Sunteți pe pagina 1din 14

Universidad Tecnológica de Tabasco.

División académica:

Procesos Industriales
ING. En Mantenimiento
Industrial

Protocolo de Operación y
Mantenimiento
Ing. Ricardo Devezé García

Investigación: método Mosler y método Mixto

ALUMNO:
Raúl Antonio García Hernández (#10).

1° B
Turno Vespertino
Septiembre-diciembre 2016

Villahermosa, Tabasco. 17 de noviembre de


El Análisis de Riesgos. Método Mosler.
Cualquier actividad de cualquier tipo de empresa, administración pública o institución, es
susceptible de verse interferida por fallos o incidentes de seguridad, que retrasen o impidan
que llegue a alcanzar los objetivos prefijados.

Por tanto, toda empresa o institución, necesita además de una buena planificación
estratégica, que oriente hacia esos objetivos finales, una adecuada política de Gestión del
Riesgo, que debe de integrarse dentro de la mencionada planificación estratégica. el
Método Mosler o Penta, es uno de los más utilizados en el ámbito de la seguridad, cuyo
objeto es la identificación, análisis y evaluación de los factores que pueden influir en que
un riesgo llegue a manifestarse.

En resumidas cuentas, lo que se hace es calcular el nivel o la clase de un determinado


riesgo. De esta forma basándonos en una metodología de trabajo de base científica, se
puede obtener un indicador muy preciso sobre la probabilidad de materialización de
cualquier riesgo, que pueda afectar al funcionamiento normal de la empresa.

El método en cuestión tiene un carácter secuencial divido en cuatro fases, apoyándose cada
una de ellas en la fase precedente:

1ª Fase: Definición del Riesgo: En esta fase se realiza la identificación del riesgo. Es decir,
definimos cuál es el riesgo en concreto que vamos a estudiar. Es conveniente preparar una
“Ficha o Cuadro del Riesgo” donde se recoja el riesgo propiamente dicho, su localización,
cuál es el bien objeto de nuestra protección y cuál es el daño que puede sufrir si el riesgo
llega a materializarse.

2ª Fase: Análisis del Riesgo: Es la fase más compleja del proceso. En ella se analiza el
riesgo siguiendo una serie de criterios, que se cuantifican en base a una escala numérica del
1 al 5, de ahí que el Método Mosler sea también conocido como método Penta. Estos
criterios son:

– Función (F): se cuantifican las consecuencias negativas o daños que pueden alterar la
actividad.

– Sustitución (S): se cuantifica la dificultad para sustituir los bienes afectados.

– Profundidad (P): se cuantifica el grado de perturbación y los efectos psicológicos que


produciría en la actividad e imagen de la empresa.

– Extensión (E): se cuantifica el alcance de los daños, según su amplitud, desde un nivel
local hasta internacional.

– Agresión (A): se cuantifica la probabilidad de que el riesgo se manifieste o materialice.


– Vulnerabilidad (V): cuantifica la probabilidad de los daños que puede producir el riesgo
una vez materializado.

3ª Fase: Evaluación del Riesgo: En esta fase, con los datos numéricos obtenidos en la
anterior, se cuantifica el riesgo que se está estudiando. Mediante la relación de dos
conceptos: Carácter del Riesgo (C) y la Probabilidad (P), obtenemos un valor numérico
resultante conocido como Riesgo Estimado (ER).

4ª Fase: Clasificación del Riesgo: con el valor del Riesgo Estimado (ER) y mediante su
comparación con una tabla de Criterio de Valoración del Riesgo obtenemos una valoración
final del mismo, que va desde Muy Bajo a Elevado. De esta forma habremos clasificado el
riesgo y dispondremos del indicador específico que nos ayude a decidir, si es necesario
adoptar medidas correctoras que minimicen ese riesgo o si por el contrario puede ser
asumido por la empresa.

EJEMPLO DE UN ANÁLISIS DE RIESGOS (MÉTODO MOSLER)

Metodología

El método empleado es el Mosler, el cual tiene por objeto la identificación, análisis y


evaluación de los factores que pueden influir en la manifestación del riesgo, con la
finalidad de que con la información obtenida se pueda evaluar la clase y dimensión de ese
riesgo para cuantificarlo, contrarrestarlo o asumirlo.

El método tiene cuatro fases y es de tipo secuencial, apoyándose cada una de las fases en
los datos obtenidos en la fase que le preceden.

