mujer,  las  líneas  que  partían 
de  las  comisuras  de  sus  labios.  De  cerca,  aparentaba  plenamente  sus  casi 
sesenta años. 
—Por  eso  lo  abandonaste,  ¿verdad?  No  porque  se  fuera  con  otra,  sino 
porque quería volver con su esposa. 
Renata contempló su copa con expresión taciturna, obviamente incómoda 
con el rumbo que estaba tomando la conversación. Asintió levemente. 
—Pero él no tenía dinero, ¿verdad? —presionó Mariah—. No podía volver 
a  su  país  por  sus  propios  medios.  Por  eso  trabajó  tanto  aquellas  últimas 
semanas  de  su  vida...  Para  terminar  otra  novela  que  le  permitiera  pagarse  el 
viaje de regreso. 
—Sí, supongo que sí —dijo Renata. Luego miró a Mariah—. Verás, yo no 
podía  ayudarle.  Seguro  que  crees  que  fue  una  venganza  por  mi  parte,  pero  te 
equivocas. No tuve elección. 
—¡Claro que tuviste elección! ¿Tan difícil para ti hubiera sido prestarle el 
dinero? 

‐ 148 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—¡Sí! Por culpa de mi padre. Me prohibió terminantemente que volviera a 
verlo. Nunca había aprobado mi relación con Ben. Es cierto —añadió Renata— 
que  nunca  aprobaba  ninguna  de  mis  relaciones.  Yo  hacía  lo  que  me  daba  la 
gana  y  él,  después  de  gruñir  un  poco,  condescendía  siempre.  Pero  cuando  se 
enteró  de  que  Ben  tenía  en  su  poder  una  novela  sacada  clandestinamente  de 
Rusia, la cosa cambió por completo. 
—Tiene  usted  que  entenderlo,  Mariah  —terció  Nolan—.  Mi  abuelo  tenía 
importantes tratos económicos con la Unión Soviética... Millones de dólares en 
inversiones y monopolios financieros. No podía estar relacionado, aunque fuese 
indirectamente, con nada que incomodara al Kremlin. 
—Nunca  vi  a  mi  padre  tan  enfadado  como  cuando  tuvo  noticia  del 
manuscrito  que  Ben  había  aceptado  de  manos  de  Orlov.  Me  lanzó  un 
ultimátum. O dejaba a Ben Bolt, o me desheredaba. 
—Así que arrojaste a Ben a los lobos —dijo Mariah con amargura. 
—Él  no  estaba  interesado  en  mi  mecenazgo,  de  todos  modos  —comentó 
Renata—. La elección se me antojó fácil. 
—Debe  usted  recordar,  Mariah,  que  mi  madre  era  muy  joven  en  aquel 
entonces —dijo Nolan. 
—Le dijiste a todo el mundo que Ben te había estado engañando con otras 
mujeres —musitó Mariah, ignorándolo. 
Renata arqueó una ceja perfectamente depilada. 
—Bueno,  una  tiene  que  salvar  la  cara,  ¿no?  Aquella  acusación  apenas  lo 
perjudicaba, habida cuenta de su reputación —alzó la copa y tomó un sorbo—. 
El  caso  es  que,  al  parecer,  Ben  decidió  aprovecharse  del  manuscrito  de  Orlov 
para salir del aprieto económico en el que estaba metido. Al fin y al cabo, Orlov 
había sido devuelto a Moscú por motivos de salud, aunque se rumoreaba que se 
hallaba bajo arresto. Nadie conocía la existencia de la novela, y Orlov no estaba 
en condiciones de hacerse oír y defender su copyright, ¿verdad? 
—Pero  no  sabemos  a  ciencia  cierta  si  la  cosa  ocurrió  así  —se  apresuró  a 
añadir  Paul—.  Puede  haber  toda  clase  de  motivos  que  impulsaran  a  Ben  a 
poner  su  nombre  en  la  cubierta.  Tal  vez  lo  hizo  para  proteger  la  verdadera 
identidad  del  autor,  hasta  que  pudiera  volver  a  Estados  Unidos  y  entregar  la 
novela  a  editor.  Creo  que  debemos  ser  optimistas  —le  dijo  a  Mariah—.  Si  el 
editor  es  avisado  a  tiempo,  solventar  el  malentendido  será  relativamente  fácil. 
Nadie  tiene  por  qué  sentirse  avergonzado  —colocó  una  tranquilizadora  mano 
sobre la de Mariah y frunció el ceño cuando ella la retiró. 
—Esto  no  cambia  el  hecho  de  que  tu  padre  sigue  siendo  uno  de  los 
mejores  novelistas  norteamericanos  del  siglo  XX,  Mariah  —aseguró  Nolan—. 
¿Qué más da que ese libro se publique o no? Benjamin Bolt no lo necesita para 
ocupar un lugar destacado en la historia de la literatura. 
—Sí,  eso  es  cierto  —terció  Renata—,  aunque  la  opinión  pública  suele  ser 
veleidosa.  Si  se  extiende  la  idea  de  que  Ben  plagiaba,  Mariah,  su  popularidad 
caerá en picado. Y las ganancias que dan las ventas de sus libros en concepto de 

‐ 149 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

derechos de autor, querida, desaparecerán aún más deprisa que su reputación. 
Tengo  entendido  que  mantienes  el  grueso  de  esas  ganancias  en  fideicomiso 
para tu hija, ¿no es así? 
—¿Eso también lo ha descubierto tu detective privado? 
—Siempre  contrato  a  los  mejores  —dijo  Renata—.  En  cualquier  caso,  ya 
ves por qué digo que esto afecta también a tu hija. 
—Mi hija sobrevivirá —repuso Mariah con firmeza—. No obstante, ya sea 
El hombre del centro una novela de Bolt o de Orlov, hay un aspecto de todo este 
asunto que has pasado por alto. 
—¿Qué aspecto? 
—La afirmación de que mi padre fue asesinado. 
—Oh,  Dios  —gimió  Renata  suavemente,  apoyando  la  frente  en  sus 
manos—. Louis Urquhart ya ha llegado hasta ti, ¿verdad? 
—¿Así que lo conoces? —inquirió Mariah. 
—¿Quién  es  Louis  Urquhart?  —preguntó  Paul—.  ¿De  qué  me  suena  ese 
nombre? 
—Es  un  profesor  de  la  universidad  de  Los  Ángeles  —explicó  Renata con 
impaciencia—.  Ganó  el  Pulitzer  con  una  biografía  de  Jack  Kerouac,  y  el  muy 
idiota  se  cree  infalible.  También  habló  conmigo  del  asunto.  ¡Maldito  sea!  —
exclamó  mirando  de  soslayo a  su  hijo—. ¡No  puedo  creer  que siga  insistiendo 
en semejante tontería! 
—No te alteres, madre. No merece la pena. 
Renata se volvió hacia Mariah y Paul. 
—Urquhart  solo  pretende  llenarse  los  bolsillos  con  los  beneficios  que  se 
derivarían de un escándalo como este. Yo lo mandé a paseo cuando fue a verme 
—añadió, agitando un brazo airadamente. 
Mariah tuvo la sensación de que estaba algo bebida. 
—Urquhart  está  trabajando  en  una  biografía  de  mi  padre  —explicó  a 
Paul—.  Le  escribió  a  Chap  Korman  afirmando  que  había  descubierto  pruebas 
no  solo  del  «robo»  del  manuscrito,  sino  también  de  que  Ben  murió  asesinado. 
Frank lo está investigando por mí. 
Paul se levantó rápidamente. 
—¿Tucker?  ¿Por  qué  ese  tipo  siempre  te...?  —su  rostro  adquirió  una 
expresión nada atractiva—. De modo que eso es lo que está investigando. Y de 
eso trataba el mensaje que te dejó en el hotel. Acudiste a él en busca de ayuda. 
¿Por qué? ¿Por qué no acudiste a mí? 
—Chap envió una copia de la carta de Urquhart a mi casa, y pedí a Frank 
que la recogiera por mí. 
—Confías  en  él  como  jamás  has  confiado  en  mí,  ¿verdad?  —dijo  Paul  en 
tono acusador. 
Mariah pensó en negarlo, pero tras reflexionar sobre ello, comprendió que 
era cierto. 
—Sí, así es —respondió—. Y con razón, según parece. 

‐ 150 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Paul se reclinó en la silla, con aspecto ofendido. 
Mariah se giró hacia la otra mujer. 
—¿No das crédito a la historia de Urquhart de que Ben fue asesinado? 
—Desde  luego  que  no  —respondió  Renata  con  impaciencia—.  Yo  misma 
me encargué de organizar el funeral. Incluso hablé de ello con tu madre. 
—¿De verdad llegaste a hablar con ella? 
—Sí, le telefoneé desde París. Ella era su pariente más cercana, después de 
todo.  La  hepatitis  es  una  enfermedad  contagiosa  —añadió  Renata—.  Ni  las 
autoridades  sanitarias  francesas  ni  norteamericanas  iban  a  permitir  que  el 
cuerpo  fuese  trasladado.  La  cremación  era  la  única  alternativa  posible.  Tras 
planteárselo a tu madre, ella estuvo de acuerdo en que sería preferible enterrar 
sus cenizas en París. El caso es que, después de hallarse el cuerpo, se le practicó 
la  autopsia.  Las  autoridades  francesas  dejaron  muy  claro  que  murió  de 
hepatitis. 
—Así que Louis Urquhart persigue una conspiración que jamás existió —
dijo  Paul—.  Creo  que  tienes  razón,  Renata.  Ese  tipo  es  un  aprovechado  —se 
giró hacia Mariah—. Tratará de sacar tajada de todo este asunto. 
—Es  posible  —replicó  Mariah—,  pero  eso  no  significa  que  no  esté 
dispuesta a escuchar su opinión —recogió el bolso e hizo ademán de levantarse. 
—¿Adónde va? —le preguntó Nolan. 
—Se acabaron los cinco minutos. Ya he oído lo que necesitaba oír. 
—Sé  que  es  triste  decirlo,  Mariah  —prosiguió  Nolan—,  pero  esos 
documentos  que  encontró  usted  solo  le  causarán  dolor,  y  mancillarán  la 
reputación  de  su  padre.  En  el  proceso,  también  mi  familia  se  verá  salpicada. 
Tiene usted que olvidarse del asunto. 
Renata asintió. 
—Si cometí errores, se debió a que era joven y estaba enamorada. Todo lo 
hice  por  Ben.  Él  tuvo  la  culpa  —añadió  compadeciéndose  a  sí  misma—.  No 
deseo  ni  merezco  ser  objeto  de  la  especulación  pública.  ¡No  hay  derecho! 
Siempre he actuado con las mejores intenciones. 
—De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno —observó 
Mariah. 
—Eso no es justo —dijo Paul—. Tienes que... 
—Tengo que irme —dijo Mariah retirando del todo la silla—. Y lo que no 
es justo, Paul, es manipular a los demás para los fines particulares de uno. Y no 
consentiré que manipuléis mi vida ni la de mi hija. 
—Solo intento ayudarte —protestó Paul—. Los dos intentamos evitar que 
hagas el ridículo públicamente. 
—¿El  ridículo  públicamente?  —Mariah  emitió  una  risotada  de  desdén—. 
¿Sabes, Paul? Esa es tu gran inquietud, no la mía. Por eso estás tan preocupado, 
¿verdad?  No  soportas  la  idea  de,  que  el  gran  Paul  Chaney  pueda  verse 
relacionado con un escándalo y acabe haciendo el ridículo. Supongo que esa es 
la  pega  de  vivir  en  un  pedestal...  Temes  continuamente  caerte,  ¿no  es  así? 

‐ 151 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Bueno, pues no es mi caso. Así que puedes guardarte tu ayuda, muchas gracias. 
En cuanto a usted, señora Carr, quédese con su casa de la playa. Ya le devolveré 
las llaves como sea. Por favor, no se levanten. Buscaré sola la salida. 
 
 
Las  zonas  horarias  no  significaban  nada  para  una  adolescente.  Dos  días 
después  de  su  llegada  a  Los  Ángeles,  el  reloj  interno  de  Mariah  aún  seguía 
yendo  tres  horas  adelantado  con  respecto  al  horario  del  Pacífico.  Pero  los 
biorritmos  de  Lindsay  eran  harina  de  otro  costal.  Mariah  observó  cómo  las 
mantas subían y bajaban lentamente en el otro lado de la enorme cama, donde 
su hija yacía hecha un ovillo, acurrucada bajo la almohada. 
Aquella mañana, Lindsay tenía todos los motivos del mundo para desear 
que se le pegaran las sábanas. Su vuelo había llegado con cuarenta minutos de 
retraso, y la tensión ya se mostraba en su cara cuanto salió por la puerta de la 
terminal. Mariah observó con sorpresa el cambio físico de su hija. No obstante, 
la abrazó y, entre risas nerviosas, le dijo: 
—No es más que pelo. Ya volverá a crecer. 
Mariah  había  pasado  mala  noche,  y  hacía  una  hora  escasa  que  se  había 
despertado. Se dio la vuelta y, con un suspiro, echó una ojeada al reloj digital de 
la  mesita  de  noche.  Las  seis  y  treinta  y  dos  minutos.  Lindsay  aún  dormiría 
durante  horas,  pero  ella  se  volvería  loca  de  ansiedad  si  no  hacía  algo  para 
combatirla. 
Salió en silencio de la cama, se puso un vestido ligero sin mangas y, una 
vez dentro del cuarto de baño, encendió la luz. Tras lavarse la cara y cepillarse 
los dientes, se sentó en el filo de la bañera para escribir una nota: 

He  bajado  a  la  piscina  a  nadar  un  poco.  Luego  desayunaré  y  leeré  el 
periódico.  Si  te  despiertas  antes  de  que  regrese,  ve  a  reunirte  conmigo.  O,  si 
prefieres  pedir  el  desayuno  al  servicio  de  habitaciones,  adelante.  Ya  decidiremos 
qué haremos hoy. Te quiero mucho, mamá. 

Salió  de  la  habitación  y  colgó  en  la  puerta  el  letrero  de  NO  MOLESTAR. 
Luego,  al  situarse  delante  de  las  puertas  del  ascensor,  vio  que  estas  se  abrían 
inesperadamente. Un hombre de mediana edad la miró y frunció el ceño. 
—Disculpe —dijo—. ¿Es usted Mariah Bolt, por casualidad? 
Mariah estudió al individuo antes de decidir qué responder. Tenía el pelo 
gris  muy  corto,  y  un  bigote  pulcramente  cuidado.  Se  hallaba  en  buen  estado 
físico para su edad, y debía de tener uno o dos años más que ella. Iba vestido 
con una camisa blanca de algodón bien planchada, corbata de seda y pantalones 
grises algo arrugados, como si llevara horas sentado en el asiento de un coche. 
—Sí, soy Mariah Bolt —confirmó—. ¿Y usted es...? 
Él le mostró una placa.  

‐ 152 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Detective  James  Scheiber.  Venía  a  hablar  con  usted.  Disculpe  que  la 
moleste tan temprano, pero, ¿podría responder a unas cuantas preguntas? 
—¿De qué se trata? 
—Preferiría no hablar de ello en el pasillo. 
—Tampoco  podemos  hablar  en  mi  habitación  —dijo  Mariah  en  tono 
tajante—.  Iba  a  nadar  un  poco  pero,  si  desea  charlar  conmigo,  supongo  que 
podré  desayunar  antes  —mientras  las  puertas  del  ascensor  se  cerraban, 
añadió—: ¿Puedo ver otra vez esa placa, por favor? —él se la sacó del bolsillo 
interior  de  la  chaqueta  y  se  la  mostró—.  ¿Newport  Beach?  ¿No  está  un  poco 
lejos de su jurisdicción? 
El detective volvió a guardarse la placa. 
—Tiene  gracia.  Eso  fue  exactamente  lo  que  dijo  Tucker.  No  sabía  que 
ustedes,  los  de  la  CIA,  prestaran  tanta  atención  a  minucias  como  los  límites 
jurisdiccionales. 
Mariah no salía de su asombro. 
—¿Frank Tucker? 
—¿Lo conoce usted? 
—Por  supuesto.  Y  muy  bien  —contestó  Mariah—.  ¿Cuándo  ha  hablado 
con él? 
—Se coló en la habitación de usted ayer por la tarde. Al menos —añadió 
Scheiber  cuando  ella  hizo  ademán  de  protestar—,  eso  nos  pareció  a  la 
recepcionista y a mí. Él no trató de negarlo, quizá por pura terquedad. No es la 
persona más comunicativa que he conocido, ¿sabe? 
Mariah sonrió a despecho de sí misma. 
—Cierto. Pero no se confunda. Es un buen hombre —la idea de que Frank 
estaba cerca era la mejor noticia que había recibido en mucho tiempo. 
—¿Le dio usted una llave de su habitación? —inquirió Scheiber. 
—Ni  siquiera  sabía  que  estuviera  en  Los  Ángeles.  ¿De  veras  lo  ha  visto 
usted aquí? 
Scheiber asintió. 
—Llevo intentando ponerme en contacto con usted desde anoche. Llegué 
al hotel poco después de las ocho. Usted no estaba, pero él sí, y así fue como nos 
conocimos. 
—¿Y sabe, por un casual, dónde se encuentra ahora? 
Las  puertas  del  ascensor  se  abrieron  al  vestíbulo  del  hotel  y,  mientras 
Mariah salía, el detective le dejó caer la noticia. 
—Está en una comisaría de policía, no muy lejos de aquí. Detenido. 
Ella se giró rápidamente, atónita. 
—¿Por  entrar  en  mi  habitación?  ¡No  sea  ridículo!  Evidentemente,  vino 
buscándome, como amigo que es, y... 
—Se le considera sospechoso de asesinato —la interrumpió Scheiber. 
El silencio envolvió a Mariah como un grueso sudario. El único sonido que 
percibió  era  el  de  su  propia  mente,  que  lanzaba  gritos  de  protesta  e 

