Sunteți pe pagina 1din 26

“Rubio y Galí y su Clínica social

de 1899: precedente de una


Sociología Clínica”.
Psychofenia, diciembre 2017. Anno XX N.
35-36, pp. 97-114.
ISSN 1722-8093.

Yzaguirre, Fernando de (1) y Fernández-Cid,


Matilde (2).
(1) Universidad del Atlántico.
(2) Universidad Complutense.
Comitato scientifico

Luigi Anolli, Dipartimento di Scienze Umane per la Formazione “Riccardo Massa”, Uni-
versità degli Studi di Milano-Bicocca, Italy; Ramòn Arce Fernàndez, Facultade de Psico-
loxìa, Universidad de Santiago de Compostela, Spain; Guglielmo Bellelli, Dipartimento di
Psicologia, Università degli Studi di Bari, Italy; Piero Augusto Bertacchini, Dipartimento
di Linguistica, Università della Calabria, Italy; Gian Vittorio Caprara, Dipartimento di Psi-
cologia della Personalità, “la Sapienza” Università degli Studi di Roma1, Italy; Maurizio Car-
daci, Dipartimento di Psicologia della Personalità, Università di Palermo, Italy; Duccio De-
metrio, Dipartimento di Scienze Umane per la Formazione “Riccardo Massa”, Università
degli Studi di Milano-Bicocca, Italy; Santo Di Nuovo, Dipartimento di Scienze della For-
mazione, Università di Catania, Italy; Àngel Egido, IPSA, Université Catholique de l’Ouest,
Angers, France; Domenico Fazio, Dipartimento Umanistici,Università del Salento, Italy;
Giuseppe Galli, Dipartimento di Scienze dell’Educazione e della Formazione, Università di
Macerata, Italy; Antonio Godino, Dipartimento di Storia Società Studi sull’Uomo, Univer-
sità del Salento, Italy; Domingo Esteban Gòmez, Dep. Psicol. Clìnica, Universidade de San-
tiago de Compostela, Spain; Frédérique Lerbet-Sereni, Dep. Sc. de l’Education, Universi-
té de Pau et des Pays de l’Adour, France; Paolo Moderato, Dipart. di Psicologia della Co-
municazione I e II, Università IULM-Milano, Italy; Felice Perussia, Dipartimento di Psico-
tecnica e di Psicologia, Università degli Studi di Torino, Italy; Felipe Ruiz Alonso, Univer-
sidàd Pontificia de Salamanca, Campus de Madrid, Spain; Luigi Russo, Dipartimento di
Scienze Umanistiche, Università di Palermo, Italy; Gabriella Sava, Dipartimento Storia So-
cietà Studi sull’Uomo, Università del Salento, Italy; Maria Rita Serio, Dipartimento Storia
Società e Studi sull’Uomo, Università del Salento, Italy.

Direttore: Antonio Godino

Comitato di redazione: Domenico Fazio, Antonio Godino, Gabriella Sava, Maria Rita
Serio, Donato Verardi.
La redazione della rubrica “Lapis. Note e testi” è a cura di. Donato Verardi.

Redazione: indirizzare a: Psychofenia: c/o Cattedra di Psicologia Generale, Prof. Antonio


Godino, Dipartimento di Storia, Società e Studi sull’uomo, Studium 2000, Via Di Valesio, 1
• 73100 LECCE • Tel.: 0832 294880 • e-mail: antonio.godino@unisalento.it

Collaboratori: Albano F. (Brindisi); Altoè G. (Un. di Padova); Anolli L. (Un. Cattolica di


Milano); Arce R. (Un. de Santiago de Compostela-España); Antonelli G. (ATANOR, Istituto
di Psicoterapia – Scoppito (AQ); Arcidiacono L. (Un. di Bologna); Ardoino J. (Un. de Paris
8-France); Baffioni F. (Un. di Firenze); Balconi M. (Un. Cattolica di Milano); Barretta F.
(Lecce); Battacchi M.W. (Un. di Bologna); Bellelli G.(Un. di Bari); Bensi L. (Un. di Bolo-
gna); Bertocci B. (Un. di Firenze); Bianco F. (Lecce); Biasco D. (Lecce); Biolcati R. (Un. di
Bologna); Biunno E. (Lecce); Blotin M. (Université Catholique de l’Ouest-Angers, France);
Bonardel F. (Université Paris 1 Panthéon Sorbonne – Paris) ; Bovenga I. (Lecce); Braga Illa
F.(Un. della Calabria-Arcavàcata); Bruno F. (Un. di Bari); Caci B. (Un. Di Palermo); Cada-
muro A. (Un. di Modena e Reggio Emilia); Caffio I. (Lecce); Canestrari R. (Un. di Bolo-
gna); Cantone D. (SUN - Seconda Università di Napoli); Capuana P. (Un. Di Trento); Ca-
puto A. (Un. di Roma, “La Sapienza”); Cardaci M. (Un. Di Palermo); Carmeci F. A. (Un. di
Palermo); Carrera A. (Un. Cattolica di Milano); Carta M.(Un. Di Cagliari); Carta S.(Un. Di
Cagliari); Cascino G. (Un. di Catania); Catufi V. (Un. di Bologna); Cavallero P. (Un. di Firen-
ze); Cavallone A. (Lecce); Cavalloni I. (Lecce); Celani G. (Un. di Bologna); Cellérier G. (Un.
de Génève-Suisse); Cena L. (Un. Di Brescia); Centonze M.L. (Un. del Salento); Lezzi A.C.
(Lecce); Cesana B. M. (Un. di Brescia); Cella S. (SUN-Seconda Università di Napoli); Chat-
tat R: (Un. di Bologna); Cioffi R. (Un. di Chieti); Cocciolo A. (Lecce); Colace C. (Roma);
Colazzo A. (Lecce); Colazzo M. (Brindisi); Coluccia A. (Un. di Siena); Console D. (Un. di
Firenze); Corrizzato M. (Un. Di Trento); Cortini M. (Un. di Bari); Corvaglia L. (ASL Ma-
glie-LE); Cosenza M, (SUN-Seconda Università di Napoli); Cotrufo P. (SUN-Seconda
Università di Napoli); Costarelli S. (Un. Di Trento); Crimaldi P. (Lecce); Curci A.(Un. di Ba-
PSYCHOFENIA
Ricerca ed analisi psicologica

