Sunteți pe pagina 1din 4

COMENTARIO NACIONAL I

©Presidencia de la República
GOBERNAR
ES RELATAR
10
Son complejos los equilibrios que debe lograr el nuevo
Gobierno para dotar de unidad a su coalición y ofrecer un
discurso que le permita proyectarse.
Chile Vamos necesita perfilar una propuesta con respaldo
no solo en la eficiencia, sino también en la justicia y la
legitimidad política, pues ante él hay sectores de la oposición
que cuentan con fundamentos claros para su acción política.
Claudio Alvarado R. | Subdirector del Instituto de Estudios de la Sociedad (IES)

ebastián Piñera vuelve a La pronósticos más optimistas, la segunda una dimensión amenazante que no cabe
Moneda, luego de tres triun- vuelta mostró las bondades de tener un desconocer, sino conducir. Pensemos, por
fos muy diversos entre sí: una Piñera escudado por Manuel José Ossan- ejemplo, en el modo en que se sumó a
elección primaria tan ingrata dón y los dos Kast, Felipe y José Antonio: Manuel José Ossandón al equipo del ba-
como exitosa, una primera el presidenciable podía hablar a varios pú- lotaje. Aunque era lógico intentar subirlo
vuelta frustrante y un balotaje cuyo re- blicos a la vez. A las ventajas electorales al buque —sus fortalezas guardan directa
sultado final, sin embargo, sorprendió se suma, asimismo, la presencia explícita relación con las debilidades de Sebastián
hasta al más entusiasta de los piñeristas. de múltiples lentes y perspectivas, lo que Piñera— , ¿valía la pena asumir la narra-
Revisar algunos aspectos de este itinera- resulta aún más promisorio. Contar con tiva de la gratuidad en la forma en que se
rio puede ser útil a la hora de reflexionar liderazgos imbuidos de distintas sensibi- hizo? Una cosa era aclarar que nadie per-
sobre los desafíos del Gobierno entrante. lidades e inquietudes es una virtud a la dería las ayudas ya obtenidas, y otra muy
hora de gobernar un país cada vez más distinta adoptar un discurso funcional al
LA DIVERSIDAD DE CHILE VAMOS complejo, como el Chile postransición. trazado por El otro modelo (Debate, 2013).
En principio, una de las mayores fortale- Por eso, dicho sea de paso, habría sido Ese tipo de señales erráticas entorpecen
zas del nuevo Gobierno es la pluralidad de deseable un gabinete de ministros que en- la articulación de un proyecto alternativo,
su coalición. El haber elegido a su candi- carnara mejor dicha pluralidad. Para ello con prioridades claramente diferenciadas.
dato en primarias legales y competitivas, no basta aludir al «centro», sino otorgar Algo semejante ocurre con el permanente
no sin antes superar ciertas reticencias espacio efectivo a las distintas vertientes afán de cierta derecha, incluida una parte
internas, manifiesta una doble novedad que nutren al sector. del piñerismo, de hablarle una y otra vez al
de la centroderecha chilena. Ella logró Pero una diversidad mal llevada pue- «centro liberal» (basta recordar las idas y
institucionalizarse de un modo inédito de ser peligrosa y, por tanto, no estaría vueltas acerca del proyecto de identidad
y, además, dar cabida las diversas tradi- mal algo de cautela: basta recordar la de género la semana previa al cambio
ciones que la componen. Se trata de un fragmentación de la Nueva Mayoría y de mando). Naturalmente, la insistencia
hecho subrayado en reiteradas ocasiones el estado actual de la centroizquierda. no se entiende desde la óptica electoral.
por Hugo Herrera (v.gr.: La derecha en la A primera vista, es positivo convocar Mientras los resultados electorales de
Crisis del Bicentenario, UDP, 2015): los desde viudos de la Concertación hasta grupos como Amplitud o Ciudadanos han
procesos de larga duración dan cuenta nostálgicos de la democracia protegida, sido sistemáticamente modestos, Piñera
de corrientes conservadoras, liberales, pero un proyecto político, aun cuando triunfó sin renunciar, por ejemplo, a su
socialcristianas y nacionales a este lado sea puramente electoral, necesita un mí- visión sobre aborto y matrimonio. Pero,
del espectro político. Las ventajas de to- nimo de consistencia para cautivar a la ante todo, tal insistencia es problemática
marse en serio esa diversidad parecen ciudadanía y proyectarse. De ahí que la en el plano de las ideas y proyectos po-
elocuentes. Si las primarias tuvieron una pluralidad de Chile Vamos, en principio líticos. Aquí no solo está en juego la uni-
convocatoria récord, que sobrepasó los beneficiosa, contiene al mismo tiempo dad de Chile Vamos. Un discurso político

