Sunteți pe pagina 1din 4

Reseña Histórica de Tiabaya

Según los datos históricos el distrito de Tiabaya fue fundado por Mayta Capac y
posteriormente ocupada por los españoles, quienes al encontrar un clima propicio y tierras
fértiles, decidieron hacer sus moradas en este lugar,adaptando el nombre encontrado a las
exigencias de la religión católica, lo bautizaron en la época del coloniaje con el nombre de
Santiago Apóstol deTiabaya.

Se cree sin embargo, que este nombre fue el que se le dio a suiglesia y posteriormente se le
denomino a todo el distrito. Sin embargo la vida política de este hermoso distrito, según
documentos originales encontrados en los archivos del Consejo Distrital, comienza el 24
dediciembre de 1820, siendo el primer alcalde ordinario de este ayuntamiento Don Narciso
Meneses, nombrado de acuerdo a la constitucióndel Rey con fecha 02 de marzo de 1820.Como
valle fértil y fecundo que es se cree que aquí se asentaron diversas etnias como: “Los Kuntis de
Cabana, Los Yanahuaras y Chumbivilcas” como es de suponer las grandes tabladas y pampas
de su circunscripción fueron destinadas a la agricultura, actividad que los hacia vivir cerca de
las chacras yque hasta hoy es fuente de ingresos para muchos de los pobladores queresiden
aquí.

Datos históricos importantes hacen consignar que Tiabaya, en 1858 fue capital del
departamento, en virtud al decreto promulgado por el Mariscal RamónCastilla fue un privilegio
que duro muy poco tiempo pero que aun se recuerdacon mucha efervescencia.

Otro motivo de orgullo es el de haber merecido el titulo de “Ciudad” que le otorgo el Gobierno
peruano mediante decreto del 8 de noviembre de 1870, fecha en la que se celebra el
aniversario del distrito. Es así, que solo Arequipa y Tiabaya son consideradas Ciudades,
mientras que los demás distritos son solamente villas, igualmente su templo tiene la honrosa
condición de “basílica” como lo demuestran los medallones de metal que ostentan sus
puertas. Es en Tiabaya donde nació el ilustre personaje Pedro Paulet, considerado el Padre de
la astronáutica.

Breves de la historia de Tiabaya

El distrito fue creado en los primeros años de la República. El 8 de noviembre de 1870 se le


otorgó el título de ciudad.

Muchas veces los pobladores de Tiabaya (como de otros pueblos tradicionales de Arequipa) se
preguntan por la fecha de fundación de ciudad, sin explicarse el porqué de la carencia de
documentación sobre dicho acto fundacional. La respuesta es bien simple, no existe fundación
de Tiabaya porque sus orígenes se pierden en niebla de los tiempos y cuando arribaron por su
valle tanto los incas como los españoles, hacían años que existía población establecida en sus
amplios terrenos de cultivo y en las laderas de sus cerros como en la ronda de sus perales, en
Alata y Huaycaqui (ahora alto Perú), Tunales y Congata. Los estudios arqueológicos hechos en
el sector revelan la existencia de conglomerados humanos preincaicos, debidamente
organizados.

Los documentos han venido a comprobar dichas investigaciones, desde que se sabe que las
comunidades de Yanaguaras y Chumbivilcas, provenientes de las márgenes izquierda y derecha
del río Santo Tomás, se establecieron en la chimba mistiana, osea desde acequia alta, la tomilla
y cayma, hasta uchumayo. Igualmente en su migración hacia la costa la nación Collagua,
afincada en la parte alta de río Colca, tuvieron en claves de varios ayllus en los sectores de sec-
sec, sachaca y especialmente en Alata, Pampa de Ovando (ahora calle Junín) Huaycaqui y la
andenería del Chili, gozando de la posesión de las parcelas en Tiabaya mismo.

Igualmente la etnia de caba o kuntis de cabana, a los que los españoles designaron con la
nominación de cabanaconde, estuvieron esparcidos en la cuencas de los ríos Siguas y Vitor
remontando el Chili hasta Congata y Tunales. Cuando los incas arribaron por el sector
Arequipeño, tal era la estructura étnica de la chimba y en especial de Tiabaya. Los soberanos
Cusqueños tuvieron el acierto de respetar dichas estructuras de las comunidades
conquistadas, pero exigieron que sobre el idioma originario del lugar conquistado el
aprendizaje del idioma quechua y que sobre los cultos y seques regionales y sus huacas, se
adorara al sol y la luna. Para ello establecieron en la Chimba los mitimaes que tenían por
función concienciar a la gente en el aprendizaje de tal lengua y de dicho culto solar, al mismo
tiempo que eran una fuerza militar de control y espionaje de dichas naciones sometidas l
incario. En Tiabaya como en toda la Chimba los grupos mitimaes fueron de las naciones
Chillque y Masca (o mas propiamente de ayllu callapa de la etnia masca). Esa fue la situación
cuando se produjo el arribo de los españoles.

Francisco Pizarro concedió la encomienda de Yanaguaras Chiques y Chumbivilcas al favor del


conquistador Luis de león y a la muerte de este los tributarios de indígenas pasaron a
pertenecer a Baltasar Díaz y posteriormente al licenciado Gómez Hernández, etc.

