Sunteți pe pagina 1din 2

Materia: Morfofisiología.

Alumna: Ilse Mireya Sánchez Cabrales.

MICORRIZAS Y ABSORCIÓN DEL FOSFORO

Las micorrizas es un tipo de simbiosis mutualista; se define el término micorriza (Mykes = Hongo
y Rhiza = Raíz) como una estructura especializada que se forma por la asociación de un grupo
específico de hongos con las raíces de las plantas y cuya función repercute en beneficios
nutrimentales y fisiológicos para ambos organismos, la mayoría de las familias de plantas
terrestres tienen este tipo de simbiosis mutualista.

El fósforo (P) es uno de los 17 nutrientes esenciales para el crecimiento de las plantas. Sus
funciones no pueden ser ejecutadas por ningún otro nutriente y se requiere un adecuado
suplemento de P para que la planta crezca y se reproduzca en forma óptima. El P se clasifica
como un nutriente primario, razón por la cual es comúnmente deficiente en la producción agrícola
y los cultivos lo requieren en cantidades relativamente grandes.

El P penetra en la planta a través de las capas externas de las células de los pelos radiculares y
de la punta de la raíz y juega un papel vital virtualmente en todos los procesos que requieren
transferencia de energía en la planta. Los fosfatos de alta energía, que son parte de la estructura
química (ADF) y ATP, son la fuente de energía que empuja una multitud de reacciones químicas
dentro de la planta. La transferencia de los fosfatos de alta energía del ADF y ATP a otras
moléculas (proceso denominado fosforilación), desencadena una gran cantidad de procesos
esenciales para la planta. La reacción química más importante en la naturaleza es la fotosíntesis,
e n este proceso, la energía solar es capturada en ATP e inmediatamente este compuesto está
disponible como fuente de energía para muchas otras reacciones dentro de la planta. Por otro
lado, los azúcares formados se usan como bloques para construir otras células estructurales y
compuestos para almacenamiento. El P en un componente vital de las substancias que forman
los genes y cromosomas. De esta forma, este elemento es parte esencial de los procesos que
transfieren el código genético de una generación a la siguiente, proveyendo el mapa genético para
todos los aspectos de crecimiento y reproducción de la planta. Abundante cantidad de P se
acumula en el fruto donde es esencial para la formación y desarrollo de la semilla, entre otras
funciones, y como sabemos las actividades humanas han transformado, alterado y destruido los
ecosistemas naturales, lo que ha provocado la desaparición o fragmentación de hábitats y la
proliferación de especies introducidas. Además, la sobre explotación de los recursos naturales y
la contaminación del suelo, el agua y el aire, han dejado los suelos pobres en nutrientes.

El papel de los hongos micorrícicos, funcionan como un sistema de absorción que se extiende por
el suelo y es capaz de proporcionar agua y nutrientes (nitrógeno y fósforo principalmente) a la
planta para su óptimo desarrollo y pueda cumplir todas sus funciones, aparte de proteger las
raíces contra algunas enfermedades. El hongo por su parte recibe de la planta azúcares
provenientes de la fotosíntesis. En las ectomicorrizas la colonización inicia con la llegada de la
espora, propagación del hongo e identificación mutua entre la planta y el hongo, y viceversa, en
la rizosfera, o en regiones próximas a las raíces nutricias o pelos radicales. Este reconocimiento
lo facilitan, al parecer, sustancias exudadas o emitidas por la raíz, que provocan el crecimiento
del micelio y un biotropismo positivo del mismo hacia la raíz, luego hay acercamiento y
acoplamiento progresivo y gradual del micelio y la raicilla produciéndose el contacto intercelular,
al formarse una estructura que adhesiona ambos especímenes. Se realiza la colonización,
produciéndose cambios morfológicos y estructurales tanto en los tejidos colonizados por el hongo,
como en la organización de la pared celular de la raíz. Posteriormente se produce la integración
fisiológica de ambos simbiontes (hongo-raíz), y por último se produce una alteración de las
actividades enzimáticas, que se coordinan entre los
simbiontes para integrar sus procesos metabólicos. La
forma en la que se producen estos cambios fisiológicos
es diferente en endomicorrizas, en las ectomicorrizas las
hifas solo entran en las células corticales por el espacio
intercelular, mientras que en endomicorrizas algunas
hifas entran dentro de algunas células corticales,
formando arbúsculos y/o vesículas.

Las plantas con micorrizas absorben y acumulan más fósforo que las
plantas sin micorrizas especialmente si crecen en suelos de baja
disponibilidad del nutriente. Puesto que el fósforo es un nutriente de
baja movilidad en el suelo, la raíz debe llegar a él para absorberlo. En
raíces con micorrizas el incremento en la absorción de fósforo del
suelo se debe a la mayor eficiencia en acceder a este nutriente y luego
tomarlo. Esto se produce por un aumento en la superficie y el volumen
de suelo que exploran las raíces logrado gracias a dos razones: a)
raíces más sanas y b) las hifas del hongo actúan como una extensión
de la raíz de la planta. La longitud absorbente de la raíz crece y por
consiguiente la exploración de suelo también aumenta.