Sunteți pe pagina 1din 2

El Concepto de Remate:

Según la doctrina, se define como un acto procesal que tiene como hipótesis la
existencia de una obligación, dineraria por lo general, a cargo del dueño de los
bienes embargados o gravados.

En cuanto al remate de dinero embargado, es una venta judicial que difiere del
contrato de venta entre partes, en el que el vendedor garantiza la evicción y el
saneamiento de lo vendido, mientras que en la subasta no ocurre eso.
Chiovenda considera que cuando los bienes del deudor deben ser convertidos
en dinero para la satisfacción de los acreedores tiene lugar la expropiación de la
facultad de disposición. El derecho de vender, corresponde al Estado como
medio ejecutivo esto es como medio de actuación de la ley, en síntesis para este
procesalista el remate no es un contrato de compraventa celebrado entre el
ejecutado y el adjudicatario (el que compra) porque la compraventa es un
contrato consensual y bilateral y el ejecutado no solo ha dado su consentimiento
si no que lo niega , se le priva de sus bienes a la fuerza, de igual manera no
puede decirse que es un contrato entre el órgano jurisdiccional del Estado y del
adjudicatario porque aquel no es dueño de la cosa rematada solo tiene el
derecho de disponer del derecho de propiedad y tampoco es una compra venta
entre el acreedor y adjudicatario porque el acreedor no es el dueño de la cosa.

El procesalista Guasp sostiene lo siguiente: “La enajenación forzada que


implica la ejecución es por naturaleza un acto procesal, un acto e instrucción del
proceso de ejecución, puesto que es un acto de realización forzada, el
procesalista Calamandrei sostiene que en el caso del remate el Estado se
introduce como autoridad en la esfera jurídica del deudor para realizar actos
periódicos de su nombre.

Para el venezolano Francisco Brice el sostiene que el remate es sin duda una
venta en el sentido económico porque envuelve el traspaso de la propiedad de
un bien a cambio de un precio pero le falta el consentimiento elemento
indispensable para su existencia, en cambio, es un acto procesal que tiene su
origen en la propia función judicial, si el poder jurisdiccional esta
constitucionalmente facultado para declarar, asegurar y realizar el derecho, es
claro que esta facultad debe extenderse a todo lo que sea necesario para el
exacto cumplimiento de su función siempre que sea concedido expresamente
por la ley de manera concreta o genérica dado el carácter formalista del derecho
y del proceso.
REQUISITOS:

 Publicidad: El poder público está interesado de que los actos de remate de


bienes muebles o inmuebles tengan la mayor publicidad posible para que
concurran al acto la mayor cantidad de personas que puedan ofrecer la mayor
cantidad de dinero, para esto se libran los carteles.
Los carteles indicarán:
Los nombres y apellidos, tanto del ejecutante como del ejecutado.

La naturaleza de la cosa, y una breve descripción de ella, y si fuere inmueble su


situación y linderos, expresándose si el remate versará sobre la propiedad o
sobre cualquier otro derecho.

En el último cartel, o en el único cartel si hubiere habido impresión por convenio


de las partes, se indicará además el justiprecio de la cosa, o de cada una de ellas
si fueren varios los gravámenes que ésta tenga, y el lugar, día y hora en que se
efectuará el remate.

Para conocer los gravámenes oficiará el Juez con debida anticipación al


registrador del lugar donde esté situado el inmueble pidiéndole noticia de ellos.
Estas diligencias se harán por cuenta del ejecutante.
 El justiprecio
CODIGO PROCESAL CIVIL: EL REMATE

Art. 728° tasación: el juez dispone en autos el nombramiento de peritos y el plazo


de dictamen.

Art. 729° tasación convencional: el juez ordena la tasación y en caso de dinero


nombrará a un agente de bolsa o corredor de valores para que los venda.

Artículo 731° Convocatoria: Aprobada la tasación o siendo innecesaria ésta, el


Juez convocará a remate fijando día y hora y nombrando al funcionario que lo
efectuará.

Artículo 733° Publicidad: La convocatoria se anuncia en el diario encargado de


la publicación de los avisos judiciales del lugar del remate por tres días
tratándose de muebles y seis si son inmuebles.

Artículo 734° Contenido del aviso:


En los avisos de remate se expresa:
1. Los nombres de las partes y terceros legitimados;
2. El bien a rematar y, de ser posible, su descripción y características;
3. Las afectaciones del bien;
4. El valor de tasación y el precio base;
5. El lugar, día y hora del remate;
6. El nombre del funcionario que efectuará el remate;
7. El porcentaje que debe depositarse para participar en el remate; y
8. El nombre del Juez y del Secretario de Juzgado, y la firma de éste.