Sunteți pe pagina 1din 3

Los mexicanos, reprobados en educación sexual

Parece exagerado, pero la falta de educación sexual puede costar la vida. El mexicano se "educa" en la calle y en
Internet, y las consecuencias de ello son evidentes.

¿Cómo hablar de sexualidad con los hijos?


Educación sexual para adultos: asignatura pendiente

En México anualmente se atienden más de 350 mil partos de adolescentes, y son madres antes de los 19 años más de
600 mil chicas; las anteriores son cifras que vierten las instituciones de salud del país, pero hay otras que no se
conocen, como el número de intentos de aborto en el mismo rango de edad y menos aún las muertes por nula o
indebida atención.

Lo anterior fue expresado por el Dr. Juan Luis Álvarez-Gayou Jurgenson, director del Instituto Mexicano de Sexología
(Imesex) A. C., quien puntualiza que la educación sexual del mexicano es escasa. "La que recibimos es informal y
nos llega por los medios (radio, televisión e impresos), la cual propicia información falsa y refuerza prejuicios y roles
estereotipados de hombres y mujeres característicos de la cultura mexicana".

El especialista añade que la contraparte es la educación formal, es decir, el proceso de enseñanza-aprendizaje con
estructuras, programas con propósitos y contenidos, en la que exista una relación didáctica docente-educando,
fundamentada en información científica, "la cual propicia el respeto a la diferencia e incluso busca desaparecer los
estereotipos de género. En realidad, esta educación sexual en México es prácticamente nula.

"La sexualidad en México es todavía tema tabú -agrega- que suscita temores y recelos, lo cual es particularmente
grave, ya que ello prevalece en la formación de quienes tienen a su cargo la preparación de las futuras generaciones,
los maestros, en cualquier nivel de educación, principales actores en la prevención de problemas de salud."

¿La escuela o la familia?

La sexualidad está presente en todos los seres humanos y se constituye por factores psicológicos, sociales y
biológicos; pero a diferencia de lo que sucede en la mayoría de las especies animales, en el humano no es un instinto,
lo que la hace racional e incluso susceptible de un proceso educativo en cuanto a su vivencia y ejercicio. De ahí se
desprende enorme diversidad de comportamientos, prácticas y valores en distintos estratos de una misma sociedad.

A decir del Dr. Álvarez-Gayou Jurgenson, "este hecho se refuerza si se considera que algunas personas, por razones
diversas, son capaces de llevar una vida casta (sin contacto sexual) sin por ello sufrir daño físico o psicológico alguno.

"Algunos grupos sociales, principalmente los conservadores, sostienen que el hogar es el único sitio en el que puede y
debe impartirse educación sexual, mientras que otros, con mayor apertura, consideran que ésta es fundamental para
diversos aspectos de la salud de los mexicanos, pues se convierte en una actitud preventiva hacia diversos
problemas de salud, que van desde enfermedades de transmisión sexual, disfunciones sexuales y problemas de
pareja, hasta violaciones, abuso a infantes y los aspectos nocivos de los estereotipos de género (machismo y mujer
sumisa), entre otros.

"La educación de la sexualidad impartida profesionalmente no interfiere con los valores familiares y,
fundamentalmente, propicia respeto, responsabilidad, amor y tolerancia."

Por otra parte, reciente estudio científico llevado a cabo por el Imesex demostró que los padres de familia se sienten
incapaces de educar sexualmente a sus hijos y prefieren dejar esa responsabilidad a los maestros de la escuela. Dicha
investigación se realizó mediante un sondeo entre más de 15 mil padres a lo largo de todo el territorio nacional, y en
ella también se hizo evidente que los encuestados mantienen muchas dudas con respecto a la preparación de los
mentores para instruir a los niños y jóvenes en cuestión de sexualidad.

