Sunteți pe pagina 1din 16

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA SAN FRANCISCO

ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA INDUSTRIAL


CURSO: DIAGNÓSTICO Y EVALUACIÓN INDUSTRIAL

BUROCRACIA

¿Qué es Burocracia?
La burocracia es un sistema organizativo que se encarga de administrar y
gestionar determinados asuntos, siguiendo un conjunto de reglas y
procedimientos específicos.

Como tal, es un concepto relativo a la prevalencia desproporcionada del aparato


administrativo en el conjunto de la vida pública o de las empresas privadas.

La palabra, etimológicamente, procede del francés bureaucratie, y se compone


de la voz francesa bureau, que significa ‘oficina’, ‘escritorio’, y el sufijo -cracia,
que viene del griego -κρατία (kratía), y que podemos traducir como ‘gobierno’,
‘dominio’ o ‘poder’. En este sentido, vendría a significar ‘poder del escritorio’, de
allí que desde su origen tenga un valor peyorativo.
El término es muy utilizado especialmente en el área de administración, más
específicamente en administración pública, para referirse al conjunto de técnicas
y metodologías para que sirven aprehender y racionalizar la realidad exterior, y
para poder controlarla desde el poder central de una manera estandarizada y
uniforme.

La burocracia puede ser tanto pública —cuando es inherente a organismos del


Estado, como lo son los hospitales, los tribunales, las escuelas o el ejército—,
como privada, cuando se refiere a todo el sistema administrativo de grandes
empresas o consorcios. En este sentido, la burocracia pública también es
conocida como administración pública, mientras que la burocracia privada se
conoce con el nombre de burocracia corporativa.

Por otro lado, en un sentido peyorativo, como burocracia se puede denominar


la influencia excesiva que pueden llegar a ejercer los funcionarios en los
asuntos públicos: “La burocracia no permite que este país marche”.

Del mismo modo, y también con un valor peyorativo, se denomina burocracia al


sistema caracterizado por una gestión ineficiente, plagada de obstáculos
(papeleos, rigidez, formalidades innecesarias, etc.), que dificulta la realización de
un trámite, la emisión de un documento o el flujo de un proceso, entre otras cosas:
“Intenté abrir una empresa, pero aquello suponía demasiada burocracia.”

Burocracia también se puede referir, simplemente, al conjunto de los


servidores públicos de un país: “La burocracia española hoy está de huelga”.
Burocracia según Max Weber

El economista alemán Max Weber, estudioso de la burocracia y de la forma como


se organizan las empresas, definía la burocracia como una organización basada
en normas y procedimientos normalizados, donde cada individuo tiene su
especialidad, su responsabilidad y su división de tareas. Como tal, señalaba que
la burocracia era un sistema de administración, impersonal y jerarquizado, sujeto
a un conjunto formal de reglas, con una clara división del trabajo, y conformado
por un grupo de funcionarios de cierto nivel de competencia técnica y
previsibilidad en la ejecución de sus tareas.

La burocracia es la organización o estructura que es caracterizada por


procedimientos centralizados y descentralizados, división de responsabilidades,
especialización del trabajo, jerarquía y relaciones impersonales.

El término es utilizado en la sociología, en la ciencia administrativa y,


especialmente, en la de administración pública. Podría definirse como un
conjunto de técnicas o metodologías dispuestas para aprender o racionalizar la
realidad exterior (a la que pretende controlar el poder central) a fin de conocerla
y llamarla de forma estandarizada o uniforme. Un claro ejemplo de esta
característica de las burocracias, particularmente de las de gobierno, es la
contratación y asignación o remoción de personal, es decir, funcionarios, de
acuerdo a criterios explícitos y relevantes al desempeño de funciones.

En la base de todo aparato burocrático hay algún tipo de disciplina. Por tal razón,
la burocracia sirve como articulación de la simplificación. Se podría argumentar
que por la burocracia es posible la división de trabajo promovida por el poder
central, que a su vez busca dominar a los funcionarios.

