Sunteți pe pagina 1din 4

Actividades Conceptuales

1. Una superficie paramétrica es una representación de una superficie mediante una función
vectorial en tres dimensiones de dos parámetros. Las curvas reticulares corresponden a la función
vectorial con un parámetro fijo y el otro variable.

Por ejemplo, se tiene la siguiente superficie

𝑧 − 𝑥2 − 𝑦2 = 0
Para parametrizar la función podemos ocupar, que 𝑥 = 𝑟 cos 𝜃 e 𝑦 = 𝑟 sin 𝜃.

Reemplazando en la superficie se tiene

𝑧 − 𝑟 2 cos2 𝜃 − 𝑟 2 sin2 𝜃 = 0
𝑧 − 𝑟 2 (cos2 𝜃 + sin2 𝜃) = 0

𝑧 − 𝑟2 = 0

𝑧 = 𝑟2
Entonces, la superficie parametrizada queda

𝑟⃑(𝑟, 𝜃) = (𝑟 cos 𝜃 , 𝑟 sin 𝜃 , 𝑟 2 )


donde 𝑟 ∈ [0, ∞[ y 𝜃 ∈ [0,2𝜋].

Si 𝑟 es constante, las curvas reticulares son

𝑟⃑(𝑟0 , 𝜃) = (𝑟0 cos 𝜃 , 𝑟0 sin 𝜃 , 𝑟02 )

y corresponderían a círculos de radio 𝑟0 paralelos al plano 𝑥𝑦, para 𝑧 = 𝑟02 .

Si 𝜃 es constante, las curvas reticulares son

𝑟⃑(𝑟, 𝜃0 ) = (𝑟 cos 𝜃0 , 𝑟 sin 𝜃0 , 𝑟 2 )


y corresponderían a parábolas que parten desde el origen.

Una gráfica sería


2. Realizaremos una tabla con las siguientes ecuaciones de superficies en rectangulares y
paramétricas, además de sus gráficas.

Rectangulares Paramétricas Gráfica

Elipsoide 𝑥 = 𝑎 sen 𝜃 cos 𝜙


𝑥2 𝑦2 𝑧2 𝑦 = 𝑏 sen 𝜃 sen 𝜙
+ + =1 𝑧 = 𝑐 cos 𝜃
𝑎2 𝑏 2 𝑐 2

Paraboloide Elíptico 𝑥 = 𝑎𝑟 cos 𝜃


𝑧 𝑥2 𝑦2 𝑦 = 𝑏𝑟 sen 𝜃
= +
𝑐 𝑎2 𝑏 2 𝑧 = 𝑐𝑟 2

Paraboloide Hiperbólico 𝑥 = 𝑎𝑢
𝑧 𝑥2 𝑦2 𝑦 = 𝑏𝑣
= − 𝑧 = 𝑐(𝑢2 − 𝑣 2 )
𝑐 𝑎2 𝑏 2

Cono 𝑥 = 𝑎𝑟 cos 𝜃
𝑧2 𝑥2 𝑦2 𝑦 = 𝑏𝑟 sen 𝜃
= + 𝑧 = 𝑐𝑟
𝑐 2 𝑎2 𝑏 2

Hiperboloide una hoja 𝑥 = 𝑎 cosh 𝜃 cos 𝜙


𝑥2 𝑦2 𝑧2 𝑦 = 𝑏 cosh 𝜃 sen 𝜙
+ − =1
𝑎2 𝑏 2 𝑐 2 𝑧 = 𝑐 senh 𝜃

Hiperboloide dos hojas 𝑥 = 𝑎 senh 𝜃 cos 𝜙


𝑥2 𝑦2 𝑧2 𝑦 = 𝑏 senh 𝜃 sen 𝜙
− 2− 2+ 2=1
𝑎 𝑏 𝑐 𝑧 = 𝑐 cosh 𝜃
3. Si una superficie 𝑆 está parametrizada por 𝑟⃑(𝑢, 𝑣), donde el dominio de los parámetros es la
región 𝐷, el área de esta superficie será
𝑟

