Sunteți pe pagina 1din 8

INSTITUTO BÍBLICO BEREANO

Departamento de la Biblia

PREPARACIÓN PARA EL MATRIMONIO

Trabajo Presentado como requisito de la materia Hogar Cristiano

Hugo Barrionuevo

2018-2018

Indice

Introducción

Desarrollo

1.- BENEFICIOS DE ESPERAR HASTA EL CASAMIENTO

2.- LA RESPONSABILIDAD DEL ESPOSO

3.- LA PRIORIDAD BÁSICA

4.- UN BUEN MATRIMONIO REQUIERE ESFUERZO

5.- EL TRIÁNGULO ETERNO

Conclusión con aplicación personal Bibliografía

INTRODUCCIÓN

En la actualidad se pueden ver a mas personas que se unen para convivir juntos pero sin casarse, otros se casan pero terminan divorciándose por lo que Dios nos da en su palabra los lineamientos que debemos seguir. Dios no nos da reglas sin razones. Para que ustedes resistan la tentación de tener sexo, ustedes necesitan entender porqué Dios quiere que ustedes permanezcan puros. Por lo menos, dos propósitos importantes existen para que ustedes esperen. Primero, esperar edifica un fundamento fuerte para un matrimonio feliz. No importa que robusta una casa parezca exteriormente, se derrumbará si el fundamento es débil. Para que un matrimonio sobreviva las presiones de la vida diaria, debe estar edificado sobre un fundamento firme del compromiso.

El tiempo de noviazgo y de espera es la época cuando usted y su novio pueden poner el fundamento firme para un matrimonio sólido, fuerte y sano. Es el tiempo cuando ustedes aprenden a ser buenos amigos, resuelven conflictos, comunican sentimientos, demuestran respecto, dan incondicionalmente, se relacionan en un nivel espiritual, y se divierten juntos. Todas estas acciones son características de una relación sólida y duradera.

Las parejas que tienen dificultades en una de estas áreas, por ejemplo, en resolver conflictos, a veces utilizan la pasión física para remendar cosas y para convencerse de que la relación es sólida cuando realmente no lo es. El sexo, entonces, se convierte en una droga que la pareja toma para entumecer el miedo y el dolor de una relación débil en vez de la champaña que celebra el gozo de un matrimonio de compromiso.

DESARROLLO

1)

BENEFICIOS DE ESPERAR HASTA EL CASAMIENTO

Para Pillete Bard (1994) hay que considerar lo siguiente:

1. Ausencia de culpa -- Dios nos dice que esperemos hasta el matrimonio. El no hacerlo creará

un sentimiento de culpabilidad que estorbará su relación con el Señor, con su compañero en el acto sexual y con todos los demás. Pero, si ustedes esperan, pueden estar completamente seguros, porque Dios así lo dice, que Jesús aprueba complacido su lecho matrimonial.

2. Ausencia de temor -- La espera asegura que nunca tendrán por qué sentir temor, ni siquiera

por un segundo, de tener que casarse por un embarazo inesperado.

3. Ausencia de comparación -- La espera asegura que la pareja nunca caerá en la trampa

devastadora de comparar la actuación sexual de su cónyuge con la de un compañero previo.

4. Crecimiento espiritual -- La espera los ayudará a someter los deseos físicos de cada uno al señorío de Cristo y consecuentemente desarrollar el dominio propio o templanza, que es un aspecto importante del fruto del Espíritu Santo. Además, si al casarse, tienen que separarse temporalmente (ej.: por un viaje de negocios), la disciplina lograda tempranamente en la relación del noviazgo, les dará a ambos la fe necesaria para confiar en el otro durante el tiempo de separación.

5. Mayor gozo -- La espera asegura que quedará algo reservado para la relación matrimonial, para esa primera noche y para las muchas subsiguientes. La expectativa de la realización en la unión sexual es excitante. No la echen a perder por un adelanto impaciente.

Por lo tanto debemos estar preparándonos para cumplior nuestra responsabilidad y sobre todo disfrutar de cada etapa.