Ejemplos prácticos

Entre los ejemplos de las burocracias cotidianas se pueden contar las


de hospitales, tribunales, iglesias, escuela, ejército y las empresas, tanto
públicas como privadas. Por ejemplo, en un hospital corresponde al director o
supervisor tomar decisiones acerca de la distribución general de recursos entre
los departamentos.
A cada médico, o enfermero jefe de departamento corresponden las decisiones
acerca de cómo organizar los recursos que le han sido designados por el director
o supervisor en relación a la atención que su departamento ofrece al público
(horas y tipos de atención de médicos, enfermeras y uso de materiales —camas,
quirófanos.

A cada doctor o enfermera y jefe dentro de esos departamentos corresponden


las decisiones acerca de atención a los pacientes que asistan, con los recursos
disponibles en su departamento tal y como han sido organizados por el enfermero
jefe del departamento, etc.

Esos funcionarios (doctores, enfermeras, etc.) son contratados y promovidos o


despedidos en relación a sus capacitación técnica y funcionamiento en relación
a sus tareas, y no porque sean simpáticos, amigos o parientes del director o
descendientes de alguna familia especial. Por ejemplo, tanto un médico como
una enfermera jefe acceden a sus cargos en relación a los cursos de
especialización que hayan atendido y concluido exitosamente como en relación
a su experiencia.

La burocracia ha formado incluso parte de la administración de la justicia por pura


necesidad ya que como cualquier otra actividad acometida por el Estado se ha
visto sometida a la complejización cualitativa y cuantitativa de las tareas a su
cargo. La única forma de afrontar la complejidad es analizándola y
fraccionándolas en diversas materias y aplicando la fuerza de los funcionarios a
estas materias limitadas, a fin de lograr su dominio.

En la época moderna la burocracia asume su rol e importancia no solo en el


desarrollo de las funciones del Estado, sino también en las corporaciones y
grandes empresas, capitalistas o no, debido al desarrollo y especialización del
trabajo que han experimentado estas; se suele denominar a este tipo de
burocracia en las empresas privadas «burocracia corporativa», término que
generalmente se entiende como refiriéndose al conjunto de los empleados de
mayor jerarquía y especialistas en áreas como marketing, publicidad, ventas,
departamentos legales, administración, relaciones públicas, etc. que -se alega-
detentan algún tipo de monopolio en ciertos conocimientos.

Este sector de servicios, es además uno de los segmentos de la sociedad de


mayor crecimiento en poder económico y de decisión en muchos de los países
del Primer Mundo. La burocracia se puede ver incluso en el aspecto ecológico ya
que la destrucción ambiental ha sido simplificada a dos áreas: la pobreza y la
riqueza.3

Definiciones

El término viene del francés "bureaucratie", y este de bureau, oficina, escritorio,


y -cratie, -cracia: gobierno.

 "El gobierno de las normas y organización explícitas"


 En un sentido original, que se traslada al uso común, burocracia se asocia a
ineficiencia, pereza y derroche de medios. Generalmente se percibe, en la
imaginación popular, como un ente que existe únicamente para sí mismo y
que sólo logra resultados que acaban ampliando las dimensiones de la
burocracia. Así, comúnmente se usa de manera peyorativa.
 No obstante, de acuerdo al análisis sociológico de Max Weber, el sistema
tiene connotaciones más positivas, en que es una forma de organización y
administración más racional que las alternativas, que se caracterizan como
sistemas basados en aproximaciones "carismáticas" o "tradicionales". Weber
definió a la burocracia como una forma de organización que realza la
precisión, la velocidad, la claridad, la regularidad, la exactitud y la eficiencia
conseguida a través de la división prefijada de las tareas, de la supervisión
jerárquica, y de detalladas reglas y regulaciones. La burocracia en si es un
tipo de gobierno. Weber reconoce que las burocracias pueden causar
problemas de "papeleo", muchos trabajos burocráticos pueden resultar
tediosos, ofreciendo pocas oportunidades para el ejercicio de las capacidades
creativas.

La autoridad de los funcionarios y la rutina burocrática son los precios que se


deben pagar por la eficacia de la técnica de las organizaciones burocráticas.

