Sunteți pe pagina 1din 24

LA MUJER BELLAS ARTES?!

DESPEDIDA AL CARNAVAL DE 1900

.CIO. CAPITAL 20 Centavos INTERIOR 2o Centavos


GeíVeceíía

LA EÜTERPE digaweria Floif de O


DE

JOSÉ BOHIGAS
w
LA ESPECIAL
93 - BUEN ORDEN - 925

BOTA
Lo mejor y más CHANTILLI
Sucursal de "LA LUSITANA '

elegante que se conoce PARAEL JINETE

en toda FLECANTE de ANTONIO P. SANTOS


clase ele calzado
Donde encomiaránlos fumadores un surtido com-
pleto de cig:anoshabanos de las acreditadas mar-
Buen Orden cas: Bock— Murías— Upmann — Gran Almirante—
Caruncho— Monterrey— Partag'ás — García Alonso,
etc. Asi como también en toda clase de articulo?
de cigarrería.
180

Anteas de comer
Í'IDAN EL DELICIOSO LICOR TÓNICO, ESTO.NLACAL

P K R A
de Pllffl Hermanos y Compañía
AVENIDA DE MAYO 1061 - Buenos Aires

LA MUJGR Y DOItf QUIJOTC


Administración: MEJICO 998 — Precios de la Suscripción de ''LA MUJER"
Capital ixti{rior
Trimesire -J jC ri"inif.>^iri' $ 3.—
Semestr.
'

— Seme^irc , b.-
« o
Año
. \ ^
IL-
* Xánicro ^ >
-
0.25
Xúniero suelto » O.'-O Xúinero airn^ iJio 0.40
ENT0DALA
igCEHT. REPUBLICA
ALBUM REVISTA .LA M UJER
- »

DOX ALFREDO DEMARCHI


Dos son, que sepamos,
las únicas per-
sonalidades á quienes el aura popular
buscó en lejanas regiones para discer-
nirles el alto honor de regir los destinos
de la patria— Sarmiento y Demarchi.—
(No contundir con la firma comercial
Demarchi y Parodi.)
Sarmiento, á quien le llamaban loco
como si fuera el re}^ Wamva,. se ha-
llaba en Norte América, ajustándole las
cuentas á aquellos Yanki-
citos de mala muerte que
no en valde usaba de al-
fanje,cuando le mandaron
decir que lo habían nom-
brado Presidente.
Demarchi viajaba por
países un tanto desconoci-
dos, cuando le ca3^ó la lo-
tería;quiero decir, cuando
recibió a inesperad a cuan-
I

to sorprendente noticia de
que lo habían hecho vice-
gobernador de la provin-
cia de Buenos Aires.
Qué punto, de contacto,
qué mancomunidad de
suerte suelen tener los
grandes hombres!
Entendámonos: Sarmien-
to lo era. Demarchi ni si-
quiera es hombre grande
pues su estatura no pasa
de lo mediano.
En conmociones
las
planetarias es cuando
la astronomía descu-
bre nuevos cuerpos
celestes y del turbión
de las revoluciones
políticas, surgen los
Washingtones, los Bo-
lívares, los Rivada-
vias.
Demarchi surgió de
larevolución del Par-
que. Xo; surgió mucho
después, allá cuando el
entrevero de D. Ber-
nardo con los hombres
déla situación. Es de-
cir, fué entonces que
surgió como astro de
primera magnitud al
parecer, que antes for-
maba entre los parti-
recomen dables
Era uno de tantos ciu-
dadanos de muy loa-
bles antecedentes sociales y comerciales, Gerónimo Paturof?) en busca de accionis-
que tomaron participación en aquella pro- tas para realización de un gran negocio.
la
testa armada, de la que solo queda el re- Al principio se le creyó un pretesto y no
cuerdo. Nada más que un ciudadano ino- se crevó en ello hasta que se hizo carne, y
desto que había sabido labrarse una for- Sarmiento, digo Demarchi, recibió telegrá-
tuna á fuerza de ahorro y habilidad hones- ficamente la noticia de su nombramiento.
ta. Dividido el partido cívico y desplegado Hubo espectativa. ¿Aceptará? ¿Xo acep-
el partido radical, se indicó sii candidatura tará? Ya lo creo que aceptó y se vino más
á la vice-gobernación de la provincia de que de prisa, corriendo y aun dejando el
Buenos Aires, como pudo indicarse cual- negocio á medio hacer. La espectativa, cre-
quier otra, cuando Demarchi andaba via- ció y creció hasta que el político dió todo
jando en busca ¿de la mejor república como lo que podía dar el comer cimite honrado
-\LBUM - REVISTA «LA MUJER*

que se mete á organista. Tuvo un momen- Pero no supo y ahí lo tenemos de presi-
to lúcido, de esos que no se presentan más dente de la Legislatura como pepinillo en
que una vez, y si hubiese sabido afrontar vinagre ó como la espada de Bernardo,
la situación como corresponda, es seguro Pasará á la posteridad como su antecesor
que á esta fecha nuestro hombre se levanta. el coronel Arias Leafar.

siosa de divertirse; pero como la diver-


sión ha sido de la misma hechura de los
años anteriores, nada causaba real sorpre-
sa, nada hacia prorumpir en las entusiastas
aclamaciones de otros tiempos.
Dos hileras de carruajes— en donde las
había,--que iban y venía :, lanzándose de
ellos y recibiendo en ellos los ejilaces tem-
blorosos y efímeros de las irisadas ser
pentinas^ como dice uno de los protegidos
del País. Muchas serpentinas!... Plétora de
serpentinas, debido sin duda á que su pre-
cio ha bajado de una manera enorme, pues
lo que antes valía dos nacionales se espen-
dia por los muchachos vendedores á 20
centavos!
También se jugó con pomos; pero tími-
damente y á escondidas de los micifiis y
zapiroiies del doctor Beazley.
áin embargo, aquella especie de auto-
matismo forzado solía desaparecer ante la
presencia de alguna comparsa de élite que
marchaba hacia los regios salones de nu-
estro colega de La Prensa^ cuya ilumi-
nación del trente ha sido tan bellísima
que no ha habido ninguna otra con que
ponerla en parangón.
Marina del Plata Vinieron las noches subsiguientes
aunque la animación, la concurrencia, la
cantidad de carruajes, de mascaradas y
A LA MINUTA comparsas fué infinitivamente mayor, no
por eso cambió el aspecto general se :

