Sunteți pe pagina 1din 18

Pensamiento Psicológico

ISSN: 1657-8961
revistascientificasjaveriana@gmail.com
Pontificia Universidad Javeriana
Colombia

Lema Soto, Luisa Fernanda; Salazar Torres, Isabel Cristina; Varela Arévalo, María Teresa; Tamayo
Cardona, Julián Andrés; Rubio Sarria, Alejandra; Botero Polanco, Adriana
Comportamiento y salud de los jóvenes universitarios: satisfacción con el estilo de vida
Pensamiento Psicológico, vol. 5, núm. 12, enero-junio, 2009, pp. 71-87
Pontificia Universidad Javeriana
Cali, Colombia

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=80111899006

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
COMPORTAMIENTO
Pensamiento Psicológico, Y SALUD
Vol. 5, N°12, 2009, DE
pp.LOS JÓVENES UNIVERSITARIOS: SATISFACCIÓN CON EL ESTILO DE VIDA
71-88 71

Comportamiento y salud de los jóvenes universitarios:


satisfacción con el estilo de vida∗

Luisa Fernanda Lema Soto1, Isabel Cristina Salazar Torres,


María Teresa Varela Arévalo, Julián Andrés Tamayo Cardona,
Alejandra Rubio Sarria y Adriana Botero Polanco.
Pontificia Universidad Javeriana, Cali (Colombia)

Recibido: 01/08/08 Aceptado: 04/06/09

Resumen
El objetivo de este trabajo fue describir los comportamientos que hacen parte de los estilos de vida de los
jóvenes universitarios, en diez dimensiones: ejercicio y actividad física, tiempo de ocio, autocuidado
y cuidado médico, alimentación, consumo de alcohol, tabaco y drogas ilegales, sueño, sexualidad,
relaciones interpersonales, afrontamiento y estado emocional percibido, y su correspondiente grado
de satisfacción con dichas prácticas. Participaron 598 estudiantes (44,7% hombres y 55,3% mujeres)
de una universidad privada de Colombia, quienes diligenciaron el “Cuestionario de estilos de vida
en jóvenes universitarios” (Cevju). Los resultados obtenidos muestran un predominio de prácticas
saludables en todas las dimensiones, con excepción de ejercicio y actividad física y alta satisfacción
con el estilo de vida y el estado general de salud. Hubo coherencia entre el nivel de satisfacción con
el tipo de prácticas realizadas, y esta relación fue analizada siguiendo los lineamientos del modelo
de etapas de cambio. Finalmente, se propusieron algunos aspectos relevantes para la creación de
programas de intervención que se orienten a la promoción de un mayor número de conductas positivas
para la salud y a la disminución de aquellas que puedan deteriorarla.

Palabras clave: comportamientos, estilos de vida, salud, jóvenes, modelo de etapas de cambio.

Abstract
The purpose of this study was to describe behaviors that form part of the life-style of young college
students in 10 dimensions: exercise and physical activity, leisure time, self-care and medical care, diet,
alcohol, tobacco and illegal drug consumption, sleep, sexuality, interpersonal relationships, coping
and perceived emotional state, and their satisfaction with each. 598 students participated (44.7% men
and 55.3% women) from a private university in the southwest of Colombia, who answered the College
Youth Lifestyle Questionnaire (Cevju). The results show a high prevalence of healthy practices in all
dimensions, except for exercise and physical activity, and satisfaction with lifestyle and general health

* Investigación del grupo Salud y Calidad de Vida, financiada por la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales y el Centro de Bienestar
de la Vicerrectoría del Medio Universitario, Pontificia Universidad Javeriana, Cali, Colombia.
1
Dirección correspondencia
Email: llema@javerianacali.edu.co
72 LUISA F. LEMA, ISABEL C. SALAZAR, MARÍA T. VARELA, JULIÁN A. TAMAYO, ALEJANDRA RUBIO Y ADRIANA BOTERO

status. There was coherence between the level of satisfaction and practices (healthy or unhealthy),
and this relationship was analyzed following the guidelines of the stages of change model. Finally,
some ideas are presented for consideration, with the idea of creating intervention programs aimed at
promoting positive health behaviors and preventing those that adversely affect health.

Key words: behaviors, life styles, health, young students, stages of change model

Resumo
O objetivo deste trabalho foi descrever os comportamentos que fazem parte dos estilos de vida dos
jovens universitários, em dez dimensões: Exercício e atividade física, Tempo de ócio, Cuidado e
cuidado médico, Alimentação, Consumo de álcool, Tabaco e drogas ilegais, Sonho, Sexualidade,
Relações interpessoais Enfrentamento e Estado emocional percebido, e seu correspondente grau de
satisfação com ditas práticas. Participaram 598 estudantes (44,7% homens e 55,3% mulheres) de
uma universidade privada do sudoeste colombiano, que diligenciaram o “Cuestionario de estilos de
vida en jóvenes universitarios” (Cevju). Os resultados obtidos mostram um predomínio de práticas
saudáveis em todas as dimensões com exceção de Exercício e atividade física, e alta satisfação com
o estilo de vida e o estado geral de saúde. Houve coerência entre o nível de satisfação com o tipo de
práticas realizadas (saudáveis ou não saudáveis) e esta relação foi analisada seguindo os lineamientos
do modelo de períodos de mudança. Finalmente, foram propostos alguns aspectos relevantes de
análise para a criação de programas de intervenção que se orientem para a promoção de um maior
número de condutas positivas para a saúde e para a diminuição daquelas que possam deteriorá-la.

Palavras-chave: comportamentos, estilos de vida, saúde, jovens, modelo de períodos de mudança.

Introducción prácticas saludables y no saludables que


Los estilos de vida hacen referencia, interactúan entre sí (Müller y Beroud, 1987,
principalmente, a los comportamientos citados por Carrasco, 2004). No obstante,
habituales y cotidianos que caracterizan el las personas que tienen comportamientos
modo de vida de un individuo y que suelen ser no saludables que son estables en el tiempo,
permanentes en el tiempo (Fernández del Valle, tales como, el desequilibrio en la dieta, el
1996; Rodríguez, 1995; Roth, 1990). En algunos sedentarismo, el consumo de tabaco y de alcohol,
casos, se agrega a esta definición otra clase de no dormir el tiempo necesario o llevar a cabo
variables, distintas a las pautas conductuales comportamientos inseguros, tienen una mayor
observables, tales como las creencias, las probabilidad de desarrollar enfermedades,
expectativas, los motivos, los valores y las comparadas con aquellas personas que no
emociones, que se presentan asociados con la incluyen estas prácticas en su estilo de vida
conducta (Arrivillaga, Salazar y Correa, 2003; (Organización de Naciones Unidas [ONU],
Arrivillaga y Sálazar, 2005). Cuando el campo 2007; Wu, Rose y Bancroft, 2006).
se delimita a la salud, las pruebas empíricas En el campo de la salud del adolescente y del
acumuladas en el tema permiten afirmar que son joven, los estilos de vida aparecen relacionados
las conductas las que tienen un impacto muy con problemas sociales de gran relevancia. Por
importante en la salud, en la medida que, su ejemplo, embarazos precoces, abortos, infección
presencia o ausencia, puede constituir un factor por VIH/SIDA y contagio de infecciones de
de riesgo o de protección para el individuo, transmisión sexual (ITS), debidos a sus prácticas
según sea el caso (Flórez, 2007). sexuales; las incapacidades, lesiones o muertes,
Dentro de los patrones de comportamiento debidas a accidentes de tráfico; trastornos por el
que conforman los estilos de vida se incluyen consumo y abuso de drogas; y trastornos de la
COMPORTAMIENTO Y SALUD DE LOS JÓVENES UNIVERSITARIOS: SATISFACCIÓN CON EL ESTILO DE VIDA 73

conducta alimentaria, a causa del sedentarismo Autocuidado y cuidado médico. Hace


