Sunteți pe pagina 1din 7

AGENTES AUXILIARES DEL COMERCIO

1. CONCEPTO
Son auxiliares las personas que intervienen en la actividad comercial con el propósito de llevar
a cabo negocios comerciales o para facilitar este fin. Respecto a las operaciones que realicen
reciben su denominación.
“Son considerados agentes auxiliares del comercio, y, como tales, sujetos a las leyes
comerciales, con respecto a las operaciones que ejercen en esa calidad:
1) Los corredores.
2) Los rematadores o martilleros.
3) Los barraqueros y administradores de casas de depósito.
4) Los factores o encargados, y los dependientes de comercio.
5) Los acarreadores, porteadores o empresarios de transporte” (Código de Comercio Peruano
Art. 87, 1902) Que ha sido derogado por la Ley N° 17.811

Efectivamente existen personas que están sujetos a las leyes comerciales cuyo desempeño
está inmerso en la actividad comercial, ya sea para ejercer el negocio de comercio o para facilitar
su ejecución y desarrollo por labor, la forma en la que se califican se encuentra tipificada en el
Art. 87 del Código de Comercio Peruano. En cambio, gracias al dinamismo de la actividad
comercial existen algunos auxiliares del comercio que no se encuentran tipificados en el Código
de Comercio Peruano pero que en han sido contemplados en leyes especiales son los
denominados agentes de comercio, los viajantes, los expedicionistas y los despachantes de
aduana.
2. TIPOS DE AGENTES AUXILIARES
2.1. Agentes auxiliares subordinados
2.1.1. Factor: “La persona a quien un comerciante encarga la
administración de sus negocios o la de un establecimiento particular” (Cód. Com.
Art. 132, 1902). Cuando las actividades específicas no pueden ser ejecutadas por
el responsable en la labor comercial, se precisa designar a un encargado que
asuma su puesto cuando sea necesario realizar la actividad comercial o estar a
cargo del negocio. “Es el alter ego del comerciante, es su mano derecha, si bienes
subordinado laboral del comerciante o el empresario quien en el empresario o
comerciante ha confiado para que tome decisiones, es lo que llamamos como el
administrador de la tienda o el gerente.”(Mora, 1970, pág. 15). Esa es la
característica que lo distingue de los demás agentes auxiliares subordinados o
dependientes, según el autor nos delimita perfectamente que la característica
esencial es que sustituye las labores del principal, mientras que los otros auxiliares
solo colaboran con él pero sin la necesidad de sustituirlo en su labor. En la
terminología común del comercio es frecuente utilizar el término gerente como
sinónimo inmediato de factor.
En referencia a la capacidad de un factor “Nadie puede ser factor si no tiene la
capacidad legal para ejercer el comercio” (Cód. Com. Art. 134, 1902). “Frente a los
terceros, el factor que contrata en nombre de su principal lo obliga, haya sido
inscripto o no el mandato” (Cód. Civ. Art. 1897,1984)
En el caso de existir la falta de inscripción, el principal no podrá exigir la rendición
de cuentas al factor ni exigir el pago de su retribución; en cierta medida priva de
acción al mandante. “Con relación a terceros, la falta de inscripción carece de
eficacia y éstos podrán siempre accionar contra el proponente por cumplimiento de
los negocios que el factor hubiese realizado en nombre de aquél, o por el
resarcimiento del daño emergente; en cambio, el proponente sólo podrá accionar
contra los terceros sin probase que éstos conocían o debían conocer la existencia
de la relación institoria. La inscripción tardía sólo produce efecto entre las partes
desde la fecha en que se efectúa” (Cód. Com. Art. 133.2, 1902)
Se puede asegurar que el factor está autorizado a desempeñar todos los actos que
sean necesarios a la explotación del centro o establecimiento que administre; pero
se le limita a pesar de su extenso poder a no cambiar o transformar su objeto, ya
que se contrapone al fin de su administración, que es dirigir un comercio y velar por
la prosperidad.
En cuanto a la responsabilidad del factor dependerá del oficio que realice o su
ámbito de desempeño “el factor responde ante su proponente por cualquier daño
que causare a los intereses de éste por dolo o culpa grave en el ejercicio de sus
funciones.” (Ley 20.744, Art. 96)
2.1.2. Dependientes: son personas que desarrollan, ejercer y gestionan en algunas
ocasiones trabajos propios del tráfico del comerciante a nombre de este; pero la
nota importante es que tienen facultades restringidas. “Son los empleados
subalternos que el comerciante tiene a su lado para que le auxilien en sus
operaciones obrando bajo su dirección.” (Dávila, 2000, pág.205)
No tienen la facultad de contratar y obligarse por sus principales (Cód.Com.
Art.146.2, 1902) no pueden girar, aceptar ni endosar letras, ni poner recibos en
ellas, ni suscribir ningún otro documento de cargo ni descargo sobre las
operaciones de comercio de sus principales (Cód. Com. Art. 147.2, 1902)
