Sunteți pe pagina 1din 3

Rese˜na: Walker, Melissa (2000 [1997]). C´omo escribir trabajos de investigaci´on. Gedisa:

Espa˜na

Mario Antonio Tapia Ram´ırez 8 de mayo de 2018

C´omo escribir trabajos de investigaci´on (Writing research papers) es una gu´ıa/manual, con ejemplos y ejercicios, para estudiantes que se inician en investigaci´on, considerando met´odicamente cada una de las partes que cons- tituyen el proceso de investigaci´on y escritura de un art´ıculo. Su punto central es mostrar y elaborar una estrategia efectiva para desarrollar un trabajo de investigaci´on, poniendo a disposici´on del lector una serie de herramientas y explicaciones para facilitar el proceso de b´usqueda, clasificaci´on y almacenaje de informaci´on hasta la producci´on de texto. La autora hace un recorrido por cinco puntos fundamentales: (1) el tema de investigaci´on, (2) la identifica- ci´on de fuentes y la b´usqueda de informaci´on, (3) el registro de informaci´on, (4) la organizaci´on de la informaci´on y (5) la redacci´on y revisi´on del texto final. Para desarrollar el primer punto la autora hace una serie de recomen- daciones para la selecci´on de un tema de investigaci´on. Las recomendacio- nes fundamentalmente son: organizar tiempos de investigaci´on (investigaci´on realizable), guiarse por los propios intereses, hacer preguntas relevantes que orienten la investigaci´on y seleccionar el tema. En el segundo punto la autora hace un desarrollo exhaustivo sobre c´omo tener acceso, seleccionar y utilizar fuentes apropiadas para una investigaci´on. La aproximaci´on fundamentalmente tiene dos criterios: colecciones de archi- vos de instituciones (bibliotecas, museos, etc´etera) y colecciones de informa- ci´on sin respaldo institucional. Para las colecciones de archivos institucionales la autora propone una serie de explicaciones sobre sistemas y protocolos de b´usqueda en el archivo de instituciones, explicando qu´e hay en el cat´alogo

1

del archivo de una biblioteca, c´omo se puede acceder a ´el, cu´ales son los protocolos de b´usqueda y los soportes en los que habitualmente se encuen- tran los sistemas de b´usqueda, etc´etera: facilitar la b´usqueda y el acceso a fuentes permite facilitar el trabajo de investigaci´on. Con ´este mismo objetivo la autora desarrolla una explicaci´on sobre los sistemas tradicionales de eti- quetaci´on de libros en el archivo de una biblioteca (como el sistema decimal de Dewey o el sistema de la biblioteca del congreso). Para abordar fuentes no respaldadas por una instituci´on la autora propone formas de abordar su car´acter relevante por una serie de preguntas que permitan identificar por qu´e la fuente es pertinente. Esto permite ampliar el espectro de fuentes y permite abordar objetos que que excedan la certificaci´on de instituciones, como p´aginas no-institucionales de internet, entrevistas informales, lugares, etc´etera. Para el tercer punto, registro de la informaci´on, la autora hace una lista de formas de almacenar informaci´on: texto escrito a mano, digitalizado, fo- tocopias, apuntes, etc´etera. Para estos explica protocolos que pueden servir para uniformar las informaciones y facilitar la construcci´on y consulta de herramientas para la investigaci´on. Para la organizaci´on del material la autora propone una estrategia que tiene por objetivo el desarrollo de una hip´otesis: el investigador ordena sus materiales sobre la base del objetivo de su investigaci´on para luego verificar sus conclusiones. Esto exige que el investigador formule el enunciado de tesis. El ordenamiento del material sobre la base de una hip´otesis hace necesario, tambi´en, hacer expl´ıcito el dise˜no de c´omo ser´a expuesta la investigaci´on y sus resultados. El dise˜no, en cuanto explicaci´on general de la investigaci´on, supone la formulaci´on de una introducci´on, que es el resultado textual de la organizaci´on del material. La redacci´on y revisi´on de texto est´a fundamentalmente divida en dos partes: una serie de sugerencias para la escritura (claridad, consecuencia, simpleza, etc´etera) y luego el proceso de revisi´on para asegurar los objetivos de las anteriores sugerencias. A esto se adicionan una serie de ejemplos, por areas´ del conocimiento, y modelos y protocolos de presentaci´on para art´ıculos. En t´erminos generales el texto deja ver una estructura en la que se desa- rrolla una secuencia de actividades que le permiten a cualquier investigador ir de inquietudes a resultados de investigaci´on. Sin embargo es intuitivo pen- sar que una investigaci´on termina con su publicaci´on y no meramente con su escritura. Nos parece que una gu´ıa tan detalla y exhaustiva sobre c´omo producir informes de investigaci´on, requiere un apartado sobre revistas y

2

sistemas de validaci´on de ´estos. Y esto nos parece de particular relevancia porque ´estas validaciones son a las que recurre un investigador para tomar

una fuente por v´alida. Por otra parte, si un trabajo de investigaci´on se produ- ce para un lector ideal (p. 211), tambi´en es necesario que se propongan ciertas cuestiones sobre c´omo evaluar el impacto de un trabajo de investigaci´on en una determinada comunidad. Las anteriores falencias estructurales, quiz´a, son s´ıntoma de la obsolescen- cia del contenido del texto, cuya edici´on es de 1997. Esto resulta relevante, primero, por el rol secundario e instrumental de internet y, segundo, por la valoraci´on y explicaci´on detallada de usos obsoletos de tecnolog´ıas. Lo pri- mero nos parece importante en dos sentidos: descuida la discusi´on epist´emica sobre la fiabilidad y administraci´on de las informaciones que circulan en inter- net (la que la autora reduce s´olo al respaldo institucional oficial y no-oficial)

y elude la discusi´on pol´ıtica sobre el acceso a la informaci´on producida por investigadores (derechos de autor, activismo acad´emico, segregaci´on del co-

nocimiento, etc´etera). Nos resulta evidente que ambas cosas son del inter´es de todo investigador por tanto afectan directamente su pr´actica. La valoraci´on

y explicaci´on de usos obsoletos de tecnolog´ıas es relevante en dos sentidos:

considera y explica en detalle tecnolog´ıas en desuso para el almacenamiento de informaci´on (el CD-ROM, por ejemplo) y hace explicaci´on detallada de protocolos de producci´on textual y almacenaje de informaci´on que han sido reemplazados por aplicaciones automatizadas o sistemas digitales. Nos pare- ce que, hoy por hoy, carece de toda relevancia (salvo arqueol´ogica) conocer las posibilidades de uso de un floppy disk o detalles sobre el protocolo de ordenamiento de una bibliograf´ıa, mientras que s´ı es muy relevante que un investigador conozca herramientas de trabajo seguro y en l´ınea con posibi- lidades de interacci´on, o administrar una base de datos bibliogr´aficos que le permita producir, de forma autom´atica y uniforme, sus referencias y biblio- graf´ıa. En t´erminos generales el texto es una gu´ıa bien organizada, aunque desac- tualizada, para conducir una investigaci´on hasta el proceso de escritura. Tam- bi´en es de considerar que, por su car´acter de manual, se detiene en explica- ciones de asuntos muy simples e intuitivos que pueden ser de utilidad para lectores sin ning´un tipo de experiencia en investigaci´on.

3