Sunteți pe pagina 1din 7

Universidad Nacional de Córdoba

Facultad de Artes

DIDACTICA GENERAL 2018

PRIMER PARCIAL

Pinto, Luis Eduardo


Bellini, Federico Andrés
Vargas, Yanina Daniela

El trabajo se realiza sobre dos escenas de la película Los coristas.


Primera escena. Esta inicia alrededor del 32'14'' y se extiende hasta el 34'20''
aproximadamente. Empieza con la pantalla en negro mientras la voz de Clement
Mathieu (quien ocupa el cargo de prefecto o vigilante, una suerte de profesor) anuncia:
“30 de enero. Comienza el experimento”. Seguidamente, se observa al mismo en el
aula, ubicado en su escritorio. Desde allí les pide que se acerquen a él, uno por vez, y le
canten un fragmento de una canción cualquiera. A medida que ellos cantan, él los va
clasificando y agrupando según su registro vocal (soprano, alto, tenor o bajo) con el fin
de conformar un coro. En dicha situación se dan tres casos particulares; Delaire, uno de
los niños, pasa al frente y al cantar sus compañeros se burlan de él; Pépinot, manifiesta
que no conoce ninguna canción y ante esto el vigilante le dice que va a enseñarle una
canción y luego lo nombra asistente del director de orquesta, ubicándolo a su lado; por
último, Boniface entona una marcha de connotación política a la cual el profesor califica
como anticuada.

La primera relación que hacemos es con la perspectiva socio-antropológica,


haciendo hincapié en la actividad de elaborar un registro, ya que al iniciar la escena una
voz dice "30 de enero comienza el experimento...". Dejando de lado el hecho de que el
profesor no está investigando; el registro personal y escrito que él hace de la experiencia
de formar un coro (como se muestra en esta escena y a lo largo de la película) puede
vincularse en cierto sentido con el trabajo de registro que se hace en el campo de la
investigación etnográfica. Reforzamos esta vinculación ya que el registro del
protagonista incorpora y da cuenta de los aspectos cronológicos y a la vez descriptivos
de la experiencia que está por suceder. Para decir esto, nos basamos en los aportes
teóricos que Rockwell (2009) propone acerca del trabajo etnográfico, como por
ejemplo: la fuerte relación que tiene el relato que el protagonista hace con lo literario, ya
que el mismo constituye una documentación (sin llegar a ser una tesis, monografía ni
un ensayo, géneros usuales en el trabajo etnográfico). Dicha documentación da cuenta
de una realidad social en un ámbito cotidiano; además es una descripción que conserva
las relaciones particulares del contexto y el hecho de que esta descripción se hace en
base a la experiencia directa y prolongada en el campo, termina actuando como
referencia empírica y da cuenta de que quien escribe (el protagonista, en este caso), es
un sujeto social. Parafraseando a Rockwell (2009), la etnografía aportaría en este caso
una descripción de procesos que se dan dentro y fuera de la institución educativa y
puede abrir la mirada para comprender dichos procesos considerando las relaciones de
poder y desigualdad que también inciden sobre ellos.