anno XX, n. 35-36/2017


ri); Dabrassi F. (Un. di Brescia); D’Amicis G. (Un. Di Lecce); Dell’Anna A. (Lecce); Della Ve-
dova A. M. (Un. Di Brescia); De Leo D. (Un. del salento-Lecce); Dell’Anna M. (Un. del Sa-
lento); De Pasquale P. (Lecce); de Yzaguirre F. (Un. Del Atlàntico – Barranquilla, Colom-
bia); Di Marzo M.(Lecce); Di Nuovo S. (Un. di Catania); Di Schiena R. (Un. Di Bari); Di-
vizia B. (Un. di Bologna); Doneda C. (Un. di Brescia); Duca M. A. (Lecce); Ducret J.J. (CE-
PIAG- S.R.E. de l’État de Génève-Suisse); Ducceschi B. (Brescia); Durante N. (Un. del Sa-
lento); D’Urso V. (Un. di Padova); Egido A.(U.C.O.-Un. Catholique de l’Ouest à Angers-
France); Fanelli I. (Un. del Salento-Lecce); Fariña F.(Un. de Vigo-España); Fazio D. (Un. del
Salento-Lecce); Fazioni N. (Un. di Padova); Fava R. (Un. di Bologna); Fazioni N. (Un. Di
Padova); Fernàndez-Cid M. (Un. Complutense, Madrid- España); Ferrari M. G. (Ospedale
Meyer, Firenze); Ferretti F. (Un. di Siena); Feuillet M. (U.C.O.-Un. Catholique de l’Ouest à
Angers-France); Fiore E. (Un. del Salento); Forcignanò E. (Un. del Salento-Lecce); Francio-
so A. (Un. del Salento-Lecce); Fusco T. (SUN-Seconda Università di Napoli); Galli G.(Un.
di Macerata); Gambetti E. (Un. di Bologna); Gambino A. (Un. di Brescia); Gasparre A. (Un.
di Bari); Giancaspro M.L. (Un. di Bari); Giannì I. (Lecce); Giannini P. (Un. del Salento-Lec-
ce); Giannotti P. (Crotone), Gini N. (Lecce); Giovannini D. (Un. di Modena e Reggio Emi-
lia); Giusberti F. (Un. di Bologna); Gnisci A. (SUN-Seconda Un. di Napoli); Godino A. (Un.
del Salento-Lecce); Gòmez D. (Un. de Santiago de Compostela-España); Gramellini I. (Un.
di Bologna); Grassi M. (Firenze); Greco R. (Un. di Bari); Guerretta M. (Un. di Padova);
Guerriera C. (SUN-Seconda Università di Napoli); Guido A. (Lecce); Iacono E.A. (Lecce);
Iglesia Mansilla M.J. (Un. de Santiago de Compostela-España); Imbasciati A. (Un. di Bre-
scia); Imperiale G. (Lecce); Infantino M. G. (Un. Cattolica di Milano); Inturri A. (Un. di Ca-
tania); Invitto S. (Un. del Salento-Lecce); Labella A. G. (SUN-Seconda Università di Napo-
li); Lacarbonara A.(Taranto); Lanciano T: (Un. di Bari); Lefons F. (Lecce); Leoci N. (Taran-
to); Léon C. (Un. de Génève-Suisse); Leone G.(Un. di Bari); Lerbet-Sereni F. (Un de Pau
–France); Leuzzi R.(Lecce); Lezzi A.C. (Lecce); Limiti M. (Milano); Lippi A. (Ospedale Me-
yer, Firenze); Livi S.( Un. “La Sapienza” di Roma); Lodeiro O.( Un. de Santiago de Com-
postela-España); Lomartire L. (Lecce); Lombardi A. (Dip. Psicol. ASL Caserta); Lombardo G.
(Un. Di Palermo); Longo S. (Un. di Catania); Lorini F. (Un. di Siena); Luceri F. (Un. del Sa-
lento); Lupi F. (Un. di Bologna); Luque N.( Un. de Santiago de Compostela-España); Mag-
giolaro E. (Un. di Bologna); Majorello C. (Lecce); Malagnino R. (Lecce); Mancarella F. (Lec-
ce); Manfredi P. (Un. Di Brescia); Manisera M. (Un. di Brescia); Mannetti L. (Un. “La Sa-
pienza” di Roma); Manuti A: (Un. di Bari); Marcias C. (Cagliari); Marino G. (SUN-Secon-
da Università di Napoli); Martignoni E. (Un. dell’Insubria-Varese); Martino M. (SUN-Se-
conda Università di Napoli); Maruccia A. (Lecce); Marzano Parisoli M.M. (Un. di Pisa); Ma-
strolia L. (Lecce); Mattarozzi K. (Un. Di Bologna); Matsumoto D. (State Un. of San Franci-
sco-United States of America); Mele F. (Lecce); Melacca G. (Un. del Salento); Merico F. (Un.
del Salento); Miccoli N. (Lecce); Miglietta F. (Lecce); Miglietta M. D. (Lecce); Mignozzi A.
(Un. del Salento); Montagnolo C. (Lecce); Motta S. (Lecce); Murciano G. (Lecce); Natul-
lo O. (SUN-Seconda Un. di Napoli); Nesca L. (Lecce); Neully M.T. (U.C.O.-Un. Catho-
lique de l’Ouest à Angers-France); Nigro G.(SUN-Seconda Un. di Napoli); Nutricati A. S.
(Lecce); Nutricato A. (Un. del Salento-Lecce); Pagliaini L (Un. Di Brescia); Pagliarello S.
(Un. del Salento); Palermo R. (SUN-Seconda Università di Napoli); Palestini L. (Un. di Bo-
logna); Palmieri R. (Un. di Bari); Pani R. (Un. di Bologna); Passerini I. (Lecce); Pastore M.
(Un. di Cagliari); Pedone P. (Lecce); Patrocchi R. (Firenze); Pelizzari N. (Brescia); Pereira
M. (SISMEL - Firenze); Pierro A. (Un. “La Sapienza” di Roma); Pietrantoni L. (Un. di Bo-
logna); Pintus A. (Un. di Modena e Reggio Emilia); Polignano M. (Un. Di Bari); Pollet M.
(U.C.O. - Un. Catholique de l’Ouest à Angers-France); Portale A. (Lecce); Prati G. (Un. di
Bologna); Quintili M. (Un. “La Sapienza” di Roma); Rega F. (Lecce); Ricciato C. (Lecce);
Rizzo A.(Lecce); Rizzo N. (Dip. Psicol. ASL Caserta); Rocco E. (Un. Ca’ Foscari-Venezia);
Ruggiero F. (Lecce); Ruggiero L. (Lecce); Russo C.(Taranto); Saburido X.L. (Un. de San-
tiago de Compostela-España); Sammarco S. (Un. del Salento); Sava G. (Un. del Salento-Lec-
ce); Scalembra S.(Un. di Bologna); Scardino A. (Conservatorio di Lecce); Scardino R. (Lec-
ce); Scrimieri R. (Taranto); Seijo D. (Universidad de Granada, España); Senese V.P.(SUN-Se-
conda Un. di Napoli); Sergi I. (SUN-Seconda Un. di Napoli); Serio M.R.(Un. del Salento-
Lecce); Sindona S. (Lecce); Sineiro C. (Un. de Santiago de Compostela-España); Spagnolo
SOMMARIO

EDITORIALE

9 La ricerca in psicologia: un dedalo di possibilità


Antonio Godino

I CONTRIBUTI
17 L’intelligenza emotiva al lavoro. Assessment e training per valu-
tare e potenziare lo stile di leadership e le abilità emotive dei
manager nelle professioni socio-sanitarie
Amelia Manuti, Maria Luisa Giancaspro, Tiziana Lanciano, Fabiana
Bruno

35 Cefalee, osmofobia e tratti di personalità


Irene Bovenga

79 Grammatica e metafore in medicina


Maria Paola Zamagni

97 Rubio y Galí y su “Clínica social” de 1899: precedente de una


Sociología Clínica
Fernando de Yzaguirre, Matilde Fernàndez-Cid

LAPIS. Note e Testi


a cura di Donato Verardi
Note
115 Tra Marcuse e Freud. Alcune riflessioni sull’idea di civiltà
Pietro Console
V. (Lecce); Strazzari E. (Un. di Bologna); Talò C. (Un. del Salento-Lecce); Terranova M. (Un.
Vita-Salute San Raffaele); Tondi P. (Un. del Salento-Lecce);Toscano A. (Lecce); Trezzi V.(Un.
Cattolica di Milano); Tutino S. (Un. Cattolica di Milano);Vanni D. (Un. di Firenze);Velicog-
na F. (Un. di Firenze); Verardi D. (Un. de Paris Est- Un. di Pisa); Verbeni V. (Un. di Firenze);
Vidotto G. (Un. di Padova); Zamagni M.P. (Un. di Bologna); Zimmari L. (Lecce).

Editore: PensaMultimedia Editore,Via A. M. Caprioli, 8 73100 Lecce,Tel.: +39 0832 230435,


fax +39 0832 230896. Internet: www.pensamultimedia.it info@pensamultimedia.it

Editore versione elettronica: Coordinamento SIBA Università del Salento (Lecce),


http://siba-ese.unile.it/index.php/psychofenia e http://siba-ese.unisalento.it
Coordinamento SIBA Università del Salento, Edificio “Studium 2000”Via Di Valesio, ango-
lo Via S. Nicola 73100 Lecce (Italy) I recapiti telefonici sono: Tel. +39 0832 294261-2-3 Fax
+39 0832 294261

Diffusione: La rivista è pubblicata semestralmente, a Giugno e a Dicembre, e distribuita


nelle principali librerie nazionali. È pubblicata anche in formato elettronico dal Coordina-
mento SIBA dell’Università del Salento, nell’ambito del Progetto ESE (Editoria Scientifica
Elettronica dell’Università del Salento). La versione elettronica della rivista, ISSN 1720-
1632, è accessibile full-text dal vol. I (1998) all’indirizzo http://siba-ese.unile.it/index.php/psy-
chofenia e http://siba-ese.unisalento.it

Registrazione Tribunale di Lecce n. 10 in data 14/09/2017

Prezzo di un numero è di € 12,00 a copia per il numero singolo.

