Sunteți pe pagina 1din 43

Módulo 1

Introducción a la práctica notarial, parte general de la práctica notarial y ejercicio notarial

1. Introducción a la práctica notarial “La voz escribano deriva del latín, scriba, quienes originariamente

1. Introducción a la práctica notarial

“La voz escribano deriva del latín, scriba, quienes originariamente eran esclavos y se remonta a la escuela de Bolonia y a los documentos laicos de la Edad Media(González, 1971, p. 144).

1.1. Definición de práctica notarial. Divisiones de la práctica notarial: general y especial

Para analizar esta asignatura debemos entender que la actividad del escribano encuentra su régimen en el objeto de estudio del derecho notarial en particular, entendido como el conjunto de disposiciones, principios y preceptos que rigen la función notarial y el instrumento público.

Es de suma importancia analizar el ejercicio de la actividad notarial y la forma correcta de desenvolvimiento de la misma, debido a la función social que cumple el notario. Decimos que el notario desempeña un rol importante en materia de seguridad jurídica ya que éste, conforme a la potestad fedante que delega el estado en su persona, dotará de fe pública a todos los actos jurídicos que hayan sido puestos en su presencia y en los que intervenga.

Es menester mencionar la discusión que existe sobre la naturaleza jurídica del notario, en donde encontramos, como posturas mayoritarias, las siguientes: a) el escribano es un funcionario público, y b) el escribano es un profesional liberal que cumple una función pública.

La primera corriente basa su tesis en que el notario es funcionario público a través del poder fedatario delegado por el estado, como se mencionó anteriormente. Las razones de estas afirmaciones son:

El Código Civil y Comercial, en su artículo 299, expone que “La escritura pública es el instrumento matriz extendido en el protocolo de un

en su artículo 299, expone que “La escritura pública es el instrumento matriz extendido en el

escribano público o de otro funcionario…” 1 (lo resaltado nos pertenece), de esta manera asimila al notario con el funcionario.

El estado es quien designa al notario y regula cuidadosamente su actividad.

La leyes obligan al notario a prestar servicios a quien lo solicite, salvo en casos expresamente contemplados en las leyes.

Para la otra corriente que sostiene que el escribano es un profesional liberal, encuentra sus fundamentos en los siguientes postulados:

El escribano no es funcionario público, ya que no se encuentra directamente vinculado a la administración pública.

No

percibe

remuneración

responsabilidad.

estatal

y

actúa

bajo

su

nombre

y

La práctica notarial es el conjunto de reglas, técnicas y conductas que van a regir la función que tiene el notario y la manera de desenvolverse en su faz de documentador.

La redacción, la creación de ese instrumento, constituye tal vez la tarea más importante a cargo del notario. Como dijimos anteriormente, a través de la formación de tal instrumento público, éste otorga veracidad y certeza a los actos o hechos en los que interviene, contribuyendo de esa manera a dar seguridad jurídica y tranquilidad en las transacciones.

Este “hacer” propio de la práctica notarial se puede desdoblar en general por ejemplo, el deber de asesoramiento imparcial a las partesy especial, cuando se refiere a la realización de un acto particular, como por ejemplo un requerimiento.

1.2. Técnica notarial: técnica de acción y técnica documental

Cuando hablamos de técnica notarial, aludimos al medio o vehículo que brinda los elementos necesarios para la correcta aplicación de la práctica notarial. Diremos que es el puente necesario entre la saber (derecho notarial) y el hacer (práctica notarial).

1 Art. 299 Ley 26.994 - Código Civil y Comercial de la Nación.

notarial) y el hacer (práctica notarial). 1 Art. 299 – Ley 26.994 - Código Civil y

Conceptualmente, la técnica notarial es entendida como el conjunto de procedimientos, operaciones técnicas y prácticas para la correcta elaboración de un documento notarial. Comprende dos grandes aspectos:

1)

Técnica de acción u operaciones de ejercicio. Hace referencia a cómo el escribano debe desempeñarse a través del proceso escriturario a los fines de autorizar un instrumentó publico válido y eficaz. Se pueden distinguir las siguientes operaciones:

a) Calificación. Consiste en el análisis, por parte del escribano, orientado a determinar el acto jurídico que los requirentes buscan realizar. Es el proceso de interpretación de las voluntades de las partes.

b) Legalización. Es el proceso por el cual el escribano, una vez calificado el negocio, adecua el acto jurídico al ordenamiento legal vigente.

c) Legitimación. Es el procedimiento en la faz escrituraria, por la cual el notario determina la correlación que debe existir entre el objeto del acto jurídico y el sujeto que va a intervenir. Se busca la coincidencia entre el sujeto titular del derecho objeto del negocio y el sujeto que efectivamente pretende realizarlo. Mientras la legalización recae sobre la validez, esta operación de ejercicio es vital para la eficacia.

d) Configuración. Tiene lugar en la etapa de redacción; consiste en documentar lo que el notario ha percibido en las operaciones anteriormente mencionadas, a los fines de estructurar el acto a autorizar.

e) Documentación. Es el proceso de redacción de los instrumentos propiamente dicho. Exige un ordenamiento sistemático.

f) Autenticación. Consiste en la inmediación del notario en todas las etapas del proceso escriturario. Es un pilar fundamental del notariado latino, ya que se relaciona con la veracidad de los hechos pasados en presencia del escribano.

g) Autorización. Conforma la última etapa; el escribano, mediante su firma, autoriza el instrumento y de esta manera lo dota del carácter de público.

2)

Técnica documental: se refiere a cómo debe desempeñarse el escribano con relación a la confección del protocolo, cómo deberá solicitar ante el respectivo Colegio las habilitaciones del protocolo y del libro de registro de intervenciones, forma de llevar su protocolo, su foliatura y orden correlativo de las escrituras.

libro de registro de intervenciones, forma de llevar su protocolo, su foliatura y orden correlativo de

1.3. Relaciones entre práctica notarial, técnica notarial y derecho notarial

Por lo hasta aquí expuesto, diremos que hay un estricta vinculación entre derecho, práctica y técnica notarial. Mientras el primero (derecho notarial) es el género, la práctica constituye la especie. Como dijimos al principio de la lectura, el objeto de estudio del derecho notarial se centra en el notario y en los instrumentos públicos, por lo que la práctica notarial va a reglar el conjunto de procedimientos a los que, justamente, el escribano público debe ajustarse para

el correcto ejercicio profesional.

EL derecho notarial posee autonomía legislativa, científica y didáctica. Legislativa, ya que posee cuerpos normativos que regulan en concreto al instrumento público y la actividad notarial; científica, por poseer un objeto propio de estudio que lo diferencia de otras ramas del derecho; didáctica, porque la enseñanza del mismo se realiza de manera independiente, logrando así autonomía en diferentes carreras universitarias.

A través de la técnica notarial, entendida como puente entre el “saber” y el

“hacer”, la práctica se adecua al derecho y a las leyes de fondo y de forma que regulan la actividad notarial. La técnica nos enseña el “saber hacer”; para el notariado latino, el notario es el “hacedor” de ese documento a diferencia de lo

que ocurre en el derecho anglosajón.

1.4 Principios del notariado latino

Para contextualizar la actividad del notario y entender su esencia, debemos distinguir la existencia de al menos tres tipos de sistemas notariales: el anglosajón o libre, el administrativista soviético y el latino.

En el sistema de notariado latino, el notario cumple una función primordial, dado que es considerado el funcionario público depositario de la fe pública emanada del estado.

Tanto el Código Civil de Vélez como el Código Civil y Comercial adoptan este último sistema, el cual se basa en los siguientes principios esenciales.

Fe pública. Se entiende como fe pública la facultad, delegada por el estado al notario, que le permite a éste dotar los actos ocurridos en su

como fe pública la facultad, delegada por el estado al notario, que le permite a éste

presencia de autenticidad y veracidad, con lo cual los tales actos deberán ser tenidos por verdaderos y sólo podrán ser desconocidos ante el triunfo de una querella de falsedad.

Autenticidad. Íntimamente vinculado con el principio mencionado anteriormente, diremos que, en virtud de la intervención del notario y conforme al cumplimiento de los requisitos exigidos por ley, el instrumento público se tendrá por auténtico y se probará a sí mismo, es decir que se sustrae de un juicio de comprobación de la existencia y certeza del acto contenido en el mismo.

Extraneidad. Este principio requiere que la función del notario no entrañe intereses parciales y personales en su intervención. Exige la imparcialidad del escribano. Este principio es recogido por el Código Civil y Comercial en materia de competencia personal, como desarrollaremos más adelante.

Inmediatez. Obliga al notario al contacto directo con el hecho o acto jurídico y con los intervinientes; tal contacto requiere que reciba por sí mismo las declaraciones de voluntad de los requirentes y que esté presente en todas las etapas del proceso escriturario.

Rogación. Conocido también como requerimiento, es entendido como la necesidad de instar la actuación del notario, pudiendo el mismo intervenir únicamente a pedido de parte. De esta manera, se prohíbe la actuación de oficio por parte del escribano.

Matricidad. Lo obligación del profesional de confeccionar el folio en donde se plasmará la voluntad de las partes, los actos jurídicos y demás elementos requeridos en las escrituras públicas. Este principio colabora significativamente con la seguridad jurídica, ya que permite plasmar documentalmente lo sucedido en un momento histórico determinado y asegurar su perdurabilidad.

ya que permite plasmar documentalmente lo sucedido en un momento histórico determinado y asegurar su perdurabilidad.
2. Parte general de la práctica notarial 2.1. La audiencia notarial: clases La función del

2. Parte general de la práctica notarial

2.1. La audiencia notarial: clases

La función del notario comprende el período entre el requerimiento de los sujetos que van a intervenir en el instrumento, el posterior otorgamiento del mismo y su autorización. Estos pasos ayudan a distinguir entre lo que ocurre en la primera y segunda audiencia. En ellas podemos ver el momento de acción de cada operación de ejercicio.

Entendemos a la audiencia notarial como el contacto directo con los requirentes del servicio notarial. Hay distintas clases de audiencia notarial:

Audiencia de asesoramiento. Es lo que se denomina primera audiencia notarial; es informal, comparecen una o todas las partes y presentan el caso al escribano. El escribano los escucha, se barajan las soluciones posibles, las partes se asesoran; puede darse el acto jurídico o el requerimiento como hecho previo.

Audiencia de requerimiento. Esta audiencia es de tipo más formal; las partes solicitan con ciertas formalidades la concreción del accionar del escribano. Será tácito cuando hablamos de escrituras propiamente dichas y expreso cuando hablamos de escrituras actas.

Audiencia de otorgamiento: es sumamente formal. Aquí vemos cómo se concreta el acto jurídico, pero también se podría asumir la forma de un diligenciamiento en las actas. Se debe dar la “unidad de acto”, la lectura del otorgamiento, las firmas de las partes, del escribano y de los testigos.

En la primera audiencia se dan las operaciones fundamentales a cargo del notario, es decir, aquellas operaciones de ejercicio que mencionamos anteriormente. Se pude distinguir entre:

Parte interpretativa. Comprende la recepción de las voluntades, el asesoramiento y la interpretación final. Se busca la verdadera necesidad

Comprende la recepción de las voluntades, el asesoramiento y la interpretación final. Se busca la verdadera

jurídica de las partes. Posteriormente, el notario, como perito, da su dictamen.

