Sunteți pe pagina 1din 2

2 tornado

Un tornado es un viento a modo de torbellino. El término


suele utilizarse como sinónimo de huracán, aunque este
concepto hace referencia al ciclón tropical que se
caracteriza por la circulación alrededor de un centro de baja
presión con fuertes vientos y abundante lluvia.

El tornado es una violenta columna rotativa de aire en


movimiento. Esta formación está en contacto
simultáneamente con una nube y con la tierra, y puede
alcanzar una velocidad de más de 480 kilómetros por hora, con un extensión de más de 1,5
kilómetros.

Erupciones volcánicas
Definición y características

Una erupción volcánica es la descarga de lava y gases por


la chimenea de un volcán. Su consecuencia más común
es el desplazamiento de poblaciones, pues es frecuente
que el flujo de lava en movimiento obligue a huir a una
gran cantidad de personas. Muchas veces se produce una
escasez de alimentos temporal. Pueden producirse flujos
de cenizas volcánicas (lahares).

El tipo más peligroso de erupción volcánica es el que da


lugar a la "avalancha incandescente".

huracán
Un huracán es un viento de fuerza extraordinaria que forma un torbellino y gira en
grandes círculos. El huracán suele originarse en las zonas tropicales y, desde el momento de
su nacimiento, comienza a expandir su diámetro.

En este sentido, un huracán es un ciclón tropical o tifón; en otras


palabras, es un sistema de tormentas que circula alrededor de un
centro de baja presión y que genera fuertes vientos y lluvias. Se
conoce como ojo del huracán al área de aire que circula en sentido
descendente en el interior y que suele encontrarse libre de nubes.
¿QUE ES UN TERREMOTO?

DEFINICIÓN

Un terremoto es el movimiento brusco de la Tierra (con mayúsculas, ya que nos


referimos al planeta), causado por la brusca liberación de energía acumulada
durante un largo tiempo. La corteza de la Tierra está conformada por una docena
de placas de aproximadamente 70 km de grosor, cada una con diferentes
características físicas y químicas. Estas placas ("tectónicas") se están
acomodando en un proceso que lleva millones de años y han ido dando la forma
que hoy conocemos a la superficie de nuestro planeta, originando los continentes
y los relieves geográficos en un proceso que está lejos de completarse.
Habitualmente estos movimientos son lentos e imperceptibles, pero en algunos
casos estas placas chocan entre sí como gigantescos témpanos de tierra sobre
un océano de magma presente en las profundidades de la Tierra, impidiendo su
desplazamiento. Entonces una placa comienza a desplazarse sobre o bajo la otra
originando lentos cambios en la topografía. Pero si el desplazamiento es
dificultado comienza a acumularse una energía de tensión que en algún momento
se liberará y una de las placas se moverá bruscamente contra la otra rompiéndola
y liberándose entonces una cantidad variable de energía que origina el Terremoto.