2)

LA RESPONSABILIDAD DEL ESPOSO

Para Roderick C. Meredith (2000) algunas responsabilidades del esposo son:

Sin duda, un hombre no debe casarse con una mujer si no la ama sincera y verdaderamente. Reconozcamos, sin embargo, que millones de hombres desconocen el significado de la palabra "amor". Las películas y los malos ejemplos los han llevado a confundir "amor" con deseo. Parecen creer que un apetito sexual, bajo y animal, o el ansia de "obtener" satisfacción con otra persona del género opuesto, constituye el amor. ¡Nada más lejos de la verdad!

El amor verdadero implica dar. Es compartir los planes, las esperanzas, los sueños entre dos personas que anhelan forjar toda una vida conjunta hasta que la muerte los separe. Si no pueden hablar de sus cuitas, sonreír mirándose a los ojos, compartir pequeñas alegrías e intimidades y aferrarse el uno al otro en los momentos de prueba, entonces su amor no es un amor real.

El apóstol Pablo dio esta orden: "Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas" (Colosenses 3:19). Algunos maridos caen fácilmente en la "aspereza" y la amargura porque su mujer no da la talla de un ídolo angelical de perfección ¡que vive únicamente en sus fantasías! ¡Dios nunca dispuso que la esposa fuera un ídolo! No la diseñó para que fuera perfecta

en esta vida, ¡como tampoco diseñó así al hombre! ¡No tuvo la intención de que ella fuera una perfecta ama de casa, madre, compañera y diosa sexual en una misma persona!

El Hacedor de todos nosotros la diseñó y la creó para ser una compañera dulce, una ayuda y una inspiración para un hombre que, a su vez, se diera a sí mismo, compartiera sus planes, esperanzas y sueños con ella, le diera ánimo y guía, y que además dirigiera (no controlara) el hogar con una actitud de confianza y amor.

Con mucha frecuencia, especialmente en nuestro mundo moderno, los hombres parecen creer que a la mujer es a la única a quien le corresponde hablar de cosas espirituales e instruir a los hijos en los asuntos de Dios y la Iglesia. Esto es un error, y todo hombre que incumpla su responsabilidad en este sentido ¡está vendiendo su primogenitura! Lo que Dios dispuso es que el hombre cumpla sus responsabilidades y sea el líder espiritual en el hogar.

Veamos esta afirmación en las escrituras: "Quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo" (1 Corintios 11:3).

Todo hombre tiene la oportunidad en la vida de ser el representante directo de Dios sobre su propia casa en: La enseñanza, la instrucción, la dirección y la inspiración de su esposa y sus hijos para que aprendan y obedezcan las palabras de la Santa Biblia y que adoren y sirvan al Dios que los creó. La mayor parte de las mujeres y niños responden al instante y con gusto cuando el hombre cumple con su deber. Los hombres tienen que darse cuenta de esto. Deben ser un ejemplo dinámico de dedicación a su Creador, de estudio de su Palabra, de oración a Dios antes de las comidas y de oración en familia, así como oración privada de rodillas en la habitación, clóset u otro lugar privado.

El hombre debe dar un ejemplo de dominio propio en el temor de Dios. Debe mostrar que es suficientemente hombre y suficientemente fuerte para dominar sus apetitos: venciendo su afición al tabaco, controlando su consumo de alcohol y demás impulsos, restringiendo sus emociones y dirigiéndolas por las vías correctas, controlando y guiando su lengua conforme a la "ley de bondad". De esta manera le dará buen ejemplo a sus hijos o hijas, quienes jamás lo olvidarán. Es un ejemplo que, además, le ganará el respeto, la admiración y el amor de una esposa sensible y sabia.

Si usted está dispuesto a estudiar la Biblia y a ver lo que dice sobre el matrimonio, si está dispuesto, con la ayuda de Dios, a cumplir las enseñanzas, principios y ejemplos bíblicos en su matrimonio, entonces recibirá gran bendición. Si una pareja de recién casados se pone de rodillas y le implora a Dios sinceramente que la dirija y la guíe en su matrimonio, y si luego los dos estudian su Palabra inspirada y la siguen, tendrán una especie de "Cielo en la Tierra", al menos en lo que respecta a su vida matrimonial.

Aunque esto sorprenda a algunos que desconocen los caminos de Dios, no deja de ser un hecho. Yo he visto estos principios funcionar en mi propio matrimonio y en los de muchas parejas que confiaron en Dios. En la medida en que sigamos esta enseñanza, veremos los resultados.

