Sunteți pe pagina 1din 13

QUE ES UN INJERTO

El injerto es un método de propagación vegetativa artificial de las plantas, en el


que una porción de tejido procedente de una planta —la variedad o injerto
propiamente dicho— se une sobre otra ya asentada, de tal modo que el conjunto
de ambos crezca como un solo organismo. El injerto se emplea sobre todo para
propagar vegetales leñosos de uso comercial, sean frutales u ornamentales.1 El
injerto se emplea para permitir el crecimiento de variedades de valor comercial en
terrenos o circunstancias que les son desfavorables, aprovechando la mayor
resistencia del pie usado, o para asegurarse que las características productivas de
un ejemplar se mantienen inalteradas, frente a la dispersión genética que
introduce la reproducción sexual. En el caso de híbridos de número cromosómico
impar, que son estériles por naturaleza, la propagación vegetativa es la única
manera de reproducción posible. Más raramente, el injerto se utiliza para unir más
de una variedad en un mismo patrón, obteniendo así un único ejemplar que
produce frutos o flores de varias características.

El injerto sólo es posible entre especies más o menos estrechamente


relacionadas, puesto que de otro modo los tejidos resultan incompatibles y la
conexión vascular necesaria para la supervivencia de la variedad no se realiza.
Normalmente el límite está dado por la pertenencia a un mismo género, aunque
existen excepciones; géneros estrechamente emparentados, como algunos de las
rutáceas o las cucurbitáceas, pueden funcionar como pie para especies afines.

En la mayoría de los casos, una de las variedades se selecciona como raíz por su
resistencia, el tallo de la especie elegida como variedad se injerta sobre esta base.
En otros casos, una yema de la variedad se injerta lateralmente en el tronco del
patrón, y sólo después de asegurarse la fusión exitosa se corta este último.
Injerto de olivo.

Injerto de manzano.

COMO SE HACE UN INJERTO

Injerto de escudete o injerto de yema en T


1

Elige tu variedad (injerto) y tu patrón (portainjerto). Para que tu injerto


tenga éxito, necesitarás un esqueje (pequeño fragmento de planta para
injerto) de una variedad saludable sin enfermedades (árbol de origen) y un
árbol en crecimiento adecuado (patrón). Para llevar a cabo el injerto de
escudete, la corteza de ambos árboles debe poder desprenderse con
facilidad para dejar al descubierto la capa interior verde húmeda, es decir,
espera la primavera. Regarlos adecuadamente también ayudará al proceso.

o El injerto de escudete se emplea sobre todo para la propagación de


árboles frutales.

Corta un esqueje. Para el injerto de escudete, haz un corte en la rama de


alrededor de 1,3 cm (1/2 pulgada) por debajo de la yema y de 1,9 cm (3/4
pulgada) de profundidad. El corte debe ser lo suficientemente profundo
como para incluir la capa interior verde y suave de la corteza, pero no más
que eso. Tu esqueje debe tener esta parte verde para que el injerto tenga
éxito. Si vas a almacenar tu esqueje, envuélvelo en una toalla de papel
húmeda, ponlo en una bolsa de polietileno y almacénalo en un refrigerado[1]

Haz un corte en T en tu patrón. Elige una parte de la rama o retoño de


unos 0,6 cm (1/4 pulgada) o 2,5 cm (1 pulgada) de diámetro. Esta parte
debe estar libre de yemas (no debe haber ninguna). Haz un corte vertical
de alrededor de unos 2,5 cm (1 pulgada) de largo en la corteza lo
suficientemente profundo como para dejar expuesta la capa verde. A
continuación, haz un corte horizontal de la misma profundidad de alrededor
de un tercio de la medida anterior alrededor del patrón. Introduce y gira un
poco el cuchillo en el cruce de ambos cortes para desprender la corteza y
dejar visible la capa verde.

4
Introduce el esqueje. Desliza el esqueje con la yema por debajo de los
trozos de corteza levantados del patrón con cuidado de no introducir
suciedad o gérmenes en el proceso. Corta cualquier parte del esqueje que
sobresalga del corte en T. Todo debe encajar a la perfección.

Ata el esqueje al patrón. Rodea el patrón con algún material elástico de


goma, como cinta para injertos, para mantener el esqueje en su lugar. Ten
cuidado de no ajustar demasiado o de cubrir la yema.

