Sunteți pe pagina 1din 10

" . .

Y UNA NIÑA LOS GUIARA": HISTORIA DE LA GRÁFICA DE STEPHANIE1

STEPHANIE BATES Y DOUGLAS F. BATES

1
Tomado de Teaching Exceptional Chüdren, primavera de 1971, 3(3), 110-113. Reproducido con permiso de The Coúncil for
Exceptional Children. PHS Grant # NB05362 del Bureau of Child Research, Universidad de Kansas.
¡Hola! Me llamo Stephanie Bates y tengo cinco años. Voy al kinder. Me gustaría enseñarles cómo
usar una gráfica.

Esta es una gráfica. Se usa para anotar cuántas veces al día se ayuda a la mamá, cuántas palabras se
leen en un minuto y cuántas veces tiene que decirles el maestro a los chicos que dejen de correr y de hacer
ruido.

La gráfica tiene líneas gruesas y líneas delgadas. Las líneas que van de arriba hacia abajo representan
días. Miren, esta línea que sube y baja es la del domingo y la que está al lado, la del lunes. ¿Ven alguna
otra línea para el domingo? Las líneas gruesas representan los domingos. Son líneas para los días.
¿Pueden ustedes ver las líneas del lunes, del martes y del miércoles las del jueves, del viernes y del
sábado? Todas van de arriba hacia abato como las del domingo, pero son delgadas. También son líneas
que representan días. Todas las líneas que van de arriba hacia abajo representan días.

Esas líneas cruzan la gráfica. Nos dicen cuántas veces hemos hecho alguna cosa. Nos dicen cuan a
menudo podemos hacer algo. Me gustaría enseñarles una palabra nueva. La palabra frecuencia.
Frecuencia quiere decir cuántas veces se hace algo en un minuto. En esta gráfica usamos la frecuencia
para saber cuántas veces hacemos algo en un minuto, en 10 minutos, en 100 minutos, en todo el día. Las
líneas que cruzan la gráfica son líneas de frecuencia.

Miren dónde está la línea que lo cruza todo. El punto número 1 está en la línea 1. La línea que va de arriba
hacia abajo pasando por el punto 1 es la línea del lunes. El punto número 1 quiere decir que hice algo una
vez en un minuto el lunes. El punto número dos está en la línea 2. La línea que va de arriba hacia abajo
pasando por él es la línea del miércoles. El punto número dos quiere decir que el miércoles hice algo dos
veces en un minuto. El punto número tres está en la línea tres y también, en la línea del viernes. El punto
número tres quiere decir que el viernes hice algo tres veces en un minuto.

Miren otra vez la línea de frecuencia. Las líneas que cruzan la gráfica son líneas de frecuencia. Miren
cómo están en grupos. En esta gráfica tracé curvas para mostrar dónde están los grupos. A cada grupo lo
llamamos ciclo. En la gráfica hay seis ciclos.
Miren ahora los números de la izquierda, donde están las líneas de frecuencia. Los números nos dicen
cuan a menudo hacemos algo. Veamos el ciclo que va de 1 a 10, para entender lo que significa cada línea
de frecuencia. Cuando comenzamos a contar desde uno, las líneas significan 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10
veces por minuto.
En el siguiente grupo de líneas de frecuencia, la línea por encima de 10 es 20. En ese ciclo las líneas
significan 10, 20, 30, 40, 50, 60, 70, 80, 90 y 100 veces por minuto. El siguiente ciclo de líneas significa
100, 200, 300, 400, 500, 600, 700, 800. 900 y 1 000 veces por minuto.

La parte inferior de la gráfica es para las cosas que pasan menos de vez por minuto. Los números de
esas líneas son fracciones decimales. Todavía no sé qué significa fracciones decimales, de modo que papi
me ha dado otra manera de hablar sobre la mitad inferior de la gráfica. Pero sigue significando lo mismo.