Marzo /Abril — MENSAJE 11


coherente es indispensable para dotar volvimiento individual posible, sin proyec-
de unidad a una coalición plural, pero lo tos compartidos ni bienes comunes en el
es aún más para hacer frente a la nueva
La invocación a la unidad y horizonte (para ahondar en esto, véase el
izquierda. a los acuerdos es una buena capítulo de Matías Petersen en El derrum-
noticia, pero, en ausencia be del otro modelo, IES, 2017). Si se quiere,
LA BATALLA CULTURAL se trata de un «estatismo individualista»
«Ganar la batalla cultural contra el Frente de una narrativa política que, llevado al extremo, conduce al des-
Amplio (FA)»: según han advertido dipu- robusta, esa apelación puede potismo suave que previó Tocqueville. Por
tados como Jaime Bellolio y Felipe Kast, eso es pertinente tener presente la suge-
ese sería el principal desafío futuro de los
terminar siendo apenas rencia del francés: es en la vasta red de
sectores de centro y derecha. La preven- distinguible de la nostalgia familias y asociaciones intermedias —en
ción cobra aún más fuerza con Sebastián por un pasado que no volverá el protagonismo de la sociedad civil—
Piñera instalado en La Moneda. Si bien él donde emerge la alternativa a esa clase
venció en forma maciza, una victoria elec-
o, en el mejor de los casos, la de estatismo. Cuando se piensa la vida
toral no es sinónimo de un triunfo político y invitación a un gradualismo social a partir del puro individuo, además
cultural. Por eso sería insensato menospre- sin contenido propio. de ignorarse la complejidad del fenómeno
ciar al FA, que vino a renovar a la izquierda humano, se tiende a un Estado tutelar (y a
criolla: ahí estarán las riendas ideológicas la inversa: tal clase de Estado, guste o no,
de la oposición (¿qué representante o he- conduce a individuos atomizados).
redero de los viejos tercios concertacionis- con respaldo no sólo en el ámbito de la Si lo anterior es plausible, la conclu-
tas tiene proyección política relevante?). eficiencia, sino principalmente en el de la sión es inequívoca: para responder al FA
Además de una bancada parlamentaria justicia y la legitimidad política. no sirve cualquier crítica al estatismo. De
tan numerosa como ruidosa, el año 2021 Tal réplica supone comprender la natu- hecho, pensar en nuestras instituciones y
tanto Gabriel Boric como Jorge Sharp se raleza del proyecto adversario. Conviene debates más acuciantes única o principal-
podrían sumar a Beatriz Sánchez en la bús- recordar, entonces, que la nueva izquierda mente en función de derechos individuales
queda de la Presidencia. Y, más importante presenta tres notas distintivas. La primera afirmados a priori no es hacerle frente a
aún, Jackson y compañía continúan «con es una aproximación crítica a la democra- la nueva izquierda, sino más bien hacerle
Atria (y Ruiz y Moulian) en la mochila». cia representativa: algunos miembros del el juego, en la medida que implica asumir
Sus planteamientos tal vez nos parezcan FA parecieran asumir que la asamblea acríticamente sus premisas. Un proyecto
muy inadecuados, pero es indudable que constituye el paradigma político por ex- realmente alternativo supone reivindicar la
se apoyan en diagnósticos e ideas que sus- celencia, cuando no el ícono de plenitud vitalidad de la sociedad civil y, por tanto,
tentan sus demandas y otorgan sentido a humana. La segunda es una mirada muy subrayar los propósitos —los bienes co-
su acción política. recelosa de la sociedad civil organizada munes— que dan sentido a las asociacio-
Lo anterior representa un desafío —el (especialmente, si provee bienes públi- nes que la conforman. De lo contrario es
discurso de los derechos sociales gratui- cos), que conduce a someterla a las reglas inviable, por ejemplo, promover de modo
tos y universales exige una respuesta ade- propias de la administración del Estado, o consistente la autonomía escolar y univer-
cuada— , pero también una oportunidad derechamente a incrementar este último. sitaria y, más en general, la tan invocada
para el nuevo gobierno. La invocación a Ejemplos paradigmáticos son su visión de como malentendida subsidiariedad. Este
la unidad y a los acuerdos es una buena la educación o de la Teletón. Pero estas principio exige defender la finalidad de
noticia si la comparamos con la lógica de dos características solo se comprenden determinadas instituciones, la misma que
la retroexcavadora, y será útil e incluso cabalmente a la luz de la tercera: la absolu- puede ser fácilmente puesta en entredicho
necesaria en ciertas coyunturas de Esta- ta primacía que busca darse a los llamados por una mirada que enfatiza los derechos
do; pero no basta para fijar el norte de La derechos individuales, más allá de cual- de un individuo cuya autonomía se exa-
Moneda, ni menos para proponer un rum- quier otra consideración. Aquí asoma una cerba hasta la saciedad.
bo diferente. En ausencia de una narrati- paradoja: tanto la disolución de los ámbi- Como puede verse, el panorama des-
va política robusta, esa apelación puede tos comunes como la excesiva centralidad crito confirma los desafíos de la adminis-
terminar siendo apenas distinguible de la de las prerrogativas individuales conducen tración entrante en el plano de las ideas
nostalgia por un pasado que no volverá al mismo «atomismo social» denunciado políticas. Tanto la pluralidad interna como
o, en el mejor de los casos, la invitación a por la izquierda. Pero en eso consiste pre- el tipo de oposición que enfrentará con-
un gradualismo sin contenido propio. Sin cisamente el sutil estatismo que fomenta firman que el segundo Gobierno de Se-
embargo, la existencia del FA demanda el FA. Aunque su retórica habla de pasar bastián Piñera no podrá esquivar el bulto.
una réplica a la altura de las circunstan- de «clientes a ciudadanos», sus plantea- Guste o no, hay que abordar el asunto del
cias, inspirada en premisas diferentes y mientos apuntan al más autónomo desen- relato. ¿Cómo hacerlo?

