Sunteți pe pagina 1din 5

Unidad 2, Tarea 4: Discurso.

Benjamin Figueroa. Cód. 40003A_472. Grupo 116

Tutoras: Nidia Rocío Rivera y Maria Camila Jaimes

Director del Curso: Jesús Hernando García

Junio 2018

Universidad Nacional Abierta y a Distancia

Escuela de Ciencias Sociales, Artes y Humanidades


Competencias Comunicativas

Introducción:

La propuesta del presente trabajo significa un reto para los profesionales en la Psicología, a quienes

principálmente va dirigido su contenido, aunque el tal es de interés general, basado en estadísticas

ofrecidas por reputadas instituciones.

Considero relevante la problemática de la salud mental en nuestra sociedad, al basarme en los altos

márgenes de personas afectadas por inclusive una de las psicopatologías más comunes en la

actualidad -y no alguna exótica enfermedad-, y lo alarmante es que no son usualmente tratadas,

debido a ideas preconcebidas sobre la salud mental; las cuales impiden la aceptación masiva de su

tratamiento profesional.
Tema 3, Opción elegida: El compromiso que asumiré desde mi profesión, con mi comunidad

y con toda la sociedad Colombiana.

La perspectiva adecuada de la salud mental

“Orandum est ut sit mens sana in corpore sano”.

“Se debe orar que se nos conceda una mente sana en un cuerpo sano”. (Sátira X, 356. Juvenal).

Esta expresión latina se ha interpretado contemporáneamente como una referencia a la necesidad

humana de preservar un equilibrio entre la salud física y la salud mental, dada su interdependencia:

No debe existir una mente enferma en un cuerpo sano, ni viceversa. De hecho, las enfermedades

psicosomáticas ponen al descubierto esta relación. Y es un problema de la sociedad moderna el

restarle importancia a las psicopatologías frente a las enfermedades orgánicas per se.

Tomemos un ejemplo específico: El estrés. Y concretamente, el estrés laboral. En temas de salud

ocupacional, la Organización Mundial de la Salud (OMS) define al estrés laboral como “el

resultado del desequilibrio entre las exigencias y presiones a las que se enfrenta el individuo por

un lado, y a sus conocimientos y capacidades por otro”. En línea con lo enunciado, cabe destacar

que 1 de cada 5 personas empleadas en Colombia sufre de estrés y fatiga laboral, según informes

de la Organización Internacional del Trabajo.

A partir de las estadísticas analizadas es factible concluir que la salud mental es un tema que

incumbe a la sociedad productiva industrializada, así como a los empleadores y las empresas en

general; puesto que la baja productividad y el absentismo laboral está asociado en razón

inversamente proporcional al estrés laboral experimentado. Y no solo esto; pues dicho estrés está
relacionado directamente con el aumento del riesgo de enfermedades cardiacas y la obesidad:

afectando al empleado y al empleador por igual.

Existen otros reportes asegurando que el 38% de los colombianos empleados sufre de estrés

laboral; en tanto que las cifras de la Asociación Americana de Psicología indican que un tercio de

la población estadounidense vive en estado de estrés máximo. En términos globales, la situación

de la salud mental no parece alentadora. La OMS asegura que 1 de cada 4 personas en el mundo

sufre de algún trastorno mental. Mientras que por su parte, la Asociación Mundial de la Psiquiatría

(según reportes recogidos por el Banco Mundial), ha comunicado que la mayoría de los países

latinoamericanos dedican menos del 2% del presupuesto total de salud a las enfermedades

mentales. Como resultado, existe una desigual relación entre los profesionales de la salud mental

y sus potenciales pacientes: ¡Estamos hablando de 2 psiquiatras y 3 psicólogos por cada 100.000

personas!

No obstante a todo lo anterior, el reto a asumir a la hora de ejercer la profesión de Psicólogo, es el

de concientizar a las instituciones competentes, así como a la población general sobre la

importancia de atender los trastornos mentales adecuadamente. Para conseguirlo, es preciso

terminar con un extenso pasado de prejuicios sobre las psicopatologías, por las cuales han sido

estigmatizados quienes las han padecido, al tildárseles de “posesiones demoniacas”, o en el mejor

de los casos, como una dolencia leve sin tratamiento necesario. Lobotomías, terapias de choque,

manicomios parecidos a prisiones, y prejuicios sobre la salud mental deben concluir, para así dar

paso al tratamiento intensivo de estas dolencias en un sector de la sociedad que lo requiere

prioritariamente.
Link del video sobre la Opción Tema 3: https://m.youtube.com/watch?v=Ln-utrWuvwo

Conclusión: Es un asunto de salud pública el cultivar una percepción social de los trastornos

psicopatológicos equiparable a la que ya se tiene con respecto a las enfermedades orgánicas.

Bibliografía:

https://cursopsicologiapositiva.com/estres-laboral-colombia/

https://www.rcnradio.com/salud/uno-de-cada-cinco-empleados-en-colombia-sufre-de-fatiga-

laboral

http://www.who.int/occupational_health/publications/stress/es/

https://www.elespectador.com/noticias/salud/estres-afecta-al-38-de-los-trabajadores-colombia-

articulo-373408

http://www.apa.org/centrodeapoyo/estres-problema.aspx

http://www.bancomundial.org/es/news/feature/2015/12/28/el-estres-aliado-de-la-pobreza-de-

latinoamerica