Sunteți pe pagina 1din 81

francisco

HISTORIA Y VIDA EN ARATOCA

WILLER FABIAN BELTRAN

PRESENTACION

La intención del presente trabajo, es hacer efectivo un auxiliar histórico, geográfico y socio
cultural del municipio de Aratoca.
Mi anhelo como todo el que escribe, es ser leído, especialmente por aquellos en que el autor
piensa al armar su obra, en mi caso los jóvenes de mi tierra, a quien animo a despertar en ellos
el sentimiento de amor y arraigo por la patria chica.

Sin pretensiones literarias ni convencionalismos retóricos comunico mis impresiones,


manteniéndome neutral ante los diferentes puntos históricos que he analizado, formándome una
idea clara que anuncio a mis paisanos y amigos, no como la última palabra en las discusiones
históricas sobre Aratoca, pero sí una visión más sobre ellas.

La tradición fue mi mayor informante, de parte de protagonistas que todavía hacen historia en
el Municipio y que con base en los historiadores como José Manuel Rojas Rueda, y el hijo
adoptivo de Aratoca, Juan de Dios Arias, me permitieron concluir los contenidos de
“HISTORIA Y VIDA DE ARATOCA”.

WILLER FABIAN BELTRAN RUEDA

NUESTROS ORIGENES

Aratoca como Santander, se siente orgullosa de tener como sus antepasados indígenas, a los
GUANES.
Pueblo bravío y noble, habitada en la cordillera oriental, más específicamente en lo que hoy
son las provincias Comunera y Guanentina y a quienes los Santandereanos debemos el
temperamento y valentía propias de nuestra raza.
El Cacique de esta comarca era un valiente hombre llamado Guanentá a quienes los otros
indígenas veneraban y respetaban como, superior, sabio y guerrero; su sede era lo que hoy es
San Gil, punto estratégico para el control de su reino que abarcaba los hoy Municipios de
Aratoca, Curití, Los Santos, Barichara, Socorro, Villanueva, Mogotes, entre otros.
Los Guanes estaban dotados de especiales condiciones físicas y morales; cuando llegaron los
españoles se sorprendieron por la belleza de sus mujeres y lo obsoleto de sus hombres; eran
altos de rostro aguileño, piel blanca y ojos grandes; vestían mantas de lana, que ellos mismos
elaboraban y pintaban.
Tenían su propia lengua, clasificada dentro de la familia lenguistica Chibchas, afín cultural
también con los Muiscas con quienes compartían costumbres y ritos; sobresalían como
expertos, metódicos y ordenados agricultores; aprendían muy rápido de los Españoles,
especialmente el idioma castellano; eran diestros con sus armas: Lanzas, dardos, macanas,
hondas, arcos y flechas que utilizaban con fiereza ante sus enemigos.
Sus viviendas, utilizadas solo en tiempo de paz, estaban construidas sobre una basa circular,
con paredes de bahareque y techo pajizo; las puertas eran cañas tejidas con cuerdas y como
cerraduras trancas de madera; en guerra se refugiaban en cuevas para protegersen y planear las
estrategias a seguir ante los invasores.
LA CONQUISTA DE LOS TERRITORIOS GUANES

El primer conquistador español que conoció el territorio de los Guanes fue el capitán Martín
Galeano, atraído por la fama de fertilidad que tenían sus tierras y la numerosa población que la
habitaba.
El capitán Galeano, emprendió el 20 de enero de 1540 el recorrido que le iba a mostrar el
territorio de los Guanes y dominarlo; su primer objetivo fue las tierras del cacique Corbaraque
siguiendo la ruta del valle de poima, hoy Oiba, que los llevo a Charalá, de donde se di rigieron
a San Gil, para continuar hacia Macaregua, en territorio actual de Aratoca, donde se libro una
de las batallas más sangrientas de la conquista española al nuevo mundo, y donde los indígenas
en desventaja bélica, no lograron con su fiereza igualarlos, terminando aplastados bajo los
cascos de la caballería Española, impidiendo así terminar como esclavos.
El triunfo de Galeano sobre los Macareguas, lo engrandeció y lanza su ofensiva contra el
dominio del cacique Guanentá, cuyos habitantes temerosos huyen en medio de confrontaciones
que dejan a las tropas de Galeano, un reguero de indígenas muertos y adornos con sus más
preciosas obras de arte en oro.
Para el Capitán Galeano, sus triunfos no fueron fáciles: cerca al socorro, el cacique Chanchón,
le dio una gran pelea cargada de heroísmo, pero con resultados adversos al caer prisionera y
herido; Galeano con gesto de nobleza, trato al derrotado con piedad, liberándolo al lograr del
Cacique la renuncia a su independencia.
La gira de Galeano por tierras Guanes, duro más de cuatro meses, tiempo que cubrió el paso
por Simacota, Chima, Contratación y Vélez, ciudad fundada por él, y en la que encontró a los
indios sublevados bajo el liderazgo del Cacique Saboyá, a la que respondió Santa Fe con
refuerzos comandados por los capitanes Juan de Céspedes y Juan de Rivera, mientras de Tunja
marchaban con el mismo destino, tropas del Capitán Gonzalo Suárez Rondón.
Siete años después de la batalla de Macaregua, los Guanes, fueron derrotados por el
conquistador español Pedro de Orsua, quien dirigiendo un ejército de 80soldados y 20 de la
caballería dio fin a la rebeldía Guanes apresándolos y matándolos en las montañas del Socorro.
La historia dice pocos que quedaron, permitieron el cruzamiento de razas gracias a que las
mujeres hermosas Guanes atraían a los Españoles lo mismo que los hombres Guanes con el
color blanco de su piel, su postura gallarda, sus costumbres, su viveza e inteligencia, junto a la
aptitud para aprender el castellano.
La Economía, la basaban especialmente en la agricultura; cultivaban el algodón y luego lo
transformaban en hermosas mantas que pintaban con firmes y hermosos colores; el fique o
henequen era la fibra con que laboraban hamacas, costales y mochilas; este arte que aun
perdura, es hoy fuente de empleo y aunque no es rentable, de él viven los descendientes de los
Guanes, hilando la fibra para después hacer la tela con que se fabricaran los sacos para
comercializar los productos agrícolas como papa, zanahoria, yuca y otros.
Hoy, los últimos descendientes de los Guanes, viven en las regiones de Villanueva, Barichara
y Guane. Tienen una estatura promedio de 1,75 metros, son cuadrados de espaldas y fornidos
de piernas, efecto de su continuo subir y bajar cerros, cargando pesadas maletas.

FUNDACION DE LA VILLA DE NUESTRA SEÑORA DE LAS NIEVES Y SANTIAGO


EL MAYOR DE ARATOCA

Siendo Rey Fernando VI, apodado el Discreto, y como virrey el señor José Alfonso Pizarro en
Santa Fe, se realizó la fundación del Municipio de Aratoca el 5 de Agosto de 1750, previo lleno
de los requisitos exigidos por las leyes y las ordenanzas de la época.
Don Domingo de Rojas, rico Español y quién vivía en la Villa de Santa Cruz y San Gil de la
Nueva Baeza, se dirigió en compañía de Don Francisco Espinosa, Don Antonio Solano, Don
Antonio Florez y otros hacia el lugar señalado para la fundación.
Recorrido parte del Territorio que constituye el Municipio hoy, quisieron elegir la altiplanicie
del alto de San Sebastián por ser una Sabana de gran extensión, pero la falta de agua no les
permitió proyectar la realización del pueblo.
Posteriormente los fundadores se trasladaron a un valle angosto, cruzado de norte a sur por
varios arroyuelos y cercado por amarillentas colinas que se abren hacia el occidente para dejar
ver la hermosa mesa de jéridas o mesa de los Santos y la imponente cordillera de los andes
Santandereanos, y hechizados por el hermoso paisaje, la abundancia del agua y la luz tan clara
pura, eligieron aquel sitio para hacer la fundación.
Levantado el plano los fundadores trazaron calles y en el centro de la plaza señalaron los
sitios para edificar la Iglesia y el cabildo Municipal.
Los fundadores edificaron primero cinco chozas pajizas en el costado oriental de la plaza, y
una capilla, donde está ubicada hoy la de Jesús Nazareno.
Fundado el Municipio de Aratoca, surgieron pleitos por cuestiones de importancia y límites
con los vecinos Municipios de Cepitá y Curití. En este ruidoso pleito que se prolongó por
cuarenta años los fundadores y sus descendientes defendieron, sus intereses y los de la villa y
obtuvieron el título de parroquia en 1790.
A nuestro querido Municipio lo llamaron VILLA DE NUESTRA SEÑORA DE LAS NIEVES
Y SANTIAGO EL MAYOR DE ARATOCA.
El nombre de ARATOCA según una tradición contada por nuestros antepasados hace
referencia: A que en cierta ocasión estando Don domingo de Rojas inspeccionando el terreno
donde hoy es Aratoca, llegó a una colina en donde lo podía observar todo y al ver que un
labriego a la vez que habría las fecundas entrañas de la tierra con su herramienta tocaba u
armonioso y rústico instrumento.
Es decir que a la vez que Araba-Tocaba, de ahí el nombre, de ARATOCA.
Otro significado del nombre de Aratoca es el que hace relación a la investigación realizada
por el historiador Miguel Aguilera, en la cual la palabra Aratoca esta compuesta de raíces
Muiscas SARATOCA, equivalente a la frase: Lugar donde se domina el río, palabra que hace
relación a las características panorámicas de nuestra población.

ARATOCA DESPUES DE SU FUNDACION,


HASTA NUESTROS DIAS
Después de su fundación en 1.750, Aratoca vivió acontecimientos importantes que generó la
evolución de los hombres junto a su entorno ambiental por motivos de
superación y desarrollo.
Atrás quedaron los indígenas con sus mitos misteriosos; la conquista con sus manos cazadoras
y devastadoras; la colonia con sus cuantos de brujas, duendes, fantasmas y
ánimas en pena; la república con sus leyendas épicas, olorosas a pólvora y con
sus hombres sin miedo, nacidos para la gloria.
Para comenzar un recorrido histórico basado en el conocimiento investigativo de muchos
historiadores y en las narraciones de mis paisanos de antaño se puede afirmar lo
siguiente:
Aratoca estuvo desde 1.750 a 1.810 bajo el poder de los virreyes: José Alfonso Pizarro, José
Solis y Folch de Cardona, Pedro Mecías de la Serna, Manuel Guirrior, Manuel Antonio Florez,
Juan de Torrezal Díaz, Juan Francisco Gutiérrez de Piñerez, Antonio Caballero y Góngora,
Francisco Gil de Taboada y Lemus, José de Ezpeleta, Pedro Mendinueta y Musquiz y Antonio
Amar Borbon.

Estos años nacientes de la Villa de Aratoca transcurrieron en tranquilidad, pendientes de la


noticia de la metrópoli Española y de Santa Fe, capital de Virreinato. La llegada al poder de un
nuevo soberano, los matrimonios de los príncipes, el nombramientos de arzobispos, el
recibimiento del virrey en Santa Fe, eran celebrados con demostración de jubileo en la villa;
como también en la muerte del monarca o de un duque o grande de España, se efectuaban
honras fúnebres y la sociedad guardaba riguroso luto.

La vida silenciosa y rezandera de la colonia giraba en torno a la iglesia parroquial, las fiestas
religiosas se celebran con gran pompa y cuando ocupaba el trono un nuevo monarca las
familias criollas, como fieles súbditos de la corona, conmemoraban el acontecimiento con
mucho furor.
Este ambiente de paz vino a perturbarse con los acontecimientos del 16 de marzo de 1.871,
cuando los comuneros en el socorro se declararon en rebeldía contra el poder Español y en
que muchos hijos de Aratoca tomaron parte activa en el movimiento revolucionario, que fue el
comienzo de la magna epopeya libertadora; y 29 años después, el 10 de julio de 1.810 cuando
los bravos socorranos dieron el grito de la independencia e incineraron la hoguera de la
libertad que con combustible propio y agigantado transmitió su calor a Santa Fe en las
históricas jornadas del 20 de julio de aquel año memorable.
Durante la campaña libertadora, Aratoca se hizo presente con sus mejores hijos, quienes
ofrendaron sus vidas en los patíbulos y en los campos de batalla. La historia guarda con
veneración y respeto los nombres de Juan Manuel Rojas Rueda, uno de los jefes comuneros; de
Manuel Adarme y Miguel Prada, fusilados por los Españoles el 18 de Noviembre de 1.817;
Fernando Barrera, el 5 de enero de 1.818, y el capitán Sebastián Galvis, muerto en Camayagua,
(Venezuela) el 5 de diciembre de 1.822, y N. Cardozo fusilado el 20 de enero de 1.817.
Es importante saber que en el año 1.841, Aratoca fue elevada a la categoría de villa como
cabecera o capital de la pequeña región, que comprendía los municipios de Curití y Jordán.
Como primer jefe de esta pequeña región fue nombrado don José María Rojas Bautista, quien
desempeñó el cargo durante varios años. En esos tiempos funcionó en Aratoca una notaría, que
estaba a cargo del Juez del distrito, señor Rafael Uribe S.
En ese mismo año el 9 de Enero, a las cuatro de la tarde tuvo lugar en la altiplanicie de
Aratoca, la batalla decisiva entre las fuerzas del gobierno y las revolucionarias al mando de los
coroneles Manuel González, Juan José Reyes Patria y Farfán. El General Pedro Alcántara
Herran y Tomas Cipriano de Mosquera, junto con los batallones de línea atacó las fuerzas de
González y Reyes Patria, que reunidas pasaban de dos mil hombres y las venció, tomándoles
cuatrocientos prisioneros, trescientos fusiles y otros elementos de guerra. Esta batalla
perteneció a una de las más famosas de la época: La guerra de los supremos.
Años después Aratoca adquirió gran importancia en lo económico, cultural y social, las
personas que tenían mucho dinero se preocuparon por el embellecimiento y desarrollo de
nuestro pueblo, fue así como en esos años se edificó el sector denominado hoy “La Lomita” al
oriente de la plaza principal, hacia el sur occidente se edificó en 1.865 el Hospital “San Juan de
Dios” que contaba con varios pabellones y una capilla, este Hospital uno de los primeros
fundados en Santander, fue destruido con el barrio San Rafael en el terremoto de 1.875.
En 1.870 se fundó el primer Colegio San Luis que duró pocos años funcionando, en 1.872 se
fundó el Colegio Internado para Señoritas “La Merced” que duró siete años funcionando, y que
por falta de dinero para su mantenimiento desapareció. Más adelante daré descripciones
importantes sobre estos Colegios.
En esta época la sociedad de la Villa de Aratoca, estaba integrada por familias prestigiosas
que gozaban de buenas costumbres. En las damas y caballeros se destacaba la laboriosidad, el
espíritu publico, la pulcritud moral y se preocupaban por respetar los actos de la vida
individual, social y cultural.
La Iglesia católica fue testigo fiel del fervor religioso de los habitantes de Aratoca y de los
acontecimientos más importantes de la vida social de la colonia que encerraba el colorido
hispano de lo arraigado de sus costumbres.
Las fiestas sociales consistían en comidas, bailes y paseos a caballo a alguna hacienda vecina.
Cuando ocurría la muerte de una persona importante del pueblo, se suspendían las diversiones
y la sociedad guardaba luto por varios meses.
Las reuniones sociales tenían lugar en las casas de las personas más importantes del
municipio y eran acompañadas con música de tiples, violines, guitarras, bandolas y otros
instrumentos de cuerda.
En las horas de la tarde era de costumbre las visitas entre familias y antes de que estas
regresaran a sus hogares, se ofrecía una copa de buen vino español y se servía el refresco que
consistía en una taza de chocolate con queso, mantecada y dulces. Ya a las seis d la tarde se
encendían las lamparas de casa en casa y el descanso se esparcía sobre Aratoca.
Las familias salían a veranear en los meses de Diciembre y Enero a orillas del río
chicamocha.
En cuanto a las famosas ferias, se hacían con motivo de la celebración del patrón de Aratoca,
Santiago el Mayor, en estas fiestas contenían eventos como corridas de toros, juegos
pirotécnicos, bailes y diversiones públicas, en las que participaban también personas que
llegaban de otros pueblos.
La Semana Santa tenía fama en toda la región por el esmero de los arreglos de los pasos de la
pasión y por el esplendor del monumento del Jueves Santo, las procesiones eran muy
concurridas, cosa que en la actualidad se ve muy poco, quizá por la poca fe de los habitantes
del pueblo.
En cuanto a los jueves Corpus, eran preparadas con anticipación para celebrar una fiesta digna
del pueblo, los altares se levantaban en las cuatro esquinas del parque, se adornaban puertas y
ventanas con cortinas, colgaduras de flores y en el trayecto de la procesión con el Altísimo se
colocaban arcos con frutas y animales cazados en las veredas.
En el mes de Diciembre, era el mes de la alegría en Aratoca, el anuncio de la Navidad era
recibido con entusiasmo; el escritor José Manuel Rojas Rueda decía: que “el mes de diciembre
tenía una fisonomía especial que la distingue de los demás meses del año, ya que se observa un
cielo inmensamente azul resplandeciente, por la vegetación hermosa de los aguaceros de
octubre y noviembre, brilla más el sol y de noche el firmamento tachonado de estrellas y
luceros, aparenta un joyel de rutilante pedrería.
En aquella noche insondable y mágica del nacimiento del niño Dios, cuando la luna plena ha
borrado los diamantes de las estrellas, la villa mansión de paz y de sosiego, se envuelve en el
entorno de plata que tiembla en el aire.
Los días navideños empiezan en la madrugada del 16 de diciembre, cuando el alegre repique
de las campanas acompañadas por el retumbar de los voladores, anuncian la primera misa de
aguinaldos.
Atrás quedó la guerra de los mil días, atrás quedó la violencia desatada por los partidos
tradicionales de Colombia, atrás quedó el horror de los pantanos de sangre que dejaron los
asesinatos de miles de Santandereanos en Palonegro, de los cuales muchos Aratoqueños
perecieron dejando enlutadas a viudas, madres y huérfanos a muchos niños, todo por defender
un color que representaba el honor de un pensamiento liberal o conservador. Consecutivamente
a estos hechos relumbraron las esperanzas de los Aratoqueños que vieron como sus pueblos se
ponía al margen del desarrollo tecnológico, representados en las aperturas de vías como la
central, carretera que comunica a Bucaramanga con Santa Fe de Bogotá, la apertura del Ramal
de Aratoca, vale la pena anotar que el primer carro traído a Aratoca, se hizo cuando la carretera
central solo llegaba a pescadero; se desarmó el carro y lo llevaron en mulas hasta el pueblo,
todo esto realizado por la pudiente familia Joya de esa época.
Veamos como la tecnología y el querer de ilustres Aratoqueños permitieron que la oscuridad
se hiciera claridad y le diera un entorno de brillantez al casco urbano de la población, esto
gracias a importantes personas como don Nicolás Silva, quien aportó la mayoría de acciones
para la compra de la planta eléctrica, además quien donó terrenos para la ampliación del
cementerio y para la realización de la carretera vía al Ramal. Al igual vale un profundo
reconocimiento a don Francisco Prada Marquez, quien donó mucha s casas en la ciudad de
Bucaramanga para que fueran tenidas y usufructuadas por el Ancianato de Aratoca; también
importante reconocimiento a las siguientes personas que se preocuparon por sacar adelante
nuestro pueblo: don Isidro de Rojas, don José María Rojas Bautista, don Manuel Pimiento, don
Trino Mogrovejo, don Climaco Pimiento, don Abdon Espinosa, don Claudio, don Climaco y
don Eugenio Rojas y Solano, don Martín y don Vicente Pimiento, don Hermogenes Trujillo
don Elías Osorio, don Antonio Beltran Bautista, don Gilberto Rojas Rueda, las educadoras:
Ana Mercedes Orozco, Ana Dolores Trujillo, Evelia Trujillo de Valencia, Zoraida Osorio de
Villamil, Isolina Rueda de Ramírez, Trinidad Rueda De Gómez, Herminia y Rosa Pimiento de
Dulcey.
De las actividades culturales realizadas en los años que van de 1.930 a 1.950, podemos
destacar a los integrantes de la banda de músicos de Aratoca, como fueron: don Miguel Avila,
don Manuel Silva, Saúl Otero, Luis Antonio Beltran, Benancio Gutiérrez, y otras personas
quienes tocaban instrumentos como: la bombarda, la tambora, la guitarra, el tiple, la flauta, la
corneta y otros instrumentos. Esta banda de músicos se reunía todos los domingos para ensayar
y a su vez alegrar el mercado, también se reunían para celebrar las fiestas patrias, y acompañar
a los amigos a su última morada, en el cementerio municipal.

