Sunteți pe pagina 1din 9

“BRUCELOSIS”

RESPONSABLES:
 JUAN SANCHEZ ESCURRA
 NELSON EMILIO GOMEZ L.
 DIEGO D. VALDEZ VILLAR
 DENES VIRGILIO ARÉVALOS
 EVARISTO MARTÍNEZ
 OSMAR MARTINEZ

Cátedra: EPIDEMIOLOGÍA

Profesores: Dra. CARINA DOMINGUEZ


Dr. GREGORIO PRESENTADO
Dr. HUGO GARCÍA

Curso: CUARTO

UNIVERSIDAD NACIONAL DE ASUNCIÓN


Facultad de Ciencias Veterinarias
San Estanislao, Paraguay
2018
MEDICINA PREVENTIVA Y SALUD PÚBLICA

BRUCELOSIS
Definición:
Enfermedad infecciosa causada por varias especies de bacterias (gérmenes) del género
'Brucella', que afectan a animales domésticos como el ganado bovino, ovino, cerdos y
perros. Se transmite al hombre a través del contacto con el animal infectado, ya sea de
forma directa o a través de sus productos contaminados (leche, queso, restos en mataderos,
etc.)
Zoonosis:
Enfermedad que padece un animal vertebrado y que puede transmitirse al ser humano. La
brucelosis es considerada una enfermedad zoonótica

Clasificación Epidemiológica

La incidencia puede variar desde valores inferiores a 0,01/100.000 habitantes en los países
desarrollados hasta cifras superiores a 200/100.000 habitantes en los países menos
desarrollados.
La distribución geográfica de la brucelosis humana está en estrecha relación con la
distribución de la brucelosis animal.

La brucelosis presenta dos patrones epidemiológicos:


 patrón urbano-alimentario, por consumo de leche cruda y quesos frescos,
 patrón rural-laboral, por exposición profesional al ganado infectado o sus
productos bien sea por contacto o inhalación.

Agente Causal

Agentes infecciosos
El género Brucella está formado por cocobacilos gramnegativos pequeños, intracelulares
facultativos, inmóviles y aerobios, no formadores de esporas, muy resistentes a la
desecación lo que contribuye a que puedan permanecer viables durante largo tiempo en la
paja y el polvo de los establos, o en los alimentos, como leche, mantequilla y queso. La
pasteurización destruye estas bacterias.

Clásicamente, las Brucellas se han agrupado en: B.melitensis; B.abortus; B. suis, ; B.


ovis y B. canis, siguiendo el criterio del animal en que suelen hospedarse.
Las distintas especies presentan un tropismo selectivo por un huésped determinado: ovejas
y cabras para B. melitensis, bóvidos para B. abortus, cerdos en B. suis y perros en B. canis.

En general se considera que B. melitensis y B. suis son más virulentas que B.


abortus o B.canis.
La B.melitensis es la especie que mayor número de casos humanos produce y la que
habitualmente origina cuadros más graves.
Distribución Geográfica.
La distribución geográfica de la brucelosis humana está en estrecha relación con la
distribución de la brucelosis animal.

Si bien la prevalencia global de la brucelosis en el ser humano es desconocida, debido


fundamentalmente al subdiagnóstico y a la subnotificación, se estima que a nivel mundial
afecta a 500.000 personas al año, especialmente en países del área mediterránea, Arabia,
India, México, América Central y Sudamérica.
En América Latina, Argentina, Perú y México son los países con prevalencia más elevada.
En Argentina las infecciones por B. melitensis se encuentran en el ganado caprino
localizado en el centro, oeste y norte del país; en tanto que B.suis y B. abortus tienen mayor
incidencia en la región de la Pampa Húmeda donde predomina la explotación de ganado
vacuno y porcino.
Fuente de Infección
Los principales reservorios de la enfermedad y fuentes de infección para el hombre son el
ganado vacuno, porcino, caprino y ovino
Modos de transmisión
Las vías de transmisión al humano pueden resumirse en:
• Contacto: de piel o mucosas con tejidos de animales infectados o sus productos
como ganglios, sangre, orina, semen, secreciones vaginales, fetos abortados y en
especial placentas.
Este mecanismo es el más frecuente en el medio rural y puede llegar a ser el responsable
del 60%-70% de todos los casos registrados. Afecta a trabajadores rurales, veterinarios,
matarifes y ganaderos, aunque también puede afectar a trabajadores de laboratorio o de
servicios de salud.
• Ingestión: de alimentos no pasteurizados de origen animal, como leche y sus
derivados (quesos, crema, manteca, helados) y en menor medida carnes poco cocidas (la
carga bacteriana en el tejido muscular animal es baja).