¡A cada uno le corresponde tener a Dios en el centro mismo de su matrimonio!, y buscar la voluntad de Dios de todo corazón y en todos los aspectos de su unión, ¡y luego cumplirla!

3)

LA PRIORIDAD BÁSICA

Para Willian Manrae (2007) Hay tres razones por qué los dos deben de ser creyentes crecientes

y activos para tener un matrimonio feliz según el diseño de Dios.

1. El Cuadro del Matrimonio “Las mujeres estén sometidas a sus propios maridos como al Señor. Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, siendo El mismo el Salvador del cuerpo. Pero así como la iglesia está sujeta a Cristo, también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia

y se dio a sí mismo por ella” (Ef 5:22-25). El matrimonio representa la relación entre Cristo y la iglesia y esto nunca podrá ser representado por un matrimonio en donde uno sea creyente y el otro no.

2. La Meta del Matrimonio “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” (Gn 2:24). Esta es la meta del matrimonio -- dos individuos que se convierten en uno solo. Esto nunca se logra si uno es creyente y el otro no. Podrán ser uno física, emocional, y socialmente, pero nunca serán uno espiritualmente. El espíritu del no creyente está muerto. Con la finalidad de que los dos sean uno en todos los sentidos y que disfruten de la realidad de un matrimonio cristiano, ambos deben ser renacidos en el Señor Jesucristo.

3. La Instrucción para el Matrimonio

“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?” (2 Cor 6:14; vea 1 Cor 7:39) Un yugo desigual es el yugo de un creyente con uno que no lo es. El creyente creciente se da cuenta de las diferencias en valores entre el creyente y no creyente. Si Cristo es la persona más importante en tu vida, ¿cómo podrías formar una relación íntima con una persona que es indiferente al que te amó y dio su vida por ti? Sólo el creyente que no anda bien con Cristo consideraría el matrimonio con uno que no lo conoce. Entonces, está claro. El primer criterio para un matrimonio cristiano es que ambos hayan nacido en la familia de Dios. Hace poco, una esposa, a punto de divorciarse, exclamó, “Pero, yo pensé que él era cristiano cuando nos casamos”. Y yo le pregunté, “¿Qué te hizo pensar que era creyente?” Escucha con cuidado a su respuesta trágica. Ella dijo, “El me dijo que sí lo era”. ¡Qué ingenua! En defensa algunos dirían, “Pero no debemos juzgar, ¿verdad?” Amigo mío, si hay un tiempo para averiguar el estado espiritual de otro, es antes de casarse. El Señor nunca te hubiera instruido a casarte con un creyente si él no esperara que evaluaras su profesión de fe. ¿Cómo puedes saber? ¡Examina el fruto! Un creyente genuino ama al Señor, ama a la gente de Dios, ama a la palabra de Dios, y ama la obra de Dios. Revisa bien. La evidencia de vida espiritual es crecimiento espiritual. ¿Ves esto en la persona con quien planeas casarte? ¿Habla de Cristo contigo y con sus amigos? ¿Le gusta el estudio de la Biblia? Ten cuidado de las declaraciones falsas y vacías. El Señor nos advirtió de ese tipo de cosas cuando dijo, “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿No profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre

hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” (Mat 7:21-23).

4)

UN BUEN MATRIMONIO REQUIERE ESFUERZO

Para Samuel y Randy (1995) el soltero debe entender que:

Para tener este tipo de relación ordenada por Dios en el matrimonio, ¡ambas partes tienen que esforzarse! Tienen que dedicar a su unión la energía y el razonamiento que un científico dedicaría a un invento importante. Las parejas que alcanzan verdadero éxito y felicidad jamás dan por sentado su matrimonio. Las parejas realmente cristianas oran con frecuencia por su matrimonio. Estudian la Biblia y otras fuentes para mejorar su relación. Y asumen el compromiso mutuo de hacer durar su unión "hasta que la muerte los separe".