Otra generación importante para el desarrollo de Aratoca fue la integrada por personajes como
los señores: Gonzalo Rojas Rueda, Saúl Rueda Larrota, Antonio Ordoñez Vargas, Heriberto
Moreno Rojas, Rafael Castillo, Pedro Bautista Manosalva, Pedro Prada Méndez, José Guevara
Rivera, Luis Antonio Beltrán León, Rubén Rojas, Emiliano Aparicio, Felix Jaimes, Martín
Beltrán, José Manuel Rojas Rueda, Francisco Prada Marquez, Manuel Ordoñez, Benancio
Gutiérrez y Marcos Mora.
Así fue pasando el tiempo en Aratoca, con hechos lamentables como el asesinato de las
hermanas Trujillo ocurrido en 1.970, lo mismo que los asesinatos en la década del 90 de los
hijos de Aratoca, Humberto Beltrán Quintero, Hector Bautista, Alberto Monsalve Rojas, Carlos
Moreno Rojas, personas que solo trabajaban dignamente contribuyendo con el progreso del
pueblo y subsistencia de sus familiares, sin que estos hechos se hayan esclarecido aún; con
actividades de progreso como la recreación del actual Colegio San Luis en 1.972, la creación
de la mayoría de las escuelas rurales para brindarles educación a los niños campesinos, la
apertura de ramales para las veredas, la electrificación de los mismas, la pavimentación de las
calles en sector urbano, la construcción de acueductos veredales y urbanos, la ampliación del
sector urbano con la construcción de nuevos barrios como Bellavista, Las Brisas, Luis Carlos
Galán S., la construcción del centro deportivo de Aratoca, dotada con una adecuada cancha de
fútbol, con sus respectivas gradería para albergar a unas 300 personas, dos piscinas, una para
adultos y otra para niños, juegos infantiles; la consecución del aula múltiple “Gustavo Duarte
Alemán” para el Colegio San Luis, lugar que brinda comodidad para los actos culturales y
bailes populares de Aratoca, la consecución de una volqueta para el servicio de recolección de
basuras y traída de materiales para las obras civiles; la remodelación de la fachada de la iglesia
que hace que se vea de un estilo colonial más original y permite a los turistas agradables tomas
para sus recuerdos en el álbum de fotos.
El logro de la planta de teléfonos para la adquisición de quinientas líneas que brindará
comodidad en las comunicaciones de las gentes de Aratoca con los demás municipios y
ciudades.
Con estas obras y muchas más ha transcurrido la historia y vida de Aratoca, por esto que es
importante hacer un reconocimiento a cada una de las personas que han aportado un granito de
arena para hacer de Aratoca lo que es, personas como Miguel A. Beltrán Quintero, Horacio
Rojas Hernández, Rafael Pereira Castillo, Expedicto Barragán, Jaime Santamaría , José A.
Afanador, Alcides Jaimes, José del Carmen Aparicio, Isaias Rueda, Hector Bautista Q.,
Aquilino Aparicio, Luis Aparicio, José Angel Avellaneda, Hernando Arias Silva, Miguel Mora
Avila, Eunice Avendaño, Esther Beltrán, Ruben Rojas, Alfonso Salazar, Eduardo Adarme,
Rosendo Pedroza, Marina Salazar, Edwin Humberto Beltrán, Ramiro Rondón, Gilberto
Aparicio, Alfonso Badillo Beltran, Luis Monsalve, Arturo Moreno, Polidoro Aza Rondón y
otras personas quienes desde sus actividades políticas, comerciales, industriales, han
contribuido a las obras de progreso para Aratoca.
Los mismos que hijos de Aratoca que realizan o realizaron importantes actividades fuera de su
terruño como los doctores: David Pimiento Sarmiento quien fue magistrado del Tribunal
Superior de Santander, Alberto Moreno, Gonzalo Chaparro, Pedro Bautista, Janeth Bautista
Avendaño, quienes se desempeñan como fiscales en el Palacio de Justicia de Bucaramanga y
Floridablanca respectivamente.
También personas que han desarrollado actividades importantes ocupando cargos en lo
comercial, en el transporte, en lo público, en lo industrial; en Bucaramanga y en Santander
como lo son Reinaldo Bautista Quintero, Miguel A. Beltrán Q., Ruben Avendaño, Expedicto
Barrágan, Orlando Rodríguez, Dr. Gonzalo Rojas H., el ingeniero Heriberto Rojas H.

Importante reconocimiento a los señores Alcaldes que han administrado los recursos del
municipio desde que las figuras de las alcaldías aparecieron, destacando sobre todo a los hijos
del pueblo que han pasado por esos cargos y pensando siempre que han hecho lo mejor y con el
convencimiento de que sus conciencias lo dicten así.
A los concejales que han pasado por el cabildo municipal como representantes del pueblo, en
merecido reconocimiento por que muchas veces no se destaca esta labor y si es carnada para
comentarios que son realidades demostradas.
A los párrocos que han pasado por la iglesia de Aratoca, quienes han sido colaboradores más
espirituales que materiales, un reconocimiento grande.
A los maestros de las escuelas y colegio quienes día a día brindan el conocimiento a los niños
y a los jóvenes del municipio, grande reconocimiento.
A la población campesina que es la que día a día labora la tierra para sacar sus productos al
mercado y hacer comercio, importante reconocimiento.
A los comerciantes del empaque de fique quienes impulsan el mercado con los otros
departamentos, importantes reconocimientos.
A los comerciantes del empaque de fique quienes impulsan el mercado con otros
departamentos, importantes reconocimientos.
A los comerciantes de las panaderías importantes porque generan empleo y sostenimiento a
numerosas familias de Aratoca.
Todos los agradecimientos y reconocimientos no son de parte mía; si no por los espíritus de
sus antepasados y las almas de sus futuros descendientes que estarán orgullosos de las obras
que en torno a este municipio se hagan.

ASPECTOS GEOGRAFICOS Y FISICOS DEL MUNICIPIO DE ARATOCA

LOCALIZACION:

El Municipio de Aratoca esta ubicado en el Departamento de Santander: República de


Colombia.
Está situado a 6°, 42´, 35” de Latitud Norte; y a
1°, 01´, 25” de Longitud en relación con el meridiano de Santa Fe de Bogotá.
Su extensión Territorial es de aproximadamente 160 Km2, su altura es de 1.805 metros sobre
el nivel del Mar.
El Sector Urbano del municipio de Aratoca dista en 1 Km. de la carretera central, con la cual
se comunica por medio de un ramal pavimentado.
Aratoca esta a 65 Km. de Bucaramanga y a 400 Km. de Santa Fe de Bogotá.

LIMITES:

El Municipio de Aratoca limita por:

El oriente; con los Municipios de CURITI Y CEPITA.


Por el occidente: con el municipio de JORDAN.
Por el Norte; con los municipios de LOS SANTOS Y PIEDECUESTA.
Por el Sur; con el municipio de CURITI.

GEOMORFOLOGIA:

El territorio de Aratoca se caracteriza por una Topografía completamente agreste, por


encontrarse en las laderas del alto de San Sebastián, zona de la cordillera Oriental; la forman
montañas escarpadas constituidas predominantemente por terrazas que en estructuras
escalonadas caen hacia el río Chicamocha.
Por sus características el escritor Manuel Ancizar llama al municipio de Aratoca “ NIDO DE
AGUILAS" en su libro Peregrinos del Alpha.

DESCRIPCION AGROLOGICA.

El Municipio de Aratoca comprende varios pisos altímetros que se distribuyen desde las
márgenes del río Chicamocha hacia la cabecera Municipal, el piso inferior corresponde al
fondo del cañón del Chicamocha por tener un clima seco con una temperatura media superior
a 25° C y un promedio anual de lluvia 650 milímetros.
La vegetación esta compuesta por cactáceos en forma de columnas aplanadas una, y otras,
redondeadas en asocio con arbustos espinosos.
En esta franja altitudimétrica predominan suelos en topografía muy quebrada y escarpada.
Existen erosiones severas con afloraciones superficiales. La vegetación nativa ha sido destruida
por la tala, quema, y sobrepasteo de cabras y vacunos.
Potencialmente esta zona no presenta ningún desarrollo, agropecuario por las limitaciones del
clima y agronómicas predominantes por la cual se recomienda la regeneración de las especies
nativas.
El Piso intermedio corresponde al clima cafetero que va ascendiendo hasta cabecera
Municipal. Esta unidad se caracteriza por tener una temperatura entre 17° a 24°C y un
promedio de lluvias de 1500 milímetros. En gran parte estos suelos estan cubiertos por potreros
de gramas naturales y algunos cultivos de fique. La fertilidad es muy baja y reacción muy
ácida.
La Topografía esta formada por lomeríos y laderas suavemente inclinadas hasta las quebradas.
La mejor parte de área, está de gordura, fique y rastrojos; en pequeños lotes se encuentran
algunos cultivos de caña, café maíz, yuca, plátano, fríjol y frutales, entre otros.
En general las limitaciones de explotación por la desertificación reinante, la topografía
escarpada y la erosión severa, restringen el uso agropecuario. Sus tierras entre la séptima y
octava categoría se encuentran, de acuerdo al estudio realizado por las UMATAS y por el
INDERENA.

HIDROGRAFIA:

El Municipio de Aratoca cuenta con Ríos y quebradas a lo largo y ancho de su extensión.


Tenemos los siguientes:
RIOS: El Chicamocha; que cubre el territorio en un 50% de su extensión.

QUEBRADAS: La Arenosa, Quebrada Honda, Q. Guacamaya, La Tomita, Q. Corregidor,


Aguabuena, La Montaña, Q. Manchego, Quinta, Q. La Playa, La Montaña, Q. Clavellinera, Q.
El Salitre, Q. Garavetero, Q. La Laja, Q. La Mondeta, Q. Las Linderas, Q.Piedrablanca, Q. Las
Cargas, Q. Luca, Q. Barinas, Q. Las Mesetas, Q. Ficaña, Q. La Tinta.

RELIEVE:

Encontramos en nuestro Municipio:

El alto de San Sebastián.


El Picacho.
La Mesa de San Pedro; con una extensión aproximada de 3 Km. De largo y 2 Km. De ancho.

CLIMA:
La Temperatura promedio del Municipio de Aratoca es de 18°, la cual la hace beneficia para
la salud y el bienestar de sus gentes.

Las Epocas de invierno son: Abril, Mayo, Junio, Septiembre, Octubre, Noviembre.
Las Epocas de verano son: Enero, Febrero, Marzo, y Diciembre.

DIVISION POLITICA

El Municipio de ARATOCA se encuentra dividida de la siguiente manera:

PERIMETRO URBANO 9 Sectores


MUNICIPIO
DE
ARATOCA
4 Veredas
PERIMETRO RURAL Divididas en
Sectores.

PERIMETRO URBANO: El perímetro Urbano esta enmarcado por:

15 Manzanas
6 Calles
2 Carreras Principales
39 Casas

Miraflorez
San Rafael
El Zulia
Bellavista
Sus sectores Son:El Centro
Las Brisas
El Ramal
La Pesa
Luis Carlos Galán S.
PERIMETRO RURAL: El Perímetro Rural esta dividido en cuatro(4)Veredas, que a su vez se
subdivides en sectores así:

VEREDAS SECTORES

Cruz de Piedra
Manchego
Laja San Ignacio
Laja Campamento
CLAVELLINAS Corregidor
Corregidor Chiquito
Toma San Carlos
Capellanía
L Potrero
La Mesa

Quebrada Honda
Barinas
La Palma
CANTABARA La Aguada
Boquerón
Loma Ramírez
San Miguel
Lagunetas

Monterredondo
El Mirador
Santa Lucia
SAN ANTONIO El Hoyo
El Saque
El Curo
San Antonio Bajo
San Antonio Alto
Caucayá
Chiflas
Piedras
Alto de Vigas

El Picacho
El Pation
Totumos
SAN PEDRO La Lajita
La Palmita
El Pantano
Palo Blanco
El Pórtico

Según datos suministrados por la Tesorería Municipal, Aratoca cuenta con el total de 1505
Predios, distribuidos Así:

2065 En lo Rural
336 En lo Urbano
2401 Predios en el Municipio.

POBLACION
Según el censo realizado por el DANE en 1993, el municipio de Aratoca cuenta con una
población distribuida de la siguiente manera:

Habitantes Area Rural 5.751


Habitantes Area Urbana 913
Total H. 6.664

Censos realizados en años anteriores a 1993, arrojando datos de habitantes en mayor


proporción al realizado por el DANE en el 93. Estos Censos fueron elaborados por la alcaldía
Municipal y la Parroquia de Aratoca arrojando cifras cercanas a los Diez Mil (10.000)
habitantes en el Municipio de Aratoca.

El Municipio de Aratoca ha mantenido cierta estabilidad en cuanto a población ya que


analizando los libros de la Parroquia sobre Bautismos, Matrimonios y Defunciones los índices
son similares a los de hace muchos años.

Citamos datos comparativos a partir de 1985:

AÑO BAUTISMOS MATRIMONIOS DEFUNCIONES

1.985 175 26 37
1.986 210 23 34
1.987 195 24 61
1.988 198 25 56
1.989 204 44 36
1.990 192 37 46
1.991 240 38 38
1.992 106 27 32
1.993 134 25 38
1.994 155 34 39
1.995 112 25 34
1.996 173 25 52
1.997 163 17 27
1.998 187 24 45
1.999 48 19 25
ASPECTOS DEMOGRAFICOS Y ETNICOS

El hombre Aratoqueño esta compuesto por una mezcla de Indio Guane y Español, resultado
de un mestizaje con características especiales o particulares de Indio Guane aguerrido y
humillado y de Español dominante dispuesto a enraizar sus costumbres, reflejadas en sus
habitantes, ya que conservan las tradiciones como la fe, valores espirituales dentro de la
Religión Católica que se plasman en los ritos y fiestas que se celebran durante todo el año.
Los habitantes de nuestro Municipio conservan por costumbre la preparación de comidas
como las sopas de legumbres, arepa de maíz, la carne, la yuca, el plátano, al igual que de
bebida utilizan generalmente guarapo de panela o de caña.
Otra costumbre que se refleja mucho en los habitantes de Aratoca es la de consumir licor los
días Sábados, Domingos y Lunes, esto se refleja especialmente en los varones.
Los habitantes de Aratoca se acuestan muy temprano y se levantan madrugados al oficio del
fique que es el principal sustento de la comunidad rural y urbana.
Las normas sociales son escasas, sin embargo hay familias que realizan reuniones de
diferentes aspectos, la mayoría de los habitantes son cordiales con las personas que llegan de
otros pueblos o ciudades.
LA FAMILIA
Cada familia está compuesta por un promedio de 6 a 8 personas. El que manda es el varón, la
mujer vive en función del hogar y de los hijos.
La colaboración de los padres en cuanto a la cultura, educación y deporte es muy poca,
estimulan mas a los hijos con miras al trabajo que a los anteriores aspectos.
La relación entre esposos, padres e hijos en general son buenas, sin embargo se presenta poco
dialogo.

