Sunteți pe pagina 1din 27

1

UNIVERSIDAD PRIVADA ANTENOR ORREGO


“Año del Diálogo y la Reconciliación Nacional”

INTEGRANTES:
ESCOBEDO CASANA, LUZ.
GALICIA GUARNIZ, MILAGRO.
REYES ROMERO, YANELA.
TELLO ALCANTARA, LUCIANITA.
VILLAR CHAUPE, ALONDRA.

DOCENTE:
LUIS SALDAÑA MONZÓN

CURSO:
DERECHO PENAL II – PARTE ESPECIAL

TEMA:
ITER CRIMINIS Y TENTATIVA

TRUJILLO – PERÚ
2

2018

DEDICATORIA Y AGRADECIMIENTO

En primer lugar, agradecemos a Dios


por la vida y la oportunidad de crecer
intelectualmente día a día.

Expresamos agradecimiento al Dr. Luis


Saldaña Monzón, quien durante el
proceso de la investigación monográfica
nos brindó los conocimientos necesarios
para la realización de este trabajo.

Gracias por la confianza ofrecida que nos


brinda.

Agradecemos a cada uno de los


autores de cada libro consultado,
pues aportaron al enriquecimiento de
nuestros conocimientos sobre el
tema.

Gracias también a nuestros familiares,


por todo el apoyo moral y humano,
necesarios en los momentos difíciles de
este trabajo, ya que sin el apoyo de
ustedes no habría sido concluido con éxito
dicha investigación.
3

ÍNDICE GENERAL

PORTADA .......................................................................................................................... 1
AGRADECIMIENTO ............................................................................................................ 2
INTRODUCCIÓN ................................................................................................................. 5

CAPÍTULO I
Iter Criminis
1. Definición ............................................................................................................................... 6
2. Fase Interna ................................................................................................................. 6
2.1 Ideación .................................................................................................................. 6
2.2 Deliberación............................................................................................................ 6
2.3 Decisión .................................................................................................................. 7
3. FASE EXTERNA .............................................................................................................. 7
3.1. Actos preparatorios ............................................................................................... 7
3.1.1 Adelantamiento del delito ........................................................................... 7
3.1.2 Tenencia por arma ........................................................................................ 7
3.1.3 Asociación para delinquir .............................................................................. 7
3.1.4 Marcaje ........................................................................................................ 7
3.1.5 Espionaje ...................................................................................................... 7
3.1. Actos de Ejecución ................................................................................................. 7

CAPÍTULO II
Tentativa

4. Definición ............................................................................................................................... 8
4.1 Fundamento de su punición ........................................................................................... 9
4.1.1 Teoría objetiva .................................................................................................. 9
4.1.2 Teoría subjetiva ................................................................................................. 9
5. Tipo de tentativa.................................................................................................................. 10
5.1 Tipo subjetivo ................................................................................................................ 11
5.2 Comienzo de ejecución (tipo objetivo) ........................................................................ 11
5.2.1 Teoría objetiva ..................................................................................................... 12
5.2.1.1 Teoría formal-objetiva ............................................................................. 12
5.2.2 Teoría subjetiva................................................................................................... 12
5.2.2.1 Teoría subjetiva pura .............................................................................. 12
5.2.3 Teoría objetivo-individual .................................................................................. 12
4

5.2.3.1 La inmediatez temporal......................................................................... 13


3.2.3.2 La puesta en peligro inmediata ............................................................. 13
6. Formas de tentativa .............................................................................................................. 14
6.1 Tentativa inacabada ....................................................................................................... 14
6.2 Tentativa acabada .......................................................................................................... 14
6.3 Tentativa inidónea/Delito imposible ............................................................................. 15
6.4. Delito putativo............................................................................................................... 17
6.5. Tentativa irreal .............................................................................................................. 18

CAPÍTULO III
Desistimiento e Interrupción externa

7. Desistimiento ....................................................................................................................... 18
7.1 Desistimiento en tentativa inacabada .................................................................. 18
7.1.1 Fundamento de la impunidad ................................................................... 18
7.1.2 Naturaleza................................................................................................ 19
7.1.3 Requisitos ................................................................................................ 20
7.1.4 Efectos .............................................................................................................. 20
8. Desistimiento en tentativa acabada ............................................................................ 21
8.1 Requisitos ............................................................................................................ 21
8.2 Consecuencia Penal .............................................................................................. 23
9. Desistimiento en caso de varios intervinientes ............................................................ 23

CAPÍTULO IV
Consumación y Agotamiento
10. Consumación ....................................................................................................................... 24
11. Delito agotado ..................................................................................................................... 24

CONCLUSIONES ............................................................................................................... 26
BIBLIOGRAFÍA ................................................................................................................. 27
5

INTRODUCCIÓN
La idea de estudiar y realizar un análisis teórico práctico, del iter criminis, es para el grupo una
pasión que abarca, desde la más importante valoración que debe realizar un juzgador, fiscal,
defensor, o bien un estudioso del derecho penal, al momento de determinar el grado de
responsabilidad penal que posee un sujeto activo, en una situación específica, desde el
momento en que decide exteriorizar una conducta que el ordenamiento jurídico penal
considera reprochable.
El delito no aparece de improviso, obedece a un proceso, lo que los clásicos denominaban, el
"camino del delito" o “iter criminis”.

Para llegar a la consumación del delito, es necesario seguir un “camino”, que va, desde la idea
de cometerlo—que surge en la mente del sujeto—, hasta la consumación. Ese conjunto de
actos para llegar al delito, se denomina “iter criminis” o “camino del delito”.