Parte configurativa. Comprende la redacción del proyecto, la búsqueda y la concreción de la forma legal adecuada. Se debe tener presente el formalismo, el formulismo, la experiencia y las reglas gramaticales y lógicas de la composición literaria. Individualiza elementos esenciales del negocio, por ejemplo: en la compraventa, distingue entre la cosa, su precio y la capacidad de las partes e identifica el instrumento más apto.

En la segunda audiencia se desarrollan tres funciones:

Autenticante. Comprende: lectura del escribano, otorgamiento por las partes, unidad del acto. Implica la inmediación del notario y la percepción por sí mismo de lo sucedido.

Autorizante. Se exterioriza con el sello y la firma del notario, responsabiliza a éste por los resultados y cubre toda su tarea, aun fuera del protocolo. Se destaca el notario como autor y fuente de autoridad jurídica y notarial.

Conservadora. Es la etapa final del reguardo, es pos documental, exige depósito y archivo de los protocolos. Su acción es a través del tiempo, sirviendo de prueba de actuación notarial tanto en el papel como en la memoria.

2.2. La rogación. Diferencia de la rogación en las escrituras y en las actas. Asesoramiento de las partes. Clasificación del acto. Imparcialidad

Concepto de rogación: es el acto jurídico que consiste en la solicitud que realiza una persona física o jurídica con el fin de requerir al notario el ejercicio de su función para el otorgamiento de un instrumento público. Es el modo de instar la actuación del escribano.

Del principio de rogación se desprende que el escribano público en ningún caso puede actuar de oficio.

del escribano. Del principio de rogación se desprende que el escribano público en ningún caso puede

Cabe mencionar que, una vez instada la rogación al notario, éste, al ejercer una función pública, se encuentra obligado a prestar sus servicios profesionales. Así lo regula el art. 11, inc. D de la ley 4183: Son deberes esenciales de los escribanos de registro: […] d) Intervenir profesionalmente en los casos en que fuera requerido, no siendo dicha intervención contraria a las leyes o no hallándose impedido por otras obligaciones profesionales de igual urgencia” 2 .

Se deja a salvo los casos en que la intervención sea contraria a la ley o, como también incluye la Ley Orgánica Notarial Nº 404 de la Ciudad de Buenos Aires, contraríe la moral y las buenas costumbres. El notario no se encuentra obligado a actuar cuando, por servicios profesionales de igual o mayor urgencia, esté imposibilitado de hacerlo.

Diferencia del principio de rogación entre las escrituras y las actas: en las escrituras propiamente dichas (por ejemplo, en una escritura de una venta de un inmueble) no se deja constancia de la rogación efectuada por las partes. Es decir que la rogación no es expresa; en el título continente, la rogación es tácita, o bien ha sido dada previamente. En cambio, en las escrituras actas, el Código Civil y Comercial establece la necesidad de plasmar expresamente el requerimiento en el cuerpo de la escritura:

Las actas están sujetas a los requisitos de las escrituras públicas, con las siguientes modificaciones:

a) se debe hacer constar el requerimiento que motiva la intervención del notario y, en su caso, la manifestación del requirente respecto al interés propio o de terceros con que actúa; en las cuales se debe dejar constancia en el protocolo3

Ejemplo: en las actas, se deberá colocar el texto: “…Y comparece el Sr. XX y

requiere mi intervención a los fines de que me constituya en………… proceda a constatar…”

y

El requerimiento debe contener una manifestación de los motivos por los cuales solicita la intervención y de cuál es la finalidad deseada con el acta, lo que permitirá al notario, al momento del diligenciamiento, justificar su presencia y obra de manera tal que cumpla con las necesidades del requirente que solicitó el acto.

Cabe mencionar la particularidad de las escrituras actas de que no es necesario acreditar la representación que se invoca ni el interés al solicitar la intervención del notario. Así lo establece el artículo 311 del Código Civil y Comercial.

2 Art. 11 Ley 4.183, Ley Orgánica Notarial. Legislatura de la Provincia de Córdoba. 3 Art. 311 Ley 26.994 - Código Civil y Comercial de la Nación.

Legislatura de la Provincia de Córdoba. 3 Art. 311 – Ley 26.994 - Código Civil y

2.3. La diligencia. Importancia de la presentación funcional

Puede conceptualizarse el diligenciamiento como la consecuencia o el efecto del requerimiento. Son los trámites realizados por el notario con el fin de hacer efectivo el motivo de su intervención.

La manera de realizar el diligenciamiento en las escrituras actas implica algunas particularidades que analizaremos.

El artículo 311 del Código Civil y Comercial establece a partir del inciso C la manera como debe realizarse el diligenciamiento: c) no es necesario que el notario conozca o identifique a las personas con quienes trata a los efectos de realizar las notificaciones, requerimientos y otras diligencias4 . Claro está que de ninguna manera podrá exigirse al notario que haga juicio de identidad de los requeridos, ya que en la mayoría de los casos se torna imposible; basta solamente mencionar que la persona requerida dice llamarse de una manera, o bien que niega su identidad, y dejar plasmada tal situación en el documento. Por ejemplo, en un acta de notificación diremos: “Siendo las catorce horas del día de la fecha me constituyo en el domicilio requerido, donde soy atendido por una persona quien manifiesta llamarse Juan Pérez” o “donde soy atendido por una persona de sexo masculino que niega identificarse”.

d) las personas requeridas o notificadas, en la medida en que el objeto de la comprobación así lo permita, deben ser previamente informadas del carácter en que interviene el notario y, en su caso, del derecho a no responder o de contestar; en este último supuesto se deben hacer constar en el documento las manifestaciones que se hagan5

Esta presentación funcional no está regulada expresamente en la Ley 4183, a diferencia de la Ley 404, de cuyo art. 83, inc. D surge esta obligación. El Código Civil y Comercial prevé expresamente esta obligación e impone el deber de hacerle saber al requerido la posibilidad de responder o no, garantizado el derecho de defensa. Hay que remarcar que el Código Civil y Comercial, con

4 Ibídem.

5 Ibídem.

garantizado el derecho de defensa. Hay que remarcar que el Código Civil y Comercial, con 4

acierto, aclara que la presentación funcional debe hacerse en los casos que sea posible, ya que, en ciertas circunstancias, sea por el tipo de acta (acta de constatación) o por circunstancias de la misma (por ejemplo, que el lugar donde deba notificarse al requerido se encuentre cerrado), el hecho de la presentación funcional será imposible.

Todo ello, a los fines de que el notario que interviene en este tipo de actos no actúe en clandestinidad. Mucho se ha discutido si el escribano podría, a los fines de lograr mayor eficacia probatoria, actuar sorpresivamente al momento del diligenciamiento. Los que sostienen la tesis afirmativa, exponen que justamente con el actuar sorpresivo se conseguiría la prueba buscada. No obstante, el Código Civil y Comercial ha quitado toda posibilidad de discusión al establecer la obligatoriedad de la presentación funcional, como ya lo venia imponiendo la jurisprudencia.

Recientemente, en abril de 2013, hubo un fallo de la Cámara Civil de la Capital Federal, Sala A “ABJ c/ LL”, en el que un escribano fue demandado por daños en razón de haber realizado un acta donde describió una conversación telefónica en la que no se individualizó como tal; la actora sostuvo que el notario, al no haber efectuado la presentación funcional, había violado su intimidad por no haber cumplido con el art. 83, inc. D de la Ley 404.

Por ello, los requeridos tienen los siguientes derechos:

A ser informados del carácter en que interviene el notario, es decir la presentación funcional;

A que les sea informado que tienen derecho tanto a responder como a no hacerlo en cado caso en concreto;

En

el caso

manifiesten.

de que lo quieran

hacer, el acta recogerá lo que ellos

e) el notario puede practicar las diligencias sin la concurrencia del requirente cuando por su objeto no sea necesario6 . El inciso establece una posibilidad:

que, en caso de ser necesario por la naturaleza misma del acta o por voluntad del requirente, éste puede acompañar al notario al diligenciamiento. Cabe mencionar que la voluntad del requirente de acompañar al escribano o no, debe ser plasmada en el requerimiento y mencionado en el diligenciamiento. En determinados casos, los organismos locales de aplicación y control de la actividad notarial exigen que, si el requirente acompaña al notario, es necesario que éste también firme al finalizar el diligenciamiento.

6 Ibídem.

requirente acompaña al notario, es necesario que éste también firme al finalizar el diligenciamiento. 6 Ibídem.

f) no requieren unidad de acto ni de redacción; pueden extenderse simultáneamente o con posterioridad a los hechos que se narran, pero en el mismo día, y pueden separarse en dos o más partes o diligencias, siguiendo el orden cronológico7 . El inciso viene a explicar la manera como deberá realizarse el diligenciamiento: luego de otorgarse la escritura y una vez realizados el requerimiento por el interesado, la exposición de motivos, la lectura del escribano, la firma del requirente y la autorización del notario, procederemos a iniciar el diligenciamiento. La unidad de acto en las escrituras propiamente dichas requiere que la apertura de la escritura, el comparendo, la exposición del acto jurídico a realizar, la lectura, la firma de los comparecientes y la autorización del escribano se deban realizar de manera simultánea en un momento y lugar determinados. Si bien el Nuevo Código Civil y Comercial admite en el artículo 301 que “en los casos de pluralidad de otorgantes en los que no haya entrega de dinero, valores, o cosas en presencia del notario, los interesado puede suscribir la escritura en distintas horas del mismo día de su otorgamiento” 8 , apartándose de la unidad de acto, es aquí, es decir, en las escrituras propiamente dichas, donde tal principio adquiere relevancia. En cambio, en las actas, por su naturaleza misma, se permite que el diligenciamiento se realice, o bien en forma inmediata, o con posterioridad al recudimiento, como así también se faculta a que la redacción de lo diligenciado no se efectúe en ese instante (en tal caso, el notario podrá valerse de notas, medios tecnológicos, para asentar lo acaecido y de esta manera plasmarlo al momento de la redacción). Hay que remarcar que, si la redacción acaece el mismo día del requerimiento, podrá realizarse en el mismo folio donde conste este último, pero, si la documentación fuese en días posteriores, será necesario otorgar una nueva escritura en donde conste la diligencia. Es importante mencionar que, en ciertas circunstancias, la redacción posterior a la diligencia puede tornar dificultosa la firma de los requeridos, ya sea por ser el acta perjudicial para estos o por cualquier otro motivo, por lo cual es de buena técnica la redacción de puño y letra de manera simultánea al hecho del diligenciamiento.

g) pueden autorizarse aun cuando alguno de los interesados rehúse firmar, de lo cual debe dejarse constancia9 . Como mencionamos anteriormente, puede suceder que el requerido se niegue a dar su identidad o, incluso, a firmar el acta. Asimismo, por el tipo de acta que el notario realice, se presentan casos en los cuales no se encuentra el requerido, o el lugar donde debe realizarse la diligencia se encuentra cerrado; en todos estos casos será necesario dejar constancia de la situación, y, pese a estos avatares, el acta tendrá total eficacia probatoria.