y la dieta (Hernán, Ramos y Fernández, 2004; referencia a aquellos comportamientos
ONU, 2005; Organización Mundial de la Salud voluntarios que realiza la persona para beneficio
[OMS], 2006). A largo plazo, estos jóvenes de su salud, en el sentido que implica cuidarla o
presentan también un aumento en la prevalencia hacer cuanto esté en sus manos (cuidar la higiene,
de enfermedades crónicas no transmisibles que tomarse los medicamentos según la prescripción
tienen como factores asociados los estilos de vida médica, realizarse exámenes, explorar el propio
poco saludables (e.g., los problemas cardiacos, cuerpo, llevar a cabo medidas de seguridad,
la diabetes mellitus tipo II y el cáncer) (ONU, como el uso de cinturón de seguridad, atender
2007). A continuación se describen las principales a las señales de tráfico, etc.) para impedir
dimensiones del estilo de vida que se relacionan que aparezcan las lesiones, detectar a tiempo
con la salud de los jóvenes universitarios síntomas o señales de enfermedad o que se facilite
y que fueron evaluadas en este estudio. una pronta recuperación en caso de que exista
Ejercicio y actividad física. Hace referencia una afectación. Todos estos comportamientos
a aquellos movimientos corporales y actividades implican un mayor nivel de responsabilidad
que requieren consumo energético mayor al que personal (Brannon y Feist, 2001; Kornblit,
se produce en estado de reposo o al realizar Mendes y Adaszko, 2006; Lange et al. 2006).
alguna actividad cognitiva y que favorecen la Alimentación. En esta dimensión se
salud (Ramírez-Hoffman, 2002; World Health consideran los aspectos relacionados con la
Organization [WHO], 2008). Realizar ejercicio selección e ingestión de los alimentos; por lo
o tener actividad física como parte del estilo de tanto, el tipo y la cantidad de alimentos, los
vida disminuye el riesgo de enfermedad coronaria horarios y espacios en los que se consumen y
y prevención de enfermedades crónicas. A nivel algunas prácticas relacionadas con el control del
psicológico también tiene un efecto positivo, peso (Morell y Cobaleda, 1998). Estas acciones
puesto que ayuda a la regulación emocional, permiten satisfacer las necesidades físicas del
reduce la ansiedad, la tensión y la depresión organismo, favorecen el funcionamiento diario
y aumenta la sensación de bienestar (Amigo, del organismo, el desarrollo de las funciones
Fernández y Pérez, 1998; Elizondo, Guillén y vitales y el estado de salud, y previenen la
Aguinaga, 2005; Gámez, 2005; Guerra et al. aparición de algunas enfermedades (González,
2006; Ramírez-Hoffman, 2002; Sparling, Owen, 2005). Los hábitos alimentarios inadecuados,
Lambert y Haskell, 2000; Velasco, 2004). así como los valores culturales que destacan los
Tiempo de ocio. Es aquél en el que las estereotipos de lo bello, lo atractivo y la liberación
personas desarrollan actividades orientadas a sexual han permeado los hábitos alimentarios
satisfacer sus gustos e intereses, al placer, al de los jóvenes, contribuyendo al desarrollo de
descanso, al desarrollo y la integración social. varios trastornos alimentarios (Acosta y Gómez,
Tales actividades son elegidas libremente 2003) y a la aparición de graves consecuencias,
según las preferencias (Rodríguez y Agulló, como las alteraciones endocrinas y metabólicas
1999). El tiempo de ocio ha sido reconocido que originan, posteriormente, miocardiopatía,
en la última década como un factor importante arritmias cardiacas y la muerte (Perpiñá, Botella
para el desarrollo y bienestar de los jóvenes, y Baños, 2006).
puesto que en él aumentan las probabilidades Consumo de alcohol, tabaco y drogas
de la inclusión social, de participar en la ilegales. Se refiere a la ingestión, aplicación
comunidad, de hacer deporte, recrearse y tener u absorción de dichas sustancias, generando
programas culturales, a la vez que disminuye las alteraciones en el sistema nervioso central y
posibilidades de implicarse en otros problemas en el comportamiento (Becoña y Vázquez,
como la delincuencia y el consumo de drogas 2001; Cadavid y Salazar, 2006; Salazar y
(ONU, 2005). Cáceres, 2004; Salazar, Varela, Cáceres y Tovar,
74 LUISA F. LEMA, ISABEL C. SALAZAR, MARÍA T. VARELA, JULIÁN A. TAMAYO, ALEJANDRA RUBIO Y ADRIANA BOTERO

2005, 2006; Varela, Salazar, Cáceres y Tovar, de información sobre los riesgos, los prejuicios,
2007; WHO, 2002, 2005). Tales alteraciones las ideas erróneas, la disminución de la edad de
están relacionadas con los efectos agudos del la menarquia, el tipo de educación sexual, los
consumo, que también producen consecuencias modelos de crianza, la falta de comunicación
negativas para la salud, como las alteraciones familiar, las deficiencias del sistema educativo
cardiovasculares, de colon, problemas formal, los cambios en las escalas de valores,
académicos y/o laborales, accidentes de tránsito, la percepción de invulnerabilidad y la poca
violencia, contagio de enfermedades infecciosas, preocupación por su salud.
embarazos no deseados, suicidio y problemas Relaciones interpersonales. Incluyen todo
de salud mental (Bauman y Phongsavan, tipo de intercambio entre las personas, pueden
1999; Alcalá, Azañas, Moreno y Gálvez, 2002, ser fuente de apoyo social o instrumental, y en
Londoño, García, Valencia y Vinaccia, 2005; la juventud son importantes para el desarrollo
Vickers, Patten y Lane, 2003). social y el logro de objetivos profesionales,
Sueño. Estado de reposo del organismo además, los iguales constituyen el principal
durante el cual la persona presenta bajos niveles referente social, porque de allí se escoge pareja
de actividad fisiológica y no hay respuesta activa o a aquellas personas con las que pueden
a estímulos del ambiente (Caballo, Navarro y compartir desde la intimidad hasta la realización
Sierra, 1998). Algunas prácticas, como llevar de una tarea (Becoña Vázquez y Oblitas, 2004;
una alimentación equilibrada, realizar ejercicio Caballo, 1997; Salazar, Varela, Cáceres y Tovar,
físico y manejar apropiadamente el estrés, 2006; Salazar, Varela, Tovar y Cáceres, 2006).
combinadas con factores ambientales adecuados Esta dimensión del estilo de vida favorece
(temperatura, luz), favorecen un patrón estable el desarrollo de la persona y la solución de
y conveniente de sueño (Buela-Casal, Caballo y problemas (Caballo, 1997).
Sierra, 1996; Miró, Cano-Lozano, Buela-Casal, Afrontamiento. Se refiere a las estrategias
2005). El sueño contribuye al estado de salud en que son llevadas a cabo por una persona para
la que medida en que, al lentificarse los sistemas responder a demandas internas o del contexto,
corporales después de las actividades cotidianas, que son evaluadas como exigentes o superiores
permite al organismo recuperar la energía vital a sus recursos y posibilidades. Estas prácticas se
requerida. Por el contrario, la falta de sueño entienden como parte de un proceso psicológico
repercute en la capacidad de concentración, que implica esfuerzos a nivel cognitivo y
el estado anímico, el tiempo de reacción, el conductual y que se acompaña de emociones
rendimiento físico e intelectual (Domínguez y negativas, como la ansiedad, la ira, el miedo,
Díaz, 2006). la tristeza, entre otras (Lazarus y Folkman,
Sexualidad. Incluye aquellas prácticas 1984; Lazarus, 1993). El afrontamiento tiene
orientadas a dar y recibir placer involucrando una función adaptativa que se refleja cuando
el propio cuerpo y el de los otros, pero que las personas logran mejorar las respuestas
pueden ser de riesgo para la salud sino se corporales, disminuir las reacciones emocionales
toman precauciones o se hacen de forma negativas, aumentar las emociones positivas,
inadecuada (e.g., uso del condón, utilización de reforzar la autoestima, solucionar el problema
métodos anticonceptivos, etc.) (Mesa, Barella y mejorar el funcionamiento y el ajuste social
y Cobeña, 2004; Caballero, 2004). Dentro de (Campos, Iraurgui, Páez y Velasco, 2004).
las principales consecuencias negativas para la Estado emocional percibido. Se define
salud de los jóvenes se encuentra el contagio como la capacidad personal para identificar
de ITS y los embarazos no deseados (Mesa, las condiciones somáticas o fisiológicas y
Barella y Cobeña 2004). Según los autores, estos las sensaciones asociadas a las emociones
riesgos, se encuentran asociados, entre otros, a (e.g., ira y hostilidad, culpa, vergüenza, dolor,
la frecuencia en las relaciones sexuales, el grado tristeza, alegría, esperanza, amor, etc.) que se
COMPORTAMIENTO Y SALUD DE LOS JÓVENES UNIVERSITARIOS: SATISFACCIÓN CON EL ESTILO DE VIDA 75