‐ 153 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

incredulidad. 
«Oh, Frank. ¿Qué te han hecho?» 
Respiró hondo y miró a Scheiber. 
—Eso es imposible—dijo furiosa—. Frank Tucker no sería capaz de matar 
a nadie. Debe tratarse de un error. 
—Bueno,  es  posible  —reconoció  él  a  desgana—.  Puede  que  hasta  sea  un 
caso de identificación errónea. 
—Seguro que sí. 
—Anoche  se  produjo  un  asesinato  cerca  de  aquí  —explicó  Scheiber—,  y 
Tucker encajaba con la descripción del asesino. Sin embargo, acabo de estar en 
el  aeropuerto,  interrogando  a  cierta  azafata  que  lo  atendió  en  su  vuelo  a  Los 
Ángeles.  Según  ella,  Tucker  iba  a  bordo  de  un  avión  que  tomó  tierra  en  el 
preciso  momento  en  que  se  estaba  cometiendo  el  asesinato.  Eso  sí  —agregó 
Scheiber con el ceño fruncido—, la señorita pensaba que su nombre era Lewis y 
que era un cazador de talentos. Menudo elemento, el amigo de usted. 
—Era  imposible  que  hubiese  asesinado  a  alguien  —dijo  Mariah  aliviada, 
aun  cuando  no  dejaba  de  preguntarse  por  qué  viajaría  Tucker  con  un  nombre 
falso—. ¿Cuándo lo pondrán en libertad? 
—Me  disponía  a  ir  a  la  comisaría  después  de  hablar  con  usted.  ¿Quiere 
acompañarme? Aún he de hacerle un par de preguntas. 
Mariah titubeó. 
—¿Dice que está cerca? 
—A unos diez minutos de aquí —Scheiber se recostó en la pared y cruzó 
los brazos—. Sé que tiene usted compañía, pero seguramente habremos vuelto 
antes de que el señor Chaney se despierte. 
Mariah hizo una mueca. Obviamente, la discreción del personal del hotel 
tenía un límite. 
—Parece  usted  tan  orgulloso  de  sí  mismo,  detective,  que  casi  lamento 
decirle  que  su  información  está  desfasada.  La  persona  que  duerme  en  mi 
habitación es mi hija de quince años. Llegó ayer, a últimas horas de la noche. 
—Comprendo. ¿De modo que el señor Chaney sí se fue del hotel? 
—No  es  que  sea  asunto  suyo,  pero  sí  —confirmó  Mariah.  Y  no  sólo  del 
hotel, sino también de su vida. Permanentemente, por lo que a ella respectaba. 
Scheiber se encogió de hombros. 
—En  fin,  si  desea  acompañarme,  mataremos  dos  pájaros  de  un  tiro.  No 
obstante,  si  supone  algún  problema  para  usted,  podemos  dejar  que  el  señor 
Tucker siga donde está, de momento —volvió a encogerse de hombros, como si 
le diera igual una alternativa que otra. 
—Oh,  Dios,  no  —gimió  Mariah.  Pobre  Frank.  Se  planteó  llamar  a  la 
habitación para informar a Lindsay de dónde estaría,  pero era aún  demasiado 
temprano. Frank y ella habrían vuelto antes de que su hija se despertara—. ¿Por 
qué  lo  detuvieron?  —preguntó  mientras  seguía  a  Scheiber  hacia  los 
aparcamientos del hotel. 

‐ 154 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Una testigo afirmó haberlo visto en el escenario del crimen —explicó el 
detective—.  Pero  resulta  que  el  edificio  donde  se  cometió  el  asesinato  estaba 
cerrado y tenía casi todas las luces apagadas. Es un edificio antiguo, los pasillos 
no tienen ventanas y suelen estar muy oscuros, incluso de día. Para cuando la 
brigada  de  homicidios  llegó  allí,  todas  las  luces  habían  sido  encendidas,  de 
modo  que  asumieron  que  la  testigo  había  visto  bien  al  agresor,  cuando  en 
realidad  no  fue  así.  Tucker  tuvo  la  mala  suerte  de  aparecer  cuando  la  brigada 
andaba buscando un individuo corpulento vestido de negro. 
—Dios  mío  —exclamó  Mariah  meneando  gravemente  la  cabeza—.  ¡Qué 
metedura  de  pata!  A  propósito,  ¿qué  pinta  usted  en  todo  esto?  ¿Cómo  se  ha 
visto involucrado en el caso? 
El detective le abrió la portezuela del coche. 
—Se lo explicaré por el camino. 
El teléfono celular de Scheiber sonó mientras sacaba el coche del Wilshire 
Boulevard.  El  detective  agradeció  en  silencio  a  Eckert  la  oportunidad  de 
posponer las explicaciones a Mariah Bolt un poco más. 
—Ha  llamado  Iris  —anunció  Eckert—.  Quería  que  supieras  que  la 
autopsia de Korman será practicada a eso de las once de la mañana. 
—Bien. Dile que estaré allí. 
—Se oye ruido como de tráfico. ¿Dónde estás, a todo esto? 
—Me dirijo a la comisaría de policía de Los Ángeles. 
—¿Diste por fin con la Bolt? 
—Sí, aquí la tengo. 
—¿En el coche, contigo? ¿Por qué? 
—Es  largo  de  contar.  Intenté  llamarte  anoche,  pero  seguramente  estarías 
enseñando  tu  Bang  &  Olufsen  otra  vez  —Scheiber  oyó  cómo  Eckert  emitía  un 
gruñido de protesta—. En cualquier caso, es posible que tengamos entre manos 
una cadena de asesinatos. 
—¿Quieres decir que ha habido otro caso como el del Jacuzzi? 
—No.  Pero,  a  primera  vista,  parece  igual  de  enigmático.  Quizá  ambos 
estén  relacionados.  Oye,  ahora  no  puedo  entrar  en  detalles.  ¿Por  qué  no  te 
reúnes  conmigo  en  el  despacho  del  forense  y  seguimos  hablando  allí?  Y  no  te 
preocupes, compañero —añadió Scheiber—. Acabaremos a tiempo para que Iris 
y tú veáis los fuegos artificiales... e incluso creéis los vuestros. 
—Eres todo corazón, amigo. Muy bien, te veré en Santa Ana a las once. 
Scheiber cortó la comunicación y miró de soslayo a su acompañante. Bolt 
había  hecho  un  buen  trabajo  fingiendo  que  no  escuchaba,  pero  ahora  se  giró 
para mirarlo. 
—Bueno, ¿quiere decirme de una vez qué es lo que quiere, y a qué venía 
esa necesidad  suya  de  establecer contacto conmigo? —frunció  el  ceño—.  Y,  ya 
que estamos, ¿no habrá sido usted quien me ha hecho seguir, verdad? 
—¿La han seguido? ¿Quién? 
Mariah se encogió de hombros. 

‐ 155 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—No sé. Un coche de aspecto oficial. No era este, desde luego. Aunque... 
—hizo una pausa y arrugó la frente—. Ha dicho usted que es del departamento 
de policía de Newport Beach, ¿no? Ay, Dios. Ayúdeme a recuperar la fe en las 
instituciones  públicas,  detective.  Dígame  que  no  están  ustedes  dominados  por 
la  familia  Hunter,  como  todos  los  demás  en  esa  ciudad.  Porque  si  se  trata  de 
eso, y le envía Renata, le juro que... 
—¿Renata?  —preguntó  Scheiber,  confuso—.  ¿Se  refiere  a  Renata  Hunter 
Carr? ¿Por qué cree usted eso? Es decir, tengo entendido que Nolan Carr y su 
madre  son  miembros  muy  activos  de  la  comunidad.  Personalmente,  puedo 
asegurarle  que  llevo  en  este  puesto  unos  pocos  meses,  pero  no  me  consta  que 
disfruten de ningún servicio especial de la policía de Newport. ¿Por qué piensa 
que...? 
Ella hizo un ademán para restar importancia al asunto. 
—Da igual. 
Al  guardar  Mariah  silencio,  Scheiber  recordó  vagamente  un  detalle  que 
Eckert  había  descubierto  en  Internet  durante  la  investigación  del  cliente  de 
Korman, Benjamín Bolt. ¿No había dejado Bolt a su mujer por Renata Hunter? 
Ay. Eso explicaría, ciertamente, la reacción tan brusca de la hija. 
—¿No va a decirme por qué me buscaba? —insistió Mariah. 
—Sí, claro —respondió él mientras estacionaba el vehículo en los edificios 
de  la  comisaría—.  Pero  será  mejor  que  entremos.  Tengo  un  colega  al  que 
probablemente le gustará oír la conversación —se apeó del coche, pero ella no 
se movió. 
—Eh,  un  momento  —dijo  con  desconfianza—.  No  me  había  dicho  que  la 
policía de Los Ángeles quería hablar conmigo. ¿Qué es lo que pasa? 
—Hemos venido a recoger a Tucker —prometió Scheiber—, y para hablar 
de  un  par  de  casos  en  los  que  ha  surgido  el  nombre  de  usted.  No  tardaremos 
mucho, le doy mi palabra. 
 
 
Cuando ya estaba a punto de perder la esperanza, Tucker fue conducido a 
una  sala  donde  encontró  a  Mariah,  sentada  delante  de  una  larga  mesa  junto  a 
los  detectives  Scheiber  y  Ripley.  A  juzgar  por  su  aspecto,  sospechó  que  ya  le 
habían  comunicado  la  noticia  de  las  muertes  de  Chap  Korman  y  Louis 
Urquhart. Al verlo a él, sin embargo, Mariah esbozó una sonrisa y se levantó de 
un salto. 
—Oh, Frank, por fin estás aquí. ¿Te encuentras bien? —al notar su abrazo, 
él  deseó  estrecharla  fuertemente  contra  sí,  pero  se  sentía  sucio  y  sudoroso 
después de la mala noche que había pasado. Se limitó a darle unas palmaditas 
en la espalda, y luego la retiró de sí. 
—¿Qué  estás  haciendo  aquí?  —preguntó  Tucker  en  tono  hosco,  mirando 
con severidad a los dos detectives. 
Ella  le  contó  cómo  Scheiber  la  había  abordado  en  el  hotel  aquella  misma 

‐ 156 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

mañana. 
—Me  contaron  lo  de  Louis  Urquhart  y  la  equivocación  de  la  testigo.  Y... 
Dios santo, Frank, Chap Korman ha muerto. ¿Te lo han dicho? 
—Sí, niña. Lo siento. Sé que era un buen amigo tuyo. 
Mariah asintió. 
—Mío  y  de  mi  madre  —dijo  con  voz  trémula—.  Siempre  estuvo  ahí, 
apoyándonos.  Mucho  antes  de  que  la  obra  de  mi  padre  se  hiciera  tan  famosa, 
Chap  nos  llamaba  continuamente  para  asegurarse  de  que  no  nos  faltaba  de 
nada. De no haber sido por él... —las lágrimas empezaron a fluir por fin—. Mi 
madre  me  dijo  una  vez  que,  sin  su  ayuda,  no  habríamos  podido  celebrar  la 
Navidad en un par de ocasiones. Era tan buena persona... 
Tucker asintió y le tomó la mano, sosteniéndola entre las suyas. 
—Lo sé —dijo en tono quedo. Luego alzó los ojos hacia los dos policías—. 
¿Podemos irnos ya? 
—Un  momento.  Tenemos  unas  cuantas  preguntas  que  hacerles  —
respondió Ripley. 
—Es  posible  —dijo  Tucker—,  pera  ahora  no.  La  señorita  Bolt  acaba  de 
recibir  una  noticia  muy  dura.  Tendrán  que  darle  algo  de  tiempo.  En  cuanto  a 
mí, Ripley, ya les he cedido una parte considerable de mi tiempo. Me voy. 
—¡Espera  un  momento,  Tucker!  —protestó  Scheiber—.  Esta  mañana  me 
levanté a las cuatro y media para poder interrogar a la azafata del avión que te 
trajo a Los Ángeles. 
—Y  yo  he  pasado  la  noche  entera  sin  pegar  ojo  en  una  celda  —repuso 
Tucker malhumorado. Luego exhaló un suspiro—. Aunque, de todas maneras, 
te lo agradezco. 
Scheiber asintió. 
—Forma  parte  de  mi  trabajo.  Pero,  ahora,  necesito  que  me  digas  lo  que 
sepas acerca de esos dos casos. 
Tucker se puso muy rígido. 
—Yo no he... 
—No  estoy  diciendo  que  hayas  tenido  algo  que  ver  con  las  muertes  de 
Korman  y  Urquhart  —aclaró  Scheiber—.  Pero  es  evidente  que  están 
relacionadas.  El  común  denominador  ha  de  ser  algo  concerniente  a  Benjamin 
Bolt. 
—Dijo  usted  que  los  documentos  de  mi  padre  han  desaparecido  —terció 
Mariah—. ¿Está absolutamente seguro de ello? 
—No  —respondió  Scheiber—.  No  estoy  seguro  de  nada.  Los  busqué 
después  de  oír  su  mensaje,  señorita  Bolt,  pero  no  sabía  exactamente  qué 
buscaba.  Probablemente  volveré  a  casa  de  Korman  mas  tarde.  No  me 
importaría  que  viniera  usted.  Al  fin  y  al  cabo,  el  asunto  le  incumbe.  Esos 
documentos son suyos, ¿no? 
Ella asintió lentamente. 
—Estoy  dispuesta  a  acompañarle,  detective.  Pero  hoy,  no.  Me  es 

‐ 157 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

imposible.  Mi  hija  acaba  de  llegar  y  se  disgustará  mucho  cuando  sepa  lo  de 
Chap. 
—¿Mañana, entonces? —insistió Scheiber. 
—Tal vez. ¿Puedo llamarle? 
Scheiber sacó una tarjeta de uno de sus bolsillos y la depositó en la mesa, 
frente a ella. 
—Ahí  figuran  los  números  de  mi  oficina  y  de  mi  teléfono  celular. 
Llámeme a cualquier hora, ya sea de día o de noche. Por favor. 
Mariah recogió la tarjeta y la estudió, antes de guardarla en el bolsillo de 
su vestido. 
Tucker la tomó del brazo. 
—Venga, vámonos. 
—¡Tucker!  ¡Un  momento,  maldita  sea!  —vociferó  Scheiber  al  tiempo  que 
se ponía de pie y se dirigía hacia la puerta—. Sé que sospechas algo acerca de 
cómo murieron. Dímelo, por todos los santos. 
Tucker había puesto ya la mano en el pomo de la puerta, pero se detuvo, y 
a continuación se giró a desgana hacia el detective. Se lo debía, pensó. 
—No lo sé con seguridad. 
—No  necesito  «seguridad»,  necesito  una  idea.  Dime  lo  que  piensas  —
suplicó Scheiber—. Oriéntame. 
—Toxinas transcutáneas —dijo Tucker. 
—Toxinas... ¿qué? 
—Toxinas  transcutáneas  —repitió  Tucker—.  Venenos  que  se  aplican  a 
través  de  la  piel.  Cuando  practiquen  la  autopsia,  que  busquen  rastros  de 
productos  químicos  aplicados  mediante  una  inyección  intramuscular  o 
mediante absorción cutánea. 
—Supongo  que  no  estamos  hablando  de  productos  farmacéuticos  de  uso 
corriente,  ¿verdad?  Encontramos  somníferos  y  antidepresivos  en  casa  de 
Korman, y había estado bebiendo. 
Tucker descartó la posibilidad con un gesto. 
—No, olvídate de eso. Tendrán que buscar más a fondo. Puede tratarse de 
una de varias posibilidades. Curare, veneno de cobra... 
—¿Veneno  de  cobra?  —exclamó  Scheiber—.  ¡Hombre,  por  favor!  ¿Cómo 
diablos iba a llegar una cobra hasta...? 
—No  se  necesita  la  serpiente  —contestó  Tucker—,  sólo  el  veneno,  o  un 
derivado  sintético  que  actúa  sobre el  cuerpo  de  un  modo  similar  —se  encogió 
de hombros—. Si el forense no encuentra una causa convencional que explique 
lo que les ocurrió a esos dos tipos, merecerá la pena investigarlo, créeme. 
Mariah  observaba  la  conversación  con  los  ojos  abiertos  como  platos,  y 
Tucker comprendió que sabía a qué se refería. 
—¿El  Borgia  de  Dzerzhinsky?  —susurró  incrédula,  de  espalda  a  los  dos 
detectives. 
Se trataba del apodo que la inteligencia de occidente había puesto a Valery 

‐ 158 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Zakharov,  ex  coronel  de  la  KGB  y  actual  Ministro  de  Asuntos  Exteriores  de 
Rusia.  Como  los  Borgia  de  la  Italia  del  siglo  XV,  Zakharov  había  ascendido  al 
poder, según se rumoreaba, gracias a los productos químicos nocivos que había 
tenido almacenados en sus oficinas de la KGB, en la plaza Dzerzhinsky. 
Tucker  miró  de  soslayo  a  los  dos  detectives,  pero  era  evidente  que  no 
habían  oído  el  comentario  de  Mariah.  Se  giró  de  nuevo  hacia  su  pálido 
semblante y asintió. 
—Espere un momento —dijo Ripley—. Quiero que esto quede claro. Dice 
que alguien anda por ahí inyectando veneno a la gente. Pero en ninguno de los 
dos  casos  se  apreciaron  señales  de  lucha.  ¿Cómo  consigue  uno  sacar  una 
jeringuilla y clavársela a un tipo, sin que este se resista? 
—El asesino, o asesinos, no necesita utilizar jeringuillas. ¿Recuerda el caso 
de  aquel  tipo  de  Londres  que  fue  apuñalado  con  la  punta  envenenada  de  un 
paraguas? Cualquier objeto afilado sirve. En el caso de Urquhart, por ejemplo, 
su  visita  pudo  estrecharle  la  mano  y  llevar  un  anillo  equipado  con  una  púa 
afilada. 
Ripley hizo una mueca de desagrado. 
—Rosas  —dijo  Scheiber.  Al  ver  que  Ripley  lo  miraba  con  extrañeza, 
añadió—:  El  señor  Korman  tenía  algunos  cortes  leves  en  las  manos.  Según  su 
vecino, había estado podando unos rosales. ¿Pudieron envenenarlo así? 
—Si  alguien  puso  veneno  en  las  espinas,  desde  luego  —contestó  Tucker. 
Luego asintió mirando a Mariah—. Vámonos. 