"Pese a que la mayoría de los consultados se mostró a favor de que la escuela sea responsable de la educación
sexual, hubo quienes se manifestaron en contra porque están inseguros de los conocimientos de los profesores -refiere
Paulina Millán, coordinadora de investigación de la misma institución-. Actualmente, los libros de 5° y 6° grado de
primaria contienen cierta información sobre menstruación y masturbación, pero esa no es la solución al problema,
pues no se educa al respecto.

"La misma investigación mostró que los padres de niños de preescolar muestran mayor interés de que se eduque a sus
hijos que quienes los tienen en secundaria; además, los intereses de éstos últimos van más allá de lo que pueden
aprender en la escuela, ya que sus cuestionamientos se enfocan a saber qué es el sexo oral o anal, cuando sus
padres suponen que lo que quieren saber es la anatomía de sus órganos reproductivos. Los valores se aprenden en la
casa, pero la información científica en el colegio", enfatiza la sexóloga Millán.

La pornografía como escuela

Ahora bien, si no hay educación sexual en la escuela y los padres evitan el tema porque se sienten incompetentes
para impartirla, los niños y jóvenes buscan aprender por su cuenta. "Quienes tienen acceso a Internet consultan
páginas de pornografía -interviene el psiquiatra Álvarez-Gayou Jurgenson-, y quienes no cuentan con este recurso
compran revistas muy baratas que les proporcionan la información que necesitan, pues gráficamente son muy
explícitas y encuentran ahí las cosas como ellos quieren verlas".

Como se mencionó al inicio de este artículo, esta falsa información refuerza los roles estereotipados de hombres y
mujeres mexicanos, marcados por notoria desigualdad que afecta principalmente a la mujer, tanto en el seno familiar
como en la relación de pareja.

Al respecto, el director del Imesex señala que cada día aumenta el número de divorcios y separaciones, tanto por
problemas en el área sexual como por condiciones inequitativas en la pareja, las cuales contradicen la esencia de lo
que idealmente debería ser una estructura armónica y cooperativa.

Asimismo, según cifras de la Dirección General de Atención a Víctimas del Delito de la Procuraduría de Justicia del
Distrito Federal, se ha elevado el número de mujeres que sufren maltrato físico por parte de su pareja, con predominio
en el rango comprendido entre los 18 y 39 años de edad. ¿Qué papel juega aquí la educación sexual? Los
especialistas opinan que la falta de ella, o su baja calidad, reafirma los roles de género y estereotipos que acentúan el
machismo que prevalece en nuestra sociedad.

Del mismo machismo no puede desvincularse el gran número de madres solteras en la actualidad, sea porque se
embarazan y son abandonadas sin contraer matrimonio, porque aun casadas han sido abandonadas o porque son una
de las varias mujeres o familias de determinado hombre.

"Además de lo anterior -enfatiza Álvarez-Gayou Jurgenson-, la existencia de estos papeles sexuales y el consecuente
sexismo que conllevan no sólo provocan marcada desigualdad social entre mujeres y hombres desde que el niño es
educado dentro de la familia con comportamientos que favorecen estas actitudes, sino que minan la esencia personal y
la estructura familiar, sin descontar que incluso llegan a repercutir en la economía del país. Esto último se refleja en la
baja proporción de mujeres consideradas parte de la población económicamente activa, en contraste con el
elevadísimo número de mujeres que laboran para la economía familiar sin retribución o aquellas que agregan a su
empleo formal remunerado las tareas del hogar y el cuidado y educación de los hijos. Esto es consecuencia de una
educación de la sexualidad mítica, prejuiciada y sexista".

Finalmente, cabe destacar que la investigación sobre educación sexual realizada por el Imesex mostró que la mitad
de los adolescentes mexicanos no utilizan condón en su primera relación sexual, lo cual deriva en alto porcentaje
de embarazos no deseados. Al respecto, el director de la institución señala que "no podemos seguir descuidando a
nuestros niños y nuestra juventud, colocándolos por ignorancia sexual en situaciones de riesgo e, incluso, de muerte.
La acción está en manos de las madres y padres de familia, así como en las de autoridades educativas de la República
y de cada uno de los estados".

SyM
Última actualización: 04-2017