Sunteți pe pagina 1din 17

Alimentación a pecho en el recién nacido

Mario Moraes, Laura Fazio, Andrea Ghione.

Objetivos docentes. Con la lectura del presente capítulo usted podrá:

1) Conocer los beneficios de la lactancia exclusiva en los primeros 6


meses.

2) Identificar los signos de una alimentación adecuada a pecho.

3) Prevenir y tratar los problemas clínicos más frecuentes.

4) Conocer las recomendaciones y exigencias actuales del Ministerio de


salud Pública sobre alimentación del lactante.

Introducción

La lactancia materna, especialmente la lactancia materna exclusiva durante los


primeros seis meses, es la intervención más efectiva y costo-efectiva para
mejorar la salud y las tasas de supervivencia infantil. A nivel mundial menos del
40% de los niños menores de 6 meses son alimentados exclusivamente con
leche materna. Esto contribuye a la muerte prevenible de más de un millón de
niños cada año. El establecimiento de la lactancia materna depende de un
proceso de adaptación y aprendizaje entre el bebé y su madre. Las primeras
tomas al pecho son de fundamental importancia para el desarrollo posterior de
la lactancia. Al amamantar la mujer vive diferentes emociones y sensaciones
que son muy importantes a la hora de colocarlo a pecho. El trabajo de la madre
es uno de los factores determinantes de la creciente declinación de la
alimentación natural, en todas las comunidades. En el mejor de los casos, la
licencia por maternidad permite la alimentación materna por 2 meses y luego
de esto la mujer debe reintegrarse al trabajo. Los permisos para amamantar
son inoperantes porque por generosos que sean, las distancias, las dificultades
y el costo del transporte, anulan sus buenas intenciones. La estrategia más
efectiva puede ser instruir y estimular a la madre en la extracción de leche en
forma manual o mecánica, en la conservación y transporte de la misma.

Beneficios de la lactancia exclusiva


La Organización Mundial de la Salud recomienda lactancia materna exclusiva
durante los primeros 6 meses de vida y con otros alimentos hasta los
dos años. Para asegurar el éxito de esta práctica se insiste en que debe
comenzar en la primera hora de vida, debe realizarse a demanda con la
frecuencia que solicite el niño en el día y en la noche; evitar los
biberones y chupetes. Los beneficios para el niño son nutricionales
porque aporta todos los nutrientes que necesitan para un desarrollo
sano. Presenta beneficios inmunitarios porque es inocua y contiene
anticuerpos que ayudan a proteger al lactante de enfermedades
frecuentes como la diarrea y la neumonía, que son las dos causas
principales de mortalidad infantil en todo el mundo. Además de los
beneficios inmediatos para el niño, la lactancia materna contribuye a
mantener una buena salud durante toda la vida. Los adultos que de
pequeños tuvieron lactancia materna suelen tener una tensión arterial
más baja, menos colesterol y menores tasas de sobrepeso, obesidad y
diabetes de tipo 2. Las personas que tuvieron lactancia materna
obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia. La lactancia
materna también beneficia a la madre: reduce el riesgo de cáncer de
mama y ovario en fases posteriores de la vida, recupera más
rápidamente su peso anterior al embarazo y reduce las tasas de
obesidad. (1-3)

Composición de la leche materna.

La leche humana cuenta con los nutrientes necesarios para el recién nacido
durante sus primeros seis meses de vida, sin la necesidad de otros alimentos o
líquidos. Cuenta con los nutrientes, componentes inmunológicos y
antibacterianos adecuados para la especie, potenciando el crecimiento,
especialización y diferenciación celular. Su composición y aspecto varía a lo
largo del tiempo, así como el tiempo de duración de cada mamada. Se clasifica
la leche materna en varios sub.- tipos:

