Sunteți pe pagina 1din 80

ADELFO TAPIA PAVÓN

EL RORSCHACH.

TEST PARA
��tJeJ!J� LA
PERSONALIDAD.
VOLUMENI
2
.
3

El Rorschach
Test de Personalidad Sistema
Comprehensivo de Exner
Volumen I
Seminario

Por el Profesor
Dr. Adelfo H.Tapia Pavón
Universidad Complutense de Madrid
Facultad de Psicología
Departamento de Personalidad, Evaluación Psicológica y Psicología Clínica

Abril 1999
1

ADELFO TAPIA PAVÓN


Madrid (España)
Reservados todos los derechos de propiedad intelectual para todos los países.
Nº de Inscripción:00/1999/8073
ISBN13: 978-84-695-6
Nº REGISTRO: 12/1440
2

INTRODUCCIÓN

El Seminario que proponemos tiene dos Partes. Dura dos años. En el primer año se estudia la
Naturaleza del Test. En la Naturaleza del Test se indican: los datos históricos, la definición,
la validez, la fiabilidad, los objetivos, la administración (exigencias referidas al material, al
examinador y al sujeto), el Lenguaje (criterios para codificar las respuestas mediante símbolos
convencionales). En el segundo año se estudian las Estrategias de Interpretación, el signifi-
cado de las variables de cada una de las Agrupaciones. Cada una de las Partes contiene las
opiniones y los criterios expresados por connotados autores. El Seminario es teórico práctico.
Se realizan ejercicios de administración y de codificación. Se evalúa el protocolo de un niño,
de un adolescente y de un adulto no paciente.

El Rorschach, llamado test, prueba, método, técnica, situación está conformado por 10 láminas
de manchas de tinta amorfas separadas o separables de colores cromáticos y/o acromáticos
de diversas tonalidades. El sujeto, al desidentificarle el estímulo mediante la instrucción: “qué
podría ser esto”, tiene que buscar a qué se parece, creándole, de este modo, una tarea en la cuál
tiene que determinar cómo utiliza el material y las respuestas que tiene que dar. Percibidos
e interpretados los estímulos, los selecciona y los verbaliza. La tarea puede resultarle muy
fácil o muy difícil, dependerá de la influencia de todos los componentes endógenos y exógenos
actuales o pasados. Las respuestas que resultan de la desidentifcación pueden ser adecuadas,
distorsionadas, lógicas, incoherentes; todo depende de la estructura de los rasgos o estados, de
los procesos cognitivos, afectivos, de la autoestima, controles e interrelaciones con el entorno.

La administración y codificación del Test se atienen a normas y criterios, de tal manera que
los resultados obtenidos resultan objetivos. Las respuestas se codifican mediante símbolos, se
contabilizan, se normalizan y se interpretan. La interpretación la realiza una persona cualifi-
cada. Los resultados de la interpretación tienen como objetivo revelar la personalidad total:
es decir, el mundo fisiológico, cognitivo, emocional interdependientes.

Todo lo dicho demuestra que el Test es muy complejo. La complejidad del Test ha originado un
sinnúmero de estudios (artículos y manuales). Exner, en 1955, contabilizó más de 3.000 artícu-
los. Klopfer menciona una bibliografía de 642 trabajos. Son conocidos los métodos de Bohm,
Loosli-Usteri, Rauch de Trauberberg y los sistemas de Beck, Klopfer, Rapaport, Piotrowski,
Hertz. Cada sistema tiene criterios propios para la administración (posición del sujeto, consig-
na, estimulación), y para la codificación (Localización, Determinantes, Contenido, Respuestas
Populares, Fenómenos Especiales). Esos criterios originaron diferencias.

Exner se encontró con este panorama. Lo solucionó cogiendo lo mejor de cada uno de ellos.
Conservó las variables que pudieron ser validadas. No fue una tarea fácil. Participaron unos
800 examinadores. Lo administraron a más de 8.000 sujetos. Realizaron más de 500 trabajos
de investigación. Eligieron, al azar, una muestra de 1332 sujetos no pacientes, 1390 niños,
1110 pacientes y con ellos elaboraron los datos normativos de las 110 variables. Calcularon
la fiabilidad y la validez de las variables utilizadas. Construyeron seis índices discriminativos
que avalan la posibilidad de no incluir falsos positivos, ni falsos negativos. De este modo,
nace el “Sistema Comprehensivo”, técnica muy elaborada que garantiza ser, superadas las
diferentes pruebas de fiabilidad y validez, un instrumento de investigación científica con alta
confiabilidad interclínica. No obstante, los resultados han generado preguntas que todavía no
tienen respuesta. Los esfuerzos continúan, porque cada vez se abre una nueva puerta para
nuevas investigaciones.

El Sistema Comprehensivo proporciona criterios experimentados para la administración y co-


dificación del test; valores estadísticos que advierten de las deficiencias y de los excesos de
cada una de las variables; estrategias para la interpretación de las variables de las Agrupacio-
nes de Procesamiento de la Información, Mediación Cognitiva, Ideación, Control y Tolerancia
al estrés, Estrés Situacional, Autopercepción, Percepción Interpersonal, Rasgos Afectivos;
Índices de Depresión, Tendencia al Suicidio, Inhabilidad Social, Hipervigilancia, Obsesión,
Percepción-Pensamiento. Las hipótesis inferidas tienen como garantía el estudio y la compro-
bación de la validez de los rasgos o estados interrelacionados los unos con los otros. De este
3

modo, el informe elaborado está fundamentado en la objetividad. En la actualidad, el Test es


considerado como un instrumento válido que da mucha información.
Índice general

1. Breve Historia del Test 8


1.1. Datos históricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
1.1.1. Antecedentes del test. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
1.1.2. Hermann Rorschach . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
1.2. Desarrollo del test . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
1.2.1. En Europa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
1.2.2. En Estados Unidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

2. Naturaleza del Test 11


2.1. Características de las Láminas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
2.1.1. Según Rorschach . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
2.1.2. Según Klopfer (1966) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
2.2. Definición del Rorschach . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
2.2.1. El Rorschach no es un test de imaginación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
2.2.2. El Rorschach es un test de percepción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
2.2.3. Relación entre Percepción y Personalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
2.2.4. El Rorschach es un test proyectivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
2.2.5. El Rorschach es una tarea de solución de problemas . . . . . . . . . . . . . . 15
2.2.5.1. Proceso de la respuesta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
2.2.6. Influencia del fingimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
2.2.7. Influencia del examinador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
2.2.8. Influencia de la duración del tiempo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
2.2.9. Influencia del Color . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18

3. Validez. Fiabilidad. Objetivos 19


3.1. Validez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
3.2. Fiabilidad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
3.3. Objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21

4. Administración 23
4.1. Consideraciones generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
4.1.1. Requisitos exigidos al examinador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
4.1.2. Láminas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
4.1.3. Lugar de aplicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
4.1.4. Preparación psicológica del sujeto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
4.1.5. Sujetos jóvenes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
4.1.6. Posición del sujeto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
4.2. Fase de la Respuesta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
4.2.1. Consigna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
4.2.2. Respuestas a las preguntas del sujeto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
4.2.3. Estimulación del examinador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
4.2.4. Intentos de rechazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
4.2.5. Número de respuestas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
4.2.6. Protocolos largos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
4.2.7. Registro de respuestas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27

4
ÍNDICE GENERAL 5

4.2.8. Cuestiones, comentarios y tiempo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27


4.2.9. Organización del protocolo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
4.3. Fase de la Encuesta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
4.3.1. Objetivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
4.3.2. Ritmo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
4.3.3. Presentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
4.3.4. Consigna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
4.3.5. Aclaraciones a las preguntas del sujeto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
4.3.6. Procedimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
4.3.7. Preguntas básicas del examinador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
4.3.8. Preguntas básicas en las Palabras Clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
4.3.9. Preguntas inadecuadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
4.3.10. Resistencias del sujeto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
4.3.11. Encuesta con niños . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
4.3.12. Prueba de Límites . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
4.3.13. Comentario o Respuesta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30

5. Lenguaje del Rorschach 31


5.1. Codificación de la Localización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
5.1.1. Respuesta Global (W) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
5.1.2. Respuesta Detalle Usual (D) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
5.1.3. Respuesta Detalle Inusual (Dd) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
5.1.4. Respuesta Espacio en Blanco (S) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
5.1.5. Codificación de Múltiples Áreas D . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
5.2. Calidad Evolutiva (DQ) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
5.2.1. Respuestas de Síntesis (+) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
5.2.2. Respuestas de Síntesis (v/+) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
5.2.3. Respuesta Ordinaria (o) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
5.2.4. Respuesta Vaga (v) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
5.3. Determinantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
5.3.1. Determinantes de Forma (F) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
5.3.2. Determinantes de Movimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
5.3.2.1. Movimiento Humano (M) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
5.3.2.2. Movimiento Animal (FM) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
5.3.2.3. Movimiento Inanimado (m) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
5.3.2.4. Movimiento Activo (a). Movimiento Pasivo (p) . . . . . . . . . . . 35
5.3.2.5. Movimiento Estático . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
5.3.2.6. Movimiento Representado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
5.4. Criterios para Codificar Determinantes Cromáticos, Acromáticos y de Sombreado . 36
5.4.1. Determinantes Cromáticos (FC, CF, C, Cn) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
5.4.1.1. Codificación de FC . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
5.4.1.2. Codificación de CF . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
5.4.1.3. Codificación de C . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
5.4.2. Determinantes Acromáticos (FC’, C’F y C’) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
5.4.3. Determinantes de Sombreado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
5.4.3.1. Determinantes de Sombreado-Textura (FT, TF, T) . . . . . . . . . 38
5.4.3.2. Determinantes de Dimensionalidad-Sombreado-Vista (FV, VF, V) . 38
5.4.3.3. Determinantes de Sombreado Difuso (FY, YF, Y) . . . . . . . . . . 38
5.4.3.4. Respuestas de Forma-Dimensión (FD) . . . . . . . . . . . . . . . . 39
5.4.4. Respuestas de Pares (2) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
5.4.5. Respuestas de Reflejos (Fr, rF) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
5.4.6. Respuestas Complejas (.) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
5.5. Calidad Formal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
5.5.1. Calidad Superior Elaborada (+) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
5.5.2. Calidad Ordinaria (o) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
5.5.3. Calidad Única (u) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
5.5.4. Calidad Menos (-) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
ÍNDICE GENERAL 6

5.6. Actividad Organizativa (Z) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41

6. Contenidos y Respuestas Populares 42


6.1. Contenidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
6.1.1. Símbolos, Categorías y Criterios de los Contenidos de Exner . . . . . . . . . . 42
6.1.2. Codificación de Múltiples Contenidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
6.2. Respuestas Populares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43

7. Códigos Especiales 45
7.1. Verbalizaciones Inusuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
7.1.1. Verbalizaciones Desviadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
7.1.1.1. Verbalizaciones Desviadas, DV . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
7.1.1.2. Respuestas Desviadas, DR . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
7.1.2. Combinaciones Inadecuadas (INC, FAB, CONTAM) . . . . . . . . . . . . . . 46
7.1.2.1. Combinación Incongruente, (INC) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
7.1.2.2. Combinación Fabulatoria, (FABCOM) . . . . . . . . . . . . . . . . 46
7.1.2.3. Contaminación (CONTAM) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
7.1.3. Lógica Inadecuada (ALOG) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
7.1.4. Perseveración (PSV) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
7.1.4.1. Perseveración Intralámina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
7.1.4.2. Perseveración del Contenido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
7.1.4.3. Perseveración Mecánica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
7.2. Características especiales de los Contenidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
7.2.1. Contenido Abstracto (AB) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
7.2.2. Movimiento Agresivo (AG) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
7.2.3. Movimiento Cooperativo (COP) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
7.2.4. Contenido Mórbido (MOR) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
7.2.5. Respuestas Personalizadas (PER) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
7.2.6. Proyección del Color (CP) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
7.2.7. Respuestas de Representación Humana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48

8. Sumario Estructural 50
8.1. Secuencia de Codificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
8.1.1. Sumario Estructural-Parte superior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
8.1.1.1. Localización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
8.1.1.2. 2. Determinantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
8.1.1.3. Calidad Formal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
8.1.1.4. Contenidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
8.1.1.5. Resumen del Enfoque . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
8.1.1.6. Códigos Especiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
8.1.2. Sumario Estructural-Sección inferior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
8.1.2.1. Sección Principal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
8.1.2.2. Conversión de EA - es en Puntuación D . . . . . . . . . . . . . . . . 52
8.1.2.3. Sección de la Ideación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
8.1.2.4. Sección de Afectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
8.1.2.5. Sección de la Mediación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
8.1.2.6. Sección de las Relaciones interpersonales . . . . . . . . . . . . . . . 53
8.1.2.7. Sección de Autopercepción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
8.1.2.8. Índices Especiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54

9. Muestra normalizada de Madrid. 56


9.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
9.1.1. Estado de la cuestión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
9.1.2. Hipótesis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
9.1.3. Objetivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
9.2. Método de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
9.2.1. Aplicación del Test . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
ÍNDICE GENERAL 7

9.2.2. Procedimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
9.2.3. Variables analizadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
9.2.3.1. Variables Paramétricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
9.2.3.2. Variables no Paramétricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
9.2.3.3. Variables Estructurales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
9.2.4. Muestra. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
9.3. Resultados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
9.4. Análisis de los resultados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
9.4.1. Diferencias entre los Índices Positivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
9.4.2. Diferencias entre la muestra EE.AA. y las europeas . . . . . . . . . . . . . . . 59
9.4.2.1. Conclusión. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
9.4.3. Diferencias entre las Variables Estructurales de la muestra EE.UU. y las mues-
tras europeas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
9.5. Muestra homologada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
9.5.1. Influencia de los Índices Positivos en la Variables Paramétricas y no Paramé-
tricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
9.5.2. Influencia de los Índices Positivos en la Variables Estructurales. . . . . . . . . 61
9.6. Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
9.6.1. La cultura de EE.UU. es significativamente diferente de las culturas europeas 62
9.7. Apéndice . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
9.7.1. Estadísticos Descriptivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
9.7.1.1. Variables Paramétricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
9.7.1.2. Variables no Paramétricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
9.7.2. Variables Estructurales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
9.7.3. Estadísticos Descriptivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
9.7.3.1. Variables Paramétricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
9.7.3.2. Variables no Paramétricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
9.7.4. Estadísticos Descriptivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
9.7.4.1. Variables Paramétricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
9.7.4.2. Variables no Paramétricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
Capítulo 1

Breve Historia del Test

1.1. Datos históricos


En Rabin (Anderson y Anderson, 1978), Alvares Villar (1967), Beck (1967) Beizmann (1968),
Bohn (1977), Endara (1976), Munroe (en Abt, 1967), Bell (1971), Klopfer (1966), Loosli Usteri
(1965), Rorschach (1961), Salas (1944), Endara (1976), Exner (1994), encontramos numerosas refe-
rencias a estudios relacionados con las manchas de tinta, tanto antes como después de la publicación
del test llamado Rorschach, en atención a su Autor.

1.1.1. Antecedentes del test.


La interpretación de las manchas tiene un pasado de siglos. Se remonta a la época de CroMag-
non. En el Renacimiento, Leonardo de Vinci decía a sus alumnos que desarrollen la imaginación
contemplando e interpretando las figuras hechas por la humedad en las paredes.
En la época del Romanticismo los hombres gozaban contemplando tranquilamente las figuras
caprichosas de las nubes. En Alemania existía la costumbre de arrojar un trozo de plomo ardiendo al
agua fría. Al solidificarse originaba formas muy caprichosas. Las utilizaban para pronosticar sobre
el futuro de las personas.
Klebs interpretaba las manchas de tinta arrojadas en una hoja de papel doblada por la mitad.
Kerner presenta el primer trabajo científico. En 1857 constató que en una mancha de tinta se
pueden ver varios objetos; pero, no pudo comprender la relación entre percepción y diagnóstico de
la personalidad.
Binet en 1895 utilizó las manchas para estudiar a través de la imaginación los rasgos de la
personalidad. Dearborn en 1895 hizo un estudio con 12 series de 10 láminas cada uno. Las administró
a estudiantes y profesores de Harward. Constató que los sujetos frente a un mismo estímulo veían
cosas diferentes.
Kirkpatrick en 1900 trabajó con las manchas en grupos de niños. Concluyó que la edad era un
factor importante en la calidad de las respuestas. Whiple en 1910 publicó una serie de manchas
estandarizadas y un manual. Pyle en 1915 en su "Examen de Escolares" concluyó que las manchas
examinaban la velocidad del proceso de asociación.
Bartlett en 1916 usó las man¬chas de tinta para estudiar la percepción y la imaginación. Basado
en los resultados de 36 suje¬tos concluyó que las manchas eran capaces de señalar los intereses y
tal vez las ocupaciones del sujeto.
Parsons en 1917 hizo un estudio con las manchas de whipple en un grupo de 97 niños. Encontró
respuestas de contenido animal y humano, diferencias según el sexo y diferencias en el tipo y
calidad de las descripciones dependientes de la edad. Señaló que los resultados obtenidos contienen
posibilidades para diferenciar a los sujetos.

1.1.2. Hermann Rorschach


Rorschach nació en Zurich, Suiza. Fue un joven bien dotado, huérfano de madre a los 12 años y
de padre a los 18. A la hora de escoger profesión dudaba entre las Artes y las Ciencias Naturales.
Estudió Medicina, se decidió por la Psiquiatría y fue doctor a los 28 años. Se interesó: por los estudios

8
CAPÍTULO 1. BREVE HISTORIA DEL TEST 9

del autismo y de la esquizofrenia de Bleuler, Bleuler estimaba que un acto de comporta¬miento


representa la actividad de la persona total; por la obra de Jung, Jung opinaba que la asociación de
palabras puede ser un método diagnóstico; y por el Psicoanálisis de Freud, Rors¬chach fue miembro
de la Sociedad Psicoanalítica de Suiza.
Rorschach se ocupó de las manchas de tinta en 1911. Trabajó con ellas de 3 a 4 años. Confeccionó,
después de miles de ensayos, 10 láminas: 5 negras, 3 de colores y 2 de grises y de rojos. Buscó tener
un resultado en el cuál se conjuguen las ideas de Bleuler con las de Jung. Las aplicó a 405 sujetos
no pacientes, enfermeros, estudiantes, niños y a 288 psicópatas. Rorschach publicó los resultados de
su trabajo en 1921, "Psicodiagnóstico, Metódica y resultado de un experimento para el diagnóstico
de la percepción". Murió en 1922 a los 37 años. Beck, ( En Anderson y Anderson, 1978), indica
que cuando el Rorschach fue publicado, el Psicoanálisis y la Psicología Clínica tenían 30 años de
existencia y la Psicología Experimental contaba con 75.

1.2. Desarrollo del test


1.2.1. En Europa
En Europa, Oberholzer, Morgenthaler, Zulliger, Loosli Usteri y Bohm son los representantes de
la Escuela Suiza y, en América, Beck, Klopfer, Piotrowski, Hertz, Rapaport son los representantes
de los Sistemas Americanos. En España trabajan con el test Salas, Tranque García.
Oberholzer Emil. Trabajó con Rorschach, publicó las últimas investigaciones, formó en la utili-
zación de la técnica a Levy y tuvo en un curso posdoctoral a Beck.
Zulliger Hans. Según Salomón (Zulliger, 1970, pág. 5): "En toda la literatura internacional sobre
Rorschach difícilmente habrá otro autor que haya contribuido más que Zulliger al perfeccionamiento
y la profundización de este magnífico instrumento de psicodiagnóstico". Se interesó por el Psicoa-
nálisis, fue miembro de la Sociedad Psicoanalítica Suiza; aquí conoció a Rorschach. Trabajó con el
test, lo introdujo en la actividad pedagógica. Sus publicaciones son: El test de Rorschach al Servicio
del Asesoramiento Educacional; Ladrones Juveniles en el Procedimiento Rorschach; Introducción
al Test de Behm Rorschach y el Test de Zulliger. Fue Doctor Honoris Causa por la Universidad de
Berna y por la Universidad de Heidelber de Alemania.
Loosli Usteri Margarita. Es Doctora por la Universidad de Ginebra; discípula de Claparede;
especialista en niños. Sus trabajos con el test están reflejados en su obra Manuel Practique du Test
Rorschach.
Bohm Ewald. Se formó en la Sociedad Suiza de Psicología. En la Universidad de Berlín, siguió las
enseñanzas de Kohler, Wertheimer y Lewin. Organizó cursos sobre la técnica del test para médicos
jóvenes. Su labor está presente en su obra: "Manual del Psicodiagnóstico de Rorschach", tiene
"raigambre alemana y tradición suiza", está orientada al diagnóstico clínico más que al experimental.

1.2.2. En Estados Unidos


David Levy, Behaviorista, introdujo el test en Estados Unidos. En Nueva York dirigió el Institute
of Child Guidance en dónde se utilizaba el Rorschach como procedimiento de rutina.
Beck Samuel. Se doctoró en la Universidad de Columbia. Fue el primer psicólogo norteamericano
que trabajando con el Rorschach escribió la primera tesis doctoral. Recibió una formación Beha-
viorista. Se interesó por el Psicoanálisis Freudiano. Desde estas perspectivas trabajó con el test. Su
labor está representada en su obra Rorschach’s Test (1937, 1944, 1945). Su sistema considera los
datos nomotéticos junto a los ideográficos. Considera al test como pluridimensional.
Klopfer Bruno. Es doctor por la Universidad de Munich. La Teoría Fenomenológica, Analítica
y la obra de Jung influyeron en su formación y desde esta orientación (Fenomenológica más que
Psicoanalítica) trabajó con el test. Su labor está representada en su obra The Rorschach Téchnique
(1942 1946). Los aportes son vastos, abarcan la investigación, sistematización administración, elabo-
ración, interpretación y divulgación del test. Anotamos algunos: Organización de la administración
en tres fases (Administración propiamente dicha, Encuesta y Examen de Límites); organización de
un Sistema de clasificación de una doble puntuación de respuestas (Puntuación Principal y Pun-
tuación Adicional); organización del Protocolo de Prueba; establecimiento de cuadros de signos
significativos para la interpretación y el diagnóstico de la personalidad.
CAPÍTULO 1. BREVE HISTORIA DEL TEST 10

En relación con la divulgación del test, creó el Rorschach Institute de Nueva York, primer
Centro de estudio e investigación; la Rorschach Research Echange de Nueva York. Organizó y
difundió los materiales del método de la Escuela Europea y de la Escuela Ameri¬cana, mediante
cursos, conferencias, seminarios.
Hertz Margarita. Es doctora por la Universidad de Western Reserve. Tiene una formación psi-
cométrica. Intentó conciliar el Sistema de Klopfer con el Sistema de Beck; pero, terminó confeccio-
nando un Sistema diferente. Su Sistema incluye la Perspectiva del Binder, la Textura de Klopfer y
la Calidad Formal de Beck.
Piotrowski Zygmunt. Es doctor por la Universidad de Poznan. Fue alumno del primer Seminario
de Klopfer. Su formación, influida por la Psicología Experimental y centrada en la percepción, le
llevó a la consideración de que el Sistema de Klopfer enfatizaba la teoría y lo condujo a la elaboración
de un nuevo Sistema (1957). Aporta un nuevo Determinante, m, aceptado por Klopfer y rechazado
por Beck. Trabajó en trastornos orgánicos. Los resultados los publicó en artículos (1936).
Rapaport David. Es doctor por Royal Hungarian Petrus. Su formación tiene una orientación
psicoanalítica y desde ese enfoque realiza sus trabajos con el test (1946). Lo considera como pri-
mordial dentro de una batería. E1 sistema es completado por la obra de Shafer, "Interpretación
Psicoanalítica del Test de Rorschach (1954).
Exner John E. Se encuentra con el panorama de al menos cinco sistemas. Considera que el hecho
hace difícil la investigación. Encuentra, por ejemplo, que la clasificación de la Localización Global
tiene criterios diferentes. Una determinada área de la mancha es W en Piotrowski, W´ en Klopfer,
D en Beck y Hertz y Dd en Rapaport y Shafer.

Ante esta situación, Exner y sus colaboradores emprendieron la tarea de patrocinar un nuevo
Sistema que asumiendo lo mejor de cada uno de los anteriores, tenga un lenguaje y una
metodología comunes, para afrontar mejor las exigencias de fiabilidad, validez, investigación
y diagnóstico.

Exner intenta conseguir el fin propuesto mediante un estudio comparativo de los cinco Sistemas;
efectuando entrevistas y conversaciones con los sistematizadores; diseñando tres estudios orientados
a constatar el sistema empleado por los psicólogos clínicos, diplomados e investiga¬dores y un
estudio de 835 protocolos obtenidos por más de 150 psicólogos. Como resultado constata la ausencia
de rigor metodológico.
El Sistema de Exner está centrado en el procedimiento, valoración, interpretación, problemas y
metodología de la investigación. Su labor está representada en su obra "Sistema Comprensivo" del
Rorschach (1969, 1974, 1978, 1981, 1990,1994, 1995) y en decenas de artículos.
Vernon fue el primero en afirmar que el test puede ser aplicado en forma colectiva.
Harrower Erickson y Steiner (1943) ensayaron una manera de aplicación colectiva. Proyectaron
las láminas en una pantalla y los sujetos escriben sus respuestas.
Capítulo 2

Naturaleza del Test

2.1. Características de las Láminas


2.1.1. Según Rorschach
Rorschach (1961, pág. 23) describe cómo obtuvo las láminas: "Sobre una hoja de papel déjanse
caer algunas gotas de tinta que, al plegarla en dos, se extienden entre ambas mitades de la hoja”.
Cada lámina y la serie completa, fueron sometidas a múltiples ensayos. De entre los miles de
manchas, seleccionó las definitivas. Para que cumplan con los fines asignados estimó que deben
tener dos características:

Deben ser relativamente simples, porque lo complicado dificulta el trabajo de cómputo de los
factores.

Deben tener cierta plasticidad, I.e., la distribución de las manchas debe cumplir ciertos re-
quisitos de composición y ritmo espacial, porque de lo contrario, la persona no atinaría a
interpretarlas y podría rechazarlas como simples manchas de tinta.

Rorschach después de señalar cómo fueron hechas, indica cuáles son las características: "Las láminas
son simétricas, con insignificantes diferencias entre ambas mitades”.
La asimetría se presta al rechazo. La simetría presta a las figuras el ritmo necesario; hace que
la prueba tenga condiciones idénticas para personas diestras como zurdas; facilita las respuestas a
sujetos inhibidos e interceptados; incita a la interpretación de figuras; pero, por otro lado, ejerce
cierta influencia estereotipante
Todos los autores están de acuerdo: en que son manchas de tinta amorfas de diversos tamaños,
separadas unas y separables otras, impresas en diversas tonalidades de colores; y en que suscitan
diferentes tipos de respuestas.
Loosli y Bohm, en sus Manuales, no hacen referencia al tema.

2.1.2. Según Klopfer (1966)


La Lámina I es una mancha grande, gris y negra, con 4 espacios blancos muy visibles. Tiene
pequeñas manchas negras fuera de la extensión de la mancha. El área gris negra es fácilmente
divisible en tres partes: el área central y las dos áreas laterales.
La II es la primera mancha que tiene color (rojo). Difiere de la lámina I por ser menos compacta.
Tiene un espacio blanco muy visible. Está conformada por dos grandes áreas gris negras, conectadas
arriba y abajo con tres manchas rojas de tal manera que es difícil ignorarlas.
La III consta de dos áreas de color negro gris unidas por una porción gris más clara. Entre
estas dos áreas está una mancha roja de forma definida y por encima hay otras dos manchas rojas,
claramente separadas.
La mancha de la lámina IV es toda negra gris, sumamente sombreada, aparece como masiva,
compacta, vaga en su forma.
La V, en razón a su contorno definido y a su color casi enteramente negro, resulta fácil para la
mayoría de los sujetos.

11
CAPÍTULO 2. NATURALEZA DEL TEST 12

La mancha de la VI es sombreada, las matizaciones son más claras que en cualquier otra lámina.
La VII, en contraste con las láminas IV, V y VI, puede ser descrita como clara y etérea. Toda la
mancha tiene un color gris claro con un área muy pequeña más oscura en la parte central inferior.
La VIII es la primera de una serie de tres láminas enteramente coloreadas y los colores tienen
tonos pastel, en vez del rojo brillante de las láminas II y III. Es pequeña y compacta y tiene varias
áreas definidas y precisas: La parte gris azulada o verde grisácea superior; el centro azul; la parte
inferior rosada y anaranjada y las dos porciones laterales rosadas.
La IX es grande, vaga en su contorno, sin porciones pequeñas claramente distinguibles y con los
colores que se mezclan unos con otros.
Y, la X, a primera vista, se parece a la paleta de un artista. Tiene más colores que cualquier
otra y están distribuidos sobre áreas más separadas que en otras láminas.

2.2. Definición del Rorschach


2.2.1. El Rorschach no es un test de imaginación
Rorschach (1961, pág. 24) dice: "La mayoría de los sujetos consideran la experiencia como un
test de su capacidad imaginativa. Sin embargo, la interpretación de estas formas accidentales no
depende directamente de la imaginación, y no ha de estimarse la capacidad imaginativa como uno
de sus requisitos básicos.
Quienes posean imaginación, lo acusarán en la prueba, y quienes carezcan de ella quizá lleguen
a disculparse por esta falta, pero los resultados son en ambos casos comparables entre sí, sin que
haya de tenerse en cuenta la riqueza o la pobreza de fantasía".
Los autores europeos y los sistematizadores norteamericanos están conformes con este criterio.

