Sunteți pe pagina 1din 16

CHEQUE PERSONAL Y CHEQUE BANCARIO

1.- EL CHEQUE

1.1.- CONCEPTOS GENERALES

Es un documento por el cual una persona (la que lo expide y lo firma, la Ley la
denomina librador) ordena a una entidad bancaria (el librado) en la que tiene dinero
que pague una determinada suma a otra persona o empresa (el beneficiario o
tenedor).

El cheque se utiliza, por tanto, para pagar algo sin necesidad de utilizar físicamente
dinero. Sigue siendo un mecanismo comercial bastante utilizado, a pesar de la
popularidad de otros instrumentos de pago, con las transferencias bancarias o las
tarjetas de crédito y débito. El librador y beneficiario pueden ser lo mismo, lo que
ocurre cuando el cheque se utiliza para sacar dinero de una cuenta.

Las características del cheque son:

 Es un documento pagadero cuando se presenta y tiene que hacerse efectivo sin


restricción alguna (siempre que haya dinero en la cuenta). Debe pagarse
incluso aunque se presente al cobro antes de la fecha que figura como fecha de
emisión.

 Si los fondos del que emite el cheque no son suficientes para cubrir la totalidad
del importe, la entidad lo ha de pagar parcialmente.

 La presentación al cobro ha de realizarse en 15 días desde su fecha de emisión


para los emitidos o pagaderos en España, 20 días para los emitidos en el resto
de Europa y 60 días para los emitidos en el resto del mundo, siempre que
hayan de pagarse en España. Pasados dichos plazos, la entidad, teniendo en
cuenta todas las circunstancias que concurren (existencia o no de saldo en la
cuenta, tiempo transcurrido, etc.) puede, si lo desea, pagar el cheque que se
presente al cobro, salvo que haya sido revocado. La revocación quiere decir
que el librador ha comunicado a la entidad que nula el cheque. Esta anulación
sólo tiene efecto una vez transcurridos los plazos citados.

Para que sea válido, el cheque ha de incluir:

 La palabra “cheque”.

 La orden de pagar la suma que en él se indique.

 El nombre de la entidad bancaria que ha de pagar (librado).

 La firma de quien expide el cheque (librador).

Otros requisitos no esenciales son:

 La fecha de emisión. Es necesaria para computar el plazo de presentación al


cobro. No obstante, son válidos los cheques emitidos sin fecha (para que la
ponga después del beneficiario) así como los llamados “postdatados” o
“antedatados”, es decir, aquellos en los que la fecha es posterior o anterior a la
del momento en que realmente se expidieron. Por ello, nada impide presentar
al cobro un cheque (y cobrarlo efectivamente), que tenga como fecha de
emisión una fecha posterior a la del día de la presentación.

Los no imprescindibles, serían:

 El lugar de pago y lugar de emisión.

 El beneficiario. Si no consta, el cheque se considera emitido al portador.

Para cobrar un cheque, una vez firmado y rellenadas las condiciones básicas, se puede
elegir entre:

 Cobrarlo en efectivo en la ventanilla de la sucursal del banco del que firma el


cheque.

 Ingresarlo en su propia entidad para que se pague en su cuenta. Su entidad se


encargará de cobrarle el cheque en la otra entidad en la que están depositados
los fondos del que firma el cheque.

1.2.- TIPOS DE CHEQUE

Hay dos tipos de cheque:

1. El cheque personal, que es el emitido por una persona.

2. El cheque bancario, que es el emitido por un banco.


Ambos pueden ser emitidos:

 Al portador: lo que puede cobrar cualquiera que lo presente al efecto, por lo


que tiene un gran riesgo en caso de pérdida.

 Nominativo: el beneficiario es la persona o empresa cuyo nombre figura en el


cheque. En este caso, el cheque puede ser transmitido o entregado a otra
persona mediante lo que se llama el endoso, que consiste en que el
beneficiario original escribe en el documento el nombre del nuevo beneficiario
y lo firma. Los cheques nominativos pueden incluir cláusula “a la orden”, que
permite expresamente su endoso o traspaso a otra persona, o la cláusula “no a
la orden” que impide su transmisión mediante endoso.