Retira la atadura. La cinta con la que rodeaste el patrón se empezará a


aflojar luego de un mes y finalmente caerá. Pero si no lo hace, retírala con
cuidado para que el área no se vea perjudicada.

7
Vigila el desarrollo de tu yema. Si la yema se ve rellena y saludable,
probablemente siga viva. Pero si se ve seca, significa que ha muerto y
tendrás que empezar todo de nuevo.

2.

Retira cualquier otro material. Durante la primavera siguiente, haz un


corte en bisel a 1 cm (1/2 pulgada) arriba de la yema una vez empiecen a
brotarle hojas. Retira cualquier otro brote que aparezca debajo de la yema
para incentivar el desarrollo del injerto.
Trasplante

Es muy importante realizar trasplantes de maceta de nuestras plantas, sobre todo para
beneficio de las raíces. Es fundamental en esta tarea cambiar el sustrato o tierra a uno fértil,
desinfectado y con buen drenaje. Lo ideal es que se cambie cuando el macetero quede
pequeño o cuando la tierra esté demasiado lavada y pobre en nutrientes.

 Cuando cambiar el Macetero

Lo primero que debemos saber, es que los cambios de macetero o trasplantes en el suelo se
deben tratar de hacer cuando estas especies se encuentran en receso vegetativo. Lo ideal es
no hacerlo cuando estas especies estén en pleno desarrollo (brotación, crecimiento,
floración, ni fructificación), porque puede que estas se resientan con el cambio. Por lo
general, en invierno las plantas se encuentran en receso, a excepción de las de interior, ya
que al estar adentro de la casa, presentan un microclima especial, permaneciendo casi todo
el año en desarrollo.

 Característica de la Maceta.

Al realizar un trasplante, debemos asegurarnos que el macetero que escojamos sea del
tamaño apropiado, y que tenga una perforación en la base, por donde pueda escurrir el agua
del riego sin ningún problema.

 ¿Qué Tierra Utilizar para el Trasplante?

Luego de escoger muy bien el macetero, debemos utilizar una muy buena tierra para esta
labor, como Tierra Trasplante Anasac, la que está especialmente diseñada para estas
ocasiones por poseer la granulometría indicada para el cambio. Si la especie que trasplante
es muy delicada, aplique al riego el producto Trasplante Ecopcion, éste ayudará al
establecimiento de raíces y evitar desarrollo de hongos.

 Cuidado de las Raíces

Si aparece una masa de raíces enmarañadas alrededor de la tierra, es clara señal de que el
macetero está limitando el crecimiento de la planta y ésta necesita ser trasplantada. En este
caso hay que desprender el pan de tierra evitando que se dañen las raíces, las que se
encargan de alimentar a las plantas a través de los pelos radiculares (que son las raicillas
finitas que se ven al momento de realizar el trasplante) y por donde los nutrientes son
absorbidos. Entonces hay que evitar cortar o romper estas raicillas.

 ¿Cómo Trasplantar?

Apoye una de sus manos sobre la tierra y dé vuelta el tiesto, mientras con la otra golpea con
cuidado la base de la maceta. Si no logra soltar la tierra, golpee ligeramente el borde del
macetero contra una superficie dura, hasta que logre soltar el cepellón completo. Luego
ubíquela en el nuevo lugar o maceta seleccionada.
 Cuidados al Trasplantar

Le recomendamos trabajar a la sombra y proteger las raíces de la luz directa mientras


realice un trasplante. Si es necesario, cúbralas con papel de diario mientras se encuentran
fuera del macetero. Luego ubicaremos el macetero con la parte basal de la planta, y
procederemos a rellenar con la mezcla de sustrato, evitando que queden espacios con aire.
Luego se debe regar en abundancia para evitar que esta planta se nos deshidrate. Riegue
cuidadosamente hasta que salga el agua por la perforación inferior. Aunque la planta sea
“de sol”, manténgala a la sombra durante una semana aproximadamente

Reproducción sexual y asexual en las plantas

En este artículo vamos a hablar de la reproduccion en las plantas, tanto sexual


como asexual ya que ambas se dan en los vegetales.

La reproducción consiste en la capacidad de los seres vivos de producir seres


semejantes a los existentes pues el fin de todas las especies es
perpetuarse en el espacio y en el tiempo. Aún así hay que distinguir entre
reproducción y multiplicación que es sólo un aumento de la población cosa
que no tiene porqué suceder así en la reproducción.