Pre-calostro: consiste en un exudado de plasma compuesto por células,


inmunoglobulinas, sodio, lactoferrina, seroalbúmina, cloro y en pequeña
cantidad de lactosa; el cual es producido por la glándula mamaria desde el
tercer mes de gestación.
Calostro: es la leche materna secretada en la primer semana post parto; su
color es amarillo por el contenido de betacaroteno; con un volumen de
producción de 2 a 20 ml\día los primeros 3 días. Se compone de un gran
contenido proteico, vitaminas liposolubles, sodio, alto porcentaje de
inmunoglobulinas (IgA en su mayoría) y células inmunocompetentes; con un
menor contenido de grasa, vitaminas hidrosolubles y lactosa.
Leche de transición: Desde el día 7 a 14 post parto aproximadamente. El
volumen de leche aumenta y la composición es diferente al calostro; tiene una
mayor cantidad de grasa, vitaminas hidrosolubles, lactosa y calorías. Las
mamas aumentan su tamaño, se vuelven tensas a causa de una ingurgitación
venosa y láctea.
Leche madura: Después de la segunda semana el volumen varía de 700 a 800
ml \ día. El suero lácteo contiene 60% de proteínas (cantidad más baja en
comparación a la leche de otros mamíferos) y 35-40% de caseína. La
concentración de grasa es variable aumentando su cantidad al final de cada
mamada. Los ácidos grasos dependen de la ingesta materna de pescado,
aceites y grasas. La lactosa es el carbohidrato que contiene, es mayor en
porcentaje que en la leche de vaca. La lactosa promueve el crecimiento de
lactobacilos y la absorción de calcio. Cuenta con los minerales necesarios para
el niño con excepción de la vitamina k que es importante para prevenir
enfermedades hemorrágicas por lo cual es administrada en el nacimiento al
niño.

Edad gestacional al nacimiento.

La leche de madres de pretérminos, contiene mayor cantidad de proteínas,


calcio, calorías, inmunoglobulinas y menor cantidad de lactosa. La leche
materna contiene todos los nutrientes que el niño necesita y se adapta a cada
uno de ellos en sus diferentes etapas de crecimiento.

Factores asociados con prolongación de lactancia exclusiva .

Los factores consistentemente reportados con asociación positiva con la


duración de lactancia son la intención de dar de mamar, la expectativa materna
en el embarazo, el aumento de la edad materna, el nivel de educación elevado,
no fumar o fumar poco, tener pareja y contar con contención familiar. La
experiencia previa en dar de mamar se asocia a mayor duración de lactancia
exclusiva (4-6). La paridad se reporta en forma no constante como factor
asociado al tiempo de lactancia. En un estudio en el Centro Hospitalario Pereira
Rossell sobre factores asociados a lactancia exclusiva al mes de vida se asoció
en forma positiva el haber dado de mamar más de 6 meses previamente, OR
2,91 (IC95% 1,54-5,50). El consumo de alcohol en forma ocasional se asoció a
disminución de lactancia exclusiva al mes, OR 0,55 (IC95% 0,32-0,92). El
consumo de alcohol produce disminución de la secreción de oxitocina y
aumento de la producción de prolactina. Los cambios de niveles de oxitocina
luego del consumo de alcohol producen disminución de la producción de leche
y latencia en la eyección láctea. El recién nacido succiona más ávidamente
pero consume menor cantidad de leche (120 ml versus 156 ml). Luego del
consumo de alcohol por la madre los recién nacidos consumen menor cantidad
de leche en las 4 h siguientes. (7)

Recomendaciones del Ministerio de Salud Pública.


Los beneficios de salud materno-neonatal, han dado lugar a la promoción de la
lactancia materna a nivel mundial y nacional. En 2003 la Organización Mundial
de la Salud, recomendó que de no existir alguna contradicción, los recién
nacidos deben ser alimentados exclusivamente hasta los seis meses de vida
con leche materna. Nuestro país reconoce los beneficios de la lactancia
materna, generando herramientas con el fin de preservar esta práctica. El 21
de abril del 2009 se aprueba la publicación de la Norma Nacional De Lactancia
Materna modificando en forma positiva la nutrición y salud de los niños
menores de dos años en el marco de los Derechos del Niño y el nuevo
Sistema Integrado de Salud. En dicha normas se destaca la promoción en
lactancia, educación al personal de salud y a las mujeres. Toda mujer en
conjunto con su pareja, tiene el derecho de recibir información brindada por el
personal de salud en la etapa prenatal, explicando los beneficios que otorga la
lactancia en forma exclusiva y luego de los 6 meses como alimento
complementario, con la identificación de los riegos de la implementación de
otro tipo de alimentación. Así la madre y su entorno podrán tomar una decisión
libre y responsable de cómo alimentar a su hijo. En las maternidades se deberá
cumplir las buenas prácticas de alimentación del lactante y el niño/a. (8)

Buenas prácticas de alimentación del lactante y el niño/a en


maternidades

Práctica 1: La institución cuenta con una política explícita que promociona,


protege y apoya las buenas prácticas de alimentación del lactante y del niño/a
pequeño/a y ésta es sistemáticamente puesta en conocimiento de todo el
equipo de salud y es accesible a los usuarios.

Práctica 2: El equipo de salud está capacitado para instrumentar esta política.

Práctica 3: Se promociona entre las mujeres embarazadas la suplementación


con hierro; la mejora de la alimentación; los beneficios de la lactancia materna;
la lactancia materna exclusiva y a libre demanda; las habilidades necesarias
para su práctica incluyendo la extracción manual y la conservación de la leche.