‐ 159 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

 
Capítulo 15 

El  día,  que  había  empezado  mal,  no  hizo  sino  empeorar.  Antes  de  que 
concluyera,  los  peores  temores  de  Mariah  se  verían  hechos  realidad.  De 
momento,  la  situación  ya  parecía  bastante  grave,  con  la  noticia  de  que  Chap 
Korman  había  muerto  poco  después  de  hablar  con  ella,  y  de  que  los 
amarillentos papeles de su padre podían haber desencadenado una campaña de 
asesinatos que había salpicado, también, a Louis Urquhart. 
Su asombro ante aquellos acontecimientos casi resultaba empañado por su 
sorpresa ante las revelaciones del que había sido mentor, colega y amigo suyo 
durante casi dos décadas. 
—¿Y los destruiste? —inquirió, incrédula, cuando Frank Tucker le informó 
de su rápido viaje a Moscú, para visitar al Navegante, y de los documentos que 
se había llevado consigo al volver—. ¿Las pruebas de las actividades homicidas 
de Zakharov durante su escalada al poder? ¿Por qué lo hiciste? 
Frank  clavó  la  mirada  en  su  taza  de  café,  como  si  en  ella  estuviera 
contenida  la  respuesta.  Habían  tomado  un  taxi  para  regresar  al  hotel  y  se 
habían detenido  brevemente  en  la  cafetería,  para tomar  un  desayuno  rápido  e 
informarse mutuamente de lo que sabían. 
Removiendo abstraídamente las migajas de un cruasán, Mariah aguardó a 
que  Frank  se  explicara.  Siempre  había  sido  taciturno  y  obstinado,  pero  jamás 
había dado muestras de una conducta irracional. Al menos, hasta entonces. 
—Zakharov  cuenta  con  inmunidad  diplomática  —dijo  por  fin—.  No 
pueden  detenerlo  aquí,  y  en  su  país  jamás  lo  acusarán.  A  menos  que  la 
oposición  democrática  rusa  se  una  para  echarlo  a  él  y  a  los  suyos  de  una  vez 
para  siempre.  A  no  ser  que  lo  asesine  yo  mismo,  que  quizá  fuese  lo  que 
Deriabin tenía en mente, no hay manera de tocarlo. 
—Pero  Deriabin  no  podía  esperar,  que  tú,  personalmente,  libraras  al 
mundo del Borgia de Dzerzhinsky. Es decir, Zakharov ha llegado a donde está 
destruyendo  a  cuantos  se  interponían  en  su  camino,  y  la  posibilidad  de  que 
controle uno de los mayores arsenales nucleares del mundo resulta aterradora. 
Pero si le ocurriera algo mientras está en este país, Moscú lo vería prácticamente 
como una declaración de guerra. 
—Lo  sé.  Aun  así,  no  me  parece  un  accidente  que  el  Navegante  decidiera 
entregar esos archivos precisamente durante la estancia oficial de Zakharov en 
los  Estados  Unidos  —Frank  meneó  la  cabeza  con  tristeza—.  ¿Quién  sabe  qué 
rondaría en la mente maquiavélica de ese viejo bastardo? 
Se  recostó  en  la  silla  y  se  pasó  las  manos  por  la  cara  en  un  gesto  de 

‐ 160 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

cansancio.  Ambos  habían  dormido  muy  poco,  pero  la  cama  de  Mariah,  al 
menos,  era  cómoda.  El  sol  matinal  que  se  filtraba  por  los  altos  ventanales 
resaltaba las ojeras de Frank y su barba de varios días. Volvía a parecerse más a 
su  amigo  de  siempre,  se  dijo  ella,  aunque  cualquiera  que  lo  hubiera  vigilado 
durante aquellos últimos meses se habría dado cuenta de lo mucho que le había 
afectado  la  muerte  de  su  hijo.  Un  manipulador  como  el  Navegante  podía 
haberlo  considerado  capaz  de  cometer  alguna  temeridad,  proporcionándole  la 
motivación adecuada. Mientras meditaba sobre ello, Mariah notó un nudo en el 
pecho al pensar en la vulnerabilidad que el Navegante podía haber percibido en 
Frank.  La  clave  para  despertar  al  gigante  dormido.  El  hecho  de  que  Frank  lo 
hubiera  dejado  todo  para  acudir  a  su  lado  constituía  prueba  suficiente.  Si 
pensaba que ella corría peligro, haría lo necesario para ayudarla, y al diablo con 
las consecuencias. 
Era  algo  que  Mariah  había  percibido  desde  hacía  mucho  tiempo,  aunque 
jamás  se  atreviera  a  reflexionar  sobre  ello  ni  a  ponerle  nombre.  La  ignorancia 
consciente había sido, al fin y al cabo, la regla definitoria de su relación desde 
que  se  habían  conocido.  Cuando  se  conocieron,  Frank  estaba  casado  con  una 
mujer  moribunda  a  la  que  amaba  profundamente.  Y  cuando  Joanne  falleció, 
Mariah  ya  tenía  una  vida  hecha  con  David  y  Lindsay.  Más  tarde,  al  morir 
David,  Patty  y  Frank habían  entablado  una  relación  de  pareja.  Y  Paul  Chaney 
ya había hecho acto de presencia. 
Merced a cierto acuerdo tácito y mutuo, Frank y ella se habían pasado casi 
dos décadas sofocando la chispa que ambos sabían que podían generar juntos. 
La química personal era, al fin y a la postre, algo muy volátil. 
¿Había  estado  el  Navegante  observando  todo  aquello,  aguardando  el 
momento idóneo para hacer que esa chispa pusiera en marcha sus planes? 
Mariah alargó la mano hacia él. 
—Tú nunca habrías hecho semejante cosa, ¿verdad? 
—¿Qué? ¿Asesinar al Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia? —Tucker 
hizo una mueca—. ¿Por qué iba a querer convertirlo en un mártir nacional? —
titubeó  un  momento,  y  luego  retiró  la  mano  de  las  de  Mariah.  Ella  volvió  a 
llenar de café las tazas de ambos, aliviada al comprobar que Frank conservaba 
la  sensatez  de  antaño.  Él  dobló  la  servilleta  y,  de  pronto,  preguntó—:  ¿Ha 
vuelto Paul a su casa? 
—No  lo  sé  —respondió  Mariah  al  tiempo  que  añadía  leche  al  café—.  He 
terminado con él —añadió con serenidad. 
Frank era demasiado discreto como para preguntarle el motivo, pero ella 
le  contó  lo  sucedido  en  Spago,  además  de  lo  que  había  dicho  Renata  sobre  su 
padre y el manuscrito.  
—Quizá Chaney sólo intentaba ayudarte —dijo Frank, concediendo a Paul 
más  crédito  del  que  Mariah  hubiese  esperado.  Entre  ambos  hombres  había 
existido,  desde  el  principio,  un  antagonismo  evidente  que  ella  siempre  había 
achacado al carácter masculino. 

‐ 161 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—¿Intentaba ayudarme o ayudarse a sí mismo, intrigando de esa manera a 
mis espaldas? —se preguntó Mariah en voz alta—. ¿Y por qué no me avisó con 
respecto a Renata? ¿Cómo pudo portarse así? —meneó la cabeza, disgustada. 
—Lo siento —dijo Frank en tono sincero. 
Ella hizo un gesto para restar importancia al asunto. 
—Da  igual.  Fue  la  gota  que  colmó  el  vaso.  De  todos  modos,  ya  había 
decidido  que  nuestra  relación  no  tenía  ningún  futuro.  Yo  no  lo  amo,  así  de 
sencillo. No creo haberlo amado nunca. Jamás he podido ser yo misma cuando 
Paul está delante. Para ser sincera, me alivia que todo haya terminado. 
Frank asintió. 
—Eso está bien. De todas maneras, lamento que éste asunto de tu padre te 
haya estallado en la cara. 
Mariah lo miró con el ceño fruncido. 
—No  sé,  Frank.  Di  que  estoy  loca,  pero,  teniendo  en  cuenta  todos  los 
pecados que cometió Ben por acción y por omisión, ¿qué más da que asistiera a 
una conferencia de escritores hace treinta años? ¿Qué importancia tiene? 
—No  es  sólo  eso  —repuso  Frank—.  También  está  Anatoly  Orlov,  el 
escritor ruso al que traicionó. 
Ella arrugó la frente. 
—Renata dijo que robó la novela de Orlov y que intentó hacerla pasar por 
una obra suya. También el profesor Urquhart sospechaba que el manuscrito que 
yo encontré era de Orlov, pero no parece que acusara a Ben de nada ilícito. Sólo 
pensaba que se había producido un error. 
—Urquhart  estaba  siendo  generoso,  Mariah.  Creo  que  Renata  se  acerca 
más a la verdad. Según los archivos del Navegante, Orlov fue traicionado  por 
un norteamericano... y entregado a Zakharov, quien por entonces era el agente 
de la KGB destinado en Francia. Ese «traidor» tuvo que ser tu padre. Acompañó 
constantemente  a  Orlov  y  era  el  único  norteamericano  que  asistió  a  la 
conferencia.  El  colapso  de  Orlov  se  debió,  sin  duda,  a  la  farmacología  de 
Zakharov,  y  fue  este  quien  lo  llevó  de  vuelta  a  Moscú.  Luego,  cuando  Orlov 
murió, Zakharov regresó a París para eliminar al único testigo de lo que había 
sucedido. 
—Mi padre —dijo Mariah con un escalofrío—. ¿Estás seguro? 
Frank hizo un gesto de asentimiento. 
—Todo  está  contenido  en  el  único  archivo  que  conservé.  Probablemente, 
las autoridades francesas creyeron que Ben había muerto de hepatitis. Existen, 
como mínimo, seis toxinas que dañan el hígado. Zakharov las conoce todas. 
—Y  hubieran  sido  muy  difíciles  de  detectar  hace  treinta  años  —observó 
Mariah en un tono analítico que apenas obedecía a la realidad de su estado de 
ánimo.  ¿Por  qué  se  le  empezaba  a  formar  un  nudo  en  la  garganta?  ¿Por  qué 
debía  llorar  a  un  hombre  que  había  hecho  tanto  daño  en  su  breve  y  egoísta 
vida?—.  Dudo  que  los  franceses  lo  examinaran  a  fondo  —añadió—.  ¿Qué  les 
importaba  un  mísero  norteamericano  hallado  muerto  en  una  buhardilla 

‐ 162 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

infestada de pulgas? 
Frank  empezó  a  tamborilear  nerviosamente  los  dedos  sobre  el  mantel 
blanco de lino. 
—Siempre  creí  que  este  asunto  debía  seguir  muerto  y  enterrado.  Debí 
imaginar que saldría a la luz, más pronto o más tarde. 
Ella frunció el ceño. 
—¿Qué insinúas, Frank? ¿Cuánto tiempo hace que lo sabes? 
—El  hecho  de  que  tu  padre  había  coqueteado  con  la  maquinaria 
propagandística soviética surgió ya una vez, cuando se investigó tu historial de 
cara a tu ingreso en la Agencia —explicó él—. La parte concerniente a Orlov la 
descubrí en los archivos del Navegante. 
—¿Y  cómo  es  que  me  contrataron?  Las  normas  de  la  Agencia  debieron 
haber impedido mi ingreso. 
—«Debieron», sí —convino Frank—. Pero el grupo de Escritores por la Paz 
era ya historia antigua. Incluso el agente encubierto que descubrió el nombre de 
tu  padre  en  la  lista de  asistentes,  llevaba  bastante tiempo  fallecido. A  aquellas 
alturas, no era más que una Línea de un viejo archivo. 
—Aun así, debió de haber provocado cierta alarma. 
—Sí,  pero  en  aquel  entonces  yo  formaba  parte  del  comité  de 
reclutamiento, ¿recuerdas? Y borré esa información. 
—¡¿Que  la  borraste...?!  —vociferó  Mariah.  Un  par  de  clientes  de  la 
cafetería  alzaron  la  cabeza  para  mirarlos,  pero  enseguida  volvieron  a  sus 
propios  asuntos.  Mariah  se  inclinó  hacia  Frank  y  añadió,  susurrando—: 
¿Quieres  decir  que  siempre  has  estado  tan  loco  como  para  destruir  archivos 
clasificados? 
—Tu  padre  había  desaparecido  de  tu  vida  muchos  años  atrás.  Era 
evidente que él ya no podía influir en tus ideas políticas o en tu lealtad —dijo 
Frank  tozudamente—.  ¿Por  qué  debía  su  comportamiento  irresponsable 
apartarte  de  la  carrera  a  la  que  deseabas  dedicarte?  En  ocasiones,  el  sentido 
común exige que se violen ciertas reglas burocráticas, ¿sabes? 
—No creo que nadie de la Agencia esté de acuerdo contigo. 
—Eso  ya  lo  sé  —respondió  Frank  sombríamente—.  Existen  algunos 
imbéciles sin cerebro que empezarán a dudar de ti a partir de ahora. Parece que, 
al final, sí he arruinado tu carrera. 
—¿Mi carrera, Frank? ¿Qué importa eso? ¿Y qué hay de la justicia? 
—¿La justicia? —rezongó él—. He ahí un bien escaso. De todos modos, a 
partir de ahora tendrás que vigilarte la espalda. 
—Parece  que  has  hecho  un  buen  trabajo  velando  por  mí  —respondió 
Mariah con voz queda. 
Él encogió sus grandes hombros. 
—Quizá  no  pueda  seguir  haciéndolo  por  mucho  tiempo.  Geist  viene  por 
mí.  Sabe  que  destruí  los  archivos  del  Navegante.  Quizá  incluso  crea  que  yo 
maté al tipo. 

‐ 163 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—¿Por qué los destruiste? 
—Ya te lo he dicho. No quiero solucionar por Deriabin todos los entuertos 
que  dejó  tras  de  sí.  El  Borgia  de  Dzerzhinsky  fue  su  criatura.  Se  sirvió  de  las 
habilidades de Zakharov durante años. No sólo contra objetivos externos de la 
KGB, sino también contra oponentes internos de Deriabin, que misteriosamente 
enfermaron  y  murieron,  uno  tras  otro,  en  el  transcurso  de  los  años.  El 
Navegante creía que Zakharov era su perro de presa adiestrado. Sospecho que, 
al final, el perro se volvió contra el amo. 
—¿Crees que Zakharov mató a Deriabin? 
Tucker se encogió de hombros. 
—Cuanto  más  lo  pienso,  más  lógico  me  parece.  Zakharov  es  lo 
suficientemente poderoso por sí solo. Ya no necesitaba al viejo. ¿Quién dice que 
los  médicos  que  diagnosticaron  el  cáncer  de  hígado  de  Deriabin  no  eran 
secuaces de Zakharov? Cuando vi a Deriabin, comprendí que estaba moribundo 
y,  por  el  modo  en  que  habló  de  sus  médicos,  creo  que  dudaba  de  ellos. 
Filtrarnos esa información fue su forma de vengarse. Claro que, si creyó que se 
la  entregaríamos  a  los  oponentes  de  Zakharov,  se  equivocó  por  completo.  Los 
archivos  de  Deriabin  constituían  una  poderosa  herramienta  para  controlar  al 
que  puede  ser  el  próximo  presidente  de  Rusia.  Una  oportunidad  que  alguien 
como Jack Geist jamás dejaría pasar. ¿Y crees que renunciaría a ese control para 
permitir que otro que no fuera Zakharov se hiciera con el poder? 
—Desde luego que no —convino Mariah. 
—¿Y qué posibilidades crees que hay de que se dé una verdadera reforma 
democrática  en  Rusia,  si  tanto  los  antiguos  agentes  de  la  KGB  como  la  CIA 
apoyan a un dictador como Zakharov? 
—Ninguna —contestó  Mariah—.  ¿Por  eso  destruiste  esa  «herramienta  de 
control»? 
Tucker asintió. 
—Todos  los  archivos  salvo  el  que  más  importaba.  La  prueba  de  que 
Zakharov  asesinó  a  Anatoly  Orlov.  La  traición  de  Ben  puso  en  marcha  los 
acontecimientos, Mariah, pero todo fue obra de Zakharov. Por eso tiene ahora 
tanto miedo. 
Y por eso Chap Korman y Louis Urquhart habían tenido que morir, se dijo 
Mariah con furia. Una operación de limpieza. Anatoly Orlov había sido el hijo 
más querido que Rusia había engendrado en el siglo XX, un héroe literario que 
había inspirado a su pueblo a resistir y vencer la invasión de los nazis. La idea 
de  que  su  asesino  aspirara  a  la  presidencia  sería,  para  el  país  en  general,  tan 
ridícula  como  si  Lee  Harvey  Oswald  hubiese  aspirado  a  la  Casa  Blanca  en 
Estados Unidos. 
Así  pues,  la  reaparición  del  manuscrito  de  Orlov  suponía  un  problema. 
Pero Zakharov pensó, probablemente, que podría solventarlo eliminando a los 
testigos  y  haciendo  desaparecer  los  documentos.  Las  muertes  de  Korman  y 
Urquhart podrían haber pasado por fallecimientos naturales si la limpiadora de 