El desarrollo del mismo es el siguiente:

1ª fase: Definición del riesgo


2ª fase: Análisis del riesgo
3ª fase: Evaluación del riesgo
4ª fase: Cálculo de la clase de riesgo

1ª. Fase. Definición del riesgo.

Su objeto es la identificación del riesgo, delimitando su objeto y alcance. El


procedimiento es la identificación del bien (entendido como la cosa valiosa, la cualidad
benéfica y las circunstancias que lo definen), y del daño (variación real o supuesta que sufre
un bien, al tener una disminución del valor o precio del que era objeto).
2ª Fase. Análisis del riesgo.

Análisis y evaluación de riesgos de la naturaleza

El método empleado es el Mosler, el cual tiene por objeto la identificación, análisis y


evaluación de los factores que pueden influir en la manifestación del riesgo, con la
finalidad de que con la información obtenida se pueda evaluar la clase y dimensión de ese
riesgo para cuantificarlo, contrarrestarlo o asumirlo.

MÉTODO MOSLER PARA ANÁLISIS Y EVALUACIÓN DE RIESGOS

Esta fase tiene por objeto, una vez definidos los riesgos, la determinación y cálculo de los
criterios que posteriormente nos darán la evaluación del riesgo. El procedimiento a seguir
consiste en:

a) La identificación de las variables, y


b) El análisis de los factores obtenidos de las variables y ver en qué medida influyen en el
criterio considerado, cuantificando dichos resultados según la escala Mosler.

Los criterios utilizados en esta fase son los siguientes:

“F” Criterio de Función:


Se valoran las consecuencias negativas o daños que pueden alterar o afectar de forma
diferente la actividad normal del edificio, su escala de valoración es la siguiente:

-Muy gravemente (5)


-Gravemente (4)
-Medianamente (3)
-Levemente (2)
-Muy levemente (1)

“S” Criterio de Sustitución:


Referido al grado de dificultad para sustituir los bienes. Su escala de valoración es la
siguiente:

-Muy difícilmente (5)


-Difícilmente (4)
-Sin muchas dificultades (3)
-Fácilmente (2)
-Muy fácilmente (1)
“P” Criterio de Profundidad:
Se valora la perturbación y los efectos psicológicos que se pueden producir en la propia
imagen del Grupo y en las empresas ubicadas en el edificio. Se valora según la siguiente
escala:
-Perturbaciones muy graves (5)
-Graves perturbaciones (4)
-Perturbaciones limitadas (3)
-Perturbaciones leves (2)
-Perturbaciones muy leves (1)

“E” Criterio de Extensión:


Referido al alcance que los daños o pérdidas pueden causar. Su escala de valoración es la
siguiente:

-De carácter internacional (5)


-De carácter nacional (4)
-De carácter regional (3)
-De carácter local (2)
-De carácter individual (1)

“A” Criterio de Agresión:


Se valora la probabilidad de que el riesgo se manifiesta, siendo la escala de valoración:
-Muy alta (5)
-Alta (4)
-Normal (3)
-Baja (2)
-Muy baja (1)

“V” Criterio de Vulnerabilidad:

Se valora la probabilidad de que se produzcan daños si el riesgo se manifiesta. Su escala


de valoración es la siguiente:
-Muy alta (5)
-Alta (4)
-Normal (3)
-Baja (2)
-Muy baja (1)

3ª Fase. Evaluación del riesgo.


Esta fase tiene por objeto cuantificar el riesgo una vez que éste ha sido definido y
analizado. El procedimiento a seguir consta de:
Cálculo del carácter del riesgo “C”:
Se parte de los datos obtenidas en la 3ª fase, aplicando:
I. Importancia del suceso I= F x S
D. Daños ocasionados D= P x E
C. Siendo C= I + D

Cálculo de la Probabilidad “PR”:


Se parte de los datos obtenidos en la 2ª fase, aplicando:
A. Criterio de agresión
V. Criterio de vulnerabilidad
PR. Siendo PR= A x V
Cuantificación del riesgo considerado “ER”:
Se obtendrá multiplicando los valores de “C” y “PR”.
ER = C x PR

4ª Fase. Cálculo de la clase de riesgo. Riesgos Naturales más comunes.