Centaurium somedanum o genciana de somiedo

Existen dos tipos de reproducción: vegetativa o asexual y sexual o generativa. La


reproducción asexual no implica la unión de células y en ella los
individuos se desarrollan para dar otros idénticos a ellos. La
reproducción sexual implica la unión de células germinales
especiales, los gametos, que poseen variabilidad genética debido a la
meiosis.

Dentro de la reproducción en plantas, comenzaremos viendo la reproducción


asexual en plantas.

Reproducción asexual de las plantas


Existen dos tipos de reproducción asexual en plantas: multiplicación vegetativa y
por gérmenes:

1. Multiplicación vegetativa: Asegura la perpetuación de individuos bien


adaptados a ese medio y evolutivamente eficaces. Es muy común incluso
en plantas superiores. Existen dos tipos: la fragmentación y la división
celular que engloba la bipartición y la gemación.

La fragmentación consiste la fragmentación de partes de células, talos o


vástagos de los que surgen individuos hijos. Un ejemplo de fragmentación
son los esquejes. En la bipartición, la célula madre se divide por completo
en dos células hijas nuevas de igual tamaño. En la gemación celular el
tamaño de la célula hija es al principio menor que el de la célula madre.

2. Por gérmenes. Los gérmenes son células asexuales reproductivas que


desarrollan directamente el individuo. Existen varios tipos: pluricelulares -los
propágulos- y generalmente unicelulares -las esporas-.

Hay zonas en que porciones del talo o del tallo de las plantas pluricelulares están
particularmente especializadas para separarse de la planta madre y
extenderse, son los propágulos (agrupaciones de células), son muy
comunes en las plantas inferiores. Existen varios tipos, los hormogonios de
las cianobacterias, los tubérculos de la patata, los dientes del ajo, los
estolones, los rizomas… Puedes encontrar más información sobre los
tubérculos, estolones y rizomas aquí, donde se explica que son tallos con
modificaciones secundarias para expandirse asexualmente.

 Las cianobacterias

Las esporas son células germinales especialmente diferenciadas para la


reproducción asexual.

Esporas

Son la forma más corriente de reproducción asexual en plantas, producen en


general poca variabilidad, son agentes de dispersión y normalmente
unicelulareas aunque hay esporas con varias células o núcleos.

Existen varios tipos de esporas según las condiciones de formación:

1. Según la situación: exósporas o conidios si se forman al exterior por


estrangulación y endósporas si se forman en el interior de un esporangio.

2. Según la capacidad de dispersión: aplanósporas si son inmóviles como


el polen, muchos conidios y zoosporas o planósporas si son móviles.
3. Según la formación: mitósporas o neutrósporas si son diploide y
meiosporas, gonosporas o esporas “sexuales” si son haploides.

Las esporas tienen también nombres especiales como por ejemplo: diplosporas si
son diploide, haplósporas si son haploides, si son esporas de resistencia se
las llama clamidosporas. Si se producen en ascas son ascosporas,
basidiosporas si se producen en basidios. Heterósporas si son distintas
generalmente de tamaño, micrósporas si son pequeñas y masculinas,
megásporas si son grandes y femeninas.

Las estructuras especializadas donde se producen las esporas son los


esporangios. Son unicelulares (sin cubierta) en algas y hongos;
pluricelulares (con cubierta y arquesporio que es el tejido fértil) de briófitos a
espermatófitos. Su nomenclatura es igual que la de las esporas, por
ejemplo de meióspora meiosporangio.

Reproducción sexual

Este tipo de reproducción es un mecanismo mucho más complicado que la


reproducción asexual y en ella intervienen muchos factores.

 Una planta que sólo se poliniza con la luna llena

La reproducción sexual implica la unión de células germinales especiales, los


gametos, y está encaminada a la variabilidad genética por recombinación
cromosómica. Este proceso se realiza en varias etapas. Primero se realiza
la meiosis para transformar las células diploides en haploides que son los
gametos.

 VER: Meiosis: la formación de los gametos

Posteriormente se produce la singamia o unión de gametos haploides para formar


un zigoto diploide, que implica una plasmogamia (unión de citoplasmas) y
una cariogamia o fecundación (unión de núcleos).

Los gametos suelen ser haploides, (n), y de polaridades (sexos) opuestos,


además se producen en estructuras especiales, los gametangios.