‐ 164 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

la  oficina  del  segundo  no  hubiera  visto  huir  al  asesino.  El  guardaespaldas 
corpulento  de  Zakharov,  se  dijo  Mariah  de  repente.  ¿El  ex  luchador  olímpico, 
según Yuri Belenko? 
—Renata tenía razón, después de todo —dijo—. La reputación de Ben Bolt 
puede  irse  al  garete.  La  verdad  tiene  que  salir  a  flote,  Frank.  Ha  de  hacerse 
justicia... no sólo por Anatoly Orlov, sino también por Chap y Urquhart. Incluso 
por  Ben.  Tomó  muchas  decisiones  lamentables  en  su  vida,  pero  no  se  merecía 
que  lo  asesinaran.  Ya  que  Zakharov  no  puede  ser  procesado  aquí,  por  su 
inmunidad diplomática, ataquémosle allí donde más puede dolerle. El archivo 
que  has  conservado  no  debe  caer  en  manos  de  Geist  o  de  la  Agencia.  Al 
contrario.  Tenemos  que  mandar  copias  a  todos  los  medios  de  comunicación, 
nacionales e internacionales, con los que podamos ponernos en contacto. 
Tucker asintió. 
—Pero no disponemos de mucho tiempo. Geist no tardará en dar conmigo 
—su  expresión  se  ensombreció—.  Y  tú  te  verás  inmersa  en  un  auténtico 
vendaval informativo, ¿sabes? 
—Sí, lo sé —contestó Mariah con pesadumbre—, pero no hay más remedio 
que hacerlo —retiró la silla de la mesa—. Será mejor que subamos a despertar a 
Lindsay. Debe estar al tanto de lo que sucede. Y si vas a hablar con la gente de 
la  prensa  —añadió  pasándole  la  yema  de  los  dedos  por  la  rasposa  mejilla—, 
más  vale  que  te  duches  y  te  afeites,  amigo.  Tienes  aspecto  de  haber  salido  de 
una celda de castigo de Alcatraz. 
—Ese será, probablemente, mi próximo destino —musitó Frank pensativo. 
Mientras  Frank  recogía  sus  cosas  del  coche,  Mariah  se  dirigió  hacia  la 
habitación para despertar a Lindsay. Al entrar, no obstante, se encontró la cama 
hecha y la habitación recién ordenada, pero su hija había desaparecido. 
Mariah salió de nuevo al pasillo y vio a una limpiadora del hotel, junto a 
un carrito lleno de sábanas y toallas limpias, situado en la puerta de al lado. 
—¿Disculpe? Veo que ha limpiado usted mi habitación. 
—Sí, señora. ¿Hay algún problema? 
—No,  ninguno.  Pero  dejé  a  mi  hija  durmiendo,  con  el  letrero  de  NO 
MOLESTAR en la puerta. Anoche llegó muy tarde, y... 
—No vi ningún letrero en la puerta. 
—¿Está segura? 
—Desde  luego.  En  caso  contrario,  no  hubiera  entrado  —la  mujer  tenía  el 
cabello  cano  y  estaba  más  bien  seca  bajo  su  uniforme  almidonado  color 
melocotón.  Sus  modos,  un  tanto  cortantes,  sugerían  que  no  le  hacía  ninguna 
gracia que cuestionaran su profesionalidad. 
—No, seguro que no —respondió Mariah—. Pero, ¿llegó usted a verla, por 
casualidad? Es una adolescente, alta, pelirroja... Acaba de cortarse el pelo. 
—No he visto a nadie, señora. 
—Oh. En fin, supongo que se despertaría antes de lo que yo esperaba. 
El timbre del ascensor sonó al final del pasillo. 

‐ 165 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—¿Necesita usted algo más? —le preguntó la limpiadora. 
—Pues  sí.  ¿Podría  darme  un  par  de  toallas  extra?  —pidió  Mariah, 
observando cómo Frank salía del ascensor con un maletín y una bolsa de viaje 
pequeña. La limpiadora siguió su mirada, y luego se volvió hacia el carrito para 
pasarle  a  Mariah  un  montón  de  esponjosas  toallas.  Su  expresión  era  neutra, 
salvo por la ligera elevación de una ceja, que parecía expresar desaprobación. Se 
alejó por el pasillo mientras Mariah esperaba.  
—¿Qué ocurre? —inquirió Frank. 
—Lindsay  no  está  en  la  habitación  —explicó  Mariah—.  Seguramente 
habrá bajado a la piscina. ¿Por qué no entras y utilizas la ducha mientras yo voy 
a hablar con ella? 
—¿Te  encuentras  bien?  —preguntó  él  encajándose  el  maletín  debajo  del 
brazo para poder sujetar las toallas. 
Mariah emitió un suspiro. 
—Sí,  estoy  bien.  Lindsay  y  yo  debemos  hablar  largo  y  tendido.  Aunque 
temo decirle lo de Chap. Le tenía mucho cariño. 
—Esa pobre chica ha pasado mucho para lo joven que es. 
—Sí, y detesto tener que darle otra mala noticia —Mariah se alisó la falda 
del vestido de lino. Era solo media mañana, pero le parecía que hacía días que 
había dejado a Lindsay durmiendo para ir a la piscina y desayunar algo. 
Al  no  encontrar  a  su  hija  ni  en  la  piscina  ni  en  la  cafetería,  Mariah  se 
acercó  al  mostrador  de  recepción  a  preguntar.  Efectivamente.  Lindsay  había 
dejado  un  mensaje  para  su  madre.  Al  ver  que  tardaba,  y  no  localizarla  en  el 
hotel, había decidido ir a casa de Chap Korman. 
Mariah  notó  que  el  corazón  le  daba  un  vuelco.  Sin  pérdida  de  tiempo, 
llamó a Jim Scheiber para comunicarle lo sucedido y seguidamente, tras avisar a 
Frank, se metió en el coche y salió para Newport Beach. 
Las  carreteras,  sin  embargo,  estaban  atestadas  por  la  proximidad  de  la 
fiesta  del  Cuatro  de  Julio,  y  su  avance  fue  dolorosamente  lento.  Se  hallaba  a 
unos treinta kilómetros de Newport Beach, cuando sonó su teléfono celular. 
—Su hija acaba de llamar —dijo Barbara Latham, recepcionista del hotel—
. Dice que encontró cerrada la casa de su amigo. Y que un policía que encontró 
allí le dijo que «Chap» había muerto. 
—Oh,  Dios  mío  —murmuró  Mariah  para  sí—.  Pobre  Lindsay.  ¿Le  ha 
dicho usted que me dirijo hacia allí? 
—Sí,  desde  luego  —respondió  Latham—.  También  traté  de  darle  el 
número de su teléfono celular, pero su hija no tenía dónde anotarlo. 
—¿Le ha dicho dónde estaría? 
—En casa de un vecino. Le sugerí que esperase allí. 
—¿Qué vecino? 
—No  estoy  segura,  pero  dijo  que  estaría  en  el  exterior  de  la  casa, 
esperándola. 
—Estupendo. Muchas gracias. ¿Y Frank Tucker? ¿Sigue en el hotel? 

‐ 166 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Sí, le ha pedido a mi secretaria que escriba algunas direcciones en unos 
cuantos  sobres  —explicó  Latham—.  Debo  advertirle  que  ese  servicio  irá 
incluido en el total de la factura... 
—Sí,  adelante,  póngalo  en  mi  cuenta  —dijo  Mariah—.  Le  agradecemos 
mucho su ayuda, señorita Latham.  
—Mmm —musitó la otra mujer. 
—¿Quiere  decirle  al  señor  Tucker  que  Lindsay  ha  llamado?  ¿Y  que  le 
telefonearé en cuanto me reúna con ella? 
—Descuide. 
Mariah encontró por fin la salida de Newport, pero el tráfico no hizo sino 
empeorar.  El  Balboa  Boulevard  seguía  siendo  tal  como  ella  lo  recordaba:  dos 
angostos  carriles,  que  se  extendían  en  ambas  direcciones,  estrechados  por  las 
filas  de  coches  aparcados  a  lo  largo  de  los  arcenes  y  la  mediana.  Las  aceras: 
aparecían atestadas de turistas con neveras, toallas y sillas plegables. Al volver 
Mariah la vista hacia las calles cercanas a la playa, distinguió una sólida masa 
de  sombrillas  a  rayas y  cuerpos  bronceados.  Lindsay  no  podía  haber  escogido 
un día peor para perderse en Newport Beach. 
Era la primera vez en dos décadas que Mariah volvía a pisar aquel suelo. 
Al  llegar  a  la  altura  de  Medina  Street,  se  desvió  de  la  playa  y  se  dirigió 
hacia  el  área  del  puerto,  donde  se  hallaban  ubicadas  las  casas  de  verano  más 
caras de la ciudad. En lugar de contemplarse la barriga bronceada, cerveza en 
mano,  en  una  tumbona  del  porche,  los  residentes  de  aquella  zona  preferían 
contemplar sus barcos de vela, anclados en el puerto. 
Mariah apenas se había adentrado unos cuantos metros en la calle, cuando 
se  topó  con  la  barrera  amarilla  que  la  policía  había  colocado  para  impedir  el 
paso de vehículos y peatones. Un agente uniformado alzó la mano y le hizo un 
gesto para que retrocediera. Ella, sin embargo, negó con la cabeza y se situó a su 
altura. 
—La calle está cerrada —dijo el agente—. No puede aparcar aquí. 
—Busco al detective Scheiber. ¿Está ahí? 
—¿Scheiber? Sí, está. ¿Cómo se llama usted? 
Después  de  decirle  su  nombre,  Mariah  esperó  mientras  él  efectuaba  una 
llamada por radio. 
—Muy  bien,  dice  que  puede  usted  entrar  —anunció  al  cabo  de  unos 
segundos—.  La  esperará  en  la  esquina  de  Edgewater  y  Medina,  en  el  paseo 
marítimo.  Tendrá  que  dejar  el  vehículo  aquí.  Estaciónelo  en  el  callejón  y  no 
estorbe al personal especializado. 
Mariah  asintió,  tentada  de  preguntarle  a  qué  personal  se  refería,  aunque 
supuso que ya se lo aclararía Scheiber. Aparcó detrás de un vehículo blanco y 
negro.  Al  apearse  del  coche,  vio  a  un  par  de  personas  vestidas  como 
astronautas,  con  equipos  protectores  dotados  de  sistemas  de  ventilación 
autónomos.  Solo  se  les  veía  la  cara  a  través  de  las  máscaras  de  plexiglás. 
Estaban  descargando  dos  bidones  metálicos  de  un  camión  blanco  y  naranja 

‐ 167 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

situado en el jardín trasero de una casa idéntica a la que había visto Mariah en 
las fotos enviadas por Chap. Al pensar en él se le saltaron las lágrimas. 
Scheiber  la  esperaba  en  la  esquina.  El  aire  olía  a  bronceador,  gasolina  y 
agua de mar. Aunque las calles habían sido despejadas, las cubiertas de varios 
barcos  en  el  puerto  estaban  abarrotadas  de  espectadores  que  disfrutaban  del 
espectáculo tostándose al sol. 
—Rosas  —dijo  en  tono  grave.  Señaló  hacia  el  jardín  de  Chap,  situado  a 
varios  metros  de  donde  se  encontraban—.  Parece  que  fueron  cortadas  a  la 
altura  de  la  verja.  Seguramente  empezaban  a  invadir  el  jardín  del  vecino.  Tu 
amigo  Tucker  tenía  razón  con  respecto  a  las  toxinas  transcutáneas  —añadió 
Scheiber, contándole cómo había visto morir a un pájaro que entró en contacto 
con las ramas cortadas. 
—Si hubiera usted tocado ese rosal —dijo Mariah sombríamente—, podría 
haber sido la siguiente víctima. 
Scheiber asintió. 
—Están retirando toda la vegetación del jardín delantero, e incluso la capa 
superior  de  tierra.  ¿Quién  sabe  hasta  qué  punto  está  extendido  el  veneno? 
Dependiendo de lo que encuentren en el laboratorio, analizarán la tierra más a 
fondo. 
Mariah meneó la cabeza. 
—No  creo  que  encuentren  mucho.  Sospecho,  además,  que  la  toxina  debe 
de  tener  una  duración  efímera.  Si  no  llegan  a  encontrarla  hoy,  no  la  hubieran 
encontrado nunca. El rastro se desintegra muy deprisa. 
—¿Por qué ni usted ni el tal Tucker parecen sorprenderse con nada de lo 
ocurrido? —inquirió Scheiber arrugando la frente—. Se lo pregunté a él, y ahora 
se lo pregunto a usted... ¿Se trata de alguna operación secreta de la Agencia? Y 
no intente mentirme, nena, porque esto no tiene nada de divertido. 
—Mire, detective —dijo Mariah en un tono igualmente airado—, conocía a 
Chap Korman desde que era una niña de ocho años de edad. Era lo más cercano 
a  un  padrino  que  he  tenido  nunca,  y  lo  quería  mucho.  Créame,  a  nadie  le  ha 
disgustado lo ocurrido más que a mí. 
Scheiber asintió. 
—Está  bien  —dijo—.  Pero,  aun  así,  parece  usted  saber  mucho  acerca  de 
todo este asunto. ¿Por qué? 
—Se produjo un caso similar en Bretaña hace unos quince años —explicó 
Mariah—.  Un  desertor  político  ruso  fue  hallado  muerto  en  su  jardín  de  las 
afueras de Londres. Resultó que sus rosales habían sido espolvoreados con una 
versión sintética del veneno de cobra. 
—¿Veneno de cobra? —repitió Scheiber incrédulo. 
—Sí. Ejerce los mismos efectos paralizantes, pero es el doble de letal y el 
triple de rápido que el veneno auténtico. 
—Jesús —el detective palideció—. Muy bien. Creo que ha llegado la hora 
de  que  usted,  su  amigo  Tucker  y  yo  hablemos  largo  y  tendido.  ¿Dónde  está 

‐ 168 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Tucker, a todo esto? 
—Tenía ciertas gestiones que hacer mientras yo venía a recoger a mi hija 
—Mariah miró en torno—. Por cierto, ¿dónde está? 
—No la he visto. 
—¿Cómo  que  no  la  ha  visto?  —inquirió  Mariah,  con  el  corazón 
acelerándose en el pecho—. Mientras venía recibí una llamada, comunicándome 
que  Lindsay  había  telefoneado  al  hotel  hacía  alrededor  de  una  hora.  Por  lo 
visto, había encontrado la casa de Chap cerrada y había hablado con un policía. 
Quedó en esperarme en la calle. 
—Conmigo no habló —confirmó Scheiber al tiempo que echaba un vistazo 
al  reloj—,  pero  apenas  llevo  aquí  unos  cuarenta  y  cinco  minutos.  Vamos. 
Buscaremos al agente que estaba de guardia. Quizá sepa algo. 
Se aproximaron a un pequeño grupo de agentes de policía uniformados y 
de paisano, situados a un par de casas de la de Chap. Uno de ellos se presentó 
como el compañero de Scheiber; y otro, de uniforme, como el agente Johnson. 
Este frunció el ceño. 
—Mucha gente se ha acercado a preguntar qué pasa —explicó—. Esto no 
es Los Ángeles. La gente no ve casas precintadas por homicidio todos los días. 
Mariah sacó la cartera de su bolso y le mostró la foto escolar de Lindsay. 
—Esta es mi hija, sólo que ahora lleva el pelo corto. Pelirroja. Delgada, un 
poco más alta que yo. 
—Ah,  sí  —exclamó  Johnson,  asintiendo  mientras  examinaba  la 
fotografía—. Hablé con ella, desde luego. Pensé que era una vecina. 
Mariah chasqueó los dedos. 
—¡Un  vecino!  Eso  es.  Lindsay  dijo  que  estaba  llamando  desde  la  casa  de 
un vecino. E iba a esperarme en la calle. 
Eckert, el compañero de Scheiber, meneó la cabeza. 
—Fuimos  de  puerta  en  puerta  para  evacuar  las  casas  de  los  alrededores 
cuando llegó el equipo especializado —explicó—. Es el procedimiento habitual. 
No había nadie en las casas contiguas a las del señor Korman. Tampoco vi a la 
chica en las casas que evacuamos al otro lado de la calle. 
—Sin  embargo,  ahora  que  lo  pienso  —dijo  Johnson—,  yo  sí  la  vi  algo 
después. Quizá fue antes de que llegarais vosotros, chicos. Estaba acariciando a 
un perro. 
—¿Era un basset? —preguntó Scheiber. 
Eckert y él intercambiaron una mirada. 
—Sí, un basset. Un tipo lo estaba paseando y se paró a hablar con ella. 
—¿Un tipo medio calvo? ¿Vestido de negro? —inquirió Scheiber. 
Johnson hizo un gesto afirmativo. 
—El arquitecto —dijo Eckert. 
—¿Qué arquitecto? —preguntó Mariah. 
—Douglas  Porten.  Vive  en  la  casa  contigua  a  la  del  señor  Korman  —
respondió  Scheiber—.  Pero,  como  ha  dicho  David,  no  estaba  en  casa  cuando 

‐ 169 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

llamamos a su puerta. Parece que se había hecho muy amigo del señor Korman. 
Comentó que tenía muchas ganas de conocerlas a usted y a su hija. 
—Por  lo  visto  es  un  gran  admirador  de  la  obra  de  su  padre  —explicó 
Eckert. 
—Seguro  que  Lindsay  llamó  desde  su  casa  —insistió  Mariah—.  Quizá 
cuando ustedes llamaron a su puerta estaban en la calle, con el perro. 
Scheiber asintió. 
—Es  posible,  aunque  me  sorprende  que  regresaran  sin  que  los  viéramos. 
Hagamos una nueva comprobación —dijo al tiempo que se encaminaba hacia la 
casa  próxima  a  la  de  Chap—.  Procure  no  pisar  el  jardín  de  al  lado  —añadió 
señalando  con  la  barbilla  el  jardín  en  cuestión,  que  empezaba  a  parecer  una 
zona de guerra. 
El  otro  no  tenía  una  pinta  mucho  mejor,  se  dijo  Mariah.  Atravesaron  un 
patio de aspecto desolado y llamaron al timbre de una casa austera y angular, a 
todas  luces  diseñada  para  resultar  interesante  desde  el  punto  de  vista 
intelectual, pero poco acogedora. Entre la apariencia extraterrestre de la casa y 
los  trajes  «espaciales»  de  los  técnicos  especializados,  Mariah  tuvo  la  sensación 
de  haberse  colado  en  una  película  de  ciencia  ficción  de  bajo  presupuesto.  El 
timbre  sonó  en  forma  de  «gong»,  pero  no  hubo  respuesta.  Scheiber  llamó  a  la 
puerta, pintada de rojo sangre, con los nudillos, pero solo le contestó el silencio. 
—Tampoco está el perro —observó—. Ayer, cuando llamamos a la puerta, 
se puso como loco. 
—¿Le importa? —preguntó Mariah señalando el gran ventanal situado a la 
derecha  de  la  puerta.  Al  asentir  el  detective,  ella  se  acercó  a  la  ventana  y, 
haciendo  pantalla  con  ambas  manos,  se  asomó  al  interior.  Parecía  una  sala  de 
estar  con  despacho,  pero casi  tan  austera  e  incómoda  como  el  patio  delantero. 
Había pocos  muebles  y  un  par  de  estatuas, pero  las  paredes  estaban  cubiertas 
de  lo  que  parecían  planos  y  fotografías  aéreas  de  un  inmenso  solar  en  obras. 
Mariah las contempló, pensativa. 
—Es  una  especie  de  centro  turístico  en  el  que  está  trabajando  —comentó 
Scheiber,  asomándose  también—.  En  algún  lugar  de  la  Europa  mediterránea, 
me parece. 
Mariah siguió mirando unos segundos más, y luego se retiró. 
—No  me  gusta  que  mi  hija  haya  podido  alejarse  con  ese  tipo  —dijo.  A 
pesar de sus intentos de conservar la calma, y de convencerse de que Lindsay se 
hallaba perfectamente, empezaba a preocuparse. En su mente empezó a cobrar 
forma una rápida sucesión de proxenetas, violadores y asesinos en serie, como 
si se tratara de una película proyectada a cámara rápida. 
—Si le sirve de consuelo —dijo Scheiber—, creemos que el tipo es gay. 
Mariah retrocedió y frunció el ceño. 
—¿Tiene usted alguna hija, detective? 
—Pues sí, tengo una. 
—Entonces, sabrá que es poco consuelo. 

