Sunteți pe pagina 1din 3

ANTES DEL DESCUBRIMIENTO.

La historia de los rayos X comienza con los experimentos del científico británico
William Crookes, que investigó en el siglo XIX los efectos de ciertos gases al
aplicarles descargas de energía. Estos experimentos se desarrollaban en un tubo
vacío, y electrodos para generar corrientes de alto voltaje. Él lo llamó tubo de
Crookes. Este tubo, al estar cerca de placas fotográficas, generaba en las mismas
algunas imágenes borrosas. Una de las consecuencias de su investigación fue
advertir a la comunidad científica el peligro para los organismos biológicos que
supone la exposición a estas radiaciones.

DESCUBRIMIENTO.
Los rayos x se descubrieron en septiembre de 1895, en los laboratorios de la
universidad de la ciudad alemana de Würzburg. Röntgen, inventor de los rayos x,
era profesor de Física en dicha institución.
mientras experimentaba con los tubos de Hittorff-Crookes y la bobina de
Ruhmkorff para investigar la fluorescencia violeta que producían los rayos
catódicos. Tras cubrir el tubo con un cartón negro para eliminar la luz visible,
observó un débil resplandor amarillo-verdoso proveniente de una pantalla con una
capa de platino-cianuro de bario, que desaparecía al apagar el tubo. Determinó
que los rayos creaban una radiación muy penetrante, pero invisible, que
atravesaba grandes espesores de papel e incluso metales poco densos. Usó
placas fotográficas para demostrar que los objetos eran más o menos
transparentes a los rayos X dependiendo de su espesor y realizó la primera
radiografía humana, Röntgen utilizó su invento con la mano de su esposa, Anna Bertha
Ludwig. Por tanto, la primera radiografía de la historia fue la que mostraba el anillo de
bodas como una prominencia en el dedo anular de una mujer. Naturalmente se veían
todos sus huesos. eran generados por los rayos catódicos al chocar contra ciertos
materiales
Asombrado por tal comportamiento, el físico germano decidió seguir investigando
y a las pocas semanas, el 8 de noviembre de 1895, estableció que este fenómeno
era provocado por un rayo invisible que tenía forma de onda corta
electromagnética. Esta cualidad de los rayos X tuvo tal repercusión en los medios
científicos que su descubridor recibió por ello el primer premio Nóbel de Física en
1901. Por entonces ya había tenido aplicaciones médicas. Thomas Hunt, científico
inglés, al conocer este aparato de hacer radiografías declaró el 28 de diciembre de
1895 ante la Sociedad Física Médica de Würzburg lo siguiente: “Sin lugar a dudas
este es un gran avance para la ciencia médica”.
A partir de entonces la evolución de los sistemas de diagnóstico por imagen ha
sido vertiginosa: en enero de 1896 se realizó la primera angiografía inyectando la
“mezcla de Teichman” en las arterias de una mano amputada. El interés
despertado por esos “enigmáticos rayos” siguió en ascenso y en 1920 se editó el
primer Atlas de Anatomía vascular, ¡cuando aún no se descubrían los medios de
contraste!
En febrero de 1986 se tomo la primera radiografía de un brazo fracturado, y la
reacción para la época fue de revuelo debido a la facilidad de diagnostico que
brindaban los rayos X
En 1897 se empiezan a desarrollar las primeras técnicas de contraste a partir del
aparato digestivo de un animal dándole a ingerir bismuto que después fue
reemplazado por bario.
1904: Claurence Dally muere debido a la exposición a la radiación.
Durante los primeros años del siglo 20 Claurence Dally comenzó a experimentar
lesiones debido a la radiación que estaban sufriendo sus manos. Esto dio lugar a
que en el año 1094 muriese después de tener que abandonar su trabajo con
Edison.
1904: John Ambrose Fleming inventó la válvula termoiónica, el primer tubo de
vacío.
Este descubrimiento fue motivado por la colocación dentro de una bombilla
incandescente, un electrodo algo alejado del filamento, con el cual se establecía
una corriente entre el filamento y ese electrodo.