Es inútil: el buen Dios no quiere que miraba aquello, como se mira algo, á que
perdamos del todo nuestras tradicionales }\a se está muy
acostumbrado.
•costumbres por ende no hay Carnaval
3^
Dicen que Carnaval ha muerto
el !

sin lluvia. Contra el capricho ó la real ga- Repetición se llama esa figura pues todos
na de las nubes, no hay edicto policial ni
ordenanza municipal que valga y mientras
los inicifús y sapirones de la casa del poco
trigo, como le llamaban no recuerdo por
•qué ála del gallo policial, que esto si lo
recuerdo, —
vigilaban con ojos de Argos
que nadie violara las disposiciones del doc-
tor Beazley prohibiendo terminantemente
que se jugara con agua aunque fuera en lo
que cabe en un dedal, las señoras nubes,
— habian de ser del género femenino —
¡ !

abriendo cien bocas impulsadas por las


burla dijeron desde sus alturas:
—Agua va!
Y se manifestaron en una lluvia torren-
cial en los pueblos vecinos y un poco en la
capital haciéndose esta reflección sensata:
—Bueno es que á esas pobres geates se
les limpie siquiera las calles por donde
van á atravesar sus corsos.
_
Y fecho se alejaron á otras regiones sa-
tisfechas sin duda, por haber cumplido su
doble misión.
Eso aconteció el domingo á la tarde por
lo que se encendieron los infinitos arcos de
luz de los distintos y variados corsos, pobres
de adornos y más pobres aun de figuras
alegóricas, y empezaron á circular por las
•calles iluminadas un mundo de gente an- Marina Infantil
A LI5UM -REVISTA «LA MUJER ^

Los Farristas Sociedad Méndez Nuñez


los años se dice lo mismo y sin embargo, zarse van sacando la cadera ó cantando
todos los años el Carnaval revive. la Marianina; esos carros de repugnante
Lo que ha muerto es el espíritu de in- aspecto en fiestas de esa naturaleza; todo
ventiva pues no le falta á nuestro pueblo eso y mucho más debería desaparecer para
las ganas de divertirse. Esos mismos corsos dejar paso á algo nuevo, que esté en re-
bajo otra forma, que hiciera desaparecer lación con nuesti'a cultura tan decantada
la monotonía insoportable de su marcha que va llegando al principio de estética
pausada; esos arcos de iluminación añeja, aquel de que de lo sublime á lo ridículo
que deberían ser trocados por iluminacio- no hay más que un paso.
nes más pintorescas; esas banderolitas re- Y 3'a que no tenemos Intendente que sepa
legadas ya á los anuncios de remate; esos hacerlo^ fórmense con antelación comisio-
coches sin adornos, tirados por matalotes nes que podrían estar compuestas de los
y dirigidos por cocheros, que sin disfra- mismos presidentes de las comparsas, y
hagan algo escepcional. que elementos te-
nemos para ello. AJar.mitóx.

Jose Verdi Centro Catalán


ALBUM-REVISTA «LA MUJER»

TEATROS
su propiedad, tan lejílimos y tan sagra-
dos.
Lo que tenemos es que los que hoy se
titulan representantes de esos autores y de
esos derechos, dificulten el que se pongan
en prácíica, por los vejámenes y gabelas
que traían de imponer á las empresa.
Por de pr(;nto es indiscutible que todas
las obras estrenadas ó publicadas antes
del 1.° de Febrero, día de la publicación
del tratado, están libres del pago de dere-
chos, porque una ley no tiene jamás electo
retroactivo; y, sin embargo, hoy se pre-
tende que paguen derechos
todas las obras, aun las es-
trenadas y publicadas mu-
chos años antes del recono-
cimiento de los derechos, lo
cual es abusivo y absurdo.
Además, parece que hay
dos personas que creen
asumir la representación de
los autores españoles, que-
riendo imponerá las empre-
sas su reconocimiento como
tales, y no sabiendo estas á
quien reconocer por el me-
sias verdadero.
Como cebo que mas
el
atrae es de los derechos
el
de los autores dramáticos,
nadie se cuida de la defensa
de los autores de libros lite-
rarios y artísticos, y de los
músicos, que también entran
dentro de la convención in-
ternacional.
Todo este niaremagnum,
que ha de dar lugar, segura-
mente, á una porción de li-
tigios, exije una reglamen-
tación que regularice la ac-
ción de los autores para
hacer efectivos sus derechos,
sin que se conviertan en una
explotación inicua por los
reoresentantes é interme-
dios entre aquellos y las em-
Perdiguero en "El Ultimo Chulo" presas, editores y público
que los ha de pagar.
Muchas dificultades han surjido en los Toda ley, y, sobre todo, internacional,
teatros, desde gue, por an acto de recipro- necesita una reglamentación clara, que
cidad, se publicó en el Boletín oficial la determine los derechos y los deberes de
adhesión de España al tratado internacio- cada uno, para evitar abusos y falsas in-
nal de propiedad literaria, acordado en terpretaciones, y para que no perjudique á
Montevideo. la naciente produción nacional; y así cree-
Hace ya muchos años que esto debiera mos que lo entenderá el poder ejecutivo.
haberse verificado, si los ministros espa- De novedades teatrales poco hay que
ñoles mostraran el interés debido para la contar desde la semana pasada.
defensa y protección de los intereses que El teatro de Mayo, único que ha luchado
les están encomendados en la República valientemente contra el calor y el desbande
Argentina. de los aficionados, cuenta por llenos sus
Afortunadamente, el actual ministro, ins- entradas, sin que hayan disminuido las
tigado é inspirado por su secretario el se- simpatías que tan justamente se han ga-
ñor Dupuy de Lome, muy interesado en nado la Montilla. la Irene Alba 3^ todos
•este asunto, ha conseguido que no se im- los demás artistas que las secundan.
pongan cuarentenas fi las obras litera- Como anunciábamos en nuestra crónica
rias y artísticas, y de hoy más los autores anterior, en breve abrirá sus puertas el
españoles podrán cobrar los derechos de teatro argentino, con una compañía dra-
ALBUM REVISTA
- «LA MUJER.