2.2.2. El Rorschach es un test de percepción


Rorschach (1961, pág. 25) estima que su test es un experimento diagnóstico de percepción y
de interpretación. Dice: "Las interpretaciones de estas figuras accidentales pertenecen al campo de
la percepción o de la apercepción más bien que al de imaginación". Para confirmar su aseveración
cita a Bleuler: "Las percepciones se producen debido a que las sensaciones o los grupos sensoriales
euforizan en nosotros las imágenes mnémicas de grupos sensoriales pretéritos, de suerte que surge un
complejo de recuerdos sensoriales, cuyos elementos, merced a su simultaneidad en las experiencias
pretéritas, han conservado entre sí una cohesión particularmente sólida y una clara demarcación
frente a otros grupos sensoriales.
Por lo tanto, en la percepción, reúnense los tres procesos de la sensación, la evocación y la
asociación". Concluye Rorschach: "Por lo tanto, si la percepción también puede considerarse como
una integración asociativa de los engramas preexistentes (imágenes mnémicas) con los complejos
sensoriales recientes, la interpretación de formas accidentales podría calificarse como una percepción
en la cuál el esfuerzo de la integración entre el complejo sensorial y el engrama es tan grande que el
propio sujeto los percibe intrapsíquicamente como tales, es decir, como un esfuerzo de integración".
La relación entre percepción e integración está indicada por Rorschach (1961, pág., 25). Dice:
"Las diferencias entre interpretación y percepción sólo son individuales y de grado, pero no generales
y básicas; por lo tanto, la interpretación sólo puede considerarse como un tipo de percepción". Por
lo tanto, cada interpretación es el resultado de acto psicológico complejo y complicado, creador, en
el que están implicados factores inconscientes, intelectuales y afectivos.
Los "Engramas preexistentes" tienen sus raíces en el núcleo de las experiencias pasadas y se
extienden hacia el futuro cercano para moldear la orientación de la persona, es decir, lo percibido
que en el pasado fue validado por las experiencias posteriores, tiende a fijarse como tendencia de
respuesta perceptual y a llevar a un sentimiento de seguridad o bienestar y lo percibido que no
ha sido validado, tiende a producir un estado de tensión que se experimenta como malestar, como
ansiedad.
Los "complejos sensoriales" recientes son producidos por las sensaciones o grupos de sensaciones
que provienen de la visión de unas láminas (manchas de tinta) que no tienen una forma tan clara y
prontamente visible. Esa forma no aparece sin más a toda mirada; sin embargo, las figuras resaltan,
es decir, sobresalen de un fondo que les sirve como de soporte o sostén.
CAPÍTULO 2. NATURALEZA DEL TEST 13

Los autores asumen los fundamentos de Rorschach.


Bohm (1977, pág. 401) cita a Rorschach y comenta: "Realmente, en los últimos años la Psicología
de la Percepción nos ha dado tal base teórica só1ida para el Test de Rorschach después de haber
sido fecundada primero por la Psicología de la Forma y más tarde por la Psicología Profunda y la
Psicología Social". Considera que la relación de figura y fondo es fundamental para la comprensión
del test. Presenta un conciso resumen. La figura es percibida de muchas más maneras que el fondo.
Podemos designar estas propiedades como cualidades de la figura.
La superficie de la figura es percibida como sólidamente formada, como una cosa predominante
que tiene colores superficiales, que se la recuerda mejor. El fondo no tiene forma, tiene colores
difusos, es localizado generalmente por detrás de la figura y se lo recuerda menos que la figura.

2.2.3. Relación entre Percepción y Personalidad


Los Autores han indicado que el Rorschach es un test de Percepción. Si esto es así, ¿qué relación
hay entre percepción y personalidad?. Allport, Blake y Ransey, Strphy, Frank, Klein, Brunner, Abt,
Bellak, Kohler, Rogers están de acuerdo en que entre percepción y personalidad hay un isomorfis-
mo. Las investigaciones de la relación entre percepción y personalidad están orientadas: hacia lo
constitucional (Witkin), lo funcional (Goodman), lo dinámico (Grupo de Lund).
En efecto: Brunner y Goodman, (en Abt, 1967), demostraron que la percepción: depende de un
grupo de factores funcionales de la personalidad, son las necesidades y los mecanismos aprendidos
que controlan esas necesidades (incluso mecanismos de defensa), las valoraciones, actitudes, opinio-
nes, ideas sobre la realidad; depende del estado de ánimo y de la familiaridad con los estímulos.
Encontraron, además, que los factores subjetivos predominan sobre los factores externos, sobre to-
do, cuando el campo de los estímulos se presenta vago y ambiguo. Por lo tanto, cuanto mayor es la
necesidad de un objeto socialmente valorado, más marcada será la actuación de los determinantes
de la conducta.
Algunos determinantes, como ciertos estados emocionales o ciertas motivaciones, pueden provo-
car una distorsión perceptiva y, a veces, estos mecanismos de distorsión operan inconscientemente.
La Escuela de Lund demostró que la percepción como proceso genético actual, en su minigénesis,
corresponde también dinámicamente con la ontogénesis de la personalidad.
Klopfer (1966, pág. 22) dice: "La relación existente entre percepción y personalidad es un supues-
to básico subyacente a la técnica del Rorschach. El modo como un individuo organiza o estructura
las manchas de tinta al formar sus percepciones refleja aspectos fundamentales de su funcionamiento
psicológico. Sus percepciones son seleccionadas y organizadas en unión de sus necesidades proyec-
tadas, experiencias y patrones habituales de respuesta como también por las cualidades físicas de
las manchas en sí".
Los supuestos teóricos (1972) en los cuáles se fundamenta el Rorschach son muy sencillos y claros,
admisibles por todos, son conceptos estructurales. No están basados en elementos de contenido
(agresión-sumisión u optimismo-pesimismo) porque no se prestan con facilidad a las técnicas de
investigación objetiva, ni en elementos topológicos (Tipología Topológica de Lewin) porque trabajan
con funciones y rasgos (significación e interpretación), y porque los conceptos topológicos son tan
impersonales que la personalidad casi escapa.
Los supuestos básicos del Rorschach ocupan una postura intermedia. Indican que las acciones
y reacciones del sujeto humano son estimuladas o impulsadas tanto del interior como del exterior.
Este modo de estimulación y su resultado pueden ser distribuidos con arreglo a una curva normal.
Ello sugiere que las personas, o por lo menos la mayoría, responden de un manera más o menos
similar. Según el modo de responder, unas serán, más o menos, intratensivas o extratensivas que
otras.
Bohm, (1977, pág. 405) dice: "El test de Rorschach se basa, evidentemente, en la hipótesis
fundamental de que entre lo percibido y la personalidad debe existir un isomorfismo"
Tranque García (1942, pág. 63) dice: “Frente al cosmos abreviado del test, repite en parte, cada
sujeto, de manera esquemática y abreviada, el trabajo de extraer de un caos de sensaciones infe-
renciadas, de percepciones tumultuosas, un mundo estructural, diferenciado y personal: su mundo"
Exner (1981, pág. 74) dice: "Las señales del mismo estímulo se procesan de forma diferente según
las personas, según los recursos lógicos... Las respuestas son como un microcosmos, una muestra
única y valiosa del comportamiento al reflejar de qué modo el individuo responderá, de forma más
CAPÍTULO 2. NATURALEZA DEL TEST 14

probable, ante una situación más problemática en la que existen pocas reglas y principios para
dirigir el tráfico psicológico".

2.2.4. El Rorschach es un test proyectivo


Rorschach (1961), en el apartado Interpretación de las figuras como formas de percepción, no
considera a su test como un test de proyección.
Frank fue el primero en dar el nombre de proyectiva a la prueba de las manchas de tinta del
Rorschach y a la prueba del TAT. Según Frank (1939), el mundo privado de la persona se revela en
todo lo que ejecuta y a lo largo de toda su vida, sean cuáles fuesen las circunstancias y los estímulos.
Freud, en 1895, fue el primero en emplear e1 término proyección en sentido psicológico. Freud
(1972), tratando de explicar el caso de una enferma paranoica, describe el mecanismo utilizado
como un desplazamiento. Todas las veces en las que se produce una transformación interior se la
puede atribuir: o a una causa interna, o a una causa externa. Si algo impide elegir lo interior se
opta por lo exterior.
El sujeto desecha una idea que el yo no tolera y a la que es preciso expulsar. De este modo el
concepto de la proyección en la paranoia se presenta como un mal uso de un mecanismo psicológico
corriente, normal. Posteriormente cataloga a la proyección como un síntoma de la paranoia. Consiste
en la represión de una percepción interna y, en lugar de ella, el contenido, tras recibir una cierta
transformación, llega a la conciencia en forma de percepción procedente del exterior.
En este proceso se advierten tres operaciones:

1. La represión de un pensamiento.

2. La conversión en lo contrario.

3. La atribución del resultado al medio ambiente.

Se trata de una proyección patológica. Hay un fin defensivo, un rechazo, una oposición entre el
mundo interior y el exterior. Freud habló también de proyección normal. La describió como un
"mecanismo primitivo" mediante el cuál se proyecta hacia afuera las percepciones interiores, inclui-
das las sensoriales. Las sensaciones desempeñan un papel capital en la representación del mundo
exterior. (El término "primitivo" parece ser sinónimo de fundamental, no evolucionado).
Autores como Healy, Bronner, Browers, Noyes (Cit. por Bell, 1964) siguen a Freud. Describen
a la proyección como la tendencia a adscribir al mundo exterior procesos psíquicos reprimidos a los
que se reconoce como de origen personal, como resultado de lo cuál, el contenido de estos procesos
es experimentado como una percepción exterior.
Murray (1953), indica que es bastante evidente el hecho de que toda persona proyecta casi
inmediatamente sus experiencias, sus propias peculiaridades o preocupaciones en el objeto evocador.
Rey (1962) afirma que el test proyectivo es un revelador privilegiado de una actividad constante
y normal. En nuestras acciones ante las cosas todo es proyección.
Robert (1967) entiende por proyección un mecanismo por el cuál la persona percibe como si
estuvieran en el mundo exterior, en los otros, estados afectivos que le son propios.
Anzieu (1962, pág.2) dice: "El método proyectivo consiste en presentar al sujeto un material que
está lo menos estructurado posible, pidiéndole que lo organice a su manera, lo cuál no puede hacer
sin proyectar sobre ellas la estructura de su propia personalidad".
Bohm (1977, pág. 401) señala los esfuerzos hechos para delimitar el concepto de proyección. En
sentido amplio, puede ser considerada: como Proyección estructural, (Mielei); como un proceso de
adaptación, (Piaget); como transformaciones asimilado¬ras egocéntricas, (Boesch); como proceso
psicoanalítico, (Miller). Termina diciendo: "Se puede considerar entonces la proyección en el test,
en aspecto de la Psicología de la Conducta, como una tal trasferencia, en el sentido de Miller.
El estímulo del test proyectivo no estructurado es polivalente y pone, por lo tanto, en marcha
en el sujeto varias tendencias de reacción contrapuestas". Luego, se pregunta "como es posible que
un test pueda reflejar la estructura de la personalidad o, al menos, partes esenciales de ella" y
responde “caracterizando al test como un Método de Proyección”. Justifica su afirmación diciendo:
"El probando exterioriza sobre el material del test sus propias actitudes internas, sus ambiciones y
esperanzas de modo semejante a lo que ocurre en el TAT de Murray".
CAPÍTULO 2. NATURALEZA DEL TEST 15

Beck (1968), después de haber indicado todo lo relativo a la obtención del protocolo, comenta:
Hemos dejado de lado hasta el momento una de las funciones principales del test de Rorschach,
su actividad de proyección del yo. Los modelos de test que hemos descrito proyectan el espacio de
vida de la persona, su lucha en el interior de su bioesfera, su estado de evolución o cualquier otro
concepto que utilizamos.
Los valores personales que el individuo ha elaborado hasta ahora, contribuyen a la hechura de
un modelo de vida. El test capta actividades tanto del tipo positivo como del negativo. El ego toma
la iniciativa y la ofensiva en el mundo interno de las operaciones. Cuando se activa la proyección
representa una solución proveniente de direcciones intelectuales y emocionales.
Exner (1994) estima que la proyección se da:
Cuando el sujeto distorsiona el estímulo y/o altera la percepción, en lugar de verbalizar una
“pelota”, verbaliza un aeroplano, el objeto aeroplano no se ajusta a las exigencias formales
del estímulo;

Cuando “sobre valora el campo estimular”, es decir, cuando añade frases que nada tienen
que ver con el objeto percibido, es una “pelota concienzudamente fabricada”, añade algo
que no está, que se aparte del estímulo. Las respuestas de movimiento y algunas de las que
corresponden a los Códigos Especiales son ejemplos claros de proyección.

2.2.5. El Rorschach es una tarea de solución de problemas


Según Exner (1994) en el Proceso de la Respuesta, la Consigna "Qué podría ser esto" aparta al
sujeto de la identificación real del estímulo (manchas de tinta amorfas) y lo pone en la situación de
resolver un problema. El problema consiste en desidentificar los estímulos y buscar objetos que sean
parecidos. La tarea se complica cuando el sujeto encuentra que algunos estímulos no son fáciles y
que otros originan muchas alternativas.
En un estudio, Exner (1978) comprobó que grupos de pacientes y no pacientes son capaces de
dar un término medio de 51 a 100 respuestas con una calidad formal entre .7l y .81, en un minuto
de presentación del estimulo, excepto para los esquizofrénicos, cuya Calidad Formal fue de .53. Esto
significa que los sujetos, en la situación estándar, dan como un 25 % de las posibles respuestas.
Rapaport (1976, pág. 192) dice: "Reseñamos ahora brevemente nuestra concepción de los pro-
cesos psicológicos que dan lugar a las respuestas del Rorschach". Habla de procesos perceptuales y
asociativos. En dicha actividad señala varias fases:
1. Impresión perceptual primaria (forma y colores);
2. iniciación de procesos asociativos (interpretaciones);
3. iniciación de la reorganización perceptual (relación entre percepción y contenido asociativo).
Esta relación puede ser de variada intensidad: si las aptitudes perceptuales organiza¬doras
son débiles darán respuestas vagas (mapas); si son arbitrarias darán respuestas de contenido
incoherente; si los procesos asociativos son pobres darán pocas respuestas o serán de contenido
vago o serán Populares.
El material asociativo polivalente puede influir en el sujeto y hacer que dé una respuesta distorsio-
nada, en cuyo caso, la actitud crítica de control no funciona. La mayoría de las respuestas asumen la
forma de abstracciones, toman la forma esencial del área elegida relegando los rasgos incongruentes.
El área, articulada y diferenciada en partes, se integra en la respuesta.
La articulación interpretación hace que la abstracción esté de acuerdo con la percepción especí-
fica del área. La formación del concepto depende de la realización de abstracciones y de la elección
y selección de contenidos.

2.2.5.1. Proceso de la respuesta


Exner (1994) propone seis fases en el proceso de respuesta.
1. Admisión o representación interna del campo estimular. E1 ojo humano recorre el estímulo
en una milésima de segundo, pero el sujeto tarda de cinco a nueve segundos en verbalizar su
respuesta.
CAPÍTULO 2. NATURALEZA DEL TEST 16

2. Clasificación del campo o de sus partes. Unas áreas son más parecidas que otras a lo que
el sujeto tiene almacenado en su memoria. Esto le permite desidentificar con más facilidad,
encontrar objetos similares entre los conocidos o imaginados, generar respuestas potenciales.
3. Selección de las respuestas. a). Por razones de economía. Los sujetos tienden a realizar las
pruebas rápida y eficazmente. En unas áreas es más fácil encontrar un objeto semejante e
inclusive más de uno. Cuando esto sucede, el sujeto puede verbalizar uno o dos o más. b).
Por razones de jerarquía. Las láminas tienen varias áreas. E1 sujeto selecciona algunas de
las muchas posibilidades, basándose en los elementos en los cuáles se parece más al objeto
percibido.
4. Eliminación por Censura. El sujeto sabe lo que es un test y frente a los tests puede tener
prejuicios que frenan la espontaneidad y lo inclinan, por lo menos, a verbalizar menos res-
puestas. Exner, (1978) encontró que los alumnos a los cuáles aplicaron el test sus profesores
(prepararon a los profesores para la aplicación del test) dieron más respuestas que los alumnos
a los cuáles les aplicaron profesores desconocidos
5. Estilos y rasgos en el proceso de selección. Los rasgos o estilos o hábitos originan preferencias
conductuales reiterativas en la solución de dificultades o problemas. Una persona reservada
funciona de distinta manera que una persona espontánea.
6. Estados psicológicos en el proceso de selección. Los estímulos externos, como la fiebre o el
calor medio ambiental excesivo, provocan cambios de conducta en el sujeto.
En igual forma, los estímulos internos, como los sentimientos de pérdida de control emocional o
ideacional (respuestas de m), los sentimientos de abandono (respuestas de Y>1), los sentimientos
de pérdida (respuestas de T>1), ocasionales unos, crónicos, otros, provocan cambios de conducta,
aumentando o disminuyendo las conductas anteriores o sustituyéndolas por otras.
En general, no modifican los rasgos básicos, (los estados psicológicos son transitorios), pero
pueden volverse crónicos (depresión crónica).La selección de las respuestas, indicada por Exner, es
considerada, tanto por los autores europeos como por americanos, como un factor importante.
Piotrowski (1957), al tratar el tema de fundamentar teóricamente el test, considera como princi-
pio básico, la selectividad de la percepción. No hay percepción sin selección. El proceso de selección
es una función de la personalidad, refleja la personalidad total.
Bohm, (1977, pág. 400) concuerda con el criterio de Piotrowski. Dice: "El diagnóstico de Rors-
chach depende de la elección de las impresiones condicionada por un mecanismo central; pues es
un concepto ingenuo y mecanicista, ya hace tiempo abandonado, suponer que todas las impresio-
nes exteriores, sin excepción, son uniformemente recogidas y elaboradas. El punto central ejerce
continuamente una censura sobre las impresiones que nos son ofrecidas; aceptamos como verdadero
solamente lo que nos conviene. De esto depende directamente la posibilidad de un diagnóstico por
la percepción, pues podemos, efectivamente, deducir de 1a elección y del modo de elaboración de
las impresiones (en 1a percepción existe ya un muy complicado proceso de elaboración) el estado
correspondiente de la instancia central y también de la personalidad”.

2.2.6. Influencia del fingimiento


Un persona que quiere ser distinta de lo que es, I.e., que quiere aparecer como adaptada o per-
turbada, ¿puede simular?, ¿su decisión influye en las respuestas del Rorschach?. En otras palabras,
¿puede fingir ser psicópata o puede mejorar la estructura de su personalidad en una determinada
dirección?
Se puede admitir que los prejuicios son reales y, como tales, pueden influir en el rendimiento del
sujeto. La influencia estará condicionada por la intensidad de la motivación, por el fin perseguido
y por el conocimiento del test. Un sujeto que finge, adoptará un comportamiento determinado y
buscará como defenderse. Al verbalizar sus respuestas elegirá lo que piensa que le compromete más
o menos, según el fin que busca, en cuyo caso, la interpretación se hace más compleja, pues el
intérprete no sabe cuánto corresponde a lo fingido y cuánto a lo no fingido.
En relación con el fingimiento de una buena adaptación, se han hecho los estudios correspon-
dientes: En efecto, Forsberg (1941) aplicó el Rorschach cuatro veces al mismo sujeto. La primera
vez, en condiciones habituales; la segunda, con instrucción de hacer la mejor impresión posible; la
CAPÍTULO 2. NATURALEZA DEL TEST 17

tercera, instruido para causar la peor impresión y la cuarta, con indicaciones para obtener deter-
minados detalles. Los resultados le permitieron concluir que las indicaciones de causar mejor, peor
o indiferente impresión no dieron diferencias significativas. La correlación osciló entre 0.80 y 0.90.
Carp y Shavzin (1950), siguiendo el método test-retest, a 20 sujetos les dieron la instrucción
para que diesen una buena y una mala impresión. Observaron diferencias entre los dos grupos.
Henry y Rotter (1956), utilizando el método test-retest, a un grupo experimental le dieron la
siguiente consigna: "Por muchos años el test ha sido utilizado en hospitales mentales para estudiar
las alteraciones emocionales y descubrir la gravedad de los pacientes. Ahora estamos haciendo
una revisión de él entre estudiantes". Encontraron que los protocolos de los sujetos del grupo
experimental fueron más convencionales (más P), más cautos (menos R, más F+ y FM).
Seamons y sus colaboradores (1981) aplicaron dos veces el Rorschach a 48 sujetos. En la primera,
les indicaron que den la impresión de ser sujetos normales y en la segunda, que den la impresión de
ser enfermos mentales. Encontraron diferencias significativas para unas cuantas variables, pero no
para razones, porcentajes y derivaciones.
Exner (1981) aplicó el Rorschach dos veces a un grupo de niños. En la segunda vez les indicó
que dieran respuestas diferentes. Comprobó que los protocolos fueron similares.
En el test de Rorschach, la simulación para el sujeto que no lo conoce, parece difícil. El sujeto, al
desconocer la estructura del test, da respuestas originadas por estímulos amorfos, in estructurados
que pueden parecerse a lo que percibe, o a lo que quiere que se parezcan. La respuesta sugerida el
sujeto no sabe si es acertada o errada. Intuye que con lo que diga, el especialista sacará algo, pero
no sabe qué, ni cómo lo hará. Si quiere defenderse no sabe cómo. Para querer ser mejor o peor no
tiene referencias. Si quiere aparentar lo que no es, no sabe cómo. Constata que se encuentra solo
ante su inédita situación.
Cuando el sujeto ha visto las láminas, ha sido sujeto de aplicación, ha recibido información o
conoce la estructura del test, la situación ha dejado de ser inédita; no obstante, según la opinión
de Loosli Usteri (1965, pág. 142): "El fraude es, sin género de dudas, muy difícil en el Rorschach;
ni siquiera una familiaridad bastante grande con las láminas garantiza el control eficaz del proceso
interpretativo".
Está afirmación la dedujo de una comprobación con estudiantes que lo conocían y uno de ellos
desde muchos años atrás. Prosigue: "En todos los casos los signos de perturbación se han producido
siempre como si se tratase de novicios, porque el Rorschach, y no es ésta la menor de sus cualidades,
penetra hasta los estados psíquicos sustraídos al control consciente".
Exner (1995) estima, en general, que la investigación relacionada con el fingimiento es dispersa
e incompleta. Los datos sugieren que es bastante difícil simular buena salud psicológica sin tenerla.
Los estudios más recientes, en relación con el fingimiento de enfermedades mentales, comprueban
que ciertas personas pueden dar respuestas dadas por pacientes internados.

2.2.7. Influencia del examinador


En cuanto a la influencia del Examinador en el test, los estudios dan resultados diferentes.
Lord (1973) encontró que el tono cálido o distante del examinador no influye en los resultados
del test.
Cohen (1973) comprobó que el examinador es una variable que influye en el protocolo. Los
examinadores que encuentran más patología en los protocolos puntúan más alto en escalas de
hostilidad que los examinadores que encuentran menos patología.
Levy y Kahn (1970) encontraron que el juicio valorativo de la patología dependía del nivel
económico del sujeto. El sujeto de un nivel económico bajo recibía una interpretación de mayor
patología y peor diagnóstico que un sujeto de clase media.
Kimble (1945) administró el Rorschach en la situación estándar y luego en un bar (situación
social especial) en dónde había dos personas. Encontró diferencias estadísticamente significativas a
un nivel del 2 % en M:SumPC. En el bar: SumPC aumentó, M bajó y C pura promedió 2.07; en la
situación estándar, C pura promedió 0.71.
Goodman (1979) estudió la influencia del sexo. Cogió diez examinadores varones y diez mujeres.
Cada examinador aplicó el test a dos varones y a dos mujeres. Encontró que el sexo no produce
diferencias significativas en las variables.
Exner y sus colaboradores (1974) solicitaron a 10 terapeutas que seleccionaran dos pacientes. Los
terapeutas aplicaron el test a dos pacientes, a uno conocido, y a otro, desconocido. Comprobaron que
CAPÍTULO 2. NATURALEZA DEL TEST 18

los sujetos dieron más respuestas con el terapeuta conocido que con el desconocido. Las diferencias
fueron estadísticamente significativas.
Leura y Exner (1978) enseñaron la aplicación del Rorschach a profesores de 2ºª enseñanza para
que lo apliquen, según un diseño determinado, a estudiantes de 12 años. Encontraron que los alumnos
examinados por su profesor dieron más respuestas con su profesor que con el profesor desconocido.
La diferencia fue significativa. Los dos estudios parecen indicar que la cercanía emocional produce
más respuestas.

2.2.8. Influencia de la duración del tiempo


Stein (1949) presentó las manchas de forma taquistoscópica a dos grupos de sujetos. Al primer
grupo lo llamó ascendente y descendente al 2º. A todos les aplicó el test. Al ascendente le mostró
las láminas a intervalos de 0.01 segundos en la 1ª aplicación, a 0.10, en la 2ª, a 3 en la 3ª y,
en exposición de tiempo ilimitado, en la 4ª. Para el grupo descendente, la exposición de tiempo
fue invertida. Comprobó que la elaboración de las respuestas era muy rápida y que el número de
respuestas apenas se incrementaba con la duración mayor de tiempo (de 0.10 a 3 segundos).
Horiuchi (1961) utilizando solamente las láminas III y VI expuestas durante 0.10, 0.30, un
segundo y tiempo ilimitado, a sujetos normales, neuróticos y esquizofrénicos, llegó a las mismas
conclusiones que Stein. Comprobó, además, que aparecen antes las respuestas globales que las
respuestas de detalles; que M aparece antes en normales que en neuróticos o psicóticos y que FC y
CF se incrementan cuando se incrementa el tiempo de exposición en los neuróticos y psicóticos, no
en los normales.
Colligan y Exner (1985), siguiendo un procedimiento parecido al de Stein, en grupos de no
pacientes y de esquizofrénicos, encontraron que la producción es menor en los esquizofrénicos.
Comprobaron, además que un 10 % de los no pacientes, crean líneas imaginarias que abarcan las
diferentes partes de la mancha. Los resultados de los estudios permiten decir que un periodo de 2-3
segundos es suficiente para verbalizar tres o más respuestas.

2.2.9. Influencia del Color


Exner (1959) comprobó que cambiando la tonalidad gris de la lámina I con el azul, el verde, el
marrón, disminuía el número de respuestas de murciélago.
Exner y Wylie (1976) cambiaron el color azul del D1 de la lámina X por el marrón rojizo,
dando mayor exactitud al color real del objeto que suele ser percibido. Esperaban que los sujetos
diesen, con más facilidad, más respuestas de araña y cangrejo. Con los resultados comprobaron
que al cambiar el azul por el marrón, disminuyeron las respuestas de arañas o cangre¬jos. Los
examinadores, mediante un cuestionario ad hoc, comprobaron que el azul era el color favorito de
los sujetos.
Capítulo 3

Validez. Fiabilidad. Objetivos

3.1. Validez
Se estima que el Rorschach puede ser considerado como una prueba perceptual cognitiva o como
un estímulo para la fantasía. Como prueba perceptual se trataría de la estructuración y organización
del campo estimular ambiguo que mostraría el estilo de resolver un problema. Como prueba de
fantasía traduciría la proyección de conflictos y necesidades. Las respuestas serían tomadas como
un símbolo de la dinámica interna del sujeto.
Se estima que el Rorschach se encuentra a caballo entre lo ideográfico y lo nomotético. En las
respuestas dadas por el sujeto: pueden ser interpretadas las palabras, las frases, el protocolo (poten-
cialidad ideográfica); puede hacerse una interpretación simbólica de las respuestas (interpretación
psicoanalítica); y, por último, pueden ser interpretados los datos numéricos tratados estadística-
mente (potencialidad nomotética)
En Rabin (Anderson y Anderson, 1978), Ames (1972), Portuondo (1976), Klopfer (1966, 1972),
Bell (1971), Beck (1967), y, sobretodo, en Exner (1994) encontramos numerosas referencias relacio-
nadas con la validez y fiabililidad del Test. Unas son proclives a restarle valor científico y otras son
entusiastas defensoras de su validez y fiabilidad.

Inferencias proclives a restarle valor científico:

Hunt (1950), opina que es una técnica inadecuada como método clínico.
Hensen (1958), lo considera inservible como instrumento de investigación, no demuestra nada
en sus aplicaciones.
Eysenck (1957) lo considera como una táctica que todavía no se ha demostrado que tenga valor
por sí misma.
Ainsworth (1954), lo estiman como una prueba que necesita más estudios.
Hertz (1941), señala que la bibliografía de los estudios realizados está desorganizada. Estas
apreciaciones, que consideran al Rorschach como un instrumento inadecuado, se deben, en parte, a
que no fue desarrollado como un test psicométrico con los criterios de validez y fiabilidad.

Inferencias proclives a dar valor científico:

Benjamin y Ebaugh (1938) compararon las interpretaciones a Ciegas con los diagnósticos clínicos
dados por los psiquiatras. Encontraron que en 39 de los 46 casos, los resultados fueron satisfactorios,
y que fueron semejantes en los siete restantes. Es decir, el 85 % coincidió totalmente en todos los
detalles y el 98 %, en los datos principales.
Brussel, Grassi y Melnicker (1942) diagnosticaron 16 protocolos en completo acuerdo con los
diagnósticos clínicos, con una concordancia del 93 %.
Brussel e Hitch, (1942) en 50 protocolos encontraron completa concordancia en el 66 % de los
casos; concordancia esencial, en el 20 % y parcial, en el 12 % entre lo diagnosticado mediante el
Rorschach y el diagnóstico clínico.
Hertz y Rubenstein (1939) compararon la interpretación a ciegas realizada por Beck, Klopfer y
Hertz con los diagnósticos clínicos. Encontraron un alto grado de confiabilidad y un elevado grado
de validez entre las interpretaciones y los datos clínicos.

19
CAPÍTULO 3. VALIDEZ. FIABILIDAD. OBJETIVOS 20

Young e Higgembotham (1942) en una muestra de 21 jóvenes de un clínico psiquiátrico compa-


raron las interpretaciones del Rorschach con las notas de conducta. Encontraron que el Rorschach
dio un cuadro de los aspectos estructurales de la personalidad en concordancia con los dados por
los registros.
Ruesch y Finesinger (1941) estudiaron la respuesta de color en el Rorschach y el empleo del color
al dibujar. La muestra fue de 55 pacientes. Los dibujos se valoraron en función del color empleado
y en función del tamaño. Se pidió a los sujetos que hicieran dos dibujos, uno en respuesta a una
sugerencia de tristeza y otro en respuesta a una sugerencia de alegría. Las puntuaciones presentaron
una velada correlación con el número de respuestas de color reflejadas por el Rorschach.
Kruhman (1942) con una muestra de 25 casos elaboró delimitaciones gráficas de las interpreta-
ciones del Rorschach y del material de la historia clínica. Fueron sometidos por los jueces a prueba
en grupos de 5 pares. Encontraron un alto grado de correlación. El coeficiente de contingencia medio
fue de 0.850.
Earl (En Bell 1971) trató de validar la validez de las interpretaciones simbólicas del conteni-
do. Mediante hipnosis provocó asociaciones libres. Encontró una alta validez si se tomaban las
precauciones adecuadas al dar el significado simbólico a las respuestas.
Vernon (1933), Hunter (1939), Sarbin (1939), Ruesch y Finesinger (1941), Levine, Grassi y Ger-
son (1943), Wallen (1943), Hitch (1943), Rabin y Sanderson (1947), Williams (1947), Siegel (1948),
Frost (1948), han demostrado la concordancia entre el diagnóstico de los aspectos estructurales de
la personalidad obtenidos del Rorschach y el diagnóstico de los psiquiatras. Las reacciones del sujeto
han sido cuantificadas y los intérpretes, en su mayoría, han llegado a unos mismos resultados. Esto
significa que, con una norma igual, han podido medir las diferencias individua¬les.

