Sunteți pe pagina 1din 5

Ayaviri, 10 de marzo de 2017

Sr. Prof. Luis Albino, CHALLO


DIRECTOR REGIONAL DE EDUCACION PUNO
PUNO
MACCAPA ARONI, EMILIO MARCELINO,
IDENTIFICADO, Identificado con DNI N° 02287210,
con domicilio procesal en Jr. Tarapacá N° 307 de la
Ciudad de Ayaviri; a Ud. atentamente digo:

I. PETITORIO
En ejercicio de mi derecho de petición, consagrado en el artículo 2º
inciso 20 de la Constitución, solicitamos a vuestra institución que
SE MANTENGA LA SITUACIÓN JURÍDICA de los Directores y Sub
Directores que si bien no logramos ser reincorporados en virtud a la
medida cautelar contenida en la Resolución N.º 01, de fecha
12.09.16, expedida por el Juzgado Mixto-Unipersonal de Rodríguez
de Mendoza de la Corte Superior de Justicia de Amazonas, en el
Exp. N.º 2016-033 (cuaderno cautelar), a la fecha debemos ejercer
dichos cargos de Directores y Sub Directores a nivel nacional; por
cuanto si bien dicha medida cautelar ha sido arbitrariamente
declarada “nula de oficio” por el propio Juzgado por Resolución N.º
04, de fecha 21.02.17, el recurrente en su condición de Director de
la institución educativa N° 70517 de Kunurana Alto del distrito de
Santa Rosa, provincia de Melgar y departamento de Puno ha
interpuesto recurso de apelación contra dicha resolución, por lo que
será la Sala Superior la que, en ejercicio de sus competencias,
decidirá si confirma o revoca la medida cautelar y dispone la
consiguiente reincorporación de los recurrentes en sus respectivos
cargos de Directores y Sub Directores de las instituciones
educativas correspondientes.
II. FUNDAMENTOS
2.1. Como es de su conocimiento, con fecha 25.08.16, el suscrito y
otros interpusimos una demanda de amparo contra la Cuarta Sala
Laboral y el Vigésimo Juzgado Laboral Permanente de Lima,
solicitando que se declare la nulidad de su Resolución de fecha
08.06.16 así como de la Resolución N.º 07, recaídas en el proceso
de ejecución de sentencia de acción popular (Exp. 20589-2015), y
se disponga la inmediata reincorporación de los demandantes en
sus respectivas plazas de origen, en sus cargos de Directores y
Subdirectores de las instituciones educativas públicas de
educación básica regular.
2.2. En dicho proceso judicial (Exp. N.º 06-2016), mediante Resolución
N.º 04, del 24.10.16, el Juzgado Mixto y Penal Unipersonal de
Rodríguez de Mendoza, de la Corte Superior de Justicia de
Amazonas, declaró fundada la demanda de amparo interpuesta por
los recurrentes, sentencia ésta que a la fecha se encuentra vigente
y se encuentra en etapa de apelación.
2.3. A su vez, en el cuaderno cautelar (Exp. N.º 2016-033), mediante
Resolución N.º 01, de fecha 12.09.16, el Juzgado declaró fundada
nuestro petitorio cautelar, y en consecuencia, dispuso nuestra
inmediata reincorporación como Directores y Sub Directores de las
instituciones educativas públicas a los que habíamos accedido por
concurso público. Cabe señalar que si bien los recurrentes no
llegamos a ser reincorporados por mandato de dicha medida
cautelar, actualmente debemos ejercer el cargo directivo que
obtuvimos por concurso público de méritos y en mérito a la Leyes
N.º 26974, 24029, 26368, 26815, 27142, y la Resolución Ministerial
491-2005-ED.
2.4. Sin embargo, posteriormente hemos sido notificados con la
Resolución N.º04, de fecha 21.02.17, expedida por el mismo
Juzgado en el cuaderno cautelar, por medio de la cual se declara la
“nulidad de oficio” de todo lo actuado e improcedente la medida
cautelar solicitada por los recurrentes, bajo el argumento de que
ésta no habría motivado adecuadamente las configuración de los
requisitos de “apariencia de buen derecho” y “peligro en la demora”.
Cabe señalar que, contra esta decisión, los demandantes hemos
interpuesto un recurso de apelación, con el objeto de que sea la
Sala Superior la que examine nuestra medida cautelar y disponga
si procede o no nuestra reincorporación en nuestros cargos
directivos.
2.5. En ese sentido, y tal como hemos expresado en nuestro recurso de
apelación, dicha “nulidad de oficio” decretada por el Juzgado resulta
manifiestamente arbitraria e ilegal en tanto no es una competencia
legalmente establecida en el artículo 15º del CPConst. que un juez
pueda declarar la “nulidad de oficio” de su propio auto cautelar; sino
que ello debe ser dispuesto por la Sala Superior al resolver el
recurso de apelación que plantee la parte interesada. En tal
perspectiva, es que hemos solicitado al Juzgado que disponga la no
ejecución de dicha “nulidad de oficio” hasta las resultas de lo que
finalmente disponga la Sala Superior al resolver nuestro recurso de
apelación.
2.6. Pese a ello, recientemente hemos tomado conocimiento que
mediante Oficio Múltiple N.º 021-2017-MINEDU/VMGP-
DIGEDD-DITEN, de fecha 24.02.17, la Dirección General de
Desarrollo Docente-Dirección Técnico Normativa de Docentes, del
Ministerio de Educación, ha cursado una comunicación a todos los
Directores de Unidades de Gestión Educativa Local (UGEL) del país,
informándoles que, en vista de la aludida “nulidad de oficio” de la
medida cautelar, las UGEL y Direcciones Regionales de Educación
(DRE) “deberán adoptar las acciones correspondientes para dejar
sin efecto las resoluciones que hubieran emitido en cumplimiento
de dicho mandato, debiendo retornar los directivos reincorporados
a sus plazas de docente”.
2.7. Sin embargo, señor Director, consideramos que tanto el Oficio del
Ministerio de Educación así como las resoluciones que dejarían “sin
efecto” nuestra reincorporación provisional son manifiestamente
arbitrarias, pues en tanto la Sala Superior no resuelva nuestro
recurso de apelación formulado contra la Resolución N.º 04, lo que
deberá disponerse es el mantenimiento de la situación jurídica de
los recurrentes en tanto ejercemos nuestros cargos de Directores y
Sub Directores; ello, a fin de no generar un daño irreparable a
nuestros derechos constitucionales que significaría despojarnos de
nuestros cargos a los cuales accedimos legítimamente, en tanto en
nuestro ordenamiento jurídico no procede la “nulidad de oficio” de
un auto cautelar por el propio Juzgado que lo dictó, pues sólo de
esa manera vuestro Ministerio respetará el principio de legalidad y
el derecho al procedimiento preestablecido por ley.
2.8. Al respecto, es menester señalar que uno de los principios basilares
que irradian a la función jurisdiccional, es la observancia del debido
proceso. En efecto, según el artículo 139º inciso 3 de la
Constitución, toda persona tiene derecho a la observancia del
debido proceso en cualquier tipo de procedimiento en el que se
diluciden sus derechos, se solucione un conflicto jurídico o se aclare
una incertidumbre jurídica. Como lo ha enfatizado el Tribunal
Constitucional, el debido proceso, tanto en su dimensión formal
como sustantiva, garantiza el respeto de los derechos y garantías
mínimas con que debe contar todo justiciable para que una causa
pueda tramitarse y resolverse en justicia1.
2.9. En ese contexto, uno de los contenidos que resaltan dentro del
debido proceso en la tramitación de un proceso judicial o incidente
cautelar, y que aquí interesa rescatar por su pertinencia para el