Práctica 4: La maternidad respeta la Ley 17.386 de acompañamiento del parto


y el equipo de salud ayuda a las madres a estar en contacto piel a piel con su
bebé y a iniciar la lactancia durante la primera hora siguiente al parto. Se
practica el alojamiento conjunto durante las 24 horas del día.

Práctica 5: El equipo de salud fomenta la lactancia materna a libre demanda.

Práctica 6: El equipo de salud apoya a las madres en cómo se debe dar de


mamar al niño/a y cómo mantener la lactancia, incluso si han de separarse de
sus hijos.
Práctica 7: El equipo de salud ofrece a los recién nacidos sólo leche materna
sin otro alimento o bebida a no ser que exista una razón médica justificada.

Práctica 8: El equipo de salud no fomenta el uso de mamaderas y chupetes y


orienta sobre la interferencia de los mismos en la instalación de la lactancia
materna.

Práctica 9: La maternidad respeta y el equipo de salud conoce y aplica el


Código de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna.

Práctica 10: La maternidad cuenta con un sistema de apoyo propio u orienta a


la mujer sobre dónde acudir en caso de dificultades con la lactancia luego del
alta; fomenta el control oportuno de ella y del recién nacido y los refiere al
consultorio más accesible.

Instalación de la lactancia

Cuando el feto nace necesita la contención y cuidados de la madre. Mediante


un contacto intimo del binomio madre-hijo, el recién nacido está preparado para
iniciar la lactancia. Si se coloca al niño en el abdomen materno este repta hasta
llegar al seno materno y comienza a succionar espontáneamente.
Se recomienda instalar la lactancia lo antes posible, sin importar la vía de
finalización de la gestación; ya que inmediatamente del nacimiento el bebe se
encuentra más despierto, con instinto de búsqueda y succión del pezón.
Prenderse a pecho en la primera hora de vida junto con las tomas frecuentes,
sin limitar el tiempo entre cada toma y la duración de la misma, aumenta la
producción de leche en la mama y el crecimiento adecuado del niño. Si no es
posible instalar la lactancia inmediatamente del parto, no es un impedimento
para iniciarla luego. El uso de chupete y biberón durante los primeros seis
meses de vida está significativamente asociado con la suspensión de la
lactancia y con la interrupción de su exclusividad. En Brasil un estudio con una
población de 65 936 niños menores de 1 año, los niños nacidos en Hospitales
Amigo del niño tuvieron una alimentación a pecho 13% mayor a los 2 meses,
8% a los 3 meses y 6% a los 6 meses de los que lo hicieron en otros
hospitales. En Hospiatles Amigos del Niño usaron mucho menos chupete que
se asoció significativamente con menor lactancia. (9) Howard condujo uno de
los pocos estudios ramdomizados con el objetivo de valora como el método de
alimentación (biberón o vaso) y el uso de chupete repercutía sobre el tiempo de
lactancia. Utilizar vaso no mejoró el tiempo de lactancia en la población general
pero prolongó el tiempo de lactancia en los recién nacidos que requirieron
alimentarse repetidamente o los que nacieron por cesárea con respecto a los
que se alimentaron con biberón. El uso de chupete en la primer semana de
vida se asoció negativamente con el tiempo de lactancia. (10) El efecto
negativo de la alimentación con biberón o el uso de chupete o tetina puede
deberse a una alteración en el patrón de succión cuando se está produciendo
el aprendizaje por parte del niño. (11) Pero existen estudios que no demuestran
estos efectos negativos y discuten las conclusiones de estos estudios. (12)

Dentro de las exigencias enmarcadas en las Buenas Prácticas de Alimentación


del Niño y Lactante sano para los prestadores de servicios de salud como parte
del Sistema Nacional Integrado de Salud se encuentran el derecho a estar
acompañada en el momento del parto por el esposo, familiar o persona que la
mujer designe (Ley 17.386) e instalar la lactancia en la primera hora.

Técnica de alimentación al pecho.

La adecuada técnica de amamantamiento se evalúa según signos de 1)


Postura de la madre y el bebé, 2) Como se prende el bebé al pecho materno o
succión. (13)

Signos de amamantamiento adecuado Signos de posible dificultad

Postura de la madre y el bebé

Madre relajada y cómoda Hombros tensos inclinados


hacia el bebé

Bebé en estrecho contacto con su madre Bebé lejos del cuerpo de la


madre

Cabeza y cuerpo alineados frente al pecho Cabeza y cuerpo del bebé


no alineados

Lactante

Boca bien abierta Boca poco abierta

Labio superior e inferior evertidos Labios apretados o invertidos

Mejillas llenas y redondeadas al mamar Mejillas hundidas al mamar

Más areola visible por encima del labio superior Más areola por debajo del labio
inferior

Movimientos de succión lentos profundos con pausas Movimientos de succión rápidos y


superficiales

INADECUADO ADECUADO
Posición del cuerpo de la madre y del niño.