Como resumen de estos primeros estudios, vale lo que dice Binder (Cit.por Bohn 1977 pág.
20): "Los resultados prácticos del método de Rorschach, prueban repetidamente que la sub-
jetividad de quién lo califica, no influye de manera importante con tal que los protocolos
sean valorados por verdaderos expertos de la prueba, que hayan manejado un material su-
ficientemente grande que les sirva de comparación para poder ponderar fina y seguramente
los resultados. Con frecuencia se ha enviado el mismo protocolo a diferentes especialistas
capacita¬dos obteniéndose en general psicogramas muy semejantes".

Afirma Bohn (1977): la falta de concordancia proviene de personas con poca experiencia del método
o de los principiantes, mientras que entre sus expertos conocedores no sucede así, casi siempre existen
concordancias satisfactorias.
Exner (1994) y sus colaboradores presentan estudios encaminados a comprobar la validez de cada
una de las variables y la validez de cada uno de los Índices. Cuando no han sido suficientemente
significativas las ha suprimido (Tiempo de Reacción, S- %, SQx, F+ %, CONFAB, SCZI); y cuando
han sido significativas las ha añadido (Hx, HEV, GHR, PHR), o las ha transformado (XA %,
WDA %, Índice PTI, EII).
En cuanto a la validez concurrente los resultados no son tan satisfactorios. Lo comprueban los
datos de los estudios de Palmer y Lustgarten (1962), (relación de EB con el TAT) o los Kunce y
Tonkin (1981). Esto significa que para el Rorschach, dicha validez no es la más adecua¬da.
En cuanto a la validez de Constructo (confirmación de hipótesis) los resultados son más positivos.
Parquer (1983) revisó 38 trabajos de investigación entre 1971 a 1980. Encontró que la fiabilidad está
en 0.81 o más y la validez, en 0.45 o más. En los trabajos de Atkinson (1986), Hunsley y Hanson
(1988) los resultados son similares a los de Parquer.

3.2. Fiabilidad.
"El problema de la fiabilidad dice Exner (1978, pág. 79) ha sido uno de los puntos más criticados
del Rorschach”.
Hertz (1933) en una muestra de 300 jóvenes de enseñanza media, comparando láminas pares e
impares en 100 registros escogidos al azar encontró una buena fiabilidad. Las correlaciones oscilaron
entre 0.97 y 0.67.
Vernon (1933), siguiendo el mismo método, en una muestra de 90 estudiantes universitarios
obtuvo una correlación que oscila entre .33 y .91.
CAPÍTULO 3. VALIDEZ. FIABILIDAD. OBJETIVOS 21

Thornton y Guilford (1936) consideran al método de las dos mitades como el único método
satisfactorio de medición de la fiabilidad. Aplicando en condiciones estándar encontraron para la
clasificación M y SumPC una fiabilidad satisfactoria. Vernon (1933), Ford (1946), Orange (1945),
empleando el mismo método obtuvieron resultados similares.
Exner (1994) observa que son muy pocas las correlaciones que superan el coeficiente .80, límite
básico para considerar que un test tiene una verdadera consistencia interna.
Brosin y Fromm (1940) utilizando el método test-retest, emplearon una muestra de personas
en tratamiento psicoanalítico. Realizaron la aplicación antes, durante y después del tratamiento.
Comprobaron que se da una "relativa estabilidad", especialmente en F+ %, Equilibrio Vivencial y
Schock al Color.
Holzberg (1960) cuestiona la utilidad del método test-retest, porque las variables no son con-
sistentes a lo largo del tiempo, y porque los resultados pueden ser distintos debido al recuerdo de
las verbalizaciones anteriores. Exner estima que la objeción no es correcta, porque hay rasgos que
permanecen estables en el transcurso de la vida del sujeto. Después de 7 estudios sobre el tema
llegó a la conclusión (1978, pág. 26): "la mayoría de las variables del Rorschach que sustentan la
interpretación, son estables en el tiempo.
Los tres proyectos en los que participan sujetos no pacientes, muestran que todas, excepto dos,
de las 19 variables correlacionadas son muy sólidas en diferentes intervalos de tiempo e incluso
existe un acuerdo relativamente significativo en las dos variables que registran las correlaciones mas
bajas, FM+m y la suma de las variables de sombreado".

Exner y sus colaboradores en 1983 presentaron 30 estudios con diferentes grupos de adultos y
niños, tanto pacientes como no pacientes, en plazos de días, meses o años. En una muestra de
100 sujetos adultos no pacientes reexaminados después de un año, encontraron una correlación
oscila entre .81 y .91, para 15 de las 25 variables examinadas; una correlación que oscila
entre 70 y 80 para 5; y una de menos de .70 para 5 de las variables relacionadas con los
estado psicológicos. En una muestra de 50 sujetos adultos no pacientes reexaminados al cabo
de un año, encontraron resultados similares. En otra muestra de 35 adultos no pacientes
reexaminados aproximadamente a las tres semanas, los resultados encontrados volvieron a ser
similares. En los estudios con niños, encontraron correlaciones poco estables. En una muestra
de niños de 6 años reexaminados a los 8 años y en niños de 9 años reexaminados a los
12, encontraron correlaciones “relativamente bajas”. En una muestra de 25 niños de 8 años
reexaminados a los 7 días, encontraron 15 correlaciones que oscilan entre .81 .96, y tan sólo
dos que bajan de .70. En una muestra de 35 niños de 9 años, reexaminados a las tres semanas,
encontraron unos resultados más estables. Estos hallazgos parecen indicar que en espacios
más cortos de tiempo, las correlaciones son similares a las correlaciones de los adultos.

En los últimos estudios, correspondientes al 2001, relacionados con la fiabilidad interjueces, las
correlaciones intraclase para las áreas de localización van de .97 a 1.00; para la calidad formal, de
.97 a 1.00.
La correlación de todos los movimientos es de .94; de FC: .82, de CF: .84, y de C: .90; de FT:
79, y de TF: .80; de FV: 88, de VF: .80; de FY: 89, y de YF:.96; de COP: .71, de MOR: .83; de DV:
.95, de INC:.69, de DR: .77, de FAB: .92 y de ALOG: .64; de DV2: .85, de INC2: .80, de DR2: .89,
y de FAB2:.80. Como se puede observar son pocas las correlaciones que están por debajo de .80.
En el Rorschach, la fiabilidad de las puntuaciones, tratándose de jueces experimentados, alcanza
valores altos, 92 % en McArthur (1972), 76 % a 93 % en Holzberg (1977), 96 % en Dana y Back
(1983). La fiabilidad de las interpretaciones alcanza valores menos altos: 89-66 % en Hozberg (1977),
77 % en Dana y Back (1983).
Como resumen es muy ilustrativa la inferencia de Rabin (en Anderson y Anderson, 1978, pág.
184): "Tanto el enfoque molar, como el molecular y el experimental han contribuido a que el test
de Rorschach se fuese transformando paulatinamente en un método de análisis de la personalidad
bien fundamentado científica y experimentalmente".

3.3. Objetivos
El Psicodiagnóstico, según el Autor (1961), resulta ser útil para reflejar aspectos cognitivos,
inteligencia y aspectos afectivos, tanto de personas normales como de personas pacientes. Los autores
CAPÍTULO 3. VALIDEZ. FIABILIDAD. OBJETIVOS 22

asumen el supuesto de Rorschach.


Beismann (1968) estima que los tests psicométricos presentan la exploración fragmentaria y
atomista de la personalidad y que con esto descuidamos el estudio de las interpelaciones y de las
mutuas influencias.
Beck (1968) considera la personalidad como un todo. La personalidad humana constituye una
unidad específica de funcionamiento. Se puede considerar toda acción de un humano como una
actividad que proviene de un todo, de un organismo viviente, de un ser motivado y decidido a
perdurar, a conservar su equilibrio o a ensancharse. No se puede explicar totalmente las acciones
humanas sino como actividades de una personalidad unitaria que busca conservar su ser y su
bienestar.
Piotrowski (1957) tomó el término Perceptanálisis para indicar la característica central del
Rorschach. E1 Rorschach, forma de razonamiento, es una Técnica de Evaluación de la personalidad
y un auxiliar diagnóstico. E1 Perceptanálisis revela y “mide” rasgos psicológicos, actos, sentimientos
y pensamientos, en las interacciones psicológicas entre el ambiente y el individuo. La interpretación
de las Láminas Rorschach depende de la tendencia a actuar, de la tendencia a la retirada, a quedarse
pasivo.
Bohm (1977, pág. 27) afirma que el Rorschach "abarca, en efecto, la personalidad total y puede,
por lo tanto, con justicia, considerarse como un test caracterológico o de personalidad".
Loosli Usteri (1965, pág. 161) dice: "E1 Rorschach revela con mayor rapidez que el examen
clínico los secretos que el sujeto guarda con todo celo, ya sea consciente, ya inconscientemente".
Binder llama al Rorschach "Espejo del alma profunda".
Rabin (En Anderson y Anderson, 1967) indica que el test elicita los fenómenos de diferenciación
e integración.
Rapaport (1959, pág. 24) dice: "Cuando menos estereotipado sea el material de la prueba y
mejor la comprensión del paciente acerca del significado de sus respuestas, tanto más podrá confiar
el examinador en la significación diagnóstica de los resultados". Los sujetos en situaciones de la
vida ordinaria procuran comportarse de una manera socialmente aceptable; mientras que, en la
situación Rorschach, al ser las láminas amorfas, no saben cuál es la forma correcta, la mejor o la
peor, y, por eso, tienen que responder según su modo de ser. Esta es la razón, por la cuál, el test no
revela un cuadro, sino como una radiografía, revela la estructura subyacente que hace comprensible
el comportamiento.
Klopfer, (1966, pág. 22) estima que el Método Rorschach "es esencialmente para revelar su
mundo privado, al decir lo que ve en las láminas sobre las cuáles puede proyectar sus propias
intenciones, significación y sentimientos". Estima que revela (1972) los Modos y Grados de Control
Interior, Exterior o Constrictivo; Afectividad, Reacciones Emocionales a los estímulos interiores,
a los exteriores; Tipo Experiencial, Intratensivo, Extratensivo, Ajuste y Madurez, Inseguridad,
Ansiedad; Aspectos Intelectuales, Tipo de Enfoque, Nivel Intelectual.
Exner (1995) presenta los Índices de Percepción Pensamiento, de Depresión, de Inhabilidad
Social, Hipervigilancia, Obsesión, Suicidio. Informa sobre los Estilos de Personalidad, la Capacidad
de Control y Tolerancia al Estrés, el Procesamiento de la Información, la Mediación Cognitiva, la
Ideación, la afectividad, la autopercepción y la percepción interpersonal tanto de sujetos pacientes
como no pacientes.
Capítulo 4

Administración

4.1. Consideraciones generales


4.1.1. Requisitos exigidos al examinador
Rorschach en su Manual no menciona el tema. Morgenthaler, discípulo suyo, (Rorschach, 1961,
pág. 205), acorde con Biswanger, indica que el examinador tiene que estar "profundamente fami-
liarizado con la psicología práctica, la psicología y la psiquiatría clínica y además debe contar con
una prolongada experiencia".
Bohm (1977, pág. 25) exige al examinador: Inteligencia, ciertas aptitudes especiales y, sobre
todo, mucho tiempo y paciencia. Comenta lo indicado por Zondi: "Un investigador sin psicología
es mucho más peligroso que un psicólogo sin test"; indica, en resumen, que debe tener una extensa
cultura general psicológica, caracterológica, tipológica, infantil, juvenil, médica y psiquiátrica; debe
tener conocimientos de fisiología, genética, endocrinología, antropología, sociología y estadística.
"La técnica del test, -dice Loosli Usteri (1965, pág. 26),- es la misma para todas las edades. Aun-
que en apariencia sea de una simplicidad seductora, en realidad su aplicación exige gran destreza".
Klopfer (1972, pág. 37) distingue entre administrador e intérprete. Al administrador le exige,
"como requisito previo general, cuando menos, tres años de experiencia sistemática en medicina,
psicología, educación, asistencia social o en campos afines". Al intérprete le exige la eficacia como
administrador, capacidad e idoneidad y permanencia, en general, "durante dos o tres años en una
etapa de aprendizaje".
Rapaport (1976, pág. 187) coincide con lo indicado por los autores anteriores. E1 test de Rors-
chach "es simple. Su administración y cómputo se aprenden con facilidad, y los examinadores
dotados de un sólido conocimiento psicológico y psiquiátrico no tardan en aprender principios de
interpretación y evaluación psicológica".

4.1.2. Láminas
Rorschach (1967) indica que las láminas sean entregadas necesariamente al sujeto. El sujeto las
debe tener en la mano, puede moverlas, tornarlas, pero nunca debe mirarlas desde lejos.
Morgenthaler (Rorschach, 1961, pág. 206) indica que las "láminas se colocan ante el sujeto, con
la cara hacia abajo y en orden consecutivo. Concluida la observación de la lámina, el examinador
la toma y la deposita con la cara hacia arriba, sobre una mesita".
Según Bohm (1977) las láminas deben estar a la izquierda del examinador, vueltas hacia abajo
(si están vueltas hacia arriba deben estar tapadas). No deben estar deterioradas. E1 examinador
debe tener dos series: Una nueva, "apetitosa", para personas más exigentes y otra de uso diario.
Beck, Klopfer, Piotrowski, Rapaport, asumen las exigencias indicadas por Rorschach y Mor-
genthaler.
Exner (1990) señala que deben estar en orden, boca abajo, sin manchas, en la posición correcta
y en esa posición se deben presentar al sujeto. En la mesa debe haber suficiente papel y la Hoja del
Registro de Localización.

23
CAPÍTULO 4. ADMINISTRACIÓN 24

4.1.3. Lugar de aplicación


En el Manual de Rorschach (1978) no existe indicación explícita relacionada con el lugar de
aplicación. Morgenthaler (Rorchach, pág. 206) señala que, en la aplicación, el examinador y el sujeto
deben estar solos en una habitación tranquila...La luz debe caer oblicuamente desde la izquierda o
desde atrás sobre la lámina. A ser posible debe ser "luz natural".
Bohm (1977, pág. 25) asume la indicación de Morgenthaler y cree "que no exista otra mejor
introducción a la técnica". E1 estar solos en una habitación implica ausencia de terceras personas
para evitar la distracción; indica que la aplicación de la prueba debe ser hecha con la luz del día.
Loosli Usteri (1965, pág. 26) sigue el mismo criterio. E1 examinador y el sujeto "estarán solos
en una dependencia tranquila y bien iluminada siempre que sea posible se evitará pasar el test con
luz artificial porque altera los tonos rojos y los amarillos".
Klopfer (1966) habla de la creación de una atmósfera para poder obtener los objetivos de la
aplicación del test. Rapaport (1976) en su Manual no menciona está exigencia. Beck asume lo
indicado por Morgenthaler.
Exner (1990, pág. 13) indica que "el examinador competente es previsor y se preocupa por
la comodidad del cliente. Tiene los materiales organizados, las sillas dispuestas adecuadamente y
administra la prueba en un horario apropiado".

4.1.4. Preparación psicológica del sujeto


Rorschah (1961) no menciona explícitamente el tema; no obstante, cabe pensar que lo hacía.
Morgenthaler (Rorschach, 1961,ág. 208) habla de la preparación psicológica del sujeto como "más
importante que la correcta disposición del material, a punto tal que, en el curso de la primera
conversación, e incluso en las primeras que le dirija al sujeto, ha de cuidarse minuciosamente el
tono de voz y la actitud"
Bohm (1977, pág. 26) considera que la preparación al sujeto es especialmente importante e
indica "que ha de ser en lo posible, corta pero eficaz". El examinador debe establecer un buen
contacto, especialmente en los niños, crear una atmósfera natural de confianza, en especial en
pacientes angustiados y temerosos. Antes de comenzar la prueba debe preguntar al sujeto si le ha
sido aplicado, oído o leído algo sobre el test. En ciertas circunstancias, asumiendo lo que aconseja
Kuhm, cuando hay aversión o falta de disposición, Bohm opina que se debe dejar la administración
a otro examinador. (La forma más corriente de manifestar la actitud del sujeto hacia el examinador
es el llamado componente sexual en la prueba).
Klopfer (1972, pág. 40) habla de crear una atmósfera de relajación para conseguir los objetivos
e indica que la "preparación debe variar de acuerdo con la edad y base cultural del sujeto y, en
especial, en relación con la experiencia en otras situaciones de test".
Exner (1990, pág. 13) indica que si el sujeto "ha sido preparado correctamente para todo el
proceso de evaluación, no debería necesitar ninguna explicación especial respecto a la naturaleza
del Rorschach". En caso contrario, el examinador intentará que el sujeto tenga una comprensión
adecuada del propósito y del procedimiento de la evaluación.
Klopfer y Exner señalan que es conveniente aludir al Rorschach como el Test de las Manchas
de Tinta. Klopfer opina que se debe explicar cómo se obtuvieron. Rapaport, (1976, pág. 189), no
asume este criterio, indica que "no debe ofrecerse ninguna explicación o introducción para comenzar
la prueba".
Exner (1995, pág. 14) sigue a Klopfer y propone como frase introductoria: "¿Uno de los tests
que haremos es él de las manchas de tinta, el Rorschach, has oído hablar de él o te lo han pasado
alguna vez"? Si el sujeto no las ha visto, ni ha oído hablar de ellas, el examinador le dirá: "Es una
serie de manchas de tinta que le enseñaré y de la que quiero que me diga, en su opinión, a que se
parecen" Si se las han aplicado, es importante saber: cuándo, en dónde y por qué razón y, además,
lo que recuerda.

4.1.5. Sujetos jóvenes


Tratándose de niños, Beismann (1968, pág. 17) estima que "Antes de aplicar este test o cualquier
otro, es esencial establecer un buen contacto afectivo con el sujeto y ganar su confianza mediante
CAPÍTULO 4. ADMINISTRACIÓN 25

una breve charla, durante la cuál, y dentro del marco de la consulta, hay que evitar hablar de los
trastornos o dificultades que ha motivado el examen".
Ames (1972, pág. 44) dice: "Dado que el Rorschach es una prueba puramente verbal, su adminis-
tración a los niños muy pequeños exige del examinador cierto grado de delicadeza para establecer
una relación amistosa con el niño".
Según Exner (1990, pág. 15) "un requisito indispensable con cualquier sujeto es una relación de
trabajo cooperativa y eso es especialmente cierto cuando se ha de tratar con niños"

4.1.6. Posición del sujeto


Rorschach (1961) coloca al sujeto delante del examinador. Según Morgenthaler (Rorschach,
1961) el sujeto se sienta frente a una mesa y el examinador se coloca al "lado derecho o izquierdo
algo por detrás". Este criterio sigue Beck.
Bohm (1977) señala que el sujeto y el examinador deben estar en la misma mesa, el uno al lado
del otro, pero un poco más atrás. Loosli Usteri (1965) lo ubica a la derecha; Klopfer y Hertz (1969),
al lado; Rapaport (1965) y Shafer, al frente; Piotrowski (1958), en la forma más natural.
Según Exner (1995), "jamás debe ser cara a cara", por cuanto, el examinador puede emitir
involuntariamente señales que inoculan prejuicios. El sujeto puede interpretar dichas señales como
aprobatorias o reprobatorias y, en consecuencia, puede inferir que unas respuestas son mejores o
peores que otras.

4.2. Fase de la Respuesta


Indicado lo relativo a la preparación del sujeto y lo relativo al material, la aplicación propiamente
dicha comienza por la explicación de la tarea que el sujeto tiene que realizar.

4.2.1. Consigna
Existen grandes diferencias de puntos de vista comenta Rausch de Traubengerg (1977) en lo
que se refiere a las instrucciones que hay que dar y éstas oscilan desde cinco palabras a diez líneas
completas.
Rorschach, (1961, pág.24), da como consigna: "Qué ve Ud. aquí". Morgenthaler (Rorschach,
1961, pág.206): " Qué podría ser esto". Bohm (1977): "Qué puede ser esto....Diga tan poco como
sea posible y tanto como resulte necesario". Rapaport (1965, pág.189): "Qué puede ser esto, qué es
esto para Ud.".
Las consignas de Loosli Usteri, Beck y Klopfer son largas. Loosli Usteri, (1965, pág. 27), dice:
"En estas láminas pueden verse muchas cosas conocidas. Dígame qué es lo que ve. Naturalmente,
que yo tengo que anotar lo que me diga."
Beck (1967): Le vamos a dar una serie de 10 láminas una después de otra que representan unos
dibujos constituidos por manchas de tinta. Mire cada lámina y diga al examinador lo que Ud. ve
allí o todo lo que ella puede representar. Mire cada lámina todo el tiempo que quiera, pero no
olvide decirme todo lo que Ud. ve allí. Cuando termine con la lámina, la entrega al examinador
para mostrarle que Ud. ha concluido.
Klopfer, (1972, pág. 43): "En estas láminas de manchas la gente ve toda clase de cosas, ahora
dígame lo que Ud. ve; lo que podría ser esto para Ud.; en qué le hace pensar".
Exner (1995, pág. 16) indica su Consigna: "¿Qué podría ser esto"?. Es la más sencilla y la
más corta. Tiene cuatro palabras.

4.2.2. Respuestas a las preguntas del sujeto


En muchas ocasiones el sujeto hace preguntas al examinador. Todos los Autores asumen el
criterio de neutralidad en las respuestas. Un simple decir mmmm, según Dinoff (Cit. por Exner,
1974, pág. 49) "puede operar con una influencia significativa aunque el sujeto no tenga ninguna
conciencia de ello".
Las respuestas aconsejadas por Exner (1995) a cualquier pregunta, deben se breves, sinceras y
no directivas.: "Como Ud. quiera", puede ser el prototipo de respuesta. Cuando el sujeto pregunta:
CAPÍTULO 4. ADMINISTRACIÓN 26

¿cuántas respuestas tengo que dar?, "las que Ud. quiera"; ¿qué ve la gente aquí?, "La gente ve toda
clase de cosas"; ¿cómo saca algo de ésta?, "Se lo explicaré después"; ¿cómo han sido hechas estas
manchas?, se le da una breve explicación.

4.2.3. Estimulación del examinador


En este punto, los Autores se manifiestan de diversas maneras. Klopfer estimula al sujeto di-
ciéndole "algunas personas ven más de una cosa en cada lámina".
La estimulación de Beck es semejante. La gente suele ver más de una cosa, mírela un poco más.
Este Autor sugiere que se puede hacer lo mismo hasta la segunda.
Piotrowski, acepta una respuesta, pero estimula sobre todo al principio. Hertz no da ningún
apoyo, pero su instrucción es más larga. Rapaport y Shafer estimulan al sujeto pidiéndole que
continúe y así lo hacen hasta la segunda lámina.
Exner (1995) indica que cuando el sujeto da una sola respuesta en la primera lámina creyendo
que ha finalizado su tarea, el examinador le anima a dar más respuestas diciéndole: "Tómese el
tiempo que necesita y mire algo más. Estoy seguro de que verá alguna otra cosa".

4.2.4. Intentos de rechazo


Según Exner (1995), cuando el sujeto rechaza la primera lámina puede ser debido a la falta
de rapport o a la incomprensión de la tarea. El examinador debe corregir el error. Si el sujeto no
logra vencer la dificultad, comienza a fracasar, en cuyo caso es aconsejable postergar la aplicación.
Cuando el fracaso comienza en la lámina siete o antes o en la ocho o después, es conveniente no
aceptarlo y estimular al sujeto, diciéndole: "Tómese el tiempo que necesite, no tenemos prisa, todo
el mundo puede ver algo". Si el sujeto persiste, el examinador opera con más contundencia. "Todo
el mundo puede ver algo, tómese el tiempo necesario. Tenemos todo el día si es preciso"

4.2.5. Número de respuestas


En cuanto al número de respuestas que debe dar el sujeto, el criterio general está basado en la
libertad. Puede dar tantas cuántas desee. Sin embargo, en el Sistema del Exner, se han presentado
situaciones (protocolos breves, protocolos largos) que han dado lugar a precisiones.
Rorschach indica 30 respuestas como promedio para sujetos normales; Beck, 32; Klopfer, entre
20 45; Rapaport, 22 28; Alcock, 25 40; Serebrinsky, 5 77; Salas indica un caso con 247 y Linares
Masa, otro de hasta 1700.
Protocolos breves. Exner (1995), señala que el examinador no debe pasar a la Encuesta si el
sujeto no da más de 14 respuestas y cuando así suceda debe proponer al sujeto una nueva tarea con
estas instrucciones:
"Ahora ya sabe cómo se hace. Pero tenemos un problema. Ud. no me ha dado las suficientes
respuestas que nos permitan sacar algo de su test, así que vamos a hacerlo de nuevo y esta vez
quiero que Ud. se asegura de darme más respuestas. Si quiere, puede incluir las mismas que ya ha
dicho, pero asegúrese de darme más respuestas esta vez".
Después de esta instrucción el sujeto puede preguntar cuántas debe dar. El examinador respon-
derá: Bueno, en realidad, eso depende de Ud. Necesito algunas respuestas más de las que me ha
dado para poder sacar algo.

4.2.6. Protocolos largos


En la práctica nos podemos encontrar con sujetos que dan protocolos largos. Exner comprobó
que tomando 5 respuestas por lámina en protocolos de 45 a 85 respuestas y tomando el protocolo
completo no había diferencias significativas entre los dos protocolos. Esto permite indicar que se
puede pasar a la lámina siguiente después de la quinta respuesta del sujeto, diciéndole sencillamente:
"Pasamos a la siguiente". Si el sujeto sigue con el mismo procedimiento, el examinador opera de
la misma manera. Si el sujeto la devuelve espontáneamente después de dar la quinta respuesta, el
procedimiento se dará por concluido, inclusive en el caso de que dé más de cinco respuestas en las
últimas láminas. El procedimiento corre el riesgo de alterar el valor de ciertas proporciones: Afr,
3r+(2)/R, L. Esto obliga a ser muy cautelosos a la hora de decidir.
CAPÍTULO 4. ADMINISTRACIÓN 27

4.2.7. Registro de respuestas


Todos los Autores, incluido Exner (1995), coinciden: en que la anotación de las respuestas debe
ser literal, y en que el examinador debe marcar el ritmo de la respuesta en la Administración; por
eso, cuando el sujeto va demasiado de prisa, se le puede decir: "Espere, me resulte difícil seguirle,
por favor, vaya más lentamente”. Si esto no es suficiente, el examinador le lee lo que ha escrito,
a fin de que el sujeto prosiga. Es aconsejable que el examinador tenga un sistema de abreviaturas
para poder ir más de prisa.

4.2.8. Cuestiones, comentarios y tiempo


En cuanto a las preguntas o comentarios que verbaliza el sujeto, todos los autores están de
acuerdo en que e1 examinador debe registrarlos. En cuanto al tiempo, Bohm, Klopfer, Alcock,
Rausch de Traubenberg, lo codifican.
Exner, en los primeros momentos, también lo codificaba; pero, desde 1990, lo ha excluido. En
cuanto al tiempo que el sujeto puede quedarse con las láminas, los autores tampoco están de acuerdo.
Beck propone que puede quedarse hasta 10 minutos; Piotrowski, hasta 5; Exner, deja al sujeto todo
el tiempo que quiera.

4.2.9. Organización del protocolo


Exner (1995), en la organización del protocolo, sigue un modelo determinado. Aconseja hacerla
de tal manera que resulte fácil la lectura de la Respuesta y de la Encuesta. Generalmente emplea
una hoja en sentido horizontal, dejando en el lado derecho un espacio mayor para la Encuesta.
Posición de la lámina.
La posición de la lámina debe ser registrada siguiendo el sistema de Loosli Usteri: la postura
normal de la lámina no se registra; la invertida se codifica como V; el borde superior izquierdo como
>; el borde superior derecho como < (el vértice del ángulo señala la parte superior de la lámina) y
varias vueltas con un círculo, O.

4.3. Fase de la Encuesta


La Encuesta comienza en los Sistemas de Beck, Klopfer, Hertz, Piotrowski, Exner, cuando el
sujeto ha dado la última respuesta a la lámina diez. En el sistema de Rapaport Schafer, después de
cada lámina.

4.3.1. Objetivo
Según Exner (1995), el examinador debe ver lo que el sujeto ha visto. El sujeto tiene que
comprender por qué se hace la Encuesta y qué es lo que se espera de él. Si esto se consigue,
es probable que la codificación se haga sin dificultad. Para codificar correctamente las respuestas
obtenidas es necesario:

1. Concretar la Localización, (dónde está);

2. Aclarar los Determinantes (cuáles son las principales características del objeto percibido, qué
hace que parezca eso); y

3. Concretar el Contenido (qué es el objeto verbalizado).

4.3.2. Ritmo
El ritmo lo marca el examinador. Depende de la colaboración del sujeto. Debe tomárselo con
calma. Si la Fase de la Respuesta dura unos 30 minutos, la Encuesta puede durar un poco más.
Conviene darse el tiempo necesario.
CAPÍTULO 4. ADMINISTRACIÓN 28

4.3.3. Presentación
El examinador, antes de proseguir, debe asegurarse de que el sujeto ha entendido la razón por
la cuál se hace la Encuesta y qué es lo que se espera de ella. Luego le da la siguiente consigna.

4.3.4. Consigna
"Ahora vamos a volver a ver las láminas de nuevo. No nos llevará mucho tiempo. Quiero ver lo
que Ud. ha dicho que ha visto, para estar seguro de que lo veo igual que Ud. Lo haremos lámina
por lámina. Voy a leerle lo que ha dicho y después quiero que Ud. me enseñe en qué parte de la
mancha está y, posteriormente, que me diga qué hay ahí que ha hecho que le parezca eso, para que
yo también pueda verlo tal como Ud. lo ha visto. ¿Está claro?.

4.3.5. Aclaraciones a las preguntas del sujeto


El sujeto puede hacer preguntas tales como éstas: ¿Por qué tenemos que hacer esto? El exami-
nador le contestará: Porque quiero ver las cosas tal como Ud. las ha visto. ¿Qué quiere Ud. que
le diga? Quiero tan sólo que me enseñe dónde lo que ha visto y que me diga qué le hace parecer
eso. ¿Tengo que encontrar otras cosas? Solamente me interesa las que ha visto antes. Cuando los
sujetos son niños pequeños, el examinador debe tener, por Ej., un cochecito de bomberos y con é1
delante preguntar al niño: ¿Qué es esto? Un coche de bomberos. ¿Cómo sabes que es un coche de
bomberos? - Porque es rojo. -Bien, ahora vamos a hacer lo mismo con lo que me has dicho.

4.3.6. Procedimiento
Después de esta explicación, comienza la Encuesta propiamente dicha. El examinador lee literal-
mente cada una de las respuestas dadas por el sujeto y anota literalmente lo que va respondiendo.
Si el sujeto ha entendido la consigna, el examinador no tendrá necesidad de estimulaciones inútiles,
provocadoras de ansiedad, de defensividad. Si el sujeto no ha entendido, el examinador repite las
dos exigencias: "Lo que tiene que hacer Ud. es mostrarme el lugar en la mancha en dónde está lo
que me ha dicho y decirme qué hay ahí que hace que a usted le parezca. Yo quiero ver lo mismo
que usted".

