Sunteți pe pagina 1din 7

FERTILIZACIÓN O CONCEPCIÓN

Se da el nombre de fertilización o concepción a la unión del óvulo con el espermatozoide,


proceso que señala el inicio del embarazo: “Estado de la mujer desde la concepción hasta
el parto”. Se reconoce por sus síntomas objetivos y subjetivos. Entre las manifestaciones
subjetivas destacan amenorrea, nauseas matutinas, irritabilidad vesical, crecimiento de los
pechos y abombamiento del abdomen, movimientos y descenso uterino. Entre las
manifestaciones objetivas procede señalar reblandecimiento del cuello uterino, tinte
purpurino de la vagina, cambios en tamaño, forma y consistencia del útero, ruidos cardiacos
y movimientos del feto, contorno del mismo y comprobación de huesos fetales por
radiográficos. El embarazo dura aproximadamente 280 días.

Etapa fetal: (de las ocho semanas, hasta el nacimiento) Es la etapa final de la gestación en
donde ocurre la aparición de las primeras células óseas alrededor de la octava semana.
Durante este período el feto aumenta aproximadamente 20 veces su longitud previa y los
órganos y sistemas corporales se tornan más completos. Los “últimos toques” como las
uñas de las manos y los pies se desarrollan hasta el nacimiento. Los fetos no son pasajeros
pasivos en el vientre de sus madres. Ellos respiran, patean, se dan vuelta, flexionan su
cuerpo, dan saltos mortales, entre cierran los ojos, degluten, empuñan sus manos, sufren
hipo y succionan sus pulgares. Las flexibles membranas de las paredes uterinas y el saco
amniótico, que circundan al protector líquido amniótico amortiguador, permiten e incluso
propician un limitado movimiento. Los fetos responden a la voz de la madre, a sus latidos
cardiacos y a las vibraciones de su cuerpo, lo que demuestra que pueden oír y sentir. La
familiaridad con la voz materna puede tener una función básica de supervivencia: ayuda al
recién nacido a ubicar la fuente de alimento. Para las 20 semanas de gestación el feto, que
ahora pesa entre 12 onzas y mide acerca de 25 centímetros comienza a mostrar signos de
una personalidad individual. Tiene patrones definidos de sueño y vigilia, una postura favorita
en el útero (denominada posición fetal) y se torna más activo, patea, se estira, y arquea e
incluso sufre accesos de hipo. Al colocar el oído sobre el abdomen de la madre es posible
escuchar el latido cardíaco fetal. Las glándulas sudoríparas y sebáceas están funcionando.