Miren el ciclo de abajo, que va de 0.001 a 0.01. Nos dice cuántas veces sucedió algo en 1 000 minutos.
El ciclo que sigue al de abajo va de 0.01 a 0.1. Nos dice cuántas veces sucedió algo en 100 minutos. El
siguiente ciclo va de 0.1 a 1 y nos dice cuántas veces sucedió algo en 10 minutos.
Miren el otro punto que he anotado en la gráfica siguiente. ¿Pueden adivinar lo que esos puntos
significan?
Todos los puntos están en las líneas de miércoles. Nos dicen cuan a menudo hice algo en miércoles. El
número 1 está en la primera línea del ciclo de 10 minutos. La línea número 1 en el ciclo de 10 minutos es
lo mismo que la línea 10 en el ciclo de 100 minutos. El punto numero 1 significa que hice algo una vez en
diez minutos. El punto número 2 está en 1 línea 2 en el ciclo de 100 minutos. Eso significa que hice algo
dos veces en 100 minutos.
El punto número 3 está en la línea 3 en el ciclo de 1 000 minutos. El punto número 3 significa que hice
algo 3 veces en 1 000 minutos. El punto número 4 significa que hice algo 4 veces en 100 minutos. El
punto número 5 está en la línea 5 del ciclo de 10 minutos. El punto número 5 significa que hice algo 5
veces en 10 minutos.
A veces, cuando quiere ponerse un punto en la gráfica, no hay una línea de frecuencia dónde ponerlo.
¿Qué harían? Lo pondrían en el sitio deseado entre las dos líneas de frecuencia más próximas. Miren
dónde puse el punto en la línea del miércoles. Eso significa que hice algo 15 veces en 1 minuto.
Ahora ya sabemos las cosas más importantes respecto a la gráfica. Me gustaría repetirlas, para que no
las olviden cuando tracen las suyas.
En esta gráfica hay 140 días. Las líneas gruesas que van de arriba hacia abajo son líneas de domingo.
Las líneas delgadas que van de arriba hacia abajo son líneas de lunes, martes y miércoles y líneas de
jueves, viernes y sábado. Las líneas que van de arriba hacia abajo son todas líneas de días.
Las líneas que van a lo ancho son líneas de frecuencia. Frecuencia quiere decir cuántas veces se hace
algo. Esta gráfica indica cuántas veces se ha hecho algo. La gráfica puede mostrar cuándo se ha hecho
algo 1 000 veces en un minuto o una vez en 1 000 minutos. Mil minutos es más o menos igual a un día.
Puede verse cuántas veces se ha hecho algo poniendo un punto en esta gráfica donde se cruzan la línea
de frecuencia y la línea del día. A veces es necesario poner el punto entre dos líneas de frecuencia, pero se
sigue poniendo en la línea del día correcto.
En esta gráfica hay seis ciclos de frecuencia. Son de 0.001 a 0.01, de 0.01 a 0.1, de 0.1 a 1, de 1 a 10,
de 10 a 100 y de 100 a 1 000.
En la gráfica pueden mostrarse tres tipos diferentes de días: días graficados, días pasados por alto y
días sin oportunidad. Se indica un día graficado poniendo un punto en el lugar adecuado de la gráfica.
Un día sin oportunidad es cuando no puede hacerse lo que se esta pensando. Entonces, se deja la
gráfica en blanco. Un día pasado por alto es cuando puede hacerse algo pero no se lo cuenta. Se unen los
puntos a cada lado de los días pasados por alto.
Ahora tomen su gráfica y un lápiz. Anoten su nombre donde dice protegido o sujeto. Donde dice edad
anoten sus años y donde dice grado el grado en que están en la escuela. Entonces, donde dice movimiento
escriban algo que hacen, pero que desearían cambiar. Empiecen a contar cuántas veces lo hacen, de modo
que puedan anotarlo en la gráfica. Entonces tendrán una idea de si están cambiando o no.
Gracias por permitirme decirles lo que sé sobre gráficas. Diviértanse aplicándolo. Adiós, y pórtense
bien.
LA ENSEÑANZA DE PRECISIÓN EN PERSPECTIVA: ENTREVISTA CON OGDEN R. LINDSLEY2
La enseñanza de precisión es una técnica nueva en el campo de la educación especial. Ogden R.
Lindsley moldeó y desarrolló la idea, en respuesta a las necesidades de niños excepcionales que le
enviaron los maestros. En esta entrevista, realizada por el doctor Duncan, el doctor Lindsley describe los