Abbonamento al volume annuale, pari a due numeri singoli, è di € 22,00 nella forma in-
dividuale e di € 25,00 se in nome d’Istituzioni ed Enti. L’abbonamento biennale, pari a
quattro numeri singoli, è di € 40,00 nella forma individuale e di € 45,00 se in nome di Isti-
tuzioni ed Enti.
The magazine is published twice a year, in June and December, and distributed in major ital-
ian bookstores.
The price of an issue is € 12.00 per copy. Subscriptions to the annual volume of two issues,
is € 22,00 in the individual form and € 25.00 if on behalf of institutions and organizations.
The two-year subscription, equal to four single issues, is € 40,00 in the individual form and
€ 45.00 if on behalf of institutions and organizations.

Norme redazionali: Psychofenia - Ricerca e analisi psicologica pubblica lavori scientifici di ri-
cerca di base, di ricerca clinica, di ricerca psico-sociale, di analisi teorica o meta-analisi di ri-
cerche, senza preclusioni di Scuola o di indirizzo metodologico.
Psychofenia - Ricerca e analisi psicologica accoglie sia contributi ad invito, sia liberi. Questi ul-
timi saranno valutati separatamente da due revisori associati al Comitato Scientifico e di re-
dazione (referees) in modo anonimo; pertanto i lavori proposti per la pubblicazione nella ri-
vista non devono riportare il nome e l’indirizzo dell’autore(i) nella pagina del titolo (né
contenere altri elementi che ne consentano l’identificazione), ma contenere tali dati solo in
un foglio (o file in cd) a parte. Le valutazioni dei referees saranno comunicate direttamente agli
autori, e la pubblicazione dei contributi sarà subordinata all’ottemperamento da parte del-
l’autore(i) di quanto, eventualmente, suggerito in tali valutazioni.
I lavori inviati per la pubblicazione devono essere originali, non proposti nella stessa forma
e contenuto per la pubblicazione in altra sede, né essere stati già pubblicati altrove nella stes-
sa forma.
Le norme editoriali di stesura dei contributi liberi sono quelle convenzionali (titolo, autore/i
con indicazione in nota a piè di pagina dell’eventuale Istituzione di appartenenza, recapito
dell’autore principale per corrispondenza, sommario in Italiano, abstract in Inglese, résumé in
Francese e/o resumen in Spagnolo di massimo 20 righe ciascuno, bibliografia e note al testo)
secondo le norme APA, con presentazione, preferibilmente, in fogli separati e singoli di
eventuali tabelle, grafici ed illustrazioni (tutti numerati separatamente e con indicazione del
133 Fantasmi in trincea Spiritismo, irrazionale e guerra tecnologica
Luca G. Manenti

Testi
149 ALBERTO NUTRICATI, L’enigma delle fiabe. Oltre i simboli e le pa-
role. Dalla Grecia alla Grecìa
Recensione di Donato Verardi

151 DIEGO FRIGOLI, La fisica dell’anima. Riflessioni ecobiopsicologiche


in psicologia
Recensione di Lucia Carluccio

153 DAVIDE SUSANETTI, La via degli dei. Sapienza greca, misteri antichi
e percorsi di iniziazione
Recensione di Lucia Carluccio

LE TESI
155 Lo psicodramma come strumento osservativo e psicopedagogico
Maria Angela Montinari

185 Le violenze contro i minori: cause e conseguenze


Marzia Polo

INDICE DEI NUMERI PRECEDENTI (1-34)

7
punto preferito di inserimento nel testo), due copie cartacee e preferibilmente testo in for-
mato elettronico, registrato in Word Macintosh oppure Word Windows salvato in RTF.
I lavori pubblicati sono redatti in lingua italiana, con un breve riassunto in italiano ed un ab-
stract in inglese, oppure in una delle tre lingue ufficiali dell’Associazione Internazionale di
Psicologia (Inglese, Francese, Spagnolo).
Al primo Autore saranno inviate tre copie gratuite della rivista. Per ottenere degli estratti, in quan-
tità non inferiore a 50 copie, dovranno essere presi contatti diretti con l’Editore Pensa Multi-
media, meglio se prima del termine della stampa del corrispondente numero della rivista.

Psychofenia - Research and psychological analysis publishes scientific papers of clinical research,
theoretical analysis or meta-analysis of researches, basic research, psychosocial research, with
open minds as for School or for methodological approach. Psychofenia - Research and psycho-
logical analysis includes both contributions by invitation, or free proposal . Proposals will be
evaluated separately by two reviewers associated with the Scientific Committee (referees)
anonymously; therefore any work submitted for publication in the journal should not state
the name and address of the author / s in the title page (nor containing other informations
allowing the identification) but contain those data only in a separate sheet. The evaluations
of the referees will be communicated to the authors and the publication of the contribu-
tions will be subject to complying by the author / s as suggested in these assessments.
Works submitted for publication must be original and not offered in the same form and
content for publication elsewhere, or have been previously published elsewhere in the same
form.
The editorial standards of free contributions are conventional (title, author/s with indication
in the footnote of eventual Affiliation, address of the author for correspondence, abstract in
English of max 20 lines, (optional riassunto in Italian, French résumé, and resumen in Span-
ish), bibliography and notes to the text according to the APA rules, presentation of tables,
graphs and illustrations numbered separately in separate sheets, with reference to the num-
ber and the preferred point of insertion in the main text, files in Word, RTF or Nisus for-
mats.
Normally the work are in Italian, but are allowed also works written in the three official
languages of the International Association of Psychology (English, French, Spanish).
To the first author will be sent three free copies of the printed issue. To obtain extracts, in
an amount of not less than 20 copies, will have to be taken direct contacts with the pub-
lisher prior to the printing of each individual number of the magazine.

PSYCHOFENIA - ANNO XX - N. 35-36/2017 – ISSN 1722-8093


FINITO DI STAMPARE dicembre 2017
Rubio y Galí y su “Clínica social” de 1899:

I CONTRIBUTI
precedente de una Sociología Clínica

Fernando de Yzaguirre
Universidad del Atlàntico, Barranquilla (Colombia),
fernandodeyzaguirre@mail.uniatlantico.edu.co
Matilde Fernàndez-Cid
Universidad Complutense de Madrid (España), choska@ccee.ucm.es

“Clinical Sociology” is the name of a relatively young proposal in social


ABSTRACT

sciences. The term is attributed to the sociologist and physician Louis


Wirth, a member of the Chicago School of Social Sciences (in the early
twentieth century), who incorporates this denomination in his 1931 ar-
ticle “Clinical Sociology” (American Journal of Sociology). Fernando de
Yzaguirre made a visual tour that investigates the origins of this proposal
and locates another scientific article, also coming from a physician of the
so-called ‘humanists’, who advances in 32 years Wirth’s explicit allusion to
a “Clinical Sociology “, and we think it deserves to be rescued.
The author is Federico Rubio y Galí, an important medical surgeon born
in Cádiz (Spain) in 1827, the promoter of the Revista Ibero-Americana
de Ciencias Médicas, and very committed to a holistic-comprehensive
perspective, in a time not precisely favourable to ‘critical’ positions such
as this professional represents. Although in a relatively marginal and cen-
sored way, at that time there was also a worry about social problems,
around “endemic social ills”, in Rubio and Galí’s words: “caciquismo”,
“anacronopatía”, “dominación” or “heteropatía”.
We will present this inaugural terminological suggestion of Rubio and
Galí in its production’s context: from the medical profession and from the
‘humanist’ perspective. From there, we recover not only the term (the ‘let-
ter’) but also the intention (the ‘spirit’) and its connection with ‘Clinical
Sociology’.

Keywords: Clinical sociology, socioclinical, sociological background,


diagnostic and intervention in Sociology.