Vamos a plantear mediante ejemplificaciones que parten de una base dogmática y jurídica,
acerca de situaciones que ocurren a diario y que pueden o no ser sancionadas al momento
de la comisión de una determinada conducta prohibida, descrita en el supuesto de hecho de
la norma jurídico penal, mismo, que se encuentra normado en nuestra legislación penal, pero
que presenta, en la práctica, gran dificultad de aplicación, por cuanto, resulta complicado el
determinar, tomando en cuenta la psiquis del sujeto activo hasta donde ha llegado su
intención; si ésta se corresponde al resultado obtenido, mismo, que puede o no ser punible
por la norma penal.
Sea por que la conducta ejecutada no es típica; porque desistió o se arrepintió eficazmente,
de iniciar o continuar con la ejecución del tipo de injusto, porque los medios eran
inadecuados para consumar el hecho; o porque aun cuando los medios eran los idóneos, el
bien jurídico protegido era inexistente o el objeto material sobre el que recae la acción
estaba ausente.
6

1. ITER CRIMINIS

Según Villavicencio, Felipe. El Iter Criminis son las etapas constitutivas


de un delito. Es un proceso que parte desde un momento mental (se
concibe la idea de cometer el delito), hasta llegar a un momento externo
(se llega a consumar el resultado).

2. FASE INTERNA

Esta fase es la que se desarrolla en la mente del autor, es decir lo que el


autor del crimen piensa previamente a la iniciación del hecho punible
antes de la realización del hecho.

Según Villa, Javier. Explica que, la fase interna es aquella previa iniciación
del delito, que trascurre en la mente del autor como un proceso
psicológico de ideación, que comprende de la representación mental del
delito, querido por el agente, y la apreciación de lo que estima sus
dificultades e implicaciones jurídicas y morales.

2.1. IDEACIÓN:

El delito nace en la mente del sujeto, en ella se puede observar


deliberación de la idea delictiva que, de acuerdo a las
características del delito, se pretende realizar, la que puede ser
más o menos breve o incluso faltar.
Aquí se da la lucha entre la lucha entre la idea delictiva y las
objeciones valorativas, contrarias a ellas. Esto es importante para
los efectos de determinar la premeditación, que puede ser una
circunstancia de agravación genérica o especifica. Esta etapa
concluye con la resolución donde se decide puesto que todo hecho
doloroso.
En otras palabras, consiste en imaginarse el delito. Ejm: A quiere
matar a B.

En esta fase ya se puede apreciar el dolo, que acompaña al agente


hasta la consumación delictiva que vendría a ser la fase externa.

2.2. DELIBERACIÓN:

Es la elaboración y desarrollo del plan, apreciando los detalles y


forma en que se va a realizar, por ejemplo: A puede utilizar un
arma de fuego y sorprender durante la noche a B.
7

2.3. DECISIÓN:

Se puede definir como la decisión del agente para poner práctica


un plan realizado, por ejemplo: A decide matar a B, con un arma
de fuego durante la noche. Si bien es cierto

3. FASE EXTERNA

3.1. ACTOS PREPARATORIOS

Según Villavicencio, Felipe. Es la etapa en la que el autor dispone los


medios elegidos con el objeto de crear las condiciones para alcanza el
fin que se propone. Estos comportamientos preceden a la ejecución
típica del delito.
Los actos preparatorios son las primeras conductas externas ubicadas
entre la fase interna y el comienzo de la ejecución de la comisión típica
de un delito determinado, dentro de iter criminis.

También lo podemos definir como aquellos que se presentan con


anterioridad a la ejecución del delito y que están dirigidos a facilitarlo. En
principio, los actos preparatorios no son punibles, salvo cuando en forma
independiente constituyen delito. Ejemplo: A planea cometer un
homicidio y para ello se agencia en el mercado negro de un arma de
fuego (el delito presente en ese instante es el de posesión ilegal de arma
de fuego).

3.1.1. Adelantamiento del delito


3.1.2. Tenencia por arma
3.1.3. Asociación para delinquir
3.1.4. Marcaje
3.1.5. Espionaje

3.2. ACTOS DE EJECUCIÓN

Estos aparecen con la exteriorización del pensamiento humano mediante


conductas que tienen una determinada finalidad.
Los actos de ejecución implican acciones u omisiones que están dirigidas
a configurar el tipo penal. Ejemplo: A apunta a la cabeza de B y dispara
un arma de fuego. Si los elementos del tipo se dan completamente,
estamos ante la consumación del delito. En el caso: B muere a causa del
disparo. Se consumó el homicidio. Si los elementos del tipo no se
presentan completamente, el delito queda en tentativa. Supongamos que
B no muere, quedando gravemente herido. Habría tentativa de homicidio,
pero se configuraría el delito de lesiones.
8

Resumimos, entonces, a este nivel que la realización del delito se lleva


a cabo en un proceso general que consta de dos etapas claramente
diferenciadas: una primera, donde hallamos la ideación, deliberación y
decisión criminal (etapa interna); y otra, que se presenta cuando el
agente pone en obra la decisión (etapa externa) : proveyéndose de los
medios o instrumentos elegidos, con miras a crear las condiciones para
lograr la obtención del fin [actos preparatorios], comienza la utilización
concreta de los medios elegidos en la realización del plan [actos de
ejecución], y puede llegar a completar en su totalidad la acción descrita
en el tipo, con todos sus efectos, esta es, la obtención del fin típico
planeado mediante los medios utilizados por el autor [consumación], y
con ello lograr el objetivo que se había propuesto al cometer el delito,
que se encuadra fuera de la acción típica [agotamiento]. A todo este
proceso se la llama Iter Criminis (camino del delito). De estas etapas sólo
entran en el ámbito de lo punible las de ejecución y consumación.

4. TENTATIVA
Los actos que se extienden desde el momento en que comienza la
ejecución hasta antes de la consumación son actos de tentativa. Así pues,
el comienzo de la ejecución típica del delito y su no consumación
representan sus límites.

A diferencia de los actos preparatorios, la tentativa puede ser punible.


Esta es una etapa superior en el desarrollo del delito, pues cuando pasa
a los actos de ejecución, los actos preparatorios quedan absorbidos por
estos. Dentro del iter criminis, la tentativa se encuentra ubicada entre los
actos preparatorios y la consumación. La delimitación entre los actos de
tentativa y los actos preparatorios, y la propia consumación puede ser
problemática. A ella nos referiremos más adelante.

En realidad, la tentativa es la interrupción del proceso de ejecución


tendente a alcanzar la consumación. Estas interrupciones pueden ser
voluntaria (desistimiento) o involuntarias (externas o accidentales). En
nuestra ley, la tentativa puede ser admitida en todos los delitos dolosos
de comisión u omisión a diferencia de otras legislaciones en las que es la
propia ley la que precisa en qué casos la tentativa se sanciona. Hay
consenso en que en los delitos imprudentes no hay tentativa.