 Cheque cruzado: sólo se puede cobrar a través de una entidad bancaria para
que ésta a su vez lo cobre. La acción de “cruzar” un cheque, que consiste en
dibujar dos barras paralelas en la cara anterior del mismo para dificultar su
cobro en caso de pérdida o robo. Puede ser utilizada por el que lo expide (el
librador) o por el que tiene el documento en su poder (el tenedor). Si es cliente
de la entidad que debe pagarlo, puede cobrarlo en efectivo.

 Cheque para abonar en cuenta: sólo se puede cobrar mediante el abono en una
cuenta bancaria. O sea, no se puede cobrar en efectivo. Incluye la expresión
“abonar en cuenta”.

 Cheque conformado: es aquel en el que la entidad bancaria que ha de pagarlo


asegura al que lo va a cobrar que el que expide el cheque tiene fondos y que en
consecuencia se pagará. Para ello, la entidad anota en el documento la
expresión “conforme”, “certificado” u otra parecida y la firma. Para garantizar
la operación, la entidad retiene al que expide el cheque la cantidad necesaria
para pagarlo, además de la comisión que corresponda. Un cheque conformado
es exigido por algunos acreedores (es decir, los que tienen pendiente de cobro
una deuda) con el fin de asegurarse que cuando el deudor les entrega un
cheque podrán cobrar lo que se les debe.

La forma del cheque es idéntica a uno normal pero al dorso llevaría una
estampación así:

 Los llamados cheques de ventanilla: no son propiamente un cheque, más bien


se parecen a un “recibí”. Se trata de un documento que firma el cliente en
prueba de que ha recibido dinero en efectivo de su propia cuenta en la
ventanilla de la entidad bancaria.

 Cheques de viajero: son cheques en euros o menda extranjera emitidos por


entidades bancarias u otros intermediarios financieros no bancarios de
reconocida presencia internacional, como son Visa, Mastercard o American
Express. Son sus principales características:

o Pueden ser canjeados por efectivo rápidamente y también utilizarse


como efectivo para pagar en una amplia variedad de establecimientos.

o En caso de pérdida o robo suele ser posible su rápida sustitución


(siempre que no hayan sido ya cobrados), haciendo una llamada
telefónica a los centros de atención al cliente del emisor.

o No suelen tener fecha de vencimiento.

o Son aceptados en casi todos los países del mundo.

o Se emiten en múltiples divisas (por ejemplo euros, dólares, libras


esterlinas, dólares australianos, yenes japoneses, francos suizos, etc.).

1.3.- PARTES QUE INTERVIENEN

Las partes que intervienen en un cheque son:

 Librador. Es la persona o entidad financiera propietaria de los fondos y quien


emite el cheque (el titular de la cuenta o el banco).
 Librado. Es el banco en el que están depositados los fondos del librador, a
quien se ordena hacer efectivo el cheque contra presentación.

 Tenedor. Es la persona que presenta al cobro el cheque.

 Beneficiario. Es la persona a favor de la cual debe abonarse el importe del


cheque.

 Ordenante. En los cheques bancarios, es la persona que instruye al banco


librador a extender el cheque.

1.4.- LA LEY DEL CHEQUE

El cheque está regulado por la Ley Cambiaria y del Cheque de 19 de julio de 1.985. Su
entrada en vigor, el 1 de enero de 1.986, coincide con el ingreso de España en la Unión
Europea. Esta coincidencia cobra significado porque la regulación del cheque, al igual
que la de la letra de cambio, está inspirada en los Convenios de Ginebra de 1.930 y
1.932 en los que se basan también las legislaciones de la mayor parte de los países de
la Comunidad Económica Europea.