producen en respuesta a una situación concreta, términos de la motivación, bien cabría añadir
constituida por estímulos externos relevantes que la conducta (o la modificación de ésta) es la
para la supervivencia, por el procesamiento que permitiría que la diferencia se redujera y el
de estímulos simbólicos o por la activación de sujeto alcanzara la meta propuesta.
memorias afectivas/emocionales (Lang, 1979; Un ejemplo claro de integración de la
Ventura, 2002). El estado emocional suele satisfacción, la motivación y la conducta ocurre
considerarse otro de los elementos importantes en el modelo transteórico (Prochaska y Norcross,
en el afrontamiento de situaciones difíciles 2001), aunque los autores no lo propusieran
(Lazarus, 1993) y puede tener consecuencias originalmente del modo en que se menciona en
directas en la salud (Amigo et al. 1998; este trabajo. En el modelo se hace referencia a
Lazarus, 2000). Por ejemplo, un elevado nivel tres aspectos importantes que se requieren para
de estrés afecta el sistema inmunológico y, al comprender en qué etapa de cambio está el
igual que la ansiedad, puede llevar a asumir individuo, cuáles serían las tareas que debería
otros comportamientos de riesgo para la llevar a cabo para progresar hacia la meta y
salud, como fumar, beber de manera excesiva las intervenciones que resultarían eficaces. Por
alcohol, consumir drogas o alterar los hábitos un lado, se encuentra el nivel de conciencia
alimentarios (Brannon y Feist, 2001). que tiene el sujeto sobre su problema, lo que
Por último, un aspecto considerado como correspondería en el ámbito de los estilos de vida,
relevante en el campo de los estilos de vida, a la identificación de una conducta perjudicial
es la satisfacción que se tiene sobre la vida, para la salud; en segundo lugar, la presencia o
el estilo de vida en general, así como con ausencia de la intención del cambio y el tiempo
las prácticas específicas cada dimensión del en que se tiene pensado hacerlo; y en tercer lugar,
estilo de vida. Es importante señalar que una los esfuerzos que realiza el sujeto para modificar
persona puede valorar de manera distinta su comportamiento, que en el caso de los estilos
dos o más dimensiones de su estilo de vida, de vida correspondería a la disminución o
estando satisfecho con unas y no con otras. Este eliminación de aquellos que deterioran la salud o
componente valorativo (“satisfacción con”) ha a la aparición y mantenimiento de las conductas
sido considerado dentro de las teorías clásicas que la favorecen.
de la motivación (Kandel, Schwartz y Jessell, El modelo transteórico muestra la
1997; Reeve, 1994), integrando componentes importancia del reconocimiento que la persona
cognitivos y emocionales que tienen una realiza del problema para iniciar todo el proceso
función activadora, organizadora y directiva de de cambio, de lo contrario, se considera que se
la conducta del individuo con el fin de lograr encuentra en una etapa de precontemplación.
una meta específica. Esto resulta congruente con En la perspectiva que plantea este estudio, el
lo propuesto por Clemente, Molero y González reconocimiento de que existe o no un problema,
(2000), quienes señalan que la satisfacción con fue evaluado mediante la valoración del grado
la vida y el estilo de vida corresponde a un juicio de satisfacción con las prácticas que hacen
basado en criterios personales, que atiende a las parte de cada dimensión. Las dos fases finales
expectativas, las aspiraciones y los objetivos que propone el modelo, la de mantenimiento
conseguidos por el sujeto, así como a la calidad y finalización, señalarían que el individuo ha
de vida que percibe para sí mismo; pero a su vez logrado disminuir la distancia entre su conducta
se ve influido por variables de tipo social (entre actual y lo que esperaba lograr y prácticamente
ellas, las sociodemográficas) y cultural. La ha terminado el proceso del cambio, aunque en
propuesta de Clemente et al. hace hincapié en la fase de mantenimiento tendría que realizar
que la valoración implica que el sujeto considere algunos esfuerzos para prevenir la recaída,
la distancia que existe entre la condición actual mientras que aquello ya no ocurriría en la última
y aquella que se desea lograr, y, al pensar en etapa (Prochaska y Norcross, 2001).
76 LUISA F. LEMA, ISABEL C. SALAZAR, MARÍA T. VARELA, JULIÁN A. TAMAYO, ALEJANDRA RUBIO Y ADRIANA BOTERO

Por tal motivo, y teniendo en cuenta la 1. Datos sociodemográficos, en el que se


evidencia empírica acumulada sobre el papel de reúne información sobre el sexo, la edad, el
la conducta y la motivación en el mantenimiento estado civil, el estrato socioeconómico, el
y la recuperación de la salud, así como la programa académico, el semestre, la jornada
protección frente a la enfermedad, el propósito académica, el peso, la talla, si tiene pareja y
de este trabajo es describir los principales si trabaja actualmente.
comportamientos de los universitarios en 2. Las prácticas (75 ítems) en 10 dimensiones
cada una de las dimensiones de los estilos de del estilo de vida (ejercicio y actividad física,
vida, teniendo en cuenta cuáles pueden ser tiempo de ocio, autocuidado y cuidado
considerados como positivos o favorables médico, alimentación, consumo de alcohol,
(“prácticas saludables”) o negativos (“prácticas tabaco y drogas ilegales, sueño, sexualidad,
no saludables”) para la salud, y su nivel de relaciones interpersonales, afrontamiento y
satisfacción con dichas prácticas, al igual que estado emocional percibido) y otros aspectos
con el estilo de vida y el estado general de salud. relacionados con ellas, como las creencias (24
ítems), la principal motivación para realizar
Método una práctica y el nivel de satisfacción con
Participantes sus prácticas (9 ítems), la valoración de las
La muestra fue seleccionada de manera habilidades para llevar a cabo las prácticas
intencional e hicieron parte de ella 587 estudiantes (10 ítems), la existencia y accesibilidad a
de una universidad privada en Colombia (44,7% recursos que favorezcan la realización de
hombres y 55,3% mujeres). Su edad estaba entre las prácticas (10 ítems) y los factores del
los 16 y 30 años (M= 21,25 años; DT= 2,57). contexto que actúan como inhibidores o
Según el estrato socioeconómico, la mayoría refuerzos de las prácticas (21 ítems).
estaba en un nivel alto (50,6%) y medio (47,7%). 3. La satisfacción con el estilo de vida y el estado
Hubo representación de las distintas facultades general de salud (2 ítems). Para este trabajo
de la universidad, teniendo mayor concentración se consideraron exclusivamente las prácticas
de estudiantes en la Facultad de Humanidades y y la satisfacción con las prácticas de cada
Ciencias Sociales (14%), seguida por Ingeniería dimensión. Las opciones de respuesta eran
(10%) y Ciencias Económicas y Administrativas tipo Likert, “siempre”, “frecuentemente”,
(10%). Según el semestre académico, hubo un “pocas veces”, “nunca” en el caso de las
mayor número de estudiantes de los últimos prácticas; y “alta”, “media”, “baja” para
semestres académicos (23% estaba entre primer valorar la satisfacción.
y tercer semestres, 22,2% entre cuarto y sexto
semestres y 54,8% entre séptimo y décimo Procedimiento
semestre); la mayoría eran estudiantes de la Se definió la muestra, se llevó a cabo la
jornada diurna (91,9%), sin vinculación al obtención del permiso de los directivos de la
mercado laboral (74,6%). Con relación al estado universidad (presentando la aprobación del
civil, la mayoría era soltero (92,5%) y el 55,2% comité de ética de la institución) y se contactó
de los participantes no tenía pareja. a los participantes, quienes al ser informados
y al haber contestado a sus preguntas se les
Instrumento pidió la firma del consentimiento. La aplicación
La recogida de datos se realizó a través del cuestionario se hizo de manera grupal y
del “Cuestionario de estilos de vida en jóvenes autoaplicada, con un tiempo promedio para cada
universitarios” (Cevju; Salazar, Varela, Lema aplicación de 30 minutos.
y Cardona, 2007), un instrumento ad hoc2,
compuesto por tres apartados:
2
Para mayor información sobre el cuestionario puede contactar
con Mª Teresa Varela a: mtvarela@javerianacali.edu.co
COMPORTAMIENTO Y SALUD DE LOS JÓVENES UNIVERSITARIOS: SATISFACCIÓN CON EL ESTILO DE VIDA 77

Resultados prácticas. De acuerdo con el rango de calificación


Los resultados fueron analizados con el que se estableció según el número de ítems que
paquete estadístico Statistical Package for Social compone cada dimensión, las puntuaciones
Sciences (SPSS), versión 15,0 para Windows. medias más bajas indican prácticas saludables,
Inicialmente, se caracterizó la muestra a partir mientras que las más altas prácticas poco
de estadísticos descriptivos y posteriormente saludables (Véase Tabla 1).
se calcularon las puntuaciones obtenidas en las

Tabla 1. Medidas de tendencia central y de dispersión de las dimensiones del estilo de vida,
según las prácticas y satisfacción con el estilo de vida y el estado general de salud

