Sunteți pe pagina 1din 4

PROCEDIMIENTO PARA LA ELABORACION DE LA ESTRATEGIA DE

CUMPLIENTO DE ORDENES DE TRABAJO PREVENTIVOS DE ACUERDO AL


TIEMPO ESTABLECIDO POR EL PLAN MAESTRO DE MANTENIMIENTO.

1. Iniciación y creación de un requerimiento de trabajo.

El proceso de iniciación se centra en la identificación adecuada del trabajo. Esta


etapa del proceso debe tener lugar tan pronto como el trabajo se identifica y es
donde se coloca toda la información que el solicitante considera pertinente para la
ejecución correcta del trabajo, como, por ejemplo: Numero del equipo, fecha del
requerimiento, texto corto de la descripción del problema, nombre del solicitante y
cualquiera otra información relevante que contribuya a la identificación de los
equipos y del conocimiento sobre el problema.

2. Revisión y aprobación de los requerimientos.

Una vez que una solicitud de trabajo se crea, la información está disponible en el
Sistema Computarizado de Gestión de Mantenimiento. Los planificadores consultan
este sistema sobre una base diaria para identificar las nuevas solicitudes de trabajo.
Las solicitudes de trabajo, serán ordenados por prioridad y tipo de trabajo para
determinar la disposición correcta y generar una orden de trabajo (ODT).

3. Identificación de Materiales, necesidades de procura y estrategia de


ejecución.

Un factor clave para la ejecución eficiente de los trabajos de mantenimiento es que


todos los recursos estén disponibles antes de la programación de los mismos. Debe
asegurarse que todos los materiales estarán en el almacén, los procedimientos
desarrollados, y los equipos, maquinarias y herramientas identificadas. Esto
asegura que los técnicos pueden ir directamente a ejecutar las actividades una vez
que el trabajo está programado y no perderán el tiempo cazando las piezas o
herramientas que necesiten
4. Creación de una Orden de Trabajo.

Solo después de haber completados todos los pasos anteriores se procede a la


generación o creación de una orden de trabajo, la cual inmediatamente toma el
estatus de "Planificada".

Las órdenes de trabajo es el documento más importante en todo este proceso,


deben contener como mínimo la siguiente información:

1. Los detalles del trabajo que se cubrirá por la orden de trabajo


2. El tipo de orden de trabajo (Mantenimiento preventivo, correcto, servicio,
proyecto, etc.)
3. El número o código del equipo a intervenir y su ubicación
4. Las horas estimadas a ser utilizadas por el personal que ejecutara el
trabajo.

Igualmente debe contener espacio para los datos de cierre de la orden de trabajo:

1. El tiempo de inicio y tiempo de culminación del trabajo.


2. Los comentarios del personal de mantenimiento sobre los trabajos
realizados.
3. Cualquier recomendación de cambios en el procedimiento o en la estrategia
de ejecución.
4. Los materiales y repuestos adicionalmente utilizados, ya vengan del almacén
o no.

5. Distribuir el número de preventivos de acuerdo a los técnicos por área.

Meta: Cumplir al 100% con el tablero de mantenimientos preventivos anual


programado.

Estrategia: Distribuir las cuadrillas de mantenimiento para realizarlos de acuerdo a


las fechas establecidas para cada preventivo y según las ordenes de trabajo
programadas.
Las ordenes de trabajo de los mantenimientos preventivos son actividades que se
programan de acuerdo al plan maestro y según las especificaciones del manual de
cada equipo, por lo tanto, se genera al mes un aproximado de 100 órdenes de
trabajo que se reparte a la cuadrilla de técnicos de mantenimiento de los 3 turnos.

Esta estrategia dependerá del número de mantenimientos programados por


semana, mes, trimestre, semestre y año, ya que existen ocasiones en las que
deberá ser necesario distribuir el número de ordenes preventivas entre el número
de técnicos de mantenimiento que se tengan. Las ordenes tiene un rango de 4 días
de realización, lo ideal es realizar el mantenimiento el día que se programó, en caso
de no realizarse por cuestiones de producción o porque surjan mantenimientos no
planificados se dispondrá a ceder el mantenimiento rezagado al técnico del
siguiente turno según aplique, por consiguiente, si no se pudo realizar por
cuestiones mencionadas anteriormente se reprogramaran para los fines de semana.

6. Ejecución de la actividad.

Una vez la planificación ha sido preparada y la programación haya finalizado, el


programador debe distribuir los planes de trabajo a los supervisores de
mantenimiento, los cuales se convertirán en ese instante en los responsables de las
tácticas de ejecución. Los planes se utilizarán para informar a los técnicos de
mantenimiento de la descripción del trabajo, con esto se asegura que el personal
entienda los requerimientos del trabajo, los aspectos seguridad, Higiene y Ambiente
(SHA) que están involucrados y otras consideraciones necesarias para completar el
trabajo, una vez ejecutado este, el técnico debe ser bien estricto en cumplir con los
aspecto de integridad, orden y limpieza.

7. Retroalimentación, seguimiento, reporte técnico y cierre de la orden.

El trabajo no estará completado hasta que no se inicia la retroalimentación entre el


técnico que ejecuto el trabajo y su supervisor. Una retroalimentación básica debe
contener como mínimo: las horas de mano de obras utilizadas, materiales y partes
utilizados, revisión de los procedimientos y planes de trabajos (en función de
mejorarlos o corregirlos), otras herramientas especiales utilizadas y las dificultades
que se presentaron en la ejecución del trabajo. Esto debe plasmarse en un reporte
escrito por el técnico que ejecuto el trabajo y complementado con los comentarios
y observaciones de su supervisor. Esta fase del proceso le permite al planificador
obtener información de primera mano para mejorar su trabajo, optimizar los
procesos y hacer seguimientos.