Por todo ello, y a partir de la entrada de España en la Comunidad Económica Europea,


nuestro país dispone de una regulación sobre el cheque similar a la de la mayor parte
de los países europeos.

La normativa vigente admite únicamente los cheques bancarios como medio de pago
de las importaciones, los cuales han de ser nominativos o a la orden del proveedor
extranjero, ya que si se emiten al portador se exime de toda la responsabilidad a la
entidad financiera en caso de robo o extravío. Sin embargo, en las exportaciones es
válido y utilizado con cierta frecuencia el cheque personal, además del cheque
bancario. Pero se recomienda que sea un cheque emitido de forma nominativa y
cruzado, lo que evita el uso fraudulento del mismo en caso de extravío.

El cheque debe contener:

1. La denominación del cheque inserta en el texto mismo del título, expresada en


el idioma empleado para la redacción de dicho título (cualquier lengua
española).

2. El mandato puro y simple de pagar una suma determinada en euros o en


moneda extranjera convertible admitida a cotización oficial. La cantidad se
expresa en número y letra, prevaleciendo la escrita en letra en caso de
contradicción entre ambas.

3. El nombre del que debe pagar, denominado librado, que necesariamente ha de


ser una entidad bancaria.
4. El lugar del pago.

5. La fecha y lugar de la emisión del cheque.

6. La firma del que expide el cheque, denominado librador. Ha de ser autógrafa, y


en caso de personas jurídicas, el representante utilizará la antefirma y la
expresión “por poder”.

1.5.- OBLIGACIÓN DE PAGO

 El librado que tenga fondos a disposición del librador, en el momento de la


presentación al cobro de su cheque regularmente emitido, está obligado a su
pago. Si sólo dispone de una provisión parcial, estará obligado a entregar su
importe.

 El cheque es pagadero a la vista cuando se presenta al cobro ante la entidad


bancaria (librado) y cualquier cláusula contraria se considera como no
existente. Si el cheque se presenta al cobro con anterioridad a la fecha de
emisión que consta en el mismo, debe pagarse el mismo día de presentación.

 El librador que emite un cheque sin tener provisión de fondos en poder del
librado, por la suma en él indicada, deberá pagar al tenedor, además de ésta el
10% del importe no cubierto del cheque y la indemnización de los daños y
perjuicios.

1.6.- LA TRANSMISIÓN DEL CHEQUE

El cheque al portador se transmite mediante su entrega.

El cheque extendido a favor de una persona determinado, con o sin la cláusula “a la


orden”, es transmisible por medio del endoso.

El cheque extendido a favor de una persona determinada con la cláusula “no a la


orden” u otra equivalente no es transmisible más que en la forma o con los efectos de
una cesión ordinaria. No se puede endosar.

El endoso puede hacerse incluso a favor del librador o ce cualquier otro obligado. Estas
personas pueden endosar nuevamente el cheque.

El endoso transmite todos los derechos resultantes del cheque. Cuando el endoso está
en blanco, el tenedor podrá:

1. Completar el endoso en blanco con su nombre o con el de otra persona.

2. Endosar el cheque nuevamente en blanco o hacerlo designando un endosatario


determinado.
3. Entregar el cheque a un tercero, sin completar el endoso en blanco y sin
endosarlo.

El endosante, salvo cláusula en contrario, garantiza el pago frente a los tenedores


posteriores. El endosante puede prohibir un nuevo endoso. En este caso, no
responderá frente a las personas a quienes ulteriormente se endosare el cheque.

Cuando el endoso contenga la mención “valor al cobro”, “para cobranza”, “por poder”,
o cualquier otra que indique un simple mandato, el tenedor podrá ejercer todos los
derechos derivados del cheque, pero no podrá endosar éste sino a título de comisión
de cobranza.

El endoso deberá realizarse por la totalidad en el reverso del documento o en su


suplemento, con la firma del endosante y la fecha. Es nulo el endoso parcial y el hecho
por el librado.