En relación con los delitos de peligro concreto, no existen problemas


desde un punto de vista teórico para la admisión de la tentativa, ya que
se exige la puesta en peligro del bien jurídico (resultado típico). En el caso
de delitos de peligro abstracto, resulta muy difícil la admisión de la
tentativa, ya que de su propia esencia se presume el peligro y se exige
su concreción.
9

4.1 Fundamento de su punición


3.1.1 Teoría objetiva.
Entiende que la razón de la sanción de la tentativa está en la puesta
en peligro del bien jurídico protegido. En estas teorías se da mayor
importancia al desvalor del resultado pues se exige que haya una
afectación al bien jurídico. Este criterio se apoya en un fundamento
garantista de seguridad jurídica para el ciudadano, pues sólo se
castigan procesos subjetivos que produzcan un resultado.
Las consecuencias político-criminales son las siguientes: Primera,
impunidad de actos preparatorios, pues se encuentra demasiado
lejos de la lesión al bien jurídico. Segunda, menor sanción de la
tentativa respecto de la consumación, pues el bien jurídico es
afectado en menor gravedad. Tercero, impunidad de la tentativa
inidóneo, pues el bien jurídico no ha sido afectado. Sin embargo,
esta teoría pudo extender la punición a la tentativa inidónea
reconociendo que no sólo entraría en consideración el peligro
corrido por el bien jurídico sino también la peligrosidad exteriorizada
por el autor. Esto fue posible pues la pena se fundamentó en la
prevención especial.

La crítica que se ha formulado a la teoría objetiva se apoyan en las


dificultades prácticas que existen para diferenciar entre acciones
peligrosas y las que no lo son, de manera que no logran satisfacer
la exigencias de seguridad jurídica de las que surgieron, además se
ha resaltado especialmente en el caso de la tentativa inidónea las
consecuencias injustas que esta posición plantea; sin embargo, la
verdadera causa del abandono de estas teorías objetivas se
encuentra en la imposibilidad de explicar el injusto de la tentativa y
no sólo de la tentativa inidónea desde un punto de vista
exclusivamente objetivo.

Nuestro Código Penal, parcialmente, ha adoptado esta teoría, v. gr.


Establece que sólo será penado los actos practicados cuando
constituyen por sí otros delitos, en los casos de desistimiento en
tentativa inacabada (artículo 18) en relación al delito consumado, y
señala la impunidad ara la tentativa inidónea (artículo 17).

4.1.2 Teoría subjetiva


Se origina en la jurisprudencia del Tribunal del Imperio Alemán y
también dio en Italia por la Escuela Positiva (GAROFALO). Esta
teoría pretende fundamentar la punición de los actos no
consumativos en la intención del sujeto, es decir, en su voluntad
hacia dicha lesión en cuanto se manifiesta externamente. Para la
10

Escuela Positiva Italiana bastaba con la peligrosidad social del


sujeto como fundamento de la punición de la tentativa. En la escuela
de Kiel, también se acentuó el aspecto subjetivo pues precisaba que
lo importante era la voluntad contra el pueblo alemán la traición
como la base del delito.

La fundamentación de esta teoría se ubica n la teoría de la


equivalencia de condiciones donde destacando la no existencia de
distinción alguna en el plano objetivo, debido a que todas las
condiciones son equivalente para un resultado se hace imperante
dirigirnos al plano subjetivo. Así pues resulta impropio hablar de la
inidoneidad del medio porque la inidoneidad es lo contrario al
medio.

Las consecuencias prácticas de esta teoría son las siguientes:


Primera, una ampliación del ámbito de los actos ejecutivos
sancionables, con el riesgo de reducir el espacio de los actos
preparatorios impunes Todo ello en razón que la voluntad delictiva
se manifestaría desde el principio. Segunda, similar punición de
consumación y tentativa ya que en ellas existe la misma
subjetividad delictiva sin importar la ausencia del resultad. Tercera,
punibilidad de la tentativa inidónea, pues afirma que no tiene sentido
una distinción entre tentativa inidónea e idónea, ya que tida tentativa
es inidónea pues si era idónea, el delito se hubiera consumado.
Cuarta, frecen dificultades para excluir de punibilidad a las
tentativas irreales (supersticiosas o imaginarias).

Es evidente que esta posición se apoya en un Derecho Penal de


autor, vulnerando el principio del Derecho Penal de acto. Hay que
destacar que castigar la pura voluntad delictiva sin que se produzca
la puesta en peligro o la lesión del bien jurídico, tiene un sentido
bastante autoritario que conduce a la arbitrariedad. Además, no
toda tentativa constituye una señal de peligrosidad del agente, de
tal manera que fundamentar la tentativa inidónea en la peligrosidad
del autor, significa aceptar el hecho que se aplique una pena por la
simple existencia de una sospecha.

Nuestro Código Penal no se inclina por esta teoría ya que establece


la impunidad en el delito imposible (artículo 17).

5. Tipos de tentativa
Son elementos del tipo de la tentativa; el dolo y otros elementos
subjetivos (tipo subjetivo), el comienzo de ejecución de la conducta
11