mática que funcionará en él desde la pró- ledad, Cabeza de chorlito, Angel, Los guan-
xima semana, hasta que llegue la compa- tes del cochero. Dora, Clara Sol, Hotel Se-
ñía de ópera vienesa. verini. Saldo de cuentas, El mayordomo,
El señor Barón, haciendo un verdadero El primer espada, El último comunero. La
esfuerzo, dados los tiempos que corren, ha comida de las fieras, Juan José, Militares
tratado de reunir todos los mejores ele- y paisanos, El Señor Director, Las tres ja-
mentos dramáticos que existen en Buenos quecas.
Aires, para dar á conocer las mejores Se pondrán con el aparato que requieren,
obras del repertorio español, entre lasque durante las últimas semanas de la Cuares-
existen verdaderas joyas, no conocidas ó marlos dramas sacros'siguientes Los siete :

casi olvidadas por la generación actual. dolores de María Santísima, de Julián Ca-
El personal lo componen, además del vero, Jesús de Xazaret de Guimerá, pues-
señor Buron, como primer actor y direc- to en verso castellano por D. Xavier San
tor, las señoras González, Vallés, Muñóz, tero, y La Samaritana de Rostan el autoi
Cluver, Sala y Oés y los primeros actores de Cyrano de Bergerac, que ha sido tradu-
Martínez, Galé (A.), Haza, Guerrero, Cu- cido y versificado por dos aplaudidos au-
bas (don Luis), Olona. Sánchez, Muñóz y tores.
Oses. Como el objeto de la empresa es culti-
El repertorio lo constituirán las mejores var todos los géneros 3' satisfacer todos los
obras de: Duque de Rivas, Tamayo^ Mar- gustos, alternarán con estas obras los si-
tínez de la Rosa, García Gutiérrez, Zorri- guientes melodramas 3^ obras de espectá-
lla, Bretón, Hurtado, Larra, Nuñez de Ar- culos: La posada del caballo blanco. La ta-
ce, Fernandez y González, Echegaray, Gui- berna, Los cinco dedos del sargento Co-
mará, Soler, Solís. Cano, Ramos Cárrion rosk, El correo de L3^on, Los hijos de la
Blasco, Santero Zapata, Benavente y Di- costa. El hijo de la noche y La Sirena de
cenía. Paris.
Estas obras serán: Virginia, El drama Los sacrificios que imponen á la empre-
nuevo, Don Alvaro, La conjuración, El sa, por una parte la calidad 3' número de les
trovador, Venganza catalana, Simón Boca- actores contratados 3^ por otra el decora-
negra, El encapuchado, El pelo de la de- do; vestuario 3^ atresería necesarios pnra
hesa, A
Madrid me vuelvo. El toisón roto, poner las obras con propiedad 3' lujo,
La Jota aragonesa, Don Juan de Lanuza, obligarán á esta á hacer un aumento en el
Cid Rodrigo de Vivar, La jura en Santa precio habitual de sus espectáculos.
Gadea, Guzman el Bueno, Don Francisco Por nuestra parte, celebramos que se
de Quevedo, Aventuras imperiales, La loca constituya una compañía séria, que en-
de la casa. La fiera, O locura ó santidad. tienda el verdadero arte y nos dé un res-
Mar sin orillas. La muerte en los labios, piro para reposar de la eterna atmósfera
La esposa del vengador, La loca. Anima de chulos, golfos y demás gentecilla que
morta, La parentela. Los comuneros El ha invadido el género por secciones.
nudo gordiano. El pleito de Sandoval, So- HERMIT.

Espsi ando la Góndola SEVILLA. — Cigarreras peinándose


ALBUM-REVISTA «LA MUJER*

Terminaron las usuales . Las comparsas han abundado como nin-


fiestas carnavalescas y el gún año y con especialidad las de carác-
próximo domingo, si e ter nacional, descollando entre ellas: «Re-
tiempo lo permite tendrá zagos de la Pampa», «La Esquila»^ «El
lugar la adjudicación de Rodeo», «La Yerra», «Los Serranos», «Los
premios de las comparsas Cuatreros,» «El Palenque,» «Parias de la
que más se hayan distin- Pampa,» «Cruz y los suyos,» «La Rama-
guido. da,» «Los despreciados,» «La Laguna del
^ Diez y nueve han sido
"^^fiS^ Carancho.» «Los Forasteros,» y «Los Ara-
*=«^ que estas han re-
los corsos pientos,» las que usando de costumbres
corrido, si se] esceptúa el de la
\venida de Mayo que se hizo cor- T
so voluntario contra la voluntad
del señor Intendente que no quiso
hubiera corso en nuestra princi- I

pal Avenida. '