• Inhalación: de polvo en los lugares contaminados donde hay animales infectados,


como establos, mataderos, salas de recepción de leche, camiones jaula para transporte de
ganado, etc.

• Inoculación: de material infectado-contaminado por Brucella spp. Este tipo de


transmisión afecta fundamentalmente a veterinarios, matarifes y personal de laboratorio.
También se ha descripto la enfermedad por auto inoculación accidental de vacuna de
Brucella abortus cepa 19 y B. melitensis Rev.1, de uso en medicina veterinaria.

• Perinatal: por vía transplacentaria, por la ingestión de leche materna o por la


exposición a sangre, orina o las heces de la madre infectada durante el parto.
La transmisión interhumana es excepcional, aunque se ha informado posterior a una
transfusión de sangre, trasplante de médula ósea y se han descrito casos ocasionales en
los que se sospecha transmisión sexual.
Factores de riesgo para contraer brucelosis son:
 Ocupación: veterinarios, granjeros o cuidadores en contacto con animales
principalmente domésticos, personas que manipulan productos y subproductos
animales como carniceros, ordeñadores y personas dedicadas a la manufactura de
lácteos; personal de laboratorio en contacto con muestras clínicas.
 Alimentación: ingestión de leche no pasteurizada o derivados lácteos realizados de
forma “artesanal” con leche no pasteurizada proveniente de animales infectados.
 Convivencia con animales: contacto directo con productos de desecho, tejidos o
excretas de animales enfermos o portadores asintomáticos o con animales de
establo.
Métodos de transmisión.
 De Animal a Animal: Probablemente sea la forma más común de transmisión
 Del Animal al Hombre: Es muy frecuente también, pero si se tomas las medidas
pertinentes es difícil que ocurra el contagio contagio
 De Hombre a hombre: No es posible.
 Del Hombre a Animal: No es común
Papel de los Animales en la Epidemiología
En la epidemiología de esta enfermedad, los animales cumplen un papel de
reservorio y hospedadores para las brúcelas
Papel del Hombre en la Epidemiología.
El papel que cumplen los seres humanos es la de hospedador.
Comportamiento Clínico en los Animales y el Hombre.
 Manifestaciones clínicas en animales

Los animales se infectan naturalmente por las mucosas, a través de la vía conjuntival,
digestiva, respiratoria, genital y por contacto; en cerdos y perros también es de importancia
la vía sexual.
Luego de su ingreso las bacterias se localizan inicialmente en los ganglios cercanos a la
puerta de entrada donde se multiplican para luego diseminarse al resto del organismo. La
bacteriemia, que suele ser intermitente, puede persistir durante meses y aún años.
En las hembras el síntoma principal es el aborto en periodos avanzados de la gestación,
durante el cual se liberan grandes cantidades de bacterias. También se puede observar
infertilidad, retención placentaria, nacimientos prematuros o a término de crías débiles o
muertas, camadas pequeñas en el caso de las hembras politocas (perra y cerda), metritis y
disminución de la producción láctea.
En los machos la infección puede producir infertilidad, epididimitis y orquitis eliminando
bacterias por semen y secundariamente por orina y dermatitis escrotal.
También puede presentarse hepato y esplenomegalia, artritis y discoespondilitis los que se
manifiestan con paresia o ataxia, uveítis anterior como alteración oftalmológica,
decaimiento y anorexia en periodos de bacteriemia.
En equinos ocasiona lesiones caracterizadas por inflamación y abscesos localizados a la
altura de la nuca, que se conoce como mal de la cruz.
Las vacas infectadas, luego de la parición, eliminan gérmenes en el calostro y la leche,
sobre todo en la primera etapa de lactación, disminuyendo a medida que avanza la
lactancia pudiendo eliminar bacterias en forma intermitente hasta la tercera semana, pero
cuando hay mastitis intersticial la liberación de Brucella es permanente. También se
eliminan por heces y orina pero en menor número.

 Manifestaciones clínicas en el humano

El cuadro clínico, la gravedad y la evolución de la infección varían en función de la especie


de Brucella infectante, de la concentración del inóculo y del estado del paciente.
En el humano presenta una gran tendencia a la cronicidad y se caracteriza por fiebre y
localización de las bacterias en distintos tejidos.

El período de incubación en los humanos se estima que podría ser de 1 a 3 semanas, pero
puede llegar a varios meses.
Luego del periodo de incubación, la infección puede evolucionar con diferentes formas
clínicas:
 asintomática o subclínica,
 aguda con un comienzo brusco o insidioso,
 crónica.

La enfermedad puede durar días, meses o años si no se trata adecuadamente.