INMIGRACION Y EMIGRACION
Hacia la población de Aratoca inmigra muy poca gente, pero llegan algunos procedentes de
municipios como Cepitá, Jordán y otros Municipios de la Provincia de García Rovira.
Por lo contrario se nota una severa emigración especialmente de jóvenes hacia las ciudades de
Bucaramanga, Lebrija, Florida Blanca, Girón, San Gil y Santa fe de Bogotá.
Otras personas buscan su futuro en el vecino país de Venezuela atraídos por los bolívares o de
un mejor trabajo remunerado, pero se devuelven llenos de frustraciones por la situación
económica del vecino país.

NATALIDAD Y MORTALIDAD EN ARATOCA

INDICE DE NATALIDAD
En estudios realizados por el Hospital Juan Pablo II demuestran que el 5% de la población
disminuye día a día, esto se debe principalmente al control de los nacimientos.
INDICE D MORTALIDAD
El índice de mortalidad se refleja en un alto porcentaje del 3.5% esto debido a la desnutrición,
abortos espontáneos, inasistencia medica y la vejez.

LA EDUCACION EN EL MUNICIPIO DE ARATOCA

La Educación en nuestro Municipio se remonta al año de 1.870, cuando el señor Marco A.


Perea, con su espíritu cívico que lo caracterizaba fundó la primera Escuela publica, que
posteriormente y gracias a la colaboración del párroco Teófilo Martínez, ascendió a Colegio
debido a la gran demanda de alumnos que había. Dicho colegio llevo por nombre: El Colegio
de “San Luis”, por ser patrono de la juventud. Es importante precisar que dicha institución era
únicamente para varones.
A este Colegio llegaron jóvenes de las provincias de García Rovira, Guanentá y de Soto; el
Colegio San Luis funcionó por tres años y luego fue a adherirse al Colegio “San José de
Guanentá”, del vecino Municipio de San Gil.
Ya en 1873 un Terrateniente de nombre Fausto Sarmiento fundó en lo que es hoy el alto de
San Sebastián el Colegio para señoritas denominado la “ Merced”.
Este colegio era un verdadero internado campestre, único en Santander el cual gozaba de gran
reputación puesto que en nuestro departamento se impartía una muy buena Educación.
Hoy aún se encuentra en buen estado la casa que sirvió como local del Colegio la Merced,
esta casa tiene un largo frente donde se puede divisar la inmensa llanura y paisaje hacia la
mesa de los Santos, tiene varias salas de gran espacio las cuales fueron utilizadas como aulas
para desarrollar las clases, hacia el extremo del corredor se encuentra un balconcito techado
propicio para la lectura, el estudio y el esparcimiento.
En otro lugar de la casa se encuentra el oratorio donde las alumnas desarrollaban sus
oraciones; detrás de la casa se encuentra lo que en el pasado fuese una piscina.
En el Colegio habían cinco cursos, y se dictaban las mismas materias o asignaturas que en los
colegios oficiales de Santa Fe de Bogotá.
Estaba vigilado por su fundado y era dirigido por las señoras Emilia Gómez de Sarmiento y
Salomé Gómez de Rojas.
Los Profesores eran: El Padre Teófilo Martínez, Don Diego Enrique Mélendez, Don Pablo
Antonio Rueda, Don Manuel Osorio, Don Eugenio Parra, Don Froilan Gómez, Don Tomás
French y las señoritas Benilda Gómez, María del Carmen Sarmiento y Mercedes Acevedo.
En aquella época sé hacian exámenes dos veces al año, y fuera de estas épocas la vida del
Colegio no se interrumpía sino cuando se organizaba alguna excursión a las poblaciones
vecinas.
Los víveres se traían de San Gil y de Aratoca, esto para el sostenimiento mensual del colegio.
El colegio la Merced funcionó por espacio de nueve años, es importante saber que esta
institución no tuvo subsidio del Estado, pudo ser por este motivo que decayera la institución, o
porque el fundador sufriera un bajón económico como lo narra el escritor don Juan de Dios
Arias.
Hay que resaltar la labor tan importante que desarrollara don Fausto Sarmiento al invertir en
la Educación de nuestro Municipio y de Santander.
Muchos años después de clausurarse el colegio la Merced, los dirigentes del municipio de
Aratoca se preocuparon por la educación de sus gentes, fue así como crearon una escuela con
cursos hasta quinto de primaria, esta tenía su sede para mujeres en lo que es hoy la casa de
mercado, antiguo colegio San Luis; y los varones recibían clases en lo que hoy es la Caja
Agraria; las clases se dictaban de lunes a viernes en dos jornadas, mañana y tarde, asistían un
promedio de noventa alumnos a recibir clases. Es esos tiempos en nuestro municipio no
existían escuelas rurales.
Los jóvenes que salían de primaria eran mandados por sus padre a estudiar el bachillerato a
los Colegios de los Municipios de Oiba, El Cerrito, San Gil, Bucaramanga y algunos a Santa
Fe de Bogotá, esto siempre y cuando la situación económica les favorecieran.
Ya en 1965 bajo la alcaldía de Luis Antonio Beltrán León, se comenzó a construir la escuela
Urbana las “Vegas”, vía al ramal o Avenida José Manuel Rojas Rueda; posteriormente en 1969
fue reformada y acondicionada con más salones para clase.
En la actualidad en la escuela o Concentración “Las Vegas” se educan un promedio de 350
alumnos, divididos en 12 grupos, y guiados por 13 profesoras y una directora de agrupaciones.
Las instalaciones de la concentración las “Vegas” en general son buenas, concentración once
aulas y un salón donde funciona el restaurante Escolar patrocinado por el ICBF; tiene una
cancha para Microfutbol y baloncesto, pero no es suficiente para recrear tantos alumnos ya
que la cancha de fútbol que había al lado de la Escuela fue ocupada para construir casas para
los empleados del Municipio.
Siguiendo con lo que ha siso la Educación en Aratoca vemos como personas preocupadas por
falta de un colegio donde se desarrollara el bachillerato comenzaron a buscar los medios para
hacer que el gobierno aportara los recursos necesarios para su creación.
Fue así como en 1972, bajo la Gobernación del doctor Jaime Trillos Novos y la Alcaldía del
señor Antonio Herrera Florez fue dada la resolución de creación cuyo nombre fue COLEGIO
SAN LUIS DE ARATOCA.
La Institución académica comenzó a funcionar donde en el pasado operaba la escuela y donde
actualmente funciona la casa de mercado del Municipio.
Posteriormente la sede del Colegio fue trasladada a cercanías del Ramal, entrada al casco
urbano de Aratoca.
Su primer y actual Rector es el señor Angel Miguel Mora Avila, quien junto a la señora
Rosalba Beltrán de Jaimes nombrada como profesora con funciones de secretaria y bajo la
colaboración de otras prestantes personas inició una valiosa labor de creación y desarrollo
académica a muchas generaciones de estudiantes que han visto como el colegio San Luis ha
crecido, comenzando primero hasta un noveno grado de Bachillerato, después se creó el
Décimo grado y posteriormente en 1990 se creo el Undécimo grado para así completarse el
Bachillerato en Aratoca.
Actualmente laboran 11 profesores que dictan clases y ejercen funciones de directores de
grupo y coordinación disciplinaria.
Los profesores estan divididos en: 9 Licenciados, 2 normalistas quienes actualmente
adelantan estudios Universitarios; de los 11 profesores 7 se encuentran vinculados en
propiedad y 4 vinculados por contrato Municipal.
Existen 3 Administrativos que son: el Rector, La Secretaria y la Pagadora.
El Colegio posee 7 cursos distribuidos así: 2 Sexto, 1 séptimo, 1 Octavo, 1 Noveno, 1 Décimo
y 1 Undécimo; recibiendo clases un promedio de 180 alumnos.
El Colegio les ofrece a sus alumnos la capacitación en la modalidad de Bachillerato
Académico, según el rector del colegio se pretende formar jóvenes responsables, que sean
protagonistas de su propio desarrollo y de su comunidad, jóvenes que tengan criterios propios
pero respetando la libertad de expresión de los demás; jóvenes honestos en su trabajo, que
utilicen los conocimientos adquiridos durante el bachillerato, para mejorar las condiciones de
vida y que les permitan el ingreso a la Universidad.
En cuanto a la educación Rural comenzó su desarrollo con la apertura de la escuela Rural de
Cantabara en 1972.
Posteriormente vino la fundación de más escuelas para llegar al total de 22 Escuelas en el
sector Rural, que sumadas con la escuela Urbana da como un total de 23 Escuelas en el
Municipio de Aratoca.
Las Escuelas en el Municipio de Aratoca estan distribuidas de la siguiente manera por
sectores:

1. SECTOR URBANO: Concentración “Las Vegas”.

2. VEREDA CLAVELLINAS: Escuelas: Clavellinas, Cruz


Piedra, Corregidor, Manchego,
Laja San Ignacio, Laja Campamento
La Toma San Carlos.
3.VEREDA CANTABARA: Escuelas: Cantabara, Barinas, La
Palma, La Aguada.

4.VEREDA SAN ANTONIO: Escuelas: Santa Lucia, San


Antonio Alto, San Antonio
Bajo, El Cucharo, Caucaya.
5. VEREDA SAN PEDRO: Escuelas: La Palmita, El Pórtico,
La Lajita, Chiflas, Palo Blanco,
San Pedro.

En las 22 escuelas Rurales se educan un promedio de 717 alumnos; cada escuela goza de un
promedio de 1 a 3 profesores de acuerdo al número de alumnos por sector.

En la actualidad en nuestro Municipio se está desarrollando con gran auge la Educación no


formal que cuenta con programas en catorce sectores con 992 adultos y jóvenes vinculados en
diferentes programas así:
Alfabetización y validación de básica primaria 143
Educación en artes y oficios 58
Educación a población Rural 791

ASPECTOS SOCIOCULTURALES

CULTURA

No existe ambiente propicio para que la juventud adquiera un nivel de cultura aceptable; las
acciones culturales se ven obstaculizadas por los chismes y los malos entendidos. El gran
vacío cultural se manifiesta en el alto porcentaje de analfabetismo.
También se nota un bajo nivel intelectual, el cual se mide por el poco rendimiento escolar y
en bachillerato.
El Progreso social es muy lento a causa del egoísmo e individualismo y la poca creatividad. Se
llaman artesanos simplemente porque hacen sacos, pero no evolucionan, no aparece la real
artesanía.
Las asociaciones han realizado innumerables trabajos comunitarios para inculcar el sentido
de cooperación por medio de cursillos, jornadas culturales, encuentros juveniles; sin obtener
los resultados deseados, por que la gente se arraiga es preservar las costumbres tradicionales.

RECREACION

En la actualidad el Municipio de Aratoca cuenta con una diversidad de campos deportivos,


como una cancha de Fútbol con sus respectivas graderías e iluminación; dos piscinas, una para
niños y otra para adultos; una cancha de Micro Fútbol y Baloncesto en el Sector del Ramal y
otra en el parque principal; un gimnasio; un parque infantil; además canchas de bolo criollo y
de tejo sobre todo en el sector rural. Lo mismo que polideportivos en la mayoría de los
sectores del campo.
Todo esto coordinado por el instituto Municipal de Deporte.
Sin embargo estando presentes estos campos deportivos los habitantes practican muy poco
deporte, no obstante anualmente se realiza el campeonato Municipal de Fútbol en el cual se
integra equipos de las veredas del municipio y de los sectores del casco Urbano; también se
realizan campeonatos de microfútbol y baloncesto en el parque principal dando así motivación
para que los habitantes salgan a divirtiesen mirando los juegos, de los adultos y los niños.
“Es importante saber que tanto los adultos como los jóvenes tienen una diversión en
particular; cual es la de consumir licor, es así como en época muerta en el pueblo se venden
alrededor de un promedio de 2.800 canastas de cerveza semanales; mientras que en época de
Navidad, Semana Santa, Fiestas, aumentan el consumo con un promedio de 3.200 canastas de
cerveza, fuera del aguardiente y otras bebidas alcohólicas”

ASPECTOS SOCIO-POLITICOS

En el Municipio de aratoca se destacan los dos partidos tradicionales, el liberal y el


conservador, siendo mayoría Liberal y una pequeña muestra de grupos cívicos.
Las personas tienen muy poca conciencia política, ya que impera el sectarismo, los individuos
votan de acuerdo a las ordenes dadas por los capitanes y las prevendas que les ofrezcan; en una
minoría votan por programas de desarrollo que presentan los diferentes candidatos.
En Aratoca existe el mercado de la oferta y la demanda en cuanto a política se refiere, ya que
hay pocos dirigentes que se preocupan por el desarrollo de planes en beneficio d la comunidad
en cambio la mayoría busca el interés personal. El clientelismo se acentúa cada vez más; la
participación ciudadana se reduce al voto únicamente, ya que son apáticos a involucrarsen en
actividades de interés social, mas bien se dedican a criticar lo poco o mucho que hacen otras
personas.
De este aspecto podemos sacar a relucir los siguientes efectos:
- Sectarismo.
- Politiquería tradicional.
- Mercado interés Personal.
- El Pueblo no cuenta.
- Pocos proyectos de Desarrollo.

Causas:

- Individualismo.
- Tradicional dependencia de algunos Políticos.
- Falta de educación Política
- Poder económico concentrado en algunos políticos.

Es importante tomar conciencia y despertar de ese sueño en el que han vivido muchas
personas de nuestro Municipio, las cuales han tomado la Política y las funciones
administrativas municipales simplemente para enriquecersen a costa de las personas que pagan
sus impuestos y que quieren ver un nuevo pueblo donde el desarrollo brille cada día con las
esperanzas de los niños que esperan un futuro mejor.
Es por que el campesino, el habitante del sector urbano debe pensar muy bien al escoger sus
dirigentes (Alcalde y Concejales) que los gobernaran por períodos de tres años. Siempre he
dicho que es mejor tres años de gobierno, bien gobernados que un bulto de cemento, cinco
tejas y otras prebendas que simplemente son el acto de compra de nuestras conciencias, que
más tarde serian a arrepentir por los mismos tres años de mandato.
Les dejo la anterior inquietud para que comencemos a cambiar nuestra manera de pensar con
relación a la vida política de aratoca, !Exijámosles a nuestros gobernantes, que cumplan lo que
prometieron, para eso fueron elegidos¡.
ALCALDES DEL MUNICIPIO DE ARATOCA
DE 1936 A 1996

CLIMACO PIMIENTO G. 4 Feb.1936


NICOLAS SILVA R. 1 Mar. 1936
JOAQUIN CARVAJAL 2 Feb. 1938
MIGUEL GALVIS. 11 May.1939
ESTANISLAO MORENO 21 Sep. 1940
MANUEL E. PIMIENTO. 21 Feb. 1941
PEDRO J. JIMENEZ. 30 Sep.1943 Alc. Militar
ABELARDO VILLAREAL. 18 Jul. 1944.
RAMIRO VILLAMIZAR. 11 Feb. 1950
LUIS ALFREDO SIERRA. 26 Ene. 1951
CARLOS J. HERNANDEZ. 28 Feb. 1952
JOSE ALEJANDRO PINILLA. 28 Feb. 1953
DOMINGO CARVAJAL. 23 May.1955 Alc.Militar
LUIS SAMUDIO OVALLE. 26 Ene. 1956
ALVARO REYES. 20 Ago. 1957
JUAN ANGEL MORENO R. 22 Jun. 1959
VICTOR JOSE OTERO C. 27 Nov. 1961
FRUMTO CASTELLANOS B. 6 Oct. 1962
LUIS ANTONIO ARCINIEGAS. 29 Ene. 1963
JUAN ANGEL MORENO R. 11 Jul. 1963
LUIS A.PARDO. 3 Feb. 1964
JORGE OCTAVIO DELGADO. 16 Abr. 1964
JUAN ANGEL MORENO R. 15 Nov.1964
PEDRO PABON LANDAZABAL. 19. Ene.1965
LUIS ANTONIO BELTRAN L. 26 Abr. 1965
GUILLERMO HERNANDEZ E. 2 Jun. 1966
EDGARDO VANEGAS S. 11 Abr. 1967
SILVESTRE AVENDAÑO G. 30 Ago.1967
JOSE ANTONIO AFANADOR. 06 Oct.1969
RAFAEL GOMEZ MOJICA. 15 Jun. 1970
TEOFILO VILLABONA V. 09 Ene. 1971
NEPOMUCENO REYES V. 01 Dic. 1971
ANTONIO HERRERA FLOREZ. 15 Nov.1972
PABLO EMILIO VIVIESCAS. 01 Feb. 1973
JUAN ANGEL MORENO R. 10 Mar. 1973
LUIS ENRIQUE JURADO. 16 Abr. 1974
GABRIEL CASTILLO SILVA. 09 Abr. 1975
HECTOR JULIO SERRANO. 10 Jul. 1975
LUIS ARMANDO GOMEZ P. 25 Jul. 1975
JOSE ANTONIO AFANADOR. 15 Mar. 1976
VICTOR VELASCO SOTO. 16 Jun. 1976
ARTURO DOMINGUEZ. 08 Jul. 1976
GUSTAVO GUERRERO P. 21 Feb. 1977
HORACIO ROJAS H. 28 Jul. 1977
MIGUEL ANGEL BELTRAN. 07 Oct. 1978
NEPOMUCENO REYES V. 29 Sept. 1979
ISAIAS RUEDA QUINTERO. 25 Ene. 1980
LUIS F. MALDONADO. 24 Feb. 1981
JOSE ANTONIO AFANADOR. 25 May. 1981
ROBERTO VALDERRAMA C. 16 Ago. 1982
GLORIA AMPARO ARENAS. 18 Oct. 1982
LEONOR GOMEZ ARDILA 23 Jul. 1983
JOSE ANTONIO AFANADOR 20 Nov. 1984
ROSA ALBA CALA DE B. 02 Ene. 1986
ARGEMIRO MORA PATIÑO 23 Sept. 1986
HUGO SUAREZ CORTEZ 22 Nov. 1986
LUIS ARMANDO GOMEZ P. 30 Dic. 1986
FRANCIA PINTO NIÑO. 07 Feb. 1987
ENRIQUE GOMEZ GARAVITO. 05 Jun. 1987
HUGO SEBASTIAN CALA. 17 Jun. 1987
ALCALDES POR ELECCION POPULAR

MIGUEL ANGEL BELTRAN Q. 1 Junio de 1988 al


1 Junio de 1990.

ALIRIO BALLESTEROS G. 1 Junio de 1990 al


1 Junio de 1992.

HORACIO ROJAS H. 1 Junio de 1992 al


1 Junio de 1995.

JOSE BENEDICTO MORENO comenzó su período de 3


Años el 1 de Enero de
1.995.