Existen varios tipos de reproducción sexual:

1. Isogamia: unión de gametos de igual forma y tamaño pero de polaridades


distintas.

2. Anisogamia: Unión de gametos distintos en forma y tamaño y de polaridad


opuesta.
3. Oogamia: es un caso especial de anisogamia pero con un gameto femenino
inmóvil y de mayor tamaño que el masculino.

 Los ciclos biológicos de los hongos

Los gametos, al igual que las esporas, reciben distintos nombres. Los gametos
femeninos se llaman ovocélula, oosfera, óvulo; y los masculinos
anterozoide, anterozoo, espermatozoide, espermatozoo, espermacio que
puede ser inmóvil en algunos hongos.

Los gametangios también reciben nombres especiales, existen los mismos tipos
que los de los esporangios. Los gametangios primitivos son unicelulares y
pueden estar recubiertos por una o varias paredes celulares.

Los gametangios más evolucionados son los pluricelulares con cubierta de


protección. En la oogamia, el gametangio masculino se llama anteridio y
posee un menor tamaño y forma filiforme, el femenino se llama oogonio y
tiene mayor tamaño y forma esférica. De Briófitos en adelante, al masculino
se le llama anteridio y al femenino arquegonio.

 Conoce más sobre el filo briófitos.

Existen casos especiales de gametangiogamia en la que la fecundación se lleva a


cabo por fusión de gametangios y posterior unión de gametos; de
somatogamia en la que no se producen gametangios y se copulan células
somáticas; y apomixis, reproducción sexual sin fecundación, las células
somáticas hacen el papel de germinales. En este artículo puedes encontrar
más información sobre cómo se forman los espermatozoides de las plantas.

La reproducción de las plantas angiospermas

La reproducción sexual de las plantas angiospermas es el ejemplo más popular.


Es la reproducción de las plantas con flores. Cuando un grano de polen
llega al pistilo de la flor, se produce la polinización. Al entrar en su interior,
se produce la generación de las células germinales o gametos masculinos
que fecundan los óvulos que hay en el gineceo mediante el tubo
polinizador.

Una vez los óvulos están fecundados, proceso conocido como fertilización, se
forman las semillas, y una vez formadas éstas, el gineceo se convierte en el
fruto que habitualmente conocemos como resultado de la reproducción de
las plantas.

En la fecundación se produce la unión dos células haploides con distinto material


genético, que se unen formando un individuo de genotipo diferente del de
los padres y por este motivo se llama reproducción sexual.

En resumen las etapas de la reproducción sexual en las plantas es del


siguiente modo:

1. Formación del polen en los estambres.

2. Polinización: es cuando el grano de polen llega al pistilo. La polinización se


puede producir de muchas formas diferentes (viento, transportada por
animales,… puedes ver todos los tipos en este artículo sobre la dispersión
del polen)

3. Los gametos masculinos llegan al interior del gineceo donde se encuentran


los óvulos mediante el tubo polinizador.

4. Fecundación: se produce la singamia o unión de los gametos femeninos y


masculinos.

5. Fertilización: se forman las semillas.

6. El gineceo se convierte en el fruto.

Origen y evolución de la sexualidad

Se piensa que los eucariotas surgieron hace unos 600 M .A. a partir de procariotas
debido a la invasión de nuevos hábitats y que estos eucariotas primitivos
son los protoctistas.
La aparición de la reproducción sexual se produjo a partir del perfeccionamiento
de la mitosis y la aparición de la meiosis y ciclo sexual. El origen de la
mitosis pudo producirse en los protoctistas y especialmente en los
dinoflagelados ya que su mitosis es “anómala”, no hay huso mitótico.

El origen de la reproducción sexual también pudo haberse dado en protoctistas al


mismo tiempo que la mitosis debido a que estos organismos poseen ambos
procesos incompletos. Surgió como consecuencia de la ventaja adaptativa
que suponía ya que al haber recombinación cromosómica es exploradora e
innovadora y facilita la colonización de nuevos hábitats. En la reproduccion
de las plantas se da este tipo como ya hemos visto junto con la
reproduccion asexual.

Si quieres ampliar más información sobre la reproducción sexual y asexual de


las plantas o la botánica en general, te recomendamos el libro
Strasburger: Tratado de botánica del que se ha extraído parte de esta
información. Además, es el libro clásico y de cabecera de cualquier
estudiante de botánica.