‐ 170 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Lo sé —dijo Scheiber con disgusto—. ¿Quiere pasarme esa fotografía de 
su  hija?  Estoy  seguro  de  que  aparecerá  de  un  momento  a  otro.  Pero,  por  si 
acaso, pediré a mi compañero que la escanee y haga algunas copias. 

‐ 171 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

 
Capítulo 16 

Mariah  esperó,  pero  Lindsay  aún  no  había  dado  señales  de  vida  cuando 
Eckert  regresó,  una  hora  más  tarde.  El  agente  se  reunió  con  ellos  en  un 
restaurante  cercano,  adonde  Mariah  y  Scheiber  habían  ido  a  tomar  algún 
bocado, aunque la comida era lo último que ella tenía en la cabeza. Una vez allí, 
Mariah  lo  puso  al  corriente  de  los  motivos  que,  según  Frank  y  ella  opinaban, 
habían llevado a las muertes de Chap Korman y Louis Urquhart. 
Conforme  tomaba  asiento  al  lado  de  Scheiber,  Eckert  extendió  sobre  la 
mesa varias fotos de Lindsay, retocadas digitalmente, de modo que su antigua 
melena pelirroja había sido sustituida por una gorra. 
—Dios  santo,  sí,  es  increíble  —dijo  Mariah  agradecida,  a  pesar  de  su 
creciente pánico. 
—Es mi trabajo —contestó Eckert algo sonrojado—. Todos los policías de 
Newport  Beach  han  recibido  una  copia.  También  se  ha  enviado  al 
departamento del sheriff. 
—Aunque harán poca cosa con ella, he de advertírselo —terció Scheiber—, 
salvo añadirla al montón de fotografías de adolescentes fugados de casa. 
—Lindsay no se ha fugado, detective —insistió Mariah—. ¿Acaso no llamó 
al hotel para decirme dónde se encontraba? 
—Pero  me  comentó  usted  que  últimamente  estaba  algo  disgustada.  Que 
habían discutido de vez en cuando. 
—Sí, pero no era algo que no pudiéramos resolver —Mariah apartó de sí el 
sándwich que apenas había mordisqueado—. Y yo jamás la habría dejado sola 
en el hotel si usted y sus colegas no hubiesen cometido la estupidez de detener 
a Frank Tucker. 
—¿Dónde está Tucker, ahora que lo menciona? 
—No lo sé —contestó Mariah. Aquello también la angustiaba. 
Había  intentado  ponerse  en  contacto  con  Frank  durante  la  hora  previa, 
pero su teléfono celular funcionaba mal o estaba desconectado, porque Mariah 
obtenía  continuamente  un  mensaje  grabado  indicando  que  el  cliente  al  que 
llamaba  no  estaba  disponible.  Finalmente,  había  telefoneado  al  Beverly 
Wilshire,  y  la  señorita  Latham  le  informó  que  Frank  había  salido  del  hotel  un 
par  de  horas  antes,  después  de  pedirle  que  le  buscase  una  agencia  de 
mensajería  que  permaneciese  abierta  durante  la  jornada  festiva  del  Cuatro  de 
Julio. 
Así pues, se dijo Mariah, si Frank estaba haciendo  copias del archivo del 
Navegante,  para  enviarlas  a  los  medios  de  comunicación,  ¿por  qué  no 

‐ 172 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

contestaba  al  teléfono?  Era  posible  que,  debido  a  su  notoria  tecnofobia,  se 
hubiera olvidado de activar el maldito trasto, simplemente. 
—Mire,  no  puedo  seguir  esperando  de  brazos  cruzados  —dijo  Mariah  al 
tiempo que tomaba una de las fotos de Lindsay—. Daré una vuelta por la playa, 
por si la veo a ella y al maldito vecino del perro. 
—No se permite la entrada de los perros en la playa —precisó Eckert. 
—Bueno.  Pues  tomaré  el  coche  y  miraré  en  sitios  donde  pueda  haber 
perros.  Lo  cierto  es  que  algo  he  de  hacer.  No  obstante,  dejaré  activado  mi 
teléfono celular. Tienen ustedes el número, de modo que llámenme enseguida si 
aparece, ¿de acuerdo? 
Scheiber emitió un suspiro. 
—En fin, será mejor que volvamos a casa de Korman, a ver qué hacen allí. 
Pero,  señorita  Bolt...  Dicho  a  la  manera  tradicional,  no  salga  de  la  ciudad,  ¿de 
acuerdo? Aún tengo muchas preguntas que hacerle.  
 
 
Con los pies descalzos sobre la arena, Mariah observó, junto a una nutrida 
multitud  de  espectadores,  cómo  media  docena  de  surfistas  temerarios 
desafiaban las violentas olas de The Wedge. Situada en el confín de la playa de 
Newport  Beach,  The  Wedge  tenía  las  olas  más  famosas  y  peligrosas  de  toda 
California, generadas por la fuerte corriente cruzada de la marea entrante y la 
resaca  del  malecón.  La  propia  Mariah  había  hecho  surf  sobre  aquellas  olas 
cuando era una jovencita, aunque las señales advertían que sólo los nadadores 
más fuertes debían arriesgarse a intentarlo. Para aquellos que lo conseguían, la 
emoción compensaba el riesgo. No obstante, a aquellas alturas, se dijo Mariah, 
ella ya había conocido suficientes situaciones de peligro para toda una vida. 
«Por favor, Dios mío, que aparezca». 
Pero Lindsay no estaba entre la multitud de The Wedge. Descorazonada, 
Mariah se volvió hacia el coche. Y, entonces, se quedó petrificada. En el extremo 
opuesto  de  la  ensenada,  en  Corona  del  Mar,  dominando  el  puerto  y  todo 
Newport  desde  el  borde  de  un  alto  acantilado,  se  alzaba  la  enorme  casa  de 
verano  del  fallecido  Arlen  Hunter.  Y  mientras  Mariah  la  contemplaba, 
dejándose embargar por los recuerdos, una antigua canción infantil acudió a su 
mente. Una canción que siempre había asociado con la mujer que se llevó a su 
padre: 

Quién es esa mujer, no lo sé. 
Solo quiere oro y plata, 
Solo quiere a un joven apuesto. 

Le parecía más adecuada que nunca, se dijo sombríamente, al recordar el 
acto de equilibrismo de Renata entre su fortuna y el joven al que había tentado 

‐ 173 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

con el anzuelo de su dinero. 
Una  vez  que  hubo  regresado  al  coche,  Mariah  se  sacudió  la  arena  de  los 
pies y se sobresaltó al oír el súbito zumbido de su teléfono celular. 
—¡Frank!  —exclamó  al  descubrir  quién  era  el  autor  de  la  llamada—. 
¿Dónde estás? Llevo una eternidad intentando dar contigo. 
—Me  dirijo  hacia  allá.  Desactivé  el  teléfono  un  rato.  Estaba  haciendo  un 
poco de vigilancia y necesitaba silencio. ¿Encontraste a Lindsay? 
—No,  y  estoy  empezando  a  preocuparme  de  veras.  Estuvo  en  casa  de 
Chap, y luego la vieron con un vecino, pero ha desaparecido. 
Él maldijo entre dientes. 
—No es la única —musitó. 
—¿Qué quieres decir? 
—Zakharov y la mayor parte de su delegación se marcharon anoche. 
—Creía  que  pensaba  quedarse  para  asistir  a  la  Conferencia  del  Pacífico. 
Empieza esta noche, con una fiesta en el Queen Mary. 
—Por lo visto, Zakharov decidió que debía volver a Moscú. 
—Has dicho «la mayor parte» de la delegación. ¿Quién se ha quedado? 
—Tu amigo Belenko, entre otros. Sospecho que para ocuparse del asunto 
de la Conferencia. Y eso no es todo —añadió Frank—. Acabo de salir del puerto 
y  resulta  que  el  Pushkin,  el  barco  donde  se  hospedaba  Zakharov,  está 
preparándose para zarpar. 
—Es  por  los  asesinatos  —dijo  Mariah  con  los  puños  crispados—. 
Zakharov tiene en su poder los documentos de mi padre y la investigación de 
Urquhart,  y  ahora  quiere  largarse  y  dejar  atrás  el  desastre.  Ya  no  necesita  su 
base de operaciones. 
—Eso sospecho —convino Frank. 
—¿Y el archivo del Navegante? 
—Mañana  a  primera  hora  será  enviada  una  copia  a  todos  los  medios  de 
comunicación  norteamericanos  y  extranjeros  que  he  podido  encontrar... 
incluidos  los  diarios  Pravda  e  Izvestia,  así  como  media  docena  de  agencias  de 
prensa autónomas de Rusia. 
—Bien.  Seguro  que  algunas  se  hacen  eco.  Zakharov  va  a  llevarse  una 
desagradable sorpresa cuando abra el periódico  dentro de un día o dos —dijo 
Mariah—. Me alegraría más si pudiera ser juzgado por lo que él y su gente les 
han hecho a Chap y Urquhart, pero, al menos... 
—Ese es el problema —la interrumpió Frank. 
—¿Qué quieres decir? 
—He  hablado  con  un  amigo  mío  de  la  contrainteligencia  del  FBI. 
Estuvimos  en  la  marina  juntos.  Ha  formado  parte  del  equipo  encargado  de 
vigilar a Zakharov y su gente esta semana. Dice que es imposible que ninguno 
de ellos haya matado a Korman ni, probablemente, tampoco a Urquhart. 
—¿Qué? ¿Cómo es posible? Ambos asesinatos tenían la marca del Borgia 
de  Dzerzhinsky.  Además,  escucha  esto...  Scheiber  encontró  una  toxina  en  los 

‐ 174 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

rosales de Chap. El modus operandi parece idéntico al de aquel caso de Londres, 
de hace años, en el que el desertor ruso fue envenenado en su jardín.  Aquello 
fue obra de Zakharov, sin duda alguna. 
—Es  posible  —dijo  Frank—,  pero  mi  amigo  del  FBI  tiene  constancia  de 
todas las idas y venidas de los rusos durante la semana. Con la única excepción 
de Belenko, eso sí. Les dio esquinazo un par de veces, aunque por periodos de 
tiempo muy breves. 
Mariah oyó pasos tras ella, y giró la cabeza para ver cómo se aproximaba 
el guarda de los aparcamientos. 
—Espera,  Frank.  Tengo  que  irme  de  aquí  o  me  pondrán  una  multa  de 
doscientos  dólares  por  aparcar  de  forma  indebida  —dejó  el  teléfono  en  el 
asiento  del  pasajero  y  arrancó  con  un  chirrido  de  neumáticos  justo  cuando  el 
guarda  se  sacaba  del  bolsillo  el  bloc  de  notas.  Por  el  espejo  retrovisor,  Mariah 
vio cómo el hombre torcía el gesto. 
Enfilando  de  nuevo  hacia  el  Balboa  Boulevard,  volvió  a  recoger  el 
teléfono. 
—¿Sigues ahí? —inquirió. 
—Sí,  sigo  aquí  —respondió  Frank—.  Dime  dónde  estás  —ella  le  pasó  la 
dirección de Chap Korman, indicándole que diera el nombre de Scheiber para 
que le dejaran entrar en la zona acordonada—. Estaré allí antes de una hora —
aseguró él. 
 
 
La idea le llegó de repente, con la fuerza brutal de un tsunami.  
Después de hablar con Frank, Mariah había seguido conduciendo al sol de 
la tarde y buscando a Lindsay, con el creciente temor de haber pasado por alto 
alguna pista decisiva. Al mismo tiempo, no dejaba de pensar en la sorprendente 
revelación de Frank de que ni Zakharov ni ningún integrante de su delegación 
podían haber asesinado a Korman y Urquhart. 
Y entonces se acordó de algo que uno de sus profesores de historia había 
dicho  acerca  de  los  tiranos  célebres  de  todos  los  tiempos.  El  tirano 
verdaderamente  consumado,  había  sugerido  el  profesor,  era  aquel  que 
inspiraba a sus discípulos a hacer el trabajo sucio por él. Solos, Ghengis Khan, 
Stalin  o  Hitler  no  eran  nada.  Pero  se  convertían  en  algo  terrible  al  contar  con 
una legión de seguidores devotos y fanáticos. A dicho principio añadió Mariah 
una máxima típicamente norteamericana: «Sigue al dinero». 
Y así, de repente, en uno de esos momentos cegadores de certidumbre que 
los  mortales  solo  experimentaban  una  o  dos  veces  en  la  vida,  comprendió  lo 
que había ocurrido hacía treinta años y en las últimas cuarenta y ocho horas. 
En  lugar  de  recorrer  nuevamente  la  zona  de  la  playa,  Mariah  enfiló  la 
autopista  del  Pacífico  hacia  Corona  del  Mar,  pensando  en  su  padre.  Amar  a 
aquel  hombre  había  sido  una  empresa  arriesgada.  Confiar  en  él,  peligroso. 
Después de todo el daño que había causado a quienes lo querían, no dejaba de 

‐ 175 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

haber cierta justicia poética en el hecho de que muriese solo y arruinado. Pero, 
¿había sido un ladrón y, por lo tanto, culpable de haber traicionado a un amigo 
y a un colega escritor? ¿Habría sido capaz de robar la obra de Anatoly Orlov? 
Mariah no lo creía así. 
En  lo  único  que  su  padre  había  creído  con  firmeza  era  en  el  poder  de  la 
palabra escrita. Jamás había tenido dudas acerca de su propio talento, y fue un 
escritor  muy  prolífico.  ¿Por  qué  iba  a  robar  la  obra  de  otra  persona?  ¿Por  el 
dinero  que  necesitaba  para  volver  a  su  país?  En  ese  caso,  ¿por  qué  había 
mandado el manuscrito a su esposa, pidiéndole que lo guardara, en lugar de a 
su agente o a su editor? No tenía sentido. 
Una vez que hubo cruzado la ensenada de Newport, Mariah giró hacia la 
derecha,  localizando  enseguida  el  lugar  que  buscaba.  Aunque  el  muro  de 
piedra  que  rodeaba  la  enorme  finca  no  hubiera  delatado  su  ubicación,  las 
iniciales  de  Arlen  Hunter,  grabadas  en  las  puertas  de  hierro  forjado  de  la 
entrada, habrían sido pista suficiente. 
Deteniéndose  ante  ellas,  Mariah  llamó  al  interfono  y  se  sorprendió  al  oír 
cómo la propia Renata respondía al cabo de unos segundos. Al momento sonó 
un zumbido y las pesadas puertas se abrieron hacia adentro, separándose la A y 
la H a modo de bienvenida. 
Mientras  avanzaba  por  el  sendero  de  ladrillo  rojo,  Mariah  vio  que  la 
puerta principal de la casa se abría. Renata salió y bajó las escaleras para ir a su 
encuentro. 
—Así que, al final, has venido —dijo la anciana mientras Mariah se apeaba 
del coche. 
—Sabías que acabaría viniendo —respondió ella—. Quiero a mi hija. 
—¿A tu hija? No sé de qué estás hablando. 
—Creo que sí lo sabes. 
Renata frunció el entrecejo. 
—Ignoro  qué  te  hace  pensarlo,  pero,  ¿por  qué  no  entras  y  hablamos? 
Celebro que hayas venido. Me sorprende, pero lo celebro —añadió, observando 
a Mariah mientras subían las escaleras—. Esperaba poder invitarte para que nos 
conociéramos  mejor,  pero  la  noche  de  ayer  no  salió  como  yo  había  deseado. 
¿Has  comido?  No  soy  una  gran  cocinera,  pero  seguro  que  podemos  preparar 
algo. 
—No, gracias —contestó Mariah. 
Pese a su calma superficial, Renata parecía sentir la necesidad de llenar el 
silencio con comentarios acerca de la casa. 
—Mi  padre  la  hizo  construir  en  los  años  40,  después  de  la  Guerra  —
explicó—.  William  Boyd  fue  el  arquitecto  encargado,  aunque  mi padre  añadió 
numerosas  especificaciones  de  cosecha  propia.  Creo  que  volvió  loco  a  Boyd, 
pero  mi  padre  era  un  fanático  del  control,  como  se  dice  ahora.  Pasábamos  los 
veranos  aquí,  cuando  no  salíamos  al  extranjero.  Después  de  que  mi  padre 
falleciera, en el 88, decidí quedarme a vivir en ella todo el año. 