La madre debe adoptar una posición cómoda, para alimentar al niño. Si la


posición es sentada, la espalda debe estar recta apoyada en el respaldo para
evitar molestias en la columna, sin inclinarse hacia adelante o hacia atrás; los
brazos y pies apoyados. Se puede colocar un almohadón en el regazo de la
madre para facilitar el contacto adecuado entre madre e hijo.
El bebe debe colocarse cerca del cuerpo de la madre, colocando el abdomen
de ambos en contacto, mirando hacia la madre; la cabeza del niño debe
colocarse frente a la mama de la madre reposando en el antebrazo. Se ofrece
la mama en forma de C, con el dedo pulgar por encima y los dedos índices y
mayor por debajo; no se aconseja en forma de pinza o tijera ya que la presión
ejercida por los dedos no permite la liberación de la leche, además de no
permitirle al niño tomar bien el pecho al retraer el pezón al tirar hacia atrás la
mama. No se aconseja presionar el pecho con el fin que el niño tenga espacio
para respirar ya que esto desplaza la posición del pezón y dificulta la succión;
al bebe no le falta el aire al mamar. Es fundamental en cualquier postura, la
posición adoptada por los labios y la lengua del recién nacido. En cuanto a la
correcta succión y eficaz, se observa cuando la madre no siente dolor y el niño
libera espontáneamente la mama al estar satisfecho de alimento. Algunos
bebes necesitan estímulo para iniciar la succión, como puede ser despertarlo
ya que el niño debe alimentarse entre 8 a 12 veces al día para lograr una
adecuada alimentación y producción de leche por la mama. La estimulación
pude ser auditiva al hablare, táctil al realizar contacto con su cuerpo (frotar su
espalda, masajear sus manos y pies, mojando sus mejillas con una gasa
húmeda).
Si la fuerza ejercida en la succión no permite extraer leche, provoca
disminución de peso del niño e ingurgitación mamaria en la madre. En estos
casos es necesario vaciar la mama, brindarle la leche extraída al niño luego de
ofrecerle el pecho. Puede ocurrir con problemas de pezón o lactante
hipotónico, en cualquiera de estos casos es necesario tratar el problema y
realizar seguimiento.

Tipos de posiciones adoptadas.

Existen diferentes posiciones que puede adoptar el binomio madre-hijo en la


lactancia, las cuales cumplan con las pautas para obtener una adecuada
colocación al amamantar, evitando complicaciones para la madre y recién
nacido.

Posición recostada lateral.

En esta posición la madre y el niño


se encuentran recostados en una
superficie plana como puede ser la
cama, siempre en contacto uno con
el otro. Es una posición muy
cómoda especialmente durante la
noche pues permite descansar y
además se evita la molestia de dar
el pecho sentada en la cama que
dificulta mucho una buena posición;
o levantarse de la cama cada vez
que alimenta al niño. Es muy
utilizada en mujeres que tuvieron
cesárea.
POSICION MADONNA O EN CUNA:
Es la posición adoptada por las
mujeres en Uruguay en más del
90% de los casos. El lactante se
encuentra en el regazo de su
madre, mirando hacia la misma; la
cabeza, cuello y parte anterior de la
espalda del niño se apoya en el
antebrazo materno correspondiente
a la mama que se va ofrecer. Si es
necesario con la mano opuesta la
madre sostiene la mama en forma
de C. En esta posición la madre
debe estar sentada, con la espalda
recta y miembros relajados.

Posición de futbol americano o


en agarre.

El bebe se coloca de costado o de


espalda, flexionado en el brazo y
tórax de la madre; la cual sostiene
al niño con el antebrazo y mano que
corresponde a la mama que va a
amamantar. Si es necesario
sostiene la mama en C con la mano
contraria, con el fin de brindarle
estabilidad para obtener un buen
acople con la boca del niño al
realizar los movimientos de succión.

Posición de caballito cruzado.


El niño enfrentado a su madre se
coloca de costado; la cabeza, cuello
y extremo superior de la espalda se
apoya en la palma de la mano y
antebrazo materno contrario a la
mama que se le va ofrecer al niño.
La mano contraria sostiene la mama
si es necesario, siempre en forma
de C.
Tecnica de extraccion y conservación de leche.
La extracción de leche se puede realizar de dos maneras: en forma manual y
de forma mecánica (bombas). (15)
Extracción manual.
Se requiere un lugar tranquilo, un tiempo de 15 a 20 minutos y un envase
plástico apropiado para conservar alimentos libre de bifenol A o de vidrio con
tapa plástica. No se requiere esterilidad. Realizar lavado de manos previo a la
extracción.
Primero se realiza masaje circular
de la mama, seguido de otro desde
arriba hacia la areola, estimulando
suavemente la areola y los pezones
para desencadenar el reflejo eyecto
lácteo antes de comenzar a
extraerse la leche.