Los síntomas característicos son fiebre continua, intermitente o irregular, de duración
variable (10 a 30 días), cefalea, fatiga, diaforesis, mialgias, pérdida de peso, anorexia,
malestar generalizado, con o sin signos de localización como: artritis /espondilitis,
meningitis endocarditis, orquitis/ epididimitis.
El examen físico es inespecífico; el hallazgo más frecuente, en 30- 50% de los casos es la
hepatomegalia y/o esplenomegalia. En 12 a 20% de los casos pueden encontrarse
adenopatías. Las manifestaciones focales se evidencian por infecciones supurativas de
diferentes órganos o sistemas, incluidos osteoarticular, cardiovascular y sistema nervioso
central.
La enfermedad osteoarticular es la complicación más común; se observa en 20 a 60% de
los pacientes. Puede presentarse como artritis periférica, sacroileítis, espondilitis o
espondilodiscitis. La artritis suele afectar las rodillas, caderas, tobillos y muñecas.
El sistema genitourinario es el segundo sitio más común en la brucelosis focal, puede
observarse en 2 al 20% de los casos. En el hombre se presenta como orquitis o epididimitis.
La infección adquirida durante el embarazo constituye un riesgo de aborto espontáneo.
También pueden presentarse glomerulonefritis o nefritis intersticial.
El sistema nervioso central está afectado en 5 a 7% de los casos. La manifestación más
frecuente es la meningoencefalitis de evolución aguda o subaguda, que se presenta con
alteración del estado de conciencia, irritación meníngea, compromiso de pares craneales,
coma, convulsiones y depresión respiratoria; también puede presentarse como abscesos
cerebrales ó síndromes desmielinizantes.
La afectación hepática puede manifestarse como una hepatitis granulomatosa y difusa con
un leve aumento de transaminasas (en la mayoría de los casos no superan cinco veces el
valor normal); rara vez se produce ictericia. También pueden presentarse abscesos
hepáticos y calcificaciones.
La endocarditis sigue siendo la causa principal de mortalidad. En general, la válvula
aórtica es la más afectada, y aunque la ausencia de signos de insuficiencia cardíaca
permitiría hacer un tratamiento conservador, suele requerir el reemplazo quirúrgico de la
válvula.
El compromiso pulmonar es un evento raro en el curso de la brucelosis. Algunos de los
enfermos refieren tos y disnea leve, en ausencia de lesiones pulmonares evidenciables por
estudios radiológicos. El compromiso del parénquima pulmonar puede manifestarse como
neumonía lobar con o sin exudado pleural, neumonía con patrón intersticial y nódulos
pulmonares (único o múltiples).
También se han descrito hallazgos oculares como uveítis, queratoconjuntivitis,
iridociclitis, queratitis, coroiditis, neuritis óptica, endooftalmitis y cataratas.
Por lo general, los pacientes se recuperan, pero algunos pueden presentar lesiones
persistentes e incapacidad severa. Sin tratamiento, la tasa de letalidad es menor al 2%.
La forma crónica puede presentarse por recaídas sucesivas a partir de una forma aguda o
asociarse a manifestaciones focales. También se ha descrito un síndrome de fatiga crónica.
Las recaídas aparecen en el 10% de los casos, comúnmente en el primer año después de la
infección; presentan los mismos síntomas que la forma aguda aunque suelen ser menos
intensos que el episodio inicial y pueden tratarse con cursos repetidos de los regímenes
antibióticos habituales. La mayoría de los casos de recaída son causados por el tratamiento
inadecuado. También son frecuentes los episodios de reinfección en la brucelosis de origen
laboral debido a la continua exposición a la bacteria y a la escasa adherencia a las medidas
preventivas.
La brucelosis durante el embarazo aumenta el riesgo de aborto y de transmisión
intrauterina al bebé. Puede haber abortos en los primeros trimestres de la gestación o partos
prematuros. En las últimas décadas se han reportado casos aislados de brucelosis neonatal
en algunas zonas endémicas, siendo la transmisión transplacentaria, por contacto con
secreciones infectadas en el canal del parto o por transfusiones sanguíneas. La presentación
clínica es muy variada, los niños afectados pueden presentar hepatoesplenomegalias o
simular cuadros de sepsis.
La enfermedad pediátrica se presenta en edades en que los niños participan de actividades
rurales, juegan en los corrales o por ingestión de leche o quesos no pasteurizados.
En los niños son frecuentes las formas asintomáticas. Cuando son sintomáticas, la fiebre es
el síntoma predominante (70-90%) y se presenta como síndrome febril prolongado. La
fiebre puede ser continua, intermitente u ondulante. Se acompaña de sudoración profusa y
maloliente, anorexia, artralgias, malestar general, cefaleas, escalofríos, astenia y
adelgazamiento.
Al examen físico los hallazgos más frecuentes son la hepatoesplenomegalia (20-30%) y las
linfadenopatías (10-20%). El compromiso del aparato locomotor es frecuente (85%), siendo
las artromialgias y las artritis las formas de presentación más frecuentes. Las articulaciones
más afectadas son rodillas, caderas y tobillos.
A nivel gastrointestinal presentan náuseas, vómitos, anorexia y bajo peso; las lesiones en
piel pueden ser desde un rash eritematopapular hasta lesiones purpúricas o Síndrome de
Steven Johnson.
Las complicaciones más frecuentes son sacroileítis, orquiepididimitis, meningitis sola o con
compromiso periférico o cerebrovascular, endocarditis, absceso hepático, neumonitis,
neumonía con derrame, uveítis y peritonitis.

