Sunteți pe pagina 1din 1

Foro 5.

1
En términos generales podemos definir el riesgo como la probabilidad de que ocurra un
evento no deseado que conlleva unas consecuencias. Cuando llevamos el riesgo a las decisiones
financieras no referimos a esa decisión que se hace bajo la incertidumbre de que se vaya a obtener
algún retorno de la inversión. El riesgo financiero se clasifica en tres formas dependiendo de la
preferencia del que lo toma: el que evitamos, neutral o el buscado. Cuando se asume una posición
de evitar (averse) evitamos el riesgo cuando se reúsa aceptar un curso de acción o no se
compromete. En la posición neutral se es indiferente al riesgo cuando se toma una decisión
financiera. Finalmente, el riesgo que se busca es cuando se toma una decisión financiera aún
sabiendo de que existe una probabilidad de tener un resultado adverso.
El administrador financiero puede medir el riesgo a través de dos maneras, individual por
cada inversión o del portafolio. El riesgo individual se mide mediante el uso de la estadística
usando la varianza y desviación estándar. Por otro lado, el riesgo de un portafolio se mido a través
del rendimiento esperado de un portafolio. El rendimiento esperado se define como el promedio
ponderado de los rendimientos de cada inversión de manera individual. El riesgo ha sido
relacionado al rendimiento de la inversión. La relación que existe entre estas dos variables es
directa, lo que quiere decir que a mayor riesgo, mayor será el rendimiento. No obstante, en un
portafolio lo que el inversionista busca es lograr una combinación de inversiones que le permita
minimizar el riesgo, mientras experimenta un rendimiento mayor.
Volviendo al tema de los tipos de riesgo, las empresas o personas determinarán de forma
individual el tipo de riesgo que están dispuestos a tolerar. Es por eso que se realizan análisis sobre
la mejor manera de invertir, ya que del resultado de este análisis es que el inversionista decidirá
que posición va a escoger. Por tanto, no podemos decir que un tipo de riesgo es mejor que otro
porque dependerá de muchas variables y lo que realmente desee y esté dispuesto a tolerar el
inversionista. Además, dependen del contexto en que se tome la decisión, la capacidad de absorber
cualquier pérdida y el nivel de rendimiento que se esté esperando.
Referencias

Arias, L., Ravé, S. y Castaño, J.C. (2006). Metodologías para la medición del riesgo financiero en
inversiones. Scientia et Technica, XII(32), 275-278.
Vélez, G., Cervantes, T. y Carmona, E. (2012). Análisis de riesgo vs. rendimiento. Nova Rúa, 24-
33.