típica (tipo objetivo), y la falta de la consumación del tipo (factor


negativo).
Estos tres elementos deben siempre ser analizados desde la
perspectiva de un tipo penal concreto. Es por eso que la tentativa en
un tipo dependiente, ya que sus elementos no se constituyen por sí
mismos sino que se hallan referidos a un tipo penal determinado. “No
hay un delito de tentativa sino tentativas de delitos, toda vez que el
dispositivo amplificador o consiste en otra cosa que en la proyección
retrospectiva del mismo tipo (consumado)”.
5.1 Tipo subjetivo
Como expresamos, el dolo es fundamental pues sólo existe tentativa
de un delito doloso. Para la imputación subjetiva de la tentativa se
exige que el agente actúe queriendo los actos realizados impulsados
con la intención de consumar el hecho o al menos aceptando que se
pueda dar lugar a la consumación, es decir, la doctrina ha visto la
necesidad de identificar la “resolución de consumar el delito”.
No existo un dolo de tentativa, se trata del dolo del delito
consumado; de tal manera que si para la consumación es suficiente
el dolo eventual, también lo será para la tentativa. Siendo el dolo del
tipo de la tentativa mismo que el dolo de un tipo penal consumado,
sus componentes deben de comprender la totalidad de los elementos
objetivos del tipo, ya que lo contrario nos llevaría a rechazar el tipo
de la tentativa. De la misma forma, en los tipos agravados o
atenuados, el dolo deberá e comprender los elementos
cualificadores. Siendo idéntico el tipo subjetivo de la tentativa y el
delito consumado, deben también exigirse aquellos elementos
subjetivos del tipo distintos del dolo.
5.2 Comienzo de ejecución (tipo objetivo)
El elemento objetivo y central del tipo de la tentativa viene a ser el
comienzo de ejecución, que consiste en dar inicio a las actividades
delictivas, que sin pasar a otras fases intermedias se dirige
directamente a la realización del tipo pena. En nuestro Código Penal
se ha recepcionado, para la formulación de la tentativa, el criterio del
comienzo de ejecución (artículo 16). Su origen se remonta al Código
Penal francés de 1810 y quizá anteriormente a los prácticos italianos.
Este término legislativo presenta el problema de distinguir los actos
preparatorios del comienzo de ejecución. En realidad, es muy difícil
precisar el comienzo en la ejecución. Para resolver este problema
han surgido diferentes teorías.
12

5.2.1 Teoría objetiva


En su antigua versión italiana esta posición trata de
distinguir los actos preparatorios de los ejecutivos
recurriendo a la fórmula de diferenciar entre actos
equívocos e inequívocos. CARRARA afirmaba que “el
que estén unívocamente dirigidos al delito es la primera
característica indispensable que ha de buscarse en los
actos externos que se pretende imputar como tentativa.
Mientras el acto externo sea de tal índole, que pueda
conducir así al delito como también a una acción
inofensiva, no tendremos sino un acto preparatorio,
que no pueda imputarse como tentativa”. Las dificultades
objetivas para alcanzar una distinción entre actos
equívocos e inequívocos motivaron su abandono, lo que,
sin embargo, no impidió ser tomada en el antiguo Código
Zanardelli y en el artículo 56 del antiguo Código Penal
italiano.
 Teoría formal-objetiva
Para que se dé el comienzo de ejecución, se
exige que el autor haya realizado en forma
efectiva una parte de la propia conducta típica,
penetrando así en el “núcleo del tipo”. Se sabe
que se está ante actos de tentativa y no ante
actos preparatorios, acudiendo a la descripción
estricta de la conducta típica.
5.2.2 Teoría subjetiva
Determina el comienzo de ejecución según la calidad de
la voluntad expresada en la acción que tiende a un
delito. Se han elaborado diferentes posiciones.
 Teoría Subjetiva Pura. Propuesta por Von Buri
en el siglo XIX, que en la actualidad ya no se
sostiene, considera que lo decisivo para distinguir
los actos ejecutivos de los preparatorios es la
opinión del sujeto acerca de su plan criminal, así
serán los actos ejecutivos aquellos que ara el
agente ya constituyen la fase decisiva de su plan.
Ésta tiene el inconveniente de elevar el criterio
individual del autor a criterio determinante del
límite de lo prohibido cuando lo que se requiere
es el criterio de un tercero.
5.2.3 Teorìa objetivo-individual
De acuerdo a esta teoría “la tentativa comienza con
aquella actividad con la cual el autor, según su plan
13

delictivo, se pone en relación inmediata con la


realización del tipo delictivo”. Para determinar el
comienzo de ejecución hay que partir de la acción
descrita en el tipo y luego agregar la comprobación
individual de si el autor, de acuerdo a su plan delictivo,
se puso en actividad inmediata a la realización típica.
Esta posición propone como aspecto igualmente
importante, además del plan concreto del autor “el grado
de aproximación o e inmediación que se alcanza
justamente dentro de ese con relación a la realización
típica. Es el denominado criterio de inmediatez
temporal para para relación del plan del autor.

5.2.3.1 INMEDIATEZ TEMPORAL: El mérito esencial e


esta teoría es apoyarse en el plan concreto del autor y
en la aproximación a la realización típica que se ha
alcanzado conforme al plan. Sim embargo, se considera
que ella contiene todavía un considerable margen de
imprecisión: “su deficiencia reside en no haber elaborada
pauta o criterio conceptual para determinar cuándo,
dentro del plan trazado por el autor, se ha entrado en
relación de inmediación con el tipo delictivo”. Ofrece la
ventaja de su mayor precisión, pues siempre será
discutible cuando empieza a producirse una puesta en
peligro inmediata.

5.2.3.2 PUESTA EN PELIGRO INMEDIATA: En el


sentido que el comienzo de la tentativa se afirma cuando
se produce ya una inmediata puesta en peligro del bien
jurídico. Para explicar el concepto peligro inmediato es
posible utilizar criterios más subjetivos o criterios más
objetivos. Si se usan criterios más subjetivos, en el caso
del que espera en una esquina a la víctima con un arma
de fuego, dicha conducta será ya comienzo de ejecución
pues constituye un peligro inmediato para el bien
jurídico. Por el contrario, si se usan criterios menos
subjetivos y mientras la situación propuesta en el plan no
se haya concreado íntegramente (que la víctima esté
presente) el autor podría todavía desistir de ejecutar el
delito y no debería de privársele de esta posibilidad,
anterior al comienzo de ejecución. Este criterio de la
puesta en peligro inmediata es utilizado como
complemento para casos dudosos (tentativa en delito de
14

omisión, en la autoría mediata, en la tentativa acabada).


La inmediatez temporal.

6. Formas de tentativa
Se distingue entre tentativa inacabada y tentativa acabada. La
diferencia entre tentativa acaba e inacaba debe resolverse tomando
en consideración la representación del autor en base al estado de
realización de su hecho. Normalmente basta recurrir a esta
subjetividad del autor, pero en algunos casos el criterio objetivo puede
dar buenos resultados, lo que es una consecuencia de la extensión del
criterio objetivo-individual.

