Sunteți pe pagina 1din 9

FACULTAD DE CIENCIAS CONTABLES,

FINANCIERAS Y ADMINISTRATIVAS
ESCUELA PROFESIONAL DE CONTABILIDAD

TEMA

NORMAS DE AUDITORIA

DOCENTE

MG: CPCC: Nidia Yépez Pretel

AUTOR

ROBERTO JUAN DE LA CRUZ PADILLA

CHIMBOTE – ANCASH

2018
INTRODUCCIÓN
En ejecución de auditoria operativa, es necesario saber, comprender e interpretar normas

que contienen los instrumentos normativos que tiene las empresas, las normas están

referidas a controles que están indicados en los manuales de organización y funciones,

manual de procedimientos, reglamento interno del trabajo, reglamento de compras,

reglamento de ventas, etc.

Es indispensable para el auditor saber las clases de control interno en examen de auditoria

operativa a las empresas, como son el control interno financiero que se refiere al control

del recurso financiero, el control administrativo que corresponde al control de la gestión

administrativa, el control previo que es el primer control que se realiza, el continuo

referido al control que realizan los jefes o supervisores de las empresas y el control

posterior que se realiza mediante la auditoria externa e interna.

El auditor en su ejecución de auditoria debe saber las normas de auditoria, que son

requisitos que debe tener el auditor para que la ejecución de auditoria operativa sea

calidad. Las normas de auditoria son de tres clases: normas personales como

entrenamiento técnico y capacidad profesional, cuidado y diligencia profesional e

independencia de criterio. Las normas relacionadas con el trabajo son: Planificación y

supervisión adecuada, evaluación del sistema de control interno y evidencia suficiente y

competente. Y las normas relacionadas en la preparación del informe.


NORMAS DE AUDITORÍA

DEFINICIÓN

Las normas de auditoria son los requisitos de calidad relativos a la personalidad del

auditor y al trabajo que desempeña, que se derivan de la naturaleza profesional de la

actividad de auditoria y de sus características específicas.

Vienen a ser pues, los requisitos que deben observarse para el desempeño de un trabajo

de auditoria de calidad profesional.

NORMAS DE LA AUDITORÍA OPERATIVA

Para que el ejercicio de la auditoria operativa se desarrolle dentro de un ambiente de orden

es muy importante que se trabaje bajo normas de auditoria generalmente aceptadas que

garanticen los requisitos mínimos de calidad, evitando formular juicios prematuros,

basados en información incompleta por falta de tiempo; asimismo implica orden y

disciplina, que conlleva a que se realicen auditorias operativas de calidad y que tengan

mayor aceptación por la alta dirección.

En un inicio no había normas para esta auditoría, la operativa, pero si se sabía lo que se

necesitaba y su marco conceptual, se empezaron a adaptar las normas de la auditoria de

estados financieros. La auditoría operativa necesita para evaluar normas o estándares de

comparación para juzgar y medir la función que se está analizando.

Por ejemplo para evaluar la función administrativa se necesita, al igual que la Auditoria

de Estados Financieros, que la contabilidad se realice con respecto a lo establecido por la

contabilidad general.

Debido a que no existen normas, cualquier persona que audite puede estar decidiendo

ante que debe tomar o que juzgar. Por este motivo las normas son de exigencias que
enmarcan el trabajo profesional del auditor y que le plantean en su quehacer requisitos de

calidad, respetando con esto el nombre que la Auditoria de Estados Financieros otorga a

estas reglas de conducta personal.

Las normas de auditoria se clasifican en: Normas personales.

Normas Relacionadas con ejecución del trabajo.

Normas Relacionadas con preparación de la información.

NORMAS PERSONALES

Las normas personales se refieren a las cualidades que el auditor debe poseer para poder

asumir, dentro de las exigencias que el carácter profesional de la auditoria impone. Dentro

de estas normas existen cualidades que el auditor debe tener pre adquiridas antes de poder

asumir un trabajo profesional de auditoria y cualidades que debe mantener durante el

desarrollo de toda su actividad profesional.

 ENTRENAMIENTO TÉCNICO Y CAPACIDAD PROFESIONAL

El trabajo de auditoría debe ser desempeñado por personas que, teniendo título

profesional legalmente expedido y reconocido, tenga entrenamiento técnico adecuado

y capacidad profesional como auditores.

El hecho de que una persona ofrezca sus servicios como profesional, dentro de una

rama cualquiera de las actividades profesionales, viene a constituir una especie de

declaración publica, por lo cual esa persona se manifiesta capacitada para desempeñar

satisfactoriamente las actividades que de modo ordinario corresponden a esa profesión.

Que la persona que ofrezca sus servicios profesionales como auditor, tenga

previamente, un entrenamiento técnico adecuado y una capacidad que le permita

realizar las actividades normales de la autoría de modo satisfactorio para sus clientes

y las personas que van a depender del resultado de su trabajo.


 CUIDADO Y DILIGENCIA PROFESIONAL

Debe Ejercerse El Celo Profesional Al Conducir Una Auditoría Y En La Preparación

Del Informe.

Impone la responsabilidad sobre cada una de las personas que componen a la

organización de un auditor independiente, de apegarse a las normas relativas a la

ejecución del trabajo y al informe.

El ejercicio del cuidado debido requiere una revisión crítica en cada nivel de

supervisión del trabajo ejecutado y del criterio empleado por aquellos que

intervinieron en el examen.

El auditor debe cumplir las restantes nueve normas de auditoria, las dos personales,

tres de ejecución del trabajo y cuatro referentes a la información. Esta compendia todo

el trabajo de auditoría.