Tomar el envase limpio y colocar el


pulgar por arriba y el índice por
abajo en el borde externo de la
areola, mantenerlos fijos y no
deslizarlos sobre la piel
Compresión rítmica hacia las
costillas con los dedos abiertos,
juntándolos hacia el pezón, con la
frecuencia que usaría el niño al
mamar. Al principio aparecerán
gotas y luego saldrán chorros de
leche.

Rotación de la posición de los


dedos alrededor de la areola para
vaciar todas las áreas. Alternar la
mama cuando disminuya el flujo de
leche (Aprox. 5-7 minutos después
del inicio de la salida de la leche) y
repetir el masaje y el ciclo varias
veces (cada ciclo es de una
duración levemente menor).

Extractores manuales de leche.

1. Los extractores de bocina el único beneficio probable sería su costo, por lo


demás son los que más dañan el pecho. Son difíciles de limpiar por el
componente de goma que sirve para producir presión negativa y no sirven para
guardar la leche extraída. No son recomendables.
2. Los extractores de jeringa o cilindro se componen de dos cilindros de
plástico que al moverse uno dentro del otro como un émbolo hacen vacío. La
leche se va recogiendo en un recipiente inferior plástico transparente. Son
fáciles de limpiar y a algunas madres les da buenos resultados. Su precio es
accesible.
3. Los extractores tipo pistola crean vació al apretar el gatillo. La leche cae en
un recipiente inferior que la mayoría de las veces es el recipiente de un biberón
por lo cual la leche se puede conservar allí. Son fáciles de usar y dan buenos
resultados. Su costo es intermedio a alto.
4. Los extractores mini eléctricos o a pilas con las pilas recién cargadas
pueden dar buenos resultados. Tienen un alto consumo lo cual aumenta el
costo de mantenimiento. Su receptáculo es similar a los anteriores, son fáciles
de usar y de limpiar. En general más caros que los anteriores
5. Los extractores eléctricos son eficaces para la extracción de leche, fáciles
de usar y limpiar. Algunos pueden extraer ambas mamas a la vez. Se pueden
comprar o alquilar. Son los más caros (15)

Transporte de la leche

Si la madre necesita trasladar la leche de la casa a otro lugar o al trabajo, es


recomendable que mantenga la temperatura de la leche fresca. Puede utilizar
un bolso térmico con un gel refrigerante en su interior que se puede adquirir en
comercios o supermercados que vendan artículos de camping. Si necesita
mantener la leche fresca por tiempo prolongado puede colocarla en un
refrigerador, pero los bolsos térmicos con gel refrigerante sirven por algunas
horas.

Conservación de la leche

Tanto al extraerse la leche como al tener que manipularla es fundamental el


lavado de manos. Los recipientes para extracción y conservación pueden ser
de plástico o vidrio. Deben ser bien lavados con agua y jabón. No se requiere la
esterilidad. Existen bolsas plásticas en venta para guardar la leche. Como con
todo material biológico es importante mantener la cadena de frío. Es preferible
dar al bebé leche fresca recién extraída y no la congelada siempre que sea
posible. La leche debe congelarse si no se va a utilizar en horas y guardarla en
pequeñas cantidades entre 50 y 100cc o la que el niño necesite en cada toma
que puede calcularse 30 cc por kg de peso.
Se etiqueta la leche con la fecha de la extracción para saber cuánto tiempo la
puede utilizar y descongelar siempre la leche más antigua. Al descongelarla
removerla para que se homogenice. Se puede mezclar leche recién extraída
con la congelada en el momento para completar una toma antes de dársela al
bebé. También se puede juntar de varias extracciones antes de congelarla,
respetando los tiempos de conservación para completar una medida antes de
congelarla. Una vez descongelada la leche no se debe volver a congelar.

¿Cómo se descongela y se calienta la leche?

Se recomienda descongelar la leche en forma gradual pasándola del freezer al


refrigerador el día antes del uso. Si es necesario descongelarla más rápido
utilizar agua a 40º C que puede obtenerse del calefón.