Origen y evolución del término

La palabra fue introducida al vocabulario político-económico —con una


connotación negativa— por Jean-Claude Marie Vicent de Gournay, quien
escribió —con anterioridad a la Revolución francesa y en relación a las
políticas practicadas por la monarquía absoluta—: "Tenemos una
enfermedad en Francia que seriamente intenta obstaculizar nuestros
esfuerzos; esta enfermedad es llamada buromania". En otras ocasiones se
refiere a "la burocracia" como forma de gobierno.4

En una carta —fechada el 15 de julio de 1765— un enciclopedista alemán, el


barón Von Grimm, escribe: "El verdadero espíritu de las leyes en Francia es
el de aquella burocracia de la cual el fallecido Sr. De Gournay se quejaba
tanto; aquí las oficinas, los funcionarios, secretarios, inspectores e
intendentes no son nombrados en sus puestos para beneficiar el interés
público, en realidad parecería que el interés público ha sido instaurado para
que las oficinas puedan existir"

 Las responsabilidades y autoridad de cada funcionario son parte de una


jerarquía de autoridad, con derechos y deberes apropiados de supervisión
y apelación.
 Los funcionarios no son propietarios de los recursos que utilizan en el
desempeño de sus funciones, pero son responsables por el uso de tales
recursos.
 Los ingresos en relación al desempeño de las funciones están
estrictamente separado de cualquier otro. Igualmente en relación al
trabajo.
 Las posiciones y/o funciones no pertenecen ni pueden ser apropiadas por
los funcionarios (es decir, no se pueden heredar, transferir, etc., por
decisión del funcionario).
 Las funciones se desempeñan —y se llega a decisiones— sobre la base
de documentos escritos.

Adicionalmente, existen los siguientes considerandos en relación a los


funcionarios:

 Cada funcionario es contratado, nombrado o elegido sobre la base de su


conducta.
 Cada funcionario ejerce la autoridad que le ha sido delegada de acuerdo
a reglas generales e impersonales. Su lealtad es al correcto desempeño
de sus funciones.
 La contratación, elección y/o posición de cada funcionario depende de sus
calificaciones relevantes o técnicas.
 El trabajo del funcionario es exclusivo. El funcionario no puede tener otro
trabajo o responsabilidad que el desempeño de sus funciones.
 El funcionario es compensado o premiado con un salario regular y la
posibilidad de progreso en su carrera, progreso que depende
primariamente de su esfuerzo y dedicación al desempeño de sus
funciones.

El funcionario debe ejercer su buen juicio y habilidades, pero su deber es


ejercerlas en el servicio de la autoridad superior (incluyendo, especialmente
en el caso de altos funcionarios, la autoridad de la ley). Últimamente, el
funcionario es responsable por el desempeño imparcial de sus funciones tal
como están establecidas ya sea en la ley o regulaciones relevantes y debe
sacrificar sus opiniones personales —o renunciar a su cargo— si es que ese
deber le llega a ser contrario.

Percepciones de la burocracia

Como hemos visto, y a pesar de la efectividad y ventajas administrativas que


el sistema ha conferido históricamente a los estados, la reacción frente a su
aplicación o extensión no ha sido universalmente aprobatoria. Muchos,
siguiendo a De Gournay (quien en este sentido se puede ver como
antecediendo al Liberalismo clásico) lo consideraban como esencialmente
negativo.

Sin embargo, autores como Adam Smith y John Stuart Mill sobrepasaron
esas visiones tempranas, buscando proporcionar un fondo teórico a la
asignación racional de los recursos, a la producción, y a la fijación de precios,
teorías muchas veces basadas en la organización burocrática de las
actividades económicas y las empresas.