7 Ibídem.

8 Art. 301 Ley 26.994 - Código Civil y Comercial de la Nación.

9 Art. 311 Ley 26.994 - Código Civil y Comercial de la Nación.

- Código Civil y Comercial de la Nación. 9 Art. 311 – Ley 26.994 - Código

2.4.

Código Civil y Comercial de la Nación

La

unidad

de

acto

en

el

nuevo

Cuando hablamos de la unidad de acto, estamos haciendo referencia a que el otorgamiento del acto debe darse en un solo momento.

Pero acá es necesario distinguir entre las escrituras propiamente dichas y las escrituras actas, como hicimos anteriormente.

En las primeras, el principio de unidad de acto cobra mayor preponderancia, dado que el requerimiento, que se da de manera tácita, es seguido del otorgamiento, la lectura y la autorización del notario en un mismo momento y lugar.

En el Código de Vélez no existía una norma expresa para las escrituras públicas. Sin embargo, en la parte de los testamentos cerrados, en el art. 3667, se disponía la unidad de acto como un requisito sustancial (también la nota al art. 3622 preveía la unidad de acto), y fue así que se extendió este requisito a todas las escrituras públicas.

Respecto a las actas, el nuevo Código Civil y Comercial prescribe en el inciso F del artículo 311 que: “No requieren unidad de acto ni de redacción, pueden extenderse simultáneamente o con posterioridad a los hechos que se narran, pero en el mismo día, y pueden separarse en dos o más partes o diligencias, siguiendo el orden cronológico10 .

Es decir que, en las actas, no es necesario que se cumpla con el principio de la unidad de acto. En este apartado nos remitimos a lo expuesto anteriormente, cuando expusimos la manera de realizar el diligenciamiento. Un ejemplo práctico nos será de mucha utilidad.

Modelo de requerimiento de acta de notificación

ESCRITURA NÚMERO …: En la ciudad de Córdoba, Capital de la Provincia del mismo nombre, República Argentina, a los …días del mes de … de dos mil

quince, ante mí …Escribano Titular del Registro Notarial Número …, COMPARECE el señor …, argentino, nacido el día …de … del año …, documento

…,

nacional

de

identidad

número

casado

en

primeras

nupcias

…,

con

10 Ibídem.

… del año …, documento …, nacional de identidad número casado en primeras nupcias …, con

domiciliado en calle … del barrio de … de esta ciudad de Córdoba, persona que identifiqué con su documento nacional de identidad, conforme articulo 306 inc “A” del Codigo Civil y Comercial, doy Fe. Y el señor … expresa: requiere mi intervención a los fines de que me constituya en calle …………… y proceda a

NOTIFICAR al empleado ……

el siguiente texto:

DNI ……………., domiciliado en calle

, …………………, quien se desempeña en categoría …………

Que a partir del día de la fecha se rescinde su contrato de trabajo. Haberes, indemnización de ley y artículo 80 de Contrato de Trabajo a su disposición en el

QUEDA USTED LEGAL Y DEBIDAMENTE

plazo de ley en el domicilio de ……………

, NOTIFICADA”- ACEPTO EL REQUERIMIENTO. LEIDA Y RATIFICADA, la firma el requirente de conformidad, por ante mí, doy fe

,

(Firma del compareciente)

Ante mí. (Firma escribano)

Sello del escribano

Acto seguido, siendo las ……… horas del día de la fecha me constituyo en el lugar requerido, en donde soy recibido por el señor quien dice llamarse

………………

notifico el texto transcripto precedentemente y le entrego copia del requerimiento. Invitado por mí a firmar dice que no lo hará por creerlo innecesario, por lo que doy por concluido el diligenciamiento y por notificado al señor, todo por ante mí, doy fe

ante quien impongo mi carácter y cometido, le

,

dni……………

Variante en la cual el requerido no se encuentra

Acto seguido, siendo las …horas me constituyo en el domicilio de calle … número … de barrio …, de esta ciudad de Córdoba, donde soy atendido por una persona de sexo masculino que dice llamarse … ante quien me presento y le impongo de mi cometido, ante ello me informa que el señor … no se encuentra presente en el lugar. A continuación, le entrego copia del requerimiento y expresa que procederá a entregar la copia del presente cuando retorne el

señor

considerarlo innecesario, todo por ante mí, de lo que doy Fe.

Leo la presente y lo invito a firmar, quién no acepta hacerlo por

(Firma del escribano)

Sello del escribano

La presente acta deberá redactarse en hoja de Protocolo Notarial.

por (Firma del escribano) Sello del escribano La presente acta deberá redactarse en hoja de Protocolo
3. Ejercicio notarial 3.1. Protocolo: definición. Habilitación. Apertura. Técnica de formación y redacción. Cierre.

3. Ejercicio notarial

3.1. Protocolo: definición. Habilitación. Apertura. Técnica de formación y redacción. Cierre. Índice. Deberes y obligaciones del notario: exhibición del protocolo, secreto profesional, pérdida o destrucción

Susana Sierz (2007) define el protocolo como: “el conjunto de folios anuales que comprende las escrituras autorizadas por el escribano (incluso las erradas), a más de la documentación complementaria, que permite el resguardo de los hechos, actos, derechos y obligaciones que en el mismo se plasman.

La Ley 4183 de la Provincia de Córdoba, en su artículo 41, aunque no define el protocolo, establece que las escrituras públicas deberán extenderse en ellos y que estarán formados por la colección ordenada de todos los otorgamientos efectuados durante un año.

El nuevo Código Civil y Comercial unificado tampoco define al protocolo, sino que se limita a enunciar sus elementos, estableciendo lo siguiente:

ARTÍCULO 300.- Protocolo. El protocolo se forma con los folios habilitados para el uso de cada registro, numerados correlativamente en cada año calendario, y con los documentos que se incorporan por exigencia legal o a requerimiento de las partes del acto. Corresponde a la ley local reglamentar lo relativo a las características de los folios, su expedición, así como los demás recaudos relativos al protocolo, forma y modo de su colección en volúmenes o legajos, su conservación y archivo 11 .

Como podemos observar, del propio Código surgen los requisitos del protocolo, que son:

11 Art. 300 Ley 26.994 - Código Civil y Comercial de la Nación.

los requisitos del protocolo, que son: 1 1 Art. 300 – Ley 26.994 - Código Civil

Folios habilitados para cada registro: la habilitación de los cuadernillos de protocolo está a cargo, en la provincia de Córdoba, del Tribunal de Disciplina Notarial, que es el órgano de control encargado de habilitar y rubricar cada folio de los cuadernillos adquiridos por el escribano de registro.

Numerados correlativamente: es necesario, además de la numeración pre impresa que traen los folios de protocolo, que se numere anualmente cada folio, comenzando por el Folio Uno (01), donde estará contenida la nota de apertura del protocolo, de manera que el primer acto que se otorgue o el primer hecho que se constate comenzará a partir del Folio Dos (02), y así correlativamente y en orden cronológico.

Documentos que se incorporan en virtud de la ley o a solicitud de las partes: los primeros son aquellos como el certificado registral, los certificados administrativos, las certificaciones de los documentos de identidad y documentos habilitantes; respecto de los segundos, son aquellos que las partes le solicitan incorporar al notario, podría ser cualquier documento que requiera resguardo. También el notario, a su criterio, puede incorporar al protocolo cualquier documentación que crea necesaria, por ejemplo, un boleto de compraventa, una denuncia por extravío de testimonio, etc.

Cada provincia fijará los recaudos para el protocolo en cuanto a las características materiales, su expedición, la forma de llevarlo, su conservación y archivo: en Córdoba, la Ley Orgánica Notarial 4183, a partir del artículo 41, regula lo relativo a este punto, que más adelante analizaremos en forma pormenorizada.

Cabe mencionar que el protocolo puede formarse de dos maneras: por sección única o dividido en secciones “A” y “B”. Los escribanos que opten por sección única extenderán en su protocolo todos los actos, entiéndase actos jurídicos (compraventa, donación), actas y poderes. En cambio, aquellos que opten por dividir el protocolo en secciones autorizarán en la sección “A” todos aquellos negocios que contengan actos jurídicos (permuta, compraventas, daciones en pago), mientras que la sección “B” contendrá actas, poderes, venias, protestas. Es importante mencionar que, tanto para la adquisición de cuadernillos de protocolo como para su habilitación, habrá que manifestar tal circunstancia, dejando en claro la cantidad a adquirir para cada sección en particular.

Adquisición del protocolo

Conforme lo establece el Código Civil y Comercial, las leyes locales son las encargadas de reglamentar lo relativo a la expedición y manera de llevar el

y Comercial, las leyes locales son las encargadas de reglamentar lo relativo a la expedición y

protocolo. En la provincia de Córdoba, el organismo encargado de la expedición es el Colegio de Escribanos, en conformidad con el artículo 43, que expone que la impresión de los cuadernos estará a cargo de dicha entidad.

Habilitación

Es necesario que cada cuadernillo adquirido por el notario de registro se encuentre habilitado y rubricado antes de comenzar a autorizar cualquier tipo de acto. Cada cuadernillo de protocolo tiene diez folios. La habilitación se solicita a través de una nota dirigida al Presidente del Tribunal de Disciplina Notarial, que es el encargado de la habilitación, rubricando solamente en la primera hoja del cuadernillo (las demás hojas sólo llevan sello). Así lo impone la Ley Orgánica Notarial 4183:

Artículo 44º.- Los cuadernos de protocolo serán sellados y rubricados por el presidente o un vocal del Tribunal de Disciplina Notarial, quien llevará "un libro de rúbrica de cuadernos de protocolo" en el que se anotarán cronológicamente las rúbricas que se efectúen, dejando constancia de nombre y apellido del escribano, número del registro, número de cuadernos que se presentan y numeración de los sellos que lo componen. Los escribanos titulares y adscriptos solicitarán por nota la rúbrica de los cuadernos 12 .

Modelo de nota de solicitud de compra de cuadernillos de protocolo

Sr. Presidente del Colegio

De Escribanos

Córdoba, 25 de septiembre de 2015

S…………. /…………D

……………., Escribano Titular del Registro Notarial …., con asiento en la

Ciudad de Córdoba, Departamento Capital, se dirige a Ud. a fin de solicitar COMPRA de ……. cuadernillo de Protocolo, numerado del ……………… al

………………

,

que serán utilizados en este Registro Notarial a mi cargo.

Saluda al Señor Presidente con respeto y consideración.-

12 Art. 44 Ley 4183, Ley Orgánica Notarial. Legislatura de la Provincia de Córdoba.

y consideración.- 1 2 Art. 44 – Ley 4183, Ley Orgánica Notarial. Legislatura de la Provincia

(Firma y sello del escribano).

Modelo de nota de solicitud de habilitación de cuadernillos de protocolo

Sr. Presidente del Tribunal

Córdoba, 25 de septiembre de 2015

de Disciplina Notarial

S…………. /…………D

……………., Escribano Titular del Registro Notarial …., con asiento en la

Ciudad de Córdoba, Departamento Capital, se dirige a Ud. a fin de solicitar SELLADO y RÚBRICA de ……. cuadernillo de Protocolo, numerado del

……………… al ……………… cargo.

que serán utilizados en este Registro Notarial a mi

,

Saluda al Señor Presidente con respeto y consideración.-

(Firma y sello del escribano).