El sistema respiratorio aún no es adecuado para mantener la vida fuera del útero; un bebe
que nace en este momento generalmente no sobrevive. Han comenzado a crecer las cejas
y las pestañas, así como un fino cabello en la cabeza mientras un vello lanudo denominado
lanugo cubre el cuerpo.
FACTORES QUE INFLUYEN EN EL EMBARAZO
 Edad de la madre: aquellas mujeres mayores de 36 años y menores de 16 tienen una
mayor probabilidad de tener un hijo con algún tipo de problema médico. En concreto, lo
más común es un peso menor en el bebé, y especialmente las adolescentes.
 Atención prenatal: ocurre en determinadas situaciones que hay mujeres que, bien sea
por desconocimiento o por opinión personal, no usan los servicios de asistencia
sanitaria prenatal. Esta falta de atención prenatal puede ocasionar un mayor riesgo de
que se rompan antes de tiempo las membranas amnióticas, dando lugar a un bebé
prematuro y de bajo peso al nacer.
 Problemas de salud de la madre: existen una serie de enfermedades de la madre que
aumentan considerablemente el riesgo de que el bebé, al nacer, tenga algún tipo de
problema. Las más destacadas son la epilepsia, la diabetes o el VIH.
 Salud y nutrición de la madre: ambos aspectos tienen efectos considerables la salud
del bebé (por ejemplo, una dieta rica en grasas y baja en proteínas puede provocar
enfermedades cardiovasculares en el bebé). Una vitamina importante que la madre
debe añadir en su dieta como suplemento alimenticio, principalmente durante el primer
trimestre de la gestación, es el ácido fólico, ya que puede reducir la incidencia de un
tipo de defecto como es la espina bífida.
 Consumo de tabaco, alcohol u otras drogas durante el embarazo: el tabaco es el
factor de riesgo más importante para que el bebé tenga bajo peso al nacer, y aunque
no está asociado con malformaciones importantes del feto, si que existe relación entre
el consumo de tabaco por parte de las madres gestantes y un aumento del número de
abortos y mortalidad perinatal, además de alteraciones del crecimiento, de la capacidad
cognitiva y del desarrollo pulmonar del bebé. Por otra parte, el consumo excesivo de
alcohol durante el embarazo puede dar lugar al llamado Síndrome Alcohólico fetal, que
se caracteriza por una serie de alteraciones en el bebé tales como bajo peso al nacer,
defectos en el corazón o microcefalia, entre otros. Finalmente, el consumo de drogas
(como la cocaína y la metanfetamina) por parte de la mujer embarazada, también se
asocia con problemas en el desarrollo del bebé, como pueden ser bajo peso al nacer o
un menor perímetro craneal y tamaño del bebé. Puede ocurrir que también se den
ciertas anomalías neurológicas o urogenitales, así como a nivel de la conducta.
 Infecciones: las cinco infecciones congénitas más comunes son: la toxoplasmosis, la
rubéola, el citomegalovirus, el herpes y la sífilis.
ROLES DE LA FAMILIA
El papel que cada uno realiza dentro de la familia es muy importante y tiene funciones
diferentes. A este papel, también se le conoce como rol.
En cualquier familia, se especifican muy bien los roles que cada uno va a desempeñar, el
de padre, de madre, de hijo o de hija; ejerciendo la función correspondiente a cada uno de
ellos.
El Rol conyugal, el cual será desempeñado por la pareja; cumpliendo sus funciones
conyugales, estas son: compartir momentos en que los hijos no intervengan, tomar
decisiones para el bienestar común de la familia, crear un espacio como pareja, tratar temas
de educación, salud o cualquier situación que se presente mediante una buena
comunicación.
Rol de padre, las funciones dentro de este rol son tan importantes como los demás pero,
requieren una mayor responsabilidad, debe proveer a la familia de protección, alimentación,
cuidado, seguridad, amor, respeto, lugar donde vivir y sustento.
Rol de madre, este papel es tan importante como el del padre, sólo que aquí se manejan
mucho las emociones, el rol maternal crea un espacio especial para poder manejar las
emociones ante cualquier situación para poder expresarlas, maneja el respeto debidamente
para el comportamiento dentro y fuera de casa. También se dan casos donde puede
contribuir de manera económica para el hogar.
Rol fraternal, se da entre los hijos, entre hermanos, creando complicidad y brindándose
apoyo mutuo.
Rol filial, también lo desempeñan los hijos, pero aquí su función es aprender, crecer,
respetar y evolucionar como seres humanos.
Esta es la forma en la que se definen los roles dentro de una familia, lo que dará como
resultado una mejor estabilidad familiar y una sana evolución, generando un ambiente de
amor, felicidad, responsabilidad y respeto, que en diferentes situaciones beneficiará a la
familia para adaptarse a cambios que se presenten para el núcleo familiar.
Todas las familias del mundo, ya sean las de las ciudades, las del campo con pocos o
muchos integrantes, forman un grupo de convivencia que necesitan reglas y estipular el
desarrollo de las funciones dentro de la familia, con los roles que cada uno va a
desempeñar; teniendo repercusiones favorables y positivas para el desarrollo de cada uno
de los que integran la familia.
PSIQUISMO HUMANO

Conjunto de funciones y procesos psicológicos (percepción, pensamiento, memoria,


emoción, motivación, etc.) que constituyen la actividad mental de una persona.
Cuando está sana la psiquis dota de más oportunidades de adaptación al medio ambiente.
Esta adaptación es el proceso por el cual es un organismo activamente, se adecua al
ambiente y a los cambios que operan en él.
La psiquis permite al organismo orientarse en el mundo sea por:
- Reflejos cognitivos, (sensaciones, percepciones, pensamiento)
- Reflejos afectivos (emociones, sentimientos)

La formación del psiquismo desde la niñez, es una consecuencia del propio autodesarrollo
del hombre, moldeado en profundidad por el mundo material y en particular por la sociedad.

Existen tres ámbitos de los procesos psíquicos y tres capacidades que se manifiestan en la
realización de diferentes tareas, por medio de estos procesos psíquicos.

 Ámbito de los procesos psíquicos.


- Cognitiva.
- afectiva.
- volitiva.
 Ámbito de las cualidades psíquicas:
- inteligencia.
- temperamento
- carácter.
 Ámbito de procesos psíquicos:
- Formado por el pensamiento y el conocimiento.
- Formado por el sentimiento y la emoción.
- Formado por la voluntad y la actitud.
ESTIMULACION PRENATAL Y SU IMPORTANCIA EN EL DESARROLLO
La estimulación prenatal es el proceso que promueve el aprendizaje del feto, optimizando
y potenciando su desarrollo físico, sensorial, afectivo y social, a través de diferentes
estímulos como el sonido, el movimiento, la presión, las vibraciones y la luz, en el contexto
de una comunicación afectuosa y constante entre los padres y el bebé aún por nacer.

Importancia.
 Mayor desarrollo en el área visual, auditiva, lingüística y desarrollo motor,
optimizando el desarrollo de los sentidos, que son la base para el aprendizaje, al
estar más alertas.
 Son capaces de concentrar su atención por más tiempo. Captan, procesan y
aprenden más rápidamente, presentando CI superiores.
 Desarrolla la comunicación, la coordinación visomotora, la memoria, el
razonamiento, la música y creatividad.
 Promueve la salud física y mental.
 Desarrolla el vínculo afectivo y la inteligencia social.
 Duermen mejor, fortaleciendo el sistema inmune y se calman con mayor facilidad al
oir las voces y la música que escuchaban mientras estaban en el útero.
 Nacen más relajados, lloran menos. Nacen con las manos y ojos abiertos. Son más
curiosos y activos.
 Excelente prensión y succión durante el amamantamiento.
 Mayor adaptación a su medio ambiente al momento de nacer y durante sus primeros
45 días.

