Sunteți pe pagina 1din 32

UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL

PROYECTO DE ANATOMÍA
TEMA: SISTEMA ESQUELÉTICO
Curso de Nivelación M03
GRUPO: 03

INTEGRANTES:
 Sebastián García
 Melany Mena
 Nuris Mendoza
 Gislayn Ponce
 Jeremy Verneuille

Año Lectivo: 2016


Sistema Esquelético

Definición: Conjunto de huesos y cartílagos, unidos con gran firmeza. Constituye la parte

pasiva del Aparato Locomotor.

Huesos: Son órganos de color blanquecino, duros y resistentes situados por lo general en

medio de las partes blandas a las que sirven de sostén.

FUNCIONES

Un hueso es el resultado del trabajo

conjunto de diferentes tejidos: tejido óseo,

cartílago, tejido conectivo denso, epitelio, tejido

adiposo y tejido nervioso. Es por eso que se lo

considera como un órgano. El conjunto de hueso y cartílagos constituye el sistema óseo.

El tejido óseo constituye el 18% del peso corporal, y desempeña seis funciones básicas:

1. Sostén. El esqueleto brinda sostén a los tejidos blandos y provee los puntos de

inserción para los tendones de la mayoría de los músculos esqueléticos.


2. Protección. El esqueleto protege de lesiones a los órganos internos más importantes.

Por ejemplo, la caja torácica protege al corazón y los pulmones.

3. Asistencia en el movimiento. La mayoría de los músculos se fijan a los huesos;

cuando se contraen, traccionan de estos para producir el movimiento.

4. Homeostasis mineral. El tejido óseo almacena diversos minerales, especialmente

calcio y fosforo, lo cual contribuye a la dureza del hueso. Los huesos liberan hacia la

sangre los minerales necesarios para mantener su equilibrio y distribuirlos a otras

partes del organismo.


5. Producción de células sanguíneas. Dentro de algunos huesos, un tejido conectivo

denominado médula ósea roja produce glóbulos rojos , blancos y también plaquetas,

proceso llamado hematopoyesis

6. Almacenamiento de triglicéridos. La medula ósea amarilla está constituida

principalmente por adipocitos, los cuales almacenan triglicéridos, los cuales son una

reserva potencial de energía química para el ser humano.

Una persona adulta tiene 206 huesos

Muchos nos preguntaremos a qué se debe que van aumentando nuestros Huesos cuando se

es joven y van disminuyendo cuando llegamos a ancianos.

A partir de los 40 años se produce una pérdida progresiva de masa ósea con la edad que

aumenta en las mujeres durante los años que siguen al cese de la actividad ovárica.

Factor Nutricional

La pérdida de hueso afecta tanto al hueso trabecular (predominante en el esqueleto axial)

como al cortical (predominante en el esqueleto apendicular), produciéndose un

adelgazamiento de las trabéculas y la perforación y pérdida de conectividad de las mismas en

el primer caso, y la disminución del grosor de la cortical y el aumento de su porosidad en el


segundo. Se ha calculado que, a lo largo de la vida, las mujeres pierden más del 40% de la

masa ósea en columna y casi un 60% de la cadera (Rosen y Kiel, 2003). Estos cambios son

debidos a la existencia de modificaciones en el funcionamiento de las unidades de

remodelación que describiremos a continuación.

Las deficiencias de calcio y/o vitamina D constituyen probablemente los factores más

relevantes en los ancianos. El calcio, junto con el fósforo, son constituyentes de la fase

mineral del hueso que, depositados sobre las proteínas de la matriz ósea, dan rigidez al tejido

y le confieren sus propiedades mecánicas y de sostén. Cuando disminuye el calcio ingerido

con la dieta, desciende la absorción de calcio y baja la calcemia. Ello, estimularía la secreción

de PTH, que aumentaría la reabsorción ósea, la reabsorción renal de calcio y la producción

renal de calcitriol. Éste aumentaría la absorción intestinal y reabsorción tubular de calcio y, en

el hueso, favorecería la acción resortiva de la PTH (Lips, 2001). El balance entre entradas y

salidas del organismo tendería a ser neutralizado, con estabilidad de los valores plasmáticos

de calcio, pero a expensas de un balance negativo del mismo en el hueso (McKane, 1996).
Factor Hormonal

Ya hemos comentado que las hormonas sexuales y la hormona de crecimiento ejercen un

efecto anabólico sobre el hueso. En las mujeres premenopáusicas más del 95% del estradiol se

sintetiza en los ovarios. Tras el cese de la actividad ovárica, las pequeñas concentraciones de

estradiol que se detectan en la sangre proceden de la transformación en el hígado y otros

tejidos (adiposo), de andrógenos como la testosterona o la androstendiona en estrógenos,

gracias a la acción enzimática de la CYP19 aromatasa. Durante el periodo fértil cerca del 25%

de la testosterona se produce en los ovarios, otro 25% en las suprarrenales y el restante 50%

en los tejidos periféricos. Tras la menopausia, la inmensa mayoría de los andrógenos

provienen de las suprarrenales.