𝐴(𝑆) = ∬|𝑟⃑𝑢 × 𝑟⃑𝑣 | 𝑑𝐴


𝐷

Si la superficie viene dada por una función 𝑧 = 𝑔(𝑥, 𝑦), con dominio una región 𝐷, el área de la
superficie queda como
𝑟
𝜕𝑧 2 𝜕𝑧 2
𝐴(𝑆) = ∬ √1 + ( ) + ( ) 𝑑𝐴
𝜕𝑥 𝜕𝑦
𝐷

4. Si se tiene una función 𝑓: ℝ3 → ℝ definida en una superficie 𝑆, la integral de superficie del campo
escalar 𝑓 sería la integral doble siguiente
𝑟

∬ 𝑓(𝑥, 𝑦, 𝑧) 𝑑𝑆
𝑆

Si la superficie 𝑆 está parametrizada por una función vectorial 𝑟⃑(𝑢, 𝑣), la integral de superficie de
campo escalar quedaría
𝑟 𝑟

∬ 𝑓(𝑥, 𝑦, 𝑧) 𝑑𝑆 = ∬ 𝑓(𝑟⃑(𝑢, 𝑣))|𝑟⃑𝑢 × 𝑟⃑𝑣 | 𝑑𝐴


𝑆 𝐷

Ahora si la superficie viene dada por una función 𝑧 = 𝑔(𝑥, 𝑦), la integral de superficie de campo
escalar sería
𝑟 𝑟
𝜕𝑧 2 𝜕𝑧 2
∬ 𝑓(𝑥, 𝑦, 𝑧) 𝑑𝑆 = ∬ 𝑓(𝑥, 𝑦, 𝑔(𝑥, 𝑦))√1 + ( ) + ( ) 𝑑𝐴
𝜕𝑥 𝜕𝑦
𝑆 𝐷

5. Si se tiene un campo vectorial 𝐹⃑ (𝑥, 𝑦, 𝑧) continuo sobre una superficie orientada 𝑆 y vector
normal 𝑛̂, la integral de superficie del campo vectorial sería la integral doble siguiente
𝑟 𝑟

∬ 𝐹⃑ (𝑥, 𝑦, 𝑧) ∙ 𝑑𝑆⃑ = ∬ 𝐹⃑ (𝑥, 𝑦, 𝑧) ∙ 𝑛̂𝑑𝑆


𝑆 𝑆

Ahora si se tiene una parametrización 𝑟⃑(𝑢, 𝑣) de la superficie 𝑆, la integral de superficie del campo
vectorial quedaría
𝑟 𝑟

∬ 𝐹⃑ (𝑥, 𝑦, 𝑧) ∙ 𝑑𝑆⃑ = ∬ 𝐹⃑ (𝑟⃑(𝑢, 𝑣)) ∙ 𝑟⃑𝑢 × 𝑟⃑𝑣 𝑑𝐴


𝑆 𝐷

Finalmente, si se tiene una superficie dada por una función 𝑧 = 𝑔(𝑥, 𝑦), la integral de superficie de
campo vectorial sería
𝑟 𝑟
𝜕𝑧 𝜕𝑧
∬ 𝐹⃑ (𝑥, 𝑦, 𝑧) ∙ 𝑑𝑆⃑ = ∬ (−𝑃 −𝑄 + 𝑅) 𝑑𝐴
𝜕𝑥 𝜕𝑦
𝑆 𝐷

donde 𝑃, 𝑄 y 𝑅 son las componentes 𝑥, 𝑦 y 𝑧 del campo vectorial, respectivamente.

6. El teorema de Stokes, nos dice que si se tiene una superficie 𝑆 suave por tramos y orientada que
está acotada por una curva 𝐶 suave por tramos, simple y cerrada con orientación positiva. Y si un
campo vectorial 𝐹⃑ tiene las primeras derivadas continuas en una región de ℝ3 que contiene a 𝑆, se
cumple que
𝑎 𝑟

∫ 𝐹⃑ ∙ 𝑑𝑟⃑ = ∬ ⃑∇⃑ × 𝐹⃑ ∙ 𝑑𝑆⃑


𝐶 𝑆