6.1 Tentativa inacabada


Se presenta cuando el autor, según la representación de los hecho
que tiene en el instante que toma la decisión, no ha realizado lo
necesario para alcanzar el resultado propuesto, pues se presenta
una interrupción originada en la intervención voluntaria del mismo
agente (desistimiento, artículo 18, Código penal) o por
circunstancias externas (Artículo 16, Código Penal).

6.2 Tentativa acabada


Se da cuando el agente, según su representación de los hechos,
entiende haber realizado todos los actos necesarios para que se
consume el delito, faltando sólo la producción del resultado, sin
embargo, éste no se produce por la propia intervención voluntaria
del autor (desistimiento, artículo 18, Código Penal) o por
circunstancias externas (artículo 16, Código Penal).

Existe la necesidad de recurrir, algunas veces a criterios objetivos


para alcanzar la distinción entre tentativa acabada e inacabada.
Esto ocurre en los supuestos que el sujeto en el momento que
interrumpe la ejecución conocía la posibilidad de seguir realización
la acción, pero no lo hizo. De acuerdo a la teoría de consideración
global, en estos casos debería admitirse una tentativa inacabada,
siempre que los actos realizados y los que se ha dejado de ejecuta
constituyan una unidad natural de acción. En sentido contrario, la
teoría de la consideración individual (consideración objetiva-
individual) toma en cuenta si el agente ha estimado como
adecuados a los actos realizados para la producción o la no
producción del resultado. Si el agente ha evaluado el acto realizado
resultada adecuado por sí mismo para consumar el delito, la
tentativa será acabada.
15

Si bien es un tema fuertemente discutido, se acepta que todos


estos principios de delimitación son igualmente aplicables cuando
el agente actúa con dolo eventual. “La punición de la tentativa no
dependerá, ni se verá condicionada a un principio, por el hecho de
que la misma sea realizada con dolo directo de primer rango,
segundo grado o eventual, sino de la peligrosidad ex ante que la
misma crea para el bien jurídico. Ciertamente, en el marco del dolo
eventual se ha planteado si este posee el mismo contenido de
injusto que las restantes formas de dolo, o si, por el contrario, su
contenido de injusto es menor, lo cual sería cierto si se demostrase
que las conductas cometidas con dolo eventual crea ex ante una
menor peligrosidad para el bien jurídico protegido. En este caso, y
atendiendo a la menor punibilidad de la tentativa frente al delito
consumado, se plantea en los supuestos de tentativa con dolo
eventual una doble atenuación que derivaría para algunos casos
en la escasa o nula punibilidad de los mismos”.

6.3 Tentativa inidónea/ Delito imposible.


Dentro de las conductas humanas se encuentra el delito, el mismo
que se encuentra dividido en distintas fases que contiene el Iter
Criminis. Podríamos mencionar que inicialmente se encuentra un
punto de inicio, ideación y actos preparatorios al evento a
realizarse y finalmente un resultado que incurra en un determinado
tipo.

Sin embargo, en el proceso intermedio existen circunstancias que


interrumpen la acción que se plantea realizar y que aparecen por
causas accidentales, voluntarias o naturales. Es así como el
“fracaso” del acto y la no consumación se traducen a la
denominada tentativa.

La tentativa es penada en el Perú con atenuaciones a la pena


descrita en caso de haberse consumado el delito, por lo general las
penas se reducen debido a que no se dañó ningún bien jurídico.
Sin embargo, es con el código penal de 1991 que se incorpora en
el Derecho peruano la figura de la tentativa idónea o delito
imposible basados en el principio de lesividad. Este principio nos
indica que la tentativa idónea no es susceptible a ser sancionada
debido a que no existe un bien jurídico dañado.

Es con el anteproyecto del código penal de la comisión revisora de


la ley 27837 que se modifican algunos términos del artículo 17 del
código penal y se incluye el vocablo “inidóneo” el mismo que
16

significa Ineficacia. Esta modificación es importante debido al


significado lingüístico que incorpora, pues el término “idóneo”
según La Rousse significa: “suficiencia o aptitud para alguna cosa”1

“Estamos frente a una tentativa inidónea o delito imposible


cuando la ejecución delictiva dirigida por el autor no llega a
consumarse por razones fácticas o jurídicas. Los límites de la
tentativa inidónea son precisados en el artículo 17 del Código
Penal y ésta se presenta cuando la consumación del delito
resulta imposible debido a la ineficacia del medio empleado o
absoluta impropiedad del objeto.”2

Debe señalarse que la tentativa en sí, es un delito. Pero la


idoneidad de la tentativa debe referirse al resultado más no a la
conducta.3 Entendemos a la idoneidad desde dos perspectivas
para calificar al delito imposible; Impropiedad del objeto y la
ineficacia del medio es imposible la ejecución debido a que existió
un “error” en la planificación o en el conocimiento previo del agente
activo.

“El juicio de idoneidad debe suponer la constatación y


valoración de un acto, o de una serie de actos, que, en unión
de todas aquellas circunstancias en las cuales se
desenvuelven, sean capaces, aptos, eficaces para la
productividad del resultado consumativo”.4

ELEMENTOS

Según la jurisprudencia, requiere:

1. Una nota de peligro que pone de manifiesto la conducta


desplegada por el autor.
2. La intencionalidad del agente de cometer un delito determinado.
3. La no consecución del objetivo propuesto debido, o a que los
medios elegidos son inidóneos o por carencia absoluta de objeto.

1
LA ROUSSE, 2002. Diccionario Enciclopédico. Bogota, PP.539 113 VILLAVICENCIO, Derecho
2
Penal. Parte General p. 450
3
SOLA RECHE, La llamada Tentativa, p. 12
4
NUÑEZ BARBERO, El delito imposible p. 113
17

JURISPRUDENCIA
Se presentan jurisprudencia por tres materias; por la falta de
tipo, por la idoneidad del medio o del comportamiento y por
Idoneidad del objeto.

