Sunteți pe pagina 1din 3

La Lucha Perdura

Martin Luther King Jr. aparece como una figura religiosa que inspiró el activismo por
parte de las instituciones religiosas, convirtiéndose en un fenómeno renombrable y cuyo
legado perdura hasta el dia de hoy. Pero, los problemas la sociedad en la que vivió MKL,
desigualdad social y racial no han cambiado con la modernidad. De modo que, la vigencia
de los ideales y la figura de Martin Luther King representan una de las formas de militancia
religiosa o militancia espiturial que defiende la justicia social en forma pacífica. Esta
perspectiva deja ver que la religión y la política pueden no tener relaciones distantes, sino
más bien pueden articularse la una con la otra. En este sentido, el caso de MLK ilustra la
posibilidad de encontrar en la religión no formas de dominación, ni discursos exclusivos de
seres extraordinarios, sino valores, ética, y moral pero guiadas hacia una conciencia social,
deber y propósito en el mundo. Para abordar este argumento de la religión como referente
de valores que inspiran una militancia espiritual con fines sociales, se presentarán algunos
de los alcances elaborados que giran en torno a esta discusión, y en últimas lo sustentan.

En primer lugar, según Appleby (2000) la militancia espiritual, es una forma de defensa
pacífica de los valores religiosos (justicia social, paz, libertad) que refiere a una intolerancia
sin violencia. En este sentido, se defienden los ideales religiosos por medio de la no-
violencia, de modo que se hace uso de las herramientas políticas como el discursos, las
protestas y los movimientos sociales. Acá se hace útil la apreciación de Bradner (2001) que
dentro de su texto argumenta que la religión es un conjunto de prácticas realizadas
individual o colectivamente para liberar al ser humano de la negatividad compilada en la
finitud . Esta negatividad, según Bradner, se presenta como la falta de autonomía de la vida
terrestre por lo cual la liberación supone la negación de la negatividad misma. Esto nos
resulta útil para nuestro enfoque temático ya que nos permite argumentar de qué forma la
religión se asocia a la idea de la liberación, no solo del mundo material, si no también de
aquel ente opresor en el contexto real. Con esto se quiere decir que, al demandarse una
liberación espiritual, también se debe de exigir una liberación del hombre en sí, y es allí,
que entra la posición del religioso militante.

El argumento principal de Appleby (2000) es que la efectividad de la militancia religiosa


está en el convencimiento de las personas de trabajar en los marcos de la noviolencia para
lograr la resolución del conflicto y mejorar las relaciones sociales. A la luz de estas
consideraciones, la militancia religiosa como de Martin Luther King ha perdurado e
impactado los movimientos sociales de defensa de los afrodescendientes, conservando en
parte algunas de las características de la no violencia, . En un caso en específico, el Obispo
Blake perteneciente a la iglesia de West Angeles Church of God in Christ reconoce el
legado de Martin Luther King, se inclina por mantener el activismo por medio de las obras
sociales. Esto concuerda último, permite introducir el argumento de Casanova de la
integración de las instituciones religiosas al campo público, pues va de acuerdo a las
consideraciones plasmadas acerca de la desprivatización de la religión. Según Cassanova
(1994) la religión en las esferas modernas ya no pretende volver a lo “sagrado” más bien
hay una transformación a la modernidad de las religiones, que reconoce las libertades
individuales. Por consiguiente las iglesias ya no tienen un enfoque estatal, sino un enfoque
hacia la sociedad civil, este enfoque les permite ser actores sociales que denuncian y
critican la amoralidad del mundo secular en defensa de sus principios en la esfera pública.

Para ahondar en el análisis, Eliade (1987) ve el campo religioso fundamentalmente desde la


diferenciación entre lo profano y lo sagrado y, dicho de otra manera, el mundo debe verse
bajo un lente de moralidad. Como punto de referencia se tiene un ideal de perfección
sobrenatural, que un mundo “sagrado” a parte de la realidad humana. Sin embargo, no solo
se entiende que existe un mundo sagrado por fuera de la realidad sino que el concepto de
“sacralización” permite unas rupturas en el mundo “profano”. De esta forma el hombre
religioso no entiende el espacio como homogéneo, sino que existen espacios “sagrados” o
donde se manifiesta lo sagrado en el mundo (hierofanía), como revelaciones de la realidad
absoluta.