MAX VON LAUE


Fue ya en 1912 cuando el alemán Max von Laue, al observar su difracción en una
lámina cristalina, el primero en definirlos, diciendo: “Se trata de ondas
electromágnéticas de longitud muy corta capaces de atravesar la materia”.
Max von Laue (1879-1960), profesor sucesivamente en las Universidades Munich,
Zurich, Frankfurt, Würzburg y Berlín, quien en 1912 pretendiendo demostrar la
naturaleza ondulatoria de esta nueva radiación colocó cristales de sulfatos de
cobre y de blenda frente a los rayos X, obteniendo la confirmación de su hipótesis
y demostrando al mismo tiempo la naturaleza periódica de los cristales.
1913: William D. Coolidge inventa el tubo de tungsteno
Un empleado de la compañía General Electric, descubrió del tubo de tungsteno al
alto vacío con energía estable y reproducible desarrollado con filamentos
calientes, y ánodos de tungsteno. Gustave Bucky descubrió la rejilla antidifusora,
que ayudó a reducir las dosis nocivas de radiación.
Primeras Decadas
En el estudio del tórax, se estableció rápidamente el rol de la radiología. Las
primeras radiografías de tórax mostraban el diafragma y el corazón, y pronto se
identificaron los derrames pleurales. El radiólogo pionero de Boston, Francis
Williams, realizó muchos avances en el campo de las imágenes del tórax, en
particular en relación con la tuberculosis, en ese entonces un problema médico
común.
El fluoroscopio modificado con una pantalla de tungsteno. La fluoroscopia de tórax
se introdujo poco después y permitió al radiólogo observar segmentos de los
pulmones y el mediastino. Algunos investigadores europeos dentro de este campo
fueron Albers-Schönberg y Guido Holzknecht.
A lo largo de las décadas de los veinte y los treinta, hubo una mejora constante en
la pantalla de intensificación y las placas radiográficas que contribuyó a mejorar
las imágenes del tórax. En 1929, Philips comenzó la producción del primer tubo de
ánodo giratorio, llamado Rotalix.
MEDIOS DE CONTRASTE Los científicos no tardaron en darse cuenta de que era
difícil evaluar el sistema vascular usando únicamente los rayos X convencionales.
El sistema gastrointestinal y el sistema urinario también eran difíciles de examinar.
Esto dio lugar a la invención y aplicación de varios medios de contraste.
Para el sistema gastrointestinal, el primer medio de contraste incluía acetato de
plomo, que pronto fue reemplazado por bismuto. En 1910, se introdujo el sulfato
de barrio, que permitió estudios del sistema gastrointestinal. Uno de los primeros
investigadores en el campo de las imágenes gastrointestinales fue Walter Cannon
El desarrollo de agentes de contraste intravasculares fue otro hito importante en el
desarrollo de la radiología. Se habían probado varios agentes, incluidos el
bromuro de estroncio para la venografía y la arteriografía por Berberish y Hirsch, y
el yoduro de sodio para la pielografía intravenosa (IV). Recién en 1929 el Dr.
Moses Swick, un urólogo estadounidense que estaba de visita en el departamento
del profesor Alexander von Lichtenberg en Berlín, probó el uroselectan. Este fue
un avance importante en la investigación del sistema vascular, y permitió la
realización de la pielografía intravenosa. Con el descubrimiento del medio de
contraste de baja osmolaridad por parte del noruego Torsten Almen, se realizó un
avance importantísimo en este campo. Los agentes de contraste de baja
osmolaridad se siguen usando en la actualidad, en especial en la tomografía
computarizada y la angiografía.
En las últimas tres décadas del siglo veinte, se realizaron aún más avances en
radiología. El nacimiento del ultra sonido con base en la ecografía (investigación
del cardiólogo sueco Edler y el obstetra escocés Ian Donald et al.) volvió a
cambiar la práctica médica y obstétrica con una técnica más segura, sin radiación,
para evaluar tanto el cuerpo como el feto en el útero.