El objeto de esta fase es clasificar el riesgo en función del valor obtenido en la evaluación
del mismo, tabulando dicho valor que estará comprendido entre 2 y 1.250, con la siguiente
escala:
Valor “ER” Clase de Riesgo
1 – 200 Bajo
200 – 600 Medio
A partir de 600 Alto

RIESGOS EDIFICIO ANÁLISIS RIESGO EVALUACIÓN RIESGO CÁLCULO


“Hispania” CLASE DE
RIESGO

I D C PR ER

F S P E A V FxS PxE I+D AxV C*PR

Inundaciones 4 2 2 2 2 2 8 4 12 4 48 Bajo

Tormenta/rayos 2 2 3 2 2 3 4 6 10 6 60 Bajo

Nieves/heladas 3 1 1 2 3 2 3 2 5 4 20 Bajo

Granizo 2 2 1 2 3 2 4 2 6 6 36 Bajo

Viento 2 1 2 2 4 3 2 4 6 12 72 Bajo
Valor “ER” Clase de Riesgo
1 – 200 BAJO
200 – 600 MEDIO
A partir de 600 ALTO

Valoración y resultados

En el caso de producirse riesgos originados por la naturaleza, éstos podrían ocasionar


daños de baja magnitud, ya que no está alojado en un núcleo urbano si no en zona
industrial, la probabilidad de ocurrencia es baja.
El edificio tiene todo lo previsto para reducir la vulnerabilidad en estos tipos de riesgos que
se describen en el procedimiento del método Mosler.

Análisis y evaluación de Riesgos Antisociales.


Al igual que en el apartado anterior de Evaluación y Análisis de Riesgos de la naturaleza, el
método empleado es el Mosler

RIESGOS ANÁLISIS RIESGO EVALUACIÓN RIESGO CÁLCULO


CLASE DE
RIESGO
I D C PR ER
F S P E A V FxS PxE I+D AxV C*PR
Robo/hurto 4 3 3 3 5 5 12 9 21 25 525 Media

Atraco 3 4 3 3 4 4 12 9 21 16 336 Media

Fraude/Estafa 3 4 3 3 3 5 12 9 21 15 315 Media

Atentado/Agresión 3 2 3 3 2 3 6 9 15 6 90 Bajo

Vandalismo 4 2 3 3 2 3 8 9 17 6 102 Bajo

Secuestro 4 3 4 4 1 3 12 16 28 3 84 Bajo

Amenaza de bomba 2 2 2 2 1 4 4 4 8 4 32 Bajo

Sabotaje/Manipulac. 3 2 3 2 2 3 6 6 12 6 72 Bajo

Disturbios públicos 2 1 2 2 2 3 2 4 6 6 36 Bajo

Espionaje industrial 2 2 3 4 2 3 4 12 16 6 96 Bajo

Chantaje/Extorsión 3 3 3 3 2 3 9 9 18 6 108 Bajo

Manipulación Datos 4 3 4 3 3 4 12 12 24 12 288 Media

Tráfico Datos 4 2 3 3 3 4 8 9 17 12 204 Media


Valor “ER” Clase de Riesgo
1 – 200 BAJO
200 – 600 MEDIO
A partir de 600 ALTO

Valoración y resultados.

En cuanto a los riesgos de carácter antisocial, como se puede observar en el gráfico


anterior, los riesgos de robo/hurto, atraco y estafa, tienen una tendencia más elevada, pero,
en general, la probabilidad de ocurrencia de este tipo de riesgos es de grado bajo.
En los últimos tres años se ha notado un incremento sustancial en los hurtos de material de
oficina, sobre todo informático. Esto puede ser debido a la modernización de las oficinas
con equipos informáticos y del uso habitual de estos equipos.

En los talleres y almacenes se está apreciando un robo sistemático de componentes


eléctricos de tamaño pequeño y coste elevado. El 60 % de los robos/hurtos se cree que los
comete el propio personal de la fabricas y el resto debe, al menos en parte, al personal ajeno
que trabaja en las obras de remodelación que en los últimos tiempos se está efectuando.
Análisis de Riesgos: El método Cuantitativo Mixto
El estudio del “método Cuantitativo Mixto” de análisis de riesgos, se debe dividir en varias
etapas consecutivas, por consiguiente, también nos encontramos ante un método secuencial,
al igual que el “método Mosler “.

Este método tiene como particularidad, el abandono de las ponderaciones igualitarias de sus
factores, como ocurría en el “método Mosler”, al tiempo que introduce procedimientos
cuantitativos y consecuentemente se aleja de las influencias subjetivas que podían influir en
exceso en el método anterior. Las distintas fases del método son:

 1ª fase – Definición del riesgo.


 2ª fase – Análisis del riesgo.
 3ª fase – Evaluación del riesgo.
 4ª fase – Clasificación del riesgo.