Dimensiones del Puntuación Percentil


Punto
estilo de vida
n M DT Mdn medio Mín. Máx. 25 50 75
1. Ejercicio y 572 8,743* 2,201 9 7,5 3 12 7 9 10
actividad física
2. Tiempo de ocio 572 9,479* 2,186 10 10 4 16 8 10 11
3. Autocuidado y 542 15,443* 2,86 15 20 7 28 14 15 17
cuidado médico
4. Alimentación 520 21,885* 3,829 21 27,5 11 44 19 21 24
5. Consumo de alcohol, 579 10,511* 3,604 9 16,5 6 27 8 9 13
tabaco y drogas
ilegales
6. Sueño 531 15,808* 3,137 16 19,5 8 31 14 16 18
7. Sexualidad 471 18,635* 2,859 18 22,5 9 36 17 18 21
8. Relaciones 569 9,083* 2,161 9 12,5 5 20 8 9 11
interpersonales
9. Afrontamiento 568 9,609* 2,36 10 12,5 5 20 8 10 11
10. Estado emocional 533 15,083* 2,841 15 17,5 7 28 13 15 17
percibido
11. Satisfacción con el 583 3,794* 1,165 4 5 2 8 3 4 4
estilo de vida y el
estado general de salud

Nota: *Media significativamente diferente del punto medio al nivel de significación del 5% (prueba de una cola)

Las puntuaciones obtenidas indican que los a la semana (77%), y caminar o montar bicicleta
universitarios llevan a cabo prácticas saludables en lugar de tomar otro medio de transporte si
en la mayoría de las dimensiones de los estilos necesita movilizarse a un lugar cercano (67,5%).
de vida, con excepción la de ejercicio y actividad Según el sexo, hubo diferencias significativas,
física, ya que el promedio de la calificación es teniendo prácticas más saludables los hombres
estadísticamente diferente del punto medio de la que las mujeres (Z= -6,184; p= 0,000; prueba
dimensión, con un nivel de significación del 5%. Mann-Whitney). En cuanto al nivel de
Los principales comportamientos que se destacan satisfacción con esta dimensión, el (51,4)%
como menos saludables en esta área son: la poca afirma que se siente satisfecho con sus prácticas
o nula realización de algún ejercicio o práctica de ejercicio y actividad física, el (35,9%) se
corporal durante al menos 30 minutos, tres veces siente medianamente satisfecho y el 11,9% nada
78 LUISA F. LEMA, ISABEL C. SALAZAR, MARÍA T. VARELA, JULIÁN A. TAMAYO, ALEJANDRA RUBIO Y ADRIANA BOTERO

satisfecho. A medida que aumenta el nivel de utilizando bloqueador solar, y el 51,0% pocas
satisfacción, los estudiantes realizan prácticas veces o nunca se realiza autoexploraciones para
de ejercicio y actividad física más saludables detectar cambios en el cuerpo. Se encontraron
(x2= 44,889; p= 0,000; prueba Kruskal-Wallis). diferencias significativas según el sexo,
En la dimensión tiempo de ocio, aunque teniendo las mujeres prácticas más saludables
hay más prácticas saludables que no saludables, que los hombres (Z= -3,938; p= 0,000; prueba
se presenta una mayor tendencia que en el resto Mann-Whitney). Por otra parte, el 46% de
de las dimensiones, al punto medio. Entre las los jóvenes se encuentra satisfecho. con sus
prácticas positivas se destaca que el 76,5% de prácticas de autocuidado y cuidado médico, el
los jóvenes realiza todos o la mayoría de los 49,4% se siente medianamente satisfecho y el
días alguna actividad de ocio que les permite 4,6% no se siente satisfecho. En cuanto al grado
descansar o relajarse, y el 63,8% comparte de satisfacción con la dimensión autocuidado y
tiempo o actividades con la familia, amigos o cuidado médico se encontró que a medida que
pareja; el 52,2% realiza alguna actividad de los jóvenes aumentan la satisfacción tienen
diversión, cultural o artística todas o la mayoría prácticas más saludables que quienes tienen una
de las semanas en el transcurso de un mes. Con baja satisfacción (x2= 63,950; p= 0,000; prueba
relación a las actividades para el desarrollo Kruskal-Wallis).
personal, sólo el 16,8% las hace todas o la mayoría La dimensión de alimentación puntuó como
de las semanas del mes. En esta dimensión saludable, y entre las prácticas saludables están:
no se encontraron diferencias significativas el consumo de proteínas todos los días o la
por sexo (Z= -0,570; p= 0,569; prueba Mann- mayoría de los días (91,9%); no comer en exceso
Whitney). Respecto a la satisfacción con las cuando no se tiene hambre o hacerlo en pocas
prácticas de ocio, se encontró que sólo el ocasiones (88,3%); no vomitar ni tomar laxantes
47,9% de los estudiantes lo está, el 43,2% se después de comer (87,9%); no dejar de comer
siente medianamente satisfecho y el 8,9% no aunque no tenga hambre o hacerlo en pocas
se siente satisfecho. Adicionalmente, a medida ocasiones (87,9%); consumir harinas y cereales
que disminuye la satisfacción de los estudiantes, todos los días o la mayoría de los días (83,9%); no
éstos tienen prácticas menos saludables (x2= omitir alguna de las comidas principales o hacer
41,136; p= 0,000; prueba Kruskal-Wallis). pocas veces (74,6%); realizar las principales
En lo que se refiere al autocuidado y cuidado comidas en horarios establecidos (69,8%);
médico, se observan prácticas saludables. El comer frutas y verduras todos o la mayoría
96,2% se baña al menos una vez al día siempre de los días (64,7%). No obstante, también se
o frecuentemente, el 93,7% pocas veces o nunca identificaron prácticas poco saludables como:
llevan consigo armas a la universidad, el 88,7% consumir comidas rápidas o fritos la mayoría de
siempre o frecuentemente se cepilla después de los días o algunos días (80,4%), tomar bebidas
cada comida, el 81,2% de los jóvenes menciona gaseosas la mayoría de los días o algunos
cumplir todas y la mayoría de las veces las días (71%), tomar medicamentos o productos
medidas de seguridad vial, el 73,6% ha visitado naturales para bajar o subir de peso (70,8%),
al odontólogo durante el último año, el 67,2% realizar dietas sin supervisión médica (69,1%)
procura seguir siempre o frecuentemente todas y no tomar aproximadamente ocho vasos de
las recomendaciones hechas por el médico, el agua o hacerlo sólo algunos días (67,7%). Se
65,4% de los estudiantes pocas veces o nunca encontraron diferencias significativas en las
toma medicamentos para aliviar un dolor sin ser prácticas de alimentación según el sexo, pues las
recomendados por un profesional de la salud, mujeres tienen practicas más saludables que los
y el 62,0% se ha realizado un chequeo médico hombres (Z= -2,255; p= 0,024; prueba Mann-
preventivo. Sin embargo, el 62,8% pocas Whitney). En cuanto a la satisfacción frente a
veces o nunca se protege de los rayos solares sus prácticas de alimentación, el 43,6% de los
COMPORTAMIENTO Y SALUD DE LOS JÓVENES UNIVERSITARIOS: SATISFACCIÓN CON EL ESTILO DE VIDA 79