Tiempo de conservación

La leche puede mantenerse a temperatura ambiente por 3 horas, en el


refrigerador (no en la puerta, si en la parte profunda) 48 horas, en el congelador
del refrigerador por 14 días. En el freezer a -20°C por 6 meses, aunque
algunos autores extienden el plazo a 6 meses. Luego de descongelada en
forma gradual solo mantener por 24 h en la parte más profunda de la heladera.
Es importante no usar el microondas porque destruye componentes vivos de la
leche y como la temperatura es irregular, puede parecer fría, pero quemar al
niño. (15)

Problemas frecuentes durante la lactancia.

La postura correcta del binomio y un buen acople al pecho, generalmente son


la base de un amamantamiento exitoso. Dado que con frecuencia un mal
posicionamiento o a un agarre defectuoso pueden conducir a problemas en la
instauración o el mantenimiento de la lactancia conviene prestar una atención
adecuada a esto pues muchos de ellos pueden prevenirse, y otros requieren
un control más frecuente para su tratamiento y corrección.

Problemas psicosociales.

En éstos se encuentran la falta de apoyo ya sea por medio del personal de la


salud o de la familia con especial énfasis en adolescentes y mujeres sin pareja
actual o en situación de abandono. Es de vital importancia detectar en forma
precoz cualquier signo de depresión y ansiedad materna para actuar en ellos
en forma oportuna. La depresión materna es un factor que se asocia
fuertemente con el abandono de la lactancia. (9, 16)

Alteraciones del pezón.

Los pezones umbilicados o con alteración de su forma pueden conducir a


dificultad de la alimentación a pecho. Los pezones umbilicados, con
alteraciones anatómicas o variaciones en el color de la piel del pezón y la
areola se asocian a trauma del pezón, dolor y grietas.

Dolor.

El dolor es el síntoma de la mayoría de los problemas del amamantamiento. En


los primeros días de iniciada la lactancia generalmente existe un poco de dolor,
que se presenta al iniciarse la lactada y se alivia en su trascurso. Para
disminuir el dolor, antes de la toma se puede realizar masaje, tratando de
extraer un poco de leche. El masaje al calentar la zona y llenar de leche los
conductos galactóforos, evita el dolor por la succión en vacío. Debe observarse
que la técnica sea adecuada. El dolor permanente corresponde siempre a una
alteración a corregir, sea de técnica u otra causa. Los factores más asociados
al dolor son la forma en que se presenta el pecho y la fuerza de succión del
niño, pero en muchas ocasiones la corrección de la postura no es suficiente
para calmar el dolor. Otra causa es la micosis.

Grietas del pezón.

El trauma y las grietas en el pezón se reporta en una incidencia de 34% a 96%


y hasta un tercio de las mujeres que presentan estas complicaciones cambian
la forma de alimentación de sus hijos en las primeras 6 semanas de vida. (17)
En un estudio realizado en Uruguay se reportó una incidencia de 41% de
grietas en el pezón. (18) Las grietas son al inicio heridas superficiales, pueden
ser efecto del acto normal de mamar, o de una técnica defectuosa de lactancia.
A partir de finas fisuras, se desarrollan a veces grietas y surcos profundos, con
revestimiento untuoso, en algunos casos adquieren el aspecto de una vesícula
que puede ulcerarse o evolucionar hacia la curación en pocos días. Cuando
sangra, se puede cubrir de una costra y en la siguiente lactada por la succión
del niño, puede desprenderse y quedar al descubierto. Las grietas suelen
aparecer a los pocos días de iniciada la lactancia y pueden presentarse en uno
o en los dos pechos. En la mayoría de los casos, la causa subyacente es una
mala técnica de amamantamiento, que puede prevenirse o corregirse más
fácilmente si se detecta de forma precoz. El agarre defectuoso origina las
grietas al traumatizar el lactante el pezón con sus encías o al comprimirlo con
la lengua contra el paladar duro. Cabe destacar que existen predisposiciones
en mujeres rubias, en pelirrojas de piel delicada y con alteración del pigmento
en el pezón o la areola. Existen estudios científicos que demuestran que el uso
de pacificadores (chupetes) y la alimentación con biberón se asocian a grietas.
La ingurgitación mamaria se asocia a la presencia de grietas pero no está
demostrado si es causa o consecuencia de éstas. La prevención y el
tratamiento se realizan con las siguientes medidas. Al ducharse lavar el pecho
solo con agua. Es importante evitar jabones, alcohol u otros productos que
resecan la piel. No es necesario lavar los pezones antes de las tomas. En caso
de grietas no existe evidencia científica que las cremas mejoren la evolución y
son difíciles de quitar antes de dar el pecho al bebé. Lo mejor es aplicar unas
gotas de la propia leche sobre el pezón y la areola después de las tomas y
dejar que los pezones se sequen al aire. Para prevenir el dolor y trauma en el
pezón se demostró la eficacia de las compresas de agua tibia. El uso de
pezoneras de silicona no es recomendable, pues confunden la succión del
bebé y actúan como barrera, de forma que el pecho de la madre no recibe
suficiente estímulo. Siempre hay que tener presente la posibilidad de infección.
El dolor punzante, muy intenso, que penetra hacia el interior del pecho sugiere
infección por Cándida. (19)

Congestión mamaria o ingurgitación.