1ª fase – Definición del riesgo.

Tiene por finalidad la identificación del riesgo, delimitando su objeto y alcance, para
diferenciarlo de otros riesgos. El procedimiento a seguir es el mismo que empleamos en el
método Mosler y se basa en la identificación de los elementos característicos del riesgo,
como son el bien y el daño.

La identificación, a su vez, de estos elementos característicos la realizaremos mediante la


descripción de la cosa valiosa, la cualidad benéfica y las circunstancias, para el bien y de la
causa, la manifestación y las consecuencias negativas del daño.

2ª fase – Análisis del Riesgo.

Esta fase tiene por objeto la determinación de los criterios que posteriormente evaluaremos
en la siguiente fase. Los criterios a ponderar serán los siguientes:

a) “P” Criterio de probabilidad.

Mediremos el número de veces que puede presentarse el riesgo analizado, por consiguiente,
es un criterio muy unido a la vulnerabilidad que presenta el bien a sufrir daños como
consecuencia del riesgo estudiado.

b) “E” Criterio de exposición.

Este criterio atiende a las veces que puede presentarse el agente dañino y a la intensidad
que puede actuar durante estos ataques, ya sea por permanecer mucho tiempo en contacto
con el bien o por la agresividad del agente dañino, aunque permanezca poco tiempo en
contacto.
c) “C” Criterio de consecuencias.

Mediante este criterio, cuantificaremos en unidades monetarias los daños y costes


potenciales que pudieran producirse en caso de materializarse el riego analizado.

3ª fase – Evaluación del riesgo.

Es el proceso de valoración y ponderación de los criterios definidos en la fase anterior, es


decir, en esta fase cuantificaremos la probabilidad, la exposición y las consecuencias.

a) Evaluación de la probabilidad.

A la probabilidad le asignaremos un parámetro que será mayor que cero y menor o igual
que diez, de acuerdo con la tabla de probabilidades que más abajo se señala.

Es de destacar, que, si bien el concepto de probabilidad aplicado a este método es similar al


concepto estadístico, no así su cuantificación, pues en estadística sabemos que la
probabilidad siempre oscila entre cero y uno, siendo cero cuando estemos ante la certeza
absoluta de no ocurrencia del suceso estudiado y uno cuando se presente la certeza absoluta
de ocurrencia.

Graduación de la probabilidad Parámetro a aplicar


Ocurre casi seguro, es lo más probable que ocurra 10
Puede ocurrir el 50 % de las veces 6
Es posible pero poco usual 3
Remotamente posible 1
Concebible aunque nunca ha ocurrido 0,5
Prácticamente imposible 0,1

b) Evaluación de la Exposición.

De acuerdo con el concepto de exposición ponderaremos entre cero y diez este parámetro
según la tabla que detallamos a continuación:

Graduación de la exposición Parámetro a aplicar


Continúa (permanente) 10
Frecuente (una vez al día) 6
Ocasional (una vez a la semana) 3
Poco usual (una vez al mes) 2
Rara (unas pocas veces al año) 1
Muy raro (una vez al año) 0,5
c) Evaluación de la consecuencia.

La consecuencia será ponderada ente cero y cien, graduando esta valoración según
corresponda a la magnitud económica de los daños y costos potenciales. Este método la
pondera con un peso diez veces superior que el asignado a la probabilidad o a la
exposición.

Este valor de coste no es aleatorio, sino que tiene que estar fijado en función del daño
financiero que va a suponer a la Empresa, asumir sus consecuencias: indemnizaciones y
reparaciones básicamente, sin perjuicio de otros daños puedan existir como pérdida de
oportunidades, daños en la imagen de proveedores, entidades financieras…

Vamos a tomar como referencia del daño irreparable la cuantía a partir de la cual no se
podría hacer frente en un ejercicio económico al flujo presupuestario para atenderlo.

Entenderemos que este límite va a estar fijado por la excepcionalidad que marca, por
ejemplo; dentro de uno de los aspectos de las Administraciones locales se establece según
la Ley Reguladora de las Haciendas Locales para acudir a operaciones de préstamo para
financiar modificaciones de gasto corriente, el cinco por ciento del recurso por operaciones
corrientes de la entidad que se encuentra aproximadamente en seis millones de euros.

No obstante, debe ser a consecuencia del contexto donde se establece la gestión de estos
riesgos quien determine donde se cifra esta cuantía.