1Cfr. por todas, STC N.º 07289-2005-AA/TC, fundamento 3.


presente caso, es el principio de legalidad, que supone el
cumplimiento escrupuloso de todas las normas que regulan o
diseñan la tramitación de un proceso judicial (en el presente caso,
las normas que regulan la impugnación de un auto cautelar), cuya
desviación supone siempre, y en todos los casos, una arbitrariedad
que afecta en igual medida el debido proceso2.

2.10. A su vez, el derecho al procedimiento preestablecido por ley,


encuentra sustento en el artículo 139º inciso 3, según el cual
“[n]inguna persona puede ser (…) sometida a procedimiento
distinto de los previamente establecidos”. Sobre el contenido de
este derecho, el Tribunal Constitucional ha señalado en constante y
reiterada jurisprudencia que si bien el contenido de este derecho no
garantiza que se respeten todas las disposiciones legales que
regulan un proceso judicial, sí protege que “las normas con las que
se inició un determinado procedimiento no sean alteradas o
modificadas con posterioridad por otra. De esta manera, iniciado un
procedimiento determinado, cualquier modificación realizada a la
norma que lo regulaba, no debe ser la inmediatamente aplicable al
caso”3.
2.11. En ese sentido, señor Director, es necesario enfatizar que ese
“procedimiento preestablecido” para impugnar una resolución
cautelar es el recurso de apelación ante la Sala Superior, pero no la
“nulidad de oficio” del auto cautelar, pues sólo el primero está
previsto en el artículo 15º del Código Procesal Constitucional,
cuando señala que las medidas cautelares “[s]e dictan sin
conocimiento de la contraparte y la apelación sólo es concedida sin
efecto suspensivo”.
2.12. Teniendo en cuenta lo expuesto, solicitamos a vuestra institución,
que proceda a mantener la situación jurídica de los Directores
y Sub Directores que accedimos al nombramiento de
directivos en mérito a la Ley ya señalada 26974, 24029,
26368, 26815, 27142, y la Resolución Ministerial 491-2005-
EDy que –reiteramos– la primigenia medida cautelar dictada
en el cuaderno cautelar del Exp. N.º 2016-033 ha preservado
nuestros derechos constitucionales de acceder y mantenerse
en el funcionariado de estos cargos establecidos por la Ley
26974, razón por la cual vuestro Ministerio no debió dejar sin efecto

2
STC N.º 05719-2005-AA/TC; asimismo, STC N.º 02192-2004-AA/TC; sobre el principio de interdicción
de la arbitrariedad, véase la STC N.º 0090-2004-PA/TC.
3
STC N.º 04053-2007-PHC/TC, fundamento 4.
las resoluciones de reincorporación de los demandantes, por lo que
nos reservamos el derecho a iniciar las medidas legales que
correspondan.
2.13. Sin otro particular, quedamos de Ud., esperando desde ya que se
atienda favorablemente nuestra solicitud, en resguardo de nuestros
derechos constitucionales al trabajo, de acceso a la función pública,
al procedimiento preestablecido por ley y al principio de legalidad.

Atentamente,

_______________________
GREMAN QUISPE HANCCO
DNI N° 01536320