PSYCHOFENIA – ANNO XX – N. 35-36/2017 – pp. 97-114 – ISSN 1722-8093

97
I CONTRIBUTI - ANNO XX - N. 35-36/2017

Rubio y Galí y su “Clínica social” de 1899:


precedente de una Sociología Clínica

Presentamos en esta comunicación un trabajo de búsqueda y recupe-


ración de propuestas que, desde diversas disciplinas y desde perspecti-
vas tanto diagnósticas como interventivas, dialogan con la “Sociología
Clínica”. En este caso, recuperamos la inaugural sugerencia termino-
lógica de Rubio y Galí -que titula “Clínica social” su artículo publi-
cado en 1899- en su contexto de producción: desde la profesión mé-
dica y desde una perspectiva ‘humanista’, lo que permite recuperar no
sólo el término (la ‘letra’) sino también la intención (el ‘espíritu’) de la
propuesta y su conexión con la “Sociología Clínica”.
Siempre que añadimos un ‘apellido’ (Industrial, Económica, de la
Educación, Política, del Consumo… en este caso ‘Clínica’) a la disci-
plina de referencia -aquí “Sociología”- nos obligamos a introducir al-
gún matiz aclaratorio, que en cierta medida explique, acote, justifique
la denominación. Apuntemos entonces, en una primera aproximación,
que el término ‘Clínica’ introduce etimológicamente la idea de ‘apro-
ximación’. La palabra “clínica” está generalmente asociada a ocupacio-
nes médicas, si bien aquí nos interesa remontarnos a su etimología
griega, la cual “nos sitúa cerca del sujeto” (Yzaguirre, Castillo, 2013:
835); pero cabe entender esa mirada de cercanía como una posición,
un lugar, que metonímicamente involucre todo el proceso investiga-
dor-interventivo (posición del investigador, método de análisis, defini-
ción de ‘objeto’ de investigación, papel y función de agentes implica-
dos, abordaje de análisis de resultados), lo que enriquece sus posibili-
dades semánticas. ‘Clínica’, ya en su vinculación a nuestro oficio, indi-
caría no sólo ‘al lado de’, sino ‘con’ los sujetos protagonistas de nuestro
trabajo [klin(e): lecho, ikos(ike): relacionado con]; no sólo el proceso
diagnóstico y analítico, sino también el momento de plantear alterna-
tivas de intervención.
Nada nace de la nada. Al igual que en su día la propuesta de una
nueva ciencia, “Sociología” (en su primera denominación “Física so-
cial”) nace en un momento de gran transformación -política, social,
económica, cultural-, desde posiciones y proyectos muy diversos (quie-

98
FERNANDO DE YZAGUIRRE, MATILDE FERNÀNDEZ-CID

nes buscan ‘cohesión social’ frente a lo que diagnostican como ‘ano-


mia’/‘desorden’, quienes plantean un cambio radical de modelo y nue-
vos pactos), la “Sociología Clínica” recupera la idea de ‘sujeto en pro-
ceso’ y propone una mayor implicación de agentes afectados, lo que
hace necesario el diálogo entre teoría y práctica, los procesos sociales
y las trayectorias personales, las perspectivas ‘macro’ (consideración de
la Historia, la Economía, la estructura social…) en diálogo con las ‘mi-
cro’ (historias vividas, asociaciones locales y convivenciales, proyectos
vitales…), lo que sugiere también la participación solidaria de distin-
tas y potencialmente complementarias disciplinas, aunque desde nue-
stra disciplina ya está implícita en la sociología comprensiva de Weber
y su apelación a la dimensión subjetiva, así como en otros sociólogos
clásicos (Gaulejac e Yzaguirre, 2018).
La “Sociología Clínica” como tal es una propuesta bastante recien-
te en el tiempo, aunque, como sus fundadores reconocen -y recuerdan
a otros- son antiguas sus fuentes y su orientación (Enriquez, 1993): “no
es un ‘descubrimiento’ de estos últimos años. Se constituyó lentamen-
te…”, “…la sociología clínica comprensiva e interpretativa debía ser
completada con una sociología y psicosociología de intervención”. La
propuesta, se formaliza en Francia en la década de 1980; en 1988, en
Ginebra, algunas personas, por iniciativa de Robert Sévigny, Gilles
Houle, Eugène Enriquez y Vincent de Gaulejac constituyen un grupo
de trabajo dentro de la Asociación Internacional de sociólogos de ha-
bla francesa. Así, se irá configurando una red internacional: Bélgica,
Grecia, Italia; México, Brasil, Uruguay, Chile; que desde 1992 organi-
za encuentros, dando lugar a diversas publicaciones en francés, portu-
gués y español.
El origen de la terminología se atribuye al sociólogo y médico Lo-
uis Wirth (1931), miembro de la Escuela de Chicago de Ciencias So-
ciales (principios del siglo XX), quien incorpora esta denominación en
el artículo de 1931 “Clinical Sociology” publicado en el American Jour-
nal of Sociology. La Escuela de Chicago, con Wirth como referente in-
mediato, es por tanto un claro espacio dialógico para los “sociólogos
clínicos”. Pero también encontramos otros momentos, procesos histó-
ricos, que facilitan (o al menos explican) la emergencia de propuestas
y prácticas que apuntan gestos de complicidad. Fernando de Yzaguir-
re realizó un recorrido que indaga en los orígenes de esta propuesta y
localiza otro artículo científico, también procedente de un médico de
los entonces llamados ‘humanistas’, que se adelanta en 32 años en la

99
I CONTRIBUTI - ANNO XX - N. 35-36/2017

explícita alusión de Wirth a una “Sociología Clínica”, y que conside-


ramos merece ser rescatado. El autor es Federico Rubio y Galí (1899),
un importante médico cirujano nacido en Cádiz (España) en 1827,
impulsor de la Revista Ibero-Americana de Ciencias Médicas, muy com-
prometido con una perspectiva de carácter holístico -abarcador, com-
prehensivo- en una época no precisamente facilitadora de posiciones
‘críticas’ como la que este profesional representa. Aunque de forma re-
lativamente marginal y censurada, también en su época existía una
preocupación por problemas sociales, por ‘males sociales endémicos’, en
palabras de Rubio y Galí: el “caciquismo”, la “anacronopatía”, “la do-
minación” o la “heteropatía”.
En cualquier caso, en nuestro proceso de búsqueda -no sólo de pro-
tagonistas antecesores sino de herramientas teóricas, metodológicas,
analíticas- constatamos una evidencia por otra parte muy sociológica:
la coherencia entre el autor, su obra, su posición y el contexto de pro-
ducción.Y, en relación a todos estos elementos, la propuesta planteada
muestra su potencia sintomática, en vínculo con inquietudes e intere-
ses circundantes, pero también sus condiciones de posibilidad. Federi-
co Rubio y Galí (1827-1902) fue médico ‘a su pesar’ (en propia ex-
presión: presiones del medio familiar, sobre todo, explican la decisión);
en todo caso siempre le acompañó una manifiesta inquietud política e
intelectual… Recordemos, como importante referente en el ámbito
intelectual de la época en España, la emergencia y el papel de la Insti-
tución Libre de Enseñanza (innovador proyecto pedagógico, abierto y
regeneracionista, nacido en los años setenta del siglo XIX y con im-
portante presencia hasta 1936, año de inicio de la guerra civil españo-
la) que Rubio y Galí apoyó. Las denuncias de nuestro autor contra el
caciquismo y sus reflexiones sobre la ‘enfermedad social’ de españoles
dialogan con la corriente ‘regeneracionista’… no es el único en hacer-
lo (en ese momento, en ese contexto), pero nos centramos en esta oca-
sión en las aportaciones volcadas en “Clínica social” por lo rico y ma-
tizado de sus contenidos, también por la singularidad y frescura (no
exenta a veces de cierta osadía… también representativa de su medio)
de sus interpretaciones.
La excusa con que inicia el artículo Rubio y Galí es la recepción de
varias fotografías enviadas por uno de sus discípulos, quien toma esta
decisión por la inevitable distancia que le separa de su maestro pero
también por su convicción de la riqueza de contenidos de estas -en
apariencia muy simples, muy ‘espontáneas’- fotografías. Son imágenes