Y qué tristemente descollaba el ;

palacio municipal junto al ilumi-


nado palacio de nuestro colega
^

La Prensa.'i^
Ha habido general animación \

en todos los corsos debido ^ I

abundancia de comparsas y de ;

máscaras sueltas y á la numerosa I

concurrencia que á ellos ha asis- l


tido. Sin embargo, como era na- '

tural y de esperarse destacaron ;

unos sobre l.?.s otros. i

Como por ejemplo, el de San José ¡

de Flores por su iluminación y por


la generalidad de las personas con-
currentes á los palcos y carrua-
ges; el de Belgrano idem per
Ídem; el de la Boca del Riachuelo
por su animación que rayaba casi
en el delirio; el de la Avenida de
Santa Fé por las mismas razones
que el de Flores y algún otro co-
mo el de Artes y Buen Orden,
Defensa y Brasil, Estados Unidos,
etc., etc.
Y porqué no hemos de ser fran-
cos diciendo que los de Moreno.
Centro América y especialmente
el de la Avenida Rivadavia estu-
vieron pobrísimos de carruages,
concurrencia y mascaradas?
Y eso que á este último iban como
,
quien dice de tránsito, los carrua-
ges que marchaban á Flores.
Pues ni así mismo: basta decir
que ni un solo momento tuvo que
interrumpirse el tránsito de los ^tranvías criollas, no sólo bailaban }' cantaban El
que por allí circulan. triiaifOy El cielito, El gato, La firmeza,
ALBUM REVISTA «LA iMUJER.

El mogote, La huella, La resfalosa, Los verdad pues hemos escuchado algunas


amores, Elpericon, etc., sino que represen- que carecen hasta de sentido común.
taban escenas interesantísimas. Baste de-
cir que entre las personas que la forma-
ban se encontraban los hermanos Podestá,
artistas admirables en el género.
En máscaras
sueltas como vul-
garmente se dice,
llamaban la aten-
.«i^- -'^^^2ir\/W rA^rh
^^^^ varias gón-
»l^fe¿^^U&l¿¿iiKl>/ dolas puestas en
Después del corso los bailes.
movimiento ha-
— - '
_

bil mente por me-


Estos han sido numerosísimos como nu-
merosísimas son las sociedades de recreo
dio de que funcionaban inte-
bicicletas
que ho3^ existen en la capital de la repú-
riormente, como asimismo una locomóvil blica.^ amen de los principales teatros que
iluminada con estrellas giratorias de mul- también los han dado con mmensa concu-
.ticolores que presentaba un aspecto sor-
rrencia.
prendente. Puede formarse una idea por el número
Esto no quiere decir que dejara de ha- de los siguientes centros que en las tres
ber, otros disfraces ingeniosos y más in- noches del fenecido carnaval han bailado
geniosamente presentados; pero escapan en sus correspondientes locales ó en loca-
á nuestra memoria entre los infinitos que les alquilados exprofeso:
vimos. «Bomberos voluntarios de la Boca», »La
En cuanto á las demás comparsas que Luz del Plata», «Roma intangibile», «Ami-
recorrieron los diez y nueve corsos indi- gos Unidos», «Aurora Argentina», «Stella
cados, recordamos como las más sobresa- di Roma», «Defensores del Norte», «Lago
di Como», «Artesanos del Oeste» «Orteón
del Sud», «Centro Orfeón Asturiano», «Or-
feón del Plata», «Juventud Unida», «Orfeón
Español», «La Victoria», «Stella dltalia».
«Estrella Argentina», «Orfeón Gallego»,
«Centro Porteño». «Centro Argentino», «La
Renaissance», «Centro Cátala» y «Méndez
Nuñez», «Los Farristas», «Les Enfants de
Beranger», «Círculo Mandolinero», «Juven-
tud Alegre», «Vittore Emmanuele», «La
Banya», «Juventud Liberal», «Juventud por-
tuguesa», «Ocarinistas Italianos», «Centro
Navarro» «Submarino Peral». «Círculo de
la Amistad», «Centro 25 de Mayo», «I Tro-
lientf^s en música y canto á «Los Marinos vatori», «Centro Hispano- Argentino», «Cír-
del Plata,» «Marinos Nacionales,» «Orfeo- colo Habano» y «Club Español», cuyo baile
nes «Gallego» y «Buenos Aires,» «Marina ha sido de los más espléndidos.
Infantil,» «Artesanos del Oeste,» «Estrella
Argentina,» «Olimpo Argentino,» «Los
Farristas,» «Juventud Liberal,» «Juventud
Decíamos al principio que han termina-
do las usuales fiestas carnavalescas y nos
de Flores,» Defensores de Floresta,» «Ju-
ventud Unida,» «José Verdi,» «Defensores equivocamos pues que la adjudicación de
de Belgrano,» como comparsas de ca- premios á las comparsas en el próximo
rácter exótico:— los «Sac Mac,» «Negros
domingo servir de pretexto para conti-
i

nuarlas con nuevos corsos y nuevos bailes.


Oliveros,» «Los Astrólogos,» «Los negros
del Congo,» Los pierrots primitivos,» 5^
En otras épocas se hacía en el domin-
«Los clowns comediantes». go llamado de piñata el enticiro del car-
naval con todas las alegorías correspon-
dientes; pero de algún tiempo á esta parte
se encuentra en desuso esa costumbre
y se deja que el carnaval se entierro solo.
Kl-KI-RI-KÍ

Y vamos á abrir un paréni< sis para pe-


dir á las comparsas que cantan se sirvan
encomendar sus canciones á poetas de
BELLAS ARTES — «La Mujer»

Al \i \ T.Ai'KMA t asa Profcssionc , Cosía y Cía.

Esperando la respuesta
Alma Tadema
EGIPCIA la casa Pi'ofcssionc , Costa y Cía.

ARTE

Alma Tadema nos


ofrece con su exquisito
sentimiento por lo bello,
uno de sus mejores éx-
tasis artísticos. La me-
lancolía de una egipcia
de los tiempos Faraóni-
cos, pensandotal vez en
la suerte del aventurero
marino, que, allá en los
procelosos mares íbe-
ros navega en busca de
ofrendas para venir á
depositarlas á sus plan-
tas. ¡
Qué clasicismo !

¡
Qu é pureza de líneas !

Nadie como Alma Tade-


ma para reconstruir el
pasado de los tiempos
heróicos. Trajes, arqui-
tectura y costumbres le
son tan familiares como
si lus siglos no hubieran
pasado.
Esto junto á una ma-
ravilla en el colorido,
forman la universal fa-
ma de Alma Tadema.
E. .S.

