Sunteți pe pagina 1din 2

PABLO


Se habla de un hombre llamado Pablo, un hombre; que no era cualquier hombre, aunque al
parecer llevaba una vida cualquiera, como las vidas monótonas siempre vistas, era elegido,
apartado de los demás hombres por Dios, como con una luz interna, algo que lo hacía
resaltar de entré todos, por ello tenía tan presente y sabía muy bien que nadie debe perder la
esperanza en ningún momento y bajo ninguna situación. La humanidad es inmoral porque
Dios está en ella y lo que hay en el hombre de perdurable es la eternidad misma de Dios.
Pablo no era ni bueno ni malo, sin embargo fue elegido por algo y era algo que ni podía
comprender, ya que el siempre veía la vida como una desgracia, como algo que para él
nunca pintaba nada bien. Miraba las desgracias o las situaciones paranormales como algo
que quería destruir el universo, sin embargo él sabía que nada de eso podía ser real. El
hombre nunca tendrá una sola cabeza, para que alguien pueda segarla de un golpe.
Generalmente la vida de Pablo era ver pasar la vida de las demás personas, solo admirar la
manera en que trascurría su día, que tan felices e infelices eran, algunas veces las miraba y
contemplaba con tristeza en su interior; se imaginaba como era que las personas a veces
podían y eran capaces de vivir sin motivo alguno, solo esperando que la vida los
sorprendiera, esperando que les ocurriera algo divino, algo fuera de lo común para hacerlos
despertar como de un sueño, algo que los sorprendiese tanto que les diera un propósito para
seguir con su vida con la finalidad de llegar a una meta, que era la divinidad, una divinidad
que se encontraba en el interior de cada persona, la cual; había desaparecido para siempre.

Pensando cómo era que el ser humano, que nuestra creación fuese una parte de Dios, que
cada uno tuviera una parte de él; pero en especial él, al ser elegido. Pero a pesar de eso, el
no dejaría de ser Pablo, ni el ser humano dejaría de serlo solo por un cambio que se
presentara en nuestra vida, es por ello que él tenía una manera “especial” de comprender al
mundo, como si su mente fuese un mar de explicaciones, que lo ayudarían a comprender
por qué el mundo es lo que es, y hace lo que hace. Jamás llega a sentirse como un ser
cualquiera, porque el, no es correcto ni incorrecto, ni bueno ni malo, simplemente forma
parte de un desarrollo, de una creación dentro del universo, como algo normal en este
mundo de personas diferentes, de no elegidos por Dios por ninguna razón.