En los varones, la testosterona es el andrógeno principal y procede en un 95% de la síntesis

testicular. A diferencia de lo que sucede con la menopausia, los varones no experimentan un

cese brusco de la síntesis gonadal de testosterona. Sin embargo, con la edad se observa una

disminución progresiva de la actividad androgénica, que depende de una cierta disminución

de la síntesis testicular y, sobre todo, del aumento de los niveles de su proteína transportadora

la sex hormone-binding globulin (SHBG), lo que reduce la fracción de testosterona libre, de

forma que, entre los 25 y los 75 años, la concentración de testosterona libre se reduce un 50%

(Riancho, 2004). Por otra parte, los andrógenos suprarrenales, como la

dehidroepiandrostendiona y la dehidroepiandrostendiona-sulfato (DHEA y DHEA-S),

también disminuyen de forma manifiesta con la edad, alcanzando sólo el 10-20% de los

valores séricos normales en los adultos.


División del Esqueleto

Se divide en:

Esqueleto Axial:

Cabeza ósea, (huesecillos En los mamíferos son tres (martillo, yunque y estribo) y en otros

vertebrados terrestres solo existe uno (la columela) se los denomina osículos auditivos. En la

cabeza tenemos 28 huesos.

Hiodes1

Columna vertebral 26

Tórax 24

Esqueleto apendicular:

Extremidad Superior 32 huesos y Extremedad inferior 31 huesos

La cabeza ósea se divide en cráneo y cara.

El cráneo se divide en: pares (temporales y parietales) e impares (frontal, esfenoides y

occipital)

La cara que se divide en: pares ( maxilar, malar, unguis, cornete inferior, nasales y palatinos) e

impares( vómer y mandíbula)

Columna vertebral de un adulto ( 26 huesos)

Cervicales 7

Dorsales 12
Lumbares 5

Sacro 1

Cóccix 1

Esqueleto del Tórax

Costillas 24

Esternón 1

MIEMBRO SUPERIOR: Los huesos y el número de huesos que encontramos en cada uno

de los dos miembros superiores son:

 CINTURA ESCAPULAR
o Una clavícula
o Una escápula u omoplato
 BRAZO
o Húmero
 ANTEBRAZO
o Un radio, que se encuentra en la parte externa
o Un cúbito, que se encuentra en parte interna
 MANO
o 8 huesos en el carpo
o 5 huesos en el metacarpo
o 14 falanges

HUESOS DEL CARPO: Estos se dividen en dos partes

 PROXIMAL
o Escafoides (externo)
o Semilunar
o Piramidal
o Pisiforme (antero interno)
 DISTAL
o Trapecio (externo)
o Trapezoide
o Hueso grande
o Hueso ganchoso (interno)

Los metacarpianos se enumeran desde el pulgar (externo), hasta el meñique (interno).

MIEMBRO INFERIOR: Los huesos y el número de huesos que encontramos en cada uno

de los miembros inferiores son:

 CADERA
o Un coxal
 MUSLO
o Un fémur
 Una rótula
 PIERNA
o Una tibia, interno
o Un peroné, externo
 PIE
o 7 huesos en el tarso
o 5 huesos en el metatarso
o 14 falanges

HUESOS DEL TARSO

o Un astrágalo
o Un calcáneo
o Un escafoides o ahora llamado navicular
o Un cuboides
o 3 cuñas

TIPOS DE HUESOS

 SEGÚN SUS DIMENSIONES


o Huesos largos: Predomina la longitud sobre anchura y espesor. Los huesos

largos son huesos duros y densos que brindan resistencia, estructura y

movilidad.
o Dos extremos o Epífisis: es donde suelen conectarse con otros huesos

por medio de articulaciones. Compuesto por tejido esponjoso.


o Un cuerpo o Diáfisis: compuesto sólo por tejido óseo compacto,

presentando en su interior sólo un canal llamado conducto medular,

relleno de médula ósea amarilla.


o Periostio: Membrana de tejido conjuntivo, adherida exteriormente a los

huesos, que sirve para su nutrición y regeneración.


o Conducto o canal medular: De forma cilíndrica, se encuentra en el

interior de todos los huesos largos (a excepción de la clavícula) y en la

columna vertebral. La cavidad medular encierra y protege la médula

ósea (o la médula espinal en el caso de la columna vertebral). La

médula ósea es un tejido orgánico que produce la mayoría de las

células de la sangre.
o Endostio: Membrana que recubre la superficie de la cavidad medular de

los huesos largos. En ella se encuentran las células osteoprogenitoras.


o Huesos planos: Son el tipo de hueso donde predomina la longitud y el ancho

sobre su espesor. Están formados por tejido laminar compacto por fuera,

denominado áploe, y tejido laminar esponjoso en el centro, denominado díploe.


o Huesos cortos: Son huesos donde las tres dimensiones son prácticamente

iguales
o Huesos irregulares: Son aquellos huesos que por su forma no se pueden

clasificar en otro tipo.

