Sunteți pe pagina 1din 4

Corrección para altura

Esta corrección responde al hecho de que la medición no fue hecha a nivel del mar. El
modelo de la Tierra asume una gravedad teórica al nivel del mar que está basada en la

Ley de Newton

g = GM/𝑅 2 (3)

donde g es la aceleración debida a la gravedad, G es la constate gravitacional universal, M la


masa de la Tierra y R es la distancia entre el punto de observación y el centro de la Tierra. Sin
embargo, esta fórmula asume que la forma de la Tierra es una esfera y no un elipsoide, pero esto
se resuelve aplicando la derivada deg con respecto a h (Chapin,1996),

dg/dh = (2gh)/R – (3gh )/R (4)

En la práctica, esto se lleva a cabo con un término lineal,

CAL = 0.3086h [mGal] (5)

Donde h está dado en metros.

Llegados a este punto, es conveniente aclarar algunos puntos respecto a la mala


interpretación que se ha hecho de esta corrección. Por ejemplo, Udías y Mézcua (1986),
afirman que una anomalía gravimétrica se define como la diferencia entre los valores de gravedad
medidos sobre el geoide y los medidos sobre el elipsoide. Como ya hemos visto, la Fórmula
Internacional estima el cambio, de la gravedad teórica debida a un elipsoide a una latitud φ en
la superficie del mismo. La corrección por altura explica el cambio de la gravedad teórica
debido a que la estación está situada arriba o abajo del elipsoide a la altura h (figura).
Históricamente, esta corrección por altura ha sido llamada corrección de “aire libre” y se piensa
que está asociada con la elevación H, no con la altura de elipsoide h.. En geodesia, la corrección de
aire libre ha sido erróneamente interpretada como una reducción de la gravedad observada
en la superficie topográfica al geoide, lo cual ha dado surgimiento a una confusión en
geofísica (Li y Götze, 2001). Hackney y Featherstone (2001), Talwani (1998), asocian esta confusión
a un fenómeno llamado el efecto indirecto, el cual surge porque el geoide y el elipsoide no
coinciden. Indican que el cálculo correcto de las anomalías requiere que tanto la corrección de
altura como la de Bouguer se realicen a la altura elipsoidal h.
En lugar de esto, si se usa una altura referenciada al geoide, entonces dichas correcciones
estarán sobre o bajo corregidas, dependiendo de la altura del mismo (1 mGal cada 5 metros,
Hackney y Featherstone, 2001). Debido a que los datos gravimétricos con que contamos son
recopilados y por tanto incluyen los errores que acabamos de remarcar, es recomendable un
estudio con las mismas características que el nuestro pero que tome como nivel de referencia el
elipsoide.
Figura Las alturas de geoide (elevación) H y de elipsoide h respecto a la superficie
topográfica (modificada de Balmino).
Figura 2.2. Las alturas de geoide (elevación) H y de elipsoide h respecto a la superficie

topográfica (modificada de Balmino).