1.8.- EL CHEQUE AVALADO

El aval ha de ponerse en el cheque o en su suplemento. Se expresará mediante la


palabra “por aval” o por cualquier otra fórmula equivalente, e irá firmado por el
avalista. La simple firma de una persona puesta en el anverso del cheque vale como
aval, siempre que no se trate de la firma del librado. El aval deberá indicar a quién se
ha avalado. A falta de esta indicación, se entenderá avalado al librador.

Cuando el avalista pague el cheque adquirirá los derechos derivados del mismo contra
la persona avalada y contra los que sean responsables respecto a ésta última en virtud
del cheque.

1.9.- LOS PLAZOS DE PRESENTACIÓN Y DE PAGO

El cheque es pagadero a la vista. Cualquier mención contraria se reputa no escrita. El


cheque presentado al pago antes del día indicado como de fecha de emisión es
pagadero el día de la presentación.

El cheque emitido y pagadero en España deberá ser presentado a su pago en un plazo


de quince días. El cheque emitido en el extranjero y pagadero en España deberá
presentarse en plazo de veinte días, si fue emitido en Europa, y de sesenta días si lo
fue fuera de Europa.

Los plazos anteriores se computarán a partir del día que consta en el cheque como
fecha de emisión, no excluyéndose los días inhábiles, pero si el día del vencimiento lo
fuere, se entenderá que el cheque vence el día hábil siguiente.

La revocación de un cheque no produce efectos hasta después de la expiración del


plazo de presentación. Si no hay revocación, el librado puede pagar aun después de la
expiración de ese plazo.
1.10.- LA PRESCRIPCIÓN DEL CHEQUE

Las acciones que corresponden al tenedor contra los endosantes, el librador y los
demás obligados prescriben a los seis meses, contados desde la expiración del plazo de
presentación.

1.11.- PRESENTACIÓN DE CHEQUES FUERA DE PLAZO

Los cheques presentados al cobro fuera de los plazos señalados pueden ser pagados
por la entidad bancaria, siempre y cuando se cumplan las siguientes condiciones:

1. Existencia de fondos.

2. Inexistencia de revocación por el librador.

3. Presentación del cheque al cobro por persona formalmente legitimada.

4. Que no haya prescrito el cheque.

1.12.- IMPAGO DEL CHEQUE

En el caso de impago del cheque, el tenedor de éste puede ejercer acciones ejecutivas
para reclamar su cobro, acreditando la falta de pago mediante las siguientes
formalidades:

 Protesto notarial: es una declaración que da fe del impago, extendida en un acta


por un notario. Ha de realizarse con anterioridad a la expiración del plazo de
presentación del cheque.

 Declaración del impago sustitutoria del protesto: es realizar por la entidad bancaria
(librado) o por la cámara o sistema de compensación que hace constar el día de
presentación del cheque y que no ha sido pagado.

Ambas deben realizarse con anterioridad a la expiración del plazo de presentación del
cheque, o en los dos días hábiles siguientes al mismo si se presentó el último día de
plazo.

2.- EL CHEQUE PERSONAL

2.1.- CONCEPTO

Son aquellos que libra una persona contra la cuenta que posee en una entidad
financiera.

En la emisión de un cheque persona intervienen:


1. Librador (importador), es la persona que emite el cheque, ordenando a su
entidad financiera que efectúe el pago a su tenedor.

2. Librado (entidad financiera del importador), es el depositario de los fondos que


efectivamente realiza el pago.

3. Tenedor (exportador), es la persona a favor del cual se emite le cheque.

Dependiendo de la confianza que el importador tenga en el exportador, o


simplemente porque las condiciones del mercado así lo exigen, podemos hablar de:

 Pago anterior a la entrega de la mercancía.

 Pago posterior a la entrega de la mercancía.

2.2.- ESQUEMA GENERAL

En el esquema siguiente se muestran los trámites que se siguen en el cobro de un


cheque utilizado como pedio de pago internacional.