4.3.7. Preguntas básicas del examinador


Las preguntas que el examinador haga al sujeto deben ser adecuadas; por supuesto, no deben
ser directivas, ni pueden estar encaminadas a dar pistas que pudieran dar alguna referencia. Las
preguntas básicas se hacen para aclarar:

1. La Localización: ¿En dónde lo ve Ud.?. No estoy seguro de verlo bien, delimite el contorno
con el dedo.

2. Los Determinantes: no estoy seguro de qué hay ahí que hace que le parezca. El examinador
procurará no volver monótono el procedimiento, deberá hacer variaciones: Tendrá que ayu-
darme, todavía no he conseguido verlo como Ud. lo ha visto. No estoy seguro de qué hay ahí
que le hace parecer eso. Ya sé que le parece eso, pero yo también tengo que verlo, así que
ayúdeme a entender por qué le parece que sea eso. Cuando el sujeto resiste y dice: "Sí, mire
está justo aquí". El examinador le puede decir: "Sé que a Ud. le parece, pero recuerde que
quiero verlo yo también, así que ayúdeme un poco, enséñeme dónde está, dígame qué es lo que
le hace parecer eso". Cuando el sujeto dice: Sí, eso es. El examinador le repite la instrucción.

3. El Contenido. Es lo más fácil. Los sujetos suelen indicar el lugar en dónde han visto el objeto
percibido. El examinador lo anota en la Hoja de Localización. Pero, si el sujeto no lo especifica,
el examinador le pregunta en dónde ha visto el objeto y le pide que lo señale con el dedo en
la lámina (no en la Hoja de Localización).
CAPÍTULO 4. ADMINISTRACIÓN 29

4.3.8. Preguntas básicas en las Palabras Clave


Cuando el sujeto parece que utiliza un elemento de la mancha, pero no lo explicita y lo verbaliza
con adjetivos tales como: bonito, hermoso, chocado, delicado, oscuro, feroz o con cualquier otra
palabra, que es considerada como clave, el examinador, en estos casos, pregunta utilizando la palabra
empleada por el sujeto: “Se parece a una flor muy bonita”; bonita es la palabra clave. El examinador,
en la Encuesta, repite la respuesta del sujeto. El sujeto puede decir: “Sí, esto podría ser el tallo
y esto las hojas”. En este caso, el sujeto ha indicado la influencia de la configuración, pero no ha
especificado el uso de la palabra clave, por lo tanto, el examinador debe preguntar: ¿"Ud. ha dicho
que es bonita?". - "Sí, por el color que tiene", en este caso, ha utilizado el color. Si insiste en los
aspectos formales, no ha utilizado el color.
Cuando dos son las palabras clave, dos son las preguntas, una para cada palabra: “Dos personas
haciendo algo en la oscuridad”. Algo y oscuridad son las palabras clave. En casos similares, se
procede de forma análoga. No obstante, el examinador debe estar convencido de que la característica
estaba presente en el momento en el que dio la respuesta y de que debe proceder con actitud
conservadora.
Cuando la palabra clave surge espontáneamente en la Encuesta, el examinador debe explorar
siguiendo el criterio anterior. Cuando surge espontáneamente como respuesta a la primera pre-
gunta del examinador, debe explorar. Cuando surge como respuesta a una segunda pregunta del
examinador, no es aconsejable la exploración, a no ser que haya razones que se impongan con fuerza.
En todo caso, el examinador debe tomarse el tiempo necesario para examinar la respuesta
original, no debe apresurarse; ante la duda debe preguntar. La Encuesta es para aclarar las dudas.
Es preferible tener que anular un determinante, a no obtener la información necesaria para poder
realizar la codificación. Ante la duda es mejor preguntar que abstenerse.

4.3.9. Preguntas inadecuadas


El examinador debe evitar las preguntas inadecuadas. Son inadecuadas:

Las preguntas directas, tales como: ¿Le ayudó el color?. ¿Están haciendo algo?. ¿Lo ve en
perspectiva?.

Las orientativas: ¿Qué lado de la piel está viendo, hay algo qué decir sobre ello?. Se incurre
en esta tentación cuando existe duda acerca de la existencia de un determinante que no ha
sido explicitado.

Las que son ajenas a la codificación. Están relacionadas con un material irrelevante para la
codificación. Por Ej., en la lámina III, sobra la pregunta: "Son hombres o mujeres".

4.3.10. Resistencias del sujeto


Cuando el sujeto no colabora, niega lo que ha dicho, el examinador debe estimularle así: "Vamos
a ver, mire aquí lo tengo escrito, tómese el tiempo que quiera e intente indicarlo". Cuando intenta
rechazar: "Tómese su tiempo, no tenemos prisa, lo encontró una vez y estoy seguro que volverá a
encontrarlo". Cuando intenta evadir diciendo: "No sé, sólo es que me lo parece", el examinador le
dice: “Sé que a Ud. se lo parece, pero recuerde que necesito ver como Ud., así que ayúdeme".

4.3.11. Encuesta con niños


En general, la Encuesta normal funciona en el 95 % de los casos. Si se trata de niños hiperactivos
o muy pequeños y si la aplicación es imprescindible es aconsejable lo indicado por Ames. Consiste
en realizar la Encuesta a continuación de cada respuesta. En cuyo caso, la instrucción podría ser
ésta: "Quiero que mires esto y me digas lo que podría ser y me lo enseñas para que pueda verlo
igual que tú”.
Las preguntas de la Encuesta se limitarán a decir: “No creo que lo vea como tú lo has visto,
ayúdame a verlo”. “No estoy seguro de qué hay ahí en la mancha que hace que se parezca a un . . . ,
ayúdame”.
CAPÍTULO 4. ADMINISTRACIÓN 30

4.3.12. Prueba de Límites


El método de la Prueba de Límites es de Klopfer Cuando en la Encuesta, por la vaguedad de
las contestaciones del sujeto, el examinador no logró aclarar si el sujeto es capaz de percibir una
Respuesta Popular, al finalizar la Encuesta, para comprobarlo toma una de las láminas, la V o la III
o la VIII y le dice, según la lámina escogida: "Estamos a punto de terminar, mire esta lámina otra
vez, la gente suele ver un/a... Ve algo ahí que sea parecido a eso?". El sujeto normal rápidamente
identifica el objeto percibido; pero el psiquiátrico se sorprende que la gente vea algo como eso.
Exner asume el método de Klopfer, pero como una excepción. Señala que es menester estar
plenamente convencido de su utilidad para no condicionar al sujeto, si se pretende la aplicación de
un retest.

4.3.13. Comentario o Respuesta


En ocasiones el sujeto verbaliza frases que pueden ser una respuesta o un comentario. “Esto es
azul y rosa”. El examinador sale de la duda preguntando al sujeto si lo que ha dicho lo considera
como una respuesta. Si es, se codifica como Nominación de Color. “Esto una cosa muy fea”. Puede
ser un comentario o referirse a un objeto.
Capítulo 5

Lenguaje del Rorschach

Los estímulos provocan respuestas que pueden ser consideradas como esperadas o inusuales,
organizadas o desorganizadas, sencillas o elaboradas, adecuadas o distorsionadas, ricas o pobres,
lógicas o raras. Todas las respuestas espontáneamente verbalizadas en la Fase de la Respuesta y en
la Fase de la Encuesta se codifican y se expresan mediante símbolos.
El Rorschach tiene su propio lenguaje. La codificación reduce la respuesta a un formato lógico
y sistematizado. Las puntuaciones que resultan fundamentales para la interpretación son las fre-
cuencias de los códigos, los porcentajes, las proporciones y derivaciones, cuyo conjunto constituye
el Sumario Estructural.
El Sumario está integrado por la codificación de muchas categorías que provienen de las áreas,
de la forma, del movimiento aparente, de los colores cromáticos, acromáticos, del sombreado, del
número de objetos, de la simetría, de las verbalizaciones y relaciones. El Sumario de las codifica-
ciones constituye el núcleo de la interpretación, informa sobre las características de cada persona
y de las relaciones con su entorno. Una puntuación directa en una respuesta, por sí sola, no tiene
interpretación.
Los símbolos y la codificación han sido y son temas muy controvertidos. Cada sistema utiliza
el suyo. De hecho, son cinco los americanos y, por lo menos, tres los europeos. En cuanto a los
símbolos: el símbolo para el Movimiento Humano es: M o K; para el Movimiento Animal: FM o
FK; para el Movimiento Inanimado: m o k. Klopfer subdivide los determinantes en Principales y
Adicionales.
En cuanto a la codificación de las respuestas: Hertz y Beck codifican como respuesta las ver-
balizadas con estimulaciones tales como ésta: "Hay algo más”. En cuanto a las categorías: Rors-
chach distribuyó la codificación en cinco: Localización, Determinantes, Calidad Formal, Contenido
y Respuestas Populares; Hertz y Beck añadieron la Actividad Organizativa; Rapaport, los Códigos
Especiales; Rapaport y Friedman, la Calidad Evolutiva.
Exner toma lo mejor de los Sistemas de Beck, Klopfer, Hertz, Piotrowski y Rapaport Scha-
fer. Distribuye la Codificación en: Localización, Determinantes, Contenido, Respuestas Populares,
Actividad Organizativa y Códigos Especiales.
Todas las operaciones cognitivas verbalizadas por el sujeto tienen que estar representadas. Este
es el criterio fundamental para la codificación. Una respuesta no tiene necesariamente todas las
categorías. El listado consecutivo en el que están anotadas todas las codificaciones se llama Secuencia
de Codificación. La frecuencia de las diferentes variables, las proporciones y porcentajes constituyen
el Sumario Estructural.
No todas las “puntuaciones” del Rorschach cumplen con los requisitos psicométricos exigibles a
los tests psicológicos. Algunas codificaciones no siguen la distribución de la curva normal. Algunas
puntuaciones carecen de fiabilidad o de estabilidad y, en otras que la tienen, la fiabilidad explica
menos de la mitad de la varianza. Por otro lado, el test es abierto. Los protocolos difieren en longitud
y cuando tienen la misma longitud, difieren en la distribución de la codificación. La administración
del Rorschach es sencilla para el examinador que tenga una preparación adecuada.
El Rorschach tiene valor si se utiliza la suma integral de sus datos cuantitativos o cualitativos.
La interpretación de un rasgo tiene valor en el contexto de todos los rasgos. Este criterio es admitido
por todos los sistematizadores.

31
CAPÍTULO 5. LENGUAJE DEL RORSCHACH 32

En cada uno de los temas siguientes se indican los criterios y los símbolos

5.1. Codificación de la Localización


El sujeto para elaborar sus respuestas utiliza toda la mancha o una parte o varias. Todos los
autores codifican la Localización; pero, no todos utilizan los mismos criterios. Exner (1995) propone,
según el área utilizada, cuatro tipos de Localización: W (Globales), D (Detalle Usual), Dd (Detalle
Inusual), S (Espacio Blanco) y utiliza los símbolos de Beck por ser claros, concisos, conocidos; por
estar basados en datos empíricos; y por resultar bastante consistentes. Las áreas utilizadas por el
sujeto deben ser registradas en la Hoja de Localización. En caso de duda, el examinador no debe
presuponer la Localización, debe comprobarla siempre

5.1.1. Respuesta Global (W)


Las respuestas globales provienen de la utilización de toda la mancha. Así lo indicó Rorschach
y lo han admitido todos los autores, aunque los símbolos empleados sean diferentes. El Sistema de
Klopfer admite dos globales: Una corresponde al área total y la otra, a la utilización de más de las
dos terceras partes de la mancha.
Exner codifica como total la utilización de toda la mancha.

5.1.2. Respuesta Detalle Usual (D)


Las respuestas D, según Rorschach, provienen de determinadas áreas consideradas fáciles por
su configuración y porque llaman la atención. Beck y Hertz utilizan el Método de Frecuencia para
catalogarlas. Rapaport Schafer apelan al juicio del examinador para determinar si son usuales o
inusuales. Klopfer utiliza dos tipos de Detalles Usuales en base a su tamaño: D y d.
Exner toma el Sistema de Beck, porque se basa en la distribución; no utiliza el Sistema de
Klopfer, porque las interpretaciones no están suficientemente examinadas. Las respuestas de D son
de fácil localización, corresponden a 79 áreas y están numeradas en cada lámina del Manual. En
caso de duda, se pide al sujeto que señale cuidadosamente el área en la Hoja de Localización.

5.1.3. Respuesta Detalle Inusual (Dd)


Las respuestas Dd corresponden a una área utilizada con poca frecuencia, (menos del 5 % de los
casos), puede ser grande o pequeña. En el Sistema de klopfer se indican cuatro tipos de Detalles
Inusuales: dd, di, de, dr.
Exner no los incorpora por falta de base experimental. Clasifica como Dd, el área que no sea
W, ni D.

5.1.4. Respuesta Espacio en Blanco (S)


La Respuesta S corresponde al espacio blanco. Puede ser utilizado para dar una respuesta: “Esto
se parece a una peonza” (L II, DS5); o, puede ser integrado con otras áreas de la mancha: “Esto
se parece a una careta, aquí están los ojos y aquí la boca” (L I DdS29 y DdS30). En el Sistema de
Klopfer, S va sola. En el Sistema de Exner, S va con W, D, Dd: WS, DS, DdS.

5.1.5. Codificación de Múltiples Áreas D


Cuando el sujeto utiliza dos o más áreas usuales (D) y verbaliza un solo percepto, la codificación
es: D, si el área resultante aparece en la Tabla del Manual como D; Dd, en caso contrario. Si el
sujeto da dos o más preceptos, la codificación es D si todas las áreas aparecen como D; si no sucede
así, la codificación es Dd. La referencia a dos o más objetos, significativamente relacionados, da
origen a las Respuestas de Síntesis: D+, Dv/+.
CAPÍTULO 5. LENGUAJE DEL RORSCHACH 33

5.2. Calidad Evolutiva (DQ)


Las Respuestas de Localización no tienen la misma facilidad, ni la misma calidad. Rorschach lo
constató en sus diversas aplicaciones. Las llamó "Tipos Aperceptivos". El percepto que resulta de
varios objetos interrelacionados provenientes de varias áreas tiene una calidad superior a otro que
utiliza solamente una. Esta afirmación fue demostrada por Beizmann mediante estudios realizados
en niños.
Rapaport centró la diferencia en las Respuestas W; las clasificó como W , Wo, Wv, W , según
la integración de los elementos de la mancha. Esta valoración no la aplicó a las otras localizaciones.
Friedman, utilizando un modelo similar al de Rapaport presenta seis criterios para la diferenciación
de las localizaciones, basados en la alta o baja calidad evolutiva: ++, +, m, v, a, -. Estos criterios
dieron origen a los estudios de Hemmendinger, Becker, Siegel, Frann, Gold-fried. No obstante, de
111 encuestados, tan sólo ocho los utilizan.
Exner revisa el método de Rapaport y de Friedman. Extiende la valoración a D y a Dd e indica
los símbolos y los criterios. Señala tres niveles de calidad en el proceso del desarrollo cognitivo:
Nivel bajo. Percepción de objetos muy simples que no necesitan características formales es-
pecíficas (nubes, agua, sangre); el uso del estímulo indiferenciado evita la especificación de
rasgos. La respuesta es muy simple y no es organizada. El sujeto no logra precisar ningún
rasgo formal. En este caso, el desarrollo cognitivo es bajo.
Nivel medio. Percepción de un objeto sencillo que exige unas características específicas (mur-
ciélago, persona, perro). La actividad cognitiva en estas respuestas exige que ciertos rasgos del
campo estimular tengan alguna significación particular. En este caso, el grado de desarrollo
cognitivo es mayor.
Nivel superior. Percepción de dos o más objetos relacionados significativamente. Estas res-
puestas que presentan una relación significativa entre objetos con una exigencia específica y, si
no la tienen, con un esfuerzo para dársela, presuponen un desarrollo superior de los procesos
cognitivos.

5.2.1. Respuestas de Síntesis (+)


Las Respuestas de Síntesis (+) provienen de dos o más áreas discretas articuladas que dan
origen a dos o más objetos descriptos como distintos y relacionados significativamente. Basta que
un objeto tenga exigencia formal específica y estable o sea descrito de manera que la verbalización
haya introducido una exigencia de forma, para que la respuesta sea de síntesis +. “Dos niñas
bailando”. E. “Sí, éstas son las cabezas, los vestidos, los brazos levantados”. La codificación es +.

5.2.2. Respuestas de Síntesis (v/+)


Provienen de objetos que están relacionados significativamente, pero que no tienen forma espe-
cífica, ni están articulados de forma que la verbalización incluya una exigencia formal. “Nubes de
lluvia que chocan entre sí”. E.”Sí, son negras”. La codificación es v/+

5.2.3. Respuesta Ordinaria (o)


Proviene de una zona de la mancha que origina un objeto con la exigencia de una forma específica.
El sujeto verbaliza los contornos configurativos o hace un esfuerzo para dar una configuración a un
objeto con forma inespecífica. “Esto se parece a un oso”. El oso tiene unas características peculiares
que le hacen distinto de otro animal. La codificación es o. “Una hoja”, la codificación es v, si no
hay una referencia a las características formales; pero, si el sujeto al elaborar el percepto introduce
la necesidad de forma y añade “tiene tres partes puntiagudas“, la codificación pasa a ser o.

5.2.4. Respuesta Vaga (v)


Proviene de un objeto que no tiene forma específica y el sujeto no hace ningún esfuerzo para
dársela, evita la necesidad de articular los contornos específicos o rasgos estructurales. “Agua”. E.
“Es agua porque es azul”. La codificación es v.
CAPÍTULO 5. LENGUAJE DEL RORSCHACH 34

5.3. Determinantes
Las láminas presentan varios estímulos: forma, color cromático, acromático, sombreado, simetría,
movimiento aparente, que pueden intervenir en la formación del percepto. El sujeto los procesa según
su estructura personal; busca en sus huellas mnémicas los objetos conocidos o imaginados que sean
parecidos a los presentados en los estímulos de las láminas, aunque no sean exactamente los mismos.
Las respuestas pueden ser muchas o pocas o una o ninguna. Las seleccionadas dependen del
estilo de su personalidad y del estado psicológico de ese momento. Algunas pueden ser excluidas.
Lo que se evalúa es el resultado último del proceso. La respuesta refleja el proceso intrapsíquico.
La codificación de una sola respuesta no es significativa; pero, la frecuencia con la que aparecen los
diferentes códigos es útil para conocer diversos rasgos de la persona.
El número y el símbolo de las categorías dependen del sistema empleado. Rorschach indicó tres
categorías: Respuestas Formales, Cinéticas, Cromáticas; y cinco símbolos: F, M, FC, CF, C; poste-
riormente añadió CC. La mayoría de los autores proponen cuatro categorías: Forma, movimiento,
color y sombreado. Klopfer (1972) propone subdivisiones para las categorías de movimiento, color
y sombreado. Los símbolos para designar una misma categoría, según los autores, son diferentes.
Por Ej. Anatomía tiene At en Klopfer y An en Exner.
Exner (1995) propone siete categorías: Forma, Movimiento, Color Cromático, Color Acromático,
Sombreado, Forma-Dimensión, Pares y Reflejos y 24 símbolos. Algunas categorías a su vez se dividen
en subcategorías

5.3.1. Determinantes de Forma (F)


Rorschach codifica como F toda respuesta que está basada en la configuración de la mancha.
Todos los sistematizadores la han incorporado siguiendo este criterio. Sin embargo, hay muchas
matizaciones. Beck codifica como F respuestas de movimiento animal o inanimado; mientras que
Klopfer, Hertz, Piotrowski las codifican como una categoría distinta de F.
Exner codifica como F "toda respuesta que incluye la forma como elemento determinante y
no contiene ningún otro determinante". En los protocolos el 95 % son respuestas basadas en ele-
mentos formales. La F, siempre que se empleen las características formales, debe acompañar a los
determinantes, excepto para M o m.

5.3.2. Determinantes de Movimiento


El movimiento proviene de la actividad de las personas, de los animales y de los seres inanimados.
Según sean los seres de los cuáles procede, será: Humano, M; Animal, FM o Inanimado, m. Rorschach
clasifica tan sólo el M. Beck sigue el criterio del Rorschach. Klopfer clasifica los tres tipos de
movimiento. Hertz, Piotrowski y Exner siguen el criterio de Klopfer.
Exner justifica su elección basándose en los resultados de sus investigaciones y en que el 94 %
de los psicólogos utiliza el modelo de Klopfer.

5.3.2.1. Movimiento Humano (M)


Rorschach codifica como movimiento humano las interpretaciones determinadas por factores
cenestésicos, además de las percepciones formales. Utiliza como símbolo M. Klopfer, Beck siguen el
criterio de Rorschach. Piotrowski restringe la clasificación a un área ambigua para que el movimiento
o postura resulte adecuados, es decir, no lo clasifica, cuando surge al explicar la forma. Rapaport
lo restringe a figuras completas.
Exner clasifica como M:

Toda respuesta que implica una actividad típicamente humana, provenga de la totalidad o
de un miembro, realizada por personas, por animales o por seres inanimados o mitológicos
o ficticios. La actividad realizada por el animal o el ser inanimado es incompatible con la
condición de la especie animal o con la condición del ser inanimado. “Se parece a un oso
leyendo un libro”. “Se parece a unos árboles bailando un vals”. El leer en los osos y el bailar
en los árboles son actividades propias de los humanos. La codificación es M.
CAPÍTULO 5. LENGUAJE DEL RORSCHACH 35

Las respuestas que implican experiencias humanas o sensoriales aunque fuesen presentadas
como una abstracción. “Esto se parece a la depresión”. La percepción de figuras humanas no
implica necesariamente la existencia de M. M debe ser expresamente articulado en la Fase de
la Respuesta o espontáneamente en la Encuesta, es decir, el M ya estuvo antes y lo que el
sujeto hace en la Encuesta es articularlo.

No se valora M cuando hay indicios de que el examinador influyó en la respuesta y la respuesta


resultó de esa influencia. Este criterio debe ser aplicado para cualquier tipo de respuestas que surjan
de esa influencia. En la valoración M, F está implícita, no debe ser codificada, a no ser que concurra
alguna circunstancia de excepción. Se explicará en las Respuestas Complejas.

5.3.2.2. Movimiento Animal (FM)


Esta valoración pertenece a Klopfer. Es asumida por Exner. Clasifica como FM toda respuesta
que implica una actividad animal común a su especie, provenga de la totalidad o de un miembro
del animal. Se incluyen las actividades de animales mitológicos. FM debe ser articulado en la Fase
de la Respuesta o espontáneamente en la Encuesta. Si la actividad es impropia del animal, por Ej.,
“se parece a una serpiente planeando”, la codificación es M.

5.3.2.3. Movimiento Inanimado (m)


El movimiento inanimado proviene de seres inanimados, inorgánicos, insensibles. El símbolo m es
de Piotrowski. Klopfer, Hertz incluyen fuerzas fálicas, abstracciones, expresiones faciales. Piotrowski
rechaza esta valoración. Clasifica como m solamente el movimiento referido a seres inanimados.
Klopfer admite en su Sistema tres símbolos: Fm, mF y m.
Exner clasifica como m todo movimiento correspondiente a los seres que no sean animales o
humanos. “Hoja que cae”. “Una nube elevándose”.

5.3.2.4. Movimiento Activo (a). Movimiento Pasivo (p)


Todas las respuestas de movimiento tienen el subíndice a o p; o, en algunos casos, los dos.
Rorschach propone el movimiento de Extensión (movimiento que se aleja del centro de la man-
cha) y de Flexión (movimiento hacia el centro de la mancha).
Beck admite el movimiento estático. Piotrowski propone el movimiento activo, el pasivo, el
cooperativo, no cooperativo, el agresivo.
Exner, propone el movimiento activo (a) y el movimiemto pasivo (p). Indica como pauta para
codificar el movimiento pasivo el verbo paradigma "hablar". Según este criterio, serán pasivos los
verbos: Susurrar, estar de pie, mirar, deslizarse, pensar, languidecer y activos verbos tales como:
Saltar, luchar, gritar, discutir.
Si en la misma respuesta hay movimiento activo y pasivo, se codifican los dos, si proceden de
objetos distintos. "Dos señores que agarran a esta mujer que está de pie", Ma-p; pero, si proceden
de un mismo objeto, "Esto se parece a un perro sentado aullando a la luna", la codificación es FMa.

5.3.2.5. Movimiento Estático


En los casos de movimiento estático: “Una piel estirada para secarse”, “Un hombre ahorcado,
balanceándose en la soga”, se codifica como m porque existe “un estado de tensión no natural”; en
cambio, “Una alfombra tirada en el suelo”,”Un muerto, ahí tirado”, no se codifica como m

5.3.2.6. Movimiento Representado


El movimiento representado se codifica como pasivo. Corresponde a respuestas que se refieren
a un dibujo abstracto, a una caricatura, a un cuadro o a una fotografía, aunque el movimiento
atribuido al objeto sea activo. “Esto se parece a un dibujo de dos osos que están peleándose”, se
codifica siempre como p.
CAPÍTULO 5. LENGUAJE DEL RORSCHACH 36

5.4. Criterios para Codificar Determinantes Cromáticos, Acro-


máticos y de Sombreado
La codificación de los determinantes cromáticos, acromáticos o de sombreado depende de cómo
el sujeto utiliza dichos elementos. Puede utilizarlos de tres modos:

1. El sujeto emplea los elementos formales de una forma primaria y utiliza los elementos de color
en forma secundaria, con fines de elaboración o clarificación, la codificación se inicia por F y
prosigue con el símbolo de la categoría de color o de sombreado.

2. Utiliza primariamente las características de los colores o el sombreado en la elaboración de las


respuestas y secundariamente los elementos formales, la codificación comienza por el símbolo
del color o del sombreado seguida de F.

3. Utiliza solamente el color o el sombreado y excluye los elementos formales de la mancha, la


codificación tiene solamente el símbolo del color o del sombreado.

4. Utiliza el color como localizador, “Esto rojo se parece a una mariposa“, el rojo se refiere al
área utilizada, sin embargo, cabe la posibilidad de que la mariposa, además de ser mariposa
sea roja, en cuyo caso, el examinador debe preguntar. El color tiene que ser explicitado por el
sujeto como atributo del objeto percibido. Cuando el sujeto da un objeto percibido en un área
coloreada de las manchas, cabe la posibilidad de que haya intervenido el color, aunque no lo
haya mencionado. El examinador debe hacer la Encuesta. Cuando el color del área utilizada
converge con el contenido, “Lo verde de aquí es una hoja”, el color clara e inequívocamente
ha sido empleado por el sujeto; sin embargo, cuando el sujeto solo establece una posibilidad
(puede ser), el examinador debe indagar si hay o no hay utilización del color.

5.4.1. Determinantes Cromáticos (FC, CF, C, Cn)


Rorschach observó que los sujetos utilizan el color como un elemento en la formación del per-
cepto. Según el grado de participación de este elemento divide las respuestas en tres subcategorías:

1ª. Respuestas basadas primariamente en la forma aunque incluyan el color, FC.

2ª. Respuestas basadas primariamente en el color, pero que tienen algún elemento formal,
CF.

3ª. Respuestas basadas exclusivamente en el color, C. Posteriormente añadió las respuestas


de denominación del color, CC.

Todos los autores incluyen las tres subcategorías en sus sistemas. Klopfer las subdivide en más
categorías: Forzadas, Arbitrarias y Simbólicas. En cuanto a las respuestas de denominación de color
exige que fuese interpretada como una respuesta y no como un simple comentario. "Qué bonitos
colores, los colores son preciosos", no son respuestas.
Exner adopta el Sistema de Rorschach. Asume cuatro subcategorías: FC, CF, C, Cn. Basa su
criterio en que no hay una evidencia experimental para admitir más; en que la mayoría de los
psicológicos (94 de 111) no emplean más codificaciones; en que tan sólo aparecieron 19 de color
simbólico y 13 de color arbitrario en 8.000 respuestas de color. El examinador no debe presuponer
el color por el mero hecho de nombrar el área utilizada, debe estar seguro de que el sujeto lo emplea
para elaborar el percepto.

5.4.1.1. Codificación de FC
La gran mayoría de las respuestas FC corresponden a objetos que tienen forma específica y una
articulación basada en los elementos formales de la mancha. "Eso se parece a una mariposa rosa";
E. (Encuesta), "Aquí están las alas y aquí el cuerpo". El sujeto utiliza primariamente los elementos
formales y utiliza el color como elaboración.
CAPÍTULO 5. LENGUAJE DEL RORSCHACH 37

5.4.1.2. Codificación de CF
"Esto se parece a un lago”. E. "Sí, por el color azul y por la forma alargada". El sujeto em-
plea principalmente el color azul para elaborar el percepto y, de manera secundaria, los elementos
formales.

5.4.1.3. Codificación de C
“Esto se parece a un lago”. E. “Sí, por el color que tiene”. En este caso, el sujeto utiliza, para
elaborar el percepto, solamente el color.
En general, cuando las verbalizaciones son claras, los criterios son fáciles de aplicar; pero, no
siempre sucede así: En algunos casos, sobre todo, si se trata de objetos que no tienen una forma
específica, la codificación puede pasar de C a CF y de CF a FC. “Esto se parece a sangre” E. “Sí,
por el color”. La codificación es C. Si el sujeto dice: “sangre” y en la E. añade: “está chorreando”,
la codificación es CF, porque añade un elemento formal. Si el sujeto dice: Esto se parece a un oso
ensangrentado. E. Si aquí está el cuerpo, la cabeza y las patas y aquí están las manchas de sangre
(las señala en D1), la codificación es FC.
En otros casos, la codificación no resulta tan clara. "Esto se parece a una bonita mariposa". E. "Sí
aquí están las alas y aquí el cuerpo". La utilización del color no aparece clara. El examinador debe
aclararlo utilizando, como pregunta clave, la palabra “bonita”. ¿Ha dicho bonita?. Si la respuesta
es: "Sí, tiene un color precioso", la codificación es FC; pero, si dice: "Tiene unas alas muy pequeñas
y muy delgadas", la codificación es F.
Cuando el sujeto utiliza dos objetos, el uno tocando al otro, “Lo rojo (D3) debe ser sangre, está
en estos osos que parece que están luchando", la codificación es FMa.CF y no FMa.C; pero, si dice:
"Esto se parece a unos osos que están peleándose, muy enfadados y aquí hay sangre". E. "aquí está
su cabeza, aquí su cuerpo y esto (señala D2) sangre, por el color que tiene", la codificación será
FM.C, porque, aunque la sangre esté relacionada con los osos, no está tocando el objeto.