Técnica de formación y redacción del protocolo

Como dijimos anteriormente, para comenzar a trabajar con el protocolo, previamente debemos haber comprado los cuadernillos y presentado la nota pertinente al Tribunal para su habilitación y rúbrica.

Luego, una vez que hemos retirado los cuadernillos habilitados, debemos realizar lo que se denomina “foliatura”, es decir, la numeración que debe realizarse en la parte superior de la hoja de protocolo. Esta numeración que realizamos cada año comenzará con el Folio Uno, donde estará contenida la Nota de apertura; dicha numeración deberá ser en letras y guarismos, como establece el artículo 43 de la Ley 4183. Por ejemplo: “Folio Diez (10)”.

Es de resaltar que cada cuadernillo consta de diez folios, los que deberán ser numerados correlativamente y hasta terminar el año.

que cada cuadernillo consta de diez folios, los que deberán ser numerados correlativamente y hasta terminar

Cada año, el protocolo deberá comenzar con una Nota de apertura y finalizar con una Nota de cierre, cuyo contenido es regulado por cada legislación local. Por su parte, la Ley 4183 establece:

Artículo 46º.- El protocolo de cada año será abierto el primer día del mismo con una constancia puesta en el sello inicial que exprese simplemente el número de registro, el año del protocolo y, en su caso, la sección a que pertenece, y se cerrará a continuación de la última escritura del año, con una nota suscripta por el escribano que se halle a cargo del registro, en la que expresará el número de escrituras otorgadas, número de folios habilitados, número de sellos usados efectivamente, número de escrituras anuladas y toda otra atestación explicativa que el notario crea conveniente hacer. Esta nota deberá ser inserta, en su caso, en cada sección. Después de las notas de cierre, el escribano no podrá labrar escritura alguna. La contravención a esta disposición será sancionada conforme a las normas de la ley 4435 13 .

Modelo de nota de apertura

En la Ciudad de Córdoba, Capital de la Provincia del mismo nombre, República Argentina, a UN día del mes de Enero del año dos mil quince, PROCEDO A DAR APERTURA al presente PROTOCOLO, para el año en curso, correspondiente al Registro Notarial número ……………, a mi cargo.- CONSTE.-

Modelo de nota de cierre

CERTIFICO:- Que el presente Protocolo consta de CIEN Escrituras, enumeradas correlativamente desde el número UNO, al número CIEN, las que han sido otorgadas por ante mí escribano de esta Ciudad, ………………., Titular del Registro Notarial número …………….- NO PASARON las Escrituras: CUARENTAY CUATRO, CINCUENTA, CINCUENTA Y DOS, NOVENTA Y UNO.- Para constancia, firmo y sello el presente CIERRE , en la Ciudad de Córdoba, Capital de la Provincia del mismo nombre, República Argentina, a Treinta y un días del mes de Diciembre del año 2.014.- CONSTE.-

El escribano, una vez realizada la nota de cierre del protocolo correspondiente al año, deberá realizar un índice. Éste deberá ser por orden alfabético de las escrituras extendidas en el año, con expresión del apellido y nombre de los

13 Art. 46 Ley 4183, Ley Orgánica Notarial. Legislatura de la Provincia de Córdoba.

y nombre de los 1 3 Art. 46 – Ley 4183, Ley Orgánica Notarial. Legislatura de

otorgantes. Se deberá dejar constancia, en el mismo, del objeto del acto, la fecha y el folio de la escritura.

En los avatares del ejercicio profesional del notario, pesa sobre éste un cúmulo de obligaciones, algunas de ellas con relación al protocolo:

Conservación del protocolo: el escribano, como depositario del protocolo, el cual le pertenece al estado, tiene la obligación de mantenerlo en perfecto estado, conservarlo íntegro, prolijo y en perfectas condiciones de lectura. Todo ello, hasta su entrega al Archivo de Protocolos.

El artículo 11 de la Ley Orgánica Notarial de la Provincia de Córdoba dispone que son deberes esenciales de los escribanos de registros: “La conservación y custodia en perfecto estado de los actos o contratos que autoricen, así como de los protocolos y libros de registro de intervenciones respectivos, mientras se hallen en su poder14 . A su vez, el artículo 50 establece: Los escribanos de registros son responsables de la integridad y conservación de los protocolos, salvo caso fortuito o fuerza mayor15 .

Exhibición del protocolo

Mientras el protocolo se encuentre en poder del notario, es él quien tiene su custodia y es a él a quien le compete el deber de secreto.

Únicamente puede exhibirlo a las mismas partes que han intervenido en el acto, o a sus herederos, pero estos deben justificar tal carácter, es decir deberán acompañar las declaratorias de herederos y sus respectivos DNI.

También se puede exhibir el protocolo a otro escribano, como ocurre en los casos de estudio de título y en los casos en que exista una orden judicial; ante esta última circunstancia, el notario deberá exhibirlo a su señoría o al perito indicado al efecto.

Cuando se pretenda examinar un acto de última voluntad, el profesional deberá, además, acreditar que el testador ha fallecido con la respectiva acta de defunción debidamente legalizada.

El artículo 11 de la ley 4183 establece, entre los deberes, lo siguiente:

c) Mantener el secreto profesional sobre los actos en que intervengan en el ejercicio de sus funciones. La exhibición de los protocolos y del libro de registro de intervenciones podrá

14 Art. 11 Ley 4183, Ley Orgánica Notarial. Legislatura de la Provincia de Córdoba. 15 Art. 50 Ley 4183, Ley Orgánica Notarial. Legislatura de la Provincia de Córdoba.

de Córdoba. 1 5 Art. 50 – Ley 4183, Ley Orgánica Notarial. Legislatura de la Provincia

hacerlo a requerimiento de los otorgantes o de sus sucesores, respecto de los actos en que hubieran intervenido y de otros escribanos en los casos y formas que establezca el reglamento o por orden judicial 16 .

Cabe mencionar que el secreto profesional se extiende no solamente a los actos en los que el notario ha intervenido, sino a todas las declaraciones que las partes pudieran realizar con motivo del acto jurídico.

Pérdida o destrucción del protocolo

Como consecuencia de la pérdida, extravío, deterioro, destrucción o sustracción del protocolo, lo primero que tendrá que hacer el notario es realizar la denuncia correspondiente tanto al Tribunal de Disciplina como a la autoridad policial en el caso de robo o pérdida.

Existen tres procedimientos en estos casos:

Reconstitución de protocolo: este procedimiento consiste en colocar la copia, es decir, el testimonio, en el protocolo, todo ello mediante orden judicial, pero es necesario que esta copia o testimonio no se encuentre raspada ni raída en ningún lugar que pueda ser considerado sospechoso, es decir, en partes esenciales, como son las referidas al sujeto, objeto y causa de la relación jurídica.

Las personas que pueden solicitar este procedimiento son: las partes, sus representantes, sus sucesores a título universal o singular, y también el escribano autorizante. Una vez que el juez ordena la protocolización del primer testimonio, el escribano hará una escritura acta transcribiendo el contenido de testimonio protocolizado.

Reproducción del acto: consiste en volver a otorgar el acto. En este caso, las partes deben reiterar al escribano lo acontecido o manifestar su voluntad respecto del acto jurídico otorgado oportunamente. Para ello, como primera medida, se deberá realizar la denuncia ante el Tribunal de Disciplina Notarial, luego, volver a solicitar los certificados e informes pertinentes para el acto, deberán reunirse las partes y firmar, y volver a dar su autorización el notario.

Título supletorio: esta posibilidad la brinda la Ley nacional 17.801 en el artículo 29, y consiste en utilizar el asiento que lleva el Registro de la Propiedad como prueba para reconstruir los folios de protocolo destruidos o extraviados.

16 Art. 11 Ley 4183, Ley Orgánica Notarial. Legislatura de la Provincia de Córdoba.

o extraviados. 1 6 Art. 11 – Ley 4183, Ley Orgánica Notarial. Legislatura de la Provincia

3.2. El libro de intervenciones: definición. Certificaciones de firmas. Certificación de impresiones digitales. Intervención en el registro del automotor

De acuerdo con lo que dispone el art. 13 de la Ley 4183, el escribano deberá llevar un libro de registro de intervenciones, para todos los actos no protocolares.

En el libro de intervenciones, el notario dejará constancia de todos los actos no protocolares, que en general no requieren la formalidad de escritura pública, como lo son las certificaciones de firmas.

El valor que tienen estos actos no protocolares es el de instrumento público, en virtud de los dispuesto por el artículo 289 del nuevo código, que expresamente dice: “Son instrumentos públicos: [] b) los instrumentos que extienden los escribanos o los funcionarios públicos con los requisitos que establecen las leyes” 17 .

El notario debe realizar la compra del libro registro de intervenciones en el Colegio de Escribanos; este libro posee 250 folios móviles, numerados, y luego se solicita por nota al Tribunal de Disciplina Notarial su habilitación.

Modelos de notas

Señor Presidente del Tribunal de Disciplina Notarial

De la Provincia de Córdoba.

S.

El que suscribe…………, escribano titular del Registro Notarial número…….se presenta al señor Presidente y como mejor proceda dice:

/

D.

Que viene a solicitar le sea habilitado el Libro de Registro de Intervenciones número…. cuya numeración va correlativamente desde foja……… a………….

Saludo a usted con atenta consideración.

17 Art. 289 Ley 26.994 - Código Civil y Comercial de la Nación.

Saludo a usted con atenta consideración. 1 7 Art. 289 – Ley 26.994 - Código Civil

(Firma y sello del escribano).

El Tribunal de Disciplina Notarial, lo habilita colocando sello en todas las hojas y en la primera hoja extiende una nota que dice:

“En la ciudad de Córdoba, a los ….días, del mes de …, del año …, se procede a

habilitar el presente libro “Registro de Intervenciones número

doscientos cincuenta hojas numeradas correlativamente desde la hoja número

……… escribano…………, con asiento en la ciudad de Córdoba, departamento capital, de acuerdo a lo establecido por el Art. 13 de la Ley 4183, con lo que termina el

a la hoja número …………, para el Registro Notarial número … a cargo del

, que consta de

acta firmando el señor Presidente, por ante mí de lo que doy Fe.”

Firma del Presidente del Tribunal de Disciplina Notarial y del Secretario.

Luego de la nota de habilitación del libro de registro de intervenciones, en los folios sucesivos se extenderán las actas en la forma de ley. Cabe mencionar que, a diferencia del protocolo, que se forma por los actos extendidos en un año calendario y así se encuaderna, el libro registro de intervenciones se conforma por esas doscientos cincuenta hojas móviles que pueden o no coincidir con el año calendario. Es decir que, por ejemplo, el libro 22 del escribano X puede comenzar con el acta cien del año 2014 y finalizar con la número 80 del 2015. Así también, como diferencia, diremos que, en el protocolo, cada acto debe comenzarse en una hoja nueva en cabeza de sello, mientras que, en el libro de registro de intervenciones, las actas se asienten una a continuación de la otra hasta terminar cada hoja móvil.