2.3.- OPERATIVA DEL CHEQUE PERSONAL

1. El exportador procede a la fabricación de la mercancía si es que no la tiene en


stock y la envía al punto convenido con el importador. Simultáneamente remite
la documentación comercial acordada (factura, documento de transporte,
seguro, etc.) para que le importador pueda despachar la mercancía en destino.
El importador examina los documentos comerciales recibidos, presentándolos
en la aduana, retira la mercancía y la traslada a sus almacenes (en la mayoría de
las ocasiones, esto lo hace sin haber procedido al pago de la misma).

2. El importador remite el cheque, posiblemente a través de una empresa de


mensajería, al exportador. El cheque irá cifrado en euros y otra divisa
convertible, dependiendo de la moneda en que se haya estipulado la venta:

 Cheque en euros: estará librado contra una cuenta corriente que el


importador pudiera mantener en esta moneda en un banco de su
país o del exportador (país euro).

 Cheque en una divisa no euro: el libramiento se habrá efectuado


contra una cuenta corriente en la divisa del país del importador (no
euro) que mantiene en un banco de su país o en otra divisa
depositada en un tercer banco.

3. El exportador presenta el cheque para negociar o en gestión de cobro. El


exportador pretende, como es lógico, cobrar el cheque con la mayor celeridad
posible. El banco tiene dos posibilidades operativas:

a. Tomar el cheque en Gestión de Cobro: la entidad financiera toma el


cheque de forma condicional. Solamente abona al exportador cuando el
mismo se haya cobrado. Esta modalidad operativa no implica riesgo
alguno para la entidad financiera y es la que se usa habitualmente en la
tramitación de cheques personales. Se trata de un proceso bastante
lento que la modalidad de negociación y que perjudica, en este sentido,
al exportador.

La reticencia de los bancos a proceder al abono en firme de los cheques


personales se basa en que:

i. No se puede conocer la firma del librador.

ii. En caso de que el librador sea una sociedad, se desconoce si los


firmantes del cheque tienen facultades para ello.

iii. No se sabe si existe saldo suficiente en la cuenta corriente sobre


la que está librado.

iv. En algunos casos se ignora si la legislación del país del


importador tiene autorizados los pagos al exterior mediante
cheque personal.

Este hecho hace que para el exportador le suponga un coste de financiación así
como un mayor coste de comisiones y gastos en el cobro del cheque. En este
supuesto de gestión de cobro las comisiones que factura la entidad financiera
cobradora son:

 “comisión de cobro”, la cual se cobra al exportador y representa un


tanto por ciento sobre el importe del cheque.

 Gastos de envío por correo.

 Gastos de mensajes de reclamación.

 Comisiones que suele aplicar la entidad pagadora y comisión de


devolución en el caso de impago.

b. Proceder a su negociación: supone que el banco del exportador abona el


cheque en el mismo momento de su presentación, descontando sus
comisiones y gastos.

El abono se realiza mediante la cláusula “salvo buen fin” (s.b.f.),


indicación de que si posteriormente el cheque resultara impagado por
falta de fondos en poder del librado, irregularidad de firma o cualquier
otro motivo, el banco procedería a adeudar su importe más la comisión
de devolución en la cuenta corriente del exportador. La fecha valor que
aplica el banco a estos abonos es de unos días posteriores a la de su
presentación

Si los cheques está emitidos en euros sobre cuentas corrientes en


España, la negociación y cobro es más rápida, ya que el banco del
exportador se limitaría a presentarlo en la Cámara de Compensación
para su cobro.

2.4.- LOCK BOX SERVICE

Se trata de un procedimiento o sistema de gestión de cobro de cheques emitidos por


importadores extranjeros que reduce el número de días en su gestión. Su utilización
permite al exportador recibir el reembolso de sus operaciones sin que el cheque venga
a España, eliminando así el riesgo de robo, extravío, deterioro, etc.