orígenes de la enseñanza de precisión, la diferencia entre modificación de la conducta y enseñanza de
precisión y las consecuencias presentes y futuras de la enseñanza de precisión en la educación especial y
en la regular.
Doctor Lindsley, hemos oído mucho acerca, de la enseñanza de precisión, pero nos gustaría que
respondiera a algunas preguntas; por ejemplo, ¿de dónde surgió?
Déjeme primero indicar que la enseñanza de precisión tuvo como causa niños que asistían a cursos de
educación especial. Si no hubiera sido porque esos estudiantes hablaron de sus necesidades con sus
maestros y éstos compartieron sus ideas con nosotros, no habríamos podido idear la enseñanza de
precisión tan rápidamente como lo hicimos.
En 1965, aquí, en la Universidad de Kansas, decidimos ver si reunir diariamente registros de frecuencia
del desempeño logrado por los estudiantes resultaría útil para el maestro. Esta idea de registrar la
frecuencia del desempeño proviene de las investigaciones sobre el aprendizaje. El doctor, B. F. Skinner
fue quien empleó la frecuencia para medir la conducta. Pero los trabajos de Skinner tenían como base sus
investigaciones de laboratorio y nosotros deseábamos ver si registrar la frecuencia diaria ayudaba en algo
para guiar la instrucción y evaluar los planes y programas de, estudio y la enseñanza en cursos especiales
y regulares. Así que en 1965 hicimos que los maestros registraran los desempeños logrados por sus
estudiantes. Nuestro primer problema estuvo en que resultaba demasiado trabajo para gran parte de los
maestros el registrar cada día 2, 3 o 4 frecuencias distintas por cada niño, en especial si tenían entre 12 y
30 estudiantes.
Entonces, hacia 1968, muchos de nuestros maestros más ingeniosos comenzaron a hacer participar a los
estudiantes en este registro. Vimos que ésta era la respuesta a nuestros problemas económicos y de
tiempo: que los estudiantes registraran su propia conducta. Hoy día nuestros alumnos de kinder y primero
de primaria están registrando y graficando sus desempeños diarios en clase, usando para ello las gráficas
de conducta estándar. Dichos registros están resultando muy útiles para diseñar planes y programas de
estudio, para hacer cambiar la conducta y manejar problemas de disciplina.
¿Es la enseñanza de precisión distinta o no a la modificación de conducta?
Tienen en común que las primeras personas en usarlas estaban adiestradas en la misma disciplina
académica: el condicionamiento operante creado por Fred Skinner en Harvard y por Fred Keller en
Columbia, junto con algunos de sus colegas y estudiantes. Las diferencia el que la modificación de la
conducta hace hincapié en los procedimientos de cambio originalmente usados en el condicionamiento
operante de laboratorio. A fin de lograr el cambio se basa en la aplicación de recompensas o reforza -
miento extrínseco mediante fichas o dulces.
Por otra parte, la enseñanza de precisión usa procedimientos de medición que el condicionamiento
operante empleó en un principio, pero se atiene más a los procedimientos de cambio tradicionales
inventados y elegidos por estudiantes y maestros. En la enseñanza de precisión estamos descubriendo que
los métodos más efectivos para mejorar la conducta cuando se mide la frecuencia de ésta, tienden a
pertenecer a los planes y programas de estudio. Hacen consumir menos tiempo de la clase y no se basan
en recompensas sintéticas o en alguna forma de castigo para lograr cambiar la conducta; en otras
palabras, con la enseñanza de precisión estamos tratando de que el niño trabaje en la clase con mayor
fortuna, realizando cambios en los planes y programas de estudio que lo obliguen a participar en el
proceso de aprendizaje y no intentando reforzar planes y programas de estudio aburridos con
recompensas para quien realice tareas aburridas.
La enseñanza de precisión obliga a registrar diariamente en la gráfica estándar las frecuencias de distintos
desempeños surgidos en clase. Esto permite que estudiantes y maestros proyecten los resultados obtenidos