12
MÉRITO Y SOLIDARIDAD y solidaridad, o el asesor de contenidos lenguaje ad hoc a los nuevos escenarios.
A la hora de orientar la acción guberna- de la presidencia, Mauricio Rojas, cuando Pero hay más. La perspectiva señalada
mental, la nueva administración debiera recuerda que libertad y solidaridad deben ayuda a superar una debilidad persistente
comenzar por aquellos principios políticos ir de la mano si se espera que la primera de la derecha posdictadura. Por motivos
característicos de sus diversas tradicio- esté al servicio de todos y no únicamen- que deben continuar explorándose, ella
nes, como subsidiariedad, solidaridad y te de los más privilegiados. Este tipo de enfatizó excesivamente la defensa de una
bien común. Pero no solo eso. Estos prin- enfoques, reflejado en el lugar preponde- particular comprensión de la libertad eco-
cipios son fundamentales, pero deben ser rante asignado al Ministerio de Desarrollo nómica, olvidando el complemento con
articulados con un diagnóstico desapa- Social, al Programa de Clase Media Pro- otros criterios de orden social que hacen
sionado del complejo Chile actual: como tegida y a la reforma del Sename, puede posible el despliegue de la libertad per-
decía Raymond Aron, el progreso conlleva contribuir al éxito y proyección del nuevo sonal. Esto conecta directamente con la
sus propias tensiones. Hacerse cargo de Gobierno. Se trata de una perspectiva que misión del segundo Gobierno de Sebas-
ellas de manera propositiva y reformista permite fijar prioridades claras, dotadas tián Piñera. A fin de cuentas, ella consiste
es la tarea del Gobierno que se inicia. de una justificación política y moral: es en articular discursos, estrategias y medi-
Una de sus fortalezas es precisamente hacia la clase media vulnerable y, aún an- das concretas que enfrenten, de manera
que algunos de sus liderazgos parecieran tes que eso, hacia las víctimas de nuestro propositiva, gradual y fructífera, las frus-
haber comprendido, aunque sea en for- orden social (infancia vulnerable, adultos traciones e inseguridades que ha traído
ma incipiente, la necesidad de enfrentar mayores, personas que viven en pobreza, consigo la modernización capitalista de
esas tensiones —en vez de negarlas— , privados de libertad, niños no nacidos y las últimas décadas. Siempre con vistas,
situando la preocupación por las valiosas otros «invisibles»), hacia donde debieran como todo gobierno, a favorecer la mayor
libertades personales en un cuadro más apuntar los esfuerzos del Ejecutivo. Esta plenitud material y espiritual posible de
amplio. Es lo que parecieran intuir el ahora gramática, además, puede contribuir a todos y cada uno de los ciudadanos, co-
ministro Segpres, Gonzalo Blumel, cuando destrabar algunos debates tan persis- menzando por los más vulnerables. Ese
subraya la importancia de articular mérito tentes como estériles, y dotarnos de un es el desafío. MSJ

Marzo /Abril — MENSAJE 13