JAVIER RINCON M. 14 Febrero de 1996 al


14 Abril de 1.996.

RAUL RUEDA QUINTERO 15 Abril de 1.996 al


14 Abril de 1.999.

HORACIO ROJAS HERNANDEZ 15 Abril de 1.999.


Elegido por tres años.

CONCEJALES ELECTOS A PARTIR


DE LA CONSTITUCION POLITICA
DE COLOMBIA DE 1.991

1.992 - 1994
WILLER FABIAN BELTRAN
EFRAIN PEDROZA RODRIGUEZ
DAVID RICO CHAPARRO
ALFONSO SALAZAR BELTRAN
LUIS EDUARDO ADARME CABALLERO
TOMAS CABRERA
EUNICE AVENDAÑO DE BAUTISTA
OCTAVIO PEREIRA BAYONA
VICENTE RICO NIÑO

1.995 - 1.997
PEDRO PABLO GUALDRON AFRICANO
MIGUEL CHAPARRO RICO
VICENTE RICO NIÑO
ARTURO SANTAMARIA VALENCIA
JUAN ORDOÑEZ MENDOZA
DORIS ORDOÑEZ QUIÑONEZ
BALBINO MUÑOZ
JORGE GUTIERREZ
FRANCISCO AVELLANEDA

1.998-2001
ALIRIO CARVAJAL BASTOS
WILLER FABIAN BELTRAN RUEDA
MIGUEL CHAPARRO RICO
JORGE GUTIERREZ
LUIS EDUARDO MORENO ROJAS
JOSE ANTONIO AFANADOR
BALBINO MUÑOZ
ARTURO SANTAMARIA VALENCIA
PEDRO PABLO GUALDRON AFRICANO
INSTITUCIONES DE SALUD EN EL MUNICIPIO DE
ARATOCA

La historia del Ancianato y el Hospital se remonta al año de 1.865, cuando por iniciativa de los
buenos vecinos del municipio de Aratoca, se fundó el Hospital de Caridad “San Juan de Dios”
que fue destruido por el terremoto de 1.875.

En 1.916, cuarenta y un años después, los señores Hermogenes Trujillo, tesorero Municipal;
don Climaco Joya, don José María Rojas y Solano, don Carlos Julio Orozco y José Infante,
quienes eran concejales de Aratoca, preocupados por la suerte de los desheredados de la
fortuna, quienes ambulaban por la calle en busca de pan y abrigo, como reza en el acuerdo
municipal de aquel entonces- consideraron como primera comprar una nueva casa para poner
al servicio un nuevo hospital de caridad.

El 16 de mayo de 1.916, se reunió el concejo en sesión extraordinaria y expidió el acuerdo


número 7, que dice así:
“Acuerdo Número 7.- Por el cual se funda el hospital de caridad, se dispone la compra del
local y se crean fondos para sostenimiento de dicho establecimiento.
El concejo municipal de Aratoca,

CONSIDERANDO:

1. Que acaba de ser aprobada por esta corporación una proposición por medio de la cual se
dispone comprarle al señor Ramón Beltrán una casa de su propiedad ubicada dentro de
esta población en la salida para San Gil.
2. Que el señor Hermogenes Trujillo apropió generosamente la suma de ciento cincuenta y
cinco pesos ($155), por el concepto de limosnas y donaciones para el objeto indicado.
3. Que la citada casa se compra con grandes ventajas para el municipio y para el objeto
benéfico a que se va a destinar; y
Que están vagando por las calles los pobres de la solemnidad en completo abandono y es de
necesidad reunirlos en un lugar donde se les pueda auxiliar y socorrer.

ACUERDA
Artículo Primero: Cómprase la casa del señor Ramón Beltran posee en este poblado, en la
salida para San Gil, para el servicio del Hospital de Caridad.
Artículo Segundo: De los fondos donados y reunidos por el señor Hermogenes Trujillo,
destinase la suma de ciento cincuenta y cinco pesos ($155.oo), para la compra del expresado
edificio.
Articulo Tercero: Al local en referencia no se podrá destinara otro objeto distinto del
que está determinado.
Artículo Cuarto:Facultase al Señor personero de este municipio para que acepte en nombre
del concejo municipal la respectiva escritura de compra, que hará tan pronto este acuerdo sea
aprobado por el Señor Gobernador del Departamento y el Señor Notario haya venido a este
Municipio.
Artículo Quinto: El señor Hermogenes Beltran pagará la cuenta que le presente el
señor Beltran, siempre que este visada por el Señor Alcalde.
Artículo Sexto: Facultase al señor Personero Municipal para que recaude el dinero necesario,
para el sostenimiento de dicho establecimiento, por medio del sistema de bazares, rifas y
donaciones y otros medios de recolección de fondos.
Dado en Aratoca a dieciséis de Mayo de mil novecientos dieciséis. El presidente, Climaco
Pimiento G, el Vicepresidente, Climaco Joya, Los Vocales, José María Rojas y Solano, Carlos
Julio Orozco, José a. Infante, El Secretario Luis Enrique Ramírez.
El anterior acuerdo fue aprobado y legalizado ante las autoridades competentes, fue la
materialización de un gran servicio que se ha extendido hasta estos momentos de la vida de
Aratoca, auxiliando a sus habitantes y a los vecinos Municipios de Cepitá y Jordán. Este
Hospital prestó los siguientes servicios:
* Medicina General. (Maternidad, pequeñas cirugías y otros).
* Cuidado de los ancianos y necesitados, por parte de varias enfermeras.
Este Hospital era dirigido por un síndico y guiado por una junta encargada de velar por el
buen manejo y desarrollo eficiente de los servicios de la Institución del Hospital San Juan de
Dios.
Este Hospital integrado con el Ancianato, funcionó hasta el año de 1.992, gracias a las
partidas presupuestadas por el municipio de Aratoca y por el servicio de Salud de Santander,
pero en realidad su apoyo económico lo recibió y lo sigue recibiendo de un legado cuantioso
dejado por el Señor Francisco Prada Marquez, hijo de Aratoca, quien le dejó a la Institución,
diez casas en Bucaramanga y una finca en el municipio de Confines, de las casas se puede
decir que ocho están arrendadas y dos fueron vendidas. La finca se perdió sin que nadie diera
razón de esta; solamente queda en las conciencias de quienes administraron la institución
atravez del tiempo(síndicos y miembros de la Junta).
Ya en 1.981, se separó el Hospital del Ancianato, materialmente hablando, es decir se
construyó un gran local que funciona como hospital en las cercanías del Ramal de Aratoca. En
1.992 se separó el Ancianato del Hospital, ya hablando jurídicamente.
En cuanto al Ancianato sigue funcionando en el sector de San Rafael, lo dirige un síndico y
cinco miembros de la Junta Administradora, económicamente subsisten gracias al legado de
don Francisco Parada Marquez, en su honor en 1.994 y gracias al cambio de estatutos de la
Institución, fue dada la nueva razón social como “CENTRO DE BIENESTAR DEL
ANCIANO FRANCISCO PRADA MARQUEZ”.
Actualmente en el Ancianato se mantiene un promedio de 30 viejitos con un promedio de
edad de 70 años, son cuidados por tres empleadas que realizan el oficio de alimentarlos y
cuidados en general, periódicamente se realizan visitas por parte del Médico del Hospital Juan
Pablo II de Aratoca.
En cuanto al Hospital Juan Pablo II de Aratoca, podemos afirmar lo siguiente:
Fue creado en 1.992, cuenta con 20 empleados, pagados por el Servicio de Salud de
Santander y distribuidos así:
Un Médico Director.
Un Médico Rural.
Un Síndico Administrador.
Un Odontólogo.
Un Bacteriólogo.
Un auxiliar de Odontología.
Un conductor para la ambulancia.
Seis enfermeras auxiliares.
Un secretario del Administrador.
Un celador.
Cuatro personas para oficios varios.
Un promotor de Saneamiento.
Seis promotoras rurales.
El Hospital además maneja la salud de los municipios de Jordán y de Cepitá. Presta los
siguientes servicios:
Medicina general: maternidad y pequeñas cirugías.
Servicio de Laboratorio.
Droguería.
Servicio Odontológico.
Servicio de Vacunación.
Capacidad de 14 camas para internos de pensión primera y segunda.
Servicio de ambulancia.
Los Domingos se presta servicios de consultas solamente para los campesinos del Municipio.
Con frecuencia en coordinación con la Alcaldía Municipal o solos se realizan brigadas de
salud a las diferentes veredas del Municipio.
En la actualidad se realiza la descentralización de la salud en el Municipio para que a partir
del año 2.000 esta sea manejada por una Junta Directiva, un Directos del Hospital en
coordinación con la Secretaría de Salud y la Alcaldía Municipal.

PARROQUIA DE ARATOCA

De acuerdo a datos históricos, a raíz de las gestiones de los vecinos de Aratoca, ante la Real
Audiencia y la Curia Metropolitana y siendo cura en propiedad, el Doctor don José Gabriel de
Silva, preclaro hijo de la Villa de San Gil, el día 3 de Noviembre de 1.790, el Arzobispo de
Santa Fe, don Antonio Caballero y Góngora, expidió el decretó sobre la creación de la
Parroquia de Aratoca.
La parroquia denominada Nuestra Señora de las Nieves y Santiago el Mayor de Aratoca,
pertenece a la Diócesis de Socorro y San Gil.
Desde 1.897 a la Diócesis de Socorro y San Gil ha sido gobernada por los siguientes
Obispos: Evaristo Blanco, Francisco Cristóbal Toro, Antonio Vicente Arenas, Leonidas
Medina Lozano, Angel María Ocampo Berrio, Aníbal Muñoz Duque, Pedro José Rivera
Mejía, Ciro Alfonso Gómez, Víctor Manuel López Forero y Jorge Leonardo Gómez Serna.
Los vecinos de la parroquia a través de los años han profesado la religión Católica,
Apostólica y Romana, que heredaron con el idioma y las costumbres de los conquistadores
Españoles.
Sin embargo en los últimos años a raíz de la libertad de cultos implantada a partir de la
constitución de 1.991, se ha visto en Aratoca la proliferación de cultos o sectas religiosas
como los Evangélicos, Albentistas, Cristianos y Protestantes entre otras.
La Iglesia Parroquial del municipio de Aratoca, está situada al sur de la plaza principal, fue
construida por los Españoles en la época colonial y allí se han celebrado con gran pompa las
fiestas religiosas, pero con el pasar del tiempo y el modernismo, todo cambia, vemos como la
Navidad, Los Reyes Magos, La Semana Santa, el Jueves de Corpus, han venido quedando en
el olvido por la falta de participación de los feligreses y comunidad en general.
La Iglesia cuenta con obras importantes como pinturas y cuadros donados por los fundadores
Españoles, pero los amigos de lo ajeno se han apropiado de algunas de ellas.
También existe una custodia de plata adornada con piedras preciosas un Rosario de oro los
cuales se encuentran guardados en la sede de la Diócesis en el vecino Municipio de San Gil.
Desde la fundación de la Villa de Aratoca, y su erección en parroquia los destinos espirituales
han estado encomendados a importantes sacerdotes. En los libros parroquiales figuran los
siguientes sacerdotes que han dirigido el gobierno eclesiástico del municipio: Fermín Niño,
Santiago Arenas, Pedro Uribe, Vicente A. Parra, José Gabriel de Silva, José María Gómez,
José Antonio Gómez, Lorenzo Amaya, Fray Isidro S. Felipe, Fray J. Nepomuceno Ordoñez,
Gregorio Barragán, Ramón del Castillo, Luis J. Otero, Ignacio Díaz, Sebastián J. Meléndez,
Francisco Javier Pérez, Fray Javier Martínez, Tomás Quintero, Calixto Ferreira, Eladio
Orbegozo, Fray Juan de Ordoñez, José María Pinto, José María Acevedo, Fray Camilo Pérez,
Ramón Reyes, Raimundo Rueda, Nazario Chinchilla, Juan B. Carreño, Simón Duarte, José
Angel Osorio, Miguel Atuesta, Antonio M. Vargas, fray José María Rueda, Pedro A. Rojas,
Fidel Gómez, Pedro Cancino, Teófilo Martínez, Diego Enrique Meléndez, Bruno J. Silva, José
Tomás Garzón, Weneslao Serrano, Luis Domingo Mantilla, Rafael Domínguez, Nemesio
Plata, Antonio Carrizosa, Siervo de Dios Guevara, José Manuel Sarmiento, Ramón Naranjo
B., Luis Martín Dávila, Justo García, Aurelio B. Urrea, Guillermo Gómez Ortiz, Luis Uribe
G., Pedro A. Calderón, Diego Enrique Meléndez, Roberto S. Gómez, Luis Eduardo Ardila,
Serveliano Pérez, José de la Cruz Ángulo, Ignacio Vicente Díaz, Carlos Julio Posada, Pedro
Rafael Nuñez, Pacifico Camacho, Helí Herrera, Josué Ordoñez Blanco, Francisco Jiménez,
Luis Alejandro Reyes, Luis Enrique Gómez Rueda, Hermogenes Plata, Carlos Quintero,
Jenaro Perico García, Luis Alfonso Reyes Castellanos (Ecónomo), Ulpiano Muñoz
(Ecónomo), Félix Duarte, Fernando Díaz, Juvenal Giraldo Tissnés, Heriberto Muñoz Olarte,
José Dolores Solano, Luis Ambrosio López, Otoniel Ortiz Calvete, Gonzalo Vargas, Luis
Eduardo Velandia, Luis Antonio Sierra Becerra, Arnulfo Carreño Sarmiento, Rodolfo
González Ballesteros, Horacio Ortiz Prada y Guillermo Coy Rivero.
Todos estos párrocos han contribuido a través de los años a mejorar la estructura de la Iglesia
parroquial, lo mismo que a la capilla de Jesús Nazareno, ubicada al costado oriental de la plaza
principal, capilla que fue construida primero que la Iglesia por los fundadores.
Ejemplo de párrocos que han dejado huella o han sido benefactores en la vida de la parroquia
son:
Teófilo Martínez, quien puso especial empeño en la decoración de la casa de Dios, y en lo
relacionado con la educación de la juventud y otras obras de beneficencia.
El párroco Luis Alejandro Reyes, se le debe la techada de la Iglesia parroquial, que estaba
para derrumbarse, esta obra se llevó a feliz termino con bazares que organizó y colectas de
dinero entre los vecinos.
Al presbítero Genaro Perico García, quien estuvo pocos años de párroco de la Iglesia de
Aratoca, se debe el decorado del altar mayor.
Estando para finalizar los años de la violencia política, fue nombrado de párroco el sacerdote
padre Felix Duarte, quien gastó de su propio dinero la suma de siete mil pesos en la
construcción del techo de la capilla de Jesús Nazareno, dinero que se recolectó después por la
comunidad para devolvérselos al sacerdote.
El padre Juvenal Giraldo Tissnés, colaboró con la remodelación del cementerio y la
construcción de la capilla en aquel sagrado lugar, el cementerio tiene una forma de cruz,
gracias a los terrenos donados por el señor Nicolás Silva.
Importante reconocimiento también para el presbítero José Dolores Solano, quien
reconstruyó la sacristía de la Iglesia y adquirió una antigua residencia para la casa cural, al
presbítero Solano lo reemplazó el padre Luis A. López, quien llevó a cabo la construcción del
techo del presbiterio de la Iglesia Parroquial que se había caído; en la administración
eclesiástica del padre López, sujetos sin Dios ni Ley entraron al templo y hurtaron un valioso
cuadro donado por los fundadores.
Importante reconocimiento al padre Luis Eduardo Velandia, quien en su calidad de sacerdote
y Arquitecto, contribuyó con la reconstrucción de la casa cural que amenazaba ruinas, decoró
el templo, remodeló el cementerio, participó activamente en la Junta del Ancianato hoy Centro
de Bienestar del Anciano Francisco Prada Marquez, también propuso la idea de quitarle el
cemento a la fachada de la Iglesia y dejarla como en la actualidad se encuentra, hechos que
contribuyeron a que nuestra Iglesia sea una de las más hermosas de Santander, dicha idea fue
ejecutada por el padre Luis Antonio Sierra Becerra.
También el padre Arnulfo Carreño, realizó importantes eventos en coordinación con la
Administración Municipal, motivando a la comunidad urbana y rural para que colaboraran con
donaciones para el arreglo del cementerio, y el altar mayor de la Iglesia.
En la actualidad ejerce la administración eclesiástica de la parroquia de Aratoca, el padre
Guillermo Coy Rivero, quien con la colaboración de la comunidad ha conseguido dineros para
la adquisición del vehículo de la parroquia, construcción de osarios, pintada del templo y
diversas reparaciones para la misma, elementos de decoración, también ha puesto importante
cuidado en la participación de los feligreses en la vida de la parroquia, haciendo presencia en
las cuatro veredas del municipio así como en sus diferentes sectores y también oficiando en el
municipio de Jordán Sube y sus veredas, lo mismo que en los sectores del Basto y San Miguel
de los municipios de Cepitá y Curití, lugares donde se pone en practica el Plan de Pastoral
para la parroquia de Aratoca, lo cual parte de una realidad, se sigue un proceso para llegar a un
ideal.
Para esto la parroquia fundamenta 5 criterios por medio de preguntas como:
1. Que tiene que hacer la Iglesia?
2. A quienes debe llegar la evangelización?
3. Quiénes deben hacer la evangelización?
4. Cómo se hace la evangelización?
5. Que medios se emplean para la evangelización?
Y esto nos da unas respuestas que son:
1. Evangelizar.
2. A todos.
3. Los bautizados.
4. Mediante la confrontación evangelio vida.
5. Con la ayuda de estructuras o canales de participación.
Esas ayudas parten de la partición comunitaria; de la participación sectorial: (niños, jóvenes,
maestros); servicios pastorales, como catequesis, liturgia, misiones, caridad, espiritualidad,
solidaridad. En lo social con la promoción con justicia y paz, para las organizaciones, acciones
comunales, bachillerato rural, plan ministerial dirigido al grupo vocacional y capacitación de
laicos. Estructura de apoyo basada en la comunicación, en la economía, y en la participación.
El plan de pastoral de la parroquia de Aratoca fue iniciado en 1.988 y 1.989 con la
reconciliación y el dialogo, y cada año tienen un objetivo por cumplir así:

FRATERNIDAD 1.990 Dignidad de la persona.