Disco Epifisiario

En todo hueso largo, en vía de crecimiento y que ha iniciado la osificación vamos a

encontrar separando la epífisis de la diáfisis, el disco epifisiario (ubicado en la metáfisis).

• Es cartílago hialino de crecimiento (placa

epifisiaria)
• Existe en niños y adolescentes.

• Se cierra en la etapa de la adultez.

• Permite el crecimiento del hueso en longitud

La epífisis: son las terminaciones proximal y distal de hueso.

La diáfisis: Es el cuerpo del hueso (la porción cilíndrica larga y principal)

La metáfisis: Son las regiones de hueso maduro donde la diáfisis se une a la epífisis.

Periostio

Es una vaina dura de tejido conectivo, denso e irregular que envuelve la superficie ósea en

los lugares que no están cubiertos por

cartílago.

• Envuelve la superficie ósea.

• Sus células formadoras de hueso

permite el crecimiento en espesor.

• Ayuda a la nutrición del tejido óseo.

• Protege al hueso y lo asiste en la reparación de fracturas.


El cartílago articular es una capa fina de cartílago hialino que cubre la zona de la epífisis

donde un hueso se articula con

otro. El cartílago articular reduce

la fricción y absorbe los

impactos en las articulaciones

móviles.

Estructura microscópica del

hueso compacto:

• Canales de Volkman

• Canales de Havers

• Sistemas de Havers (unidades estructurales del hueso compacto, brindan resistencia y

evita torsiones y fracturas de los huesos ante la aplicación de fuerzas extremas)

Los conductos centrales y longitudinales son conductos vasculares que recorren el hueso

compacto formando un sistema microscópico de conductos interconectados entre sí y con las

lagunas óseas para nutrir a los osteocitos y eliminar los desechos.

Médula Ósea

Es una sustancia blanda que posee una consistencia pulposa. Se sitúa en las cavidades de los

huesos, es decir, el conducto medular y en el tejido esponjoso. Su función es:

Hematopoyesis: es el conjunto de fenómenos por el que la médula ósea roja, como órgano

hematopoyético contribuye con el bazo, ganglios linfáticos, en la formación de elementos

figurados de la sangre.
Existen dos tipos de médula ósea:

 Roja: En el adulto se encuentra en el tejido esponjoso de ciertos huesos.


 Amarilla: Está constituida por tejido adiposo y en la adultez es un conductor medular.

Huesos Neumáticos

Se caracterizan por presentar cavidades en su interior que contienen aire. Son cinco:

frontal, etmoides, esfenoides, maxilar, temporal.

Senos paranasales: son un grupo de huesos neumáticos que se disponen alrededor de las fosas

nasales, su función es actuar como caja de resonancia.

Irrigación e Inervación de los Huesos

Los vasos sanguíneos que contienen médula ósea roja llegan a los huesos desde el periostio.

• Los huesos largos reciben irrigación de las arterias periósticas, nutricicas y epificiarias

que están acompañados por las venas respectivas. Los planos por las arterias

periósticas y nutricias y los cortos solo por vasos periósticos.

• Los nervios acompañan a los vasos sanguíneos en el hueso; el periostio es rico en

neuronas sensitivas.
ESTRUCTURA GENERAL DE LA CONFORMACIÓN EXTERNA DE LOS HUESOS

Regiones Anatómicas

Las regiones anatómicas no son más que zonas específicas delimitadas por ciertas

estructuras. Existen 7 grandes regiones anatómicas en las que cada una de ellas se va

subdividiendo en otras más concretas.

Las 7 regiones anatómicas más importantes que casi todo el mundo conocemos son:

Cabeza, cuello, tronco, abdomen, espalda, extremidad superior y extremidad inferior.