100
FERNANDO DE YZAGUIRRE, MATILDE FERNÀNDEZ-CID

de personas conocidas como “vaqueros”, campesinos pobres y aislados


en el campo de Asturias (región del noroeste español), con algunos sín-
tomas de diversos ‘daños’ susceptibles de diagnóstico médico. En la car-
ta enviada, Ambrosio Rodríguez (discípulo remitente) ofrece ya im-
portantes claves como punto de partida: “…le envío las fotografías.
Están tomadas en el mismo terreno donde los sujetos viven y residen.
Son, como usted decía, ejemplares para el estudio clínico: entendien-
do la clínica, no como una ciencia reducida á un individuo enfermo,
sino también á una colectividad enferma, ya del cuerpo, ya del espíri-
tu ó de ambas cosas á la par” (transcripción literal, respeta el lenguaje de la
época) (Rubio y Galí, 1899: 50). Rico material en manos de quien ya
unos años antes, en discurso titulado “Patología social”, dictado en la
Academia de Medicina de Madrid (1890), había mostrado su convic-
ción de la necesidad para los “patólogos” de adentrarse en asuntos so-
ciales y políticos (“temas y asuntos que embargan la atención en nue-
stro tiempo”) que no sólo enmarcan sino ayudan a explicar los con-
cretos motivos de consulta médica (esas particulares ‘patologías’ tras en-
fermedades con nombre propio).
Desde su posición como médico asegura que la clínica no se ocu-
pa sólo del ‘individuo enfermo’ sino también de la ‘colectividad enfer-
ma’; si, por una parte, podemos destacar la proximidad con algunas lec-
turas funcionalistas u organicistas, también debemos subrayar la poten-
cia de su denuncia (texto en contexto) de los ‘males sociales’, de un
‘estado [social] patológico’. El peso de la tradición higienista se evi-
dencia en el trato que da a la idea de ‘colectividad enferma’, que nos
recuerda también algunas de las más conocidas aportaciones de la épo-
ca a la ‘psicología de masas’ como las de S. Sighèle y G. Le Bon desde
una lectura humanista-reformista.
Nuestro autor es ambicioso cuando nos habla de su idea de una
medicina que va más allá del organismo, para ocuparse de la sociedad:
“Estrecha idea tendría de la Medicina quien la creyese encerrada en el
propósito de curar a un enfermo. Necio necesita ser y pobre de espí-
ritu el que no vea cómo la higiene pública es una ciencia eminente-
mente social que no se ocupa del individuo, sino de los pueblos…”
(Rubio y Galí, 1899: 51). Más adelante, nuestro autor cita a otro mé-
dico coetáneo, Rafael Salillas, antecedente de la antropología criminal
española, cuyo trabajo en el campo de la criminología, estudiando al
hampa y sus costumbres, califica así: “lo que ha venido a hacer son va-
rias primorosas monografías clínicas de patología social” (Ibíd: 52). De

101
I CONTRIBUTI - ANNO XX - N. 35-36/2017

esta manera, Rubio y Galí entrelaza lo clínico y lo social, como se


anuncia en el título de su artículo, y reivindica la mirada social de los
médicos de su época, si bien reconoce que la intención de sus colegas
no fuera escribir sociología. Nuestro autor llama así la atención sobre
la importancia de cultivar una mirada cercana, próxima, a lo social, y
constata que dicha mirada es asumida por muchos médicos, lo que, en
opinión de Rubio y Galí, no debe sorprendernos, dados los estrechos
lazos entre el campo médico y lo social. Del mismo modo, da a enten-
der la necesidad que tiene la sociología de una mirada clínica. Todo lo
cual, le conduce a introducir, por primera vez en una revista científi-
ca, que tengamos conocimiento, la denominación “sociólogos clíni-
cos” (Ibíd: 51).
Sin embargo, tal denominación se hace dentro de unas valoracio-
nes hoy polémicas, al situar a Cesare Lombroso (controvertido médi-
co criminalista italiano que ejerció importante influencia en su época)
y a “la escuela criminalista italiana” (Ibíd: 51) en dicha categoría de
“sociólogos clínicos”. No nos engañamos en este sentido respecto a los
límites interpretativos de nuestro autor, que han de situarse en su con-
texto, pero destacamos algunos de sus perspicaces y provocadores
apuntes (provocación en positivo, pues exigen seguir pensando).
Volviendo a la ‘lectura de imágenes’ de Rubio y Galí (fotografías
tomadas de ‘vaqueros’ con signos patológicos), nuestro autor se ofrece
modestamente a decir aquello que le sugiera “lo que observe”, pero
invita a su alumno a mantener el diálogo interpretativo, a pensar de
forma conjunta; “discurriremos juntos”, propone el maestro. A partir
de aquí, desgrana lo observado en cada fotografía y ensaya una aproxi-
mación tipológica en función de gestos, indumentarias, posiciones,
contextos (de ‘el tío Mateo’ deriva, tras la observación diagnóstica:
“Enfermo grave, nada menos que de la grave y letal enfermedad el ca-
ciquismo.” -Ibíd: 54-).Tomemos algún ejemplo de la atenta mirada clí-
nica aplicada, que desde los detalles ‘micro’ (algún elemento de la ro-
pa) nos orienta en situaciones más abarcadoras: el pequeño espacio ru-
ral asturiano en su (aislamiento, falta de) relación con un mundo cir-
cundante ya mucho más abierto y conectado:

… Ahora sale al paso otro estado morboso que exige su determinación.


“Revélase en la indumentaria: desde los pies a la cabeza, desde la
montera á las abarcas, todo, todo es de industria casera y puramente lo-
cal. No sé por la fotografía si los botones del chaleco son de metal ó no.

102
FERNANDO DE YZAGUIRRE, MATILDE FERNÀNDEZ-CID

En asturianos y de provincias varias, los botones suelen ser de madera,


labrados á navaja… De todas suertes, el hecho firme es que, vestido ex-
terior é interior, calzado y tocado, desde la materia prima, lino ó lana,
metal ó madera, hasta el hilado, tejido, corte y cosido, está hecho en ca-
sa, en la misma aldea; ni tan siquiera en Santa María de Nieva, ni
menos en Cataluña, y ni por pienso en Londres ni Manchester…”
(Ibíd: 54)

Ante posibles objeciones a esta problematización, por quienes sugie-


ran valorar en positivo (como ‘virtud’) ese ‘bastarse a sí mismo’, ese ‘re-
solver el problema como Robinson’, por parte de las gentes estudia-
das, Rubio y Galí responde que incluso valorando la capacidad de re-
solver “de un modo admirablemente económico el problema de la vi-
da individual”, cabría plantear…

“… ¿sucede lo mismo respecto á la vida social? Ese aislamiento, ese no


necesitar, de nada ni de nadie, ¿empece ó no empece, daña ó no daña
á la vida social? Pues esa y no otra es la cuestión, y no olvidemos que
de clínica social se trata” (Ibíd: 55)

El aislamiento, el mantenimiento de una actividad que ignora “el


desarrollo de la industria, del comercio, del arte y de las ciencias”, el
alejamiento de “otras sociedades [que] van evolucionando hacia los
providenciales fines de la historia”, es considerado por nuestro autor
como “malísimo, perverso, oscurantista é inmoral, cuando en el mismo
pueblo y en la misma raza se desenvuelven otras necesidades y éstas se
ven sujetas y retenidas por las fuerzas de inercia de ese estado anacróni-
co social”. Sigue la línea regeneracionista y aperturista, ya con una cla-
ra apuesta por situar a España en un contexto europeo, de desarrollo,
de intercambio, de conformación de nuevas y saludables necesidades
definidas en un modelo socio-económico expansivo; su negación es
claramente etiquetada por Rubio y Galí: “Llamemos, pues, á esa patía
social Anacronopatía” (Ibíd: 55).
La crítica al caciquismo es una constante del regeneracionismo en
España (cómo no recordar el clásico de Joaquín Costa, Oligarquía y ca-
ciquismo). Federico Rubio y Galí nos regala en el artículo que comen-
tamos un fragmento impagable:

“¡Ay del juez que no encause, prenda y encarcele con ley ó contra ley
al que designe el cacique! ¡Ay del gobernador que no se preste á cual-

103
I CONTRIBUTI - ANNO XX - N. 35-36/2017

quier chanchullo! Durarán en su puesto lo que tarde una carta en ir y


volver por el correo. ¿Es esta enfermedad social, ó no lo es? Y grave; tan
grave que, como Dios no toque al corazón de ellos mismos é ilumine
sus conciencias, yo no veo remedio” (Ibíd: 56).