FALTA DE TIPO
“No incurre en delito de agresión del art. 104 del CP., ni en
tentativa de delito imposible, el sujeto que apunta a otro con un
arma de fuego que sabe descargada”

INIDONEIDAD DEL MEDIO O DEL COMPORTAMIENTO


“No se está en presencia de un caso de desistimiento voluntario
de la tentativa, sino frente a un caso de tentativa de delito
imposible por falta de idoneidad del medio utilizado para
cometer el delito, el procesado desistió del intento de
apoderarse del automóvil por no acceder al vehículo con la llave
que llevaba”

INIDONEIDAD DEL OBJETO


“Hay delito imposible si al entrar el procesado al camión de
donde debía sustraer las mercancías, éstas no habían sido
cargadas aún”

La lógica más frecuente en nuestros tribunales, desemboca en


sentencias que dejan en libertad al autor de la tentativa inidónea,
basándose en el principio constitucional de lesividad,
fundamentando que el bien jurídico nunca estuvo bajo un efectivo
peligro porque la inidoneidad del medio o el objeto se presentó ex
ante, es decir que el error se hallaba insto en el plan desde su
iniciación, que el sujeto nunca habría podido consumar el hecho
que se proponía, y que la peligrosidad del autor –psíquica más que
nada- es de muy difícil demostración más aún cuando el sujeto no
tiene ningún tipo de antecedentes.

6.4 Delito putativo


El convencimiento erróneo de que una acción es adecuada al tipo –y
como tal se la emprende- cuando realmente no lo es, conduce al delito
putativo, en el que la responsabilidad penal queda excluida por defecto
de la adecuación típica que abre la posibilidad de la pena; el error puede
recaer sobre cualquier aspecto objetivo incluido en el tipo, es decir sobre
elementos de carácter descriptivo (ej. creer que se desobedece a un
funcionario público cuando el que ha impartido la orden no lo es), o
normativo (creer que se yace con una menor de quince años, honesta
cuando en verdad se trata de una experimentada prostituta). El delito
putativo surge, pues, básicamente del convencimiento del autor en la
18

delictuosidad de su acción. Ese convencimiento es erróneo cuando la


tipicidad falta totalmente por ausencia de norma legal.

En el delito putativo se da un error de prohibición: la persona cree que


algo está prohibido, pero no lo está, y, por lo tanto, el delito putativo no
está penado. Ya que la ley no la tipificó como delito.

6.5 TENTATIVA IRREAL


Se da cuando el realizador usa recursos abstractos para lograr su fin
lícito, lo mismo también no tiene fundamento concreto, para que se pueda
alcanzar la consumación.

No es comprobable por ello se le denomina causalidad.

Posiciones:
 Posición objetiva: Hace referencia que el Derecho
Penal tiene que enfocarse en la prevención de actos
dañinos para la población, que en su ejecución
pueden poner en riesgo el patrimonio.
 Posición subjetiva: Nos da a conocer que la
tentativa imaginaria, con respecto a la voluntad
carece mérito de pena; por cuanto el hecho pierde
realidad.5
7. DESISTIMIENTO
Se puede presentar tanto en la tentativa acabada como en la inacabada.
EN este caso, la tentativa deja de ser punible cuando el agente
voluntariamente desiste de proseguir la ejecución del delito o impide la
verificación del resultado.

7.1 Desistimiento en tentativa inacabada


Se presenta el desistimiento en la tentativa inacabada cuando,
iniciado el proceso de ejecución, el autor abandona voluntariamente
la ejecución. Según su representación de los hechos, él considera que
no ha hecho lo que tenía que hacer para consumar el delito y decide
voluntariamente interrumpir la ejecución. Ejemplo: El ladrón que
ingresa a una casa para sustraer un valioso jarrón, en el momento en
que pretendía tomarlo se desiste y se retira del lugar. Nuestro Código
Penal declara que esta tentativa no es punible.
7.1.1 Fundamento de la impunidad
Se han presentado distintos criterios. En principio, se utiliza la
teoría político-criminal “puente de plata”. Según esta posición
la impunidad es un incentivo para el autor a fin que impida la
producción del resultado. Se le critica en la medida que la

5
Derecho Penal Parte general. Felipe Villavicencio. T./Páginas: 453 – 454.
19

mayoría de personas no tienen conocimiento de este “puente de


oro” y, en consecuencia, mal puede constituirse como un motivo
del desistimiento.

También se ha elaborado la teoría del premio (teoría de la


gracia) en el sentido que el desistimiento voluntario debe
valorarse como un “mérito personal” y, por tanto, debe
“premiarse con el perdón”. Se le objeta el hecho que ella se limita
a afirmar que el autor se beneficia con el desistimiento pero no
da respuesta a por qué la ley otorga un beneficio tan amplio.

Según la teoría de la culpabilidad insignificante, “el verdadero


sentido del privilegio al que se desiste reside en la insignificancia
de su culpabilidad”. Los autores que defienden la atipicidad del
desistimiento niegan validez a esta posición.

La teoría del fin de la pena (teoría del indicio) busca la respuesta


en el catálogo tradicional de los fines de la pena entiende que la
impunidad se fundamenta en la atenuación de la culpabilidad, en
el desinterés mostrado por el que se desiste o en una conexión
de ambos que determinan prescindir de la pena desde un punto
de vista retribucionista o de prevención.

En definitiva, se puede afirmar que son diversos los criterios que


se ubican detrás el artículo 18 del Código Penal. La culpabilidad
desaparece o es insignificante por el retroceso del autor. Y si se
renuncia por completo a la sanción es porque el autor se le
estimula en interés de la no producción del resultado.

7.1.2 Naturaleza
Naturaleza que puede tener el derecho material que sustenta la
pretensión procesal. Así, algunos ordenamientos sustantivos
declaran la irrenunciabilidad de algunos derechos materiales o
les otorgan una cobertura de seguridad adicional a otros, en
estos últimos casos, la declaración de desistimiento es relativa.

Si se trata de derechos irrenunciables, nos parece que no existe


posibilidad que el titular de ese derecho pueda desistiese de su
pretensión; pensemos en casos referidos al llamado Derecho de
Familia o al particular caso de los derechos del inquilino de
vivienda dentro del ámbito del Decreto Ley Nº 21938, entre otros.
Sin embargo, habrá otros en donde el Órgano Jurisdiccional
deberá decidir con arreglo al caso concreto la declaración de
20

desistimiento. En algunos casos requerirá de prueba adicional,


en otros de alguna formalidad accesoria, pero siempre será su
discrecionalidad la que defina el amparo del desistimiento. Es el
caso del desistimiento del representante legal de un incapaz, por
ejemplo. En estos supuestos, es obligación de la jurisprudencia
el generar una casuística que enseñe y delinee los casos en que
sea posible declarar o rechazar un desistimiento de la pretensión
procesal.

