Sunteți pe pagina 1din 2

Eficacia, Eficiencia y Efectividad.

Mucho hemos escuchado estos términos, pero, verdaderamente tenemos


consciencia del alcance eficaz de lo que implican.

Tratare de repasar su significado y aplicación práctica mediante ejemplos a fin de


lograr la comprensión clara de ellos.

Se nos ha dicho en algunos casos desde etapas tempranas de la educación que


ser eficaz es lograr los objetivos y ser eficiente hacerlo de acuerdo con lo dispuesto
o con el menor desgaste de recursos posible.

Pensemos en dos ejemplos donde tenemos la línea de producción de dos diferentes


autos, también de diferentes marcas

El primero es un automóvil sedan de cualquier marca que imagines donde se


pueden llegar a fabricar varios durante minutos.

El segundo es un automóvil de lujo tipo europeo la marca más lujosa que imagine,
donde se pueden llegar a fabricar uno o dos por semana.

Ambos son eficaces ya que logran su objetivo que es fabricar el auto.

Pero ¿quién es más eficiente en el proceso?

Antes de dar respuesta a esa pregunta incluiré un nuevo término “Objetivo” el cual
será entonces el objetivo de las plantas productoras.

La primera tiene como objetivo elaborar un automóvil a bajo costo, para determinado
segmento del mercado con las características necesarias para este fin.

La segunda tiene como objetivo elaborar un automóvil de alto costo, para un


segmento de mercado diferente con las características necesarias también para
este fin.

Volvemos entonces a la pregunta ¿quién es más eficiente en el proceso?

La respuesta debe ser entonces que ambos son eficientes si lo hacen en función de
los objetivos que se trazaron.
Sin embargo, como es que entra el tercer término de efectividad.

Esta sería la forma en la que la empresa mide la relación que existe entre la eficacia
y la eficiencia.

Tenemos entonces que la efectividad es lograr el objetivo, la eficiencia el hacerlo de


acuerdo con los objetivos planteados y la efectividad serán entonces una serie de
indicadores que le servirán a la empresa para medir su grado de eficiencia.

En conclusión, los tres términos están ligados en todo momento al objetivo


establecido y no pueden observarse de forma independiente. No pudiéramos hablar
de que algo es eficaz sin ser eficiente o ser eficiente sin la eficacia que se propuso
a través del objetivo que se planteó.

Miguel Isaías Salgado Cota


Director de la carrera
Administración y Desarrollo Empresarial.