2.1.3. Empleados: El comerciante suele velarse por un considerable número de
colaboradores que prestan su servicio de carácter material o intelectual según sea
la disposición del comerciante en la actividad requerida, generalmente existe una
relación contractual. La situación de estos empleados y sus relaciones con el
principal regidas por el derecho del trabajo.
2.1.4. Viajantes: No siempre el comerciante espera a que lleguen a su establecimiento
los clientes, sino que en muchas ocasiones tiene que ir en busca del comprador y
generar la demanda por sí mismo. Esta función es la que desempeñan los
denominados viajantes que recorren zonas amplias incluso casi todo el país en
búsqueda de concretar negocios comerciales a fin de generar mayor demanda y
por ende que el proceso comercial y mercantil sea próspero y fructífero.
Dice Roberto L. Mantilla Molina: la actividad del viajante es subordinada que se
presta a la actividad comercial en específico al agente del comercio a cuyas órdenes
está sometido.
Es necesario la colaboración de agentes que procuren el desenvolvimiento
fructífero y próspero de la actividad comercial de manera que exista una
colaboración fuera del local y para que se aproxime a las materias de producción o
bien a los mercados de consumo para que se materialice y facilite la conclusión de
las operaciones necesarias.
Algunos dependientes trabajan en el mismo lugar de funcionamiento del ente
comercial, es decir, sin salir de sus límites; mientras existen otros que trascienden
y son los que expanden esos límites para poder abarcar en mayor medida su área
asignada y por ende obtener mejores resultados. Los viajantes “van en busca de
clientes, ofrecen la mercadería, muestran los tipos, oyen los deseos de la clientela;
en una palabra, llevan por todas partes la novedad, la tradición, la moda, los gustos,
las exigencias económicas de la empresa y del público”
Existen también viajantes que se encargan de las compras, en búsqueda de los
materiales para el aprovisionamiento de la empresa.
2.2. Agentes auxiliares autónomos
Son personas que manteniendo su independencia intervienen en la actividad comercial para
que esta sea plena y se ejercite correctamente, en cierta medida su intervención es para
facilitar; intervienen en la explotación del establecimiento como intermediarios entre este y
el público.
Este tipo de colaboradores cierran negocios utilizando incluso su nombre propio
evidenciando su independencia con el establecimiento pero facilitando con su intervención
la actividad comercial, esta actividad intermediaria constituye de por sí un acto realizado en
nombre y cuenta propios.
2.2.1. Corredores: La actividad del corredor corresponde al realizar todas las
conversaciones preliminares para generar que las partes se acerquen a la
constitución del negocio jurídico, heno doctrina que dados que presenta a las partes
y otros que presenta la oferta y la demanda de un negocio jurídico. Es la persona
que se interpone entre la oferta y la demanda para facilitar y promover la conclusión
de los contratos. Definida como la persona intermediaria autónoma que facilita la
celebración del negocio.
Son agentes de comercio que interviene como mediador entre los comerciantes,
para facilitar la conclusión de los contratos mediante una remuneración. (Cód. Com.
Art. 66, 1902)
Art. 67, Prohibición de ejercer correduría: No pueden ejercer la correduría:
1- Los que tienen capacidad para comerciar.
2- Los deudores fallidos no rehabilitados.
3- Los que hayan sido destituidos de este cargo o del de Venduteros.
No se podrá conceder habilitación de edad para ser corredor.
Art. 68, Responsabilidad de los Corredores: Los corredores responden:
1- Por la identidad y capacidad de las personas que contraten por su intermedio.
2- Por la realidad de las negociaciones en que intervengan.
3- Por la realidad de los endosos en que intervengan, en las negociaciones con
letras de cambio y otros efectos endosables
Se le está permitido formar sociedad de corredores en las que su única actividad
sea el corretaje. (Cód. Com. Art. 106, 1902)
2.2.2. Martilleros: También llamados rematadores, son los encargados de realizar la
venta en una subasta pública de bienes ya sean muebles o inmuebles, así como
mercaderías en general por orden de los respectivos propietarios pero a cambio de
una comisión por su intervención en el negocio; dicho de manera más sencilla se
ocupan de realizar la venta en remate ofreciendo los bienes a viva voz al mejor
postor.
Requisitos para ejercer la actividad de martillero.
a) Ser mayor de edad y no estar comprendido en ninguna de las inhabilidades del
art. 2 del decreto-ley 20.266;
b) Poseer título de enseñanza secundaria expedido o revalidado en la República,
con arreglo a las reglamentaciones vigentes;
c) Aprobar un examen de idoneidad para el ejercicio de la actividad, que se rendirá
ante cualquier tribunal de alzada de la República.