El libro de registro de intervenciones debe abrirse cada año con una nota de apertura en la que constará el número de registro notarial y el año que corresponda; al finalizar el año deberá realizarse la Nota de Cierre, dejando constancia del número de actas extendidas y de las que no pasaron.

Modelo de nota de apertura

En la ciudad de Córdoba, capital de la provincia del mismo nombre, República Argentina, a los… días del mes de…, del año…, yo, escribano…, titular del Registro Notarial… procedo a la apertura del libro “Registro de Intervenciones número…”.

Firma y sello del escribano.

Notarial… procedo a la apertura del libro “Registro de Intervenciones número…”. Firma y sello del escribano.

A continuación de la nota, comienza el acta número uno. Lo mismo va con las actas siguientes, en forma continuada.

Modelo de acta de certificación de firmas en un contrato social de constitución de una S.R.L.

ACTA NÚMERO …………….: En la Ciudad de Córdoba, Capital de la Provincia del mismo nombre, República Argentina, a ………… días del mes de ………… del año DOS MIL QUINCE, COMPARECEN: los señores …………, titular del Documento

, Nacional de Identidad número …………., ambos con domicilio en Calle

, identifico en los términos del Artículo 306 inciso “a” del Código Civil y Comercial, por haberme exhibido sus Documentos de Identidad, doy fe.- Y solicitan CERTIFIQUE sus firmas en “CONTRATO SOCIAL” de fecha cuatro de mayo de dos mil quince, el que tiene por objeto la Constitución de una Sociedad de Responsabilidad de Limitada, cuya denominación es “ ……….

S.R.L.”, con sede social en Calle……………

………………………

de esta Ciudad, Provincia de Córdoba; personas a quienes

titular del Documento

Nacional de Identidad número …………

;

y ………………

de

esta Ciudad de Córdoba. En su

testimonio, previa lectura y ratificación del contenido, firman las comparecientes por ante mí, de todo lo que doy fe. Se certifica en Hoja de

Actuación Notarial Número A……

.-

Otro modelo de acta de certificación de firmas en un contrato de locación:

ACTA NÚMERO …………….: En la Ciudad de Córdoba, Capital de la Provincia del mismo nombre, República Argentina, a …………. días del mes de ……………del año DOS MIL QUINCE, COMPARECEN: los señores, …………………, Documento Nacional de Identidad número …………, con domicilio en calle …………, en su calidad de LOCATARIO; y …………………, Documento Nacional de Identidad número …………., con domicilio en Calle ………., en su carácter de GARANTE;

personas a quienes identifico en los términos del Artículo 306 inciso “a”, del Código Civil y Comercial, por haberme exhibido sus Documentos de Identidad, doy fe.- Y solicitan CERTIFIQUE sus firmas en CONTRATO DE LOCACIÓN, de

de esta Ciudad de

fecha ……………, del inmueble sito en Avenida……………

, Córdoba.- En su testimonio, previa lectura y ratificación del contenido, firman los comparecientes por ante mí, de todo lo que doy fe. Se certifica en Hoja de -

Actuación Notarial Número………………

Modelo de certificación de firma en autorización de menores de edad para viajar

Notarial Número……………… Modelo de certificación de firma en autorización de menores de edad para viajar 23

ACTA NÚMERO…………: En la Ciudad de Córdoba, Capital de la Provincia del

del año DOS

MIL QUINCE, COMPARECE: ……………., argentino, titular del Documento Nacional de Identidad número …………, domiciliado en calle …………. de ésta

Ciudad de Córdoba, Provincia de Córdoba, República Argentina, persona a quien identifico en los términos del Artículo 306 inciso “a”, del Código Civil y Comercial, por haber exhibido su Documento de Identidad, doy fe.- Y solicita CERTIFIQUE su firma en “AUTORIZACIÓN PARA VIAJAR”, a su hijo menor de edad: ………………., argentino, titular del Documento Nacional de Identidad

número

nacido el día ………. de dos mil once, acreditando el

nacimiento y patria potestad con Acta de Nacimiento Número …., Tomo … ,

expedida por la Dirección del Registro Civil y Capacidad de

Folio …., Año ……

mismo nombre, República Argentina, a…………. días del mes de……

…………

,

, las Personas de la Provincia de Córdoba, República Argentina, para que se traslade acompañadode su madre, la Señora, de argentina, titular del Documento Nacional de Identidad número …………, con domicilio en calle ……………… de ésta Ciudad de Córdoba, Provincia de Córdoba, República

Argentina, a la República del Perú y retorne a la República Argentina. La presente AUTORIZACIÓN la extiende por el plazo de treinta días, a contar

desde el día…………

presente año dos mil quince y hasta el día……………. En

consecuencia podrán salir de ésta República Argentina y volver a entrar. En su testimonio, previa lectura y ratificación del contenido, firman las

comparecientes por ante mí, de todo lo que doy fe. Se certifica en Hoja de -

Actuación Notarial Número……………

del

Así también, además del acta que debe labrarse en el libro de registro de intervenciones, el escribano debe redactar la certificación en el documento en el que ha intervenido, que deberá realizarse en las hojas de actuación notarial o repuesto con marbetes de actuación notarial. En ambos casos, es el Colegio de Escribanos el encargado de la venta y expedición. Así lo establece el artículo 11 del reglamento del libro registro de intervenciones.

Modelo de Certifico en Hoja de Actuación Notarial

CERTIFICO: Que la firma que antecede en el documento adjunto, ha sido puesta en mi presencia y pertenece a…………………………, Documento Nacional de

, los términos de articulo 306 inc “A” del Codigo Civil y Comercial, Doy fe. CONSTA en Acta numero…………….Folio…………….del Libro Registro de Intervenciones numero……… de esta Registro a mi cargo. Córdoba, …….de ……… 2015. Hoja de Actuación Notarial………….

a quien identifico en

Identidad…………………………., con domicilio en calle…………

a quien identifico en Identidad…………………………., con domicilio en calle………… 24

Certificación de impresiones digitales

Este tipo de certificaciones sólo estaban admitidas para aquellos casos previstos expresamente por la ley, como es el caso de las leyes previsionales y de la seguridad social. También se admitía en el código velezano, en el artículo 1000, la firma a ruego, ante la situación que una persona que intervenga un instrumento público no supiera o pudiese firmar, estando vedada esta posibilidad en los instrumentos privados.

El nuevo Código Civil prevé en su artículo 313, para el caso de los instrumentos privados, que, cuando uno de los firmantes no sabe o no puede firmar, puede dejarse constancia de la impresión digital o mediante dos testigos que deben suscribir el instrumento.

Es por ello que, a partir de la vigencia del Nuevo Código Civil y Comercial, se podrán certificar impresiones digitales en cualquier tipo de instrumento privado.

Pero creemos que es necesario analizar algunas cuestiones, ya que el acatamiento literal de la norma podría atentar contra la seguridad de los documentos. Diremos que la firma, en términos generales, cumple dos funciones, la primera es la de identificación de quien la realiza y la restante la conformidad o expresión de voluntad del mismo. Cuando nos encontramos ante una impresión digital, sólo la primera función quedará satisfecha, es decir la de identidad, pero de ningún modo podremos establecer con certeza que el sujeto intervieniente expresó su voluntad, dado que tal impresión puede realizarse tomando la mano del individuo dormido o hasta cuando ya hubiera fallecido.

Por tal situación, creemos que, a los fines de brindar mayor seguridad, será de buena técnica la intervención del firmante a ruego, la constancia documental de la situación que el sujeto negocial no puede o sabe firmar, con los motivos de tal situación, y dejar también plasmada la impresión digital.

Intervención en el Registro del Automotor

El notario, en su actuación fedante, está facultado para certificar toda documentación relacionada con el Registro Nacional de la Propiedad del Automotor. Interviene en las certificaciones de firmas de las solicitudes o formularios tipo del Registro del Automotor, como son los casos de F. 08 de transferencias.

La normativa que regula lo referido a las certificaciones de las firmas por parte de los escribanos de registros es el Digesto de Normas Técnico-Registrales del Registro Nacional de la Propiedad Automotor.

escribanos de registros es el Digesto de Normas Técnico-Registrales del Registro Nacional de la Propiedad Automotor.

Encontramos en el Título I, Capitulo V, Sección I la competencia expresa que se le otorga al escribano público para certificar toda documentación relacionada con trámites en los Registros Nacionales de Propiedad del Automotor.

Artículo 1°.- Las firmas en las Solicitudes Tipo que no se

certifiquen por o no se estampen ante el Encargado de Registro de la radicación del automotor o del Registro donde se presentará el trámite, deberán estar certificadas en las condiciones establecidas en este Capítulo por:

a) Escribano Público. 18

En relación a los requisitos que debe cumplir el notario al momento de la certificación, se establece en la Sección 2 de “Certificaciones en general”:

Artículo 1º.- Para certificar los certificantes mencionados en el

artículo 1º, Sección 1ª de este Capítulo, cumplirán las siguientes formalidades en general:

a) Expresar el lugar, fecha y carácter que inviste el certificante.

b) En su texto se hará constar:

b.1. Nombre y apellido y documento de identidad del firmante (tipo y número que corresponda según lo dispuesto en el Capítulo IV, Sección 2ª, artículo 1º). b.2. Que la firma es puesta en ese acto en presencia del certificante. Las constancias indicadas en a) y b) deberán insertarse en la misma Solicitud Tipo, al pie de la firma que se certifica, en el lugar asignado al efecto en la respectiva solicitud o firmando y sellando en ésta y formulando las manifestaciones establecidas en este artículo en actuación separada, debidamente correlacionada con la Solicitud. En este supuesto bastará que el certificante firme una sola vez en la Solicitud Tipo aun cuando certifique varias firmas, en cuyo caso hará constar en la actuación separada las aludidas manifestaciones respecto de cada uno de los firmantes. El requisito de la certificación se exigirá cuanto menos en el original de la Solicitud Tipo y en el original de la foja notarial cuando las manifestaciones establecidas en este artículo sean formuladas por escribano en actuación separada. Cuando así corresponda, se dará cumplimiento a lo prescripto en la Sección 6ª de este Capítulo. 19

18 Art. 1, Tít. I, Cap. V, Sec. 1 Digesto de Normas Técnico-Registrales del Registro Nacional de la Propiedad Automotor.

Art. 1, Tít. I, Cap. V, Sec. 2 Digesto de Normas Técnico-Registrales del Registro Nacional de la Propiedad Automotor.

