Sunteți pe pagina 1din 3

Somos los conquistadores Pentecosteses

Somos los conquistadores pentecostales,


Soldados de la fe;
De mis pecados Jesús los ha borrado,
Y andamos en su grey. (Bis)

Contra el mal lucharemos y al fin venceremos


Si guardamos bien la fe.
Somos los conquistadores pentecostales,
Hijos del gran Rey.

Habladme más de Cristo

Quiero que habléis de aquel gran amor


Que en el Calvario Dios nos mostró;
Quiero que habléis del buen Salvador,
¡Habladme más de Cristo!

Quiero escuchar la historia fiel


De mi Jesús, mi Salvador;
Quiero vivir tan sólo por El,
¡Habladme más de Cristo!

Cuando me asalte la tentación


Y que sus redes tienda a mi pie
Quiero tener en El protección,
¡Habladme más de Cristo!

Cuando en la lucha falte la fe


Y el alma sienta desfallecer,
Quiero saber que ayuda tendré,
¡Habladme más de Cristo!

Oh jóvenes venid

¡Oh! jóvenes venid, su brillante pabellón;


Cristo ha desplegado ante la nación.
A todos en sus filas os quiere recibir,
Y con El a la pelea os hará salir.

Coro
¡Vamos a Jesús, alistados sin temor!
¡Vamos a la lid, inflamados de valor!
Jóvenes, luchemos todos contra el mal:
En Jesús llevamos nuestro general

II
¡Oh! Jóvenes venid, el Caudillo salvador
Quiere recibiros en su derredor;
Con El a la batalla salid sin vacilar;
¡Vamos pronto compañeros!
¡Vamos a luchar!

III
Las armas invencibles del jefe guiador,
Son el evangelio y su grande amor,
Con ellas revestidos, y llenos de poder,
Compañeros, acudamos, ¡Vamos a vencer!

IV
Los fieros enemigos, engendros de Satán,
Se hallan sostenidos por su capitán;
¡Oh! jóvenes, vosotros poneos sin temor
A la diestra del Caudillo nuestro Salvador.

V
Quien venga a la pelea, su voz escuchará;
Cristo la victoria le concederá,
Salgamos, compañeros, luchemos bien por El;
Con Jesús conquistaremos inmortal laurel.

Como las aguas del Río

//Como las aguas del río,


Hacia la orilla del mar//
Así la gracia de Dios llegó a mi corazón.

Ahora sí salvo soy,


Ahora sí libre soy.

//Gracias te doy Jesucristo,


Por esta gran salvación//
Por eso mi alma te canta
Con alegría esta canción.

Ahora sí salvo soy,


Ahora sí libre soy.

Mantened el faro ardiendo

La merced de nuestro Padre,


Es un faro en su brillar,
Él nos cuida y nos protege
Con las luces de alta mar.

Coro
¡Mantened el faro ardiendo!
¡Arrojad su luz al mar!
Que si hay nautas pereciendo
Los podréis así salvar.
II
Reina noche de pecado,
Ruge airada negra mar,
Almas hay que van buscando
Esas luces de alta mar.
III
Ten tu lámpara encendida,
Que en la tempestad habrá
Algún náufrago perdido,
Y tu luz le salvará.

Somos más que vencedores


Agradecimiento
Mi maximo amor