VERANEANDO
ALBUM REVISTA LA
- < .MUJER *

Parodi de Gómez, Lola S. de Grenier, Julia


de Gómez. Teresa Soler de González, Do-
J.
lores G. de Pons Anenia C de Gómez, Ma-
nuela M. de Costa, Cesárea B. de Llamaza-
res, Celia A. de García, Dolores M. de Gimé
nez, Dolores F. de Luis. María B. de Isbert,
María B. Lafoni, Josefa A. de Olivera,
Plácida Polledo de Mieres, Encarnación R.
de Aspiazú, Zoila T de Bosch, Amalia B.
de Latorre, Monuela Costa de Prieto, Mar-
garita C. de Mary, Elvira T. 'de Letchós,
Clara L. de Mirás, Cornelia A. de Pietra-
nera, Laura Ezquerra de Pumarino^ Dolo-
res R. de Moss, Ernestina M. de Martínez,
Teresa B. de Rumbado, Valentina L. de
Huevara, Celestina G. de Moretti, Berta T.
de Newton, Fidela B. de Pérez, María A.
de Ojea. María B. de Guimaraes, Soledad
M. de Puya, Catalina L. de Lavagne,
Amalia B. de Ciulán, Felipa 11, de Gómez,
Soledad Puya de Ruiz, Antonia de Ri-
vero Cesá. ea vS. de Hueyo, Ismacla B. de
Costa, Teresa Rey de Rozas, Ramona F.
de Veiga, Sofía B. de Croft, Carolina P.
de Mainero, Zoila R. de Torres, Josefa P.
de Candías. Concepción B. de Maimó, Ma-
tilde O. de Sestelo, Petrona C. de Rodrí-
'^4
gruez, Teresa B. de Vazqu?z. Filomena F.
":':> de Salmerón, Natalia R. de Suárez, Silvia
G. de Amadeo, Rosa P. de Sensat, Pastora
G. de Crau. iVíaría J. de Vine, Vilancia R.
de Saravi, Clara G. de Gallardo, Josefina
S. de Biadü, Amalia V. d** Quian.
Señoritas: Julia, Elvira y Paquita Fonto-
va, María Atienza María Elena Ricardi, Jo-
sefa Colodrero María jMartorell, Victoria y
Celestina Alduzabal, Inés y Carlota Montes,
Emma y Sara Fonte. Juana, Josefina y Pe-
trona Gallardo, Alaría Cano, Elvira Roldán,
María y Enriqueta Ezqueara, Amélia y El-
vira Grau María Etchart, Antonia y Pilar
García Velloso, jNIaría y Teresa Tagle, De-
lía Mirás, Cora y María Murga, Carmen, Jo-
sefina y Mercedes Bladó, María, x\melta y
Luisa Arratea, América Palacio, Dolores
Rosés, Elvira y Carolina Mosquera, Beatriz
Teresa y Magdalena Weber, Celina y Josefa
Gallardo, María, Consuelo Boñigas, Elisa
Gómez Puya, Elvira Bolón, Estñer Zeba-
llos, Angela y Elisa Aleu, Cármen, Julia y
Saturnina Reyes, Paulina, Susana y Adela
Bidar, Mercedes. Angelina y Elida Aspiazú,
H|g "
líiiififerriiiMii
María Antonia Boscñ, Angela é Inés Tomar-
i

^^^^^^ si^i, María v Leonor ]\lieres, Rita Mailloli,


Lady Walsch, Mercedes é Isabel Guimaraes, Silvia y
EN EL CLUB ESPAÑOL Dolores Parodi. Angela, Josefina, Justa y Carmen Ji-
ménez, Magdalena y Beatriz Cramer, María y Jacinta
Rezzónico, Felisa Velar, Margarita Houssaye, Hermi-
Los dos bailes de máscaras que celebró nia Montaner, Lola Moss, Carmen, María Luisa y Rosa
este año el club español han superado á Lavagne, Margarita Ruiz, María, Inés, Enriqueta y
todos los anteriores, tanto por lo numeroso Elena Weiner, Elena y Amelia Serante, Lola, Rosa y
Josefa Zuluaya, Máxima de Gamuza, Leonor y Carmen
y distinguido de la concurrencia, co no por Devessa, Eloísa y Amelia Rumbrado, Aníta Puglia,
el lujo y elegancia desplegados en los dis- Antonia y Mercedes Dueñas, Sara y Aurelia Almeida,
Matilde, Elena y Julia Fraga, Mercedes y Carmen
fraces de las bellísimas señoritas que asis- Tanique, Julia y María Mercedes Susan, María, Re-
tieron. becca, Amelia Torres. Asunción y Esther Lozardi,
A las dos de lamadrugada era deslum- Catalina Rodríguez, Anita y Sofía Grenier. Teresa
Campos, Angelita Prieto, María y Enriqueta Esquerra,
brante el aspecto que presentaba el salón. María Echebarne, Flora Fernández, Leonor Gómez,
Nuestro fotógrafo sacó varias instantá- Dolores y Josefina Rodríguez Elvira y Mercedes Gó-
neas al magnesio, que nos ha sido impo- mez, Amelia Gallard, INlaría Istueta." Delia y Aida
Vales, Inés. Amalia y Mercedes Tapia, Isabel Edo,
sible reproducir en este número por falta Elena y María Luisa López, Aurora Rosas, Fermina
de tiempo, pero que publicaremos en el y Sofía' Quiroga, Elena Hoyo, Gregoria }' María Fi-
próximo. gueroa, Ursula y María L. Gaché, María Fernández.
Catalina, Sara y Rosa Taroni, Aurelia, Adela y Heda
El buffet estuvv) expléndidamente servido. Kra, Srtas. de IVlüller, Teresa y Josefa González, Car-
A continuación damos una lista de al- men y Amelia Elena, Valentina, Teresa y Antonia de
gunas de las señoras y señoritas que asis- la Torre, Clara y María Fages, María Teresa Váz-
quez, Angela y Belén García, Benita Barrenechea,
tieron: María y Carmen García, Celina Haviot. Esperanza y
Señoras: Aurora N. de Várela, Isabel M.' de Aleu, Guadalupe Ludovich, Josefa Miranda, Elisa Llamaza-
María R. de García y Velloso, Carolina J. de Bene- res, Manuela Acuña, Alejandrina Kian. Sofía y María
dit, Dolores Larrea de Martín, Teodora 1. de Walsh, Labarta, Mercedes Rivas, María y Silia Saraví, Er-
María A. G. de ReyeSj Emilia A. de Atienza, Sofía nestina y Enriqueta ]Maimó, María y Josefa Alvarez,
Alurralde de Leguizamon, Albertina de Bohigas, Do- María Masccrt, Margarita Tisier. Graciana Zolezzi,
lores M. de Arrotea, Josefa de Colodrero, Wenceslada Sara, Edelmira y Olinda Llevara, Teodora y Emilia
G. de Weber, Presentación T. de Aragón, Igriacia Salvador, Adriana, Matilde y Anita Duni. Luisa y Te-
Aguirre de Aldazabal, Concepción de Bolón, María resa Bovico, Corina é Ismaela Costa, Antonia y Emi-
Palazón de Aicardi, Dolores R. de Pereyra, Celia de lia Cañellas, Teresa Paches, Mercedes y Manuela Mo-
Claver, Emma Turner de MüUer, María' F. de Cano, ras, Teresa y 3Laría. Pomes, María Teresa Rivero.
Dolores T. de Zuluaga, Adela N. de Cramer, Elvira T. María y Felisa Pérez Rosa Mañero, Cristina Martí,
de Puente, Angela M. de Echavarría.JJosefa S. de Ro- Srtas. de Martínez, Srta. Medrazo, Carolina Moreno
dríguez, Eulalia O. de France, Matilde L. de Zeballos, Toressano, Amparo y Tula Oliveira, Srta. Ares de
Etelvina T. de García, Angela C. de Campo. Elvira Parga, Enriqueta Rivas.
. .