5.4.2. Determinantes Acromáticos (FC’, C’F y C’)


Las respuestas de color acromático no son originarias de Rorschach. Las introdujo Klopfer. Las
adoptan en sus Sistemas, Rapaport, Hertz y Piotrowski. Beck no tiene esta categoría.
Exner incorpora esta categoría en su Sistema, porque de 111 psicólogos 101 la utilizan y, porque,
según la experimentación, la hipótesis es favorable, tiene un valor diagnóstico propio. Codifica
como determinante acromático, la respuesta en la cuál el sujeto utiliza las características de los
colores acromáticos: negro, gris, blanco, claro, oscuro, no como áreas, sino como atributos del objeto
verbalizado. El empleo del color debe ser claro e inequívoco; en caso contrario, es aconsejable la
clasificación de Sombreado Difuso. Los criterios para la codificación están indicados en el párrafo
correspondiente.

Codificación de FC’: “Un pato negro. E. Las alas, el cuerpo, la cabeza”.

Codificación de C´F: “Trozos de coral negro”. E. “son negros, son cuatro, tienen una forma
irregular”.

Codificación de C’: “Esto se parece a carbón”. E. “Sí, porque es negro como el carbón”.

5.4.3. Determinantes de Sombreado


El sombreado es uno de los aspectos más controvertidos del Rorschach. Rorschach, en el primer
estudio, no lo menciona, por cuanto las láminas originarias tenían una tonalidad uniforme; pero,
por una deficiencia de imprenta aparecieron en las láminas las diversas tonalidades del sombreado,
las aceptó y las codificó. Utilizó como símbolo (C).
Binder fue el primero en sistematizarlo. Propuso 4 clases de sombreado, aunque solamente
trabajó con dos. Piotroswki y Rapaport incluyen dos clases de sombreado; Hertz y Beck, tres;
Klopfer, cuatro: Textura, Sombreado Difuso, Profundidad y Extensión Tridimensional proyectada
en un Plano Bidimensional. Los símbolos empleados por los autores son diferentes. Cada Sistema
tiene el suyo.
Exner admite tres: Textura, Dimensionalidad, Sombreado Difuso; utiliza los símbolos de Beck.
CAPÍTULO 5. LENGUAJE DEL RORSCHACH 38

5.4.3.1. Determinantes de Sombreado-Textura (FT, TF, T)


Las matizaciones del sombreado son empleadas para crear una impresión táctil. El sujeto elabora
el percepto utilizando las características táctiles como blando, duro, liso, suave, áspero, sedoso,
granuloso, peludo, frío, caliente, pegajoso, grasiento, de modo explícito o implícito.
La codificación de textura sigue los criterios expuestos en el párrafo correspondiente. Para
clasificar textura es necesario que el sombreado sea utilizado de alguna manera como atributo
del percepto, no basta que el contenido lo implique. La verbalización de las impresiones táctiles,
anteriormente indicadas, no implica necesariamente respuestas de textura, constituyen un indicio
que el examinador debe comprobar siempre. El frotar la lámina es indicio del empleo de la textura.

Codificación de FT. "Esto se parece a una piel". E. "Sí, porque estas diferencias de color hacen
que sea como suave". El empleo de las matizaciones del color es manifiesto; pero, si dice: "sí
porque aquí está la cabeza y aquí las patas”, la codificación es F.

Codificación de TF. “Un trozo de cuero”. E. “Está áspero como sin curtir”. Ex, ¿Has dicho
áspero?. S. “Todos estos colores hacen que lo parezca”.

Codificación de T. “Esto parece pegajoso si lo tocas”. E. “Ag sólo parece una mezcolanza
pegajosa”.

5.4.3.2. Determinantes de Dimensionalidad-Sombreado-Vista (FV, VF, V)


La interpretación de profundidad es poco frecuente. Las características del sombreado sirven
para dar la impresión de dimensionalidad, de perspectiva: Está abajo, es más alto, está detrás
de, es redondeado en los bordes, visto desde un avión. El sujeto debe emplear explícitamente las
características del sombreado para elaborar el percepto.

Codificación de FV: "Una flor dentro de un vaso". E. "Esto es el tallo, las hojas y lo difuso
hace que parezca que esté dentro".

Codificación de VF: “Algo hondo, por ejemplo, como un agujero. E. Se ven aquí los bordes
redondeados, como de un abismo sin fondo, cuanto más hondo es más oscuro, yo no le veo el
fondo”.

Codificación de V: "Profundidad". E. "Por la intensidad diferente del oscuro".

5.4.3.3. Determinantes de Sombreado Difuso (FY, YF, Y)


Exner codifica Sombreado Difuso cuando el sujeto usa las características del sombreado sin dar
la impresión de vista, ni de textura.

Codificación de FY: "Una estatua de granito". E. "Aquí la cabeza, el cuerpo y los brazos, es
oscura como el granito". “Un par de zapatos de niño a los cuáles se les ha sacado brillo”. E.
“Tiene esa forma como zapatos de niño”. Ex. Ud. ha dicho que se les ha sacado brillo. “”El
colorido les hace parecer brillantes como si se les hubiese sacado brillo”

Codificación de YF: “Me recuerda a un cerebro muerto”. E. “Tiene un aspecto muy oscuro.
Es redondeado”.

Codificación de Y: "Oscuridad". E. "A mí me parece sólo oscuridad, no le puedo decir por


qué". “Solamente me parece tinta”. E.”Mucha tinta, mire aquí en el centro está más oscuro y
más claro por los bordes”

Cuando el sujeto emplea adjetivos como claro, oscuro, en forma equivoca da margen a la duda entre
la categoría de determinante acromático o de sombreado difuso. Para dilucidar el caso se aplican
los criterios indicados para el color acromático. Si se llega al convencimiento de que los adjetivos
se refieren al color acromático, la codificación es FC´, CF´, C´, según el empleo de los elementos
formales y del color; en caso contrario, la codificación corresponde al sombreado difuso.
CAPÍTULO 5. LENGUAJE DEL RORSCHACH 39

5.4.3.4. Respuestas de Forma-Dimensión (FD)


Klopfer incluye la FD en FK; Beck, en FV, cuando es articulado el uso del sombreado.
Codificación de FD. La categoría de Forma-Dimensión es propia de Exner. Proviene de la utili-
zación de las características formales como productoras de perspectiva, dimensionalidad. El sujeto
no utiliza el sombreado para elaborar la perspectiva, sino el tamaño de las áreas: está echado, hacia
atrás; en otros casos, el efecto es creado por la relación entre dos áreas de la mancha: a lo lejos, al
final de, detrás de, sobre, debajo, delante. "Esto se parece a un monstruo tumbado". E. "Tiene la
cabeza pequeña y los pies muy grandes, como en perspectiva". Se codifica FD.

5.4.4. Respuestas de Pares (2)


Las Respuestas de Pares provienen de la percepción de dos objetos idénticos, debido a la simetría
de la lámina. Deben ser mencionados como tales. Las Respuestas de Pares constituyen un tercio de
la totalidad.
Codificación de (2): “Esto se parece a dos osos subiendo por una montaña”. E. “Esto es el
cuerpo, las patas, la cabeza y esto, la montaña y aquí está el otro”.

5.4.5. Respuestas de Reflejos (Fr, rF)


Las respuestas de reflejos, Fr, rF, son propias de Exner. Se basan en la simetría de la mancha.
Cuando no hay simetría y el reflejo se basa en el sombreado, entonces se codifican como V o como
Y, según el modo de emplear el sombreado.
Codificación Fr: “Una persona mirándose en un espejo”. E. “Aquí está el cuerpo, la cabeza,
los brazos y las piernas y aquí está su imagen”.

Codificación rF: “Todo esto es lo mismo que aquí abajo”. E. “No sé lo que es, quizá rocas o
algo así, es lo mismo a cada lado, como un reflejo”.

5.4.6. Respuestas Complejas (.)


Las Respuestas complejas tienen varios Determinantes.
Entre los sistematizadores hay discrepancias en el empleo del método más apropiado para evaluar
las respuestas complejas. Rorschach las codificó juntas.
Piotrowski y Rapaport siguen a Rorschach. Beck utiliza un punto para separar los determinantes
entre sí.
Klopfer valora los determinantes como principales y como secundarios y los codifica en este
orden: Movimiento Humano, Color Cromático, Textura, Color Acromático.
Exner codifica como una respuesta compleja la que presenta dos o más determinantes. Su presen-
cia es muy variable, puede oscilar entre el 15 % o el 50 %. Las codifica según el orden que aparecen
en la Fase de la Respuesta y las separa siguiendo el Sistema de Beck.
En una muestra de 2.000 protocolos encontró un 20 % de respuestas complejas y una varianza
considerable.
Suelen registrarse pocos casos en los cuáles F pura sea un determinante más entre los otros.
Esto sucede cuando entre los conceptos dados por el sujeto no hay una relación directa, ni implica
una proximidad inmediata; pero tampoco hay una independencia absoluta. "Esto se parece a dos
osos, una mariposa, están dándose algo". En este caso se debe realizar la Encuesta, concepto por
concepto y según lo que diga el sujeto se puede saber si corresponde a una o a dos respuestas.
Si corresponde a una y el sujeto solamente articula las características formales de la mariposa,
la codificación es FM.F.
Si corresponde a dos, cada cuál recibe su codificación.

5.5. Calidad Formal


La Calidad Formal es un punto muy controvertido del Rorschach. Se refiere a la adecuación
entre el objeto descrito y los contornos del área de la mancha. Según la adecuación se codifican
las respuestas. El modo de diferenciarlas depende de cada Sistema. Rorschach basa su Sistema
CAPÍTULO 5. LENGUAJE DEL RORSCHACH 40

en la frecuencia estadística; las considera como positivas o negativas. Beck y Hertz siguen más de
cerca a Rorschach. Piotrowski y Rapaport las valoran como positivas cuando son dadas al menos
por un tercio de los sujetos. Klopfer las codifica como positivas o negativas sin utilizar el criterio
estadístico. Rapaport para diferenciar la calidad formal las divide en seis categorías: Más, Ordinaria,
Vaga, Menos, Especial Más y Especial Menos. Mayman siguiendo a Rapaport, propone: Máxima
calidad (F+), Ordinaria (Fo), Débil (Fw), Vaga (Fv), Estropeada (Fs) y Menos (F ).
Exner (1995) sugiere que la calidad formal refleja la bondad de la precisión perceptiva, (ajuste
perceptual), es decir, el objeto percibido se ajusta a las características formales de la mancha.
La percepción que no se ajusta es distorsionada, es decir, se desvía de la realidad. Casi todos
los sujetos dan una o más respuestas distorsionadas; una o dos no modifican la interpretación del
protocolo; son significativas, cuando la frecuencia es alta o cuando en todas ellas coincide un mismo
contenido.
Exner toma la distribución de frecuencias de Beck y, después de un estudio de fiabilidad del
método de Mayman, propone cuatro niveles de precisión formal: Dos representan un buen ajuste,
el tercero es ajustado, pero, es utilizado por muy pocas personas y el cuarto es distorsionado.
Los símbolos representativos de la precisión formal son: +, o, u, -. El que corresponde, se coloca
detrás del último determinante. Toda respuesta, excepto la que no lleva F, tiene el símbolo de
calidad formal.

5.5.1. Calidad Superior Elaborada (+)


Se codifica como calidad superior (+), las respuestas que tienen ajuste a los contornos y un
enriquecimiento del percepto, i.e., una elaboración detallada de las características formales. La
calidad formal no hace referencia necesariamente a la originalidad, sino al uso detallado de las
características formales.

5.5.2. Calidad Ordinaria (o)


Se codifica como calidad ordinaria (o), las respuestas que se ajustan a los contornos; pero, no
tienen una elaboración detallada de las características formales, tan sólo tienen un uso obvio y
simple. El objeto es muy común y fácil de ver y no hay enriquecimiento especial de la calidad al
especificar la forma.

5.5.3. Calidad Única (u)


Se codifica como calidad única o inusual (u), las respuestas que no están groseramente distor-
sionadas; el contorno no está significativamente forzado, de tal modo que el objeto es visto con
facilidad y rapidez. Es una respuesta muy poco frecuente, es dada por menos del 2 % de la muestra.

5.5.4. Calidad Menos (-)


Se codifica como menos (-) las respuestas que tienen una adecuación distorsionada entre el
percepto y los elementos formales; el esquema de percepción se impone al área de la mancha con
independencia de la estructura. Se crean contornos que no existen. No hay ajuste a los contornos,
la forma es usada de manera arbitraria, distorsionada, aberrante.
La codificación de los niveles se encuentra en una tabla propuesta por Exner. Cuando algún
percepto no se encuentra en ella, se recurre a una extrapolación conservadora, es decir, se busca un
percepto similar y se lo codifica con el símbolo correspondiente. Si el percepto no existe en la tabla
y no es visto con rapidez y facilidad, porque los contornos son incongruentes, se lo codifica como
menos.
Cuando hay una respuesta con varios perceptos importantes, predomina como codificación la
FQ menos favorable (FQ- es menos favorable que FQu y FQu es menos que FQo): “Dos personas
(D9) inclinadas hacia adelante y tirando de unos pulmones (D7) aquí abajo.” La codificación es
FQ- porque, tanto las personas (o), como los pulmones (-) son perceptos importantes, sobre los
pulmones recae la actividad de las personas.
Cuando un percepto es secundario, es decir, cuando no tiene tanta importancia, se codifica la
FQ más favorable: “Dos personas (D9) bailando alrededor de esto del centro (D7), es como un
CAPÍTULO 5. LENGUAJE DEL RORSCHACH 41

tambor”. Los perceptos más importantes son las dos personas (o), el tambor (u) es un añadido un
tanto casual. La codificación es FQo. En casos de duda, conviene atenerse a la lógica interna de la
respuesta, es decir, se analiza la importancia que el sujeto da a cada percepto.

5.6. Actividad Organizativa (Z)


La codificación de la Actividad Organizativa no es originaria de Rorschach. Es introducida por
Beck. Hertz emplea la misma puntuación para todas las respuestas de actividad organizada. Beck y
Klopfer relacionan Z con la capacidad intelectual, con el funcionamiento de los procesos cognitivos.
Los estudios hechos, y son muchos, manifiestan que la correlación entre el WAIS y Z oscila entre .43
y .52. Se manifiesta distinta en cada uno de los subtests, en cada experimentador y en cada grupo
de sujetos no pacientes y pacientes.
Exner codifica con puntuación Z todas las respuestas que incluyen forma y, además, cumplen
uno de los cuatro criterios siguientes:

Las respuestas que están codificadas como W con DQ+, DQo, DQ+/v, excepto W con DQv
y con Códigos Especiales.

Las que integran dos o más objetos, significativamente relacionados, percibidos en detalles
adyacentes.

Las que integran dos o más objetos, significativamente relacionados, percibidos en detalles no
adyacentes.

Las que integran objetos, significativamente relacionados, percibidos en espacio blanco y en


una o más áreas de la mancha.

No se debe codificar Z:

Cuando las respuestas son elaboradas sólo con el espacio blanco;


Cuando las codificaciones son C, C’, T, Y, V, porque no llevan forma;

Las respuestas de caras dadas en la lámina X o en la III, a no ser que el sujeto menciona
explícitamente el espacio blanco.

Cuando Z cumple con dos criterios, se codifica el que tiene mayor valor.
Exner (1994) propone una Tabla que indica los Valores de la Actividad Organizativa para las
10 láminas y la predicción óptima de la SumZ ponderada cuando se conoce Zf.

Valores de la Actividad Organizativa (Z) para las 10 láminas

Lámina W Det. Adyts Det. Distants Esp. Blanco


I 1 4.0 6.0 3.5
II 4.5 3.0 5.5 4.5
III 5.5 3.0 4.0 4.5
IV 2 4.0 3.5 5.0
V 1 2.5 5.0 4.0
VI 2.5 2.5 6.0 6.5
VII 2.5 1.0 3.0 4.0
VIII 4.5 3.0 3.0 4.0
IX 5.5 2.5 4.5 5.0
X 5.5 4.0 4.5 6.0
Capítulo 6

Contenidos y Respuestas
Populares

6.1. Contenidos
Rorschach utilizó seis tipos de contenido. Los sistematizadores lo han ampliado. Están de acuerdo
en las codificaciones que son más frecuentes, no obstante, algunas varían en los símbolos, por
ejemplo, Anatomía: At en Klopfer, An en Beck y en Exner. En las categorías que no son frecuentes,
varían de un Sistema a otro. Beck emplea 35 categorías, Klopfer, 23 y Exner, 27

6.1.1. Símbolos, Categorías y Criterios de los Contenidos de Exner


H Figura humana. Percepción de una figura humana completa. Si se refiere a una figura
humana real, como Carlos, al símbolo H se debe añadir Ay.

(H) Figura humana de ficción o mitológica. Percepción de una figura humana completa de
ficción o de mitología, como payasos, hadas, gigantes, brujas, enanos, fantasmas, demonios,
monstruos, humanoides.

Hd Detalle humano. Percepción de un detalle humano, como dedos

(Hd) Detalle humano de ficción. Percepción de un detalle, pero de ciencia-ficción

Hx Experiencia Humana. Percepción de una emoción humana, como amor, odio, depresión,
felicidad, miedo o una experiencia sensorial, como olor, sonido. La mayoría de Hx incluye AB

A Animal completo. Percepción de una figura animal completa

(A) Animal de ciencia-ficción o de mitología. Percepción de un animal de ciencia-ficción, como


Rana mágica, caballo volador, Rocinante, dragón.

Ad Detalle Animal. Percepción de un detalle animal.

(Ad) Detalle animal de ficción o de mitología. Percepción de un detalle animal de ciencia-


ficción, como Alas de Pegaso.

An Anatomía. Percepción de órganos internos, del esqueleto, de la musculatura, como corazón,


huesos. Si hace referencia a una ilustración, An, Art

Art Arte. Percepción de objetos de arte, como pinturas, esculturas, blasones,sellos, adornos,
joyas, candelabros, estatua de una bruja, Art, (H)

Ay Antropología. Percepción de objetos con connotación de cultura o historia específica, como


Carta Magna, totem, casco romano

Bl Sangre. Implica la percepción de un percepto de sangre, sea H o A.

42
CAPÍTULO 6. CONTENIDOS Y RESPUESTAS POPULARES 43

Bt Botánica. Implica perceptos de vida vegetal, como árbol, flores, hojas, nido de pájaro.

Cg Vestido. Implica la percepción de prendas de vestir, como corbata, falda.

Cl Nubes. Percepción de nubes. Niebla y bruma se valoran como Na.

Ex Explosión. Percepción de explosiones y de fuegos artificiales.

Fi Fuego. Percepción de fuego y de humo.

Fd Comida. Percepción de alimentos, como helados, pollo frito.

Ge Geografía. Percepción de mapas especificados o no especificados.

Hh Hogar. Percepción de artículos de hogar, como sillas, camas, vajilla.

Ls Paisajes. Percepción de paisajes terrestres, como colina, montaña, isla, cueva, rocas, de-
sierto; o de vistas marinas, como coral o escenas submarinas.

Na Naturaleza. Percepción de objetos que no sean de vida vegetal o de paisajes, como sol,
luna, planeta, cielo, agua, océano, río, hielo, nieve, lluvia, niebla, bruma, arco iris, tormenta,
tornado, noche, gota de lluvia.

Sc Ciencia. Percepción de objetos relacionados con la ciencia, como avión.

Sx Sexo. Percepción de los órganos sexuales o de una actividad de carácter sexual, como pene,
vagina, nalgas, pechos, menstruación, aborto, etc. Se codifica H o Hd o An como principal y
Sx como secundario

Xy Radiografía. Implica la percepción de radiografías de huesos o de órganos internos. Si se


codifica Xy, no se codifica An como secundaria.

Id Contenidos inusuales. Percepción de objetos que no se encuentras en los anteriores, como


cosa, pincho, algo, tumba, cruz, etc.

6.1.2. Codificación de Múltiples Contenidos


Los contenidos pueden ser múltiples, en cuyo caso, deben ser codificados todos, excepto Bt y
Ls, cuando hay Na, es decir, si está codificado Na, no se codifica ni Bt, ni Ls; pero, cuando no hay
Na y hay Bt y Ls, se codifica solamente una de las dos.
Si hay varios contenidos, se coloca, en primer lugar, el principal y luego, los restantes separados
por una coma. Normalmente, el principal está verbalizado en primer lugar, no obstante, puede haber
casos en los cuáles el objeto principal, esté mencionado después del primero y sea descrito como
elemento central, alrededor del cuál gira la verbalización.

6.2. Respuestas Populares


Rorschach llamó a las Respuestas Populares, "Vulgares". Son populares las que se encuentran
en uno de cada tres protocolos. Las elaboró por la frecuencia. Las respuestas populares y el modo
de elaborarlas están incluidos en todos los sistemas. Rapaport indica que deben encontrarse en uno
de cada cuatro o cinco protocolos y Hertz, en uno de cada seis protocolos. Beck estima que deben
tener un 14 % en una muestra de adultos. Exner y Klopfer asumen el criterio de Rorschach.

I W Murciélago con la parte de arriba de la mancha como cabeza

I W Mariposa con la parte de arriba de la mancha como cabeza.

II D1 Animales, habitualmente, cabezas de perros, de osos de elefantes, de corderos; pero


también cumplen la condición de P, animales completos.

III D9 Figura humana (D9) o su representación, como muñecas, Figuras humanas (D1),
siempre que D7 no forme parte de ellas.
CAPÍTULO 6. CONTENIDOS Y RESPUESTAS POPULARES 44

IV WoD7 Figura humana o parahumana, como gigante, monstruo.

V Murciélago, con la parte de arriba de la mancha como cabeza.

V Mariposa, con la parte de arriba de la mancha como cabeza

VI WoD1 Piel de animal, como cuero, alfombra, pellejo, explícitamente indicada.

VII D9 Cabeza o cara humana especificada como femenina, infantil o de indio, o bien sin
indicar el género. Si la respuesta incluye D2, como el cuerpo, el D5 debe ser designado como
pluma, pelo, etc. Si incluye Dd 23, el D9 debe ser designado como cara o cabeza.

VIII D1 Animal completo, como felinos, roedores, caninos.

IX D3 Figura humana o parahumana, como brujas, gigantes, monstruos

X D1 Cangrejo. Los apéndices deben estar en D1

X D1 Araña. Los apéndices deben estar en D1


Capítulo 7

Códigos Especiales

Hemos codificado los elementos de las manchas que el sujeto utilizó para elaborar sus perceptos.
Ahora vamos a codificar las verbalizaciones del sujeto apreciadas como raras, inusuales. Se refieren
a palabras, frases, razonamientos, atribuciones, relaciones y combinaciones entre objetos. Se las
codifica como Códigos Especiales (CE). Constituyen, de alguna manera, la última cuantificación
del lenguaje Rorschach. Rapaport, Klopfer, Bohn hablan del tema e indican los criterios para la
identificación.
Exner presenta 13 Códigos Especiales y 18 Categorías. Traducen Verbalizaciones Inusuales (6);
Perseveración (1); Características Especiales del Contenido (4); Respuestas Personalizadas (1) y
Proyección del Color (1).

7.1. Verbalizaciones Inusuales


Se usan para las Verbalizaciones Desviadas y para dos de las Combinaciones Inadecuadas: INC,
FAB. La disfunción cognitiva se manifiesta en una respuesta rara o extraña. El nivel puede ser
discreto o benigno, o moderado o grave, según el grado de desprecio de la realidad (cualidad bizarra).
Se proponen dos niveles:

Nivel 1. Se codifica como Nivel 1 el grado de disfunción de pensamiento ilógico, lábil o peculiar
o insustancial discreto o benigno. Aflora cuando el sujeto no piensa suficientemente en lo que
dice.

Nivel 2. Se codifica como Nivel 2 el grado de disfunción de pensamiento ilógico, lábil, peculiar
o insustancial, moderado o grave. Las respuestas se caracterizan por una marcada distorsión
del juicio emitido o por el modo de expresión. Se destacan por ser bizarras (desprecian la
realidad). En caso de duda, se codifican como Nivel 1. Cuando se hace la evaluación de los
niveles, no se debe tener en consideración la edad, cultura y el entorno del sujeto.

Las Verbalizaciones Inusuales representan deslices cognitivos, alteración, desorden cognitivo tem-
poral o permanente. Son formas idiosincráticas de expresión (peculiaridades o rarezas) que impiden
al sujeto comunicarse con claridad. Aparecen en las respuestas del Rorschach como verbalizaciones
inusuales, como combinaciones inadecuadas o como lógica inadecuada. Están representadas por seis
códigos: DV, DR, INCOM, FABCOM, CONTAM, y ALOG

7.1.1. Verbalizaciones Desviadas


Son modos de expresión propios del sujeto que entorpecen su capacidad para poderse comunicar
con claridad.

7.1.1.1. Verbalizaciones Desviadas, DV


Está caracterizada por una forma extraña de expresión: representa una forma breve de alteración.
Se codifica como DV aquellas respuestas que presentan:

45
CAPÍTULO 7. CÓDIGOS ESPECIALES 46

Un neologismo, verbalizaciones con palabras inapropiadas, incorrectas. "Células vistas a través


de un telescopio" DV1. "Se parece al braco de un monstruo" DV2.

Redundancia. El sujeto identifica dos veces el objeto: "Un par de dos osos": DV1. "Un trío de
tres personas": DV2.

7.1.1.2. Respuestas Desviadas, DR


La DR se caracteriza por el empleo de frases extrañas, peculiares, inadecuadas, irrelevantes o
por divagaciones, comentarios lábiles, frases circunstanciales. El sujeto tiende a salirse de la tarea
que está realizando.

Frases inadecuadas. Empleo de frases enteras inapropiadas que no vienen al caso, o comple-
tamente irrelevantes para la respuesta: "Es un gato, mi padre los odió siempre": DR1."Un
pájaro, pero yo esperaba ver una mariposa”: DR2.

Respuestas Circunstanciales. Son divagaciones o comentarios lábiles, se caracterizan por el


empleo de frases que se van por las ramas. El sujeto tiene dificultad para definir el objeto y
pierde el hilo. Conviene no confundirlas con las elaboradas y adecuadas. "Podría ser parte de
un cangrejo, estoy tratando de verlo desde otro ángulo, puede que sea un cangrejo de roca,
creo que sí. Si alguna vez va a Maine pruébalos, lo único que se puede coger son las patas,
porque sólo permiten coger eso": DR2. Cuando hay DR y DV, sólo se codifica DR.

7.1.2. Combinaciones Inadecuadas (INC, FAB, CONTAM)


Son aquellas que implican la condensación inapropiada de impresiones o ideas en respuestas que
vulneran las condiciones de la realidad. En ellas se infieren relaciones irreales entre imágenes, objetos
o actividades atribuidas a los objetos. Son tres: Combinación Incongruente, INC; Combinación
Fabulatoria, FAB; Contaminación, CONTAM.

7.1.2.1. Combinación Incongruente, (INC)


La INC se caracteriza por la condensación de detalles o imágenes de la mancha que son fundidos
de una manera inapropiada en un único objeto.

Condensación de dos detalles o de dos imágenes en un solo objeto. "Una mariposa con las
manos levantadas": INC1. "Un pollo con cuatro patas": INC2.

Utilización inadecuada del color. "Osos rojos": INC1.

Utilización inadecuada de una actividad. “Una señora sin cabeza que está de pie”: INC1.

7.1.2.2. Combinación Fabulatoria, (FABCOM)


Se codifica FAB:

Cuando se da una relación inverosímil entre dos o más objetos identificados en la mancha.
"Dos pollos sosteniendo dos pelotas de baloncesto": FAB1. "Dos osos transportados en las alas
de una mariposa": FAB2.

Cuando se verbalizan transparencias inverosímiles o imposibles, que en la mayoría de los casos


tienen el Nivel2. "Es un monstruo, se ve latir su corazón" FAB2.

7.1.2.3. Contaminación (CONTAM)


Se codifica CONTAM cuando dos o más impresiones son fusionadas en una sola respuesta.
Una respuesta se superpone psicológicamente a otra. El sujeto emplea un área de la mancha de la
lámina III, D3 en la posición normal y dice: “No hay duda, es una mariflor". El sujeto fusiona las
dos impresiones: mariposa y flor, y verbaliza el neologismo mariflor. “Es una cobra mujer parece
una cobra y también una mujer que tiene una cintura fina”, VI, D2.
CAPÍTULO 7. CÓDIGOS ESPECIALES 47

7.1.3. Lógica Inadecuada (ALOG)


El sujeto, sin ser condicionado, utiliza un razonamiento forzado o absurdo para justificar la
respuesta. ALOG se identifica porque el sujeto se apoya en elementos de la mancha para justificar
su respuesta como:
El color: "Debe ser un minero de carbón porque está todo negro";
El tamaño: “Esto debe ser un león muy pequeño, porque sólo ocupa esta parte del dibujo”;
La posición: "Debe ser el Polo Norte porque está en la parte de arriba de la lámina";
El espacio: “Esto verde tiene que ser una lechuga, porque está al lado del conejo”;
El número de objetos: “Como están juntos, serán un hombre y una mujer”.
Se codifica ALOG, siempre que la respuesta no haya sido forzada. Es forzada cuando es verba-
lizada en la Encuesta como respuesta a una pregunta clave. Si es forzada, no se codifica.

7.1.4. Perseveración (PSV)


En ciertos protocolos se puede encontrar dos o más respuestas casi idénticas en una misma
mancha, o una alusión a un objeto ya verbalizado, o una repetición de la misma respuesta en
las diferentes láminas. Estas respuestas reflejan una forma de disfunción cognitiva o una marcada
preocupación psicológica. Se recogen en SC con el Código Especial: Perseveración. La Perseveración
se encuentra en algunos protocolos que dan respuestas o contenidos reiterativos. Aparecen tres tipos
de Perseveración:

7.1.4.1. Perseveración Intralámina


Son respuestas consecutivas dentro de la misma lámina e iguales en todas las categorías, excepto
la P y los Códigos Especiales. "Un murciélago". "Una mariposa" (L. V). El examinador debe estar
seguro de que son dos R. Wo Fo A P 1 para la 1ª, lo mismo para la 2ª.

7.1.4.2. Perseveración del Contenido


El sujeto indica que el objeto que ve ahora es el mismo que vio antes. No suele aparecer en la
misma lámina. “Esto se parece a una mariposa, es la misma que vi antes”.

7.1.4.3. Perseveración Mecánica


El contenido de una respuesta se repite mecánicamente en varias láminas. El sujeto da básica-
mente el mismo objeto una y otra vez. Murciélago en la I, II, III, etc.

7.2. Características especiales de los Contenidos


El contenido quedó codificado, pero las respuestas que contienen las verbalizaciones de proyec-
ción no están recogidas. Recogerlas no reviste complicación, interpretarlas es más complicado; pero
su validación es más difícil de conseguir. Cuatro son las verbalizaciones proyectivas que son válidas
para la interpretación.