1.991 Solidaridad y ayuda mutua.
1.992 Compartir.

IGLESIA 1.993 Imágenes Bíblicas de la Iglesia.


COMUNION 1.994 Parábolas del Reino.
1.995 Características de la Iglesia.

REENCUENTRO 1.996 Convocados a acoger la palabra de


Dios.
CON LA PALABRA1.997 Convocados a dejarnos iluminar por la palabra de Dios.
DE DIOS 1.998 Convocados a orar con la Palabra de Dios.
REENCUENTRO 1.999 La fe como estilo de vida.
CON LA FE 2.000 Exigencia de Fe.
2.001 La Fe se proclama públicamente

REENCUENTRO 2.002 Redescubrir a Cristo.


CON CRISTO 2.003 El misterio de Cristo.
2.004 Opción por Cristo.

Con todo esto se busca llegar de una manera perfecta y segura a que todas las comunidades
estemos en torno a Dios.
Es importante reconocer el esmero que tuvieron hijos de Aratoca, como los padres: Ramiro
Trujillo Sierra, Pedro Figueroa y Jorge Caballero Rodríguez; quienes ofrecieron sus vidas al
Sacerdocio y que en la actualidad se desempeñan como sacerdotes laborando en el Seminario
Mayor y en el Municipio de Onzaga, Santander.

SITIOS HISTORICOS Y TURISTICOS DEL MUNICIPIO DE ARATOCA

EL ALTO DE SAN SEBASTIAN.

Conocido también como el Alto de Aratoca fue escenario el 9 de enero de 1841 de la


verdadera batalla entre las fuerzas gobiernistas comandadas por los Generales Pedro Alcántara
Herrán y Tomas Cipriano de Mosquera, y los revolucionarios al mando del Coronel Manuel
González, gobernador del Socorro, quien se había levantado contra el gobierno central, en
asocio con los valerosos jefes Juan José Reyes Patria y Francisco Farfán.
El Ejército rebelde fue completamente destrozado, lo que constituyo un fuerte descalabro
para la revolución.
Cien años después como un eco centenario de aquella guerra de verdad, se verificaron en
estos mismos sitios en el año de 1940 las maniobras militares del ejército colombiano, con un
despliegue espectacular y pintoresco de aeroplanos, de vehículos automotores, de maniobras
con morteros y ametralladoras y demás equipos modernos de aquella época.
Al igual, en el Alto de Aratoca esta ubicada la hacienda de “San Sebastián” que esta
enmarcada por un horizonte de historia ya que fue allí donde funcionó en 1873 el Colegio de la
MERCED para señoritas.
Allí brilló un día de faro de la inteligencia y quedo consagrado aquel sitio por un noble ideal
que se transformo en realidad por el impulso de un corazón generoso.

EL PUENTE DEL INDIO

Lo describe el historiador Juan de Dios Arias como “Belleza arquitectura pétrea, verdadera
maravilla de la naturaleza”.
El Puente del Indio se encuentra al Sur de la Población, y apenas a uno quinientos metros de
la carretera central. El turista después de recorrer un accidentado camino y luego haberse
internado en la maleza de dirección a la cañada y a pocos metros puede contemplar la obra
arquitectónica que tiene allí escondida la naturaleza. Una quebrada de escasas aguas, pero que
en invierno aumenta su caudal, ha sido el instrumento con el cual el tiempo ha ido labrando los
bloques de roca de la cordillera. El agua se arremansa primero en un pozo sombrío; de allí se
descuelga por tres o cuatro gradas, y desde la última da un salto cinco metros a una taza de
piedra rodeada por un anfiteatro de rocas.
Sobre el borde de esta última grada, han quedado colocadas de través, en el vacío, dos
enormes lajas superpuestas que constituyen el puente y que miden unos cuatro metros. Sus
extremos se apoyan en estribos naturales de roca, en tales condiciones de ajuste y estabilidad,
que parece hubiera intervenido allí la mano de un constructor inteligente.
El puente apreciarse mejor desde la parte de abajo, a la entrada del anfiteatro de rocas, pero
el descenso ofrece peligros.
El Puente del Indio merece ser visitado por los turistas y aún por los habitantes de Aratoca,
muchos de los cuales no saben dónde se encuentra aquella maravilla de la naturaleza.
Cerca de este sitio encontramos la iniciación de un camino perfecto en piedra que comunica
hasta la entrada al sector de San Rafael de Aratoca.

EL PICACHO.

Frente a la población, y a una distancia de media hora, se levanta a un lado de la carretera del
Noreste, en el trayecto del ramal de Aratoca, hacia Chiflas, un vértice de montaña denominada
el picacho en la cual en su punta se observa una cruz; este picacho tiene por un lado un suave
declive verde, y por el cual se puede ascender fácilmente; pero del otro lado se encuentra
tajado a pico, en forma que causa vértigo al mirarlo de cerca.
Desde aquella cumbre podes observar con claridad las montañas que forman el cañón del
Chicamocha, el Municipio de Jordán, La Mesa de los Santos y percibir el aire puro y la
sensación de libertad que nos ofrece la naturaleza.

LA MESA DE SAN PEDRO.

Situada frente al Picacho y cerca al sitio de pórtico, tiene una extensión de tres kilómetros de
larga por dos de ancho, este lugar es un verdadero balcón de la naturaleza y desde el cual se
contemplan las tierras labrantías de García Rovira, el cañón del Chicamocha y la Mesa de los
Santos.
Se afirma que este lugar era el sito de descanso del cacique Guanentá, muchos campesinos
afirman que haber escuchado cántico y aires de tambores en dicha mesa.

LA IGLESIA DEL MUNICIPIO DE ARATOCA

Esta Parroquia denominada Nuestra Señora de las Nieves y Santiago el Mayor de Aratoca,
pertenece a la Diócesis de Socorro y San Gil.
Es una obra Colonial, herencia de los Españoles, los turistas quedan impresionados con la
hermosura de dicha Iglesia y es perfecta para las tomas fotográficas de los recuerdos.

EL CAÑON DEL CHICAMOCHA

El imponente cañón del Chicamocha, ubicado desde el corregimiento de pescadero hasta la


vereda de San Miguel, hace parte de la jurisdicción de Aratoca, al margen derecho del río que
lleva su mismo nombre.
Sus majestuosas montañas y filos, hacen que los turistas que recorren su singular carretera
divisen ese hermoso monumento a la topografía que Dios le dio a Santander, vemos la curva de
Alfonso López cerca de la entrada para el vecino Municipio de Cepitá, siguiendo el recorrido
nos encontramos con el mirador de Caucayá donde esta ubicada la denominada silla del diablo,
nombre este impuesto por los camioneros quienes al observar la hermosa vista hacia el oriente
y occidente encuentran la panorámica hacía la Mesa de los Santos y las montañas de García
Rovira, de este sitio hasta el alto de Chiflas nos encontramos con diversos paradores que
permiten al turista refrescarsen y recrear la vista del majestuoso cañón.
En chiflas el turista puede degustar de los exquisitos platos de comida santandereana que
ofrece el restaurante que lleva su nombre, al igual que adquirir en los diferentes negocios
diversidad de productos comestibles entre ellos el famoso Pan de Aratoca. Continuando por la
carretera podemos encontrar al final de la loma el sitio denominado el mirador del patión del
chicamocha donde la vista nos permite observar la inmensa mesa de San Pedro, el vecino
municipio de Jordán y las verdes planadas de la vereda Clavellinas del municipio de Aratoca.

EL TURISMO COMO DESARROLLO

El Turismo como Desarrollo en el Municipio de Aratoca apenas esta arrancando, en el sentido


de que poco se ha promocionado los sitios turísticos anteriormente mencionados.
Actualmente el Municipio de Aratoca esta incluido en la Ruta Ideal, programa de la Secretaría
de turismo del departamento de Santander.
Aratoca cuenta con un centro recreacional en el sitio el Ramal, provisto de dos piscinas, una
cancha de fútbol, parque infantil, kiosco para bailes y reuniones.
Hay personas como el señor Alcides Jaimes O. Que se han preocupado por sacar adelante el
turismo para Aratoca pero la falta de colaboración por parte de las empresas privadas y del
gobierno municipal han impedido su avance.
CULTURA Y LITERATURA EN ARATOCA Y SANTANDER

A DOS HIJOS ILUSTRES DE ARATOCA

Siempre he sostenido que aunque los reconocimientos se hagan tarde, estos tienen más gloria,
porque las nuevas generaciones comprenderán que nunca es tarde para admirar y reconocer el
trabajo, los valores, el empeño de las personas que han querido a lo largo de la historia y vida
de Aratoca, llevar con honor a los cuatro puntos cardinales de Santander y Colombia, las
costumbres, las tradiciones, el paisaje y el pensamiento de una raza que no quiere morir por el
olvido de sus semejantes, que fueron, pero que hoy no lo son y sin embargo han dejado
historia.
Hace referencia a Don José Manuel Rojas Rueda y a Don Juan De Dios Arias; que han
merecido y merecen que se les otorgue un rincón de nuestros corazones porque supieron
através de sus letras y obras poner en alto el nombre de nuestro Municipio de Aratoca.
A continuación presentaré las biografías de JOSE MANUEL ROJAS RUEDA, y Don JUAN
DE DIOS ARIAS; ejemplos de superación y trabajo para las nuevas generaciones de
Aratoqueños.

JOSE MANUEL ROJAS RUEDA

Periodista, Escritor e Historiador.


Nació en Aratoca (Santander, Colombia) el 7 de Noviembre de 1.918, y murió en
Bucaramanga en el año de 1.982.
Hijo de Don José María Rojas y Solano y Doña María Fernanda de Trinidad Rueda y Acevedo
de Rojas.
Hizo estudios primarios en la Escuela Urbana de Aratoca, y la secundaria en los principales
Colegios de Santander.
Fue Diputado a la Asamblea de Santander, periodo de 1.941-1.942; Expresidente del Concejo
Municipal de Aratoca (Santander) en el año de 1.960 a 1.962. Miembro principal del Concejo
Municipal de Aratoca 1.970-1.972. Perteneció a las Academias de Historia de Santander,
Caracas (Venezuela), Medellín, Cundinamarca, Cartagena, San Gil, y otras importantes
academias de Historia.
Escribió importantes obras de carácter histórico como:
*. Ciudades de Santander (1.939).
*. Con el Padre De La Patria (1.946).
*. Reseña Histórica De La Villa de Aratoca (1.953).
*. Historia y Tradición de La Villa De Aratoca. (1.963).
Colaboró como periodista en:
*- Vanguardia Liberal.
*- El Frente.
*- El Deber.
*- Diario Del Oriente.
*- El Liberal De Santander.

Homenaje:
“Primero el suelo nativo que nada, dijo el Libertador SIMON BOLIVAR; él ha formado con
sus elementos nuestro ser; nuestra vida no es otra cosa que la esencia de nuestro propio país;
allí se encuentran los testigos de nuestro nacimiento, los creadores de nuestra existencia y nos
han dado alma por la educación; los sepulcros de nuestros padres yacen allí y nos reclaman
seguridad y reposo; todo nos recuerda un deber, todo nos excita sentimientos tiernos y
memorias deliciosas; allá fue el teatro de nuestra inicencia, de nuestros primeros amores, de
nuestras primeras sensaciones y de cuanto nos ha formado”.
Que títulos más sagrados al amor y a la consagración?. BOLIVAR ESTAS PALABRAS.
José Manuel, un día las leyó y las escribió, porque eran su imagen al igual que las del padre
Bolívar, hoy las escribo otra vez con alegría porque sé que en a eternidad estarás pensando en
volver algún día, a tu tierra nativa.

JUAN DE DIOS ARIAS

Nació en Mogotes (Santander) en 1896 y murió en Bucaramanga en 1973.


Por sus inmensas obras en Aratoca y los lazos que lo ataron con amor a una Aratoqueña, fue
un honor adoptarlo simbólicamente como hijo ilustre de nuestro pueblo.
Casado con Zoraida Silva, con quien conformó una familia de ocho hijos (seis varones y dos
mujeres) todos profesionales, quienes mantienen la llama encendida de amor por su Municipio
de Aratoca.
Juan de Dios Arias, obtuvo el diploma de bachiller del Instituto de la Salle, y se graduó luego
en pedagogía en la Escuela Normal de los Hermanos Cristianos, en Bogotá.
Ejercitó el profesorado en Bogotá y Pamplona; fue vice-Rector del Colegio “José Eusebio
Caro” de Ocaña; rector en dos ocasiones del Colegio Santander de Bucaramanga; Director de
extensión Cultural de Santander; Inspector Nacional de Educación Secundaria; Director del
Instituto Colombiano de Historia; Presidente de la Academia de Historia de Santander, y fue
miembro correspondiente de varias Instituciones Culturales.
Sus actividades intelectuales han tenido por campo especial la Literatura y la Historia.
Publicó los siguientes libros:
*. Historia de la Literatura Colombiana.
*. Reseña Histórica Santandereana.
*. Folklore Santandereano (dos tomos).
*. Bolívar
*. Santander.
*. Una Institución cultural Santandereana.
*. Letras Santandereanas.
*. Los Folletos:
Santander Escritor.
Reseña Histórica del Colegio “San José de Guanentá” San Gil.
*. Libros Inéditos:
El Libertador
Estampas Santandereanas
Obra Poética.
Colaboró en las revistas más importantes de Bucaramanga y particularmente en la Revista
“Estudio” de la Academia de historia de Santander de la cual fue su Director.

RDADES O LEYENDAS

A continuación presentaré el relato de diferentes leyendas recopiladas entre muchas personas


de antaño, que imprimen en sus narraciones ese querer volver a la niñez y a la juventud y que
por sus experiencias vividas en esos tiempos de oro sus verdades que para otros pueden ser
leyendas o cuentos imaginarios; todo lo siguiente se desarrolló en el Municipio de Aratoca:
LA APARICION DEL TUNJO
Cierto día se encontraba el niño José cogiendo café en la finca denominada la Llanada, cerca
de allí había un pantano donde con frecuencia de mantenían las reces y se hundían
desapareciendo; el niño José quien estaba a unos metros del lugar escuchó llorar a un niñito y
se dirigió inmediatamente al pantano cuan observó al pequeño cuyo cuerpo expedía un
resplandor igual al brillo del oro.
El niñito quien tenía la apariencia de tener unos tres años de edad le sonrío a José; salió del
pantano y le largo la mano, pero José se asusto y salió corriendo a avisarle a sus padres.
José regresó con sus papas al lugar pero el niñito ya no estaba, en ese momento se apareció un
Indio quien les manifestó lo siguiente:
Mi pueblo os ha querido regalar un Tunjo en recompensa por las reces que ha caído al
pantano, pero usted José no ha entendido el regalo y por esto han perdido la oportunidad.
El niño José preguntó al Indio, - que es un Tunjo? El Indio le contestó: Un Tunjo ser el niño
dorado que os ha presentado y voz haber rechazado.
El Indio prosiguió diciendo: El Tunjo debe ser atrapado de la siguiente manera: primero
debéis labar el Tunjo con orines para que se paralice.
Segundo, debe ser recogido con una manta blanca, y tercero debe ser llevado a un baúl y
encerrado; cada tres meses se le hecha monedas de cobre y el Tunjo le expide una escarcha de
oro que vale mucho dinero.
El Indio dijo que habían perdido la oportunidad de ser muy ricos, pero que en un futuro les
daría otra oportunidad; el padre del niño José le manifestó al Indio, que al menos ya sabían lo
que era un Tunjo, y que agradecía esa segunda oportunidad pero que prefería una familia unida
y que nunca le pasara nada a su hijo José. El Indio hizo una venia y desapareció hundiéndose
en el pantano. De ese tiempo para acá nunca se ha presentado nada extraño en aquel pantano;
solamente cuentan los campesinos de aquella región que aveces se escuchan cánticos y sonidos
de tambores que salen del pantano.
LOS SUSTOS DE SAUL
Cierta noche Saúl, quien vivía en la Vereda de San Antonio, sector el Curo del Municipio de
Aratoca, se disponía a salir al pueblo a sacrificar el ganado ya que el era pesero y ese día era
día de mercado. Salió de la Hacienda, miró al cielo y su claridad le indicaba que ya era de
madrugada y debía comenzar su trabajo; él no sabía que apenas comenzaba la noche ya que
eran como las once y media del día Sábado. Cogió sus cuchillos, encintó su revolver y se
dirigió por el camino de mi cafecito a salir a la carretera central que aún no había sido
pavimentada, eso por allá en los años de 1.940. Saúl siempre recto en su caminar, al llegar al
sector del Pórtico, donde afirman que había un entierro de morrocotas de oro, se veía dos luces
brillando en la oscuridad en la parte donde habían matado a una Señora; se encontró con un
hombre muy alto, de botas y vestido de negro, fumaba chicote y botaba candela la caminar;
Saúl lo saludo diciéndole adiós, aquel hombre no le contestó nada, cada cual siguió su camino.
Saúl pensó que era el Diablo, lo sería? De pronto.
Prosiguiendo su camino hacía el pueblo, al llegar al sitio el Ramal y cruzar la quebrada la
Arenosa vio, escucho revoletea y chillar a una mujer o mejor dicho a una llorona ó mechua
como le decimos en mi pueblo; nervioso Saúl sacó su revolver e hizo tres disparos al aire y
salió corriendo por el camino que lo llevaría al casco urbano de Aratoca. Al llegar a donde
posaba, el dueño de la casa le dijo: que porque razón se había venido tan temprano, Saúl le
manifestó que si acaso no eran como las cuatro o cinco de la madrugada; y el dueño de la casa
le respondió que tan solo eran las dos de la madrugada. Entonces Saúl comprendió que esa
noche el firmamento le había jugado una mala pasada.