La Real Academia Española de la Lengua define al “cacique” como


“persona que valiéndose de su influencia o riqueza interviene arbitra-
ria o abusivamente en la política y administración de una comunidad”.
Veamos cómo caracteriza Rubio y Galí la figura del cacique:

“… Son, por lo común, bribones más ó menos encopetados, altos y ba-


jos, para quienes no hay ley ni justicia, ni sentimiento patrio, ni más
objetivo que la dominación, ni más estímulo que vivir del presupuesto
nacional, provincial y municipal, de los montes públicos y de otra infi-
nidad de espoliaciones.
Diréis que esto es política.Yo os digo que esto es patología” (Ibíd: 56)

En nota a pie de página apunta que en realidad “no se trata de go-


biernos, de partidos… se trata de vicios individuales que por su gene-
ralización ó trascendencia constituyen vicios sociales…” y es aquí don-
de constatamos que su distanciamiento de una perspectiva sociológica
(Durkheim ya entonces como referencia incuestionable) se acrecienta.
Sin embargo, ya de nuevo fuera del ‘pie de página’, de lleno (unas
páginas más adelante) en el espacio dedicado al análisis, retoma un
ejercicio dialéctico apasionante y, esta vez sí, recordatorio de formatos
que consideramos muy ‘durkheimianos’ (véase por ejemplo esas magi-
strales primeras páginas metodológicas en El suicidio): cuestionamien-
to de las explicaciones entonces dominantes sobre el asunto tratado, pro-
puesta de nuevas interpretaciones en las que lo social se inscribe con
papel hegemónico en la génesis de algunas ‘patologías’:

“Pasada visita y revista á nuestros doce clientes [referencia a las do-


ce fotografías comentadas], preciso é indispensable será que nos sen-
temos para conferenciar y cambiar ideas sobre lo que no da la indivi-
dualidad de éste ó aquél, sino que surge del conjunto…” (Ibíd: 65)

Tras rechazar que la intervención para la mejora de las condiciones


de salud de la población pueda provenir del Gobierno (“¡Ah!, los Go-
biernos, los Gobiernos que de nada se ocupan”, Ibíd: 70) propone la aten-
ción, médica y humana, de quienes padecen la enfermedad, lejos de

104
FERNANDO DE YZAGUIRRE, MATILDE FERNÀNDEZ-CID

espacios de encierro y aislamiento, en colonias libres (matiza el contra-


ste: “no degradantes asilos que vayan á robar á esos infelices el único bien que
les queda y gozan –la amada libertad…”) “donde tengan alimento y aseo, y
el calor del amor que muchas damas consagran á sus falderos”.
Ciertamente, no estamos en condiciones de exigir -no lo hacemos-
coherencia en las diversas afirmaciones que Rubio y Galí vierte en el
artículo mencionado, tampoco nuestro autor realiza un más amplio de-
spliegue explicativo, que nos permitiría profundizar algo más en sus só-
lo esbozadas propuestas… incluimos, no obstante, los párrafos recién
transcritos porque sugieren inquietudes (algunas más vinculadas a con-
texto, otras con carácter más utópico) presumiblemente compartidas
en su momento, aunque no de forma dominante, en algunos espacios
-científicos y políticos- cuestionadores del ‘orden dominante’.
En el segundo (y último, más breve) apartado de “Clínica social”,
Rubio y Galí vuelve, en esta ocasión de forma claramente contradic-
toria (si seguimos pensando en términos sociológicos), a identificar
elementos ‘causantes’ de los males sociales y a barajar alternativas ‘cu-
rativas’. Recogemos en esta ocasión una cita algo extensa por dejar
constancia de las propuestas innovadoras, pero también de los balbuce-
os, de los límites discursivos y de posicionamiento, de la -de nuevo-
coherencia encontrada entre posiciones (personales, sociales), perspec-
tivas, intereses y visiones del mundo, también de las difícilmente evita-
bles contradicciones en un texto tan abarcador, tan plural en sus refe-
rentes.

“Han surgido del fondo de esta tierra: el caciquismo, la ignorancia, la


anacronía, la caridad simoníaca, la mendicidad en sus distintas formas,
la supersticiosidad, el bocio, la estrumosis y el cretinismo (…) Pero sal-
tan también otras enfermedades sociales de gravedad suma, principales
causas de nuestro atraso y nuestras desdichas; causas amargas que es
preciso señalar, no para denunciarlas sañudos e iracundos, sino para ad-
vertirlas caritativamente á los mismos que inconsciente y aun honrada-
mente las entrañan, porque de ellos y no de otros ha de venir el reme-
dio (…) ¿Y dónde buscar el remedio? Pues en los mismos grandes ca-
ciques, en los Presidentes de los Consejos de Ministros y en los Presi-
dentes de las Cámaras, en los caciques jefes de partidos. Siquiera ellos
son menos, y pueden oir. Siquiera son ilustrados, y pueden entender. Si-
quiera deben tener el conocimiento de su responsabilidad; y aunque
estos males atávicos inveterados y constitucionales no se puedan reme-
diar en un día ni en un año, principio de algo es que se haga examen

105
I CONTRIBUTI - ANNO XX - N. 35-36/2017

de conciencia y se vea la social gangrena” (Ibíd: 71-2)

Federico Rubio y Galí ofrece una propuesta terminológica para un


padecimiento que denuncia y combate y que tiene relación con aquel
alejamiento del mundo circundante y el aislamiento en los microespa-
cios originales que más arriba apuntábamos: la “heteropatía”. El pa-
ciente de heteropatía manifiesta síntomas evidentes:

“de no sentir el mundo grande en que vive, de la electricidad, de la me-


cánica, del comercio y la igualdad de los humanos derechos, como sien-
te su sensibilidad atávica y anacrónica el solitario terruño.Y sin embar-
go de no serle imputable tal defecto, ¡qué enfermedad social tan grave y
tan rebelde ésta de la heterotopía…!” No se libran de estos sínto-
mas personas de muy variado perfil… “Tengo entre ellos amigos
queridos, militando en muy opuestos bandos. Oidlos hablar y os pare-
cerán exagerados revolucionarios. Examinad sus actos, y os quedaréis
pasmados al encontraros con el bocio, la estruma y los estigmas del cre-
tino… El heterotópico es tan vecino del fanático, que sólo les separa te-
ner el último poca inteligencia y ser el primero noble: porque, después
de todo, su defecto procede de un primer amor contrariado, y el fanáti-
co surge de un odio vengativo…” (Ibíd: 73)

Rubio y Galí muestra sin ambages su radical crítica al localismo, to-


mado en su peor, más cerrado y enceguecedor sentido… que se con-
vierte en elemento central, signo (también síntoma) evidente de terri-
ble, dramática enfermedad. Es clara su posición aperturista en el ya clá-
sico debate acerca de la conveniencia de mayor/menor cierre/apertu-
ra a los vínculos más allá del propio territorio o cultura, posición que
conlleva una aproximación a la idea (por más que imprecisa, acotada,
con frecuencia contradictoria) de ‘identidad colectiva’. Ahí queda
apuntado el diagnóstico, sugerida la necesidad de intervención; el cier-
re del artículo provoca en el lector demanda de un mayor -o un nue-
vo- despliegue-… situación que se convierte en indicador del interés
provocado.
En todo caso, retomando el motivo de nuestra indagación, nos en-
contramos ante un trabajo -un autor- merecedor de reconocimiento
por lo sugerente de su innovadora aportación, todavía hoy (para noso-
tros, supuestos habitantes de un “mundo de imágenes”) provocadora
de nuevas formas de enfocar, de diferentes perspectivas de ‘lectura’
(imágenes que apuntan situaciones, en todo caso que exigen su tran-

106
FERNANDO DE YZAGUIRRE, MATILDE FERNÀNDEZ-CID

sfiguración para ser entendidas).