Daños Económicos y Sociales.


La brucelosis está ampliamente distribuida y posee enorme importancia económica a nivel
mundial, sobre todo entre el ganado lechero. La incidencia varía considerablemente según
los hatos, regiones y países, y por ese motivo tienen poco valor los detalles relativos a
porcentajes de animales afectados (Ávila y Cruz, 2009).
La Brucelosis bovina se manifiesta en Europa, en el oeste de Asia, en algunas zonas de
África y en toda América. Se puede encontrar en varios países de Sudamérica de forma
endémica, causando un problema sanitario importante.
Las consecuencias económicas y socioeconómicas derivadas de las enfermedades de
ganado a las que se enfrentan los productores se pueden dividir en:

 Pérdidas ocasionadas por agentes patógenos derivados de la producción, la


productividad y la rentabilidad, así como el costo de los tratamientos para
combatirlos.
 Pérdidas económicas en mercados locales, del comercio internacional y
perturbaciones en la economía local ocasionadas por brotes de enfermedades y
medidas para contenerlas como son: eliminación selectiva y cuarentena.
 Amenaza a la entrada económica de las familias que dependan directamente de la
ganadería por enfermedades en el ganado.

En cuestión de pérdidas económicas para los ganaderos se pueden destacar dos de suma
importancia: pérdidas directas, asi como indirectas; entre las pérdidas directas se
encuentran los abortos y retención de placentas, que en sistemas de producción muy
grandes puede afectar hasta un 50% de la producción de terneros, retardando la
multiplicación del hato y perdiendo, en cada caso 1⁄4 del valor por vaca; también está la
disminución del celo de las vacas infectadas entre un 40 y 50%, por otra parte, también
puede haber una disminución de la producción lechera, en las vacas infectadas, de hasta un
20%.
Mientras que algunos ejemplos de pérdidas indirectas son aquellos donde se generan
pérdidas económicas por el mantenimiento improductivo de vacas que no producen
terneros durante el lapso de un año. Otro de los factores que aparece es la esterilidad total.
Se pierden machos y hembras de alto valor genético. Además, se resalta que las vacas
infectadas producen menos leche, retrasan el desarrollo de sus terneras, mayor intervalo
entre partos, ya que las vacas infectadas de brucelosis, producen un promedio de un ternero
cada 20 meses, contra los 12 meses de intervalo promedio en animales sanos
Diagnostico
El diagnóstico de brucelosis se puede realizar de manera directa, aislando el
microorganismo a partir de cultivos de sangre, médula ósea u otros tejidos o indirecta a
través de métodos serológicos que detectan anticuerpos. La mayoría de los pacientes son
diagnosticados a través de métodos indirectos, ya que la bacteriología no siempre es posible
y cuando se la realiza no siempre es positiva.
Control.
 Interdicción.
 Eliminación de positivos a faena.
 Investigación epidemiológica.
 Vacunación de hembras.
 Dos rondas de serología negativa y población vacunada para cesar interdicción.
 Manejo, higiene y desinfección en los partos.
 Efluentes no contaminantes.
 Vigilancia los siguientes tres años de cesar la interdicción, mediante serología en las
hembras a servir y paridas.
Profilaxis
 Debe centrarse en el foco de infección
 Inmunización de los animales.
 Ebullición o pasteurización de la leche y los productos lácteos.
 No hay vacuna para el ser humano.
Educación sobre la Enfermedad
Al no existir vacuna para humanos, la única forma de controlar la enfermedad en
humanos es prevenirla. Las mejores medidas de prevención son:
 Controlar la infección en los animales.
 Prevenir la exposición, sobre todo durante el trabajo.
 Consumir alimentos seguros.
Bibliografía
 http://www.enciclopediasalud.com/definiciones/brucelosis
 https://www.ecured.cu/Brucelosis_Humanahttp://www.madrimasd.org/blogs/salud_
publica/2007/05/30/66687
 http://bmeditores.mx/importancia-brucelosis-bovina-consecuencias-economicas-
para-ganadero/
 https://www.engormix.com/ganaderia-leche/articulos/prevencion-control-
erradicacion-brucelosis-t32053.htm