Reparos Anatómicos Óseos

Los reparos anatómicos óseos son zonas del hueso que poseen formas irregulares, cada una

con una función específica. Se pueden clasificar en dos tipos: prominencias y depresiones.

a) Prominencias: Aquellas irregularidades que sobresalen en la superficie del hueso. De éstas

podemos encontrar, entre muchas otras: apófisis o procesos, tubérculos, trocánteres,

tuberosidades, espinas y crestas.

b) Depresiones: Aquellas irregularidades que están deprimidas en el hueso. De éstas podemos

encontrar surcos, agujeros y fositas. Toda clase de articulación vinculada o hecha asíndeton

por la ley.
Eminencias:

Los huesos en su estructura pueden o no presentar algunos tipos de protuberancias o

eminencias.

Las eminencias de los huesos pueden ser:

Articulares: Son protuberancias que van a articular con otros huesos.

Cabeza: Segmento de esfera.

Cóndilo: Segmento ovoideo o cilíndrico.

Tróclea: En forma de polea, presenta una garganta y dos labios.

Faceta: Relativamente plana.

Eminencias dentadas: Para un engranamiento reciproco.

Escamas: Cortadas a bisel, se superponen a otras talladas.


No articulares: Sirven para la inserción de tendones y músculos, no articulan con otros

huesos.

Apéndice: Apófisis de proyección ósea.

Tuberosidades: Proyección relativamente grande.

Tubérculo: Proyección de menor tamaño que la anterior.

Espina: Proyección saliente y fina.

Cresta: Alargada y poco prominente.

Línea: Simple relieve.

Cavidades óseas:

Dijimos que al igual que las eminencias se las clasifican en:

Cavidades articulares

Cavidades no articulares.
1. Cavidades articulares

Las características de las cavidades articulares son que están revestidas de cartílago

hialino, son lisas y su función es unirse a una eminencia articular y de esta manera ser parte de

las articulaciones. Como ejemplos clásicos tenemos la cavidad cotiloidea o acetábulo del

hueso coxal (ver lámina), la cavidad glenoidea de la escápula mucho menos pronunciada que

la anterior, la troclea del fémur, etc.

2. Cavidades no articulares

Son rugosas, revestidas de periostio y podemos encontrar como ejemplo las fosas y fosetas

que dan fijación a ligamentos y; los surcos, canales, correderas, ranuras etc. que sirven para el

pasaje de vasos sanguíneos, ligamentos o nervios.

Conductos y Agujeros:
Los Conductos Nutricios suelen alejarse del extremo en crecimiento del hueso y dirigirse

hacia la diáfisis. Al "codo voy" de la rodilla Huyo.

Por lo general la superficie de los huesos presenta elevaciones y ruborocidades donde se

insertan tendones poderosos; pero las floras musculares se insertan directamente en zonas

lisas.

Células de los huesos

Al considerar las células de los huesos es necesario diferenciar los elementos que

pertenecen estrictamente al hueso de aquellos que pertenecen a la médula ósea. Aunque los

progenitores de los osteoclastos son células hematopoyéticas también son consideradas como

célulás óseas. Por consiguiente, se consideran como células óseas las células progenitoras, los

osteoblastos, los osteocitos, las células tapizantes del hueso (denominadas por los

anglosajones "bone lining cells" y los osteoclastos.

Células osteoprogenitoras
Son unas células no especializadas, derivadas del mesénquima que pueden experimentar

mitosis y transformarse en osteoblastos. Estas células se encuentran en la parte interna del

periostio, en el endostio y en los canales perforantes y de Havers. Ocasionalmente y bajo la

influencia de factores de crecimiento como el TGFb (factor de crecimiento transformante b)

algunas células hematopoyéticas de la médula ósea pueden diferenciarse a células

osteoprogenitoras

Osteoblastos

Los osteoblastos son las células responsables de la formación y organización de la matriz

extracelular del hueso y de su posterior mineralización. Además liberan algunos factores que

son probablemente mediadores de la resorción ósea.

Son células cuboides que forman una capa en las superficies de los huesos en crecimiento,

o como en el caso de la osificación intramembranosa, rodean áreas de osificación. Parte de su

membrana se encuentra en contacto con el borde osteide, llamándose así el área donde está

teniendo lugar la calcificación. Como otras células que fabrican activamente proteínas, los

osteoblastos tienen abundante retículo endoplásmico rugoso y un área de Golgi muy

desarrollada. Se reconocen fácilmente vesículas de pinocitosis cerca de la membrana

responsables de la secreción del colágeno.

El principal producto de los osteoblastos maduros es el colágeno de tipo I que constituye el

90% de las proteínas del hueso. Pero, además, producen otras proteínas como la osteocalcina

y las proteínas Gla matriciales, y glicoproteínas fosforiladas incluyendo las sialoproteínas I y

II, la osteopontina y la osteonectina. Las principales proteínas con actividad enzimática

producidas por los osteoblastos son la fosfatasa alcalina y la colagenasa.