Quizás los primeros que intentaron realizar un examen académico general


del fenómeno y sus consecuencias fueron Karl Marx y Friedrich Engels, para
quienes la burocracia se origina y desarrolla a partir de cuatro fuentes:
la religión, el Estado, el comercio y la tecnología.6

En general, para esos pensadores la burocracia también tiene un rol negativo


(por ejemplo, Marx escribe: "En realidad, la burocracia como la organización
civil del Estado se opone al Estado de los civiles" (es difícil traducir el juego de
palabras en el original alemán) ver op cit "Nota a Párrafo 297"). Marx también
describe a la burocracia como "la república petrificada". Sin embargo,
introducen una diferencia interesante: la burocracia como instrumento del
Estado y la burocracia como instrumento de la sociedad civil (que tanto Marx
como Engels conceptualizan —en las "corporaciones" o guildas y gremios—
como la sociedad burguesa).
Así pues, Marx sugiere la burocracia como uno de los elementos que han
posibilitado, en este caso, la emergencia de las instituciones políticas de la
sociedad burguesa (a través del desarrollo de las corporaciones) y, más en
general, la posibilidad que la burocracia sea un instrumento no estatal sino
uno al servicio de los actores de la producción y la "sociedad civil" en general.

En la concepción marxista la burocracia no contribuye a la creación de


riqueza, pero gobierna (controla y organiza) tal producción apropiándose de
una porción de ella a través de leyes (impuestos, licencias, tributos, etc.). Es
entonces, un costo social (o costo a los productores) pero es un costo que
puede ser aceptable, en la medida que hace posible mantener el orden y
posibilita la expansión del producto común.

El problema en relación a la burocracia es entonces, desde este punto de


vista, no tanto si la burocracia puede tener un papel legítimo en la sociedad,
sino cuál es el costo de ese papel, particularmente dado que las clases
sociales (propietarios de los factores de
producción: proletariado, capitalistas, terratenientes, etc.) están
constantemente en disputa sobre la distribución del producto del proceso de
producción (ver, por ejemplo, «Explotación social»).

Se ha sugerido que Marx no profundizó el estudio en relación al papel general


de la burocracia, especialmente acerca de la posibilidad que desplace del
poder a las clases productoras propiamente tales.

Sin embargo, y con posterioridad (1851), Auguste Comte propone una


sugerencia precisamente en ese sentido (en su "Système de Politique
Positive", ver dirigismo ) asignando al gobierno el rol de conducir la acción
individual al objetivo común. Para Comte ese gobierno -se alega- seria
necesariamente autoritario, en que la acción de ese Estado se basa en el
descubrimiento y aplicación de "leyes naturales" por los administradores
científico-técnicos.

Para Comte los "sabios positivistas" tienen el papel principal de educar en un


proceso que "dará a cada uno el conocimiento necesario para comprender su
lugar, su papel como "órgano de la humanidad" a través de un sistema que
debe ser "preciso tanto acerca de los programas como acerca de los "cuadros
institucionales"; tendiendo a limitar absolutamente la intervención de la
individualidad... (Implementando de manera rutinaria) la investigación
administrativa, centralización uniformisante, reasignación regular del
personal a fin de evitar relaciones personales, cursos de contenido preciso y
programas estrictos, todo es planificado y anunciado por adelantado.

Ese desplazamiento de dirección política por una elite técnico-burocráticas


llegó a ser, para algunos (ver, por ejemplo, «Trotsky»), de mayor importancia
en tentativas posteriores de implementar la concepción marxista. Más
generalmente, la propuesta de Comte se percibe como estando en las bases
de los sistemas de administración en Europa continental en la segunda mitad
del siglo XIX.