EL MUNDO EMOCIONAL DEL BEBE


Los bebés tienen emociones y es que son sensibles desde muy temprana edad porque su
instinto de supervivencia, presente al nacer, les indica que deben confiar en la madre para
la satisfacción de sus necesidades básicas. Lloran como una expresión de estas
necesidades y también según el grado de incomodidad que sienten. Un bebé expresa muy
temprano su temperamento, no obstante, la conciencia de los otros llega mucho más tarde.
Los bebés aprenden principalmente por imitación. Este hecho refuerza la importancia de la
exactitud y consistencia de los comportamientos de los padres y de todos los que viven de
cerca con el bebé. Es decisivo que el bebé crezca en un ambiente de afecto y que los
padres demuestran abiertamente sus sentimientos mutuamente y en su relación con el
bebé.
La socialización y el contacto con el otro, pues, es una excelente fuente de estimulación y
aprendizaje de conducta social. La socialización con sus padres promueve la construcción
y afirmación de su identidad, cuando estar rodeado de otros como él, es capaz de identificar
la diferencia entre él y otros.
Desarrollo emocional de 0 a 18 meses:
Recién nacido. Un bebé recién nacido demuestra sus necesidades emocionales a través
de la expresión corporal y facial. Comienza por dibujar una sonrisa (en respuesta a la
sonrisa de los adultos) y establece contacto con los ojos como un medio de comunicación.
Las rutinas de sueño diariamente permiten al bebé estructurar su nuevo ritmo de vida y
encontrar estabilidad en eventos que tienen lugar en el tiempo. Dormir por la noche,
tomando una siesta durante el día, comer, bañarse, etc… Un bebé recién nacido está unas
15 o 16 horas al día durmiendo (8 horas durante el día y 8 horas por noche). El sueño
promueve el desarrollo físico, fortalece el sistema inmunológico, contribuye a la
consolidación de la memoria, la relajación del músculo, seguridad emocional y estabilidad.
1 mes. El bebé distingue claramente la voz de la madre de todos los demás. El
reconocimiento de voz de la madre comienza muy temprano, incluso durante el embarazo.
Desde los 5 meses de embarazo, el bebé puede distinguir la voz de la madre de todos los
demás mediante los sonidos intra uterinos.
Con 1 mes de edad, el bebé comienza a demostrar sus sentimientos y necesidades a través
de expresiones de la cara diferentes (hace muecas, sonrisas cuando mira o sonríe, saca la
lengua) y el llanto. El bebé llora porque está incómodo, siente dolor o simplemente porque
necesita atención. Poco a poco se da cuenta que hay diferentes tipos de llanto y entiende
lo que quiere decir su bebé.
2 meses. A los 2 meses de edad, el bebé le gusta que le sonrían mucho y que hablen con
él durante las rutinas diarias, el bebé aprenderá que ciertos gestos y comportamientos
positivos y tiende a imitarlos.
Cuando estás feliz, el bebé sonríe y hace gestos para llamar la atención. Poco a poco
comienza a hacerlo con intencionalidad, como cuando quiere dar un paseo.
El bebé es muy dependiente de la madre y ella es la que va a estructurar su personalidad
3 meses. Muestra placer y alegría cuando ve a los padres u otras personas con quienes
están familiarizados. Comienza a comunicar intencionalmente, emitiendo sonidos y
sonriendo abiertamente. Entiende la sonrisa y sonríe socialmente.
4 meses. Conoce la diferencia entre estar solo o acompañado y prefiere estar solo, llorando
para mostrar su descontento. Valora la compañía y le gusta la atención. Distingue a los
cuidadores y establece con cada uno, una relación privilegiada e individualizada.
5 meses. Voces, gestos, gritos, sonrisas y risas para comunicarse y no sólo para satisfacer
una necesidad de supervivencia. Comienza a demostrar sentimientos de temor cuando oye
ruidos fuertes o inesperados.
6 meses. Extraño cada vez más con los que no conoce y podrían reaccionar de forma física
y desagradable. Demuestra un sentido de pertenencia por los padres.
9 a 12 meses. Entiende y sigue las reglas y rutinas sociales. Expresa su afecto con abrazos
y palmadas principalmente por los padres. Ya tenemos una individualidad y reconoce su
nombre.
13 a 15 meses. Disfrutar de la convivencia social y establece relaciones cueste lo que
cueste. Es más amplio aunque se refieren a los padres para comodidad y seguridad.
16 a 18 meses. Comienza a construir confianza en sí mismo y la independencia, intentando
realizar algunas tareas por sí mismo. Ya tiene juguetes favoritos y ama a los animales. Le
gusta jugar consigo mismo.