EL MOGROVEJO
La historia de Aratoca guarda entre lo más profundo de sus recuerdos a un hombre valiente
para unos y cobarde para otros, llamado Luis Mogrovejo, quien era un hombre alto, corpulento
y de mirada fría, quien en la época de los treinta y cuarenta protagonizó con ayuda de sus
armas la muerte de un Alcalde llamado Samuel Romero y de otros hombres.
Cuentan las personas que vivieron esos momentos que le señor Mogrovejo era una persona
integrante de una prestigiosa familia de Aratoca, sin embargo esto no era obstáculo para
cometer sus fechorías.
Este hombre respetado por muchos en razón del temor que infundía tenía una manera propia
de arreglar sus problemas utilizando el cuchillo o el revolver cuando de defender su honor y de
irrumpir la justicia se trataba.
Su racha de violar el quinto mandamiento de la ley de Dios hizo que fuera encerrado por
muchos años en la penitenciaría de Tunja. Al llegar al presidio, enterado de que otras personas
en ausencia suya se habían dedicado a hablar o blasfemar de él, asesinó a Luis Bermúdez de
cuatro impactos de plomo en la cabeza en una tienda en el sector de cuatro esquinas,
posteriormente mató a otro hombre cuyo nombre no se acuerdan los narradores, a este lo mató
de una cuchillada en el cuello.
Fueron muchos, pero como dice el adagio popular el que a hierro mata a hierro muere, a Don
Luis Mogrovejo lo payasearon unos amiguitos, se lo llevaron para Cepitá y a orillas del Río
Chicamocha le dieron muerte. Este fue enterrado en el cementerio de Cepitá y posteriormente
sus restos fueron trasladados por sus familiares al cementerio de Aratoca.

EL POSO ENCANTADO
En una mañana del mes de Julio, bajaba María, Rosamelia y Rogerio hacia el solar que
conduce a la quebrada la Arenosa en el sitio de la curva en Aratoca; a orillas de la quebrada se
encontraba un Juanchapo o árbol de granadillas como lo llamamos nosotros. Los jóvenes
bajaron los frutos de aquel árbol, los comieron y al botar las cascaras a un poso que había al
borde de la quebrada este comenzó a botar burbujas como si estuvieran hirviendo a más de cien
grados centígrados.
Los jóvenes asustados observaron como salía del poso una culebra que rodeaba la orilla del
lugar y que al unirse la cabeza con la cola se producía un estruendo y comenzaba a salir agua
hacía arriba y hacía los lados.
Los jóvenes asustados salieron corriendo hacia sus casas y después comprendieron por boca
de sus familiares que aquel lugar era encantado.
Al año siguiente en época de Semana Santa cuando en la Iglesia de Aratoca se recordaba la
crucifixión de nuestro Señor Jesucristo, venía del sitio del picacho el joven Benjamín Jaimes
quien observó como al lado del poso encantado se habría una puerta que comunicaba al altar
mayor de la Iglesia, este túnel estaba sostenido por inmensas bigas de oro que también
sostenían el pueblo.
Personas de antaño sostienen que por época de Semana Santa se habré el túnel del poso
encantado que se traslada cada año a sitios diferentes del pueblo donde hay quebradas, “esto
creo que en la época de antes, porque ahorita yo no he escuchado nada”. Sigamos con el hilo
de la leyenda.
Al siguiente año en una misa de Semana Santa que estaba oficializando el Padre Perico, se
escuchó en la Iglesia música de viento redoblada por tambores, unos afirman que era música de
indios, esto se escuchaba debajo de la Iglesia; el Padre Perico al escuchar esto dijo: “Silencio
que escucho algo debajo del Altar Mayor”; y fue tanto su asombro que dijo a los feligreses que
no entendía que pasaba, que de pronto era una señal del Señor.
EL SILVADOR
Un padre tenía un hijo rebelde, desobediente y para castigarlo lo llevó a una inmensa selva en
donde se extravió y habiendo perecido fue sentenciado por la divina justicia a vagar por el
mundo anunciando las catástrofes con tres prolongados silbidos.
En años pasados en dos ocasiones distintas, los vecinos de Aratoca oyeron a altas horas de la
noche los silbidos, e instantes después sucedieron accidentes automovilísticos con numerosas
perdidas de vidas humanas.

EL AHORCADO
En el sector de la Laja, vivía un campesino que tenía fama de rico, y un día de la guerra de
1.900 y habiendo abandonado el hogar fue perseguido por un grupo de revolucionarios,
quienes le dieron alcance con un laso y lo colgaron de un árbol para requisarlo. No habiéndole
encontrado dinero lo bajaron del árbol y se dieron cuenta que se hallaba muerto.
Las personas que transitan por aquel sitio a avanzadas horas de la noche dicen haber visto
colgado del árbol al ahorcado y con el fin de que desapareciera el espanto se pusieron de
acuerdo y derribaron el árbol. Habiendo aparecido el ahorcado en otro sitio del camino
resolvieron colocar una cruz y desde entonces no volvió a verse el fantasma.

EL ARBOL DE LA VIRGEN
En épocas muy remotas, algunas personas que transitaban por el camino del alto de Aratoca,
aseguran haber visto a la Virgen María, Madre de Dios, de pie sobre la copa de un árbol
gigantesco y cuyas apariciones se repetían en algunos meses del año.
Entre los vecinos de Aratoca existía también la devoción al alma en pena de Gregorio Rivera,
abogado de las cosas que se pierden, y cuya devoción viene desde Mérida (Venezuela) y se ha
extendido por todos los pueblos de Santander.
HIMNO DE ARATOCA

I
En Santander hay un pueblo bonito
Con suave ambiente tropical
Parece estar más cerca del cielo
Y tiene un aspecto muy colonial. (Bis)

II
Está situado en la cordillera
Y es tal altivo como las palmas
De gentes amplias y cordiales
Cual la grandeza de sus montañas.

III
Aratoca es tierra hermosa
Y es de guerreros su historia
Tiene la industria del fique
Y el mejor pan de Colombia.

IV
Sus mujeres son alegres
De belleza sin igual,
Y el que visite Aratoca
Nunca la podrá olvidar. (Bis)

En Santander hay un pueblo bonito..........


(Repetir otra vez).

Autor: HECTOR OREJARENA


POESIA

MADRE

Madre, me trajiste al mundo con amor divino


En tus manos fui creciendo desde niño
Me mimabas como si fuese un tesoro
Que se cuida y se quiere con cariño.

III

Hoy en mi juventud te sigo queriendo madre mía


Aunque estoy un poco alejado de ti
Te espero, te sueño y te quiero igual que antes
Como aquel niño que mimaste con amor como dos amantes.

IV

Que cuide a nuestras Madres que nos dieron la vida


En este mes de mayo rogamos a la Virgen María
Porque ellas sufren para darnos alegría
Y por todo y sobre todo es el ser más lindo de nuestras vidas.

AUTOR: WILLER FABIAN BELTRAN RUEDA.

SANTANDER... LOS PRIMEROS EN COLOMBIA EN:

- Establecer el derecho al Voto Femenino, Vélez 1.853.


- Fundar una fábrica de hilados, En San José de Suaita.
- Establecer una fábrica de Licores, Lucas Caballero.
- Fundar la empresa de Chocolatería.
- Fundar la Universidad Agrónoma de Colombia.
- Organizar laboratorios de Física y Química, Zapatoca 1.913.
- Traer un aparato de Radio, Zapatoca 1.913, Párroco Luis Antonio Fajardo
- Oficiar misa en la altiplanicie Andina, Chipatá, por Fray Domingo de las Casas, en enero
de 1.537.
- Fundar la Escuela de Artes y Oficios, base del futuro bachillerato Industrial y de la
Universidad Industrial de Santander, Bucaramanga, instituto Dámaso Zapata.
- Primeros en sembrar café. Cucutilla 1.821.
- Exportar Quina a Europa, Por don Pablo G. Lorent.
- Organizar la industria de Forja y Fundición, Penagos.
- Establecer cultivos de Moreras de seda, Por José Saaibi.
- Establecer la sociedad de cervecería Alemana Bavaria, Base de la actual Bavaria, Leo S,
Koop Socorro.

FRASES CELEBRES SANTANDEREANAS

- “En el nombre de Dios, de mis Mayores y de la Libertad, ni un paso atrás, siempre


adelante y lo que fuese menester; sea...
JOSE ANTONIO GALAN.

- “ Soy demasiado digna para ser amante y Mujer insignificante para ser su esposa”.
Dama del Municipio de Cabrera ante los
requiebros del General Bolívar.

- “Firmes gran Carajos...”


CUSTODIO GARCIA ROVIRA

- “A la Acción la Creación...”.
JOSE FULGENCIO GUTIERREZ

- “Aprendí que el trabajo dignifica, que los obstáculos espolean el ingenio, que el éxito no
es esquivo, si se busca con honestidad...”.
CARLOS ARDILA LULLE

- “La dignidad es un sentimiento de respeto que nos debemos a nosotros mismos”.


ANTONIO VICENTE ARENAS

- “Viva el Rey y muera el mal Gobierno...”.


MANUELA BELTRAN
- “La guayaba es una eucaristía de Pájaros y de niños desbordados de apetito”.
LUIS ENRIQUE FIGUEROA

- “Si no aprovecháis estos momentos de efervescencia y calor, antes de doce horas seréis
como insurgentes. Mirad las cárceles, los grillos y las cadenas que os esperan...”.
JOSE ACEVEDO Y GOMEZ
“El Tribuno del Pueblo”.

- “Los grandes hombres se distinguen cuando tienen grandes responsabilidades”.


ALVARO BELTRAN PINZON

OFRENDA AL FIQUE

Cuentan los antiguos cronistas que los primitivos habitantes de estas comarcas solían sembrar
sobre las sepulturas un árbol.
No se sabe que especie sería, pero hay sobrados fundamentales para creer que se trataba de
una penca de fique. No de otro modo pademos explicarnos esta devoción tradicional y
hogareña de nuestros campesinos por el cultivo del fique.
El fique con sus mejores excelencias, es un producto propio de nuestro suelo; ha prosperado
como nuestra raza, es un adorno a nuestro paisaje y un sustentáculo de nuestra economía.
Por todo lo anterior es preciso elevar un salmo a la naturaleza y decir:
“Cantemos al fique que recoge, concentra y simboliza todo el verdor triunfante de nuestro
paisaje comarcano;
Cantemos al fique que levanta sus pencas como brazos que imploran la luz y el rocío de los
cielos en la liturgia de los campos;
Cantemos al fique que se extiende en blancas madejas como las cabelleras de las diosas del
mar”;
Cantemos al fique en las múltiples transformaciones de la industria”;
Cantemos al fique hecho cabuya para los trompos de los niños, tejido en mochila para
escarcela de los pobres, elaborado en sacos para transportar nuestra riqueza cafetera a los
puertos ultramarinos; transformado en lazo, para los bolleros, en cables para los buques y hasta
en humilde estropajo para las faenas del hogar”:
Cantemos al fique torturado entre las dos piezas del campo”, lavado y despercudido al sol y al
sereno, hilado entre el adormecedor rumrúm del huso, tendido sobre el telar como arpa de
innumerables cuerdas para entonar la canción del trabajo”.

AGÜEROS ARATOQUEÑOS

- Cuando llegue a cantar un pájaro “tres-tiren” al pie de la casa, es porque alguno de la


familia va a morir.
- Cuando la lechuza aletea cerca de la cocina es dando aviso que algún vecino ha muerto.
- Cuando la candela del fogón hace ruido, es porque va a llegar visita.
- Cuando las gallinas cantan como el gallo, es señal de que en la casa cercana va a ocurrir
una desgracia.
- Cuando una mariposa negra le revoletea a una persona en la cara es señal de que se va a
morir.
- La que pasa por debajo de una escalera no se casa.
- Si se parte un espejo, habrá desgracia.
- Si se derrama sal en la mesa, ocurrirá una desgracia.
- Cuando una persona siente calor en las orejas es porque estan hablando de ella.
- Cuando le rasca a una persona la mano derecha es porque le llega plata, si es la mano
izquierda le llega cobro.
- Si se tiene un gato negro en la tienda se vende mucho.
- Cuando se riega la leche en el fogón, se le secan las tetas a la vaca.
- El picado por la culebra no debe dejarse ver de una persona embarazada.
- El arco iris sale de las lagunas encantadas o de los lugares donde hay minas.
- El primer lunes de agosto es mal día porque el diablo anda suelto.
- Para ahuyentar la tempestad se debe quemar ramo bendito.
- Cuando aúllan los perros en la noche, algo malo pasa.
- Cuando a alguna persona la persiguen las brujas, hay que tener una tijera o dos cuchillos
en cruz.
- Cuando entra a la casa una libélula es porque va a llegar visita.

REFRANES

Lo que quizá contribuye más a dar la habla popular un sabor castizo, una gracia peculiar y
hasta una fuerza y concisión que no alcanza el pulido lenguaje literario, son los refranes y
dichos. Los eruditos y moralistas condensan en aforismos y proverbios las conclusiones de sus
estudios; el pueblo acuña en refranes las leyes empíricas de su experiencia; en nuestro
municipio se escuchan los siguientes:
- Allégate a los buenos é serás uno de ellos.
- A río revuelto, ganancia de pescadores.
- A mengua de pan, buenas son tortas.
- A buen entendedor, pocas palabras.
- Cada cual dice de la feria como le va en ella.
- No hay peor sordo qu’el que no quiere oír.
- Por el dinero baila el perro.
- En la puerta del horno se quema el pan.
- Tras de cotudo con paperas.
- Como es el indio, así es la maleta.
- A vos lo digo, mi nuera, entendedlo vos, mi suegra.
- El mono sabe en que palo trepa.
- Las leyes son para los de ruana.
- Hijo de tigre sale pintao, hijo de fara, rabipelao.
- Al que es pendejo lo velan parao.
- El que es de Charalá, si no lo ha hecho, la hará.
- La mejor uyama se la come el pior marrano.
- El que no quiere ver sus mulas matadas no las mande a viaje.
- A fiestas, ni mujeres ni bestias.
- Para el buen pión no hay mal azadón.
- Al que se queda atrás lo muerden los perros.
- Es mejor servir de olla que de tapadera.
- En pelea de mulas el arriero es el que chupa.
- Lo mismo es atrás que en las espaldas.
- Pueblo pequeño, infierno grande.
- El que tiene tienda que la atienda.
- A un bagazo, poco caso.
- De las frutas el madroño, y de las mujeres el moño.
- Esta vida es un fandango, y quien no baila es un zoquete.
- Para cada tiesto hay su arepa.
- Primero trabaja el pión y después se le paga.
- Cuando el pobre va de culo, no hay barranco que lo ataje.
- Donde se mata la res, se pican los huesos.
- El pión con ruana nian la comida gana.
- La mujer con pañolón no gana ni la ración.
- El que quiere besar busca la boca.
- Al que nació para tamal del cielo le llevan hojas.
- Al peor perico la mejor marzorca.
- El todo no está en montar sino en saberse tener.
- Zorro que duerme no caza gallina.

DICHOS

- Si los huevos son pá mí, no me los deje muy duros.


- ¿Qué tripa se le torció?
- Lo que se ha de decir que se diga.
- Si no le gustó, amárrese un trapo; y si no le gustó uno, amárrese cuatro.
- Las cosas claras y el chocolate espeso.
- Mas claro no canta un gallo.
- Esa la masco, pero no la paso.
- Si nos hemos a morir, vámonos ir enfermando.
- La mochila por sí acaso, y el costal por sí o por no.
- Las cosas claras y el chocolate espeso.
- Me quedé en ayunas.
- Machete, estáte en tu vaina.
- Me da risa de ver la muerte en camisa.
- Más claro no canta un gallo.
- Me fue como a los perros en misa.
- No hay como tratar con gente.
- Ni raja ni presta el hacha.
- No sirve ni para muerto porque se come las velas.
- No tanto amén porque se acaba la misa.
- Otra al baile y no hay quien toque.
- Por mí no hay inconveniente; consúltelo con papá.
- Pa lo que alumbra, más que se apague.
- Por la libertad murió Bolívar o por la verdad murió Cristo.
- Paciencia piojos que la noche es larga.
- ¡Virgen del agarradero! Agárrame a mi primero.
- Ya sabe el pan que se amasa en casa.
- Hacerse de la vista gorda.
- Más feo que pegarle a la mamá.
- El día de la quema se verá el humo.
- Se hace el fara para que le den gallina.
- Mañana le doy la razón u Ora ya pal lunes.
- Se las da de café con leche.
- Salir con el rabo entre las piernas.
- Se les ajumó la yuca.
- Se hace la muy bonita, la muy fullera, la matapiojos por la manera.
- Si acaso se va me avisa.
- Poco a poco y bien mascao.
- Si quisiera pan comía, no mestizas de salvado.
- Cada uno machuque y chupe.
- El tiempo de rogar se acabo.
- Lo que se ha de decir que se diga.
- ¡Amanecerá y veremos!.
- ¡Porque te quiero te aporrio!.