estudiantes manifiesta que es alta, el 49,8% En la dimensión de sueño existe una


se siente medianamente satisfecho y el 6,6% tendencia hacia lo saludable. Entre las principales
informa no estar satisfecho. Respecto al grado prácticas se encuentran: acostarse y levantarse
de satisfacción con la dimensión alimentación, a una hora habitual todos o la mayoría de los
se encuentra que si los estudiantes disminuyen días (91,1%), no despertarse en la noche o que
su nivel de satisfacción, tienen prácticas menos ocurra sólo algunos días (88,1%), no utilizar
saludables de alimentación (x2= 40,957; p= pastillas o bebidas alcohólicas para conciliar el
0,000; prueba Kruskal-Wallis); mientras que sueño (82%), dormirse sin dificultad en la noche
quienes tienen una satisfacción alta, poseen (69,3%), no dejar de dormir lo necesario por
mejores prácticas de alimentación. realizar alguna actividad académica, laboral,
La puntuación media del consumo de social o de ocio o hacerlo sólo algunas veces
alcohol, tabaco y drogas ilegales indica la (64,9%) y no tener despertares nocturnos o en
presencia de un mayor número de prácticas caso de presentarse dormirse nuevamente con
saludables. Con relación a la frecuencia se facilidad (49,2%). Con relación al patrón de
encontró que el 51,7% de los estudiantes consume sueño, se encontró que el 49,6% de los estudiantes
alcohol de vez en cuando (eventos sociales), el duerme generalmente más de 9 horas, el 44,3%
28,5% una vez a la semana y el 16,2% no toma; entre 4 y 6 horas y el 6% entre 7 y 8 horas.
con relación al consumo de tabaco, el 61% de los Por otra parte, con relación a la satisfacción
estudiantes no fuma, el 13,3% una vez al día y el con las prácticas de sueño, el 48,3% se siente
15,8% varias veces al día. El consumo de drogas medianamente satisfecho, el 39,5% altamente
ilegales (marihuana, cocaína, éxtasis, heroína, satisfecho y el 12,2% no se encuentra satisfecho.
alucinógenos, etc.) se distribuyó así: el 82,1% Los estudiantes que mencionan tener un nivel
de los estudiantes no las consume, el 11,4% lo de satisfacción bajo en las prácticas de sueño,
hace de vez en cuando, el 2,4% una vez a la son quienes tienen prácticas menos saludables
semana y el 2,4% una vez al día. Las diferencias (x2= 67,261; p= 0,000; prueba Kruskal-Wallis).
por sexo fueron significativas (Z= -4,848; p= No hubo diferencias por sexo en esta dimensión
0,000; prueba Mann-Whitney) teniendo las (Z= -1,44; p= 0,150; prueba Mann-Whitney).
mujeres prácticas más saludables, es decir, En sexualidad se encontró que el 70,7%
menores niveles de consumo. Con relación a de los estudiantes tiene relaciones sexuales
otras prácticas asociadas al consumo de drogas, con personas del sexo opuesto, el 5,2% tiene
el 89,6% de los estudiantes pocas veces o nunca relaciones sexuales con personas del mismo
deja de hacer actividades sociales, académicas sexo, el 33,6% mira revistas, videos o páginas
o laborales por tomar bebidas alcohólicas o pornográficas y el 8,3% tiene relaciones
consumir drogas ilegales; el 91,8% pocas veces sexuales virtuales. La puntuación media en la
o nunca ha asistido a la universidad después de dimensión indica que las prácticas evaluadas
consumir bebidas alcohólicas o drogas ilegales y son saludables, por ejemplo, expresar a la pareja
el 61,9% consume té o café pocas veces o nunca. las preferencias y nivel de satisfacción con las
Por otra parte, en lo correspondiente al nivel de relaciones sexuales (79%), utilizar algún método
satisfacción con las prácticas de esta dimensión, anticonceptivo (54,5%) y buscar información
el 36,3% de los estudiantes se siente satisfecho en textos científicos o con profesionales de la
con ellas, el 36,4% medianamente satisfecho y salud sobre su sexualidad (72,2%); no llevan a
el 27,3% no se siente satisfecho con éstas. En cabo prácticas de riesgo, como tener relaciones
cuanto al grado de satisfacción en el consumo sexuales por dinero (85,5%), en grupo (87,8%)
de sustancias psicoactivas, se encuentra que los o anales (63,2%). No obstante, algunos grupos
estudiantes que tienen una satisfacción alta y baja de personas tienen comportamientos de riesgo,
(x2= 57,964; p= 0,000; prueba Kruskal-Wallis) como no utilizar el condón cada vez que tienen
son quienes tienen prácticas más saludables. relaciones sexuales (70,8%), y tener tres o más
80 LUISA F. LEMA, ISABEL C. SALAZAR, MARÍA T. VARELA, JULIÁN A. TAMAYO, ALEJANDRA RUBIO Y ADRIANA BOTERO

parejas sexuales en un año (14,4%). Otra práctica saludables, como: el 90,1% de los estudiantes se
no saludable es no tener (o sólo en ocasiones) enfrenta a una situación difícil o problemática
juegos eróticos con la pareja como parte de sus y la soluciona en caso de ser factible; el 88,7%
relaciones sexuales (64,3%). No se identificaron evalúa la situación para identificar si puede
diferencias en las prácticas según el sexo (Z= hacer algo para cambiarla, el 86,5% se esfuerza
-0,385; p= 0,700; prueba Mann-Whitney). En por comprender en qué consiste la situación
el ámbito de la sexualidad, además de evaluar antes de intentar solucionarla y el 72,8% busca
la satisfacción con las prácticas, se conoció la ayuda o apoyo por parte de otras personas; el
satisfacción con la orientación sexual. En cuanto 64,1% acepta y se ajusta a aquellas situaciones
a lo primero, el 65,7% está satisfecho, el 28,8% se que no puede cambiar. Sin embargo, al evaluar
siente medianamente satisfecho y el 5,5% no se el nivel de satisfacción con la forma en que
siente satisfecho; y quienes están medianamente generalmente enfrenta las situaciones difíciles o
satisfechos con sus prácticas son quienes tienen problemáticas, el 58,2% se siente medianamente
prácticas sexuales menos saludables (x2= 31,664; satisfecho, el 35,4% se siente satisfecho y el
p= 0,000; prueba Kruskal-Wallis). Respecto a la 6,4% no se siente satisfecho. Los estudiantes que
satisfacción con la orientación sexual (ya sea mencionan tener un nivel de satisfacción bajo
heterosexual, homosexual o bisexual), el 82,2% (x2= 49,522; p= 0,000) son quienes informan
de los estudiantes se siente satisfecho, el 13,7% de modos de afrontamiento menos saludables.
medianamente y el 4,2% no se siente satisfecho. No existen diferencias por sexo, respecto a las
Los estudiantes que no se sienten satisfechos prácticas de afrontamiento (Z= -0,055; p= 0,956;
con su orientación sexual (x2= 13,702; p= 0,000; prueba Mann-Whitney).
prueba Kruskal-Wallis) son quienes tienen En relación al Estado emocional percibido,
prácticas sexuales menos saludables. se halló que en general se percibe que
La dimensión de relaciones interpersonales experimentan estados emocionales positivos
mostró que los estudiantes tienen prácticas como alegría (84,7%) y optimismo y esperanza
saludables en sus relaciones interpersonales; el (78,7%); en pocas ocasiones sienten manía3
85,8% de los estudiantes expresa a las personas (81,1%), enojo, ira u hostilidad (62,7%), soledad
cercanas el afecto mediante palabras o el contacto y aislamiento (76,1%), tristeza, decaimiento
físico, el 89,4% escucha y ayuda a sus amigos o aburrimiento (55,7%) ni angustia, estrés
cuando lo necesitan, el 87,2% expresa sus gustos, o nerviosismo (52,9%). No se encontraron
preferencias y opiniones a otros. Un grupo que diferencias significativas por sexo respecto al
presenta un comportamiento negativo, es aquel estado emocional percibido (Z= -0,289; p=
que agrede física o verbalmente a otros (14,1%). 0,772; prueba Mann-Whitney).
Se encontraron diferencias significativas según Finalmente, con relación a la satisfacción
el sexo, y son las mujeres quienes presentan con el estilo de vida y el estado general de salud,
relaciones interpersonales más saludables (Z= se encontró que la mayoría está satisfecha,
-3,711; p= 0,000; prueba Kruskal-Wallis). el 88,1% de los estudiantes lo está respecto
Respecto a la satisfacción de los estudiantes con a su forma de vivir y el 78,7% con su estado
sus relaciones interpersonales se encontró que de salud físico y emocional. Se encontraron
el 61,9% están satisfechos, el 35,2% se siente diferencias significativas según el sexo, los
medianamente satisfecho y el 2,9% no lo están. hombres presentan una mayor satisfacción con
Los estudiantes que se sienten medianamente su estilo de vida y el estado general de salud que
satisfechos con sus relaciones interpersonales las mujeres (Z= -2,70; p= 0,007; prueba Mann-
(x2= 70,929; p= 0,000; prueba Kruskal-Wallis) Whitney).
son quienes tienen prácticas menos saludables.
El afrontamiento en este grupo de
estudiantes muestra un conjunto de prácticas Entendida como euforia extrema, sensaciones de poder, mucha
3

energía e ideas simultáneas e incontrolables.