La segunda relación que hacemos es con contenido-método/forma-contenido,


haciendo hincapié en un conflicto metodológico implícito en la escena que bien podría
vincularse con la construcción metodológica en contraposición a una postura
instrumental tecnicista. Para explicar esta relación, aclaramos que entendemos a este
"experimento" (formar un coro) como un conjunto de acciones y decisiones que
conformarían una construcción metodológica, la cual es singular, ya que se conforma en
el ámbito de situaciones y/o ámbitos particulares (la idea del coro fue rechazada y
ridiculizada por el director del establecimiento). De esta manera, el profesor busca
presentar una alternativa a los métodos empleados en "Fond de l'etang" (Fondo del
tanque, un reformatorio para niños conflictivos). Hacemos esta apreciación en base a lo
que propone Edelstein (1996) cuando describe las implicancias para definir lo
metodológico como construcción. Puede verse que el acercamiento al objeto (en este
caso: el canto coral), el penetrar en su lógica, el atender al problema de cómo abordar
el objeto a partir de las peculiaridades del sujeto que aprende; son procedimientos que
están implícitos en el accionar del prefecto/profesor durante esta escena. No hay
método único, generalizable; se trata de una tarea de construcción acorde a los sujetos
implicados y a cada contexto (áulico, institucional, social y cultural), debido al vínculo
existente entre las dos variables determinantes de toda definición metodológica, por un
lado, el tratamiento del contenido y por el otro, la problemática del sujeto que aprende
(Eldestein,1996). El método “está condicionado en gran medida por la naturaleza de los
fenómenos y las leyes que lo rigen, lo que hace que cada campo de la ciencia o de la
practica elabore su métodos particulares. Es decir el método está determinado por el
contenido mismo de la realidad indagada” (Eldestein y Rodríguez, 1974). Con respecto
al tratamiento del contenido podemos destacar que “[…] no hay alternativa
metodológica que pueda omitir las especificidad del tratamiento del contenido. Solo
desde el contenido y un posición interrogativa ante él es posible superar la postura
instrumentalista en relación al método [...]” (Díaz Barriga, 1985). En relación a esta
escena, observamos que el estilo de intervención del docente, es un complejo entramado
que expresa también su trayectoria (de vida, académica, de trabajo). Su propuesta
personal de intervención, no solo está ligada con la interacción en el aula, sino también
a la instancias de previsión, interacción y valoración crítica, que resulta decisiva a la
hora de planificar su cometido, su enseñanza (Edelstein, 1996). Este planteo otorga al
protagonista (el profesor), una construcción metodológica propia que se contrapone a la
estructura tecnicista establecida en el reformatorio, la cual se simboliza con la frase
“acción-reacción” (muy reiterada a lo largo de la película); frase que remite a la
disciplina y a las normativas propias del establecimiento donde se desarrolla la acción y
cómo estas influyen en las interacciones entre los sujetos.

La tercera relación que hacemos es con la temática aula, clase y procesos


interactivos. En la escena pueden observarse ciertos momentos que aluden a lo que
Isabel Solé (1997) llama como formación del auto concepto, el cual se forja en el marco
de las relaciones interpersonales y tiene que ver con la autoestima, la construcción del
concepto que tenemos de nosotros mismos, determinado por el éxito/fracaso con que
uno resuelve los desafíos y como esto influye sobre el aprendizaje. De este modo, un
juicio de valor por parte del profesor hacia el alumno, como es el caso ya mencionado
de "casi afinado", "un poco anticuado", puede ser motivo para desconfiar en las propias
capacidades de uno mismo. Sucede lo mismo entre pares, como cuando (en la escena)
uno de los alumnos recibe las burlas de sus compañeros al cantar, debido al cambio de
voz típico de la adolescencia. Por otro lado, Solé se pregunta ¿Cómo se ven
mutuamente alumnos y profesores? Afirma que existen representaciones mutuas, las
cuales constituyen un elemento esencial en curso de la interacción. Según Coll y Miras
(1990), estas contribuyen a generar expectativas que pueden llegar a modificar la
actuación de los implicados, tanto del alumno por las expectativas del docente, o
viceversa. En el caso de esta escena, la manera en la cual el profesor actúe a partir de las
representaciones que tiene del alumno, va a incidir directamente en el buen o mal
resultado que este obtenga. Es decir que más allá de los juicios que emite, el docente
puede intervenir para ayudarle más, alentarlo, y así modificar las propias expectativas
del alumno.

