Sunteți pe pagina 1din 2

OBRAS PRINCIPALES

AUTOR : SANDRO BOTICCELI

BIOGRAFIA :

Biografia
Nació en Florencia, en un barrio de trabajadores en el arrabal de Solferino. A esta misma
parroquia de Solferino o Todos los Santos pertenecieron los Vespucci, aliados de los Médicis,
y de quienes recibiría encargos.

Era el menor de cuatro hijos del matrimonio formado por Mariano di Vanni di Amedeo Filipepi,
de oficio curtidor, y su esposa Smeralda. Cuando nació, su hermano mayor Giovanni tenía 25
años, y se cree que lo adoptó y lo educó. Giovanni tenía el apodo de Botticello, sin que se
sepa si recibió el apodo por su gordura o por gran bebedor; otras fuentes indican que era su
hermano Antonio el que tenía este mote. De él deriva el apodo de Botticelli. En 1458,
adquirieron una villa de campo en Careggi, ya que el negocio de su padre prosperaba. Allí
precisamente se instauró la Academia Platónica Florentina. Botticelli recibiría de esta
posteriores influencias.

La familia entró en contacto con Giovanni di Paolo. Leon Battista Alberti diseñó para éste
el palacio Rucellai, el Santo Sepulcro en la capilla Rucellai y la fachada de la iglesia de Santa
María Novella. Debido a la importancia de Alberti, Sandro leyó su tratado De Pictura (1436)
detalladamente. En muchos casos, siguió sus recomendaciones. No se convirtió en aprendiz
hasta alcanzar los catorce años de edad, lo que indicaría que recibió una educación más
completa que otros artistas del Renacimiento. Según Vasari, fue
primero aprendiz de orfebre con su hermano Antonio4 (en 1458). Accediendo a los deseos del
niño, el padre lo mandó al taller de Fray Filippo Lippi, en Prato (de 1464 a 1467). De este
pintor recibe Botticelli sus mayores influencias: la síntesis entre el nuevo control de formas
tridimensionales, la delicadeza expresiva en los rostros y los gestos, los detalles decorativos
(herencia del estilo del Gótico tardío) y un estilo íntimo. Muchas de las primeras obras de
Botticelli se han atribuido a su maestro, y aún hoy la autoría sigue siendo incierta.
Curiosamente, años después, Botticelli acabaría siendo maestro, y teniendo en su taller al hijo
de Filippo, Filippino Lippi.
En menor medida, resultó influido por la monumentalidad de Masaccio. En 1467 Sandro
vuelve a Florencia, frecuentando el taller de Andrea del Verrocchio, donde trabajó al lado
de Leonardo da Vinci. De esta época data toda una serie de Madonnas influidas por Lippi.

Se dice que cayó en la pobreza, y que habría muerto de hambre si no hubiera sido por la
diligente ayuda de sus antiguos patrones. Lo cierto es que seguía produciendo obras, si bien
en un tono más dramático y con una consciente regresión estilística hacia modelos antiguos,
como puede verse en la serie sobre la Vida de san Cenobio y la Natividad mística (1501),
consideradas sus últimas obras.

La lápida en la iglesia de Ognissanti, donde figura con su verdadero apellido: Filipepi.

Botticelli creó el tipo florentino de mujer. Pero no se conoce amor concreto de Botticelli, ni
alusión a excesos sentimentales; tenía «horror al matrimonio». No se casó nunca. Sí parece
haber tenido una estrecha relación con Simonetta Vespucci, quien aparece retratada en varias
de sus obras y parece que sirvió de inspiración para muchas de las figuras femeninas de los
cuadros del artista.

Vasari dice que fue un activo piagnone, o llorón, que así les llamaban a los que se habían
entregado con cuerpo y alma al movimiento purificador deGirolamo Savonarola. Pero a pesar
de lo que dice Vasari, pudo permanecer en Florencia y no le fue confiscado ninguno de sus
bienes tras la caída del líder religioso.

Fue denunciado anónimamente en 1502 de sodomía con uno de sus ayudantes, pero los
cargos fueron más tarde desestimados. En 1502-1505aparece como miembro del comité,
con Lorenzo di Credi, que iba a decidir la ubicación del David de Miguel Ángel.

Del año 1502 es su famoso escrito relativo a la realización de una especie de periódico
conocido como beceri, de carácter satírico, destinado en su mayor parte a alegrar la lectura de
los nobles de la sociedad renacentista. Tal proyecto, sin embargo, quedó en eso, no siendo
nunca llevado a término.

Murió el 17 de mayo de 1510 y fue sepultado en su parroquia, la iglesia de Ognissanti, en


Florencia, para la que había realizado en 1480 una de sus grandes obras, el fresco deSan
Agustín. A su muerte, el único heredero verdadero de su arte fue Filippino Lippi, que comparte
con él la inquietud presente en sus últimas obras.