‐ 176 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

Renata llevaba puesto un vestido sin mangas, aretes y una gargantilla de 
filigrana de oro. Alzó la mano para invitarla a entrar, y Mariah pudo distinguir 
la carne floja y envejecida de la cara inferior de su brazo. 
—Estamos  solas  —aseguró—.  He  dado  el  día  libre  a  la  servidumbre. 
Desearía  que  mi  hijo  estuviera  aquí,  pero,  por  desgracia,  ha  salido  con  sus 
amigos. 
—¿Nolan es tu único hijo? 
—Sí. 
—Tengo entendido que participa en la dirección de varias empresas de tu 
padre —dijo Mariah. 
—Sí,  parece  tener  un  talento  natural  para  ello  —contestó  Renata—.  Me 
temo  que,  en  eso,  no  se  parece  a  mí.  Los  negocios  siempre  me  han  resultado 
aburridos. Mi marido se ocupó brevemente de todo tras la muerte de mi padre, 
pero luego también él murió. Tuve que dirigir las empresas y las corporaciones 
Hunter  sin  ayuda  de  nadie  durante  diez  años.  Me  complace  que  Nolan  se 
muestre tan ansioso por tomar el relevo. ¿Te apetece una copa, Mariah? Acabo 
de llenar la cubitera. 
—No, pero sírvete si lo deseas —contestó Mariah. 
La  anciana  atravesó  el  vestíbulo  de  losas  blancas  y  negras,  que  Mariah 
recordaba de su infancia, y señaló la sinuosa escalera de caracol al tiempo que 
proseguía su descripción de la casa. 
—Es de caoba sudamericana. La balaustrada fue tallada a mano en Francia 
y, posteriormente, enviada por vía marítima a... 
—¿Renata? —la interrumpió Mariah. 
—¿Sí? 
—La verdad es que no me importa. 
La anciana la miró de soslayo, y luego asintió. 
—No, claro que no. Por aquí —condujo a Mariah por una puerta situada 
en el hueco de la escalera, a través de un pasillo que desembocaba en una sala 
de  estar  y,  finalmente,  en  una  inmensa  cocina—.  Siéntate  mientras  busco  la 
cubitera  —dijo  abriendo  los  armarios,  uno  detrás  de  otro—.  Sé  que  está  por 
aquí, en alguna parte. ¿De verdad que no quieres una copa?  
—No, pero sírvetela tú. 
—Creo  que  me  la  serviré,  sí  —dijo  Renata.  Tardó  un  poco  en  encontrar 
una copa y luego, desistiendo al parecer de la búsqueda de la cubitera, intentó 
sacar  unos  cuantos  cubitos  de  hielo  del  compartimiento  de  la  nevera.  Mariah 
sospechó  que  la  mujer  rara  vez  entraba  en  su  propia  cocina—.  ¿Sabes?  —dijo 
Renata mientras un par de cubitos caían por fin dentro de la copa—, a tu padre 
tampoco le importó nunca. 
—¿Qué no le importó? 
—Nada  de  esto  —Renata  agitó  una  mano  en  el  aire—.  Creo  que  fue  el 
único  hombre  que conocí  al  que le  traía  sin  cuidado  el  dinero  de  mi  padre.  El 
único  al  que  no  se  podía  comprar.  Al  principio  me  resultó  un  poco 

‐ 177 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

desconcertante. Sin embargo, al final, fue lo que más me acabó gustando de él. 
—Creo  que  lo  sobreestimas  —repuso  Mariah—.  Al  fin  y  al  cabo,  lo 
compraste por el importe de un billete de avión a Europa. 
Renata negó con la cabeza. 
—No creas que eso me permitió controlarlo. Hizo siempre lo que quiso. Al 
principio  me  complació  porque  le  convenía,  pero  nunca  se  dejó  dominar.  No 
quería ser de nadie. 
—Debiste de sentirte utilizada. 
—No.  Bueno,  al  principio,  quizá  —corrigió  Renata.  Desapareció  unos 
segundos  para  reaparecer  con  una  botella  de  whisky  en  la  mano—.  Supongo 
que, al final, lo amé aún más por su espíritu independiente. Era algo nuevo, un 
soplo de aire fresco. Con los demás hombres siempre me preguntaba lo mismo: 
¿estaban  interesados  en  mí...  o  en  mi  padre  y  su  dinero?  —Renata  estaba 
llenando  la  copa,  pero  hizo  un  alto  y  alzó  la  mirada—.  Seguro  que  te  habrá 
pasado algo parecido, siendo hija de alguien tan famoso como Ben. 
Mariah se encogió de hombros. 
—He  tenido  suerte.  Conocí  a  mi  marido  en  la  universidad.  Era  un  físico 
brillante. La fama de mi padre le traía sin cuidado. Se había criado en el seno de 
una  familia  grande  y  bien  avenida.  Cuando  David  y  yo  nos  casamos,  me 
acogieron como a una de los suyos. 
—Pues sí, has tenido suerte. Debes de añorar a tu esposo. 
Mariah asintió. 
—Mucho. 
—Yo nunca he disfrutado de una experiencia similar. Con la salvedad de 
ese breve periodo con Ben, nunca se me permitió olvidar que era hija y heredera 
de Arlen Hunter. Todo el mundo sentía fascinación por mi padre —dijo Renata 
con amargura.  Tapó  la  botella  y levantó  la  copa—. Salud. ¿Y  Paul Chaney?  —
preguntó después de tomar un trago. 
—¿Qué pasa con él? 
—Bueno, seguro que no necesita tu dinero. 
Mariah se encogió de hombros. 
—En realidad, ya no importa. Hemos terminado. 
—Oh, vaya. Espero que no haya sido por mi culpa. 
—Eso fue sólo la gota que colmó el vaso. No creo que Paul hubiese durado 
mucho conmigo, de todos modos. 
—Esa  clase  de  hombres  rara  vez  duran  —Renata  tomó  otro  trago—. 
¿Seguro que no quieres acompañarme? 
—No, gracias. 
—Ya veo —contestó Renata, arqueando una de sus perfectas cejas—. Has 
venido de visita, pero no te apetece alternar con la mujer sin entrañas aficionada 
a destrozar familias, ¿eh? 
Mariah exhaló un intenso suspiro. 
—Estoy demasiado cansada para pelearme contigo, Renata.  

‐ 178 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—¿Y a qué has venido, entonces? 
—Ya  te  lo  he  dicho,  estoy  buscando  a  mi  hija.  Chap  Korman  y  Urquhart 
han muerto, y... 
—¿Urquhart ha muerto? —inquirió Renata con ansiedad—. ¿Cómo? 
—Envenenado, sospecho. ¿Te suena eso de algo? 
La anciana pasó una mano nerviosamente por la superficie de la encimera, 
mientras con la otra hacía ademán de llevarse la copa a los labios. 
—¿Renata? —apremió Mariah—. Tú sabes quién lo hizo, ¿verdad? 
—¡No! ¿Por qué voy a saberlo? 
—Porque  tú  sabes  la  verdad  sobre  la  muerte  de  mi  padre.  Y  sobre  la  de 
Anatoly  Orlov  —añadió  Mariah—.  Orlov  fue  asesinado  por  la  KGB...  Por 
Zakharov.  De  eso  ya  no  hay  duda.  Las  pruebas  pronto  saldrán  a  la  luz  y, 
cuando  salgan,  Zakharov  estará  acabado.  Al  principio,  creí  que  mi  padre 
traicionó  a  Orlov  para  robarle  el  manuscrito.  Pero  ahora  estoy  convencida  de 
que  no  ocurrió  así.  Ben  era  demasiado  orgulloso  como  para  firmar  con  su 
nombre la obra de otro. Además, si hubiera comunicado que tenía en su poder 
un  manuscrito  critico  de  Orlov,  Zakharov  habría  exigido  la  entrega  inmediata 
del  libro  y  habría  asesinado  a  mi  padre  en  el  acto.  No  lo  hubiera  dejado  con 
vida  tres  meses  más.  De  modo  que  si  no  fue  Ben  quien  puso  a  Zakharov  al 
corriente, debió de ser otro americano. ¿Tú, quizá? 
—¿Yo? ¡No! —contestó Renata indignada. 
—Tendría sentido. Estabas a punto de perder a Ben. Y debías de conocer a 
gente  de  la  embajada  soviética  por  mediación  de  tu  padre.  Cuando  Orlov  le 
entregó  a  Ben  el  manuscrito,  pudiste  informar  de  ello  en  un  ataque  de  rabia, 
sabiendo  que  los  soviéticos  se  llevarían  a  Orlov  a  Moscú.  Solo  que  también 
asesinaron a Ben. 
—¡No! Ben murió de muerte natural. ¡Él me lo dijo! 
—¿«Él»? ¿A quién te refieres? 
—Quería  decir  que  ellos  me  lo  dijeron  —farfulló  Renata—.  La  policía 
francesa. 
—No,  Renata,  has  dicho  «él»  —Mariah  asintió,  viendo  confirmadas  sus 
sospechas—.  Tu  padre.  Él  te  dijo  que  Ben  había  muerto  de  hepatitis,  y  que  su 
cuerpo tuvo que ser incinerado. Y fue tu padre quien traicionó a Orlov, después 
de que tú le hablaras del manuscrito. 
—Él jamás hubiera hecho algo semejante. 
—¡No  seas  ridícula!  ¡Pues  claro  que  lo  hubiera  hecho!  Tu  padre  había 
invertido miles de millones en proyectos conjuntos con los soviéticos. No podía 
correr  el  riesgo  de  enemistarse  con  el  Kremlin.  Y  también  deseaba  que  Ben 
desapareciera  de  tu  vida...  sobre  todo  después  del  asunto  del  manuscrito.  De 
modo  que  tu  padre  traicionó  tanto  a  Orlov  como  a  mi  padre,  delatándolos  a 
Zakharov. 
—¡A Ben, no! —gritó Renata—. ¡Me aseguró que no había dicho nada de la 
participación de Ben! 

‐ 179 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—¡Vamos, Renata! 
—Además,  Ben  murió  mucho  después  de  que  Orlov  fuese  llevado  de 
vuelta a Moscú. 
—Orlov  fue  enviado  a  uno  de  esos  centros  psiquiátricos  en  los  que, 
normalmente,  ingresaban  a  quienes  padecían  lo  que  ellos  denominaban 
«reformismo  de  naturaleza  paranoica»?  esos  sanatorios  no  sobrevivía  nadie, 
Renata, ni existían los secretos. Puedes estar segura de que Orlov se rindió y les 
dijo  dónde  estaba  el  manuscrito.  Luego  fue  ejecutado.  Y,  mientras  el  Kremlin 
organizaba un gran funeral público para el «héroe del pueblo», Zakharov fue en 
busca del manuscrito. 
—No... 
—¡Sí!  Mi  padre  murió  en  París  el  mismo  día  en  que  Orlov  recibía 
sepultura en Moscú. No pudo ser una coincidencia. 
—¡Mi  padre  me  dijo  que  murió  de  hepatitis!  —sollozó  Renata—.  ¡Me  lo 
juró! Estaba preocupado por Ben. Dijo que había ido a visitarlo, que incluso le 
había llevado antibióticos... 
Mariah se dejó caer en un banquillo frente a la anciana, atónita. 
—¿Él  lo  hizo  personalmente?  Oh,  Dios  mío  —exclamó—.  Tu  padre  le 
inyectó  a  Ben  la  toxina  personalmente  —Renata  había  prorrumpido  en 
lágrimas,  y  la  propia  Mariah  temblaba  como  una  hoja.  Se  obligó  a  respirar 
hondo—. ¿Qué me dices de Louis Urquhart? 
—¿Qué pasa con él? 
—¿Sospechaba lo que tu padre había hecho? ¿Por eso acudió a ti en primer 
lugar, Renata? ¿Para intentar chantajearte? ¿Por eso tuvo que morir? ¿Para que 
el nombre de tu padre no resultara manchado? 
—¿El  nombre  de  mi  padre?  —repitió  la  anciana  con  una  risotada 
amarga—. Mi padre era un canalla sin escrúpulos. Todo el mundo lo sabía. ¿No 
has  visto  las  biografías  que  se  han  publicado  desde  su  muerte?  Amasó  una 
fortuna tratando con dictadores y apoyando al régimen soviético. No creo que 
las muertes de Ben y de Orlov fueran las únicas que pesaban sobre él. Yo nunca 
habría asesinado a un don nadie como Louis Urquhart para proteger el nombre 
de Arlen Hunter. 
—Pero alguien asesinó a Urquhart. Y me parece que tú puedes tener cierta 
idea de quién lo hizo. ¿Quién sufriría las peores consecuencias si Zakharov caía 
en desgracia? ¿A quién le dijiste que Urquhart había venido a verte? 
—¡A mi hijo! —vociferó Renata—. Pero tuve que hacerlo. 
—¿Por qué? 
—Querían  que  me  pusiera  en  contacto  contigo  para  que  no  sacaras  esa 
novela  al  mercado.  Yo  no  me  explicaba  cómo  podía  haber  aparecido,  después 
de  tantos  años.  Intenté  convencer  a  Nolan  de que  todo  iría  bien,  de  que  nadie 
averiguaría  que  no  era  obra  de  Ben.  Al  fin  y  al  cabo,  hasta  su  propio  agente 
literario pensaba que era suya. Pero, según Nolan, Zakharov insistió en que el 
peligro  era  demasiado  grande.  Siempre  existía  el  riesgo  de  que  la  madeja  se 

‐ 180 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

desenredara y la verdad saliera a la luz. 
—Y cuando eso sucediera, ¿quién quedaría en evidencia ante los ojos del 
mundo?  —comentó  Mariah  amargamente—.  El  ex  coronel  de  la  KGB, 
Zakharov,  responsable  de  innumerables  muertes,  incluidas  las  de  Ben  Bolt  y 
Anatoly  Orlov,  el  héroe  nacional  de  Rusia.  Un  historial  no  precisamente 
favorable para acceder a la presidencia, sospecho —Mariah exhaló un suspiro—
. Y si Zakharov cae, también caerá tu hijo, ¿no es así? Nolan y su colega, Porter. 
El arquitecto se mudó a la casa contigua a la de Chap poco después de que la 
prensa hablara de los documentos que yo encontré. Se le encomendó la tarea de 
vigilar  la  situación.  La  policía  creía  que  Porter  estaba  trabajando  en  un  centro 
turístico en el Mediterráneo, pero yo vi las fotografías y los planos del solar en 
su  casa.  Unas  fotografías  que,  según  recordé  más  tarde,  ya  había  visto  con 
anterioridad. 
»Nuestros  satélites  han  estado  siguiendo  el  proyecto  de  Nova  Krimsky 
desde sus inicios. La mafia rusa pretende montar la mayor operación de juego y 
blanqueo  de  dinero  conocida  hasta  el  momento.  Zakharov  proporcionará 
cobertura  gubernamental  al  proyecto  a  cambio  de  un  porcentaje  de  las 
ganancias,  y  eligió  a  tu  hijo,  Nolan,  el  nieto  más  inteligente  de  Arlen  Hunter, 
para  que  dirigiera  el  consorcio  de  promotores  —meneó  la  cabeza  con 
amargura—.  Como  Zakharov  sea  descubierto,  Porter  y  Nolan  perderán  una 
fortuna. 
—Todos la perderemos. 
—¿Cómo dices? 
—Todo el imperio Hunter. Como ya te he dicho, yo era un desastre para 
los negocios. 
—¿Insinúas que dilapidaste la fortuna de Arlen Hunter en la década que 
estuviste al frente de sus asuntos? 
—Gasté  una  parte  —dijo  Renata  en  tono  petulante—.  Una  parte 
considerable, en realidad —reconoció al tiempo que se dirigía hacia el teléfono. 
—¿A quién vas a llamar? 
—A mi hijo —respondió Renata—. Tengo miedo. 
—Renata, escúchame —pidió Mariah con urgencia, deteniéndola—. Porter 
tiene  a  mi  hija.  Creo  que  él  y  Nolan  pensaron  que  podrían  coaccionarme  para 
que  me  olvidara  del  asunto.  Y  quizá  lo  habría  hecho,  pero  ya  es  demasiado 
tarde. Las pruebas de lo que hizo Zakharov ya obran en poder de los medios de 
comunicación.  La  bomba  estallará  de  aquí  a  veinticuatro  horas.  Ni  tú  ni  yo 
podemos hacer nada para impedirlo. Pero sí puedes ayudarme a recuperar a mi 
hija. 
—No, no puedo. 
—¡Maldita sea, Renata! —gritó Mariah—. ¡Me robaste a mi padre! ¿Vas a 
quitarme también a mi hija? 
—¡Yo amaba a Ben! 
—¡Y tu padre lo asesinó! ¿Vas a dejar que tu hijo lastime a su nieta? ¿Así 