El escritor Juan de Dios Arias en su libro Folklore Santandereano, hace referencia a las
supersticiones como una forma de creencia popular aún arraigada en loas gentes de nuestro
pueblo de Aratoca.

Las Brujas: No hay cosa más real para nuestro pueblo que la existencia de las brujas. El
dicho famoso de que “no hay que creer en brujas, pero que las hay las hay” tiene el valor de un
axioma para la creencia popular. Ya no montan en escobas como se decía en las consejas
antiguas; y más comúnmente los chulos y se limitan a chupar la sangre de los niños pequeños
que estan sin bautismo o no tienen escapularios, o a chillar toda la noche en la rama de un
árbol, o a hacer otros ruidos sobre los tejados.
Celebran todavía, aunque con menos solemnidad que antaño, sus aquelarres, de los cuales nos
da muy minucioso informe de don Enrique Otero D’costa en su relato “El patio e las brujas”
transcripción literaria de un cuento muy popular en ciertas tierras de cotudos. Se da por
seguro, que cuando la bruja esta viajando su cuerpo queda privado de sensibilidad, y se ha
hecho la prueba punzando con una aguja o quemándola con una vela, sin que hiciese el mayor
movimiento de defensa. Una vez despiertas experimentan los efectos de la tortura, pero los
atribuyen a cualquier percance que les ocurrió “antes de regresar a su base”.

En algunas partes distinguen dos clases de brujas: las arbolarías que son las que asustan a los
trasnochadores, gritando desde los árboles; y las hechiceras. Acerca de estas últimas, hay
personas que nos juran haber experimentado la maldad de ellas, personalmente o en algunos de
sus parientes.

Para “correrlas”, como dice el vulgo, se reza la siguiente oración: “San Silvestre bendito del
monte mayor: líbrame mi casa y todo mi alrededor, de brujas hechiceras y del hombre
malhechor”. En otras partes se les dice: “!Ah gran puerca! ¿Qué venís a hacer? ¿Qué
necesitas? ¡Una peza de sal, y una aguja para jurgarte el rabo!” Según se dice, las brujas no
comen con sal.

Los Duendes: Estos espíritus malignos, que persiguen especialmente a los niños, son algo
tan reales, que los campesinos dudarían más fácilmente de la existencia de los japoneses, que la
de estos seres invisibles, de naturaleza diabólica, pero muy distintos, sin embargo, de los
demonios o diablos propiamente dichos.

Estos espíritus transportan a los niños por los aires, y los depositan luego en algún monte o
espelunca donde tiene el cuidado de alimentarlos. Los niños que han sufrido este percance, una
vez encontrados por cualquier cazador o labriego, se crían con dificultad, y resultan bobos o
atulampados.

La Llorona: ¿En qué vereda no se habla de la llorona? Según afirman, es una mujer que
ahogó a uno de sus hijos y por las noches lo busca a lo largo de los riachuelos o quebradas,
exhalando prolongados lamentos. Esta creencia se encuentra también en otros pueblos
americanos, y recordamos haber visto una película mexicana en la cual se trataba de explicar el
origen de la popular conseja. Aunque esta se relaciona más bien con la leyenda, la insertamos
aquí, por constituir una creencia tan arraigada y a la cual se da tanto crédito, que constituye
una verdadera superstición.

Los Rezos: En los campos son muy comunes los rezos, especialmente contra las gusaneras de
los ganados, o la mordedura de las serpientes. Los gusanos rezados salen espontáneamente de
la herida del ganado y caen al suelo muertos. El rezo puede hacerse a distancia, y en caso de
mordedura de serpientes, basta que el herido coja un pañuelo u oro objeto rezado para que cese
el efecto del veneno.
Lo que puede haber de superstición o de fuerza natural en estos hechos plenamente
comprobados, es cosa que dejamos a la investigación de los sabios.
Una fórmula para rezar los gusanos es la siguiente: Jesús, Jesús, llama a un tal Cirineo que
estaba en San Juan con Dominus Deo. Creo en Dios, Creo en Dios. Que este animal quede
sano.
O ésta: Gusano de todos los diablos, salí de esa gusanera, salí de uno en uno, hasta que no
quede ni an uno. Yo te conjuro, yo te conjuro, yo te conjuro. Por tu misma sangre te has de
morir hasta que no quede ni an uno.

Para la mordedura de serpiente, la fórmula es: “Oh padre mío, por San Pablo ¡Oh! Padre mío,
su bendito: por la virtud que Dios te dio, yo te pido encarecidamente que me cures esta criatura
de este mordisco de culebra; inmediatamente te doy el para bien hasta la hora de la muerte;
Creo, creo, creo que está curada, Creo en Dios Padre”.
Pero hay rezos para otros fines, de cuya eficacia no respondemos. Aquí vamos a consignarlos
a título de curiosidad.

Oración del cuajo: En el nombre del padre, del hijo y del espíritu Santo, tres personas
distintas y un solo dios verdadero, encarne en el cuerpo de N.N. como ser esto verdad, como a
los días de Natividad Cristo nació, Cristo murió, Cristo resucitó y está sentado al pie de su
eterno padre. Cristo viva, Cristo Reine, Cristo de todo mal nos defienda. Dios te libre de ojo
de sangre liviana, de tabardillo o empacho.

Oración para las muelas: Jesús, Jesús, Oh Padre Celestial por la virtud tienes, yo te pido
encarecidamente que me sigas este conjuro para el mal de las muelas de N.N. que si es gusano,
quede conjurado, y ha de quedar limpio y sano; creo, creo, creo, y paso a creer que está curado.
Creo en dios Padre.

Oración a la gran señora: (Para salir de la cárcel). ¡Oh! Divina gran señora, emperatriz de
los ángeles, la cruz, los tres dulcísimos clavos anden delante de mí; cuantas prisiones me
pongan, yo las tengo que romper en el nombre de mi Jesús y de la Santísima Trinidad; los
hombres rabiosos, yo los debo de amansar, en el nombre de mi Jesús y de la Santísima
Trinidad; la Santa Verónica en compañía de la Santísima Trinidad estén en mi cuerpo y me lo
han de librar de todo peligro y de todo mal; todas las fieras del agua y de mí se retirarán en el
nombre de mi Jesús y de la Santísima Trinidad.
(Tres credos y una salve). Amén.
Secreto del gran mágico: (Oración para dominar a los hombres). No sé, secreto del Gran
Mágico; sin tu fe, no hay salvación; te suplico que hombre que yo ame, me lo rinda y caiga
desmayado a las plantas de mis pies; por mucha furia que traiga contra mi cada hora del día y
de la noche. ¡Oh! Angel de mi guarda, con tu fe y la mía es la hora en que me puedes ayudar a
vencer a N.N. como venció el Salvador al bien y al mal, el día del jueves Santo. Amén.

Oración de San Marcos: (para pelear). San Marcos, el Haragán que venció la Draga de
Araón, sea tigre o sea león, sea hombre o mujer, no se le alcen las alas del corazón contra mí;
con dos ojos te veo, con tres te ato, con tres te desato, con la del padre, la del hijo y la del
Espíritu Santo, Amén Jesús.

Oración del Gran poder de Dios: (Para pelear). La fuerza de los tres dulcísimos nombres de
Jesús, María y José. Yo sin Dios no quiero nada, con Dios lo que dios quisiere, hágase su
voluntad, y venga lo que viniere, la comunicación de María Santísima sea conmigo. Todos los
amigos y enemigos vengan con los brazos cruzados; serpientes y animales feroces, vengan con
los dientes cerrados; tempestad, detente allá que dentro de mí esta la Santísima Trinidad. Jesús
que viene un león, detente animal feroz que primero fue Cristo Nuestro Señor que vos. Mansos
vengan a mis brazos y a mi corazón como a nuestro señor Jesucristo a su sagrada pasión el
viernes Santo que era la del padre, la del Hijo y la del Espíritu Santo, Amén. (Tres credos y
tres Salves).

Has también métodos curativos de sorprendente originalidad: Veamos el siguiente, aconsejado


para curar la mordedura de serpientes:
“Abrase una gallina viva y póngase en la parte mordida. Dieta: El primer día de la curación
la comida será carne de gallina; estando de mejoría se permite carne de res y pescado salado; se
prohibe pescado fresco, huevos, guineos, aguacate, queso, cualquier cosa ácida o ventosa; se
prohibe todo acto carnal y no se debe permitir cerca mujer embarazada ni en estado de
menstruación”.

Yerbas: Muy común es la creencia en la virtud de algunas yerbas, cogidas precisamente el


jueves santo a media noche, o el viernes a las tres de la tarde.
La zábila es principalmente una especie de amuleto de la felicidad. Se le cuelga en las tiendas
o en los aposentos; si permanece verde es buen augurio, y en caso de mudarse de casa hay que
llevarla también para que la buena fortuna no se aleje.

Los maleficios: No hay en nuestro campo hechiceros profesionales, pero por villas y aldeas
deambulan de vez en cuando “Magos”, “Adivinos” o “Diosas” que vienen de no sabemos
dónde y lleva consigo un repertorio de oraciones, amuletos, etc.; y ejercitan prácticas
estrambóticas para explotar la credulidad pública. A ellos acuden las gentes sencillas para que
les adivinen la suerte, les den alguna receta, les proporcionen un talismán de virtudes múltiples
o un pedacito de la maravillosa piedra imán, o les enseñen la fórmula de algún filtro de amor,
o les ayuden a consumar una venganza.

Quizá de ahí provenga una práctica que al parecer es muy conocida en algunos lugares y que
consiste en lo siguiente:
Cuando se quiere tomar venganza de un amigo, se corta un vástago de plátano, más o menos
de tamaño de la víctima; se lo pone en un ataúd o en una barbacoa, en medio de cuatro cirios y
luego con una lanceta o una navaja se le hacen varias incisiones al doble o persona simbólica.

POESIAS Y COPLAS CAMPESINAS


DEL ARATOQUEÑO
ISIDRO GOMEZ

EL CABALLO COLORADO

En la quebrada de Leticia
Yendo pál Hospital
Sucedió un accidente
Que da tristeza contar.

Un caballo colorado
Ahí se murió sin agüero
Hicieron levantamiento
Entre todos los peseros.

Se partió de juntas patas


Que no se podía parar
Para que no se jodiera más
Ponce lo acabó de matar.

El señor Pedro Jiménez


Siendo el mejor pesero
Dijo les voy a ayudar
Porque me gusta el canelo.

Ya llegó Carlos Muñoz


También a colaborar
Él se agarró de los brazos
A ver flaco pa´ tirar.
Ya dijo Don Antonio Garcés
Saquémoslo al plan ligero
Que sí lo van a desojar
Yo doy quinientos por el cuero.

Ya llegó Luis Aparicio


Ahí no lo pueden dejar
A mí si me dan cien pesos
Yo si lo voy a botar.

Entre todos los guaraperos


Lo agarraron de la jeta
Lo subieron con las varas
Y p´ao a la camioneta.

Ya se fue Don Luis pa´ Chiflas


Con su viaje de capacho
Y a ayudarlo a votar
Se fueron siete borrachos.

Don Luis por irse ligero


No alcanzó a tomar cerveza
Y apenas ganó en el viaje
Pa´ lavar la camioneta.

Gastó una caja de jabón


Y setenta valdaos de agua
Y todavía olía el camión
A puro pichón de guaro.

El señor Ramón Beltran


Que no vive de tristezas
Con la muerte del caballo
Así vendió la cerveza.

LAS MUCHACHAS DE ARATOCA

Santander tiene pueblitos


Sardinas también se topan
Y las mejores que he visto
Son las chinas de Aratoca.

Señoritas estudiadas
Vuelvo y lo digo otra vez
Como son tan educadas
Pues no tiene esquivez.

Que belleza de Municipio


Para dar bonitas chinas
Como son las del pueblo
Y también las campesinas.

No hablemos en mal de nadie


Por darle gusto a la lengua
No hay muchachas deseables
Como son las de Aratoca.

Siempre sigan con su estudio


Adelantando decencias
Que Dios le dé buen futuro
Y brillante inteligencia.
Por lo menos el coplero
Les desea felicidad
Que se casen ligero
Y formen un bello hogar.

Que en la casa haya de todo


Alimento y buena comida
Y no tengan hijos bobos
Como son los de mi mama.

Bueno aquí ya me despido


Pero no me voy pa´lejos
Siempre y cuando yo este vivo
Al pueblito no lo dejo.

Disculpen lo mal hablado


Mis amigos y vecinos
Porque esto lo ha inventado
Un obrero campesino.

Un luengo que bien trabaja


Y suda de pies a cabeza
Para ganarse la plata
Y tomarse sus cervezas.

Porque me gusta tomar


Y siempre vivo tranquilo
Cuando llego a la ciudad
A dialogar con mis amigos
Esto se sigue adelante
Y rueguen a Dios por el coplero
A ver sí el año entrante
Viene y dice otro reguero

LA POBREZA

La pobreza es un microbio
Que casi a todos nos da
Y el hombre que está muy pobre
No tiene ni sociedad.

Cuando un pobre bien honrado


Llega a pedir trabajo
El rico con desconfianza
Lo mira de arriba abajo.

Y si lo ve muy mal vestido


Le tira buenas medidas
Con orgullo le pregunta
Trabajas por la comida.

El pobre que no e tan bobo


Y que sabe comprender
Le dice que sí trabaja
Mientras le dan de comer.

Así que está bien lleno


Que no se puede ni para
Le pregunta al caballero
Y a como me va a pagar.
El rico con tanta rabia
Le dice salga de aquí
Pero primero me paga
La comida que le di.

El pobre que está bien lleno


Le dice con tanto empeño
Le pago con padre nuestro
Como paga el Antioqueño

Hay pobres muy desdichados


Que bien lo dejan saber
Trabajan el día y la noche
Y no les alcanza para comer.

Se meten de arrendatarios
Con anhelo de trabajar
Y el rico no halla el modo
De poderlos robar.

Desdichado el que les quita


El trabajo a los pobres
Y muchos ricos lo hacen
Aunque la plata les sobre.

No, no lo digo por todos


Y lo hablo con verdad
Hay ricos muy bondadosos
Que saben de caridad.
Y hay otros tan envidiosos
Que aunque la plata les sobre
Siempre tiran a quitarles
El trabajo a los pobres.

Pero nunca se aprovechan


De los hombres avispados
El frío conoce al desnudo
Y el mosco al arremangado.

LA POLITICA EN ARATOCA

Los políticos de Aratoca


Cuando son las elecciones
Llega la gente del campo
Le sobran las atenciones.

Les mandan carros nuevos


A traerlos a votar
Cuando ya manchan el dedo
No los vuelven a mirar.

Los del campo no votamos


No nos anden molestando
Dejemos a los empleados
Que son los que estan mamando.

Yo no voto por Pastrana


Porque yo no voy a mamar
Para mi no alcanza la leche
Ni me dejan arrimar
Y votar por Nohemí
Eso es vivir sin destino
Al país no lo gobierna
Ningún cuerpo femenino.

Es mejor votar por Serpa


Que por esa candidata
Que para ser liberales
Es lo mismo gato que gata.

Votar por Nohemí


Nunca debemos hacer
Porque a Colombia no lo gobierna
Presidente con bracier.

EL PROBLEMA DE LA BEBIDA

El problema de la bebida
Yo si les voy a explicar
Al pobre del Vicente Ardila
Le sucedió un azar.

Un día que iba tan borracho


Que no se podía tener
Llegó y le pegó un tiestazo
A la mujer de Manuel.

Como el golpe fue tan recio


La señora se cayó
Ella se paró en fin presto
Pero el reloj se le daño.
Cuando ya llegó a la casa
Miro que horas tenía
Y allá fue que se dio cuenta
Que era la mica partida.

Cuando ya llegó Manuel


Y se puso a meditar
Ella le dijo a él
Que sí lo iba a demandar.

Manuel le contestó
Eso no siga ese tema
Ya se molestan con yo
Y a mi no me gustan los problemas.

Leonilde como es rebelde


Eso no quiso atender
Al otro día a las nueve
A Aratoca fue a tener.

Le dijo al señor Alcalde


Aquí me presento yo
Si usted fuere tan amable
Me hace pagar el reloj.

Mis leyes son severas


Y estoy cumpliendo una orden
Que si el tipo se revela
Acá pierde hasta el revolver.

Pa´ tres años de prisión


La ley lo sentenció
Si no tenía solución
Para pagar el reloj.

Si acaso alguno pregunta


Quien fue el que esto inventó
Fue un hijo de la vieja anuncia
Que aquello lo presenció.

Bueno aquí ya me despido


Pero no me voy pa´ lejos
Siempre y cuando yo este vivo
Al pueblito no lo dejo.

MARIA

A mi me dijo María
En la casa de la Lajita
Que yo no la merecía
Porque ella era muy bonita.

Por el desprecio de María


No sentí ningún pesar
Hice cuenta que perdía
De mi mula el cabezal.

Que me dejaba llorando


Eso pensaba María
Yo siempre seguí cantando
Por que amor no le tenía.

