Sunteți pe pagina 1din 2

Extremidades superiores

Los miembros superiores se unen al tronco mediante la articulación


glenohumeral o articulación del hombro, la cual está formada por la unión
de tres huesos la clavícula hacia adelante, la escapula hacia atrás y el
humero por su parte externa, estos tres huesos forman lo que se conoce
como cintura escapular.

Las extremidades superiores están conformadas por varios segmentos, el


brazo, el antebrazo, la muñeca y la mano.

Brazo. El brazo es el segmento que se encuentra entre el hombro y el codo,


contiene un solo hueso, el húmero y un grupo de músculos encargados de
flexionar y extender el antebrazo sobre el brazo.

Antebrazo. Se localiza entre el codo y la muñeca, consta de dos huesos, el


cúbito y el radio, este es capaz de realizar movimientos giratorios que
permiten colocar la palma de la mano hacia arriba o hacia abajo lo que se
conoce como supinación y pronación respectivamente.
Muñeca y mano. La muñeca abarca una serie de 8 huesos que forman el
carpo, estructura que se une al cubito y al radio para formar esta
articulación. La mano por su parte es una estructura muy compleja que
termina en cinco apéndices conocidos como dedos, constituye la
herramienta por excelencia de los seres humanos ya que nos permite
comer, hacer nuestras distintas actividades e incluso gracias a ellas el ciego
puede leer e identificar objetos y mudo comunicarse.

Extremidades inferiores

Los miembros inferiores se unen al tronco por su parte inferior o pelvis,


mediante la articulación coxofemoral, en la que intervienen el hueso iliaco
y el fémur. Al igual que la extremidad superior, la inferior está constituida
por segmentos:

Muslo. Se ubica entre la cadera y la rodilla, el hueso que le da forma es el


fémur, allí se insertan varios músculos muy potentes que son necesarios
tanto como para la marcha como para mantenerse de pie.

Pierna. Se ubica entre la rodilla y el tobillo, la conforman dos huesos, la


tibia y el peroné a los que se fijan un grupo de músculos que permiten
extender o flexionar el pie; la pierna se une a este último mediante la
articulación del tobillo.

Pie. Al igual que la mano es una estructura muy compleja que involucra
varios huesos, músculos y ligamentos para estabilizar estas estructuras, el
pie cuenta además con un tejido blando distribuido a lo largo de la región
plantar que actúa como almohadilla para amortiguar el impacto al
desplazarse.

https://educacion.uncomo.com/articulo/cuales-son-las-extremidades-del-
cuerpo-humano-24392.html