19

I, Cap. V, Sec. 2 – Digesto de Normas Técnico-Registrales del Registro Nacional de la Propiedad

Además de establecer un régimen general de certificaciones de firma, el digesto establece e impone ciertos requisitos especiales para cuando sea un notario quien realice la certificación. Así en la Sección 3 “Certificaciones en especial”:

Artículo 1°.- Las certificaciones de firma de los certificantes mencionados en el artículo 1°, Sección 1ª de este Capítulo, deberán cumplir las formalidades especiales que en cada caso se indica, según fueren efectuadas por:

a) Escribanos Públicos: será necesario cumplir, además de los recaudos generales, los siguientes:

a.1. Todo recaudo exigido por las normas notariales de la jurisdicción del certificante. a.2. Se establecerá el tomo y folio del Libro de Requerimiento, cuando de acuerdo con las normas notariales de la jurisdicción a la que pertenezca el escribano certificante, deba llevarse el referido Libro. a.3. Consignará la forma en que hubiere justificado la identidad del firmante en los términos del artículo 1002 del Código Civil. (Hoy el Art. 306 Nuevo Código) 20

Modelo de acta de certificación firma en formulario 08 (transferencia)

ACTA NÚMERO……: En la Ciudad de Córdoba, Capital de la Provincia del mismo nombre, República Argentina, a…. días del mes de …… del año DOS MIL

, número ………., de estado civil soltera, con domicilio en Calle ……………de esta Ciudad, Provincia de Córdoba; persona a quien identifico en los términos del Artículo 306 inc. “A” del Código Civil y Comercial, por haberme exhibido su Documento de Identidad, doy fe. Y solicita CERTIFIQUE su firma inserta en FORMULARIO 08 Nº…………, en rubro “I” VENDEDOR O TRANSMITENTES en relación al AUTOMOTOR con Dominio XXX000, marca…., modelo…. SEDAN 2 PTAS, Motor Número……., Chasis Número……, firmando de conformidad ante mí, de todo lo que doy fe. El formulario referenciado se encuentra parcialmente en blanco. Se certifica en Hoja de Actuación Notarial Número…………

QUINCE, COMPARECE: Las Señora ………

documento nacional de identidad

3.3.

Técnica

documental

de

las

escrituras en general.

Partes

de

las

20 Art. 1, Tít. I, Cap. V, Sec. 3 Digesto de Normas Técnico-Registrales del Registro Nacional de la Propiedad Automotor.

Tít. I, Cap. V, Sec. 3 – Digesto de Normas Técnico-Registrales del Registro Nacional de la

escrituras en general. Escrituras propiamente dichas: técnicas de acción, idioma, otorgantes con discapacidad auditiva, contenido, justificación de identidad, documentos habilitantes. Escrituras actas: definición. Requisitos. Valor probatorio. Clases de actas. Efectos. Manifestaciones y constancia del interés legítimo. Errores y procedimiento de subsanación de errores

Ahora analizaremos la estructura de las escrituras públicas y sus diferentes partes. Hay que remarcar que, de acuerdo a los usos y costumbres, el orden y las formas de expresión pueden variar de una circunscripción a otra. Hemos considerado que, en términos generales, el orden de los pasos es el siguiente:

Encabezado. El encabezado que comenzará en una hoja nueva del protocolo en cabeza de sello deberá contener el número de escritura, la fecha, el lugar de otorgamiento y ante qué escribano se realiza el acto, su calidad de titular, adscripto o suplente y el registro a su cargo.

Comparecencia. En esta etapa será necesario hacer constar a los comparecientes con todos los datos exigidos por la legislación de fondo y teniendo en cuenta el acto que se pretende instrumentar. Cabe mencionar que dependerá la forma elegida en algunos casos; ciertos sujetos intervinientes, como ser testigos instrumentales o el cónyuge que debe prestar el asentimiento, son incluidos en el comparendo o en una etapa posterior como presentes en el acto. Una vez realizado lo anteriormente mencionado, el escribano deberá justificar la identidad conforme lo establece el artículo 306 del Código Civil y Comercial.

Intervención. Consiste en la expresión de la naturaleza en que los comparecientes intervienen en el acto a instrumentar. Podrá darse que los

en la expresión de la naturaleza en que los comparecientes intervienen en el acto a instrumentar.

intervinientes lo hagan por sí y en ejercicio de sus propios derechos, o bien que actúen en calidad de representantes. El articulo 307 expone que, en caso de ser

a través de representantes (ya sea legal, voluntaria u orgánico) el notario

deberá incorporar los documentos habilitantes, estableciendo el procedimiento

para hacerlo.

Exposición. Acá deberemos diferenciar entre escrituras propiamente dichas o escrituras actas. En las primeras, esta etapa consiste en la exposición de los comparecientes de las manifestaciones que crean convenientes y, luego, de manera concreta, el acto jurídico que realizan; ello, independientemente de las manifestaciones del notario.

En los caso de las escrituras actas, la exposición está relacionada con la manifestación del requirente de solicitar la intervención del notario y la declaración de los motivos que causan el acta.

Corresponde. Aquí hay que hacer un distingo. En ciertas demarcaciones, el corresponde es incluido en las etapas finales, en la parte de las Constancias Notariales, como sucede en Ciudad de Buenos Aires. En Córdoba, generalmente, el corresponde se incluye luego de la exposición del acto y la descripción del inmueble. Esta etapa consiste en la relación de antecedentes necesaria para acreditar la legitimación del sujeto interviniente y satisfacer el principio de tracto sucesivo.

Constancias notariales. En esta etapa, el escribano dejará constancia de lo que

la ley requiere que él, como funcionario autorizante, verifique:

Como dijimos anteriormente, en ciertas demarcaciones, el “corresponde” se incluye en esta sección.

Certificados registrales. Aquí, el escribano dejará constancia del certificado exigido por el artículo 23 de la Ley Registral Nacional.

Certificados administrativos. El escribano hará mención a los certificados catastrales y otros de índole administrativa que se requieran conforme a cada jurisdicción. En la Ciudad de Córdoba, por ejemplo, podemos mencionar el certificado de rentas de la provincia, el de la Municipalidad de Córdoba y el de Aguas Cordobesas.

Obligaciones fiscales. Pesan sobre el escribano obligaciones fiscales, como agente de percepción y como agente de información. Aquí, el escribano deberá hacer constar si retiene suma alguna en concepto de Impuesto a la Transferencia de Inmuebles o impuesto a las ganancias cuando se trate de personas jurídicas.

Otras constancias. Podemos mencionar, como otros elementos que el notario deberá hacer constar, la exigencia de la Unidad de Información

Podemos mencionar, como otros elementos que el notario deberá hacer constar, la exigencia de la Unidad

Financiera con respecto a los datos identificatorios de los intervinientes si los mismos se encuentra incluidos en la nómina de personas políticamente expuestas y, de acuerdo al monto de la operación, declarar y/o acreditar el origen lícito de los fondos utilizados.

Lectura y firma. Aquí, el escribano procederá a leer la escritura a los comparecientes, quienes las firmarán como acostumbran hacer, y, de esta manera, el escribano culmina el acto y lo autoriza consignado su firma y sello.

Escrituras propiamente dichas: Requisitos: idioma, otorgantes con discapacidad auditiva, contenido, justificación de identidad, documentos habilitantes

Como ya sabemos, las escrituras propiamente dichas son aquellas que contienen uno o más actos jurídicos, por ejemplo: una compraventa, una donación, una permuta, etc.

El nuevo Código Civil regula todo lo referido a las escrituras públicas a partir del artículo 299, pero debemos tener en cuenta lo dispuesto para los instrumentos públicos en razón de que las escrituras son una especie de instrumentos públicos.

A partir del artículo 301 del Código Civil y Comercial, se establecen los requisitos que debe cumplir el notario al momento de otorgar una escritura pública: todas las técnicas de acciones u operaciones de ejercicio que se expusieron al comienzo de las lecturas.

El escribano debe recibir por sí mismo las declaraciones de los comparecientes, sean las partes, sus representantes, testigos, cónyuges u otros intervinientes21 : con esto, se está aludiendo al principio de inmediatez que debe existir en todo acto notarial, es decir que es el escribano quien tomará las manifestaciones de las partes que pretenden celebrar el acto. Por ejemplo, en una compraventa, recibirá las manifestaciones de quien vende y la aceptación de la venta efectuada por parte del comprador.

Debe calificar los presupuestos y elementos del acto, y configurarlo técnicamente22 : otra de las funciones que tiene el notario en la celebración del acto, en la audiencia previa y en la de otorgamiento propiamente, es la de calificar el acto que pretenden celebrar la partes

21 Art. 301 Ley 26.994 - Código Civil y Comercial de la Nación. 22 Ibídem.

pretenden celebrar la partes 21 Art. 301 – Ley 26.994 - Código Civil y Comercial de

que requieren su intervención. Debe, además, redactar el acto calificado junto con las manifestaciones de la partes, dotando a esa redacción de las formalidades técnicas conforme a las normativas aplicables.

El Código Civil y Comercial mantiene la unidad de acto para las escrituras públicas, con excepción de lo que mencionaremos en el punto siguiente.

Las escrituras públicas, que deben extenderse en un único acto, pueden ser manuscritas o mecanografiadas, pudiendo utilizarse mecanismos electrónicos de procesamiento de textos, siempre que en definitiva la redacción resulte estampada en el soporte exigido por las reglamentaciones, con caracteres fácilmente legibles 23 .

Las escrituras pueden ser hechas a mano o máquina de escribir o por medios electrónicos como la computadora y su posterior impresión; todo ello, siempre que se realice en las hojas de protocolo debidamente habilitadas.

El nuevo Código prevé la posibilidad de firmar la escritura en distintos momentos, pero sólo en aquellos casos donde no se tenga que entregar dinero o cosas frente al notario.

En los casos de pluralidad de otorgantes en los que no haya entrega de dinero, valores o cosas en presencia del notario, los interesados pueden suscribir la escritura en distintas horas del mismo día de su otorgamiento. Este procedimiento puede utilizarse siempre que no se modifique el texto definitivo al tiempo de la primera firma 24 .

Idioma

El artículo 302 reguló lo referido al idioma en que deben redactarse las escrituras públicas:

La escritura pública debe hacerse en idioma nacional25 : como regla general, toda escritura pública debe ser realizada en idioma nacional, es decir, el español. Esto es a los fines de respetar el idioma oficial y, a su

23 Ibídem.

24 Ibídem.

25 Art. 302 Ley 26.994 - Código Civil y Comercial de la Nación.

y, a su 2 3 Ibídem. 2 4 Ibídem. 2 5 Art. 302 – Ley 26.994

vez,

otorgado.

es

una

garantía

para

asegurar

la

plena

compresión

del

acto

Pero si alguno de los sujetos que va otorgar el acto ignorase el idioma nacional, la escritura debe ser redactada conforme a una minuta que será firmada por el sujeto y por un traductor oficial. Para el caso que no exista un traductor oficial, el escribano puede, sin necesidad de otro requisito, llamar a algún intérprete de su conocimiento y aceptarlo. Creemos que esta solución pone en manos del escribano una facultad que claramente excede su competencia.

Abreviaturas y números

A los fines de evitar riesgos sobre el acto otorgado y situaciones que permitan

más fácilmente incurrir en un fraude sobre el instrumento público, en el artículo 303 se expone el deber de no dejar espacios en blanco en las escrituras públicas. Claro está que no todo espacio es sancionado, sino sólo aquellos con

potencialidad dañosa para la seguridad brindada por la escritura pública.

A los fines también de evitar confusiones y proteger la seguridad del

instrumento, el Código Civil y Comercial prohíbe la utilización de abreviaturas e

iniciales, salvo los casos en los cuales estos se transcriban de otros documentos

o sean científicamente admitidos con sentido unívoco. Con iguales fines

permite la utilización de número, salvo en aquellos casos donde se entreguen cantidades de cosas en presencia del escribano u otras cantidades que correspondan a elementos esenciales del acto jurídico.