La operativa es la siguiente:

 Firma del acuerdo entre un banco español y un banco extranjero, de un país


destinatario de exportaciones españolas.
 Diariamente el banco extranjero recoge de un apartado de correos (lock box)
abierto en su país, todos los cheques a su favor de exportadores españoles,
clientes del banco español firmante del acuerdo de Lock Box Service.

 Previamente el exportador español habrá instruido a sus compradores del país


en cuestión para que no le envíen los cheques, sino que los remitan al apartado
de correos mencionado.

 El banco extranjero recoge los cheques diariamente, presentándolos ante la


Cámara de Compensación para su cobro. Podrá suceder que algunos cheques
estén librados contra cuentas corrientes del propio banco, por lo que se
limitará en este caso a adeudar en las cuentas corrientes correspondientes.

 El banco extranjero puede actuar de dos formas con respecto a los


exportadores españoles:

1. Abono al banco español para que éste, a su vez, lo haga a los


exportadores.

2. Abono, eventualmente, en posibles cuentas corrientes que los


exportadores españoles mantengan en el propio banco extranjero.

2.5.- ACUERDOS DE CASH LETTER

Los bancos españoles tienen acuerdos con, normalmente, un banco por país, en virtud
del cual se le envían todos los cheques librados sobre dicho país. El banco extranjero,
al recibo de los cheques, abona sus importes al banco español en el plazo pactado
previamente, independientemente de que se hayan cobrado o no. El abono se efectúa,
salvo buen fin, ya que algún cheque puede ser devuelto con posterioridad e incluso
muchos días después en el caso de algunos países.

El banco extranjero se ocupa de presentar los documentos a través de la Cámara de


Compensación nacional y de reembolsar al banco español.

Las ventajas para el importador son:

 Ahorro de comisiones de emisión y gastos bancarios ya que no existen.

 Mayor rapidez en su emisión, ya que lo expide el propio comprador.

 No supone el anticipo de fondos de la cuenta corriente del comprador, lo cual


es una ventaja financiera.

Los riesgos para el exportador son:


 La legalidad de la emisión. En muchos países el cheque no está reconocido
como medio de pago, con lo que el pago estará sujeto a las normas legales del
país del importador.

 La existencia de saldo en la cuenta personal del emisor del cheque, es decir, el


riesgo comercial es alto.

 La autenticidad de la firma del librador o la falta de poderes para poder


suscribir el cheque.

 Posibles defectos formales o la omisión de algún dato o las manipulaciones


(raspaduras y manchas) del cheque.

 Riesgo de pérdida, robo, deterioro, etc. del documento.

 No convertibilidad de la moneda, lo que supondría un cheque nulo.

En la actualidad comercial internacional moderna, solamente se utilizan cheques


personales cuando entre el comprador y el vendedor media un contrato de
distribución y no existe riesgo país. Por su parte los riesgos de una posible de
devolución de cheques pueden solventarse a través de la garantía de distribución
donde el comprador entrega un aval al vendedor.

3.- CHEQUE BANCARIO

3.1.- CONCEPTO

A diferencia del cheque personal, el cheque bancario, como su nombre indica, está
emitido por una entidad bancaria contra una cuenta que la entidad emisora mantiene
con otro banco, normalmente en el país de las divisas. Es decir, tanto el librador como
el librado son bancos. Debido a que la garantía del librador es la garantía de un banco,
el cheque bancario ofrece, en principio, una mayor seguridad en el cobro para el
exportador que el cheque personal.

Las partes que intervienen son:

1. El ordenante o adquirente: es el importador obligado a pagar por ser parte


compradora en una transacción económica internacional. Es quien:

a. Acude a la entidad financiera para solicitar la emisión del cheque.

b. Deposita previamente los fondos en moneda nacional para cubrir el


importe de la operación.
2. El librador o emisor: es la entidad financiera que emite el cheque siendo a su
vez depositaria de los fondos del importador.