El art. 2 del decreto-ley 20.266. Establece quienes están inhabilitados para ser
martilleros:

a) Los que no pueden ejercer el comercio;

b) Los fallidos y concursados cuya conducta ha sido calificada como fraudulenta o


culpable, hasta cinco años después de su rehabilitación;
c) Los inhibidos para disponer de sus bienes;
d) Los condenados con accesoria de inhabilitación para ejercer cargos públicos, y
los condenados por hurto, robo, extorsión, estafas y otras defraudaciones, usura,
malversación de caudales públicos y delitos contrala fe pública, hasta después de
diez años de cumplir la condena;
e) Los excluidos temporaria o definitivamente del ejercicio de la actividad por
sanción disciplinaria;
f) Los comprendidos en el art. 152 bis Cód.Civ.
La obligación del martillero es informar la calidad de las cosas subastadas; El
martillero debe explicar en voz alta, antes de comenzar el remate, en idioma
nacional y con precisión y claridad los caracteres, condiciones legales, cualidades
del bien y gravámenes que pesaren sobre el mismo (Decreto-Ley 20.266, art. 9, inc.
“f”)
Prohibiciones y sanciones
a) No pueden hacer descuentos, bonificaciones o reajustes en sus comisiones.
b) Tampoco podrán tener participación en el precio que se obtenga y se le prohíbe
celebrar convenios por diferencia a su favor o de terceras personas.
c) Le está prohibido ceder, alquilar o facilitar su bandera de remate o nombre propio
o de la sociedad a la que pertenezca.
d) No puede suscribir el instrumento de venta si no ha sido autorizado por
el vendedor.
e) Le está prohibido tergiversar el carácter del remate, diciendo que es judicial,
oficial o municipal, cuando no lo sea; tampoco usará otro término o expresión que
induzca a engaño o confusión.
f) No puede admitir ofertas bajo sobre, a menos que la ley lo autorice.
g) Tampoco le es dable suspender el remate si hay posturas, salvo que, habiendo
base, no se llegue a ella.
h) El martillero será pasible de multas (decreto-ley 20.266, art. 20), suspensión
hasta de dos años en la matrícula y cancelación por incumplimiento de las
obligaciones a su cargo.
2.2.3. Despachantes de aduana: Son aquellas personas físicas que intervienen ante
las aduanas y receptorias de la República, en los trámites y diligencias relativos a
la importación y exportación de mercaderías y demás operaciones aduaneras.
Ejecutan tareas que afectan de manera directa o indirecta al sector privado
exportador e importador.
“Revisten el carácter de despachantes de aduana las personas que, encuadradas
en las disposiciones de la presente ley, intervienen ante las aduanas y receptorías
de la República en los trámites y diligencias relativos a la importación y exportación
de mercaderías y demás operaciones aduaneras. Los despachantes de aduana se
juzgarán agentes auxiliares del comercio, sujetos a las normas pertinentes de la
legislación mercantil.” (Ley 17.325, Art. 1)