Aunque aquí no nos podemos ocupar de actualizar la visión pre-
sentada por Rubio y Galí, cabe cuando menos señalar uno de los pun-
tos en los que su clínica social es más frágil, y es la fallida traslación del
concepto de enfermedad de un organismo, al de una sociedad. En
efecto, como hemos visto, en el contexto de Rubio y Galí existía una
fuerte influencia de la imagen orgánica de la sociedad, que se ve tam-
bién reflejado más allá de este médico, en el mismo origen de la socio-
logía, en el que el organicismo estuvo presente, y del enfoque funcio-
nalista. En base a dicha influencia, se representan los males sociales co-
mo otras tantas enfermedades que pudieran aquejar a un cuerpo. El
problema es que, si bien la imagen es sugerente y parece facilitar el dia-
gnóstico y tratamiento del “cuerpo social” enfermo, en verdad se trata
no sólo de universos distintos, sino que ni siquiera se puede hacer pa-
ralelismo en cuanto al objetivo a cubrir. Como han reflejado pensado-
res de la salud como G. Canguilhem (2004: 103 y ss), la validez de asi-
milar la sociedad a un organismo se podría medir por su contribución
a encontrar los remedios que requieren los males sociales, el problema
es que la relación entre el mal y el remedio en el organismo, y el re-
medio en la sociedad, son radicalmente diferentes, por cuanto el esta-
do saludable del organismo es algo propio e interno a él mismo. Es de-
cir, reconocemos incluso de manera convencional cuándo el organi-
smo está saludable, porque reconocemos su singular modo de ser: “la
norma o regla de su existencia está dada en su existencia misma”, de
manera que, siguiendo el ejemplo del autor, si se trata de un organi-
smo humano, lo que se debe restablecer lo reconocemos con facilidad:
que se recupere para que vuelva a la normalidad, que sea el mismo de
siempre, en lo que no hay ambigüedad; “aun cuando no se sepa exac-
tamente en qué consiste el desorden orgánico... o la naturaleza del
mal...” nadie discute sobre el efecto que se espera de los remedios: “el
efecto esperado de estos remedios es la restauración del organismo en
su estado de organismo sano... el organismo en sí” (Ibíd: 105). La dife-
rencia radical aludida es que cuando se trata de sociedades, lo que di-
scute no es tanto el desorden o el mal que le aqueja, sino cuál debe ser
el estado de una sociedad “sana”: “la finalidad del organismo es inte-
rior a este y, por consiguiente, el ideal que se debe restaurar es el or-
ganismo en sí. En cuanto a la finalidad de la sociedad, es precisamente
uno de los problemas capitales de la existencia humana... todo el mun-
do discute sobre el ideal de la sociedad... los seres humanos se ponen

107
I CONTRIBUTI - ANNO XX - N. 35-36/2017

mucho más fácilmente de acuerdo sobre la naturaleza de los males so-


ciales que sobre el alcance de los remedios aplicables a estos males... la
norma de la sociabilidad humana no está encerrada... De ahí la multi-
plicidad de soluciones posibles” (Ibíd: 106).
De esta manera, como evidencia Canguilhem, si miramos el órga-
no, lo que es más confuso es la enfermedad, el origen y la naturaleza
del desorden que sufre; mientras que si miramos la sociedad, somos ca-
paces de ver con más claridad los problemas: sea la explotación, la po-
breza, el abuso de poder, la corrupción... Mas si se trata de qué refor-
mas sociales, qué estructura y funcionamiento, son los adecuados apli-
car para superar esos problemas y mejorar la sociedad, suele producir-
se división de opiniones, ya que “la vida de una sociedad no es inhe-
rente a ella misma” (Ibíd: 107), es decir, nos resulta más fácil lograr el
consenso sobre la buena salud en un hombre (mujer o varón) que en
una sociedad, lo que guarda estrecha relación con la condición de “un
todo unido” que mantiene un ser humano, frente a la sociedad, cuya
estructura y funcionamiento es completamente distinto, y no es tan fá-
cil sentenciar cuál es su estado normal, ni siquiera si alguna vez ha go-
zado de normalidad.
Lo dicho no resta mérito al texto de Rubio y Galí, que resulta ser
pionero en cuanto a la perspectiva que narramos, pero nos permite po-
nerlo en contexto, así como en el análisis comparado que exponemos
a continuación.

Aproximaciones y divergencias: “Clinical sociology” de Wirth


versus “Clínica social” de Rubio y Galí.

No es nuestra intención profundizar en una detenida lectura compa-


rativa de las aportaciones que Louis Wirth y Federico Rubio y Galí
realizan en los artículos nombrados. Son tiempos, contextos, posicio-
nes, territorios e intereses diferentes los que enmarcan una y otra pu-
blicación. Nos animamos, sin embargo, a apuntar algunas de las simili-
tudes de estos trabajos, que justifica que hayan provocado nuestra in-
vitación a esta propuesta dialógica como precedentes de la sociología
clínica; también apuntamos algunas de las que consideramos sus dife-
rencias más destacables.
Algunas similitudes:
– Ambos autores aportan en su método de trabajo una aproximación

108
FERNANDO DE YZAGUIRRE, MATILDE FERNÀNDEZ-CID

a los sujetos objeto de estudio, si bien sus matices y formatos de esta


aproximación permite diferenciar sus enfoques. Wirth propone el
‘estudio de caso’, un estudio en el que considera incluye la referen-
cia (el análisis) de los grupos de pertenencia de los sujetos. Rubio y
Galí realiza su análisis a partir de situaciones individuales, que tien-
de a generalizar como ‘prototipos’ de carácter -casi- nacional, a par-
tir de su lectura de contextos socio-políticos generales.
– Encontramos también aproximaciones en el objetivo abordado.
Ambos plantean una intención interventora, de cambio, para mo-
dificar una disfunción, lo que desde la medicina se denomina tera-
péutica, con propuestas -algunas muy genéricas, otras más concretas-
de tratamiento en relación a los asuntos estudiados; si bien a medida
que nos acercamos a sus propuestas concretas para la intervención,
de nuevo se evidencian sus diferencias (ver más abajo).
– Nuestros autores comparten también alguna de las limitaciones de-
tectadas en los respectivos trabajos, de las que destacamos en estos
breves apuntes la nula o escasa participación del sujeto analizado
para la ‘terapia’ apuntada en sus conclusiones; en el caso de Wirth al
menos es considerado como sujeto que habla, como informante (las
propuestas que apuntan un ‘objeto que habla’ como protagonista,
como actor que opina y propone, llegarán más tarde).

Algunas diferencias:
– Wirth afirma que ‘clinical sociology’ no es necesariamente ‘social
pathology’, término sin embargo privilegiado en Rubio y Galí. No
hay en Wirth una deriva -o un a priori- de patologización de la so-
ciedad -etiquetas de enfermedad social que condicionan el diagnó-
stico-, lo que orienta un trabajo más atento al hilo que hilvana el te-
jido social, por lo que resulta más “sociológico” en sus contenidos
y propuestas. Aunque ambos ponderan la importancia de factores
como la posición social del sujeto y las situaciones de dominación-
subordinación, Wirth se detiene en el papel que juega en la confor-
mación de la personalidad el status social; toma de R. Park y E. Bur-
gess, autores también pertenecientes a la Escuela de Chicago de la
época, la aportación: la “persona” se conforma de ’individuo’ más el
‘status’ que ocupa y la dinámica del juego de roles en los grupos. Pon-
dera asimismo Wirth en su artículo la necesidad del trabajo inter-
disciplinar: considerar la mirada plural de los distintos ‘especialistas’
(hacia el sujeto y su/s mundo/s) para orientar la correcta interven-

109
I CONTRIBUTI - ANNO XX - N. 35-36/2017

ción, a cargo de un equipo multidisciplinar en el que se integraría


el sociólogo clínico; apunta aquí también el conflicto en la disper-
sión de funciones (psiquiatra: tratamiento de pacientes; trabajador
social: tratamiento de familias, grupos sociales) y desmitifica la pon-
deración de unas profesiones sobre otras, la sobrevaloración de al-
gunas aportaciones personales en función de su especialidad; sitúa
y justifica la relevancia -la mirada sociológica es aquí evidente- de
las ‘historias de vida’ y de los grupos y contextos próximos. Si Ru-
bio y Galí destaca la determinación de los macrocontextos -políti-
co, cultural, económico- en la realidad social y la ‘vida real’ de las
personas, 32 años más tarde apunta Wirth que la intervención en la
realidad social exige la ‘manipulación del mundo social’ que tran-
scurre en paralelo a la modificación de actitudes, y de nuevo pon-
dera las ‘historias de vida’ como herramienta privilegiada para dise-
ñar un adecuado “programa terapéutico”.
– Rubio y Galí comienza hablando de ‘males sociales’ y la necesidad
de ‘ocuparse de los pueblos’, pero el tratamiento lo protagonizan al-
gunos afectados: “… saltan enfermedades sociales de gravedad su-
ma, principales causas de nuestro atraso y nuestras desdichas, causas
amargas que es preciso señalar, no para denunciarlas sañudos é ira-
cundos, sino para advertirlas caritativamente á los mismos que (…)
las entrañan, porque de ellos y no de otros ha de venir el remedio”
(Rubio y Galí, 1899: 70) -entrarían aquí los ‘caciques’, también los
mendigos, los supersticiosos… Aunque en otros casos sitúa la re-
sponsabilidad más allá de estos márgenes, como apunta más adelan-
te: “Hay enfermedades sociales que, como las individuales, no son
culpables de ellas quienes las padecen. ¿Qué culpa tiene el epilép-
tico de la epilepsia ni de sus impulsos?” (Ibíd: 71). Si es evidente la
aportación ‘sociológica’ de Rubio y Galí, hay que recordar el lugar
privilegiado que concede -volvemos a decir: hijo de su época, de
su lugar- a la ‘ciencia’ (que él pondera y anima) y a los profesiona-
les, que tienen la tarea de intervención...; y a la medicina, “la higie-
ne pública”, como ya vimos, la eleva a una ciencia social que se
ocupa de los pueblos.