Ni el auditor, ni ningún profesional, pueden ser considerados infalible, ni puede por

tanto exigírsele el acierto en todas las cosas y la resolución satisfactoria de todos los

problemas. La actividad profesional como todas las actividades humanas, está sujeta

la condición general de falibilidad humana, pero los márgenes de esa falibilidad

humana deben ser reducidos por el compromiso profesional adquirido, al mínimo

posible. Para esto se requiere que el profesional, al desempeñar su trabajo, lo haga con

meticulosidad, con el cuidado y dedicación razonables, que puedan esperarse de una

empresa que ha asumido actividades de carácter profesional.

 INDEPENDENCIA DE CRITERIO

Se entiende que existe independencia mental o de criterio en una persona, cuando los

juicios que esa persona formula se fundan en los elementos objetivos del caso que va

a juzgar. No existe independencia de criterio cuando la opinión o el juicio son influidos

por consideraciones de orden subjetivo.


Si la opinión del auditor va a ser útil a las personas que van a usar los estados

financieros y si ellos van a poder confiar en esa opinión es absolutamente

indispensable que el auditor mantenga, en el desempeño de su trabajo y en la

preparación y formulación del informe o dictamen en que registra los resultados del

mismo, una actitud de independencia de criterio. Es decir, es necesario que la opinión

del auditor sea objetiva.

NORMAS RELACIONADAS A LA EJECUCIÓN DEL TRABAJO.

El trabajo de campo, que viene hacer la Auditoria que significa aquellas labores de

Auditoria dentro de las oficinas y toda la infraestructura en su conjunto de la empresa o

entidad que se encuentran bajo examen. Por tanto, las normas que rigen la ejecución de

la Auditoria se refieren a las medidas de calidad del trabajo del Auditor. Dichas normas

son las siguientes:

PLANEAMIENTO Y SUPERVISIÓN ADECUADA.

La auditoría será planeada adecuadamente y el trabajo de los asistentes del auditor

debidamente supervisados. Por la naturaleza delicada y de gran responsabilidad, se

requiere que la auditoria tenga un especial tratamiento en su planificación, no por la

implementación tan ampulosa sino por la consistencia de su operatividad; la auditoria no

puede ser hecha al azar y sin sistema; requiere la preparación adecuada, aun cuando la

auditoria sea dispuesta en forma intempestiva y se ejecute en forma inmediata, los

auditores se encuentran previamente preparados en forma genérica y específica, de

acuerdo a la circunstancia requerida.

El programa que se elabora es en si el plan de trabajo que puede ser revisado y modificado

durante la ejecución de la auditoria.


La planeación también es la determinación de los procedimientos a seguir y emplear,

buscando la estrategia para saber por dónde empezar el examen. Claro que otra cosa es la

formulación del programa y otra la ejecución del mismo, que en mucho de los casos no

se llega a cumplir la secuencia de los procedimientos, ya que así exigen las circunstancias.

ESTUDIO Y EVALUACIÓN DEL CONTROL INTERNO

Estudiará y evaluara el sistema de control interno de la empresa o entidad tomando como

base para la determinación del alcance de los exámenes que deben efectuarse, señalando

que áreas, oficinas, procedimientos, volumen de personal, actividades, se auditaran. El

sistema adecuado de control interno es de responsabilidad de los gerentes de la

organización. Para hacer el estudio de tal sistema, el auditor tiene que revisar el plan de

organización tanto en la teoría como en la práctica evaluando su efectividad y solidez.

Se tiene que examinar cada uno de los métodos utilizados por la organización, así como

todas las demás normas que sirven para:

 Formulación, aprobación y aplicación de las políticas empresariales.

 Proteger los activos.

 Evitar desembolsos no autorizados.

 Evitar el uso impropio de los recursos materiales.

 Evitar el incurrir en obligaciones que no tienen razón de ser.

 Asegurar la exactitud y confiabilidad de los datos administrativos y financieros.

 Evaluar la eficiencia administrativa.


NORMAS RELACIONADAS CON PREPARACIÓN DEL INFORME

El auditor debe tener especial cuidado en la redacción y presentación del informe, cuya

elaboración es confiable a todas aquellas personas que contratan sus servicios,

encontrándose satisfacción de la labor cumplida.

Dictamen o “Carta de Opinión del Auditor”, es una parte del informe el cual es

considerado muy importante. Las cuatro normas generalmente aceptadas sobre la

preparación de informes tratan del contenido del dictamen y su relación con los estados

financieros.

Por medio del dictamen cuya preparación debe cenirse a las normas, el auditor

independiente manifiesta que ha examinado los estados financieros, que se ha realizado

de acuerdo a las normas de Auditoria generalmente aceptadas y que aplico los

procedimientos que considera necesarios en las circunstancias.

El Auditor establece con claridad el alcance del trabajo efectuado y consecuentemente

está en posición de llegar a la parte más importante del informe, o sea, a la expresión de

su opinión con relación a que los estados financieros presentan razonablemente la

situación financiera de la empresa a una fecha dada y los resultados de sus operaciones

por el periodo determinado de conformidad con los principios de contabilidad

generalmente aceptadas que se aplicaron sobre una base consistente con la del ejercicio

anterior.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Ruiz, D (1989). Auditoria Administrativa. Trujillo: talleres de S & Impresiones

Graficas.

2. Álvarez, J (2003). Auditoria Gubernamental. Lima: Instituto de Investigación El

Pacifico I.E. R. L.