El Despachante aduanero es el profesional capacitado en la actividad aduanera


que tiene la capacidad de asesorar en temas específicos y cuestiones técnicas
relacionadas en la operatoria de la importación y exportación de mercaderías y
servicios, y podrá realizar trámites de aduanas, diligencias y operaciones ante el
Servicio Aduanero en nombre de terceros.

La ley 17.325 en el artículo 2 establece que:


“los despachantes de aduana deberán acreditar ante las
autoridades aduaneras, de acuerdo con las normas que establezca la Dirección
Nacional de Aduanas, la autorización y/o mandato conferido por importadores,
exportadores y/o bancos a quienes representen en la operación de que se trate”.

2.2.4. Expedicionistas: Es precisamente la persona que, sin asumir en nombre y a riesgo


propio la ejecución del transporte, se encarga de concluir con uno o con varios
porteadores los contratos de transporte necesarios, por cuenta de su comitente y
mediante el pago de una retribución. El contrato así formado es bilateral,
consensual y no formal. El expedicionista, al asumir ante su cliente la obligación de
celebrar un contrato de transporte con uno o con varios porteadores, ejecuta su
prestación en nombre propio, si bien por cuenta del comitente. Pero su actividad
específica de intermediación, la realiza en nombre y por cuenta propios; y como
hace de ella su profesión habitual, se dan todas las notas necesarias para que el
expedicionista deba ser considerado comerciante
2.2.5. Agentes de bolsa: El agente de bolsa, comisionista de bolsa o corredores de bolsa,
actúa como intermediario en la compra y venta de acciones y títulos en las bolsas
de mercados, como así también en otro tipo de transacciones que se realizan con
dichos valores. Es un intermediario bursátil que tiene autorización de asesorar o
realizar directamente inversiones.
Régimen de la ley 17.811.
El agente de bolsa hace de intermediario en la compra y venta y demás
transacciones con acciones y títulos en las bolsas, de acuerdo con la ley, los
reglamentos y las normas atinentes a la actividad. Se ajustará a las reglas de cada
mercado; debe guardar secreto de las operaciones y nombres de los terceros que
se las encomiendan, salvo orden judicial emitida en proceso criminal. La ley 17.811
, en el capítulo V, arts. 39 a 51 inclusive, regula la actividad de los agentes de bolsa.
En las transacciones, deberá aceptar órdenes de personas que hayan acreditado
su identidad, datos personales y registrado su firma (ley 17.811, arts. 45 y 46).El
art. 49 dice: “La firma de un agente de bolsa da autenticidad a los boletos y demás
documentos correspondientes a las operaciones en que haya intervenido”. Los
aranceles que reciben los agentes de bolsa son fijados por el mercado de valores
de acuerdo con el Estado; no pueden renunciar a esas comisiones, cederlas a otros
agentes o a terceros, salvo que el mercado de valores los autorice expresamente
para ello.