‐ 181 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

sois todos en vuestra familia? 
—¿No lo comprendes? ¡Zakharov matará a Nolan! 
—Zakharov  ha  salido  del  país,  Renata.  En  cualquier  caso,  tiene  los  días 
contados.  Si  acudes  a  la  policía  y  al  FBI  enseguida,  podrás  solicitar  protección 
para  ti  y  para  tu  hijo  antes  de  que  estalle  el  escándalo.  Pero  debes  actuar 
deprisa.  Tienes  que  convencer  a  Nolan  de  que  todo  ha  terminado,  para  que 
tanto él como Porter se rindan y suelten a Lindsay. 
—¿Crees  de  veras  que  Zakharov  está  acabado?  —inquirió  Renata 
temerosa. 
—Sí, lo creo de veras. 
—Entonces  mi  hijo  estará  a  salvo  de  él.  Oh,  ¿no  sería  magnífico?  Nos  ha 
tenido en sus garras durante tanto tiempo... —Renata exhaló un largo y trémulo 
suspiro—. Está bien. Lo haré. Pero, ¿querrás venir conmigo, Mariah? 
Mariah asintió.  
—Yo te llevaré. 
Tras apurar la copa, Renata se levantó lentamente. 
—Concédeme  unos  minutos  para  que  me  maquille  un  poco  —salió  de  la 
cocina y se dirigió hacia el vestíbulo principal. 
Mariah estaba colocando la copa en el fregadero cuando en el vestíbulo se 
oyó un fuerte golpe sordo. 
—¿Renata?  —llamó  en  voz  alta—.  ¿Te  encuentras  bien?  —no  debió 
haberla  dejado  beber  tanto,  se  dijo  Mariah  con  cierta  sensación  de  culpa, 
aunque  aparentemente  había  sido  el  único  modo  de  romper  sus  arrogantes 
defensas. 
Salió presurosa de la cocina, pensando que quizá se hubiera caído por las 
escaleras. 
No obstante, al llegar al vestíbulo, se detuvo en seco. Renata tenía los ojos 
desorbitadamente abiertos y una mano inmensa le cubría la boca. Era la mano 
de Lermontov, el guardaespaldas de Zakharov. Por lo visto, era uno de los que 
se habían quedado en el país, se dijo Mariah. ¿Y Yuri Belenko? ¿Dónde estaría? 
Oyó  un  sonido  tras  ella,  pero,  antes  de  que  pudiera  volverse,  un  fuerte 
golpe la tiró al suelo. Luchó por ponerse de rodillas, pero un segundo golpe la 
sometió por completo. Su cara chocó con las frías y duras baldosas. Y perdió el 
conocimiento. 
Cuando  volvió  en  sí,  horas  más  tarde,  se  hallaba  a  bordo  de  un  barco, 
tumbada en un camastro, dentro de un oscuro camarote. Arriba se oyó un grito 
de mujer. ¿O sería una gaviota?, se preguntó Mariah mientras una sinfonía de 
colores y sonidos estallaba en el exterior, iluminando las portillas del camarote. 
Acudió  a  su  mente  un  breve  recuerdo  de  sí  misma,  cuando  era  niña,  con  sus 
padres,  de  pie  en  la  playa,  contemplando  los  fuegos  artificiales  del  Cuatro  de 
Julio. 
Luego la oscuridad volvió a reclamarla. 

‐ 182 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

 
Capítulo 17 

El  teléfono  de  la  mesita  de  noche  de  Scheiber  sonó  a  las  dos  de  la 
madrugada.  El  detective  había  ido  a la  playa  con  Liz  y  Lucas  a  ver  los  fuegos 
artificiales,  aunque  a  los  pocos  minutos  tuvo  que  despedirse  de  ellos  para 
reanudar  la  búsqueda  de  Mariah  Bolt  y  de  su  hija.  Las  dos  se  habían 
desvanecido misteriosamente delante de sus propias narices. 
Finalmente,  Scheiber  y  Eckert  lo  habían  dejado  alrededor  de  la 
medianoche, con la intención de proseguir la búsqueda al día siguiente. 
—Hola, detective —lo saludó el jefe de la unidad de vigilancia nocturna—. 
Creí  que  le  gustaría  saberlo.  El  viejo  Buddy  Higman  ha  encontrado  novia  —
Buddy Higman era el borracho oficial de Newport Beach. Tenía cuarenta años, 
aunque aparentaba sesenta, y le faltaban la mitad de los dientes—. Sólo hay un 
problema, y es que está muerta. 
—Sí, bueno, ese pobre hombre siempre llega tarde. ¿Dónde? 
—En la playa, entre los muelles. 
—¿Se trata de Mariah Bolt o de su hija? 
—Aún peor. Será mejor que venga enseguida. 
Santo Dios, ¿qué pasaba ahora? 
—Voy para allá —contestó Scheiber. 
—¿La  reconoces?  —preguntó  David  Eckert  a  Scheiber  mientras 
permanecían en pie junto al cadáver de una mujer anciana. 
La noche era oscura, sin luna, y neblinosa. Un silencio casi sobrenatural se 
había adueñado de la playa una vez desaparecida la multitud de gente de horas 
antes.  Sólo  las  blancas  y  espumosas  olas  rompían  la  monotonía  grisácea  del 
océano. 
—No  puedo  decir  que  la  conozca  —respondió  Scheiber,  alisándose  el 
bigote  mientras  los  ciegos  ojos  azules  de  la  mujer  lo  miraban  fijos  desde  la 
arena. 
—Renata Carr —dijo Eckert, y luego añadió—: La dama más famosa de la 
alta sociedad de Newport. 
Y antigua amante de Ben Bolt, se dijo Scheiber sombríamente, recordando 
los resentidos comentarios de Mariah Bolt acerca de la señora Carr. 
Iris Klassen se unió a ellos en ese momento. 
—¿Buddy Higman la encontró así? —inquirió Scheiber. 
—Eso dice él —contestó Eckert. 
—Parece  haber  recibido  un  disparo  en  el  hombro  —observó  Scheiber—. 
No parece una herida mortal de necesidad, a menos que la bala alcanzara una 

‐ 183 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

arteria. Obviamente, tampoco se trata de un suicidio. 
—¿Te has fijado en el pie? —preguntó Klassen. 
—¿En el pie? 
La mirada de Scheiber recorrió el torso desnudo hasta llegar a las piernas. 
La  derecha  estaba  extendida,  y  la  segunda  doblada  por  la  rodilla.  Se  agachó 
para  examinar  de  cerca  el  pie,  que,  en  la  semioscuridad,  parecía  medio 
enterrado  en  la  arena.  Scheiber  retrocedió  al  darse  cuenta  de  que  no  estaba 
enterrado en absoluto. 
—¡Jesús! ¡Le faltan los dedos! 
—Un  tiburón  —comentó  una  sonora  voz  por  encima  de  su  cabeza—. 
Recuerden mis palabras, ha sido un tiburón. 
Scheiber  alzó  la  mirada  y  vio  a  Buddy  Higman,  que  en  ese  momento 
meneaba su desgreñada cabeza. 
—Ya sabéis  lo  que  dicen de  los  borrachos  y los  niños —terció  Klassen—. 
Creo que el bueno de Buddy podría tener razón. 
—Sí,  pero,  ¿qué  haría  desnuda  en  el  agua?  ¿Y  con  todas  esas  joyas 
puestas? —inquirió Scheiber. 
—He ahí el acertijo del día —dijo Eckert. 
La  respuesta  llegó  antes  de  lo  que  Scheiber  había  esperado,  y  de  una 
fuente  imprevista.  Su  teléfono  celular  sonó  mientras  esperaba  a  que  Klassen 
llevara a cabo un examen más exhaustivo del cadáver. Era Tucker, pidiéndole, u 
ordenándole más bien, que se uniera con él en la casa de la mujer fallecida, en 
Corona del Mar. 
—¿Dónde demonios te habías metido? —le preguntó Scheiber. 
—¿Tú dónde crees? —repuso Tucker—. He estado buscando a Mariah y a 
su hija. 
—¿Y qué haces en la casa de Hunter Carr? 
—He recibido un soplo telefónico —respondió Tucker misteriosamente. 
Scheiber ya estaba harto de jugar al juego de las preguntas y las respuestas 
con aquel tipo. Pero, de todos modos, debía entrevistarse con Nolan Carr para 
preguntarle  lo  que  supiera  sobre  las  misteriosas  actividades  de  su  madre  la 
noche anterior. 
—Muy bien. Me reuniré contigo en el exterior de la casa dentro de diez o 
quince  minutos  —le  dijo  a  Tucker,  haciéndole  a  Eckert  una  seña  para  que  se 
acercara al coche. 
—No estoy en el exterior de la casa —respondió Tucker—. Estoy dentro. 
—¿Con el hijo de la mujer? 
—No, aquí no hay nadie. La casa está desierta. 
Scheiber hizo una mueca. 
—Entonces,  ¿qué  demonios  haces  ahí  dentro,  Tucker?  No  tienes  derecho 
a... 
—¿La  policía  no  se  arroga  el  derecho  de  irrumpir  en  una  propiedad 
privada si piensa que dentro se está cometiendo un delito? 

‐ 184 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—Sí, pero tú no eres policía —señaló Scheiber. 
—Bueno,  pues  debes darme  las  gracias,  detective,  porque  acabo  de  darte 
motivos para entrar en esta casa sin una orden judicial —dijo Tucker antes de 
colgar. 
Scheiber apretó los dientes.  
—Detesto a ese tipo —le dijo a Eckert. 
 
 
Tucker  se  paseaba  por  el  vestíbulo  principal  como  un  oso  enjaulado, 
esperando  a  que  llegara  el  detective  de  Newport.  Había  cerrado  la  verja 
principal  para  no  llamar  la  atención  de  las  fuerzas  de  seguridad  privadas  que 
patrullaban  por  el  vecindario,  pero  ya  había  localizado  la  terminal  interna  del 
sistema  de  seguridad  de  las  puertas  de  entrada.  En  cuanto  vio  el  coche  de 
Scheiber  en  el  televisor  de  circuito  cerrado,  Tucker  le  abrió  la  verja,  y  luego 
esperó al detective y a su compañero. 
—Tucker,  maldita  sea  —exclamó  Scheiber  mientras  se  acercaba—,  dame 
un buen motivo para que no te arreste aquí y ahora. Porque, esta vez, sí estás en 
mi jurisdicción. 
—De  aquí  desapareció  Mariah.  Encontré  su  coche  alquilado  en  el  garaje, 
tapado con una lona —añadió Tucker, señalando hacia la caseta que se alzaba al 
final del sendero de entrada. 
Eckert se asomó por la ventana y estiró el cuello para echar un vistazo. 
—Sí, está ahí. 
—Probablemente  pensaban  desguazarlo  y  deshacerse  de  él  en  cuanto 
volvieran —dijo Tucker. 
—¿En cuanto volvieran? ¿Quiénes? —inquirió Scheiber con impaciencia. 
—Nolan Carr y Douglas Porter. Quizá con un par de socios del proyecto 
de  los  casinos  rusos.  No  sé  cuánta  gente  hay  implicada,  pero  Carr  lo  está,  sin 
duda alguna. 
—Mariah  creía  que  los  asesinatos  de  Korman  y  Urquhart  estaban 
relacionados  con  el  Ministro  de  Asuntos  Exteriores  ruso  —dijo  Scheiber—,  y 
con cierta información que podía impedir que fuera elegido presidente. 
—Es más que eso. Zakharov tiene asociados en este país, que trabajan en 
la  construcción  de  un  enorme  complejo  de  casinos  de  juego  en  Crimea, 
destinado  a  blanquear  dinero  de  la  mafia  rusa.  Se  supone  que  Zakharov  es 
ahora un hombre de estado, de modo que prefiere mantener las manos limpias 
y  dejar  que  otros  le  hagan  el  trabajo  sucio.  En  el  caso  de  los  asesinatos  de 
Korman  y  Urquhart,  esos  «otros»  fueron  Nolan  Carr  y  Porter,  el  vecino  de 
Korman, que asimismo secuestró a la hija de Mariah. 
—¿Y Mariah? —preguntó Scheiber. 
—Creo que vino aquí anoche para advertir a la madre de Nolan de que se 
había  descubierto  el  pastel,  y  para  negociar  la  liberación  de  Lindsay.  Sólo  que 
también se la llevaron a ella. Y creo saber a dónde. 

‐ 185 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—¿Por qué eso no me sorprende? —ironizó Scheiber. 
—Hay un barco ruso, el Aleksandr Pushkin, que se trasladó recientemente 
desde  Los  Ángeles  al  puerto  de  Long  Beach  —explicó  Tucker—.  Zakharov  se 
fue,  pero  el  barco  aún  aloja  al  resto  de  la  delegación  rusa,  en  espera  de  cierta 
conferencia que se inicia hoy mismo. Creo que Carr y Porter llevaron a Mariah 
y  a  su  hija  allí,  al  amparo  de  la  noche,  y  las  entregaron  a  la  tripulación  del 
Pushkin.  Serán  retenidas  allí  hasta  que  acabe  la  conferencia.  Luego,  cuando  el 
Pushkin esté en alta mar, las liquidarán y las tirarán por la borda. A menos que 
lleguemos allí antes. 
Tucker  observó  cómo  Scheiber  palidecía  mientras  intercambiaba  una 
mirada con Eckert. 
—No sé cómo decirte esto —musitó el detective—, pero puede que ya sea 
demasiado tarde. 
—¿Que quieres decir? 
—El cadáver de Renata Carr apareció en la playa anoche. Si se la llevaron 
junto con Mariah... 
Tucker  sintió  que  su  mundo  empezaba  a  implosionar,  pero  meneó  la 
cabeza airadamente. 
—No. Lindsay y ella aún viven. Y voy a buscarlas. Quiero que aviséis a la 
guardia costera. Que busquen el Pushkin y el barco de Porter. Es un yate... 
—Sí, nos mostró una fotografía —dijo Eckert—. Daremos la descripción. 
—¿Cómo piensas ir a buscarlas? —inquirió Scheiber. 
—Acompañadme —dijo Tucker Ios condujo a una biblioteca situada en un 
extremo  del  vestíbulo  principal,  una  enorme  habitación  circular  con  vistas  al 
puerto  de  Newport.  En  las  paredes  se  alineaban  estanterías  de  madera 
abarrotadas  de  libros,  y  en  uno  de  los  rincones  interiores  había  una  gran 
chimenea con paneles de caoba. 
Tucker se situó junto a una estantería cercana a la chimenea. 
—¿Habéis  leído  algún  buen  libro  últimamente?  —inquirió—.  ¿Guerra  y 
paz, por ejemplo? —tocó el lomo del libro y, de repente, el panel de uno de los 
costados  de  la  chimenea  se  abrió.  Scheiber  se  aproximó  a  él,  abrió  del  todo  la 
puerta oculta y se asomó. Por el pasadizo abierto les llegó el aroma del mar. 
—¿Queréis bajar a echar un vistazo? —preguntó Tucker. 
Scheiber  lo  siguió  por  el  estrecho  pasadizo  hasta  que  llegaron  a  una 
escalerilla  circular  de  hierro.  Una  vez  que  hubieron  bajado,  seguidos  de  cerca 
por Eckert, encontraron una puerta abierta que llevaba a una dársena oculta. 
—Arlen  Hunter  la  hizo  construir  antes  incluso  que  la  casa  —explicó 
Tucker—, para sus operaciones clandestinas. 
Eckert se sacó una linterna del pasillo y alumbró las paredes del pasadizo. 
—Aquí hay enganchando un cabello rubio —comunicó. 
—Renata Hunter Carr era rubia —dijo Scheiber. 
—Y también Mariah —comentó Tucker en tono grave. 
—Está  bien,  me  has  convencido  —dijo  Scheiber—.  Avisaremos  a  la 

‐ 186 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

guardia costera, pero... —frunció el ceño y se giró hacia Tucker—. Salgamos de 
este lugar. 
—Creo  que  aquí  puede  haber  un  par  de  gotas  de  sangre  —les  anunció 
Eckert, acuclillado en el suelo del pasadizo. 
—¿Sangre? ¿Dónde? —Scheiber se giró rápidamente. 
Mientras tanto, Tucker desató la amarra de la lancha motora atracada en la 
dársena oculta. 
—Aquí, junto al marco de la puerta —dijo Eckert—. Es... 
Ambos  dieron  un  salto  cuando  el  poderoso  motor  de  la  lancha  cobró 
rugiente vida. Tucker se alejaba antes de que pudieran alcanzarlo. 
—¿Qué estás haciendo? —le gritó Scheiber. 
—¡Avisad  a  la  guardia  costera!  —respondió  Tucker—.  Me  reuniré  con 
vosotros allí. Recordad, el barco ruso es el Aleksandr Pushkin. 
—¡Bien!  ¡Pero  vayamos  juntos!  —vociferó  Scheiber  mientras  corría  por  el 
muelle, siguiéndolo—. ¡No te hagas el valiente, Tucker! 
—¡Reuníos  conmigo  allí!  —se  limitó  a  responder  Tucker,  gritando  para 
hacerse oír por encima del rugido del motor. 
 