Osteocitos

Un cierto número de osteoblastos quedan atrapados en las lagunas de la matriz, pasando a

ser osteocitos. Los osteocitos están interconectados por un sistema de canalículos aunque ya

no excretan materiales de la matriz. Los osteocitos pasan por varias fases de maduración hasta

que quedan completamente rodeados por la matriz y se mantienen en un estado de aparente

reposo. La fase formativa es la que tiene lugar cuando todavía mantienen una actividad

osteoblástica quedando atrapados en un tejido parcialmente osteoide. La fase de resorción

corresponde a un período de la vida del osteocito en la que es capaz de resorber la matriz ósea

del borde de su laguna (fase osteolítica) y, finalmente, en la fase degenerativa caracterizada

por picnosis y fragmentación del núcleo los ostocitos probablemente mueren. Se desconocen

las causas de la degeneración de los ostecitos.

Células tapizantes del hueso

Las superficies inactivas del hueso están cubiertas por una capa de células planas muy

delgadas similares a las células endoteliales. Al parecer derivan de los osteoblastos

(mantienen una actividad de fosfatasa alcalina) pero se desconoce cuáles son sus funciones.

Se cree que su papel más importante es separar el fluído intersticial de los fluídos del hueso y

contribuir a mantener las concentraciones de calcio.

Osteoclastos

Las células responsables de resorción de la matriz ósea son los osteclastos, células

polinucleadas de gran tamaño que se localizan en las superficies óseas firmemente asociadas a

la matriz óseo. Los osteoclastos se forman por la fusión de varias células mononucleares
derivadas de una célula madre sanguínea de la médula ósea mostrando muchas propiedades de

los macrófagos.

Los osteoclastos se caracterizan por disponer de una porción de su membrana "arrugada"

,en forma de cepillo, rodeada de un citoplasma libre de orgánulos, llamada "zona clara" con la

que se adhiere a la superficie del hueso mediante integrinas, unos receptores especializados

del hueso. El proceso de resorción se inicia cuando el aparato de Golgi de la células excreta

lisosomas con enzimas capaces de producir un microambiente ácido por debajo de la

membrana arrugada como consecuencia del transporte de protones mediante la bomba de

protones ATP-dependiente, el intercambio Na+/H+ y la anhidrasa carbónica. Las enzimas

lisosomales de los osteoclastos implicadas en este proceso son cistein-proteasas como la

catepsina y sobre todo, la fosfatasa ácida tartrato-resistente (esta última se utiliza como

marcador del fenotipo osteoclástico). Las enzimas lisosomales solo son liberadas en la zona

clara en las proximidades del borde arrugado produciendose en este área las reacciones de

degradación de la matriz que deben producirse antes de que le medio ácido disuelva las sales

minerales del hueso.

La resorción osteoclástica depende de una serie de factores reguladores externos como la

hormona paratiroidea, la 1,25-dihidroxivitamina D3 y la calcitonina. Otros factores que

afectan la funcionalidad de los osteoclastos son los glucocorticoides y las prostaglandinas.

La osificación

Proceso mediante el cual se forma el hueso En el embrión, existe un precursor del

esqueleto formado por tejido cartilaginoso hialino y mesénquina embrionario que ya tiene una

forma característica a partir de las seis semanas


A través de la osificación, por lo tanto, puede crearse un nuevo componente óseo. Los

osteoblastos son los encargados de desarrollar este procedimiento, que puede concretarse de

diversas maneras.

Se cree que los huesos surgieron a partir de la evolución de ciertos cartílagos, que

comenzaron como una reserva de calcio y de otros minerales y finalmente evolucionaron para

proteger los órganos. A partir de la evolución ósea, los vertebrados pudieron adaptarse a la

superficie terrestre y desplazarse de una manera diferente.

El tejido mesenquimal

Genéricamente denominado mesénquima es el

tejido del organismo embrionario, de conjuntivo

laxo: con una abundante matriz extracelular,

compuesta por fibras delgadas y relativamente

pocas células (aunque la celularidad es muy

variable).

El tejido mesenquimal procede de: el mesodermo (la lámina intermedia en el disco

embrionario trilaminar) durante el desarrollo embrionario, específicamente el mesodermo

paraaxial y de la lámina lateral. Del tejido de la cresta neural, y las placodas ectodérmicas. El

mesénquima es el tejido primitivo mesodérmico del que derivan gran parte de los tejidos

orgánicos. En conjunto es un tipo de tejido conectivo laxo, de consistencia viscosa, rica en

[[colágeno]] y fibroblastos. El mesénquima dará lugar por el proceso de diferenciación tisular


a vasos sanguíneos y órganos cardiovasculares, músculo liso, mesotelio, sistema linfático y

tejido conectivo propiamente dicho.