ALBUM-REVISTA «LA MUJER*

cedores en cien combates: Alvear, Pa-


^checo, Lavalle, Olavarría, Brandzen \'

tantos otros. .

Allá irá Guillermo Brown, que lo espera


su 25 de Mayo para surcar con mmbo
hacia la escuadra enemiga, conjuntamente
con Sarandi, Rio de la Plata. Pepa, Bel-
graiio, República Argentina, Indepen-
dencia . .

Un pueblo inmenso^ levantado el espíri-


tu por las palpitaciones del entusiasmo,
aclama á su almirante allá en la playa.
Y en el grupo de los bravos marinos
que también esperan para embarcarse
á su querido jefe, se encuentran sus
valientes mujeres, que pugnan y suplican
por acompañarlos al combate.
Los murmullos «."el entusiasmo viril cre-
cen de tal manera que yendo á poblar los
cóncavos del espacio retumban cual re-
tumba el trueno de la amenazadora tor-
menta.
Mientras tanto, ¿dónde está el almirante?-
Ha ido á despedirse de sus queridos hijos,
que aquel fuerte guerrero de indomable
espíritu no dejaba de tener corazón de
padre.
Elisa, la de los ojos celestes, la de la
palidez nítida, la dé los labios sonrosados,
la de rubios cabellos, la de esbelto talle,
la hija idolatrada del almirante Bro\vn, no
pronuncia palabras de queja, ni deja que
se nublen sus ojos, ni que su cuerpo gen-
til se doblegue ante la nueva fatal que la
separaría,— tal vez para siempre,— de los
dos seres más queridos de su corazón: —
GLORIAS ARGENTINAS su padre y su prometido esposo!
Serena estuvo á la entrevista de despe-
ELISA BROWN dida, como si la santa resignación domi-
nara su espíritu.
(histórico) — Sé, padre mío,— le dijo al almirante,—
que el honor de tu patria adoptiva requie-
Era en 1827. re que cumplas con tu deber de F,oldado;
Un poder
estraño había invadido la en- pero déiame ir con vosotros.
tonces llamada provincia cisplatina y cjue —No,— contestóla el almirante.
es hoy lo que se llama República Oriental —¿Tan débil consideras á tu hija aue ni
del Uriigua}'. aun siquiera crees pueda h^vantar su brazo
El Brasil pretendía añadir ese Oorón á para alcanzaros el cartucho cuyas entra-
la corona de su Imperio; pero treinta y ñas llevará la muerte y la derrota á nues-
tres patriotas se oponen y tras ellosiallá tros enemigos? ¿Por tan cobarde me tie-
van los heróicos varones argentinos A'en- nes que envíos momentos de descanso no
ALBUM - REX'ISTA « LA MUJER '

-Es inúiil: tu padre y lu pro-


metido esposo irán á cumplir
con 5U deber.
Tú Las fuerzas que blo-
aquí.
quean Rio
eíde la Plata deben
caer ó tu prometido esposo y
tu padre se hundirán en. el abis-
me de las olas.
-Adiós, entonces, padre mió,
—le contestó Elisa, y hacieiido
un esfuerzo suprenio, le dijo:
- ¡Adiós! — al que hubo de ser
el compañero de su existencia.
—¿Y si solo vuelve mi cadá-
ver Elisa?— le preguntó Enri-
que.
-Entonces, — exclamó la jo-
ven estremecida de dolor,— te
pido padre mió, que nuestros
dos cuerpos duerman en la mis-
ma tumba porque yo no le so-
breviviré. ¿Me
prometes.-
lo
-Sí, — contestó el almirante
ocultando el semblante para
que no viera su hija rodar las
lágrimas de sus ojos qi/e no
lloraron nn/ica.—ie lo prometo
bajo mi palabra de honor!
La flotilla Argentina se hizo
á la vela en busca de la escua-
dra enemiga que rehuye el
combate; pero Brown, secun-
dada por sus bravos marinos,
la persigue, la arroja sobre las
plavas que se atrevió _á b'o-
que'ar y la obliga á batirse en
cien encuentros.
pueda forjaros el taco que hace estallar la «Loor y gloria eterna á los valientes
pólvora que inflamará el plomo candente que tengo el honor de mandar « — escribía
que ha de abriros de par en par las puertas al Gobierno el Almirante Brown despules
de la victoria? del combate naval de los Pozos. Inm^n-