Todo esto va forjando dentro del matrimonio un sentido de confianza y estabilidad. Como escribió el autor de los Proverbios: "Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima

sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. El corazón de su marido está en ella confiado,

y no carecerá de ganancias. Le da ella bien y no mal todos los días de su vida" (Proverbios 31:10- 12). ¡Qué hermosa imagen de servicio amoroso y dedicación de parte de una esposa piadosa! Una esposa merece la más profunda estimación, como un tesoro.

Un hombre con una esposa realmente amorosa debe responder a la misma altura "dando su vida" por ella: amándola, honrándola, protegiéndola, sustentándola y sirviéndola en todas las formas. Además ningún esposo debe permitir nunca, jamás, que su mente o sus emociones se envuelvan románticamente con otra mujer. Jesucristo llama adúltero a este tipo de pensamiento lujurioso: "Yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón" (Mateo 5:28).

Si la persona acostumbra cometer esta clase de traiciones, no solamente causará estragos

a su esposa y su matrimonio, sino que también causará profunda pena y dolor (por no hablar de ira) al esposo de la otra.

Aquel que nos hizo hombre y mujer nos dice: "Mas el que comete adulterio es falto de entendimiento; corrompe su alma el que tal hace" (Proverbios 6:32). Algunas versiones traducen del hebreo original como "es falto de corazón" en vez de "es falto de entendimiento", porque una conducta tan mal concebida, tan perversa y egoísta, acabará por "desgarrarle el corazón" a un esposo amoroso que descubre que lo han defraudado y deshonrado de este modo. Y lo mismo puede decirse de la esposa que se ve defraudada. Los sentimientos profundos de amor

y confianza, de hogar y familia, de profunda dedicación y seguridad, ¡se rompen en mil pedazos! Con razón este pasaje prosigue así: "Porque los celos son el furor del hombre, y no perdonará en el día de la venganza. No aceptará ningún rescate, ni querrá perdonar, aunque multipliques los dones [regalos]" (vs. 34-35).

Todos los que estamos casados, o que podemos estarlo en el futuro, debemos asumir el compromiso profundo de honrar nuestro matrimonio en todo. Debemos estudiar la palabra de Dios sobre este tema, orar diariamente por nuestro matrimonio y familia, agradecer a Dios con

frecuencia el habernos dado una pareja cariñosa y fiel, y hacer todo lo que esté de nuestra parte, con la ayuda de Dios, para forjar un profundo sentimiento de amor, confianza y estabilidad en nuestra unión. "Goza de la vida con la mujer que amas, todos los días de la vida de tu vanidad que te son dados debajo del sol, todos los días de tu vanidad; porque esta es tu parte en la vida, y en tu trabajo con que te afanas debajo del sol" (Eclesiastés 9:9). ¡En esta vida física, no hay bendición mayor que una relación santificada como esta!

5)

EL TRIÁNGULO ETERNO

Para Jaime y Mara (1985) hay que considerar los siguientes aspectos:

Ahora veamos el versículo más importante en la vida del matrimonio. También, es el más citado con frecuencia tocante a esta nueva relación en el Nuevo Testamento (Mat 19:5; Mar 10:7; 1 Cor 6:16; Ef 5:31). “Por esto el hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne” (Gn 2:24). Obviamente, es un mandato con tres partes. Walter Trobisch lo ha ilustrado por medio de un triángulo

Su matrimonio jamás llegará a ser lo que Dios desea si no dejan a los padres. Un análisis de este paso presenta seis elementos significantes. Primero, Significa una Separación Una separación geográfica es el aspecto más obvio del acto de “dejar”. Hay que salir del hogar de sus padres y establecer un hogar nuevo y una familia nueva. Existen parejas que por su cuenta y riesgo no obedecen tal mandato. Pero, esta instrucción significa más que una separación geográfica. Implica una separación económica. Si hay algo de dependencia monetaria en los padres debe de ser considerado temporal y como una excepción. El esposo no puede ser la cabeza de su hogar si todavía depende de esta clase de ayuda.