Como está compuesto

Por una sustancia fundamental muy tenue, con apenas fibras y fibroblastos activados. El

mesénquima hace referencia también a los tejidos de sostén o de relleno que conforman los

órganos, en contraposición al parénquima o tejido principal de un órgano.

Funciones del tejido mesenquimal

· Proporcionar soporte estructural. · Servir como un medio de intercambio. · Ayudar en la

defensa y protección del cuerpo. · Formar un sitio para el depósito de grasa.

Osificación intramenbranosa

Es la que produce preferentemente huesos

planos y, como su nombre indica tiene lugar

dentro de una membrana de tejido conjuntivo. En

este proceso, algunas de las células

mesenquimatosas que forman las membranas de

tejido conjuntivo son transformadas en osteoblastos constituyendo un centro de osificación

alrededor del cual se va formando hueso.

Proceso de la osificación intramenbranosa

1 Desarrollo de la osificación central. En el sitio donde el hueso se desarrollará, mensajes

químicos específicos causan la agrupación y diferenciación de las células mesenquimatosas,

primero a células osteógenas y después a osteoblastos (recuerde que el mesénquima es el


tejido del cual provienen todos los tejidos conectivos). Cada sitio donde se forma este grupo

de desarrollo se denomina centro de osificación. Los osteoblastos secretan luego la matriz

osteoide hasta ser rodeados por ésta.

2 Calcificación. Finaliza la secreción de matriz, osteoide y las células, ahora llamadas

osteocitos, yacen en lagunas y extienden sus prolongaciones citoplasmáticas hacia canalículos

irradiados en todas direcciones. Después de algunos días, se depositan el calcio y otras sales

minerales y la matriz extracelular se solidifica o calcifica.

3 Formación de trabéculas. Cuando se forma la matriz osteoide, se convierte en trabéculas

que se fusionan entre sí y dan origen al hueso esponjoso. Los vasos sanguíneos crecen en los

espacios intertrabeculares. El tejido conectivo que en las trabéculas se asocia con los vasos

sanguíneos se diferencia en médula ósea roja.

4 Desarrollo del periostio. En la periferia del hueso, el mesénquima se condensa y se

diferencia en periostio. Finalmente, una capa delgada de hueso compacto reemplaza las capas

superficiales del hueso esponjoso, pero esta sustancia esponjosa permanece en el centro. Lo

mayor parte del hueso recién formado se remodela (destrucción y reformado) a medida que el

hueso va adoptando su forma y Su tamaño adultos.


OSIFICACION ENDOCONDRAL

Se desarrolla sobre un

modelo de cartílago hialino

embrionario. • Permite la

formación de los huesos cortos y

largos: huesos cartilaginosos •

Proceso en el desarrollo del

sistema esquelético en los

fetos, y que concluye con la

producción del tejido óseo a partir del tejido cartilaginoso. Los huesos, durante el desarrollo

embrionario, son un molde de cartílago hialino que va siendo progresivamente reemplazado

por tejido óseo.

Etapas en Centro de Osificación endocondral:

1 Desarrollo del molde cartilaginoso. En el lugar donde el hueso se formará, las seriales

transmitidas por mensajes químicos específicos determinan el agrupamiento de las células

mesenquimatosas en la forma del futuro hueso y luego su transformación a condroblastos. Los

condroblastos secretan matriz extracelular cartilaginosa y se produce un molde de cartílago

hialino. A su alrededor se desarrolla una membrana denominada pericondrio

2. Crecimiento del molde cartilaginoso. Una vez que los condroblastos quedan inmersos en

la profundidad de la matriz extracelular cartilaginosa, pasan a llamarse condrocitos. El molde

del cartílago crece en longitud mediante divisiones celulares continuas de los condrocitos,

acompañadas de la secreción ulterior de matriz extracclular cartilaginosa. Este tipo de

crecimiento se denomina crecimiento intersticial y lleva al aumento de la longitud. En


cambio, el crecimiento en espesor del cuartago se debe principalmente a la incorporación de

más matriz extracelular a la periferia del molde por parle de condroblastos nuevos que se

desarrollan a partir del perícondrio. Este patrón de crecimiento, en el cual la matriz

extracelular se deposita en la superficie del cartílago, se llama crecimiento por aposición.

A medida que el molde cartilaginoso continúa creciendo, los condrocitos de la región

cenital se hipertrofian (aumentan de tamaño) y el cartílago que rodea su matriz extracelular

comienza a calcificarse. Otros condrocitos mueren dentro del cartílago en calcificación

porque los nutrientes ya no pueden difundirse a través de la matriz extracelular con la

velocidad adecuada. A medida que los condrocitos mueren, se forman lagunas que luego se

fusionan en pequeñas cavidades.