- No,— repitió el almirante;— quédate. sos fueron los festejos preparados para re-
—Masyo ambiciono compartir con mi cibir dignamenteal vencedor de Norpton.
prometido esposo y con mi padre, la suer- Y entre los
ecos alegres de la victoria
te que les depare el destino. y los Itigtibres ecos de la muerte, que —
ALBUM-REVISTA *LA MUJER»

siempre la muerte es compañera insepa- compañeros desembarcaron envueltos en


rable déla victoria, —
una voz esparcióse los vivas de un pueblo entusiasmado. Se
diciendo que el valiente ayudante del Al- dirigieron á la Sala Argentina y en medio
mirante Brown, capitán ICnrique Drumond, de la inmensa oleada que formaba aquel
había muerto defendiendo en la fiera lu- mare-magnum que los rodeaba, se abrió
cha la vida de su jefe. una calle y por ella se acercó al almirante
la señora María Sánchez de Mende-
ville, presentándole una bandera:
— * Señor,— 1e dijo al almirante,— lle-
nas de admiración por vuestra conducta
en el 11 de Junio, las damas argentinas
han bordado esta bandera v me han
elegido para que en su nombre os la
ofrezca como una sencilla espresión de
su reconocimiento.
Ellas esperan que os acompañará en
los combates que emprendáis en de-
fensa de nuestra pátria.»
—Esta bandera, — contestó el almi-

rante, no vendrá abajo ura vez enar-
bolada, sino cuando se tronche el más-
til ó se sumerja el buque que 3^0 mande.»

Y miles de voces entonaron el himno


sacrosanto de la patria.
Poco después, y á la caída de la tarde,
el almirante Browm, agobiado, más que
La escuadrilla argentina llegó al puerto por el peso de tanta gloria, por un pesar
de donde salió, mensagera de glorias y de latente, marchaba silencioso hacia su ho-
muerte. De la corbeta 25 de Mayo des- gar, precedido de cuatro marineros que
prendiéronse dos lanchas: la una empave- conducían una caja fúnebre.
sada con todos los colores del iris; la" otra Pero ¡ay! su hogar estaba para él vacío!
llevando en su popa á media asta un ga- Su hija, su idolatrada Elisa^ había desapa-
llardete negro. recido de él, dejándole el siguiente escrito:
Llegaban en la primera el almirante «Padre querido. — Enrique ha muerto y
Brown y la valiente oficialidad que sobre- no debo sobrevivirle. Su cuerpo ha de ha-
viviera "después del combate de Los Po- ber sido arrojado á las olas y voy á bus-
zos. carlo á las olas para que durmamos el sue-
Era portadora la segunda del cadáver ño eterno en el mismo lecho. Se lo prometí
del prometido esposo de Elisa. Brown, y sus y cumplo mi promesa. Perdona á tu hija
ALBUM -REVISTA «LA MUJER»

Pocos días vento de las Catalinas. Llevado por la cu-


después El riosidad asistí á ese acto acompañado de
Mensa g ey o mi amigo Cornelio Saavedra.
traía la si- Bajamos á un sótano sombrío, donde va-
guiente no- rios hombres estraían cajones carcomidos
ticia: y de ellos Iragmentos y cenizas de los que
«Antes de fueron seres humanos.
ayer se ha Llamóme la atención una caja de forma
encontrad o estraña y pregunté qué había en ella.
el cadáver Mi amigo Saavedra me presentó á un
de la des- anciano irlandés de apellido Bocones, que
ventura d a disponía de aquella caja.
joven Eli- —
—Oh, señor, me dijo el anciano^— aquí
sa Brown, se encierran los restos mortales de dos se-
del que se res que debieron unirse en vida y que se
hizo cargo unieron en la eternidad.
su desgra- Y destapando la caja, que vi se hallaba
ciado p a- dividida en dos, preparóse, con los hom--
dre.» Ires que lo acompañaban, á trasladar á
una urna de cedro las cenizas que allí ha-
bía.
—Guillermo,— murmuró el anciano hon-
Allá por damente conmovido, —
cumpliste la pala-
el año 1887 bra de honor que diste á tu desgraciada
se había dis- hija. Ahora que has muerto, tócame á mí
puesto que cumplir la que te di.
fueran ex- Y dirigiéndose á mí, añadió señalando
humados y la caja:
trasladados —Pastas cenizas, ^ eñor, simbolizan el ho--
<'i 1 o s C e- lücausto más grande que hacerse puede
menterios por la patria!
los restos
que aun existían en las bóvedas clel Con- RAFAEL BARREDA

EPIGRAMA
Cierto señor que quaría
de una agencia de sirvientes
los informes consiguientes
del que en su casa servia,
así quedó contestado:
«El jov^en José Salauquen.
natural de Trenque Lauquen,
es muv poBRii pero... honrado.»
Y cuentan que aquél, furioso
al leer el contenido,
llamó á José, y sin reposo,
le dijo: Pane ligero
-
de aquí á la calle pasa,
}'

que el que sirva en esta casa


no ha de tener ningiin pero.
GUILLER.MO CORTAia'ERTE
Bs. As., Febrero IQOa (Remitido, LA NUEVA SERPENTINA