 
Tras  divisar  el  Pushkin,  Tucker  esperó,  deteniendo  el  motor  mientras 
buscaba en la lancha las herramientas necesarias para efectuar un abordaje: una 
llave inglesa, un cortaalambres, un trozo de cadena y cinta aislante. Después de 
guardarlo todo en un macuto de nylon, Tucker se lo ciñó a la cintura, utilizando 
su cinturón, y se zambulló silenciosamente en las oscuras aguas. Había divisado 
un fueraborda atado al otro costado del barco. 
Agarrándose  al  casco  del  Pushkin,  Tucker  se  aproximó  al  fueraborda 
lentamente.  No  estaba  ocupado.  Sacó  la  llave  inglesa,  la  cadena  y  el 
cortaalambres del macuto y puso manos a la obra, sumergiéndose varias veces 
para alcanzar su objetivo. Cuando hubo terminado, se dirigió de vuelta hacia la 
lancha, sin resuello. 
Tras  descansar  unos  segundos,  Tucker  saltó  nuevamente  de  la  lancha  y 
empezó  a  subir  por  la  cadena  del  ancla  del  Pushkin.  Apenas  tardó  unos 
minutos en encontrarse en la cubierta del barco. 
Mariah  se  despertó  al  oír  un  golpe  sordo  en  la  puerta.  Había  perdido  la 
noción  del  tiempo  desde  que  la  subieron  a  bordo  de  aquel  barco  más  grande, 
aunque  había  tratado  de  permanecer  despierta,  por  el  bien  de  su  hija.  El 
inmenso  alivio  de  Lindsay  a  bordo  del  barco  de  Porter  había  degenerado 
rápidamente en ansiedad, y Mariah cada vez se resentía más del golpe recibido 
en casa de Renata. 
Oyeron  cómo  la  puerta  se  abría.  Lindsay  se  incorporó  de  un  salto,  y 
Mariah se sentó en el camastro, decidida a no aparentar vulnerabilidad ante sus 
guardianes. 
Pero, entonces, vio el par de piernas que se deslizaban inertes por el suelo, 

‐ 187 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

y comprendió que el individuo  que acababa de entrar arrastraba a un hombre 
inconsciente. 
—¡Tío Frank! —gritó Lindsay. 
Él  se  giró  y  le  dirigió  una  sonrisa,  aunque  se  llevó  un  dedo  a  los  labios. 
Estaba  empapado  e  iba  descalzo,  con  la  camisa  pegada  al  cuerpo,  pero  era  lo 
más  maravilloso  que  Mariah  había  visto  jamás.  Abrió  la  boca  para  emitir  un 
grito de alivio, pero él se lo impidió. 
—¡Chist! No alcéis la voz —dijo—. Lins, sitúate junto a la puerta —añadió 
mientras tiraba del hombre postrado hacia el interior del camarote. 
—¿Está muerto? —susurró Mariah con los ojos abiertos como platos. 
—No, pero le dolerá bastante la cabeza. 
—Conozco la sensación —dijo Mariah—. Nos atacaron a Renata y a mí en 
su casa —explicó—. Y el vecino de Chap raptó a Lindsay. 
—Lo sé —respondió Tucker—. ¿Y trajeron a Renata contigo? 
Mariah asintió. 
—Renata  había  accedido  a  ir  a  la  policía  para  contar  la  verdad.  Pero 
Lermontov,  el  guardaespaldas  de  Zakharov,  la  atrapó,  mientras  otra  persona 
me dejaba a mí sin conocimiento —meneó la cabeza—. Creo que pudo ser Yuri 
Belenko. 
—Ya te hablaré de Belenko luego. 
—Lindsay dice que Renata saltó del barco de Porter. Yo estaba encerrada 
en la bodega. 
—Sí —confirmó Lindsay—. Esa señora se puso a gritarles a su hijo y a los 
demás.  Luego,  estallaron  los  ruegos  artificiales  y  ella  desapareció  de  la  vista. 
Porter  sacó  una  pistola  y  disparó.  Pero  me  parece  que  la  mujer  consiguió 
escapar. 
Tucker titubeó. 
—Debemos ponernos en marcha —dijo. 
Mariah le tocó el brazo. 
—¿Frank? ¿Sabes si Renata lo consiguió? 
Él meneó la cabeza. 
—No, no lo consiguió. 
—Oh, Dios mío... 
—Venga, salgamos de aquí —ordenó Frank al tiempo que se asomaba por 
la puerta. Luego tomó la mano de Lindsay y salió, seguido de cerca por Mariah. 
Cuando  hubieron  recorrido  la  mitad  de  la  cubierta,  se  giró  y  dijo—:  Dirigíos 
hacia  la  popa.  Hay  un  bote  en  el  lado  de  estribor.  Tiene  puesta  la  llave  de 
contacto. No me esperéis. Si no lográis subir a bordo del bote, tiraos al agua y 
nadad deprisa hacia la orilla. ¿Entendido? 
—Seguiremos  juntos  —dijo  Mariah  con  firmeza  mientras  llegaban  a  la 
cubierta superior. 
—Sí  —convino  Lindsay  mientras  empezaban  a  oírse  voces  y  ruido  de 
pisadas en la escalera situada tras ellos. 

‐ 188 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—¡Corred  hacia  la  popa!  —ordenó  Tucker  empujando  a  Lindsay—. 


¡Agarra a tu madre de la mano, Lindsay, y corre! 
Corrieron  tan  deprisa  como  se  lo  permitieron  sus  piernas.  Al  llegar  a  la 
parte trasera del barco, Mariah se asomó por la barandilla y distinguió la forma 
del bote en el agua. 
—Muy bien, chicos, saltemos —dijo—. ¿Listos? 
Lindsay le agarró el brazo. 
—¡Mamá, Frank no ha venido con nosotros! 
La cubierta estaba llena de perseguidores, y oyeron a Frank gritarles desde 
el lado opuesto. Mariah se giró hacia el sonido de su voz. 
—¡Saltad!  —volvió  a  ordenarles  él.  Durante  unos  segundos  se  quedó 
inmóvil y la miró directamente a los ojos, formando con los labios dos palabras 
inconfundibles:  «Te  quiero».  Luego  se  apretó  contra  la  barandilla  y  cayó  al 
agua, mientras una mancha de sangre se extendía por su camisa. 
Mariah y Lindsay gritaron al unísono al verlo desaparecer. No obstante, al 
advertir  que  media  docena  de  hombres  se  precipitaban  hacia  ellas,  Mariah 
vociferó: 
—¡Salta, Lindsay! 
La  lancha  se  encontraba  a  pocos  metros  de  distancia,  de  modo  que 
tardaron  apenas  segundos  en  subir  a  bordo  y  ponerla  en  marcha.  De  repente, 
oyeron el característico sonido de la hélice de un helicóptero en lo alto, además 
de un repentino rugido de motores en el agua, frente a ellas. Al girarse, Mariah 
distinguió  a  Lermontov,  el  forzudo,  al  volante  de  una  lancha  rápida.  Mariah 
paró los motores para no chocar de frente con él. 
Lermontov  intentaba  alejarse  del  barco,  pero,  por algún  motivo,  la  hélice 
de  la  lancha  se negaba  a girar, como  si  estuviera  enredada  en  algo. El  enorme 
individuo  dejó  el  volante  a  cargo  de  otro  hombre  y  retrocedió  hacia  la  parte 
trasera  de  la  lancha,  gritando  en  ruso.  Súbitamente,  empezó  a  hacer  gestos 
frenéticos, dando órdenes de retroceder. Había visto las lanchas patrulleras de 
la policía, que se acercaban desde todas partes. Puso la marcha atrás. La hélice 
empezó  por  fin  a  girar,  mientras  una  cadena  enrollada  en  ella  daba  fuertes 
golpes sobre la superficie del agua. 
Uno de esos golpes fue a aterrizar en la cabeza de Lermontov, quien cayó 
al  mar  y  se  hundió  como  una  roca.  La  cadena  siguió  girando  como  una 
serpiente enloquecida, hasta que la hélice acabó soltándose y se fue al fondo del 
océano. 
El  piloto  de  la  lancha  contempló,  con  impotencia,  cómo  los  guardacostas 
abordaban su embarcación.  
Uno  de  los  helicópteros  de  la  policía  descendió,  a  continuación,  sobre  la 
lancha de Mariah y Lindsay. Mariah entornó los ojos bajo el furioso viento de la 
hélice y vio al detective Scheiber, pistola en mano. Parecía sentirse como pez en 
el agua. 
—¿Dónde está Tucker? —preguntó el detective alzando la voz. 

‐ 189 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

—¡Le dispararon! —respondió Mariah—. ¡Cayó al agua! 
Las olas parecían más agitadas que nunca, debido al viento levantado por 
el helicóptero y a los motores de las lanchas de la policía, que iban llegando una 
tras otra. 
—¡Mamá! ¡Mira! —chilló Lindsay, señalando con la mano hacia el costado 
del barco. 
Mariah  divisó  a  Frank.  La  superficie  calva  de  su  cabeza  relucía  como 
pequeño  un  faro  sobre  el  agua.  Mariah  saltó  de  la  lancha  y  llegó  hasta  él  con 
unas  cuantas  brazadas.  Lo  puso  boca  arriba  y  vio  que  tenía  los  ojos  cerrados. 
Acercando su boca a la de él, exhaló con fuerza. Luego lo agarró, pasándole un 
brazo sobre el pecho, y empezó a nadar trabajosamente hacia la lancha. 
—¡No te atrevas a morirte, Frank Tucker! ¡No te atrevas! 
Scheiber y Lindsay la ayudaron a subirlo a bordo. Sin pérdida de tiempo, 
Mariah le hizo la respiración boca a boca. 
—¡Vamos,  Frank!  —lo  urgió  entre  aliento  y  aliento—.  ¡Respira,  maldita 
sea! 
Pareció  costar  una  eternidad,  pero  por  fin  Frank  comenzó  a  respirar 
ahogadamente, tosió un par de veces y luego se recostó, resollando. 
Mariah le acarició la cabeza. 
—No  hables,  ¿de  acuerdo?  —le  dijo  con  una  cálida  sonrisa.  Él  cerró  los 
ojos y ella miró a Scheiber, musitando con  preocupación—: Está sangrando —
tenía la camisa pegada al pecho, empapada de sangre. 
Scheiber señaló hacia el cielo. 
—Una ambulancia aérea viene de camino. 
Los guardacostas habían abordado el Pushkin, según advirtió Mariah, y la 
situación parecía hallarse bajo control. 
—Será  mejor  que  os  echen  un  vistazo  a  vosotras  también  —añadió 
Scheiber—. Tienes sangre en la cabeza, Mariah. 
Ella  alzó  la  mano  para  palparse  la  nuca.  Cuando  la  retiró,  la  tenía 
embadurnada de sangre. 
—No  es  nada  serio  —dijo.  Pero  se  dejó  conducir  hasta  el  helicóptero 
médico, para poder estar con Frank. 

‐ 190 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

 
Epílogo 

Mariah se quitó la bata y la tiró en una de las tumbonas situadas junto a la 
piscina del Hotel Beverly Wilshire, con la intención de nadar un poco. 
Lindsay  seguía  durmiendo  arriba,  junto  al  señor  Rochester.  Había 
heredado  el  gato  de  Emma  Korman.  Los  hijos  de  Chap  habían  resultado  ser 
alérgicos  al  pelo  de  los  felinos,  de  modo  que  el  señor  Rochester  tendría  que 
acostumbrarse a vivir en Virginia. 
No  era  el  único  animal  huérfano  que  había  encontrado  un  nuevo  hogar 
aquella  semana.  El  detective  Scheiber  había  decidido  adoptar  a  un  basset 
tricolor llamado Kermit, que fue encontrado a bordo de un barco que flotaba a la 
deriva, y sin tripulación, a un kilómetro y medio de la costa. El pescador que lo 
encontró  no  solo  halló  al  perro,  aullando  lastimeramente  en  la  cubierta,  sino 
también  el  cadáver  de  su  dueño,  Douglas  Porter.  Un  caso  de  suicidio,  según 
confirmó  el  equipo  forense  tras  examinar  la  pistola,  propiedad  del  propio 
Porter, que apareció junto a su cuerpo. A Scheiber, no obstante, le inquietaba el 
hecho de que, siendo zurdo, se hubiese dado el tiro en la sien derecha. 
Pero  había  quedado  otro  misterio  sin  resolver.  El  socio  de  Porter  en  el 
proyecto  de  Nova  Krimsky,  Nolan  Carr,  se  había  desvanecido  desde  el 
incidente  a  bordo  del  Aleksandr  Pushkin.  La  policía  de  Newport  Beach  había 
mantenido  la  casa  de  los  Hunter  bajo  vigilancia  desde  entonces,  pero  Nolan 
seguía sin aparecer. 
Mariah se acercó al agua moteada por los rayos del sol. La cabeza aún le 
dolía  un  poco.  Pero  podría  haber  sido  peor,  se  dijo.  Nolan  podía  haberla 
matado  al  golpearla  por  la  espalda.  Quizá  se  había  contenido  porque  la 
estatuilla  de  madera  que  utilizó  era  irremplazable  y  había  pertenecido  a 
Catalina  la  Grande.  O  quizá  no  había  querido  mancharse  las  manos  hasta  ese 
punto.  Aquello  era,  al  fin  y  al  cabo,  el  trabajo  de  Lermontov.  Nolan  había 
solicitado temporalmente los servicios del corpulento guardaespaldas ruso y lo 
había  llevado  a  su  casa  para  convencer  a  Renata  de  que  mantuviera  la  boca 
cerrada. Sólo que, cuando llegaron, ya era demasiado tarde. 
El  ataque  de  Nolan  a  Mariah  y  la  decisión  espontánea  de  Porter  de 
secuestrar  a  Lindsay  habían  sido  torpes  reacciones  por  parte  de  hombres 
débiles que se sentían desbordados. Tras haber mantenido relaciones fructíferas 
con  Arlen  Hunter  durante  décadas,  Zakharov  había  descubierto  demasiado 
tarde que su nieto no estaba cortado con la misma tijera. Había sido su segundo 
gran error. El primero fue asesinar a Anatoly Orlov. 
Yuri Belenko había visitado a Mariah y a Lindsay para pedirles disculpas 

‐ 191 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

por  lo  ocurrido.  Según  explicó,  Zakharov  había  visto  cómo  sus  partidarios  lo 
abandonaban en masa poco después de su regreso a Moscú. Y sospechaba que, 
a  partir  de  entonces,  el  político  debería  vigilarse  bien  las  espaldas,  porque  la 
mafia  rusa  había  visto  frustradas  las  esperanzas  depositadas  en  él  y  en  el 
proyecto de Nova Krimsky. 
Belenko también le había hecho a Mariah un regalo... Los documentos de 
su  padre,  incluido  el  manuscrito  de  El  hombre  del  centro,  que  Porter  le  había 
robado  a  Chap  tras  asesinarlo,  para  posteriormente  entregarlos  a  sus  aliados 
rusos. 
—Y  esta  sí  es  obra  de  Ben  —aseguró  Belenko  a  Mariah  al  tiempo  que  le 
entregaba  otro  manuscrito  amarilleado  por  el  tiempo.  Se  titulaba  El  hombre  al 
límite, y estaba firmada por Anatoly Orlov. La KGB la había archivado, en lugar 
de destruirla. Ambas novelas constituían el proyecto conjunto de dos escritores 
brillantes,  concebido  durante  aquel  remoto  encuentro  en  París,  y  que  debía 
publicarse  como  ellos  habían  deseado...  Como  una  obra  en  común  que  ofrecía 
visiones paralelas de un futuro utópico. 
Mariah,  indescriptiblemente  conmovida  al  conocer  la  verdad  por  fin, 
había prometido entregar ambos manuscritos al editor de su padre. 
Las lágrimas empaparon sus mejillas conforme se zambullía en la piscina. 
Ben no traicionó a Orlov. Y había deseado regresar a su hogar. 
Frank,  por  su  parte,  sería  dado  de  alta  en  pocos  días.  La  bala  le  había 
fracturado  una  costilla  y  se  había  alojado  a  pocos  centímetros  de  la  espina 
dorsal.  Pero  la  recuperación  había  sido  rápida  y  completa.  Mariah  y  Lindsay 
iban  al  Memorial  Hospital  de  Long  Beach  a  pasar  las  tardes  con  él.  Incluso  la 
señorita  Latham,  que  había  estado  dispuesta  a  denunciarlo  a  la  policía  pocos 
días antes, preguntaba por él a diario. 
Frank  pensaba  que,  tras  la  recuperación,  lo  encarcelarían  sin  remedio, 
aunque  parecía  improbable.  Jack  Geist  lo  visitó  el  domingo.  Aunque  no  había 
visto con buenos ojos la decisión de Frank de destruir casi todos los archivos del 
Navegante,  parecía  dispuesto  a  mostrarse  condescendiente,  apoyando  la 
hipótesis de que dichos archivos eran dudosos y podían constituir, incluso, un 
caso posible de desinformación. 
Cuando  Geist  salió  de  la  habitación,  Mariah  lo  arrinconó  en  el  vestíbulo 
del  hospital,  preguntándole  por  sus  planes  para  Frank.  Al  fin  y  al  cabo,  un 
agente de su valía no podía ser relegado al agujero donde se encontraba antes 
de que sucediera todo aquello. Geist dijo haber meditado sobre el asunto. Y sí, 
reconoció  que  el  talento  de  Frank  estaba  siendo  desaprovechado.  Quizá  dicha 
situación debía rectificarse. Pero, antes, Frank debía decidir si realmente quería 
seguir en la Agencia.  
Mariah emprendió el último largo en la piscina. Frank debía decidir sobre 
su  futuro.  Igual  que  ella.  Aunque,  fueran  cuales  fueran  las  decisiones  que 
tomaran, las tomarían juntos, sospechaba. 
Mariah  sonrió  al  pensarlo.  Casi  resultaba  inevitable,  como  si  hubiera 

‐ 192 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis

estado predestinado de ese modo desde el principio. 
Lindsay  ya  estaba  tratando  de  convencerlos  para  que  volvieran  a  casa. 
Todos ellos... Frank, su madre, el señor Rochester y ella misma. Podría colaborar 
en la conducción, aseguró con insistencia. Quizá pudieran hacer una parada en 
Las Vegas. 
«Esta hija mía», se dijo Mariah con una sonrisa. «Qué lista me ha salido». 
Salió de la piscina relajada y llena de energía. Lista para empezar el día. 
 

* * *

‐ 193 ‐ 
https://www.facebook.com/novelasgratis


Título original: The innocents club
Editor original: Mira Books, 06/2000

Editorial: Harlequín Ibérica, 09/2000


Colección: Mira 33

‐ 194 ‐