7.1.3 Requisitos
En cuanto a los efectos del desistimiento del proceso podemos
citar los siguientes:
 En el caso del desistimiento total, extingue el proceso sin
afectar la pretensión procesal, la que puede ser intentada en
un nuevo proceso, salvo que se vea afectada por la
prescripción.

 Las actuaciones procesales realizadas y contenidas en el


proceso materia de desistimiento mantienen su plena validez,
es decir, no están afectadas por vicio alguno.

 El efecto del desistimiento parcial del recurso, es dejar firme -


expedita para ser ejecutada-, la resolución que se encontraba
recurrida.

 Si el desistimiento parcial es respecto de medios


impugnatorios distintos al recurso, entonces se consiente en
la validez, eficacia y procedibilidad del acto impugnado.

7.1.4 Efectos
En cuanto a los efectos de esta clase de desistimiento, podemos
citar los siguientes:
 El titular del derecho sustantivo en el que se sustenta la
pretensión procesal, mantiene la calidad de titular de su
derecho, sin embargo, no podrá intentar jamás convertir su
pretensión material en pretensión procesal. En otras palabras,
el titular del derecho sustantivo ha perdido la pretensión
procesal --entendida ésta como manifestación emanada del
derecho material-de manera definitiva, no pudiendo, en
consecuencia, recurrir otra vez al Órgano Jurisdiccional
respecto de la misma pretensión procesal.
21

 Si se quisiera encontrar un equivalente al desisti-Thémis 11 86


miento de la pretensión procesal, bien podría decirse que sus
efectos son similares a los que emanan de una sentencia
infundada con autoridad de cosa juzgada. Es decir, desistirse
de la pretensión, equivale a haber perdido de manera definitiva
el proceso.

 El símil es de tal naturaleza, que el desistimiento de la


pretensión procesal va siempre acompañado de la imposición
del pago de costas a la parte que se desistió.

8. Desistimiento en tentativa acabada


Se presenta cuando el sujeto, de acuerdo a su representación de los
hechos, realizó todos los actos necesarios para la producción del resultado
y desarrolla una nueva actividad para impedirlo. Un sector de la doctrina
descarta la posibilidad de desistir en una tentativa acabada, restringiendo
el desistimiento a la tentativa inacabada. En este sentido, las alternativas
planteadas en el artículo 18 del Código Penal (“proseguir los actos de
ejecución”, “impide que se produzca el resultado”) deberán ser vistas no
como las modalidades del desistimiento de la tentativa inacabada y
acabada respectivamente, sino como formas de desistimiento de la
tentativa inacabada comisiva y la tentativa inacabada omisiva.

8.1 Requisitos
 Actividad positiva el agente. El desistimiento en la
tentativa acabada tiene una naturaleza positiva, pues
exige de parte del agente el desarrollo de una nueva
actividad. Ejemplo: el que pretende envenenar a una
persona y luego de haber agregado el veneno a sus
alimentos, la víctima lo ingiere, pero antes que haga
efecto el agente se desiste y la conduce a un hospital,
donde un oportuno lavado gástrico le salva la vida. El
desistimiento voluntario en tentativa inacabada se
caracteriza porque el sujeto se abstiene de proseguir la
ejecución, por ende, basta que el sujeto quede inactivo,
a diferencia del desistimiento que ahora tratamos, pues
en éste es necesario que el sujeto actúe mediante
acciones para impedir el resultado.
 Voluntariedad del desistimiento. El texto legal expresa
que el agente debe actuar voluntariamente. En ese
sentido, nos remitimos a todo lo expuesto sobre este
aspecto en el desistimiento en tentativa inacabada. Sin
embargo, basta que el agente impida activamente la
22

producción del resultado y no interesa indagar las


cualidades morales de los motivos. Creemos además
que no es necesario que el agente desarrolle su actividad
tendente a impedir la producción del resultado en la
forma directa o personal, pues bien puede valerse de un
tercer, v. gr. un cómplice.
Se considera “descubierta” una acción cuando es
identificada como hecho delictivo por las personas que
podrían evitar el resultado o que originen la persecución
penal. Ejemplo: La conducta es descubierta por un
pariente o por un agente de la policía. No se requiere el
descubrimiento del autor. Puede sin embargo, aceptarse
el desistimiento cuando a pesar de haber sido
“objetivamente descubierto” el sujeto no lo sabía. En
sentido inverso, puede también aceptarse el
desistimiento cuando el agente, sin un verdadero motivo,
se considera descubierto y evita l resultado, a pesar que
objetivamente no estaba descubierto. Ejemplo: el policía
se acerca, no lo descubre y se retira, y el agente
“considerándose descubierto” se arroja al río para salvar
a la víctima a quien pretendía matar.

El desistimiento debe ser definitivo. Se requiere que


la acción emprendida por el sujeto para impedir el
resultado deba ser original de un desistimiento definitivo.
Sobre este aspecto, nos remitimos a lo expuesto en el
desistimiento voluntario en tentativa inacabada.

 Eficacia del desistimiento. Por exigencia del artículo 18


del Código Penal no debe producirse el resultado, es
decir, si se produce el resultado, el desistimiento se
elimina. Se acepta el desistimiento en la tentativa
acabada cuando la consumación se ha producido por
una desviación total del desarrollo causal que el sujeto
se representó, y que no era imputable dolosamente,
siempre que el desistimiento haya sido seriamente
encaminado a evitar el resultado. Después de producida
la consumación no se admite el desistimiento. Ejemplo:
Quien roba y al día siguiente devuelve el bien a la
víctima. Sin embargo, deberá tenerse en cuenta esta
circunstancia en el momento de la aplicación judicial de
la pea (“reparación espontánea que hubiera hecho del
23

daño”, o “la confesión sincera antes de haber sido


descubierto”, artículo 46, numeral 9 y 10, Código Penal).