Cuando el doctor García Merou se hizo trañas! Mire usted, rebajar á los ministros
cargo del Ministerio, hubo acuerdo á ob- los sueldos! Esos caballeros no se rebajan
jeto de tratar sobre la eterna mentira- á tanto.
*
las economías del presupuesto.
--Yo creo-dijj el fllamanLe ministro— que Dice Fragueiro, traduciendo:
debemos empezar por rebabarnos á la mi- «Cuentan que un jar .dinero tenía un jar-
tad nuestro sueldo de ministros. din bello y ameno y un verjel mas IVesco
Los colegas no replicaron; pero lo mira- que los de Inem.>
ron con verdadera estupefacción, estupe- Pues con decir que tenía dos jardines
facción que se tradujo muy luego en en- estaba del otro lado.
cogimiento d-í hombros y en mudas y elo- Verjel y jardín ameno es lo mismito, se-
cuentes espresiones de desdeñosa burla. ñor Fragueiro. Con que á no comulgar
Este doctor Merou tiene ideas muv en- con ruedas de molino.
LA PESCA MILAGROSA
Tras del Carnaval y caen los besugos
viene la Cuaresma que hay en la Intendencia.
ALBUM REVISTA «LA MUJER.
-

Sr. Tortbto.—'Me dice usted que íiyev presenció lo


sig:uiente:
«Un niño aficionado á leer ''Caras y Caretas" fué
interrogado por su padre:
— ¿Qué quieres ser? Médico, marino 6 abogado.
— Yó?— contestó el niño: — punguista »
Claro! —
.Sr. Antonelli. — Recibido
su «Xocturno- que he
pasado inmediatamente al cronista musical de La
Mujer. Espere usted la constestaci'^n próximamente.

Sr. A. B. C. - Solución del GEROGLIFICO del número


Esos no son ver-
sos ni siquiera ber-
anterior
zas.
paso.
Cambie el
SltfTRi: - RIOS
un tala ú otro instrumento contundente
tenía que romper la piñata.
Era un jueguito inocente y divertido.
Recuerdo que hace muchos años lo tu-
vimos por acá en uno de los bailes carna-
valescos que se daban en el antiguo tea-
tro Colón.
No surtió el efecto satisfactorio que era
de esperarse y no lo surtió porque el ven-
dado, un morrudo genovés, en vez de
romper la piñata le rompió las narices
á un curioso, por lo que hubo un tole-tole
infernal.
Y no volvió <á repetirse.

Piñata quiere decir olla \ esta olla se


rellenaba de dulces, juguetes y confituras,
que se colocaban en pleno salón de baile,
á cierta altura. Antes de comenzar la d;m-
za se vendaba á un individuo quien con Buenas noches. Boers
Q Onm*n¡rm
|]|cUri|lllU
I ín<ll«AC
LlIlCircS
*^ nuestro Agente en Córdoba y Rosario de Sarta Vé. Tiewe su
Agencia de Publicaciones LA LITERARIA, r-n la Callo Córdoba 937.

Semillas y Plantas

BUENOS AIRES
Casa premiada con dos grandes di-
plomas de Honor y seis Medallas de
oro en la Exposición Nacional.

HeiTaniientas y útiles de Jardinería

264 - CALLE ARTES - 264

CASA IMPOETADORA
Artículos de Escritor/o
Especialidad en Grabados y
Cuadros de todas clases.

Se hacen y refaccionan cuadros,


la casa cuenta siempre con un gran
surtido, en novedades que recibe
por todos los paquetes.

PROFESSIONE, COSTA y Cia,

BUENOS AIRES
UNIÓN TELEFONICA 1271

PINTURA de LAHORE Hnos,


FOTOGRAFÍA y
Uli Santiago del Estero //O.— l^at-nos Aires
NARCISO HERNÁNDEZ RETRATOS
U. Telefónica 80 1 Xorca,

513- BUEN ORDEN -515 — Buenos Aires Aristot - Ilf orcl


Platinos. Bromuros iluminados al lápiz, al pastel,
La casa ofrece al público un surtido completo de á la acuarela, al óleo de todos los tamaños.
perfumeria «rarantida legítima; de los meiores fabri-
cantes extranireros; lo mismo que un elegante salón Verdaderos esmaltes vitrificados á fuego.
para señoras donde se confecciona toda clase de tra- Copias y aumentaciones de cualquier retrato.
bajos en postigos.
Gran surtido en marcos de madera y bronce, sen-
cillos y de lujo, estilo Luis X\', Florentino, del Arte

513 - BUEN ORDEN - 515 moderno y Renacimiento.


Retratos á domicilio, de día y de noche con un
líota - Los precios son sttmamente reducidos. sistema privilegiado de la casa único en Bs. Aires. -

BOfJANSEA Y M. BERRÁZ
E. CAZENAVE J.

DENTISTAS
MOREKO 990 ESaTJINA BUEN ORDEIT
Cirujano Dentista
Extracciones sin dolor, mediante aneste-
496 - ENTRE RIOS ~ Buenos Aires siacon protoxido deazoe. a'iministrado por
un médico.
Exquisito aperitivo, tónico febrífugo. Venta

AMER PICON anual en Francia:


en 26 Exposiciones.
400,000 cajones. Premiado

na. MIRAS
Cooperativa 109
KsLos cxquisit )S VINOS se hallan de venta en todos los estable-
cimientos de bebidas de la República Argentina U. Telefónica 87P

Loción Higiénica de Eucaliptus


DE

RUiZ y ROCA
Única recomendada por los médicos
Conserva el cabello, quita totalmente la caspa

SE VENDE en todas las PELUQUERIAS y FARMACIAS


de la República y en Montevideo

Pedir siempre Eucaliptus de Ruiz y Roca,


desconfiar de las imitaciones que nunca
producen los mismos resultados que la
especialidad legítima.

RUIZ y ROCA, FLORIDA 28

Poderosos y exquisitos iónicos


Vino Bravais y Elixir Bravais reconstituyentes y digestivos.

Interese conexe