Ingurgitación se define como sensación de plenitud, pesadez y dolor leve con


distención usualmente en los primeros días de iniciada la lactancia y es
causada por distención vascular cuando se produce la bajada inicial de leche.
(19) Es producida por los alvéolos lácteos distendidos por leche que produce
una compresión de los conductos que están alrededor con compresión
secundaria vascular y linfática. Algún grado de distención mamaria en el
segundo estadio de lactogénesis es considerado normal y se debe instruir a la
madre de esta situación. La ingurgitación mamaria ocurre entre el segundo y
quinto día post parto pero las dos terceras partes de las mujeres lo refieren al
quinto día o hasta el décimo día. En la mayoría de las pacientes es moderada y
se asocia a que se retarda el inicio de lactancia efectiva en las primeras 48 h.
Se consideran como factores predictores la realización de cesárea que retarda
el inicio de los síntomas uno o dos días y el antecedente de cirugía mamaria.
La ingurgitación mamaria puede asociarse a un leve ascenso de temperatura
corporal pero si la fiebre es elevada, acompañada de eritema y síntomas
sistémicos como mialgias debe considerarse el diagnóstico de mastitis. La
mastitis afecta una sola mama o un segmento mientras que la ingurgitación es
difusa, bilateral y no se asocia a eritema. La prevención de la ingurgitación
mamaria es importante. Se realiza indicando a las mujeres que deben
amamantar de una mama hasta vaciarla y alternar las mamas en cada
alimentación. El excedente lácteo debe ser extraído por ordeñe manual o
mecanico. Los masajes luego de la lactada en los primeros 4 días post parto
reduce la severidad de la ingurgitación. El tratamiento adecuado asegura una
lactancia exitosa y se basa en el ordeñe frecuente y vaciado de la mama.

Micosis.

Es la infección producida generalmente por Cándida Albicans, en la zona del


pezón y de la areola, la cual adquiere un color rosado brillante. Pude presentar
dolor intenso, prurito y sensación quemante en la zona. El tratamiento consiste
en la administración de antimicóticos locales a la madre (pezón y areola) y al
niño (boca), luego de cada mamada durante 10 días.

Mastitis.

La mastitis es una complicación frecuente reportada entre el 3% y 20%. La


mayoría se presenta en las primeras seis semanas pero puede ocurrir en
cualquier momento mientras se amamanta. Se produce tensión, calor, edema y
rubor localizado en un área asociada a temperatura mayor a 38.5 ° C y
síntomas sistémicos. La presencia de rubor, calor y edema localizado no
necesariamente se asocia a infección y se debe a bloqueo de conductos
lácteos. Puede considerarse la ingurgitación, la “mastitis no infecciosa” y la
mastitis con infección como una evolución natural y continua si no se toman
medidas. Son factores predisponentes de mastitis las grietas en especial si
existe colonización por Stafilococo Aureus. También se asocian la estasis
láctea debida a dificultades de técnica, mala succión y destete precoz, presión
intensa sobre el seno por ropa interior muy ajustada, fatiga y malnutrición
materna. El tratamiento empieza con el vaciado efectivo de la mama. Se debe
mantener la lactancia en forma más frecuente y efectiva. Como no se drena
bien la zona del absceso por obstrucción de conductos se debe realizar
masajes sobre la zona mientras se amamanta u ordeña. Antes de comenzar la
alimentación se debe aplicar calor local y masajes para facilitar la salida de la
leche. Luego de la alimentación se deben aplicar compresas frías para reducir
el edema y el dolor. El ingreso al hospital debe considerarse en casos que la
mujer se encuentre extremadamente enferma o carezca de soporte en su casa.
La internación debe ser conjunta con el bebe para mantener la lactancia. En la
mastitis es imprescindible el tratamiento farmacológico, a pesar de que muchas
mujeres que amamantan se resisten a ingerir fármacos. Se debe realizar
analgesia con un antiinflamatorio como ibuprofeno vía oral. El ibuprofeno no se
detecta en la leche con dosis diarias inferiores a 1,6 g. Si luego de 12-24 h de
tratamiento conservador o la mujer está con elementos tóxicos se debe
comenzar con antibióticos. Para comenzar el tratamiento la cefalexina es una
buena opción cada 6 horas vía oral. La presencia de absceso requiere drenaje
quirúrgico.
Bibliografía

1) Collaborative WHO. Study team on the Role of Breastfeeding on the


Prevention of Infant Mortality. Effect of breastfeeding on infant and child
mortality due to infectious diseases in less developed countries: a pooled
analysis. Lancet 2000; 355:451-5.