Segunda escena. Esta inicia alrededor del 47'40'' extendiéndose hasta 49'15''
aproximadamente. En la misma puede observarse al profesor caminando durante la
noche por un pasillo del establecimiento cuando de repente escucha un canto que parece
provenir de una de las aulas. Se acerca hasta allí, y al mirar hacia adentro, comprueba
que uno de sus alumnos más conflictivos, el cual se ha negado sistemáticamente a
participar del coro, es quien está cantando una melodía que pareciera estar escrita en la
pizarra. Acto seguido, entra al aula y el alumno se calla. El profesor pregunta qué es lo
que hace allí y el alumno responde que no hace nada. Es entonces cuando el profesor
cita un artículo del reglamento del establecimiento que prohíbe a los alumnos entrar al
aula sin supervisión; le comenta también el posible castigo que recibiría y la
consecuencia que esto tendría sobre la impresión de su madre sobre él. Luego de una
pequeña discusión, el vigilante le dice “aquí se paga por todo” y tras unas palabras más,
le indica que a partir de ahora deberá asistir de manera obligatoria y puntual a todos los
ensayos del coro.

La primera relación que hacemos es con la temática aula, clase y procesos


interactivos. Precisamente con la relación saber-poder. En esta escena el profesor
impone una aparente prepotencia ante el alumno, la cual lejos está de los verdaderos
sentimientos que tiene el profesor por este alumno en particular. En este caso, la
autoridad vacila entre seguir al pie de la letra el reglamento a través un "castigo" - que
estará más relacionado con los favores que él quiere proveer a quien podría establecerse
como su cantante "favorito", sobre quien pondrá mucha atención a lo largo de la
película - y cuestiones personales que uno puede entender en el fluir del relato. Ambos
se debaten en una relación de saber-poder que, como dice García, Flores y Beltrán
(1988), "...unidos y sujetados por un sentido evaluativo se traducen en diversas
modalidades de interacción pedagógica, como detrás de estos hay motivos ocultos...que
coadyuvan a la permanencia de la relación...la concretizan, la cuestionan, la
modifican...". Si bien este atributo de saber-poder se asocia al docente, y por tanto al
alumno le corresponden características de dependencia y sometimiento, este poder del
profesor "...es solo aparente ya que para ser real deberá ser confirmado por el otro..."
(Didáctica General, Ficha de Cátedra 2018). Además es importante también entender
que "...el docente no es el único sujeto que ejerce poder, también los alumnos lo
hacen...", "...este también evalúa al docente por ejemplo en sus saberes, su capacidad
de responder a las demandas que le realizan, etc..." (Didáctica General, Ficha de
Cátedra 2018). Por otro lado esta imposición está relacionada con una autoridad por
parte del docente, la cual (en consonancia con Estanislao Antelo) tiene un carácter
relacional, es una relación, un vinculo emocional; "...un vinculo...aquello que ata, liga,
junta y reúne pero, al mismo tiempo, vinculo es imposición. Vincular es forzar el
comportamiento de otro..." (Richard Sennett 2004). Además, este último autor dice que
no hay autoridad sin relación. La relación supone una alternancia entre dependencia y
autonomía, entre autonomía y heteronomía. En este sentido, Sennet rescata la figura del
intercambio y el ejercicio de la correspondencia. Lo que puede unir a la gente, no tiene
porque atar la dependencia a la debilidad. Muchas veces puede ser la aprobación
exterior lo que proporcione ese sentimiento de cuidado que suele reclamarse de la
autoridad.

