Sunteți pe pagina 1din 7

LA ESTRATEGIA MULTISECTORIAL BARRIO SEGURO

ANALISIS

Es un programa del actual gobierno que busca la resocialización en la


comunidad, proyectándose a que los jóvenes de los llamados ‘barrios
peligrosos’ reciban capacitación para que reciban un trabajo digno que los aleje
del robo, el pandillaje y otras lacras sociales.

La finalidad de “Barrio Seguro” es poder mejorar las condiciones para la


seguridad y convivencia pacífica en los territorios focalizados de acuerdo a los
índices de criminalidad. Así, se le reconoce como una manera distinta a la
tradicional de enfrentar la violencia y el crimen que hay en el Perú. Según lo
expuesto en el decreto supremo 008-2017,

Barrio Seguro” plantea reducir los índices de robos, homicidios y violencia


familiar en los territorios focalizados. Asimismo, incrementar la confianza de la
población en la Policía Nacional del Perú. De igual forma, busca fortalecer el
trabajo articulado de los gobiernos locales, las comisarías, la sociedad civil
organizada, y otras instituciones públicas y privadas responsables del abordaje
de la seguridad ciudadana en los territorios focalizados.

Además, se pretenden disminuir los factores de riesgo que incrementan la


probabilidad de que ocurran hechos de crimen y la violencia, a través de
políticas, programas o servicios ofrecidos por los tres niveles de gobierno.
“Barrio Seguro” trabaja con tres ejes estratégicos para lograr que la estrategia
se plasme de manera correcta en las localidades.
1. Prevención policial: Implica la aplicación de la policía comunitaria;
patrullaje en zonas críticas y puntos de interés; así como investigación e
inteligencia.
2. Prevención social: En esta etapa se requiere la articulación con políticas
y programas sectoriales que abordan factores de riesgo. Asimismo, se
trabaja en la recuperación de espacios públicos, en donde se pone
énfasis en las actividades culturales, deportivas y recreativas. 3.
Prevención comunitaria: Se fortalecen las Juntas Vecinales y las
Brigadas de Autoprotección Escolar (BAPES). Además, se establecen
las redes de vigilancia.

Estrategia Multisectorial Barrio Seguro” plantea la realización de acciones


preventivas que apuntan al abordaje de los factores de riesgo que incrementan
la probabilidad de que ocurran hechos criminales y violentos,

Lo que hace necesaria la incorporación de acciones multisectoriales e


intergubernamentales, que incluye a los gobiernos regionales y gobiernos
locales, que tenga incidencia en los factores de riesgo relevante según la zona
de intervención.

El Ministerio de la Mujer, por ejemplo, participará a través del Centro de


Emergencia Mujer (CEM), un servicio público de atención integral y
multidisciplinaria para víctimas de violencia familiar y sexual. El Ministerio
Público hará lo propio con sus operadores de justicia para orientar sobre
problemas de orden legal.

A su turno, el Ministerio de Cultura promoverá los llamados “Puntos de


Cultura”, mientras que Devida colaborará con orientación sobre la lucha contra
las drogas. Cada esfuerzo estará orientado a mejorar las condiciones de
seguridad y abogar por la convivencia pacífica.

Hasta fines de este año la estrategia multisectorial para la prevención social del
crimen y la violencia Barrio Seguro se implementará en 24 barrios de igual
número de distritos en el ámbito nacional, informó el general PNP (r) Gustavo
Carrión Zavala, director general de Seguridad Ciudadana del Ministerio del
Interior.

“En Perú, el 85 % de los crímenes se produce en 110 distritos, cuyos barrios ya


fueron seleccionados para ser intervenidos con Barrio Seguro. Este año
llegaremos a 24 barrios y en dos años y medio esperamos actuar
multisectorialmente en 100”, precisó el general PNP.
En ese contexto, manifestó que la estrategia recientemente aprobada mediante
Decreto Supremo 008-2017-IN –pero que ya funciona en cinco barrios– incluye
a diversos sectores estatales que forman parte del Plan Nacional de Seguridad
Ciudadana 2013-2018 y con los cuales se realizaron convenios para que
actúen de acuerdo con las solicitudes y problemática de la población.

En cuanto a la forma de medición de los resultados de la estrategia, el general


PNP dijo que también se seleccionaron los “barrios control”, que son zonas con
las mismas características de los barrios implementados con la estrategia, pero
que no cuentan con una intervención.

Sobre el patrullaje integrado, el general aseguró que en lo que va de la actual


gestión del Ministerio del Interior se superó la meta propuesta de 700
patrulleros, llegando a 900 en servicio.

“El patrullaje integrado está funcionando. Los pobladores de las zonas


intervenidas responden que se sienten más seguros y el índice de robos en
esas jurisdicciones disminuyó”,
Son cuatro y el periodo de la intervención es de al menos un año.