2) Kramer MS, Kakuma R. Optimal duration of exclusive breastfeeding.


Cochrane Database of Systematic Reviews 2002;Issue 1. Art. No.:
CD003517; DOI: 10.1002/14651858.CD003517.

3) L Smithers, E McIntyre.El impacto de la lactancia materna - la traducción


de la evidencia reciente para la práctica. Aust Fam Physician. 2010 Nov;
39 (10):757-60.

4) Berra S, Sabulsky J, Rajmil L, PassamonteR, Pronsato J, Butinof M.


Correlates of breastfeeding duration in an urban cohort from Argentina.
Acta Paediatr 2003; 92(8): 952–7.

5) Kronborg H, Vaeth M. The influence of pyschosocial factors on the


duration of breastfeeding. Scand J Public Health 2004, 32: 210-

6) Waldenström U, Aarts C. Duration of breastfeeding and breastfeeding


problems in relation to length of stay: a longitudinal cohort study of a
national Swedish sample. Acta Paediatr 2004, 93: 669-76.

7) Moraes M, Amerio P, Valiero R, Sosa C. El consumo de alcohol


disminuye el tiempo de lactancia exclusiva. Arch Pediatr Urug 2010;
81(1): 16-22

8) Castro M, Muxi C, Quian J. Norma Nacional de Lactancia Materna.


Programa Nacional de Salud de la Niñez. Ministerio de Salud Pública.
Uruguay. Montevideo. Impo.2009, pág.9-26.

9) Venancio SI, Saldiva SR, Escuder MM, Giugliani ER. The Baby-Friendly
Hospital Initiative shows positive effects on breastfeeding indicators in
Brazil. J Epidemiol Community Health.2011

10)Howard CR, Howard FM, Lanphear B, Eberly S, deBlieck EA, Oakes


D, Lawrence RA. Randomized clinical trial of pacifier use and bottle-
feeding or cupfeeding and their effect on breastfeeding. Pediatrics. 2003;
111(3):511-518.

11) Moral. Mechanics of sucking: comparison between bottle feeding and


breastfeeding. BMC Pediatrics 2010, 10:6. Disponible en
http://www.biomedcentral.com/1471-2431/10/6. Consulta 24 de
noviembre 2011.

12)O'Connor NR, Tanabe KO, Siadaty MS, Hauck FR. Pacifiers


and breastfeeding: a systematic review. Arch Pediatr Adolesc
Med. 2009;163(4):378-382.

13) IRCSS, European Comision, OMS, UNICEF. Proyecto de la UE sobre la


Promoción de la Lactancia en Europa. Protección, promoción y apoyo de
la lactancia en Europa: plan estratégico para la acción. Comisión
Europea, Dirección Pública de Salud y Control de Riesgos, Luxemburgo
[citado 29 Mar 2008]. Disponible en :
http://www.burlo.trieste.it/old_site/Burlo%20English
%20version/Activities/research_develop.htm (Consultado setiembre
2009)
14) Lactaria. Amamantar y trabajar. Soluciones prácticas para la vuelta al
trabajo. Asociación Aragonesa de Apoyo a la Lactancia Materna, 2004.
Disponible en formato PDF en www.lactaria.org
15) Page T, Lockwood C, Guest K. The management of nipple pain and/or
trauma associated with breastfeeding: a systematic review [en línea]
Best Practice 2003; 7 (3): 1-6. Obtenido de: www.joannabriggs.edu.au
[consulta: 8 de may 2009]
16) Cooke M, Sheehan A, Schmied V. A description of the relationship
between breastfeeding experiences, breastfeeding satisfaction, and
weaning in the first 3 months after birth. J Hum Lact 2003;19:145-56.
17) Santo LC, de Oliveira LD, Giugliani ER. Factors associated with low
incidence of exclusive breastfeeding for the first 6 months. Birth
2007;34:212-9.
18) Moraes M, Da Silva Docci L, Faliú B, Sosa C. Técnica de alimentación
a pecho y aparición de trauma del pezón previo al alta hospitalaria. Arch
Pediatr Urug 2011; 82(1): 11-18
19) Lawrence RA, Lawrence RM. Management of the motherinfant nursing
couple. In: Breastfeeding: A Guide for the Medical Professional, 6th ed.
Elsevier Mosby, Philadelphia, 2005: 278–281.