Sunteți pe pagina 1din 2

La transformación de la intimidad

“Sexualidad, amor y erotismo en las sociedades modernas”

Capítulo IV: “Amor, compromiso y el nuevo modelo de relación afectiva”

Anthony Giddens

Estudiante: Katia Barrera Bahamondes

En el capitulo Amor, compromiso y el nuevo modelo de relación afectiva de su obra “La


Transformación de la Intimidad” el autor, debate las ideas del amor romántico, las
nuevas formas de relación afectiva y como estas son percibidas por hombres y mujeres
en el seno de la sociedad moderna. Para abrir este debate Giddens utiliza estudios de
mujeres feministas realizados en los años 80.

Uno de los puntos centrales del texto de Giddens tiene que ver con un concepto llamado
romance de la búsqueda, directamente ligado a la sexualidad y al amor. Para el autor
el romance de la búsqueda es posible de apreciar en el caso de las mujeres al observar
sus relatos, los cuales tienen un componente claramente narrativo. En el caso de las
mujeres la experiencia sexual será vista como un espacio de búsqueda de algo más, de
un espacio definitivo de amor,” El sexo —por decirlo así— es un recurso chispeante,
con la relación amorosa como búsqueda del destino. La búsqueda del amor romántico
aquí, sin embargo, no significa ya un aplazamiento de la actividad sexual hasta que
llegue la deseada relación”(p.32) mientras que en el caso de los hombres dichas
experiencias sexuales, son contadas como anécdotas aisladas y no presentan una
estructura narrativa similar a las novelas como si sucede con las mujeres. De esto se
puede desprender que, en el caso de las mujeres, la experiencia sexual no está asociada
solamente al acto mismo “, sino que a una serie de etapas previas que obedecen también
a la búsqueda de un “romance” a largo plazo, en la cual la experiencia sexual es solo
una herramienta de esa búsqueda.

Por otra parte, se encuentra la idea de matrimonio versus relación y como se


desmantela la idea históricamente concebida de la necesidad/obligatoriedad de casarse.
Existen diferencias de género en esta percepción de obligatoriedad, en el caso de las
mujeres, la salida de la casa de los padres siempre estuvo ligada a la generación de
lazos, esta debía contraer matrimonio para salir del hogar paterno, la narrativa de esta
idea de autonomía estaba asociada a un discurso de “nosotros”, el caso masculino dista
mucho de esto, puesto que el hombre podía salir del hogar familiar solo, tanto a estudiar
como a trabajar o cualquier otra actividad, su narrativa estaba asociada a la idea del
“yo”. Es decir, mientras la mujer precisa necesariamente de la figura del esposo “La
paradoja es que el matrimonio es utilizado como medio de lograr una autonomía”(p.36),
el hombre adquiere su autonomía simplemente por ser hombre. Desde hace algunos
años, la noción de que el amor está amarrado al matrimonio se ha desmoronado,
tomando un rol protagónico la idea de relación, la cual no es concebida con un “para
siempre” y se entiende, en relación también a este romance de la búsqueda como una
posibilidad de vivir intimidad/sexualidad/amor por tiempos que no son precisamente
eternos.

Y finalmente, las ideas de amor romántico en contraposición a lo que el autor llamara


amor confluente, por una parte, Giddens plantea que el amor romántico ha servido a las
mujeres en la obtención de su autonomía, asegurando también que han sido ellas
mismas quienes han siempre promovido los cambios en las practicas de la intimidad. El
amor confluente se diferenciará del amor romántico, en cuanto este es planteado como
un acuerdo entre las partes que conforman dicho amor, las relaciones de amor
confluente serán, por tanto, contratos en que la práctica de la intimidad es conversada.
Este tipo de amor, en contraposición al amor romántico, abre un paragua a todo tipo de
relación, no debe ser heterosexual ni debe ser precisamente monógamo, existe amor
confluente cuando las partes piensan dicho amor.

Giddens aporta elementos interesantes al estudio de las relaciones sociales, en cuanto es


capaz de reconocer estructuras y elementos externos a la práctica del amor, además de
observar sus cambios a través del tiempo. Es un debate contingente en cuanto integra
elementos de género en su análisis del amor y las relaciones, y como las mujeres se
hacen dueñas de su autonomía y empujan los cambios.