La mirada “clínica”.

Cerraremos este recorrido destacando uno de los elementos que cabe

110
FERNANDO DE YZAGUIRRE, MATILDE FERNÀNDEZ-CID

subrayar de los dos autores glosados en este artículo: la introducción de


una forma de mirar lo social desde la cercanía, que implica una apue-
sta por interrogar de forma próxima a los actores en torno a su situa-
ción y circunstancias, con una vocación interventiva, transformadora…
es lo que podríamos denominar una “mirada clínica” en ciencias socia-
les. Una mirada que tiene provocadores antecedentes (imposible hacer
aquí un despliegue genealógico) que proceden de muy diversas disci-
plinas; apuntemos aquí siquiera una referencia procedente del visiona-
rio mundo del arte, que se produce algunas décadas antes del artículo
de Rubio y Galí, de la mano de un español universal: el pintor Fran-
cisco de Goya.
Las pinturas negras de Francisco de Goya, datadas entre 1819 y
1824, presentan una mirada cercana a personajes de la época que, sim-
bólicamente, podrían representar ‘tipos sociales enfermos’, en termino-
logía de Rubio y Galí. En estas pinturas, Goya convierte al espectador
en observador cercano de los sujetos en contexto/situación. En parti-
cular, nos gustaría aludir al cuadro “Duelo a garrotazos” del que Car-
los Forada (2001: 124) nos ofrece esta interpretación: “el punto de vi-
sta asignado al espectador nos ubica en el escenario de los contendien-
tes, es decir, pisando el mismo terreno que sus protagonistas”; subraya
Forada un detalle del lienzo (desvelado recientemente gracias al uso de
técnicas fotográficas): uno de los contendientes dirige su mirada al ob-
servador, de tal manera que lo introduce en la obra, haciéndole no só-
lo testigo sino coprotagonista de la narración que transmite la escena.
Esta reciprocidad en el trato, entre observador y observado, nos ha re-
sultado evocadora -a modo metafórico- de la mirada clínica en ciencias
sociales, sobre la que queremos llamar la atención como continuidad
del trabajo presentado en este artículo. En esa mirada que nos lanza el
personaje de Goya, en medio de su drama, descubrimos una llamada
que exige respuesta… más bien interlocución: ¿qué diablos está pasan-
do aquí?, ¿se puede mantener la distancia tras la percepción del dra-
ma?, ¿no formamos ya parte del relato?.

Conclusión

La sociología clínica a la que se refieren nuestros autores se correspon-


de con los antecedentes tempranos que esta perspectiva exhibe desde
la visión médica. Ese origen, no se nos escapa, está marcado por el uso

111
I CONTRIBUTI - ANNO XX - N. 35-36/2017

del término “clínico”, que liga las propuestas al ámbito médico, sea pa-
ra proponer una “medicina de lo social”, en el caso de Rubio y Galí,
o para sostener la importancia de que los hospitales cuenten con un
sociólogo “clínico” que complemente el diagnóstico y el seguimiento
de los pacientes desde una visión sociológica.
Cabría señalar que el mayor mérito de Rubio y Galí fue la fecha
tan temprana en la que concibió la importancia de una clínica social,
en la que debían jugar un papel primordial los sociólogos clínicos, puesto
que la consolidación de la sociología como ciencia se estaba produ-
ciendo de manera coetánea a su escrito. De hecho, “El suicidio” de E.
Durkheim, obra con la cual trató de mostrar de forma empírica las
aportaciones fundamentales de la nueva ciencia, apareció en 1897, ape-
nas dos años antes del artículo “Clínica social”.
La concepción que tenían L. Wirth y F. Rubio y Galí de la socio-
logía clínica ha sido ampliamente superada, si bien los dos, de una u
otra manera, como ya hemos visto, se refirieron a dos dimensiones que
son hoy fundamentales para la sociología clínica: la importancia de
aproximarse al sujeto y la dimensión interventiva, aunque ambas en un
estadio muy temprano a los desarrollos posteriores. En cualquier caso,
los dos autores aluden a una “mirada clínica” en ciencias sociales y abo-
gan por una sociología micro, aplicada y comprometida con la produc-
ción de cambios en problemas que afectan a individuos concretos, que
en esencia son las bases de la sociología clínica actual.

Bibliografía

Canguilhem, G. (2004). Escritos sobre la medicina. Buenos Aires: Amorrortu.


Enriquez, E. (1993). “L’approche clinique: genèse et développement en Fran-
ce et en Europe de l’Ouest”. En: Gaulejac, V. y Roy, S. (eds.), Sociologie
Clinique (pp. 19–35). Paris: Desclée de Brouwer.
Forada, C. (2010). “La observación recíproca. Nueva interpretación de Duelo
a garrotazos”, en Artigrama, 25, 123-142.
Herrera Rodrìguez, E. (2002) “Un acercamiento a la obra de Federico Ru-
bio y Gali (1827-1902)”, Revista de Historia de El Puerto, n.29, 63-89.
Gaulejac, V. e Yzaguirre, F. (2018). “Sociología clínica y emancipación del su-
jeto”. En Álvaro Estramiana, J.L. (coord.) La interacción social. Madrid,
Centro de Investigaciones Sociológicas.
Orozco Acuaviva, A. (1977): “Federico Rubio, el gran maestro”. Anales de la
Real Academia de Medicina y Cirugía de Cádiz, XIII, n. 2, pp. 17-32.

112
FERNANDO DE YZAGUIRRE, MATILDE FERNÀNDEZ-CID

Orozco Acuaviva, A.(1978): “Prólogo”. En: Laín Entralgo, P.: “Federico Ru-
bio y la patología social”. Jano, n. 322, pp. 12 y ss.
Orozco Acuaviva, A. (1978): Médicos escritores gaditanos. Excmo. Colegio Ofi-
cial de Médicos. Cádiz, pp. 33-54.
Rubio y Galì, F. (1890): Discursos leídos en la solemne sesión inaugural del año de
1890 de la Real Academia de Medicina. Establecimiento Tipográfico E. Teo-
doro. Madrid.
Rubio y Galí, F. (1899). “Clínica social”, en Revista Ibero-americana de Ciencias
Médicas (Madrid), vol. II, nº 3, 50-78.
Rubio y Galí, F. (1912): Mis maestros y mi educación. Memorias de niñez y juven-
tud. Obra póstuma e inédita. Prólogo por el Dr. Luis Marco. Imprenta y
encuadernación de V. Tordesillas. Madrid.
Ruiz Lara, A. (1934): “D. Federico Rubio y Gali (Breve reseña biográfica)”.
Trabajos de la Cátedra de Historia Crítica de la Medicina. Madrid, tomo III,
pp. 367-374.
Wirth, L. (1931). “Clinical sociology”. En The American Journal of Sociology,Vol.
37, Nº 1, jul., pp. 49-66.
Yzaguirre, F. y Castillo Mendoza, C.A. (2013). “La perspectiva de la sociolo-
gía clínica: una sociología de proximidad orientada al sujeto”. En Actas del
XI Congreso Español de Sociología: Crisis y cambio, propuestas desde la so-
ciología, volumen Adenda, pp. 832-840.

113