Como decíamos, se trata de evitar confusiones o riesgos que atenten contra la integridad y seguridad del instrumento; ya lo dacia Vélez en la nota del artículo 992 “…por otra parte, cuando las partes hacen extender un actos, es de la primera importante que ellas y el oficial publico lo redacten de manera que más tarde no venga a ser origen de un proceso” 26 .

Otorgante con discapacidad auditiva

El

artículo 304 del nuevo Código regula lo referido a las personas con este tipo

de

discapacidad. Fija los siguientes requisitos para poder otorgar escritura:

La presencia de dos testigos que acrediten que la persona comprende el acto que está celebrando.

26 Nota al art. 992 Código Civil de la República Argentina. Derogado por Ley 26.994.

que está celebrando. 2 6 Nota al art. 992 – Código Civil de la República Argentina.

Si la persona es alfabeta, deberá además confeccionarse una minuta que

será firmada por ella y agregada al protocolo.

Hay que remarcar el distingo terminológico del Código Civil y Comercial con relación al Código de Vélez, ya que se ha dejado de lado el “darse a entender por escrito”, sustituyéndose por el vocablo alfabeto o analfabeto; este último posee mayor rigor técnico.

Contenido

El nuevo Código mejora lo establecido por el artículo 1001 de Vélez, dado que incorpora mayores recaudos y datos. El derogado artículo de Vélez exponía, entre otros requisitos, la necesidad de consignar “…los nombres y apellidos de las personas que la otorguen, si son mayores de edad, su estado de familia, su domicilio, o vecindad…” 27 , por lo que, exponiendo en la escritura, por ejemplo, comparece Juan Pérez, mayor de edad, casado, vecino de la Ciudad de Córdoba, se cumplían los requisitos exigidos, y está claro, como se observa, que la falta de datos ayuda firmemente a la imprecisión en la identificación de lo otorgantes.

La nueva regulación, en el art. 305, dispone que la escritura debe contener:

lugar y fecha de su otorgamiento; si cualquiera de las partes lo requiere

o el escribano lo considera conveniente, la hora en que se firma el

instrumento28 : la innovación, acá, es el tema de la hora, que en las escrituras propiamente dichas no es usado; generalmente lo utilizamos

en las escrituras actas cuando, por ejemplo, decimos: “Acto seguido, siendo las 15 horas me constituyo en…”. Cabe mencionar que, con la consignación del día, mes y año, el requisito se encuentra satisfecho, salvo alguna situación excepcional en donde sea requerida alguna otra precisión. En el caso de deficiencia la consignación de tale datos, se entiende que si, de los hechos o de la ubicación en el protocolo, se puede determinar la fecha del acto otorgado, el documento será válido.

El código nuevo no hace mención a lo establecido en su antecedente

derogado con relación a que el acto podría otorgarse cualquier día, domingo o feriados, pero creemos que, pese a la omisión, está claro que dicha situación se encuentra vigente aun sin regulación expresa.

Datos de los comparecientes (especialidad en cuanto a los sujetos):

los nombres, apellidos, documento de identidad, domicilio real y especial si lo hubiera, fecha de nacimiento y estado de familia

27 Art. 1001 Código Civil de la República Argentina. Derogado por Ley 26.994. 28 Art. 305 Ley 26.994 - Código Civil y Comercial de la Nación.

Argentina. Derogado por Ley 26.994. 2 8 Art. 305 – Ley 26.994 - Código Civil y

de los otorgantes; si se trata de personas casadas, se debe consignar también si lo son en primeras o posteriores nupcias y el nombre del cónyuge, si resulta relevante en atención a la naturaleza del acto; si el otorgante es una persona jurídica, se debe dejar constancia de su denominación completa, domicilio social y datos de inscripción de su constitución si corresponde 29 .

Cabe mencionar que el artículo no ha incorporado la obligación de consignar el CUIT o CUIL, dato requerido por la ley registral.

la naturaleza del acto y la individualización de los bienes que constituyen su objeto30 : alude al principio de la especialidad; se debe dejar constancia pormenorizada de los elementos de la relación jurídica, que, en este caso, serían el objeto (la cosa), y la causa, es decir, la causa idónea para transmitir el dominio, como sería el caso de una compraventa o una donación.

La lectura: la constancia instrumental de la lectura que el escribano debe hacer en el acto del otorgamiento de la escritura31 : alude a la lectura de la escritura al finalizar y antes de la firmas de las partes. Hay que decir que la falta de lectura no invalida el acto, conforme las causales de invalidez expuestas en el artículo 309 del Código Civil y Comercial.

las enmiendas, testados, borraduras, entrelíneas, u otras modificaciones efectuadas al instrumento en partes esenciales, que deben ser realizadas de puño y letra del escribano y antes de la firma32 :

se refiere a errores, cambios o agregados que pueda sufrir el contenido de la escritura. Trataremos cada caso en el apartado de errores y procedimiento de subsanación de errores.

la firma de los otorgantes, del escribano y de los testigos si los hubiera; si alguno de los otorgantes no sabe o no puede firmar, debe hacerlo en su nombre otra persona; debe hacerse constar la manifestación sobre la causa del impedimento y la impresión digital del otorgante33 : la firma es un requisito esencial de las escrituras y la falta de ellas las torna nulas. En el caso de que la persona no pudiera o no supiera firmar, podrá pedir que otro firme a su ruego; en dicho caso, deberá dejar constancia de cuáles son las causas por las que la parte no puede firmar y deberá además poner la impresión digital.

29 Ibídem.

30 Ibídem.

31 Ibídem.

32 Ibídem.

33 Ibídem.

poner la impresión digital. 2 9 Ibídem. 3 0 Ibídem. 3 1 Ibídem. 3 2 Ibídem.

Justificación de identidad

Respecto de la manera de justificar la identidad de los comparecientes, diremos que es tal vez unos de los requisitos de mayor importancia en el sistema de notariado latino. El tema de la identificación de los intervienes ha ido mutando conforme lo hacían las poblaciones; si bien no es objeto de esta materia, analizaremos brevemente los antecedentes para entender el fenómeno. En sus orígenes, la manera de identificar era por trato y fama, a través de la fe de conocimiento. Este mecanismo tenía utilidad en poblaciones pequeñas en donde el oficial pudiera conocer a todos los pobladores. Con el paso del tiempo y el crecimiento de las sociedades, dicha forma se tornó dificultosa o más bien imposible; en la actualidad, es improbable que el escribano conozca a todos los requirentes que asisten a su notaría, por tal circunstancias es que el ordenamiento jurídico articuló diferentes medios para la justificación de identidad.

El nuevo Código dispone en su artículo 306 que existen sólo dos modos de justificar la identidad eliminando el supuesto de realizarlo a través de testigos; así expone:

Por exhibición al notario de documento idóneo, el cual debe individualizar y agregar reproducción al protocolo.

Por la fe de conocimiento que dé el notario.

Documentos habilitantes

El artículo 307 regula el tema de los documentos habilitantes, que son todos aquellos documentos que deberán presentarse en original para acreditar la personería al momento del otorgamiento del acto por escritura, cuando el sujeto interviniente actúe como representante. En tal caso, el escribano debe exigir los poderes, ya sean especiales o generales, y deberá incorporar el original. En caso de que el poder contenga más de un asunto o no se agote con el acto a otorgarse, deberá incorporar copia certificada. El escribano que haya autorizado el poder que se le presenta para otorgar el acto o ya haya protocolizado el mismo en otra escritura, puede dejar constancia de tal circunstancia indicando folio y año y no será necesaria una nueva incorporación.

puede dejar constancia de tal circunstancia indicando folio y año y no será necesaria una nueva

Escrituras actas: definición. Requisitos. Valor probatorio. Clases de actas. Efectos. Manifestaciones y constancia del interés legítimo

Como habíamos conceptualizado anteriormente, las escrituras actas son aquellas que contienen uno o más hechos. Así lo indica el artículo 310 del nuevo Código: Se denominan actas los documentos notariales que tienen por objeto la comprobación de hechos34 .

Se sostiene que las actas son escrituras públicas efectuadas en el protocolo notarial que registran sucesos que el notario presencia, y no poseen negocios jurídicos.

Requisitos

El nuevo Código fija de manera expresa cuáles son los requisitos que deben cumplirse respecto a las actas. Dice el art. 311: Las actas están sujetas a los requisitos de las escrituras públicas35 ; ello, con las siguientes modificaciones:

“se debe hacer constar el requerimiento que motiva la intervención del notario y, en su caso, la manifestación del requirente respecto al interés propio o de terceros con que actúa36 : en este caso, el requerimiento es expreso, a diferencia de lo que sucede en relación a las escrituras propiamente dichas, donde el requerimiento surge de manera tácita.

“no es necesaria la acreditación de personería ni la del interés de terceros que alega el requirente37 : tampoco es necesario acreditar en las actas la personería, la representación o el interés de otras personas, todo ello con el fin de evitar el peligro en la demora, tutelando la narración y descripción textual por parte del notario. De todos modos, creemos que, en cierto tipos de actas, será necesario, para lograr el fin querido del acto, que el requirente acredite su personaría; trataremos esta cuestión cuando desarrollemos las actas en particular.

“no es necesario que el notario conozca o identifique a las personas con quienes trata a los efectos de realizar las notificaciones, requerimientos y otras diligencias38 : no es necesario que el notario dé fe de que conoce a los requeridos o notificados, como así tampoco que los identifique en los términos del artículo 306 del Código Civil y Comercial.

34 Art. 310 Ley 26.994 - Código Civil y Comercial de la Nación.
35

Art. 311 Ley 26.994 - Código Civil y Comercial de la Nación.
36

37 Ibídem.

38 Ibídem.

Ibídem.

Art. 311 – Ley 26.994 - Código Civil y Comercial de la Nación. 3 6 3

En cuanto a

…las personas requeridas o notificadas, en la medida en que el objeto de la comprobación así lo permita, deben ser previamente informadas del carácter en que interviene el notario y, en su caso, del derecho a no responder o de contestar; en este último supuesto se deben hacer constar en el documento las manifestaciones que se hagan39

Este requisito impuesto por el Código tiene como finalidad que el notario no actúe en clandestinidad, debiendo informar a los requeridos quién es

él, el carácter en el que actúa, y brindar la posibilidad de responder o no

a lo solicitado por él, pero las manifestaciones que realice el requerido no pueden ser negocios jurídicos.

“el notario puede practicar las diligencias sin la concurrencia del requirente cuando por su objeto no sea necesario40 : el notario puede

constituirse a realizar el acta solo o en compañía del requirente, siempre

y cuando las circunstancias del caso así lo permitan. Por ejemplo, va ser necesaria la compañía del requirente en un acta de constatación cuando se deba ingresar a un domicilio de propiedad del mismo, dado que es él quien le permitirá el ingreso.