7.2.1. Contenido Abstracto (AB)


Se codifica como AB dos tipos de respuestas:

La Experiencia Humana (Hx) utilizado para denotar experiencias sensoriales o sentimientos


humanos. "Esto me recuerda la depresión" (Wv Mp Hx AB). Es una respuesta que no tiene
forma específica.

Cuando el sujeto articula una representación simbólica clara y específica. "Esta estatua re-
presenta la libertad". Las pinturas abstractas no se codifican como AB sino como Art. "Esto
es una pintura abstracta". Sin embargo, cuando incluyen una representación específica, la
codificación es AB. "Es una Pintura de Carlos III".
CAPÍTULO 7. CÓDIGOS ESPECIALES 48

Ocasionalmente, se codifica como Hx AB, las respuestas de emociones humanas o experiencias


sensoriales atribuidas a objetos con forma, cuando algún otro rasgo de la mancha es utilizado para
denotar la vivencia. L III: “Estas son dos personas que se añoran, están enamoradas. E. Las partes
rojas muestran su amor y añoranza”.

7.2.2. Movimiento Agresivo (AG)


Se codifica como AG una acción de personas, animales o cosas claramente agresiva, tal como
luchando, rasgando, rompiendo, discutiendo, peleando, enfadándose. La agresión debe ser actual.
No se codifica AG si el objeto es el agredido o se refiere al pasado. Una explosión no es por sí misma
AG, a no ser que algo sea destruido por ella.

7.2.3. Movimiento Cooperativo (COP)


Se codifica COP la acción de dos o más personas animales o cosas entre los cuáles se da una
interacción claramente positiva o cooperativa. Las características de la acción deben ser claramente
inequívocas. "Dos personas bailando". Se codifica COP. “Dos personas hablando”, no se cofifica
COP. "Dos insectos que intentan derribar este poste". Se codifica COP.AG

7.2.4. Contenido Mórbido (MOR)


Se codifica como MOR:

La percepción de un objeto deteriorado, muerto, roto, lesionado, herido, podrido,arruinado,


estropeado,podrido.

La atribución de una característica o de un sentimiento disfórico, como triste, infeliz, llorando,


depresivo, tenebroso, etc.

7.2.5. Respuestas Personalizadas (PER)


El PER se refiere a la utilización de pronombres tales como yo, mí, me, en la mayoría de las
ocasiones, en forma natural (esto me parece...), sino a la utilización de los pronombres para justificar
las respuestas con su experiencia o sus conocimientos. Son autorreferencias. El sujeto hace referencia
al conocimiento o experiencia personales para justificar o aclarar su respuesta. Cuando esto sucede,
se codifican como PER "Los he visto en libros". Los comentarios no se codifican como PER.

7.2.6. Proyección del Color (CP)


En general, el color cromático es identificado como tal; pero, en alguna ocasión, puede no serlo,
en cuyo caso, se indaga en la Encuesta; si el sujeto corrige su error, se codifica DV; en caso contrario,
se deriva al sujeto a un oftalmólogo. Pero, en ciertas verbalizaciones, cuando un sujeto utiliza una
mancha acromática como cromática para articular su respuesta, se da el Fenómeno Especial llamado
Proyección de Color, cuyo código es CP. L IV "Esto se parece a una mariposa de púrpura". E. "Si
por el color que es amarillo". La codificación es CP. El sujeto asigna color cromático a un área
de la mancha de color acromático. Sin embargo, la codificación del determinante corresponde al
sombreado (FY) y no al cromático.

7.2.7. Respuestas de Representación Humana


Las Respuestas de Representación Humana son aquellas que cumplen cualquiera de los tres
criterios siguientes:
1º. Toda respuesta que tenga cualquiera de los códigos de contenido humano: H, (H), Hd, (Hd),
Hx.
2º. Toda repuesta que tenga el determinante M (árboles que lloran).
3º. Todas las respuestas FM que tengan la codificación especial de COP o AG.
Las Respuestas de Representación Humana pueden ser buenas (GHR) o pobres (GHP).
CAPÍTULO 7. CÓDIGOS ESPECIALES 49

Para clasificar una respuesta de Representación Humana como Buena o Pobre se deben seguir
los pasos siguientes:
1º. Se codifica como respuesta de Representación Humana Buena las respuestas que tienen H
Pura y que cumplen, además, todos estos requisitos:
a. Calidad Formal FQ+, FQo, FQu.
b. Ausencia de Códigos Especiales Cognitivos, exceptuando DV.
c. Ausencia de AG y de MOR.
2º. Se codifican como respuestas de de Representación Humana Pobre, las respuestas que cum-
plen cualquiera de estas dos condiciones:
a. FQ- o FQSin (Sin Forma) o
b. FQ+, FQo, FQu, con ALOG, CONTAM o cualquier codificación especial cognitiva de Nivel
2.
3º. Se codifican como respuestas de de Representación Humana Buena, cualquier otra respuesta
de contenido humano que tenga COP y no tenga AG.
4º. Se codifican como respuestas de de Representación Humana Pobre, cualquier otra respuesta
de contenido human que tenga cualquiera de estas dos condiciones:
a. FABCOM o MOR.
b. El código de contenido An
5º. Se codifican como respuestas de de Representación Humana Buena, las restantes respuestas
de contenido humano clasificadas como P dadas en las L. III, IV, VII y IX.
6º. Se codifican como respuestas de de Representación Humana Pobre las respuestas restantes
de contenido humano que tengan cualquiera de estas condiciones:
a. Un código especial AG, o INCOM, o DR.
b. Contenido Hd (no un contenido Hd).
7º. Se codifican como respuestas de de Representación Humana Buena todas las restantes res-
puestas de Representación Humana.
Capítulo 8

Sumario Estructural

El Sumario Estructural constituye la síntesis de los resultados. Se realiza una vez terminada la
valoración de las categorías. Representa la base a partir de cuál se inicia el proceso de la interpre-
tación.

8.1. Secuencia de Codificación


Cada codificación se anota en la Secuencia de Codificación.
En el Sumario Estructural figuran dos partes: una superior en la cuál se anota la Frecuencia de
Variables y otra inferior en las cuales se anotan las Proporciones, Porcentajes y Derivaciones.

Secuencia de Codificaciones
L Nº LDQ Det.Cal (2) Conten P Cód.Esp.
I 1 W Fo A P 1 INC
II 2 W Ma.CF.mpo H,Bl 4.5 AG,MOR
3 W Ma.CF- Hd 4.5 MOR,AB
III 4 D 1 Mao 2 H,id P 3 COP
5V D 1 Mpu Hd,Cg 3
IV 6V W Fu A 2
7 W F- Hd 5
V 8 W Fo A P 1 PSV,INC
9V W FMau 2 A,Na 2.5
VI 10< W Fr.mp.FDu H 2.5 MOR
11 D 4 Mpu 2 H,Sc 2.5
12V D 4 Mpu 2 H,Cg 2.5 AG,AB
VII 13 W Mpo 2 Hd 2.5 AB
VIII 14 W Mp- H,Cg 4.5 MOR
15 W Mp- A,Na 4.5 MOR,INC
16< W Fr.CFo A P 4.5
IX 17 D 12 Ma- 2 H 4.5 AG
18 W Fu Ad 5.5
X 19V D 10 FMau A
20V D 9 FDu 2 Ls

Consiste en obtener una relación de las codificaciones según el orden de ocurrencia en cada
lámina. Las respuestas van numeradas consecutivamente.

A continuación figura la Localización, el número que corresponde a D y a Dd, (Los casos en los que
Dd no se encuentra en la Tabla de Localización, figuran siempre con el nº 99), los Determinantes, la
Calidad Formal, los Pares, los Contenidos, las Populares, la Puntuación Z y los Códigos Especiales.

50
CAPÍTULO 8. SUMARIO ESTRUCTURAL 51

8.1.1. Sumario Estructural-Parte superior


En la Parte Superior, se encuentra el número total de la frecuencia de las variables.

8.1.1.1. Localización
Contiene: el número total de cada W. D, W+D, Dd y S; y el número total de las codificaciones
de la Calidad Evolutiva: DQ +, DQv/+, DQo, DQv .
La Actividad Organizativa tiene tres registros:

1º. Zf: recoge el número total de Z del protocolo;

2º. Zsum representa la suma de los valores asignados a cada Z.

3º. Zest: representa la predicción estimada de SumZ en base a Zf.

Los valores de estimación se encuentran en la Tabla propuesta por Exner (1994).

Predicción óptima de ZSum ponderada cuando se conoce Zf.

Zf Zest Zf Zest Zf Zest Zf Zest Zf Zest


1 - 11 34.5 21 70.0 31 105.5 41 141.0
2 2.5 12 38.0 22 73.5 32 109,5 42 144.5
3 6.0 13 41.5 23 77.0 33 112.5 43 148.0
4 10.0 14 45.5 24 81.0 34 116.5 44 l52.0
5 13.5 15 49.0 25 84.5 35 120.0 45 I55.5
6 17.0 16 52.5 26 88.0 36 123.5 46 159.0
7 20.5 17 56.0 27 91.5 37 127.0 47 162.5
8 24.0 18 59.5 28 95.0 38 130.5 48 166.0
9 27.5 19 63.0 29 98.5 39 134.0 49 169.5
10 31.0 20 66.5 30 102 40 137.5 50 173.0

8.1.1.2. 2. Determinantes
Contiene el número total de los determinantes simples. Los múltiples van en la casilla corres-
pondiente.

8.1.1.3. Calidad Formal


Tiene tres distribuciones: 1ª). Número total de FQx+, FQxo, FQxu, FQx-, y Fqxsin; 2ª) Número
total de MQx+, Mqxo, Mqxu, MQx-, y Mqxsin; 3ª. Número total de W+D con FQx+, FQxo, FQxu,
FQx-, y Fqxsin.

8.1.1.4. Contenidos
Tienen dos valoraciones: la primera corresponde al número total de contenidos primarios y la
segunda, separada por una coma, al secundario.

8.1.1.5. Resumen del Enfoque


Se anota la localización de las respuestas verbalizadas correspondientes a cada lámina según el
orden dado por el sujeto.

8.1.1.6. Códigos Especiales


Se contabilizan las frecuencias de los Códigos Especiales
Suma6. Corresponde a la suma bruta de los cuatro Códigos Especiales Críticos de los dos Niveles,
más los dos restantes (ALOG y CONTAM).
SumaPond6. Corresponde a la suma ponderada de cada uno de los seis Códigos Críticos (cada
uno tiene su propio valor, se encuentra en el Sumario Estructural).
CAPÍTULO 8. SUMARIO ESTRUCTURAL 52

8.1.2. Sumario Estructural-Sección inferior


8.1.2.1. Sección Principal
La Sección Principal contiene dieciséis registros: Siete son datos de frecuencia (ver Sumario) y
los restantes, proporciones y derivaciones.

Lambda (L). L proviene de F pura / R-F pura

Erlebnistypus (EB) es la relación entre el nº total de M y de SumPondC. SumPondC se


obtiene multiplicando 0.5 por el número de FC + 1 por el número de CF + 1.5 por el número
de C. Cn no cuenta.

Experiencia Accesible (EA). Es una derivación. Se obtiene sumando el número total de M y


de SumPondC.

EB Rígido (EBPer). Proviene de la división del lado mayor de EB para el menor. Es positivo
si el resultado es mayor que dos y EA es diez o menor que diez. Es positivo si el resultado es
mayor que 2.5 y EA es mayor que diez.

Experiencia Base (eb). Proviene de la suma de FM+m : C’+T+V+Y

Estimulación Sufrida (es). Es una derivación. Proviene de la suma total de eb.

Puntuación D (D). Proviene de EA menos es con el signo correspondiente. Este resultado se


lo convierte en valor ajustado a una escala, en la cuál DT es igual 2.5, propuesto por Exner
(1995) en la Tabla de “Conversión de EA-es en Puntuación D”.

es Ajustada (es ajust). Es la suma del número de FM + el número de V + el nº de T + el nº


de C’ + una Y + una m, siempre que m, Y sean mayores que uno. Si son iguales a uno o a
cero se contabilizan como tales.

Puntuación D Ajustada (D ajust). Proviene de EA-es ajust. El resultado se lo convierte en


un valor ajustado según la escala que se encuentra en la Tabla de Conversión de EA-es en
Puntuación D

8.1.2.2. Conversión de EA - es en Puntuación D


Punt. Directa EA-es PuntD Punt. Directa EA-es PuntD
-2.5 a +2.5 0
-3.0 a -5.0 -1 +3.0 a +5.0 +1
-5.5 a -7.5 -2 +5.5 a +7.5 +2 .
-8.0 a -10.5 -3 +8.0 a +10.5 +3
-10.5 a -12.5 -4 +10.5 a +12.5 +4
-13.0 a -15.0 -5 +13.0 a +15.0 +5
.

8.1.2.3. Sección de la Ideación


Contiene nueve registros: dos son proporciones, seis son frecuencias y un Indice (Ver Sumario
Estructural).

Proporción activo-pasivo (a:p). Resulta de la suma total de las respuestas de movimiento


activo (a) como pasivo (p).

Proporción Ma:Mp, (Ma:Mp). Proviene de la suma del movimiento humano activo (Ma) como
pasivo (Mp).

Indice de Intelectualización, 2AB+(Art+Ay). Proviene de la multiplicación por dos de AB


más la suma del número total de Art y Ay tanto primarios como secundarios.
CAPÍTULO 8. SUMARIO ESTRUCTURAL 53

8.1.2.4. Sección de Afectos


Tiene siete registros: cuatro son frecuencias y tres proporciones

Proporción Forma Color (FC:CF+C). Proviene de la suma de FC a la izquierda y de CF, C


y Cn a la derecha.

Proporción Constrictiva (SumC’:SumPondC). Es el nº total de C’ a la izquierda y de la


SumPondC a la derecha.

Proporción Afectiva (Afr). Es el cociente del número total de las respuestas de las tres últimas
láminas para el número total de las siete primeras.

Proporción de la Complejidad (Compljs:R). Proviene del número total de las respuestas com-
plejas a la izquierda y del número total de respuestas a la derecha

8.1.2.5. Sección de la Mediación


Contiene siete registros: dos son frecuencia (P) y S; y cinco, porcentajes.

Forma Extensa Apropiada (XA %). Proviene de la suma de todas las respuestas FQ+, FQo,
FQu divididas por el número de respuestas.

WDA %. Proviene de la suma de las respuestas +, o, u dadas a las áreas W y D divididas por
la suma de las respuestas dadas a las áreas W y D

Forma Distorsionada (X- %). Es el resultado de la suma de FQx- / R


Forma Convencional (X+ %). Proviene de la Suma de FQx+ y FQxo / R
Forma Unica (Xu %). Proviene de la suma FQxu / R
Sección de Procesamiento
Tiene siete registros: cuatro son frecuencias; dos, proporciones; y una diferencia.

Indice de Economía (W:D:Dd). Total de respuestas de cada variable.

Proporción de Aspiraciones (W:M). Total de las respuestas de cada variable

Eficiencia de Procesamiento. (Zd). Es el resultado de ZSum - ZEst con el signo resultante.

8.1.2.6. Sección de las Relaciones interpersonales


Tiene 10 registros: siete son frecuencias, dos son proporciones y un Indice.

Interés personal. H : (H) + Hd + (Hd). Proviene de la suma del número total de contenidos
primarios y secundarios (Hx no se incluye).

Indice de Aislamiento. (Aisl / R). Es el resultado de la suma de los contenidos primarios como
secundarios de Bt+2Cl+Ge+Ls+2Na / R.

8.1.2.7. Sección de Autopercepción


Tiene siete registros: un Indice, una proporción y cinco frecuencias (ver Sumario)

Indice de Egocentrismo 3r+(2) / R). Es el resultado del número de respuestas de reflejos por
tres (número fijo) más el número total de pares partido por R

Interés Interpersonal. H:(H)+Hd+(Hd). Proviene del número total de contenidos primarios y


secundarios.
CAPÍTULO 8. SUMARIO ESTRUCTURAL 54

8.1.2.8. Índices Especiales


En la parte inferior del Sumario se encuentran seis Indices Especiales (PTI, DEPI, CDI, S-CON,
HVI, OBS), cuyos valores resultan de la presencia de las variables que los configuran.
.
Localiz Determinantes Contenidos Lám Enfoque
Complejos Sencillos Localiz:
Zf = M = H = I
Zsum = FM = (H) = II
Zest = m = Hd = III
FC = (Hd) = IV
W = CF = Hx = V
(Wv) = C = A = VI
D = Cn = (A) = VII
Dd = FC’ = Ad = VIII
S = C’F = (Ad) = IX
C’F = An = X
DQ FT = Art =
(FQ-) TF = Ay = Códs Espls
+ = ( ) T = Bl = Nv1 2
o = ( ) FV = Bt = DV x1 x2
v/+ = ( ) VF = Cg = INC x2 x4
v = ( ) V = Cl = DR x3 x6
Calidad Formal FY = Ex = FAB x4 x7
FQx FQf MQ SQ YF = Fd = Alog x5
+ = + = + = + = Y = Fi = Con x7
o = o = o = o = Fr = Ge =
u = u = u = u = rF = Hh = SBr 6
- = - = - = - = FD = Ls = SP6
Sin = Sin = Sin = Sin = F = Na =
Sc = AB =
Sx = AG =
(2) = Xy = CFB =
Id = COP =
Proporciones. Porcentajes. Derivaciones
Afectos Rel Interpersls
R = L = FC:CF+C = COP =
EB = EA = EBPer = C Pura = Fd =
eb = es = D = Afr = Aisl./R =
Adj es = AdjD = S = H:(H)+Hd+(Hd) =
FM = C’ = T = Compjs:R = (H)+(Hd):(A)+(Ad) =
m = V = Y = CP = H+A:Hd+Ad =
Ideación Mediación Procesamiento Autopercepción
a:p = SBr6 = P = Zf = 3r+(2)/R =
Ma:Mp = Nvl-2 = X+ % = Zd = Fr+rF =
Ind. Int = SPn6 = F+ % = W:D:Dd = FD =
M - = MQsin = X- % = W:M = An+Xy =
S- % DQ+ = MOR =
Xu % DQv =
PTI = DEPI = CDI = S-CON = HVI= ......OBS =
.

Hoja de Constelaciones
S-CON (Const. de Suicidio) ( ) OBS (Índ. de Estilo Obsesivo) ( )
Es positivo si se cumplen 1 Dd > 3 ( )
CAPÍTULO 8. SUMARIO ESTRUCTURAL 55

8 o más condiciones* 2 Zf > 12 ( )


1 FV+VF+V+FD>2 ( ) 3 Zd > + 3,0 ( )
2 DM Col-Som > 0 ( ) 4 P>7 ( )
3 3r+ (2)/R < .31 ( ) 5 FQ+ > 1 ( )
4 MOR>3 ( ) Es positivo si se cumplen
5 Zd>+3.5 ( ) 1 o más condiciones
6 es>EA ( ) 1 Se cumplen todas, de 1 a 5 ( )
7 CF+C>FC ( ) 2 Se cumplen 2 o más, de 1 a 4
8 X+ %<,70 ( ) y FQ+>3 ( )
9 S>3 ( ) 3 Se cumplen 3 o más, de 1 a 5
10 p <3 ( ) y X+ % > ,89 ( )
11 H pura < 2 ( ) 4 FQ+>3 y X+ %>.89 ( )
12 R<17 ( ) PTI (Índice de
Percepción-Pensamiento) ( )
DEPI (Índice de Depresión) ( ) 1 X- % > .29 ( )
Es positivo si se cumplen 5 o 2 Sum Nvl2 > 2 y FAB2 > 0 ( )
más condiciones 3 R<17 y SumPond6>12 ( )
1 FV+VF+V > 0 o bien FD>2 ( ) 4 R>16 y SumPond6>17 ( )
2 CompjsCol-SH>0 o bien S>2 ( ) 5 M- > 1 o bien X- % > .40 ( )
3 3r+(2)/R>.44 y Fr+rF=0 ( )
o bien 3r+(2)/R>.33 ( ) En niños menores de 13 años
4 Afr < .46 o bien Compjs<4 ( ) ajustar SumPond 6*
5 SumSH>FM+m o bien C´>2 ( ) * Si R< 17: de 5 a 7 años = 16;
6 MOR > 2 o bien Intel>3 ( ) de 11 a 13 = 14;
7 COP < 2 o bien Aisl>. 24 ( ) Si R>16:
de 5 a 7=20
HVI (Índice de ( ) de 11 a 13 = 18
Hipervigilancia): CDI (Índice de
Es positivo si se cumple la 1ª ( ) Inhabilidad Social): ( )
y al menos 4 del resto: ( ) Es positivo si se cumplen
4 o 5 condiciones
1ª FT+TF+T ( ) 1 EA<6 o bien AdjD < 0 ( )
2 COP < 2 y AG < 2 ( )
1 Zf > 12 ( ) 3 SumPondC < 2.5 ( )
2 Zd > + 3,5 ( ) o bien Afr < .46 ( )
3 S>3 ( ) 4 pasivos > activos + 1 ( )
4 H+(H)+Hd+(Hd) > 6 ( ) o bien H Pura < 2 ( )
5 (H)+(A)+(Hd)+(Ad) > 3 ( ) 5 Sum T > 1 ( )
6 H+A:Hd+Ad < 4:1 ( ) bien Aisl.<0.24 ( )
7 Cg > 3 ( ) o bien Fd > 0 ( )
Capítulo 9

Muestra normalizada de Madrid.

9.1. Introducción
En teoría, una muestra de cualquier ciudad o nación representa conductas semejantes y con-
ductas diferentes, idiosincráticas, es decir, representa sentimientos, actitudes, rasgos, culturas. El
Rorschach refleja las conductas de las personas, representadas en variables. El SC de Exner propo-
ne unos estadísticos válidos y fiables para reflejar la estructura de la personalidad de una muestra
norteamericana. Pues bien, si se acepta que el Rorschach refleja conductas semejantes y conductas
idiosincráticas que se concretan en variables semejantes y en variables significativamente diferentes,
se asume que las variables significativamente diferentes representan la idiosincrasia de una ciudad
o de una nación. En concreto, asumimos que la idiosincrasia del grupo de Madrid, de Barcelona, de
EE. UU, o de cualquier otra pueblo, está plasmada en valores significativamente diferentes.

9.1.1. Estado de la cuestión


Los datos normativos de las muestras de Barcelona, Madrid, Valencia, Portugal, Finlandia que
las llamaremos europeas son diferentes de los datos normativos del Sistema Comprehensivo
(SC) de Exner. El examen de las variables de las muestras europeas permite constatar que
presentan un número elevado de casos con Índices Positivos. El exceso o deficiencia de los
valores de las variables que conforman dichos Indices, al estar polarizadas, se asume que
influyen en los datos normativos.

Por lo tanto, el quid de la cuestión está en averiguar en qué medida los porcentajes de los
Indices Positivos originan o no originan las diferencias significativas entre las muestras. Si las
originan, a ellos se deben las diferencias entre las normas europeas y la americana. En este su-
puesto, si dichos Índices se excluyen, los valores resultantes disminuirán las diferencias y serán
semejantes a los valores norteamericanos. Si no las originan, las variables significativamente
diferentes representarán la cultura y los perfiles propios de cada ciudad o nación.

Es admitido por algunos Autores que determinados estilos de conducta provienen de la cultura.
Mattlar (1993), Álvarez (1993), Silva (1990), Mormont (Cit. por Campo, 1993), Ephrain
(1993), Larraz (1998), Sendín (Cit. por Larraz, 1998) asumen que la Calidad Formal y las
Respuestas Populares traducen la cultura de los pueblos. Fúster (1966, pág. 58) asume que
las Repuestas Populares y la Calidad Formal son “las variables que más pueden enraizar en
una cultura concreta”.

Planteado el problema, se formulan las siguientes hipótesis

9.1.2. Hipótesis
1. La “normalidad” de una muestra estaría representada por la ausencia de Índices Positivos.

2. La idiosincrasia de un grupo estaría representada por su cultura significativamente diferente.

56
CAPÍTULO 9. MUESTRA NORMALIZADA DE MADRID. 57

9.1.3. Objetivo
El objetivo del Estudio es comprobar si la ausencia de Índices Positivos disminuye las diferencias
significativas entre una muestra con Índices y otra sin Índices.

9.2. Método de trabajo


9.2.1. Aplicación del Test
Se aplica el Rorschach según los criterios del SC a sujetos madrileños voluntarios no pacientes.
Los sujetos son voluntarios y la voluntariedad tiene sus inconvenientes. La voluntariedad puede
proceder de diferentes y múltiples motivaciones: desde la sencilla colaboración desinteresada o el
deseo de una experiencia nueva, hasta el deseo de averiguar si la percepción de un “siempre me
encuentro fatal” es real. El Rorschach puede reflejar ese “estar fatal”. Los sujetos enmarcados en esa
sospecha debieron acudir al Psicólogo y no han acudido. Es así como estos sujetos están en nuestra
muestra y en otras muestras, hecho reconocido por sus autores. En efecto: Álvarez (1993, pág. 10)
dice: “la muestra se compone de voluntarios, lo que no excluye que entre nuestros sujetos existan
individuos con problemas psiquiátricos”. Lo advierte Silva (1990, pág. 34): “En la formación de
esta muestra no hemos respetado el criterio de ausencia del historial psiquiátrico. Todos los sujetos
ejercían sus actividades corrientes. Es por lo tanto posible que en uno u otro caso el grado de
equilibrio o ajuste mental no sea siempre normativo”. Lo remarca Fúster (1997, pág. 58): “Todos
ellos han sido voluntarios y el único criterio de exclusión es el de haber recibido, en alguna ocasión,
tratamiento psicológico y/o psiquiátrico. Por ello no es sorprendente que entre sus componentes
aparezcan 16 con CDI positivo, 9 con DEPI de 6 o 7 y 1 SCZI positivo”.
Se codifican las respuestas obtenidas según los criterios del SC.

9.2.2. Procedimiento
Para comprobar:
1. Si la diferencia entre los Índices Positivos, entre las Variables Paramétricas y no Paramétricas
y entre las Variables Estructurales de la muestra de EE. UU. y de las muestras europeas son
estadísticamente significativas se emplea la t de Student y el Método de las Proporciones de
dos Poblaciones (z).
2. Si la influencia de dichos Índices Positivos es significativa, en la muestra de Madrid se cons-
tituyen tres grupos; uno contiene todos los protocolos, otro está conformado por todos los
protocolos con Índices Positivos, y el tercero, sin dichos Índices. Se calculan los Estadísticos
Descriptivos de cada grupo. Luego se comparan los promedios. Se utiliza la t de Student del
SPSS15.0 para las Variables Paramétricas y U de Mann-Whitney para las no Paramétricas.
Estos resultados no se transcriben por ser muy extensos.
3. Si las variables relacionadas con la cultura son significativamente diferentes, se utilizan los
datos correspondientes a las muestras de EE.UU. , Madrid (M), Barcelona (B), Portugal
(P), Valencia (V), Finlandia (F). Se toman las variables de Calidad Formal y las Respuestas
Populares y se las compara, mediante el Método de las Proporciones de dos Poblaciones (z)

9.2.3. Variables analizadas


Las variables analizadas son las 110 propuestas por Exner. 61 son Paramétricas y 49 no Para-
métricas.

9.2.3.1. Variables Paramétricas


Las Variables Paramétricas son: Edad R W D DQ+ DQo FQ+ FQo FQu FQ- MQ+ MQo MQu M
FM m FM+m FC CF FC+CF+C SumPondC SH F Par Ego L EA es PuntD AdjD a p Ma
Mp Int Zf Zd Compljs Afr P X+ % X- % Xu % Aisl H (H) Hd (Hd) TH A Art Bt Cg Hh Ls
Id SumBr6 SumPond6 AG COP PER
CAPÍTULO 9. MUESTRA NORMALIZADA DE MADRID. 58

9.2.3.2. Variables no Paramétricas


Las no Paramétricas son: Dd S DQ/ DQv FQSin MQ- MQSin S- C Cn C’ T V Y Fr FD CSH
S- % Hx (A) Ad (Ad) An Ay Bl Cl Ex Fi Fd Ge Na Sc Sx Xy DV INC DR FAB DV2 INC2 DR2
FAB2 ALOG CONTAM SumBr6-2 AB CP MOR PSV

9.2.3.3. Variables Estructurales


Las Variables Estructurales, incluidos los Índices Positivos, están indicadas en la Tabla 3 del
Apéndice.

9.2.4. Muestra.
La muestra del Estudio corresponde a 255 protocolos de sujetos no pacientes de Madrid, de 17 a
55 años, 117 hombres y 138 mujeres, de nivel económico medio. La muestra incluye 99 casos (39 %),
45 hombres y 54 mujeres con Índices Positivos: PTI>3: 3 %; DEPI>4: 22 %, CDI>3: 12 %; HVI:
1 % y OBS:1 caso. Estos datos no son inusitados. Los porcentajes de una muestra de Barcelona de
Álvarez (1993) son mayores: SCZI>3: 16 %, DEPI>4: 34 %, CDI>3: 35 %, HVI Positivo: 21 %, OBS
Positivo: 1 %.

9.3. Resultados
En la Tabla 1 figuran los porcentajes y las diferencias significativas de los Índices Positivos de
la muestra norteamericana y de las muestras europeas.
Tabla 1. Porcentajes y diferencias significativas de los 6 Índices Positivos.
EE.UU.vs: Madrid Barcelona Valencia Finlandia
Variables N % N % z N % z N % z N % z
SCZI>3 2 0 - 40 16 ** 1 2 **
DEPI>4 25 3 56 22 ** 86 34 ** 9 17 ** 32 35 **
CDI>3 24 3 31 12 ** 88 35 ** 16 31 ** 48 52 **
S-CON 0 0 12 15 **
HVI 13 2 3 1 53 21 ** 2 2 **
OBS 14 2 1 - 3 1
Totales 78 122 282 5 26 3 82
*p< 0,05
** p<0,01.
En en las Tablas 2 y 3 del Apéndice están indicados los Estadísticos Descriptivos de las
Variables Paramétricas y no Paramétricas de la muestra de Madrid de 255 protocolos.
En la Tabla 4 están indicadas las diferencias significativas entre la muestra norteamericana y
las muestras europeas.
En en las Tablas 5 y 6 del Apéndice están indicados los Estadísticos Descriptivos de las
Variables Paramétricas y no Paramétricas de la muestra de Madrid de 155 protocolos sin los
Índices Positivos.
En en las Tablas 7 y 8 del Apéndice están indicados los Estadísticos Descriptivos de las
Variables Paramétricas y no Paramétricas de la muestra de Madrid de 99 protocolos con
Índices Positivos.