3. Desarrollo del centro primario de osificación. La osificación primaría se produce desde

la superficie externa del hueso hacia adentro Una artería nutricia atraviesa el pericondrio y el

molde cartilaginoso en calcificación a través del agujero nutricio que se halla en su parte

media y estimula a las células osteógenas del pericondrío a diferenciarse en osteoblasios. Una

vez que el pericondrio comienza a formar hueso, se denomina periostio. Cerca de la porción

del molde, los capilares del periostio crecen hacia el cartílago calcificado en desintegración e

inducen el crecimiento del centro primario de osificación, región donde el tejido óseo

reemplaza a la mayor parte del cartílago. Luego los osteoblastos comienzan a depositar matriz

osteoide sobre los remanentes del cartílago calcificado y se forman trabéculas de tejido

esponjoso.
4. Desarrollo de la cavidad medular. Cuando el centro primario de osificación crece a partir

de los extremos de un hueso, los osteoclastos producen la resorción de algunas trabéculas de

hueso esponjoso recientemente formadas. Esta actividad deja una cavidad en la diáfisis,

llamada cavidad medular. La mayor parte de la pared díafisaria se reemplaza después con

hueso compacto.

5. Desarrollo de los centros secundarios de osificación. Cuando las lamas de la arteria

epifisaria llegan a la diálisis, se desarrollan los centros secundarios de osificación,

habitualmente cerca del momento del nacimiento. La formación del hueso se asemeja a la de

los centros primarios de osificación. Una diferencia, sin embargo, es que el hueso esponjoso

permanece en el interior de las epífisis (aquí no se forman cavidades medulares). En contraste

con la osificación primaria, la secundaria procede desde el centro epifisario hacia la superficie

ósea.

6. Formación del cartílago articular y la placa epifisaria. El cartílago hialino que cubre las

epífisis se conviene en cartílago articular. Antes de la edad adulta, el cartílago hialino

permanece entre la diáfisis y epífisis como placa epifisaria, responsable del crecimiento en

longitud de los huesos largos.

Hidroxiapatita

El mineral hidroxiapatita, también llamado

hidroxiapatito, está formado por fosfato de calcio

cristalino (Ca10(PO4)6(OH)2) y representa un


depósito del 99% del calcio corporal y 80% del fósforo total. El hueso desmineralizado es

conocido como osteoide.

Constituye alrededor del 60-70% del peso seco del tejido óseo, haciéndolo muy resistente a

la compresión. El esmalte que cubre los dientes contienen el mineral hidroxiapatita. Ese

mineral, muy poco soluble, se disuelve en ácidos, porque tanto el PO43- como el OH-

reaccionan con H+.

Osteína

 Proteína de naturaleza colágena que

forma parte de la fracción

orgánica del tejido óseo*. La

proporción de osteína en los

huesos varía en función de la edad

del hueso y de su función: los

huesos con una gran elasticidad y los

más jóvenes poseen una mayor proporción de osteína, mientras que los más rígidos y

longevos poseen menos, motivo por el cual estos últimos son más quebradizos.

Calcificación

Es un proceso en el cual el calcio se acumula en el

tejido corporal, haciendo que dicho tejido se

endurezca. Esto puede ser un proceso normal o

anormal.
Dieta. Cuando se ingiere muy poco calcio se puede aumentar la probabilidad de tener

osteoporosis. Si no se obtiene suficiente vitamina D se puede aumentar también el riesgo de

tener la enfermedad. La vitamina D es importante porque le ayuda al cuerpo a usar el calcio

de la dieta.

Actividad física. No hacer ejercicio y mantenerse inactivo por largos periodos de tiempo

puede aumentar la probabilidad de tener osteoporosis. Al igual que los músculos, los huesos

se vuelven más fuertes (y se mantienen más fuertes) con el ejercicio habitual.

Peso corporal. Estar demasiado delgado aumenta la probabilidad de tener osteoporosis.

Vitamina D. a la que se conoce como la “vitamina del sol” está ganando cada día más

reconocimiento entre los científicos por los beneficios que aporta a la salud.

La vitamina D es diferente de las otras vitaminas por el hecho de que su influencia se

extiende a todo el cuerpo por entero. Se han encontrado receptores de esta vitamina en casi

todas las células del cuerpo, desde el cerebro a los huesos.

También es única al es la única vitamina que los humanos fabrican por sí mismos después

de una exposición a los rayos ultravioletas del sol. Una persona de piel clara tarda únicamente

15 minutos en generar de 10.000 a 20.000 unidades de vitamina D en un día soleado.