1. Etapa de planificación: Se busca identificar barrios y luego asegurar la


participación de las autoridades locales y la comunidad organizada a
través de las Juntas Vecinales. Se establecen las líneas de base para la
ejecución del plan. ESTRATEGIA MULTISECTORIAL
2. Etapa de ejecución: Se basa en el patrullaje en las zonas calientes, el
trabajo con la policía comunitaria, el fortalecimiento de las Juntas
Vecinales y BAPES, así como una labor de investigación e inteligencia
por parte de la PNP para intervenir en zonas conflictivas.
3. Etapa de consolidación: Reforzar la convivencia pacífica de los actores
sociales a través de medidas de más largo aliento que abordan los
factores de riesgo. Se busca involucrar a la juventud en la práctica del
deporte y la cultura para sacarlos del pandillaje, así como se trabaja en
la recuperación de los espacios públicos para beneficio de la comunidad.
4. Etapa de evaluación: Luego de un tiempo prudencial establecido y,
según el diagnóstico, se busca reforzar el modelo.
CONCLUSIONES

A lo largo de los últimos años, para luchar contra la delincuencia organizada y


la común, se ha diseñado y se ha ejecutado una serie de estrategias. Solo para
recordar, la Policía puso en marcha el denominado “Cuadrante Seguro” y
“Grupo Terna”. Las municipalidades pusieron su cuota a esta tarea y surgió el
“Patrullaje Integrado”, en el que serenos y efectivos policiales vigilaban las
calles.

Cuando la situación se salía de control se aprobaban las “declaratorias de


emergencia”, tal como ocurrió en el Callao y Áncash. Ya con Pedro Pablo
Kuczynski como Presidente de la República y Carlos Basombrío Iglesias como
ministro del Interior, se instauró el programa de recompensas, que consiste en
pagar una importante suma de dinero a quien revele información que permita la
captura de buscados delincuentes.

Lo novedoso en este plan piloto es la participación activa y constante de


entidades como, por ejemplo, la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida
Sin Drogas (Devida), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
(PNUD), el Centro de Emergencia Mujer, el Poder Judicial a través de su
programa Adolescente Infractor, el Ministerio Público, mediante la Fiscalía de
Familia y, finalmente, pero no por ello menos importante, las municipalidades y
el presupuesto que se le asignará para que cumpla con su tarea de prevención
de manera efectiva.

Este programa plantea un trabajo integral entra la policía de inteligencia, de


patrullaje y la policía comunitaria que trabajaría mano a mano con la
ciudadanía.

Nos parece que sea suficiente la presencia del patrullaje local integrado, con la
Policía y el Serenazgo, sino que también es importante que todos los vecinos
estén juntos, unidos en lo que es una labor preventiva se seguridad ciudadana,
convirtiéndonos en ojos y oídos de la Policía Nacional para elaborar estrategias
que sirvan para nuestra protección vecinal.
La estrategia multisectorial que impulsa el Ministerio del Interior (Mininter) para
acercar a la Policía Nacional con la ciudadanía, ofreciéndole un trato amable y
facilidades para acceder a los múltiples servicios del Estado, estará trabajando
en 100 barrios del país en los próximos dos años y medio. Así lo anunció el
viceministro de Seguridad Pública del Mininter, Ricardo Valdés Cavassa,
durante la inauguración de la citada estrategia en el sector Sarita Colonia-
Tiwinza del Callao, que beneficiará a unos 12.500 vecinos chalacos por
ejemplo

En inicio “Barrio Seguro” selecciona los barrios a intervenir, considerando tres


factores principales para establecer una lista de prioridades. Los criterios para
establecer la lista o ranking de barrios son: el número de homicidios por cada
cien mil habitantes, el número de denuncias por robos, y la cantidad de
penados en cárceles que domicilian en los barrios analizados. Estos datos
están contenidos en las mediciones que realiza el Instituto Nacional de
Estadística e Informática.

Seleccionado el barrio, el propio INEI realiza un censo para determinar los


factores de riesgo que nos sirvan como línea de base para la articulación del
trabajo de los sectores involucrados en el sistema nacional de seguridad
ciudadana. Paralelamente el INEI realiza también el censo a un barrio que no
va a ser intervenido, pero que guarda características similares al de la
intervención y que opere como barrio control, que nos permita ir midiendo el
avance de la estrategia y la evaluación final a través de los indicadores de
impacto.

Antes del inicio de la estrategia, se fortalece la comisaría de la jurisdicción, se


potencia en coordinación con la autoridad local el patrullaje integrado, se inicia
un período de capacitación a policías, serenazgo y juntas vecinales,
insistiendo, en el caso de policías y serenos en el concepto comunitario de la
función policial. Se fortalecen las oficinas de participación ciudadana de las
comisarías, se asegura el patrullaje permanente durante las 24 horas del barrio
intervenido.
Asegurado el barrio, se inicia la actuación de los sectores comprometidos en
abordar cada uno de los factores de riesgo, para lo cual se ha establecido una
mesa multisectorial, coordinada y dirigida por la dirección general de seguridad
ciudadana del Ministerio del Interior, para asegurar la sostenibilidad de la
estrategia y el seguimiento permanente de las acciones que corresponden a
cada uno de los sectores involucrados. La evaluación a través de los
indicadores de impacto se llevará a cabo al año de haber implantado la
estrategia. El propósito es inducir desde el barrio seguro, el distrito seguro, la
provincia segura, la región segura y finalmente el país seguro.

Resulta imprescindible anotar que somos absolutamente conscientes que los


resultados de esta estrategia no se verán en el corto plazo, que son de lenta
maduración, pero estamos convencidos que es el camino correcto para la
prevención de la violencia y el crimen.

Estamos igualmente convencidos que esta estrategia no es mediáticamente


atractiva, que lo es más la captura de bandas de criminales, narcotraficantes,
sicarios, extorsionadores, empero, era necesario iniciar el abordaje de la
disminución del crimen y la violencia desde la esfera preventiva y hacer posible
la aplicación del plan nacional de seguridad ciudadana desde la perspectiva de
lo local a lo nacional e inducir de esta manera una cultura de certeza social de
dimensión país.