2
Tomado de Teaching Exceptional Children, primavera de 1971, 3(3), 114-119. Reproducido con permiso de The
Council for Exceptional Children
con los procedimientos que estén usando. Las gráficas estándar facilitan el compartir datos. Para afectar a
la instrucción, la modificación de la conducta tiende a usar procedimientos como la recompensa y el
castigo de maneras nuevas y más controladas. El maestro suele medir el desempeño del niño y no
necesariamente se incluyen las frecuencias o el uso de una gráfica estándar. En la modificación de. la
conducta se tiende a usar la medición para determinar si el sistema de recompensa es efectivo o si debe
alterársele.
¿Qué consecuencias tienen las técnicas de la enseñanza de precisión para los niños excepcionales?
Si se acepta la noción, aceptada por casi todos los maestros, de que cada niño es distinto, entonces todo
niño es excepcional. En el pasado se tildó a los niños de excepcionales o se usaron descripciones
específicas como retardados o ineptos para el aprendizaje. Esos niños habían desertado de sus clases
normales, donde estaban en último lugar. El niño dotado había surgido de la parte superior de una clase
normal. Tanto los estudiantes dotados como los ineptos para el aprendizaje se ven retardados por planes y
programas de estudio diseñados para un grupo promedio. El superdotado no se siente estimulado a
trabajar a su máximo potencial; el retardado no puede alcanzar el promedio. Mediante un planeamiento
individualizado podemos dar a cada niño un programa para él solo. En la educación especial esto resulta
prácticamente una necesidad si deseamos que los estudiantes alcancen sus metas educativas y se vuelvan
ciudadanos útiles.
La enseñanza de precisión da al niño, al padre y al maestro una técnica ¿e registro, una herramienta
con la cual elegir materiales para los .planes y programas de estudio y hacer participar al niño en tal
selección. Esto ¿a muchas probabilidades de encontrar un programa que le sea útil a Tono en octubre y
otro para febrero. Si al mismo tiempo se prueban 2 o 3 materiales distintos y se los hace tan diferentes
como sea posible, permitiendo que el niño elija sus materiales, probablemente se vea muy pronto cuál es
el mejor programa para él. Si se prueban 3 cada día y por separado se registra la mejora lograda en cada
uno, a las 2 o 3 semanas (o en los casos extremos en cuatro) tanto el niño como el maestro podrán ver en
cuál de los programas hay mayor mejora y cuál se deberá usar para que haya más ganancia en lo
educativo. Una vez seleccionado el mejor, elíjase otro programa como "respaldo". Se verá que esto es
incluso mejor. De este modo cada niño trabajará con materiales diferentes a un ritmo distinto y se puede
tener un registro constante para el niño y el maestro; donde se vea con qué conjunto de materiales mejoró
más el estudiante en ese mes.
Otra ventaja peculiar en la enseñanza de precisión es que constantemente se tiene listo un sistema de
información para los padres. Además, si los maestros comparten con los padres las técnicas con que se
tuvo buen éxito en clase, los padres se mostrarán más dispuestos a compartir con los maestros las técnicas
usadas en casa.
¿Por qué es importante graficar diariamente las frecuencias de las conductas mostradas en clase?
¿No mejoran de todas maneras los niños?
Hay mil modos de mejorar la conducta de un niño, pues cada niño es único y diferente. El problema
no está en descubrir un nuevo método de enseñanza universal. No creo que nunca llegue a descubrirse
alguno. El problema está en emplear los métodos de enseñanza excelentes que ya existen, pero eligiendo
aquellos con los que mejor trabaje el niño.
Hallamos en nuestros primeros estudios que para aprovechar el más grande descubrimiento de
Skinner (utilizar la frecuencia como medida de la conducta), era necesario registrar en clase esas
frecuencias. Entonces descubrimos que necesitábamos crear una gráfica estándar, pues sin tener una guía
y una estructura, el graficado diario se volvía demasiado complicado y consumía demasiado tiempo del
maestro. Gran parte de los maestros y los alumnos trazaban gráficas tan únicas como lo eran sus
personalidades. Cuando se intentó aprovechar esas gráficas en las reuniones de adiestramiento durante el
trabajo, se empleó todo el tiempo tratando de entender las gráficas de los otros. Cuando los maestros
trazaban las gráficas, a cada maestro le tomaba de 28 a 30 minutos aclarar el significado de su gráfica a
los otros 20 o 30 maestros. La Gráfica de Conducta Estándar aumenta en por lo menos diez veces la
comunicación, ya que sólo toma de 2 a 3 minutos compartir un proyecto. Además, ya que ganancias de