El que llore por María


Ninguna experiencia tiene
Esa vieja es una chapa
Que cualquier llave le viene.

Me quisiste despreciar
Me vio cara de basurero
No supiste vacilar
Se enredo con un coplero.

Un Domingo fue a los Santos


Con el novio a pasear
Por el camino le dijo
No se vuelva a emborrachar.

Ella le dijo mijito


Yo nunca me he emborrachado
Esta ropa me la quito
Pero ahí quedan los pepiados.

El muchacho le advirtió
Si se vuelve a emborrachar
Por aquí la dejo yo
No me la vuelvo a cargar.

Esa china siendo novia


Numero mal presentado
Aquí termina la historia
Del corrido de los pepiados.

JORDAN
Jordán era un pueblito
Divinamente ilustrado
Productor y muy bonito
Hoy se encuentra abandonado.

Vendían ganado en la plaza


Y en las tiendas buen mercado
Y ahora cuando uno pasa
Todo eso se ve desolado.
Había Santa Milagrosa
Que al cristiano protegía
Y la gente religiosa
Iban allá a romería.

Cuando era el 30 de Agosto


Bastante gente llegaba
El pueblo lleno de gozo
Y la iglesia engalanada.

Pero hoy nada existe


Porque todo terminó
Es un cuadro ya muy triste
La Iglesia se derrumbó.

A que se debe el motivo


No se sabe a que será
Pero si les digo mis amigas
Que es culpa de la humanidad.

LOS LLANOS DEL SETENTA


En los llanos del setenta
Donde se colea ganado
Me dieron para la silla
Un caballito melao.

Me lo dieron por maluco


Me salió requetemplao
Que con el solía tumbar
Toro de cacho ladiao.

Me dijo el mayordomo
No me maltrate el ganado
Yo le dije al mayordomo
Así se colea ganado.

Me dijo el mayordomo
Usted ya vendrá almorzado?
Le dije al mayordomo
Apenas desayunado.

Cuatro platos de cuchuco


Un pan, maíz tostado
Tres costillas de marrano
Una ración de pescado

Tres platos de huevos tibio


Un totumado de cacao
Que cuando me lo dan lo gusto
A sino aguanto callao.

Me llaman cuarenta muelas


Y a nadie les he mostrado
Si algún día les mostrase
He de ver el sol crisado.

Las lagunas de pa´rriba


Los cerros evaporados
Las nubes lloviendo sangre
Y el mayordomo asustado.

EL PERIODISTA

Cuidado mis compañeros


A lo que les dice Omar
Ya tenemos noticiero
Un vecino de la loma.

Es de muy buena familia


Ese señor periodista
Lo llaman Chepe Mancilla
Y mira como una pisca.

Para este no hay trabajo


Todos los días son de fiesta
Camina de arriba abajo
Hablando arrienda suelta
El dice que es muy pudiente
Necesario en reuniones
Y para llegar a donde hay gente
No tiene ni pantalones

No se baña ni las manos


Por eso es el mal peor
Morir solo le toca
Porque no consigue amor.
LOS DELINCUENTES

El 31 de Diciembre
A la casa de los lagunetas
Llegaron los delincuentes
A asesinar pantaletas.

Destrozaron unos tucos


Que estaban en el telar
Un hermano del sapo suco
También ayudo a rasgar.

La pandilla no llegó
De cimitarra de Antioquía
Mejor lo digo yo
Que son de Aratoca.

Mejor dicho a estos muchachos


No se les dice matones
Si no cuando están borrachos
Les da por rasgar calzones.

LA NOVIA DE MIGUEL

La novia de Miguel
Siempre se ve que lo ama
Pero no le sirve a él
Porque se orina en la cama.
Como puede ser pereza
De esa piroba mujer
Ya le llegó la tristeza
Al pobrecito Miguel.

Para que forme un hogar


No gana ni pa´l tendido
Porque eso de tanto miar
Oritica está podrido.

Yo le tengo compasión
A la pobre humanidad
Porque eso de tanta miasón
Puede ser enfermedad.

Que la lleve donde un Doctor


Que formula en el Socorro
Pueda ser que ese señor
Le merme un poquito al chorro.

LA VIEJA DE CURITÍ

Que vida tan fastidiosa


Eso me parece a mi
Porque ha llegado a Aratoca
La más fea de Curití

Una vieja sinvergüenza


Llegó a la panadería
A conseguir residencia
Semejante porquería
Como no encontró en el pueblo
Quien le diera de tragar
Pidió el traslado para el cerro
A pensar y esbanar.

Esa vieja poco sirve


Está por cuenta del demonio
Consiguiendo un hombre libre
En palabra de matrimonio.

Aquí le cuesta trabajo


Que la vuelvan a mirar
Con ese puerco relajo
Cual hombre se va a casar.

También desea estar casada


Con un hombre vestido de paño
Ya que ella es afamada
Porque ya tiene sesenta años.

EL PERRITO NUCHOZO

Tengan cuidado señores


De un caso tan azaroso
Que el señor Gustavo Ramírez
Mató el perrito nuchozo.

A la cárcel se fue el tipo


En medio de la policía
El perro estaba viejito
Pero sarna no tenía.

El señor don Luis Quiñones


Que nunca había dado ruido
Pues el no mató el perrito
Pero si regaló el tiro.

Tampoco tiene defensa


Por más que le hubiera pesado
Solo que salga en la audiencia
Si acaso tiene abogado.

En la cárcel los embroman


Por ponersen de matones
O van a salir de la loma
Que les dejó Juan Quiñones.

Les falta el detenimiento


A Cristóbal Corredor
Porque hizo el levantamiento
Sin ser el Inspector.

AMBIENTE SOCIAL DE ARATOCA A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX.

Dialogo
Personajes: El Alcalde, El Juez Municipal, El Médico, El Cura, y un Hidalgo (persona de
noble linaje o de buena familia).
Autor: Tomás Vargas Osorio, Escritor Santandereano.

“Buenos días, don Daniel.


Don Daniel era un anciano hidalgo, activo y vigoroso todavía. Su casa en el pueblo era de dos
plantas, con balcón volado sobre la acera de la plaza, y estaba junto a la casa Cural. Las
ventanas es verdad, tenían algunos vidrios rotos, pero en los que aún quedaban sanos, el sol
hacía maravillas, sobre todo en los amoratados crepúsculos, cuando el sol apenas doraba la
copa de los jaboncillos.
Encima de la ancha puerta de la calle había un farol de cobre que se encendía en las grandes
ocasiones. Había en el interior un largo corredor de ladrillos rojizos hasta el cual subían, desde
el patio, unas enredaderas, y desde allí podía verse un pequeño establo de caballos que estaba
en el solar, al igual que la huerta y los arboles frutales.
Era el lugar predilecto de don Daniel que pasaba en aquel corredor la mayor parte de las horas
del día.
En uno de sus extremos, sobre la vieja baranda se despulgaba el loro de la señora silencioso y
huérfano.
Don Daniel vivía en aquella casona con sus dos hijos.
Felipe era mozo parecido y soñador; María era una muchacha alegre robusta y cantarina como
un chorro de agua.
Toda la vida femenina de Aratoca, estaba en sus manos y ella la gobernaba con enérgica
dulzura, siempre tenía ideas nuevas que poner en ejecución y no cejaba su voluntad un solo
momento hasta verlas realizadas. Ella había lanzado la iniacitiva de hacer un parquesito con
rosas y claveles, el parquesito se hizo; ella tuvo la idea de un gran bazar para compra la casa
del hospital, y la casa se compró; ella suministraba el aceite para la lampara de la Santa Patrona
del Pueblo; ella, en fin había hecho progresar a Aratoca más que todos los Alcaldes y
concejales
Todas las tardes don Daniel salía de su casa y tomaba la callejuela que llevaba al cementerio.
Una hora pasaba junto a la tumba de su esposa y regresaba luego a hacer un poco de tertulia en
la botica, que era la única parte a donde llegaban los periódicos semanalmente.
El Alcalde, el juez, el Doctor Ramírez –Médico-Rural- y don Daniel, hablaban de política.
Don Daniel y el Doctor Ramírez eran liberales. Juntos habían hecho campaña en la última
guerra civil y habían estado en la batalla de palonegro. El Alcalde y e Juez eran
conservadores, pero don Daniel era la persona principal del pueblo y el Doctor Ramírez no era
persona exaltada, todos se llevaban bien en la tertulia. A veces la charla tomaba rumbos hacía
la metafísica.
- Lo importante es ser bueno- decía don Daniel. No hacer mal a nadie. Así se puede morir
tranquilo.
- Pero el más allá - decía el Alcalde, que era un hombrecillo pequeño y coloradote, con los
dedos llenos de anillos. Cuando me pongo a pensar en el más allá me entran escalofríos, no
puedo dormir.
- El doctor Ramírez explicaba;
La muerte es un fenómeno natural, nuestro cuerpo es un mecanismo que se va descomponiendo
poco a poco, el más allá no existe.
- De que manera usted doctor niega la existencia del alma?
Interrogaba el Juez, un oven paliducho y de grandes ojos inexpresivos.
- Yo creo, respondía el doctor Ramírez que en nosotros haya algo más que vísceras.
- Usted no cree en Dios?
- Dios? Respondía el doctor Ramírez- Dios es una idea que ha hecho triste la vida.
El Alcalde y el Juez se mostraban espantados de esta herejía.
Don Daniel, en cambio sonreía apaciblemente, Pero al pensar en su esposa muerta se
preguntaba: Dios?
- Son los hombres los que han hecho triste la vida no Dios, Decía entonces el Juez.
La noche bajaba sobre el pueblo, suavemente. El alguacil prendía las lamparas de las
bocacalles de la plaza; el bosque de jaboncillos se hacía densamente oscuro y las tierras
labrantías eran grandes manchas negras.
Entonces la conversación tomaba otro rumbo. Se hablaba de espantos de crímenes, de la
próxima guerra, al fin cesaba la tertulia y cada cual tomaba el camino de su casa. En la plaza la
gente joven se divertía, en los círculos que hacían se contaban cuentos, se hacían proyectos, se
daba rienda suelta al soñar. Don Daniel de regreso a su casa, oía la voz alegre y musical de
María cantando alguna copla que se quedaba temblando, en la noche, como una estrella de
música.
Don Daniel inspeccionaba la caballeriza para cerciorarse de que sus tres caballos, el alazán, el
Tordillo y el Moro, ya entrados en sus años como su dueño, tenían su ración completa. Los
caballos al sentirlo llegar volvían dulcemente sus pescuezos hacía el amo, que les daba unas
palmaditas en las ancas, luego subía despacio la escalera, entraba en su habitación y se
acostaba.
Pero pronto en Aratoca ocurrió una transformación radical.
Llegó el radio, los periódicos empezaron a llegar diariamente. El día de la inauguración de la
carretera, entre tantas gentes nuevas y desconocidas, don Daniel se sintió como desalojado de
su lugar en el pueblo. Gentes nuevas llegaban ahora todos los días; ponían negocios y
montaron una fabrica de hacer tabacos. También el cura nuevo que llegó mandó a pintar la
fachada de la iglesia con un color distinto, amarillo huevo, así no parecía la misma de antes.
Don Daniel salía ahora muy poco de su casa; Pero siempre todas las tardes iba al cementerio,
de regreso pasaba por la botica donde se encontraba el doctor Ramírez leyendo los periódicos.
Que pasará en el mundo? Le preguntaba,
El doctor Ramírez levantaba los ojos, sonreía, se quitaba los espejuelos.
- No comprendo absolutamente nada de lo que pasa en el mundo, decía: todo es tan
absurdo!
Será que ya nosotros estamos ya demasiado viejos, decía entonces don Daniel. A mí tampoco
me gusta nada de eso, una carretera, para que necesitamos una carretera? Era mejor el camino,
el viejo camino.....
Nuestros tiempos eran mejores que estos, que manera de hacer la guerra ahora. Recuerda la
batalla de Palonegro?
Allí maté yo a un soldado.
No me habías contado nada de eso, decía don Daniel, aunque había escuchado esa anécdota
muchas veces. Pues te recuerdo que la primera noche de batalla se desató una tempestad, yo
estaba detrás de unos piñales, en las avanzadas. Apenas si se podía ver en aquella oscuridad.
De pronto, un soldado azul avanzó atravez del campo corriendo... yo vi la luz de un relámpago.
Disparé y cayó. Arrastrándome me acerque hasta el muerto, con enorme trabajo pude al fin
encender una cerilla. Era joven. Que necesidad tendría yo de matarlo?. Tenía en los ojos una
expresión tal de terror y angustia que, después de tantos años, no he podido olvidar.
Un día el doctor Ramírez apareció muerto en su casa. Se dijo que se había suicidado porque
se le encontró un frasquito vacío en la mesa que tenía junto a la cama.
El rostro del médico estaba sereno, casi dulce. No lo enterraron en el cementerio sino en el
bosque de jaboncillos, junto al riachuelo.
Y empezaron las desdichas para don Daniel. A pocos meses de la extraña muerte del doctor
Ramírez, María su hija le comunicó que su secreto; estaba enamorada de un caballero que
había llegado de la cuidada a veranear.
Esa tarde se lo presentaría. El caballero se presentó por la tarde y sin preámbulo alguno le dijo
a don Daniel que pensaba casares con María, inmediatamente, y que esperaba su
consentimiento. Una muchacha como ella no podía vivir en una villa como Aratoca. El era
abogado, tenía un cómodo pasar, y la amaba ardientemente. En fin, el matrimonio se celebró a
los pocos días en la iglesia del pueblo; en la tarde del mismo día de la boda, María se despidió
de su padre y de su hermano, en el zaguán de la vieja casona, con los ojos llenos de lagrimas y
la boca de sonrisas, subió con su esposo a un automóvil que se perdió velozmente tras un
recodo de la carretera.
Solo una nuvecilla de polvo, que se fue alejando, alejando, vieron los ojos turbios de don
Daniel, y un reflejo dorado en las copas de los arboles de jaboncillos. Un mes más tarde su hijo
Felipe le pidió permiso a su padre para marcharse a la ciudad, quería abrirse paso en la vida, en
el pueblo se estaba perdiendo su juventud, no tenía posibilidad de progresar, de hacer nada. Y
se marchó. Otra nuvecilla de polvo en la carretera.....
La sangre nueva de Aratoca se iba por esa maldita carretera. Y en cambio venía sangre
desconocida! Quién sabe que sangre! Pensaba don Daniel.
Don Daniel, solo en su casa, con la vieja criada, el muchacho que cuidaba de los caballos y el
loro de la difunta, sintió que ya no era el mismo, que no podía volver a serlo. Hizo cerrar con
llave todas las habitaciones vacías de su casa. Su salud empezó a resentirse. Vinieron los
dolores y con ellos la perspectiva de la muerte. Sin embargo todas las tardes don Daniel iba al
cementerio; y de regreso se encerraba en su habitación, tomaba algún libro de su pequeña
biblioteca y leía hasta altas horas de la noche. Pronto corrió la noticia que don Daniel estaba
enfermo. Las gentes antiguas del pueblo iban a preguntar por él todos los días.
Que tiene? Interrogaban.
La criada no sabía decir que tenía don Daniel,. No se quejaba de nada, apenas si pasaba
bocado y hablaba con sus caballos, y lo pasaba todas las noches leyendo unos librotes.
Será algún maleficio, decía la buena mujer.
Una tarde don Daniel llamó a la criada. Estaba acostado pero vestido, con su mejor traje que
era el de paño azul.
Abre bien la ventana, le dijo, de manera que yo pueda ver toda la plaza. Cuando la criada
abrió la ventana, don Daniel empezó a hacer recomendaciones:
Cuando me haya muerto, cierra la casa y le entregas las llaves, menos las del solar, al señor
Alcalde. Luego pones estos pliegos al correo. Tu y Antonio sigan viviendo en el piso bajo para
que cuiden los caballos hasta su muerte. Quiero que el loro de la difunta continúe donde está.
Tu veras de él.
Pero si su merced no se va a morir, le dijo la criada con los ojos arrastrados de lagrimas.
Haz lo que te digo – repuso don Daniel -. Y ahora déjeme solo.
La criada salió de la habitación conteniendo con el puño de la mano los sollozos que le
reventaban en la boca. Salió a la calle y fue directamente donde el cura párroco, a quien refirió
la escena que le acababa de pasar. El párroco, muy preocupado, se dirigió inmediatamente a la
casa de donde don Daniel. Sin llamar a la puerta de la pieza del enfermo, entró en ella. Buenas
tardes don Daniel. Que le pasa a usted?
Nada, nada, señor cura. Que me voy a morir.
Confiésese usted, don Daniel. Póngase en armonía con Dios.
Aún cuando no creo que su fin esté próximo siempre es bueno cumplir con las leyes divinas.
Yo, señor cura, - le dijo don Daniel con voz casi inaudible – tengo mis creencias. Mi
conciencia está tranquila.
Pero..... – dijo el cura párroco –
Le agradezco su visita, - lo interrumpió don Daniel.-
Mi hora ha llegado, quizás demasiado tarde. Quizás he vivido más de la cuenta. La muerte no
me da miedo.....
No podía hablar más. Su respiración se hizo irregular, don Daniel volvió los ojos hacia la
ventana y vio la plaza del pueblo bañada de la suave luz del crepúsculo, la luz se iba
debilitando poco a poco.
Cuando el párroco salió de la casa había frente a ella muchas personas, ansiosas de noticias.
El párroco tenía el rostro grave y melancólico.
Se confesó? – Le preguntó alguien.
Sí – dijo el párroco -. Su muerte fue la de un justo.
Todos descubrieron sus cabezas y guardaron silencio.
Un último rayo de sol se irisaba en los vidrios de la ventana abierta de aquella casona de la
villa de Aratoca.