COMPORTAMIENTO Y SALUD DE LOS JÓVENES UNIVERSITARIOS: SATISFACCIÓN CON EL ESTILO DE VIDA 81

Discusión (Arrivillaga, Salazar y Correa, 2003) sobre la


El presente artículo describe las prácticas capacidad de la mujer para cuidar más de sí
que hacen parte del estilo de vida de los jóvenes misma, una tarea que quizás corresponda con
de una universidad privada del suroccidente de los roles de género asignados especialmente
Colombia, las diferencias que existen según el en la cultura occidental. Sólo en la dimensión
sexo y el nivel de satisfacción que tienen respecto de ejercicio y actividad física, los hombres
a sus propios comportamientos. Igualmente, se presentaron mayores prácticas saludables que
presenta la satisfacción de los universitarios las mujeres, y esto de manera significativa, lo
respecto a su estilo de vida y estado general de cual es coherente con los planteamientos de
salud. Elizondo, Guillén y Aguinaga (2005), quienes
Se evaluaron 10 dimensiones del estilo de sugieren que las mujeres tienen un estilo de vida
vida, y de éstas, los jóvenes tuvieron nueve, más sedentario que los hombres y que éstos son
consideradas como saludables, con excepción los que realizan la práctica deportiva en mayor
de ejercicio y actividad física. Entre las nueve proporción. Este asunto de las diferencias por
dimensiones saludables, seis mostraron sexo, resulta aún más interesante cuando se
diferencias estadísticamente significativas considera la evaluación subjetiva que realizan
entre ambos grupos (“prácticas saludables” los hombres y las mujeres sobre sus estilos de
vs. “prácticas no saludables”): autocuidado vida y su estado general de salud, puesto que los
y cuidado médico; alimentación; consumo primeros manifiestan una mayor satisfacción con
de alcohol, tabaco y drogas ilegales; sueño, su forma de vida, con lo cual podría pensarse que
sexualidad y relaciones interpersonales. No tienen un menor nivel de conciencia sobre las áreas
obstante, la dimensión de sexualidad requeriría o las prácticas problemáticas y el impacto que
una revisión especial, puesto que las prácticas pueden tener (a medio y largo plazo) en su salud.
que puntúan como saludables (e.g., expresar Reconociendo el papel que desempeña el
a la pareja las preferencias sexuales), aunque comportamiento como un determinante del estado
son importantes en función de la salud sexual, de salud y como componente principal del estilo
no necesariamente tienen el mismo impacto de vida (Fernández del Valle, 1996; Lalonde,
que aquellas en las que se observan menores 1974; Suls y Rothman, 2004), cabe resaltar que,
puntuaciones (utilizar el condón cada vez que se por ejemplo, en la dimensión de tiempo de ocio
tiene una relación sexual). Por otra parte, en las se encontraron conductas orientadas al descanso,
dimensiones de tiempo de ocio, estado emocional la relajación y la interacción con familiares,
percibido y afrontamiento, aunque hay más amigos y pareja, con lo cual se favorece no sólo
prácticas saludables que no saludables, existe la salud, sino la inclusión social (Rodríguez y
una mayor tendencia al punto medio que en las Agulló, 1999; ONU, 2005). En autocuidado
demás dimensiones que también se identificaron y cuidado médico sobresalen la asistencia a
como saludables. Esto significaría que en controles médicos preventivos y el seguimiento
estas áreas es importante realizar una revisión de las recomendaciones de los profesionales de
detallada de los comportamientos, pues se está la salud, que es congruente con lo planteado
en mayor riesgo de que en algún momento estos por Hernán et al. (2004), acerca de que dichos
aspectos de la vida de los universitarios puedan actos permiten tener algún nivel de control
verse afectados de manera negativa debido a un sobre la salud. En alimentación, a diferencia de
predominio de prácticas no saludables. los resultados presentados por Sámano, Flores-
Al realizar las comparaciones según el Quijano y Casanueva (2005), quienes trabajaron
sexo, las mujeres presentan un mayor número con adolescentes mexicanos, los jóvenes de este
de dimensiones saludables (p<0,05) que los estudio presentaron un consumo adecuado de
hombres, lo cual parece ser congruente con todos los grupos de alimentos, y la mayoría tenía
algunos planteamientos y hallazgos empíricos hábitos regulares para la alimentación. Respecto
82 LUISA F. LEMA, ISABEL C. SALAZAR, MARÍA T. VARELA, JULIÁN A. TAMAYO, ALEJANDRA RUBIO Y ADRIANA BOTERO

al sueño, se encontró que los universitarios de la contemplación, es decir, sin pensar que su
mantienen patrones estables de sueño sin conducta o su estilo de vida sea problemático,
necesidad de utilizar sustancias inductoras del aunque los demás (sobretodo las personas más
mismo, y esto es un elemento que favorece la cercanas del entorno) así lo consideren.
salud física y psicológica, permite recuperar la Esta misma lógica sería la que se aplicaría
energía después de las actividades cotidianas a este grupo de jóvenes que participaron en el
y contribuye a mejorar la concentración, el estudio, pero examinando la correlación que
estado de ánimo y el rendimiento físico e existe entre su nivel de satisfacción (alto, medio,
intelectual (Buela-Casal y Sierra, 1994; Miró et bajo) con las prácticas, y si la dimensión a la
al. 2005 y Sierra, Jiménez y Domingo, 2002). que pertenecen las conductas es o no saludable.
En cuanto a las relaciones interpersonales, se De acuerdo con el modelo transteórico, tendrían
destaca que los estudiantes logran establecer un mayor acercamiento al cambio aquellos
relaciones positivas, caracterizadas por estudiantes que tuvieron una baja o mediana
expresiones apropiadas de afecto así como de satisfacción con sus prácticas y éstas fueron
gustos, preferencias y opiniones; la ayuda a los poco saludables, como por ejemplo, en tiempo
amigos y la búsqueda de diversión y compañía. de ocio, alimentación, consumo de alcohol,
En la dimensión de afrontamiento todas las tabaco y drogas ilegales, sueño, sexualidad,
prácticas parecen ser indicadas para solucionar afrontamiento.
problemas, con excepción de aquellos casos Si se sigue este mismo criterio del modelo
en que se les dificulta admitir que no pueden en la dimensión de ejercicio y actividad física,
cambiar las situaciones, pero que siguiendo el que resultó no saludable pero en la que la
planteamiento de Lazarus y Folkman (1984), mayoría de los estudiantes están satisfechos
podría pensarse que se trata de tener estrategias con sus prácticas, se podría considerar que
activas y de lucha frente a las demandas. probablemente no se está preparado para el
Por otra parte, en cuanto se analiza el cambio, debido a que los individuos no la
alto nivel de satisfacción hallado respecto al consideran un área problemática (etapa de
estilo de vida y el estado general de salud y la precontemplación según Prochaska y Norcross,
existencia de un mayor número de dimensiones 2001), y este tipo de percepción de la situación
saludables, se observa cierto nivel de coherencia podría ser una condición de riesgo para la salud
entre lo que se hace y se percibe como efecto a largo plazo, si se tiene en cuenta que una baja
del comportamiento. Sin embargo, visto desde actividad física y de ejercicio, puede contribuir
la perspectiva del modelo de etapas del cambio, al desarrollo de enfermedades metabólicas y
también podría considerarse que el nivel de cardiovasculares (Amigo, et al. 1998; Elizondo,
satisfacción, sobretodo el más bajo, puede ser un Guillén y Aguinaga, 2005; Gámez, 2005;
asunto que permita ayudar a discriminar mejor Guerra et al. 2006; Ramírez-Hoffman, 2002;
las posibilidades de que un individuo pueda Sparling, Owen, Lambert y Haskell, 2000;
realizar un cambio en la conducta; ya que en este Velasco, 2004; WHO, 2008a), o implica carecer
modelo se considera que es fundamental que las de una alternativa de modulación del estado
personas estén en una fase de contemplación emocional, que bien podría ser útil para los casos
para modificar su comportamiento. Esto de los estudiantes que señalaron que la mayoría
implica que el individuo sea capaz de admitir del tiempo presentaban estados emocionales
que tiene un problema y esté pensando negativos relacionados con la ira, la ansiedad y
seriamente en superarlo, aunque todavía no la depresión.
tenga un compromiso para actuar (Prochaska Igualmente, se encuentran algunas
y Norcross, 2001). No obstante, debe tenerse dimensiones, como tiempo de ocio, autocuidado
en cuenta que las personas pueden permanecer y cuidado médico, alimentación, en las que
durante largos períodos de tiempo en la etapa hubo un alto nivel de satisfacción, y quienes
COMPORTAMIENTO Y SALUD DE LOS JÓVENES UNIVERSITARIOS: SATISFACCIÓN CON EL ESTILO DE VIDA 83