8.2 CONSECUENCIA PENAL


El Código Penal considera impune tanto el desistimiento en tentativa
inacabada como acabada. Por otro lado, debe tenerse en cuenta que
la aplicación del artículo 18 del Código Penal no significa que el agente
deje de ser perseguido por la infracción independiente que puede
constituir su acción.

9. DESISTIMIENTO EN CASO DE VARIOS INTERVINIENTES


En los casos de concurso de personas, el Código Penal en el artículo 19
señala que si varios agentes participan en el hecho, “no es punible la
tentativa de aquel que voluntariamente impidiera el resultado, ni la de
aquel que se esforzara seriamente por impedir la ejecución del delito,
aunque lo otros partícipes prosigan en su ejecución o consumación”. El
desistimiento se presenta con una causal personal de impunidad, donde
se le exime de la pena al agente partícipe por su desistimiento al delito, no
alcanzando dicho efecto eximente a los demás partícipes. “El deseo de
uno de los partícipes en el hecho de desistir o de evitar la producción del
resultado puede ser intrascendente si los demás continúan con la
ejecución, o bien, topar con la oposición de otros partícipes que lo impidan,
pero la ley penal tiene el poder de valorar esa conducta, pues
evidentemente se ha producido un cambio sustancial en su significación
(en su desvalor)”.

Para lograr que se exima la pena, el artículo en mención no señala dos


supuestos: el primer supuesto se da con la consumación del delito, es decir
cuando el autor ha impedido la realización del resultado típico, y el
segundo supuesto, el autor debe de haber hecho un esfuerzo serio por
impedir el resultado típico, aunque los demás partícipes prosigan con la
ejecución o consumación del delito. En relación al segundo supuesto, hay
que precisar que cuando se hace mención a un “esfuerzo serio” en el
desistimiento del autor, la valoración debe ser dada de acuerdo a las
circunstancias y a las posibilidades con que cuenta la persona que quiere
impedir el delito. “En el caso que el partícipe haya retirado su aportación y
los demás intervinientes prosiguen con el hecho o no lo impiden, se tratará
de un hecho distinto. Su desistimiento será eficaz rente al primero hecho,
mientras que en el segundo no habrá una participación que lo incrimine.
El desistimiento de un partícipe no alcanza al resto de los intervinientes.
El desistimiento en el primer supuesto no libera de responsabilidad penal
a los otros agentes participantes. Como es lógico, impide un posible
desistimiento de los demás agentes participantes. Caso contrario resulta
24

en el desistimiento del segundo supuesto, donde el agente partícipe que


se haya desistido de su actuación delictiva e impide de manera seria la
consumación –y aun así siga persistente la ejecución delictiva-, permita la
posibilidad que los demás agentes participante puedas desistir de su
conducta delictiva.

10. CONSUMACIÓN
El delito está consumado en total cumplimiento del tipo, es decir con la
realización de todos los elementos integrantes del mismo Esencialmente,
significa que el agente alcance el objetivo planeado mediante los medios
que utiliza. Ejemplo en el delito de hurto (artículo 18, Código penal), el
momento de la consumación es el apoderamiento del bien mueble. Es
importante el momento de la consumación en su acepción formal, pues en
algunos casos el legislador decide considerar consumado un delito incluso
en etapas de tentativa o de preparación. Por otra parte, también resulta
importante para solucionar muchos aspectos como la determinación del
lugar y el tiempo de la comisión delictiva, el cómputo de la prescripción de
la pena, etc. “En función a la configuración del tipo (delitos de lesión, de
peligro o de resultado cortado), la consumación puede tener lugar en un
momento anterior o posterior”.

A diferencia de la tentativa, la consumación concuerda plenamente con el


desvalor de acto y de resultado de lo injusto respectivo, dicha
diferenciación va a repercutir en la determinación de la pena aplicable, y
tiene su razón de ser porque en la consumación no tan solo existe desvalor
de acción y desvalor del resultado, sino que a veces implica la lesión
irreversible del bien jurídico que generalmente no se da en la tentativa.

11. Delito agotado


Es la llamada “consumación material”, que se presenta cuando el sujeto
no sólo realiza todos los aspectos exigidos por el tipo, son que además
consigue alcanzar la intención que perseguía. Ejemplo: el hijo que obtiene
la herencia luego de matar a su padre (parricidio, artículo 107 Código
Penal).

Para que se sancione basta la consumación y no se precisa del delito


agotado, eventualmente, éste puede ser una circunstancia genérica de
agravación de la pena (artículo 46, numeral 4, Código Penal).

La diferencia entre consumación y agotamiento tiene efectos prácticos, por


ejemplo, “en los tipos de peligro, de resultad cortado o mutilados de dos
actos, en los cuales la ley adelanta la frontera de la represión penal a un
25

momento anterior a la efectiva producción de todo aquello que quiere


evitar”.
26

CONCLUSIONES

El Iter Criminis es el camino del crimen en pocas palabras


todos los pasos que debe seguir el autor para llegar a la
realización del hecho delictivo, desde la fase interna la cual no
es relevante para el derecho penal porque los pensamientos
no delinquen, también está la fase externa es ahí donde está
la relevancia para el derecho penal, pero es que no se llegase
a consumar el hecho, recién ahí estaríamos hablando de
tentativa dentro de esta tenemos: la intencionalidad, el inicio
de los actos de ejecución y por último el elemento frustrado. La
tentativa es el comienzo de un hecho delictivo doloso con
recursos idóneos, el mismo que no se llega a concluir por
motivos fuera del alcance del autor. Para que la tentativa sea
punible es necesario la manifestación externa. Dentro de los
tipos de tentativa está la acabada e inacaba.
27

BIBLIOGRAFÍA
 Felipe Villavicencio Terreros. (2006). Derecho Penal, Parte General. Perú,
Lima: Grijley.
 Javier Villa Stein. (2014). Derecho Penal, Parte General. Perú, Lima: Ara
Editores.
 Felipe Villavicencio. (2006). Capítulo XI Ampliación de la Imputación Tipo
Imperfectamente Realizado. En Derecho Penal Parte General (437-445).
Perú, Lima: Grijley.