3. El librado o pagador: es la entidad financiera sobre la que se libra el cheque y


por lo tanto la encargada de atender el pago.

4. El beneficiario o tenedor: es la persona física o jurídica a cuyo favor se expide el


cheque y el que normalmente presenta el cheque al cobro (exportador).

Según exista o no identidad entre el emisor y el pagador, el cheque bancario puede


ser:

 Directo: cuando la entidad financiera obligada al pago es la propia que emite el


cheque o una de sus sucursales.

 Indirecto: cuando la entidad financiera obligada al pago es una entidad


corresponsal de la que emite el cheque y con la que el banco emisor tiene
cuenta.

3.2.- ESQUEMA

El esquema operativo de un cheque bancario es el siguiente.

Los cheques bancarios para pagos al exterior suelen extenderse en moneda diferente
al euro. En estos casos, generalmente, se libran contra otra entidad financiera
(pagador) situada en el país emisor de la moneda del cheque.
El elevado componente de seguridad que representa el cheque bancario lo ha
convertido en uno de los instrumentos preferidos para liquidar las deudas en el
comercio internacional. Si bien el progreso en las telecomunicaciones, junto a la
necesidad de liquidar las deudas en el menor tiempo posible, ha ido incrementando el
uso de otros medios de pago que ofrecen mayor rapidez y, en general mayor
seguridad.

La mayor seguridad que ofrece el cheque bancario frente a un cheque personal de ver,
no obstante, relativizada en determinados casos. Resulta evidente que un exportador
preferirá, normalmente, un cheque personal librado por una multinacional de primer
orden o una compañía estatal de un país solvente, antes que recibir un cheque
bancario librado por un banco de un país altamente conflictivo. La diferencia básica
entre el cheque personal y un cheque bancario reside, en consecuencia, en las
características del librador (una entidad financiera o no). La mayor garantía que
pueden ofrecer las entidades financieras, en términos generales, no puede extenderse
de una forma indiscriminada a todos los bancos que libran cheques.

El banco librador, emisor del cheque, mantiene cuenta en la divisa del cheque con el
banco librador (un cheque en dólares se emitirá, normalmente, contra una cuenta en
dólares que el librador mantenga con un banco americano). Por medio del cheque, el
librador autoriza al librado a disponer de su cuenta por la cantidad indicada a favor del
beneficiario o la persona a la que éste ha transferido el cheque. El banco librado, a la
presentación del cheque puede comprobar las firmas que el cheque lleva incorporadas
y, en caso de duda, contactar directamente con el librador para solicitar confirmación.

3.3.- VENTAJAS E INCONVENIENTES

Las ventajas para el exportador son:

 No presenta grandes riesgos de impago, salvo determinados países con alto


déficit comercial. Se denomina medio de pago de total confianza.

 No plantea problemas a la hora de verificar la legalidad de la emisión, la


autenticidad de la firma o la existencia de fondos del comprador, aunque la
concurrencia de defectos formales graves puede ocasionar la invalidez del
mismo (cheques sin firma, con tachaduras, etc.)

 Para el banco del exportador resulta más fácil conocer la garantía del librador
(un banco) y, por tanto, hacerlo efectivo ante la presentación sin necesidad de
tomarlo “en gestión de cobro”, salvo en aquellos pocos casos en que el banco
emisor tenga dudas en cuanto a la garantía del cobro, por ejemplo porque
dude de su autenticidad.

Los inconvenientes para el exportador son:


 Riesgo de pérdida o deterioro ya que le cheque tiene que ser enviado
físicamente.

 El banco sobre el que se gira, puede no tener fondos del banco que lo
emite, por lo no que no abonaría su importe.

La principal ventaja para el importador es que este tipo de cheque concede al


exportador un instrumento de cobro de alta garantía. Sin embargo tiene el
inconveniente de que existe un anticipo de fondos de la cuenta del importador, a
pesar de que el exportador lo cobra con posterioridad.