Graduación de las consecuencias (*) Parámetro a aplicar


Catástrofe. - Daños superiores a 1.800.000 € 100
Desastre. - Daños entre 600.001 y 1.800.000 € 50
Muy serias. -Daños entre 200.001 y 600.000 € 25
Serias. - Daños entre 60.001 y 200.000 € 15
Importantes Daños entre 6.001 y 60.000 € 5
Perceptible Daños menores de 6.000 € 1

* Las cantidades expuestas son un ejemplo de cantidades las cuales podrían suponer el daño
financiero a la Empresa y como consecuencia de ello los correspondientes daños.

Una vez ponderados y valorados los tres criterios citados, el nivel del riesgo “R”, nos viene
dado por la expresión:

R=PxExC
4ª fase – Clasificación del riesgo.

De acuerdo con el nivel de riesgo obtenido estableceremos la siguiente clasificación:

Nivel del riesgo Clasificación del riesgo


0 < R ? 20 Aceptable
20 < R ? 70 Posible
70 < R ? 200 Considerable
200 < R ? 400 Alto
400 < R ? 10.000 Muy alto

En consecuencia, de los resultados que obtengamos del nivel de riego, el Método


Cuantitativo mixto nos establece una relación de acciones que irán directamente vinculadas
con los medios humanos, técnicos y organizativos del Sistema de Seguridad, en ello,
debemos plantear en el Plan de Seguridad que acciones se tomarán y resolución de las
mismas. Esto nos servirá para establecer con que celeridad deben de tomarse las medidas
en caso de que se produzca el suceso.

Acciones correctoras.

En cada caso conviene analizar detenidamente las acciones a tomar y que serían las
siguientes:

Clasificación del riesgo Acciones a tomar


Aceptable Mantener la operación
Posible Controlar
Considerable Requiere corrección
Alto Corrección inmediata
Muy alto Considerar eliminación de la operación

El Coste y Grado de Corrección del Método Cuantitativo.

A medida que vayamos adoptando decisiones correctoras de carácter administrativo


(normas, procedimientos, etc.), de protección (vigilancia, medios electrónicos, etc.), o de
transferencia del riesgo (seguros, externalización), irán disminuyendo los valores de los
criterios analizados y consecuentemente bajará el nivel del riesgo “R”, del servicio
estudiado.

Podríamos pensar, en un principio, que cuanto menor sea el valor de “R” tanto mejor sería
para nuestra administración, pero no es así, dado que disminución del nivel de riesgo tiene
un coste que viene determinado por el coste de los medios “CM” empleados.
Además de este coste, otro factor relevante a tener en cuenta es el factor de corrección
“FC”, que mide la disminución del nivel de riesgo “R” que tiene lugar al entrar en acción
los medios empleados.

Para ayudarnos a tomar una decisión sobre la optimación de los recursos empleados, su
coste y el grado de corrección del riesgo, se emplea la fórmula de justificación “J”, donde:

J = R / (CM x FC)

Según la siguiente tabla para la cuantificación del coste de los medios. Para ellos se debe de
partir de la valoración del esfuerzo económico que supone la implantación de las medidas.
En este sentido va a depender de las circunstancias concretas económicas en las cuales se
encuentra la Empresa, en el caso actual sin apenas margen de maniobra para aportar
recursos para medidas que supongan gasto corriente. Si bien la situación es mejor cuando
supongan inversión. A su vez se puede definir este uno por ciento al presupuesto de gastos
de cada departamento para concretar las medidas específicas.

En el siguiente cuadro se establece para el conjunto de la organización:

Factor “CM”, Coste de Medios.

Graduación del coste CM Parámetro a aplicar


Más de 450.000 10

Entre 82501 y 450.000 6

Entre 15001 y 82500 4

Entre 2501 y 15000 3

Entre 451 y 2500 1

Menos de 450 0,5

Factor “FC”, Factor de Corrección.

Graduación del coste FC Parámetro a aplicar


Elimina el 100% del riesgo 1

Entre el 100% y un 75% 2

Entre un 75% y un 50% 3

Entre un 50% y un 25% 4


Menos de un 25% 6

Con todos los parámetros ya definidos y cuantificados, podemos calcular la fórmula de


Justificación “J” y en ficción de los valores obtenidos podríamos afirmar con la
conveniente adaptación a la política pública en la materia:

Nivel de justificación “J” Decisión


0 ? J < 10 No se justifican acciones correctoras.
10 ? J < 20 Zona de dudas, revisar C y FC
20 ? J Justifica las propuestas de acción