pertenecían a dicho nivel tenían prácticas más la mayoría del tiempo en los últimos seis meses
saludables. En estos casos, se observa que hay de su vida, y en esos casos habría que revisar si
coherencia entre ambos aspectos y es factible estos constituyen algunos síntomas de cuadros
que los sujetos estén en un momento más clínicos como la ansiedad y la depresión; y
avanzado dentro del modelo de cambio (etapa finalmente, la carencia de conductas dentro de
de finalización), porque la persona posee una los repertorios habituales del individuo que
conducta apropiada (coherente en este caso podrían ser un elemento protector frente a la
con el mantenimiento de la salud) y no tiene posibilidad de enfermar o tener una condición de
necesariamente que trabajar para prevenir la salud no deseada (e.g., no usar condón en todas
recaída; además, posee una total confianza en sí las relaciones sexuales; no usar anticonceptivos;
misma (autoeficacia) en todas las situaciones de caminar, montar bicicleta, hacer deporte o
riesgo, con muy poca posibilidad de presentar la alguna práctica corporal con poca frecuencia;
conducta de riesgo (Prochaska y Norcross, 2001). no utilizar algún tipo de protección solar; no
Aunque hasta el momento se ha afirmado realizar autoexploraciones para detectar cambios
que cuando se valora el nivel de satisfacción con en el cuerpo; omitir algunas veces las comidas
las prácticas que corresponden a cada dimensión, principales, incluso teniendo hambre; tomar
puede tenerse una aproximación al nivel de poca agua en el día; dificultad para aceptar en
comprensión que tienen los universitarios algunas ocasiones que las situaciones no se
acerca de si tienen o no comportamientos que pueden cambiar).
pueden ser perjudiciales o beneficiosos para la Los resultados obtenidos en este estudio
salud, bien cabe señalar una limitación sobre las permiten tener una aproximación a los estilos
características metodológicas de este estudio, de vida de los universitarios, reconociendo
pues ellas sólo permiten hacer una aproximación no sólo los comportamientos en cada una de
de carácter exploratorio y en algunos casos de las dimensiones evaluadas, sino el grado de
tipo correlacional, al tema de los estilos de vida satisfacción que se tiene con ellos; así como
que se relacionan con la salud. las diferencias de sexo y la satisfacción de
Por otra parte, una ventaja es que los los jóvenes con su estilo de vida y el estado
resultados obtenidos permiten pensar en general de salud. Adicionalmente, al analizar
la posibilidad de llevar a cabo programas la relación entre las conductas y la satisfacción,
de educación y promoción de la salud o de se plantean aspectos motivacionales para
prevención de la enfermedad. Es importante el cambio, que son analizados siguiendo el
considerar que aunque los estudiantes se modelo transteórico y proponiendo, a partir de
muestran en general satisfechos con sus allí, algunos puntos claves para el diseño de
conductas, existen tres situaciones que requieren estrategias de intervención en promoción de
especial atención. Una es la presencia de la salud y prevención de la enfermedad. Todo
prácticas específicas que constituyen un factor esto, teniendo como punto de partida que los
de riesgo para la salud (e.g., un alto consumo estilos de vida son ampliamente reconocidos
de bebidas gaseosas o artificiales -jugos, leche como uno de los elementos determinantes
azucarada, etc.-, y comidas rápidas -pizzas, de la salud, el bienestar y la calidad de vida
hamburguesas y perros calientes-, fritos, mecato (Fernández del Valle, 1996; Lalonde, 1974; Suls
o postres; realizar dietas sin supervisión médica, y Rothman, 2004), además de ser la variable que
consumir medicamentos para bajar o subir de se encuentra bajo el control de los individuos
peso); otra, la presencia de estados emocionales y son susceptibles de modificarse (Fernández
negativos como la tristeza, el decaimiento o el del Valle, 1996; Zapata, 2006), al menos en las
aburrimiento, al igual que la angustia, el estrés o dimensiones (e.g., ejercicio y actividad física,
el nerviosismo, pues un porcentaje considerable sexualidad, consumo de drogas, etc.) que lo
de estudiantes informó que los ha experimentado requiera.
84 LUISA F. LEMA, ISABEL C. SALAZAR, MARÍA T. VARELA, JULIÁN A. TAMAYO, ALEJANDRA RUBIO Y ADRIANA BOTERO

Referencias y de la Salud (pp. 307-336). Madrid: Siglo


Acosta, M. V. y Gómez, G. (2003). XXI.
Insatisfacción corporal y seguimiento de Caballero, G. (2004). Conocimientos y
dieta. Una comparación transcultural entre actitudes sexuales de los géneros en la
adolescentes de España y México. Revista salud reproductiva de los adultos jóvenes.
Internacional de Psicología Clínica y de la Instituto de Investigaciones de la Facultad
Salud, 3, 1, 9-21. de Psicología, 1(1) ,31-38.
Alcalá, M., Azañas, S., Moreno, C. y Gálvez, Caballo, V. E. (1997). Manual de evaluación y
L. (2002). Consumo de alcohol, tabaco y entrenamiento de las habilidades sociales.
otras drogas en adolescentes, estudio de dos Madrid: Siglo XXI.
cortes. Medicina de la familia, 3, 2, 81-87. Caballo, V. E., Navarro, J. F. y Sierra, J. C. (1998).
Amigo, I., Fernández, C. y Pérez, M. (1998). Tratamiento conductual de los trastornos
Manual de Psicología de la Salud. Madrid: del sueño. En V. E. Caballo (Ed.), Manual
Pirámide. para el tratamiento cognitivo-conductual
Arrivillaga, M., Salazar, I. C. y Correa, D. (2003). de los trastornos psicológicos (pp. 285-
Creencias sobre la salud y su relación con 319). Madrid: Siglo XXI.
las prácticas de riesgo o de protección en Cadavid, L. y Salazar, I. C. (2006, septiembre).
jóvenes universitarios. Colombia Médica, Prácticas que caracterizan los estilos de
34, 4, 186-195. vida en salud de los universitarios. En I. C.
Arrivillaga, M. y Salazar, I. C. (2005). Creencias Salazar (Presidente), La evaluación de los
relacionadas con el estilo de vida de jóvenes estilos de vida en salud de los universitarios.
latinoamericanos. Psicología Conductual, Simposio realizado en el Seminario de
13, 1, 19-36. Investigación en Psicología de la Salud,
Bauman, A. y Phongsavan, P. (1999). Cali, Colombia.
Epidemiology of substance use in Campos, M., Iraurgui, J., Páez, D. y Velasco,
adolescence: prevalence, trends and policy C. (2004). Afrontamiento y regulación
implications. Drug Alcohol Dependence, emocional de hechos estresantes un
55 (3), 187-207. meta-análisis de 13 estudios. Boletín de
Becoña, E. y Vázquez, F. (2001). Consumo Psicología, 82, 25-44.
problemático de sustancias. En V. E. Caballo Carrasco, A. M. (2004). Consumo de alcohol
(Ed.), Manual de Psicología Clínica Infantil y estilos de vida: una tipología de los
y del Adolescente. Trastornos generales adolescentes españoles. Revista de
(pp. 213-236). Madrid: Siglo XXI. Psicología Social, 19, 51-79.
Becoña, E., Vázquez, F. y Oblitas, L. (2004). Clemente, A., Molero, R. y González, F. (2000).
Promoción de los estilos de vida saludables. Estudio de la satisfacción personal según la
Alapsa, 5, 1-40. edad de las personas. Anales de Psicología,
Brannon, L. y Feist, J. (2001). Psicología de 16, 189-198.
la Salud. Madrid: International Thomson Domínguez, L. y Díaz, E. (2006). La Evaluación
Editores Spain. de los trastornos del sueño. En V. E. Caballo
Buela-Casal. G. y Sierra, J. C. (1994). Los (Ed.), Manual para la evaluación clínica de
trastornos del sueño. Evaluación, los trastornos psicológicos. Trastornos de
tratamiento y prevención en la infancia y la la edad adulta e informes psicológicos (pp.
adolescencia. Madrid: Pirámide S.A. 281-297). Madrid: Pirámide.
Buela-Casal. G. y Sierra, J. C. (1996). Evaluación Elizondo, J. J., Guillén, F. y Aguinaga, I. (2005).
de los trastornos del sueño. En G. Buela- Prevalencia de actividad física y su relación
Casal, V. E. Caballo y J. C. Sierra (Eds.), con variables sociodemográficas y estilos
Manual de evaluación en Psicología Clínica de vida en la población de 18 a 65 años
COMPORTAMIENTO Y SALUD DE LOS JÓVENES UNIVERSITARIOS: SATISFACCIÓN CON EL ESTILO DE VIDA 85

