Sunteți pe pagina 1din 2

‘Ignorancia básica’ e ‘Ignorancia activa’

Ernesto Rodríguez (ernestorodri49@gmail.com)

José Medina es un filósofo en la Universidad de Northwestern y en su libro: ‘La


Epistemología de la Resistencia’ (2012) distingue dos tipos de ignorancia: ‘Ignorancia
básica’ e ‘Ignorancia activa’.

La ‘Ignorancia básica’ significa carecer de conocimiento o tener creencias erróneas sobre


algo. Pero en este tipo de ignorancia la persona tiene una voluntad buena de tal manera que
si se le enseña y se le corrige, esa persona puede cambiar su manera de ver las cosas.
Obviamente también puede suceder que esa persona por su propia voluntad continuamente
se esté esforzando por mejorar su manera de ver la vida y entonces por sí misma logre superar
su ignorancia y sus errores. Pero según Medina, la ‘Ignorancia activa’ implica la
‘participación activa y el esfuerzo’ de la persona para seguir siendo ignorante.

Sobre la cuestión de la ignorancia es fundamental recordar el diálogo titulado ‘El Simposio’


del filósofo griego Platón (427-347 A. de C.) en el cual el gran filósofo griego Sócrates (469-
399 A. de C.) se refiere, entre otras cosas, a la importancia de adquirir conciencia sobre la
propia ignorancia, y esforzarse continuamente para superar esa ignorancia. En efecto,
Sócrates dice que la mayoría de las personas son ignorantes, pero no se esfuerzan para
alcanzar sabiduría, precisamente porque ni siquiera están conscientes de la magnitud de su
ignorancia. Así, Sócrates dice: “Por supuesto usted no va a querer algo cuando usted no
piensa que lo necesita” (‘Simposio’, 204a). Según Sócrates, cuando la persona se esfuerza
para reflexionar sobre algún tema y adquirir sabiduría, en la realidad no llega a adquirirla
totalmente, pero al menos adquiere conciencia de que no tenía los conocimientos que creía
que tenía, lo cual ya es un gran avance.

Por otra parte….¿Cómo se podría explicar la ‘Ignorancia activa’ en asuntos sociales y


políticos?....Muy probablemente las personas que se esfuerzan en seguir siendo ‘ignorantes’
es porque tienen un interés personal en no ‘entender’ la realidad. Por ejemplo los burócratas
privilegiados de un gobierno que viven muy bien, muy difícilmente tendrán interés en
comprender cómo viven las grandes mayorías de la población. En efecto, la manera en que
‘veamos’ la sociedad y los asuntos políticos puede estar sesgada por la manera en que
vivamos. El filósofo alemán Ludwig Feuerbach (1804-1872) en su obra: ‘El dualismo de
cuerpo y alma, carne y espíritu, una vez más’ (1846) dice: “En un palacio, uno piensa de
manera distinta que en una choza”. Pero también puede haber ciudadanos humildes que han
percibido algunas migajas que les lanzan los burócratas poderosos y entonces esos
ciudadanos pobres se niegan a ‘ver la realidad’. Por eso, un requisito para comprender la
realidad social y política, es despojarse de intereses personales. El autor alemán Theodor
Adorno (1903-1969) en su colección de ensayos: ‘Minima Moralia’ (1944-1947) lo expresa
admirablemente cuando dice: “Los hombres se tornan estúpidos en el punto donde comienzan
sus intereses, y entonces dirigen su resentimiento contra lo que no quieren entender, porque
temen entenderlo muy bien” (Parte Tercera, Ensayo 118).

Por otro lado, Adolf Hitler (1889-1945) ha sido uno de los autores más perspicaces para
comprender la capacidad que tiene la propaganda para hipnotizar a una población, cuando
dijo: “Por medio de una utilización adecuada y perseverante de la propaganda, uno puede
lograr que un pueblo vea el cielo como si fuera el infierno, o vea una vida espantosamente
abominable como si fuera el paraíso” (1)…Entonces es posible que la persona ‘hipnotizada’
se resista a salir de su hipnosis…¡Quizás estos tres factores ayudan a entender la ‘Ignorancia
activa’ de ciertas personas!!!. NOTA: (1) Referido por Cyril Falls en su obra: ‘Ordeal by
Battle’ (I) (1943). Cita tomada de Pag. 668 en ‘Random House Webster’s Quotationary’.
Leonard Roy Frank (Editor) (1999). Random House.