En una revista practicada en 1591 por Don Diego de Santillán y Anaya se registra un
considerable descenso de la población tributaria de Tiabaya conforme a las disposiciones del
rey Felipe II, se hizo la reducción de indios pueblos de modo que los aborígenes que estaban
dispersos en los cerros o en chozas de las chacras tuvieron que vivir en el pueblo al que los
españoles bautizaron con el nombre acebuche, pero el pueblo siguió llamándole Tiabaya
definitivamente. Como se observara la existencia de Tiabaya es muy anterior a la llegada de los
conquistadores europeos de allí que no existan Actas de Fundación ni documentos similares, y
lo mismo corre con todos los pueblos tradicionales mistianos. Los primero españoles que
poblaron Tiabaya fueron generalmente los encomendaderos o sus parientes, como el poeta y
general Don Alonso Picado a quien elogió tan entusiastamente Don Miguel de Cervantes
Saavedra en su poema (canto a Calíope) de su libro “ La Glatea”, quien incluso murió en su
casa hacienda de la pampa de Ovando.
Este nombre de tal ronda correspondió al recuerdo de Don Pedro de Ovando alcalde de
Arequipa y Alférez general, abanderado de la ciudad blanca quien residió en el mismo paraje a
comienzos del siglo XVII, igualmente se avecindaron en Tiabaya Don Fabián Gómez de Tapia,
hermano del encomendero de los Yanaguaras Chillques y Chumbivilcas, Don Gómez
Hernández, Don Fabián Gómez de Tapia tuvo un obraje textil en Tiabaya desde el siglo XVI.

Don Francisco Pinto estableció el más antiguo molino de trigo en la ronda de los perales. Otros
vecinos fueron Don Hernando de Galdo Arellano, origen de la familia Galdos y de Don Juan
Quiroz Vosmedino.

Al trazarse el plano de Tiabaya fueron reservadas dos plazas principales juntas frente a la cual
se instruyeron el primer cabildo (ahora municipalidad) y el templo: y frente a la segunda plaza
se situó el mercado de abastos (ahora centro cívico) las dos manzanas frenteras a las dos
plazas fueron reservadas además para el sostenimiento de los eclesiásticos que servirían al
templo. Después hace algunos lustros el obispo lotizó parte de esta propiedad par que se
construyeran modernas vivienda sin beneficio alguno económico para el curato Tiabayense. La
segunda plaza fue lotizada y vendida mucho antes, mediante escrituras celebrada ante el
escribano publico de Tapia, con fecha 2 de septiembre de 1746 y ese dinero se destino para
proseguir la construcción del templo, el cual había sido dedicado a San Santiago Apóstol como
el pueblo mismo. Existe la tradición de que la imagen de Jesús Nazareno que se celebra allí fue
una de las 5 esculturas enviadas por el emperador Carlos V al Perú, pero el historiador
Francisco Javier Echevarria y Morales, en 1804, afirmaba que fue traída de Roma el año 1700,
sin embargo, por su belleza creativa parece haber sido construida en España donde los
escultores religioso sobresalieron desde hace 500 años. A causa del terremoto de 1784 se
arruinó el templo que volvió a ser reedificado por el Pbro. Juan Felipe Portu con ayuda del
vecindario, se levanto otra iglesia suntuosa de sillar rosado con bóvedas de ladrillo y con su
respectivo crucero teniendo 63 varas de largo y 9.5 de ancho, extendiéndose el crucero a 18.5
varas, con dos sacristías, dos galpones, un bautisterio y otra pieza con remate de dos torres
laterales que le estribaban y adornaban. Esa iglesia perdió totalmente su techo a causa del
terremoto del 13 de agosto1868, así como sus torres. La bóveda fue reemplazada con un
arqueado cuerpo de calamina y se reconstruyó sólo una de sus torres. Tal es la que conocimos
hasta enero de 1958 y 1960 en que los sendos sismos fue preciso demoler por completo el
edificio. Poste riormente se construyo el actual.

Desde el periodo colonial ha tenido el distrito su cabildo de naturales y su cabildo de españoles


que tenían a su cargo la administración de la jurisdicción incluida la nominación de comisarios
de barrio, juez de aguas para el mantenimiento del orden y limpieza del pueblo.

Esta situación subsistió hasta que la constitución política de España sancionada por las cortes
generales y extraordinarias del 9 de marzo de 1820, dispuso la formación de ayuntamientos. El
de Tiabaya (con participación de todo el vecindario) tuvo lugar el 24 de diciembre del mismo
año. No había entonces casa consistorial, por lo que el acto se cumplió en casa del arcediano
Francisco Javier Echevarria participando el presidente electoral Don Alejandro de Alvarado, el
cura propio Agustín Romero de la Coba y numerosos vecinos siendo elegido alcalde Don
Narciso Meneses y regidores Don Juan José del Carpio, Don Lorenzo Vela, Don Matías Alpaca,
Don Mateo Lazo, Don Bernardo Paz y Don José de la Cruz; procurador general Don Mariano
Salas y secretario Don Juan Crisóstomo Ballon.

Los primeros profesores nombrados por este ayuntamiento (ya que antes había otros) fueron
Don Hilario y Don Casimiro Torres, según acuerdo de 23 de marzo de 1822. Antes de ellos los
maestros eran designados por el intendente, o por el cura, si sus facultades económicas lo
tenían.