Sunteți pe pagina 1din 2

Epistemología y Ciencia en la Modernidad: El traslado de la racionalidad de

las ciencias físico-naturales a las ciencias sociales. Luis Damiani

Ensayo; MSc. Javier Leal


Facilitadora: Dra. Silvia de Uribe
UNESR-Valera, 02 de Marzo 2018

El autor parte de su visión de la metodología aplicada a las ciencias, y su


respectiva epistemología, concentrada en la crisis que afecta actualmente al
quehacer investigativo. Lo cual puede observarse al concluir el mismo lo siguiente
(Damiani, 1997:240):

Nos encontramos frente a una crisis de fundamentos (pensamos en la


arbitrariedad de los epistemes de Foucault y en la crisis de los grandes
relatos de Lyotard); la ciencia, hoy día, no se puede legitimar a sí misma,
estamos en presencia de una crisis profunda de los relatos
legitimadores. Actualmente, tanto el paradigma positivista como los
otros, no pueden responder a la pregunta: ¿Cómo probar la prueba?
¿Quién decide lo verdadero?

De allí, prácticamente toda la obra gira entorno a la aplicación misma de


la falsación a las diferentes posturas epistemológicas en un recorrido histórico,
por demás fascinante, que se desarrolla desde las posiciones de Aristóteles
pasando por Bacon, Newton y Comte entre muchos otros, hasta desembocar
en el autor que, para él, refleja la posición más significativa y coherente
respecto a la ciencia, la metodología y por ende la epistemología, que debería
desarrollarse durante la investigación en las ciencias sociales, en otras
palabras, se encuentra totalmente identificado con el trabajo de Karl Popper.

Al respecto se hace hincapié en que (ob.cit:238): todo juicio de la


realidad es susceptible de control empírico; en consecuencia, es necesario
rechazar de la ciencia todos los fenómenos que no pueden ser aprehendidos
con la observación y la medición, existiendo una distinción epistemológica
entre la teoría y la observación, como dos niveles de la realidad científica: el
nivel fenoménico, que corresponde a las observaciones susceptibles de ser
comprobadas de acuerdo con criterios autónomos y siempre mediante la
percepción, es netamente distinto y separado del nivel teórico propiamente
dicho, que pretende explicar los fenómenos observables y las
generalizaciones empíricas.

Para Popper, entonces la ciencia no empieza con la recolección y


registro de los datos de observador, sino más bien con un problema y que la
formulación de la teoría precede siempre lógica y genéticamente, bajo la forma
de una conjetura, a todos los restantes momentos de la investigación. Así,
para Damiani, la voluntad de aplicar el método científico empírico analítico al
discurso social, se funda en el supuesto de que la racionalidad es un principio
intrínseco de la misma cambiante realidad fenoménica: la unidad fundamental
del método de la ciencia se basa en criterios experimentales analíticos y en la
causalidad mecánica.

En particular, desde mi punto de vista personal, lo más novedoso e


interesante, es el tratamiento que se le da a la concepción de la verdad como
filosofía del proceso de investigación, llegando a plantearse la existencia, de
acuerdo con Popper, de una “Verdad Interesante”, donde al partir de la
imposibilidad de dar con nuestras teorías, la verdad definitiva, el problema
fundamental que debe atacarse no sería su alcance, lo cual considera
imposible de realizar, sino más bien identificar y eliminar, en el interior de las
teorías con las que se trabaja la mayor cantidad de errores posibles; la verdad
no es otra, según el autor, en sentido estricto, “que una teoría que se libera
constantemente de los errores; es solamente “más verdad” con respecto a un
momento precedente y así al infinito” (ob.cit:231).

La Teoría de la ciencia de Popper, la búsqueda de la certeza, que es el


objetivo de la epistemología propuesta por el empirismo lógico, es
abandonada en favor de una concepción falibilista del conocimiento humano,
y desde ella ataca al “monismo metodológico”, que como refiere el autor, es
idiosincrásico del enfoque positivista de las ciencias sociales, como
gradaciones distintas sólo cuantitativamente de un mismo proceso evolutivo.