Sunteți pe pagina 1din 2

CAUSAS Y EFECTOS DEL TERREMOTO DEL 07/09/17

CIUDAD DE MÉXICO.- Uno de los sismos más poderosos jamás registrados en


México remeció al país matando Además, el temblor de 8.2, registrado poco antes
de la medianoche del jueves en el Pacífico, derribó cientos de edificios en varios
estados. No obstante, pese a la histórica magnitud registrada, este terremoto resultó
ser mucho menos devastador que el de 8.1 Richter que sucedió en septiembre
1985, en el que hubo cuantiosas pérdidas materiales y humanas.

El balance de víctimas del terremoto en México aumenta a 96 muertos y decenas


de heridos
Por esta razón, tres expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México
(UNAM) dieron una conferencia de prensa en la que explicaron las razones de estas
notables diferencias entre ambos eventos y detallaron el impacto que tuvo para los
mexicanos. Estas son las claves para entender cómo fue la naturaleza del sismo:

¿Por qué sucedió?

Xyoli Pérez Campos, jefa de Servicio Sismológico Nacional, explicó que se debe al
contexto tectónico de México, ya que hay cinco placas interactuando en el territorio.
Donde sucedió el terremoto fue en la Placa de Cocos, que constantemente se
mueve por debajo de la Placa de Norteamérica, lo que ocasiona la posibilidad de
sismos en esa región, pues al romperse el material en esa placa se genera el
movimiento. “México es un país sumamente activo. El año pasado el servicio
sismológico nacional registró 15,400 sismos”, señaló.

¿Qué características hacen diferente este sismo que el de 1985?

La investigadora detalló que hay dos características primordiales: la primera es su


localización, pues el sismo de 1985 tuvo su epicentro cerca de las costas de
Michoacán, y su distancia a la ciudad de México es poco menos de 400 kilómetros.
Sin embargo, en este reciente sismo su epicentro se registró a más de 600
kilómetros de distancia. Otra característica que hace diferente a estos sismos es
cómo se movieron las placas que lo originaron. En 1985 la Placa de Cocos se
deslizó por debajo de la placa de Norteamérica. Pero en el sismo reciente, hubo un
movimiento vertical de la Placa de Cocos.

¿Por qué resistieron las construcciones de la Ciudad de México? Leonardo Ramírez


Guzmán, jefe de la Unidad sismológica del Departamento de Ingeniería, señaló que
este sismo tuvo niveles de intensidad de solo una tercera o quinta parte de lo que
se observó en 1985.

De acuerdo con las mediciones que realizaron, el reciente sismo tuvo variaciones
de 9 cm/s 2 y el de 1985 fueron del orden de 30 cm/s 2.

“Cuando nos referimos a esto, nos referimos a los niveles medidos de aceleración,
no a la magnitud del evento. Por eso hay que ser cuidados con las aseveraciones
sobre el desempeño que tuvieron nuestras estructuras porque no fue un sismo para
la Ciudad de México cuya intensidad realmente pudiera ocasionar daños”, señaló.

¿Cuánta gente estuvo expuesta a este sismo? De acuerdo con Ramírez, existe una
red de aproximadamente 160 estaciones que determinan la magnitud, el tamaño y
la ubicación del sismo, para generar estimaciones del movimiento del terreno en el
país. Estas estimaciones, detalla, arrojaron que 50 millones de personas habían
estado expuestas al sismo y de esas, 38 millones lo habían percibido de forma
moderada a fuerte.

¿Por qué, pese a la alerta de tsunami, las olas no fueron tan altas?

Jorge Zavala Hidalgo, jefe del Servicio Mareográfico Nacional, aseguró que la
generación de un tsunami depende de diversos factores, no solo de la magnitud del
sismo. También influye su localización, profundidad y tipo de sismo, por lo que
dependiendo de cómo se presenten estas características, se podrá conocer si se
genera o no un tsunami y qué tan intenso será.

¿Es correcto clasificar los sismos en oscilatorios y trepidatorios?

Xyoli Pérez asegura que es incorrecto clasificarlos de esa manera. Señala que este
tipo de movimientos están relacionados con la onda sísmica que se siente. Todos
los sismos emiten diferentes ondas. Cada uno de estos tipos de onda tiene un
movimiento característico, algunos de ellos son verticales, otros horizontales y es lo
que se conoce como oscilatorio y trepidatorio. “Cada quien lo pudo haber sentido
de forma diferente, pero todos los sismos producen movimientos oscilatorios y
trepidatorios”, dijo.

¿Se puede predecir cuándo y de qué intensidad se darán las réplicas?

La jefa del Sismológico Nacional detalló que no hay una forma de predecirlo, no se
puede saber cuándo va a temblar porque México es un país altamente sísmico, por
lo por lo que se podrían presentar no solo más réplicas, también otro sismo en
cualquier momento.

“Es muy importante que la población esté consciente que siempre debemos estar
preparados porque en cualquier momento puede suceder otro sismo en México”,
dijo.

¿Cómo se mide la duración de un sismo? Xyoli Pérez dijo que hay dos duraciones.
Una es la que le toma al sismo romper el material y deslizarlo, que toma
aproximadamente 20 segundos. Otra duración es cómo percibe la población el
movimiento.

Esta depende de la distancia al epicentro, del terreno en el que se encuentra


ubicado y de la estructura en la que una persona se encuentra alojada.