Max Weber introdujo, de acuerdo a muchos, el concepto al vocabulario


académico moderno, basándose en el estudio de los sistemas
de administración pública europeos continentales de su época. Para Weber
la burocracia tiene una connotación positiva, en que es un sistema más
racional que las alternativas anteriores, sistemas de administración que
basan la autoridad en las tradiciones o el carisma.
De acuerdo a Weber, la burocracia es un sistema de gobierno o control legal
(en tanto que está sometido a reglas explícitas y generales). Es impersonal
(es decir, la autoridad va a quién tiene la capacidad de ejecutar ciertas
funciones, determinado por criterios establecidos en relación al desempeño
de la tarea y no en función de personas determinadas ya sea por tradición o
carisma; ver también «Meritocracia»), eficiente, eficaz y perdurable (en la
medida que distribuye y coloca funciones y poderes a los niveles adecuados
de manera racional) y tiende a disminuir las desigualdades sociales (en la
medida que por un lado distribuye autoridad y por el otro el acceso a esa
autoridad y sus posibles privilegios no se transmiten de generación a
generación).
Sin embargo, Weber también enfatizó que la burocracia puede anquilosarse,
dado que quienes tienen poder buscan preservarlo; y/o a carecer de
flexibilidad, por ejemplo, cuando confronta casos individuales o especiales.

Críticas

El propio Max Weber percibió que realmente no puede existir un tipo de


organización ideal. Por tanto, la burocracia real será menos óptima y efectiva
que su modelo ideal. Según Weber, puede degenerar de las siguientes
maneras:

 La jerarquía vertical de autoridad puede no ser lo suficientemente explícita


o delineada, causando confusión y conflictos de competencia.
 Las competencias pueden ser poco claras y usadas contrariamente al
espíritu de las reglas; en ocasiones el procedimiento en sí mismo puede
considerarse más importante que la decisión o, en general, sus efectos.
 Nepotismo, corrupción, enfrentamientos políticos y otras degeneraciones
pueden contrarrestar la regla de impersonalidad, pudiéndose crear un
sistema de contratación y promoción no basado en méritos.
 Los funcionarios pueden eludir responsabilidades.
 La distribución de funciones puede ser inefectiva, produciendo excesiva
actividad regulatoria, duplicación de esfuerzos y, en general, ineficiencia.

Incluso una burocracia no degenerada puede verse afectada por ciertos


problemas:

 Sobre especialización.
 Rigidez e inercia en los procesos, tomando decisiones con lentitud o
siendo imposible aplicarlas al presentarse casos inusuales, e igualmente
retrasando los cambios, evolución y adaptación de viejos procesos a
nuevas circunstancias;
 Suposición de que el sistema es siempre perfecto y correcto por
definición, provocando que su organización sea poco proclive al cambio y
a la autocrítica;
 Poca estima por las opiniones disidentes;
 Creación de más y más reglas y procesos, creciendo su complejidad y
disminuyendo su coordinación, facilitando la creación de reglas
contradictorias.

En la concepción del marxista León Trotsky, el régimen de la


antigua URSS tras el triunfo de Stalin correspondía al dominio político de
una casta privilegiada, la burocracia.

Según algunos sociólogos modernos como el francés Michel Croizier:

La impersonalidad del empleado para aplicar la regla sin excepción de


personas retira cualquier sistema de flexibilidad, la multiplicación de las reglas
de control previene cualquier iniciativa y juega contra la innovación y
la departamentalización conduce a la renuncia de los grupos a sus metas a
expensas de los de la organización y evita cualquier forma de adaptación.9

En ejemplos extremos la burocracia puede dirigir al trato de los seres


humanos como objetos impersonales. Este proceso ha sido criticado por
numerosos filósofos y escritores (Aldous Huxley, George Orwell y Hannah
Arendt) y satirizado en el tebeo Dilbert. Mafalda, un personaje de historieta
creado por Quino, le puso Burocracia como nombre a su tortuga.

DEFINICION BUROCRACIA

El término burocracia proviene del francés bureaucratie, cuya raíz es bureau


(“oficina”). El concepto permite nombrar a la organización que está regulada
por normas que buscan un orden racional en la gestión y distribución de sus
asuntos.
Además de lo expuesto es interesante establecer que existe una Teoría de la
Burocracia. Se trata de una teoría que se inició con el claro objetivo y la
necesidad de conseguir que la organización de las distintas empresas,
especialmente de las que contaban con muchos empleados y con un gran
volumen de actividad, estuvieran “ordenadas” de manera racional.

De ahí surgieron ideas y propuestas como la del economista alemán Max


Weber que, entre finales del siglo XIX y principios del XX, se convirtió en uno
de los máximos exponentes de dicha teoría. En su caso, consideró que la
burocracia era una forma racional de organizar una entidad para conseguir
que la misma funcionara con precisión, claridad, velocidad y eficiencia.