Segundo, Incluye a los Dos A primera vista uno podría pensar que el mandato es dirigido solamente al varón: “el hombre dejará”. Pero tal versículo corrige una idea cultural, de que la esposa tiene que dejar a su familia y juntarse con la de su cónyuge. Entonces, Génesis 2:24 da por sentado de que ella iba a dejar a su familia y por lo tanto, se preocupa de que el varón salga de la suya. Por eso, es significativo en la boda cuando los novios expresan tal concepto. Cuando la novia besa a sus padres (quienes entregan a su hija al novio) expresa no solamente su amor y gratitud eterna sino también su intención de dejarlos en las tres áreas ya mencionadas. Tal vez el novio ha de expresar lo mismo a sus padres.

Tercero, Provee un Ambiente para el Desarrollo del Matrimonio Como un recién nacido no puede crecer sin cortársele el cordón umbilical, así también el matrimonio no puede madurar y crecer si los novios no dejan a sus padres y no se separan verdaderamente de sus respectivas familias. El matrimonio requiere de un ambiente nuevo para crecer. Si la lealtad a esta nueva relación (aun ante su lealtad a los padres) no es segura no puede crecer bien. Ellos no pueden de veras unirse si se permiten influenciar por otros. Muchas veces la madre del novio no cree que la novia pueda cuidar a su hijo como debe y la madre de la novia no cree que el novio pueda proveer como debe. Entonces los novios tienen que ser firmes en proteger su nueva unión de influencias familiares.

Cuarto, Involucra Dificultades para los Padres y los Novios Es difícil para los padres dejar a sus hijos formar una vida aparte. A veces desean suavizar lo difícil de la separación al decir que no

están perdiendo a un hijo sino que están ganando a una hija. Hay algo de verdad pero también hay algo de error en este dicho. Ellos tienen que soltarlos para que formen un nuevo hogar.

Quinto, Se Muestra tal Unión con un Acto Público En el mundo bíblico el acto de dejar a sus padres para casarse era hecho en una ceremonia pública.

También debemos considerar que:

Literalmente, la palabra unirse significa “adherirse” como si fuera por pegamento. Existen tres verdades en este concepto que por lo general hemos perdido en nuestra sociedad secular. Primero, El Matrimonio Es una Relación Monógama Hay que unirse a su esposa, no a sus esposas. Génesis 2:24 es un mandato que reprende a Abraham y Jacob por su poligamia. Un estudio de los casos de poligamia en la Biblia revela las consecuencias trágicas que resultaron de tales uniones. Cuando Jesucristo citó Génesis 2:24 siempre dijo: “los dos serán una sola carne”. El matrimonio es una unión de dos y solamente dos.

Segundo, El Matrimonio Es una Relación Exclusiva Consideremos la seriedad del mandamiento de Dios: “No cometerás adulterio” (Ex 20:14). También tenemos que apreciar sus advertencias:

“A los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios” (Heb 13:4); “Que os abstengáis de inmoralidad sexual” (1 Tes 4:3). Fidelidad dentro del matrimonio y castidad o pureza antes de casarse es la norma bíblica para el varón y la mujer. La prohibición del sexo fuera del matrimonio se encuentra 38 veces en la Biblia. La razón por tal prohibición es para proteger la salud física (enfermedades venéreas). También es para proteger nuestra salud mental. Siempre hay problemas emocionales debido a las relaciones premaritales.

Esta regla de Dios protege al matrimonio. El sexo antes de casarse introduce una barrera en el matrimonio. Hay inseguridad, celos y pena. El adulterio destruye la confianza y el afecto en el matrimonio. Pero aún más importante, Dios quiere proteger nuestra relación con él. La inmoralidad sexual siempre produce pena que rompe la comunión con él.

Conclusión con aplicación personal:

El hombres soltero debe estar preocupado por cumplir las responsabilidades que Dios le ha permitido tener y sobre todo disfrutar de cada etapa de la vida, sirviendo al señor y por lo tanto es una gran responsabilidad ser fiel y preocuparse por Dios.

Bibliografía:

1.- BENEFICIOS DE ESPERAR HASTA EL CASAMIENTO. Pillete Bard (1994)

2.- LA RESPONSABILIDAD DEL ESPOSO. Roderick C. Meredith (2000)

3.- LA PRIORIDAD BÁSICA. Willian Manrae (2007)

4.- UN BUEN MATRIMONIO REQUIERE ESFUERZO. Samuel y Randy (1995)

5.- EL TRIÁNGULO ETERNO. Jaime y Mara (1985)