9.4. Análisis de los resultados


9.4.1. Diferencias entre los Índices Positivos
La simple lectura de la Tabla 1 permite constatar que el porcentaje de cada uno de los Índices
Positivos europeos en relación con el porcentaje de EE.UU. es muy elevado. Si se suman los sujetos
CAPÍTULO 9. MUESTRA NORMALIZADA DE MADRID. 59

de todos los Índices, llama poderosamente la atención los 282 de Barcelona, los 122 del Estudio y
algo parecido debe suceder en Valencia (no constan DEPI = 5, S-CON, HVI, OBS) y en Finlandia
(tampoco constan SCZI, S-CON, OBS); en Portugal, no hay datos. El que Barcelona presente un
número tan considerado de sujetos con dichos Índices puede deberse a que Barcelona, como las
demás, tengan más de un caso con dos o más Índices Positivos. En el grupo de Madrid figuran 122
sujetos; pero: nueve de HVI están repartidos en DEPI, CDI y PTI; tres con DEPI están en PTI
y 11 con CDI están en PTI y en DEPI. De este modo, los 122 sujetos que figuran en la Tabla, se
reducen a 99.
.
Observando los porcentajes de los Índices Positivos presentados por la muestra de Valencia de
Fuster (1997), de Barcelona de Álvarez (1993), de finlandeses de Mattlar (1993) y los porcentajes
de la muestra norteamericana de Exner (1994), da margen para sospechar que las diferencias no
sólo se deben a la cultura de los sujetos de las muestras europeas, sino también al mayor porcentaje
de estructuras psicológicas desorganizadas representadas por el porcentaje de sus Índices Positivos.
Es un hecho que todos los grupos tienen demasiados casos con Índices Positivos, sea porque los
grupos proceden de sujetos voluntarios y no de sujetos escogidos al azar, o cualquier muestra
tiene sujetos con una organización desajustada de la personalidad. En el examen de los datos
de la Tabla 1, se puede constatar el número total de sujetos (N=250 para Barcelona; N=92
para Finlandia y N=51 para Valencia) y el número muy elevado de casos afectados por los
Índices Positivos (282 en Barcelona, 26, en Valencia (no constan: S-CON, HVI, OBS) y 82
en Finlandia (no constan: SCZI, S-CON, OBS). Un número tan elevado de casos sugiere que
muchos tienen más de un Índice Positivo. Esto sugiere que las diferencias entre la muestra
americana y las muestras europeas, son estadísticamente significativas para todos los Índices
Positivos. Los resultados confirman la expectativa. Todas son estadísticamente significativas
al 0.01, excepto OBS.
Ahora bien, si los Índices Positivos representan estructuras desorganizadas de la personalidad,
eso significa que las muestras europeas están afectadas por valores deficientes o excesivos que
proceden de los sujetos de estructuras desorganizadas y ésta sería la razón por la cuál, en
teoría, los datos normativos no son similares a los datos de la muestra norteamericana.
Por lo tanto, el quid de la cuestión está en la inclusión de los casos con Índices Positivos. Si se
eliminan dichos Índices, los datos resultantes serán similares a los de la muestra americana.

9.4.2. Diferencias entre la muestra EE.AA. y las europeas


Las afirmaciones anteriores necesitan ser confirmadas. Para que así sea, se recurre a examinar
lo que sucede en las Variables Paramétricas y no Paramétricas.
Según los resultados encontrados, entre la muestra de EE.UU. y la muestra de Madrid
(N=255), 19 variables de las 110 analizadas no son significativamente diferentes: DQ/, FQsin,
M, SumSH, Cn, 3r+(2)/R, H, Ex, Fi, Fd, Na, INC, DV2, InC2, DR2, FAb2, CON, SumBr62,
CP. Como se puede observar, la mayoría se refieren al Contenido y a los Códigos Especia-
les. Pero, las 91 variables restantes son significativamente diferentes: 5 al 0.05 y 86 al 0.01.
Representan el 83 %. Es lo esperado. Pues, en la muestra hay 99 casos (38 %) con Índices
Positivos.
Algo similar se espera en la muestra de Barcelona y en la muestra de Valencia.
Entre la muestra de EE.UU. y la de Barcelona (Álvarez,1993), los autores registran 13 va-
riables que no son significativamente diferentes (no las transcribimos) y 97 estadísticamente
diferentes al nivel de p<0.05. Representan el 88 %. La diferencia entre Madrid (83 %) y Bar-
celona (88 %) es esperada, Barcelona tiene más casos con Índices Positivos que Madrid (282
y 99).
Entre la muestra de EE.UU. y la de Valencia (Fúster, 1997), los autores encuentran 71
variables significativamente diferentes (10 al p<0,05 % y las 61 restantes al p<0,01 %). Com-
parándola con la de Barcelona, encuentran 42 variables significativamente diferentes (9 al
p<0.05 % y las 33 restantes al p<0,01 %). Concluyen: “nuestra población difiere mucho de la
norteamericana y se parece más a la catalana” (pág. 80).
CAPÍTULO 9. MUESTRA NORMALIZADA DE MADRID. 60

9.4.2.1. Conclusión.
La muestra de Madrid es similar a las muestras de Barcelona y de Valencia y significativamente
diferente de la norteamericana

9.4.3. Diferencias entre las Variables Estructurales de la muestra EE.UU.


y las muestras europeas
Es admitido por los Autores que las variables del Rorschach reflejan conductas semejantes (sen-
timientos, actitudes, rasgos “normales” o desajustados) y conductas idiosincráticas (sentimientos,
actitudes, rasgos propios). Las conductas semejantes están representadas por variables semejan-
tes y la idiosincrasia, por variables significativamente diferentes. Para comprobarlo se calculan los
porcentajes y las diferencias significativas de las 66 Variables Estructurales propuestas por Exner
de las muestras de EE UU, Madrid y Barcelona. Los resultados están indicados en la Tabla 3 del
Apéndice.

Según los resultados de la Tabla 3, el grupo de Madrid de 255 protocolos comparado con la
muestra norteamericana, presenta 56 variables significativamente diferentes: 4 (p<0.05) y 52
(p<0.01) de las 66 analizadas (3 de SCZI no están registradas). Representan el 89 %.

Algo similar se espera que suceda en Barcelona.

Barcelona presenta 64 variables significativamente diferentes: una (p<0.05 y el resto (p<0.01).


Representan el 94 % de las variables analizadas.

Por lo tanto, la idiosincrasia está representa por 89 % y el 94 % de las variables. A la luz de estos
resultados y de los anteriores, se puede constatare que la idiosincrasia (rasgos propios) de los grupos
de Madrid y de Barcelona aparece representada por un porcentaje demasiado alto. Eso significa,
como afirman Silva (1990), Sendín (Cit. por Campo, 1993), Alvarez (1993), Mattlar (1993), Ephrain
(1993), Fúster (1997), que las normas de Exner no son tan universales.
Una idiosincrasia tan marcada hace sospechar que algo no funciona correctamente. El porcentaje
tan elevado de los Índices Positivos cuestiona la representación de los grupos europeos, y, en con-
secuencia, las diferencias significativas, anteriormente encontradas, cuestionan los rasgos atribuidos
a la idiosincrasia. Esto plantea un problema. Ante esta situación, cabe una alternativa: homologar
las muestras, es decir, suprimir los casos que tienen Índices Positivos. De este modo, las diferencias
significativas que resulten corresponderán exclusivamente a la idiosincrasia del grupo.

9.5. Muestra homologada


La muestra se homologa suprimiendo los protocolos que tienen Índices Positivos. Son 99 los
protocolos que tienen dichos Índices. Al ser excluidos, el grupo homologado está conformado por
155 sujetos. Los Estadísticos Descriptivos de los dos grupos están indicados en las Tablas 6, 7, 8 y
9 de Apéndice. Mediante la t de Student y la U de de Mann-Whitney se comparan los promedios
de las variables de los dos grupos (155 vs 99). Los resultados de la comparación de las medias, por
ser muy extensos, no están transcritos.

9.5.1. Influencia de los Índices Positivos en la Variables Paramétricas y


no Paramétricas
En teoría, si el grupo está libre de los casos con Indices Positivos es lógico esperar que el nº de
diferencias significativas sea bajo, y en consecuencia, que los resultados se aproximen a los resultados
encontrados por Exner. Si se aproximan, la falta de universalidad de la muestra no homologada, y
por similitud, la de las europeos, es debida a la presencia del elevado número de casos con Índices
Positivos. Si no se aproxima, entonces, es debida a la idiosincrasia de los sujetos de la muestra.
Se examinan los resultados.

Según los resultados encontrados, entre la muestra de 155 protocolos y la de 99 protocolos,


de las 110 variables analizadas, hay 24 variables que son significativamente diferentes (MQ+
CAPÍTULO 9. MUESTRA NORMALIZADA DE MADRID. 61

MQo M Par L EA PD Adj a Ma H Art Cg Id COP S S- S %- Ad (Ad) An Cl Xy CP).


Representan el 22 %. Algunas, como CP, tienen muy poca representación.

Ahora bien, entre la muestra de Madrid con Índices Positivos (N=255) que presenta 91
variables (de las 110 analizadas) significativamente diferentes (83 %) y la muestra homologada
que presenta 24 variables (22 %), hay 61 puntos. La diferencia es notable, es estadísticamente
significativa.

Por lo tanto, los Índices Positivos han influido en el 61 % de las variables analizadas.

Pero, como es de esperar, esta afirmación necesita ser confirmada. Lamentablemente, este resultado
no puede ser contrastado con los resultados de las muestras europeas, por cuánto, con los datos
existentes no es posible efectuar la homologación. En pura lógica, cuántos más casos con Indices
Positivos tengan, tendrán más variables significativamente diferentes. La mera presencia de los
Índices Positivos, en sí misma, ya es negativa, y será tanto más, cuanto más alto sea su porcentaje.

9.5.2. Influencia de los Índices Positivos en la Variables Estructurales.


Se examina ahora la influencia de los Índices Positivos en las 66 Variables Estructurales. Se
comparan los resultados de la muestra homologada (N=155) con los resultados de la muestra con
los Índices Positivos (99). Pero, como cualquier muestra no está libre de protocolos con Índices
positivos, así lo demuestra la norteamericana que presenta un 10 % y se utiliza como norma, se
comparan también los resultados de la muestra no homologada (255) con los de la homologada
(155). Los resultados están en la Tabla 3.

Según los resultados de la Tabla 3 del Apéndice, entre la muestra homologada (155) y la
muestra con los Índices (99), hay 23 (36 %) variables significativamente diferentes. Y, entre la
muestra homologada (155) y la no homologada (255) hay 11 (17 %) variables significativamente
diferentes.

Ahora bien, entre un 36 % y un 17 % hay 19 puntos. La diferencia es significativa.

Por lo tanto, en la muestra no homologada, el 19 % de las variables significativamente diferentes


se debe a la influencia de los Índices Positivos y el 17 %, a la idiosincrasia.

Se intuye que algo similar puede suceder en cualquiera otra muestra.


Si se compara la muestra homologada de Madrid con la muestra norteamericana, los resultados
son muy similares.

Entre la muestra homologada (155) y la muestra norteamericana, hay 45 (71 %) de variables


significativamente diferentes.

Ahora bien, entre la muestra no homologada (225) y la norteamericana hay 56 (89 %) varia-
bles significativamente diferentes. Entre un 71 % y un 89 %, hay 18 puntos. La diferencia es
significativa.

Por lo tanto, la influencia de los Índices Positivos queda confirmado que está en un 18 %, en
un 19 %.

Finalmente, y como curiosidad, interesa conocer si Madrid y Barcelona son significativamente di-
ferentes. El examen de los datos de la Tabla 3 correspondientes a Madrid y a Barcelona dará la
respuesta. Entre Madrid y Barcelona, hay 23 variables significativamente diferentes, 15 (p<0.01) y
8 (p <0.05). Representan el 36 %. La idiosincrasia de Madrid y de Barcelona está representada por
el 36 %. Las dos son semejantes en el 64 % de las variables analizadas. El fiel de la balanza se inclina
hacia la semejanza. por lo tanto, la muestra de Madrid y la de Barcelona representan idiosincrasias
parecidas, por lo menos, en el 66 % de las variables analizadas.
CAPÍTULO 9. MUESTRA NORMALIZADA DE MADRID. 62

9.6. Conclusiones
Los datos encontrados hasta el momento, al ser tan extrapolados, llaman poderosamente la
atención. A la luz de los resultados encontrados, se puede formular las siguientes conclusiones:
1. La magnitud se los Índices Positivos de las muestras europeas es significativamente diferente
de la magnitud de la muestra norteamericana
2. Las muestras europeas comparadas con la muestra norteamericana, tanto en las Variables Pa-
ramétricas, no Paramétricas, como en las Estructurales analizadas, presentan organizaciones
no ajustadas de la personalidad, en más del 83 %.
3. Los Índices Positivos influyen negativamente en un 36 % en las Variables Estructurales que,
extrapoladas por exceso o por defecto, representan organizaciones no ajustadas de la perso-
nalidad.
4. Los Índices Positivos, en la muestra no homologada, originan el 19 % de las variables signifi-
cativamente diferentes.
5. La idiosincrasia en la muestra de Madrid está representada por 17 % de las variables signifi-
cativamente diferentes.
6. La muestra de Madrid y la de Barcelona representan idiosincrasias parecidas, por lo menos,
en el 66 % de las variables analizadas y son significativamente diferentes en un 34 %.

9.6.1. La cultura de EE.UU. es significativamente diferente de las cultu-


ras europeas
Es admitido por determinados Autores que ciertos estilos de conducta provienen de la cultura
representada por la Calidad Formal y las Respuestas Populares.
Silva (1990), Sendín (Cit. por Campo, 1993), Álvarez (1993), Mattlar (1993), Fúster (1997)
estiman que los datos normativos de las muestras europeas son diferentes de los datos normativos
del Sistema Comprehensivo de Exner porque representan una cultura significativamente diferente.
Fuster (1996, pág.58) lo concreta diciendo: las “variables que más pueden enraizar en una cultura
concreta” son la Calidad Formal y las Respuestas Populares.
Dicha afirmación está demostrada en los estudios de Mattlar (1993), Álvarez (1993), Silva (1990),
Mormont (Cit. por Campo, 1993), Efraín (1993), Larraz (1998), Sendín (Cit. por Larraz, 1988).
Los resultados se transcriben en la siguiente tabla.
.
En la Tabla 10 figuran las diferencias significativas de X+ % y P de EE UU, vs Madrid, Barcelona,
Portugal, Valencia, Finlandia.
Tabla 10. Diferencias significativas de X+ % y de P entre diversas muestras.
Variables E.U.vs Madrid Barcelona Valencia Portugal Finlandia
Media de P 6.89 5,21** 5.75** 5,84** 4.31** 5,40**
M de X+ % 0.79 0,56** 0.55** 0,51** 0.53** 0,63**
** p<0.01
* p<0.05..
.
El examen de los resultados de la comparación entre las dos variables de las muestras europeas
y la muestra norteamericana indican que todos los promedios son significativamente diferentes.
Por lo tanto, si estas Variables representan la cultura, las culturas europeas son significativamente
diferentes de la cultura norteamericana.
Con razón Silva (1990, pág. 40) aconseja prudencia: “Creemos que el análisis presentado, por
breve que haya sido, nos ha enseñado, netamente, que las normas establecidas por Exner y sus
colaboradores para la población de los Estado Unidos de Norteamérica, no deben ser aplicadas sin
más en nuestros países europeos”.
Fúster (1996, pág. 58) flexibiliza las normas. Dice:”Claro está que solemos permitimos algunas
licencias culturales, por ejemplo, no preocuparnos en absoluto si no aparece ninguna T en un
protocolo de un sujeto normal, ni, si el X+ % está más cerca del 60 que de 70; etc.”
CAPÍTULO 9. MUESTRA NORMALIZADA DE MADRID. 63

9.7. Apéndice
9.7.1. Estadísticos Descriptivos
9.7.1.1. Variables Paramétricas
En la Tabla se indican los Estadísticos Descriptivos de una muestra de Madrid de 255 adultos
no pacientes con Índices Positivos

Tabla 2. Estadísticos Descriptivos de Variables Paramétricas

Variables M Dt Mín Máx Md Mo Asim Curt


Edad 27,96 9,51 17 60 25 23 1,67 2,15
R 24,27 7,93 14 55 22 21 1,12 1,12
W 9,86 4,89 2 30 9 7 1,09 1,70
D 11,34 7,12 1 42 10 9 1,28 2,30
DQ+ 5,63 3,36 0 18 5 4 0,77 0,49
Dqo 16,70 7,69 2 46 15 13 1,16 1,48
FQ+ 0,36 1,11 0 12 0 0 6,11 52,32
FQo 13,19 5,00 0 33 13 12 0,68 1,25
FQu 5,62 3,89 0 20 5 5 1,13 1,54
FQ- 4,60 3,23 0 15 4 4 0,95 0,84
MQ+ 0,26 0,65 0 4 0 0 2,76 7,88
MQo 2,36 1,85 0 10 2 2 0,97 1,33
MQu 0,70 1,07 0 6 0 0 2,01 4,63
M 3,98 2,46 0 14 4 2 0,96 1,17
FM 3,41 2,40 0 11 3 2 0,97 0,62
m 1,82 1,69 0 11 1 1 1,45 3,58
FM+m 5,22 3,19 0 16 4 4 0,92 0,65
FC 1,70 1,58 0 10 1 1 1,59 4,36
CF 1,59 1,41 0 7 1 1 1,01 0,98
FC+CF+C 3,56 2,26 0 14 3 4 0,94 1,73
SPondC 3,00 2,01 0 10,5 2,5 2 0,81 0,59
SH 3,15 2,55 0 16 3 2 1,51 4,28
F 10,07 6,19 0 34 9 7 0,92 1,07
Par 7,70 3,84 0 19 7 7 0,40 0,01
Egoc 0,43 0,57 0 7 0,38 0,5 9,87 105,32
L 0,80 0,74 0 5 0,62 0,5 2,76 10,00
EA 6,99 3,38 1 19 6,5 7,5 0,77 0,77
es 8,40 4,47 0 27 8 7 1,22 2,52
PuntD -0,41 1,40 -5 5 0 0 -0,59 2,28
AdjD -0,04 1,18 -4 4 0 0 0,04 1,69
a 5,76 3,26 0 19 5 6 0,85 1,40
p 3,32 2,33 0 14 3 2 1,01 1,84
Ma 2,71 1,85 0 9 2 2 0,83 0,40
Mp 1,38 1,43 0 6 1 1 1,20 0,85
Intelect 2,46 2,56 0 15 2 0 1,48 2,68
Zf 12,99 4,95 2 30 12 12 0,55 0,23
Zd -1,34 5,31 -22 13,5 -1,25 0 -0,23 0,81
Compljs 3,59 2,64 0 16 3 1 1,07 2,04
Afr 0,50 0,18 0 1,2 0,47 0,5 0,64 1,18
P 5,21 1,85 0 10 5 4 0,17 -0,34
X+ % 0,56 0,15 0,1 0,94 0,57 0,5 0,06 0,06
X- % 0,20 0,11 0 0,55 0,19 0,1 0,60 0,63
Xu % 0,23 0,12 0 0,89 0,22 0,19 0,74 2,66
Aislam 0,18 0,14 0 0,77 0,15 0 1,29 2,19
CAPÍTULO 9. MUESTRA NORMALIZADA DE MADRID. 64

Variables M Dt Mín Máx Md Mo Asim Curt


H 3,17 2,13 0 13 3 3 1,10 1,96
(H) 1,33 1,38 0 8 1 0 1,63 4,60
Hd 1,56 1,57 0 8 1 1 1,36 1,77
(Hd) 0,43 0,82 0 5 0 0 2,38 6,43
TH 6,51 3,51 0 18 6 6 0,87 0,94
A 7,21 3,61 0 21 7 6 0,38 0,56
Art 0,89 1,10 0 6 1 0 1,51 2,56
Bt 1,49 1,49 0 6 1 0 0,93 0,07
Cg 1,60 1,66 0 8 1 0 1,26 1,43
Hh 0,74 0,98 0 5 0 0 1,50 2,62
Ls 0,86 1,08 0 5 1 0 1,56 2,55
Id 0,53 0,95 0 4 0 0 2,14 4,29
SBr6 2,77 3,41 0 35 2 0 4,10 32,22
SPond6 7,87 7,58 0 38 6 0 1,25 1,75
AG 0,57 0,99 0 6 0 0 2,19 5,79
COP 0,72 1,05 0 5 0 0 1,65 2,44
PER 0,42 0,86 0 4 0 0 2,46 6,11

9.7.1.2. Variables no Paramétricas


En la Tabla se indican los Estadísticos Descriptivos de una muestra de Madrid de 255 adultos
no pacientes con Índices Positivos

Tabla 3. Estadísticos Descriptivos de Variables no Paramétricas

Variables M Dt Mín Máx Md Mo Asim Curt


Dd 3,20 2,79 0 14 2 2 1,17 1,42
S 3,13 2,18 0 11 3 3 1,01 1,42
DQ/ 0,60 1,18 0 7 0 0 2,86 9,23
DQv 1,23 1,78 0 10 0,5 0 1,87 3,64
FQSin 0,27 0,70 0 4 0 0 3,20 11,33
MQ- 0,61 0,94 0 4 0 0 1,67 2,48
MQSin 0,02 0,20 0 3 0 0 13,87 200,96
S- 1,02 1,23 0 6 1 0 1,41 1,84
C 0,39 0,75 0 4 0 0 2,17 4,78
Cn 0,02 0,18 0 2 0 0 11,02 120,47
C’ 1,48 1,49 0 8 1 1 1,35 2,18
T 0,37 0,79 0 5 0 0 2,68 8,23
V 0,49 0,81 0 5 0 0 2,03 5,32
Y 0,89 1,13 0 6 0 0 1,43 2,28
Fr 0,49 0,89 0 7 0 0 3,13 14,84
FD 1,19 1,38 0 9 1 0 2,07 6,89
C-SH 0,31 0,71 0 6 0 0 3,64 19,96
S- % 0,17 0,25 0 1 0 0 1,67 2,24
Hx 0,36 0,96 0 7 0 0 3,96 19,32
(A) 0,45 0,84 0 7 0 0 3,24 16,71
Ad 2,11 2,16 0 14 2 0 1,65 4,12
(Ad) 0,12 0,48 0 5 0 0 6,28 51,62
An 1,06 1,42 0 7 1 0 1,52 2,02
Ay 0,26 0,56 0 3 0 0 2,52 7,09
Bl 0,45 0,91 0 4 0 0 2,37 5,52
Cl 0,11 0,42 0 3 0 0 4,65 23,63
Ex 0,18 0,44 0 3 0 0 2,77 9,10
Fi 0,49 0,85 0 5 0 0 2,26 6,20
CAPÍTULO 9. MUESTRA NORMALIZADA DE MADRID. 65

Variables M Dt Mín Máx Md Mo Asim Curt


Fd 0,29 0,62 0 4 0 0 2,56 7,88
Ge 0,27 0,70 0 5 0 0 3,59 15,93
Na 0,71 1,23 0 9 0 0 2,87 11,36
Sc 0,57 0,97 0 5 0 0 2,12 4,73
Sx 0,42 0,94 0 6 0 0 3,05 10,79
Xy 0,19 0,48 0 3 0 0 2,81 8,52
DV 0,35 0,80 0 4 0 0 2,54 6,14
INC 1,04 1,34 0 7 1 0 1,48 2,28
DR 0,47 0,94 0 7 0 0 2,87 11,37
FAB 0,54 0,91 0 5 0 0 2,12 5,08
DV2 0,01 0,14 0 2 0 0 12,58 165,79
INC2 0,02 0,16 0 2 0 0 10,60 120,70
DR2 0,02 0,16 0 2 0 0 10,60 120,70
FAB2 0,06 0,56 0 8 0 0 12,58 172,63
ALOG 0,34 0,95 0 11 0 0 6,59 64,62
CONTAM 0,02 0,32 0 5 0 0 14,90 227,52
SBr6CE2 0,13 1,24 0 17 0 0 11,90 151,21
AB 0,61 1,13 0 7 0 0 2,41 6,69
CP 0,05 0,30 0 3 0 0 6,80 51,94
MOR 1,58 1,73 0 9 1 0 1,31 1,56
PSV 0,41 0,81 0 4 0 0 2,39 6,10

9.7.2. Variables Estructurales.


En la Tabla se indican las diferencias significativas entre las Variables Estructurales de la muestra
EE.UU. y las muestras europeas.

Tabla 4. Diferencias significativas entre diversas muestras.

EU vs vs vs MH vs M vs
Variables M z B z MH z MC z M B
1 SCZI=4 0 - 10 ** 0 - -
2 SCZI=5 0 - 4 ** 0 - -
3 SCZI=6 0 - 2 ** 0 - -
4 DEPI=5 3 22 ** 24 ** 0 35 ** **
5 DEPI=6 0 9 ** 8 ** 0 15 ** **
6 DEPI=7 0 4 ** 2 ** 0 6 ** **
7 CDI=4 3 8 ** 27 ** 0 22 ** ** **
8 CDI=5 0 3 ** 8 ** 0 9 ** ** **
9 S-CON 0 3 ** 15 ** 0 8 ** ** **
10 HVI 2 1 21 ** 0 3 ** **
11 OBS 2 0 ** 1 0 1
12 Intratensivo 36 30 44 ** 35 27 **
13 Rígido 10 28 ** 33 ** 33 ** 19 **
14 Ambigual 20 53 ** 42 ** 51 ** 53 *
15 Extratensivo 44 14 ** 14 ** 13 ** 17
16 Rígido 12 13 6 ** 11 19 *
17 Punt. D>0 29 15 ** 13 ** 16 ** 11
18 Punt D=0 61 50 ** 50 ** 60 44 ** *
19 Punt D<0 13 34 ** 37 ** 29 ** 42 *
20 Punt D <-1 4 18 ** 18 ** 15 ** 26 *
21 AdjD >0 29 21 * 18 ** 23 17
22 Adjd =0 65 52 ** 54 * 55 ** 48
23 AdjD<0 9 26 ** 28 ** 22 ** 33 **
CAPÍTULO 9. MUESTRA NORMALIZADA DE MADRID. 66

24 AdjD <-1 4 16 ** 10 ** 14 ** 13
25 Zd>+3 18 33 ** 19 35 ** 30 **
25 Zd<-3 5 19 ** 26 ** 17 ** 21
27 X+ %>.89 7 2 * 0 ** 2 * 3 *
28 X+ %<.70 10 81 ** 83 ** 79 ** 85
29 X+ %<.61 2 66 ** 69 ** 62 ** 64 *
30 X+ %<.50 0 39 ** 35 ** 26 ** 38 * **
31 Xu %>.20 16 56 ** 64 ** 53 ** 60 *
32 X- %>.15 3 61 ** 64 ** 60 ** 63
33 X- %>.20 1 45 ** 46 ** 41 ** 50
34 X- %>30 0 12 ** 14 ** 8 ** 18 **
35 FC>CF+C+2 31 8 ** 9 ** 11 ** 8
36 FC>CF+C+1 49 17 ** 18 ** 19 ** 29 **
37 CF+C>FC+1 4 27 ** 22 ** 25 ** 36
38 CF+C>FC+2 1 15 ** 10 ** 17 ** 21
39 L>.99 5 23 ** 43 ** 19 ** 29 **
40 Dd>3 5 38 ** 50 ** 37 ** 39 **
41 DQv+DQ/>2 29 32 32 19 ** 30 * **
42 S>2 10 57 ** 49 ** 44 ** 76 ** **
43 T=0 11 75 ** 64 ** 75 ** 75 *
44 T>1 11 8 14 7 9 *
45 3r+(2)/R>.44 16 35 ** 32 ** 28 ** 46 **
46 3r+(2)/R<.33 24 33 ** 36 ** 35 ** 28
47 Fr>0 7 33 ** 24 ** 31 ** 35 **
48 C>2 7 28 ** 24 ** 29 ** 26
49 C>1 0 8 ** 4 ** 8 ** 6
50 Afr<.40 2 27 ** 18 ** 25 ** 30
51 Afr<.50 7 52 ** 40 ** 49 ** 56
52 SH>FM+m 15 20 32 ** 26 ** 26 **
53 2AB+A+A>5 7 28 ** 18 ** 24 ** 34
54 P<4 1 17 ** 11 ** 15 ** 20
55 P>7 42 12 ** 16 ** 10 ** 13
56 COP=0 21 35 ** 62 ** 41 ** 76 ** **
57 COP>2 39 6 ** 6 ** 8 ** 3
58 AG=0 33 65 ** 54 ** 66 ** 63
59 AG>2 14 6 * 6 ** 4 * 8
60 MOR>2 3 25 ** 18 ** 22 ** 28
61 C.E.Niv2>0 3 1 45 ** 2 4 **
62 SCE>6 0 3 ** 22 ** 8 * 9 **
63 H pura<2 10 21 ** 36 ** 12 34 ** * **
64 HPura=0 1 6 ** 8 ** 2 11 **
65 p>a+1 1 7 ** 23 ** 12 ** 21 * **
66 Mp>Ma 10 18 ** 27 ** 9 22 ** *

9.7.3. Estadísticos Descriptivos


9.7.3.1. Variables Paramétricas
En la Tabla se indican los Estadísticos Descriptivos de una muestra homologada de Madrid de
155 adultos no pacientes.