“no requieren unidad de acto ni de redacción; pueden extenderse simultáneamente o con posterioridad a los hechos que se narran, pero en el mismo día, y pueden separarse en dos o más partes o diligencias, siguiendo el orden cronológico41 : en las actas, no es necesario que se cumpla con el principio de la unidad de acto. Se puede distinguir en ellas dos partes:

o

Requerimiento: implica la presencia del sujeto, que le solicita al notario su intervención para corroborar un hecho, para notificar,

para constatar, etc. Esta solicitud deber ser lo más precisa posible

los fines de que el escribano pueda realizar el acta. El notario aceptará el requerimiento, lo leerá al requirente, y luego se firmará.

a

o

Diligenciamiento: ésta es la tramitación propiamente, el notario

se constituye en el lugar donde debe verificar el hecho o notificar

y realiza la diligencia.

39 Ibídem.

40 Ibídem.

41 Ibídem.

donde debe verificar el hecho o notificar y realiza la diligencia. 3 9 Ibídem. 4 0

“pueden autorizarse aun cuando alguno de los interesados rehúse firmar, de lo cual debe dejarse constancia42 : independientemente de la voluntad de los requeridos o notificados de querer o no firmar el acta, la misma es totalmente válida; ante la negativa, se deberá dejar constancia de tal circunstancia. Por ejemplo, se suele colocar: “invitándolo a firmar al Señor Juan Pérez, éste se niega a hacerlo por considerarlo innecesario”.

Valor probatorio de las actas

El artículo 312 del nuevo Código regula respecto al valor que tiene lo constatado por el notario, diciendo:

El valor probatorio de las actas se circunscribe a los hechos que el notario tiene a la vista, a la verificación de su existencia y su estado. En cuanto a las personas, se circunscribe a su identificación si existe, y debe dejarse constancia de las declaraciones y juicios que emiten. Las declaraciones deben referirse como mero hecho y no como contenido negocial 43 .

La crítica que le podemos hacer a este artículo es que sólo hace referencia a lo que el escribano “vea” y a la constatación del estado de los hechos; en realidad, cuando el notario actúa, interviene con todos los sentidos, vista, olfato, tacto, oído. Algunos ejemplos:

Si se le solicita al notario que se constituya para constatar la emanación de olores, lo hará con el sentido del olfato.

Si se le solicita que se constituya para constatar una humedad en una pared, lo hará con el sentido de la vista y el tacto, tocando la pared.

En el caso de ruidos molestos, deberá hacerlo con el sentido del oído.

Clases de actas

Acta de comprobación de hechos: es aquella que relata y describe la realidad objetiva tal como es percibida por los sentidos del notario, generalmente por la vista y el oído, y donde éste narra uno o más hechos acaecidos. El escribano debe limitarse a describir lo que percibe a través de sus sentidos, debe reflejar en la narración el estado real de lo que se

42 Ibídem.

43 Art. 312 Ley 26.994 - Código Civil y Comercial de la Nación.

estado real de lo que se 4 2 Ibídem. 4 3 Art. 312 – Ley 26.994

está describiendo. A veces es necesario que sea acompañado de un dictamen pericial, que dará el punto de vista técnico de lo acontecido. Generalmente se usa este tipo de actas para preconstituir pruebas, a los fines del inicio posterior de alguna acción judicial.

Acta de notificación: se inicia con el requerimiento que el compareciente efectúa al notario y la aceptación por parte de éste. En una segunda fase, el notario debe concurrir a cumplir con la diligencia encomendada, bien sea en compañía del requirente, bien sea solo, y se procede a notificar al sujeto indicado. Las notificaciones que realiza el notario tienen el carácter de actos de notificación públicos, gozando de todo sus efectos legales. La notificación cumple sus efectos ya sea que se notifique al sujeto indicado, o bien a cualquier otra persona que atienda al notario. También valdrá la notificación en el caso de que éste no sea atendido por persona alguna; se deja copia del requerimiento que contiene la notificación por debajo de la puerta del domicilio referido.

Acta de supervivencia: consiste en la comprobación, por parte del escribano, de que una persona existe y está viva, en un cierto y preciso instante. Generalmente, este tipo de actas se solicita en las Cajas Previsionales y de Jubilaciones a los fines de acreditar que el afiliado que cobra algún subsidio se encuentra vivo.

Acta de depósito: es un acta en la cual el escribano deja constancia de que recibe, de parte de su requirente, una cantidad determinada de valores, cosas, bienes, dinero, mercaderías o cualquier otro objeto material, con el único objeto de conservarla. El objeto de este tipo de actas es resguardar la existencia o integridad de los objetos recibidos.

Acta de notoriedad: Emérito González (1971) dice que el objetivo de estas actas es comprobar hechos o sucesos de carácter notorio sobre los que se estipularán derechos u obligaciones. El notario debe desplegar su actividad jurídica mediante pruebas, testigos y articulados, para llegar a un resultado y a la emisión de un juicio. Si de ese juicio queda probada la notoriedad, así lo declarará, y en caso contrario, también. Siempre será necesario que exista una norma que permita la posibilidad de usar este tipo de actas para acreditar ese hecho notario. Por ejemplo, en Europa, se solicita a los extranjeros que acrediten soltería, y las normas autorizan que tal acreditación se efectúe por un acta de notoriedad, por ello es que se puede solicitar al notario que la lleve a cabo. Se debe aportar pruebas documentales y testigos; luego de valorar la misma, el notario podrá dictar un juicio declarando notoria la soltería de tal persona.

Existen otras actas notariales, como las de envío de correspondencia, las de protesto, actas de incorporación o transcripción de documentos.

como las de envío de correspondencia, las de protesto, actas de incorporación o transcripción de documentos.

Errores y procedimiento de subsanación de errores

En aquellos casos en que se haya incurrido en algún error en el texto de la escritura, ya sea de tipeado o de omisión de algún dato, el escribano puede salvarlo siempre que sea de su puño y letra y antes del otorgamiento de la escritura, es decir, antes de que firmen las partes intervinientes.

El nuevo Código contiene dos artículos referidos al tema. El artículo 294, donde se regula sobre los instrumentos públicos, establece: “Defectos de forma. Carece de validez el instrumento público que tenga enmiendas, agregados, borraduras, entrelíneas y alteraciones en partes esenciales, si no están salvadas antes de las firmas requeridas44 .

Y el artículo 305, inciso E, lo regula respecto a las escrituras: “las enmiendas, testados, borraduras, entrelíneas, u otras modificaciones efectuadas al instrumento en partes esenciales, que deben ser realizadas de puño y letra del escribano y antes de la firma” 45 .

Vemos que el legislador, en el nuevo Código, prevé la sanción de nulidad del instrumento en los casos que no sean salvadas esas enmiendas antes de las firmas de las partes, pero, para que prospere la nulidad, es necesario que ellas afecten partes esenciales, como lo son los nombres, la fecha, las cantidades o cosas.

En el Código de Vélez, para estos casos, se preveía la anulabilidad, permitiendo una investigación previa de carácter judicial para luego declarar nulo al instrumento, por lo que se considera que la actual sanción atenta a la seguridad jurídica, dado que bastaría que cualquier persona tachara o enmendara alguna parte esencial del acto para tornarlo nulo.

Podemos clasificar las distintas posibilidades de corrección:

Enmendado: cuando se sobrescribe la palabra o letra sin borrar. Sólo aplica a la corrección de palabras, no a la modificación por inserción de nuevas cláusulas, y su manera de salvado es consignar, al finalizar la escritura, por ejemplo, Enmendado: palabra corregida, con el aditamento “Vale”.

Sobre raspado / Sobre borrado: cuando se borra o raspa lo escrito con una goma o algún instrumento cortante que permita la supresión de la tinta utilizada. La manera de subsanarlo será consignado la palabra que corresponde sobre lo borrado y raspado y, al finalizar el acto, asentar “Sobre borrado/raspado”, lo corregido y la palabra “Vale”.

44 Art. 294 Ley 26.994 - Código Civil y Comercial de la Nación. 45 Art. 305 Ley 26.994 - Código Civil y Comercial de la Nación.

Código Civil y Comercial de la Nación. 4 5 Art. 305 – Ley 26.994 - Código

Entrelineado: cuando se escribe entre las dos líneas de un mismo renglón del folio del protocolo. Es necesario indicar en qué parte comienza el entrelineado y sólo podrá realizarse un renglón del mismo, y en caso de ser necesario por la extensión, continuar en el espacio generado entre los dos renglones subsiguientes. Deberá realizarse consignado “Entre Líneas”, lo agregado y “Vale”.

Testado: consiste en colocar barras diagonales sobre una o varias palabras que deseamos eliminar del contenido. Es importante mencionar que tal técnica debe permitir siempre que la palabra testada quede visible. Así, el salvado procederá diciendo: Testadomás las palabras eliminadas con el agregado “No Vale”.

Notas marginales de subsanación

Aquí será necesario distinguir entre los elementos esenciales del negocio, las manifestaciones de las partes y las constancias notariales.

Para distinguir entre lo que puede ser corregido o completado por el notario en forma marginal, se deberá tener presente lo establecido por la ley de fondo en cuanto a los elementos que son indispensables para los actos, los que no podrán ser objeto de una nota marginal.

Estas notas marginales de subsanación sólo pueden referirse a datos y elementos accidentales de carácter registral, impositivo, administrativo o formal, y deben resultar de algún título, plano, documento, no pudiendo alterar temas sustanciales relacionados con los bienes objeto del acto, ni modificar declaraciones de las partes.

Por ejemplo:

Nota marginal sobre correcciones de errores y omisiones en el texto de los documentos autorizados.

Aquellas que rectifican datos de identidad de los comparecientes (DNI, CUIL, nacionalidad).

autorizados.  Aquellas que rectifican datos de identidad de los comparecientes (DNI, CUIL, nacionalidad). 41
Referencias Alterini, J. H. (2015). Código Civil y Comercial Comentado . Buenos Aires: La Ley.

Referencias

Alterini, J. H. (2015). Código Civil y Comercial Comentado. Buenos Aires: La Ley.

Dirección Nacional de los Registros Nacionales de la Propiedad Automotor y de Créditos Prendarios (2015). Digesto de normas técnico-registrales del registro nacional de la propiedad del automotor. Recuperado de:

http://www.dnrpa.gov.ar/digesto/digesto.htm

Etchegaray, N. (coord.). (2011). Función Notarial. Buenos Aires: Astrea.

González, C. E. (1971). Derecho Notarial. Buenos Aires: La Ley.

Ley 340. Código Civil de la Nación. Honorable Congreso de la Nación Argentina. Recuperado de: http://www.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/105000-

109999/109481/texact.htm

Ley 26.994. Código Civil y Comercial de la Nación. Honorable Congreso de la Nación Argentina. Recuperado de:

http://www.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/235000-

239999/235975/norma.htm

Pelosi, C. A. (1980). El Documento Notarial. Buenos Aires: Astrea.

Sierz, S. (2007). Derecho Notarial Concordado. Buenos Aires: Di Lalla.

Ventura, G. (s.f.). Algunas reflexiones en torno a las bondades del notariado latino. Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Córdoba. Recuperado de: http://www.acaderc.org.ar/doctrina/articulos/algunas- reflexiones-en-torno-a-las-bondades-del

Córdoba . Recuperado de: http://www.acaderc.org.ar/doctrina/articulos/algunas- reflexiones-en-torno-a-las-bondades-del 42