En este sentido, para él a la hora de establecer dicha burocracia era


fundamental que la misma se sustentara en cuestiones tales como la división
del trabajo, la jerarquía de la autoridad, las reglas y normas, el compromiso
profesional, la racionalidad, la impersonalidad en cuanto a la aplicación de los
procedimientos y las reglas o los registros escritos.

La burocracia también es el conjunto de los servidores públicos, aunque el


término tiene una connotación negativa: se entiende por burocracia a la
administración ineficiente por el papeleo y las formalidades, y a la influencia
excesiva de los funcionarios en los asuntos públicos. Por ejemplo: “Por culpa
de la burocracia tengo que buscar los recibos de sueldo de los últimos treinta
años; de lo contrario, no puedo acceder al beneficio”, “La burocracia a la hora
de los trámites hizo que dejara la universidad pública”.

Dentro de esa acepción negativa del término burocracia que estamos


analizando es interesante comprobarla a través de lo que son casos prácticos.
Así, por ejemplo, se establece que una de las causas que lleva a que muchas
personas sean reacias a apostar por el autoempleo en algún momento de sus
vidas es precisamente la cantidad de papeleo que hay que realizar y también
la gran pérdida de tiempo que aquel trae consigo.
Pese a esta utilización negativa del término, la sociología y las ciencias
administrativas entienden a la burocracia como la estructura que se
caracteriza por los procedimientos regularizados y explícitos. La burocracia
implica relaciones jerárquicas e impersonales, la especialización del trabajo y
la división de responsabilidades.

En el plano teórico, la burocracia permite que las normas dictadas por las
autoridades se ejecuten de manera precisa y acorde a procedimientos ya
estipulados. De esta manera, se reduce el error humano y el proceso de las
acciones resulta transparente.

La visión negativa de la burocracia surge por la rigidez de estos mismos


procesos, que pueden volver excesivamente lento cualquier tipo de trámite.
Por otra parte, la burocracia no tiene en cuenta las alteraciones que pueden
surgir con el devenir cotidiano y que exigen nuevas soluciones para los
problemas inéditos.

El término Burocracia se emplea de la capacidad que tiene una organización


de cualquier tamaño en aplicar con éxitos sus acciones en el proceso de llevar
a cabo una misión o propósito de concretar un acuerdo. Generalmente la
palabra es relacionada con las entidades gubernamentales, corporaciones y
organizaciones no gubernamentales. La Burocracia no solo se encarga que
esa misión que se llevara a cabo no solo cumpla con los objetivos a ejecutar,
sino que también busca la forma de optimizar su cumplimiento para obtener
la mayor eficiencia posible y al menor costo posible de los recursos.

La Burocracia es considerada por los Estudiantes Contemporáneos un


Fenómeno Ineficiente. Sin embargo, existe un gran número de
organizaciones burocráticas en todo el mundo. El precursor del termino
Burocracia fue Max Weber, sociólogo alemán, economista y académico
administrativa, introdujo el concepto de la Burocracia en las ciencias sociales
generalizando la idea de que era Superior a cualquier otra forma de
organización y explica la solidez y eficiencia de las organizaciones
Burocráticas, dando así una garantía de estado estable y conformado por
valores de ética capaces de formar y mantener una organización o estado en
pie.

Los autores y analistas actuales sostienen que la tesis de Weber fue mal
traducida al inglés y por consiguiente mal interpretada. La Racionalidad
incluye también la reducción de la incertidumbre referente a los
procedimientos internos de una organización, dando transparencia y claridad
a los procesos en ejecución, de esta forma, la Burocracia garantiza para la
organización que la aplica una superioridad ante las demás que le da
credibilidad y confianza.

REFERENCIAS:

https://www.significados.com/burocracia/

https://es.wikipedia.org/wiki/Burocracia

http://definicion.de/burocracia/

http://conceptodefinicion.de/burocracia/