Estos son los puntos fijos para Eliade en su comprensión del mundo pues “para vivir en el
mundo hay que fundarlo, y ningún mundo puede nacer del caos de la homogeneidad y de la
relatividad del espacio profano” (Eliade, 1987,p.22) Aplicando esto al caso de la vigencia
de la militancia religiosa de Martin Luther King, este tipo de planteamiento nos resulta útil
dentro de nuestro enfoque ya que nos permite argumentar que el hombre religioso al tener
una labor social de perfeccionar su entorno, debe de actuar y enfrentarse a eso que
considera incorrecto basándose en el modelo divino. Esto se conecta con Martin Luther
King ya que éste sostenía que la discriminación iba en contra de su modelo divino cristiano
el cual tenía como pilar la liberación del hombre. Así también el análisis de Berger (1967)
tiene características similares al de Eliade, pero no se basará en la diferenciación moral,
sino en la construcción del mundo. Para Berger, el proceso del ser humano en el mundo es
una constante relación entre lo ya construido o preestablecido, y la forma de en qué este se
relaciona con estas estructuras y las reinterpreta para la creación del mundo en búsqueda
del equilibrio entre el hombre, el cuerpo y el mundo. Pese a que para Berger la religión
puede llegar a ser una forma de legitimación de las estructuras preestablecidas, se puede
voltear el argumento dando lugar a que la religión sea una crítica a las condiciones sociales
que no encarnan el orden divino.

Tomando en cuenta los puntos discutidos anteriormente se puede llegar a la conclusión


de que la militancia religiosa propuesta por Martin Luther King permanece vigente debido
a que el fenómeno que planea corregir todavía existe en la actualidad. Las fuentes
periodísticas actuales nos permiten constatar de qué forma la represión y desigualdad por la
cual luchaba King todavía permanece y se ha solidificado aún más. Es por esto que
tomando en cuenta los factores discutidos, se puede argumentar que la religión resulta una
herramienta adecuada para combatir con la “negatividad” de la sociedad y permitir una
cohesión social la cual resulte de la defensa de unos valores compartidos que no
necesariamente sólo son defendidos por los religiosos sino una gran parte de la comunidad.
Algunos ejemplos de estos valores son, la libertad, la igualdad y la solidaridad social.
Referencias

Appleby, R.Scott (2000). The ambivalence of the sacred: religion, violence and
reconciliation. New York, London: Rowman & Littlefield Publishers

Berger, P. (1967). The sacred canopy. Elements of a sociological theory of religion. NY:
Doubleday & Co.

Brandner, R. (2001). What is religión?. Attempt at a phenomenological clarification, en:


Journal of the British Society for Phenomenology. Vol. 32. # 1. Pp. 50-65.

Casanova, J. (1994). Public religions in the modern world. Chicago: University of Chicago
Press.

Cotter, H. (2018). 50 Years After Dr. King’s Death, New Lessons for Today. The New York
Times. Retrieved from https://www.nytimes.com/2018/03/28/arts/design/martin-
luther-king-jr-national-civil-rights-museum.html
Eligon, J. (2018). Where Today’s Black Church Leaders Stand on. The New York Times.
Obtenido de https://www.nytimes.com/2018/04/03/us/mlk-church-civil-
rights.html?rref=collection%2Ftimestopic%2FKing%2C%20Martin%20Luther%20
Jr.&action=click&contentCollection=timestopics&region=stream&module=stream_
unit&version=latest&contentPlacement=10&pgtype=collection

Eliade, M. (1987), The sacred and the profane. The nature of religion. NY: Harvest Book.

Tickner, A. (2018). La tierra prometida de Martin Luther King. Retrieved from


https://www.elespectador.com/opinion/la-tierra-prometida-de-martin-luther-king-
columna-747954