Tabla 5. Estadísticos Descriptivos de Variables Paramétricas

Variables M Dt Mín Máx Md Mo Asim Curt


Edad 28,36 10,19 17 60 25 23 1,65 1,81
CAPÍTULO 9. MUESTRA NORMALIZADA DE MADRID. 67

Variables M Dt Mín Máx Md Mo Asim Curt


R 24,17 7,19 14 46 22 21 0,91 0,18
W 9,68 4,88 2 28 9 6 1,06 1,24
D 11,50 6,87 0 38 11 8 1,01 1,62
DQ+ 5,94 3,21 0 16 6 6 0,53 0,19
Dqo 16,46 7,04 4 41 15 13 1,19 1,43
FQ+ 0,28 0,78 0 5 0 0 3,69 15,44
FQo 13,62 5,13 2 33 13 15 0,75 1,33
FQu 5,35 3,51 0 20 5 6 1,42 3,44
FQ- 4,50 2,77 0 13 4 4 0,77 0,50
MQ+ 0,19 0,61 0 4 0 0 3,85 16,01
MQo 2,76 1,78 0 10 3 2 1,07 2,13
MQu 0,85 1,24 0 8 0 0 2,33 7,82
M 4,54 2,42 0 12 4 4 0,90 0,76
FM 3,65 2,60 0 13 3 2 1,06 0,92
m 1,71 1,52 0 6 1 1 0,95 0,41
FM+m 5,33 3,20 0 16 5 4 0,96 0,97
FC 1,84 1,65 0 10 2 1 1,46 4,07
CF 1,59 1,42 0 7 1 1 1,06 1,25
FC+CF+C 3,70 2,25 0 11 4 4 0,63 0,27
SPondC 3,07 2,01 0 9,5 3 2 0,72 0,26
SH 2,98 2,41 0 16 2,5 2 1,61 5,17
F 9,62 5,56 0 28 8 7 0,63 0,23
Par 8,34 3,83 0 19 8 7 0,37 0,06
Egoc 0,44 0,47 0 6 0,4 0,5 10,58 124,76
L 0,71 0,61 0 3,6 0,545 0,5 2,40 7,55
EA 7,64 3,19 1 17,5 7 6,5 0,64 0,44
es 8,35 4,32 0 27 7,5 6 1,18 2,29
PuntD -0,25 1,26 -4 5 0 0 -0,26 2,86
AdjD 0,07 1,11 -3 4 0 0 0,41 1,67
a 6,21 3,04 0 18 6 6 0,77 1,43
p 3,46 2,28 0 12 3 3 0,76 0,79
Ma 3,12 1,73 0 8 3 2 0,79 0,24
Mp 1,44 1,49 0 7 1 1 1,29 1,41
Intelect 2,33 2,60 0 15 2 0 1,78 4,13
Zf 13,07 4,63 3 27 12 12 0,52 -0,07
Zd -1,17 5,02 -13,5 11 -1 0 -0,01 0,15
Compljs 3,84 2,79 0 16 3,5 5 1,19 2,56
Afr 0,50 0,20 0 1,2 0,485 0,5 0,45 0,73
P 5,24 1,90 0 10 5 4 0,16 -0,16
X+ % 0,58 0,14 0,13 0,94 0,57 0,5 0,06 0,12
X- % 0,19 0,10 0 0,55 0,18 0,17 0,78 1,53
Xu % 0,22 0,11 0 0,56 0,22 0,26 0,35 0,26
Aislam 0,17 0,14 0 0,72 0,13 0 1,42 2,60
H 3,45 1,90 0 9 3 3 0,70 0,51
(H) 1,43 1,49 0 8 1 0 1,44 3,06
Hd 1,51 1,58 0 8 1 1 1,42 2,02
(Hd) 0,38 0,73 0 3 0 0 1,98 3,29
TH 6,74 3,30 0 18 6,5 7 0,92 1,32
A 7,33 3,67 0 21 7 6 0,39 0,69
Art 0,77 0,89 0 4 1 0 1,24 1,50
Bt 1,52 1,50 0 6 1 0 0,84 -0,23
Cg 1,81 1,64 0 7 1 1 0,91 0,20
Hh 0,84 1,03 0 5 1 0 1,40 2,35
CAPÍTULO 9. MUESTRA NORMALIZADA DE MADRID. 68

Variables M Dt Mín Máx Md Mo Asim Curt


Ls 0,83 1,05 0 5 1 0 1,82 4,05
Id 0,63 1,00 0 4 0 0 1,79 2,66
SBr6 2,99 3,70 0 35 2 1 4,66 35,85
SPond6 7,79 7,18 0 37 6 0 1,12 1,27
AG 0,56 0,97 0 5 0 0 2,06 4,60
COP 1,01 1,11 0 5 1 0 1,08 0,87
PER 0,35 0,76 0 4 0 0 2,46 6,02

9.7.3.2. Variables no Paramétricas


En la Tabla se indican los Estadísticos Descriptivos de una muestra homologada de Madrid de
155 adultos no pacientes

Tabla 6. Estadísticos Descriptivos de Variables no Paramétricas

Variables M Dt Mín Máx Md Mo Asim Curt


Dd 3,08 2,47 0 11 2 2 0,82 0,21
S 2,62 2,04 0 13 2 2 1,64 4,97
DQ/ 0,51 1,10 0 7 0 0 3,16 12,03
DQv 1,18 1,71 0 7 0,5 0 1,79 2,79
FQSin 0,28 0,73 0 4 0 0 3,11 10,43
MQ- 0,70 0,97 0 4 0 0 1,53 2,08
MQSin 0,02 0,24 0 3 0 0 12,49 156,00
S- 0,78 1,06 0 5 0 0 1,48 1,95
C 0,40 0,73 0 4 0 0 2,07 4,70
Cn 0,01 0,16 0 2 0 0 12,49 156,00
C’ 1,38 1,42 0 7 1 1 1,67 3,66
T 0,37 0,78 0 5 0 0 2,82 9,85
V 0,40 0,67 0 3 0 0 1,66 2,38
Y 0,87 1,07 0 5 0 0 1,16 1,04
Fr 0,45 0,85 0 7 0 0 3,82 23,25
FD 1,23 1,49 0 9 1 1 2,30 7,58
C-SH 0,26 0,56 0 2 0 0 2,04 3,13
S- % 0,14 0,24 0 1 0 0 2,11 4,08
Hx 0,43 1,08 0 7 0 0 3,83 17,25
(A) 0,44 0,85 0 6 0 0 3,07 13,39
Ad 2,25 2,13 0 14 2 1 1,77 5,54
(Ad) 0,06 0,29 0 2 0 0 5,01 26,46
An 0,94 1,38 0 7 0 0 1,76 2,95
Ay 0,25 0,54 0 3 0 0 2,59 8,18
Bl 0,49 0,93 0 4 0 0 2,38 5,79
Cl 0,07 0,32 0 2 0 0 4,92 24,68
Ex 0,16 0,42 0 2 0 0 2,64 6,65
Fi 0,51 0,86 0 5 0 0 2,43 7,49
Fd 0,33 0,67 0 4 0 0 2,45 7,05
Ge 0,21 0,58 0 4 0 0 3,58 15,67
Na 0,61 1,05 0 5 0 0 2,33 5,83
Sc 0,51 0,79 0 4 0 0 1,92 4,05
Sx 0,36 0,80 0 6 0 0 3,43 16,68
Xy 0,12 0,43 0 3 0 0 4,12 18,86
DV 0,36 0,83 0 4 0 0 2,58 6,39
INC 1,17 1,38 0 6 1 0 1,15 0,76
DR 0,39 0,91 0 7 0 0 3,79 19,96
FAB 0,59 0,96 0 5 0 0 2,21 5,51
CAPÍTULO 9. MUESTRA NORMALIZADA DE MADRID. 69

Variables M Dt Mín Máx Md Mo Asim Curt


DV2 0,00 0,00 0 0 0 0 0,00 0
INC2 0,01 0,08 0 1 0 0 12,49 156,00
DR2 0,01 0,16 0 2 0 0 12,49 156,00
FAB2 0,03 0,26 0 3 0 0 9,88 105,75
ALOG 0,37 1,08 0 11 0 0 6,80 61,84
CONTAM 0,03 0,40 0 5 0 0 12,49 156,00
SBr6CE2 0,08 0,74 0 9 0 0 11,54 138,38
AB 0,58 1,11 0 7 0 0 2,72 9,29
CP 0,03 0,25 0 3 0 0 11,03 127,15
MOR 1,59 1,66 0 9 1 0 1,41 2,44
PSV 0,346 0,66 0 3 0 0 2,09 4,36

9.7.4. Estadísticos Descriptivos


9.7.4.1. Variables Paramétricas
En la Tabla se indican los Estadísticos Descriptivos de una muestra de Madrid de 99 adultos no
pacientes con Índices Positivos

Tabla 7. Estadísticos Descriptivos de Variables Paramétricas

Variables M Dt Mín Máx Md Mo Asim Curt


Edad 27,16 8,39 17 55 24 24 1,66 2,51
R 24,54 8,91 14 55 23 23 1,20 1,40
W 10,20 4,87 2 30 9 9 1,10 2,43
D 11,16 7,46 1 42 9 5 1,54 3,13
DQ+ 5,43 3,74 0 18 4 3 1,04 0,77
Dqo 17,02 8,48 2 46 15 13 1,08 1,40
FQ+ 0,46 1,47 0 12 0 0 5,79 40,98
FQo 12,62 4,70 0 28 12 12 0,42 0,72
FQu 6,11 4,34 0 18 5 3 0,75 -0,01
FQ- 4,76 3,77 0 15 4 4 0,95 0,51
MQ+ 0,35 0,67 0 2 0 0 1,67 1,32
MQo 1,83 1,79 0 7 1 0 0,92 0,16
MQu 0,59 1,03 0 6 0 0 2,45 7,93
M 3,35 2,54 0 14 3 2 1,31 2,38
FM 3,23 2,24 0 10 3 2 0,85 0,45
m 1,99 1,87 0 11 2 1 1,80 5,30
FM+m 5,25 3,32 0 15 4 4 0,90 0,51
FC 1,54 1,44 0 8 1 1 1,71 4,73
CF 1,59 1,38 0 6 1 1 0,94 0,58
FC+CF+C 3,39 2,27 0 14 3 4 1,40 4,23
SPondC 2,91 2,02 0 10,5 2,5 2 0,95 1,19
SH 3,63 2,82 0 14 3 1 1,15 2,34
F 10,43 7,00 0 34 9 6 1,10 1,24
Par 6,86 3,88 0 16 7 7 0,48 -0,07
Egoc 0,42 0,69 0 7 0,33 0,29 9,06 87,15
L 0,91 0,89 0,05 5 0,65 1,1 2,67 8,49
EA 6,25 3,61 1 19 5,5 4,5 1,07 1,39
es 8,87 4,97 0 27 8 7 1,13 2,09
PuntD -0,71 1,55 -5 3 0 0 -0,70 1,27
AdjD -0,25 1,24 -4 3 0 0 -0,26 1,49
a 5,24 3,60 0 19 4 3 1,07 1,48
p 3,34 2,59 0 14 3 2 1,28 2,31
CAPÍTULO 9. MUESTRA NORMALIZADA DE MADRID. 70

Variables M Dt Mín Máx Md Mo Asim Curt


Ma 2,17 1,92 0 9 2 1 1,18 1,18
Mp 1,43 1,49 0 6 1 1 1,14 0,54
Intelect 2,85 2,59 0 10 2 0 0,91 0,15
Zf 13,05 5,50 2 30 12 12 0,53 0,27
Zd -1,50 5,80 -22 13,5 -1,5 -3 -0,40 1,16
Compljs 3,45 2,58 0 10 3 1 0,73 -0,10
Afr 0,48 0,16 0,17 1,16 0,46 0,5 1,09 2,56
P 5,21 1,79 2 9 5 5 0,13 -0,81
X+ % 0,54 0,16 0,1 0,94 0,54 0,61 0,15 0,17
X- % 0,21 0,12 0 0,5 0,21 0,1 0,37 -0,21
Xu % 0,24 0,14 0 0,89 0,23 0,25 1,04 4,24
Aislam 0,20 0,14 0 0,77 0,18 0,05 1,10 1,79
H 2,71 2,36 0 13 2 1 1,69 3,88
(H) 1,33 1,32 0 8 1 1 1,70 5,62
Hd 1,59 1,54 0 7 1 1 1,29 1,64
(Hd) 0,55 0,98 0 5 0 0 2,28 5,56
TH 6,28 3,80 0 17 6 6 0,85 0,52
A 7,10 3,54 0 18 7 6 0,47 0,60
Art 1,08 1,35 0 6 1 0 1,31 1,34
Bt 1,41 1,46 0 6 1 0 1,10 0,76
Cg 1,35 1,70 0 8 1 0 1,79 3,54
Hh 0,61 0,85 0 4 0 0 1,46 2,02
Ls 0,93 1,10 0 4 1 0 1,18 0,75
Id 0,36 0,81 0 4 0 0 3,13 11,08
SBr6 2,60 2,93 0 12 2 0 1,28 1,22
SPond6 8,63 8,70 0 38 6 0 1,19 1,08
AG 0,65 1,07 0 6 0 0 2,12 5,76
COP 0,34 0,80 0 4 0 0 3,24 11,81
PER 0,52 0,97 0 4 0 0 2,33 5,29

9.7.4.2. Variables no Paramétricas


En la Tabla se indican los Estadísticos Descriptivos de una muestra de Madrid de 99 adultos no
pacientes con Índices Positivos

Tabla 8. Estadísticos Descriptivos de Variables no Paramétricas

Variables M Dt Mín Máx Md Mo Asim Curt


Dd 3,30 3,21 0 14 2 0 1,33 1,61
S 3,94 2,32 0 11 4 4 0,78 0,91
DQ/ 0,69 1,27 0 6 0 0 2,64 7,42
DQv 1,19 1,86 0 10 0 0 2,10 5,19
FQSin 0,23 0,64 0 4 0 0 3,65 15,73
MQ- 0,53 0,92 0 4 0 0 1,90 3,38
MQSin 0,01 0,10 0 1 0 0 9,95 99,00
S- 1,35 1,43 0 6 1 0 1,21 1,01
C 0,37 0,75 0 3 0 0 2,37 5,44
Cn 0,02 0,20 0 2 0 0 9,95 99,00
C’ 1,78 1,75 0 8 1 0 1,07 1,03
T 0,38 0,80 0 4 0 0 2,43 5,96
V 0,61 0,96 0 5 0 0 2,00 4,90
Y 0,96 1,28 0 6 1 0 1,62 2,62
Fr 0,55 0,94 0 5 0 0 2,31 6,35
FD 1,18 1,20 0 5 1 0 1,06 0,83
CAPÍTULO 9. MUESTRA NORMALIZADA DE MADRID. 71

Variables M Dt Mín Máx Md Mo Asim Curt


C-SH 0,42 0,90 0 6 0 0 3,52 16,41
S- % 0,20 0,25 0 1 0,1 0 1,25 0,97
Hx 0,31 0,80 0 4 0 0 2,74 7,10
(A) 0,57 1,03 0 7 0 0 3,29 15,67
Ad 1,89 2,15 0 10 1 0 1,55 2,40
(Ad) 0,23 0,70 0 5 0 0 4,44 24,38
An 1,27 1,48 0 6 1 0 1,24 1,14
Ay 0,28 0,61 0 3 0 0 2,35 5,36
Bl 0,35 0,83 0 4 0 0 2,52 5,88
Cl 0,18 0,56 0 3 0 0 3,58 13,47
Ex 0,19 0,47 0 3 0 0 3,05 12,55
Fi 0,44 0,80 0 4 0 0 1,97 4,00
Fd 0,27 0,57 0 3 0 0 2,40 6,34
Ge 0,35 0,83 0 5 0 0 3,42 13,92
Na 0,86 1,44 0 9 0 0 2,98 11,79
Sc 0,69 1,17 0 5 0 0 1,95 3,40
Sx 0,48 1,10 0 5 0 0 2,69 6,94
Xy 0,27 0,51 0 2 0 0 1,71 2,14
DV 0,30 0,72 0 3 0 0 2,64 6,55
INC 0,91 1,33 0 7 0 0 1,91 4,65
DR 0,56 0,95 0 4 0 0 1,81 2,49
FAB 0,60 1,04 0 5 0 0 1,99 4,08
DV2 0,03 0,22 0 2 0 0 7,94 65,80
INC2 0,03 0,22 0 2 0 0 7,94 65,80
DR2 0,02 0,14 0 1 0 0 6,93 46,92
FAB2 0,10 0,81 0 8 0 0 9,53 92,97
ALOG 0,29 0,67 0 3 0 0 2,63 6,94
CONTAM 0,01 0,10 0 1 0 0 9,95 99,00
SBr6CE2 0,21 1,72 0 17 0 0 9,66 94,95
AB 0,75 1,22 0 5 0 0 1,82 2,78
CP 0,09 0,35 0 2 0 0 4,18 17,96
MOR 1,66 1,87 0 7 1 0 1,10 0,31
PSV 0,52 0,99 0 4 0 0 2,19 4,45

.
Bibliografía

[1]

Abt, L.C. y Bellak, K.L. (1967). Psicología Proyectiva. Enfoque Clínico de la Personalidad. Buenos
Aires, Paidós.
Ainsworth, M. D. (1954). Problems of Validation. En Developments in the Rorschach Technique,
Vol. I, Klopfer, B. et al. Nueva Yorak, Harcourt, Brace and World.
Alcock, T. (1965). La Prueba de Rorschach en la Práctica. Méjico Buenos Aires, Fondo de
Cultura Económica.
Álvares Villar, A. (1967). Psicodiagnóstico Clínico. Madrid, Aguilar
Álvarez, M. & Cols. (1993). Primera aproximación a un estudio normativo de la ciudad de
Barcelona y su entorno. Revista de la Sociedad Española del Rorschach y Métodos Proyectivos, 6,
6-20
Ames, B. L. y Leadned, J., Metraux, R. M Y Walker, R. N. (1972). El Rorschach Infantil.
Buenos Aires, Paidós.
Anderson y Anderson (1978). Técnicas Proyectivas del Diagnóstico Psicológico. Madrid, Rialp.
Anzieu, D. (1962). Los Métodos Proyectivos. Buenos Aires, Kapellusz.
Beck, S. y Beck, A. G., Leviit, E. E. y Molsh, H. B. (1967). Le Test de Rorschach. Paris, P.U.F.
Beizmann, C. (1968). E1 Rorschach en el Niño de 3 a 10 años. Madrid, Aguilar S.
Bell, J.E. (1971). Técnicas Proyectivas. Exploración de la Dinámica de la Personalidad. Buenos
Aires, Paidós.
Bohm, E. (1953). Manual del Psicodiagnóstico del Rorschach. Madrid, Morata.
Benjamin, J. D. y Ebaugh, F. G. (1938). The diagnostic validity of the Rorschach test. Am. J.
Psychiat., 94, 1163-1178
Bohm, E. (1977). Manual del Psicodiagnóstico del Rorschach. Madrid, Morata.
Brosin, H. W. y Fromm, E. O. (1940). Rorschach and color blindnees. Rorschach Res. Exch. 4,
39-70
Brussel (1946). The Rorschach Method and Post-Concussion Syndrome. Psychiat. Quart, 16,
707-743
Brussel, J. A. y Hith, K. S. (1942). The Rorschach method and its uses in military psychiatry.
Psychiat. Quart, 3-29.
Campo, V. (1993). Resúmenes de datos normativos presentados en el Simposio interactivo del
Congreso de Lisboa. Revistas de la Sociedad Española del Roschach y Métodos Proyectivos, 6,
36-38.
Carp, A.L. y Shavzin, A. R. (1950).The susceptibilty to falsification of the Rorschach Psycho-
diagnostic technique. Journal of Consulting Psychology, 14, 230-233
Cohen, D. (1973). Transient stress, rater bias, and Rorschach interpretation. Journal of Clinical
Psychology, 29, 345-347.
Colligan S.C. y Exner, J.E., (1985). Responses of schizofrenics and nonpatients to a tachistos-
copic presentation of the Rorschach. Journal of Personality Assessment, 49, 126-136.
Cronbach, L. J. (1949). Statistical methods applied to Rorschach Scores. A review. Psychological
Bulletin, 46, 393-429.
Cronbach, L. J. (1956). Assessment individual differences, Ann. Rev. Psychol. 6, 21 - 25
Dana R. H. y Back, B.R. (1983). The concurrent validity of child Rorschach interpretations.
Journal of Personality Assessment. 47 (1), 3-6
Endara, J. (1976). Test de Rorchach. Quito, Universidad Central
Exner, J. (1978 l981). Sistema Comprensivo del Rorschach. Madrid, Pablo del Río.

72
BIBLIOGRAFÍA 73

Exner, J. E. (1990). Manual del Rorschach para el SC. Rorschach Workshop. Asheville North,
Carolina. (Para la edición española)Sociedad Catalana del Rorschach y Métodos Proyectivos.
Exner, J. E. (1994). El Rorschach. Un Sistema Comprehensivo. Madrid, Psimática
Exner, J. E. (1995). Manual de Codificación de Rorschach para el SC. Madrid, Ed. Psimática
Exner, J. E. & Sendín, C., (1995). Manual de Interpretación del Rorschach para el Sistema
Comprehensivo. Madrid, Psimática.
Exner, J. E. (1959). The influence of chromatic and achromatic color in the Rorschach. Journal
of Projective Techniques, 23, 418-425
Exner, J. E., Armbruster, G. L. y Mittman, B. (1978). The Rorschach response process. Journal
of Personality Assessment, 42, 27-38.
Exner, J. E. y Wylie, J.R. (1976). Alterations in frecuency of response and color articulations
as related to alterations in the coloring of specific blot areas. Estudio nº 219 (inédito) de Rorschach
Workshops.
Eysenck, H. J. (1959). The Rorschach Test. En O. K. Buros Ed. The 5th Mental Measurement
Year Book, H. Park. The Gryphon Press.
Ephaim, D. & Cols. (1993). Diferencias nacionales en la frecuencia de respuestas populares y
comunes al Rorschach. Un estudio de sujetos venezolanos. Revista de la Sociedad Española del
Rorschach y Métodos Proyectivos, 6, 28-35.
Ford, M. (1946). The application of the Rorschach test to young Children. University of Min-
nesota child Monograph, Nº 23.
Fúster, J. (1996). Las influencias culturales en el Sistema Comprehensivo del Rorschach. La
codificación de la Calidad Formal. Revista de la Sociedad Española del Rorschach y Métodos Pro-
yectivos, 9, 57-63
Fúster, J & otros (1997), Comparación de una muestra de población normal valenciana con la
muestra barcelonesa. Revista de la Sociedad Española del Rorschach y Métodos Proyectivos, 10,
58-65.
Forsberg, I. (1941). And Experimental Study of the Reability of the Rorschach Psychodiagnostic
Technique. Rorschach Res. Exch., 5, 72-84
Frank, L.K. (1939). Projective method for the study of personality. J. Psychology, U.S. A. 8,
389-413
Frost, C.F. (1948) The Relationship Between the Verbal and Galvanic Skin Responses to the
Rorschach Test for Schizophrenic and Normal Subjects. (Worcerter, Mass., Clark University). Doc-
toral Dissertation
Goodman, N. L. (1979). Examiner influence on the Rorschach: The effect of sex, sex-pairing and
warmth on the testing atmosphere. Tesis Doctoral Long Island University.
Harrower-Erickson, M, R. y Steiner, M. E. (1943) Modification of the Rorschach Method for
Use as a Group Test. Genet. Psychol. , 62, 119-133
Henry, E. M. y Rotter, J. B. (1956). Situactional Influences on Rorschach Responses. Journal
of Consulting Psychology, 20, 457- 462.
Hertz, M. R. (1933). The reliability of the Rorschach ink-blot test. J. Appl. Psychol., 18, 461-477
Hertz, M. (1941). Rorschach: Twenty years after. Rorschach Research Exchange, 5, 90-129
Hertz, M. R. y Rubenstein, B. B. (1939). A Comparison of Tree blind Rorschach Analyses. Am.
J. Orthopsychiat.9,295-314.
Hich, K. S.(1943). A Rorschach Diagnosis of Cerebral Arteriosclerosis. Psychiact. Quart. 17,
81-86.
Holzberg, J.D. (1977). Reliability re-examined. En M.A. Ricker Ovsiankina. Ed. Rorschach
Psichology, Robert E. Krieger, New York. 2ª Ed.
Holzberg, J. y Wexler, M. (1950). The predictability of schizophrenic performance on the Rors-
chach test. Journal of Consulting Psychology, 14, 395-399.
Horiuchi, H. (1961). A Study of perceptual process of Rorschach cards by tachistoscopic method
on movement and shading responses. Jourmal on ProjectiveTechniques, 25, 44-53.
Hunt, H. F. (1950). Clinical methods. Psychodiagnostics. Ann. Rev. Psychol. I, 207 -220
Hunter, M. (1939). The practical value of the Rorschach test in a psychological clinic. Amer, J.
Orthopsychiat. 9, 287-295
Hensen, A. R. (1958). Personality. Ann. Rev. Psychol., 9, 295 - 322
Kimble, G. A. (1945). Social influence on Rorschach records. J. abnorm. Soc. Psychol. 40, 89-93
BIBLIOGRAFÍA 74

Larraz, J. y Valero, A. (1988). Respuestas Populares al test de Rorschach en la población espa-


ñola. Muestra de Barcelona. Revista de la Sociedad Española del Rorschach y Métodos proyectivos,
1, 47-54.
Lelley, D. M. (1941). The stability of de Rorschach method as denostrated in electric convulsive
therapy cases. Rorschach, Res. Exch. 5, 35-43
Leura, A. V. y Exner, J. E. (1978). Structural differences in the records of adolescents as a
function of being tested by one’s own teacher. Estudi nº 265 (inédito) de Rorschach Workshops
Levine, K. M., Grassi, J.R. y Gerson, M.T. (1943). Hipnotically induced mood changes in the
verbal and graphic Rorschach: A Case Study. Rorschach, Res. Exch. 7, 130-134.
Levy, M. R. y Kahn, M. W. (1970). Interpreter Bias on the Rorschach Test as a Functiun of
Patients’ Socioeconomic Status. Journal of Projective Techniques and Personality Assessment, 34,
106-112.
Lord, E. (1973) Experimentally induced variations in Rorschach performance. Psychological
Monographs, 60, todo el nº 316.
Loosli Usteri, M. (1965). Manual Práctico del Rorschach. Madrid Méjico, Ed. Rialp S.A.
Mcarthur, CH. C. (1972). The Rorschach test. En O.K. Buros Ed. The 7th Mental Measurements
Yearbook. The Gryphon Press, New York
Mattlar, C. & Cols. (1993). Rasgos del Contenido y del Resumen Estructural Rorschach carac-
terísticos de los finlandeses: Una comparación transcultural. Revista de la Sociedad Española del
Rorschach y Métodos Proyectivos, 6, 21-27
Murray, H. (1964). Test de Apercepción Temática. Buenos Aires, De. Paidós
Kelley, D. M., Margulies, H. y Barreva, S.E. (1941) The stability of the Rorschach method as
demonstrated in electric convulsive therapy cases. Rorschach Res. Exch. 5, 35 - 43.
Kelley. L. (1942). The reliability coefficient. Psychometrika, 7, 75-83.
Kerr, M. (1936). Temperamental differences in twins. British. Journal of Psycholology, 27, 51-59
Klopfer, B. y Davidson, H. (1966). Técnica del Rorschach. Buenos Aires, Paidós.
Klopfer, B. y Kelley, D. (1972). Técnica del Psicodiagnóstico del Rorschach. Buenos Aires,
Paidós.
Krugman J. I. (1942). A clinical validation of the Rorschach with problem children. Rorschach
Res. Exch. 6, 61-70
Orange, A. (1953). Perceptual consistency as measured by the Rorschach. Journal of Projective
Techniques, 17, 224-228.
Parker, R.A. (1983). A meta-analysis of the reliability and validity of the Rorschach. Journal of
Personality Assessment, 47, 227-231
Piotrowski, Z. (1957). Perceptanalysis. Nueva York, Macmillan
Portkay, (1973). El Psicólogo Clínico y el Test de Rorschach. Buenos Aires, Eudeba S. E.
Portuondo, J. (1976). El Psicodianóstico de Rorschach en Psicología Clínica. Madrid, Biblioteca
Nueva.
Rabin, A. y Sanderson, M. H. (1947). An Experimental inquiry into some Rorschach Procedures.
J. Clin. Psychol., 3, 216-225.
Rapaport, D. (1965). Test de Diagnóstico Psicológico. Buenos Aires, Paidós.
Rausch de Traubenberg, N. (1977). La Práctica del Rorschach. Madrid, Pablo del Río.
Rey, A. (1967). Interpretation de dessins et developpement psychologique. Neu-Chatel- Paris.
Delachaux et Niestlé
Robert, P. (1967). Dictionaire de la Lange Francaise. Societé du Nouveau Litré. Le Robert.
Rorschach, H. (1961). Psicodiagnóstico. Buenos Aires, Paidós.
Rovira, F. M. (1983). El Rorschach. Nuevas Aportaciones de Exner al SC. Madrid, Siglo XX1.
Ruesch, J. y Finesinger, J. E. (1941). The relation of the Rorschash color response to the use of
color in drawings. Psychosom. Med., 3, 370-378.
Salas, J. (1944). E1 Psicodiagnóstico de Rorschach. Madrid, Ed. Morata.
Shachter, M. y Klopfer, B. (1969). Introducción al Psicodiagnóstico de Rorschach. Buenos Aires,
Paidós.
Sarbin, T, R, (1939). Rorschach Pattens under Hypnosis. Am. H. Orthopsychiat, 9, 315-319.
Seamons, D.T., Howell, R. J., Carlisle, A. I. y Roe A. V. (1981). Rorschach simulation of
Mental Illness and Normality by Psychotic and Nonpsychotic Legal Offenders. Journal of Personality
Assessment, 45 (2), 130 - 135.
BIBLIOGRAFÍA 75

Serebrinsky, B. (1948). Psicodiagnóstico de Rorschach en los Adolescentes. Buenos Aires, Paidós.


S.E.R.Y.M., (1985). Un Manuel Rorschach para el Sistema de Exner. Barcelona.
Siegel, M. G. (1948). The disgnostic and pronostic validity of the Rorschach test in a child
guidance clinic. Am. H. J. Orthopsy, 18. 119-133.
Silva, D. & Cols. (1990). Los datos normativos del Rorschach presentados por Exner son válidos
para la población europea in extenso?. Ensayo con una población portuguesa. Revista de la Sociedad
Española del Rorschach y Métodos Proyectivos, 3, 33- 40.
Stein, M. I. (1949). Personality factors involved in the temporal development of Rorschach
responses. Rorschach Research Exchange, 13, 355 - 414.
Tranque García, F. (1942). Estudio de la Personalidad por el Test Psicodianóstico del Rorschach.
Madrid, C.S.I.C
Thornton, G. R. y Guilford, J.P. (1936).The Reability and meaning of Erlebnistypus Scores in
the Rorschach Test. J. Abnorm. & Soc. Psychlogy, 31, 324-330.
Vernon, P. E. (1933). The Rorschach inkblot test.II. British Journal of Medical Psychology, 13,
179-205.
Wallen, R. (1948). The nature of color shock. J.Abn. & Soc. Psychology, 43, 346-356.
Williams, M. (1947). An experimental study of control under stress and associated Rorschach
factors. J. Consult. Psychol. 11, 21-29
Wishner, J. (1948). Rorschach intellectual indicators in neurotics. Am. J. Orthopsychiat., 18,
265-279.
Young, R. A y Higginbothan, S. A. (1942). Behabior checks on the Rorschach method. Am. J.
Orthopsychiat., 42, 87-94.
Zulliger, H. (1970). El Test Z, un Test Individual y Colectivo
.
El Seminario que proponemos tiene dos Partes.
Dura dos años
En el primer año se estudia la Naturaleza del
Test.
En la Naturaleza del Test se indican los
datos históricos. la definición la validez. la
fiabilidad. los objetivos la administración
(exigencias referidas al material. al
examinador y al sujeto) el Lenguaje
(criterios para codificar las respuestas
mediante símbolos convencionales)
En el segundo año se estudian las Estrategias
de Interpretación el significado de las
variables de cada una de las Agrupaciones. Cada
una de las Partes contiene las opmones y los
criterios expresados por connotados autores
El Seminario es teórico práctico. Se
realizan ejercicios de administración y de
codificación Se evalúa el protocolo de un
niño de un adolescente y de un adulto no
paciente.