porcentaje iguales quedan representadas por distancias iguales en la gráfica estándar, se puede delinear la
futura dirección de la conducta trazando una línea recta hacia la parte, media de las frecuencias diarias
graficadas. La dirección de tal línea indicará si la frecuencia del desempeño subió, bajó o quedó igual.
El diseño de la carta en seis ciclos abarca un número adecuado de conductas, tanto las que se
presentan una vez al día como las que ocurren con frecuencia de 1 000 veces por minuto, todas ellas
graficables. Esta característica de la gráfica estándar asegura que los tipos de conducta que el maestro
tiende a graficar no se verán afectados por la naturaleza de la gráfica.
Una vez que los maestros han aprendido a graficar, se ve claramente que los procedimientos de
cambio inventados por maestros y niños son más divertidos y efectivos y menos caros que muchos
procedimientos de reforzamiento, recompensa o castigo que pudiéramos aconsejar desde un punto de
vista teórico o académico. Se ve claramente que lo que los maestros más necesitan es un modo de
comparar y evaluar los efectos diarios ejercidos por procedimientos de enseñanza que va conocen y no es
aconsejable nuevas maneras de cambiar la conducta de los estudiantes.
¿Y adonde se dirige la enseñanza de precisión según usted?
Quizá se trate de la pregunta más importante que se me haya planteado. Hacia 1962 reconocimos que
la futura educación necesitaba desesperadamente alguna manera de manejar las diferencias existentes
entre los estudiantes. Necesitamos alguna manera de determinar qué planes y programas de estudio
convenían mejor a cada niño. De modo que preparamos una estrategia para el futuro; tal vez una de las
mayores ventajas en el desarrollo de la enseñanza de precisión sea su orientación futura.
El chistoso anacronismo al que nos enfrentamos en los cincuentas, en el aprendizaje humano, fue que
el método elaborado por Skinner para evaluar las leyes generales de la conducta resultaba también el más
adecuado para estudiar las diferencias individuales, mientras que quienes estaban estudiando a los
individuos usaban métodos adecuados únicamente para grupos. Hoy tenemos un problema similar en que
las tendencias e ideas de aprendizaje más dinámicas y, para mi, más eficientes y excitantes provienen de
Piaget, del Summerhill de Neill y de la British Open School; sin embargo, los métodos usados para
evaluar esas ideas y teorías nuevas son, por diseño, aquéllos capaces únicamente de captar las similitudes
y tendencias generales existentes entre la gente. De modo que lo ideal sena tomar esos tipos únicos y
diferentes de clases abiertas y usar las técnicas de enseñanza de precisión para guiar la mejora y el
crecimiento de cada niño, quien estaría trabajando en base a un programa de estudio preparado para él.
Sería un hermoso casamiento el de las mejoras técnicas para guiar el desempeño de los estudiantes con
los mejores programas para elevar al máximo los programas dinámicos y el aprendizaje individual.
El medir la frecuencia de una conducta tenía como propósito registrar la conducta externa de la gente.
Recientemente hemos estado graficando conductas internas como el éxito, los pensamientos, sentimientos
de ansiedad, gozo, amor y compasión. ¿Cuántas veces al día siente el lector compasión? ¿Cuántos
pensamientos dedicó a la ecología hoy? El graficar puede ser una de las pocas técnicas sensibles que
tengamos para seguir .la huella de esos pensamientos, sentimientos y urgencias interiores. Bien pudiera
ser que la enseñanza de precisión proporcione al hombre el máximo de ayuda y bienestar cuando se la
aplique a las conductas internas. Es uno de los pocos medios existentes de graficar y hacer cambiar las
conductas internas. De este modo, algunas estrategias pensadas para el futuro incluyen la enseñanza de
precisión como guía de los estudiantes en clases dinámicas y abiertas y para permitirles graficar su
interacción social y sus conceptos de sí mismos.
Otra aplicación sería acelerar la capacidad de los estudiantes en las clases regulares, de estudiantes que
trabajan diariamente dando un 90% de respuestas correctas sin estar más cerca de su potencial educativo.
Con ayuda de las gráficas de enseñanza de precisión hemos podido demostrar que algunos estudiantes han
estado en el colegio 4 años, recibiendo MB constantemente y aburriéndose a muerte. Nunca han
manifestado aceleración o mejora alguna en sus gráficas, lo que significa que la escuela nada les ha
enseñado. Sencillamente han ido trabajando para estar en los primeros lugares de su grupo. Debería darse
a esos estudiantes planes y programas de estudio que les permitieran caer en una frecuencia de errores
elevada. Quizá esto suene raro, pues como maestros suele complacemos que nuestros estudiantes cometan