No se conocen todavía todos los efectos de la vitamina D, pero está claro que la vitamina

es un nutriente vital, capaz de:

- Fortalecer los huesos y el sistema inmunitario

- Reducir tumores cancerígenos

- Prevenir la diabetes de tipo 1, la esclerosis múltiple y la esquizofrenia

- Aliviar el dolor
Hormonas.

La hormona de crecimiento, corresponde a una proteína que es producida por la glándula

hipófisis, la que se ubica en la cara anterior del cerebro. Esta hormona circula por el torrente

sanguíneo, y a su vez esta hormona tiene efectos en todo el organismo.

La hormona Calcitonina es una hormona secretada por la glándula tiroides que reduce la

concentración de nivel del calcio de la sangre cuando ha subido a un nivel normal antedicho.

Esta hormona del polipéptido se compone de 32 aminoácidos y es producida principal por las

células parafollicular (también conocidas como células de C) de la glándula tiroides. En

pescados, los pájaros y otros animales no-mamíferos, calcitonina son producidos por las

células del cuerpo ultimobranchial.

Hormona paratiroides se encuentran en las glándulas paratiroides. es el control de calcio

en la sangre en un rango muy estrecho (9.0-10.2). De este modo, las glándulas paratiroides

controlan la cantidad de calcio en los huesos, y por lo tanto, la fuerza y densidad ósea. A pesar

que las glándulas paratiroides están localizadas al lado (y a veces dentro) de la glándula

tiroidea, no tienen ninguna función en común. La glándula tiroidea regula el metabolismo del

cuerpo y no tiene ningún efecto sobre los niveles de calcio, mientras que las glándulas

paratiroides regulan los niveles de calcio y no tienen ningún efecto en el metabolismo. El

calcio es el elemento que permite la conducción normal de las corrientes eléctricas a lo largo

de los nervios - la forma en que nuestro sistema nervioso se comunica y cómo habla un

nervio a otro. Nuestro cerebro funciona por completo debido a flujos de calcio que viajan

dentro y fuera de las células nerviosas. El calcio es también el elemento responsable de la

contracción muscular.

Hormonas sexuales
Las hormonas sexuales esteroides en combinación con otras hormonas son importantes en

la fisiología del tejido óseo. Durante el desarrollo del esqueleto los esteroides sexuales

influyen sobre las dimensiones, forma y ganancia de la masa ósea (pico de masa ósea). El

dimorfismo sexual del esqueleto es producto de la acción de las hormonas sexuales esteroides,

las cuales contribuyen a mantener el equilibrio en el proceso de renovaci6n del tejido óseo en

los adultos. Los huesos del var6n son de mayores dimensiones que los de la hembra y el

contenido mineral óseo total es mayor en los primeros, 3.100a 3.500 gramos en el adulto

joven comparados con 2.300 a 2.700 gramos en la mujer6,7. Las diferencias en las

dimensiones del esqueleto en el adulto de acuerdo con el sexo tienen grandes implicaciones

para el riesgo de fractura.

Calcio

El calcio en nuestro organismo se encuentra en mayor cantidad (90%) formando tejidos

duros: huesos y dientes; el resto se encuentra como parte de los tejidos blandos y de los

líquidos del organismo. Como componente de los distintos tejidos, el calcio cumple varias

funciones:

 Da firmeza y resistencia a huesos y dientes

 Regula la contracción muscular

 la coagulación de la sangre

 la permeabilidad de la membrana celular.


BIBLIOGRAFÍA:

- Anatomía y Fisiología - Capítulo 6, El Sistema Esquelético: Tejido Óseo (pág.

170-173, 174, 176 179 - 180). Tórtora

- Cambios en los huesos-(http://ocw.unican.es/ciencias-de-la-

salud/biogerontologia/materiales-de-clase-1/capitulo-13.-envejecimiento-musculo-

esqueletico/13.3-cambios-en-el-hueso/skinless_view)

- Propedeútico de Anatomía, Sistema Esquelético (pág. 10-13)

- Hematopoyesis-(http://mesa54d.blogspot.com/2009/02/hematopoyesis_23.html)

- Esquelo humano-(http://bibliotecabiologia.usal.es/sistema

%20oseo/el_esqueleto_humano.html)

- Huesos-(http://www.sabelotodo.org/anatomia/huesos.html)

- Sistema de Havers-(http://biologia.laguia2000.com/citologia/el-sistema-de-havers)

- Huesos neumáticos-(

http://escuela.med.puc.cl/paginas/departamentos/anatomia/PortalOdonto/html/ge

neralidades/paso1/Guia1.html)

- Generalidades de los huesos-( http://es.slideshare.net/kechu_8/huesos-

generalidades-presentation)

- Tejido óseo-(

http://escuela.med.puc.cl/paginas/cursos/segundo/histologia/histologiaweb/pagina

s/co26107.html)