Sunteți pe pagina 1din 2

EL PAIS DE LAS PARADOJAS

Por Graciella Ortiz

Mi encuentro con la naturaleza del pensamiento sobre la educación del


mexicano se gestó hace 30 años en un marco de necesidades especiales; en
un aula del DIF donde se reunían madres e hijos, con la esperanza de que la
enseñanza que se recibiera, los alejara de la exclusión que viven los
llamados discapacitados. Eso es pasado, pero ahora aunque vivo un
presente donde celebro el desarrollo tecnológico que permite proporcionar
conocimientos a más personas, me doy cuenta de profundas carencias que
viven en los día a día innumerables pueblos y municipios en nuestro país.
¿Que es educación en México? Simplemente una palabra muy pronunciada
que provoca discursos elocuentes, o fenómenos urbanos, que puede ser
moda política o temática global, en donde todos somos culpables de su
ausencia o cómplices de sus resultados. Sabemos que México como
muchos países en Latinoamérica, carece de buenos programas, de buenos
maestros, de buenos políticos y que decir si son cuestiones de dimensión
territorial o situación geográfica, o quizá sea por la estructura corrupta que
lo preside. La lista parece ser interminable, la realidad es que México es un
país de paradojas. Tenemos un pueblo con pasado que no acaba de
descubrir o prospectar un futuro, sabio y noble pero, mentiroso y mediocre,
tenemos atributos cultivados a través de los siglos y de la
transculturización, pero emanamos desaliento y codicia por todos los poros,
la creatividad prolifera pero es usada para el engaño y el robo, para la
descalificación de los menos afortunados en cuestiones educativas.
¿ Que es ser educado?...Cuando viajamos a otros países los mexicanos
respetamos las leyes que están impuestas y no necesitamos que nos
recuerden que debemos hacerlo, en cambio cuando viajamos por las
carreteras mexicanas, descubrimos paisajes llenos de basura, lagos
contaminados, zoológicos donde los animales están hacinados y viven en
condiciones deplorables…es en esos momentos cuando pienso que vivo en
el país equivocado, la educación que impartimos en las aulas con materias
que son de avanzada o currículas multidisciplinarias carecen de un
importante elemento cultural que sensibilice y sea efectivo. Es compresible
que la mayoría de las personas, hayamos sido educadas en escuelas que nos
aportaron conocimientos de una ciencia explicativa, que nos hace creer que
en esta clase de educación está la clave de un futuro prometedor, yo estoy
convencida de que es inútil que se pelee porque cada niño se convierta en
un joven universitario; queremos educación y escuelas para todos, pero a
felicidad de está utopia,- siempre diremos” falto esto y lo otro” porque
los mexicanos estamos perdidos en la complejidad y lucha de dogmas
establecidos, porque no entendemos, que en el contexto nos nacen
necesidades diferentes. Los seres humanos nos diferenciamos unos de
otros porque tenemos niveles de desarrollo distintos, por cuestiones de
personalidad, por sistemas de vida, variables diversas, etc.

La educación tiene una única palabra que introyectada en cada disciplina


de enseñanza, provoca un desarrollo intelectual y un deseo personal de
crecimiento en el aprendizaje. Ni los más pobres ni los más ricos, ni los
mejores ni los peores; malo o bueno se unirían en la profundidad de una
sola convicción que reduce el inconformismo desde el principio de la
individualidad. La solución de la paradoja es “el respeto”. La llave de las
actitudes productivas, de la confianza, la comprensión y el amor a la
enseñanza… a la apertura intelectual de los individuos, ¡Es el respeto!

Nuestra tarea es registrar bondades y potencialidades en cualesquiera


situaciones. Vale la pena reparar en el respeto como un privilegio natural de
crecimiento de naciones, ya que es validado por cada civilización que lo
practica.

Finalmente nuestro mundo es algo más que construcciones escolásticas, es


más que programas, es más que tecnología, religión o política. En nuestro
País de paradojas, la práctica innovadora diaria basada en el respeto, daría
construcción de los significados, de los porqué… daría paz, crecimiento y
desarrollo a cualquier participante del proceso en la educación.