pocos errores; sin embargo, éstos indicarán que un estudiante está trabajando para mejorar. Además,
podría elegirse un programa especial para un chico que sobresale sólo en matemáticas. El muchacho
continuaría con sus actividades escolares normales, pero a la vez trabajando con un nivel de matemáticas
más elevado, pues sus gráficas habrían mostrado que sólo las matemáticas lo atraen.
Podemos usar esas gráficas en el desempeño diario obtenido en el salón para preparar "paquetes" de
programas. Es posible que cada muchacho llegue a tener diez programas de dónde elegir, todos
registrables en las gráficas estándar. Ningún estudiante leería nunca el mismo material cada semana, sino
que cambiaría al programa en el que más adelanto hubiera mostrado.
Será necesario resolver un problema para que este proceso funcione: considerar a los errores
oportunidades de aprendizaje, como lo hace un estupendo ser humano, Caleb Gattegno. Deseamos
incrementar constantemente lo difícil del material, de modo que los errores aparezcan y se los use como
oportunidades de aprendizaje y no como estigmas sociales. La idea es acabar con el mito de que los niños
deben estar en lo cierto gran parte de las veces, pues tal noción retarda terriblemente el proceso de
aprendizaje. Al quitarle a los errores su carga negativa se ve que los niños se arriesgan más y, por lo
mismo, intentan más.
Es esencial permitir que la gente creadora cometa errores. Gran parte de las personas con capacidad
creadora que conozco son diferentes de quienes los rodean en que no saben cuándo cesar de trabajar. Para
ellas cada fracaso es un buen éxito, pues saben entonces que no volverán a caer. en el mismo error.
¿Le gustaría agregar alguna otra cosa?
Sí. Hay mucha confusión respecto a la enseñanza de precisión. La gente piensa que se trata de un
nuevo enfoque, de algún tipo nuevo de aprendízaje o de teoría del reforzamiento. En el pasado gran parte
de las ideas nuevas sobre la instrucción en clase fueron, literalmente, "enfoques" teorías que incluían
metas. La enseñanza de precisión no es un enfoque Se trata de un sistema fácil y barato de ir guiando la
mejora lograda día tras día; no el desempeño, sino la mejora. Mejorar es acelerar; desempeño significa
frecuencia del acto.
La diferencia es de importancia, en especial dados los comentarios que hemos venido oyendo sobre la
conveniencia de elevarle los salarios a los maestros en base a lo bien que sus alumnos rindan en clase; por
ejemplo, si un maestro usa pruebas de logro estándar con un grupo de niños que rinden bien, no le será
difícil conseguir en el grupo un desempeño que cumpla el criterio. Entonces el maestro quedará anotado
para un aumento de salario gracias a los resultados del aprendizaje, medidos con las puntuaciones
obtenidas por los chicos en las pruebas de logro; sin embargo, el problema está cuando al maestro se le
asignan niños con dificultades de aprendizaje, pues entonces la pasará mal para lograr cumplir con el
criterio antes de que el semestre termine.
Se tendrá una situación muy diferente si se evalúa al maestro en base a la mejora o a la aceleración de
los niños; es decir, el cambio o mejora logrado en la frecuencia con que se lleva a cabo una conducta
determinada. Así, el maestro cuyos alumnos sean de bajo rendimiento tendrá mayores oportunidades de
demostrar que han mejorado. Este tipo de evaluación recompensará directamente al maestro por mejorar
la conducta de los niños, no por tratar de hacerlos llegar a algún nivel de desempeño estándar. En pocas
palabras, la enseñanza de precisión permite registrar la aceleración o el cambio en la frecuencia de
conductas deseables o la desaceleración de conductas indeseables, cosa opuesta al simple registro del
nivel logrado en el desempeño.
Me gustaría subrayar una vez más que la enseñanza de precisión no enfoca la instrucción en clase.
Cualquier maestro a disgusto con su forma de enseñar, con su duramente ganado método de comunicarse
con los alumnos, y la manera singular que tenga de expresarles su amor no sustituirá lo que esté haciendo
por la enseñanza de precisión. Simplemente agregará las técnicas de la enseñanza de precisión a su estilo
de enseñanza, para con ello volverse aún más eficiente. Se han diseñado las herramientas de la enseñanza
de precisión para mejorar y refinar los métodos y materiales de enseñanza existentes hoy día. Noto que
esto causa confusión en muchos maestros, pues temen que si prueban este método nuevo tendrán que
hacer de lado sus hábitos de enseñanza. La enseñanza de precisión simplemente agrega un instrumento de
medición más preciso, de lo que resulta una enseñanza más económica, efectiva, agradable y afectiva.