La segunda relación que establecemos es con las prácticas docentes y sus


condicionantes, puntualmente en relación al análisis de razones y racionalidades que
operan en lo que se denomina corrimiento. En tal sentido, “la propuesta es poner en
situación de análisis la intencionalidad, la racionalidad que subyace en cada caso, los
mecanismos más sutiles que permiten develar el sentido y orientación de esta práctica”
(Edelstein, G., Salit, C. y otros, 2008). Hacemos esta relación ya que, desde el inicio, la
película muestra que el “experimento” de conformar un coro funcionaba y evolucionaba
de manera positiva, con la salvedad de que el alumno que protagoniza esta escena se
negaba a participar. Tomamos esta situación problemática como un condicionante micro
ya que da cuenta de los procesos interactivos al interior el aula y en relación a la clase,
teniendo cuenta las características particulares del grupo en este caso. Ahora, al analizar
la manera en que el profesor actúa en esta escena, emerge la idea de que éste se vale de
las normativas institucionales (las cuales actúan como condicionantes meso) para lograr
que el alumno se una al coro. En un plano de análisis macro, es relevante tener en
cuenta que la institución educativa "Fond de l'etang" (Fondo del tanque, un
reformatorio para niños conflictivos) se sitúa en un contexto de postguerra (Francia,
1949 aproximadamente) en una sociedad donde la represión y el control sistemático se
mostraban como la mejor manera de enfrentar diversas situaciones problemáticas en
general, y la niñez no era la excepción. Ésta visión se refleja en la constante frase que el
director decía a sus subordinados “acción-reacción”, visión que era reforzada por un
cartel/lema que decía “labor omnia vincit improbus” (el trabajo constante vence todas
las dificultades). En el caso de los niños que asistían a éste establecimiento, la gran
mayoría había sido expulsada de su entorno familiar por “rebeldías inexplicables”.
Entendemos que estos últimos actúan como condicionantes macro de la práctica
educativa ya que refieren “al impacto de condiciones que regulan las prácticas desde
políticas, y su expresión en diferentes formas de regulación y prescripción…la
multiplicidad y diversidad de escenarios que constituyen el contexto espacio-temporal
de docentes, y las representaciones y significaciones con que se dota ese contexto…
también las resistencias, es decir, las formas de respuesta desde el sector docente a la
hegemonía”( Edelstein, G., Salit, C. y otros, 2008 )

La tercera relación que hacemos es en torno a lo que Basabe y Cols (2017)


escriben sobre la enseñanza. A partir de estos aportes, podemos catalogar la enseñanza
del profesor como eficaz, ya que desde lo inmediato de la escena descripta se observa
que el accionar del profesor “logra cambiar a los alumnos en las direcciones deseadas,
y no en direcciones no deseadas” entendiendo que “si la enseñanza no cambia a nadie,
carece de efectividad, e influencia”. Así también, podría decirse que el posterior estado
de alumno interpelado en esta escena se condice con lo que el profesor quería para éste,
ya que termina siendo un prestigioso profesional del arte musical.

Una última apreciación (quizá más general) nos permite dar cuenta de la
presencia del conflicto político que se evidencia en la tensión entre lo que plantea la
institución como propuesta de enseñanza y lo que plantea al profesor. “La enseñanza
nunca es neutral, siempre es una actividad política.” (Basabe y Cols, 2017). Si bien, La
institución y el profesor coinciden y asumen “la responsabilidad social de lograr que
todos los que asisten a las escuelas, alcancen las metas educativas que se consideran
valiosas para el conjunto de la población” (Terigi, F. 2005); difieren cuando se analiza
la práctica pedagógica que el profesor lleva a cabo en relación a los condicionamientos
que presenta el proyecto político.
Referencias bibliográficas

- SALIT, C. y OTROS (2018) Procesos Interactivos en el aula. Ficha de Cátedra.

- BASABE, L. y COLS, E. “La enseñanza”. En: CAMILLIONI, A y otras El saber


didáctico. (2007) Paidós Bs. As.

-EDELSTEIN, G. “Un capítulo pendiente: el método en el debate didáctico


contemporáneo” En: CAMILLONI, A. y otros. (1996) Corrientes didácticas
contemporáneas. Paidós Bs. As.
- EDELSTEIN, G., SALIT, C. y otros (2008) “Módulo 2: Práctica Docente”.
Programa de capacitación docente continua a distancia. UNLA. Bs. As. Primera
parte.

- TERIGI, F. (2005) “La enseñanza como problema político” En: La transmisión en las
sociedades, las instituciones y los sujetos. Serie Seminarios del CEMEd. Delestante. Bs.
As.
-ROCKWELL, E. (2009) La experiencia etnográfica. Paidós Bs. As.