de Pamplona. Revista Española de Salud estrategia de la atención primaria en


Pública, 79,5, 559-567. salud: la contribución de las instituciones
Fernández del Valle, J. (1996). Evaluación de salud en América Latina. Recuperado el
ecopsicológica de los estilos de vida. En G. 27 julio, 2007, de http://pwr-chi.bvsalud.
Buela, V. E. Caballo y J. C. Sierra (Eds.), org/dol/docsonline/get.php?id= 233
Manual de evaluación en Psicología Clínica Lazarus, A. (1993). Coping theory and research:
y de la Salud (pp. 1071-1089). Madrid: past, present, and future. Psychosomatic
Siglo XXI. Medicine, 55,3, 234-247.
Flórez, L. (2007). Psicología Social de la Salud. Lazarus, A. (2000). Estrés y emoción: manejo
Promoción y prevención. Bogotá: Manual e implicaciones en nuestra salud. Bilbao:
Moderno. Desclée de Brouwer S.A.
Gámez, R. (2005). Intervenciones efectivas en Lazarus, A. y Folkman, S. (1984). Stress,
promoción de la actividad física. Kinesis, appraisal, and coping. Nueva York:
42, 58-61. Springer Publishing.
González, L. (2005). Hábitos alimenticios. Londoño, C., García, W., Valencia, S. C. y
Recuperado el 19 noviembre, 2005, de Vinaccia, S. (2005). Expectativas frente al
http://ucce.ucdavis.edu/freeform/spanol/ consumo alcohol en jóvenes universitarios
documents/nutricion_y_salud1688.pdf colombianos. Anales de Psicología, 21, 2,
Guerra, S., Teixeira-Pinto, A., Ribeiro, J. C., 259-267.
Ascensão, A., Magalhães, J., Andersen, Mesa, M. I., Barella, J. L. y Cobeña, M. (2004).
L. B., Duarte, J. A. y Mota, J. (2006). Comportamientos sexuales y uso de
Relationship between physical activity and preservativos en adolescentes de nuestro
obesity in children and adolescents. Journal entorno. Atención Primaria, 33, 7, 374-380.
of Sports Medicine and Physical Fitness, Miró, E., Cano-Lozano, M. C. y Buela-Casal,
46, 1, 79-83 G. (2005). Sueño y calidad de vida. Revista
Hernán, M., Ramos, M. y Fernández, A. (2004). Colombiana de Psicología, 14, 11-27.
La salud de los jóvenes. Gaceta Sanitaria, Morell, M. y Cobaleda, E. (1998). La nutrición
18,1, 47-55 como base para la salud. En V. E. Caballo
Kandel, E., Schwartz, J. y Jessell, T. (1997). (Ed.), Manual para el tratamiento cognitivo-
Neurociencia y conducta. Madrid: Prentice conductual de los trastornos psicológicos
Hall. (pp.249-283).Madrid: Siglo XXI.
Kornblit, A., Mendes, A. M. y Adaszko, D. Organización Mundial de la Salud. (2006).
(2006). Salud y enfermedad desde la Promoting physical activity and active
perspectiva de los jóvenes. Un estudio en living in urban environments. Recuperado
jóvenes escolarizados en el nivel medio de el 18 septiembre, 2006, de http://www.euro.
todo el país. Instituto de Investigaciones who.int/document/e89498.pdf
Gino Germani, 47, 1-83. Recuperado el 17 Organización de las Naciones Unidas.
abril, 2007, de http://www.iigg.fsoc.uba.ar/ (2005). Informe sobre la juventud
Publicaciones/DT/DT47.pdf mundial. Recuperado el 30 agosto, 2006,
Lalonde, M. (1974). A New perspective on the de http://www.cinu.org.mx/jovenes/
health of Canadians. A working document. informejuv05completo.pdf
Ottawa: Office of the Canadian Minister of Organización de las Naciones Unidas. (2007).
National Health and Welfare. Panorama de la salud en la región. Salud en
Lange, I., Urrutia, M., Campos, C., Gallegos, las Américas. Recuperado el 15 enero, 2006,
E., Herrera, L., Jaimovich, S., Luarte, M., de http://www.paho.org/hia/documentos/
Madigan, E. y Fonseca da Cruz, I. (2006). Esp/HIAbookletCompiled%20-%20Esp.
Fortalecimiento del autocuidado como pdf#search=”panorama
86 LUISA F. LEMA, ISABEL C. SALAZAR, MARÍA T. VARELA, JULIÁN A. TAMAYO, ALEJANDRA RUBIO Y ADRIANA BOTERO

Perpiñá, C., Botella, C. y Baños, R. M. (2006). La (Cevju). Sin publicar, Pontificia Universidad
evaluación de los trastornos de la conducta Javeriana, Cali, Colombia
alimentaria. En V. E. Caballo (Ed.), Manual Salazar, I. C., Varela, M. T., Tovar, J. R. y
para la evaluación clínica de los trastornos Cáceres, D. E. (2006). Construcción y
psicológicos. Trastornos de la edad adulta validación de un cuestionario de factores
e informes psicológicos (pp. 211-233). de riesgo y de protección para el consumo
Madrid: Pirámide. de drogas en jóvenes universitarios. Acta
Prochaska, J. O. y Norcross, J. C. (2001). Stages Colombiana de Psicología, 9, 19-30.
of change. Psychotherapy, 38, 4,443-448. Sámano, R., Flores-Quijano, M. E. y Casanueva,
Ramirez- Hoffman, H. (2002). Acondiciona- E. (2005). Conocimientos de nutrición,
miento físico y estilos de vida saludable. hábitos alimentarios y riesgo de anorexia
Revista Colombia Médica, 33,1, 3-5. en una muestra de adolescentes de la
Reeve, J. (1994). Motivación y Emoción. Ciudad de México. Revista Salud Pública
Madrid: McGraw-Hill. y Nutrición, 6 (2). Recuperado 15 julio,
Rodríguez, J. (1995). Psicología Social de la 2007, de http://www.respyn.uanl.mx/vi/2/
Salud. Madrid: Síntesis. articulos/conocimientos.htm.
Rodríguez, J. y Agulló, E. (1999). Estilos de Sierra, J. C., Jiménez, C. y Domingo, J.
vida, cultura, ocio y tiempo libre de los (2002). Calidad del sueño en estudiantes
estudiantes universitarios. Psicothema, universitarios: importancia de la higiene del
11,2, 247-259. sueño. Salud Mental, 25, 35-43.
Roth, E. (1990). Aplicaciones comunitarias Sparling, P., Owen, N., Lambert, E., y Haskell,
de la medicina conductual. Revista W. (2000) Promoting physical activity: the
Latinoamericana de Psicología, 22,1, 27-50. new imperative for public health. Health
Salazar, I. C. y Cáceres, D. E. (2004, noviembre). Educational Research, 15, 367-376.
Identificación de factores de riesgo y de Suls, J. y Rothman, A. (2004). Evolution of
protección para el consumo de sustancias the biopsychosocial model: prospects and
psicoactivas [SPA] en jóvenes. En V. E. challenges for health psychology. Health
Caballo, S. Anguiano y L. Reynoso (Eds.), Psychology, 23, 119-125.
Memorias IV Congreso Iberoamericano de Varela, M. T, Salazar, I. C., Cáceres, D. E. y
Psicología Clínica y de la Salud (pp. 90), Tovar, J. R. (2007). Consumo de sustancias
Iztacala: Editorial Pax México. psicoactivas ilegales en jóvenes: factores
Salazar, I. C., Varela, M. T., Cáceres, D. E. y psicosociales asociados. Pensamiento
Tovar, J. R. (2005, diciembre). Análisis de Psicológico, 3,8, 31-45.
factores de protección y de riesgo para el Velasco, M. (2004). Actividad física, recreación
consumo alcohol y tabaco en jóvenes. En y calidad de vida. Kinesis. Educación física
M. E. Ortiz (Ed.), Psicología de la Salud y deporte, 39, 61-63.
y Adicciones. Simposio realizado en el III Ventura, M. (2002). Procesos emocionales y
Congreso Latinoamericano de Psicología afectivos. Pensamiento Psicológico, 1,1,
Clínica y de la Salud, La Habana, Cuba. 9-24.
Salazar, I. C., Varela, M. T., Cáceres, D. E. y Vickers, K., Patten, C. y Lane, K. (2003)
Tovar, J. R. (2006). Consumo de alcohol Depressed versus non depressed young
y tabaco en jóvenes colombianos: factores adult tobacco users: Differences in coping
psicosociales de riesgo y protección. style, weight concerns, and exercise level.
Psicología Conductual, 14, 1,77-101. Health Psychology, 22, 5, 498–503.
Salazar, I. C., Varela, M. T., Lema, L. F. y World Health Organization. (2002). The World
Cardona, M. A. (2007). Cuestionario de health report 2002. Reducing risks to
estilos de vida en jóvenes universitarios health, promoting healthy life. Recuperado
COMPORTAMIENTO Y SALUD DE LOS JÓVENES UNIVERSITARIOS: SATISFACCIÓN CON EL ESTILO DE VIDA 87

el 1 febrero, 2007, de http://www.who.int/ Wu, T., Rose, S. y Bancroft, J. (2006). Gender


whr/2002/en/ differences in health risk behaviors and
World Health Organization. (2005). Public physical activity among middle school
Health caused by harmful use of alcohol. student. Journal School Nursing, 22, 1, 25-
Recuperado el 1 mayo, 2007, de http:// 31.
www.who.int/nmh/a5818/en/. Zapata, Y. (2006). Sistemas de seguridad social.
World Health Organization. (2008). Global Material de trabajo de la Especialización
strategy on diet, physical activity and de Administración en Salud. Pontificia
health. Recuperado el 1 marzo, 2008, de Universidad Javeriana Cali, Colombia.
http://www.who.int/dietphysicalactivity/
diet/en/index.html.